Está en la página 1de 68

Introducción

La casación recurso extraordinario por antonomasia"1, que, en su esencia, no difiere en el ámbito

civil y en el penal, ha sido considerada2 como "el proceso de impugnación de una resolución

judicial, ante el grado supremo de la jerarquía judicial, por razones inmanentes al proceso en que

dicha resolución fue dictada", y, concretada al proceso penal, podemos, descriptivamente, definirla

como el medio de impugnación preparado ante el Tribunal de instancia, y en las causas por Jurado

ante el de instancia (causas contra aforados) o el de apelación, y formalizado ante la Sala 2a del

Tribunal Supremo, a quien corresponde resolverlo, de las sentencias dictadas por las Audiencias

enjuicio oral y única instancia o por las Salas de lo Civil y Penal de los Tribunales Superiores de

Justicia en única o en segunda instancia, y de determinados autos definitivos


UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

INDICE
CASACION Nº 01 ....................................................................................................................... 2
CASACION Nº 02 ....................................................................................................................... 4
CASACION Nº 03 ..................................................................................................................... 11
CASACION Nº 04 ..................................................................................................................... 13
CASACION Nº 05 ..................................................................................................................... 15
CASACION Nº 06 ..................................................................................................................... 18
CASACION Nº 07 ..................................................................................................................... 22
CASACION Nº 08 ..................................................................................................................... 25
CASACION Nº 09 ..................................................................................................................... 29
CASACION Nº 10 ..................................................................................................................... 33
CASACION Nº 11 ..................................................................................................................... 37
CASACION Nº 12 ..................................................................................................................... 42
CASACION Nº 13 ..................................................................................................................... 48
CASACION Nº 14 ..................................................................................................................... 53
CASACION Nº 15 ..................................................................................................................... 57
CASACION Nº 16 ..................................................................................................................... 60
CASACION Nº 17 ..................................................................................................................... 64

1
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 01

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL TRANSITORIA

CASACIÓN 1769-2018
LIMA
SUMILLA: ANULACIÓN DE LAUDO ARBITRAL

Lima, veinticuatro de agosto de dos mil dieciocho.-


VISTOS; y, CONSIDERANDO: --------------------

PRIMERO.- Viene a conocimiento de esta Sala Suprema el recurso de casación


interpuesto por Víctor Raúl Linares Linares y María Elena Alvarado Hermosa a fojas
quinientos doce, contra la sentencia de fojas cuatrocientos ochenta, de fecha veintidós de
enero de dos mil dieciocho, emitida por la Segunda Sala Civil con Subespecialidad
Comercial de la Corte Superior de Justicia de Lima, que declaró improcedente el recurso
de anulación de laudo arbitral.----------------------------------------------------------------------

SEGUNDO.- Al respecto, el numeral 5 del artículo 64 del Decreto Legislativo número


1071, que norma el arbitraje, aplicable al presente caso por razón de especialidad, establece
que: “Contra lo resuelto por la Corte Superior solo procede recurso de casación ante la
Sala Civil de la Corte Suprema, cuando el laudo hubiera sido anulado en forma total o
parcial”.

TERCERO.- En el presente caso, el recurso interpuesto no satisface el requisito de


procedencia establecido en la citada norma, puesto que la resolución impugnada ha
declarado improcedente el recurso de anulación de laudo arbitral; en consecuencia, el
recurso deviene en improcedente.
Por las consideraciones expuestas y de conformidad con lo previsto por el artículo 392
del Código Procesal Civil, modificado por la Ley número 29364, declararon:
IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Víctor Raúl Linares Linares
y María Elena Alvarado Hermosa a fojas quinientos doce, contra la sentencia de fojas
cuatrocientos ochenta, de fecha veintidós de enero de dos mil dieciocho, emitida por la
Segunda Sala Civil con Subespecialidad Comercial de la Corte Superior de Justicia de
Lima; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial “El
Peruano”, bajo responsabilidad; en los seguidos por María Elena Alvarado Hermosa y
otro contra Julio César Chávez Meza y otros, sobre Anulación de Laudo Arbitral; y los
devolvieron. Integran esta Sala los Señores Jueces Supremos Huamaní Llamas, Salazar
Lizárraga y Calderón Puertas, por licencia de los Señores Jueces Supremos Romero Díaz,
Cabello Matamala y De La Barra Barrera. Ponente Señor Ordóñez Alcántara, Juez
Supremo.-

S.S.

2
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

HUAMANÍ LLAMAS
SALAZAR LIZÁRRAGA
CALDERÓN PUERTAS
ORDÓÑEZ ALCÁNTARA
CÉSPEDES CABALA

3
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 02

CAS. Nº 1729-2013 CUSCO.


SUMILLA:
La función de la donación es la transmisión de un bien a título gratuito sin que se espere
contraprestación por la transmisión; por ello, una vez que el bien ingrese dentro del
patrimonio de donatario el derecho tutelará su propiedad para que éste no se vea afectado
en el futuro sin justificación y, a consecuencia de esto, se vuelva impredecible el destino
del bien. Lima, siete de noviembre de dos mil trece.-

LA SALA CIVIL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE


LA REPÚBLICA:
Con los acompañados, vista la causa número mil setecientos veintinueve - dos mil trece,
en audiencia pública llevada a cabo en la fecha y producida la votación con arreglo a Ley,
emite la siguiente sentencia:

I. ASUNTO:

Viene a conocimiento de esta Suprema Sala, el recurso de casación interpuesto por la


demandada Laura Leonor Perales López, mediante escrito de fecha quince de abril de dos
mil trece obrante a fojas trescientos cuatro, contra la sentencia de vista contenida en la
resolución número veintitrés guión dos mil trece, de fecha veintiséis de marzo de dos mil
trece, que confirma la sentencia de primera instancia que declara fundada en parte la
demanda interpuesta por Ruth Yanet Urruchi Mora en nombre propio y en representación
de Diana Perales Urruchi y Willy Santiago Perales Urruchi, sobre nulidad de acto
jurídico; con lo demás que contiene.

II. ANTECEDENTES:

1. Demanda:

Por escrito de fojas cuarenta y dos, Ruth Yanet Urruchi Mora, en nombre propio y en
representación de Diana Perales Urruchi y Willy Santiago Perales Urruchi, interpone
demanda de nulidad de acto jurídico a fi n de que se declare la nulidad del acto jurídico y
del documento que lo contiene, comprendidos en la Escritura Pública de Reversión de
Donación de terreno, de fecha veintinueve de setiembre de dos mil seis, otorgada por
Elías Perales Rivero; asimismo, la ineficacia por inoponibilidad de las Escrituras Públicas
de Anticipo de Legitima de fecha cinco de diciembre de dos mil seis y Aclaración del
Anticipo de Legitima, de fecha veintidós de diciembre de dos mil seis, celebrados por
Elías Perales Rivero a favor de sus hijos Laura Leonor Perales López y José Luis Perales
López; acumulativamente solicita la cancelación del asiento de inscripción registral de la
Partida Electrónica número 02073048. Fundamenta su pedido señalando que el inmueble
ubicado en la avenida Los Incas del distrito de Wanchaq número ochocientos cuatro,
provincia y departamento del Cusco, era de propiedad de María Concepción Riverto

4
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Ricalde, quien se lo habría otorgado, vía testamento, al demandado Elías Perales Rivero,
lo que motivó que dicha persona y Gustavo Efraín Perales Abarca sostengan diversos
procesos judiciales, llegando a suscribir con fecha veintitrés de marzo de mil novecientos
noventa y dos la Escritura Pública de Transacción Extrajudicial y Donación de Terreno
con participación del hermano mayor de éstos, Guido Adrián Perales Abarca. Señala que
en dicho instrumento consta que Gustavo Efraín Perales Abarca reconoció el derecho de
propiedad del demandado Elías Perales Rivero y éste, a su vez, cedió una fracción de su
propiedad de setecientos metros cuadrados (700 m2), con sus linderos establecidos en la
cláusula tercera, procediendo luego Gustavo Perales Abarca a otorgar una Escritura
Pública de Anticipo de Legitima a favor de sus poderdantes y la menor Gabriela Perales
Urruchi con fecha treinta de diciembre de mil novecientos noventa y ocho. No obstante
lo expuesto -señala la demanda- Elías Perales Rivero procedió a otorgar escritura pública
de reversión de donación de terreno con fecha veintinueve de setiembre de dos mil seis,
dejando sin efecto la transacción extrajudicial, procediendo, luego, a otorgar escritura
pública de anticipo de legitima a favor de sus hijos Laura Leonor y José Luis Perales
López. La demandante Ruth Yanet Urruchi Mora señala que tal acto jurídico de reversión
es nulo pues siendo la transacción extrajudicial un acto jurídico bilateral, para dejarlo sin
efecto se requería la participación de todos y cada uno de los otorgantes, es decir, de
Gustavo Perales Abarca y Guido Perales Abarca, por lo que la falta de éstos hace que el
acto jurídico contenido en él sea nulo por adolecer de falta de manifestación de voluntad
de todos los agentes que deben intervenir en el acto, además porque carece de la
formalidad prevista en la Ley.

2. Contestación de la demanda:

Mediante escrito de fojas ciento veintiocho, Elías Perales Rivero contesta la demanda
señalando que erróneamente cedió una fracción del inmueble, situación que no se
encuentra inscrita en los Registros Públicos; indica que estando a que tiene dos hijos,
quienes tienen la calidad de herederos forzosos, no se les puede excluir de la herencia sin
causa legitima, por lo que suscribió la escritura pública de reversión de donación de
terreno puesto que al ceder parte de su terreno a su hermano, no tomó en cuenta la
condición de herederos forzosos de sus dos hijos, habiendo actuado de buena fe y
cumpliendo con lo dispuesto por el artículo 1631 de la norma sustantiva civil.

3. Puntos controvertidos:

Conforme aparece a fojas ciento ochenta y cuatro, se fijaron como puntos controvertidos
los siguientes: - Determinar si la escritura pública y acto jurídico que lo contiene de
reversión de donación de terreno de fecha veintinueve de setiembre de dos mil seis,
otorgada por Elías Perales Rivero, por ante el notario público Reynaldo Alvis Montañez,
está incurso en causal de nulidad contemplada en los incisos 3º, 4º y 8º del artículo 219
del Código Civil. - Determinar si la escritura pública y acto jurídico que lo contiene de
anticipo de legitima de fecha cinco de diciembre de dos mil seis y aclaración y declaración
de anticipo de legitima de fecha veintidós de diciembre de dos mil seis, ambos celebrados

5
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

ante notario público Rufo Gaona Cisneros, otorgado por Elías Perales Rivero a favor de
sus hijos Laura Leonor Perales López y José Luis Perales López son ineficaces por falta
de legitimidad para contratar de sus otorgantes y si, como consecuencia del mismo,
procede que se declare inoponible frente a los derechos de los actores. - Determinar si
como consecuencia de la nulidad procede la cancelación del asiento de inscripción
registral trece de la Partida Electrónica número 0207048 generado con motivo de dichos
actos jurídicos.

4. Resolución de primera instancia:

Culminado el trámite correspondiente, el Juez mediante resolución número diecisiete de


fojas doscientos tres, su fecha tres de setiembre de dos mil doce, declaró fundada la
demanda, fundamentando la misma en que para que proceda la reversión del acto de
donación contenido en la transacción extrajudicial debió concurrir la manifestación de
voluntad de ambos intervinientes, advirtiéndose que mediante escritura pública de fecha
veintinueve de setiembre de dos mil seis, de forma unilateral, el codemandado Elías
Perales Rivero declara revertir el acto de donación a favor de su hermano Gustavo Efraín
Perales. En consecuencia, el acto que contiene la escritura pública de reversión de
donación de terreno se encuentra incurso dentro de la causal de nulidad del acto jurídico
dado que en estricto, la denominada donación no era tal, al no tratarse en el fondo de un
acto jurídico unilateral y gratuito, dado que ambos otorgantes se realizaron concesiones
reciprocas con beneficio para ambos, por lo que el acto jurídico de reversión de donación
efectuado unilateralmente es nulo por falta de manifestación de voluntad de uno de los
agentes y lo es también el acto jurídico de anticipo de legitima realizado por el demandado
Elías Perales Rivero a sus hijos, pues entonces el demandado carecía del derecho de
propiedad sobre ese bien.

5. Fundamentos de la apelación:

Mediante escrito de fojas doscientos veintitrés, la demandada Laura Leonor Perales


López interpone recurso de apelación contra la sentencia de primera instancia señalando
que no se ha tenido en cuenta la existencia del proceso número 151-2007 sobre mejor
derecho de propiedad, sentencia de primera instancia confirmada por la Sala Superior,
que ha señalado que analizados los dos títulos, el documento de transacción y la donación,
éstos no cumplen los requisitos de validez establecidos en el artículo 1625 del Código
Civil que sanciona con nulidad su inobservancia; en consecuencia, no se puede declarar
la nulidad de reversión de la donación del terreno, si existe una declaración judicial
ejecutoriada que determinó que la escritura pública de transacción y donación son nulas.
Asimismo, en dicho proceso se determinó que los contratos de anticipo de legítima y
aclaración de diciembre de dos mil seis tienen plena validez y eficacia y tienen mejor
preferencia, por lo que no debió declararse fundada la demanda.

6. Resolución de segunda instancia:

6
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Elevados los autos en virtud del recurso de apelación interpuesto, la Sala Superior
confirmó la resolución de primera instancia, señalando que revisando el primer
considerando de la sentencia impugnada, se tiene que el Juez si ha meritado el proceso
número 2007-151, indicando que en dicho proceso no se discutió la validez del titulo,
sino que ello se discute en el presente proceso; asimismo refiere que no es cierto que
exista una sentencia que haya declarado nula la escritura de transacción, la que ha venido
produciendo efectos jurídicos. Finaliza la sentencia expresando que la apelante no ha
tomado en cuenta que la transacción extrajudicial y donación se suscribió en fecha
veintitrés de marzo de mil novecientos noventa y dos, mucho antes que el acto jurídico
de anticipo de legítima y aclaración, y la regularización de la escritura pública.

II. RECURSO DE CASACIÓN:


La Suprema Sala mediante la resolución de fecha tres de julio de dos mil trece ha
declarado procedente el recurso de casación interpuesto por la demandada Laura Leonor
Perales López, por la infracción normativa del articulo 139 incisos 3º, 5º y 6º de la
Constitución Política del Estado y del artículo 370 del Código Procesal Civil; al haber
sido expuestas las referidas infracciones con claridad y precisión, señalándose que habría
incidencia de ellas en la decisión impugnada.

III. CUESTIÓN JURÍDICA A DEBATIR:


En el presente caso, la cuestión jurídica en debate radica en determinar si se han infringido
las normas referidas al debido proceso y a la motivación de las resoluciones judiciales,
así como si se ha afectado el derecho a la pluralidad de instancias.

IV. FUNDAMENTOS DE ESTA SALA SUPREMA:

Primero:

Que, una de las funciones del derecho es dotar de seguridad a las relaciones jurídicas
entabladas entre los sujetos de derecho. Esta seguridad se verá expresada en la
predictibilidad de las consecuencias que se les asignan a los hechos y en la inmutabilidad
de las normas en el tiempo. De esta manera, de la misma forma que se prohíbe la
retroactividad y la ultractividad de las leyes, las relaciones que entablan los agentes
económicos y los sujetos deben anticiparse a las consecuencias que estos van a generar
en la realidad para que el tráfico económico no se exponga a la zozobra de la
incertidumbre.

Segundo:

Que, la función de la donación es la transmisión de un bien a título gratuito sin que se


espere contraprestación por la transmisión; por ello, una vez que el bien ingrese dentro
del patrimonio de donatario el derecho tutelará su propiedad para que éste no se vea
afectado en el futuro sin justificación y, a consecuencia de esto, se vuelva impredecible
el destino del bien.

7
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Tercero:

Que, el derecho, al establecer las pautas para que las donaciones se lleven a cabo, también
regula excepciones. De esta forma, vemos la aparición de ciertos supuestos en los cuales
el objeto de donación puede ser reintegrado a la esfera patrimonial del donante. Ello
ocurre, por ejemplo, en el caso de los artículos 1637 (revocación de la donación) y 1646
(donación por matrimonio). También este hecho se encuentra regulado en el artículo 1631
del Código Civil, estableciéndose allí cuándo procede la reversión de la donación a favor
del donante. Cuarto.- Que, en efecto, en el caso del artículo 1631 del Código Civil para
que la reversión pueda lograrse deben existir algunos requisitos. En primer lugar, se
requiere de una donación válidamente hecha y vigente al momento de realizarse la
reversión. En segundo lugar, el beneficiario deberá ser necesariamente el donante, no
pudiendo beneficiar a un tercero. Por último, la norma expresa: “Puede establecerse la
reversión solo...”. El uso de tal expresión -compatible con lo excepcional de la medida
supone que la reversión de la donación debe estar expresamente señalada, funcionado a
la manera de una cláusula con efecto resolutorio, en donde de verificarse lo estipulado, la
donación se revertirá regresando al patrimonio del donante, siempre y cuando se
verifiquen los otros requisitos necesarios antes descritos.

Quinto:

Que, atendiendo a lo señalado en el punto anterior, se ha dicho que “la reversión ha de


haber sido establecida, esto es, pactada, como parte inseparable del contrato de donación,
de manera que la donación nace al mundo jurídico sujeta a la vicisitud de ser reversible”
Se ha señalado también: “La naturaleza peculiar de la donación admite la aplicación de
un pacto en virtud del cual se limitan los efectos del contrato en forma tal que el o los
bienes donados retornan al patrimonio del donante” Esta postura encuentra concordancia
con la seguridad jurídica que se intenta brindar a través del derecho, ya que de permitirse
la reversión de las donaciones sin que exista un pacto de por medio, el título de propiedad
perteneciente al donatario podría verse afectado en cualquier momento, llegando a afectar
el derecho de terceros. Caso contrario ocurre en el supuesto de pactarse la reversión de la
donación en donde ya es de conocimiento de ambas partes, al momento de la suscripción
del acto jurídico de donación, que ésta puede verse afectada en el tiempo.

Sexto:

Que, por consiguiente, apreciándose que en el contrato de donación suscrito por Gustavo
Efraín Perales Abarca no se ha estipulado en forma expresa la cláusula de reversión de
donación, este dispositivo legal no podía ser utilizado, lo cual genera la nulidad del acto
contenido en la escritura pública de reversión de donación.

Sétimo:

8
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Que, de los argumentos alegados acerca de la incorrecta evaluación de la sentencia


expedida en el expediente número 151-2007, en donde se reconoce que la recurrente y su
hermano José Luis Perales López ostentan un derecho de propiedad preferente, debe
aclararse que el petitorio del presente proceso no comparte identidad con el del proceso
al cual se hace referencia. En efecto, para que exista identidad entre ambos procesos debe
verificarse la igualdad entre los sujetos, el objeto y la causa. Si bien se verifica la igualdad
entre sujetos, en lo que respecta a la identidad en el objeto, se observa que en el primero
de ellos el petitorio es establecer el mejor derecho de propiedad entre las partes, mientras
que aquí la pretensión es la de nulidad de la escritura pública que contiene el acto de
reversión de la donación así como las pretensiones accesorias de la declaración de la
ineficacia de la escritura pública de anticipo de la legítima y la cancelación del asiento
registral. Por último, en lo que atañe a la identidad en la causa, los hechos que
fundamentan ambas pretensiones difieren ampliamente. Así en el primer proceso se
observa la prioridad de los títulos; en cambio, aquí se discute la nulidad de uno de los
títulos de donde emana la propiedad. Al no verificarse la triple identidad en los procesos
no se afecta el derecho a la doble instancia, el debido proceso o las características
intrínsecas de la cosa juzgada.

Octavo:

Que, en esa perspectiva, lo que debe señalarse es que el expediente judicial al que se ha
hecho referencia sólo discutió los títulos tal cual existían en ese momento, siendo que
aquí lo que se controvierte es la validez de uno de los títulos presentados, por lo que se
está ante procesos distintos, advirtiéndose que en ningún caso existe sentencia judicial en
la que se haya discutido la validez de los actos jurídicos celebrados por las partes del
proceso.

Noveno:

Que, siendo ello así no se han infringido las reglas del debido proceso y la motivación de
las resoluciones judiciales, pues se ha respetado de manera escrupulosa el derecho de los
demandantes a ser oportunamente informados del proceso (emplazamiento, notificación,
tiempo razonable para preparar la defensa); el derecho a ser juzgado por un juez imparcial,
que no tenga interés en un determinado resultado del juicio; el derecho a tramitación oral
de la causa y a la defensa por un profesional (publicidad del debate); el derecho a la
prueba; el derecho a ser juzgado sobre la base del mérito del proceso; y el derecho al juez
legal. A lo expuesto debe añadirse que hay una motivación prolija en el fallo impugnado
que responde a cada una de las pretensiones impugnatorias formuladas (sentencia en el
expediente sobre mejor derecho de propiedad; pronunciamiento anterior sobre la validez
del título; posibilidad de reversión de la donación), debiéndose agregar que el Tribunal
Constitucional ha señalado que: “el derecho a la motivación de las resoluciones judiciales
no garantiza una determinada extensión de la motivación, por lo que su contenido
constitucional se respeta, prima facie, siempre que exista: a) fundamentación jurídica, que
no implica la sola mención de las normas a aplicar al caso, sino la explicación y

9
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

justificación de por qué tal caso se encuentra o no dentro de los supuestos que contemplan
tales normas; b) congruencia entre lo pedido y lo resuelto, que implica la manifestación
de los argumentos que expresarán la conformidad entre los pronunciamientos del fallo y
las pretensiones formuladas por las partes; y, c) que por sí misma exprese una suficiente
justificación de la decisión adoptada, aun si esta es breve o concisa, o se presenta el
supuesto de motivación por remisión”. Eso es precisamente lo que ha ocurrido aquí, pues
existe congruencia entre lo pedido y lo resuelto, hay fundamentación jurídica en los
términos señalados en la sentencia del Tribunal Constitucional y se ha expresado, como
se ha indicado en los considerandos precedentes, las razones de la decisión adoptada. Por
consiguiente, se ha dado respuesta a cabalidad a los fundamentos de la apelación, por lo
que tampoco se ha infringido el artículo 139 inciso 6º de la Constitución Política del
Estado y ni el artículo 370 del Código Procesal Civil.

V. DECISIÓN:

Por estos fundamentos y en aplicación del artículo 397 del Código Procesal Civil:
Declararon INFUNDADO el recurso de casación de fojas trescientos cuatro, interpuesto
por Laura Leonor Perales López; en consecuencia NO CASARON la sentencia de vista
de fecha veintiséis de marzo de dos mil trece, obrante a fojas doscientos sesenta y cinco;
DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano
conforme a ley; en los seguidos por Diana Perales Urruchi y otros contra Elías Perales
Rivero y otros, sobre nulidad de acto jurídico; interviniendo como ponente el Señor Juez
Supremo Calderón Puertas.- SS.

ALMENARA BRYSON,

HUAMANÍ LLAMAS,

ESTRELLA CAMA,

RODRÍGUEZ CHAVEZ,

CALDERÓN PUERTAS

10
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 03

TRIBUNAL: Corte Suprema


TIPO DE ACCIÓN O RECURSO: Casación en el fondo
FECHA DE PUBLICACIÓN: 26 de diciembre de 1903
REFERENCIA: RDJ I, 2ª Parte, Secc. 1a, P. 290
SUMILLA: Efecto retroactivo de la ley, derechos adquiridos, derecho de prenda
general de los acreedores.

1. HECHOS

A. Don Cirilo Didier otorgó un mutuo como deudor, con fecha 23 de septiembre
de 1987, con arreglo a las leyes vigentes a esa fecha. En conformidad a las leyes
vigentes al tiempo de pactarse el mutuo, el acreedor adquirió con el contrato la facultad
de embargar una parte del sueldo del deudor para pagarse del crédito.
B. En cuanto al sueldo de los empleados públicos únicamente se declaraban
embargables las dos terceras partes de dicho sueldo cuando este no excediese de 900
pesos y la mitad del exceso si subía de esta cantidad.
C. El acreedor usó de esta facultad al presentarse ejecutivamente contra Didier y
hacer trabar el embargo en 11 de diciembre de 1902, en la parte embargable del sueldo
fiscal del deudor, acto que fue consentido por el ejecutado.
D. A fines de abril de 1903 Didier ocurrió al Juzgado solicitando se declarase
alzado el embargo de su sueldo desde el 1º de marzo anterior y se ordenase a Castro
reintegrar las sumas que desde ese día hubiese percibido, pues el artículo 446 del
Código de Procedimiento Civil había derogado el artículo 1618 del Código Civil, que
permitía antes el embargo de una parte de los sueldos de los empleados.

2. JURISPRUDENCIA

a) Primera Instancia
i. Decisión: Se rechazó la demanda.
ii. Doctrina: -

b. Segunda Instancia
i. Decisión: Se confirmó la sentencia.
ii. Doctrina. -

c. Casación
i. Decisión: Se acogió el recurso.
ii. Doctrina:

11
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

“QUINTO: El derecho del acreedor así ejercitado no pudo considerarse, desde


entonces, como una simple facultad que, en general, le correspondiese por el contrato
de mutuo y a que pudiera poner término una ley posterior, sino que debe estimarse
como un derecho adquirido y perfecto o como un hecho legalmente realizado
con anterioridad al día en que empezó a regir la ley que declaró inembargable la
totalidad del sueldo de los empleados públicos o municipales y prohibió el cederlo
en cualquier forma y cantidad.

SEXTO: Que estos derechos adquiridos o actos ya verificados con arreglo a la antigua
ley deben subsistir bajo el imperio de la nueva con todos aquellos efectos que
sean consecuencia inmediata y necesaria de los mismos derechos o actos, a no ser que,
de un modo expreso, el mismo legislador, en el interés de modificar la situaciones antes
creadas, haya ordenado que las disposiciones de la nueva ley deban aplicarse también
a los efectos de los actos realizados con anterioridad a ella, extensión expresa que no
dio el legislador al artículo 466 del Código de Procedimiento Civil.

OCTAVO: Que, por consiguiente, con el embargo trabado en 11 de diciembre


de 1902 adquirió Castro el derecho de pagarse de su crédito con la parte
embargable del sueldo de Didier, hasta dejar íntegramente satisfecho el valor de la
deuda, quedando afectas a este pago todas las cantidades que en lo sucesivo se
fueren devengando y correspondieren a dicha parte embargable

DÉCIMO: Que el embargo permitido del sueldo, como sucede con cualquier
embargo de bienes futuros, consiste en un acto único, que se verifica una sola vez, sin
necesidad ni motivo para que se vaya repitiendo día a día o período a período de
tiempo, a medida que el sueldo se devengue […].

UNDÉCIMO: Que es manifiesto que la disposición del artículo 466 del Código de
Procedimiento Civil, en cuanto declara la inembargabilidad de los sueldos de los
empleados fiscales o municipales, no constituye una ley concerniente a la
sustanciación y ritualidad de los juicios que desde el momento de su
promulgación deba prevalecer sobre las anteriores acerca de la misma materia, sino
que es una disposición que tiene por objeto deslindar derechos y obligaciones
civiles de las personas […].

DÉCIMO CUARTO: Que de todo lo expuesto resulta que la sentencia de que se


recurre, al aplicar desde luego al embargo trabado en 1902 las disposiciones del
artículo 466 del Código de Procedimiento Civil, que principió a imperar sólo desde el
1º de marzo último, ha contrariado el artículo 9º del Código Civil […]”.

12
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 04

TRIBUNAL: Corte Suprema


TIPO DE ACCIÓN O RECURSO: Casación en el fondo
FECHA DE PUBLICACIÓN: 21 de diciembre de 1927
REFERENCIA: RDJ XXV, 2ª P., Secc. 1ª, P. 544
PARTES: Charles Sencon y Cía con A. R. Falabella y Cía
TEMAS CLAVE: Principio de territorio, Extraterritorialidad de la ley, teoría de la ley

1. HECHOS

a. Se demandó ejecutivamente por el cobro de dos letras de cambio giradas por los
ejecutantes y aceptadas por la demandada. Las Letras fueron emitidas en Inglaterra
en conformidad a la ley inglesa.
b. Se alegó por la ejecutada la falta de observancia a las normas del Código de
Comercio relativas a la materia.

2. JURISPRUDENCIA

a) Primera Instancia
i. Decisión: Se acogió la demanda.
ii. Doctrina: -

b. Segunda Instancia
i. Decisión: Se confirmó la sentencia
ii. Doctrina: -

c. Casación
i. Decisión:
ii. Doctrina
“11. Que esta causal se funda en la infracción de los artículos 14, 16 y 17 del Código
Civil y 113 del Código de Comercio;

12. Que el 1° de los artículos citados sólo establece un principio general, en el sentido
de que la ley es obligatoria para todos los habitantes de la República, incluso los
extranjeros, y no se determina en el recurso el motivo de su infracción;

13. Que de las mismas disposiciones de los artículos 16 y 17 del Código Civil, que
se estiman como infringidas se desprende que la forma de los instrumentos que se
otorgan en país extranjero se determina por la ley del lugar en que se extienden y se
refieren a todo acto o contrato que se celebre, conforme con el principio general de

13
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

derecho internacional privado, que se establece que la forma de los actos y


contratos se rige por la ley del lugar en que han sido otorgados; doctrina aplicable,
también, a las letras de cambio para establecer si ella es regular en cuanto a su forma,
en el país que fuere expedida;

14. Que si bien el artículo 113 del Código de Comercio dispone: “que todos los actos
concernientes a la ejecución de los contratos celebrados en el país extranjero y
cumplideros en Chile son regidos a la ley chilena, en conformidad a lo que se prescribe
en el inciso final del artículo 16 del Código Civil; y si, también, es verdad que los
efectos de un acto o contrato son los derechos que produce, no puede sostenerse que
haya habido infracción de las disposiciones citadas al desechar el tribunal sentenciador
la excepción, porque como ya se ha expresado, el fallo recurrido estableció como un
hecho de la causa que las letras de cambio extendidas en Inglaterra debían ser
consideradas como regulares en su forma; porque la ejecución se inició con el mérito
de las referidas letras, aceptadas por los ejecutados y no tachadas de falsedad en el
momento del protesto y en mérito de lo dispuesto en artículo 456 N° 4 del Código de
Procedimiento Civil; porque la ley impone al aceptante la obligación de pagar la letra
a la fecha de su vencimiento, sin tomar en consideración si se ha o no perfeccionado
el contrato de cambio por la transferencia de la letra a una tercera persona, como ya
se ha dejado establecido en este fallo al considerar otra de las infracciones señalada
por los recurrentes y finalmente, porque la parte ejecutada no fundó la excepción
opuesta en las razones que ahora hace valer en el recurso”.

14
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 05

TRIBUNAL: Corte Suprema, Primera Sala


TIPO DE ACCIÓN O RECURSO: Casación en el fondo
FECHA DE PUBLICACIÓN: 08 de octubre de 2009
REFERENCIA: FM 554 Jul. a Dic. 2010
PARTES: Inversiones y Servicios Lago Cabrera S.A. contra Andrade, José
TEMAS CLAVE: Costumbre, susceptibilidad de casación sustancial de la costumbre

1. HECHOS
a. Por instrumento privado de fecha 01 de febrero de 2006, se celebró un contrato
de promesa de compraventa entre don José Ramón Andrade Agüero, como promitente
vendedor, e Inversiones y Servicios Lago Cabrera S.A., actuando en nombre de don
Patricio Quilhot Palma, como promitente comprador sobre un inmueble de propiedad de
este último.
b. A cada una de las partes del contrato de promesa de compraventa celebrado con
fecha 01 de febrero de 2006 le corresponde pagar por concepto de honorarios, el 1% del
precio de venta, la cual en definitiva se concretó en la suma de $380.000.000.
c. La actora recibió de parte de la compradora la cantidad de $7.600.000, suma
equivalente al 2% del precio pactado en la compraventa del inmueble y que corresponde
a lo acordado por concepto de honorarios estipulados en la cláusula octava de la promesa
suscrita. Pago que fue efectuado sólo por uno de los obligados.
d. No se acreditó la existencia de alguna obligación pendiente respecto de los
honorarios ya sea adicionales a la acordada en el contrato de promesa, por concepto de
corretaje o algún otro título que se adeude a la actora, habiéndosele encargado a la
demandante solamente la redacción de los contratos y la compra de una propiedad para
un tercero.
e. La actora dedujo demanda en juicio ordinario sobre cobro de honorarios en
contra del demandado y vendedor, fundado en que es sabido que la costumbre mercantil
en corretaje de propiedades es que cada parte, comprador y vendedor, paga 2% del precio
de compraventa.
f. La actora Inversiones y Servicios Lago Cabrera S.A. no actúa en autos en
representación del comprador.

2. JURISPRUDENCIA
a. Primera Instancia
i. Decisión: -
ii. Doctrina: -
b. Segunda Instancia
i. Decisión: -
ii. Doctrina: -

c. Casación
i. Decisión: Se rechazó el recurso.

15
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

ii. Doctrina
NOVENO: Que en lo atinente a la posible infracción de la costumbre como causal
de casación en el fondo, corresponde decidir que nuestro legislador civil ha dispuesto,
en el artículo 2° del Código del ramo, que la costumbre constituye derecho en los casos
en que la ley se remite a ella, de forma tal que en las materias que dicha rama del
derecho regula, en principio la infracción de la costumbre puede dar lugar a un recurso
de casación en el fondo, pues en este evento es el mismo legislador el que la ha
llamado a regir una situación especial, procediendo, de esta forma, a integrarla al
ordenamiento jurídico.

Sin embargo, no es menos cierto que si bien la violación de la costumbre puede ser causal
de casación cuando la ley se remite a ella, su establecimiento o determinación es una
cuestión de hecho, que queda entregada a la competencia de los jueces del fondo, por
cuanto, su existencia no emana de un acto de autoridad, ni se expresa públicamente de
manera oficial, debiendo ser probada por las partes en el juicio.

No obstante lo anterior el Derecho Mercantil ha consignado normas especiales en cuanto


a la costumbre. Es así como el artículo 4° del Código de Comercio dispone: "Las
costumbres mercantiles suplen el silencio de la ley, cuando los hechos que las
constituyen son uniformes, públicos, generalmente ejecutados en la República o en
una determinada localidad, y reiterados por un largo especio de tiempo, que se
apreciará prudencialmente por los juzgados de comercio".

Si bien la costumbre es supletoria y, por lo mismo, complementaria a la ley, rigiendo


los aspectos que no han sido normados por el legislador, ésta tiene una procedencia
general y no sólo cuando la ley se remite a ella, exigiéndose que los hechos que la
constituyen reúnan caracteres de uniformidad, publicidad, ejecución local o nacional,
estabilidad y reiteración en el tiempo, todos aspectos de hecho que deben ser apreciados
prudencialmente por los jueces, de forma que, en estas condiciones, quedan excluidas
de ser denunciada su violación por medio de un recurso de casación en el fondo.

Esta exclusión se produce tanto por estar relacionada con elementos fácticos, como
por entregarse al magistrado la apreciación prudencial de los mismos, esto es,
discerniendo y distinguiendo lo correcto para ajustarse a ello con moderación y
cautela.

Es más, en este preciso campo, el legislador incluso ha dispuesto la forma como la


costumbre debe ser acreditada en el juicio. En efecto, el artículo 5° del Código de
Comercio preceptúa: "No constando a los juzgados de comercio que conocen de una
cuestión entre partes la autenticidad de la costumbre que se invoque, sólo podrá ser
probada por alguno de estos medios:"

16
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

"1°Por un testimonio fehaciente de dos sentencias que, aseverando la existencia de la


costumbre, hayan sido pronunciadas conforme a ella;"

"2° Por tres escrituras públicas anteriores a los hechos que motivan el juicio en que debe
obrar la prueba."

Sin embargo, el evento reglado por la norma recién transcrita no es el concurrente en


la especie, pues los magistrados de la instancia afirmaron constarles la costumbre
basada en la noción de "perdida tolerable" o "derrame usual de la carga", resultando,
en consecuencia, improcedente su prueba.

En tales circunstancias justamente cobra aplicación el artículo 6° del Código de


Comercio que la recurrente ha denunciado como transgredido, norma que previene: "Las
costumbres mercantiles servirán de regla para determinar el sentido de las palabras o
frases técnicas del comercio y para interpretar los actos o convenciones mercantiles",
actividad que precisamente desplegaron los magistrados del fondo y que, como se ha
expresado, queda excluida de la competencia de esta Corte de Casación, por ser una
cuestión de hecho, razón por la cual no pude concluirse que ha existido en el caso en
análisis ha mediado la infracción aludida”.

17
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 06

CAS. N° 1763‐2009

LA LIBERTAD PAGE 1
LIMA, DOCE DE NOVIEMBRE DE DOS MIL NUEVE.

LA SALA CIVIL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE


LA REPÚBLICA; vista la causa número mil setecientos sesenta y tres – dos mil nueve;
con los acompañados; en audiencia pública de la fecha y producida la votación con
arreglo a Ley, emite la siguiente sentencia:
1. MATERIA DEL RECURSO:

Se trata del recurso de casación interpuesto por la demandada María Natividad Fernández
Sánchez, contra la sentencia de vista de fojas doscientos veintitrés, su fecha catorce de
enero del presente año, que revoca la apelada de fecha veinticuatro de junio del dos mil
ocho y reformándola declara fundada la demanda de ineficacia de acto jurídico promovida
por el demandante Mauro Moreno Valdez.

2. FUNDAMENTOS POR LOS CUALES SE HA DECLARADO


PROCEDENTE EL RECURSO:
Mediante resolución de fecha ocho de abril del año en curso, que corre glosada en el
cuadernillo de casación, esta Sala Civil Permanente, ha concedido el recurso de casación
únicamente por la causal prevista en el inciso 1° del artículo 386 del Código Procesal
Civil, interpretación errónea de una norma de derecho material, respecto de la cual,
básicamente expone: que la Sala Superior interpretó erróneamente el artículo 195 del
Código Civil, ya que estableció que “La carga de la prueba de la ausencia de fraude recae
en la parte demandada” debiendo considerar que los requisitos para que proceda la acción
pauliana contra actos posteriores al nacimiento del crédito son: el evento damni y la mala
fe del tercero, siendo que si los demandados no prueban la existencia del perjuicio o
bienes libres suficientes y el demandante prueba la mala fe del tercero, la demanda es
fundada, no pudiendo invertirse la carga de la prueba al tercero adquiriente, máxime que
conforme a la legislación civil, la buena fe se presume y la mala fe se prueba, resultando
como interpretación correcta que al demandante le corresponde probar la existencia del
crédito, la existencia del acto con que el deudor ha disminuido su patrimonio perjudicando
el cobro de su crédito, que estos actos sean posteriores al acto que originó el crédito y que
el tercero haya actuado de mala fe, conociendo del perjuicio causado al acreedor o estando
en razonable situación de conocer la existencia del crédito o de no ignorarlo.

3. CONSIDERANDO:

Primero.‐ Según lo establecido en el artículo 384 del Código Procesal Civil (aplicable
ultractivamente en el presente proceso, en virtud de la primera disposición final de la Ley
29364), el recurso extraordinario de casación tiene por fines esenciales la correcta

18
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

aplicación e interpretación del derecho objetivo, así como la unificación de la


jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia; por tanto este Tribunal Supremo
sin constituirse en una tercera instancia procesal, debe cumplir su deber pronunciándose
acerca de los fundamentos del recurso, por la causal declarada procedente.

Segundo.‐ El presente proceso civil, ha sido promovido por el actor con la finalidad de
que se declare la ineficacia de la compraventa celebrada por Joseph Guadalupe Alfaro y
María Virginia Claudet Fernández, a favor de María Natividad Fernández Sánchez,
mediante escritura pública de fecha veinte de junio de mil novecientos noventa y ocho,
respecto del inmueble ubicado en Calle cuatro Manzana K Lote trece de la Urbanización
San Vicente, Distrito y Provincia de Trujillo; y del contrato de donación otorgado por
María Natividad Fernández Sánchez a favor de Joseph Guadalupe Alfaro, mediante
Escritura Pública de fecha primero de agostos del dos mil, respecto del mismo bien
inmueble; ello debido a que el contrato de alquiler de un cargador frontal Michigan que
celebró con María Virginia Claudet Fernández, fue resuelto en fecha primero de
noviembre de mil novecientos noventa y siete, por decisión de la propietaria, por lo que,
aquella está en obligación de devolver la sumas de dinero entregadas, como la demandada
no cumplió con devolver el dinero, promovió pro ceso de devolución de precio, el cual,
terminó con sentencia firme que ordena que la demandada devuelva la suma de siete mil
dólares americanos más intereses; empero, para perjudicar el cobro de la acreencia los
primeros demandados transfirieron la propiedad del inmueble de su propiedad por el
preciso de quince mil dólares americanos a favor de María Natividad Fernández Sánchez,
mediante Escritura Pública de fecha veinte de junio de mil novecientos noventa y ocho y
luego en fecha primero de agosto del dos mil la compradora lo da en donación a su
vendedor Joseph Guadalupe Alfaro; mediante estas operaciones los demandados se
desprenden de su patrimonio para imposibilitar la satisfacción de su crédito y además
modifica la calidad de bien social del inmueble, para convertirlo en un bien propio de su
cónyuge; por lo que debe declararse la ineficacia de tales actos respecto del actor.

Tercero.‐ Admitida la demanda y sustanciada la litis con arreglo a ley, en fecha


veinticuatro de junio del dos mil ocho el Primer Juzgado Civil de Trujillo, ha pronunciado
sentencia declarando infundada la demanda básicamente debido a que si bien se ha
acreditado el acto de disminución patrimonial inmobiliaria que perjudica el cobro del
crédito del demandante; no se ha acreditado que el tercero (María Natividad Fernández
Sánchez) haya tenido conocimiento de los perjuicios al derecho del acreedor o que haya
estado en razonable situación de conocerlo; apelada que fue la sentencia de primera
instancia, en la fecha catorce de enero del año en curso la Tercera Sala Civil de la Corte
Superior de Justicia de La Libertad, ha revocado la apelada y reformándola declara
fundada la demanda, en consecuencia, ineficaces respecto del actor los contratos materia
de la demanda, ello debido a que se ha acreditado los actos jurídicos materia de ineficacia
son posteriores al crédito del demandante, que dichos actos jurídicos disminuyen
totalmente el patrimonio inmobiliario de la deudora y que existe perjuicio al cobro del
crédito del actor; además que de la conducta de los demandados se advierte que han
actuado de mala fe al celebrar primero un contrato oneroso y posteriormente uno gratuito,

19
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

a sabiendas del perjuicio que se acusaba al demandante, pues, es inverosímil que los
vendedores den en venta el inmueble por un precio menor al de adquisición y que
posteriormente la compradora lo done a favor de uno de sus vendedores; por tanto, la
compradora María Natividad Fernández Sánchez, no puede estar beneficiada por la buena
fe prevista en el artículo 197 y el artículo 2014 del Código Civil; máxime que la
demandada no ha acreditado la ausencia de fraude como lo dispone el artículo 195 del
Código Civil.

Cuarto.‐ En el recurso de casación la impugnante denuncia, que la sentencia de vista


interpreta erróneamente el artículo 195 del Código Civil in fine, pues se habría establecido
que la carga de la prueba, en cuanto a la ausencia de fraude recae en la parte demandada
y que por el contrario, si el demandante no prueba la existencia del perjuicio y la mala fe
del tercero, la demanda es infundada, no pudiendo invertirse la carga de la prueba al
tercero adquiriente.

Quinto.‐ Con relación a los fundamentos del recurso de casación, por la causal sustancial,
debe tenerse en cuenta que la acción revocatoria conocida también como acción pauliana,
prevista en el artículo 195 del Código Civil, está orientada a garantizar la realización de
un crédito, que se ve afectado por un acto jurídico de disposición del patrimonio de su
deudor; por esta razón, el Código sustantivo ha previsto que el acreedor, puede invocar
que se declaren ineficaces respecto de él los actos gratuitos u onerosos de su deudor por
los cuales renuncie a derechos o disminuya su patrimonio perjudicando el cobro del
crédito.

Sexto.‐ Ahora bien, en cuanto a la carga de la prueba, en el caso de actos onerosos de


Disposición del patrimonio, que son posteriores al crédito, la norma en referencia ha
previsto que corresponde al acreedor probar: a) la existencia del crédito y b) que el tercero
conocía del perjuicio a los derechos del acreedor o que ha estado en razonable situación
de conocerlos, o de no ignorarlos; en tanto que al deudor y al tercero corresponde la
prueba de la inexistencia del perjuicio, o que existen bienes libres suficientes para
garantizar la satisfacción del crédito.

Sétimo.‐ En el que en el presente caso, ha quedado establecido en las instancias de mérito


que la impugnante conocía la preexistencia del crédito y que ha actuado de mala fe al
celebrar los contratos, materia de la demanda, a sabiendas del perjuicio que se causaba al
demandante, por tanto, no se puede alegar que en el presente caso se ha incurrido en
Interpretación errónea del artículo 195 del Código Civil, pues queda claro, que la ratio
decidendi, de la sentencia de vista, constituye el convencimiento de que se ha acreditado
que los demandados han actuado de mala fe, con conocimiento que la disminución del
patrimonio perjudicaba el crédito del actor; sin que la alegada inversión de la carga de la
prueba haya resultado determinante para la decisión de amparar la pretensión del actor.

20
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

4. DECISIÓN:

Por tales consideraciones, y en aplicación de lo dispuesto por el artículo 397 del Código
Procesal Civil:

Declararon INFUNDADO el recurso de casación de fojas doscientos treinta y tres, en


consecuencia, NO CASAR la Sentencia de Vista de fojas doscientos veintitrés, su fecha
catorce de enero del año en curso, emitida por la Tercera Sala Civil de la Corte Superior
de Justicia de La Libertad.

CONDENARON a la parte recurrente al pago de la multa de una Unidad de Referencia


Procesal; así como al de las costas y costos en la tramitación de este recurso.

DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial “El


Peruano”, bajo responsabilidad; en los seguidos por Mauro Moreno Valdez, sobre
ineficacia de actos jurídicos; intervino como Juez Supremo el señor Álvarez López; y los
devolvieron.‐

ALMENARA BRYSON PALOMINO

GARCÍA CASTAÑEDA SERRANO

ARANDA RODRÍGUEZ ÁLVAREZ LÓPEZ

21
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 07

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL PERMANENTE

AUTO CALIFICATORIO DEL RECURSO


CASACION N° 2242-2018
LIMA
SUMILLA: DESALOJO POR OCUPACIÓN PRECARIA

Lima, veinticuatro de agosto de dos mil dieciocho.-

VISTOS; y, CONSIDERANDO:

Primero: Viene a conocimiento de este Supremo Tribunal el recurso de casación de fecha


once de mayo del presente año, interpuesto a fojas doscientos quince, por Agustín
Canepa Alfaro, contra la sentencia de vista de fecha veintisiete de marzo de dos mil
dieciocho, obrante a fojas ciento noventa y uno, que Confirmó la resolución de primera
instancia de fecha veintiséis de octubre de dos mil dieciséis, obrante a fojas ciento nueve,
que declaró Fundada la demanda; en los seguidos por el Banco de Crédito del Perú, sobre
desalojo por ocupación precaria; por lo que deben examinarse los requisitos de
admisibilidad y procedencia de dicho medio impugnatorio, conforme a lo previsto en los
artículos 387 y 388 del Código Procesal Civil y su modificatoria mediante Ley N° 29364.

Segundo: Verificando los requisitos de admisibilidad regulados en el artículo 387 del


Código Procesal Civil, modificado por la ley citada, se advierte que el presente recurso
cumple con tales exigencias, esto es: i) Se recurre una resolución expedida por la Sala
Superior que, como órgano de segundo grado, pone fin al proceso; ii) Se ha interpuesto
ante el órgano jurisdiccional que emitió la resolución impugnada; iii) Fue interpuesto
dentro del plazo de los diez días de notificado con la resolución recurrida, pues se verifica
que al recurrente se le notificó la resolución impugnada el tres de mayo de dos mil
dieciocho y el recurso de casación se formuló el once del mismo mes y año; y, iv) Cumple
con adjuntar la tasa judicial por recurso de casación.

Tercero: Que, previo al análisis de los requisitos de fondo, es necesario precisar que el
recurso de casación es un medio impugnatorio extraordinario de carácter formal, que
sólo puede fundarse en cuestiones eminentemente jurídicas y no en cuestiones fácticas o
de revaloración probatoria, es por ello que este recurso de casación tiene como fines la
adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto y la unificación de la
jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia; en ese sentido, debe
fundamentarse de manera clara, precisa y concreta, indicando en qué consiste la
infracción normativa y cuál es la incidencia directa de ésta sobre el fallo, así como precisar
cuál sería su pedido casatorio, si es revocatorio o anulatorio.

22
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Cuarto: En ese orden de ideas, corresponde verificar el cumplimiento de los requisitos


de procedencia, con arreglo a lo dispuesto por el artículo 388 del Código Procesal Civil,
modificado por la Ley mencionada.

a) Se advierte que el impugnante no consintió la resolución de primera instancia que fue


desfavorable a sus intereses, según fluye del recurso de apelación, obrante a fojas ciento
diecinueve, por lo que cumple con este requisito.

b) En cuanto a la descripción con claridad y precisión de la infracción normativa o el


apartamiento del precedente judicial, referido en el inciso 2, del artículo 388 citado, se
tiene que el recurrente denuncia la

Contravención de las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o a la


infracción de las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales,
Alega que la Sala Superior no ha tomado en cuenta para resolver su recurso de apelación,
la norma contenida en el artículo 446 inciso 6 del Código Procesal Civil; que establece la
Excepción de Falta de Legitimidad para Obrar del demandado, indica que, dedujo la
excepción de falta de legitimidad para obrar pasiva (que se presentaba en su condición de
demandado); y que constituye una causal, por la cual se ha debido desestimar el desalojo
interpuesto por el banco demandante contra su persona, que es objeto de la demanda
materia de la presente litis. Agrega que a su entender, ni el Juzgado ni la Sala Superior,
han analizado debidamente la excepción deducida, mediante la cual ha solicitado, que se
declare sin lugar la pretensión del Banco de Crédito del Perú, por carecer, (el recurrente),
de legitimidad procesal para ser demandado en el presente proceso, señala que tal como
lo acreditó con la copia del Acta de Lanzamiento de fecha nueve de enero de dos mil
nueve; (la misma que obra en autos, y que no ha sido debidamente valorada por el Juzgado
ni por vuestra Sala); el recurrente en la precisada fecha, fue objeto de una diligencia de
lanzamiento con motivo de la adjudicación, que se ordenara en la vía judicial, respecto
del inmueble materia del presente proceso, a favor del Banco de Crédito del Perú,
finamente sostiene que al interponer la presente demanda en su contra, el Banco de
Crédito del Perú ha venido aseverando, (sin haberlo descrito de manera expresa); que el
recurrente habría cometido delito de usurpación, al haber tomado ilegítima posesión del
inmueble, del cual fuera lanzado en el año dos mil nueve. Afirmación que no ha sido
probada, y ni siquiera tomada en cuenta por la autoridad judicial.

Quinto: En el presente caso, como se desprende del tenor del considerando anterior, no
se especifica infracción normativa alguna de un dispositivo legal o constitucional, muy
por el contrario su recurso se encuentra orientado a que se realice una nueva calificación
de los hechos y se revaloren los medios probatorios, para poder obtener una decisión
favorable a su parte, sin tomar en cuenta que el recurso de casación no se constituye en
una tercera instancia donde se puedan ventilar tales circunstancia por ser contrario a sus
fines. Tampoco sustenta en que ha consistido la afectación al debido proceso y a la tutela
jurisdiccional efectiva, quedando como una mera alegación, pues el proceso se ha llevado

23
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

por sus cauces normales, respetándose el derecho a la defensa, a la prueba, la doble


instancia, etc. Cuando cita el artículo 139 incisos 3 y 5 de la Constitución Política del
Estado que reconoce las garantías del debido proceso y la debida motivación de
resoluciones judiciales, solo hace referencia a cuestionamientos que ya han sido
claramente dilucidadas por la Sala Superior en la sentencia impugnada; no precisándose
ni apreciándose vicio alguno que pueda calificarse como infracción o violación al debido
proceso.

Sexto: Debe precisarse que el recurso casatorio exige de una mínima técnica casacional,
la que tampoco ha sido satisfecha por el impugnante, puesto que la interposición del
recurso de casación no implica una simple expresión de hechos y dispositivos legales,
carente de sustentación clara y precisa, en la que no se llegue a razonar y concretar cómo
y por qué la sentencia recurrida infringe una norma; y es que esta técnica casacional no
se satisface con la mera mención formal de normas jurídicas, relacionadas en mayor o
menor medida con el objeto de la controversia, como se fundamenta en el presente
recurso, sino que debe argumentar con claridad y precisión la incidencia directa de la
infracción sobre la decisión impugnada, lo que no se ha cumplido, pretendiendo con el
recurso en realidad, la modificación de las conclusiones llegadas por las instancias de
mérito. En suma, se observa una resolución suficientemente motivada que resuelve la
causa conforme al mérito de lo actuado y al derecho, cumpliendo con las garantías del
debido proceso y con lo señalado en el artículo III del Título Preliminar del Código
Procesal Civil, razones por las cuales el recurso debe ser desestimado.
Por los fundamentos expuestos y de conformidad con el artículo 392 del Código
Procesal Civil: Declararon IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto a
fojas doscientos quince, por Agustín Canepa Alfaro, contra la sentencia de vista de
fecha veintisiete de marzo de dos mil dieciocho, obrante a fojas ciento noventa y uno;
MANDARON publicar la presente resolución en el Diario Oficial “El Peruano” bajo
responsabilidad; en los seguidos por el Banco de Crédito del Perú, sobre desalojo por
ocupación precaria; y los devolvieron. Por licencia del señor Juez Supremo Hurtado
Reyes integra este Supremo Tribunal la señora Jueza Suprema Céspedes Cabala.
Interviene como ponente el señor Juez Supremo Távara Córdova.

SS.
TÁVARA CÓRDOVA
HUAMANÍ LLAMAS
SALAZAR LIZÁRRAGA
CALDERÓN PUERTAS

CÉSPEDES CABALA

24
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 08

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL PERMANENTE
CASACIÓN N° 3519 - 2017
PUNO
SUMILLA: INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y PERJUICIOS
Lima, tres de julio de dos mil dieciocho.-

VISTOS: Con el escrito de subsanación de fecha veinticuatro de abril de dos mil


dieciocho y la razón emitida por el Secretario de esta Sala Suprema de fecha cuatro de
mayo de dos mil dieciocho; y, CONSIDERANDO:

Primero.- Viene a conocimiento de esta Sala Suprema el recurso de casación interpuesto


por el demandado Félix Roberto Huanca Serruto (fojas mil setecientos treinta y dos),
contra la sentencia de vista de fecha treinta de mayo de dos mil diecisiete (fojas mil
setecientos tres), que confirmó la sentencia de primera instancia de fecha veinte de octubre
de dos mil quince (fojas mil cuatrocientos cincuenta y cinco), que declaró fundada la
demanda sobre indemnización por daños y perjuicios en todos sus extremos; recurso
impugnatorio cuyos requisitos de admisibilidad y procedencia deben ser verificados de
conformidad con la modificatoria establecida en la Ley N° 29364.

Segundo.- En tal sentido, verificados los requisitos de admisibilidad previstos en el


artículo 387 del Código Procesal Civil, modificado por Ley Nº 29364, se tiene que el
presente recurso cumple con dichos requisitos, esto es: I) Se impugna una resolución
expedida por la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Puno, que como órgano de
segundo grado, pone fin al proceso; II) Se ha presentado ante la misma Sala Superior que
expidió la sentencia impugnada; III) Ha sido interpuesto dentro del plazo de diez días de
notificado con la resolución impugnada, conforme a las cédulas de notificación de fojas
mil setecientos veintiocho, pues fue notificado el uno de junio de dos mil diecisiete y
presentó su recurso el quince de junio del mismo año; y, IV) Cumple con adjuntar el
arancel judicial correspondiente, conforme se observa a fojas noventa y seis del cuaderno
de casación.

Tercero.- Respecto al requisito de procedencia previsto en el inciso 1 del artículo 388 del
Código Procesal Civil, modificado por la Ley acotada, se advierte que el recurrente
impugnó la sentencia expedida en primera instancia que fue desfavorable a sus intereses,
conforme se observa a fojas mil quinientos siete y mil quinientos ochenta, por tanto
cumple esta exigencia.

Cuarto.- En el presente caso, la controversia gira en torno a la indemnización por daños


y perjuicios solicitada por la Contraloría General de la República por inejecución de
obligaciones a favor del Estado ascendente a la suma de trescientos treinta y nueve mil
doscientos treinta y cinco soles (S/. 339,235.00) más el pago de intereses y costas

25
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

procesales, en contra de Dionicio Coronado Cachicatari, Ubaldo Apaza Acero, Mary


Sandra Lino Talavera, Jesús Alfredo Marín Valdivia, Félix Roberto Huanca Serrato y
Marcos Maldonado Sucari.

Quinto.- Para establecer el cumplimiento de los requisitos contenidos en los incisos 2 y


3 del artículo 388 del Código Procesal Civil, es necesario que el recurrente señale en qué
consiste la infracción normativa denunciada o el apartamiento inmotivado del precedente
judicial. En el presente medio impugnatorio se denuncia:

i) Infracción normativa del artículo 139, inciso 5, de la Constitución Política del


Estado y del artículo 12 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Arguye que existe
deficiencia en la motivación interna y externa de la sentencia de vista, pues estima la
demanda bajo un razonamiento erróneo, sin tomar en cuenta los argumentos expuestos
por el recurrente en su escrito de apelación, en tanto expone las razones que demuestran
su falta de responsabilidad en la inejecución de obligaciones que se le atribuye, o en su
defecto que su responsabilidad es menor frente a los demás demandados. Alega que la
Sala Superior no puede afirmar que el propósito del recurrente es evadir su
responsabilidad sólo porque indicó que se le notificó con la Resolución Gerencial N° 132-
2010-MPP/GM el dieciséis de abril de dos mil diez, además esa fecha es la que se debe
tomar en cuenta ya que resulta posterior al vencimiento del plazo de entrega establecido
en el contrato (veinticuatro y veinticinco de marzo de dos mil diez), en tanto mediante
esa resolución se le asigna nuevamente como miembro de la comisión de recepción, lo
que hace presumir que la entidad edil amplió el plazo que la contratista tenía para hacer
entrega de las maquinarias respectivas de lo contrario ya no hubiera emitido nueva
resolución gerencial modificando la Resolución Gerencial N° 121-2010-MPP/GM, pues
hubiera optado por resolver el contrato y aplicar la penalidad que correspondía. Sostiene
que no se le puede atribuir la inobservancia del plazo convenido en el contrato y las bases,
máxime si hubo dos solicitudes de ampliación del plazo que no fueron materia de
pronunciamiento por los funcionarios responsables, por lo que operó el artículo 175 del
Reglamento de la Ley de Contrataciones del Estado, siendo ello así el pago de una
indemnización correspondería a los funcionarios que estaban a cago hasta antes del
vencimiento del plazo previsto en el contrato y bases de la licitación.

ii) Infracción normativa del artículo 165 del Reglamento de la Ley de


Contrataciones del Estado. Señala que el mencionado artículo no se pronuncia sobre las
personas que están potencialmente llamadas a pagar la indemnización, por lo que en
aplicación del principio de responsabilidad individual no basta alegar que se incumplió
una obligación, sino que tal incumplimiento sea imputable al deudor y produzca perjuicio,
que en el caso de autos no se señala, además debe tenerse en cuenta que toda la maquinaria
se encontraba en perfecto estado. Indica que la Municipalidad no desembolsó ningún
monto adicional a lo establecido en el contrato, de manera que no hubo daño ni perjuicios,
si bien la penalidad debía ejecutarse, ello no implica lucro cesante ni daño emergente.

26
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Sexto.- Previo a la verificación de los requisitos de procedencia, debe indicarse lo


siguiente:

1. La casación es el recurso extraordinario que tiene como objeto que la Corte


Casatoria anule resoluciones que ponen fin al proceso y que contienen vicios de derecho
que interesan al orden público subsanar.
2. Recurso extraordinario es aquel que la ley concede a las partes después de haberse
cumplido con el principio de la doble instancia. Se trata de un recurso porque es un medio
de “transferir la queja expresiva de los agravios” y resulta extraordinario por estar
limitados los motivos para su interposición, “por ser limitadas las resoluciones judiciales
contra las que puedan interponerse” y porque su estudio “se limita a la existencia del vicio
denunciado”.
3. La casación impide reexaminar el íntegro de la sustancia debatida: se trata
esencialmente de una jurisdicción de derecho que no permite modificar los juicios de
hecho (salvo los casos que tengan que ver con la relación procesal, los errores in
procedendo o el control de la logicidad) y por ello no constituye una tercera instancia
judicial.
4. Finalmente, cuando la norma alude a infracción normativa hace referencia a las
equivocaciones que pudieran existir en la sentencia impugnada sobre la correcta
aplicación del derecho objetivo, las que deben describirse con claridad y precisión,
debiéndose señalar que cuando se indica que debe demostrarse la incidencia directa de la
infracción sobre la decisión impugnada, lo que hace es señalar que el impugnante tiene
que establecer una relación de correspondencia entre los fundamentos de la resolución
que rebate y las infracciones que menciona.

Son estos los parámetros que se tendrán en cuenta al momento de analizar el recurso.

Sétimo.- Del examen de la argumentación expuesta por el recurrente se advierte que no


se cumple con los requisitos exigidos en los numerales 2 y 3 del artículo 388 del Código
Procesal Civil ya que no cumple con demostrar la incidencia directa de las infracciones
denunciadas frente a la decisión impugnada, pues:

i.Las instancias de mérito han determinado que conforme a la Resolución Gerencia N° 121-
2010-MPP/GM todos los miembros de la comisión tienen la responsabilidad de dar la
conformidad de la recepción de la maquinaria según el contrato de las Bases
Administrativas Suscritas y Aprobadas, no habiéndose demostrado de modo alguno que
el recurrente se encuentre exento de esta responsabilidad.
ii.Se tiene que la Novena Disposición Final de la Ley N° 27785 define la responsabilidad
civil en la que pueden incurrir los servidores o funcionarios en ejercicio de sus funciones,
estableciéndose de manera expresa que la obligación de resarcimiento es de carácter
contractual y solidaria, estando a ello la Sala Superior no ha cometido incongruencia
alguna ni emitido pronunciamiento extra pepita.
iii.Cabe resaltar que el recurrente, al ser miembro de la Comisión, no ha advertido el
incumplimiento del plazo de entrega de los bienes de la prestación debida a la

27
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Municipalidad Provincial de Puno, emitiendo un informe dando conformidad de la


entrega de aquellos, lo que originó que se impida la ejecución de penalidades por el
importe señalado en la demanda, éste es el perjuicio.
iv.Por lo demás, pretende una revaloración de medios probatorios, lo que no es posible
realizar en sede casatoria, en atención a los fines establecidos en el artículo 387 del
Código Procesal Civil, siendo así esta causal también deviene en improcedente.

Octavo.- Que, respecto a la exigencia prevista en el inciso 4 del referido artículo 388, si
bien el recurrente cumple con indicar que su pedido casatorio es anulatorio, ello no es
suficiente para atender el recurso materia de calificación; en virtud a lo dispuesto en el
artículo 392 del Código Procesal Civil, norma que prescribe que los requisitos de
procedencia de este recurso extraordinario son concurrentes.

Por las razones expuestas y en aplicación de lo previsto en el artículo 392 del Código
Procesal Civil, modificado por la Ley N° 29364: Declararon IMPROCEDENTE el
recurso de casación interpuesto por el demandado Félix Roberto Huanca Serruto (fojas
mil setecientos treinta y dos), contra la sentencia de vista de fecha treinta de mayo de dos
mil diecisiete (fojas mil setecientos tres); DISPUSIERON la publicación de la presente
resolución en el Diario Oficial “El Peruano”, bajo responsabilidad; en los seguidos por la
Contraloría General de la República, sobre indemnización por daños y perjuicios.
Interviniendo como ponente el señor Juez Supremo Calderón Puertas. Por vacaciones
del señor Juez Supremo Távara Córdova integra esta Sala Suprema la señora Juez
Supremo Céspedes Cábala.-
SS.

HURTADO REYES

HUAMANÍ LLAMAS

SALAZAR LIZÁRRAGA

CALDERÓN PUERTAS

CESPEDES CABALA

Ymbs/Maam

28
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 09

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL PERMANENTE
CASACIÓN N° 1946-2018
LIMA NORTE
SUMILLA: RESOLUCIÓN DE CONTRATO RESTITUCIÓN-
INDEMNIZACIÓN

Lima, quince de agosto de dos mil dieciocho.-

VISTOS; y, CONSIDERANDO:
Primero.- Que, viene a conocimiento de esta Sala Suprema el recurso de casación
interpuesto por la demandada Alcira Nancy Arce Flores (página doscientos cuarenta y
cuatro), contra la sentencia de vista de fecha veinte de diciembre de dos mil diecisiete
(página doscientos treinta y cuatro), que confirmó la sentencia de primera instancia de
fecha diez de abril de dos mil diecisiete (página ciento setenta y uno), que declaró fundada
en parte la demanda de resolución de contrato y otros e integraron dicha sentencia; recurso
impugnatorio cuyos requisitos de admisibilidad y procedencia deben ser verificados de
conformidad con la modificatoria establecida en la Ley N° 29364.

Segundo.- Que, en tal sentido, en cuanto a los requisitos de admisibilidad previstos en el


artículo 387 del Código Procesal Civil, modificado por la Ley citada, se tiene que el
presente recurso cumple con tales exigencias, esto es: I) Se impugna una resolución
expedida por la Segunda Sala Civil Permanente de la Corte Superior de Justicia de Lima
Norte que, como órgano de segundo grado, pone fin al proceso; II) Se ha presentado ante
la misma Sala Superior que expidió la resolución impugnada; III) Ha sido interpuesto
dentro del plazo de diez días de notificada con la resolución impugnada, conforme a la
cédula de notificación de página doscientos cincuenta, pues fue notificada el cinco de
enero de dos mil dieciocho y presentó su recurso el diecinueve de enero del mismo año;
y, IV) Cumple con adjuntar el arancel judicial, conforme se observa a página doscientos
cuarenta y tres.

Tercero.- Respecto al requisito de procedencia previsto en el inciso 1 del artículo 388 del
Código Procesal Civil, modificado por la Ley acotada, se advierte que la recurrente
impugnó la sentencia de primera instancia que le fue desfavorable, conforme se observa
de la página ciento ochenta y siete, por lo tanto cumple con este presupuesto.

Cuarto.- En el presente caso la controversia gira en torno a la resolución del contrato de


compraventa de terreno a plazos con reserva de propiedad, al haber la demandada dejado
de pagar tres letras.

29
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Quinto.- Para establecer el cumplimiento de los requisitos contenidos en los incisos 2 y


3 del artículo 388 del Código Procesal Civil, es necesario que la recurrente señale en qué
consiste la infracción normativa denunciada o el apartamiento inmotivado del precedente
judicial. En el presente medio impugnatorio se denuncia:

i) Infracción normativa del artículo 1429 del Código Civil. Señala que la Sala Superior
de manera errada considera que se ha cumplido con el requerimiento establecido en la
norma denunciada, a pesar que no existe medio probatorio idóneo (carta notarial) que lo
acredite.

ii) Infracción normativa del artículo 139 incisos 3) y 5) de la Constitución Política


del Estado y artículo I del Título Preliminar del Código Procesal Civil. Alega que la
Sala Superior fundamenta de manera insuficiente y errada la impugnada en cuanto al
punto controvertido que debió ser fundamentado tanto de hecho como de derecho, al
considerar que existe medio probatorio que acredite el cumplimiento de lo establecido en
el artículo 1429 del Código Civil, pese a no ser así; con lo cual dicha instancia incurre en
grave error al sustituirse en la función del órgano de primera instancia, vulnerando el
principio del debido proceso, el derecho a la doble instancia y a la tutela jurisdiccional
efectiva.

Sexto.- Previo a la verificación de los requisitos de procedencia, debe indicarse lo


siguiente:
1. La casación es el recurso extraordinario que tiene como objeto que la Corte Casatoria
anule resoluciones que ponen fin al proceso y que contienen vicios de derecho que
interesan al orden público subsanar.
2. Recurso extraordinario es aquel que la ley concede a las partes después de haberse
cumplido con el principio de la doble instancia. Se trata de un recurso porque es un medio
de “transferir la queja expresiva de los agravios” y resulta extraordinario por estar
limitados los motivos para su interposición, “por ser limitadas las resoluciones judiciales
contra las que puedan interponerse” y porque su estudio “se limita a la existencia del vicio
denunciado”.
3. La casación impide reexaminar el íntegro de la sustancia debatida: se trata
esencialmente de una jurisdicción de derecho que no permite modificar los juicios de
hecho (salvo los casos que tengan que ver con la relación procesal, los errores in
procedendo o el control de la logicidad) y por ello no constituye una tercera instancia
judicial.
4. Finalmente, cuando la norma alude a infracción normativa hace referencia a las
equivocaciones que pudieran existir en la sentencia impugnada sobre la correcta
aplicación del derecho objetivo, las que deben describirse con claridad y precisión ,
debiéndose señalar que cuando se indica que debe demostrarse la incidencia directa de la
infracción sobre la decisión impugnada, lo que hace es señalar que el impugnante tiene
que establecer una relación de correspondencia entre los fundamentos de la resolución
que rebate y las infracciones que menciona.

30
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Son estos los parámetros que se tendrán en cuenta al momento de analizar el recurso.
Sétimo.- Del examen de la argumentación expuesta en el considerando quinto se advierte
que el recurso no cumple con los requisitos exigidos en los incisos 2 y 3 del artículo 388
del Código adjetivo, pues no se describe con claridad y precisión la infracción normativa,
ni se ha demostrado la incidencia directa de la infracción sobre la decisión impugnada.
En efecto:

- Respecto a los argumentos descritos en los ítems i) y ii), se advierte de la sentencia


de vista que se ha dado respuesta a las alegaciones que la recurrente plasmó en su recurso
de apelación, las cuales no estaban referidas al no envío de la carta notarial, sino al hecho
que en la carta de fecha once de diciembre de dos mil diez solo se le había otorgado un
plazo de cinco días para el cumplimiento de la obligación y no de quince días; por lo que
no se advierte que exista una sustitución de las funciones del juez de primera instancia.
- Es en ese marco de apelación que la Sala Superior ha dado respuesta, señalándose
que a la recurrente se le habrían remitido tres notificaciones extrajudiciales que no fueron
desconocidas por ella y que si bien en estas se concede un plazo de cinco días para el
pago de las letras impagas, entre una y otra notificación de requerimiento se excede de
sobremanera los quince días; aunado al hecho que en la demanda los accionantes han
señalado que remitieron una carta notarial y que antes que se declare saneado el proceso
los accionantes presentaron las notificaciones extrajudiciales que le remitieron a la
recurrente, es decir ha tenido conocimiento de todos los medios de prueba a fin de ejercer
su derecho a defensa.
- Por otro lado si bien el juez de primera instancia no ha señalado expresamente sí
se cumplió o no con el requisito del envío de la carta notarial, se advierte que en el
considerando 15 de la sentencia, se ha señalado la existencia de la carta notarial de fecha
trece de enero de dos mil catorce; aunado a ello dicha instancia ha establecido que se
encuentra acreditado que con anterioridad se ha incumplido el pago de más de tres cuotas.

Octavo.- Que, respecto a la exigencia prevista en el inciso 4 del referido artículo 388, si
bien la recurrente cumple con indicar que su pedido casatorio es anulatorio, ello no es
suficiente para atender el recurso materia de calificación; en virtud a lo dispuesto en el
artículo 392 del Código Procesal Civil, norma que prescribe que los requisitos de
procedencia de este recurso extraordinario son concurrentes.
Por las razones expuestas y en aplicación de lo previsto en el artículo 392 del Código
Procesal Civil, modificado por la Ley N° 29364: Declararon IMPROCEDENTE el
recurso de casación interpuesto la demandada Alcira Nancy Arce Flores (página
doscientos cuarenta y cuatro), contra la sentencia de vista de fecha veinte de diciembre
de dos mil diecisiete (página doscientos treinta y cuatro); DISPUSIERON la publicación
de la presente resolución en el Diario Oficial “El Peruano”, bajo responsabilidad; en los
seguidos por Eduardo More Valverde y otros, sobre resolución de contrato, restitución de
bien inmueble e indemnización por daños y perjuicios. Interviniendo como ponente el
señor Juez Supremo Calderón Puertas. Por vacaciones de la señora Juez Supremo
Huamaní Llamas, integra esta Sala Suprema la señora Juez Supremo Céspedes Cabala.
SS.

31
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

TÁVARA CÓRDOVA
HURTADO REYES
SALAZAR LIZÁRRAGA
CALDERÓN PUERTAS
CÉSPEDES CABALA
Mmv/ Maam

32
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 10

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL PERMANENTE

CASACIÓN № 906 – 2017- LIMA


SUMILLA: EJECUCIÓN DE GARANTÍAS
Lima, trece de diciembre de dos mil diecisiete.-
VISTOS; y, CONSIDERANDO:

PRIMERO.- Que, se procede a la calificación del recurso de casación presentado por la


demandada Avigaela Elisa Morales García, contra el auto de segunda instancia,
contenido en la resolución № 2 del 1 de diciembre de 2016 (fojas 116), que confirmó el
auto final, comprendido en la resolución № 3 del 19 de mayo de 2016 (fojas 75), que:
Ordenó el remate del bien dado en garantía, con lo demás que contiene. Por lo que,
corresponde examinar si el recurso extraordinario cumple con los requisitos que exigen
los artículos 386, 387 y 388 del Código Procesal Civil (modificados por la Ley № 29364).

SEGUNDO.- Que, antes de revisar el cumplimiento de los requisitos necesarios para el


recurso de casación se debe tener presente que este es extraordinario, eminentemente
formal y técnico, por lo que tiene que estar estructurado con estricta sujeción a los
requisitos que exige la norma procesal civil para su admisibilidad y procedibilidad, es
decir, se debe puntualizar en cuál de las causales se sustenta, si es: i) en la infracción
normativa; o, ii) en el apartamiento inmotivado del precedente judicial; asimismo,
efectuar una fundamentación precisa, clara y pertinente respecto de cada una de las
referidas causales, demostrar la incidencia directa de la infracción sobre la decisión
impugnada. Que, esta exigencia es para lograr los fines de la casación: nomofiláctico,
uniformizador y dikelógico. Siendo así, es obligación procesal de la justiciable recurrente
saber adecuar los agravios que denuncia a las causales que para la referida finalidad
taxativamente se encuentran determinadas en la norma procesal civil, pues el Tribunal de
Casación no está facultado para interpretar el recurso extraordinario, integrarlo o remediar
las carencias del mismo o suplir la falta de causal; tampoco para subsanar de oficio los
defectos en que incurre la casacionista en la formulación del mencionado recurso. Cabe
precisar que, esto último es diferente al supuesto previsto en la norma que dispone la
procedencia excepcional del recurso de casación, ya que esta es una facultad de la Sala
Civil de la Corte Suprema que aplica cuando considera que al resolver el recurso este
cumplirá con los fines de la casación , para cuyo efecto debe motivar las razones de dicha
procedencia excepcional, supuesto que no se da en el presente caso.

TERCERO.- Que, en ese sentido, se verifica que el recurso de casación (fojas 123),
cumple con los requisitos para su admisibilidad, conforme al artículo 387 del Código
Procesal Civil, toda vez que se ha interpuesto: i) Contra el auto de revisión (fojas 116),
expedido por la Segunda Sala Civil con Subespecialidad Comercial de la Corte Superior
de Justicia de Lima que, como órgano jurisdiccional de segunda instancia, pone fin al

33
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

proceso; ii) Ante el mismo órgano jurisdiccional que emitió la resolución impugnada; iii)
Dentro del plazo de diez días contados desde el día siguiente de notificado el auto de
revisión que se impugna, pues este fue notificado a la recurrente el 6 y 18 de enero de
2017, conforme a la constancia del cargo de notificación (fojas 118 y 132), y el referido
recurso de casación lo interpuso el 17 de enero de 2017, como se verifica del Cargo de
Ingreso de Escrito del Centro de Distribución General - CDG y sello de recepción inserto
en la parte superior del escrito (fojas 119 y 123, respectivamente), es decir, al sexto día
de notificada; y, iv) Adjunta el recibo del arancel judicial por el presente recurso
extraordinario al haber subsanado su inadmisibilidad (fojas 119, 120 del expediente
principal y 28, 30 a 32 y 37 del cuaderno de casación).

CUARTO.- Que, al evaluar los requisitos de procedencia dispuestos en los cuatro


numerales del artículo 388 del Código Procesal Civil, se verifica que la casacionista
satisface el primer requisito previsto en el numeral 1) del mencionado artículo, toda vez
que no consintió el auto de primera instancia (fojas 75), pues al serle adverso, lo impugnó
mediante su recurso de apelación (fojas 100).

QUINTO.- Que, la recurrente sustenta su recurso de casación, en la primera causal,


prevista en el artículo 386 del Código Procesal Civil, a cuyo efecto denuncia:
A) Infracción normativa de los artículos: 197 del Código Procesal Civil; y, 1221
del Código Civil. Alega que, la Sala Comercial ha vulnerado las garantías del debido
proceso, que inciden directamente en la decisión impugnada, en cuanto al principio de
valoración conjunta de las pruebas, puesto que no se ha determinado con exactitud por
qué no habría de considerarse los pagos parciales efectuados que disminuyen el monto de
lo reclamado en sede judicial; en relación a la indivisibilidad del pago, precisa que, la
Sala en la resolución de vista impugnada señala que la recurrente ha cuestionado el monto
de la suma puesta a cobro, sin presentar medio de prueba alguno, por ello –la Sala-
desconoce la posibilidad del pago parcial.
Finalmente, indica que su pedido casatorio es revocatorio.

SEXTO.- Que, la casacionista para sustentar su recurso invoca la causal de infracción


normativa; sin embargo, primero: incumple lo establecido en el numeral 2) del artículo
388 del Código Procesal Civil, esto es, no describe con claridad y precisión en qué
consistiría la referida infracción normativa, ya que del análisis de su escrito, se tiene que,
la invocación de la causal de infracción normativa que hace es imprecisa, es decir, no
alega de forma comprensible y explícita en qué radicaría el error o vicio de derecho en el
razonamiento judicial decisorio, en el que habrían incurrido los juzgadores; segundo: esta
causal exige, que la infracción normativa -anomalía, error o vicio de derecho en el
razonamiento judicial decisorio, en la lógica jurídica, o en la ratio decidendi, en los que
incurriría el juzgador- incida directamente sobre la decisión contenida en la resolución
impugnada, conforme lo requiere el numeral 3) del mencionado artículo 388, lo que, en
consecuencia, tampoco cumple la casacionista, pues solo se limita a una mera mención
de artículos del ordenamiento jurídico sin demostrar, ni sustentar de forma puntual,

34
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

precisa, concreta, en qué consistiría la incidencia directa de la infracción sobre la decisión


impugnada, debido a que sus argumentos son difusos.

SÉTIMO.- Que, pese a las deficiencias del recurso de casación como no describir con
claridad y precisión la infracción normativa ni demostrar la incidencia directa de la
infracción sobre la decisión impugnada; en aplicación del principio de motivación de las
resoluciones judiciales, debemos fundamentar porqué la denuncia casatoria contenida en
el literal A), resulta improcedente: en efecto, se verifica y controla que la determinación
que se tomó en el auto de segunda instancia, sí cumple con garantizar la tutela
jurisdiccional efectiva, el derecho al debido proceso en su manifestación de la debida
motivación de las resoluciones judiciales y valoración de los medios probatorios; ya que
–el auto de segunda instancia- contiene una motivación adecuada, coherente, precisa y
suficiente, toda vez que los Jueces utilizaron su apreciación y juicio para expedir un fallo
que se sustenta en la evaluación, valoración conjunta y razonada de los medios
probatorios aportados por las partes al proceso; señala de forma precisa las normas
aplicables, para expedir el veredicto recaído sobre el petitorio –ejecución de garantías-,
es decir, ofrece una justificación fáctica y jurídica de la decisión, que ha resuelto la
controversia, y permitió que el derecho actúe en defensa de la justicia; por ello, en el auto
de revisión no se verifica la concurrencia de vicios que afecten el debido proceso.
OCTAVO.- Que, la referida denuncia casatoria, tampoco puede ser procedente, por
cuanto, se verifica y controla que la decisión –judicial-, contenida en el auto de segunda
instancia, sí cumple con aplicar e interpretar de forma pertinente y correcta la norma, para
pronunciarse sobre el petitorio, esto es, se ha resuelto la controversia planteada ante el
órgano jurisdiccional al determinar con claridad y precisión, que la recurrente incumplió
con el pago de las cuotas conforme al cronograma de pago a las que se comprometió en
el contrato de compraventa de bienes futuros, préstamo y constitución de garantía
hipotecaria de 15 de setiembre de 2011 (fojas 5 a 14) celebrado entre GMVBS S.A.,
Avigaela Elisa Morales García, Banco Internacional del Perú S.A.A. con intervención de
GMV S.A. y Besco S.A. En dicho contrato la recurrente adquirió el inmueble sub litis.

NOVENO.- Que, la contradicción de la recurrente fue declarada inadmisible,


señalándose omisiones que subsanar, sin embargo no cumplió con subsanar lo indicado
por el Juez, razón por la cual rechazó la referida contradicción y emitió el auto final; por
lo que, la Sala Comercial no emitió pronunciamiento sobre las razones del rechazo de la
contradicción. Sin embargo, la recurrente aduce que el monto real adeudado (capital) es
inferior al ordenado pagar en el mandato de pago S/ 72,670.24, puesto que no se consideró
que la recurrente ha efectuado pagos posteriores ascendentes en total a S/4,000.00, que
fueron abonados antes de la notificación de la presente demanda; pero, la recurrente no
presentó ningún medio probatorios que acredite los pagos que alega haber efectuado. Por
estas razones, los órganos jurisdiccionales no han incurrido en infracción normativa de la
norma que la recurrente esgrime.

DÉCIMO.- Que, en conclusión la casacionista no ha cumplido con los concurrentes


requisitos de procedencia establecidos en los numerales 2) y 3) del artículo 388 del

35
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Código Procesal Civil. En tal contexto fáctico y jurídico, y de conformidad con lo


dispuesto por el artículo 392 del Código Procesal Civil (reformado por la Ley № 29364),
corresponde desestimar el recurso de casación en todos sus extremos.

Por estos fundamentos, declararon: IMPROCEDENTE el recurso de casación


presentado por la demandada Avigaela Elisa Morales García, contra el auto de segunda
instancia, contenido en la resolución № 2 del 1 de diciembre de 2016 (fojas 116);
DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el diario oficial “El
Peruano”, bajo responsabilidad; en los seguidos por el Banco Internacional del Perú
Sociedad Anónima Abierta - INTERBANK, contra Avigaela Elisa Morales García, sobre
ejecución de garantías; y, los devolvieron. Conforma la Sala la Jueza Suprema señora
Céspedes Cabala por licencia del Juez Supremo señor Távara Córdova. Interviene como
ponente la Jueza Suprema señora Huamaní Llamas.-
SS.
HUAMANÍ LLAMAS
DEL CARPIO RODRÍGUEZ
CALDERÓN PUERTAS
SÁNCHEZ MELGAREJO
CÉSPEDES CABALA
PPA/Lrr.

36
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 11

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL PERMANENTE

CASACIÓN N° 68 – 2018 LIMA ESTE


SUMILLA: REIVINDICACIÓN

Lima, cuatro de abril de dos mil dieciocho.-

VISTOS y, CONSIDERANDO:

PRIMERO.- Se procede a la calificación del recurso de casación presentado por la


demandada Jacinta Del Pilar Madalengoitia Diaz, contra la Sentencia de Vista
contenido en la resolución número catorce expedida por la Sala Especializada en lo Civil
de la Corte Superior de Justicia de Lima Este, el seis de julio de dos mil diecisiete (fojas
678), que: confirmó la resolución número 18 de fecha veintinueve de noviembre de dos
mil dieciséis que declara fundada en parte la demanda y en consecuencia dispone la
restitución del inmueble materia de Litis en un área de 4,726.09m2 que forma parte de la
parcela ocho constituida del Fundo Rinconada de Ate. Por lo que, corresponde examinar
si el recurso extraordinario cumple con los requisitos que exigen los artículos 386, 387 y
388 del Código Procesal Civil (modificados por la Ley № 29364).

SEGUNDO.- Previamente a revisar el cumplimiento de los requisitos necesarios del


recurso extraordinario de casación, corresponde anotar que el mismo por su carácter
formal y técnico tiene que estar estructurado con estricta sujeción a los requisitos que
exige la norma procesal civil para su admisibilidad y procedibilidad Por lo que debe
puntualizar en cuál de las causales se sustenta, si es: i) en la infracción normativa; o, ii)
en el apartamiento inmotivado del precedente judicial; asimismo, efectuar una
fundamentación precisa, clara y pertinente respecto de cada una de las causales,
demostrando la incidencia directa de la infracción sobre la decisión impugnada. Esta
exigencia es para lograr los fines de la casación: nomofiláctico, uniformizador y
dikelógico, siendo obligación del justiciable recurrente saber adecuar los agravios que
denuncia a las causales que para la referida finalidad taxativa se encuentran determinadas
en la norma procesal civil, toda vez que el Tribunal de Casación no está facultado para
interpretar el recurso extraordinario, integrar o remediar las carencias del mismo o suplir
la falta de causal, como tampoco puede subsanar de oficio los defectos en que incurre la
casacionista en la formulación del mencionado recurso. Cabe precisar que, esto último es
diferente al supuesto previsto en la norma que dispone la procedencia excepcional del
recurso de casación, ya que esta es una facultad de la Sala Civil de la Corte Suprema que
aplica cuando considera que al resolver el recurso cumplirá con los fines de la casación ,
para cuyo efecto debe motivar las razones de dicha procedencia excepcional, supuesto
que no se da en el presente caso.

37
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

TERCERO.- En tal sentido, se verifica que el recurso de casación, conforme al artículo


387° del Código Procesal Civil, cumple con los requisitos para su admisibilidad, toda
vez que se ha interpuesto: i) Contra la Sentencia de Vista (fojas 678), expedida por la Sala
Especializada en lo Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima Este, que como órgano
jurisdiccional de segunda instancia, pone fin al proceso; ii) Ante el mismo órgano
jurisdiccional que emitió la resolución impugnada; iii) Dentro del plazo de diez días
contados desde el día siguiente a la notificación de la sentencia recurrida, conforme es de
verse del cargo de la cédula de notificación cursada el dieciocho de octubre de dos mil
diecisiete (fojas 720); y, el recurso de casación lo interpuso el trece de noviembre del
mismo año, como se verifica del Cargo de Ingreso de Escrito del Centro de Distribución
General - CDG y sello de recepción inserto en la parte superior corriente a fojas
seiscientos ochenta y siete, es decir, al décimo día de notificada; y, iv) Adjunta el recibo
del pago de arancel judicial por el presente recurso extraordinario (fojas 693).

CUARTO.- Al evaluar los requisitos de procedencia dispuestos en los cuatro numerales


del Artículo 388° del Código Procesal Civil, se verifica que la casacionista cumple el
primer requisito previsto en el numeral 1) toda vez que no consintió la sentencia de
primera instancia, pues al serle adversa, la impugnó mediante el recurso de apelación
(fojas 594).

QUINTO.- La parte recurrente sustenta su recurso de casación y denuncia lo siguiente:


a) Infracción normativa procesal de los Artículos 139° inciso 5) de la
Constitución Política del Estado, VII del Título Preliminar del Código Procesal
Civil. Alega que el razonamiento efectuado por la Sala de mérito resulta incongruente,
toda vez que en el noveno considerando se consignan hechos ajenos a la realidad, como
es el caso que el anterior propietario del bien dono a favor de Luis Germán Mendivil
Aparicio, las totalidad de las acciones y derechos del inmueble denominado Parcela
ocho, hecho que no está acreditado ya que de la Escritura Pública de fecha nueve de junio
de dos mil ocho German Aparicio Valdez le dona al demandante solo la integridad de las
acciones y derechos del inmueble, el mismo que nunca fue dueño exclusivo del bien, toda
vez que tuvo otros dos co propietarios esto es los señores Oscar Aparicio Gereda y Felipe
Javier Mariano Aparicio Gereda. Es decir que después de argumentarse que el actor es
propietario se concluye que es co propietario al citarse el Artículo 797° del Código Civil.
b) Infracción normativa procesal de los Artículos VII del Título Preliminar del
Código Procesal Civil y 139° numerales 3) y 5) de la Constitución Política del Estado,
indica que se afecta el debido proceso, porque la Sala Superior no emite pronunciamiento
respecto de los agravios invocados en el punto cuarto, en el cual se indica que los
juzgadores no han tenido en cuenta que conforme a los Artículos 92° y 95° del Código
Civil al existir co propietarios estos son litisconsortes activos, siendo obligatorio su
emplazamiento.
c) Infracción normativa de los Artículos VII del Titulo Preliminar del Código
Procesal Civil y 139° numeral 5) de la Constitución Política del Estado, alega la parte
recurrente que en la resolución materia de casación existe pronunciamiento sobre una
pretensión no propuesta, debido a que el órgano de mérito se basa en el informe pericial

38
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

obrante a fojas doscientos cincuenta para concluir que el área se superpone con la parcela
ocho es decir que el área a reivindicar es de 4,726.09 m2.
Fundamentando su casación sostiene que su pedido es anulatorio.

SEXTO.- La casacionista para sustentar su recurso invoca las infracciones normativas


procesales; sin embargo, incumple con lo establecido en el Artículo 388° numeral 2) del
Código Procesal Civil. Primero: el no describir con claridad y precisión, en qué
consistiría la vulneración a las infracciones invocadas, ya que del análisis de su escrito,
se observa que las afirmaciones sobre las cuales sustenta su denuncia casatoria es
imprecisa, en virtud a que no indica de forma comprensible y explícita en qué radicaría
el error o vicio de derecho en el razonamiento judicial decisorio, en el que habrían
incurrido los juzgadores para determinar la nulidad de lo actuado; segundo: si bien esta
causal exige, que la infracción normativa -anomalía, error o vicio de derecho en el
razonamiento judicial decisorio, en la lógica jurídica o en la ratio decidendi, en los que
incurriría el juzgador- incida directamente sobre la decisión contenida en la resolución
impugnada, conforme requiere el numeral 3) del acotado precepto legal, el impugnante
incumple también con ello ya que sólo se limita a una mera mención de Artículos del
ordenamiento jurídico sin demostrar, ni sustentar de forma puntual, precisa, concreta, en
qué consistiría la incidencia directa de las infracciones sobre la decisión impugnada,
debido a que sus argumentos son difusos.

SÉTIMO.- Pese a las deficiencias advertidas en el recurso de casación - como no


describir con claridad y precisión la infracción normativa, ni demostrar la incidencia
directa sobre la decisión impugnada- es que en aplicación del principio de motivación de
las resoluciones judiciales, debemos fundamentar porqué la denuncia casatoria
contenidas en el quinto considerando resultan improcedentes:

OCTAVO.- En efecto, se verifica y controla que el razonamiento sobre el cual se sustenta


el fallo adoptado por los Jueces Superiores guarda correspondencia con los alcances
regulados por el Artículo 139° numerales 3) y 5) de la Constitución Política del Estado
así como el principio de congruencia y la Tutela Jurisdiccional efectiva, toda vez que han
subsumido, administrado y colocado con cuidado la ejecución de la norma pertinente al
caso en concreto, al haber comprobado las circunstancias fácticas para su aplicación
determinando con claridad y precisión que la demanda debe ser amparada al cumplirse
los supuestos que regula el Artículo 927 ° del Código Civil.

NOVENO.- En cuanto a la denuncia contenido en el literal a), si bien la parte impugnante


sostiene que existe incongruencia en el razonamiento efectuado en el noveno
considerando puesto que se consignan hechos ajenos a la realidad, como es el caso que
después de argumentarse que el actor es propietario se concluye que es co-propietario al
citarse el Artículo 797° del Código Civil, también lo es que dicha aseveración carece de
base cierta, ya que de la revisión de autos se aprecia que al resolver el agravio formulado
por el impugnante en su escrito de apelación – consistente en la imposibilidad jurídica de
la pretensión- se determinó que esta resulta infundada, toda vez que German Aparicio

39
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Valdez mediante escritura pública de fecha 9 de junio del 2008 (fojas 10) de conformidad
a lo previsto por el Artículo 1625 del Código Civil dono a favor del demandante sus
derechos y acciones que tenía respecto del inmueble denominado Parcela 8, constituida
por la parte integrante de los cerros rústicos del Fundo denominado la Rinconada de Ate
llamada Pampa Grande con una extensión de 38, 718m2, en consecuencia él demandante
tiene la calidad de copropietario, pues sólo ha adquirido un porcentaje del área del
predio y no el total como mal alegan la recuente, en su denuncia casatoria. Siendo
esto así y resultando evidente que lo que pretende en el fondo es que a través de una
revaloración probatoria se ampare su derecho lo cual no es viable por contravenir los fines
del recurso este debe ser declarado improcedente en cuanto a este extremo se refiere.

DECIMO.- En lo atinente al segundo extremo de la denuncia descrita en el literal b), es


del caso anotar que éste incumple con los lineamientos estipulados por el Artículo 388°
numeral 1) del Código Procesal Civil. Atendiendo a que se sostiene que hay
incongruencia y afectación al debido proceso porque la Sala Superior no emite
pronunciamiento respecto de “los agravios invocados en el punto cuarto, en el cual se
indica que los juzgadores no han tenido en cuenta que conforme a los Artículos 92° y 95°
del Código Civil al existir co propietarios estos son litisconsortes activos, siendo
obligatorio su emplazamiento”, es del caso anotar que tales alegaciones tampoco pueden
prosperar por cuanto la aplicación de dichas normas están referidas a una pretensión
distinta como es el caso de impugnación judicial de acuerdo como a la disolución de
quiebra, resulta ser normas impertinentes al caso. Y si bien tal denuncia no fue materia
de pronunciamiento, dicha omisión, en nada abona a lo pretendido por la parte
impugnante, quien de los fundamentos sobre los cuales sustenta su agravio pretende
incluir al proceso a los co propietarios, aspecto que pudo y no lo hizo valer
oportunamente, por lo que mal hace pretender que con ello se anule todo lo actuado por
lo que también este extremo debe ser desestimado.

DÉCIMO PRIMERO.- Resolviendo la infracción normativa descrita en el literal c),


cabe anotar que esta tampoco puede prosperar habida cuenta a que incumple con los fines
que la ley procesal otorga para su propósito. Y si bien la recurrente alega que en la
resolución materia de casación existe pronunciamiento sobre una pretensión no
propuesta, debido a que el órgano de mérito se basa en el informe pericial obrante a fojas
doscientos cincuenta para concluir que el área se superpone con la parcela ocho es decir
que el área a reivindicar es de 4,726.09 m2, debe observarse que tales afirmaciones
careceN de base real, toda vez que del análisis de la sentencia de vista se advierte que a
efectos de proceder con la restitución del bien, la Sala de mérito haciendo uso de las
facultades que le confiere la ley, estableció con claridad – bajo la indicación del informe
pericial- el área que debe reivindicarse a la demandante, acto que incluso fue materia de
ratificación en la audiencia correspondiente respecto del cual la ahora recurrente no
invocó disconformidad alguna, por lo que mal hace pretender que en sede casatoria se
analice nuevamente dicha situación, lo cual implicaría que a través de una revaloración
probatoria se ampare su derecho, esto no es viable por contravenir los fines del recurso
extraordinario. Y encontrándose la resolución de vista acorde a ley no evidenciándose

40
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

afectación al debido proceso ni al derecho del recurrente el presente medio impugnatorio


debe desestimarse al no cumplir con los concurrentes requisitos de procedencia
establecidos en los numerales 2) y 3) del artículo 388 del Código Procesal Civil. En tal
contexto fáctico y jurídico, y de conformidad con lo dispuesto por el artículo 392 del
Código Procesal Civil (reformado por la Ley № 29364), corresponde desestimar el
recurso de casación en todos sus extremos.

DECIMO SEGUNDO.- Que, por tanto conforme a los considerandos precedentes, el


recurso de casación no satisface los requisitos de procedencia precisados en los incisos 2)
y 3) del artículo 388 del Código Procesal Civil y su modificatoria, por lo que se debe
proceder conforme a lo dispuesto en el artículo 392 del acotado Código Procesal.

Por estos fundamentos, declararon: IMPROCEDENTE el recurso de casación


presentado por la demandada Jacinta Del Pilar Madalengoitia Diaz, contra la Sentencia
de Vista contenido en la resolución número catorce expedida por la Sala Especializada
en lo Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima Este, el seis de julio de dos mil
diecisiete (fojas 678), que: confirmó la resolución de fecha veintinueve de noviembre de
dos mil dieciséis que declara fundada en parte la demanda y en consecuencia dispone la
restitución del inmueble materia de Litis en un área de 4,726.09m2 que forma parte de la
parcela ocho constituida del Fundo Rinconada de Ate; DISPUSIERON la publicación
de la presente resolución en el diario oficial “El Peruano”, bajo responsabilidad; en los
seguidos por Luis Germán Mendevil Aparicio con Jacinta del Pilar Madalengoitia Diaz,
Barbara Leonela Quevedo Maza, Fabían Santiago Quevedo Madalengoitia y Rodrigo
Mauricio Quevedo Madalengoitia sobre reivindicación; y, los devolvieron. Interviene
como ponente la Jueza Suprema señora Huamaní Llamas.-
SS.
TÁVARA CÓRDOVA
HURTADO REYES
HUAMANÍ LLAMAS
SALAZAR LIZÁRRAGA
CALDERÓN PUERTAS

41
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 12

Corte Suprema de Justicia de la República


Sala Civil Permanente

AUTO CALIFICATORIO DEL RECURSO


CASACIÓN Nº 2177-2018 - LIMA
SUMILLA: NULIDAD DE ACTO JURÍDICO

Lima, veintitrés de agosto del dos mil dieciocho.-

VISTOS con el acompañado a que refiere el oficio de remisión; y, CONSIDERANDO:

Primero.- Viene a conocimiento de este Supremo Tribunal, el recurso de casación de


fecha siete de mayo de dos mil dieciocho, interpuesto a fojas dos mil doscientos
veintinueve, por María Elizabeth García Peralta contra la sentencia de vista de fecha
once de abril de ese mismo año, que Revocó la sentencia de primera instancia de fecha
once de noviembre de dos mil dieciséis, de fojas mil ochocientos cincuenta y uno, que
declaró Infundada la demanda y Reformándola la declaró Fundada con lo demás que
contiene; en los seguidos por Shiara Sadith Paredes Chamorro, sobre nulidad de acto
jurídico y otro; por lo que deben examinarse los requisitos de admisibilidad y
procedencia de dicho medio impugnatorio, conforme a lo previsto en los artículos 387
y 388 del Código Procesal Civil y su modificatoria mediante Ley N° 29364.

Segundo.- Verificando los requisitos de admisibilidad regulados en el artículo 387 del


Código mencionado, se advierte que el presente recurso cumple con tales exigencias,
esto es: i) Se recurre una resolución expedida por la Sala Superior que, como órgano de
segundo grado, pone fin al proceso; ii) Se interpuso ante el órgano jurisdiccional que
emitió la resolución impugnada; iii) Fue interpuesto dentro del plazo de los diez días de
notificada con la resolución recurrida pues se verifica que fue notificada el veinte de
abril de dos mil dieciocho y el recurso de casación se formuló el siete de mayo de ese
mismo año; y, iv) Cumple con cancelar el arancel judicial respectivo.

Tercero.- Que, previo al análisis de los requisitos de fondo, es necesario precisar que
el recurso de casación es un medio impugnatorio extraordinario de carácter formal, que
sólo puede fundarse en cuestiones eminentemente jurídicas y no en cuestiones fácticas
o de revaloración probatoria, es por ello que este recurso de casación tiene como fines
esenciales la adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto y la unificación
de la jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia; en ese sentido, debe
fundamentarse de manera clara, precisa y concreta, indicando en qué consiste la
infracción normativa y cuál es la incidencia directa de ésta sobre el fallo, así como
precisar cuál sería su pedido casatorio, si es revocatorio o anulatorio.

42
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Cuarto.- En ese orden de ideas, corresponde verificar el cumplimiento de los requisitos


de procedencia, con arreglo a lo dispuesto por el artículo 388 del Código Procesal Civil,
modificado por la Ley N° 29364.

1. Respecto a lo establecido en el inciso 1 del artículo señalado, a la impugnante no le


resulta exigible pues le resultó favorable la sentencia de primera instancia.

2. En cuanto a la descripción con claridad y precisión de la infracción normativa o el


apartamiento del precedente judicial, previsto en el inciso 2 del artículo 388 del Código
citado, la recurrente denuncia:

a) Infracción normativa de los artículos 139 incisos 2 y 3 de la Constitución Política


del Estado, I del Título Preliminar, 197 del Código Procesal Civil. Señala que el Ad
quem, nunca resolvió su recurso de nulidad, interpuesto mediante su escrito de fecha
dos de noviembre de dos mil diecisiete, a pesar que mediante resolución número nueve,
la propia Sala Superior menciona que lo resolvería, conjuntamente con la sentencia de
vista, vulnerando de esta manera la institución constitucional del debido proceso, y su
derecho constitucional a la defensa; pues se ha procedido a reabrir el debate jurídico,
aceptando medios probatorios de las partes, a pesar que dichos medios de pruebas fueron
debatidos ante el A quo, vulnerando el principio de preclusión, esto con la evidente
intencionalidad de generar dudas sobre la veracidad de su derecho a la propiedad,
inscrita en los Registros Públicos, aduciendo que tiene la calidad de propietaria, sin
reconocer que dicha propiedad la consiguió a consecuencia de regularizar su condición
de adjudicatario de su recordado padre, quien tiene la calidad de asociado de la
propietaria primigenia Asociación Provivienda Residencial Monterrico; siendo ello así,
los argumentos esgrimidos por el Colegiado Superior, para justificar su decisión resultan
ilegales, sin mencionar que nunca fue proveído con motivación en hecho y derecho,
respecto a su recurso de nulidad, interpuesta contra la resolución número dos. Afirma
que la Sala de mérito expresa en el punto siete inciso e) de la apelada que mediante
resolución de vista número diecinueve de fecha ocho de abril del dos mil trece, resolvió
declarar nula la sentencia ordenando al Juez de la causa, renueve el acto procesal
viciado, debiendo considerar que la "nulidad del contrato de compraventa celebrado el
veintidós de diciembre de dos mil dieciséis, encuentra asidero legal en la causal de fin
ilícito, induciendo al A-quo, que formule una nueva sentencia con la causal de fin ilícito,
y la aplicación del artículo 220 del Código Civil, interfiriendo en la independencia en el
ejercicio de la función jurisdiccional; peor aún para cerciorarse del cumplimiento de su
opinión favorable a la demandante, sugiere al A-quo la aplicación del principio procesal
iura novit curia, sin embargo el Juez de la causa, al mantener su independencia de
criterio, en la sentencia de primera instancia, declara infundada la demanda; lo que ha
generado que el Ad quem, sustituya las funciones de primera instancia, y reabra el debate
jurídico, aceptando medios de pruebas de las partes, para que al final solo califiquen lo
presentados por la demandante, sin motivar la argumentación en los informes escritos
de los demandados, que explicaban el proceder institucional generado por la
Asociación Provivienda Residencial Monterrico; siendo ello así, la decisión está

43
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

fundada en hechos contrarios a la verdad, y con medios de pruebas de una sola parte
procesal, quedando en desventaja frente al favoritismo demostrado por su Colegiado
Superior, vulnerando la tutela jurisdiccional efectiva y su derecho a la defensa. Sostiene
que es necesario para acceder a una propiedad, tener la calidad de asociado, la que nunca
tuvo la demandante, no se ha tomado en consideración que los estatutos de la asociación
que son obligatorios para surtir efectos jurídicos, tanto societarios como de propiedad
inmueble, señalan que no está permitida la transferencia de los inmuebles sin expresa
autorización de la Junta de Administración de la Asociación, haciendo prevalecer un
contrato de adjudicación a nombre de seudos asociados como son Herminio Paredes
Huayanay y su cónyuge Elena Chamorro Ochoa De Paredes, padres de la ahora
demandante; siendo que fue el ex Presidente de la Asociación Provivienda Residencial
Monterrico, a través de la escritura de poder de fecha once de junio de mil novecientos
ochenta y dos, tenía seudas facultades para suscribir los contratos de adjudicación a los
asociados, habiéndose otorgado poder de representación para sí, para aparentar
legalidad a su intervención ilícita en la venta fraudulenta de los inmuebles, que ahora la
demandante trata de hacer creer que se hace sobre un acto jurídico válido; además de
que según los propios Registros Públicos, el mandato de Cabrera Hora, había fenecido
en mil novecientos setenta y ocho, no existiendo representante válido de la asociación
hasta que se convocó a asamblea universal por el Estado Peruano, a través del Ministerio
de Vivienda, en aplicación de la Ley N° 13500; así aparece de la Resolución Directoral
N° 096-87-VC-5515, hechos que su colegiado, se ha negado a ver, con la finalidad de
favorecer a la demandante. Un mínimo accionar con la debida diligencia que señalan
los artículos 1314 y 1320 del Código Civil, requerida en cualquier comprador era
recurrir a los Registros Públicos de ese entonces, para verificar la representación del
seudo vendedor, lo que motivó que dicho acto jurídico nunca fuera inscrito y ahora
mediante un artilugio jurídico anticipo de legitima, traten de favorecerse; en efecto en
la ficha de la asociación, aparece que dicho vendedor en el contrato del mes de julio de
mil novecientos ochenta y dos, y que supuestamente ha generado derechos a la
demandante, nunca fue inscrito en los Registros Públicos por lo que resultaba de
aplicación el artículo 2022 del Código Civil; en tal sentido su padre si tenía la calidad
de asociado quien había sido adquiriente del predio sub litis, como consecuencia de ello,
fue regularizado, en su compraventa, a través del Contrato de Adjudicación de fecha
veintidós de diciembre del dos mil seis, y la escritura pública de fecha doce de enero del
dos mil siete, motivo por el cual se ajustó el valor del inmueble al precio de adjudicación
de esa época, siendo ello así, nunca ha existido desconocimiento de ningún contrato de
adjudicación, por cuanto ya existía un asociado inscrito y con derechos societarios, que
estaba regularizando su propiedad inmueble; siendo ello así, no puede aplicarse el
artículo 197 del Código Procesal Civil, como pretende el Ad quem, respecto al sistema
de la sana critica o apreciación razonable, cuando aparentemente ni siquiera se han dado
cuenta de su escrito de fecha dos de noviembre del dos mil diecisiete, en el cual
solicitamos la nulidad de los medios de pruebas que incorporaba la Sala, para justificar
una decisión no solo injusta sino que vulneran los hechos y son contrarias a las normas
materiales y procesales. Como consecuencia de lo expuesto se puede asegurar que no
existe nulidad por fin ilícito. Aduce que de manera parcializada solo se ha tomado en

44
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

consideración los medios probatorios aportados por la demandante, sin importarle los
elementos societarios, con lo cual determinarían que su contrato no tiene un fin ilícito,
sino es uno que regula la transferencia de propiedad.

b) Infracción normativa de los artículos 140 y 219 inciso 4 del Código Civil. Sostiene
que no resulta aplicable el artículo 219 inciso 4 del código acotado, por cuanto existen
dos derechos reales presentes, siendo que la demandante exhibe un contrato de
adjudicación suscrito por sus padres, con una persona que no tendría representación legal
de la Asociación Provivienda Residencial Monterrico y la recurrente que tiene escritura
pública inscrita dentro de los alcances del artículo 2022 del Código Civil, como
consecuencia de lo expuesto estamos frente a un mejor derecho de propiedad y no como
pretende la Sala Superior señalar que se está ante la existencia de un fin ilícito, en la
regularización de su propiedad inmueble; siendo que la parte contraria ha exhibido un
documento apócrifo e incompleto como resulta ser el contrato de adjudicación,
supuestamente otorgado a sus padres, por una persona que no tenía representación legal
de la asociación, siendo dicho título nulo de pleno derecho, siendo ello así, dicha
propiedad inmueble nunca llegó a la esfera patrimonial de la ahora demandante, y por el
contrario el Ad quem, ataca un bien inscrito con fe pública, contraviniendo el artículo
2013 del Código Civil, sobre el principio de legitimación; reitera que se estaría frente a
un mejor derecho de propiedad y no a una nulidad de acto jurídico.

c) Solicita la aplicación de la procedencia excepcional prevista en el artículo 392-A


del Código Procesal Civil.

Quinto.- Que, con relación a la denuncia descrita en el ”literal a)” respecto a la falta de
pronunciamiento de su pedido de nulidad mediante escrito de fecha dos de noviembre de
dos mil diecisiete, debe de mencionarse que si existió pronunciamiento al respecto a
través de la resolución número cinco de fecha nueve de noviembre de dos mil diecisiete
de fojas dos mil ciento diez, declarándole improcedente, siendo que no se ha vulnerado
el principio de preclusión; pues la Sala Superior ha admitido medios probatorios con la
facultad conferida por el artículo 374 del Código Procesal Civil, razón por la cual no se
advierte vulneración al debido proceso y al derecho de defensa de la recurrente.
Asimismo, la recurrente en un extremo de su recurso está cuestionado la resolución
número diecinueve de fecha ocho de abril de dos mil trece obrante a fojas mil quinientos
treinta, por la cual el Superior declaró nula la sentencia expedida por el A quo, sin
embargo, esta resolución no guarda relación con la sentencia recurrida que es materia del
presente recurso de casación, siendo que las conclusiones expedidas en esa resolución
han sido efectuadas en ejercicio de la facultad conferida por el artículo 364 del Código
Procesal Civil; incidiendo el recurso en cuestiones que guardan relación con la valoración
de los medios probatorios, labor que no resulta posible en realizar en sede casatoria,
debiendo hacerse hincapié que son los juzgadores los llamados a resolver la causa con
independencia de acuerdo a los artículos 138 y 139 inciso 2 de la Constitución, así como
los llamados a valorar la prueba a tenor del artículo 197 del Código mencionado, pues de
conformidad con este dispositivo legal todos los medios probatorios son valorados por el

45
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Juez en forma conjunta, utilizando su apreciación razonada, siendo que sólo serán
expresadas las valoraciones esenciales y determinantes que sustentan su decisión, lo cual
se advierte que la instancia de mérito ha realizado, sin que se advierta vulneración alguna
al derecho de defesa y a la tutela jurisdiccional efectiva. La impugnante, refiere que al no
tener la calidad de asociado el padre de la demandante de la Asociación Provivienda
Residencial Monterrico Sur, además de que el contrato que suscribo lo hizo con el ex
Presidente de ese entonces de dicha institución, no tenía facultades para hacerlo; al
respecto el Ad quem ha señalado en el considerando décimo sétimo de la recurrida que:
“…En ese sentido, el contrato de Compromiso de Adjudicación de 19 de junio de 1981,
de fojas 03 y Minuta de Adjudicación de 12 de abril de 1982, de fojas 07, celebrado por
la Asociación demandada, a favor de los progenitores de la demandante, surten todos
sus efectos, en tanto no han sido declarados judicialmente nulos, anulables o ineficaces,
siendo inconsistente argumentar que fue celebrado por representantes de la Asociación
demandada que carecían de poderes especiales para disponer de! bien materia de
controversia, lo que no es objeto del presente proceso, menos ha sido fijado como punto
controvertido, más aún, si no se ha acreditado mediante sentencia consentida o
ejecutoriada, la nulidad de los poderes de los representantes de la Asociación
demandada, que participaron en dicha transferencia. En ese sentido, al surtir dichos
contratos todos sus efectos, el adelanto de legítima efectuado por los progenitores de la
demandada, a favor de la demandante y hermana, mediante Escritura Pública de 26 de
julio de 2007 de fojas 52, la legitima para demandar en el presente proceso” (sic); en tal
sentido lo que se pretende es modificar las cuestiones de hecho establecidas, lo cual a
todas luces no resulta admisible en sede casatoria.

Sexto.- La recurrente insiste en su disconformidad con la sentencia de vista, lo cual no


puede ser considerada como motivo para anular la recurrida, la cual se encuentra
suficientemente motivada, con sujeción al mérito de lo actuado, al derecho, a los puntos
controvertidos fijados en autos, con respeto al debido proceso, a la motivación de las
resoluciones judicial y al derecho de defensa de las partes, cumpliendo con las exigencias
del artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Civil; habiéndose determinado
además en los considerandos décimo octavo y décimo noveno de la impugnada que: “(…)
En ese sentido, se aprecia la Asociación demandada, conocía de la celebración de dichos
contratos y por ende de los efectos jurídicos de los mismos, por lo que no podía disponer
del bien materia de controversia. En consecuencia, al celebrar con la codemandada
María Elizabeth García Peralta, el acto jurídico de adjudicación del 22 de diciembre de
2006 y la Escritura Pública del 12 de enero de 2007, se aprecia un fin contrario a nuestro
ordenamiento jurídico, desconociendo los contratos anteriormente celebrados a favor de
los progenitores de la demandante y por ende, el fin ilícito en su celebración, pues ha
conllevado a una afectación económico patrimonial de los progenitores de la demandada
y luego de la demandante respecto del bien materia de controversia (…) la codemandada
María Elizabeth García Peralta, no se presentó a la Audiencia de Pruebas a fin de
efectuar su declaración de parte respecto de los hechos demandados, oportunidad para
contestar el pliego de preguntas y exponer lo concerniente a su derecho, teniendo en
cuenta que se cuestiona su adquisición del bien materia de contrato, respecto del cual

46
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

efectuó el pago de la suma de S/. 22,000.00 nuevos soles, suma sobre el cual el Notario
Público Alejandro Ramírez Carranza deja constancia de que no se exhibió medio de pago
alguno (véase 61 y 62) y dicho sea de paso, resulta inferior al autoavaluo (fojas 275) del
bien, en el que se precisa la suma de S/. 33,480.16 soles” (sic).

Sétimo.- Con relación a la denuncia descrita en el literal “b)” es de mencionar que no


puede prosperar, pues no señala con claridad y precisión la incidencia directa de las
normas que denuncia sobre la decisión impugnada, pues vuelve nuevamente a cuestionar
el contrato presentado por la demandante, la falta de representación de los directivos de
la Asociación de esa época del contrato de adjudicación al padre de la demandante,
alegaciones que ya han sido desestimadas en el considerando precedente, y que se reitera
inciden en cuestionamiento de revaloración probatoria y de las cuestiones de hechos
establecidas por las instancias, lo cual resulta ser incompatible con los fines del recurso
de casación precisados en el artículo 384 del Código Procesal Civil; no siendo materia de
análisis el tema de que se debió analizar el mejor derecho de propiedad, pues la Sala de
mérito ha sido clara en determinar la ilicitud de la venta a la recurrente por parte de la
asociación co demandada, conforme se puede observar del considerando vigésimo
primero de la recurrida: conclusión que a entender de este Supremo Colegiado resulta
acertada, por lo que el recurso debe de desestimarse.

Por los fundamentos expuestos y de conformidad con el artículo 392 del Código Procesal
Civil: Declararon IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto a fojas dos mil
doscientos veintinueve, por María Elizabeth García Peralta contra la sentencia de vista
de fecha once de abril de dos mil dieciocho; MANDARON publicar la presente
resolución en el Diario Oficial “El Peruano” bajo responsabilidad; en los seguidos por
Shiara Sadith Paredes Chamorro, sobre nulidad de acto jurídico y otro; y los devolvieron.
Por licencia del señor Juez Supremo Hurtado Reyes integra este Supremo Tribunal la
señora Jueza Suprema Céspedes Cabala. Interviene como ponente el señor Juez Supremo
Távara Córdova.
SS.
TÁVARA CÓRDOVA
HUAMANÍ LLAMAS
SALAZAR LIZÁRRAGA
CALDERÓN PUERTAS
CÉSPEDES CABALA
Jrs/Csa

47
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 13

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL PERMANENTE
CASACIÓN N° 120-2017-LIMA
SUMILLA: REIVINDICACIÓN

Persona Jurídica.- No se puede


confundir los bienes de la sociedad
con los bienes de las personas que la
conforman, pues se tratan de sujetos
de derecho distintos.
Artículo 78 del Código Civil

Lima, veintiséis de octubre de dos mil diecisiete.-

LA SALA CIVIL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE


LA REPÚBLICA: vista la causa número ciento veinte- dos mil diecisiete, en audiencia
pública llevada a cabo en la fecha y producida la votación con arreglo a Ley, emite la
siguiente sentencia:

I. ASUNTO

Viene a conocimiento de esta Suprema Sala, el recurso de casación interpuesto por el


demandante Giovani Said Simón Bendezú (fojas sesenta y cuatro), contra el auto de
vista de fecha veinticinco de agosto de dos mil dieciséis (fojas cincuenta y cinco), que
revocó el auto de fecha veinte de noviembre de dos mil quince (fojas treinta), que declaró
infundada la excepción de falta de legitimidad para obrar del demandante, y;
reformándola la declaró fundada, nulo todo lo actuado y concluido el proceso.

II. ANTECEDENTES

1. DEMANDA

Por escrito de fojas uno y subsanación de fojas once del cuaderno de excepciones, el
demandante Giovanni Said Simón Bendezú interpone demanda de reivindicación contra
Elías Samaan Massu (Elías Simón Massu), a fin que restituya a la empresa Bichara Simón
y Compañía, el bien inmueble ubicado en avenida Simón Bolívar N° 947 y General
Artigas N° 515-517, distrito de Pueblo Libre, provincia y departamento de Lima, inscrita
en la partida electrónica N° 11095905 del Registro de Predios de Lima. Argumenta la
demanda señalando que:

1. La empresa Bichara Simón y Compañía se inscribió en el registro de sociedades


el veintiséis de abril de mil novecientos cuarenta y ocho, teniendo como socios

48
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

fundadores a su abuelo Bichara Simón Salman, a su padre Gattás Simón Massú y a su tío
Elías Simón Massú, quien corrigió su nombre por el de Elías Samaan Massú.
2. Con fecha veintiseis de agosto de mil novecientos cuarenta y ocho la empresa
adquirió el predio denominado terreno rústico, ubicado en el distrito de Pueblo Libre, que
formó parte del fundo Cueva, Buena Muerte y Anexos, inscrito en el tomo 374, fojas 386,
asiento 5, del registro de predios de Lima, hoy Av. Simón Bolívar N° 947 y General
Artigas N° 515-517, distrito de Pueblo Libre - Lima, inscrito en la partida N° 11095905
del Registro de Predios de Lima.
3. Su abuelo falleció en fecha tres de febrero de mil novecientos sesenta y uno,
mientras que su padre falleció en fecha diez de setiembre de mil novecientos noventa y
cinco, este último dejó un testamento donde lo nombra a él y a su hermano Giorgio
Alexander Simón Bendezú como sus herederos. Que según el estatuto de la empresa,
cuando un accionista fallece, la sociedad continuará con los herederos del socio fallecido,
por tanto él sería automáticamente socio de la empresa.
4. Que su tío Elías Simón Massú en representación de la empresa transfirió la
propiedad del bien materia de litigio a favor de su hijo Henry Gerardo Samaan Chehade,
para concretar dicha transferencia el demandado firmó una escritura pública aclaratoria
de fecha seis de octubre de mil novecientos noventa y ocho, en la cual se insertó un Acta
de Junta General de Accionistas de fecha veinticuatro de mayo de mil novecientos
noventa y ocho, en la cual habrían participado todos los socios incluidos su abuelo y
padre, lo cual era imposible ya que estos ya habían fallecido.
5. Con fecha veintiocho de agosto de dos mil tres su primo Henry Gerardo Samaan
Chehade otorgó en anticipo de legítima el bien materia de litigio a favor del demandado.

2. CONTESTACIÓN DE LA DEMANDA Y FORMULACIÓN DE EXCEPCIÓN


DE FALTA DE LEGITIMIDAD PARA OBRAR DEL DEMANDANTE.

Por escrito de fojas quince del cuaderno de excepciones, el demandado Elías Samaan
Massú contesta la demanda y deduce excepción de falta de legitimidad para obrar del
demandante.

Fundamentos de la excepción: 1. El demandante no ha probado ser el propietario del


bien materia de reivindicación, por lo que no existe coincidencia entre el actor y quien la
ley habilita para pretender la acción reivindicatoria. 2. El hecho que el demandante pueda
haber acreditado ser socio de la empresa, no le otorga la facultad de irrogarse la titularidad
del bien, ya que este fue propiedad de la empresa Bichara Simón y Compañía, siendo que
quien tendría la facultad de ejercer el supuesto y negado derecho de reivindicación sería
el demandado como representante legal de la empresa.

Fundamentos de la contestación de la demanda.-1. Es cierto que el demandado en


representación de la empresa transfirió el bien materia de litigio, siendo que dicha
transferencia se realizó haciendo uso de la facultades que se le otorgó mediante escritura
pública de fecha primero de junio de mil novecientos cuarenta y ocho. 2. En el acta de
junta general de accionista de fecha veinticuatro de mayo de mil novecientos noventa y

49
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

ocho solo se ratificó las facultades de representación que ya ostentaba, siendo que de
existir algún defecto en su celebración los socios y sus herederos pueden impugnar dicho
acto; sin embargo, ello no forma parte de la materia sobre la cual gira este proceso. 3) Las
transferencias del predio se han hecho respetando las formalidades de ley.

3. AUTO DE PRIMERA INSTANCIA

Mediante Resolución N° 03 de fecha veinte de noviembre de dos mil quince, a fojas


treinta del cuaderno de excepciones, el Juez declaró infundada la excepción de falta de
legitimidad para obrar del demandante, bajo el fundamento que de la copia literal de la
constitución de la empresa Bichara Simón y Compañía se advierte del artículo octavo del
estatuto que “(...) En caso de fallecimiento de alguno de los socios, la sociedad
continuará con los herederos del socio fallecidos (..)”, por lo que el demandante tiene
calidad de socio de la empresa y por consiguiente legitimidad para obrar.

4. APELACIÓN

Por escrito de foja treinta y nueve, el demandado Elías Samaan Massú, fundamenta su
recurso de apelación, señalando que: 1. El juez ha validado el derecho de acción del
demandante en mérito al artículo octavo del estatuto de constitución de la empresa
Bichara Simón y Compañía, sin tener en cuenta el artículo 78 del Código Civil,
dispositivo que establece que la persona jurídica tiene existencia distinta a la de sus
miembros. 2. El demandado no ha acreditado su derecho de propiedad sobre el bien
materia de litigio.

5. AUTO DE VISTA

Elevados los autos en virtud del recurso de apelación interpuesto, la Sala Superior
mediante resolución número siete de fecha veinticinco de agosto de dos mil dieciséis
(fojas cincuenta y cinco), revocó el auto apelado de primera instancia y reformándolo
declaró fundada la excepción de falta de legitimidad para obrar del demandante, ordenó
anular lo actuado y dio por concluido el proceso.

Fundamenta su decisión indicando que: 1.- La Sala Civil Permanente en la Casación N°


3632-2015- Lima señalo que “la acreditación del derecho de propiedad del demandante
es un requisito de procedencia de la reivindicación”. 2.- El único legitimado para
interponer demanda de reivindicación es el propietario del bien y en el caso de autos el
demandante no acredita la propiedad del bien materia de litigio, puesto que de la partida
registral N° 11095905 del Registro de Predios de Lima se advierte que el inmueble
ubicado en la Avenida Bolívar N° 947 y Jirón General Artigas N° 515-517, distrito de
Pueblo Libre, es de propiedad de Elías Samaan Massú; por lo que no se puede establecer
una relación jurídica procesal valida a fin que el juez se encuentre en aptitud de resolver
el fondo de la litis.

50
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

III. RECURSO DE CASACION

La Suprema Sala mediante la resolución de fecha veintisiete de abril de dos mil diecisiete
ha declarado procedente el recurso de casación interpuesto por el demandante Giovani
Said Simón Bendezú, por las siguientes causales: i) Infracción normativa de los
artículos 138 y 139 incisos 3 y 5 de la Constitución Política del Estado, de los artículos
III del Títulos Preliminar y 427 del Código Procesal Civil; ii) Infracción normativa
de los artículos 949 y 968 del Código Civil, y; iii) Infracción normativa de los
artículos 82, 265 y 270 de la Ley General de Sociedades y del artículo 923 del Código
Civil, al haber sido expuestas las referidas infracciones con claridad y precisión,
señalándose además la incidencia de ellas en la decisión impugnada.

IV. FUNDAMENTOS DE ESTA SALA SUPREMA

PRIMERO. - En el presente caso, se solicita la reivindicación del bien ubicado en


avenida Simón Bolívar 947 y General Artigas 515-517, distrito de Pueblo Libre, provincia
y departamento de Lima, inscrita en la Partida Electrónica No. 11095905 del Registro de
Predios de Lima. Quien solicita la reivindicación es Giovani Said Simón Bendezú.

SEGUNDO.- La Sala Superior ha declarado fundada la excepción de falta de legitimidad


para obrar indicando que el demandante no es propietario del bien y que, como tal, no
cabe que interponga la referida demanda.

TERCERO.- A fin de resolver la presente causa debe indicarse lo que sigue:

1. En fecha veintiséis de agosto de mil novecientos cuarenta y ocho se adquirió el


bien por la empresa Bichara Simón y Compañía, formada por los señores Bichara Simón
Salman, Ghattás Simón Massú y Elías Simón Massú.
2. Conforme a la partida registral los propietarios del bien no fueron las personas
naturales que conformaron la sociedad, sino la persona jurídica.
3. Al morir Bichara Simón Salman, Ghattás Simón Massu (abuelo y padre,
respectivamente) su tío Elías Simón Massú, en representación de la empresa, transfirió
el bien a su hijo Henry Gerardo Simón Chehade.
4. Posteriormente, dicha persona otorgó anticipo de legítima a favor del demandado.

CUARTO.- De lo expuesto se observa una línea de transferencias que en ningún caso


coloca al demandante como propietario del bien, no pudiéndose confundir los bienes de
la sociedad con los bienes de las personas que la conformaban, pues se tratan de sujetos
de derecho distintos, de forma tal que los activos patrimoniales de la empresa no se
integran con el patrimonio del demandante, por cuanto al nacer una persona jurídica surge
un nuevo sujeto de derechos y deberes, generándose una autonomía jurídica entre la
personalidad de está y la de sus integrantes, por lo que los miembros de la persona jurídica
no tendrían derecho al patrimonio de esta, así como tampoco se encuentran obligados a
satisfacer sus deudas.

51
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

QUINTO.- Tal hecho, así como que la reivindicación exija que quien la haga tenga la
condición de propietario, es lo que ha señalado la Sala Superior, conforme se aprecia de
los considerandos sétimo y octavo de la impugnada; por consiguiente, en ningún caso se
infringen los artículos 138 y 139 incisos 3 y 5 de la Constitución Política del Estado,
referidos a la defensa del debido proceso y la motivación de las resoluciones judiciales.

SEXTO.- Tampoco hay infracción de los artículos III del Título Preliminar y 427 del
Código Procesal Civil porque la reivindicación exige como requisito fundamental que
quien la pida sea propietario del bien, siendo una potestad inherente del propietario el
poder restituir a su dominio un bien de su propiedad mediante la acción reivindicatoria,
lo que a todas luces no ocurre en el presente caso, no pudiéndose utilizar esta vía para
sustituir la nulidad de acto jurídico que reclama (supuestas transferencias con fin ilícito
de su tío Elías Simón Massú) porque allí corresponde hacer análisis distinto del que aquí
se hace y la legitimidad que invocaría no sería la de ser propietario del bien, sino la de ser
accionista de la sociedad posiblemente defraudada. En consecuencia, como no se tiene la
calidad de propietaria y ni siquiera se invoca esta debe desestimarse este extremo de la
pretensión casatoria.

SÉTIMO.- De la misma forma deben desestimarse las denuncias efectuadas a los


artículos 923, 949 y 968 del Código Civil porque presuponen la existencia de una
legitimidad para obrar del demandante que no posee; en buena cuenta, no siendo posible
establecer una relación jurídica procesal adecuada, no puede efectuarse análisis de fondo.

OCTAVO.- Por las mismas razones señaladas en el considerando precedente, tampoco


cabe pronunciamiento sobre las supuestas infracciones normativas a los artículos 82, 265
y 270 de la Ley General de Sociedades.

V. DECISIÓN

Fundamentos por los cuales, en aplicación del artículo 397 del Código Procesal Civil:
Declararon INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por el demandante Giovani
Said Simón Bendezú a fojas sesenta y cuatro, en consecuencia, NO CASARON el auto
de vista de fecha veinticinco de agosto de dos mil dieciséis, obrante a fojas cincuenta y
cinco; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial “El
Peruano” conforme a ley; en los seguidos con Elías Samaan Massú; y los devolvieron;
interviniendo como ponente el señor Juez Supremo Calderón Puertas.

SS.
TÁVARA CÓRDOVA
HUAMANÍ LLAMAS
DEL CARPIO RODRÍGUEZ
CALDERÓN PUERTAS
SÁNCHEZ MELGAREJO
Mmv/Maam

52
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 14

Corte Suprema de Justicia de la República


Sala Civil Permanente
AUTO CALIFICATORIO DEL RECURSO
CASACIÓN Nº 2697-2018- AREQUIPA
SUMILLA: OBLIGACIÓN DE DAR SUMA DE
DINERO
Lima, diecisiete de setiembre de dos mil dieciocho.-

VISTOS; y, CONSIDERANDO:

Primero.- Viene a conocimiento de este Supremo Tribunal, el recurso de casación de


fecha cinco de junio de dos mil dieciocho, interpuesto a fojas trescientos noventa y dos,
por Jesús Fernández Martínez contra la sentencia de vista de fecha tres de mayo de
ese mismo año, obrante a fojas trescientos catorce, que Revocó la sentencia de primera
instancia de fecha diecinueve de setiembre de dos mil diecisiete, obrante a fojas
doscientos ochenta y uno, que declaró Fundada la demanda y Reformándola la declara
Infundada; en los seguidos contra la Municipalidad Provincial de la Unión – Cotahuasi,
sobre obligación de dar suma de dinero; por lo que deben examinarse los requisitos de
admisibilidad y procedencia de dicho medio impugnatorio, conforme a lo previsto en
los artículos 387 y 388 del Código Procesal Civil y su modificatoria mediante Ley N°
29364.

Segundo.- Verificando los requisitos de admisibilidad regulados en el artículo 387 del


Código mencionado, se advierte que el presente recurso cumple con tales exigencias,
esto es: i) Se recurre una resolución expedida por la Sala Superior que, como órgano de
segundo grado, pone fin al proceso; ii) Se interpuso ante el órgano jurisdiccional que
emitió la resolución impugnada; iii) Fue interpuesto dentro del plazo de los diez días de
notificado con la resolución recurrida pues se verifica que fue notificado el veintiuno
de mayo de dos mil dieciocho y el recurso de casación se formuló el cinco de junio de
ese mismo año; y, iv) Cumple con pagar el arancel judicial.

Tercero.- Que, previo al análisis de los requisitos de fondo, es necesario precisar que
el recurso de casación es un medio impugnatorio extraordinario de carácter formal, que
sólo puede fundarse en cuestiones eminentemente jurídicas y no en cuestiones fácticas
o de revaloración probatoria, es por ello que este recurso de casación tiene como fines
esenciales la adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto y la unificación
de la jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia; en ese sentido, debe

53
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

fundamentarse de manera clara, precisa y concreta, indicando en qué consiste la


infracción normativa y cuál es la incidencia directa de ésta sobre el fallo, así como
precisar cuál sería su pedido casatorio, si es revocatorio o anulatorio.

Cuarto.- En ese orden de ideas, corresponde verificar el cumplimiento de los requisitos


de procedencia, con arreglo a lo dispuesto por el artículo 388 del Código Procesal Civil,
modificado por la Ley N° 29364.

1. Respecto a lo establecido en el inciso 1 del artículo señalado, el impugnante no le


resulta exigible pues la resolución la primera instancia le resultó favorable.

2. En cuanto a la descripción con claridad y precisión de la infracción normativa o el


apartamiento del precedente judicial, referido en el inciso 2 del artículo 388 del Código
citado, se tiene que el recurrente denuncia:

a) La infracción normativa de los artículos 1529, 1352, 1604 y 1605 del Código
Civil. Señala que, se ha realizado una interpretación equivocada del artículo 1529 del
Código señalado, por cuanto no se ha tenido en cuenta que la obligación materia del
proceso versa sobre un contrato de suministro y no sobre una compraventa; además de
que no se ha merituado que ambas partes han brindado su consentimiento para
perfeccionar el contrato conforme al artículo 1352 del Código Civil, con lo cual la
contraprestación es exigible. Sostiene que en cuanto a la inaplicación de los artículos
1604 y 1605 del Código Civil, se ha podido acreditar que la obligación puesta a cobro
corresponde a un contrato de suministro, sin embargo, el Ad quem ha considerado que
se trataba de una compraventa, además de no ponderarse que la existencia y contenido
del suministro pueden probarse por cualesquiera de los medios que permite la ley.
Afirma, que al tratarse de un contrato de suministro, pues del Oficio N° 192-2013-
MPLU-A se requirió que se proveyera en las mismas condiciones del contrato original
(ADS N° 012-2012-MPLU), es por ello que resulta aplicable lo dispuesto en el artículo
1604 del citado Código, en el cual se encuentra regulado ese contrato como aquél por el
cual el suministrante se obliga a ejecutar en favor de otra persona prestaciones
periódicas o continuadas de bienes, contrato con requisitos distintos al de compraventa
que sustenta la decisión de la Sala. Asimismo, respecto la prueba de las prestaciones, no
se ha tenido en cuenta que según lo dispuesto en el artículo 1605 del Código Sustantivo,
para demostrar la existencia de la obligación no sería determinante la existencia de un
contrato, de distintas formas se pueden obtener indicios que determinen que se ha
configurado el contrato de suministro, entre ellos se tiene a los vales de pedidos
expedidos por la demandada y las facturas otorgadas por el recurrente.

b) Infracción normativa de los artículos 197 y 121 del Código Procesal Civil.
Sostiene, que no se ha valorado conjuntamente los medios probatorios ofrecidos y
actuados, no existiendo únicamente documentos emitidos unilateralmente por el

54
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

recurrente, mediante el Oficio N° 192-2013-MPLU-A y vales de pedido otorgados por


la demandada se puede determinar la existencia de la obligación y por lo tanto debe
analizarse su cumplimiento; existiendo incongruencia en el razonamiento de la Sala
Superior contraviniendo lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 121 del Código
acotado, por lo que debe de motivarse expresamente señalando que el contrato celebrado
es uno de suministro y no uno de compraventa, asimismo indicarse los motivos por los
cuales no es de aplicación el artículo 1605 del Código Civil.

Quinto.- Que, con relación al cargo descrito en el literal “a)”, es de advertir que el
recurrente denuncia la infracción normativa de los artículos 1529, 1352, 1604 y 1605 del
Código Civil, referidos a la compraventa, el perfeccionamiento de los contratos, a la
definición de suministro y a la prueba y formalidad del suministro, respectivamente, sin
sostener cómo y por qué las normas que denuncia el recurrente han sido infringidas y
como incidirían en el resultado del proceso, esto de conformidad con el artículo 388 inciso
2 del Código Procesal Civil, teniendo en cuenta la naturaleza del presente proceso;
cuestionando en esencia una supuesta calificación dada por el Ad quem a una modalidad
de contrato de suministro por uno de compraventa, sin embargo, no toma en cuenta que
lo que se tiene que acreditar en este proceso más que la existencia de un contrato de
compraventa o suministro es la existencia de una obligación, cierta, exigible y líquida, sin
embargo, la Sala de mérito ha determinado que no se presenta tal situación, conforme se
puede leer de su considerando seis punto uno de la recurrida se señala: “(…) De autos se
tiene que la contraprestación exigida por el demandante (entendida como el pago) se
puede amparar en la medida que éste haya acreditado el cumplimiento de la prestación
a favor de la demandada; de los medios probatorios se advierte que no ha acreditado el
cumplimiento de la prestación por la parte demandante, ya que si bien obra en autos los
vales de pedido de fojas 09 a 19, solo existe un pedido N° 000484 de fecha 23 de abril
del año 2013 (fecha en que se remitió el Oficio N° 005-2013-JFM de fecha 23 de abril
del año 2013) los demás vales de pedido datan de fecha anterior, pretendiendo el
demandante acreditar el suministro de petróleo con las copias legalizadas de las facturas
de fojas 07 y 08 por los montos de S/3,064.40 y S/5,209.00; dichos medios probatorios
son emitidos de manera unilateral por el demandante lo que no resulta suficiente para
acreditar el cumplimiento de la prestación entendido como el suministro de combustible
y otros afines, tampoco se ha logrado determinar este extremo a través de los sucedáneos
de los medios probatorios, teniendo la carga de la prueba sobre este elemento el
demandante; en consecuencia al no haber acreditado este elemento, no podemos evaluar
la contraprestación exigida, tampoco el monto de la obligación y que esta no se haya
pagado; por lo que de conformidad con el artículo 200 del Código Procesal Civil
corresponde desestimarse la demanda por improbada (…)” (sic). En tal sentido lo que
se pretende en realidad es revertir lo resuelto por el Ad quem, a través de una nueva
calificación de los hechos, una revaloración de los medios probatorios y así convertir a la
sede casatoria en una tercera instancia, lo cual evidentemente no resulta posible por ser
contrarios a los fines del recurso de casación precisados en el artículo 384 del Código
Procesal Civil.

55
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Sexto.- Respecto al cargo descrito en el literal “b)”, es de advertir que se vuelve a insistir
en la tesis del tipo de contrato realizado por las partes del proceso, sin embargo, lo que se
quiere en realidad es una revaloración del material probatoria como si la Corte Casatoria
fungiera de instancia ordinaria, y sin tomar en cuenta además que, son los Jueces los
llamados a resolver la causa con independencia de acuerdo a los artículos 138 y 139 inciso
2 de la Constitución Política del Estado, así como los llamados a valorar la prueba a tenor
del artículo 197 del Código Adjetivo, pues de conformidad con este dispositivo legal
todos los medios probatorios son valorados por el Juez en forma conjunta, utilizando su
apreciación razonada, siendo que sólo serán expresadas las valoraciones esenciales y
determinantes que sustentan su decisión, lo cual se advierte que la instancia de mérito ha
realizado; no advirtiéndose incongruencia en el razonamiento de la Sala Superior, ni
vulneración alguna al artículo 121 del Código Procesal Civil que cita.
Sétimo.- Debe hacerse la atingencia, que dentro del contexto casatorio no es una
instancia, por tanto, no aprecia la prueba aportada ni puede modificar las cuestiones
fácticas establecidas por las instancias de mérito pues, sólo debe pronunciarse sobre
aspectos de derecho o vicios puntuales invocados o denunciados en el recurso de
casación, siendo en consecuencia que, si un recurso se encuentra sustentado sin tomar en
cuenta la finalidad nomofiláctica de la casación, es decir, la determinación de la exacta
observancia y significado de las leyes, éste debe ser desestimado, como ocurre con el
presente recurso. En tal sentido, se advierte una resolución suficientemente motivada, que
se sujeta al mérito de lo actuado y al derecho, con respeto al debido proceso y al principio
de motivación de resoluciones judiciales y al derecho de defensa de las partes.

Por los fundamentos expuestos y de conformidad con el artículo 392 del Código Procesal
Civil: Declararon IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto a fojas
trescientos noventa y dos, por Jesús Fernández Martínez, contra la sentencia de vista
de fecha tres de mayo de dos mil dieciocho, obrante a fojas trescientos catorce;
MANDARON publicar la presente resolución en el Diario Oficial “El Peruano” bajo
responsabilidad; en los seguidos contra la Municipalidad Provincial de la Unión -
Cotahuasi, sobre obligación de dar suma de dinero; y los devolvieron. Interviene como
ponente el señor Juez Supremo Távara Córdova.

SS.
TÁVARA CÓRDOVA
HURTADO REYES
HUAMANÍ LLAMAS
SALAZAR LIZÁRRAGA
CALDERÓN PUERTAS
Jrs/Csa

56
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 15

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL PERMANENTE
CAS. N° 243- 2018 - LA LIBERTAD
SUMILLA: NULIDAD DE ACTO JURIDICO

Lima, dos de mayo de dos mil dieciocho.

VISTOS; y CONSIDERANDO:

PRIMERO.- Que, es objeto de calificación el recurso de casación interpuesto por la


demandada América Móvil Perú S.A.C. a fojas veintiséis del cuaderno de casación,
contra la sentencia de vista de fecha dieciocho de julio de dos mil diecisiete, obrante a
fojas trescientos cincuenta y tres, que confirma la sentencia apelada de fecha treinta y
uno de octubre de dos mil dieciséis, obrante a fojas doscientos ochenta y cuatro, que
declara fundada la demanda de nulidad de acto jurídico e indemnización. Por lo que,
corresponde examinar si el recurso extraordinario cumple con los requisitos que exigen
los artículos 386, 387 y 388 del Código Procesal Civil, modificados por la Ley número
29364.

SEGUNDO.- Que, antes de revisar el cumplimiento de los requisitos necesarios para el


recurso de casación, se debe tener presente que éste es extraordinario, eminentemente
formal y técnico, por lo que tiene que estar estructurado con estricta sujeción a los
requisitos que exige la norma procesal civil para su admisibilidad y procedibilidad, es
decir, se debe puntualizar en cuál de las causales se sustenta, si es: i) en la Infracción
normativa; o, ii) en el apartamiento inmotivado del precedente judicial. Debe presentar
además, una fundamentación precisa, clara y pertinente respecto de cada una de las
referidas causales, así como demostrar la incidencia directa de la infracción sobre la
decisión impugnada. Que esta exigencia es para lograr los fines de la casación:
nomofiláctico, uniformizador y dikelógico. Siendo así, es obligación procesal de la
justiciable recurrente saber adecuar las agravios que denuncia a las causales que para la
referida finalidad taxativamente se encuentran determinadas en la norma procesal civil,
pues el Tribunal de Casación no está facultado para interpretar el recurso extraordinario,
ni para integrar o remediar las carencias del mismo o dar por supuesta y explícita la falta
de causal, tampoco para subsanar de oficio los defectos en que incurre la casacionista, en
la formulación del referido recurso.

TERCERO.- Que, en ese sentido, se verifica que el recurso de casación de fojas


veintiséis, cumple con los requisitos para su admisibilidad, conforme lo exige el
artículo 387 del Código Procesal Civil, modificado por la Ley número 29364, toda vez
que se interpone: i) Contra la resolución de vista expedida por la Primera Sala
Especializada Civil de Trujillo de la Corte Superior de Justicia de la Libertad que, como

57
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

órgano jurisdiccional de segunda instancia, pone fin al proceso; ii) Ante el referido órgano
jurisdiccional que emitió la resolución impugnada; iii) Ha sido presentado dentro del
plazo previsto en la norma, pues ésta fue notificada al recurrente el veintiocho de
diciembre de dos mil diecisiete, conforme a la constancia del cargo de notificación de
fojas quince y el referido recurso de casación fue interpuesto el quince de enero de dos
mil dieciocho, esto es dentro del plazo de diez días de notificado; y, iv) Adjunta arancel
judicial correspondiente a la interposición del recurso, a fojas veinticinco del expediente
principal.

CUARTO.- Que, al evaluar los requisitos de procedencia dispuestos en los cuatro incisos
del artículo 388 del Código Procesal Civil, modificado por la Ley número 29364, se
verifica que la nombrada casacionista satisface el primer requisito previsto en el inciso
uno del referido artículo, toda vez que no consintió la resolución de primera instancia que
le fue desfavorable.

QUINTO.- A que, para establecer el cumplimiento de los incisos 2°, 3° y 4° del precitado
artículo 388°, la recurrente debe describir con claridad la infracción normativa y precisar
la incidencia que tendría sobre la decisión impugnada. En el presente caso, denuncia:

Infracción normativa de los incisos 3 y 5 del artículo 139 de la Constitución Política


del Perú, artículo 1 del Título Preliminar del Código Procesal Civil, artículo 12 del
Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Refiere que las
sentencias emitidas no han resuelto en cuanto al extremo alegado por su parte respecto a
la indebida acumulación de pretensiones (nulidad de acto jurídico e indemnización).
Argumenta que la parte actora no ha probado los hechos que expone en la demanda para
sustentar su petitorio.

SEXTO.- Que, en relación a las infracciones descritas en el considerando anterior, esta


Sala Suprema advierte que los argumentos esgrimidos por la recurrente para sustentar sus
denuncias no evidencian en forma clara el modo en que se habría producido la infracción
del contenido normativo de las disposiciones legales invocadas. En efecto, al analizar el
recurso, se advierte que para fundamentarlo la recurrente se limita a invocar la
contravención al debido proceso y de los incisos 3 y 5 del artículo 139 de la
Constitución Política del Perú, artículo 1 del Título Preliminar del Código Procesal
Civil, artículo 12 del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial;
en el fondo pretende convencer a esta Suprema Sala de que no debió ampararse la
demanda de nulidad de acto jurídico e indemnización por existir una indebida
acumulación de pretensiones y porque no se ha probado el petitorio de la demanda; no
obstante ello, las instancias de mérito han desestimado dicho argumento al señalar que:

a) los fundamentos de la demanda de nulidad de acto jurídico y de indemnización, tienen


relación de dependencia, puesto que la celebración de los contratos fraudulentos, cuya
nulidad se ha declarado en autos es lo que ha generado la afectación a la demandante; y
b) que existe relación de causalidad entre la conducta antijurídica y el daño producido

58
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

toda vez que está probado en autos que a raíz de la celebración de un contrato fraguado,
se le imputó una deuda a la accionante, por lo que estiman en ese extremo la demanda de
indemnización.

SÉTIMO.- Que, siendo así, se concluye que la argumentación del recurso de casación no
cumple con el requisito normado por el inciso 2 del artículo 388 del Código Procesal
Civil, por el cual se exige para la procedencia del mismo “describir con claridad y
precisión la infracción normativa o el apartamiento del precedente judicial”, pues no se
dirige a demostrar una infracción en la correcta aplicación del derecho objetivo, sino
busca la revaloración de los hechos involucrados en el conflicto.

Por estos fundamentos y de conformidad con el artículo 392 del Código Procesal Civil:
Declararon IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por la demandada
América Móvil Perú S.A.C. a fojas veintiséis del cuaderno de casación, contra la
sentencia de vista de fecha dieciocho de julio de dos mil diecisiete, obrante a fojas
trescientos cincuenta y tres; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en
el diario oficial “El Peruano”, bajo responsabilidad; en los seguidos por Martha del Pilar
Castro Mendoza de Cárdenas con América Móvil Perú S.A.C., sobre nulidad de acto
jurídico e indemnización; y, los devolvieron. Interviene como ponente el Juez Supremo
señor Salazar Lizárraga.
SS.
TÁVARA CÓRDOVA
HURTADO REYES
HUAMANÍ LLAMAS
SALAZAR LIZÁRRAGA
CALDERÓN PUERTAS

RC/sg

59
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 16

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA CIVIL PERMANENTE

AUTO CALIFICATORIO DEL RECURSO

CASACIÓN N° 2307-2018- LAMBAYEQUE


SUMILLA: OBLIGACIÓN DE DAR SUMA DE
DINERO

Lima, veintinueve de agosto de dos mil dieciocho.-

VISTOS; y, CONSIDERANDO:
Primero.- Viene a conocimiento de este Supremo Tribunal, el recurso de casación de
fecha veintiuno de mayo del presente año, interpuesto a fojas doscientos cincuenta y
cinco, por Víctor Augusto Zamora Rojas, en calidad de abogado de la empresa
Servicios Generales Dyland S.R.L, contra la sentencia de vista de fecha veintisiete de
abril de dos mil dieciocho, obrante a fojas doscientos treinta y seis, que Confirmó la
resolución de primera instancia de fecha veintinueve de agosto de dos mil diecisiete,
obrante a fojas ciento setenta y ocho, que declaró Fundada la demanda, con lo demás que
contiene; en los seguidos por la empresa Taeyoung América S.A.C, sobre obligación de
dar suma de dinero; por lo que deben examinarse los requisitos de admisibilidad y
procedencia de dicho medio impugnatorio, conforme a lo previsto en los artículos 387 y
388 del Código Procesal Civil y su modificatoria mediante Ley N° 29364.

Segundo.- Verificando los requisitos de admisibilidad regulados en el artículo 387 del


Código Procesal Civil, modificado por la ley citada, se advierte que el presente recurso
cumple con tales exigencias, esto es: i) Se recurre una resolución expedida por la Sala
Superior que, como órgano de segundo grado, pone fin al proceso; ii) Se ha interpuesto
ante el órgano jurisdiccional que emitió la resolución impugnada; iii) Fue interpuesto
dentro del plazo de los diez días de notificado con la resolución recurrida, pues se verifica
que a la empresa recurrente se le notificó la resolución impugnada el siete de mayo de
dos mil dieciocho, y el recurso de casación se formuló el veintiuno del mismo mes y año;
y, iv) Cumple con adjuntar el pago de la tasa judicial que corresponde.

Tercero.- Que, previo al análisis de los requisitos de fondo, es necesario precisar que el
recurso de casación es un medio impugnatorio extraordinario de carácter formal, que sólo
puede fundarse en cuestiones eminentemente jurídicas y no en cuestiones fácticas o de
revaloración probatoria, es por ello que este recurso de casación tiene como fines
esenciales la adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto y la unificación
de la jurisprudencia nacional por la Corte Suprema de Justicia; en ese sentido, debe
fundamentarse de manera clara, precisa y concreta, indicando en qué consiste la

60
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

infracción normativa y cuál es la incidencia directa de ésta sobre el fallo, así como precisar
cuál sería su pedido casatorio, si es revocatorio o anulatorio.

Cuarto.- En ese orden de ideas, corresponde verificar el cumplimiento de los requisitos


de procedencia, con arreglo a lo dispuesto por el artículo 388 del Código Procesal Civil,
modificado por la Ley mencionada.

a) Se advierte que la empresa impugnante no consintió la resolución de primera instancia


que fue desfavorable a sus intereses, según fluye del recurso de apelación, obrante a fojas
ciento ochenta y nueve, por lo que cumple con este requisito.

b) En cuanto a la descripción con claridad y precisión de la infracción normativa o el


apartamiento del precedente judicial, referido en el inciso 2 del artículo 388 del Código
citado, se tiene de la lectura del recurso que la empresa recurrente denuncia las siguientes
infracciones:

i) Infracción normativa de los artículos 139 inciso 3, concordante con el artículo 197
y IX del Título Preliminar del Código Procesal Civil, manifiesta que La Sala Superior
obvia datos esenciales, fundamentales y determinantes que se encuentran en los medios
probatorios, indica que el Ad Quem comete un error debido a que si bien es cierto el fardo
probatorio corresponde a quien afirma hechos, pero también la Sala de mérito no ha
considerado que homogénea jurisprudencia sostiene que si bien es cierto que consentida
o ejecutoriada la resolución que declara el saneamiento procesal, precluye toda petición
referida a impugnar la validez de la relación jurídica procesal, esto no limita la facultad
del juzgador para que en sentencia excepcionalmente revise nuevamente dicha relación y
pronunciarse sobre ella. Si más aun ¿Cómo se puede conceder valor probatorio y mérito
a cobro a documentos que no constituyen comprobantes de pago?, lo cual resulta erróneo
y por demás inexigible que se le exija a la demandada el pago a través de notas de pedido
(factura proforma) ya que no constituyen comprobante de pago, pues la demandante es
una empresa y como tal debe sustentar sus salidas de dinero con las correspondientes
facturas o boletas de venta que le emitan sus proveedores, lo cual no ha sucedido en el
presente caso, sin embargo por ley el representante legal de la demandante está obligada
al cumplimiento de la ley como persona jurídica y mal se puede concebir que
judicialmente se pretenda que una empresa cancele documentos que no constituyen
comprobantes de pago ¿Cómo sería para provisionar contablemente dichos documentos
si no son comprobantes de pago?, sería imposible y se generaría un caos inimaginable.

ii) Infracción normativa del artículo 139 inciso 5 de la Constitución Política del
Estado, indica que la infracción se produce cuando la Sala Especializada en lo Civil en
su motivación décimo segundo señala "que al haber sido rechazado los medios de prueba
ofrecido en nuestro recurso de apelación (declaración jurada de María Esperanza
Hernández de Becerra y Segundo José Becerra Flores y Joab Abel Quispe Varga) no cabe
su valoración, lo cual consideramos que dicha decisión ha sido errónea por el operador

61
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

de justicia, quien debería de haberlos admitido y valorarlos, y analizarlos en forma


conjunta con los demás medios probatorios obrantes en autos.

Quinto.- Que, respecto a las alegaciones expuestas en los acápites i) y) ii) del
considerando anterior, se tiene que, estas guardan relación entre si pues en suma lo que
cuestiona es el derecho al debido proceso y motivación de las resoluciones judiciales; sin
embargo, dichas causales no pueden prosperar por carecer de base real, al no advertirse
la concurrencia de vicios insubsanables que afecten el debido proceso, en tanto, la
recurrida -tomando en cuenta la naturaleza del proceso sobre obligación de dar suma de
dinero- tramitada en vía de proceso abreviado contiene una motivación coherente y
sustentada en base a los hechos invocados y los medios probatorios aportados,
valorándolos utilizando su apreciación razonada, en observancia a la garantía
constitucional contenida en los incisos 3 y 5 del artículo 139 de la Constitución Política
del Estado.

Este Tribunal Supremo no puede dejar de mencionar que la resolución de mérito se


encuentra debidamente sustentada tanto fáctica como jurídicamente, y con sujeción al
mérito de lo actuado en el presente proceso. Asimismo, se aprecia que la Sala Superior
ha realizado una valoración adecuada de todos los medios probatorios adjuntados por las
partes e incorporadas al proceso, siendo que, de conformidad con el artículo 197 del
Código Procesal Civil, solo ha expresado las valoraciones esenciales y determinantes que
sustenta su decisión, aunado a ello se tiene que, los fundamentos que sostienen los
artículos supuestamente transgredidos, son similares a los agravios de su escrito de
apelación, que ahora nuevamente invoca; y que si fueron materia de pronunciamiento
por la instancia de mérito, pues la Sala Superior en sus fundamentos décimo y décimo
primero de la resolución impugnada señala: “En relación al agravio referido a los
supuestos desperfectos de la máquina selectora o su estado de uso, que habría
determinado el precio real de $ 116,000.00 Dólares americanos; cabe precisar que ha
quedado desvirtuado el supuesto que la maquina selectora presentara desperfectos. De
igual forma, no ha sido probada la adquisición y uso de la maquina selectora por la
empresa Molino Sol del Valle S.A.C, en el que basa su defensa la demandada, de haber
sido probado sería un argumento de validez que induciría a merituar el real valor de la
máquina, sin embargo, tampoco ha sido acreditada por la demandada, por lo que dicho
argumento tampoco abona a las preces de la demanda” (sic) “Sobre el último agravio,
relacionado a la Cesión de créditos por la suma de $ 32,172.30 Dólares, la cual indica
ya fue cancelada. Al respecto, es necesario precisar que ambos justiciables han
reconocido y reafirmado que la indicada suma ya fue debidamente cancelada, es más la
propia demandante en el escrito de demanda realiza un detalle general de todos los pagos
a cuenta de dicha obligación, que ascienden a la suma indicada, no existiendo
controversia sobre el asunto, razón por la cual la recurrida ordena el pago exclusivo el
adeudo pendiente por la venta de la maquina selectora ascendente a la suma de $
110,770.30 dólares americanos, más los intereses legales, con costas y costos del
proceso” (sic). Aunado a ello se debe tener en cuenta que el demandado no niega la deuda

62
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

puesta a cobro y tampoco formula la tacha correspondiente contra las “facturas


proformas” que se encuentran aparejadas en el escrito de demanda. En suma, se observa
una resolución suficientemente motivada que resuelve la causa conforme al mérito de lo
actuado y al derecho, cumpliendo con las garantías del debido proceso y con lo señalado
en el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Civil, razones por las cuales
el recurso debe ser desestimado.

Por los fundamentos expuestos y de conformidad con el artículo 392 del Código Procesal
Civil: Declararon IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Víctor
Augusto Zamora Rojas, en calidad de abogado de la empresa Servicios Generales
Dyland M S.R:L, contra la sentencia de vista de fecha veintisiete de abril de dos mil
dieciocho, obrante a fojas doscientos treinta y seis; MANDARON publicar la presente
resolución en el Diario Oficial “El Peruano” bajo responsabilidad; en los seguidos por la
empresa Taeyoung América S.A.C, sobre obligación de dar suma de dinero; y los
devolvieron. Interviene como ponente el señor Juez Supremo Távara Córdova.
SS.
TÁVARA CÓRDOVA
HURTADO REYES
HUAMANÍ LLAMAS
SALAZAR LIZÁRRAGA
CALDERÓN PUERTAS
Igp/Csa

63
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CASACION Nº 17

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA


SALA DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y SOCIAL PERMANENTE

AUTO CALIFICATORIO DEL RECURSO


CASACIÓN N° 3355-2018- DEL SANTA
Lima, dos de abril de dos mil dieciocho.-

VISTOS; y, CONSIDERANDO:

PRIMERO.- Viene a conocimiento de esta Sala Suprema el recurso de casación


interpuesto por la demandada Lourdes Elizabeth Llanos Ishikane, de fecha uno de junio
de dos mil diecisiete, obrante a fojas doscientos dieciocho, contra el auto de vista que
emitió la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia del Santa, de fecha dos de
mayo de dos mil diecisiete, obrante a fojas doscientos cinco, que confirmó la resolución
apelada de fecha veintidós de julio de dos mil dieciséis, obrante a fojas ciento cincuenta
y uno que declaró infundada la excepción de litispendencia e infundada la contradicción;
por lo que, se debe proceder a calificar los requisitos de admisibilidad y procedencia de
dicho medio impugnatorio establecidos en los artículos 387 y 388 del Código Procesal
Civil, modificados por la Ley N° 29364.

SEGUNDO.- El recurso cumple con los requisitos de admisibilidad previstos en el


modificado artículo 387 del Código Procesal Civil, pues se advierte que: i) Se impugna
una resolución expedida por la Sala Superior respectiva que, como órgano de segundo
grado, pone fin al proceso; ii) Se ha interpuesto ante la Sala que emitió la resolución
impugnada; iii) Fue interpuesto dentro del plazo de diez días de notificada la recurrente
con la resolución impugnada; y, iv) Se adjunta el arancel judicial correspondiente por
concepto de casación conforme se observa a fojas doscientos diecisiete.

TERCERO.- Antes de analizar los requisitos de procedencia, resulta necesario precisar


que el recurso de casación es un medio impugnatorio extraordinario de carácter formal
que solo puede fundarse en cuestiones eminentemente jurídicas y no en cuestiones
fácticas o de revaloración probatoria, es por ello que sus fines esenciales constituyen la
adecuada aplicación del derecho objetivo al caso concreto y la uniformidad de la
jurisprudencia nacional por la Corte Suprema; en ese sentido, su fundamentación debe
ser clara, precisa y concreta, indicando ordenadamente cuáles son las denuncias que
configuran la infracción normativa que incide directamente sobre la decisión contenida
en la resolución impugnada o las precisiones respecto al apartamiento inmotivado del
precedente judicial.

64
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CUARTO.- En cuanto a las causales del recurso de casación, estos se encuentran


contemplados en el artículo 386 del Código Procesal Civil, modificado por el artículo 1
de la Ley N° 29364, en el cual se señala que: “El recurso de casación se sustenta en la
infracción normativa que incida directamente sobre la decisión contenida en la
resolución impugnada o en el apartamiento inmotivado del precedente judicial”.
Asimismo, los numerales 1, 2, 3 y 4 del modificado artículo 388 del Código Procesal
Civil, establecen que constituyen requisitos de procedencia del recurso, que el recurrente
no hubiera consentido la sentencia de primera instancia que le fue adversa, cuando esta
fuera confirmada por la resolución objeto del recurso, se describa con claridad y precisión
la infracción normativa o el apartamiento del precedente judicial, así como el demostrar
la incidencia directa de la infracción sobre la decisión impugnada, e indicar si el pedido
casatorio es anulatorio o revocatorio.

QUINTO.- En cuanto al primer requisito de procedencia previsto en el numeral 1 del


modificado artículo 388 del Código Procesal Civil, se aprecia que la parte recurrente ha
cumplido con impugnar la resolución de primera instancia que le fuera desfavorable,
conforme se verifica del escrito de apelación que corre a fojas ciento sesenta y seis.

SEXTO.- De la revisión del recurso de casación materia de calificación, esta Sala


Suprema advierte que la recurrente denuncia como causal casatoria, la siguiente:

a) Infracción normativa de los artículos IX del Título Preliminar y 122 inciso 3


del Código Procesal Civil.
Sostiene la recurrente que, si bien el título ejecutivo es autónomo y que en el deben
concurrir todos los elementos que permitan el ejercicio de una acción ejecutiva, también
puede suceder que existan títulos ejecutivos compuestos por más de un documento, que
juntos formen un título ejecutivo, tesis que se ha adoptado en la Casación N° 1123-2000-
ICA, sobre la cual versa su nulidad y contradicción las cuales no han sido valoradas por
el Colegiado.

Asimismo, señala que conformidad con el artículo 364 del Código Procesal Civil, la Sala
al absolver el grado conoce de todo el proceso como instancia, no encontrándose limitada
en su conocimiento a los fundamentos que sirven de sustento al recurso de apelación,
valorando nuevamente la demanda, los medios probatorios y la norma aplicable; en ese
sentido, la Sala de mérito no tuvo en cuenta dicha norma pues se limitó a los fundamentos
del recurso impugnatorio y no valoró lo establecido en su demanda y contradicción.

La obligación cuya garantía se pretende ejecutar viene siendo exigida en un proceso


judicial que se viene tramitando ante el Segundo Juzgado Mixto de Nuevo Chimbote en
el Expediente N° 568-2011, en el que si bien existe un desistimiento formulado por la
ahora demandante, esta situación no ha sido de conocimiento de la recurrente impugnante
por no haber sido parte de dicho proceso, por lo tanto, la suma dineraria demandada no
puede ser tomada como exigible, presupuesto requerido por el artículo 689 del Código
Procesal Civil. Sin embargo, las instancias inferiores no han valorado estos argumentos

65
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

porque se ha trasgredido el debido proceso así como los principios procesales, motivo por
el cual debe anularse el auto de vista emitido.

SÉPTIMO.- Con relación a la causal citada en el literal a) del fundamento que antecede,
esta Sala Suprema observa que si bien es cierto la recurrente cumple con señalar las
normas que a su criterio se han infringido al emitirse la sentencia de vista, también lo es
que no ha cumplido con fundamentar las infracciones alegadas de manera clara y precisa;
pues, según se advierte, el caso concreto se refiere a un proceso de ejecución de garantías
mediante el cual se busca la satisfacción de la obligación contenida en el contrato de
constitución de garantía hipotecaria. En ese sentido, la Sala de mérito estimó la pretensión
del demandante debido a que la parte demandada no acreditó la inexigibilidad de la
obligación; pues, sólo se limitó a alegar la existencia de una supuesta litispendencia, por
la existencia de un proceso seguido ante el Segundo Juzgado Mixto de Nuevo Chimbote,
argumento que fue desestimado por las instancias de mérito en razón a que tal proceso se
encontraba archivado por desistimiento del accionante.

Estos argumentos, que sustentaron la decisión de la Sala no han sido contestados ni


rebatidos por la recurrente, habiéndose limitado a señalar la infracción normativa de los
artículos IX del Título Preliminar y 122 inciso 3 del Código Procesal Civil; sin indicar de
qué manera fueron infringidos, o cómo se aplican estos dispositivos legales al caso en
concreto; pues, el primero se relaciona con el contenido de las resoluciones judiciales y
el segundo con el carácter imperativo de las formalidades previstas en el Código Procesal
Civil; mientras que los argumentos de la apelante sólo hacen referencia a que si bien el
proceso seguido en otro juzgado ha sido archivado por desistimiento, tal circunstancia no
fue de su conocimiento, al no haber formado parte de dicho proceso, por lo que la suma
demandada no puede ser tomada como exigible, argumentos que de modo alguno
sustentan las infracciones alegadas.

Del mismo modo, la recurrente indica que la Sala de mérito no tuvo en cuenta el artículo
364 del Código Procesal Civil, al haberse limitado a los fundamentos del recurso de
apelación y no haber valorado lo establecido en la demanda y en la contradicción; sin
embargo, contrariamente a lo sostenido por la recurrente la sala que resuelve el grado solo
puede pronunciarse sobre los agravios que afectan al impugnante, de modo que es éste
quien delimita los puntos de la sentencia que a su parecer deben ser analizados por el
órgano jurisdiccional superior de conformidad con lo establecido en el artículo 366 del
Código Procesal Civil en concordancia con el artículo VII del Título Preliminar del
mismo código en mención, que consagra el principio de congruencia. No obstante,
tampoco la recurrente ha precisado que parte de la demanda o contradicción merecieron
un nuevo pronunciamiento de parte de la Sala Superior, con lo cual se hace patente la
falta de precisión de su recurso.

De lo expuesto, se advierte que lo pretendido por la recurrente con sus alegaciones es que
esta Sala Suprema actúe como una tercera instancia y efectúe una revaloración fáctica y
probatoria de las cuestiones controvertidas, que ya merecieron pronunciamiento por la

66
UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

sentencia de vista, lo cual no resulta atendible por exceder los límites del recurso de
casación.

OCTAVO.- Sin perjuicio a lo expuesto respecto a los requisitos de claridad y precisión,


tampoco la recurrente demostró la incidencia directa de la infracción sobre la decisión
impugnada; pues, pese a que señaló que su nulidad se encuentra al amparo de lo
establecido por la Casación N° 1123-2000-ICA, tal jurisprudencia suprema versa sobre
la inexigibilidad de las obligaciones; sin embargo, la recurrente no precisó de qué forma
se habría contravenido la Casación N° 1123-2000-ICA si en el caso concreto no se
acreditó que la obligación haya sido satisfecha.

Por estas razones, al incumplirse con lo dispuesto en el numeral 2 y 3 del modificado


artículo 388 del Código Procesal Civil, se concluye que la causal materia de examen
deviene en improcedente.

NOVENO.- Con relación a la exigencia prevista en el numeral 4 del modificado artículo


388 del Código Procesal Civil, la parte recurrente menciona que su pedido casatorio es
anulatorio; no obstante, el cumplimiento aislado de este último requisito no es suficiente
para declarar procedente el recurso de casación postulado, por cuanto los requisitos de
procedencia de dicho medio impugnatorio son concurrentes conforme lo señala el artículo
392 del Código Procesal Civil, modificado por el articulo 1 de la Ley N° 29364; lo cual,
de acuerdo con lo desarrollado en los fundamentos precedentes, no se ha cumplido en el
presente caso.

Por estas consideraciones, y de conformidad con el modificado artículo 392 del Código
Procesal Civil, declararon: IMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por la
demandada Lourdes Elizabeth Llanos Ishikane, de fecha uno de junio de dos mil
diecisiete, obrante a fojas doscientos dieciocho, contra el auto de vista de fecha dos de
mayo de dos mil diecisiete, obrante a fojas doscientos cinco; en los seguidos por la Caja
Rural de Ahorro y Crédito Chavin Sociedad Anónima Abierta contra Lourdes Elizabeth
Llanos Ishikane sobre ejecución de garantías; DISPUSIERON la publicación de la
presente resolución en el Diario Oficial “El Peruano”; conforme a ley; y, los devolvieron.
Interviene como Juez Supremo Ponente: Wong Abad.

S.S.
WALDE JÁUREGUI
RUEDA FERNÁNDEZ
WONG ABAD
CARTOLIN PASTOR
BUSTAMANTE ZEGARRA
Tlls/myp

67