Está en la página 1de 5

Acta de la Declaración de Independencia

de Venezuela
El Acta de la Independencia de Venezuela es un documento redactado y firmado desde el
7 de julio de 1811, en el que representantes de siete de las diez provincias pertenecientes a
la Capitanía General de Venezuela en Sudamérica, reunidas en la capilla Santa Rosa de
Lima de la ciudad de Caracas, declararon el 5 de julio su independencia de la Corona de
España, estableciendo una nueva nación basada en principios republicanos y federales,
aboliendo para siempre la Monarquía bajo los valores de la igualdad de los individuos, la
prohibición de la censura y la libertad de expresión. Consagra el principio constitucional y
se opone radicalmente a las prácticas políticas, culturales y sociales que habían existido
durante trescientos años en la América española. La Declaración es notable por ser el
primer caso de una Colonia española de América que declara su independencia absoluta.1

Las siete provincias explicaron sus razones para esta acción, entre ellas, que era funesto que
una pequeña nación de Europa gobernara las grandes extensiones del Nuevo Mundo, y que
Venezuela había recuperado el derecho a la autonomía después de las abdicaciones de
Carlos IV y Fernando VII en Bayonalos que condujo a la ocupación del trono español por
la dinastía francesa Bonaparte. Esta inestabilidad política en España dictó que los
venezolanos debían gobernarse por sí mismos, a pesar de la hermandad que compartían con
los españoles.

Las tres provincias restantes no participaron en dicho Congreso Constituyente debido a su


decisión de permanecer bajo la autoridad de la Corona Española representada por el
Consejo de Regencia de España e Indias.

La nueva nación que esta declaración proclamó sería la Confederación Americana de


Venezuela, posteriormente con la promulgación de la Constitución Federal de 1811
oficializaría el nombre de la nación como Estados de Venezuela. Fue elaborada por Juan
Germán Roscio y Francisco Isnardi, ratificada por el Congreso el 7 de julio de 1811, y
pasada al libro de Actas el 17 de agosto de 1811, en Caracas.

Cada 5 de julio se celebra como el Día de la Independencia de Venezuela. El Libro de


Actas original del primer Congreso de Venezuela que contiene la Declaración se encuentra
en el Salón Elíptico del Palacio Federal Legislativo, en Caracas.

24 de julio: Natalicio de El Libertador


Simón Bolívar
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco nació en Caracas,
Venezuela, el 24 de julio de 1783. Fue un militar y político de la época pre-republicana de
la Capitanía General de Venezuela, fundador de la Gran Colombia y una de las figuras más
destacadas de la emancipación americana frente al Imperio español.
Sus padres fueron Juan Vicente Bolívar y Ponte y doña María de la Concepción Palacios y
Blanco, ambos criollos. Al quedar huérfano, cuando apenas tenía 9 años, la audiencia
encargó su educación a Simón Rodríguez, quien lo inició en el estudio de los
enciclopedistas franceses.

A los 15 años, en 1799, Simón se fue a España para continuar con su educación junto a su
amigo Esteban Escobar. En ese país, Bolívar conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y
Alayza con quien se casó en 1802. Al poco tiempo de volver a Venezuela, en 1803, María
Teresa murió de fiebre amarilla. Su muerte afectó de gran manera a Bolívar quien juró
jamás volver a casarse (promesa que mantuvo el resto de su vida).

Después de perder a su esposa, Bolívar regresó a España con su tutor y amigo, Simón
Rodríguez, en 1804. En Europa presenció la proclamación de Napoleón Bonaparte como
Emperador Francés y después asistió a la coronación de éste como Rey de Italia en Milán.
En París tomó contacto con las ideas de la Revolución y conoció personalmente a Napoleón
y Humboldt.

Ya en 1805 juró en Roma que no descansaría hasta liberar a su país de la dominación


española. Y, aunque carecía de formación militar, Simón Bolívar llegó a convertirse en el
principal dirigente de la guerra por la independencia de las colonias hispanoamericanas.
Además, le proporcionó al movimiento una base ideológica mediante sus propios escritos y
discursos.

En 1810 se unió a la revolución independentista, que estalló en Venezuela, dirigida por


Miranda. El fracaso de aquel intento obligó a Bolívar a huir del país en 1812. Fue así como
se puso al mando del movimiento, escribiendo desde Cartagena de Indias el “Manifiesto de
Cartagena”, el cual incitaba de nuevo a la rebelión. En ese manifiesto pidió ayuda a Nueva
Granada para liberar a Venezuela porque su causa era la misma. Fue así como Bolívar
recibió esa asistencia y en 1813 lanzó una segunda revolución, que entró triunfante a
Caracas el 6 de agosto y en donde le ratificarían el título que le habían dado el Cabildo de
Mérida de «El Libertador» que desde entonces quedó unido a su nombre.

Sin embargo, hubo una nueva reacción realista, bajo la dirección de Morillo y Boves, que
reconquistaron el país para la Corona española, expulsando a Bolívar a Jamaica (1814-15) y
allí escribió su “Carta de Jamaica”, en la que defendió la confederación de los países
americanos al mismo tiempo que su independencia. No obstante, éste realizó una tercera
revolución entre 1816 y 1819, que le dio el control del país.

El gran objetivo y sueño de Bolívar era el de formar una gran confederación que uniera a
todas las antiguas colonias españolas de América, inspirada en el modelo de Estados
Unidos. Por ello, a pesar de haber logrado la liberación de Venezuela, luchó por las otras
independencias. Cruzó los Andes y venció a las tropas realistas españolas en la batalla de
Boyacá (1819), que liberó al Virreinato de Nueva Granada (la actual Colombia). El 17 de
diciembre de ese año creó la República de la Gran Colombia (que incluyó lo que hoy son
Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá).
En ese mismo año elaboró una Constitución para la nueva República de Colombia. Luego,
en 1822, Simón Bolívar se reunió en Guayaquil con el otro gran libertador, San Martín -
quien había liberado a la Argentina y a Chile-, para poder lograr la liberación del Perú.
Nadie sabe que ocurrió en esa secreta reunión entre ambos héroes latinoamericanos, pero lo
cierto es que San Martín volvió a la Argentina mientras Bolívar preparó la lucha para
recuperar Perú (último lugar del continente en el que resistían los españoles).

En 1824 se libraron las dos batallas finales de la independencia de este país: Junín y
Ayacucho. Un año más tarde Bolívar declaró la independencia de Alto Perú que pocos días
después se llamó Bolivia, en su honor, y cuya constitución redactó él mismo. También en
ese año éste creó el Congreso de Panamá, la primera conferencia hemisférica.

El separatismo que continuó en los países que él había soñado como integrantes de una
gran nación confederada le hizo abandonar la vida pública. Su obra literaria está compuesta
por cartas, discursos, arengas y proclamas. Entre éstas se destacan: “Memoria a los
ciudadanos de Nueva Granada” y “El discurso de Angostura” (1819).

El proyecto de una gran Hispanoamérica unida no se encontraba en sintonía con los


sentimientos de los antiguos virreinatos, audiencias y capitanías generales del imperio
español, cuyas oligarquías locales buscaron la independencia política por separado. En
1827 debido a rivalidades personales entre los generales de la revolución, explotaron
guerras civiles que destrozaron la unión sudamericana, por lo que tanto Bolívar había
luchado.

El 8 de mayo de 1830, Bolívar partió de Bogotá y en junio llega a Cartagena donde los
lugareños le animan a seguir luchando, mientras que en Bogotá continúa la campaña en su
contra. El 1 de julio el General Mariano Montilla le informa al Libertador del asesinato del
Gran Mariscal de Ayacucho, noticia que le desilusiona tremendamente.

Llega a Santa Marta el 1 de diciembre de 1830 y su salud empeoró a los pocos días,
teniendo algunos momentos de lucidez que le permitieron dictar su testamento y su última
proclama, donde clamó porque su muerte por lo menos permitiera la consolidación de la
unión y la desaparición de los partidos.

Muerte de Simón Bolívar

Finalmente El Libertador Simón Bolívar fallece el 17 de diciembre de 1830, a los 47 años


de edad. A la una y tres minutos de la tarde murió el sol de Colombia, según rezó el
comunicado oficial. Los despojos mortales del Libertador recibieron cristiana sepultura en
el altar mayor de la suntuosa Catedral Basílica de Santa Marta, y en ese sagrado recinto
moraron apaciblemente, hasta diciembre de 1842, cuando fueron trasladados a su país de
origen Venezuela, cumpliéndose así el mandato de su testamento.