Está en la página 1de 3

Los Selk'nam

https://www.selkn.cl/blogs/selknam

Los Onas fueron los principales habitantes de la isla de Tierra del Fuego. Se llamaban a sí
mismos selk'nam, que significa ‘clan de la rama separada’ o ‘clan de la rama selecta’ 

La denominación Ona se la daban de sus vecinos canoeros del sur. En idioma Yámana,
se traduce al castellano como ‘hombres de a pie’ o ‘gente del norte’. Eran un pueblo de
cazadores nómades pedestres, descendientes de una antigua tradición cazadora, que
recorrían la mayor parte de la isla Grande siguiendo al guanaco. Por lo que respecta a las
costumbres, entre las más ancestrales se encuentra una basada principalmente en fiestas
y ritos de iniciación a la juventud en donde se representaban múltiples espíritus mediante
pinturas y máscaras de corteza de madera., conocida como ‘HAIN’. Para el hombre joven,
la ceremonia del Hain era un rito de iniciación, donde el “Kloketen” (iniciado) era sometido
a una prolongada experiencia educativa antes de convertirse en un “maars” adulto. El
Hain terminaba cuando los hombres, por una u otra razón, así lo determinaban; después
de la última visita del espíritu de Shoort al campamento, un consejero 
anunciaba al público (mujeres y niños), que la ceremonia había concluido. 

A comienzos del siglo XX, fueron sometidos a un exterminio por los estancieros dedicados
la crianza de ovejas. Así, algunos pocos lograron sobrevivir en misiones salesianas y el
último de ellos de sangre directa muere hace un par de años. 

 Aquí honramos a los imaginativos y extintos Onas mediante el recuerdo y el traspaso de


su rica historia, que narra los orígenes y fin de este ancestral y mágico 
pueblo y parte de su cosmovisión que hoy nos inspira...

 
TANU - Espíritus Selk'nam

Tanu era la hermana de Xalpen. Representaba su autoridad, actuando como mensajera y


testigo de lo que ocurría en el Hain. Exhibía una figura extraordinaria. Llevaba pinturas
que simbolizaban uno de los cuatro cielos. Muy alta, su cuerpo era ancho casi
rectangular, la parte superior tenía forma cónica. La estructura sujeta por los hombros, se
confeccionaba con arcos amarrados cubiertos con piel de guanaco y rellenos con juncos,
hierbas y hojas. Solo asomaban las pantorrillas y los pies del "actor".

En los tiempos míticos, la mujer que la representaba se transformó en una pequeña


ballena, motivo por el cual se la asociaba con ella.

Cuando surge desde el inframundo en el interior del Hain, los hombres silban. Caminaba
de espaldas, dando pasos laterales con mucha lentitud, luchando con la pesada carga de
su atavío, siempre acompañada de un anciano que la guía e impide que tropiece.

Era testigo de la procesión Kewánix, la danza Kulpush y otra que se realizaba alrededor
de una gran fogata encendida en el centro del escenario.
Espíritus
http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-97552.html

La ceremonia del Hain se llevaba a cabo en una cabaña construida en un claro del


bosque, dispuesta sobre la base de siete pilares, que representaban los cuatro "cielos"
principales y los tres subordinados. En esa cabaña, cuyo acceso estaba prohibido a las
mujeres, se reunían los hombres para iniciar a los jóvenes, llamados klóketen, a la vez
que preparaban las máscaras y las pinturas con las que se representarían a los espíritus.
Casi todos los espíritus del Hain tenían cuatro versiones, que representaban a los cuatro
"cielos" principales. Los más importantes eran Sho'ort y Xalpen. Sho'ort, asociado al Sol
(antepasado fundador del Hain de los hombres), visitaba diariamente el campamento para
castigar a las mujeres y aterrorizar a los niños, mientras Xalpen era un espíritu femenino
que supuestamente aterrorizaba a los hombres en la gran cabaña y los amenazaba de
muerte si las mujeres no cumplían sus caprichos. La escena más importante del Hain era
precisamente cuando Xalpen mataba simbólicamente a los klóketen -los que luego
eran "revividos" por el chamán mítico Olum- y luego daba luz a un hijo tenido con
ellos, K'terrnen.
Otros espíritus eran Kulan y Koshménk, la esposa infiel y el cornudo,
respectivamente; Matan, el espíritu bailarín; Tanu, la gorda hermana de Xalpen; Ko'taix,
espíritu provisto de grandes cuernos que simulaba torturar y matar a los hombres;
los Hayílan, sirvientes de Sho'ort que se comportaban como payasos; Hashéy Wakús,
emisarios de Xalpen que iban al campamento a exigir comida y pintura a las mujeres;
y Ulen, un espíritu cuya única función era entretener a las mujeres con payasadas.
La presentación de un espíritu iba acompañada de cánticos recitados por las mujeres y
los hombres.