Está en la página 1de 9

Revista Geográfica Venezolana

ISSN: 1012-1617
regeoven@ula.ve
Universidad de los Andes
Venezuela

Portillo, Alfredo
La geopolítica del agua en el Medio Oriente
Revista Geográfica Venezolana, vol. 49, núm. 1, enero-junio, 2008, pp. 115-122
Universidad de los Andes
Mérida, Venezuela

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=347730375008

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Revista Geográfica Venezolana, Vol. 49(1) 2008, 115-122

La geopolítica del agua en el Medio Oriente


The water geopolitics in the Middle East

Alfredo Portillo*
Recibido: Julio, 2006 / Aceptado: marzo, 2007

Resumen
En este artículo se analiza el ilustrativo caso de la geopolítica del agua en la región del Medio
Oriente, a partir de su consideración como un recurso escaso y objeto de disputa entre di-
ferentes grupos humanos, lo cual hace aún más compleja la realidad en una de las regiones
PiVFRQÀLFWLYDVGHOPXQGR4XHGDFODURTXHODHVFDVDGLVSRQLELOLGDGGHDJXDGHULYDGDGH
la escasa precipitación, lo que aunado al creciente aumento de la población, da lugar a fenó-
menos que son de interés para la geopolítica.
Palabras clave: DJXDFRQÀLFWRJHRSROtWLFD0HGLR2ULHQWH

Abstract
This article analyzes the illustrative case of the water geopolitics in the Middle East, starting
with the fact that water is a scarce resource and cause of disputes among many human so-
FLHWLHVZKLFKPDNHVWKHVLWXDWLRQRIRQHWKHPRVWFRQÀLFWSURQHUHJLRQVRIWKHZRUOGHYHQ
more complex. It is evident that the scarcity of water, due to low precipitation, joined to a
growing population, gives rise to phenomena that are of geopolitical interest.
Key words:ZDWHUFRQÀLFWJHRSROLWLFV0LGGOH(DVW

1. Introducción mostrando los diferentes ángulos desde


donde se puede abordar este problema,
En septiembre del año 2005, se realizó en este encuentro sirvió para mostrar la
la sede de la Universidad Metropolitana creciente importancia que ha venido ad-
(Caracas, Venezuela), el Primer Encuen- quiriendo la geopolítica como disciplina.
tro Internacional sobre Geopolítica del Ejemplo de ello fue la ponencia presenta-
Agua, en el cual participaron represen- da por Ana Elisa Osorio, ex-ministra del
tantes de numerosas organizaciones in- ambiente y Gerente Corporativa de Am-
teresadas en el problema del agua como biente e Higiene Ocupacional de Petró-
recurso escaso. Aparte de las contribucio- leos de Venezuela (PDVSA) para el mo-
nes que hicieron los diferentes ponentes, mento, al señalar, entre otras cosas, que

* Universidad de Los Andes, Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales, Mérida-Venezuela, e-mail:


alportillo@ula.ve

Vol. 49(1) 2008, enero-junio 115


Portillo A.

la geopolítica es muy importante para la es en muchos lugares un fenómeno de la


principal empresa del Estado venezolano vida diaria. Ahora, si se usa el criterio de
y que muchas de las decisiones que allí se la disponibilidad de agua para consumo
toman son de carácter geopolítico. humano, lo más probable es que las ci-
Es en ese marco de creciente impor- fras indiquen que el agua es un recurso
tancia de la geopolítica que se inscribe el natural escaso, cada vez más escaso, y en
presente artículo, como resultado de una situación de crisis, producto del aumento
LQYHVWLJDFLyQ GH FDUiFWHU ELEOLRJUi¿FR de la población y de lo costoso que resulta
cuyo propósito fundamental es presen- ponerlo a disposición del ser humano.
tar, desde la óptica de la geopolítica, el De toda el agua que existe en el pla-
caso de la situación del agua en la región neta Tierra, el 94% es salada (mares y
del Medio Oriente, “donde se sitúan las océanos) y el 6% restante es dulce. De
rivalidades hidráulicas más célebres” este 6%, el 27% se encuentra en glacia-
(Lacoste, 2001: 5). Para ello, el artículo res, el 72% es subterránea y sólo el 1% se
se desarrolla en cuatro partes. En primer encuentra en ríos y lagos. Sobre los con-
lugar, se muestra, con base en cifras, por tinentes caen aproximadamente 41.000
qué el agua realmente es un recurso esca- Km3 de agua, de los cuales 27.000 retor-
so. Luego, se aclara qué es la geopolítica, nan al mar, 5.000 lo hacen sobre áreas no
de acuerdo con las actuales concepciones habitadas y sólo 9.000 están disponibles
de esta ciencia. En tercer lugar, se explica para actividades humanas. De esta agua
por qué el agua puede ser objeto de estu- disponible, el 69% se consume en agri-
dio de la geopolítica, o, en otras palabras, cultura, el 23% en industria y el 8% en
por qué se habla en la actualidad de la uso doméstico (Tolba, 1992).
JHRSROtWLFDGHODJXD<¿QDOPHQWHVHH[- Es de señalar que existen grandes di-
plican las causas presentes en el espacio ferencias en cuanto a la cantidad de agua
JHRJUi¿FR GHO 0HGLR 2ULHQWH TXH SXH- que precipita entre un continente y otro,
GHQGDUOXJDUDOVXUJLPLHQWRGHFRQÀLFWRV entre un país y otro, o entre regiones de
debidos al agua. un mismo país, lo que agudiza en algunos
lugares, el problema de la disponibilidad
de agua para consumo humano, por lo
2. El agua como recurso escaso que se convierte en un factor generador
de rivalidades. De acuerdo con Martínez
Cuando a una persona se le pregunta y Vidal (1995), la diferencia en la disponi-
acerca de si el agua es un recurso escaso bilidad de agua por habitante para el año
o abundante, normalmente tiende a res- 2000, en miles de metros cúbicos, entre
ponder que es abundante. Esta respuesta continentes, resulta sorprendente: África
seguramente es producto de la idea que con 5,1 y Asia con 3,3, en comparación
se deriva de ver cómo en el planeta Tierra con América Latina con 28,3 y América
hay grandes océanos, mares, lagos y ríos, del Norte con 17,5, revela las grandes dife-
aparte de que la precipitación o la lluvia rencias existentes. Desde el punto de vista

116 Revista Geográfica Venezolana


La geopolítica del agua en el Medio Oriente, 115-122

de los grandes reservorios hídricos, éstos La lucha puede tener diferentes gra-
se encuentran en las regiones tropicales, dos de intensidad, alcanzando su máxi-
casi siempre en función del régimen de PDH[SUHVLyQHQODJXHUUDGH¿QLGDFRPR
lluvias, la existencia de los bosques tropi- “...una lucha armada y sangrienta entre
cales húmedos y los grandes sistemas hí- agrupaciones organizadas” (Bouthoul,
dricos, tales como el Congo, el Amazonas, 1971: 35). También la lucha puede darse
el Paraná-Paraguay y los Grandes Lagos y mediante la utilización de instrumentos
África Central (Teixeira, 2005). jurídicos, estrategias económicas o me-
No deja de sorprender, sin embargo, la dios de comunicación. Por eso hoy en día
referencia que hace Durán (2004), al decir- se habla de guerra jurídica, guerra econó-
nos que en la actualidad más de 31 países mica o guerra comunicacional, con lo que
sufren de escasez de agua y más de 1.000 se estaría en presencia de la continuación
millones de personas, sobre todo en Amé- de la guerra por otros medios (Grapin y
rica Latina, África y Asia, padecen de algún Pinatel, 1978). De lo que se trata es de lo-
grado de falta de agua. Por otra parte, según grar el objetivo clausewitziano de obligar
el Fondo de Población de Naciones Unidas, al adversario a ejecutar nuestra volun-
dentro de 25 años una de cada tres perso- tad.
nas en la Tierra tendrá poca agua o nada. El origen de la lucha por el espacio
puede estar en algún elemento, situación
RDFRQWHFLPLHQWRGHOHVSDFLRJHRJUi¿FR
3. Acerca de la Geopolítica entendido éste como una totalidad que
LQFOX\H QR VyOR ORV REMHWRV JHRJUi¿FRV
En la actualidad, la palabra geopolítica QDWXUDOHV\DUWL¿FLDOHVVLQRWDPELpQDOD
hace referencia a las rivalidades de po- sociedad (Santos, 1985). O, como lo seña-
der que existen entre los seres huma- la Joly (1979: 37): ³(OHVSDFLRJHRJUi¿FR
nos que habitan en un territorio, sea a encubre también, más allá de las formas
escala local, regional, nacional, conti- materiales y de los objetos reales direc-
nental o mundial (Lacoste, 1993). Esas tamente visibles, multitud de relaciones
rivalidades se deben al control que invisibles y de conceptos de orden físico,
determinados actores (Estados, parti- biológico, histórico, social, económico,
dos políticos, empresas, grupos ecolo- psicológico, técnico, político, etc.”.
gistas, ejércitos, etc.) ejercen o desean Por ejemplo, la existencia de grandes
ejercer sobre el espacio geográfico en reservas forestales, el crecimiento demo-
disputa (Rosière, 2001). Eso da lugar JUi¿FRDFHOHUDGRGHDOJXQDGHODVHWQLDV
al surgimiento de fenómenos geopolí- que forma parte de un país, el desarrollo
ticos, considerados como la manifesta- GHDOJ~QFRQRFLPLHQWRFLHQWt¿FRWpFQLFR
ción de la lucha entre grupos humanos o los resultados de alguna elección na-
por el predominio sobre la totalidad cional, pueden dar lugar a luchas por el
o una porción del espacio geográfico espacio. Las reservas forestales pueden
(Portillo, 2001). haber sido durante mucho tiempo el há-

Vol. 49(1) 2008, enero-junio 117


Portillo A.

bitat de algunas etnias indígenas, pero altos índices de precipitación tiene que
en el momento en que alguna empresa ver con la ciencia forestal. De esta mane-
maderera se interesa por sus recursos, ra, se podría continuar mencionando si-
surgen las rivalidades y como tal los fe- tuaciones relacionadas con el agua como
nómenos geopolíticos. Lo mismo puede objeto de estudio de múltiples disciplinas:
ocurrir con los resultados de alguna elec- las que tienen que ver con la salud, con la
ción nacional, a partir de los cuales un producción de alimentos, con la preven-
partido político con una concepción dife- ción de riesgos socio-naturales, etc.
rente del Estado y de la sociedad alcanza El agua también se relaciona con la
el poder, lo que seguramente provocará geopolítica. Ésta ocurre en el momen-
reacciones por parte de los partidos po- to que, como recurso natural escaso, es
líticos que hayan sido desplazados, y por objeto de disputa por parte de diferentes
parte de gobiernos y organizaciones de grupos humanos, quienes pueden vivir
otros países. Comienza así un proceso de en el territorio de un Estado o pertenecer
OXFKDSRUHOFRQWUROGHOHVSDFLRJHRJUi¿- a diferentes Estados. Al respecto Lacos-
co donde ocurrió el acontecimiento elec- te (2001), al referirse a la ‘geopolítica
toral en cuestión. El asunto es entender del agua’, considera que esta expresión
TXH ¿QDOPHQWH FXDOTXLHU IHQyPHQR HQ designa, en primer lugar, las rivalidades
HO HVSDFLR JHRJUi¿FR SXHGH WHQHU LPSOL- políticas en la repartición del contenido de
caciones geopolíticas. Esto hace recordar los cursos de agua o en la explotación de
a Kasperson y Minghi (1971), cuando se- los recursos hidráulicos. Agrega este autor
ñalaron que todo proceso político no tie- (2001: 3) que “las rivalidades no sola-
QHXQiUHDJHRJUi¿FDDVRFLDGDGHPDQHUD mente existen entre Estados cuyos te-
particular a él, pero que no hay un área rritorios son atravesados por un mismo
JHRJUi¿FD TXH HVFDSH D XQD FLHUWD UHOD- río, sino también en el seno de un mismo
ción con un proceso político. Estado entre regiones y grandes ciuda-
des, que buscan aprovechar las cuencas
KLGURJUi¿FDVPiVRPHQRVSUy[LPDV´.
4. La Geopolítica del agua Según lo reseña Tolba (1992), en el
mundo existen por lo menos 214 cuencas
La existencia de agua en algunos lugares, KLGURJUi¿FDV PXOWLQDFLRQDOHV  FRP-
abundante o escasa, es objeto de estudio partidas entre dos países, 36 entre tres
GHGLVFLSOLQDVFLHQWt¿FDVFRPRODFOLPD- países y 23 entre 4 y más países. Cerca de
tología y la hidrología. El impacto que en 50 países tienen el 75% o más de su terri-
el modelado del relieve tiene el agua a WRULRFRPRSDUWHGHFXHQFDVKLGURJUi¿FDV
través de la escorrentía es estudiado por internacionales y se estima que entre el
OD JHRPRUIRORJtD &yPR LQÀX\H HO DJXD 35 y el 40% de la población mundial vive
en el desarrollo de los suelos es objeto de en estas cuencas. Teixeira (2005) agrega
interés de los edafólogos. El desarrollo de que muchos sistemas hídricos están sien-
los bosques tropicales como resultado de do utilizados hasta su exaustação (agota-

118 Revista Geográfica Venezolana


La geopolítica del agua en el Medio Oriente, 115-122

miento) y señala que los ríos Amarillo en carpado, Palestina dejaba mucho que
China, Ganges en India, Nilo en África y desear como asilo para los hijos de Is-
San Francisco en Brasil, están por debajo rael. En su mayor parte era un territorio
de sus marcas históricas. Lo señalado es estéril e inhospitalario. Pero, en compa-
PRWLYRPiVTXHVX¿FLHQWHSDUDSHQVDUHQ ración con los destinos áridos de Arabia,
ORV QXPHURVRV FRQÀLFWRV TXH HYHQWXDO- parecía un verdadero paraíso...”. Por su
mente podrían ocurrir en esos espacios. parte, Sanlaville (1996: 46), aludiendo a la
época actual señala: “En esta zona donde
la búsqueda de agua siempre ha sido una
5. La situación del agua en el Medio de las mayores preocupaciones, la lucha
Oriente por el desarrollo es hoy, ante todo, una
lucha por el dominio del agua”. Y Klare
Desde el punto de vista físico-geográ- (2001), al analizar la nueva geografía de
¿FR HO 0HGLR 2ULHQWH )LJXUD   HV XQD ORV FRQÀLFWRV LQWHUQDFLRQDOHV PHQFLRQD
región que irradia, a partir del Suez, en en varias ocasiones, el problema del agua
cuatro direcciones. Hacia el oeste, hasta en el Medio Oriente. Lo propio hace Du-
la mitad de África; hacia el este, hasta los UiQ   DO VHxDODU TXH ORV FRQÀLFWRV
bordes del Hindu Kush; al norte, hasta entre Israel y Jordania, Egipto y Etiopía,
las montañas de Taurus (Turquía); y al Turquía y sus vecinos, etc., tienen en el
sur, a través de Arabia y el Sahara (Carl- agua a uno de los aspectos de discordia
son, 1962). Sus costas son bañadas por más importantes.
las aguas del mar Caspio, el mar Negro, De acuerdo con el mapa de precipita-
el mar Mediterráneo, el mar Rojo, el mar ción media anual del Medio Oriente, en
Arábigo, el golfo de Adén y el golfo Pér- esa región los valores oscilan entre me-
sico. Políticamente comprende a Egipto, nos de 25 a 1.600 milímetros anuales, lo
Turquía, Siria, Irak, Irán, Arabia Saudita, que indica un régimen que va de predo-
Israel, Líbano, Jordania, Kuwait, Qatar, minantemente árido a semiárido (Drake,
Omán y Yemen. Desde el punto de vista 1996). Los mayores valores se registran
geopolítico, esta región es considerada al norte y noreste, en Turquía e Irán. En
una shatterbelt R ]RQD GH FRQÀLFWR &R- Arabia Saudita, así como en sus vecinos
hen, 1991), como lo evidencian los nu- ubicados al sur, en Egipto y Sudán, los
PHURVRVFRQÀLFWRVTXHVHKDQSURGXFLGR índices de precipitación están por debajo
durante las últimas décadas, incluida la de 25 milímetros al año.
última guerra de Estados Unidos y Gran Sobre la escasa agua que precipita
Bretaña contra Irak. y existe en el Medio Oriente, cada vez
Con respecto a la importancia del agua se ejerce mayor presión. La población
en el Medio Oriente, el historiador Mac- aumentó de 20 millones en 1950 a 286
Nall (1978: 88), al remontarse a la época millones en 1996, y se estima que en 30
de Moisés, hace la siguiente referencia: años se duplicará nuevamente. Eso ha
“Con sus lluvias escasas y su terreno es- traído como consecuencia que la dispo-

Vol. 49(1) 2008, enero-junio 119


Portillo A.

Figura 1. Mapa físico-político del Medio Oriente

nibilidad de agua para consumo humano Con relación a las cuencas del Tigris
sea cada vez menor. De acuerdo con San- y el Éufrates se da el caso que ambos ríos
laville (1996), el consumo de agua en m3 nacen en Turquía. Este país está llevando
por habitante por año, puede variar en adelante el ‘Proyecto de Desarrollo Ana-
algunos países de la siguiente manera: tolia’, el cual contempla la construcción
Turquía pasará de 4.108 en 1985 a 2.340 de 22 represas en aguas del Éufrates, lo
en el año 2020; Siria, de 3.350 a 1.211; TXHUHGXFLUiVXÀXMRHQWUHXQ\
Jordania, de 484 a 91. en los próximos 50 años. Esto afectará
Según Drake (1996), la región del a Siria, que depende de este río en más
Medio Oriente se puede dividir, a su vez, de la mitad de su suministro de agua.
en tres subregiones, en torno a las cua- Esta situación tenderá a complicarse si
les se están dando y se darán rivalidades se toma en cuenta que la tasa de creci-
por el control de los recursos hídricos. miento de su población es de 3,8%, por
Esos tres espacios son: las cuencas de lo que debe duplicarse en 20 años, pero
los ríos Tigris y Éufrates, la cuenca del además, su población urbana será de más
río Nilo y las cuencas de los ríos Jordán del 50% del total. Algo similar ocurre con
y Yarmuk. Irak -actualmente ocupado por tropas

120 Revista Geográfica Venezolana


La geopolítica del agua en el Medio Oriente, 115-122

de varios países, ubicado aguas abajo de por el agua de los acuíferos de las alturas
Siria, con una población de 21 millones del Golán (Klare, 2001).
para 1996, la cual ascenderá a 52 millo- Ahora bien, la evolución de esta com-
nes para el año 2025, de la cual el 70% pleja situación en torno al agua en el
será urbana. Medio Oriente, dependerá, en parte, de
En cuanto a la cuenca del río Nilo, tres las políticas que los gobiernos de los Es-
países mantienen rivalidad por el control WDGRVLQYROXFUDGRVGH¿QDQSDUDVDWLVID-
de sus aguas: Egipto, Sudán y Etiopía. El cer la demanda interna de una población
SDtVFRQPiVGL¿FXOWDGHVHV(JLSWRFX\D creciente, pero también de las relaciones
producción agrícola depende en un 95% externas con sus vecinos. En este sentido,
de las tierras irrigadas y cuenta con una no hay duda que el país con mayores
población que alcanza los 64 millones desventajas es Irak, en tanto que Turquía
GHKDELWDQWHV(OGHOÀXMRGHO1LOR se erige como un país que puede hacer
Azul que llega a Egipto se origina en uso del agua como parte de una política
Etiopía, país que tendrá una población de poder en la región.
estimada de 130 millones de habitantes
para el año 2025. Algo parecido ocurre
con las aguas del Nilo Blanco, que tiene 6. Conclusión
su origen en Sudán, con una población
de 29 millones de habitantes y una tasa La región del Medio Oriente es en la ac-
de crecimiento poblacional que ronda el WXDOLGDG HO HVSDFLR JHRJUi¿FR TXH PiV
3% anual. cobertura recibe por parte de las agencias
Las cuencas de los ríos Jordán y Yar- de noticias internacionales, dado el nivel
muk son objeto de disputa por parte de GH FRQÀLFWR TXH HQ OD PLVPD VH VXVFLWD
las sociedades de Jordania, Siria, Israel, La disputa entre los diferentes grupos
Líbano (la Margen Occidental -West humanos que allí habitan, aunado a la in-
Bank). Estos países utilizan entre el 95 tervención de las potencias occidentales,
y 100% del suministro de agua fresca por el control de los recursos, no se limi-
anual. El caso de Jordania es el más gra- ta exclusivamente al petróleo, sino que
ve, toda vez que sólo el 5% de sus tierras también el agua para consumo humano
UHFLEH VX¿FLHQWH SUHFLSLWDFLyQ SDUD VHU es objeto de esa disputa. A diferencia del
utilizada en la agricultura y sólo el 10% petróleo, que es un recurso poseído por
de sus tierras agrícolas están en la actua- diferentes Estados al interior de sus fron-
lidad bajo irrigación. Siria, por su parte, teras, el agua es un recurso al que se acce-
tiene la desventaja de que el 90% de sus GHDSDUWLUGHXQDVFXHQFDVKLGURJUi¿FDV
aguas tienen origen en fuentes inter- compartidas por dos o más Estados. Eso
nacionales provenientes de sus vecinos crea un escenario de lucha que se mani-
Turquía, Irak, Israel, Líbano y Jordania. ¿HVWD\VHPDQLIHVWDUiGHPDQHUDSHUPD-
En 1967, una de las causas de la guerra nente y con diferentes grados de intensi-
árabe-israelí fue precisamente la disputa dad. El oro azul es una razón más para

Vol. 49(1) 2008, enero-junio 121


Portillo A.

no ser optimistas en cuanto a un futuro LACOSTE, Y. 2001. Géopolitique de l’eau. Héro-


de paz en las tierras de Mahoma. La po- dote. 102: 3-18.
blación crece y presiona. El agua escasea MARTÍNEZ, J. y J. VIDAL. 1995. Economía
y proveérsela es cada vez más costoso. El mundial. McGraw-Hill. Madrid-España.
0HGLR2ULHQWHHVSDUDUHD¿UPDUORGLFKR McNALL, E. 1978. Civilizaciones de Occi-
por Lacoste, la región de las rivalidades dente. Ediciones Siglo Veinte. Buenos Ai-
hidráulicas más célebres y un caso bien res-Argentina.
ilustrativo para un análisis geopolítico. PORTILLO, A. 2001. 8QD SURSXHVWD GH GH¿QL-
ción de los fenómenos geopolíticos. Revista
*HRJUi¿FD9HQH]RODQD. 42 (2): 227-238.
7. Referencias citadas ROSIÈRE, S. 2001. Géographie politique, géo-
politique et géostratégie: distinctions opé-
BOUTHOUL, G. 1971. La guerra. Oikos-tau ratoires. L’Information Géographique.
Ediciones S.A. Barcelona-España. 126 p. 65 : 33-42.
CARLSON, L. 1962. Geography and world SANLAVILLE, P. 1996. L’eau au Proche-Orient.
politics. Prentice-Hall. Nueva York-Estados L’Information Géographique. 60: 46-
Unidos. 530 p. 57.
COHEN, S. 1991. Global geopolitical change in SANTOS, M. 1985. Espaço e método. Livraria
the post-cold war era. $QQDOVRIWKH$VVR- Nobel S.A. São Paulo-Brasil.
FLDWLRQ RI WKH $PHULFDQ *HRJUDSKHUV. TEIXEIRA, F. 2005. Por uma geopolítica da
81(4): 551-579. iJXD FRQKHoD R PDSD GRV FRQÀLWRV [On
DRAKE, Ch. 1996. :DWHU UHVRXUFH FRQÀLFWV LQ line]: www.multirio.rj.gov.br.
the Middle East. Journal of Geography. TOLBA, M. 1992. Saving our planet. Uni-
100(2): 4-12. ted Nations Environment Program. Hong
DURÁN, O. 2004. Crisis y geopolítica del agua. Kong.
[On line]: www.una.ac.cr/ambi/Ambien-
Tico/114/Durana.html.
GRAPIN, J. y J. PINATEL. 1978. La guerra ci-
vil mundial. Monte Ávila Editores. Cara-
cas-Venezuela. 218 p.
JOLY, F. 1979. La cartografía. Editorial Ariel.
Barcelona-España. 280 p.
KASPERSON, R. and J. MINGHI. 1971. The
structure of political geography. Aldine
Publishing Co. Chicago-USA.
KLARE, M. 2001. La nueva geografía de los
FRQÀLFWRV LQWHUQDFLRQDOHV [On line]: www.
foreignpolicy.com.
LACOSTE, Y. 1993. Dictionnaire de géopoli-
tique. Flammarion. Paris-Francia.

122 Revista Geográfica Venezolana