Está en la página 1de 3

English | Français | Deutsch Febrero 4, 2020

Quiénes somos Secciones Comunidades ¡Suscríbete! Servicios Consultas en línea Eventos Alianzas Mini sitios App

Aprende a Orar Evangelio meditado para el Tiempo Ordinario


Búsqueda personalizada

Tiempo Ordinario

La pureza del corazón Reportar anuncio inapropiado |


Marcos 7, 14-23. Tiempo Ordinario. Cuida lo que sale de tu corazón, porque lastimas o
ayudas a los demás.
¡Síguenos!
Por: P Juan Pablo Menéndez | Fuente: Catholic.net

En esta sección:
Del santo Evangelio según san Marcos 7, 14-23
Llamó otra vez a la gente y les dijo: «Oídme todos y Novenas
entended. Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, Lectio Divina del día
pueda contaminarle; sino lo que sale del hombre, eso es lo Liturgia de las Horas del Día
que contamina al hombre. Quien tenga oídos para oír, que Destacados Aprende a Orar
oiga». Y cuando, apartándose de la gente, entró en casa,
Evangelio meditado para el Tiempo Ordinario
sus discípulos le preguntaban sobre la parábola. El les
dijo: «¿Conque también vosotros estáis sin inteligencia? Evangelio Ciclo A, B y C
¿No comprendéis que todo lo que de fuera entra en el Evangelio meditado Pascua
hombre no puede contaminarle, pues no entra en su Evangelio meditado Cuaresma
corazón, sino en el vientre y va a parar al excusado?» - así declaraba puros todos los Evangelio meditado Adviento y Navidad
alimentos -. Y decía: «Lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre.
Evangelio meditado para Solemnidades y
Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen las intenciones malas: Fiestas
fornicaciones, robos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, fraude, libertinaje,
envidia, injuria, insolencia, insensatez. Todas estas perversidades salen de dentro y
contaminan al hombre». Ver más categorías

Oración introductoria
Señor, soy incapaz de comprender porque frecuentemente caigo en la tentación de
acomodarme en mi propio yo y sólo quiero entender lo que me gusta. Por eso hoy me
acerco a Ti en esta oración. Abre mi entendimiento y mi corazón para que sepa ser tu
discípulo y misionero.

Petición
Jesús, ayúdame a tener un corazón puro y abierto, a escuchar siempre tu Palabra.

Meditación del Papa Benedicto XVI


Más allá de la cuestión inmediata relativa a los alimentos, podemos ver en la reacción
de los fariseos una tentación permanente del hombre: la de identificar el origen del mal
en una causa exterior. Muchas de las ideologías modernas tienen, si nos fijamos bien,
este presupuesto: dado que la injusticia viene "de fuera", para que reine la justicia es Reportar anuncio inapropiado |
suficiente con eliminar las causas exteriores que impiden su puesta en práctica. Esta
manera de pensar -advierte Jesús- es ingenua y miope. La injusticia, fruto del mal, no
tiene raíces exclusivamente externas; tiene su origen en el corazón humano, donde se
encuentra el germen de una misteriosa convivencia con el mal. Lo reconoce
amargamente el salmista: "Mira, en la culpa nací, pecador me concibió mi madre". Sí, el
hombre es frágil a causa de un impulso profundo, que lo mortifica en la capacidad de
entrar en comunión con el prójimo. Abierto por naturaleza al libre flujo del compartir,
siente dentro de sí una extraña fuerza de gravedad que lo lleva a replegarse en sí mismo,
a imponerse por encima de los demás y contra ellos: es el egoísmo, consecuencia de la
culpa original. (Benedicto XVI, 30 de octubre de 2009).

Reflexión
Si alguna vez te has enfermado del estomago, sabes muy bien que lo que entra en el
hombre no toca la vida, aunque sabes que influyen en la vida diaria, haciendo sentirse
más cansado de lo ordinario.

Lo que realmente te toca directamente no es la comida que te hace engordar y basta,


sino algo que es llamado pecado. Éste realmente sí hace destrozos en el alma. No sé si
te has dado cuenta de lo mal que uno se siente cuando hace algo que no quieren tus
padres, o cuando haces que sabes que está mal. La verdad es que cuando yo he hecho
algo que Dios no quería me he sentido fatal al día siguiente, porque allí no estaba la
felicidad.

La cuestión está en saber qué está mal o no para ser realmente felices y actuar con la
convicción de estar haciendo siempre el bien. Tú puedes hacer siempre el bien, evitando
aquello que sabes que está mal y que puede dañarte y dejar una marca para toda tu
vida: la infelicidad.

Propósito
Tratar a los demás con justicia, evitando el egoísmo y la flojera cuando se me pida
hacer algo.

Diálogo con Cristo


Quiero eliminar la tendencia a buscar la autojustificación, porque a Ti, Padre bueno, no
puedo engañarte, por eso te pido que me des mucha humildad para que no busque
engañarme a mí mismo, buscando en otros la culpa de mi propia debilidad. ¡Señor
purifica mi corazón! Ayúdame a dejarme cautivar por la autenticidad que brilló siempre
en tu vida, superando con humildad la hipocresía, el disimulo, la justificación.

0 comentarios Ordenar por Los más antiguos

Añade un comentario...

Plugin de comentarios de Facebook

También te puede interesar

Vengan a mí los que


están fatigados​

No temer sino confiar

Ser tierra fértil

El yugo y alivio del


Señor

Y tú, ¿qué harías?

Reportar anuncio inapropiado |

Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de
acompañamiento espiritual

Enrique Santiago Ellena


Temas de familia,
especialmente en la relación
de las personas

[+] Ver más consultores

Reportar anuncio inapropiado |

Enlaces rápidos Otros sitios


• Línea editorial • Homenajes Descarga nuestra App
• ¿Cómo puedes ayudarnos? • Rosario en línea
¡Súmate! • Biblia en línea
• Recomiéndanos • ¡No lo mates!
• Preguntas frecuentes • Podcast católico
• Contáctanos • Virgen de Guadalupe
• Estado de los sistemas

© 2020 Catholic.net Inc. El lugar de encuentro de los católicos en la red. Todos los derechos reservados