Está en la página 1de 2

08/09/2019

Luan Arango Jiménez


Propedéutica
Capítulo 2- La existencia de la materia
Este texto, ira dirigido al el análisis de un par de argumentos que es interesante resaltar, ya que hay una
consecución muy estrecha entre ellos sin importar su orden en el capítulo, mi objetivo será desglosarlos
lógicamente y hacer una reflexión sobre su relación.
El primer argumento ubicado en la primera pagina es: “Ya que si no podemos estar seguros de la
independencia de la existencia de los objetos, tampoco podemos estar seguros de la existencia
independiente del cuerpo de otras personas, y por lo tanto mucho menos de las mentes de esas
personas, ya que no tenemos base alguna para creer en sus mentes excepto que sean derivadas de la
observación de sus cuerpos. Entonces, si no podemos estar seguros de la independencia de la existencia
de los objetos, estaremos solos en un desierto…” (Los problemas de la filosofía. Bertrand Russell.
Traducción Enrique Boeneker. Pg.9) Acá veremos que la primera premisa afirma que sin certeza de
materia tampoco tendriamos certeza alguna sobre los cuerpos que nos rodean. La siguiente premisa
continua con que al dudar de la existencia de los cuerpos sujetos a personas, tambien estariamos
obligados a dudar de sus mentes, y como conclusion llega a que al no tener certeza de cuerpos y
mentes pertenecientes al resto de personas estariamos completamente solos, ya que nuestra
existencia es la única de la que tenemos certeza. Este argumento analizado según la logica cumpliria
con la inferencia valida y su estructura:
Si no A (existencia de la materia) entonces no B (existencia de los cuerpos)
Si no B (existencia de los cuerpos) entonces no C (existencia de las mentes)
Entonces si no A no C.
Conforme avanzaba el texto aclaraba ciertas ideas, terminos y conceptos pertinenetes para el
desarrollo del tema y realizaba aportes conceptuales para encontrar la respuesta a la pregunta
referente a la materia, aca llego al otro argumento que podriamos considerar consiguiente a este
anterior. “Las otras personas me son presentadas por ciertas informaciones sensoriales, y entonces yo
no debo tener razón alguna para creer que otras personas existen excepto como parte de mi sueño.
Luego, cuando intentamos demostrar que debe haber objetos independientes de mis informaciones
sensoriales, no podemos apelar al testimonio de otras personas, ya que este testimonio en sí consiste
de informaciones sensoriales, y no revela experiencias de otras personas a menos que nuestras
informaciones sensoriales sean un signo de que las cosas existen independientemente de nosotros.
Debemos entonces, si es posible, encontrar, en nuestras experiencias puras y privadas, las
características que muestran, o que tienden a mostrar, que hay en el mundo cosas distintas a nosotros
y de nuestras experiencias privadas.” (Ibid. Pg 11) En este argumento identificariamos como primera
premisa una afirmación que retoma informacion del argumento ya visto, esta es: las personas son
unicamente informaciones sensoriales, como segunda premisa tenemos que las informaciones
sensoriales no nos sirven para buscar algo que exista con independencia a nostros y la conclusión es
que para encontrar esta existencia independiente tenemos que recurrir a las experiencias más puras y
privadas. En este punto hace falta una aclaración, que anteriormente se dio en el texto, la unica
certeza que tenemos es sobre nuestra propia existencia, asi para buscar algo exterior a ella tenemos
que recurrir a nosotros mismos, acá entra la conclusión, si no podemos llegar a ello por medio de las
informaciones sensoriales, tendra que ser por medio de experiencias mas puras.
La estructura del argumento iría asi:
Si A (personas) es B (información sensorial)
Si B (información sensorial) no es C (Herramienta para encontrar existencias ajenas)
Entonces A no es C
Pero acá el autor da la misma conclusión de otro modo:
Entonces “No A” o A’ (Experiencias puras) es C.