Está en la página 1de 2

El Código moral y ético en la Wicca

(Diferencias entre la Wicca y el Cristianismo y otras religiones)

La diferencia parece centrarse básicamente en las actitudes respecto a la sexualidad y a la


violencia

Los cristianos (y otras religiones monoteístas) parecen aterrorizados y petrificados por el sexo.
Enseñando que es algo sucio, sórdido, algo que debe ser escondido y evitado, algo para
avergonzarse. A menudo no pueden con la desnudez y parecen estar avergonzados del cuerpo que
los Dioses les han dado.

Por otro lado parecen no tener ningún problema con la violencia. Siglos atrás asesinaron a
millones de personas por atreverse a tener visiones religiosas que difieren de las de ellos. Es bien
conocido que durante la edad media miles de personas inocentes, incluyendo brujas, fueron
colgadas, quemadas y torturadas. En tiempos más recientes las calles de Irlanda del Norte se han
visto repletas de violencia por las disputas de cristiano contra cristiano. Y su violencia toma
también otras formas hoy en día, al enviar misioneros a lugares remotos, se encargan de
corromper y destruir completamente los patrones culturales y religiosos de los nativos,
imponiendo los propios. Todo en nombre de la ayuda humanitaria. Aunque debemos admitir que
la ayuda que llevan tiene un impacto positivo, es a un precio espiritual muy alto. Somos muy
conscientes de esto pues en nuestro propio país ha pasado eso hace siglos y las visiones
cosmoandinas, valluna y oriental de reverencia y seguimiento de las fases de la naturaleza, las
divinidades propias de cada región han sido malinterpretadas, alteradas, ridiculizadas e incluso
demonizadas.

Por otro lado la violencia es aborrecible entre las brujas. Es una fuerza negativa y destructiva e
injustificada en cualquier situación. Aquellos que practican la violencia nunca tendrán un lugar en
El Oficio De Los Sabios (The Craft Of The Wise = Witchcraft). Nunca buscamos elevarnos a un lugar
de supremacía política, económica o social. No tenemos ninguna necesidad de oprimir otras
religiones o culturas. Siempre seremos personas gentiles y motivadas por el amor.

No sentimos odio hacia los cristianos, pero si nos oponemos al fanatismo, intolerancia y abuso
donde quiera que lo encontremos. Estamos conscientes que todos los caminos conducen al
centro, así que no tenemos ningún deseo de buscar convertir a nadie. El camino lo pueden
encontrar solo los que así lo deseen.

Tampoco nos aterra nuestra propia desnudez o sexualidad. Para nosotros la unión sexual es un
sacramento de los dioses, un acto sagrado. La unión que trae nueva vida. Es sagrado como la
nueva vida que llega a la tierra en primavera, la cual celebramos en nuestros Sabbats. Sin embargo
esto no significa que nuestros rituales sean orgias y que en ningún momento se le debe pedir a
nadie que participe en algo que no desea, o no se siente cómodo.

Otra diferencia importante es nuestra visión de la Naturaleza. Pues los cristianos, y otras
religiones, consideran que se les ha sido otorgado “dominio sobre las bestias de la tierra y los
peces del mar” y que el conservacionismo ambiental es solo una práctica pagana.
Pues el mismo término pagano, proveniente del latín paguini, significa: habitante del campo.
Entonces en este sentido el paganismo es la religión de la gente del campo, que vive en contacto
directo y observancia de la naturaleza, considerando TODA la vida como sagrada, y sabiendo
nuestro rol de humanos como CUIDADORES y PROTECTORES de la naturaleza y de su bienestar.

Somos conscientes de los ciclos de la naturaleza y los festejamos como festivales a través de los
cambios en la rueda del año. Vemos la magia en la naturaleza, la magia del balance y la armonía. Y
llevamos esta magia de vuelta a nuestras vidas en la creencia y adoración de la divinidad femenina
y masculina, en nuestra Diosa y nuestro Dios y no buscamos limitar a nuestros compañeros
paganos con dogmas, sino que los incentivamos a buscar por ellos mismos su propia verdad y
desarrollo. Somos todos individuos, no clones.