Está en la página 1de 6

ENSAYO Nº1.

IGNACIO WARNIER
29 de abril de 2019

Estados Unidos es actualmente una de las grandes naciones del mundo -por no decir la
mayor-, donde en los últimos 200 años pasó de ser una colonia más a una potencia global que tiene
implicancia en la mayoría de las decisiones que afectan al mundo en general y tener influencia en
casi todos los países del orbe. Es interesante que a pesar de su juventud, apenas de independizaron
en 1776, en este corto periodo han logrado sobrellevar todas las dificultades para formar una nación
unida y estable, todo gracias a su propio esfuerzo.
Desde sus inicios, se basaron en principios e ideales que se mantienen hasta el día de hoy, lo que
ha permitido que con el pasar de los años, esos principios solo se hicieran más fuertes y se vieran
reflejado en distintas formas, como los principios fundadores de la nación, la Constitución y su tan
admirado sistema democrático que han logrado mantener durante desde su independencia.
El desarrollo de Estados unidos hasta nuestros días se ha visto marcado por diferentes procesos,
que le han permitido obtener cierta experiencia que les ha ayudado a convertirse en una mejor
nación, desde la etapa de la descolonización hasta el desarrollo tecnológico y problemas sociales
de hoy en día, se ha podido ver que este país ha tenido grandes procesos y su forma de enfrentar
dichos procesos es lo que les ha permitido convertirse en lo que son hoy.

Para entender el por qué de la gran importancia de Estados Unidos en la actualidad, en necesario
analizar los diferentes aspectos que marcaron el proceso político en los comienzos como nación
independiente y la forma en que estos aspectos permitieron un desarrollo que iba en un gran ascenso
desde que se desarrollaron como un gobierno autónomo, teniendo un gran desarrollo político,
económico, social y territorial desde sus inicios.

Un primer aspecto para considerar es el contexto en que se origina la idea de independencia, donde
desde el descubrimiento de América (1492) por parte de los exploradores europeos, se produjo un
gran interés por parte de las potencias europeas por poseer algún territorio en el nuevo continente.
Tanto España como Portugal fueron los más gravitantes en el ámbito expansionista, y los demás
países vieron una oportunidad para aumentar sus riquezas. Es por esto que países como Gran
Bretaña, Francia y Holanda empezaron a tener sus propias colonias. El territorio que hoy
correspondería a lo que es Estados Unidos, fue colonizado tanto por los tres países recién
nombrados y España. Con el pasar de los años, Gran Bretaña fue obteniendo un mayor dominio
sobre esta región, en pos de las demás naciones europeas, que para 1733 habían ocupado las trece
colonias en la costa atlántica: Nuevo Hampshire, Massachusetts, Rhode Island, Connecticut, Nueva
York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur
y Georgia.
Gran Bretaña ejercía un control leve, pero imponía que toda comercialización de los productos de
las colonias debía ser controlado por los británicos y además, tenían que pagar impuestos. Mediante
distintas instituciones, Gran Bretaña buscó mantener el control sobre las colonias, quienes mediante
distintas disposiciones para regular de mayor forma lo relacionado a la economía y mantener como
primordial el interés británico. En el ámbito político, la Corona daba autonomía a las colonias para
desarrollarse de la forma que estimaran, donde los colonos podían participar en los distintos espacios
públicos y un libre desarrollo como gobierno.
Con el pasar de los años, estas colonias fueron obteniendo cada vez más autonomía, teniendo un
gobierno prácticamente autónomo, lo cual les permitía decidir de forma propia el camino a seguir en
diferentes materias. Esto produjo que Gran Bretaña viera con malos ojos la tendencia
“independentista” que se estaba creando, por lo que la Corona reaccionó limitando bruscamente esta
tendencia y tomando el control de las colonias mediante un gobernador, esto produjo un
distanciamiento entre las colonias y el colonizador. Las trece colonias con estos problemas con la
Corona fueron volviéndose cada vez más norteamericanas, creando una identidad propia, alejada
de Gran Bretaña. Con el transcurso del tiempo esta situación fue volviéndose más critica, y el control
de la Corona fue cada vez más intensa, que mediante distintas maneras fue limitando la libertad de
decisión de las colonias, donde hubo un hecho que colmó la paciencia de los colonos, el cual fue la
Ley de Azúcar (1764), que obligó a pagar más impuestos y otra serie de efectos. Esto ocasionó que
en la colonias vieran como una posibilidad factible la idea de la independencia, sabiendo que era lo
mejor para ellos en pos de su desarrollo político, económico y social.

Con todo el ambiente tenso y la idea de la independencia, nos lleva a examinar el siguiente punto
del proceso político: el debate en torno a la independencia. Como en todo debate, existían diferentes
posturas acerca de este tema, donde los más conservadores no veían con buenos ojos
independizarse, ya que el proceso para lograrlo iba a traer consecuencias negativas debido a que
Gran Bretaña era una potencia mundial y nada bueno podía salir de enfrentarse a ellos.
En cambio, había otros que veían con buenos ojos emanciparse de la Corona británica, ya que
entendían que su tiempo como colonias había pasado y ya estaban listos para convertirse en una
nación propia.
Uno que apoyaba de todas formas la independencia era Thomas Paine, quien mediante un ensayo
distribuido como panfleto en las colonias expuso diferentes razones por las cuales era necesario
independizarse de Gran Bretaña, que permiten comprender del por qué ya no se entendía el control
británico sobre las colonias, entre las cuales de encuentran las críticas a la monarquía y la sucesión
(la relación súbdito-monarca era antinatural, ya que todos lo hombres eran iguales, donde además,
no entendía que las generaciones posteriores de la monarquía se mantuvieran en el poder, siendo
algo completamente ilegitimo), el desarrollo de las colonias (había superado claramente la necesidad
de tener un “protector” como Gran Bretaña, siendo que solo lo hacia por interés económico y que el
desarrollo de las colonias era tal que bajo el dominio británico ya no era posible seguir
desarrollándose) y el gobierno más adecuado para las colonias (democracia representativa). Este
panfleto tuvo un gran impacto en la sociedad de las colonias que produjo que los escépticos en
cuanto a la necesidad de independizarse, logrando de una vez por todas que apoyaran el proceso y
entendieran que esto solo iba a traer beneficios para las colonias y las personas.
Además, cuando se empezaron a producir los primeros enfrentamientos entre los radicales y las
tropas británicas, el Congreso Continental creado por las colonias, ratificó una moción en la cual se
expresaba que “Nuestra causa en justa, nuestra unión es perfecta. Nuestros recursos son grandes
y es indudable que, en caso de necesidad, podremos obtener la ayuda del extranjero… Las armas
que nuestros enemigos nos han obligado a empuñar… las emplearemos en preservar nuestras
libertades, pues estamos unánimemente resueltos a morir como hombres libres antes de morir como
esclavos del extranjero”.1 Esto da a entender que gracias al debate en torno a la independencia, se
logró incluir al mayor número de colonos, y esto se ve reflejado en la posición del Congreso, que
representa el interés de las colonias.
Todos estos antecedentes permitieron que los primeros años del proceso independentista estuvieran
marcados por una gran interacción de ideas, que permitió que todas las personas de las colonias
tuvieran la oportunidad de informarse del proceso y adoptar una postura respecto de la
independencia.

Esto nos lleva a analizar el tercer aspecto del proceso político que llevó a Estados Unidos a
convertirse en nación, los principios fundadores, los cuales se ven plasmados en la Declaración de
Independencia, por la cual el día 4 de julio de 1776, los Estados Unidos declararon su independencia
definitiva de Gran Bretaña. A pesar de que el conflicto armado seguía en curso, este fue un símbolo
que dejaba más que claro que las relaciones con el imperio británico estaban más que rotas.
Mediante esta declaración se expresó lo que los radicales norteamericanos pensaban desde el inicio
del enfrentamiento con la Corona, y mediante esta Acta dividida en 5 partes, se plasmó todo lo que
embarcaba el proceso independentista.
En el preámbulo, exponen los diferentes derechos en los cuales se sustentan para explicar por qué
el dominio de la Corona sobre las colonias no permitía el libre desarrollo de estos principios, los
cuales se expresan claramente: “Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que
todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos
inalienables; que entre éstos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad. Que para
garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes
legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se

1 Pág 63, "La Breve Historia de los Estados Unidos de América" de Cristián Guerrero
haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla, o abolirla, e instituir un
nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su
juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad”. 2 Aquí se ven
claramente los principios en los cuales se basan: derecho a la vida, libertad y felicidad, los cuales
bajo el dominio britanico habían sido transgredidos, y que por esto era necesario la creacion de una
nueva nación libre y sin impedimento alguno para lograr el libre desarrollo de estos derechos.
Durante los años siguientes, se siguieron produciendo enfrentamientos entre ambos, resultando
fatídico para ambas partes, por lo que Estados Unidos buscó ayuda en diferentes naciones para
apoyarse, encontrando ayuda en países como Holanda, Francia y España, quienes tenían rencillas
del pasado con Gran Bretaña. Esto produjo que después de grandes batallas y largas
conversaciones, se firmara el Tratado de Paz en el año 1782, que entró en vigor en 1873, donde la
Corona británica reconocía la independencia de Estados Unidos y reconoció el derecho de este a
distintos territorios situados en América del Norte.

Con el proceso independentista ya completado, obteniendo la tan ansiada libertad se tuvo que dar
paso a otro proceso muy importante para el desarrollo de la nación, la formación de un gobierno y
su forma de gobierno; este es el siguiente aspecto que considerar en el proceso político de Estados
Unidos.
Debido a que se habían producido cambios en las distintas reglamentaciones de cada colonia
durante el proceso, no se precipitaron a hacer ningún cambio brusco. Las distintas estados tenían
constituciones que reflejaban los ideales de la pugna con Gran Bretaña, flexibilizando la antigua
estructura social aristócrata, extender el sufragio, dar mayores oportunidades económicas y tratar
de desaparecer la esclavitud en los estados del norte.
La primera constitución (“Artículos de la Confederación”, 1777, vigencia 1871) buscó evitar que se
diera un poder central tiránico y creó un Congreso Continental federativo, siendo este último el de
mayor importancia, ya que obedecía directamente al pueblo. En esta se reconocía la libertad y
autonomía de los estados, lo que produjo confusiones, ya que cada estado tenía su propia regulación
y daba paso a que cada estado buscara lo que fuera más beneficioso para ellos, produciendo
rivalidades con otros estados, y la falta de un gobierno central para resolver ciertos temas, también
dificultaba las cosas. Es por esto, con el fin de superar las dificultades (depresión del comercio,
pérdida valor papel moneda, deudores no querían pagar hipotecas), en 1787 se reunieron en
Philadelphia representantes de todos los Estados, y crearon la nueva Constitución de los Estados
Unidos. Esta buscó armonizar el poder de los gobiernos estaduales con el nuevo gobierno central
que era necesario, donde se establecieron claramente las funciones de este Gobierno central y que
las demás funciones corresponderían a los Estados. Además, el gobierno se dividió en tres poder:
ejecutivo, legislativo (divido en dos cámaras: representantes y Senado) y judicial, cada uno

2 Preámbulo de la Declaración de Independencia.


independiente del otro y que también se controlaran entre sí. Como expresa El Federalista: “La
Constitución federal logra una feliz combinación en este aspecto: encarga al congreso nacional o
federal los intereses grandes y agregados, y a los congresos de cada estado los asuntos locales y
particulares.”3. este sistema creado, fue un gran acierto, que hasta el día de hoy se mantiene y es
admirado.

En cuanto a la sociabilización del proceso político, cabe destacar que en todo momento se fueron
buscando mecanismos para que las personas tuvieran una mayor participación, mediante elecciones
que reflejarían la representación del pueblo en todas las decisiones tomadas por los gobernantes
(ej. Aprobación de la constitución), o también mediante la participación en los distintos partidos
políticos existentes. Todo esto dio cabida a este proceso político estuviera marcada en gran manera
por una fuerte representación social en todas las decisiones políticas, y además, mediante un gran
desarrollo de la educación, dio lugar a formar mejores ciudadanos que entendieran la importancia
de la vida política de la nación y como cada persona era importante para el correcto desarrollo.

Analizado todos los aspectos del proceso político que dio lugar a los Estados Unidos como una
nación independiente, creo que es correcto decir que todo este proceso fue gracias a un pensamiento
estratégico, el cual se ve reflejado hasta el día de hoy.
Este pensamiento estratégico dio cabida a que la creación de Estados Unidos como nación no fuera
nada más que exitosa, ya que a pesar de tener muchos años menos que las demás potencias
mundiales, mediante este razonamiento de como desarrollarse como nación, dio lugar a que tuvieran
una grandísima importancia en el plano internacional desde su independización, la cual solo fue en
subida debido a la gran planificación, el cual entendieron que era esencial para un gran desarrollo
de la nación.
Desde el comienzo del proceso de independización podemos ver como ciertos principios estuvieron
presentes, los cuales se mantuvieron durante todo el tiempo y fueron manteniéndose a lo largo de
los siglos, dando a entender que cuando comenzaron el proceso buscaban que el desarrollo de la
nación no fuera algo a corto plazo, sino que todo lo contrario, un desarrollo que se mantuviera durante
muchos años, ya que esos principios expresaban lo esencial de la lucha independentista. Es por
esto, que estos principios se encuentran grabados en el corazón de los ciudadanos estadounidenses
hasta el día de hoy, ya que reflejan la esencia de lo que significa ser norteamericano, dando a
entender que si bien cuando expresaron su anhelo de independizarse de Gran Bretaña siguiendo
estos principios no lo vieron como algo a largo plazo en sí, con el pasar de los años del proceso
independentista y luego como nación, se dieron cuenta que estos principios eran el eje de su
formación como nación y es por eso que después en cada documento de gran importancia para la
nación, como la constitución, reflejaron esos principios en todo momento. Desde el inicio de Estados

3 P. 7, El Federalista.
Unidos entendieron que estos principios serían vitales para lograr crear la nación que todos querían,
y era por esto que buscaron mantenerlos a toda costa, principios como la implantación de la
democracia, la división de poderes, la libertad de conciencia y de expresión, la separación entre
iglesia y estado, la libertad de prensa y la protección de la libertad individual; y si uno lo piensa, todos
estos principios se mantienen hasta el día de hoy como eje en el desarrollo de Estados Unidos.
También podemos verlo reflejado en el tema de la constitución, ya que mediante un gran análisis y
estudio, lograron crear esta constitución y su forma de gobierno de una forma que sabían que era el
modelo perfecto y que se mantendría en adelante, lo cual pudo haber cambiado si cada estado se
decidía por mantenerse al margen, pero se dieron cuenta que unidos y con una gran planificación
podían lograr mejores cosas que por cuenta propia.
Desde un comienzo, los padres fundadores entendieron cual era el verdadero potencial de esta
nación, por lo que se esforzaron en que todo lo realizado en esos tiempos tuviera una repercusión
en el futuro, ya que sabían que si mantenían todo lo que habían logrado, podían llegar a convertirse
en una potencia mundial.
Es por todo esto que puedo concluir que de no haber ocurrido todo este proceso de esta forma,
manteniendo una proyección al futuro, Estados Unidos estaría convertido en lo que hoy es, debido
a que fue gracias a esta planificación que mantuvo una línea y logró que la mayoría fuera en pos de
ese bien común.