Está en la página 1de 702

Teologia D eusto

A promulgación de la Constitución Dogmática “ Dei Verbum” hace 25

L años, fue saludada como un evento de alcance histórico. A juzgar por las
opiniones que en aquellos días se expresaron, eran dos las Constituciones
que tipificaban toda la aportación doctrinal del Concilio: la constitución “ Lu­
men Gentium” y la “ Dei Verbum” .
En este 25 aniversario la Facultad de Teología de la Universidad de Deusto quiere
presentar la publicación actualizada del Cometario que, bajo la dirección del P.
Alonso Schókel, se publicó en 1969 y que hace tiempo se encuentra agotado. No
se trata pues de una mera reedición sino de un “aggiornamento” que ha supuesto
la supresión de algunos capítulos, la reforma de otros y el añadido de un amplio
suplemento que recoge todos los trabajos referentes a la “ Dei Verbum” en gene­
ral y las aportaciones en lengua española de los principales capítulos bíblicos. De
este modo, manteniendo sustancialmente idéntica la estructura de la publicación
de 1969, la obra viene a ser una oportuna actualización de lo que hace cuatro lus­
tros se ofrecía al público de lengua española. A la pretensión primera de memoria
teológica viva de la “ Dei Verbum” , se une la circunstancia de la celebración del 70
cumpleaños del P. Luis Alonso Schókel. Los discípulos del maestro que trabajan
en la Facultad de Teología de la Universidad de Deusto le ofrendan esta nueva
edición como homenaje digno al que ha sido desde su cátedra del Pontificio Insti­
tuto Bíblico el mayeuta de numerosas vocaciones consagradas al estudio de la Pa­
labra de Dios.

UNIVERSIDAD DE DEUSTO Ediciones Mensajero


LA PALABRA DE DIOS EN LA HISTORIA
DE LOS HOMBRES

Comentario temático a la Constitución "Dei Verbum”


del Vaticano II sobre la Divina Revelación
LA PALABRA DE DIOS
EN LA
HISTORIA DE LOS HOMBRES

Comentario Temático a la Constitución "Dei Verbum”


del Vaticano II sobre la Divina Revelación.

Edición de los XXV años de la promulgación (1965-1990)


dirigida por

LUIS ALONSO SCHÓKEL


Prof. del Pontificio Instituto Bíblico (Roma)

ANTONIO M.a ARTOLA


Fac. Teología U.D. (Bilbao)

En colaboración con
A. A ntón - J. F. A shton - R. J acob - G . Ruiz ( f )
J. M. Sá n c h e z C aro - J. R. Á. ÜSBBL

1991
Universidad de Deusto Ediciones Mensajero
Apartado 1 Apartado 73
48080 BILBAO 48080 BILBAO
Quedan prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del Copyright
bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o par­
cial de esta obra por cualquier medio o procedimiento informático, y la
distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos,
así como la exportación e importación de esos ejemplares para su d istri­
bución en venta fuera del ámbito de la Comunidad Económica Europea.

Portada: Profeta Isaías. Capilla Sixtina. Miguel Angel.


© EDICIONES MENSAJERO - Sancho de Azpeitia, 2 - 48014 BILBAO
Apartado 73 - 48080 BILBAO
© UNIVERSIDAD DE DEUSTO - Apto. 1 - 48080 BILBAO
ISBN: 84-271-1676-4
Depósito legal: BU-4 1 .— 1991
Printed in Spain
Imprenta de Aldecoa.
ÍNDICE GENERAL

Págs.

PRESENTACION ................................................................................................. 17
LISTA DE COLABORADORES ........................................................................ 21
ABREVIATURAS ................................................................................................. 23
BIBLIOGRAFIA ....................................... 26
HISTORIA DE LA CONSTITUCION «DEI VERBUM», por Gregorio Ruiz.
In tro d u c c ió n ........................................................................................................ 45
I. El primer esquema «De fontibus revelationis» ............................ 47
1. Preparación .......................................................................................... 47
2. Exposición del esquema .................................................................. 49
3. Discusión del esquema del Concilio ............................................. 50
II. El esquema segundo «De divina revelatione» ................................. * 53
1. La preparación del esquema .......................................................... 53
2. Exposición del esquema .................................................................. 54
3. Discusión dei segundo esquema ................................................... 55
III. El tercer esquema «De divina revelatione» ...................................... 58
1. Preparación del nuevo esquema ................................................... 58
2. Exposición del esquema .................................................................. 59
3. Discusión en el aula c o n c ilia r.......................................... 61
IV. El cuarto esquema «De divina revelatione» ...................................... 64
1. La preparación del esquema .......................................................... 64
2. Exposición del esquema .................................................................. 65
3. Votación y enmiendas del esquema ............................................ 66
V. El texto final de la constitución .............................................................. 67
1. Preparación de texto ....................................................................... 67
2. El texto con las enmiendas de los modi ................................. 73
3. La votación sobre las enmiendas .................................................. 74
Epílogo: La promulgación de la constitución ............................................. 75
Fechas clave de la historia de la constitución «Dei Verbum» ......... 78

7
Págs.

Comisiones que intervinieron en la elaboración de la constitución


«Dei Verbum» ...................................... ............................... ......... ......... 82
Votaciones conciliares ......................... . .......................... .......................... 86
Sinopsis de los cuatro esquemas ............................................................... 88
1. Plan general ........................................ 88
2. Texto ....................................................................................................... 92
Proemio ........................................................... 93
Naturaleza de la revelación .............................................................. 96
Transmisión de la revelación divina .............................................. 108
Inspiración divina e interpretación de la Sagrada Escritura ... 118
El Antiguo Testamento ....................................................................... 128
El Nuevo Testamento ..................................................... 134
La Sagrada Escritura en al vida de la Iglesia ........................... 140

CONSTITUCION DOGMATICA SOBRE LA DIVINA


REVELACION

Proemio ......................................................................................................... 153


Naturaleza de la revelación ..................................................................... 153
Transmisión de la revelación divina ...................................................... 155
Inspiración divina e interpretación de la Sagrada Escritura ......... 158
El Antiguo T estam ento.............................................................................. 160
El Nuevo Testamento ................................................................................ 161
La Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia .................................. 163
Notificación ........................................................................................................ 166

COMENTARIOS

UNIDAD Y COMPOSICION DE LA COMISION «DEI VERBUM», por Luis


Alonso Schókel ........................................................................................... 157
El título ......................................................................................................... 167
El comienzo .............. 168
Cristo, centro de laconstitución ......................................... 169
Caracteres generales de laconstitución ....................... 170
Proemio ............................................................................................................... 175

C.1. NATURALEZA DE LA REVELACION (n. 2-6) 177

UNIDAD Y COMPOSICION, por Luis Alonso Schókel ... ... ... ... ... 179

CARACTER HISTORICO DE LA REVELACION, por Luis Alonso Schókel. 183

Distinciones ................... . .................................................................... ··· 163


Resumen ........................................................................................................ 166
El progreso de los esquemas .............. ............ ..................................... 169

8
Págs.

Los hechos reveladores: la razón bíblica ................... . .................... 190


¿Hechos o palabras? ¿Hecho o hechos? ........................ .................... 193
Palabras y hechos ...................................................................................... 194
Relación orgánica ....................................................................................... 195
El hecho humano ........................................................................................ 197
La palabra con el hecho .......................................................................... 200
Consecuencia teológica ........................................................................... 203
Consecuencia pastoral ............................................................................... 204

CRISTO, MEDIADOR Y PLENITUD DE LA REVELACION, por John


Ashton ............................................................................................... 207
Introducción .................................................................................................. 207
I. Revelación y fe .................................................................................. 208
II. «Mediator... totius revelationis» .................................................... 211
III. El Nuevo T estam ento........................................................................ 212
1. La teología de Lucas ................................................................. 212
2. Los evangelios y elEvangelio .................................................... 214
3. El reino de Dios .......................................................................... 215
4. Misterio ......................................................................................... 217
5. Fórmulas de profesión de fe .................................................... 219
IV. El Antiguo Testamento ..................................................................... 222
V. Revelación en San Juan .................................................................. 225

REVELACION Y DOCTRINA, por Luis Alonso Schókel ........................... 229


El objeto de la revelación en los esquemas ...................................... 230
Temas doctrinales ....................................................................................... 230
El modo doctrinal ....................................................................................... 231
Precisiones ................................................................................................... 233

PROBLEMAS PENDIENTES............................................................................... 234

C.2. TRANSMISION DE LAREVELACION DIVINA (n. 7-10) .................. 238

UNIDAD Y COMPOSICION, por Luis Alonso Schókel ........................... 239

EL DINAMISMO DE LA TRADICION, por Luis Alonso Schókel ......... 243


Planteamiento ............................................................................................... 243
El primer esquema ................................................................................... 245
La teoría proposicional ............................................................................. 247
Valoración ..................................................................................................... 249
El segundo esqu e m a ................................................................................. 250
El tercer esquema ..................................................................................... 252
Dinamismo de la Tradición ....................................................................... 252
La Tradición viva ........................................................................................ 253
El acto de transm itir ................................................................................ 254
El sujeto transmisor ................................................................................. 255
El objeto transmitido ................................................................................ 255
El medio de la transmisión .................................................................... 260

9
Págs.

Los dos polos de la Tradición ............................................................... 264


Primer esquema: el polo de la conservación ...................................... 264
Cambio de o rie n ta c ió n ............................................................................... 265
Tedencia escatológica de la Tradición ................................................... 267
Progreso de la Tradición .......................................................................... 270
Actualización ....................................................................... 271
Cómo se realiza el progreso de la Tradición ...................................... 272
Tradición como historia: Principio y fin ................................................. 274
Tradición como historia: Pasado y futuro ............................................ 275
El presente de la Tradición ..................................................................... 276
Objeciones .................................................................................................... 277
En el orden del conocimiento ................................................................ 277
El orden de la re a lid a d .............................................................................. 280

LA COMUNIDAD CREYENTE, PORTADORA DE LA REVELACION, por


Angel Antón ................................................................................................ 285

Revelación y comunidad ........................................................................... 285


Continuidad y universalidad de la revelación en la comunidad cre­
yente ...................................................................................... 291
Continuidad en diversas etapas .............................................................. 293
La palabra apostólica oral y escrita ......... ........................................ 296
Comunidad creyente fundada sobre losapóstoles ............................ 302
La comunidad creyente, portadora de la Palabra ... ......................... 305
La Iglesia postapostólicas, portadora de la revelación ..................... 307
Dimensión personal y escatológica ................................................. 310
Transmisión de la revelación sujeta al progreso ................................ 312
Misión de la comunidad en la transmisión de la revelación ......... 319
Misión del Magisterio eclesiástico en al transmisión de la re­
velación ..................................................................................................· 323
Escritura-Tradición-Magisterio en la Iglesia .......................................... 328
Conclusión .................................................................................................... 329

PROBLEMAS PENDIENTES, por Luis Alonso Schókel ....... . .................... 331

C.3. INSPIRACION DIVINA E INTERPRETACION DE LA SAGRADA


ESCRITURA (n. 11-13) ........................................................................... 334

UNIDAD Y COMPOSICION, por Luis Alonso Schókel ............................ 335

LA INSPIRACION DE LA SAGRADA ESCRITURA, por Antonio M.a


A rto Ia ............................................................................................................. 337
I. Historia ................................................................................................. 338
1. Intervenciones del Magisterio entre los dos concilios ... 338
a) El Vaticano ....................................................................... 338
b) Del Vaticano I a la Providentissimus Deus ............... 338
c) De León XIII al Vaticano II .............................................. 340
2. La reflexión teológica entre los dos concilios ................ 341
II. Comentario .......................................................................................... 343
1. Revelación e inspiración ............................................................ 344
2. La intervención divina en la inspiración ................................ 345

10
Págs.

3. La acción propia de los escritores sagrados ... ................ 347


4. Dios autor de la Escritura ...................................................... 349
5. Los efectos de la inspiración ................................................ 350
6. Las raíces sociales de la inspiración .................................. 352
Conclusión ............................................................................................ 354

VERDAD DE LA SAGRADA ESCRITURA, por René Jacob ... . 359


Estado actual de la cuestión .................................................................... 359
I. Historia del problema ...................................................................... 360
1. La posesión tranquila de una verdad ............................... 360
2. Discusiones en lossiglos XVI y XVII ............................... 361
3. Algunos ensayos de solución ................................................ 362
4. La encíclicas ................................................................................ 363
5. La exégesis después de la Divino affiante Spiritu ... 365
Conclusión ........................................................................................... 366
II. Investigaciones privadas antes de la «Dei Verbum» ............. 367
III. La constitución «Dei Verbum» ........................................................ 371
IV. El período posconciliar ..................................................................... 374
1. Diversas posiciones ................................................................... 374
2. Alcance de una fórmula ......................................................... 378
Conclusión ........................................................................................... 380

UTILIDAD DE LA ESCRITURA, por Luis Alonso Schókel ..................... 383

INTREPRETACION DE LA SAGRADA ESCRITURA, por Luis Alonso


Schókel .......................................................................................................... 385
La cuestión estructural ....................................................................... 385
Primer principio teológico .................................................................. 386
Primer principio hermenéutico .......................................................... 386
El tema de la intención, afirmación crítica ..................................... 387
El principio de la intención en su fondo histórico ..................... 389
La intención y sus límites hermenéuticos ................................... 392
La intención en el texto conciliar ................................................... 394
Hermenéutica racional: los géneros literarios ..................................... 396
Géneros literarios: e x is te n c ia ........................................................... 398
Géneros literarios: primera distinción ............................................ 398
Géneros literarios: segunda distinción ........................................... 398
Géneros literarios: tercera distinción ............................................. 399
Vida de un género literario ............................................................... 399
Género literario: clasificación y l e y ................................................. 400
Los géneros literarios desde fuera y desde dentro ..................... 401
Definición del género literario .......................................................... 401
Los géneros literarios y la interpretación ...................................... 402
Géneros literarios en el Antiguo Testamento ................................ 403
Condiciones de tiempo y cultura .................................................... 403
El principio filológico ........................................................................... 403
Los modos .............................................................................................. 404

11
Págs.

Géneros y modos ................................................................................. 404


Fórmulas .................................................................................................. 405
Escribir y afirmar ................................................................................. 405
Clasificación de modos ....................................................................... 406
Normas te o ló g ic a s ...................................................................................... 407
El principio del Espíritu ... ............................................................... 407
Testimonios selectos ........................................................................... 409
El contenido y la unida de toda la Escritura ................................ 411
La Tradición viva de toda la Iglesia ................................................. 412
La analogía de la fe ........................................................................... 413
El M a g is te rio ................................ 414
La tarea de los exegetas .............. 414
Mirada retrospectiva ............................................................................ 415
El texto promulgado ............................................................................ 416

DISCURSO DE MGR. NEOPHYTOS EDELBY SOBRE EL ESQUEMA «DE


DIVINA REVELATIONE» (con breve comentario de Luis Alonso
Schokel) ........................................................................................................ 419

LA CONDESCENDENCIA DE DIOS, por Luis Alonso Schokel ............... 427


Encarnación en lenguaje ........................................................................... 427
Consecuencias y problemas ..................................................................... 428

C.4. INTERPRETACION DE LA SAGRADA ESCRITURA (n. 14-16) ... 431

COMENTARIO LITERAL, por Luis Alonso Schokel .................................. 433


Título y composición .................................................................................. 433
La historia de la salvación, consignada en los libros del Antiguo
Testamento ............................................................................................. 434
La palabra como parte de la economía ........................................ 436
Especies de la palabra ....................................................................... 437
Dinamismo y etapas ............................................................................ 439
Ambito universal ................................................................................... 441
Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos ............... 441
Preparación ............................................................................................. 442
Profecía ................................................................................................... 444
T ip o s ......................................................................................................... 447
Validez y limitaciones de los libros .............................................. 449
Limitaciones ............................................................................................ 449
Validez ..................................................................................................... 450
Unidad de ambos Testamentos ............................................................... 450
Relación mutua de ambos Testamentos ........................................... 452
Objeciones contra el Antiguo Testamento ................................... 453

COMENTARIO TEMATICO, por Luis Alonso Schokel ................................ 455


El Antiguo Testamento, incorporado al Nuevo ..................................... 455

12
Págs.

Cristo resucitado ....... ........................ 455


D is tin c io n e s .......................................... 458
Esquema de técnicas ........................ 459
1. — Alegoría ................................. 460
2 . — Theoria ................................ 465
3. — Tipología ................................ 468
4 . — Sensus plenior ................ 472
Unidad de los métodos .................... 474
Lo simbólico ...................................... 475
El símbolo y las cuatro técnicas ... 478
Cristo es el protosímbolo ............... 481
Etapas del proceso de simbolización 483

C.5. EL NUEVO TESTAMENTO (n. 17-20) ................................................ 491

EXCELENCIA DEL NUEVO TESTAMENTO, por Luis Alonso Schokel ... 493

LOS EVANGELIOS, por José Ramón Scheifler ......................................... 497

Excelencia, origen apostólico y forma cuádruple ............................. 497

I. Historia del texto ............................................................................... 498


Contexto histórico ............................................................................. 498
Excelencia evangélica ........................................................................ 498
Apostolicidad de los Evangelios .................................................... 499
Autenticidad de los Evangelios ....................................................... 500
Problema sinóptico y cuestión juanea ........................................ 501
Redacción del texto conciliar ......................................................... 502
Excelencia evangélica ....................................................................... 504
Origen apostólico ............................................................................... 505
Autenticidad de los E vangelios....................................................... 505

II. Comentario ........................................................................................... 507


Testimonio de fe sobre la vida de Cristo ................................. 507
Apostolicidad y proclamación evangélica ................................... 508
Autores humanos de los Evangelios ............................................. 510

III. Problemas pendientes y perspectivas ......................................... 512

Historicidad de los Evangelios ................................................................ 512

I. Historia del texto ............................................................................... 513


Contexto histórico ............................................................................. 513
De la fe histórica al mito ............................................................... 515
La «vida de Jesús» y la Teología de los Evangelios ............... 516
La «Historia de las formas» y el escepticismo histórico de
R. Bultmann ................................................................................... 516
Los postbultmannianos ...................................................................... 518
Primeras reacciones católicas ......................................................... 519
La Divino afilante Spiritu y la crisis bíblica preconciliar ... 521
Fuera del aula conciliar .................................................................... 523
Redacción del texto c o n c ilia r.......................................................... 524
Esquema I. Visión estrecha y actitud condenatoria ............... 524
Los ciento ochenta grados del esquema II ................................. 526

13
Págs.

La formación de ios Evangelios en el esquema Mi ............... 527


Ultimos retoques y reafírmación conciliar .................................. 530
II. Comentario ........................................................................................... 533
Fe e historia ....................................................................................... 533
Proceso de formación de los Evangelios .................................. 534
Hechos y enseñanzas de Jesucristo ............................................. 535
La resurrección: su misterio y comprobación histórica ......... 536
Predicación apostólica ...................................................................... 538
El anuncio de Jesús y Cristo anunciado por los apóstoles ... 541
Tradiciones orales y escritas: la comunidad cristiana primitiva. 544
Redacción de los evangelistas ........................................................ 546
La «Historia de las formas» y la hermenéutica católica ... 550
Conclusiones ....................................................................................... 551
III. Problemas pendientes y perspectivas .......................................... 552
Muchas cosas y de gran importancia, por resolver ............... 552
Historia y fe ....................................................................................... 553
Límites de la misma historicidad ................................... ......... 555

LOS ESCRITOS APOSTOLICOS DEL NUEVO TESTAMENTO, por José


Angel Ubieta ................................................................................................ 559
I. Historia del texto ............................................................................... 560
La investigación bíblica y los escritos apostólicos ................ 560
Redacción del texto conciliar ... ................................................... 562
Esquema I ............................................................................................. 562
Esquema II ........................................................................................... 564
Esquema III .......................................................................................... 565
Esquema I V .......................................................................................... 568
II. Comentario del texto ......................................................................... 570
Relación con el contexto ................................................................ 570
A) Testimonio del misterio de Cristo en los «escritos apos­
tólicos ........................................................................................... 571
1. El canon del Nuevo Testamento ......... ....................... 571
2. Contenido de los «escritos apostólicos» ...................... 572
B) La autoridad de los «escritos apostólicos» ...................... 577
III. Perspectivas y problemas pendientes ........................................... 579

C.6. LA SAGRADA ESCRITURA EN LA VIDA DE LA IGLESIA


(n. 21-26) .................................................................................................. 581

UNIDAD Y COMPOSICION, por Luis Alonso Schókel ........................... 583

PAN DE VIDA, por Luis Alonso Schókel ................................................... 587


Comienzo ................................................................................................. 587
Composición ........................................................................................... 589
Pan de vida .................................................................................................. 589
Raíces bíblicas y patrísticas .............................................................. 590

14
Págs.

Sacramentalidad de la palabra .......................................................... 591


Presencia litúrgica ................................................................................ 592
La fuerza de la palabra ............................................................................ 593
Situación p re c o n c ilia r........................................................................... 593
El poder de la p a la b ra ................................... ..................................... 595
Nota sobre «tomar y repartir» ....... . ............................................. 595
La Escritura, norma de fe ....................................................................... 596
La Escritura, unida a la Tradición ................................................... 596
La Escritura, norma de fe ................................................................. 597
Cómo funciona la norma .................................................................... 598
¿Norma inmutable? ............................................................................... 600
¿Norma pretérita? ................................................................................. 601
Consecuencias ....................................................................................... 602
Actualización ................................................................................................ 602
Actualidad, actualización ..................................................................... 602
Etapas del texto ................................................................................... 603
Otros testimonios ................................................................................. 604
Actualización y actualismo ................................................................. 606

ESCRITURA Y TEOLOGIA, por José Manuel Sánchez Caro .................... 607


I. Teología y Escritura bajo el signo de la Hermenéutica ......... 607
II. Breve apunte h is tó ric o ....................................................................... 609
1. El modelo hermenéutico bíblico ............................................... 609
2. El modelo hermenéutico patrístico .......................................... 610
3. La aparición del modelo hermenéutico-dogmático ................ 611
4. La ruptura entre Biblia y Teología ........................................ 613
III. Hermenéutica y Escritura: Propuestas para un nuevo modelo 615
1. El Vaticano II ................................................................................ 615
2. El modelo de la Hermenéutica Bíblica .................................. 616
3. Introducción de la Hermenéutica en la Biblia ..................... 618
4. Interrogantes sobre un nuevo modelo interpretativo de la
Biblia .............................................................................................. 620
IV. Propuestas esquemáticas para un modelo hermenéutico de
interpretación de la B ib lia ............................................................... 622
V. C o n clu sió n ........................................................................................... 628

EL MINISTERIO DE LA PALABRA, porLuis Alonso Schókel .................. 631


El texto conciliar .................................................................................. 631
Explicación y cuestiones ..................................................................... 632
El ejemplo bíblico ................................................................................. 633
Citas bíblicas en la predicación .................................................... 637
El predicador escucha la Escritura .................................................. 638
El lenguaje de la predicación .......................................................... 640

LA LECTURA ECLESIAL DE LA BIBLIA, por José Manuel Sánchez Caro 643


I. El Espíritu con que fue compuesta: la Escritura, libro de la
Iglesia .................................................................................................... 644

15
Págs.

II. El Espíritu con que ha de ser leída: la lectura eclesial de la


S. Escritura ........................................................................................ 649
1. Lectura eclesial de la S. Escritura según San Ireneo ... 649
a) En la Escuela de los presbíteros ...................................... 650
b) Con el mismo Espíritu de los profetas ..................... 651
c) Según la regla de laverdad ............................................... 653
2. Lectura eclesial de la S. Escritura según la Constitución
«Dei Verbum» .............................................................................. 665
III. Lectura eclesial de la Biblia y vida de la Iglesia ................ 661
IV. A modo de conclusión ..................................................................... 666

PERSPECTIVAS .................................................................................................. 669

SUPLEMENTO BIBLIOGRAFICO 1969-1989 ................................................... 677

INDICE DE CITAS BIBLICAS ........................................................................ 689

INDICE DE AUTORES ..................................................................................... 695

16
PRESENTACION

La promulgación de la Constitución Dogmática «Dei Verbum» hace


XXV años, fue saludada como un evento de alcance histórico. A
juzgar por las opiniones que en aquellos días se expresaron, eran
dos las Constituciones que tipificaban toda la aportación doctrinal
del Concilio: la constitución «Lumen Gentium» y la «Dei Verbum».
El relator general Card. Florit habló del «corazón del misterio de
la Iglesia y el epicentro del Ecumenismo» cuando presentó la «Dei
Verbum» aludiendo a la polaridad de preocupaciones de aquellos
días: la Iglesia en sí, la Iglesia en sus preocupaciones de unidad.
Sobre la esencialidad del papel que había de jugar en el postcon­
cilio la «Dei Verbum» basta señalar que en ella se habían tocado
cuestiones tan vitales como la referente al tipo de verdad que ostenta
la revelación, la naturaleza de la fe, el Canon de la Escritura y su
Inspiración, la historicidad de Jesús, y la hermenéutica de la Pa­
labra de Dios. En esta Constitución se había determinado clara­
mente el lugar de la Iglesia respecto de la Palabra de Dios y su
transmisión histórica y el Concilio se pronunció enérgicamente sobre
la definitividad de la nueva alianza. A los problemas candentes de
los años sesenta en materia de exégesis según los métodos histó-
rico-críticos respondió la «Dei Verbum» poniendo en el corazón de
la hermenéutica cristiana el principio de la interpretación «in Spiritu».
A XXV años de distancia de aquel evento histórico podemos
constatar la justeza de las apreciaciones del año 1965 cuando tanto
se ensalzó la «Dei Verbum».
Al aproximarse la celebración del XXV aniversario van surgiendo
por todas partes iniciativas orientadas a recordar aquel momento
histórico que coincide también con el cuarto de siglo de la clausura
del Vaticano II.
Este afán de consagrar a esta conmemoración un memorial digno
ha movido a la Facultad de Teología de la Universidad de Deusto

17
2
a una iniciativa que no dudamos será bien acogida por los estu­
diosos de la Teología Sistemática y la Inroducción General a la
Sagrada Escritura. Se trata de la publicación actualizada del Co­
mentario que, bajo la dirección del P. Alonso Schókel, se publicó
en 1969. En efecto, ya no es el caso de pensar en nuevos comen­
tarios. El primer lustro del postconcilio agotó ya ese género lite­
rario. Pero no es menos verdad que no se puede prescindir de un buen
comentario a una constitución tan esencial. Ahora bien, el texto edi­
tado por el P. L. A. Schókel estaba hace tiempo agotado. Concebido
con unos criterios muy originales, a base de un estudio de carácter
temático y de preocupaciones preferentemente bíblicas, el libro cono­
ció una amplia difusión sobre todo en el mundo hispanoparlante. Los
profesores de Propedéutica Bíblica encontraron en sus páginas toda la
temática de su especialidad. En efecto, si se prescinde del Canon y
de la Crítica Textual, todos los grandes capítulos de la Introducción
General estaban presentes en aquella obra. Los profesores de Teología
Fundamental hicieron también una positiva utilización de la misma,
como puede apreciarse por las obras de Pié i Ninot, y Torres Queiruga.
El comentario había entrado en la ciencia bíblico-teológica espa­
ñola como un instrumento de trabajo imprescindible. Buena oportuni­
dad era el XXV aniversario de la «Dei Verbum» y de la clausura
del Vaticano i! para una actualización de su contenido. Mas no de­
bía ser una simple reedición. La extensión generosa del texto de
1969 (800 págs.) imponía un recorte. El paso de la historia exigía
también algunas modificaciones de contenido. A base de estas ele­
mentales constataciones se pensó en un «aggiornamento». Por eso
se han suprimido algunos capítulos como El carácter personal de la
fe, La Parádosis en el NT, La evolución del dogma, Las Versiones
Modernas de la Biblia. Otros han sido profundamente reelaborados,
como Escritura y Teología, y Lectura eclesial de la Biblia. La Biblio­
grafía se ha completado a base de un amplio suplemento que recoge
todos los trabajos referentes a la Dei Verbum en general, y las apor­
taciones en lengua española de los principales capítulos bíblicos. El
capítulo de los Géneros literarios ha sido retocado. Se han suprimido
los resúmenes que en 1969 ofrecían una ayuda pedagógica intere­
sante a los alumnos de Teología. De este modo, manteniendo sus­
tancialmente idéntica la estructura de 1969, la obra viene a ser una
oportuna actualización de lo que hace cuatro lustros ofrecía al pú­
blico de lengua española.
A la pretensión primera de memoria teológica viva de la Dei
Verbum, se une otra circunstancia que otorga particular interés al
libro. En el curso de este año cumple ei P. Luis Alonso Schókel
sus 70 años, buena parte de ellos gastados en actividades cientí­
ficas condicionadas por la temática de la Dei Verbum. Los discípu­

18
los del maestro que trabajan en esta Facultad le ofrendan esta
nueva edición como homenaje digno al que ha sido desde su cátedra
del Pontificio Instituto Bíblico el mayeuta de numerosas vocaciones
consagradas ai estudio de la palabra de Dios.
Deusto, abril de 1990.

Antonio M.a Artola, C.P.


Prof. de Sagrada Escritura
en la Facultad de Teología de la
Universidad de Deusto (Bilbao)

19
LISTA DE COLABORADORES

ALONSO SCHÓKEL, Luis, S.I., doctor en Sagrada Escritura, profesor


en el Pontificio Instituto Bíblico (Roma).
ANTON, Angel, S.L, doctor en Teología, profesor en la Pontificia
Universidad Gregoriana (Roma).
ARTOLA, Antonio María, C.P. Doctor en Teología, licenciado en Sa­
grada Escritura, profesor en la Fac. de Teología de la Univer­
sidad de Deusto (Bilbao).
ASHTON, John F., S.I.M.A. por Oxford, licenciado en Sagrada Escri­
tura.
RUIZ, Gregorio, S.L (f), Doctor en Sagrada Escritura, profesor en la
Universidad de Comillas (Madrid).
JACOB, René, licenciado en Sagrada Escritura (Francia).
SANCHEZ CARO, José Manuel, Doctor en Teología, licenciado en Sa­
grada Escritura, Rector de la Pontificia Universidad de Sala­
manca.
SGHEIFLER, José Ramón, S.L, licenciado en Sagrada Escritura, pro­
fesor en la Facultad de Teología de la Universidad de Deusto,
Bilbao (España).
UBIETA, José Angel, licenciado en Sagrada Escritura, profesor en el
Instituto de Teología Pastoral de la Diócesis de Bilbao.

21
ABREVIATURAS

AAS Acta Apostolicae Sedis.


ADVatI! Acta et Documenta Concilio Vaticano II apparando.
AmER American Ecclesiastical Review.
AmiC! Ami du clergé.
Ang Angelicum.
AngITR Anglican Theological Review.
Anton Antonianum.
ArchTG Archivo Teológico Granadino.
AS Vati I Acta Synodalia Vaticani II.
AugRom Augustinianum (Roma).
BASOR The Bulletin of the American School of Oriental Research.
Bib Biblica.
BibLit Bibel und Liturgie.
BlbOr Bibbia e Oriente.
Bijdr Bijdragen.
BiKi Bibel und Kirche.
BiLeb Bibel und Leben.
BiTerS Bible et Terre Sainte.
BiViChr Bible et vie chrétienne.
BLitE Bulletin de littérature ecclésiastique.
BZ Biblische Zeitschrift.
Cath Cathofica.
CanadJT The Canadian Journal of Theology.
CBQ The Catholic Biblical Quarterly.
CC Corpus Christianorum.
CivCat La Civiltà Cattolica.
CiFe Ciencia y Fe.
CiTom La ciencia tomista.
CiuDios La Ciudad de Dios.
ClerR Clergy Review.
CoIBG Collationes Brugenses et Gandavenses.
Cono (Esp) Concilium. Edición española.
ComSev. Communio. Sevilla.
ConiNT Coniectanea Neotestamentica.
CuadEv Cuadernos de Evangelio.
CuadT Cuadernos de Teología.
CuBi Cultura Bíblica.

23
DBS Dictionnaire de la Bible (Supplément).
DialEcum Diálogo Ecuménico.
Div Divinitas.
DowR Downside Review.
DTC Dictionnaire de Théologie Catholique.
DThom Divus Thomas (Piacenza).
DSchm Denzinger-Schönmetzer: Enchiridion Symbolorum.
EB Enchiridion Biblicum.
EphMar Ephemerides Mariologicae.
ErbAuf Erbe und Auftrag.
EstBi Estudios Bíblicos.
EstE Estudios Eclesiásticos.
EstMar Estudios Marianos.
EstMerced Estudios Mercedarios.
ETL Ephemerides Theol. Lovanienses.
EvangForum Evangelische Forum.
EvQ Evangelical Quarterly.
EvT Evangelische Theologie.
EXav Ecclesiastica Xaveriana.
ExpTim Expository Times.
FrancLA Studii Biblici Franciscani über Annuus.
Greg Gregorianum.
HerderKorr Herders Korrespondenz.
HeythJ Heythrop Journal.
HPTh Handbuch der Pastoral Theologie.
Interp Interpretation.
IrTQ The Irish Theological Quarterly.
JBL Journal of Biblical Literature.
JBR Journal of Bible and Religion.
JOESt Journal of Oecumenical Studies
JTS Journal of Theological Studies.
KerDo Kerygma und Dogma.
LaFactT Lima La Facultad Teológica (Lima).
LuVitor Lumen (Vitoria).
LumVi Lumière et Vie.
Mar Marianum.
MCom Miscelánea Comillas.
MünchTZ Münchener Theologische Zeits.
MS Mysterium Salutis.
NatGrac Naturaleza y Gracia.
NRT Nouvelle Revue Théologique.
NT Novum Testamentum.
NTS New Testament Studies.
OecumR Oecumenical Review.
PalCI Palestra del clero.
PG Patrología graeca.
PL Patrología Latina.
QDisp Quaestiones Dipustatae.
RAgEsp. Revista Agustiniana (España).
RazF Razón y Fe.
RB Revue Biblique.
RBén Revue Bénédictine.

24
RBiArg Revista Bíblica Argentina.
RBiblt Rivista Biblia Italiana.
RBiCal Revista Bíblica Calceatense.
REB Revista Eclesiástica Basileira.
RechBi Recherches Bibliques.
RelCult Religión y Cultura.
RHE Rev. d’Histoire Ecclésiastique.
RHPhiIRe! Rev. d’Histoire et Philosophie Religieuses.
RScPhilT Rev. des sciences philosophiques et théologiques.
RSR Recherches de science religieuse.
RThPhil Rev. de philosophie et théologie.
RUnCompIt Revista de la Universidad Complutense.
RUnOtt. Revue de l’Université d’Ottawa.
Salmant Salmanticensis.
SalTer Sal Terrae.
SAns Studia Anselmiana.
SC Sources chrétiennes.
ScE Sciences Ecclésiastiques.
Scho! Scholastik.
ScotJT Scripta Theologica. Pamplona.
ScrioTPamp Scottish Journal of Theology.
ScriptVict Scriptorium Victoriense.
ScuolCat La Scuola Cattolica.
SelT Selecciones de Teología.
SemBiEsp Semana Bíblica Española.
SemEspT Semana Española de Teología.
SNT Studia Neotestamentica.
ST Studia Theologica.
StimZ Stimme der Zeit.
SvExAb Svensk Exegetisk Arsbok
TeoIVid Teología y Vida.
TGI Theologie und Glaube.
TheoIJb Theologische Jarbuch.
TheoIPhil Theologie und Philosophie.
TLZ Theologische Litteratur Zeitung.
TPQ Theologisch-Praktische Quartalschrift.
TR Theologische Revue.
TheolSt Theological Studies.
Trad Traditio.
TRu Theologische Rundschau.
TTod Theology Today.
TübTQ Tübinger theologische Quartalschrift.
TZBas Theologische Zeitschrift. Basel.
UnSa Una Sancta.
VD Verbum Domini.
VerbC Verbum Caro.
VerdVi Verdad y Vida.
VieSp La Vie Spirituelle.
VigChr Vigilïae Christianae.
ZAW Zeits. für die altttestamenliche Wis.
ZKT Zeits. für kathol. Theologie.
ZNTW Zeits. fü r die nt. Wiss.
ZTK Zeits. fü r Theol. und Kirche.
25
BIBLIOGRAFIA

Reproducimos, en prim er lugar, la bibliografía elaborada por P. Heitmann


para la edición de 1969. Se le añade al final del libro un suplemento en el
cual se recogen, en primer lugar, los trabajos referentesa la DV en su
conjunto, en las diversas lenguas. Para los capítulos l-lll se ofrece la biblio­
grafía publicada en estos XX años, en lengua española exclusivamente. Se
mantiene la división de la materia atendiendo a los capítulos de la Cons­
titución.

I.— FUENTES

Acta et documenta Concilio oecumenico Vaticano II apparando, Series I


(Antepraeparatoria), Typis polyglottis Vaticanis, 1960-1961.
— Series il (Praeparatoria, ibid., 1964-1968.
Acta Synodalia Sacrosancti Concila Vaticani II, ibid., 1970-1980.

N. — ESTUDIOS

A) COMENTARIOS A LA CONSTITUCION «DEI VERBUM»

a) übros
U. BETTI y OTROS, Commento alla Costituzione dogmatica sulla Divina Ri­
velazione (Milano 1966).
G. FAVALE (ed.), La Costituzione Dogmatica sulla Divina Rivelazione. Cro­
nistoria. Testo latino e traduzione italiana. Esposizione e commento:
Magistero Conciliare (Torino-Leumann 1966).
J. Chr. HAMPE (ed.), Die A utorität der Freiheit. Gegenwart des Konzils und
Zukunft der Kirche im ökumenischen Disput. 3 vols. (München 1967)
I, c. 2.

26
— Dogmatische Konstitution über die Göttliche Offenbarung: LThK; Das
Zweite Vatikanische Konzil. Dokumente und Kommentare, p. 2.a (Frei­
burg im Br. 1967) p. 497-583:
498-503: Einleitung, J. RATZINGER.
504-528: Prooemium, I, II, J. RATZINGER.
528-557: III, A. GRILLMEIER.
571-581: VI, J. RATZINGER.
H. DE LUBAC, La Révélation divine. Constitution dogm. du Vatican II, pré­
sentée par...: La Voix de l ’Église 9 (Lyon 1966).
M. NICO LAU, Escritura y Revelación según el Concilio Vaticano II. Texto
y comentario de la Constitución Dogmática «Dei Verbum» por... (Ma­
drid 1967).
J. PERARNAU, Constitución dogmática sobre la Revelación divina. Edición
del texto, traducción introducción, indicación de lugares paralelos,
notas-comentario e índices (Castellón de la Plana 1966).
B. RAMAZZOTTI, La Costituzione dogmática «Dei Verbum» sulla divina rive-
lazione... Note illustrative (Verona 1966).
J. M. ROVIRA BELLOSO, Constitució Dogmática sobre la Revelado divina.
Introdúcelo de ... Traducció de J. A. POMBO: Mens Petri 8 (Barcelona
1965).
R. SCHUTZ-M. THURIAN, La parole vivante au concile. Texte et commen­
taire de la constitution sur la Révélation (Taizé 1966).
O. SEMMELROTH - M. ZERWICK, El Concilio Vaticano II y la «Dei Verbum»,
(Florida, Buenos Aires, 1968).
¡E. STAKEMEIER, Die Konzilskonstitution über die göttliche Offenbarung. Wer­
den, Inhalt und theologische Bedeutung: Konfessionskundliche und
kontroverstheologische Studien 18 (Paderborn 21967).

b) Artículos
J. M. ARRONiZ, Notas a la Constitución dogmática sobre la Revelación:
LuVitor, 15 (1966) 388-94.
A. DULLES, The Constitution on Divine Revelation in Ecumenical Perspec­
tive: AmER 154 (196 ) 217-31.
M. GESTEIRA, Comentario a la Constitución dogmática sobre la divina re­
velación: La Divina Revelación (Madrid, PPC, 1965) 5-48.
P. GRELOT, La Constitution sur la Révélation. II. Contenu et portée du
texte conciliaire: Ét 324 (1966) 233-46.
A. IBAÑEZ ARANA, Escritura y tradición en el Vaticano II: LuVitor 15 (1966)
244-55.
G. H. TAVARD, Commentary on De Revelatione: JEcuSt 3 (1966) 1-35.
H. VORGRIMLER, Die Konzilskonstitution über die göttliche Offenbarung:
BiLit 39 (1966) 105-10.
G. VOSS, Die dogmatische Konstitution «Über die göttliche Offenbarung»:
UnSa 21 (1966) 30-45.

27
B) HISTORIA DEL TEXTO DE LA CONSTITUCION

a) Libros

G. C. BERKOUWER, The Second Vatican Council and the New Catholicism


(Grand Rapids 1965).
R. M. BROWN, Observer in Rome. A Protestant Report on the Vatican Coun­
cil (New York 1964).
A. GRANADOS, La «Palabra de Dios» en el Concilio Vaticano II: Patmos
127 (Madrid 1966).

b) Artículos

A. GRANADOS, The Dogmatic Constitution on Revelation: HerdKor 3 (1966)


40-44; cf. 2 (1965) 16-21.
— Chronik der dritten Sitzungsperiode: HerdKor 19 (1964) 64-94.
— Die Offenbarung und ihre Weitergabe: HerdKor 19 (1964) 130-37.
— Die letzten Veränderungen am Offenbarungsschema: HerdKor 19 (1965)
733s.
— Die Konstitution über die Offenbarung: HerdKor 20 (1966) 177-83.
U. BETTI, De S. Scriptura in Concilio Vaticano II: Anton 41 (1966) 3-15.
B. C. BUTLER, The Vatican Council on Divine Revelation. An Interview w ith
B. C. Butler: CleR 50 (1965) 659-70.
G. CAPRILE, The emendamenti allo schema sulla rivelazione. Appunti per
la storia del testo: CC 117 (1966,1) 214-31.
— L'edizione tipica ufficiale dei documenti conciliari: CC 118 (1967,1)
57-62.
O. CULLMANN, Die Bibel und das Zweite Vatikanische Konzil: G. A. Lind­
beck (ed.), Dialog unterwegs (Göttingen 1965) 144-59.
H. FLORIT-J. van DODEWAARD - Fr. FRANIC, Relationes super schema Con-
stitutionis «De Divina Revelatione» (Typis Polyglottis Vaticanis 1964)
p. 3-23.
P. GRELOT, La Constitution sur la Révélation. I: Préparation d'un schéma
conciliaire: Ét 324 (1966) 99-113.
A. GRILLMEIER, Sorgen und Hoffnungen auf dem Konzil: StiZt 175 (1964s.)
287-304.
F. HOYOS, La Palabra de Dios, el Concilio y nosotros. Hechos y reflexiones:
RBiCalz 27 (1965) 2-15.
D. ITURRIOZ, La autoridad doctrinal de las constituciones y decretos del
Concilio Vaticano II: EstE 40 (1965) 283-300.
O. LORETZ, Die Tilgung des «ullo»—die Irrtum slosigkeit der Bibel nach dem
Textus emendatus des Vaticanum II: TPO 113 (1965) 276-81.
J. MEJIA, Esquema de la Revelación Divina: Criterio 37 (1964) 776ss.
N. A. NISSIOTIS, Report on the Second Vatican Council: EcuR 18 (1966)
190-206.
L. VISCHER, Le Concile du Vatican II. Rapport présenté au Comité Centrât
du Conseil Oecuménique des Églises: VerbC 20, 78 (1966) 1-46.

28
C) COMENTARIOS PARTICULARES

Capítulo I

A) HISTORIA Y REVELACION
a) Libros

V. BERNING - P. NEUENZEIT - H. R. SCHLETTE, Geschichtlichkeit und Offen­


barungswahrheit (München 1964 [Salzburger Hochschulwochen 1963]).
C. E. BRAATEN, New Directions in Theology Today. II: History and Herme­
neutics (Philadelphia 1966).
J. S. CROATTO, Historia de la salvación. La experiencia religiosa del Pue­
blo de Dios: Orientaciones Bíblicas 8 (Buenos Aires 21966).
V. A. HARVEY, The Historian and the Believer. The M orality of Historical
Knowledge and Christian Belief (New York 1966).
G. KLEIN, Theologie des Wortes Gottes und die Hypothese der Univer­
salgeschichte. Zur Auseinandersetzung mit W. Pannenberg: BEvT 37
(München 1964).
W. PANNENBERG (ed.), Offenbarung als Geschichte: KerDo, Beiheft 1 (Göt­
tingen 31965).
L. RUBIO MORAN, El misterio de Cristo en la historia de la salvación:
Nueva Alianza 26 (Salamanca 1967).

b) Artículos

A. BRUNNER, Revelación por la historia, SelTe 6, 22 (1967) 157-161.


D. P. FULLER, A New German Theological Movement: ScotJT 19 (1966) 160-75.
G. GUTWENGER, Offenbarung und Geschichte: ZKT 88 (1966) 393-410.
G. MUSCHALEK-A. GAMPER, Offenbarung in Geschichte: ZKT 86 (1964)
180-96.
G. G. O’COLLINS, Revelation as History: HeythJ 7 (1966) 394-406.

B) CRISTO, CENTRO DE LA REVELACION

a) Artículos

R. LATOURELLE, Le Christ, Signe de la Révélation selon la Constitution «Dei


Verbum»: Greg 47 (1966) 685-709.
— Révélation, Histoire et Incarnation: Greg 44 (1963) 225-62.
A. VÖGTLE, Die hermeneutische Relevanz des geschichtlichen Charakters
der Christusoffenbarung: ETL 43 (1967) 470-87.

C) FE
a) Lïbros

G. EBELING, Wort und Glaube (Tübingen 1960).


J. LECLERCQ, Croire en Jésus Christ: Vivre et croire (Tournai 1967).

29
J. SCHMUCKER, Die primären Quellen des Gottesglaubens: QDisp 34 (Frei­
burg im Br. 1967).
— L’expérience dans la Fot: Christus n. 57, 15 (1968, 1).
O. SEMMELROTH, Der Verlust des Personalen in der Theologie und die
Bedeutung seiner Wiedergewinnung. Festgabe K. Rahner I (Freibürg
im Br. 1964) 315-32.
J. TRÜTSCH-J. PFAMMATER, La te, en MS, I/2, pp. 879-988.

D) REVELACION

a) Libros
G. DE BROGLIE, Les signes de la crédibilité de la révélation chrétienne:
Je sais, je crois 9 (Paris 1964).
W. BULST, Offenbarung. Biblischer und theologischer Begriff (Düsseldorf
1960).
— Revelation. Tr. by B. Vawter (New York 1965).
J. M. CARMODY, The Theology of Revelation of H. R. Niebuhr (Rome 1966).
R. LATOURELLE, Teología de la Revelación (Salamanca 1967).
H. D. McDONALD, Theories of Revelation: an Historical Study 1860-1960
(London-New York 1963).
G. MORAN, Teología da la Revelación, Sal Terrae (Santander 1968).
H. NOACK, Sprache und Offenbarung. Zur Grenzbestimmung von Sprachphi­
losophie und Sprachtheologie (Gütersloh 1960).
K. RAHNER, Oyente de la palabra (Barcelona 1967).
E. SCHILLEBEECKX, Revelación y Teología (Salamanca 1968).
E. SIMONS, Philosophie der Offenbarung in Auseinanderstzung m it «Hörer
des Wortes» von Karl Rahner (Stuttgart 1966).
J. G. S. S. THOMSON, The OT View of Revelation (Grand Rapids 1960).
A. VÖGTLE, Revelación y mito (Barcelona 1965).
L. VOLKEN, Die Offenbarung in der Kirche (Innsbruck - München 1965).

b) Artículos

P. BENOIT, Revelación e Inspiración, según la Biblia, en santo Tomás y


en las discusiones modernas, Exégesis y Teología, I, 1-62.
J. BLAJOT, La Revelación divina: RazFe 170 (1964) 478-84.
W. BULST, Und Gott spräche: M. Schmaus u.a. (ed.), Wahrheit und Zeugnis
(Düsseldorf 1964) 587-97.
A. DULLES, The Theology of Revealtion: TS 25 (1964) 43-58.
D. EVANS-J. MARTUCCI, Protestant and Roman Views on Revelation.
I: Protestant Views; II: A Roman Cat hol ic Commentary: Cañad JT 10
(1964) 258-65.265-70.
D. FERNANDEZ, Concepto de revelación: RET 24 (1964) 3-16.
H. FRIES, La Revelación, MS 1/1, pp. 207-283.
R. LATOURELLE, La revelación como palabra, testimonio y encuentro: SeltT
1,3 (1962) 19-25.
E. LOHSE, Deus dixit. W ort Gottes im Zeugnis des Alten und NT: EvT 25
(1965) 567-86.

30
J. SCHILDENBERGER, Offenbarung und Heilige S chrift, en J. SCH1LDENBER-
GER (ed.), Die Bibel in Deutschland (Stuttgart 1966) p. 16-107.
R. SCHNACKENBURG, Reflexiones sobre la Revelación en la Biblia: SeIT 3
(1964) 97-106.

Capítulo II

A) TRADICION REAL

a) Artículos

P. LENGSFELD, La Tradición en el período constitutivo de la revelación, en*


MS, 1/1, pp. 287-337.
A. OSUNA FERNANDEZ, Tradición de verdades y tradición de misterios:
Salmant 10 (1963) 3-64.

B) EVOLUCION DEL DOGMA

a) Libros
Z. ALSZEGHY-M. FLICK, Lo sviluppo del dogma cattolico: Giornale di Teo­
logia 10 (Brescia 1967).
M. D. CFIENU, El Evangelio en el tiempo: Theologia 9 (Barcelona 1966).
H. HAMMANS, Die neueren katholischen Erklärungen der Dogmenentwicklung
(Essen 1965).
C. POZO, La teoría del progreso dogmático en los teólogos de la Escuela
de Salamanca, 1526-1644 (Madrid-Granada 1959).

b) Artículos

A. BRUNNER, Von der Entfaltung der christlichen Erkenntnis: StiZt 172 (1963).
168-81.
F. E. CROWE, Development of Doctrine and the Ecumenical Problem: TS 23
(1962) 27-46.
L.-M . DEWAILLY, Canon du Nouveau Testament et histoire des dogmes:
Vivre et penser 1 (1961) 78-93.
K. RAHNER-K. LEHMANN, Historicidad de la transmisión, en MS, I/2,.
pp. 218-870, con bibliografía.

C) PORTADORES DE LA TRADICION

a) Libros

J. BEUMER, Die mündliche Überlieferung als Glaubensquelle: Handbuch der


Dogmengeschichte 1,4 (Freiburg im Br. 1962).
C. H. DODD, The Authority of the Bible: Fontana Books (London 1965, 11929).
D. VAN DEN EYNDE, Tradición y magisterio: Pequeña Biblioteca Herder 27
(Barcelona 1963).

31
H. HOLSTEIN, La Tradition dans ¡’Église (Paris 1960).
R. R. WILLIAMS (ed.), A uthority and the Church: Theol. Collections 5 (Lon­
don 1965).
G. D. YARNOLD, By What Authority? Studies in the Relations of Scripture,
Church and M inistry (London 1964).

b) Artículos

H. U. von BALTHASAR y otros, La presencia de la revelación por medio de


la Iglesia, en MS, I/2, pp. 577-870.
F. X. DURRWELL, The Sacrament of Scripture: Contemp. NT Studies (Colle-
geville 1965) 38-43.
J. R. GEISELMANN, La Tradición, en Panorama de la teología actual, Ma­
drid 1961, pp.
W. KASPER, La Iglsia bajo la palabra de Dios: Conc(espñ) 4 (1965) 90-94.

D) TRADICION Y ESCRITURA

a) Libros
G. BARAUNA, Bibliograpia Traditionen) eiusque habitudinem ad S. Sripturam
respiciens (ca. 600 títulos): C. BALIÖ (ed.), De Scriptura et Traditione
(Roma 1963 (p. 85-112.
Y. M. CONGAR, La Tradición y las tradiciones (San Sebastián 1964).
G. EßELING, Wort Gottes und Tradition. Studien zu einer Hermeneutik der
Konfessionen: Kirche und Konfession 7 (Göttingen 1964).
G. EICHHOLZ, Tradition und Interpretation...: Theol. Bücherei 29 (München
1965).
J. R. GEISELMANN, Die Heilige Schrift und die Tradition. Zu den neueren
Kontroversen über das Verhältnis der Hl. Schrift zu den nichtgeschrie-
benen Traditionen: QDisp 18 (Freiburg 1962).
B. GERHARDSSON, Memory and Manuscript. Oral and Written Transmission
in Rabbinic Judaism and Early Christianity: ASNU 22 (Lund 21964).
P. LENGSFELD, Überlieferung. Tradition und S chrift in der evangelischen und
katholischen Theologie der Gegenwart (Paderborn 1960).
G. MORAN, Scripture and Tradition. A survey of the Controversy (New York
1963).
K. RAHNER-J. RATZINGER, Offenbarung und Überlieferung: QDisp 25 (Frei­
burg im Br. 1965).
H. SCHAUF, Die Lehre der Kirche über S chrift und Tradition in den Kate­
chismen (Essen 1963).
K* E. SKYDSGAARD - L. FISCHER (ed.), S chrift und Tradition. Untersuchun­
gen einer theologischen Kommission (Zürich 1963).
A. VARGAS-MACHUCA, Escritura, Tradición e Iglesia como reglas de fe
según Francisco Suárez (Granada 1967) (Bibliografía, p. XXI-XXXVI,
ca. 300 títulos).
B. M. XIBERTA, La tradición y su problemática actual: Pequeña Biblioteca
Herder 46 (Barcelona 1964).

32
b) A rtícu lo s

B. C. BUTLER, Divine Revelation. Scripture, Tradition and Scholarship: Ta­


blet 219 (1965) 1316-18.
G. DEJAIFVE, Révélation et Église: NRT 85 (1963) 563-76.
J. R. DE DIEGO, La sentencia de Martín Pérez de Ayala sobre la relación
entre la Escritura y la Tradición: ArTGran 30 (1967) 5-211.
U. DOMINGUEZ DEL VAL, Revelación y Tradición: Salmant 14 (1967) 245-80.
P. GRELOT, La tradición, fuente y medio vital de la Escritura: Conc(españ)
20 (1966) 360-83.
R. LATOURELLE, La Révélation et sa transmission selon la Constitution
«Dei Verbum»: Greg 47 (1966) 5-40.
P. LENGSFELD, Tradición y Sagrada Escritura: su relación, en MS 1/1,
pp. 522-556.
E. OLTRA, Escritura y tradición en la teología pretridentina: Salmant 10
(1963) 65-133.
E. PHOTIADIS, Die Lehre der orthodoxen Kirchen über S chrift und Tradition:
UnSa 18 (1963) 236-47.
K. E. SKYDSGAARD, Tradition and Gods Word: ST 19 (1965) 221-36.
C. TIESTOS LOSOOS, Naturaleza del virtual revelado: Analecta Calasanc-
tiana 9 (Madrid 1963) 5-100.

Capítulo III

A) INSPIRACION
a) Libros
M. ADINOLFI, Ispirazione e inerranza: «Ut unum sint» 2 (Roma 1962).
L. ALONSO SCHÖKEL, La palabra inspirada. La Biblia a la luz de la ciencia
del lenguaje: Madrid (31986).
H. U. von BALTHASAR, Ensayos teológicos. I: Verbum Caro. Tr. A.-P. SAN­
CHEZ PASCUAL (Madrid 1964).
D. M. BEEGLE, The Inspiration of Scripture (Philadelphia 1962).
J. BEUMER, Die katholische Inspirationslehre zwischen Vatikanum I und II.
Kirchliche Dokumente im Licht der theologischen Diskussion: SBS 20
(Stuttgart 1966).
J. LEVIE, La Biblia, palabra humana y mensaje de Dios: Temas bíblicos 2
(Bilbao 1961).
K. RAHNER, Inspiración de la Sagrada Escritura (Barcelona 1970).

b) Artículos
M. ADINOLFI, Aspetti Comunitari dell'Ispirazione: RBiblt 14 (1966) 181-99.
L. ALONSO SCHÖKEL, El proceso de la inspiración: Hablar y escribir: Bib
46 (1965) 269-86.
L. ARNALDICH, La inspiración verbal de la Escritura en los teólogos y es­
critores españoles del siglo XIX: Salmant 10 (1963) 555-70.

33
A. M. ARTOLA, Juicios críticos en torno a la Inspiración Bíblica del P. Rahner,
LumVit 13 (1964) 385-408.
A. V. BAUER, Inspiration als sakramentales Ereignis. Zum Verhältnis von
Wort, Sakrament und Menschheit Christi nach der Theologie Karl
Barths: TrierTZ 72 (1963) 84-104.
P. BENOIT, Inspiración y revelación: Conc(españ) 10 (1965) 13-32.
— Revelación e Inspiración según la Biblia, en santo Tomás y en las
discusiones modernas, Exégesis y Teología, i, pp. 1-62.
K. GONDON, Word and Logos. Reflection on the Problem of Inspiration:
IrTQ 33 (1966) 114-32.
Y. M. J. CONGAR, Apostolicidad en la inspiración de la Escritura: SelT
1,1 (1962) 15s.
H. HAAG, La palabra de Dios se hace libro en la Sagrada Escritura, MS
1/1, pp. 338-519.
F. HOYOS, «Palabra de Dios» - «Palabra del Señor». Reflexiones sobre la
lectura bíblica y la inspiración: RBiCalz 27 (1965) 129-39.152.
N. LOHFINK, La Escritura como unidad. Su inspiración e inerrancia: SelT 4
(1965) 170-80.

B) VERDAD
a) Libros
A. BOWMAN, Is the Bible True? (Westwood, N. J., 1965).
0. LORETZ, Die Wahrheit der Bibel (Freiburg im Br. 1964).
1. DE LA POTTERIE, La verità della Bibbia nelle discussioni recenti (Brescia
1968).
— La verdad de la Sagrada Escritura y la Historia de la Salvación se­
gún la Constitución dogmática «Dei Verbum», SelTe 6, 22 (1966)
162-170.
R. SCHNACKENBURG, Von der Wahrheit die freimacht. Gottes in der Bibel
geoffenbarte und präsente Wahrheit (München 1964).
A. VÖGTLE, Revelación y mito (Barcelona 1965).

b) Artículos
P. BENOIT, La verdad en la Biblia. Dios habla el lenguage de los hombres,
SelTe 28 (1968) 323-330.
A. GRILLMEIER, Die Wahrheit der Heiligen S chrift und ihre Erschliessung:
TPhil 41 (1966) 161-87.
A. IBAÑEZ ARANA, La verdad de la Escritura: LumVitor 15 (1966) 3-16.
O. LORETZ, Die Tilgung des «ullo»-die Irrtum slosigkeit der Bibel nach dem
Textus emendatus des Vaticanum II: TPQ 113 (1965) 276-81.
H. MÜHLEN, Die Lehre des Vaticanum II über die «hierarchia veritatum»
und ihre Bedeutung für den ökumenischen Dialog: TGI 56 (1966) 303-35.
P. ZERAFA, The Limits of Biblical Inerrancy: Ang 38 (1962) 92-119.

C) INTERPRETACION
a) Libros
Géneros literarios en los S. Evangelios. Otros estudios: Semana Bíblica
Española 17 (1956, ed. 1959).
34
J. BARR, Old and New in Interpretation. A Study of the Testaments: The
Curie Lectures delivered at Austin Presbyterian Theo!. Sem. 1964
(London 1966).
P. BARTHEL, Interprétation du langage mytique et théologie biblique. Étude
de quelques étapes de l’évolution du problème de l’interprétation
des représentations d’origine et de structure mythiques de la foi
chrétienne (Leiden 1963).
H. W. BARTSCH, Entmythologisierende Auslegung. Aufsätze aus den Jahren
1940-1960: Theologische Forschung 23 (Hamburg-Bergstedt 1962).
M. BECKER, Bild, Symbol Glaube (Essen 1965).
Y. BODIN, S. Jérôme e l ’Église: Théologie historique 6 (Paris 1966).
C. E. BRAATEN, History and Hermeneutics: New Directions in Theology To­
day 2 (Philadelphia 1966).
E. CASTELLI (ed.), Demitizzazione e immagine: A tti del Convegno indetto
dal Centro Internaz. di Studi Umanistici e dell’Istituto di Studi Filo­
sofici (Roma... 1962) a cura di E. CASTELLI: Archivio di Filosofia 1962
(Roma [Padova] 1962).
— (ed.), Demitizzazione e Morale: A tti del Convegno... 1965... (Roma
[Padova] 1965).
— (ed.), Ermeneutica e Tradizione: A tti dei Convegno... 1963... (Roma
[Padova] 1963).
— (ed.), Il mito della pena: A tti del Convegno... 1967... (Roma [Padova]
1967).
— (ed.), Il problema della demitizzazione: A tti del Convegno... 1961...
(Roma [Padova] 1961).
— (ed.), Mythe et Foi: Actes du colloque organisé par le Centre Inter­
national d’Études humanistes et par l ’Institut d’Études philosophiques
de Rome, 6-12 janvier 1966. Aux soins de E. CASTELLI (Paris 1966).
G. EICHHOLZ, Tradition und Interpretation...: Theol. Bücherei 29 (München
1965.
E. FUCHS, Gesammelte Aufsätze. I: Zum hermeneutischen Problem in der
Theologie. Die existentiale Interpretation (Tübingen 21965).
S. L. GREENSLADE (ed.), The Cambridge History of the Bible. The West
from the Reformation to the Present Day (Cambridge - New York
1963).
W. JOEST (ed.), Was heisst Auslegung der Heiligen Schrift (Regensburg 1966).
O. KAISER (ed.), Einführung in die exegetischen Methoden. Unter M itarbeit
von O. Kaiser, W. G. Kümmel und G. Adam herausgegeben in Ver­
bindung m it dem Verband Deutscher Studentenschaften (München
21964).
K. KOCH, Was ist Formgeschichte? Neue Wege der Bibelexegese (Neukir-
chen-Vluyn 1964).
L. KLEIN (ed.), Diskussion um die Bibel (Mainz 21964).
W. KNEVELS, Die W irklichkeit Gottes. Ein Weg zur Überwindung der Ortho­
doxie und des Existentialismus (Stuttgart 1964).
N. LOHFINK, Exégesis bíblica y teología (Salamanca, Sígueme, 1969).
— Vom Verstehen der Hl. Schrift. Wie findet der moderne Mensch Zu­
gang zur Bibel? (Limburg [Lahn] 21966).
R. MARLÉ, El problema teológico de la hermenéutica. Los grandes ejes de
la investigación contemporánea. Tr. de A. GUTIERREZ: Biblioteca RazFe
de Teología 8 (Madrid 1965).

35
H. NOACK, Sprache und Offenbarung. Zur Grenzbestimmung von Sprachphi­
losophie und Sprachtheologie (Gütersloh 1960).
J. M. ROBINSON-J. B. COBB, Jr. (ed.), The New Hermeneutic: New Fron­
tiers in Theology, Discussions among Continental and American Theo­
logians 2 (New York-London 1964).
PONT. UNIVERSIDAD ECLES. SALAMANCA (ed.), Los géneros literarios de
la Sagrada Escritura (Barcelona 1957).
K. H. SCHELKLE, Wort und Schrift (Düsseldorf 1966).
J. D. SMART, The Interpretation of Scripture (Philadelphia-London 1961).
G. SÖHNGEN, Analogie und Metapher. Kleine Philosophie und Theologie der
Sprache: Studium Universale 4 (Freiburg im Br.-München 1962).
W. STÄHLIN, Auch darin hat die Bibel recht. Sage, Leegnde, Märchen und
Mythos in der Bibel überhaupt (Stuttgart 1964).
M. WEISS, Hammiqrä’ kidmüto. irilDID fcOpÜH (The Bible and Modern
Literary Theory, heb.) (Jerusalem 1962).

b) Artículos
L. ALONSO SCHÖKEL, Hermeneutics in the Light of Language and Litera­
ture: CBQ 25 (1963) 371-86.
C. E. BRAATEN, How New is the New Hermeneutic?: TTod 22 (1965) 218-35.
R. DROSS, Stilzüge und Bauformen in biblischen Texten als didaktische H il­
fen: ZTK 62 (1965) 230-49.
E. ELORDUY, Las leyes de la palabra y sus aplicaciones exegéticas según
Suárez: MCom 41 (1964) 259-62.
G. FOHRER, Die Sage in der Bibel. Sagen und ihre Dichtung: Evang. Forum
5 (Göttingen 1965) 59-80.
H. FREY, Um den Ansatz theologischer Arbeit: Festschrift O. Michel (Leiden-
Köln 1963) 153-80.
P. GRELOT, Que penser de l ’interprétation existentiale?: ETL 43 (1967) 420-43.
E. HELLER, Ad virtutes exegendi: EvT 25 ,1965) 388-95.
W. P. JONES, Aesthetics and Biblical Hermeneutics: RelLife 31 (1962) 394-
408 (Bibliografía).
H. KRINGS, Zur Philosophie des Wortes: H. Krings, Besinnung auf das Heili­
ge (Freiburgs im Br. 1966) 25-40.
K. LANGE, Geistliche Speise: Untersuchungen zur Metaphorik der Bibelher­
meneutik: Zs. f. Dt. A ltertum und Dt. Lit. 95,2 (Wiesbaden 1966) 81-122.
H. LUDOCHOWSKI, Hermeneutischer Z irk e l-e in neues A llheilm ittel? Bes­
prechung neuerer Literatur über Wort - Sprache - Verkündigung: TrierTZ
75 (1966) 360-71.
B. LOTH-A. NICHEL, Légende, mythe et midrash: DTC, Tables gén. 12 (Pa­
ris 1965) 2937-41.
P. LUIS SUAREZ, Perspectiva del hagiógrafo en función de la exégesis: Se­
mana Bíblica Española 19 (Madrid 1958, ed. 1962) 255-69.
H. PETZOLD, Über Symbole und Sinnbilder der Bibel: ErbAuf 42 (1966)
119-30.
H. SCHLIER, ¿Qué implica la interpretación de la Escritura?: SelT 4 (1965)
259-69.
. VISCHER, Zum Problem der Hermeneutik: EvT 24 (1964) 98-112.
>s

VÖGTLE, Die hermeneutische Relevanz des geschichtlichen Charakters


der Christusoffenbarung: ETL 43 (1967) 470-87.

36
E. SCHLINK, Hermeneutik-Denkform-Verstehen, en K. von BISMARCK (ed.),
Neue Grenzen (Stuttgart 1966) p. 14-22.
R. SCHNACKENBURG, Zur Auslegung der Heiligen Schrift in unserer Zeit:
BiLeb 5 (1964) 220-36.
V. WARNACH, Was ist exegetische Aussage?: Cath 16 (1962) 103-30.
A. G. WRIGHT, The Literary Genre Midrash: CBQ 28 (1966) 105-38. 417.57.

Capítulo IV

SENTIDO CRISTIANO DEL ANTIGUO TESTAMENTO

a) Libros
Extraordinario sobre AT: SeIT 5,17 (1966) 1-119.
A. ALTMANN (ed.), Biblical M otifs. Origines and Transformations: LownlnstST
3 (Cambridge, Mass., 1966).
G. AUZOU, La tradición bíblica. Historia de los escritos sagrados del pueblo
de Dios. Tr. de C. RUIZ GARRIDO: Perspectivas 22 (Madrid 21966) rev.
K. H. BERNHARDT, Die gattungsgeschichtliche Forschung am AT als exege­
tische Methode. Ergebnisse und Grenzen (Berlin 1959).
R. E. BROWN, The Sensus plenior of S. Scripture (Baltimore 1960).
B. S. CHILDS, Memory and Tradition in Israel (Naperville 1963).
A. DEISSLER, El AT y la moderna exégesis católica. Tr. de J. M. QUEROL
(Barcelona 1966).
O. EISSFELDT, Einleitung in das AT unter Einschluss der Apokryphen und
Pseudepigraphen sowie der apokryphen- und pseudepigraphenartigen
Qumranschriften. Entstehungsgeschichte des AT (Tübingen 31964).
G. FOHRER, Einleitung in das AT (Heidelberg 101965) («Sellin-Fohrer»).
D. GONZALO MAESO, Manual de Historia de la Literatura hebrea (Madrid
1960).
P. GRELOT, Sentido cristiano del AT (Bilbao 1967).
R. H. GUNDRY, The Use of the Old Testament in St. M atthew's Gospel.
With Special Reference to the Messianic Hope (Leiden 1967).
A. T. HANSON, Jesus Christ in the Old Testament (London 1965).
H. HÖPFL, Introductio specialis in VT. Ed. 6 quam curavit S. BOVO: Intro­
d u cto in Sacros Utriusque Testament Libros 2 (Napoli 61963).
H. J. KRAUS, Geschichte der historisch-kritischen Erforschung des AT von
der Reformation bis zur Gegenwart (Neukirchen 1956).
H. J. RAUS (ed.), Zur Wissenschaft vom AT: Verkündigung und Forschung,
Beihefte zur EvT 11,1 (München 1966) (Bibliografía).
R. L. LUCAS, Considerations of Method in OT Hermeneutics: DunwR 6 (1966)
7-66.
F. MILDENBERGER, Gottes Tat im Wort. Erwägungen zur alttestamentlichen
Hermenetuik als Frage nach der Einheit der Testamente (Gütersloh
1964).
A. ROBERT-A . FEUILLET, Introducción a la Biblia. Tr. A. ROS. I: Introducción
general AT: Bibl. Herder 70 (Barcelona 1965).

37
P. SANSEGUNDO, Exposición histórico-crítica del hoy llamado «sensus pie-
nior» de la S. Escritura (Avila 1963).
J. SCHILDENBERGER, Literarische Arten der Geschichtsschreibung im AT:
Biblische Beiträge N.F. 5 (Einsiedeln-Köln 1964).
J. SCHREINER (ed.), Palabra y mensaje del AT, Barcelona (Herder) 1972.
C. WESTER MANN (ed.), Probleme alttestamentlicher Hermeneutik. Aufsätze
zum Verstehen des AT von 1950-1960 (München 1960).

b) Artículos
P. BENOIT, La plénitude de sens des Livres Saints: RB 67 (1960) 161-96.
R. E. BROWN, The problems of the «Sensus plenior»: ETL 43 (1967) 460-69.
— The Sensus Plenior in the Last Ten Years: CBQ 25 (1963) 262-85
(Bibliogr. p. 282-85).
J. COPPENS, Boletín: El problema de los sentidos bíblicos: Conc(españ) 30
1967) 654-67.
A. IBAÑEZ ARANA, La narración etiológica como género literario bíblico:
ScripVict 10 (1963) 161-76.
J. McKENZIE, Los valores del Antiguo Testamento: Conc(españ) 30 (1967)
535-63.
J. MUILENBURG, OT Scholarship, Fifty Years in Retrospect: JBR 28 (1960)
173-81.
— The Gains of Form Criticism in OT Studies: ExpTim 71 (1959s) 229-33.
S. MUÑOZ IGLESIAS, Valores de la antigua economía superados por la nueva:
Conc(españ) 30 (1967) 632-42.
P. J. MURNION, Sensus Plenior and the Progress of Revelation: Dunwoodie
Rev. 2 (1962) 117-42.
G. von RAD, Typological Interpretation of the OT: The Interpretation of the
OT 2: Interpr 15 (1961) 174-92.
M. L. RAM LOT, Une décade de théologie biblique. Chronique d'AT: RThom
65 (1965) 95-135.
H. RINGGREN, Literarkritik, Formgeschichte, Überlieferungsgeschichte. Erwä­
gungen zur Methodologie der alttestamentlichen Exege: TLZ 91 (1966)
641-50.
J. M. ROBINSON, Scripture and Theological Method. A Protestant Study in
Sensus Plenior: CBQ 27 (1965) 6-27.
G. E. WRIGT, OT Scholarship in Prospect: JBR 28 (1960) 182-93.

Capítulo V

EVANGELIOS
a) Libros
Género literarios en los S. Evangelios. Otros estudios: Semana Bíblica Es­
pañola 17 (1956, ed. 1959).
K. ALAND (ed.), Synopsis quattuor Evangeliorum. Locis parallelis evange-
liorum apocryphorum et Patrum adhibitis (Stuttgart 21964).
J. ALONSO D IA Z -A . SANCHEZ-FERRERO MARTIN, Evangelio y evangelistas.
Las perspectivas de los tres primeros Evangelios en sinopsis (Ma­
drid 1966).

38
G. AUZOU, La tradición bíblica. Historia de ios escritos sagrados del pue­
blo de Dios (Madrid 21966) rev.
R. BULTMANN, Die Geschichte der synoptischen Tradition (Göttingen 61964).
F. L. FISHER, How to Interpret the NT (Philadelphia 1966).
E. FUCHS, Zur Frage nach dem historischen Jesus (Tübingen 21965).
H. HÖPFL-B. GUT-A. METZINGER, Inrtoductio specialis in NT (Napoli 61962).
W. G. KÜMMEL, Das NT, Geschichte der Erforschung seiner Probleme (Frei­
burg im Br. 1958).
— Einleitung in das NT. Begründet von P. Feine und J. Behm. Völlig neu
bearbeitet von W. G. Kümmel (Heidelberg 141965).
X. LÉON-DUFOUR, Études d’Évangile, Parole de Dieu (Paris 1965).
— Los Evangelios y la Historia de Jesús. Tr. por P. DARNELL, revis, por
J. MARTINEZ ESCALERA (Barcelona 1966).
B. M. METZGER, Index to periodical Literature on Christ and the Gospels.
Compiled under the direction of B. M. METZGER: NT Tools and Stu­
dies 6 (Leiden 1966).
W. PESCH, Matthäus der Seelsorger. Das neue Verständnis der Evangelien
dargestellt am Beispiel von Matthäus XVIII: Stuttgarter Bibelstudien 2
(Stuttgart 1966).
I. DE LA POTTERIE, De Jésus aux Evangiles (Gembloux 1967).
A. ROBERT-A . FEUILLET, Introducción a la Biblia. Il: NT (Barcelona, 2 ed.
1983).
J. RHODE, Die redaktionsgeschichtliche Methode: Einführung und Sichtung
des Forschungsstandes (Hamburg 1966).
J. R. SCHEIFLER, Así nacieron los Evangelios (Bilbao 1967).
K. H. SCHELKLE, VJort und Schrift. Beiträge zur Auslegung und Auslegungs­
geschichte des NT (Düsseldorf 1966).
K. SCHLIER, Problemas exegéticos fundamentales del NT, Madrid (FAX)
1970.
K. SCHUBERT (ed.), Der historische Jesus und der Christus unseres Glau­
bens (Wien 1962).
M. H. SHEPHERD, Jr. (ed.), The Authority and Integrity of the NT: Theol.
Coll. 4 (London 1965).
H. E. W. TURNER, H istoricity and the Gospels. A Sketch of Historical Me­
thod and its Application to the Gospels (London 1963).
bens (Wien 1962).
A. WIKENHAUSER-J. SCHMID, Introducción al NT, Barcelona 1978.
A. N. WILDER, The Language of the Gospel. Early Christian Rhetoric: NT
Library (New York-London 1964).
D. YUBERO GALINDO, La formación de los Evangelios (Madrid 1966).
H. ZIMMERMANN, Métodos históricos críticos en el NT, Madrid (BAC 195)
1969.

b) Artículos
COMMISSIO BIBLICA, Instructio de histórica Evangeliorum ver i täte (21-4-1964):
AAS 56 (1964) 712-18.
S. GONZALEZ DE CARRERA, El método histórico-redaccional en los evange­
lios sinópticos: NatGrac 11 (1964) 205-25.
R. SCHNACKEN BURG, El método de la «Historia de las Formas» en la in­
vestigación de los Evangelios: SeltT 3 (1964) 261-66.

39
Capítulo VI

A) LA ESCRITURA EN LA IGLESIA
a) Libros
B. W. ANDERSON (ed.), The OT and Christian Faith. A Theological Discus-
sion (New York 1963-London 1964).
L. BOUYER, La Biblia y el Evangelio. El significado de las Escrituras: del
Dios que habla al Dios hecho hombre: Conocer la Biblia 4 (Barcelo­
na 1965).
K. FÖRSTER (ed.)f Die religiöse und theologische Bedeutung des AT,
von H. GROSS u.a.: Studien und Bericht der Kath. Akademie in Ba­
yern 33 (Würzburg 1965).
C. LARCHER, Acualidad cristiana del AT, Barcelona (Estela).
T. KAMPMANN, El AT hoy. Perspectivas kerigmáticas del AT: Biblia y Ke-
rygma 1 (Navarra 1965).
N. LOHFINK, Valores actuales del AT. Tr. de H. KAHNEMANN: Orientaciones
Bíblicas 11 (Buenos Aires 1966).

b) Artículos
H. CAMPENHAUSEN, Das AT als Bibel der Kirche vom Ausgangs des Ur­
christentums bis zur Entstehung des NT: H. Campenhausen, Aus der
Frühzeit des Christentums (Tübingen 1963) 152-96.
H. G. GEYER, Zur Frage der Notwendigkeit des AT: EvT 25 (1965) 207-37.
W. KASPER, Die Bedeutung der Hl. Schrift für Kirche und christliches Leben
nach der dogmatischen Konstitution Über die göttliche Offenbarung:
BiKi 21 (1966) 54-67.

B) TRADUCCIONES DE LA BIBLIA
a) Libros
Die Bibel in der Welt: Jahrbuch des Verbandes der Evangelischen Bibel­
gesellschaften in Deutschland 7 (1964ss.) hrg. von R. Steiner.
— Le traduzioni dei lib ri liturgici: A tti del Congresso tenuto a Roma
il 9-13 novembre 1965 (Città del Vaticano 1966).
— The Bible Translator: Published Quarterly by the United Bible Socie­
ties 19 (London 1968).
J. BECKMANN (ed.), Die HI. S chrift in den kath. Missionem: Gesammelte
Aufsätze. In Verbindung m it W. Bühlmann und J. Specker herausge­
geben von J. Beckmann: NZMissWiss Suppl. 14 (Schöneck-Beckenried
1966).
W. BÜHLMANN, Zusammenarbeit m it den Protestanten fü r die Überstzung
und Verbreitung der Bibel in den Missionem: NZMissWiss 20 (1965)
37-44.
S. L. GREENSLADE (ed.), The Cambridge History of the Bible. The West
from the Reformation to the Present Day (Cambridge - New York 1963).
E. A. NIDA, Toward a Science of Translating. With Special Reference to
Principles and Procedures Involved in Bible Translation (Leiden 1964).
H. ROST, 2000 Jahre Bibel. Ein kulturgeschichtlicher Bericht (München 1966).

40
b) Artículos
J. SCHM1D, Moderne Bibelübersetzungen. Eine Übersicht redigiert von...:
ZKT 82 (1960) 290-332.

C) ESCRITURA Y TEOLOGIA
a) Libros
H. U. von BALTHASAR, Ensayos teológicos. I: Verbum Caro. Traducción de
A.-P. SANCHEZ PASCUAL (Madrid 1964).
G. EBELING, Theologie und Verkündigung. Ein Gespräch m it R. Bultmann:
Hermeneutische Untersuchungen zur Theologie 1 (Tübingen 1962).
W. KASPER, Dogma y Palabra de Dios, Razón y Fe (Madrid 1968).
H. KRUSE, Die Hl. S chrift in der theologischen Erkenntnislehre. Grundfragen
des katholischen Schriftverständnisses: Konfessionskundliche Schriften
des J. A. Möhler-Institutes 5 (Paderborn 1964).
R. MARLÉ, El problema teológico de la hermenéutica: Biblioteca RazFe de
Teología 8 (Madrid 1965).
H. PETRI, Exegese und Dogmatik. Göttliche Offenbarung und kirchliches
Dogma im Verständnis der katholischen Theologie (Paderborn 1966-
München 1966).
E. SCHILLEBEECKX, Revelación y Teología, Salamanca 1968.
H. VORGRIMLER (ed.), Exegese und Dogmatik (Mainz 1962).

b) Artículos
L. ALONSO SCHÖKEL, Argumento de Escritura y teología bíblica en la
enseñanza de la teología: Semana Bíblica Española 18 (Madrid 1957,
ed. 1960) 225-41.
J. BEUMER, Schriftbeweis und Traditionsbeweis: TGI 54 (1964) 1-9.
E. BIERZYCHUDEK, La Biblia, alma de la teología: RBiCalz 28 (1966) 12-18.
J. BLENKINSOPP, Biblical and Dogmatic Theology: The Present Situation:
CBQ 26 (1964) 70-85.
F. DUENSING, Das Verhältnis von Exegese und Dogmatik in evangelischer
Sicht: UnSa 20 (1965) 152-59.
P. GRELOT, Exégèse, théologie et pastorale: NRT 88 (1966) 3-14.132-48.
H. HAAG, Zum Verhältnis Exegese-Dogmatik: TübTQ 142 (1962) 1-22.
N. LOHFINK, Text und Thema. Anmerkungen zum Absolutheitsanspruch der
Systematik bei der Reform der theologischen Studien: StiZt 181
(1968) 120-26.
L. SCHEFFCZYK, Die Auslegung der Hl. Schrift als dogmatische Aussage:
MÜTZ 15 (1964) 190-204.
O. SEMMELROTH, Dogmatik und Exegese als glaubenswissenschaftliche Dis­
ziplinen: Scho! 36 (1961) 497-511.

D) LECTURA DE LA BIBLIA
a) Libros
K. FRÖR, Wege zur Schriftauslegung. Biblische Hermeneutik für Unterricht
und Predigt (Düsseldorf 1966).
S. MUÑOZ IGLESIAS, Introducción a la lectura del AT (Madrid 1965).

41
R. SCHNACKENBURG u.a., Exegese und Verkündigung. Die Referate von
R. Schnackenburg und H. Kahlefeld beim 80. Deutschen Katholikentag
in Stuttgart. M it einem Anhang von H. Schürmann und O. Knoch
(Stuttgart 1964).
O. SEMMELROTH, Palabra eficaz, San Sebastián (Dinor) 1967.

b) Artículos
F. HOYOS, «Palabra de Dios» - «Palabra del Señor». Reflexiones sobre la lec­
tura bíblica y la inspiración: RBiCalz 27 (1965) 129-39.152.
N. LOHFINK, Bibel in der Gemeinde in katholischer Sicht: Stimme 23 (Frank­
fu rt am M. 1966) 719-33.
R. MARLÉ, Le chrétien d ’aujourd’hui devant la Bible: Ét 321 (1964) 627-39.
J. R. SCHEIFLER, La «Palabra de Dios» y la vida espiritual: Manresa 38
(1966) 203-22.

42
COMENTARIOS A LA CONSTITUCION
DOGMATICA «DEI VERBUM»
SOBRE LA DIVINA REVELACION
HISTORIA DE LA CONSTITUCION “ DEI VERBUM’’
Por Gregorio Ruiz, SJ.

IN T R O D U C C IO N 1*

El texto de la D e i V e rb u m es, sin duda, el documento conciliar


de más larga gestación. Seis años transcurren desde las consultas
preliminares para preparar los temas del concilio, a mediados del 59,
hasta la promulgación de la constitución, en noviembre del 65. Nin­
guna de las constituciones ocupó como ésta el aula conciliar du­

1 Los libros que más he usado para este estudio son los siguientes:
— Il Concilio Vaticano II. Cronache del Concilio Vaticano il edite da
«La Civiltà Cattolica» a cura di GIOVANNI CAPRILE, S. J. (Roma, Ed. «La
Civiltà Cattolica», 1965-1966); voi. 1: L’annunzio e la preparazione p. 1.a
(1959-60) XVI + 438 págs.; p. 2.a (1961-62) XX + 772 págs.; vol. 3: Secondo
periodo (1963-64) XII + 674 págs.; vol. 4: Terzo periodo (1964-65) XIl + 584
págs.
— R. LAURENTIN, L’enjeu du Concile (Paris 1962). Eds. du Seuil,
206 págs.; Bilan de la première Session (1963) 134 págs.; Bilan de la deu­
xieme Session (1964) 318 págs.; Bialn de la troisième Session (1965)
415 págs.; Bilan du Concile (1966) 449 págs.
— Vaticano II: Documentos conciliares completos (Madrid 1967). Ed. Ra­
zón y Fe-Apostolado de la Prensa. XXIV + 1540 págs.
— Y, sobre todo, U. Betti, O.F.M., Storia de la Costituzione dogmatica
«De/ Verbum» p. 11-68, en La Costituzione dogmatica sulla divina Rivela­
zione (Torino 31967). Elle Di Ci. 350 págs. (El artículo del P. Betti, del que
— Y, sobre todo, U. BETTI, O.F.M., Storia de la Costituzione dogmatica
me he servido largamente —y valga esta cita por todas— , es un estudio
documentadísimo, de primera mano, como de quien ha podido seguir paso
a paso desde sus comienzos la génesis de la constitución. El formó parte,
primero, de la Comisión teológica preparatoria, como consultor; de la Co­
misión mixta después, como perito, y fue nombrado, por fin, secretario
de la subcomisión que preparó los esquemas tercero y cuarto, en cuya
redacción tomaba él mismo parte como encargado del espinoso capítulo
sobre la Tradición).

45
rante tres años. El primer esquema «de liturgia» estrenaba el aula
el 2 de octubre de 1962 y quedaba promulgado el 4 de diciembre
de 1963. El «de la Iglesia» se extiende desde el 1 de diciembre de
1962 hasta el 21 de noviembre de 1964. El primer esquema «de la
Iglesia en el mundo», desde el 20 de octubre de 1964 hasta el 7 de
diciembre de 1965, catorce meses después. La constitución «sobre
la revelación», sin embargo, comenzó a discutirse un mes después
de haber comenzado el concilio, el 14 de noviembre de 1962, y sólo
veinte días antes de terminar éste tendría lugar la promulgación2.
Se trata de un largo itinerario, lleno de incidencias, identificado
estrechamente en su extensión con el del concilio.
Un itinerario tan extendido demostraba la importancia vital del
tema de la revelación. Ella es la que crea, constituye y mantiene
la Iglesia.
Las repetidas incidencias dejaban claro que esos aspectos posi­
tivos de la revelación, familiares a la teología católica de los últimos
años, necesitaban, sin embargo, una lenta labor de asimilación por
parte de muchos padres del concilio, preocupados como estaban en
seguir asistiendo en una posición crítica y defensiva respecto al
tema.
Por fin, el hecho de confundirse tan estrechamente este itinera­
rio con el del concilio nos ofrece el mejor método de acercarnos a
su estudio. Los cuatro esquemas por los que pasó el texto coinci­
den exactamente con los cuatro períodos del concilio3. La prepara­
ción de esos esquemas, con los períodos de intersesión y prepara­
ción del concilio; su discusión, con las sesiones del mismo concilio4.
La preparación, exposición y posterior discusión de cada uno de los
cuatro esquemas y del texto final constituirán así los tres apartados
que veremos siempre repetidos en los cinco capítulos de esta his­
toria.

2 Otros documentos de los promulgados en la última sesión — el de la


libertad religiosa y el de la Iglesia en el mundo— fueron también tratados
en la primera, pero sólo el tema, no un esquema preparado ya sobre el
asunto. En la libertad religiosa se trataba ya de un capítulo del esquema
De Ecclesia sobre las relaciones Iglesia-Estado. En el de la Iglesia en el
mundo, de las intervenciones del cardenal Suenens y otros sobre la ne­
cesidad de tratar en el concilio las relaciones entre la Iglesia y el mundo.
Pero los dos temas, libertad e Iglesia-mundo, sólo aparecerán en el aula
como esquemas por primera vez en la tercera sesión.
3 Esta identificación se puede apreciar en el apéndice sobre las fe ­
chas claves de la constitución. En él se destacan con letra especial las
cuatro sesiones del Concilio, al composición de los cuatro esquemas y las
discusiones sobre ellos.
4 Aunque el segundo esquema no fue discutido en la segunda sesión,
las observaciones de los padres conciliares, mandadas durante y después
de la sesión, suplieron e incluso superaron las aportaciones y enriqueci­
miento que en los otros casos supuso la discusión en el aula.

46
I. EL P R IM E R E S Q U E M A «DE F O N T IB U S R E V E L A T IO N IS »

1. Preparación

Cuatro meses después de anunciar Juan XXIII su intención de


convocar un concilio ecuménico nombraba el mismo Papa una Co­
misión antepreparatoria, presidida por e! cardenal Tardini y com­
puesta por secretarios y asesores de los diversos dicasterios de la
Curia romana5. Las tareas de esta Comisión eran: tomar contactos
con obispos del mundo entero para recoger consejos y sugerencias;
recoger propuestas de los dicasterios de la Curia romana y trazar
las líneas generales de los argumentos que habían de ser tratados
en el concilio, oídos también los pareceres de las facultades teo­
lógicas y canónicas de las universidades católicas6.
Las contestaciones fueron llegando a Roma con tal abundancia y
libertad de espíritu, que el Papa exclama un año después, el día de
Pentecostés: «Podría en verdad decirse que de nuevo Pablo y Ber­
nabé, enriquecidos de experiencia acerca de las condiciones de las
distintas Iglesias visitadas por ellos, se han dirigido hacia nosotros
aquí, a la ciudad de Pedro, Jerusaién terrestre, y continúan alegrán­
donos con las informaciones más seguras y prometedoras, fa c ie n te s
g a u d iu m m a g n u m ó m n ib u s f r a t r ib u s » (Act 15,3).
En las contestaciones7 aparece con mucha frecuencia8 el tema
de la revelación. En cuanto a las de los obispos, son muchos los
que recalcan su importancia para la vida de la Iglesia y quieren que
se trate no sólo defensivamente, condenando errores y desviaciones
posibles hoy, sino también doctrinalmente, con exposición de la doc­
trina católica sobre la historicidad, inspiración, inerrancia, interpre­
tación de la Escritura; y pastoralmente, recomendando y facilitando
la lectura de la Sagrada Escritura. Respecto a la Tradición, quieren

5 Eran éstos: monseñor Fe!ici (S. Rota), Coussa (S. C. Igl. Or.), Dante
(S. C. Ritos), Ferretto (S. C. Consistor.), Larraona (S. C. Relig.), Palazzini
(S. C. Concilio), Philippe (S. Oficio), Samoré (Asuntos Ecl. Extra.), Si-
gismondi (Propag. Fide), Staffa (S. C. Seminar, y Univ.), Zerba (S. C. Sacram.).
6 Véase G. CAPRILE, o.c., vol. 1, p. 1.a, p. 163.
7 De los 2.594 obispos contestaron 1.998 (el 77 por 100); de los 156
superiores religiosos, 101 (el 64,74 por 100); de las 62 facultades, 51 (el
82,25 por 100). Véanse estas estadísticas más pormenorizadas en G. CA-
PRILE, ib., p. 171-172.
8 Eran unas 108 propuestas fundamentalmente, que se agruparon en
tres capítulos. El primero, de la Sagrada Escritura, comprendía los siguien­
tes apartados: De historicitate librorum sacrorum, de inspiratione S. Scrip-
turae, de inerrantia S. Scripturae, de versionibus S. Scripturae, de S. Scrip-
tura ínter pretanda, de generibus litterarüs, de quaestionibus novis in re
bíblica, de auctoribus Commissionis biblicae, de error i bus damnandis, de
S. Scripturae usu in fideiium institutione. El segundo capítulo se titulaba:
De catholica Traditione. Y el tercero, De S. Scripturae propagatione.

47
se ponga en claro su naturaleza e importancia y su relación con la
Escritura.
La Congregación del Santo Oficio prefiere se aborde el tema
desde un punto de vista exclusivamente doctrinal, y casi se diría
polémico. Propone que se reafirme la objetividad de la revelación;
que se repita la doctrina católica sobre la autenticidad, inspiración,
inerrancia e interpretación de la Sagrada Escritura, aplicándola ex­
presamente a la historidad de los evangelios; que, al aclarar la no­
ción de Tradición, no se silencie la mayor extención de su conte­
nido con respecto a la Sagrada Escritura; y, por fin, que se declare
sin reservas que es la Iglesia, y no cada cristiano, la depositaría e
intérprete del depósito revelado.
En las contestaciones de las facultades católicas no sólo se apun­
tan, sino se estudian documentalmente, los tres temas mayores:
Revelación, Escritura, Tradición. También se sugiere ya que estos
temas se traten en el concilio en una cuestión aparte, que podría
llamarse de fontibus revelationis9.
El 5 de junio de 1960, el Papa declaraba concelado el primer
tiempo del concilio (de preparación) y abierto el segundo (de pre­
paración inmediata). Con el «motu proprio» Superno Del nutu creaba
10 comisiones encargadas de elaborar, a base de las sugerencias
recibidas, los esquemas que habrían de servir de materia de discu­
sión en el concilio. De los 75 esquemas que elaboraron estas 10 co­
misiones, nueve serán obra de la Comisión teológica. Uno de ellos,
el de fontibus revelationis. Otro, que entrará de algún modo a for­
mar parte de la constitución final, es el de deposito tidei custodiendo.
La Comisión tenía al cardenal A. Ottaviani como presidente, y al
P. S. Tromp, S.I., como secretario, y estaba compuesta de varios
obispos y teólogos en calidad de miembros y consultores. Estaba
establecido que la Comisión trabajara siguiendo las sugerencias y
propuestas conciliares, pero en el Schema compendiosum constitu-
tionis de fontibus revelationis, de trece puntos, que elaboró, no era
difícil adivinar la influencia dominante ejercida por la respuesta del
Santo Oficio, antes citada.
Nombrada una subcomisión que desarrollase los 13 puntos, ésta
sometió sus trabajos al juicio de la Comisión teológica el 13 de fe-

9 Fue lástima que no se hiciese más caso a muchas de estas respues­


tas, que hubieran podido ahorrar al concilio muchas fatigas y días de tra­
bajo. En la respuesta del Pontificio Instituto Bíblico de Roma, por ejemplo,
se proponía entonces que el concilio tratase de la Escritura y de la Tra­
dición, afirmando que no son dos fuentes de la revelación independientes
y paralelas; que se acentuase la importancia fundamental de la fe para la
salvación; que se comparase la eficacia de la palabra de Dios en la salva­
ción a la de los sacramentos, comparación abundantemente confirmada por
la Tradición constante de la Iglesia hasta el concilio de Trento; y que se
tratase de armonizar por fin positivamente la historicidad de los evange­
lios con su inerrancia, ya que ésta sólo se aplica a aquello que el hagió-
grafo intenta escribir.

48
brero de 1961 10, que dio nuevas directivas en orden a corregir varios
puntos. Terminada esta corrección el 23 de junio de ese año, fue
enviada a todos los componentes de la Comisión teológica y reto­
cada de nuevo en ei mes de septiembre, según las observaciones
recibidas. Los días 19 y 20 del mismo mes discutía la Comisión teo­
lógica nuevamente ei esquema y pedía a la subcomisión llevar a
cabo algunas correcciones. El 4 de octubre el esquema estaba pron­
to para ser presentado al examen de la Comisión preparatoria central.
Esta, creada también el 5 de junio de 1960 para coordinar los
trabajos de las comisiones, lo examinó el 10 de noviembre, y pro­
puso algunas enmiendas que fueron insertadas, si bien con gran
autonomía, en la revisión de la Comisión teológica. Así fue a la im­
prenta, y el 13 de julio mandaba a los padres el Papa, por medio
del cardenal Cicognani, lo que llamamos esquema prim ero11.

2. Exposición del esquema

El esquema d e fo n tib u s re v e ía tio n is constaba de cinco capítulos.


El primero trataba de la doble fuente de la revelación. El segundo,
de la inspiración e inerrancia de la Sagrada Escritura en general.
Los capítulos tercero y cuarto, del Antiguo y Nuevo Testamento,
respectivamente. Y el quinto, de la Sagrada Escritura en la Iglesia.
Como puede verse al fin de esta historia, en la comparación
sinóptica de los títulos de los cuatro esquemas, la disposición de
capítulos y párrafos del esquema primero guardará un paralelismo
bastante estrecho con la de los tres siguientes. Solamente el capí­
tulo segundo, después tercero, que trataba de la inerrancia y del ca­
rácter de la inspiración, sufrirá una notable corrección incluso en
cuanto al número y disposición de los párrafos. De todas maneras,
aún el resto del esquema, bajo una disposición casi idéntica, ocul­
taba una temática completamente diversa de los esquemas que ha­
bían de venir. De hecho se podía prever que no iba a ser aceptado
sin más por un concilio, cuya mayoría no había estado representada
como tal en la elaboración del esquema, dentro de las comisiones
Central y Teológica.

10 Las reuniones duraron del 13 al 16 de febrero. Precisamente el 14,


al fin de los trabajos de la mañana, recibían la visita del papa, lleno de
humor y cordialidad (aludiendo a su dificultad de hablar el latín, citaba
el A, a, a, nescio loqui del profeta Jeremías; les decía después que quería
seguir el ejemplo de Cristo Niño, sentado en medio de los doctores, y
les animaba a seguir sus trabajos).
11 Sacrosanctum Oecumenicum Concilium Vaticanum Secundum. Schema­
ta Constitutionum et Decretorum de quibus disceptabitur in Concilii sessio-
nibus. Series prima (Typis Polyglottis Vaticanis, 1962) p. 9-22: Schema Consti-
tutionis dogmaticae de fontibus reveíationis.

49
4
Esta intatisfacción se podía adivinar en e! hecho de que, antes
de comenzar en el aula la discusión del presente esquema, ya cir­
culaban entre los padres otros esquemas completos, alguno de los
cuales era patrocinado por casi todas las conferencias episcopales
centroeuropeas 12.

3. Discusión dei esquema dei concilio

Cuando el cardenal Ottaviani, presidente de la Comisión doctri­


nal, presentaba el esquema a los padres en la 19.a congregación
general, éstos se encontraban ya entrenados por el mes de discusio­
nes en torno al esquema de liturgia. No en vano se había escogido
este último para echar a andar el complicado mecanismo de la dis­
cusión conciliar. Se pensó con razón que las inevitables improvisa­
ciones sobre la marcha que habrían de surgir podrían realizarse
mejor sobre un esquema que, a juicio de los expertos, era ya una
obra de madurez.
Terminada la discusión sobre el esquema de liturgia, el cambio
experimentado por los padres al encontrarse frente al nuevo esque­
ma d e fo n tib u s fue bien sensible. El esquema de liturgia había ser­
vido para poner en rodaje el concilio y definirle en su orientación
pastoral. El esquema de la revelación iba a servir para definirle en
su orientación ideológica.
Ya el primer día, entre los once cardenales que pidieron la pa­
labra, se destacaba una neta mayoría en contra plenamente del es­
quema. Tras cortos elogios más o menos académicos al trabajo de
la Comisión teológica, atacaba sin paliativos 13 el estilo docente y

12 Este esquema, que se titulaba De Revelatione Del et hominis irt


lesu Christo facía, satisfacía, entre otros, el deseo de centrar en Cristo la
revelación y unificar los dos esquemas existentes, De deposito y De fon­
tibus, tratando más a fondo la naturaleza de la revelación y sin entrar en:
la cuestión de las dos fuentes.
13 El tono radical de las críticas se advirtió ya desde el exordio de la
primera intervención del cardenal Alfrink, que comenzaba diciendo: Prae-
sens doctrínale decretum mihi non placet. Y concluía: Ideo enim peto ut
recognoscatur penitus.
No menos radical fue la intervención del cardenal Bea: Locuturus de
sch&mate in genere non possum non laudare studium et diligentiam cum
qua Commissio theologica illud praeparavit et composuit. Eo magis dolet
me de eo, qua forma nunc prostat, dicere debere: «Ñon placet». En rationes.
(El esquema, tal como está, no responde al fin del concilio, proclamado
por el mismo en su mensaje a todos los hombres y por el papa en el
discurso de inauguración. Y es que el esquema no posee un carácter pas­
toral. No tiene ante los ojos a! hombre de hoy, sino más bien a escuelas
teológicas con sus cuestiones y modos propios de responderlas. De aquí
que se traten muchos temas, ya admitidos de siempre en la Iglesia, y
queden inmersos en ellos sin ningún relieve los puntos de verdadera im­
portancia. Asimismo disgustan las frecuentes expresiones condenatorias,,

50
escolástico, ajeno a preocupaciones pastorales y ecuménicas, y la
falta de perspectiva en los temas tratados.
En cuanto a la revelación se comenzaba a hablar de ella sin ha­
ber determinado aún su naturaleza, el modo concreto cómo Dios
salva al mundo y sin explicar que Cristo es, en cuanto Dios hecho
hombre, el compendio y cumbre de esa revelación.
En cuanto a la Tradición, sólo se preocupaba el esquema de con­
traponerla a la Escritura sin explicar tampoco claramente su natu­
raleza y su manifestación e influencia en la vida de la Iglesia.
La doctrina expuesta en el esquema sobre las dos fuentes se
convirtió en el mejor índice de lo que para cada uno significaba el
esquema. Una minoría veía en esa doctrina satisfecha la necesidad
de aclarar nuestra fe, profundizando lo dicho en Trento y en el Va­
ticano I, mientras que, para la mayoría, en el modo de tratar este
problema aparecía ya sin ambages aquel estilo de considerar la ver­
dad con distancia y frialdad, sin preocuparse de la dimensión pas­
toral de esa verdad, de su influjo en la vida de la Iglesia y sin tener
en cuenta la posibilidad de establecer con su ayuda un diálogo con
los separados y no creyentes. Concretamente se oponían a que se
hablase de la Tradición como una fuente de revelación independien­
te — aunque fuera sólo en algunos casos— de la Escritura14. No
se veía la necesidad de oponer al principio protestante 15 de la S c rip ­
tu ra s o la otro principio, por cierto no aprobado por el maigsterio, de
una T ra d itio s o la . Más bien se debía tratar de rechazar el principio
de la S c rip tu ra so la , demostrando que necesitábamos no sólo de la
Escritura, sino también de la Tradición.
Respecto a las afirmaciones sobre la inspiración, inerrancia y
valor histórico de la Escritura, daba la impresión el esquema de

que contradicen por de pronto el discurso programático del papa). Propone


proinde ut schema a Comissione «funditus retractetur» secundum principia
supra expósita ita ut scopo Concila vere respondeat. Terminaba el carde­
nal Bea proponiendo un nuevo esquema, basado en el que su secretariado
había elaborado y que ponía a disposición de la secretaría general.
14 En el c. 1 n. 5 se dice: Traditio eaque sola via est qua quaedam
veritates revelatae... clarescunt et Ecclesiae innotescunt.
15 El interés ecuménico de tratar así esta cuestión había llevado al Se­
cretariado por la Unidad durante los trabajos preconciliares a elaborar una
extensa pro memoria, titulada De Traditione et Sacra Scriptura, y un ca­
pítulo del esquema sobre el ecumenismo se titulaba también De Verbo
Dei. Por eso, después de las numerosas intervenciones de los padres pi­
diendo lo mismo ya desde la segunda intervención del concilio, la del
cardenal A lfrink, y de la primera de un padre no cardenal, la de! arzobispo
de Endeh, G. Manek, que lo hacía en nombre de otros 20 padres de Indo­
nesia, intervenía el 19 de noviembre el obispo de Brujas, E. J. de Smedt,
miembro del secretariado, acusando fuertemente a la Comisión teológica
de haber rehusado la ayuda de éste: Noster Secretariatus suum adiutorium
obtulit Commissioni theologicae, sed Commi ss io propter radones de qui bus
iudicare non debeo noluit. Proposuimus consdtutionem subcommissionis mix­
tas, Commissio ideologica respondit: Non. Non volumus.

51
amonestar y descorazonar más que de animar a los estudiosos de
la B iblia16.
Por fin, la insistencia sobre la autoridad del magisterio en la lec­
tura e interpretación de la Escritura olvidaba que ese magisterio
debe someterse y dejarse guiar a su vez por la Escritura 17.
Todas estas dificultades, manifestadas masivamente en el aula,
alcanzaban hasta tal punto la totalidad del esquema, que hacían du­
dar de la conveniencia de ir discutiéndolo y retocándolo punto por
p unto18. El 19 de noviembre, al final de la 22.a Congregación gene­
ral, se reunía el Consejo de presidencia, allí mismo en el aula, para
deliberar sobre ese problema, cuya urgencia crecía con la misma
intensidad que la tensión de las intervenciones en el aula. AI día
siguiente iban a terminar las intervenciones sobre el esquema en
general. ¿Convendría comenzar la discusión por capítulos contando
con una mayoría opuesta tan fuertemente a todo el esquema? El re­
sultado de la deliberación se conocía al día siguiente. El secretario
general, interrumpiendo las intervenciones, anunciaba — y lo repe­
tían los cinco subsecretarios en sus respectivas lenguas: español,
francés, inglés, alemán, árabe— que se iba a sondear la opinión
de los padres sobre la oportunidad de seguir examinando el esquema.
Dado que deberían contestar p la c e t o n o n p la c e t, el modo de
formular la pregunta había de causar confusión en no pocos padres.
Pues no se les preguntaba si agradaba o no el esquema, sino si
agradaba o no enviar el esquema a la comisión competente para
una posterior reelaboración. De los 2.209 padres presentes, excluidos
19 votos nulos, votaron n o n p la c e t (esquema aceptado como base de
dicusión) 822, y votaron p la c e t (esquema rechazado como base de dis­
cusión) 1.368. La mayoría era del 62 por ciento, pero no alcanzaba
los dos tercios exigidos por el reglamento del concilio. Por eso se
pasó al examen concreto de los capítulos. Esto se hizo ese día y
al siguiente en una situación incómoda que hubiera ido agravándose
de no intervenir el Papa.
Juan XXIII intervenía en el desarrollo del concilio, pero sólo para
sacarle del atalíadero. Convirtiendo en mayoría jurídica aquella ma­
yoría real, comunicaba el día 21 a los padres por medio del Secre­
tario de Estado, cardenal Cicognani, que el Papa decidía no sólo
suspender la discusión del esquema, sino encargar su reelaboración

16 Así lo proponía ya el 14 de noviembre el cardenal Alfrink, y en la


sesión siguiente el P. Butler, O.S.B., que también en la tercera sesión, el
6 de octubre, dedicaría gran parte de su intervención a alabar y defender
el cometido de los exegetas.
17 La obediencia que el magisterio debe rendir a la Palabra de Dios
es recalcada especialmente en la intervención, el 17 de noviembre, de
J. Simons, obispo de Indore.
18 El cardenal Gracias decía en su intervención el 19 de noviembre:
cuando se trata de reparar una casa vieja se ahorra tiempo y dinero si
se la derriba y sustituye por una nueva.

52
a una comisión especial, que ya desde entonces habría de llamarse
Comisión mixta, formada por la Comisión doctrinal y por el Secre­
tariado para la Unión de los C ristianos19.
Según se notificaba tres días después, el 24 de noviembre, que­
daba constituida esta Comisión mixta por todos los miembros de la
Comisión doctrinal y por los miembros del Secretariado que fuesen
también padres conciliares, a excepción del abate Minisci, y ade­
más seis cardenales nombrados directamente por el papa: Liénart,
Frings, Meyer, Lefebvre, Ruffini y Quiroga y Palacios20. Presidentes y
secretarios de la nueva comisión eran los respectivos de la Comi­
sión doctrinal y del Secretariado. Vicepresidentes, los cardenales
Browne y Liénart.

II. EL E S Q U E M A SEGU NDO «DE D IV IN A R E V E L A T IO N E »

1. La preparación del esquema

La Comisión mixta se subdividió en seguida en cinco subcomisio­


nes con el fin de atender cada una por separado a los cinco capí­
tulos del esquema. No costó mucho ponerse de acuerdo respecto a
leves modificaciones en la estructura del esquema, que entre otras
cosas reasumía como proemio el capítulo destinado a la revelación
en el esquema d e d e p o s ito fid e i c u s to d ie n d o . Pero el acuerdo no

19 La Comisión doctrinal era la sucesora de la Comisión teológica pre­


paratoria, que, dado su carácter preparatorio, había terminado sus funcio­
nes, lo mismo que las otras nueve comisiones, con el «motu proprio»
Apropinquante concilio, 6 de agosto de 1962. Los miembros de la nueva co­
misión habían sido elegidos en sus dos tercios por el concilio, y el otro
tercio por el papa, que designaba además como presidente al cardenal
Ottaviani, antiguo presidente de la Comisión teológica preparatoria.
El Secretariado por la Unidad de los cristianos, en cambio, no había
sufrido alteración en sus componentes con el «motu proprio» aludido. Era
comprensible que el papa llamase precisamente al Secretariado para for­
mar la Comisión mixta si se tienen en cuenta los escritos del Secretariado
sobre la Escritura y la falta de proyección ecuménica de que se acusaba
al esquema de fontibus (véase sobre ambas cosas \a nota 15).
La idea de formar una Comisión mixta tampoco era nueva (véase la in­
tervención de monseñor De Smedt citada en nota 15). Pero la Comisión
teológica rechazó la propuesta hecha en diciembre del 60 por existir nu­
merosas proposiciones paralelas de otros organismos y resultar imposible
satisfacer a todas.
20 Todos ellos habían hablado en el aula sobre el esquema. Y se po­
día adivinar que el Papa había deseado, con el nombramiento de estos
seis cardenales, por una parte, que las dos tendencias estuvieran presen­
tes en la Comisión y, por otra, que se mantuviese también en esa Comisión
la proporción de mayoría del aula conciliar.

53
se conseguía cuando se tra tó de la relación en tre E scritura y Tra­
d ició n .
Para entonces ya estaba en fu n cio n e s la C om isión cardenalica,
creada el 17 de d ic ie m b re de 1962 con el fin de co o rd in a r los tra ­
bajos co n cilia re s. Esta co m isió n aprobaba el 30 de enero de 1963
los acuerdos conseguidos hasta entonces, y, re sp e cto a la c u e stió n
E scritura-Tradición, declaraba a la C o m isión m ixta que, en el caso
de no e n co n tra r una fó rm u la unificadora que co n sig uie se dos te rc io s
de los vo to s dentro de la co m isió n , se lim ita s e n a re p e tir las fó rm u ­
las de T rento y del V aticano I 21.
Con el in te n to de e n co n tra r esa fó rm u la se re unieron p rim e ro
por separado el 22 de fe b re ro la C om isión d o ctrin a l y el S e cre ta ­
riado para la Unidad. M ie n tra s éste d e cid ió de común acuerdo o ri­
lla r la cu estió n de las dos fu e n te s, la C o m isió n d o c trin a l te rm in ó la
reunión sin d e cid irs e por ninguna de las cinco fó rm u la s sobre la
re la ció n E scritura-Tradición que se prop u sie ro n . A l día s ig u ie n te , en
la reunión plenaria de la C o m isión m ixta , se acordó con gran ma­
yoría (29 p o sitivo s contra ocho negativos y una a b stención) e v ita r
en el te x to e xpresiones que h icie ra n re fe re n c ia a la m ayor o me­
nor extensión de la T radición en re la ció n con la E scritura, o que
indicasen sim p le m e n te la separación de ambas.
Sin em bargo, esta vo ta ció n no fue aceptada. Se había realizado
en la ausencia y sin el b e n e p lá cito del co-presidente, cardenal O tta-
v ia n i, y contando además con la opo sició n de su delegado, el v ic e ­
p re sid e n te cardenal B row ne. Por ello se re c u rrió al p re sid e n te de la
C o m isión coordinadora, al tie m p o que se le pasaba una fó rm u la ,
preparada por el cardenal Brow ne y m onseñor Párente. Como ta m ­
bién el Papa m a n ife stó su agrado ante la fó rm u la , el asunto podía
darse por zanjado, ya que tam bién en ese te x to se evitaba to c a r la
cu e stió n de la m ayor e xte n sió n o b je tiva de la T radición.
Hasta el 4 de m arzo se s ig u ió trabajando en la elaboración del
re s to del esquema, que re c ib ió la aprobación de la C om isión co o r­
dinadora el 27 de marzo ju n to con o tro s nueve te x to s . El 22 de ab ril
era enviado a los padres c o n c ilia re s 22 con los o tro s nueve, una vez
re cib id o el v is to bueno del Papa.

2. Exposición del esquema

El títu lo de fo n tib u s re v e la tio n is se había cam bido muy s ig n ifi­


ca tiva m e n te en de d ivin a re ve la tio n e . El a n te rio r anunciaba un exa­
men c rítico -a p o lo g é tic o de los problem as en to rn o a la E scritu ra y

21 Cf. Denz. 1501 (783) y 3011 (1792).


22 Sacrosanctum Oecumenicum Concilium Vaticanum Secundum. Schema
Constitutionis dogmaticae «De divina revelatione» (Typis Polyglottis Vatica­
nas, 1963) 16 págs.

54
Tradición. El nuevo título prometía un estudio sobre la naturaleza
de la revelación.
Para ello se incorporaba un amplio proemio sobre la naturaleza
de la revelación, tomado — aunque con gran diferencia de conteni­
do— del capítulo cuarto del anterior esquema, d e d e p o s ito fid e i. En
cambio, se abreviaba el capítulo sobre la inspiración, reduciendo a
medio párrafo ios cuatro del anterior esquema23.
Más importantes que los cambios de estructura son los de con­
tenido. No sólo había quedado el esquema reducido a la mitad de
su extensión primera, sino que, en las cuestiones claves, tomaba
el actual esquema una actitud del todo nueva. Así, por ejemplo,
se exaltaba en el n. 8 la mutua relación de Escritura y Tradición
contra la anterior afirmación de la T ra d itio s o la respecto a determi­
nadas verdades. Si bien se admitía a continuación, en el n. 9, que
el Magisterio es la norma próxima de fe, se añadía que la remota
es el sagrado depósito de la revelación. No se volvía a hablar más
de la inerrancia en un sentido negativo. En el párrafo desinado antes
a la Vulgata, se recomendaban y alentaban traducciones de la Es­
critura a lenguas vernáculas. Se acentuaba la importancia de la ho­
milía litúrgica, y se concluía el esquema con una comparación nue­
va: la palabra, como la eucaristía, ha de dar incremento e impulso
a la vida de la Iglesia.

3. Discusión del segundo esquema

El esquema había sido un enorme avance. Con todo, llevaba im­


presas las señales de la inevitable tensión presente en la Comisión
mixta. Las dos tendencias manifestadas en el aula conciliar durante
la discusión del esquema primero se mantenían presentes aún en
su redacción, con concesiones por ambas partes y una acomodación
mutua, muy meritoria, pero forzosamente inmadura.
Esta inmadurez y tensión interna se fue haciendo más clara con
el tiempo. Hasta se pensó seriamente en la imposibilidad de con­
seguir una unánime claridad necesaria para el texto de una cons­
titución. ¿No sería mejor incluir en la constitución sobre la Iglesia
los puntos fundamentales en tomo a la Escritura y Tradición?
Por esta tesis se inclinó una delegación de obispos franceses e
italianos, reunidos en Florencia el 26 y 27 de septiembre de 1963,
dos días antes de comenzar la segunda sesión. Las conclusiones
de la reunión resonaron en el aula en las intervenciones del arzo­
bispo de Florencia, Florit, y del de Toulouse, Garrone, el 30 de sep­

23 Se veía en ello también la mano del copresidente de la Comisión


mixta, cardenal Bea, que había abogado en su intervención (véase la no­
ta 13) por una abreviación radical de los puntos — como éste— ya admitidos
por todos.

55
tiembre y 1 de octubre respectivamente. Los motivos aducidos para
colocar la doctrina de Sagrada Escritura y Tradición en el contexto
d e E c c le s ia , como elementos vitales para la misma, eran el de dar
unidad, cohesión y más profundidad a la doctrina y el de hacer en­
tonces innecesario entrar en los problemas de la relación Escritura-
Tradición surgidos en la primera sesión.
Este deseo no se realizó. El Papa anunciaba el 4 de diciembre,
en el discurso de clausura de la segunda sesión, que la cuestión
de la revelación era una de las que seguían esperando dei concilio
una respuesta defensiva y directiva al tiempo. Pero sí influyó posi­
tivamente aquel voto para que no se realizase la discusión conciliar
sobre aquel esquema de la segunda sesión.
Y esto fue un gran bien. Sin el peligro de enredarse en discu­
siones ya conocidas, fueron llegando cada vez con más distancia y
objetividad nuevas observaciones de los padres. Habían comenzado
a llegar en el mes de julio de 1963 y seguirían llegando hasta abril
del 64, a pesar de que el plazo se había fijado para el 31 de enero.
El número de padres que mandaron observaciones se acercaba
a los 3.000. De ellos, 75 hablaban en nombre propio. Otros, como
miembros de conferencias episcopales o grupos enteros. El mayor
número de los que se manifestaban colectivamente correspondía a
60 obispos de lengua alemana. El mayor fervor renovador, quizá a
ios 28 de Indonesia. No abundaban las críticas completamente ne­
gativas del esquema. Hay que exceptuar dos grupos de padres que
pedían fuese abandonado el esquema, si bien por razones diversas
(para unos es un esquema sin interés por no tratar de los temas
candentes, mientras que para los otros no debía llevarse adelante el
esquema, pues se iba a ver forzado a tratar cuestiones disputables).
Tampoco abundaban, por otra parte, las alabanzas incondicionales.
Sólo unos 60 padres lo juzgan así.
La línea predominante en las observaciones mandadas era la de
reconocimiento del gran progreso realizado junto con el deseo de
una revisión a fondo que decidiese sobre puntos silenciados en el
esquema por motivos bien conocidos.
El número de enmiendas propuestas (¡2.481!) y su diversa pro­
cedencia explica que no todas estén de acuerdo en la valoración y
solución de aquellos puntos silenciados o indecisos. Unos encuen­
tran el lenguaje falto de precisión. Otros, demasiado escolástico. Al­
guno alaba la ausencia de condenaciones, mientras otros le achacan
un afán de encontrar errores por todas partes, y, por fin, otros echan
de menos más condenaciones positivas de errores24. Mientras hay
quien desea se anime más positivamente a los exegetas, otros po-

24 Se basaban entre otras cosas en la alocución del Papa el 4 de di­


ciembre, al final de la segunda sesión: ...u t hiñe sacrum depositum veri-
tatum a Deo traditarum tueatur adversus errores, abusiones, iudicationes
quibus vis earum subiectiva infringatur... (AAS 56 [1964] 36).

56
eos temen que con el presente esquema se lancen en sus estudios
esos exegetas con más osadía aún que antes.
Estas discordancias no impedían, sin embargo, advertir la común
preocupación de revisar el esquema completándolo en aquellos pun­
tos que no se habían perfilado con decisión. Los resumiremos aquí
brevemente:
Al proemio se le pedía un desarrollo más amplio del concepto
de revelación, aclarar que no se revelan tanto verdades sobre Dios
cuanto Dios mismo, que se manifiesta no sólo con palabras, sino
también con obras. Asimismo se le pedía destacar claramente el
puesto de Cristo como mediador, plenitud y consumación de esa
revelación. Al hablar de la fe que responde a la revelación, no se
la describía adecuadamente ni se señalaba con claridad a Dios re­
velador como objeto inicial y final de esa conversión de la gracia,
que es la f e 25.
Al capítulo primero todos le pedían una exposición más amplia
de la Tradición. Algunos, con el fin de aclarar que la Tradición es
una fuente distinta de la Escritura. Los más, sin embargo, con el
fin de aclarar su origen divino (el mandato de Cristo a los apósto­
les de transm itir íntegra su revelación) y de resaltar el aspecto di­
námico de la Tradición (no una mera tradición doctrina, sino viva y
operante en la vida de la Iglesia; que se relaciona no sólo con el
magisterio de la Iglesia, sino con to d a la Iglesia; que no sólo in­
terpreta el depósito, sino vive de él).
Del capítulo segundo, se lamentaba el lenguaje escolástico (ins­
trumento, autor principal), empleado al tratar de la inspiración, y
la falta de claridad al tratar de la historicidad e inerrancia, que no
tienen en cuenta las dificultades de hoy.
En el capítulo tercero se debería insistir más en el hecho de ser
historia de la salvación que en el de ser historia de un pueblo, y
enmarcar ésta en aquélla. Debería mencionarse también la diferencia
de ética entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.
Respecto al capítulo cuarto, extrañaba que se hablase sólo de
los evangelios y en un tono puramente apologético. Se deberá ha­
blar de todos los escritos del NT, y en un aspecto doctrinal histó­
rico, y afirmar también que los evangelios son p ra e c o n iu m siempre,
no sólo a liq u a n d o , como indica el texto.
En el capítulo quinto sobre la Escritura en la Iglesia piden la
mención de la Tradición y de la parte que toca a la Escritura en
la catequética y vida sacramental. Que se nombren, además de la
Vulgata, la traducción de los LXX y otras orientales. Que se quiten
alabanzas sobre la práctica anterior a la iglesia en la lectura de la
Escritura, pues a esas alabanzas Ies falta utilidad y sinceridad. Que

25 En el nuevo texto se dirá: «Deo» revelantí... et «in Deum» convertat.

57
se recomiende la lectura privada y se nombre especialmente a se­
minaristas y religiosos. Por fin, que se proponga una labor común
con los hermanos separados para confeccionar modernas traduc­
ciones.

m. EL T E R C E R ESQ U EM A «DE D IV IN A R E V E L A T IO N E »

1. Preparación del nuevo esquema

El 3 de enero, el secretariado general comunicaba al presidente


de la Comisión doctrinal el deseo de la Comisión coordinadora de
revisar todo el esquema, sin apartarse de la línea marcada por la
Comisión mixta, según las observaciones mandadas por los padres
para poder así proponerlo a la discusión conciliar de la tercera se­
sión.
Con este fin constituyó la Comisión doctrinal el 7 de marzo del
64 una subcomisión interna compuesta de siete padres y 19 peritos,
que había de tener una influencia decisiva en la evolución de la cons­
titución 26.
La subcomisión, reunida el 11 de marzo, se subdividió en dos
grupos. El primero, presidido por el arzobispo de Florencia, Florit,
se ocuparía de la primera parte (proemio y capítulo primero: Reve­
lación y Tradición). El segundo, presidido por el arzobispo de Namur,
Chame, de la segunda parte (capítulos segundo a quinto: Sagrada
Escritura).
Hasta mediados de abril se ocuparon los peritos en clasificar y
valorar las observaciones de los padres27. Del 20 al 25 de abril tra­

26 En el apéndice sobre las comisiones que influyeron en la redacción


de la constitución se pueden ver los nombres de los que formaban esta
subcomisión. El capítulo o parte que figura entre paréntesis junto al nom­
bre de algunos indica aquel capítulo o parte del esquema de que se le
responsabilizó más directamente.
27 Las observaciones de los padres al proemio fueron examinadas por
Smulders y le ayudaron en la confección del texto Cerfaux, Colombo, Moeller,
Prignon y monseñor Heuschen.
Las observaciones referentes al capítulo primero fueron examinadas y
valoradas después independientemente por Schauf y K. Rahner. En cuanto
a al redacción del nuevo texto, Rahner y Congar se encargaron de ela­
borar dos textos parciales sobre la Tradición y la Sagrada Escritura. Otros
dos, de todo el capítulo, fueron redactados por Betti y monseñor Heuschen,
en colaboración éste con Cerfaux, Moeller y Smulders.
El examen sobre las observaciones al capítulo segundo corrió a cargo
de Semmelroth, Grillmeier y Ratzinger; de Kerrigan las del tercero; de
Rigaux y Turrado, que lo hicieron independientemente, las del cuarto, y,
finalmente, Semmelroth y Grillm eier hicieron la relación sobre las del ca­
pítulo quinto.

58
taba la subcomisión en varias reuniones por grupos y en cuatro
plenarias de las modificaciones examinadas por ios peritos, y se
fijaba el texto que había de sustituir al elaborado por la Comisión
mixta un año antes.
El texto, comunicado previamente al Secretariado para la Unidad,
que le daba luz verde en carta del 30 mayo28, fue examinado por la
Comisión doctrinal en cuatro sesiones, del 3 al 5 de junio, y apro­
bado sin mayor dificultad. Solamente surgieron divergencias respec­
to a la cuestión del mayor contenido objetivo de la Tradición con
relación a la Escritura. Una votación dio ios dos tercios requeridos
(17 votos contra 7) al texto propuesto, en que se prescindía de
aquella cuestión. Sin embargo, para que los puntos expresados por
la minoría no quedasen enterrados para siempre en la discusión
intracomisional, se designó al obispo de Split, Franic, como relator
de la minoría, para que representase a su tiempo aquellos puntos
de vista a la consideración de los padres. Al mismo tiempo se de­
signaban como relatores de la mayoría a monseñor Florit para la
primera parte y a monseñor Dodewaard, obispo de Flaarlem, para
la segunda.
El 26 de junio lo aprobaba la Comisión coordinadora. Y el 3 de
ju lio se imprimía para enviarlo a los padres29. Aparecía junto al
texto del anterior esquema en doble columna. A cada capítulo se­
guía una relación de los peritos, en que recogían las principales
observaciones de los padres y razonaban los cambios introducidos.
Al final se añadía una relación general sobre las observaciones re­
cibidas y el modo cómo había desarrollado la subcomisión creada su
trabajo de asimilación.

2. Exposición del esquema

En cuanto a su estructura, el proemio se ha desdoblado en un


breve proemio y un nuevo capítulo primero, titulado D e ¡psa re v e -
la tio n e . En ese capítulo, un único número (n. 4: D e C h ris to re v e la -
tio n is c o n s u m m a to re ) agrupa lo tratado anteriormente en los núme­
ros 3 y 4, ya que las obras de Cristo, forman parte de su revela­
ción. Se cambia el orden de los números 5 y 6, pues parece más
normal colocar la respuesta de la fe a la revelación antes de ha­
blar de otras verdades accesibles a la razón.

28 U. Betti, secretario de la subcomisión, recibía en esa fecha una


carta del Secretariado para la Unidad que le comunicaba por su secreta­
rio: «El eminentísimo cardenal presidente no juzga necesaria la convoca­
ción de una Comisión mixta» (U. BETTI, o.c., p. 31, n. 34).
29 Sacrosanctum Oecumenicum Concilium Vaticanum II. Schema Constl-
iutlonis «De divina revelatlone» (Typis Polyglottis Vaticanis, 1964) 64 págs.

59
El capítulo segundo, correspondiente al anterior De Verbo Dei
revelato, se titula ahora más exactamente De divinae revelationis
transmissione. En él se entrevera un número completamente nuevo
sobre la Tradición, siguiendo el común deseo de los padres.
También en el capítulo quinto se atiende a ese deseo antepo­
niendo un párrafo nuevo sobre la excelencia del Nuevo Testamento.
El número 19 del esquema anterior sobre la labor de los exegetas
no se veía por qué había de aplicarse concretamente al Nuevo Tes­
tamento. Por eso se le trasladaba algo modificado al capítulo ter­
cero, en que se trata de la Escritura en general.
El capítulo sexto ya no se titula del «uso» de la Sagrada Escri­
tura en la Iglesia, sino de la Sagrada Escritura en Ja «vida» de la
Iglesia. Y se agrupan en uno solo los números 25 y 26, pues tratan
los dos de la lectura de la Escritura.
En cuanto al contenido, la revisión ha sido radical. Sobre todo
en los dos primeros capítulos, que habían recibido el mayor número
de observaciones. Para no repetir aquí qué observaciones de las
enunciadas en II,3 se aceptaron en el texto final, bastará indicar que
la subcomisión se marcó la siguiente norma de trabajo: Mantenién­
dose en lo posible fiel al texto anterior, aceptar todas aquellas en­
miendas cuyos enunciados se encuentran en pacífica posesión y abs­
tenerse de aquellas que tocan cuestiones debatidas30. Por otra parte,
siempre que la subcomisión y comisión se encontraron frente a va­
rias enmiendas contradictorias, les fue fácil seguir la tendencia de
la mayoría representada en las enmiendas, pues esa mayoría existía
también en el seno de las comisiones31.
Era de esperar que esa misma mayoría se encontrase también:
presente en el aula conciliar32.

30 A éstas pertenecían, por ejemplo, la cuestión de la revelación, ce­


rrada con la muerte del último apóstol, o la del mayor contenido objetivo
de la Tradición en relación a la Sagrada Escritura (se admitirá, sin em­
bargo, la precedencia temporal de la Tradición, su triple función de ayu­
dar a la Iglesia a conocer con absoluta certeza los sagrados libros, a de­
terminar el sentido exacto hic et nunc de la Sagrada Escritura, a establecer
con Dios un coloquio permanente basado en esa Escritura, interpretada
a la luz de la Tradición. Por otra parte, se reconocerá la excelencia cuali­
tativa de la Sagrada Escritura en cuanto que — merced a la inspiración—
la predicación apostólica se contiene en ella speciali modo).
31 De este tipo de enmiendas era la cuestión sobre la índole histórica
de los evangelios, así como las amonestaciones a los exegetas. A solu­
cionar ambas en forma positiva ayudó también la Instrucción de la Comi­
sión Bíblica Pontificia Sancta Mater Ecclesia, publicada el 14 de mayo, antes
de imprimirse el tercer esquema.
32 No se puede olvidar que, a pesar del enorme avance que el nuevo
esquema suponía sobre el de la Comisión mixta, aquél no hubiera sido
posible sin la existencia de éste, que hizo de puente imprescindible. Esto
aun en aquellos casos en que el tercer esquema parecía contradecir al
segundo. Le fue fácil, por ejemplo, a la subcomisión hacer ver que estaba
fuera de contexto la afirmación final del n. 9 del segundo esquema (exinde
regula fidei próxima quidem est Ecclesiae Magisterium, remota vero sa-

60
3. Discusión en el aula conciliar

El esquema se sometió a la discusión en el aula conciliar la se­


mana del 30 de septiembre al 6 de octubre en las congregaciones
generales 91.a a 95.a de la tercera sesión. Para proceder a la discu­
sión se dividió el esquema en dos partes. La primera comprendía
el proemio y los capítulos primero y segundo, y se dicutió del 30 de
septiembre al 2 de octubre. La segunda, que comprendía los cuatro
capítulos restantes, del 2 al 6 de octubre.
Fueron precedidas ambas discusiones, como ya había determinado
la Comisión doctrinal el 6 de junio, por las relaciones de monseñor
Florit y Van Dodewaard sobre cada una de las partes. A la relación
del primero precedió, como se había también determinado, una re­
lación de monseñor Franic.
Este hacía notar que el capítulo de la Tradición, sin afirmar nada
que no fuera verdad, se callaba acerca de la completa extensión de
la Tradición. Esto era de lamentar, pues, sobre todo bajo el aspecto
criteriológico, cognoscitivo, se debería afirmar sin paliativos que no
todas las verdades están contenidas en la Escritura, y esto vale no
sólo para el canon. Afirmarlo con claridad era un deber no sólo para
evitar dentro de la Iglesia católica confusiones a los católicos y con­
tradicciones, al menos aparentes, con todo el magisterio desde el
concilio de Trento, sino también un deber ecuménico (los ortodoxos
mantienen esta doctrina y los protestantes agradecerían que expu­
siésemos nuestro punto de vista claramente, sin callar nada).
La relación de monseñor Florit se centra también especialmente
en la exposición del capítulo segundo sobre la Tradición, que con­
sidera como el centro de todo el esquema. La Tradición empapa todo
lo que la Iglesia posee, comenzando por la Sagrada Escritura, que,
gracias a la Tradición, es conocida con certeza y mantenida siem­
pre activa. En el resto del capítulo se acentúa que Escritura y Tra­
dición tienen el mismo origen divino, el mismo objeto y fin, reciben
la misma reverencia de parte de la Iglesia, y semejante es también
la relación de ambas con el magisterio y la vida de la Iglesia, que
se describe al fin del capítulo.
Los debates sobre la segunda parte se abrieron con la relación
de monseñor Dodewaard. Ponía de relieve que los capítulos tercero
al sexto trataban la materia no sólo bajo el aspecto doctrinal, sino

crum depositum), una vez que había conseguido esta fórmula del segundo
esquema, mitigar, con la adición de la norma remota, al afirmación tajante
del n. 6 del primer esquema (M agisterii Ecclesiae... utpote proximae et
universalis credendi nonmae). De la misma manera, al dejar a un lado el
esquema segundo la mención de la Vulgata y la de los LXX y otras orien­
tales, para no tocar así la espinosa cuestión de la autenticidad y preemi­
nencia de la Vulgata, proclamada en el esquema primero, dejaba el camino
libre al esquema tercero para que sine ira et studio pudiera citar las tres
en paridad siguiendo un orden puramente temporal.

61
también bajo el pastoral, y llamaba la atención de los padres sobre
los principales cambios, de que hemos hablado antes, haciendo notar
al fin la importante parte que había tenido en la reelaboración del
capítulo sexto el esquema D e V e rb o De¡, preparado ya antes de la
primera sesión por el Secretariado para la Unidad.
En los debates del aula intervinieron estos días 69 padres, pero,
junto con las intervenciones presentadas sólo por escrito33, se ele­
varon a 121. La inmensa mayoría no sólo aceptaba el esquema, sino
lo alababa sinceramente. Se estimaba en concreto su estilo posi­
tivo y claro, su estructura orgánica y bien equilibrada y la doctrina
expuesta, densamente apoyada en la Escritura y Tradición. Eran con­
tados los que manifestaban su parecer contrario al conjunto del es­
quema, sea por su estilo oscuro y desigual, sea por su contenido
(poca profundización del Antiguo Testamento, peligroso silenciamien-
to de errores y abusos).
El esquema se aceptaba, pues, en conjunto, con enorme mayo­
ría. Las enmiendas propuestas, o intentaban aclarar algo más puntos
particulares, o proponían cambios de expresiones concretas343 .
5
La aceptación del esquema en bloque por una mayoría tan fuerte
mostraba no sólo el acierto del nuevo esquema, sino también la
anchura de miras y asimilación de contrarios pareceres, en una vi­
sión universalmente católica de las cosas, que se había operado en
los padres a lo largo del concilio. Por otra parte, las numerosas
enmiendas propuestas, que podían dar quizá la impresión de una
matización ridiculamente menuda, mostraban a su vez el empeño que
se habían tomado de ponderar el texto hasta la última coma. En
definitiva, significaba también la aceptación del texto como estaba
con el deseo de darle el último perfil.
Conviene, sin embargo, observar que, aunque algunas de esas me­
nudas enmiendas afectan puramente a la latinidad33, en las demás
se trata de un verdadero aumento de claridad con la palabra em­
pleada36, y no pocas intentan un sentido completamente nuevo37.

33 Estas seguirán llegando hasta el día 26 de octubre, algunas después


de terminado el trabajo primero de la subcomisión.
34 Algunas intervenciones, sin embargo, constituyeron un perfecto tra­
tado sobre puntos esenciales de la revelación. Basta leer el discurso de
monseñor Edelby del 5 de octubre. El 1 de octubre había aludido mon­
señor Vuccino a la necesidad de buscar en la teología oriental nueva luz
que iluminase la relación Escritura-Tradición. Cuatro días después exponía
monseñor Edelby en su discurso el testimonio oriental sobre los principios
teológicos de interpretación de la Escritura.
35 Véase la sustitución, en el n. 2 de non solum sed et por simul; o
la de autem pro vero en el n. 6; o la supresión, en el n. 8, del que coca-
fónico en tradltionesque quas. Asimismo, la construcción relativa de la fra­
se final del n. 8 para evitar un doble facit o la sustitución por participios,
en el n. 19, de 4 gerundios consecutivos.
36 Así, por ejemplo, en el n. 2 se propone admittat en vez de suscipiat;
o autem en vez de ergo, por no existir claro nexo causal; o sustituir, en
ei n. 8, inteHigentia, que podría tomarse también como ablativo, por per-

62
En cuanto a las observaciones de mayor importancia, se pedía:
En el capítulo primero, que se distinguiese la revelación sobre­
natural, en el n. 3, más claramente de la revelación en las cosas
creadas3 38, y se afirmase la voluntad salvífica universal de Dios ya
7
desde un principio; que en el n. 4 se aclarase más en qué consiste
la revelación de Cristo por medio de su persona; y que se diera
en el n. 5 una descripción de la fe más bíblica y personalista39.
Cuanto al capítulo segundo, aunque todavía expresaron algunos
su deseo de que no se soslayase la afirmación del distinto, mayor
contenido objetivo de la Tradición en relación con la Sagrada Escri­
tu ra 40, la gran mayoría aceptaba c u m ía u d e el nuevo capítulo y pro­
ponía las siguientes enmiendas: afirmar con más claridad que en el
n. 8 se trata de la tr a d itio a p o s tó lic a , y aprovechar el n. 9 para dis­
tinguir el oficio transmisor de los apóstoles y el de los obispos41;
suprimir la comparación con la mujer evangélica de la levadura por
no estar bien fundada exegéticamente; resaltar la importancia de la
Tradición en dar a conocer a la Iglesia el canon de los libros inspi­
rado y en ayudar a conocer más profundamente la Escritura; matizar,
por fin, las calificaciones de «infalible» y «supremo» concedidas al
magisterio de la Iglesia, ya que no se trataba sólo del extraordinario.
AI capítulo tercero se le pedía una formulación más positiva aún
de la inerrancia42, indicando que la Escritura enseña sin error las
verdades de nuestra salvación, la indicación de que los hagiógrafos
son verdaderos autores, y la omisión de las palabras s a lv a s e m p e r

ceptio, nominativo unívoco; o cambiar en el n. 12 significare por asserere;


o cogitandi por sentiendi; o praeterea por autem, en el n. 15, ya que se
trata de un nuevo pensamiento; o trasladar, en el n. 25, el emplazamiento-
de la cita sobre la ignorancia de las Escrituras, con lo cual deja de refe­
rirse exclusivamente a los religiosos.
37 Esto pasa cuando en el n. 3 se suprime hominum después de Pater
por no estar tan clara la concepción del Antiguo Testamento sobre la pa­
ternidad universal de Dios; o cuando se pide cambiar el concreditum est
del n. 14 por concrederet, que expresa mejor la espontaneidad de Dios al
hacer la promesa; o cuando, en el n. 17, se pide el uso del presente trahit
en vez de traxit, ya que la atracción de Cristo se sigue realizando tam­
bién hoy.
38 Véase la intervención del cardenal Landázuri el 1 de octubre en nom­
bre de otros 45 padres.
39 Este era el deseo expresado primero el 30 de septiembre por los
cardenales Meyer y Dopfner, que repetirán después, entre otros obispos,
Shehan, Reuss, Guano y Voik.
40 Así lo pedían en sus intervenciones del 1 de octubre los obispos
Compagnone, Arattukulan y, al día siguiente, en tres intervenciones suce­
sivas, los obispos Seras, Temiño y L. Rubio.
41 Véanse las intervenciones del cardenal Léger el 1 de octubre y mon­
señor Dodewaard, en nombre de la conferencia episcopal holandesa, al
día siguiente.
42 Así lo había pedido también el cardenal Meyer en su segunda in­
tervención, el 5 de octubre.

63-
Dei veníate et sanctitate que se mantenían colocadas ahí sin espe­
cial necesidad desde el primer esquema.
En el capítulo cuarto se debería matizar lo que se dice de la
imperfección del AT y añadir que en el fondo manifiesta una real
pedagogía intentada por Dios, haciendo además justicia al tesoro
de oraciones y doctrina sobre Dios que nos ofrece.
Del capítulo quinto no agradaba la frase del n. 19: ex creatione
communitatis, que cedía demasiado a la historia de las formas, una
opinión más y en receso hoy43. Se debería evitar también las pa­
labras historia e historice, equívocas en el lenguaje actual, y la ex­
presión non ficta, también equívoca en la lengua latina. También se
deseaba que, entre los escritos del Nuevo Testamento, se nombra­
sen expresamente las epístolas de San Pablo.
Por fin, respecto al capítulo sexto, todavía algunos se quejaban
de que no se mencionase a la Tradición y deseaban una estructura
más lógica. Las principales enmiendas propuestas se referían al texto
inicial de Ireneo, que podría ser omitido; al establecimiento de la
Escritura como regla y no más bien alimento de la predicación; a
las traducciones en coperación con los no católicos que a alguno44
no agradaba; mientras seis padres se quejaban de que el deseo de
cooperación se expresaba en el texto de una manera muy irreal y,
de igual modo, las alabanzas a los exegetas católicos reflejaban un
fuerte desafecto a los no católicos. Se deseaba, por fin, que se
resaltase, a propósito de la lectura de la Biblia, la necesidad de
acompañarla con la meditación y la oración45.

IV. EL C U A R T O E S Q U E M A «DE D IV IN A R E V E L A T IO N E »

1. Preparación del esquema

La subcomisión se dividió también en dos secciones para cla­


sificar y valorar las observaciones de los padres y tratar de enmen­
dar consecuentemente el texto.

43 Véase la intervención del abad Butler, OS.B., el 6 de octubre.


44 Monseñor Cekada, por ejemplo, lamentaba en su intervención del 6
de octubre el «ingenuo irenismo que esta colaboración con los no cató­
licos suponía».
45 Así lo proponía monseñor Volk, que comenzaba su intervención del
6 de octubre estableciendo que la palabra de Dios es para nosotros no
sólo fuente de conocimiento teológico, sino una comunicación e invitación
personal de Dios. De aquí que la fe no sea solamente un acto intelectual,
que la oración sea la mejor actitud para recibir esa palabra de Dios y que
se le deba rendir verdadero culto a la Sagrada Escritura, de la que no se
debe decir que contiene, sino que es la palabra de Dios.

64
A los trabajos de la primera sección, presidida por su relator y
que contaba como miembros los obispos Pelletier, Heuschen y el
abate Butler, asistían también como peritos los siguientes monseño­
res y padres: Tromp, Philipps, Cerfaux, Schmaus, Moelíer, Congar,
Salaverri, Trapé y los dos responsables del primero y segundo ca­
pítulos: PP. Smulders y Betíi.
La segunda sección tenía como presidente al presidente de la
subcomisión, monseñor Charue, y formaban parte de ella, además
de monseñor Dodewaard, varios peritos de la subcomisión, además
de los responsables de los diversos capítulos: Grillmeier (3.°), Ke-
rigan (4.°), Rigaux (5.°) y Semmelroth (6.°).
El trabajo se realizó los días 21 y 22 de octubre, aunque toda­
vía hubo que estudiar después algunas observaciones por escrito
que siguieron goteando hasta el 26 de octubre.
El esquema refundido es discutido por el pleno de la Comisión
doctrinal los días 10-11 de noviembre. La comisión lo aprueba sus­
tancialmente, y ni siquiera juzga necesario, como en la reunión de
cinco meses antes, designar un relator de los puntos de vista de
la minoría, con respecto sobre todo a la cuestión de la Tradición.
El 20 de noviembre ya se podía distribuir a los padres el nuevo
esquema46, que se publicaba, como ya se hizo con el anterior, en
dos columnas: en la de la izquierda, el tercer esquema, y el nuevo
en la de la derecha. A cada capítulo seguía la relación de las en­
miendas propuestas y la razón de su aceptación o rechazo. Por fin
aparecían dos relaciones en que se resumían las principales enmien­
das introducidas. La primera, sobre el capítulo primero y segundo,
firmada por monseñor Florit, y la segunda, sobre los restantes ca­
pítulos, más sucinta, firmada por monseñor Dodewaard.

2. Exposición del esquema

No era mucho lo que el nuevo se diferenciaba del anterior. Sobre


todo si se compara a las radicales transformaciones operadas entre
el segundo y tercer esquemas.
Ningún cambio respecto a la estructura. Incluso los títulos se
mantenían idénticos si se exceptúa un leve intercambio de sujeto y
complemento en el n. 5, para expresar mejor que la revelación, y
no la fe, es el objeto principal, directo del número; la intercalación
de e iu s entre in s p íra tio n e e In te rp re ta tio n e ; que deje en claro la
naturaleza no necesariamente divina de la última, y, por fin, la sus­
titución de «inerrancia» por «verdad», que resalte el carácter posi­
tivo de aquélla.

46 Sacrosanctum Oecumenicum Concilium Vaticanum ¡1. Schema Const7-


tutionis dogmaticae «De divina revelatione» (Typis Polyglottis Vaticanis,
1964) 47 págs.

65
En cuanto a las transformaciones del texto, las enmiendas in­
troducidas, en forma de variantes o adiciones, no pasaban de 50
líneas en el fascículo distribuido a los padres conciliares. Estos
tenían ya el texto en su manos la víspera de la clausura de la ter­
cera sesión. El mismo día 20 en que se repartía el texto, anunciaba
el secretario general que no se recibirían más enmiendas hasta su
votación en la próxima sesión.

3. Votación y enmiendas del esquema

El 20 de septiembre de 1965, siete días después de comenzada


la última sesión del concilio, comenzaron las votaciones sobre el
esquema, que duraron tres días.
Las votaciones fijadas eran 20. Como puede verse en el apén­
dice sobre las votaciones, cada capítulo se dividió en dos o tres
partes que abarcaban diversos números. Se votaba cada una de las
partes respondiendo p la c e t o n o n p la c e t 47 A esto seguía la votación
del texto entero de cada capítulo. En esta votación cabía una ter­
cera respuesta: p la c e t iu x ta m o d u m .
De las votaciones hechas sobre los diversos números del texto,
la proporción más alta de votos negativos correspondía al n. 19,
sobre la historicidad de los evangelios, con 61; al n. 11, sobre la
inspiración y la inerrancia, con 56, y al n. 8, sobre la Tradición, con
49. Los n. 3-4, sobre la revelación, fueron los únicos que consiguie­
ron la unanimidad absoluta, con cero negativos48.
Si dejamos entrar a las matemáticas, con la claridad y a la vez
peligro que esto supone, vemos que el promedio de participantes
en la votación fue de 2.143, con cinco votos nulos, 2.114 positivos
y 24 negativos; es decir, un ínfimo 1,1 por 100 contra el esquema.
En cuanto a las votaciones hechas sobre los capítulos, el capí­
tulo mejor aceptado fue el cuarto, sobre el Antiguo Testamento, con
ningún voto negativo y sólo 47 m o d i. El número mayor de votos ne­
gativos y modos correspondía al capítulo segundo, sobre la Tradi­
ción, con nueve y 354, respectivamente49.

47 Solamente en el capítulo cuarto, sobre el Antiguo Testamento, se


prescindió de esta votación por partes.
48 Hay que tener en cuenta que, como ya queda dicho, el capítulo
cuarto (ningún negativo) no entra en estas votaciones.
49 No deja de ser interesante el hecho de que también en asistencia
batiera este capítulo el récord absoluto de participantes en la votación
(2.246). Todos menos cinco permanecerían también hasta la votación pró­
xima, sobre el número de la inspiración e inerrancia (el segundo en cuan­
to a votos negativos), notándose la ausencia de más de cien padres para
la votación de los siguientes números y capítulos del día.

66
El promedio de participación en estas votaciones había sido de
2.161 votantes, con cuatro nulos, 1.903 positivos (88 por 100), los
negativos, 0,1 por 100) y 249 m o d i (11,5 por 100).
El texto, pues, quedaba aprobado, y no quedaba sino completarlo
con la ayuda de los m o d i propuestos. Estos sumaban en total 1.498,
aunque muchos, naturalmente, coincidían entre sí.
El elevado número de m o d i se debía entre otras cosas 50 al hecho
de que los padres conciliares habían tenido en sus manos el últi­
mo texto un año entero. Muchas de las enmiendas pensadas (y aun
mandadas, por no haber entendido bien el aviso del concilio) durante
este tiempo se convertirían en m o d i a la hora del escrutinio.

V. EL TEXTO F IN A L D E LA C O N S T IT U C IO N

1. Preparación del texto

Para clasificar y valorar los m o d i 51 se nombró el 22 de septiem­


bre una comisión técnica52, que trabajó en ello hasta el 30 de sep­
tiembre. Los 1.498 m o d i quedaron reducidos a 212 (39 pertenecien­
tes al capítulo primero, 60 al segundo, 38 ai tercero, 18 al cuarto,

50 También influyó la actividad de algunos grupos, que preparaban para


los padres folios con modi ya impresos. Algunos de éstos se decían pro­
venientes del Instituto Bíblico y contenían cinco correcciones al texto.
Más densas de modi y dispuestas ya para la firma eran las 10 páginas
enviadas por Lefévre, G. da Proeuca Sigaud y L. Carli a nombre del Co-
mitatus Episcopalis Internationalis, impresas ya un año antes, en diciembre
del 64. A los modi propuestos acompañaba una carta, en que se sugería
mandar pronto a la secretaría genera! las enmiendas propuestas, si éstas
eran del agrado del padre, pues — se añadía— «sólo cuando las enmien­
das están avaladas por un gran número de padres tiene la comisión cuenta
de ellas».
El Comitatus tenía como secretario al arzobispo de Diamantina (Brasil),
G. de Proeuca Sigaud, y se proponía como finalidad el estudio común, con
ayuda de teólogos, de los esquemas a discutir, a la luz de la doctrina
tradicional de la iglesia según las enseñanzas de los sumos pontífices y
según el espíritu de las intervenciones en el aula conciliar de los carde­
nales Ruffini, Santos, Siri, Browne y otros (véase sobre todo esto G. CA-
PRILE, S.I.: CivCat 1 [1965] 329 n. 16 y 4 [1965] 293).
La eficacia de este grupo en las votaciones se advierte en las veces que
un elevado número de padres propone un mismo modus muy bien elabo­
rado ya. Así 184 proponían eliminar el adjetivo saiutarem del n. 11, 175 que
se mencionase al concilio Tridentino junto al Vaticano I en el n. 1,
que se aclarasen las frases del n. 8 sobre el progreso de la Tradición, que
se añadiese, en el n. 19 Evangeiia tradere omnia secundum veritatem fi-
demque historicam; 144, que se hablase con paridad en e! n. 24 de la Es­
critura y de la Tradición como fundamento de la teología, etc.

67
24 al quinto y 33 al sexto). La comisión los examinó, dando a cada
uno una motivada respuesta.
La respuesta era negativa para tres cuartas partes de los m o d i
sintetizados.
Unos 20 quedaban rechazados por parecer a la comisión contra­
rios al contenido del esquema, ya sea porque proponían pequeñas
correcciones de palabras que destruían el sentido indicado por el
texto, ya porque daban la impresión de no haber entendido lo que
en determinadas frases se pretendía expresar5 23.
5
1
Alrededor de 40 resultaban contrarios no al contenido del es­
quema como tal, pero sí a las normas que debían inspirar la co­
rrección de un texto ya aprobado en congregación general. Por esto
se rechazaban los que proponían la adición, supresión o traslado de
frases y párrafos enteros, o los que proponían cuestiones controver­
tidas 54, o querían volver a formulaciones de anteriores esquemas,
ya rechazadas y motivadas en las relaciones que acompañaron los
respectivos textos 55.
Si una cuarta parte de los 212 m odi eran rechazados por parecer
a la comisión más o menos contrarios a la materia o al espíritu
del esquema, casi la mitad (unos 90) quedaban sin ser admitidos
por juzgarlos innecesarios la comisión. O bien se referían a temas
no propios de este esquema, ampliamente tratados ya en otros es­
quemas del concilio56 o en otros párrafos del mismo esquema, o

51 Según el reglamento del concilio, con la mayoría de dos tercios que­


daba aprobado un esquema y no era necesario tener en cuenta ya los
modi propuestos; pero, de hecho, el aviso del secretario general en este
sentido, al comenzar la votación de 7 de diciembre del 62 sobre el capítulo
primero del esquema de liturgia, no se seguiría después en el concilio.
Aun aprobados los capítulos por mayorías entusiastas, como en el esque­
ma que nos ocupa, seguirán depositándose los modi y tratarán las comi­
siones de acceder a todos los pequeños cambios aún posibles.
52 Los nombres de sus miembros y de su presidente, delegado del car­
denal Ottaviani, pueden verse en el apéndice sobre las comisiones.
53 A esta clase de modi pertenecían el que proponía sustituir en el
n. 12, unitatem «totius» Scripturae por unitatem «utriusque Testa mentí», no
cayendo en la cuenta que el texto se refería a algo más que a la unidad
de los dos Testamentos; o el que proponía reducir la inspiración, en el
n. 12, a la mera providencia general de Dios.
54 Sobre la tradicional de la relación de contenido entre iradición y
Escritura, y otras como la del sensus plenior.
55 Sin embargo, en algunas ocasiones (véase en la sinopsis la nota f
del capítulo primero, la n del tercero, las notas a y c del quinto y d y q del
sexto) se volvió a formulaciones de anteriores esquemas rechazadas en el
texto del cuarto esquema. En este grupo de correcciones no entra la de la
nota g del capítulo quinto, pues había desaparecido del esquema cuarto por
una errata de imprenta.
56 Este era el caso de los numerosos modi que pedían aclaraciones en
el n. 5 sobre la actuación del Espíritu Santo en el acto de fe, o sobre la
sucesión y potestades de los obispos en el n. 7, o sobre el magisterio
en el n. 10, asuntos de los que trataba ampliamente el esquema de la
Iglesia.

68
bien adiciones que no servían para aclarar o profundizar el te x to 57.
Incluso en algunas ocasiones los m o d i pretendían sustituir formula­
ciones del esquema que estaban literalmente tomados de otros con­
cilios o encíclicas. Otros, finalmente, eran alarmas infundadas ante
algunas afirmaciones del esquema, consideradas en un sentido ex­
clusivo, no pretendido en realidad58, o temían el significado equívoco
de palabras, como Tradición (sentido activo o pasivo) y Verbum D ei
(Cristo o Escritura), cuyo contexto, sin embargo, aseguraba clara­
mente en el esquema para cada caso el sentido concreto.
Los m o d i admitidos constituían la cuarta parte de los propues­
tos, y se pueden constatar fácilmente recorriendo las notas de la
sinopsis, señaladas con letras del alfabeto. La mayoría se refieren
a pequeños cambios o adiciones. Aunque alguna vez no tienen más
fin que una perfección y claridad del latín, ordinariamente sirve no
sólo para precisar mejor la idea59 o encuadrarla mejor en el con­
te x to 60, sino también para dar paso a un nuevo aspecto, que com­
pleta y en cierto sentido corrige a veces el considerado anterior­

57 En algún caso (mención del Tridentino además del Vaticano I en el


proemio) se admitía la corrección a pesar de juzgarla innecesaria quizás
por el número tan elevado de padres que la proponían.
58 Así, se achacaba ai n. 7 restringir la extensión del magisterio; o al
19 que el Evangelio fuese «tantummodo» praeconium.
59 Ese es el fin, por ejemplo, de la corrección bajo la nota k en el
capítulo primero, o bajo la nota / en el segundo (pues no sólo se trata de
sacerdotes). La enmienda de la nota c en el tercer capítulo tiene en cuenta
la multiplicidad de autores para un libro, mientras / evita el peligro de
que veritas sea entendida subjetivamente. En el cuarto, la corrección bajo
la nota d considera la existencia en el Antiguo Testamento de muchas
prácticas rituales que no guardan ya ninguna fuerza ni autoridad. La de la
nota f evita el medir la extensión de imperfecciones del Antiguo Testa­
mento. En el capítulo quinto, el cambio señalado en la nota b se debe a
que Cristo realmente atrae no solamente por sus palabras, sino por la
cruz. Con la corrección de la nota c se evita aparezca la idea de una
nueva revelación. Con la de la nota h, en el mismo capítulo quinto, queda
claro qu la consumación futura se ha anunciado, pero aún no revelado.
Finalmente, en el capítulo sexto, la nota h corrige la apreciación de las
traducciones de textos originales (no son sólo tolerables, sino más bien
recomendables); y la de la nota / quiere tener en cuenta el proceso his­
tórico.
60 Así, por ejemplo, la corrección e del capítulo primero ayuda a dis­
tinguir claramente desde un principio la revelación natural de las cosas
creadas de la revelación sobrenatural, en que se manifiesta a sí mismo
expresamente. Con la nueva colocación que surge de la nota / en el mis­
mo capítulo primero se resalta la posición de la persona de Cristo encar­
nado, que abarca todas las otras manifestaciones. La de la nota a del ca­
pítulo segundo evita entrar en la cuestión del origen estrictamente apos­
tólico de los evangelios. Gracias a la enmienda bajo la nota j del tercer
capítulo aparecen mejor distinguidos los factores que pertenecen a los
género literarios de los que pertenecen al trato ordinario de los hombres.
La enmienda de la nota c del capítulo segundo sirve para aclarar con la
nueva colocación el sentido intentando en immutabiiitas Sacrae Scripturae.

69
mente en el esquema61. Por fin, en varios casos62 se trataba de co­
rregir o completar citas escriturísticas o de concilios.
Los modi aludidos eran —valga la palabra— modi minores. Cinco
correcciones, en cambio, eran en realidad «palabras mayores». Res­
pondían también a las cuesiones que habían sido el blanco de ma­
yor número de modi. Eran éstas: la especificación del papel de los
obispos como sucesores de los apóstoles en el desarrollo de la Tra­
dición; la afirmación — en el mismo capítulo segundo— de la nece­
sidad que la Sagrada Escritura tiene de la Tradición; declarar sin
equívocos la extensión de la inerrancia de la Escritura, en el capí­
tulo tercero; establecer firmemente, en el capítulo quinto, la histo­
ricidad de los evangelios; y tratar también, en el sexto, del papel
de la Tradición en la vida de la Iglesia.
Al primer deseo se dio satisfacción con la corrección de la nota d
en el capítulo segundo, que reproducía ¡as palabras de San Ireneo63
(tune ex praeconio eorum qui cum episcoporum successione charis-
ma veritatis certum susceperunt), pero sin citarle para que no pa­
reciese que el concilio se decidía por una de las muchas interpre­
taciones que pueden darse de las palabras chrisma veritatis certum.
Al deseo, respecto al capítulo sexto, citado en último lugar, se
respondía que de la Tradición ya se hablaba bastante en el capí­
tulo segundo. Sin embargo, en las enmiendas, que en la sinopsis
figuran en las notas / y n del capítulo sexto, se atendía en cierto
modo la demanda, señalando, de una parte, la importancia del estu­
dio de la Tradición para la mejor comprensión de la Escritura, y de
otra, cierta paridad entre ambas, ya que la Tradición no se reduce
a ¡a explicación de la Escritura.

61 Ejemplos de esto son la enmienda señalada en la nota / del capítulo


tercero, que tiene en cuenta también el sensus fidei del pueblo de Dios;
y en la nota m del mismo capítulo (véase también la nota / del sexto),
que completa lo que se tiene por oficio de los exegetas; y la de la nota o,
que quiere evitar un extremado paralelismo. La corrección bajo la nota a del
capítulo cuarto sirve para acentuar la universalidad de la salvación querida
por Dios, y la de la nota i del mismo capítulo quiere resaltar que Cristo
es realmente mejor entendido a partir del Antiguo Testamento. En el ca­
pítulo quinto, gracias a la enmienda de las notas e y /, se extiende con­
venientemente la materia de los evangelios. La enmienda d del capítulo
sexto completa la función de la Escritura en relación con la predicación.
Así como las enmiendas de las notas m y q, intentan poner en su punto
el papel del sensus Ecciesiae y del magisterio en ¡a exégesis y lectura de
la Biblia.
62 Véanse las notas 2 y g del primer capítulo, 1 y 4 del segundo, 5 del
tercero y 1 de quinto, así como la corrección de la nota i en el cuarto,
y de e y p en el sexto.
63 Cf. Adversus haer. IV 26,2: PG 7,1053c. En el mismo sentido que el
concilio las explica fundadamente L. LIGIER, Le «charisma veritatis certum»
des Evêques, en L’homme devant Dieu: Mélanges Henri de Lubac l (Paris
1964) p. 247-248.

70
De las otras tres enmiendas tenemos que hablar más detenida­
m ente64, pues la Comisión doctrinal admitió casi sin retoques el
resto de las correcciones propuestas por la Comisión técnica de
acuerdo con los modi. Sin embargo, la discusión se iba alargando
imprevisiblemente, sin poder llegar a un acuerdo, al tratar del ma­
yor o menor contenido de la Escritura y de la Tradición, de la ex­
tensión de la inerrancia o, mejor, de la verdad de la Escritura y de
la historicidad de los evangelios. Los ánimos se iban poniendo tan
tensos dentro de la Comisión doctrinal, que alguno expresamente y
todos tácitamente deseaban ia intervención del Papa. Este lo hizo
escribiendo al presidente de 1a Comisión doctrinal, cardenal Ottavia-
ni, por medio del Secretario de Estado, una carta en que se le pedía
con mucha delicadeza tuviese a bien su comisión examinar una vez
más con plena libertad la oportunidad de hacer en esos tres puntos
alguna adición que, sin contravenir el parecer de la mayoría ya
aprobado en el aula conciliar, añadiese más precisión a las cues­
tiones y permitiese una mayor unanimidad y tranquilidad de concien­
cia a la hora de promulgar la constitución. El Papa manifestaba
también su deseo de que asistiese a las deliberaciones el carde­
nal Bea. Así sucedería. Pero ahora conviene que recojamos breve­
mente el estado concreto en que se encontraba la discusión sobre
cada uno de los tres puntos en el momento de la intervención
papal.
En cuanto al problema Tradición-Escritura, la Comisión técnica
se había decidido, después de prolongadas discusiones, a admitir la
adición propuesta por 111 padres al n. 9 [...quo fit un non omnis
doctrina catholica ex (sola) S. Scriptura (directe) probari queat). Pero
no pensó lo mismo ia Comisión doctrinal al llegar el momento de
aprobar las enmiendas. La inserción se prestaba a interpretar, por una
parte, que todo, aunque sea indirecte, se puede probar a partir de
la Escritura, y, por otra parte, también exactamente la tesis con­
traria, ya que la nota que la Comisión técnica se proponía añadir
(indirecte, in quantum Scriptura aperte docet exsistentiam Magiste-
r ii et indefed ibilitatis Ecclesiae) insinuaba la existencia de verdades
contenidas exclusivamente en la Tradición sin fundamento en la Es­
critura.
Pero tampoco nuevas fórmulas dejaban contentos a los miem­
bros de ia comisión. Y bastó que alguno manifestara el deseo de
afirmar en el texto claramente la diversidad de contenido de las
dos fuentes para que fuese tomando cuerpo en el seno de la comi­
sión precisamente la actitud opuesta de no tocar el problema en
absoluto y dejar el texto tal como le había aprobado ya en el aula
una mayoría suficiente. Esta actitud desencadenó un gran malestar
dentro y fuera de la comisión en algunos, que empezaban a pensar

64 Para la historia detallada de estas correcciones, véase G. CAPRÍLE, S.I.,


Tre emendamenti alio Schema sulla Rivelazione: CivCat 1 (1966) 214-231.

71
en la posibilidad de un documento anejo al esquema, parecido a la
famosa Nota praevia. En esta situación se produjo el deseo y Sa rea­
lidad de la intervención del Papa.
Reunida la comisión con el cardenal Bea, se estudió la opor­
tunidad de añadir alguna de las siete fórmulas que en e¡ decurso
de la discusión habían sido propuestas65. Después de la interven­
ción del cardenal Bea, que consideraba también oportuna la adición
y decía preferir por su parte la tercera, se procedió a la votación.
De los 28 miembros, 16 se inclinaban también por la tercera, cinco
por la primera, dos por la quinta y séptima, uno por la cuarta y sexta,
ninguno por la segunda. El segundo escrutinio daba a la tercera 17
votos, justamente los dos tercios necesarios, y la hacía pasar al
texto definitivo de la constitución.
El segundo escollo, el de las dificultades sobre la extensión de
la verdad de la Escritura, se centraba en el adjetivo salutarem aña­
dido a veritatem en el n. 11. Mientras tres grupos de 76, 73 y 10
padres conciliares habían propuesto en sus modi nuevas fórmulas,
184 habían pedido que simplemente se eliminase el adjetivo saluta­
rem por el peligro que entrañaba de recortar la extensión de la
inerrancia a las verdades de fe y costumbres. La comisión no se
decidía a hacerlo, puesto que las múltiples citas de la nota 5, apuesta
a salutarem, aclaraban y justificaban al tiempo su inserción. Por otra
parte, la expresión salutarem no da a entender una limitación mate­
rial de la verdad de la Escritura, sino quiere indicar su especifica­
ción formal. Por fin, no se podía contravenir un texto votado ya por
la mayoría.
En esta situación se produjo la intervención del Papa y, a con­
secuencia de ella, la nueva reunión de la Comisión doctrinal con el
cardenal Bea. Este se pronunció por la omisión de la fórmula, pero en
las votaciones (18 omittatur, siete maneat y tres astenuti), aunque
sí se llegaba al número requerido por el Derecho canónico (can. 11,1
n. 1) para la mayoría (dos tercios sobre el número de votos válidos),
no se llegaba a los dos tercios sobre el número de presentes re­
querido por el reglamento del concilio. Eso hizo prolongar las deli­
beraciones hasta decidirse por una vía media: mantener la fórmula,
pero explicada en el mismo texto ( . . . veritatem , quam Deus nostrae

65 Estas eran: 1) quo fit ut non omnis doctrina catholica ex sola Sacra
Scriptum probari queat; 2) quo fit ut non omnis doctrina catholica ex Sa­
cra Scriptura directe proba ri queat; 3) quo fit un Ecclesia certitudinem
suam de omnibus revelatis non per solam Sacram Scripturam hauriat;
4) quo fit ut Ecclesia certidudinem suam non de omnibus veritatibus reve­
latis per solam Sacram Scripturam hauriat; 5) Sacrae Scripturae comple-
xum m ysterii christiani referunt, quin omnes veritates revelatae in eis ex-
presse enuntientur; 6) Sacrae Scripturae complexum m ysterii christiani con­
tinent quin omnes veritates revelatae ex ipsis solis probari queant; 7) non
omnem veritatem catholicam ex sola Scriptura sine adiutorio Traditionis et
Magisteri certo hauriri posse.

72
s a lu tis ca usa L itte r is S a c ris c o n s ig n a r i v o lu it). Así pasaba ai texto
final.
El tercer punto de discusión, la verdad histórica de los evange­
lios, también había llegado a un punto muerto en el momento de la
intervención del Papa. Ciento ochenta y cuatro Padres habían votado
p la c e t iu x ta m o d u m al capítulo tercero, precisamente por las pala­
bras del n. 19: ... E v a n g e lia ... ita s e m p e r u t « ve ra e t s in c e ra » de
le s u n o b is c o m m u n ic a re n t. Teniendo en cuenta que en el n. 12 se
hacía equivaler la verdad a lo que el autor desea expresar, sin que
sa necesariamente concorde con la realidad (v e rita s , s e u id q u o d
a u c to r a s s e re re v o lu it), y que la sinceridad dice relación a la disposi­
ción subjetiva del autor, que puede, sin embargo, engañarse sobre
los hechos narrados, no parecía que ambas palabras (v e ra e t s in ­
c e ra ) pusiesen a salvo suficientemente la historicidad de los evange­
lios. La comisión, si bien con alguna lucha de pareceres, había deci­
dido suprimir la palabra v e rita s del contexto del n. 12, pero no
quería añadir ninguna de las precisiones sugeridas, ya que las pa­
labras h is to ria o h is to r ic e traspuestas al lenguaje moderno (Ges-
chichte, geschichtlich) no obtiene el efecto deseado, mientras que,
por otra parte, v e ra se llaman aquellas cosas que concuerdan con la
realidad, y s in c e ra era el elemento subjetivo que completaba el ob­
jetivo.
En la carta del Papa se sugería la sustitución de ve ra e t s in c e ra
por ve ra s e u h is to r ic e fid e d ig n a . En la comisión se hizo notar que
tampoco esto obviaba la dificultad, ya que la fid e s h is tó ric a bultman-
niana, por ejemplo, es el acto del creyente que proyecta su fe
existencial en una narración que puede ser, sin embargo, ficticia. Se
dejó, pues, v e ra e t s in c e ra , pero se añadió unas líneas más arriba
definitiva y menos equívocamente. ... E c c le s ia ... E v a n g e lia «q u o ru m
h is to r ic ita te m in c u n c ta n te r a ffirm a t» .
La labor de la Comisión doctrinal en lo que tocaba al texto de
la constitución sobre la revelación se podía dar por terminada.

2. El texto con las enmiendas de los «modi»

El fascículo de 78 páginas66, distribuido a ios padres conciliares


el día 25 de octubre, contenía una relación de los votos que cada
capítulo había recibido en el aula conciliar, a la que seguía una
exposición de los m o d i relacionados con cada capítulo con la res­
puesta razonada de su admisión o rechazo, y al final, el texto y notas
corregidos. Se terminaba con una doble relación del cardenal Florit

66 Sacrosanctum Oecumenicum Concilium Vaticanum II. Schéma Consti-


tutionis dogmaticae «De divina revelatione». Modi a Patribus conciliaribus
propositi et a Commissione doctrinan examinad (Typs Polygíotti Vaticanis,
1965) 78 págs.

73
y el obispo Van Dodewaard, que explican las correcciones de la
primera y segunda parte del esquema, respectivamente.
Nada queda por decir después de haber expuesto en el apartado
anterior los m o d i admitidos. Unicamente que al comienzo de la ex­
posición se habían colocado las palabras V e rb u m D e i re lig io s e a u d ie n s
e t fid e n te r p ro c la m a n s , siguiendo la sugerencia de varios padres, que
deseaban para la constitución un in c ip it que la diferenciase de las
otras constituciones y declarase a la vez el contenido de ésta.
Unos días más tarde, el 6 de noviembre, aprobadas las enmien­
das, se repartiría a los padres el texto definitivo67.

3. La votación sobre las enmiendas

Se efectuaba el 29 de octubre, en las 155.a congregación gene­


ral. Después de leídas las dos relaciones, ya conocidas de los pa­
dres por el fascículo distribuido cuatro días antes, se les preguntó
capítulo por capítulo si estaban conformes con el examen de los
m o d i realizado por la Comisión doctrinal y con las correcciones por
ella propuestas. El escrutinio reveló una conformidad sorprendente:
Los votos negativos al capítulo segundo, como siempre, el más fa­
vorecido de éstos, sólo llegaban a 55. En el cuarto, que encontraba
t—también como siempre— la menor oposición, eran sólo ocho. So­
bre una media de votantes de 2.173, habían votado negativamente
25, es decir, sólo un 1,1 por 100 de desaprobación. La misma pro­
porción aícanzaza — y esto era aún más notable— la votación gene­
ral que se tuvo al fin sobre todo el esquema: 27 negativos de 2.115
votantes.
El esquema quedaba aprobado en congregación general. La presi­
dencia del concilio podía pasar ya ei texto al Papa. Este debería
decidir entonces, según el reglamento del concilio, su presentación
en sesión pública. La votación en ésta sobre el conjunto del esque­
ma es la única que conferirá al texto el carácter de aprobación
oficial.
Tres días antes de ésta, el secretario gneral anunciaba que «la
calificación teológica» de la constitución a punto de promulgarse
era la misma que se había aplicado a la otra constitución dogmá­
tica para la iglesia. El criterio dado para ésta había sido doble:
Primero, el concilio tendrá por verdades definidas sólo aquellas que
declare abiertamente como tales. Segundo, el resto es doctrina del
supremo magisterio eclesiástico y debe ser abrazado por todos los

67 Sacrosanctum Oecumenicum Concilium Vaticanum II. Constitutio dog­


mática «De divina revelatione», de qua agetur ¡n sessione publica diei 18
novembris 1965 (Typis Polyglottis Vaticanis, 1965) 20 págs. En el texto que
iba a ser promulgado no figuraban ya los títulos de los diversos números
que habían servido de guía en las redacciones anteriores del esquema.

74
fieles según la mente del concilio. Ahora bien, en ia Dei Verbum,
lo mismo que en la Lumen gentium, no se encuentra ninguna abierta
definición dogmtáica. Es el criterio segundo el que debe aplicarse
a toda la constitución, según la mente dei concilio.
Este, que había terminado respecto a la constitución Dei Verbum
la fase consultiva, iba a realizar ahora su función legislativa.

EPILOGO

LA PROMULGACION DE LA CONSTITUCION

Se realizó el 18 de noviembre, 8.a sesión pública del concilio,


junto con el decreto sobre el apostolado seglar. En la votación de­
cisiva, solemne, sobre el texto definitivo68 de la Dei Verbum, en
manos de los padres conciliares desde hacía doce días, a la pregunta
del secretario general (Placetne vobis patribus constitutio dogmática
de divina reveiatione quae modo lecta est?), de 2.350 votantes, 2.344
votaban placet y seis non placet.
Llena de optimismo esta aceptación casi unánime de la consti­
tución, que no debe considerarse como un repliegue educado, infiel
reflejo de los pareceres. El número de votos negativos en la vota­
ción final de otros documentos69 muestran que la más completa li­
bertad de expresión se mantuvo hasta el fin.
A continuación del escrutinio, Pablo VI pronunciaba las palabras
que figuran desde entonces al pie del texto de la constitución: Haec
omnia et singuia quae in hac constitutione dogmática edicta sunt

68 Todavía el 6 de diciembre, en la última congregación general, se


repartirá un texto de la constitución en el que se corregía un evidente
error de imprenta del texto promulgado (la cita del n. 10 de A ct 8,42 se
cambiaba en A ct 2,42), pero se cometía a su vez un nuevo error [eis dona
divina communicans, en vez dei anterior exacto: communicantes). En la edi­
ción oficial de los documentos conciliares [Sacrosanctum Oecumenicum
Concilium Vaticanum II. Constituciones Decreta Declarationes. Cura et stu-
dio Secretariae Generalis Concilii oecumenici Vaticani II [Typis Polyglottis
Vaticanis, 1966] XXVI -f 1294 páginas; p. 421-456: Constitutio dogmática
«De divina reveiatione») aparecía subsanada definitivamente esta errata,
así como el passim del n. 12, que había desaparecido en el texto repartido
antes de la votación por descuido del linotipista. También se añadía en
el n. 11 una tilde a causa {...veritatem quam Deus nostrae salutis causa
Litteris Sacris consignari voiuit), para evitar la posibilidad de entenderlo
en nominativo («la verdad que Dios, autor de nuestra salvación»), como de
hecho venían entendiéndolo algunos traductores (cf. G. CAPRILE, S.I., L’edi-
zione típica ufficiale dei documenti conciliar!: CivCat 1 [1967] 57-62).
69 164 en el decreto sobre los medios de comunicación social; 88 en
la declaración sobre las religiones no cristianas; 70 en la declaración so­
bre la libertad religiosa...

75
píacuerunt Sacrosancti Concilii Patribus. Et Nos, apostólica a Christo
nobis tradita potestate, illam una cum venerabilibus Patribus in Spi-
ritu Sancto approbamus, decernimus ac statuimus et quae synodaliter
statuta sunt ad Dei gloriam promulgare iubemus. Romae apud Sane-
tum Petrum, die XVIII me tisis novembris anno MCMLXV. Ego Paulus,
catholicae Ecclesiae Episco pus.
A la firma del Papa se añadían después las de los cardenales
y las de los obispos, que se habían ido recogiendo en folios, repar­
tidos mientras tanto por las tribunas. Cerraba todas el Ita est,
suscrito por el secretario general, Pericles Felici, y por los dos no­
tarios del concilio, J. Rossi y Francisco Aníbal Ferretti.
La constitución dogmática De divina revelatione era la tercera
de las constituciones (segunda dogmática) y el undécimo de los
documentos que el concilio promulgaba.
Había seguido un itinerario estrechamente ligado al del concilio.
Los cuatro esquemas y las discusiones que los siguieron reflejan
exactamente el diverso espíritu de las cuatro sesiones; primera, de
tanteo; segunda, de encauzamiento; tercera, crítica, cuarta, de ma­
durez de frutos y resultados70.
Con la promulgación de la Dei Verbum podía ver realizado el
Papa lo que exactamente tres años antes, el 18 de noviembre de
1962, con motivo de los primeros debates del esquema De fontibus
revelatis escribía, todavía cardenal: «Es el momento de esperar, con
gran respeto y confianza y orando al mismo tiempo, que la verdad
se pronuncie en una síntesis final, como una nueva luz sobre el
mundo» 71.

70 Así se califican los cuatro períodos del concilio en la introducción


a Vaticano II. Documentos conciliares completos (Razón y Fe) p. 15 y 17.
71 Cardenal J. B. MONTINI, L’Italia, 18 noviembre 1962 (citado por
G. CAPRILE, S.I.: CivCat 4 [1962] 698).

76
FECHAS CLAVE DE LA HISTORIA DE

ACONTECIMIENTOS DEL CONCILIO

1959

CONVOCACION DEL CONCILIO POR JUAN XXIII ... 25 enero


El Papa nombra Comisión Antepreparatoria que
contacte con obispos, etc., del mundo ......... 17 mayo

1960

COMIENZO OFICIAL DE LA PREPARACION DEL CON­


CILIO: «Motu proprio» Superno Dei nutu .......... 5 junio
Creación de Comisión Central Preparatoria. 24 sept.
Creación de Comisión Teológica Preparatoria. 27 oct.
Creación de Secrteariado para la Unidad de los
Cristianos.
1961

13-16 feb.
23 junio
16-19 sept.
19-20 sept.
10 nov.

1962

22 enero
20 junio
1 julio
13 julio
«Motu proprio» Apropinquante concilio: Sustitución
de Comis. Teológica Com. Doctrinal. 6 agosto
11 oct.
14-21 nov.
Primera sesión 21 nov.
25 nov.- 7 die.

1963

30 enero
23 feb.- 4 marzo
27 marzo
23 abril
29 sept.
Segunda sesión jun. 63-enero 64
4 dic.

1964

3 enero
7 marzo

78
LA C O N S T IT U C IO N «DEi VERBUM

ACONTECIMIENTOS DE LA CONSTITUCION

Redacción del «Schema compendiosum De foniibus» por la Comisión Teológica.


Com. Teológica nombra Subcomisión que desarrolle el «Schema compendiosum».

Com. Teológica revisa el trabajo de la Subcomisión.


El esquema, refundido por Subcomisión, se envía a componentes de la Com. Teológica.
Retoques de acuerdo con observaciones enviadas.
La Comisión Teológica discute el esquema y lo corrige de nuevo.
Com. Central Preparatoria lo examina e insinúa correcciones a Com. Teológica.

Com. Central Preparatoria examina el esquema De deposito fidei custodiendo.


Com. Central Preparatoria examina el De Verbo Dei, del Secr. por la Unidad.
Esquemas De fontibus y De deposito, aprobados por el Papa.
PRIMER ESQUEMA ENVIADO A LOS PADRES CONCILIARES.

Discusión del esquema i en el aula conciliar (15.a a 24.a Congr. general).


El Papa decide someter el esquema a revisión por una Comisión Mixta.
Primeras modificaciones del esquema I por la Comisión Mixta.

Comisión Cardenaiicia Coordinadora aprueba las primeras conclusiones.


Ulteriores trabajos de la Comisión Mixta.
Comisión Card. Coordinadora aprueba el nuevo esquema De revelatione.
SEGUNDO ESQUEMA ENVIADO A LOS PADRES CONCILIARES.

I}adres conciliares mandan observaciones en torno al esquema II.

Comisión Coordinadora encarga revisión del esquema II para la 3.a sesión.


Comisión Doctrinal constituye Subcomisión que refunda observaciones de los padres.

79
ACONTECIMIENTOS DEL CONCILIO

14 mayo
30 mayo
1-6 junio
26 junio
7 julio
14 sept.
30 sept.- 6 oct.
Tercera sesión 20-21 oct.
10-11 nov.
20 nov.
21 nov.

1965

i 14 sept.
20-22 sept.
22-30 sept.
21 sept.-19 oct.
18 oct.
Cuarta sesión .......... 25 oct.
20 oct.
6 nov.
15 nov.
18 nov.
CLAUSURA DEL CONCILIO 8 die.

80
A C O N T E C IM IE N T O S DE LA C O N S T IT U C IO N

Instrucción de la Pontificia Comisión Bíblica Sancta Mater Ecclesia.


El Secretariado para la Unidad da el V.° B.° a! esquema.
Comisión Doctrinal aprueba el nuevo esquema.
Comisión Coordinadora aprueba e! nuevo esquema.
TERCER ESQUEMA ENVIADO A LOS PADRES CONCILIARES.

Discusión del esquema III en el aula conciliar (91.a a 95.a Congr. general).
Subcomisión enmienda el texto a la vista de observaciones de los padres.
Comisión doctrinal aprueba el trabajo de la Subcomisión.
CUARTO ESQUEMA DISTRIBUIDO A LOS PADRES CONCILIARES.

Votaciones de los padres sobre el esquema IV (131.a a 133.a Congr. general).


Comisión Técnica clasifica y estudia los «modi» de los padres.
Comisión Doctrinal examina y ratifica los trabajos de la Comisión Técnica.
El Papa pide a la Comisión Doctrinal reexaminar tres puntos.
DISTRIBUCION DEL FASCICULO CON LOS «MODI» Y SUS RESPUESTAS.
Votación sobre enmiendas y aprobación del texto (155.a Congr. general).
NUEVO TEXTO DE LA CONSTITUCION REPARTIDO A LOS PADRES.
El Secretario general notifica la calificación teológica de la constitución.
Promulgación de la constitución «Dei Verbum» (8.a sesión pública).

81
6
COMISIONES QUE INTERVINIERON EN LA1
Creada

en para Presidente Secretario

Comis. Antepa- 17-V-59 Tomar contacto con obis­ Tardini Felici


ratona pos...

Comis. Centra/ 5-VI-60 Supervisar y coordinar el Juan XXIil Felici


Preparat. trabajo de las 10 Comis. |
Preparatorias
iI

Comis. Teológica 5-VI-60 Preparar 9 esquemas, en­ Ottaviani Tromp


Preparat. tre ellos el De fontibus \

- -

Subcomisión (de 27-X-60 Desarrollar el «Schema. Garofalo


Com. Teológica) Compendiosum De fonti­
bus» :
I
I

Comis. Doctrinal 6-IX-62 (Sucesora de la Comisión Ottaviani Tromp


(de Fide et Mo- Teológica). Reelaborar es­ (Vicep.: Philipps
ribus) quemas de acuerdo con Browne,
las observaciones de los Charue)
padres conciliares

I
1 La constante promoción de nuevos miembros a lo largo de los trabajos conci­
liares hace difícil que estas listas resulten de todo completas. Tampoco se especi­
fican en ellas, por razones de simplicidad y de espacio, el grado eclesiástico de sus
componentes. Sin embargo, casi siempre la columna de presidente la ocupan car­
denales; la de miembros, obispos y arzobispos; la de peritos y secretario, monse­
ñores y sacerdotes del clero secular y regular.

82
1
ELABORACION DE LA CONST. «DEI VERBUM

Miembros Peritos (eonsuitores)

Coussa, Dante, Ferreto, Larraona, Palazzini,


Párente, Philipe, Samoré, Sigismondi, Staffa,
Zerba.

A. Albareda, Bartocelli, Batt, Brenan,


Camagni, Canestri, Carpino, Cavagna,
Cousa, Da Costa, Dante, Dell’Acqua,
60 cardenales, 5 patriarcas, 28 arzobispos, Ferreto, Garrigou-Lagrange, Giusti, Pa­
6 obispos, 4 superiores generales religiosos. lazzini, Parente, Paschini, Philippe, Pri­
mo Principi, Romani, Rossi, Salmón,
Samoré, Scapinelli di Leguino, Sfair,
Sigismondi, Staffa, Tinello, Vaccari,
Wynen, Zerba.

Bride, Brinktrine, Janssens, Joussard,


Audet, Carpino, Dubois, Fránic, Griffiths, Anastasio S. Rosario, Bäcker, Bélanger,
Hermaniuk, Kornyljac, Peruzzo, Roy, Scherer, Bertetto, Betti, Castellino, Congar,
Schroffer, Stohr, Wright, Cerfaux, Colombo, Dander, Delhaye, De Lubac, Di Fonzo,
Frentón, Ferrari, Garofalo, Journet, Michel, Doronzo, Gundlach, N. García, Häring,
Pavan, Philipps, Piolanti, Schmauss, Bai ic, Kerrigan, Kloppenburg, Labourdette,
Ciappi, Dhanis, Gagnebet, Gillon, Flurth, Ra­ Laurentin, Lattanzi, Lécuyer, Lio, On-
mírez, Trapé, Van den Eynde. drak, A. Rossi, Salaverri, Schauf, Sig-
mond, F. de la Trinidad, Unger, W itte,
Xiberta.

Hermaniuk, Scherer, Schroffer, Castellino,


Cerfaux, Di Fondo, Kerrigan, Michel, Schma­
uss, Van den Eynde. Después: Vogt.

CONC. (16 oct. 62): Schroffer, Garrone, Kö­


nig, Van Dodewaard, Scherer, Léger, Florit,
Deadern, Charue, Wright, McGrath, Griffiths,
Roy, Santos, Seper, Peruzzo2.
PAPA (29 oct. 62): Barbado y Viejo, Browne,
Doumith, A. Fernández, Fránic, Gut, Párente,
Pelletier, Spanneda. Después: Anastasio S.
Rosario, Ancel, Butler, Granados, Henri-
quez J., Heuschen, Poma, Volk.

2 Estos nombres son ios únicos que no guardan e! orden alfabético, sino el
orden en que se comunicó el resultado de la votación conciliar, que permitía sos­
pechar un orden según los votos obtenidos por cada uno.

83
en para Presidente Secretario

Com. Doctrinal. 24-XI-62 Preparar segundo esque­ Ottaviani Tromp


Com. Mixta Se­ ma (Vicep.:
cretariado Uni­ Browne, Willebrands
dad Liénart)
Bea

Comis. Cardena­ 18-XII-62 Coordinar trabajos de con­ Cicognani Felici, Mor­


licia Coordinado­ cilio cillo, Villot,
ra (Le Cordier),
Krol, Kempf,
Nabaa, Val­
íame

Subcomisión In­ 7-111-64 Refundir el segundo es­ Charue Betti (c. 2.“)
terna (de Com, quema según observacio­
Doctrinal) nes de los padres

Comisión Técni­ 22-IX-65 Clasificar los modi de los


ca (de Comisión padres
Doctrinal)

84
Miembros Peritos (consultores)

PAPA: Frings, Lefebvre, Liénart, Meyer, Qui- COM. DOCTRINAL: Bàlie, Castellino, Di
roga y Palacios, Ruffini. Fonzo, Fenton, Kerrigan, Lattanzi, Van
COM. DOCTRINAL: Todos sus miembros. den Eynde; otros, acompañando a
SECRETARIADO: Charriére, De Smedt, Hart, miembros de la Comisión.
Heenan, Holland, Jaeger, J. M. Martin, Minis- SECRETARIADO: Baum, Feiner, Hamer,
ci, Niermann, Van Velsen, Volk, Katkoff3. Maccarrone, Stakemeier, Thils, Vodo-
pivez4.

Canfalonieri, Döpfner, Liénart, Spellmann,


Suenens, Urbani, Agaganian, Lercaro, Roberti.

Barbado y Viejo, Butler, Fiorii (parte I), Heus- Betti (c. 2.°), Castellino, Cerfaux, Co­
chen, Pelletier, Van Dodewaard (parte II). lombo, Congar, Gagnebet, Garofalo,
Grillmeier (c. 3.°), Kerrigan (c. 4.°),
Moeller, Philipps (coordinador), Pri-
gnon, K. Rahner, Ramírez, Ratzinger,
Rigaux (c. 5.°), Semmelroth (c. 6.°),
Schauf, Smulders (c. 1.°), Tromps. Des­
pués: Salaverri, Schmauss, Trapé.

Betti, Fiorii (parte 1), Heuschen, Philipps, Grillmeier, Kerrigan, Rigaux, Semmel­
Trops, Van Dodewaard (parte II). roth.

3 Otros miembros del Secretariado, pero no de la Comisión Mixta, por no ser


padres conciliares: Ewers, Hóffer, Macarrone, Boyer, Corr, Cunningham, Rudloff, Thils.
4 Otros peritos del Secretariado: Bellini, W. Becker, Bévenot, Davis, Diebold,
C. Dumont, P. Dumont, Hanahoe, Michalon, Oesterreicher, Tavard, Thijssen.

85
VOTACIONES CONCILIARES SOBRE LA CONSTITUCION
«DEI VERBUM»

Non Placet iuxta


Fecha Tema Votantes Nulos Placet placet mod um

20-XI-62 Schema I reicien-


dum? ................ 2.209 19 1.368 822
20-IX-65 N. 1-2 .................... 2.199 5 2.175 19
» 3-4 .................... 2.183 3 2.180 0
» 5-6 .................... 2.071 2 2.049 20
Cap. I ................. 2.079 6 1.822 3 248 (39)
N. 7 ...................... 2.068 4 2.049 15
» 8 ...................... 2.122 2 2.071 49
21-IX-65 » 9-10 ................. 2.253 5 2.214 34
Cap. I! ................ 2.246 9 1.874 9 354 (60)
N. 11 ..................... 2.241 6 2.179 56
» 12-13 ............... 2.064 7 2.029 28
Cap. Ili ................ 2.109 2 1.777 6 324 (38)
22-IX-65 Cap. IV ................ 2.233 3 2.183 0 47 (18)
N. 17-18 ............... 2.230 4 2.211 15
» 19 ..................... 2.233 10 2.162 61
» 20 ..................... 2.231 6 2.219 6
Cap. V ................ 2.170 3 1.850 4 313 (24)
N. 21-22 ............... 2.040 3 2.029 8
» 23-24 ............... 2.012 3 1.988 21
» 25-26 ............... 2.057 7 2.041 9
Cap. VI ................ 2.132 4 1.915 1 212 (33)

SUMA de las vota­


ciones sobre nú­
meros sueltos ... 30.004 67 29.596 341
PROMEDIO .......... 2.143,1 4,7 2.114 24,3
SUMA de las vota­
ciones sobre ca­
pítulos ............... 12.969 27 11.421 23 1.498 (212)
PROMEDIO ......... 2.161,5 4,5 1.903,5 3,8 249,6

29-X-65 Emiendas c. I ... 2.194 2 2.169 23


» II ... 2.185 7 2.123 55
» III ... 2.189 4 2.154 31
» IV ... 2.188 2 2.178 8
» V ... 2.139 5 2.115 19
» VI ... 2.146 6 2.126 14
Esquema entero ... 2.115 7 2.081 27
18-XI-65 Texto antes de
promulg.............. 2.350 0 2.344 6

* El número entre paréntesis responde al número de modos —no re­


petidos— que resultaron de la clasificación de la comisión técnica para
cada capítulo.

86
SINOPSIS DE LOS

L — PLAN GENERAL

Schema I Schéma II

DE DEPOSITO FID EI C U S T O D IE N D O * DE D IV IN A R EVELATIO N E * *

Caput IV: D e R e v e l a tie n e p u b lic a e t Prooemium.


de fid e c a th o lic a .

17. Notio catholica revelationis. 1. N é c e s s ita s


19. Revelatio et doctrina. e t o b ie c tu m Revelationis.
18. Revelatio et historia salutis. 2. Revelatio g ra d a tim p e ra c ta .
20. Revelatio et manifestatio Christi. 3. Revelatio in Christo u ltim a et
21. Errores qui notioni catholicae re­ c o m p lé ta .
velationis piane adversantur.
22. Recens relativismi forma.
23. Externa revelationis signa. 4. O p e ra Christi, signa Revelatio­
24. Primatus quidam miraculorum et nis.
prophetiarum.
25. Resurrectio Christi, prophetiae
messianicae, Christus ipse.
28. Credere Deo, Deum et in Deum. 6. N é c e s s ita s g ra tia e ad R e v e la tio -
n e m d iv in a m a c c ip ie n d a m .
Caput I: D e c o g n itio n e v r ita tis .
5. Obscuratae veritatis remedia. 5. Veritates n a tu ra le s c u m R e v e la ­
tio n e co n n e xa e .

* Esquema redactado por la Comisión ** Esquema redactado por la Comi­


Teológica preparatoria. Cf. SACROSANC- sión Mixta. Cf. SACROSANCTUM OECU­
TUM OECUMENICUM CONCILIUM VATi- MENICUM CONCILIUM VATICANUM SE­
CANUM SECUNDUM, Schema Ponstitutio- CUNDUM, Schema Constitutionis dogma­
num et Decretorum de quibus disceptabi- ticae «De divina revelatione» (Typis Poly-
tur in Concilii sessionibus. Series I (Typis glottis Vaticanis, 1963) 16 págs. (Las
Poiyglotis Vaticanis, 1962) p. 36-44: c. 4 palabras que varían del anterior esquema
del Schema Constitutionis dogmaticae «De la escribimos aquí — no aparecen así en
deposito fidei pure custodiendo». (Del es­ el original— con distinto tipo de letra).
quema sólo aparecen los capítulos y nú­
meros que guardan algunas relación — y
en el orden en que la guardan— con los
esquemas posteriores De revelatione.
Prescindimos del c. 5: Sobre el progreso
de la doctrina, por la dificultad práctica
de intercalarlo entre los números del si­
guiente esquema, De fontibus revelatio­
nis).

88
CUATRO ESQUEMAS

DE LOS ESQUEMAS

Schema III Schema IV

DE DIVINA REVELATIONE * DE DIVINA REVELATIONE **

1. Prooemium. 1. Prooemium.
Caput I: De ipsa revelatione. Caput I: De ipsa revelatione.
2. De revelationis natura 2. De revelationis natura
et obiecto. et obiecto.
3. De evangelicae revelationis prae- 3. De evangelicae revelationis prae-
paratione. paratione.
4. De Christo Revelationis consum- 4. De Christo revelationis consum-
matore. matore.

5. De fide revelationi praebenda. 5. De revelatione fide susciplenda.

6. De veritatibus revelatis. 6. De veritatibus reveiatis.

* Esquema redactado por la Subcomi­ ** Esquema redactado y aprobado por


sión y aprobado por la Comisión Doctri­ las mismas Comisiones que el anterior,
nal. Cf. SACROSANCTUM OECUMENICUM corregido a base de las observaciones
CONCILIUM VATICANUM I!, Schema de ios padres en la tercera sesión, y ma­
Constitutionis dogmaticae «De divina re­ teria de la votación de la cuarta sesión.
velatione» (Typis Polyglottis Vaticanis, Cf. SACROSANCTUM OECUMENICUM
1964) 64 págs. CONC1LIUM VATICANU II, Schema Cons­
(Las letras en que se aparta del an­ titutionis dogmaticae «De divina revela­
terior esquema aparecen — lo mismo que tione» (Typis Polyglottis Vaticanis, 1964)
en el original— en distinto tipo de letra). 47 págs.
(Las letras cursivas tienen la misma
significación que en los anteriores esque­
mas — indicar las variantes respecto al
esquema precedente— . Las letras mayús­
culas se refieren a las variantes con res­
pecto al texto final de la constitución,
que se especifican en las notas escritas
con letras del alfabeto).

89
Schem a S c h e m a II

DE FONTIBUS REVELATIONIS *

Caput I: D e d u p lic i fo n te R e v e la tio - Caput I: De Verbo Dei R e v e la to .


n is.
1. De revelatione Veteris et Novi
Foederis.
2. De prima diffusione revelationis 7. A p o s to li p ra e d ic a to re s E v a n g e lii.
N. Foederis.

3. De transmissione revelationis No­


vi Foederis.
4. De duplici fonte revelationis.
5. De habitudine unius fontis ad al- 8. S. S c rip tu ra e e t T ra d itio n is m u ­
terum. tu a re la tio .
6. De habitudine utriusque fontis ad 9. Utriusque re la tio ad S. Magiste-
Magisterium. riu m .
10. C o n c lu s io .

Caput II: D e S c rip tu ra e in s p ira tio n e , Caput II: D e Sacrae S c rip tu ra e divi­
in e rra n z a e t c o m p o s itio n e lu te r a ­ na in s p ira tio n e e t interpretatione.
na.
7. S. Scripturae inspiratio et cano- 11. S ta tu itu r fa c tu m inspirationis
nicitas.
8. Inspirationis propria natura et de-
finitio.
9. Plures auctores humani.
10. Inspiratio personalis hagiographi
et communitas.
11. De extensione inspirationis.
12. De inerrantia ut consectarium in­ et inerrantiae S a cra e S c rip tu ra e .
spirationis.
13. Quomodo inerrantia diiudicanda 12. Quomodo S. S c rip tu ra s i t in te r ­
sit. p re ta n d a .
(19. Exegsis catholica.)
14. Divina condescensio. 13. D ei condescensio.

Caput III: D e V e te re T e s ta m e n to . Caput III: D e V e te re T e s ta m e n to .


15. De auctoritate Veteris Testamen­ 14. H is to ria p o p u li e le c ti in iib r is
ti in Ecclesia. in s p ir a tis e n a rra ta .

* Esquema redactado por la misma


Comisión. Cf. ib., p. 9-22: Schema Cons·
titutionis dogmaticae «De fontibus reve-
Jationis» (recogemos en la sinopsis el
texto íntegro con sus notas).

90
S c h e m a III S c h e m a IV

Caput 11: De divinae revetationis trans­ Caput li: De divinae reveiationis trans­
missione. missione.

7. Apostoli 7. Apostoli
eorumque successores, praecones eorumque successores, praecones
Evangeli!. Evangelii.

8. De Sacra Tradii ione. 8. De Sacra Traditione.


9. S. Traditionis et S. Scripturae 9. S. Traditionis et S. Sripturae mu­
mutua relatio. tua relatio.
10. Utriusque relatio ad totam Eccle- 10. Utriusque relatio ad totam Eccle-
siam et ad Magisterium. siam et ad Magisterium.

Caput III: De Sacrae Scripturae divi­ Caput ili: De Sacrae Scripturae di­
na inspiratione e interpretatione. vina inspiratione et de eius inter­
pretatione.
11. Statuitur factum inspirationis 11. Statuitur factum inspirationis

et inerrantiae Sacra Scripturae. et veritatis Sacrae Scripturae.

12. Quomodo S. Scriptura sit inter­ 12. Quomodo S. Scriptura sit inter­
pretanda. pretanda.

13. Dei condescensio. 13. Dei condescensio.

Caput IV: De Vetere Testamento. Caput IV: De Vetere Testamento.


14. Historia salutis in libris Veteris 14. Historia salutis in libris Veteris
Testamenti consignata. Testamenti consignata.

91
Schem a S c h e m a II

17. De indole Veteris Testamenti. 15. Indoles F o e d e ris Veteris e iu s q u e


lib ro ru m .
16. De habitudine inter Vêtus et No­ 16. R e la tio m u tu a Novi et Veteris
vum Testamentum. Testamenti.
18. De auctoribus humanis Veteris
Testamenti.

CAPUT: IV: D e N o v o T e s ta m e n to . Caput IV: D e N o v o T e s ta m e n to .


19. De Evangeliis eorumque auctori­ 17. Evangeliorum e x c e lle n tia .
bus.
20. De histórico Evangeliorum valore. 18. Evangeliorum in d o le s histórica.
21. De ventate factorum Christi in 19. E x e g e s is c a th o lic a .
Evangeliis.
22. De veritate verborum Christi in
Evangeliis.
23. De veritate doctrinae Apostolo- 20. D e c e te r is lib r is N o v i T e s ta m e n ­
rum in Scripturis canonicis. ti.

Caput V: D e S a cra S c rip tu ra in E c c le ­ Caput V: D e S a cra e S c rip tu ra e usu


sia. in E c c le s ia .

24. De curis Ecclesiae circa S. Scrip- 21. Ecclesia Sacras Scripturas ve n e -


turam. ra tu r.
25. De versione latina Vulgata. 22. C o m m e n d a n tu r a c c u ra ta e versio­
nes.
28. De exegetis catholicis. 23. D o c to ru m catholicorum o f f ¡c iu m
a p o s to lic u m .
29, De habitudine theologiae ad 24. S. Theologia v e rb o D e i in n it it u r .
S. Scripturam.
26. De lectione S. Scripturae apud 25. Lectio S. Scripturae sacerdotibus
sacerdotes. c o m m e n d a tu r.
27. De lectione S. Scripturae apud 26. Item fidelibus.
fideles.

DE D EPO SITO F ID EI C U S T O D IE N D O DE D IV IN A REVELATIO NE

Caput IV: D e re v e la tio n e p u b iic a e t Prooeminum.


de fid e c a th o lic a .

17. [N o tio c a th o lic a re v e l a t io n i s ] h 1. [Nécessitas et obiectum R e ve la -


Revelatio externa et pubiica, qua obiec- t io n is ]. S a c ro s a n c ta S yn o d u s V a tic a -
na s e cu n d a , d o c trin a m c a th o iic a m de
1 Quod revelatio sit locutio Dei cui
oorrespondeat tides, constant imprimis ex s a c ra R e v e la tio n e s o lle m n ite r p ro c la -
Sacra Scriptura. Vide lo 3,11; 8,25-28; m a n s, v e rb a S. lo a n n is , in m e m o ria m

92
S c h e m a IH S c h e m a IV

15. De momento Veteris Testamenti 15. De momento Veteris Testamenti


pro Christifidelibus. pro Christifidelibus.
16. De unitate utriusque Testamenti. 16. De unitate utriusque Testamenti.

Caput V: De Novo Testamento. Caput V: De Novo Testamento.


17. Novi Testamenti excellentia. 17. Novi Testamenti excellentia.

18. Evangeliorum origo apostolica. 18. Evangeiiorum origo apostólica.


19. Evangeliorum índoles histórica. 19. Evangeiiorum índoles histórica.

20. De ceteris scriptis Novi Testa­ 20. De ceteris scriptis Novi Testa­
menti. menti.

Caput V: De Sacra Scriptura in vita Caput IV: De Sacra Scriptura in vita


Ecciesiae. Ecclesiae.
21. Ecclesia Sacras Scripturas vene- 21. Ecclesia Sacras Scripturas vene-
ratur. ratur.
22. Commendantur accuratae versio­ 22. Commendantur accurate versio­
nes. nes.
23. Doctorum catholicorum officium 23. Doctorum catholicorum officium
apostolicum. apostolicum.
24. De momento Sacrae Seripturae 24. De momento Sacrae Scripturae
pro Theologia. pro Theologia.
25. Lectio Sacrae Scripturae com- 25. Lectio Sacrae Scripturae com-
mendatur. mendatur.

26. Epilogus. 26. Epilogus.

DE DIVINA REVELAT10NE DE DIVINA REVELAT10NE

Prooemium. Prooemium.

1. Socrasancta Synodus verbis 1. a Sacrosancta Synodus verbis


S. loannis obsequitur dicentis: «An- S. loannis obsequitur dicentis: «An-
nuntiamus vobis vitam aeternam, quae nuntiamus vobis vitam aeternam, quae
erat apud Patrem et apparuit nobis: erat apud Patrem et apparauit nobis:
quod vidimus et audivimus annuntia- quod vidimus et audivimus annuntia-

93
Schem a ! S c h e m a II

tum fidei catholicae divinitus eommu- revocat, dicentis: «Armuntiamus vobis


nicatum est curri Ecclesia, et Iocutio viam aeternam, quae erat apud Patrem,
qua benignissimus Deus, olim in pro- et apparuit nobis: quod vidimus et
phetis, novissime in Filio (cf. Hebr audivimus, annuntiamus vobis, ut et
1,1), semetipsum, mysteria salutis ve- vos societatem habeatis nobiscum, et
ritatesque connexas testatus est (cf. societas nostra sit cum Patre, et cum
lo 3,11), «oboeditionem fidei» (Rom Filio eius lesu Christo» (1 lo 1,2-3).
16,26) omnibus praecipiens2. Exter-
nae autem revelationis dono, Deus,
qui interius etiam docet, ut singuli
«verbum saiutis» (Act 13,26) sicut
oportet suscipere queant, illuminatio-
nem inspirationemque gratiae adiungit
quae suavitatem confert in consentien-
do et credendo v e rita ti3.

8,38; 12,50; 14,10; 17,13; Rom 10,17 de


fide ex auditu et Hebr 1,1, citatum etiam
in Cone. Vat. Adde quod depositum fidei,
in quo continetur tota revelatio credenda,
vocatur «verbum Dei scriptum et tradi-
tum». Quod ad S. Magisterium attinet,
haud inutile erit eos adducere textus, qui
directe aut indirecte conferunt ad confir-
mandam notionem revelationis ut locutio-
nis Dei attestantis prouti declaratur in
Constitutione. Quae declaratio opportuna
videtur, ut traditionalis revelationis notio,
in Sacra Scriptura etiam fundata, prote-
gatur contra sententias minus rectas in
quas, praesuntibus auctoribus protestanti-
bus, aliqui etiam catholici theologi incli-
nant. Sequuntur textus Magisterii: [damos
solamente los números del Denzinger co­
rrespondientes a los textos que la nota
cita detalladamente en 17 subnotas]:
DENZ. 18.86.212.428-29.706.783.1636.1637.
1785.1787.1792.1800.1791 (cf. 178s). 1967.
2145.2059; CIC, can. 1322,1; AAS 20 (1928)
8.11-12; AAS 29 (1937) 156.
2 Vide CQNC. VAT., sess. 3.a cánones
De fide cath.: DENZ. 1810: «Si quis dixe-
rit, rationem humanam ita independentem
esse, ut fides ei a Deo imperari non pos-
sit, A.S.».
3 Cf. CONC. ARAUS. II, can. 7: DENZ.
180.

94
S c h e m a III S c h e m a IV

mus vobîs, ut et vos societatem ha- mus vobis, ut et vos societatem ha-
beatis nobiscum, et societas nostra sit beatis nobiscum, et societas nostra
cum Pâtre et cum Filio eius lesu sit cum Patre et cum Filio eius lesu
Christo» (1 lo 1,2-3). Propterea, Con­ Christo» (1 io 1,2-3). Propterea, Conci­
cila Vaticani I inhaerens vestigiis , ge- ni b Vaticani I inhaerens vestigiis, ge-
nuinam de divina Reveiatione ac de nuinam de divina Reveiatione ac de
eius transmissione doctrinam propone- eius transmissione doctrinam propone-
re intendit, ut mundus universus au- re intendit, u t c mundus universus
diendo credat, credendo speret, spe­ audiendo credat, credendo speret, spe­
rando am e t1. rando am e t1.

1 Cf. S. AUGUSTINUS, De cathechi- a Dei Verbum religiose audiens et fi -


zandis rudibu s, c. 4,8; PL 40,316. denter procfamans, ...
b Conciliorum Tridentini e t...
c salutis praeconio.

95
Schem a S c h e m a II

19. [R e v e la tio e t d o c tr in a l. Insu­


per Revelatio, praeter mysteria, in sin-
gularibus factis historiae salutis exhi- Quamquam enim valent homines
bïta, continet etiam veritates universa­ «quaerere Deum si forte attrectent
les tum naturalis, tum supernaturalis eum, aut inveniant» (Act 17,27), non
ordinis, atque primarie respicit Deum possent tarnen mysteria Dei cognosce-
ipsum, quem electi in ineffabili mys- re maxime subsistentiam eius in tri­
terio trium personarum divinarum in bus personis, et consortium divinae
patria conspecturi sunt. Ideo Patres naturae (cf. 2 Petr 1,4) ad quod vo-
primae Synodi Vaticanae summam ve- cantur omnes homines, nisi Deus ipse
ritatum revelatarum iure nuncupave- eadem reveiavisset.
runt «doctrinae fidei» nomine4, vesti-
giis inhaerentes Domini nostri qui as­
severati «Mea doctrina non est mea,
sed eius qui m isit me» (Io 7,16), nec-
non Apostoli qui scribit ad Titum de
vita sancta a christifidelibus agenda, Qua reveiatione veritas tarn de Deo
ut dignis moribus, «doctrinam Salva- quam de homine in Christo nobis
toris nostri Dei ornent in omnibus» illucescit .
(Tit 2,10)5.

4 CONC. VAT., sess. 3.a, const, dogm.


De fide cath. c. 4: DENZ. 1800.
5 lam modernistae opponebant revela-
tionem ut experientiam et impressionem
eventuum, quam admittebant, revelationi
ut doctrinae divinitus proposite ad cre-
dendum, quam reiiciebant. «Revelation
— ita iterum TYRRELL (o.c., p. 280)— be­
longs rather to the category of impres­
sions, than to that of the expression»;
itemque (p. 213): «Faith is now an in­
tellectual assent to this revealed theolo­
gy and deriving directly from the divine
intellect: it is no longer the adhesion of
the whole man, heart, mind and soul, to
the divine spirit within — primarily a spi­
rit of life and love, and only thereby a
guide or beacon leading the mind gra­
dually to a fuller instinctive apprehension
of the religious truth im plicit in the ins­
pirations of grace».
Non desunt catholici qui ab huiusmodi
plncitis non satis caveant, cum dicant
Doum non revelasse doctrinam, et obiec-
tum fidei esse historiam, non doctrinam.

96
Schem a HI S c h e m a IV

Caput I: D e ip s a re v e la tio n e . Caput I: D e ip s a re v e la tio n e .


1. [D e re v e la tio n is natura e t o b ie c - 2. [D e re v e la tio n is n a tu ra e t o b ie c -
t o l P la c u it D e o in su a b o n ita te e t to l Placuit Deo in sua bonitate et sa­
s a p ie n tia s e ip s u m re v e ia re e t n o tu m pientia seipsum reveiare et notum fa-
fa c e re n o b is s a c ra m e n tu m v o lu n ta tis cere sacramentum voluntatis suae (cf.
su a e (c f. Eph 1,9), q u o homines p e r Eph 1,9), quo homines per Christum,
C h ris tu m , V e rb u m c a rn e m fa c tu m , in Verbum carnem factum, in Spiritu
S p ir itu S a n c to a c c e s s u m h a b e n t ad Pa- Sancto accessum habent ad Patrem et
tre m e t divinae naturae consortes e ffi- divinae naturae consortes efficiuntur
c iu n tu r (c f. Eph 2,18; 2 Petr 1,4). H a c (cf. Eph 2,18; 2 Petr 1,4). Hac itaque
ita q u e re v e la tio n e D e u s in v is ib ilis (c f. revelatione Deus invisibilis (cf. Col 1,
C o l 1,15; 1 T im 1,17) e x a b u n d a n tia 15; 1 Tim 1,17) ex abundantia carita­
c a r ita tis su a e h o m in e s ta m q u a m a m i- tis suae homines tamquam amicos ailo­
c o s a ilo q u itu r (c f. Ex 33,11; lo 15, quitur (cf Ex 33,11; lo 15,14-15) et
14-15) e t c u m e is c o n v e rs a tu r (c f. B a r cum eis conversatur (cf. Bar 3,38), ut
3,38), u t e o s ad s o c ie ta te m c u m P at re eos ad societatem s e c u m invitet in
e t F ilio e t S p ir itu S a n c to in v it e t e t e a m q u e s u s c ip ia t. Haec revelationis
a d m itta t. H a e c r e v e la tio n is o e c o n o m ia oeconomia fit gestis verbisque intrin­
f i t g e s tis v e rb is q u e in trin s e c e in te r se sece inter se connexis, ita ut opera,
c o n n e x is , ita u t o p e ra , in h is to r ia sa- in historia salutis a Deo patrata, doc­
lu t is a D e o p a tra ta , d o c trin a m e t re m trinam et res verbis significatas mani­
v e rb is s ig n ific a ta m m a n ife s te n t e t c o r- festent a c corroborent, verba autem
ro b o re n t, v e rb a a u te m o p e ra p ro c la - opera proclament et mysterium in eis
m e n t e t m y s te riu m in e is c o n te n tu m contentum eiucident. Intima a u te m
e iu c id e n t. In tim a e rg o p e r h a n c reve- per hanc revelationem tam de Deo
lationem tam a Deo quam de hominis quam de hominis salute veritas nobis
s a lu te veritas nobis in Christo illuces- in Christo illuscescit, qui m ediatord et
cit, q u i n o n s o lu m m e d ia to r, se d e t pienitudo totius revelationis s i m u ! ex-
p ie n itu d o to tiu s r e v e la tio n is e x i s t i t 2. s is tit2.

2 Cf. Mt 11,27; lo 1,14 et 17; 14,6; d simul et pienitudo totius revelatio­


17,1-3; 2 Cor 3,16; 4,6; Eph 1,3-14. nis exsistit.

97
Schem a I S c h e m a I!

18. [ R e v e la tio e t h is to ria s a lu tis ]. 2. [ R e v e la tio gradatim peracta].


Longa ilia series eventuum salutarium, In d e ab in it io D e u s a m o re p e rm o tu s
quae in vita, morte et resurrectione te s tim o n iu m d e d it g e n e ri h u m a n o de
Christi fastigium suum tandem attigit, s e m e tip s o e t de h o m in is s u p e rn o fin e ;
inter obiecta divinae revelationis con- ac p o s t p e c c a tu m A d a e , m is e r ic o r d ite r
spicuitate et momento eminet, in ea- p ro m itte n d o R e d e m p to re m , m o x m ira -
demque nobis altissima mysteria an- b ilit e r re s ta u ra v a o rd in e m s a lu tis . Pos-
nuntiata sunt. Quapropter, et si agnos- te a in A b ra h a m p o p u lu m s ib i e le g it,
cendum sit revelationem nobis datam u t in s e m in e e iu s b e n e d ic e re n tu r om -
esse in humanae salutis historia, sive n e s g e n e ra tio n e s te rra e (c f. G en 12,3),
praenuntiata sive narrata 6: tamen mi- e t e lo n g in q u o v ia E v a n g e lio p ra e p a -
nime sentiendum est, revelationem re n tu r.
meris istis eventibus iam ita constitu-
tam esse, ut sermone Christi, Filii Dei,
aliorumque Dei legatorum secundarie
tantum compleatur. Nam ad revelatum
ordinem salutis ii eventus non perti­
nent, nisi per veritates quae in iis la­
tent aut cum iis connectuntur, sermo­
ne Christi et legatorum Dei declaran-
das atque a nobis fide tenendas7.

6 Ad rem S. AUGUSTINUS, De vere


religione c. 25, n. 46: PL 34,142: «Quid
autem agatur cum genere humano, per
historiam commendari voluit [Deus] et
per prophetiam».
7 Constitutio intendit ex una parte
agnoscere ea quae vera sunt in eis quae
multi dicunt de indole historica obiecti
revelationis, sed ex altera parte improba-
re ea vult quae falso de ea re dicuntur.
Non desunt qui, anti-intellctualismo imbu-
ti, velint statuere revelationem constitu-
tam ex eventibus salutaribus, quibus ser-
mones legatorum Dei subsidiarie tantum
additi essent; quod significat fidem chris-
tianam iis sermonibus adiuvari posse, sed
non regi debere. Scripsit G. TYRRELL,
Through Scylla and Charybdis (London)
p. 287: «Revelation is not a statement,
but a «showing». God speaks by deeds
not by words». Plures protestantes simi-
lia placita proferunt; quidam catholici pe-
riculose efferunt solum adspectum histo-
ricum, solos eventus in divina revelatione.

98
S c h e m a III S c h e m a IV

3. [De evangel icae re v e l a tio n ìs 3. [De e v a n g e lic a e re v e ia tio n ìs


praeparatione]. D e u s q u i in V e rb o su o p ra e p a ra tio n e ']. Deus QUI p e r Ver-
o m n ia c re a v it e t in ip s a re ru m n a tu ra b u m omnia CREAVIT (cf. lo 1,3), pe­
p e re n n e s u i testimonium h o m in ib u s renne sui testimonium in reRUM crea-
o s te n d it ( c f . R om 1,19-20; A c t 14,15- T A R U M NATURA hominibus OSTEN-
17), inde ab initio P ro to p a re n tib u s se- D EN S e t v ia m s a iu tis s u p e rn a e a p e ri­
se m a n ife s ta v a , q u o s p o s t ia p s u m in re in te n d e n s (cf. Rom 1,19-20; 2,10-11)
s p e m s a lu tis e re x it, re d e m p tio n e p ro - inde E T IA M ab initio protoparentibus
m is s a (c f. G en 3,15). S uo a u te m te m ­ SESE m anifestavite. Post e o ru m a u te m
p o re Abraham v o c a v it u t ta c e r e i eum Iapsum e o s f in spem salutis erexit
in populum m a g n u m (cf. Gen 12,2), (cf. Gen 3,15), redemptionem promii-
qu e rn p o s t P a tria rc h a s p e r M o y s e n e t te n s, ab in d e q u e s in e in te rm is s io n e
P ro p h e ta s e r u d ir e i a d s o lu m D e u m vi- g e n e ris h u m a n i c u ra m e g it, u t o m n i­
v u m e t v e ru m , p ro v id u m h o m in u m b u s q u i s e c u n d u m p a tie n tia m b o n i
P a tre m e t iu d ic e m iu s tu rn a g n o sce n - o p e ris s a iu te m quaenunt, v ita m a e te r-
d u m e t ad p ro m is s u m ab Eo S a lv a to - n a m d a re i (c f. R om 2,6-7). Suo autem
re m e x p e c ta n d u m , s ic q u e p e r sa e c u la tempore Abraham vocavit, ut faceret
viam Evangelio praeberet eum in POPULUM magnUM (cf. Gen
12,2), quEM g post Patriarchas per Moy­
sen et Prophetas erudiv it ad se solum
Deum vivum et verum, providum Pa­
trem et iudicem iusturn agnoscendum,
et ad promissum Salvatorem expectan­
dum, a tq u e ita per saecula viam Evan­
gelio praeparaw'i.

e Deus, per Verbum omnia creans


(cf. lo 1,3) et conservans, in rebus creaiis
perenne sui testimonium praebet (cf. Rom
1,19-20) et viam salutis supernae aperire
intendens, insuper protoparentibus inde
ab initio semetipsum manifestavit.
f redemptione promissa.
« in gentem magnam (cf. Gen 12,2-3),
quam...

99
Schem a S c h e m a II

20. [R e v e l a t io et m a n ife s ta i io 3. [R e v e l a t io in C h ris to ultima et


C h ris ti']. Divinaerevelationis plenitu­ completa]. In C h ris to e t p e r S p ir itim i
de* in Christo Filio Dei recte dicitur C h r is ti, A p o s to lis p ro m is s u m u t illo s
apparuisse8, non solum quia ipse, auc- o m n ia d o c e re t, quaecum que ip s e
tor et consummator fidei (cf. Hebr C h ris tu s d ix e ra t (c f. Io 14,26), p u b lic a
12,2), praecipuas fidei veritates homi­ re v e la tio u ltim a e t in te g ra fa c ta e s t
nes docuit, sed insuper quia per to­ (c f. H e b r 1,1). N u lla e rg o a d h ue n ova
tani vitam suam nobis viam salutis re v e la tio e x s p e c ta n d a e st, s ic u t n u lla
monstravit. Nihilominus verum manet a liu n d e s a lu s . Q u a re C h ris tia n is m u s
in ipsa doctrina Christi, Verbi Dei in­ n o n e s t ta n tu m a e ta s q u a e d a m tra n ­
carnati, causa reponendam esse cur s ito r ia h is to ria e re lig io s a e h u m a n ita -
tota eius vita habeat indolem divini tis , s e d o m n in o n o v is s im a e t d e fin i­
testimoni!', totumque mysterium Chris­ tiv a .
ti propter auctoritatem Dei qui nec
falli nec failere potest, sit credendum.
Proinde teneri non potest fidem divi­
nami et catholicam constitui prima­
rie experientia, qua totum mysterium
Christi in eoque omne revelatum ve­
rum percipiatur, et secondarie tantum
in actu consistere quo, per conceptus
et verba, ea exprimantur quae prius
altiori gradu experientia attigerit. Quin
potius catholica fides complecitur et
agnitionem magisteri! Dei et assen-
sum, propter ipsius auctoritatem, veri-
tatibus revelatis, prout ab Ecclesia cre-
dendae propronuntur9. Eadem autem
fides, caritate et donis Spiritus Sancti
perfecta, augeri potest sensu Christi
(cf. 1 Cor 2,16), ad veritates revelatas
profundius intelligendas, immo qua-
dam fruitione obscura mysterii Filii
Dei, qui cum Patre et Spiritu Sancto
animam iustorum inhabitat10.

8 PIUS XI, litt, encycl. M it brennender


Sorge, 17 mart. 1937: AAS 29 (1937) 150:
«ln Jesus Christus, dem menschgeworde­
nen Gottessohn, ist die Fülle der g ö ttli­
chen Offenbarung erschienen.
9 CONC. VAT., sess. 3.a, const. dogm.
De fide cath. c. 3: DENZ. 1789 et 1792.
10 Tendentiae quae corriguntur in hoc
numero 20 sunt veluti applicatio, ad ad-
ventum Christi, propensionem de quibus
Constitutio egit sub duobus numeris prae-

100
S c h e m a HI S c h e m a IV

4. [De C h ris to ré v é lâ t io n i s con- 4. [D e C h ris to re v e la tio n is c o n -


summatore]. P o s tq u a m m u ltifa r ia m s u m m a to re ]. Postquamh multifariam
m u ltis q u e m o d is D e u s lo c u tu s e s t in multisque modis Deus locutus est in
p ro p h e tis , « n o v is s im e d ie b u s is t is lo ­ prophetis, «novissime diebus istis io-
c u tu s e s t n o b is in F ilio » (Hebr 1,1-2). cutus est nobis in Filio» (Hebr 1,1-2).
M is it e n im F iliu m su u m , a e te rn u m s c i­ M isit enim Filium suum, aeternum sci­
lic e t V e rb u m , p e r q u e m o m n ia fa c ta licet Verbum, qui omnes homines il­
s u n t e t q u i o m n e s h o m in e s illu m in â t, luminât, ut inter homines habitaret iis-
u t in te r h o m in e s h a b ita re t U sque in t i­ que intima Dei enarraret (cf. lo 1,1-18).
m a D e i e n a rra re t {e t. lo 1,1-18).

11 vero

101
Schem a I S c h e m a II

21. [ E rro re s q u i n o tio n i c a th o iic a e


re v e la tio n is p la n e a d v e rs a n tu r ] ...

22. [ R e ce n s r e la tiv is m i f o r m a ] . . .

23. [ E x te rn a re v e la tio n is s ig n a ].. .


quae quidem signa efficiunt, ut recta
ratio divinam revelationis originem
certis argumentis probare vale a t2
*11.
5
24. [P rim a tu s q u id a m m ira c u lo ru m
e t p r o p h e tia ru m ]. Inter ea signa, mo­
mento et perspicuitate argument! quod
praebent, eminent miracula et prophe-
tiae 12f ut sapientissime docuit Conci­
4. [Opera C h r is ti sig n a R e v e la tio ­
lium Vaticanum primum 13. Quae non-
Opera Christi, quae dedit et Pa­
n is ] .
nisi ob praeiudicatas falsas opiniones
ter ut faceret ea, testimonium perhi­
vel absolute negantur, vel nimium exis-
bent de eo (cf. Io 5,36), c u m C h ris tu s
timantur; at vero de illis Dominus
d iv in ita te m su a m n on v e rb is d u m ta x a t
noster declaravit: «Opera enim, quae
a ff ir m a v e r it , s e d e tia m v ita s a n c tis s i-
dedit mihi Pater ut perficiam ea, ipsa
m a, miraculis, prophetiis et maxime
opera, quae ego fació, testimonium
resurrectione gloriosa ex mortuis con-
perhibent de me, quia Pater m isit me»
fir m a v e r it. S ic u t p e r v e rb a C h r is ti
(lo 5,36) etiamque: «Scrutamini Scrip-
M y s te riu m in v ita e iu s c o n te n tu m
turas... illae sunt quae testimonium
m a n ife s ta tu r, s ic p e r v ita m e iu s m ira -
perhibent de me» (lo 5,39).
c u lo s a m a u c to rita s te s t im o n ii C h r is ti
25. [ fí e s u r r e c tio C h r is ti, p ro p h e tia e c o m p ro b a tu r.
m e s s ia n ic a e , C h ris t us ip s e ]. Ecclesia
autem maximum in genere signorum [Vid. fin del n. 3].

cedentibus. Quae hic corriguntur indebite


efferunt adspectum mysticum fidei inde-
biteque deprimunt adspectum eius doctri-
nalem. Plura huiusmodi inveniuntur apud
auctores protestantes, quorum opinione
aliqui catholici quadamtenus moventur.
11 Vide CONC. VAT., sess. 3.a, const,
dogm. De fide cath. c. 4: DENZ. 1795, et
can. 4 De fide: DENZ: 1813.
Haec paragraphus praesentis Constitu-
tionis non multa nova addit (quaedam
tamen circa congruentiam signorum exter-
norum cum natura hominis). Est autem
fere neccessaria ad praeparanda ea quae
sequuntur de diversis signis.
12 Quod vox «opera» indicat miracula,
patet ex lo 9,4-7; 10.12.15.24, etc.
13 CONC. VAT., sess. 3.a, const, dogm.
De fid e cath. c, 3; DENZ. 1790.

102
S c h e m a IH S c h e m a IV

le s u s C h ris tu s e rg o , «h o m o ad h o ­ lesus Christus ergo, V e rb u m ca ro


m in e s » rn ìs s u s 3, « ve rb a D e i lo q u it u r » fa c tu m ,«homo ad homines» m issus3,
( lo 3 ,34) e t o p u s s a lu ta re c o n s o m m â t «verba Dei loquitur» (lo 3,34), et opus
quod dedit ei Pater faciendum( cf. lo salutare consummat quod dedit ei Pa­
5,36; 17,4). Q u a p ro p te r verbis e t o p e ­ ter faciendum (cf. lo 5,36; 17,4). Qua­
r i bus, s ig n is e t miracuiis, p ra e s e rtim propter Ip se , q u e m q u i v id e i, v id e i
a u te m m o rte sua e t gloriosa ex mor- e t P a tre m (c f. lo 14,9) \ verbis et
tuis resurrectione, m is s io n e q u o q u e operibus signis et miracuiis, praeser­
S p ir itu s v e r ita t is e t to ta sua p e rs o n a tim autem morte sua et gloriosa ex
re v e la tio n e m c o m p ie n d o p e r f ic it ac mortuis resurrectione, tota d e n iq u e
testimonio d iv in o c o n firm â t, D e u m s u ip s iu s p ra e s e n tia a c m a n ife s ta tio n e ,
n e m p e n o v is c u m e s s e a d h o m in e s ex misso tandem Spiritu veritatis, revela­
p e c c a ti m o rtis q u e te n e b ris lib e ra n d o s tionem compiendo perficit ac testimo­
e o s q u e in a e te rn a m v ita m re s u s c ita n - nio divino confirmât, Deum nempe no-
d o s. biscum esse ad homines ex peccati
O e c o n o m ia e rg o C h ris tia n a n u m - mortisque tenebris liberandos eosque
q u a m p r a e t e r ib it (c f. M t 24,35), e t non in aeternam vitam resuscitandos.
est aetas historiae religiosae transito­ Oeconomia ergo Christiana, FO E D U S
ria tantum, sed novissima et defini­ NEM PE N O V IS S IM U M ' i et definiti vum ,
tiva, nullaque adhuc nova revelatio pu­ numquam praeteribit, et nulla ia m no­
blica exspectanda est a n te fin a le m va revelatio publica expectanda est
« re v e la tio n e m D o m in i n o s tr i le s u ante FINALEM REVELATIONEMk Do­
C h ris ti» (1 C o r 1,7). mini nostri lesu Christi.

3 Episi, ad Diognetum c. 7,4: FUNK, i tota suipsius praesentia ac manifes­


Patres Apostolici I, p. 403. tatione
j utpote foedus novum
k gloriosam manifestationem

103
Schem a I Schem a H

semper habuit et habet resurrectionem


corporalem Christi quae, ab Ipso d a ­
re praenuntiata, ob sepulcrum depre-
hensum vacuum apparitionesque ip-
siusmet Redivivi, fulgens, signum his-
toricum facta est. In genere autem
argumentorum ex prophetiis desump-
torum, Ecclesia plurimum semper aes-
tim avit admirandam in Christo lesu
adimpletionem prophetiae expectatio­
n's Messiae et regni eius. Quod argu­
mentum ipse Dominus prius adhibuit
(cf. Lc 24,13-32) et de eo scripsit in-
super S. Petrus: «Habemus firmiorem
propheticum sermonem cui bene faci-
tis attendentes quasi lucernae lucenti
in caliginoso loco, donee dies eluces-
cat» (2 Petr 1,9). Nec praetereundum
est praefulgens signum divinum, quod
praesertim humiles corde sua claritate
allicere valet, esse ipsum lesum Ma-
gistrum, cuius sublimis sapientia et
summa sanctitas testimonium quod de
se perhibuit adeo solide confirmant, ut
ipse, distinguens inter se et miracula
sua, asseverare potuerit: «Si mihi non
vultis credere, operibus credite» (Io
10,38)14.
26. [ P ra e s ta n tia q u a e d a m s ig n i Ec-
c le s ia e ]...

27. [T e s tim o n ia s ig n a q u e in te r ­
n a ]...

14 Recolitur doctrina CONC. VAT., quia


a pluribus oblivioni mandatur (DENZ. 1795.
1813). Praeterea explicatur in quo consis­
tâ t primatus miraculorum et prophetiarum.
Additur, quia hodie valde opportuna esse
videtur, aliqua nota circa resurrectionem
lesu ut signum historicum et circa pro-
phetias messianicas. Additur etiam aliquid
de signo quod ipse Iesus cum sua sa­
pientia et sanctitate constituit, ne videa-
tu r Concilium hoc signum neglegere quod
tanti momenti est multis fidelibus, divina
gratia in Christum attractis.

104
Schema Hi Schema IV
Schem a I Schem a H

28. [ C re d e re D e o , D e u m e t in 6. [Nécessitas gratae ad Revela­


D e u m ]. Quod si tides salutaris argu­ tionem diivnam accipiendam]. R e v e la ­
m ents quae divinam revelationis ori- tio n i d iv in a e p ra e s ta n d a e s t o o b e d ie n -
ginem probant, praeparatur atque pro- tia fid e i: s e d u t fid e i a c tu s s u s c ite tu r,
tegitur, non tamen eisdem acquiritur; o p u s e s t gratia Dei, quae s e n s u m ape-
quin immo consensu humili suscipitur ria t, c o r n o v e a t e t c o n v e rta t. Q uo ve-
ut donum gratae Dei. Fide enim non ro p ro fu n d io r u s q u e e v a d a t R e v e la tio ­
amplectimur divinam revelationem, ni­ n is in te llig e n tia , S p ir itu s P a ra c litu s fi-
si postquam haec ut credenda exhibita d e m iu g it e r p e r dona sua p e r f ic it.
est ope iudicii ex divino lumine pro-
cedents; immo ipse fidei actus est
plenum intellectus et voluntatis obse-
quium, quo homo, impulsus et tractus
gratia Dei (cf lo 6,44), credit Deo,
Deum et in Deum: Deo nempe ut
infallibili magistro innititur, Deum
in tota doctrina revelata affirmat, in
Deum salutem nostram sancto deside­
rio libere m ovetur15.

Caput I: D e c o g n itio n e v e r ita tis .


5. [ O b s c u ra ta e v e r ita tis re m e d i a ] 5. [Veritates n a tu ra le s cu m R eve-
Ex quo autem in servitutem ignoran- la tio n e c o n n e x a e ]. In d iv in a re v e ia tio -
tiae et cupiditatum, primi lapsus cau­ n e a g ita r q u id e m de v e r i ta t i b u s e t
sa, incidit homo, lumen naturalis ra- e v e n ti b u s q u i b u s m y s te riu m pa r t ic i p a ­
tionis obnubilatum e s t16, proindeque t i o n is h o m i n is ad D e i v ita m in tim a m
nunc difficiiior redditur cognito veri­ r e s p ic itu r ; s im u l a u te m e tia m a ffir-
tatis, in iis praecipue quae ad religio- m a n tu r v e rita te s a l t i ss i m a e o r d in is na­
nem et mores pertinent (cf. Sap 9,13- tu r a lis c u m v e rita tib u s s u p e rn a tu ra li-
19; Rom 1,18-32). Quocirca, non ob­ b u s c o n n e xa e . N a m lic e t v e rita te s illa e
stante miro progressu hodierno om­ h u m a n a e r a tio n i per se imperviae non
nium scientiarum, soiummodo «divinae sint, in praesenti generis humani con­
revelationi tribuendum est, ut quae in dicione, ab omnibus expedite, firma
rebus divinis humanae rationi per se certitudine et nullo admixto errore
impervia non sunt, in praesenti quo­ n o n n is i lu m in e re v e la tio n is cognosci
que generis humani conditions, ab om­ possunt1. S ic R e v e la tio n e d iv in a n o n
nibus expedite, firma certitudine et ta n tu m a p e riu n tu r v ia e ad s u p e rn a tu -

15 Cf. CONC. TRID., sess. 6.a, deer. 1 CONC. VAT., sens. 3.a, const. dogm.
De iustificatione c. 6: DENZ. 798. De fide cath. c. 2: DENZ. 1786.
16 CONC. TRID., sess. 5.a, deer. De
peccato originali: DENZ. 788: «Totumque
Adam per illa praevaricationis offensam
corpus et animam in deterius commuta-
tum fuisse»; cf. S. THOMAS, Summa theo-
iogica I q. 95 a. 1.

106
S c h e m a IH S c h e m a IV

5. [De fide r e v e la tio n i praeben- 5. [De re v e la tio n e fid e suscipien-


da]. D e o revelanti praestanda est da]. Deo revelanti praestanda est
«oboeditio fidei» (R o m 16,26; cf. 1,5; «oboeditio fidei» (Rom 16,26; cf. Rom
2 C o r 10,5-6), quae est « p le n u m re v e ­ 1,5; 2 Cor 10,5-6), qua h o m o se to -
la n ti D e o in te lle c tu s e t v o lu n ta tis ob- tu m U bere D e o c o m m it tit e t «plenum
s e q u iu m » 4 s e u v o lu n ta riu s v e r ita t i ab revelanti Deo intellectus et voluntatis
eo re v e la ta e a s s e n s u s . Q uae fiides u t obsequium» PRAESTA T 41, voluntarie
p ra e b e a tu r, opus est p ra e v e n ie n te e t VERITATI AB EO REVELATAE A SS E N -
a d iu v a n te gratia Dei e t In te rn is S p ir i­ T iE N S m. Quae fides ut praebeatur,
tu s S a n c ti a u x iliis , q u i cor moveat et opus est praeveniente et adiuvante
in D e u m convertat, m e n tis ocuJos ape- gratia Dei et internis Spiritus Sancti
riat, e t d e t «o m n ib u s s u a v ita te m in auxiliis, qui cor moveat et in Deum
c o n s e n te n d o e t c re d e n d o v e r it a t i » 5. convertat, mentis oculos aperiat, et
Quo vero profundior usque evadat re- det «omnibus suavitatem in consen­
velationis intelligentia, id e m Spiritus tendo et credendo veritatis» 5. Quo ve­
Sanctus fidem iugiter per dona sua ro profundior usque evadat revelatio-
perficit. nis intelligentia, idem Spiritus Sanc­
tus fidem iugiter per dona sua perficit.

6. [De veritatibus revelatis]. Divi- 6. [D e v e rita tib u s r e v e la tis ]. Divi­


na revelatione m a n ife s ta n tu r ea, quae na revelatione D e u s s e ip s u m a tq u e
D e u s d e s e ip s o ac d e a e te rn is v o lu n ta ­ a e te rn a v o lu n ta tis su a e d e c re ta circa
t is s u a e d e c re tis c irc a h o m in u m sa lu - hominum salutem m a n ife s ta re a c com­
te m divinaeque vitae, participationem municare voluit, «a d p a rtic ip a n d a s c ili­
c o m m u n ic a re v o lu it, e t «quae h u m a- c e t bon a d iv in a , quae humanae men­
n a e m e n tis in te llig e n tia m o m n in o s u ­ tis intelligentiam omnino superant»6
p e r a n t » 6. C o n fite tu r q u id e m S acra Sy- Confitetur Sacra Synodus, «Deum
n o d u s D e u m , re ru m o m n iu m p rin c i- rerum omnium principium et finem na­
p iu m e t fin e m , n a tu r a li h u m a n a e ra tio - turali humanae rationis lumine e rebus
n is lu m in e e t re b u s c re a tis c e rto cog- creatis certo cognosci posse» (cf. Rom
n o s c i p o s s e » (c f. R om 1,20); e iu s au- 1,20; eius v e ro revelationi tribuendum
te m re v e la tio n i trib u e n d u m e sse do- esse docet, «ut ea quae in rebus divi­
c e t, «u t ea, quae in re b u s d iv in is hu­ nis humanae rationi per se impervia
manae rationi per se impervia non non sunt, in praesenti quoque gene­
sunt, in praesenti quoque generis hu- ris humani conditone ab omnibus ex­

4 CONC. VAT. I, Const, dogm. de fide 1 praestando et


cath. c. 3: DENZ. 1789 (3008). m revelationi ab eo datae assentiendo
5 CONC. ARAUS. II, can. 7: DENZ.1
180 (377); CONC. VAT. I, l.c.: DENZ. 1791
(3010).
6 CONC. VAT. I, Const, dogm. de fide
cath. c. 2: DENZ. 1786 (3005).

107
Schem a 3 S c h e m a II

nullo admixto errore cognosci pos- ra le m fin e m a s s e q u e n d u m , s e d e tia m


s in t» 17. Attamen Ecclesia, iure qui­ p rin c ip ia p ra e b e n tu r ad v ita m te m p o ­
dem ac merito, utilitatem quoque at- ra le m re c te c o n c ip ie n d a m e t d u c e n -
que efficacitatem bonarum totius ani­ dam .
mi dispositionum ad veritates religio­
sas ac morales piene cognoscendas
et amplectendas semper affirmavit:
immo semper docuit huiuscemodi dis­
positionum defectum causam esse
posse cur intellectus, cupiditatibus
praeterea et mala volúntate detentus,
non recte videat et a veritate abe-
r re t18.

DE FO N TIB U S R EV E LATIO N IS

Caput I: D e d u p lic i fo n te re v e la tio n is . Caput I: D e V e rb o D e i re v e la to .


1. [De R e v e la tio n e V e te ris e t N o v i
F o e d e ris ].
Revelatio, quam Deus in
sapientia et bonitate sua hominibus
impertiri dignatus est, nobis advenit
Veteris et Novi Foederis oeconomia.
In Vetere quidem Deus multifariam
multisque modis patribus locutus est
in prophetis (cf. Hebr 1,1); in Novo
autem thesauros sapientiae et scien-
tiae suae toti humano generi per ip-
sum Filium suum eiusque Apostolos
effudit (cf lo 14,26 et 16,14; Hebr 1,2).
2. [De p rim a d iffu s io n e r e v e la tio ­ 7. [Apostoli praedicatores Evange­
n is N o v i F o e d e ris ']. Haec Novi Foede­ li!]. Christus Dominus m a n d a tu m de-
ris revelatio, quae Veteris Foederis re- d it Apostolis, ut E v a n g e liu m su u m , id
velationem longe transcendit eamque e s t ea quae p e r to ta m v ita m fe c e ra t
consummavit, Deo ita disponente, po- e t d o c u e ra t, ta m q u a m fo n te m o m n is e t
tissimum per praedicationem sparsa s a ìu ta ris v e r ita t is e t m o ru m d is c ip li-
est et auditu recepta, secundum illud n a e omni creaturae praedicarent K
Apostoli: «Ergo fides ex auditu, audi- Quod q u id e m Apostoli fe c e r u n t cu m
tus autem per verbum Christi» (Rom p e r s c rip ta S p ir itu S a n c to in s p ira ta ,

17 CONO. VAT., sess. 3.a, const, dogm. i Cf. CONC. TRID., sess. 4.a, decr. De
De fide cath. c. 2; cf. S. THOMAS, Sum­ can. Scripturis: DENZ. 783.
ma Theol. I q. 1 a. 1.
18 Cf. PIUS XII, litt, encycl. Humani
generis: DENZ. 2324.

108
S c h e m a III S c h e m a IV

mani conditione ab omnibus expedite, pedite, firma certitudine et nullo ad­


firma certitudine et nullo admixto erro­ mixto errore cognosci possint»7.
re cognosci possint» 7.

Caput II: D e d iv in a R e v e ia tio n is tra n s ­ Caput II: De d iv in a e re v e ia tio n is tra n s ­


m is s io n e . m is s io n e .

7. [ A p o s to li eorumque successo­ 7. [ A p o s t o li e o ru m q u e s u c c e s s o -
r s , praecones E v a n g e l i i ] . Q uae D e u s re s , p ra e c o n e s E v a n g e li i ] . Quae Deus
a d s a lu te m c u n c ta ru m g e n tiu m re v e la - ad salutem cunctarum gentium revela-
v e ra t, e a d e m b e n ig n is im e d is p o s u it u t verat, eadem benignissime disposuit
in a e vu m in te g ra p e rm a n e re n t o m n i- ut in aevum integra permanerent om-
b u s q u e g e n e ra tio n ib u s tra n s m itte re n - nibusque generationibus transmitteren-
tu r. Id e o Christus Dominus, in qu o tur. Ideo Christus Dominus, in quo
s u m m i D e i to ta re v e ia tio c o n s u m m a tu r summi Dei tota reveiatio consumma­
(c f. 2 C o r 1,20; 3,16-4,6), mandatum tur (cf. 2 Cor 1,20; 3,16-4,6), manda-

7 lb.: DENZ. 1785 et 1786 (3004 et


3005).

109
Schem a I S c h e m a II

1,17). Christus siquidem Dominus in cum o re te n u s tradendo ea, quae ex


vita sua filiis Israel arcana regni coe- ip so C h ris ti ore ve l a S p irito S ancto
lorum viva voce manifestavit et post 2. Hoc autem ver­
d ic ta n te a c c e p e ra n t1
resurrectionem Apostolis suis praece- bum Dei s c rip tu m ve l tra d itu m , unum
pit ut praedicarent omni creaturae (cf. D e p o situm F id e i c o n s titu it, ex quo
Mc 16,15), dicens: «Data est mihi om- E cclesiae M a g is te ri urn h a u rit ea om ­
nis potestas in coelo et in terra; eun- nia, quae fid e d iv in a tam quam d iv in i-
tes ergo docete ornnes gentes, bapti- tus re ve la ta credenda pro p o n it.
zantes eos in nomine Patris et Filii
et Spiritus Sancii, docentes eos serva­
re omnia quaecumque mandavi vobis»
(M t 28,18-29). Quia igitur Apostoli doc-
trinam Christi et quidem eius nomi­
ne praedicant, ideo dicuntur in Sa-
cris Scripturis sim pliciter loqui «Ver­
bum Dei» vel «Verbum Domini» (cf.
Act 4,29; 8,25; 13,46; 15,36); immo
eorum praedicatio ipsa vocatur «ver-
bum Dei» (cf. Act 6,2.7; 11,1; 12,24;
13,7.48, etc.) quippe quae vere sit ser-
mo Dei per eos ad homines missus se-
cundum illud Apostoli ad Thessaloni-
censes «...gratias agimus Deo sine in­
termissione, quoniam, cum accepisse-
tis a nobis verbum auditus Dei, acce-
pistis illud non ut verbum hominum
sed, sicut est vere, verbum Dei, qui
operatur in vobis, qui credidistis»
(1 Thes 2,13). Unde, teste S. Clemente
Romano, «Apostoli nobis evangeli!
praedicatores facti sunt a Domino lesu
Christo, lesus Christus missus est a
Deo. Christus igitur a Deo et Apostoli
a Christo: et factum est utrumque or­
dinatimi ex voluntate Dei. Itaque accep-
tis mandatis et per resurrectionem
Domini nostri lesu Christi piena cer-
titudine imbuti verboque Dei confirma­
ti, cum certa Spiritus Sancii fiducia,
egressi sunt annuntiantes regni Dei
adventum» K

1 CLEMENS ROMANUS, Ep. and Cor. 2 Cf. CONC. TRID., Le.; CONC. VA­
42, n. 1-3: PG 1,292. TICANO I, sess. 3.a, const, dogm. De
fide cath. c. 2; DENZ. 1787.

110
S c h e m a HI S c h e m a IV

dedit Apostolis ut Evangelium, quod turn dedit Apostolis ut Evangelium,


p ro m issu m ante p e r prophetas Ipse quod promissum ante per prophetas
a d im p le v it e t p ro p rio ore p ro m u lg a vit, Ipse adimplevit et proprio ore promul­
tamquam fontem omnis et salutaris gavit, tamquam fontem omnis et salu­
veritatis et morum disciplinae o m n i­ taris veritatis et morum disciplinae
bus praedicarent \ eis dona d ivin a omnibus praedicarent1, eis dona divi­
com m unicantes. Quod quidem fid e iite r na communicantes. Quod quidem fide­
factum est, tum ab Apostolis, q u i in iiter factum est, tum ab Apostolis, qui
p ra e d ica tio n e orali, e xem p i is e t in s ti- praedicatione orali, exemplis et insti-
tu tio n ib u s ea tradiderunt quae sive ex tutionibus ea tradiderunt quae sive ex
ore, conve rsa tio n e e t o p erib u s Christi ore, conversatione et operibus Christi
acceperant, sive a Spiritu Sancto sug­ acceperant, sive a Spiritu Sancto sug­
g e rente d id ice ra n t, tum ab ip s is v iris - gerente didicerant, tum ab IPSIS a vi-
que a p o sto licis, q ui p e c u lia ri charis- risque apostolicis, qui, sub inspiratio­
m a te d ita ti, sub in s p ira tio n e eiusdem ne eiusdem Spiritus Sancti, nuntium
S p iritu s S ancti, n u n tiu m s a lu tis scrip - salutis scriptis mandaverunt2.
tis m a n d a v e ru n t1
2.
U t autem Evangelium in te g ru m e t Ut autem Evangelium integrum et
vivum iu g ite r in E cclesia serva re ­ vivum iugiter in Ecclesia servaretur,
tur, A p o s to li su cce sso re s re lin q u e ru n t Apostoli successores reiiquerunt epis­
Episcopos, ip s is «suum ip so ru m locum copos, ipsis «suum ipsorum locum ma­
m a g is te rii tra d e n te s » 3. Sacra ig itu r gisterii tradentes»3. Sacra igitur Tra­
T ra d itio et Sacra S crip tu ra v e lu ti spe­ ditio et u triu s q u e T e sta m e n ti Scriptu­
culum su n t in quo E cclesia in te rris ra 13 veluti speculum sunt in quo Ec­
p e re g rin a n s c o n te m p la tu r Deum, a clesia in terris peregrinans contempla­
quo om nia a cci p it, usquedum ad Eum tur Deum, a quo omnia accipit, usque­
videndum fa cie ad fa ciem s ic u ti e st dum ad Eum videndum facie ad faciem
p e rd u ca tu r (cf. 1 C or 13,12). sicuti est perducatur (cf. 1 lo 3,2).

1 Cf. M t 28,19-20; Me 16,15; CONC. a ill is Apostolis


TRID., sess. 4.a, deer. De canonicis Scrip- b Haec igitur Sacra Traditio et Sacra
tuns: DENZ. 783 (1501). utriusque Testameni Scriptura.
2 Cf. CONC. TRID., i.c.; CONC. VAT. I,
sess. 3.a, const, dogm. De fide cath. c. 2
de revelatione: DENZ. 1787 (3006).
3 S. IRENAEUS, Adv. haer. Ill 3,1: PG
7,848; HARVEY, 2, p. 9.

111
Schem a ! S c h e m a II

3. [De tra n s m is s io n e re v e la tio n is


N ovi F o e d e ris ']. Ministerium autem
verbi, quod Christus et Apostoli in-
ceperunt, volventibus saecuìis semper
in Ecclesia servatum est. Nam sicut
Apostoli tradiderunt quae a Christo
acceperant (cf. 1 Cor 15,3 coll. 11,23)
et successoribus suis custodienda
commiserunt (cf. 1 Tim 6,20; 2 Tim
1,14) sic Episcopi, qui in Ecclesia lo­
cum Apostolorum per successionem
obtinent, eorum doctrinam semper
praedicatione tradiderunt et cum auc-
toritate interpretati sunt. Quidam ex
Apostolis vel apostoiicis viris revela-
tionem, divino afflante Spirita, litteris
quoque mandaverunt; illis autem scrip-
tis vivum Apostolorum praeconium
nec abrogatum neque imminutum, sed
potius roboratum, securius conserva-
tum et authentice explanatum est.
4. [De d u p lic i fo n te r e v e la tio n is ] .
Christi itaque et Apostolorum manda-
tis et exemplis edocta, sancta mater
Ecclesia semper credidit et credit in-
tegram revelationem, non in sola
Scriptura, sed in Scriptura et Tradi-
tione, tamquam in duplici fonte con­
tin e ri2 alio tamen ac alio modo. Nam
libri Veteris et Novi Testamenti, prae-
terquam quod revelata continent, insu­
per Spiritu Sancto inspirante conscrip-
ti sunt, ita ut Deum habeant aucto-
rem 3. Traditio autem vere divina, a
Spiritu Sancto continua successione
in Ecclesia conservata, in rebus fidei

2 Cf. CONC. VAT., sess. 3.a, const,


dogm. De fide cath. c. 2: DENZ. 1787;
EB 77. Cf. 2 Thess 2,15: «Tenete tradi-
tiones, quas didicistis sive per sermo-
nem sive per epistolam nostram», ubi
notat S. Thomas: «Unde patet, quod multa
in Ecclesia non scripta, sunt ab Apostolis
docta et ideo servanda».
3 Cf. CONC. VAT.: ib.

112
S c h e m a Ul S c h e m a IV

8. [De Sacra Traditione]. ¡ta q u e 8. [De S a cra T ra d itio n e ]. Itaque


p ra e d ic a tio a p o s to lic a , quae in in s p ira ­ praedicatio apostolica, quae in inspi-
o s l ib r is s p e c ia li m o d o e x p rim itu r, ratis libris speciali modo exprimitur,
c o n tin u a s u c c e s s io n e u s q u e a d con- continua successione usque ad eon-
s u m m a tio n e m te m p o ru m c o n s e rv a ri summationem temporum conservari
d e b e b a t. Linde A p o s to li, d u m fid e le s debebat. Unde Apostoli, DUM FIDELES
in s tru u n t, tra d e n d o e is q u o d e t ip s i INSTRUUNT, TRADENDO EIS quod et
a c c e p e ru n t (c f. 1 C o r 11,23), e o s d e m ipsi acceperunt (cf. 1 Cor 11,23; 15,3),
s im u l tra d ita e s a n c tis fid e i s u p e rc e r- EOSDEM s e m e l traditae SANCTIS fi­
t a r i d e p r e c a n t e (c f. lu d a e 3), tr a d itio - dei SUPERCERTARI DEPRECANTUR
n e s q u e quas, s iv e p e r s e rm o n e m s iv e (cf. ludae 3), traditiones quas, sive
p e r e p is tu la m d id ic e ru n t, te n e re iu - per sermonem sive per epistulam DI­
b e n t (c f. 2 T h ess 2,15 ) 4 Q u o d v e ro ab DICERUNT0, tenere iubent (cf. 2 Thess
A p o s to lis tr a d itu m e s t, ea o m n ia co m - 2,15)4. Quod vero ab Apostolis tradi­
p le c t it u r qua e a d P o p u li D e i v ita m tum est, ea omnia complectitur quae
s á n e te d u ce n d a m fid e m q u e a u g e n d a m ad Populi Dei vitam sancte ducendam
c o n fe ru n t, s ic q u e E c c le s ia , in sua d o c ­ fidemque augendam conferunt, sicque
trin a , v ita e t c u ltu , o m n e illu d p e rp e ­ Ecclesia, in sua doctrina, vita et cultu,
t u a i c u n c tis q u e g e n e ra tio n ib u s tra n s - perpetuai cunctisque generationibus
m i t t i t q u o d ip s a e s t, o m n e q u o d h a b e t, transm ittit omne quod ipsa est, omne
o m n e q u o d c re d it. quod credit.
Haec q uae e s t ab A p o s to lis Tradi­
V iv a h a e c T ra d itio in E c c le s ia s u b tio sub assistentia Spiritus Sancii in
a s s is te n tia S p ir itu s S a n c ii p r o f i c i t 5. Ecclesia p ro fic it5: crescit enim tam
C r e s c it e n im ta m re ru m q uam ve rb o - rerum quam verborum traditorum p e r­
ru m tra d ito ru m in te llig e n tia , tu rn e x c e p ito , turn ex contemplatione e t s tu ­
c o n te m p la tio n e c re d e n tiu m , q u i ea d io credentium, qui ea conferunt in
c o n fe r u n t in c o rd e s u o (c f. Le 2,19 e t code suo (cf. Le 2,19 et 51), turn ex
51), tu rn e x in tim a s p ir itu a liu m re ru m intima spiritualium rerum q u a m exp e -
e x p e ri e n ti a. E c c le s ia s c ilic e t, v o lv e n ti- r iu n tu r in te llig e n tia d. Ecclesia scilicet,
b u s s a e c u lis , m u lie re m illa m e v a n g e li- volventibus saeculis, ad p le n itu d in e m
c a m im ita tu r , quae a b s c o n d ì t fe rm e n - d iv in a e v e r ita t is iu g it e r te n d it, d o n e e
tu m in fa rin a e s a tis trib u s , d o n e e fe r- c o n s u m m e n tu r v e rb a D e i in EA (cf 1
m e n ta tu m e s t to tu m (c f. M t 13,33; Le Cor 13,10; Apoc 17,17)e.
13,21). S a n c to ru m P a t ru m d ic ta h u i us

4 Cf. CONC. NIC. II: DENZ. 303 (602); c Unde Apostoli, tradenfes quod et
CONC. CONSTANT. IV, sess. 10 can. 1: ipsi acceperunt fideles monent ut teneant
DENZ. 336 (650-652). traditiones quas sive per sermonem sive
5 Cf. CONC. VAT. I, const, dogm. De per Epistulam didicerint (cf. 2 Thess 2,15)
fide cath. c. 4: DENZ. 1800 (3020). utque prò semel sibi tradita fide decer
tent (cf. ludae 3).
d tum ex praeconio eorum qui curri
episcopatus successione charisma verità
tis certum acceperunt.
e donec in ipsa consummentur verba
Dei.

113
8
Schem a I Schem a U

et morum ea continet omnia, quae


Apostoli, sive ab ore Christi sive sug­
gerente Spiritu Sancto, acceperunt at-
que Ecclesiae quasi per manus tradi-
derunt, ut in eadem per praedicatio-
nem ecclesiasticam transm itterentur4.
Quare quae divina Traditio ratione sui
continet, non ex libris, sed ex vivo in
Ecclesia praeconio, fidelium fide et
Ecclesiae praxi hauriuntur.

5. [D e h a b itu d in e u n iu s fo n tis ad 8. [S. Scripturae et S. Traditionis


a ite r u m ]. Nemo ergo Traditionem exin­ mutua relatioj. S. S c rip tu m e rg o e t
de minoris tacere aut ei fidem dene­ S. T ra d itio ita m u tu o se h a b e n t, u t a l­
gare audeat. Licet enim Sacra Scrip­ te ra a lte r i e x tra n e a n o n s it. Im o a re te
tum, cum sit inspirata, ad enuntian- ín te r se c o n e c tu n tu r a tq u e c o m m u n i-
das et illustrandas veritates fidei ins­ ca n t. N am am ba e e x ea d e m s c a tu r ig i­
trumentum praebeat divinum, eius ni- ne p ro m a n a n te s , in u n u m q u o d a m m o -
hilominus sensus nonnisi Traditone d o c o a le s c u n t e t in e u m d e m fin e m
apostolica certe et piene intelligi vel te n d u n t. O u a p ro p te r u tra q u e p a ri p ie -
etiam exponi potest; immo Traditio, ta tis a ffe c tu a c re v e re n tia s u s c ip ie n d a
eaque soia, via est qua quaedam ve­ ac v e n e ra n d a e s t 3.
ritates revelatae, eae imprimis quae
ad inspirationem, canonicitatem et in-
tegritatem omnium et singulorum sa­
crorum Iibrorum spectant, clarescunt
et Ecclesiae innotescunt.

6. [De h a b itu d in e u triu s q u e fo n tis 9. [ U triu s q u e relatio ad S. M a g is -


a d M a g is te r iu m ]. Ut autem ambo fon- t e r iu m ]. A t S. S c rip tu m ac S. T ra d i-

4 Cf. GONG. VAT.: ib. et GONG. TRID., 3 Cf. COMC. TRIO., I.c.
sess. 4.a, decr. De can. Script.: DENZ.
783; EB 57.

114
S c h e m a III S c h e m a IV

Tra d i t io n i s v iv ific a m t e s t if ic a n t u r p ra e - Sanctorum Patrum dieta, huius Tra­


s e n tia m , c u iu s d iv itia e in p ra x im vi- ditionis vivificam testificantur praesen-
ta m q u e c re d e n tis e t o ra n tis E c c le s ia e tiam, cuius divitiae in praxim vitam-
tra n s fu n d u n tu r. P e r e a n d e m T ra d itio ­ que credentis et orantis Ecclesiae
neni e t ip s a e S a cra e L itte ra e a b s o lu ta transfunduntur. Per eandem Traditio-
c e r titu d in e E c c le s ia e in o te s c u n t in ea- nem in te g e r s a c ro ru m Li b r o r um C anon
q u e in d e s in e n te r a c tu o s a e re d d u n tu r; E c c le s ia e in n o te s c it, ip s a e q u e S a cra e
s ic q u e D e u s, q u i o lim Io c u tu s e st, s i­ L itte ra e in ea p e n itiu s in te lle g u n tu r e t
n e in te rm is s io n e c u m d iie c t i F ilii s u i indesinenter actuosae redduntur; sic­
S p o n sa c o lio q u itu r, e t S p ir itu s S a n c­ que Deus, qui olim Iocutus est, sine
tu s , q u i v iv a m v o c e m E va n g e l i i in intermissione cum diiecti Filii sui
E c c le s ia , e t p e r ip s a m in m u n d o re s o ­ Sponsa colioquitur, et Spiritus Sanc­
n a re fa c it, c re d e n te s in o m n e m v e ri- tus, p e r q u e m v iv a vox. Evangeli! in
ta te m in d u c it (c f. lo 16,13), v e rb u m - Ecclesia, et per ipsam in mundo re-
q u e C h r is ti in e is a b u n d a n te r in h a b i­ s o n a t, credentes in omnem veritatem
ta re fa c it (c f. C o l 3,16). inducit, verbumque Christi in eis
abundanter inhabitare facit (cf. Col
3,16).

9. [S . T ra d itio n is e t S. S c rip tu ra e 9. [S . T ra d itio n is e t S. S c rip tu ra e


m u tu a r e la t io ]. S. Traditio et S. Scrip- m u tu a r e la t io ]. S.
Traditio ergo et
tura arcte inter se conectuntur atque S. Scriptura f arcte inter se connectun-
communicant. Nam ambae, ex eadem tur atque communicant. Nam ambae,
d iv in a scaturigine promanantes, in ex eadem divina scaturigine proma­
unum quodammodo coalescunt et in nantes, in unum, quodammodo coales­
eundem finem tendunt. E te n im S. cunt et in eundem finem tendunt. Ete­
S c rip tu ra e s t lo c u tio D e i q u a te n u s d i­ nim S. Scriptura est locutio Dei qua­
v in o a ffla n te S p ir itu s c r ip to c o n s ig lia ­ tenus divino afflante Spiritu scripto
ta. S. Traditio autem mens, doctrina, CONSIGNATA, S.g autem Traditio ve r-
e x e m p la e t m a n d a ta C h r is t i p e r A p o s - b u m D e i, a C h ris to D o m in o e t a S p ir i­
to lo ru m e o ru m q u e s u c e s s o ru m p ra e c o - tu S a n c to A p o s to lis c o n c re d itu m , su e -
n iu m , a s s is te n te S p ir itu S a n cto , fid e li- c e s s o rib u s e o ru m in te g re tr a n s m ittit,
t e r tra n s m is s a . Quapropter utraque u t illu d , p ra e lu c e n te S p ir itu v e r ita tis ,
pari pietatis affectu ac reverentia sus- p ra e c o n io s u o f id e lit e r s e rv e n t, expo-
cipienda e t veneranda est»6. n a n t a tq u e d if f u n d a n t h. Quapropter
utraque pari pietatis affectu ac reve­
rentia suspicienda et veneranda e s t6.
10. [ U triu s q u e r e la tio a d totam 10. [ U triu s q u e r e la tio ad to ta m Ec­
Ecclesiam et M a g is te r iu m ]. S. Traditio c le s ia m e t M a g is te r iu m ]. S. Traditio

6 Cf. CONC. TRIO., sess. 4.a: Le.; f Sacra Traditio ergo et Sacra Scrip­
DENZ. 783 (1501). tum
s consignafi/r; Sacra...
h quo fit ut Ecclesia certitudinem
suam de omnibus reveiatis non per so-
lam Sacram Scripturam hauriat.

115
Schem a I Schem a H

tes revelationis concorditer et effica- tio , u t i s a c ru m v e rb i D e i depositum,


cius ad salutem hominum concurre- non singulis hominibus, sed vivo e t
rent, providus Dominus eos tamquam in f a llib ili Ecclesiae Magisterio c e n e re -
unum fidei depositum custodiendum d itu m e s t 4; q u o d q u id e m M a g is te r iu m
et tuendum authentice interpretandum n o n s u p ra v e rb u m D e i e s t, s e d e id e m
tradidît non singulis fidelibus, utcum- m in is tra t, q u a te n u s illu d , ex d iv in o
que eruditis, sed soli vivo Ecclesiae m a n d a to e t S p ir itu S a n c to a s s is te n te ,
M agisterio5. Magisteri! Ecclesiae ergo tuetur et authentice interpretatur,
est, utpote proximae et universalis illustrando et etiam enucleando quae
credendi normae, non modo indicare, in una vel altera Depositi parte im­
adhibitis quae divina Providentia sup- plicite e t obscure continentur5. E x in ­
peditat auxiliis in iis, quae, sive di­ de ré g u la f id e i proxima q u id e m est
recte sive indirecte, ad fidem et mo­ Ecclesiae Magisterium, re m o ta v e ro
res spectant, de sensu et interpreta- S a c ru m D e p o s itu m .
tione cum Scripturae Sacrae turn do-
cumentorum et monumentorum quibus
temporis decursu Traditio consignata
est et manifestata, sed ea quoque ¡lus­
trare et enucleare quae in utroque fon­
te obscure vel im plicite continentur6.

10. [Conclusio]. P a te t ig it u r S.
S c rip tu ra m , S. T ra d itio n e m ac E c c le ­
s ia e M a g is te riu m , iu x ta s a p ie n tis s i-
m u m D e i c o n s iliu m , ita in te r se in te r -
n e c ti e t c o n s o c ia ri, u t u n u m s in e a liis
c o n s is te re n o n p o s s it. T ria s im u l ad
a n im a ru m s a lu te m su o m o d o e ffic a c i-
te r c o n fe r u n t; s e n s u q u o q u e fid e liu m
s u b o rd in a te c o n c u rre n te .

5 Cf. PIUS XII, litt, encycl. Humani ge­ 4 Cf. PIUS XII, litt, encycl. Humani
neris, 12 aug. 1950: ASS 42 (1950) 567. generis, 12 aug. 1950: AAS 42 (1950) 567-
569; DENZ. 2314; EB 611. 569.
6 lb., p. 569; DENZ. 2314; EB 611. 5 Cf. PIUS XII, Le., p. 569: DENZ.
2314.

116
S c h e m a IH S c h e m a IV

et S. Scriptura unum verbi Dei sacrum et S. Scriptura unum verbi Dei sacrum
depositum c o n s titu a n t , Ecclesiae com- depositum constituunt, Ecclesiae com-
m issum , c u i inhaerens to ta p ie b s sane- missum, cui inhaerens tota piebs sanc-
ta sa ce rd o tib u s su is adunata in d o c tri­ ta SACERDOTIBUS1 suis adunata in
na A p o sto ìo ru m e t com m unione, in doctrina Apostoìorum et communione,
fra c tio n e pañis e t o ra tio n ib u s iu g ite r fractione pañis et orationibus iugiter
p e rs e v e ra i (cf. A c t 2,42 gr.), ita u t in perseverai (cf. Act 2,42gr.}, ita ut in
tra d ita fid e tenenda, exercenda p ro fi- tradita fide tenenda, exercenda profi-
tendaque s in g u ia ris fia t a n tis titu m e t tendaque singuiaris fiat Antistitum et
fid e liu m consp i r a t io 7. fidelium conspiratio7.
M unus autem verbum D e i s c rip tu m Munus autem verbum Dei scriptum
v e l tra d itu m 8 a u th e n tice in te rp re ta n d i vel traditum 8 authentice interpretandi
s o li vivo et infallibili Ecclesiae Magis­ soli vivo Ecclesiae Magisterio concre­
terio concreditum e s t9, p e r quod su­ ditum e s t9 cu iu s auctoritas in nomine
prem a a u c to rita s in uno nom ine le su lesu Christi e xe rce tu r. Quod quidem
C h ris ti e t in una Eius E cclesia e st Magisterium non supra verbum Dei
c o n s titu ía . Quod quidem Magisterium est, sed eidem ministrat, docens non­
non supra verbum Dei est, sed eidem nisi quod traditum est, quatenus illud,
ministrat, docens n o n n is i quod tra d i­ ex divino mandato et Spiritu Sancto
tum est, quatenus illud, ex divino man­ assistente, p ie audit, sánete custodii
dato et Spiritu Sancto assistente, et fideliter exponit, ac ea omnia ex
sánete c u s to d ii e t fid e lite r exponit, ac hoc uno fidei deposito haurit quae
ea om nia ex hoc uno fid e i d e p o sito tmquam divinitus revelata credenda
h a u rit quae tam quam d iv in itu s re v e la ­ proponit. Patet igitur S. Traditionem,
ta credenda p ro p o n it. Patet igitur S. Scripturam et Ecclesiae Magiste­
S. Traditionem, S. Scripturam et Eccle­ rium, iuxta sapientissimum Dei consi­
siae Magisterium iuxta sapientissi- lium, ita inter se connecti et conso­
mum Dei consilium, ita inter se con- ciari, ut unum sine aliis non consistât,
necti et consociari, ut unum sine aliis omniaque simul, singula suo modoj ad
non co n sistâ t, om niaque simul, singula animarum salutem efficaciter confé­
suo modo ad animarum salutem effi- rant.
caciter conférant.

7 Cf. PIUS XII, cons, apost. Munifi- i Pastoribus


centissimus Deus, 1 nov. 1950: AAS 42 ·> sub actione unius Spiritus Sancii
(1950) 756, collatis verbis S. CYPRIANI,
Epist. 66,8: HARTEL III, B.
8 Cf. CONC. VAT. I, const, dogm. De
fide cath. c. 3: DENZ. 1792 (3011).
9 Cf. PIUS XII, litt. encycl. Humani
generis, 12 aug. 1950: AAS 42 (1950) 569:
DENZ. 2314 (3886).

117
Schem a S c h e m a II
>
Caput II: D e s e ri p iu m e in s p ira tio n e , Caput II: D e S a cra e S c rip tu ra e d iv in a
in e rra n tia e t c o m p o s itio n e litte r a r ia . in s p ira tio n e e t in te rp re ta tio n e .

7. [S. S c rip tu ra e in s p ira n o e t ca- 11. [Statuitur factum in s p ira tio n is


n o n ic ita s ]. Paeterquam via Propheta- e t in e rra n tia e S. S c rip tu ra e ]. D iv in a
rum et Apostolorum voce, Deus in R e v e la tio , a ffla n te d iv in o S p ir itu iit t e -
S criptum quoque sanctis Veteris ac r is c o n s ig n a ta , in S acra S c rip tu ra c o n ­
Novi Testamenti, quae alterum ac pra- t in e tu r e t p ro s ta t. Q uae Scriptura, ex
eclarum constituunt supernae revela- a p o s to lic a fid e , «divinitus inspirata»
tionis fontem \ verbum suum homini- (2 Tim 3,16) c r e d itu r , q u ia n im iru m
bus tradere et aecuratius conservar! Deum habet principalem auctorem.
voiuit. Haec est Scriptura «divinitus
inspirata» (2 Tim 3,16), ab Apostolis
catholicae Ecclesiae tradita atque in
sacro canone rite agnita et recepta1 2,
ad perpetuum eiusdem Ecclesiae
u s u it i , ut munus suum adimpleat do-
cendi, ad christianae vitae moderamen
et ad omnium hominum salutem.
8. [In s p ir a tio n is p ro p ria n a tu ra e t
d e f in ii io ] . Ad hanc vero divinam
Scripturam exarandam, Deus ipse sa-
cros quosdam scriptores seu hagiogra-
phos ita ad scribendum interne exci-
tavit et movit, ita quoque scribenti-
bus adstitit, ut ea omnia eaque sola,
quae ipse primarius Scripturarum Auc-
tor intenderei, recte mente concipe-
rent fideliterque scriptis mandarent3.
Est enim Inspiratio biblica, ex cons­
tanti doctrina Ecclesiae, speciale
quoddam charisma ad scribendum,

1 LEO XIII, litt, encycl. Providentissi-


mus Deus, 18 nov. 1893: EB 82.
2 CONC. TRID., sess. 4.a, decr. De
can. Script.: DENZ. 784; EB 58-60; CONC.
V A l. I, sess. 3.a, const. dogm. De fide
cath. c. 2 et can. 4: DENZ. 1787 et 1809;
EB 7,79.
BENEDICTUS XV, litt, encycl. Spiritus
Paraclitus, 15 sept. 1920: EB 448.
PIUS XII, litt, encycl. Divino affIante,
30 sept. 1943: EB 538.
3 LEO XIII, litt, encycl. Providentissi-
mus Deus: DENZ. 1952.

118
S c h e m a HI S c h e m a IV

Caput IH: De sacrae S cip tu ra e d iv i­ Caput III: De Sacrae S c rip tu ra e d iv i­


na in s p ira tio n e e in te rp re ta tio n e . na in s p ira tio n e e t «de eius» in te r­
p re ta tio n e .

11. [ S ta tu itu r fa ctu m in s p ira tio n is 11. [ S ta tu itu r fa c tu m in s p ira tio n is


e in e rra n tia e S. S c rip tu ra e ]. Divin itu s e t veritatis S. S c rip tu ra e ]. Divinitus
reveiata, quae afflante Spiritu Sancto reveiata, quae afflante Spiritu Sancto
litteris consignata sunt, in Sacra Scrip- litteris consignata sunt, in Sacra
tura continentur et prostant. Libros Scriptura continentur et prostant a. Li­
enim tarn V e te r is quam N o vi Testa­ bros en im b tarn Veteris quam Novi
m e n ti sancta M a te r Ecclesia, ex apos­ Testam entic sancta Mater Ecclesia, ex
tolica fide (cf. Io 20,31; 2 Tim 3,16; apostolica fide (cf. Io 20,31; 2 Tim
1 P etr 3,15-16), pro sa cris e t ca nonicis 3,16; 2 Petr 1,19-20; 3,15-16) pro sa­
habet prop te re a quod S p iritu Sancto cris et canonicis habet propterea quod,
in s p ira n te c o n s c rip ti, Deum habent Spiritu Sancto inspirante conscripti,
auctorem, atque u t ta le s ip s i E cclesiae Deum habent auctorem, atque ut tales
tr a d iti sunt. ipsi Ecclesiae traditi s u n t1.

a Divinitus reveiata, quae in Sacrae


Scripturae litteris continentur et prostant,
Spiritu Sancto afflante consignata sunt.
b íntegros
c cum omnibus eorum partibus

119
Schem a I S c h e m a II

quo Deus in hagiographo et per ha-


giographum operando, scripto homini-
bus loquitur, ideoque ipse nominatur
veroque sensu est auctor principalis
integri sacri textus. Hagiographus D e u s a u te m , h o m in ib u s a d id d e le c -
autem, in conficiendo libro, est Spi­ tis , q u i hagiographi v o c a n tu r, ta m ­
ritus Sancti «organon», seu instrumen­ qu a m vivis instrumentis, o m n ib u s
tum, idque vivum ac ratione praedi- n e m p e h u m a n is fa c u lta tib u s praeditis 1,
tum, cuius proinde propria indoles ac u s u s e s t, u t ea o m n ia eaque s o la quae
veluti singuläres notae ex libro sacro ip s e ¡u b e re i, u n iv e rs is h o m in ib u s s c rip ­
colligi possunt4. Quapropter iure Ec­ to tra d e r e n t 2.
clesia omnino reprobat quodlibet ex-
tenuandae naturae Inspirationis cona­
men, illudque praecipue quo coniuncta
haec et supernaturalis Dei hominisque
scribendi ratio quovis modo ad mere
naturalem impulsum vel animi commo-
tionem reducitur 5.
9. [P Iu re s a u c to r es fiu m a n i]. Sin-
gulorum autem et omnium librorum
Veteris ac Novi Testamenti exarato-
rum quolibet tempore unus est Auctor
primarius Deus; auctores vero huma-
ni complures fuerunt decursu saeculo-
rum, usque ad completam revelatio-
nem, immo unus idemque Über duos
vel plures interdum habuit auctores.
Qui omnes, iuxta Ecclesiae doctrinam,
habendi sunt tamquam ministri divini
verbi scribendi, a Spiritu Sancto
assumpti.
10. [In s p ir a n o p e rs o n a lis h a g io g ra -
phi et c o m m u n ita s ]. Item, quemad-

4 Pi US XII, litt, encycl. Divino afflan­ 1 PIUS XII, litt, encycl. Divino afflan-
te: EB 556. te Spiritu, 30 sept. 1943: EB 556.
5 S. Pi US X, decr. Lamentabili, 3 jul. 2 LEO XIII, litt, encycl. Providentissi­
1907, et litt, encycl. Pascendi, 7 sept. mus Deus, 18 nov. 1983: DENZ. 1952; EB
1907: DENZ. 2009-2010; EB 200-201 et 125.
272-273.
Cf. quoque CONC. VAT. I, ib:. DENZ.
1787; EB 77.
LEO XIII, litt, encycl. Providentissimus
Deus: DENZ. 1952; EB 125.

120
S c h e m a HI S c h e m a IV

In s a c ris v e ro J ib ris c o n fic ie n d is In sacris vero libris conficiendis


D e u s homines e le g it, q u o s omnibus Deus homines eligit, quos facultatibus
facu itati bus a c v irib u s s u is u te n te s ac viribus suis utentes adhibuit2, ut
a d h ib u it 1
2, u t Ip s o in i li is e t p e r illo s Ipso in illis et per illos agente3, ea
a g e n te 3, ea omnia eaque sola, quae omnia eaque sola, quae Ipse vellet,
Ipse i/e ile t, scripto traderent. u t v e ri a u c to re s scripto traderent.

1 Cf. CONC. VAT. I, const, dogm. De


fide cath. c. 2 de revelatione: DENZ. 1787
(3006). COMM. BIBLICA, decr. 18 jun.
1915: DENZ. 2180 (3629); EB 420; S. S.
C. S. OFFICII, epist. 22 dee. 1923: EB
499.
2 Cf. PIUS XII, litt. encycl. Divino
afflante Spiritu, 30 sept. 1943: AAS 35
(1943) 314; EB 556.
3 In et per hominem: cf. Hebr. 1,1
et 4,7 (in): 2 Sam 23,2; M t 1,22 et pas­
sim (per); CONC. VAT. I: Schema de
doctr. cath. nt. 9: CoII.Lac. Vii 522.

121
Schem a I S c h e m a II

modum ex Scriptum ipsa eruitur (cf.


2 Petr 2,21) et Ecclesia semper docuit,
sacrae inspirationis charisma hagiogra-
phis a Deo electis et ductis personale
propriumque fuit, non autem charisma
fidelium coetui commune vel commu-
nicatum. Ex Dei autem providentia,
origo libri sacri ipseque liber cum ges-
tis et vita communitatis civilis et reli-
giosae, in qua auctor vivebat, ita co-
haerent, ut ex iis aptius intelligi pos­
si nt.
11. [D e e x te n s io n e in s p ira tio n is '].
Pariter, cum Deus ipse divino suo af­
flante Spiritu totius Scripturae sacrae
sit Auctor, omniumque per hagiogra-
phi manum in ea exaratorum veluti
scriptor, consequitur omnes et singu-
las sacrorum librorum partes, etiam
exiguas, esse inspiratas6. Itaque om­
nia quae ab hagiographo enuntiantur,
a Spiritu Sancto enuntiata retineri de-
bent.
12. [D e in e rra n tia u t c o n s e c ta riu m C u m e rg o to tiu s S c rip tu ra e D e u s
In s p ir a t io n is ]. Ex hac divinae Inspira­ p r in c ip a lis a u c to r a ff ir m e tu r e t s i t , in ­
tionis extensione ad omnia, directe et de to ta m S c r ip tu r a m 3 divinitus inspi­
necessario sequitur immunitas absolu- ratami ab omni prorsus errore immu­
ta ab errore totius Sacrae Scripturae. nem esse consequitur4.
Antiqua enim et constanti Ecclesiae
fide edocemur nefas omnino esse con­
cedere sacrum ìpsum errasse scripto-
rem, cum divina Inspiratio per se ip-
sam tam necessario excludat, et res-

3 Cf. PONT. COMM. BIBL., decr. 18


6 Cf. PONT. COMM. BIBLICA, decr.jun. 1915; DENZ. 2180; EB 420; S. C. OFFI­
18 jun. 1915: DENZ. 2180; EB 420; S.C. CII e p is t, 22 dec. 1923; EB 499.
O fficii, epist. 22 dee. 1923: EB 499. 4 PIUS XII, I.c.: EB 539.

122
S c h e m a HI S c h e m a IV

Cum ergo o rlin e id, q u o d a u c to r in s - Cum ergo omne id, quod auctor ins-
p ìra tu s s e u h a g io g ra p h u s a s s e r ii , r e ti- piratUS seu hagiographUS asserlTd
n e r i d e b e a t a s s e rtu m a S p ir itu S a n cto , retineri debeat assertum a Spiritu
inde S c rip tu ra e lib r i in te g r i c u m o m n i­ Sancto, inde Scripturae libri INTEGRI
b u s s u is p a rtib u s 4 v e rita te m s in e u llo CUM OMNIBUS SUIS PARTIBUS4 ve­
e rro re d o c e re p r o f ¡te n d i s u n t 5. ritatem S A L U T A R E M IN C O N C U S S E e t
fid e lit e r , INTEGRE e t sine errore e do­
cere profitendi su n t5. Ita q u e o m n is
S c rip tu ra d iv in itu s in s p ira ta f u t i l i s ad
docendum , ad a rg u e n d u m , ad c o rri-

4 LEO XIII, epist. encycl. Providentis- d quod auctores inspirai/ seu hagio-
simus Deus, 18 nov. 1893: DENZ. 1952 graph/ asserunt
(3293); EB 125. e inde Scripturae libri veritatem, quam
5 Cf. S. AUGUSTINUS, Gen. ad litt. Deus nostrae salutis causa litte ris sacris
2,9,20: PL 23,270-71; Epist. 82,3; PL 33, consignari voluit, firm iter, fid e lite r et si­
277; CSEL 34,2, p. 354; S. THOMAS, De ne errore
ver. q. 12 a. 2 C; CONC. TRID., sess. 4.a, f inspirata et utilis ad...
De canonicis Script: DENZ. 783 (1051);
LEO XIII, enc. Providentissimus: EB 121.
124.126-127; PIUS XII, enc. Divino afflan-
te: EB 539.

123
Schem a I S c h e m a II

puat errorem omnem in qualibet re re­


ligiosa vel profana, quam necessarium
est Deum, summam Veritatem, nullius
omnino erroris auctorem esse7.
13. [Q u o m o d o in e rra n tia d iiu d ¡ca n ­ 12. [Q u o m o d o S. Scriptura s i t in-
da s i t ].
Haec tamen inerrantia diiudi- terpretanda]. C u m a u te m D e u s p e r h o ­
canda est ex modo quo veritas in m in e s s c rip s e rit, ha c de causa, u t pa-
libro sacro attingitur. Qui modus im­ te a t q u a m n a m v e rita te m n o b is c o m m u ­
primís eiucet ex indole generali, libri, n ic a re v o lu e rit, in te rp r e s S aerae S c rip ­
de qua, in casu dubii, definitivum iudi- tu ra e a tte n te in v e s tig a re d e b e t q u id
cium soli competit Ecclesiae. A liter re a p s e h a g io g ra p h u s s ig n ific a re in te n ­
enim veritas exprimitur in libro histó­ d e rà . A liter enim veritas in textu his­
rico vel didáctico; aliter in prophetico, tórico et aliter in textu didáctico, pro­
poetico, allegorico, parabolico. Quod phetico, poetico, allegorico aut para­
autem ad singuia spectat, modus attin- bolico p ro p o n itu r e t exprimitur.
gendi veritatem diiudicetur opportet Quod autem ad singuia spectat, mo­
etiam ex sensu quem in determinatis dus veritatem attingendi diiudicetur
addiunctis pro sui temporis condicio­ oportet ex sensu quem in determina­
ne expressit hagiographus8. Veritas tis adiunctis, pro sui temporis condi­
enim et fides S. Scripturae, seu id cione, e x p rim e re in te n d it e t expressit
quod auctor scribendo reapse signifi­ hagiogaphus5. Veritas ergo, seu id
care voluit, saepius non recte intelli- quod sacer auctor scribens significare
gitur, nisi rite attendattur ad suetos voluit, non recte intelíigitur nisi rite
nativos cogitandi, dicendi vel narrandi attendatur ad suetos illo s nativos co­
modos, qui tempore hagiographorum gitandi, dicendi, narrandive modos,
vigebant, quique tune in mutuo homi- qui te m p o rib u s hagiographi vigebant,
num commercio passim adhiberi sole- quique tune in mutuo hominum com­
bant9. Cum igitur haec omnia, salvis mercio passim adhiberi solebant67 .
Scripturae Saerae auctoritate et sanc­ Cum igitur haec omnia, salva Scrip­
ivate, in eodem divino eloquio, quod turae Saerae auctoritate et sanctitate,
pro hominibus modis verbisque huma- in divino eloquio, quod pro hominibus
nis exprim itu r10 mveniantur, non ma- modis verbisque humanis exprim itur7,

7 PIUS XII, litt, eneyeI. Divino afflan­ 5 S. AUGUSTINUS, De doctr. Christ.


te: EB 539, cum verbis reiatis LEONIS XIII, II 18,26: PL 34,75-76.
litt, encycl. Providentissimus Deus: DENZ. 6 PIUS XII, !c.: DENZ. 2294; EB 558-
1950; EB 124. Cf. quoque EB 44.46.125. 562.
420.463, etc. 7 S. AUGUSTINUS, De Civ. Dei XVII
8 S. AUGUSTINUS, De doctrina Chris­ 6,2: PL 41,537. Cf. PONT. COMM. BIBL.
tiana il 18,26: PL 34,75-76. epist., 16 ian. 1948: DENZ. 2302; EB 581.
9 PIUS XII, litt, encycl. Divino afflan­
te: DENZ. 2294; EB 558-562.
10 «Per hominem more hominum lo­
quitur» (S. AUGUSTINUS, De civitate Dei
XV1IS 6,2: PL 41,537). Cf. PONT. COMMI-
SIO BIBLICA, epist. 16 ian. 1948: DENZ.
2302; EB 581.

124
S c h e m a III S c h e m a IV

p ie n d u m , ad e ru d ì en d u m , in lu s t i t i a :
u t p e rfe c tu s s it h o m o D e i, ad o m n e
o p u s b o n u m in s tr u c t u s » (2 T im 3,16-
17).

12. [ Q u o m o d o S. S c rip tu m s it in - 12. [ Q u o m o d o S. S c rip tu ra s it in ­


te r p re ta n d a ]. Cum autem Deus in Sa­ te r p re ta n d a ]. Cum autem Deus in Sa­
c ra S c rip tu m per homines m o re h o m i- cra Scriptura per homines more ho­
n u m fo c u tu s s i t 6, interpres Sacrae minum iocutus s it 6, interpres Sacrae
Scripturae, ut p e rs p ic ia t, quamnam ve­ Scripturae, ut perspiciat, q u id Ipse no­
ntatemi Ipse nobis communicare volue- bis 8 communicare voluerit, attente in­
rit, attente investigare debet, quid ha- vestigare debet quid hagiographi reap­
giographi reapse significare intende­ se significare intendermi et eorum
rm i e t e o ru m v e rb is m a n ife s ta re D e o verbis manifestare Deo piacuerit.
p ia c u e rit. Ad hagiographorum intentionem e-
Ad h a g io g ra p h o ru m in te n tio n e m ruendam inter alia etiam «genera Ili­
e ru e n d a m in te r a lia e tia m « g e n e ra i l i ­ teraria» respicienda sunt. A liter A LI-
te ra ria » re s p ic ie n d a s u n t. A liter enim TERQUE ENIMh veritas in textibus
veritas in te x tib u s v a rio m o d o histori­ vario modo historiéis, propheticis,
éis, propheticis, poeticis, v e i a iiis d i- poeticis, vei in aiiis dicendi generibus
c e n d i g e n e rib u s proponitur et exprimi- proponitur et exprimitur. Oportet po­
tur. Oportet p o rro ut interpres sensum rro ut interpres sensum inquirat, quern
in q u ira t, quern in determinatis adiunc- in determinatis adiunctis hagiogra­
tis hagiographus, pro sui temporis con­ phus, pro sui tem poris1 condicione
dicione, exprimere intenderit et ex­ o p e g e n e ru m Iitte r a r io r u m ilio te m p o ­
p re s s e d 7. Veritas enim seu id quod re a d h ib ito ru m , exprimere intenderit
sacer auctor scripto significare voluit, et expressrit7. VERITAS enim seu id
non recte intelligitur nisi rite attenda- quod sacer auctor scripto a s s e re re vo-
tud ad suetos illos nativos cogitandi, IuIT, NON RECTE INTELLIGITUR, NISI
dicendi, narrandive modos, qui tempo­ rite AttendATUR ad suetos illos nati­
ribus hagiographi vigebant, quique vos s e n tie n d i, dicendi, narrandive mo­
tunc mutuo hominum commercio pas­ dos, qui temporibus hagiographi vige­
sim adhiberi solebant8*. Cum haec om- bant, QUIQUE TUNCj in mutuo homi-

6 S. AUGUSTINUS, De civ. Dei XVII s nobis curri


6,2: PL 41,537: CSEL XL 2,228. h aliter enim atque aliter
7 S. AUGUSTINUS, De doctr. christ. i et sua e cui tu rae
Ill 18,26: PL 34,75-76. j Ad recte enim intellig endum id
8 PIUS XII, I.c.: DENZ. 2294 (3829- quod sacer auctor scripto asserer voli/e-
3830): EB 557-562. rit, rite attendenc/um est, tum ad suetos
illos nativos sentiendi, dicendi, narrandive
modos, qui temporibus hagiopraphi vige­
bant, tum ad illos qui hoc aevo in mu­
tuo...

125
Schem a Schem a H

gis e rro ris arguì debent quam curri pa­ in ve n ia n tu r, non m agis e rro ris eadem
ria ac s im ilia in co tid ia n o usu adhi- arguì debent, quam curri paria a u t si-
bebantur, im m o adhibentur, proinde- m ilia in q u o tid ia n o usu h a b e re n tu r,
que S crip tu ra e sacrae a u c to rita ti ac proindeque a u c to rita ti e t s a n c ita ti
s a n c ita ti m in im e o ffic iu n t. S crip tu ra e m in im e o ffic iu n t.
C u n c ta a u te m haec, de ra tio n e in -
te rp re ta n d i S c rip tu ra m , ad n o rm a m
h e rm e n e u tic a e ra tio n is e t c a th o lic a e
E c c le s ia e iu d ic io u ltim e s u b s u n t.

14. [ D iv in a c o n d e s c e n s io ]. Quae 13. [Dei c o n d e s c e n s io ]. Quae om­


omnia, salva iugiter Dei veritate et nia, salva s e m p e r Dei veritate et sanc­
sanctitate, manifestam statuunt aeter- titate, manifestam statuunt aeternae
nae Sapientiae condescensionem in Sapientiae a d m ira b ile m «condescen­
verbo suo divino humanis signis ac sionem», qua Dei verba humanis lin -
litteris vestiendo proferendoque homi- g u is e x p re s s a , qu o a d o m n ia h u m a n o
nibus, sicut olim in Unigenito Patris s e rm o n i a s s im ilia fa c ta s u n t 8, sicut
Verbo, quod, humanae infirm itatis as- olim Unigenitum Patris Verbum, hu-

8 PIUS XII, I.C.: DENZ. 2294.

126
Schem a ü l S c h e m a IV

nia in divino eloquio, quod pro homi- num commercio passim adhiberi sole-
nibus modis verbisque humanis expri- b a n t8.
m itu r9, inveniantur, non magis erroris
eadem arguì debent quam cum paria
aut similia in quotidiano usu h a h ita
s in t immo habeantur, proindeque auc-
toritati et sanctitati Scripturae minime
officiunt.

S e d ad re s te s a c ro ru m te x tu u m sig - S edk ad recte sacrorum textuum


n ific a tio n e m e ru e n d a m , re s p ic ie n d u m sensum , eruendum, respiciendum est
e s t e tia m ad c o n te n tu m to tiu s S c rip ­ etiam ad contentum e t u n ita te m to­
tu ra e , in v iv a E c c le s ia e tra d i t io n e , su b tius Scripturae, ra tio n e h a b ita vivae 1
a n a lo g ia Videi. Exegetarum autem e s t Ecclesiae traditionis e t analogize fidei.
s e c u n d u m has re g u la s adlaborare ad Exegetarum autem est secundum has
S a cra e S c rip tu ra e lo c o s p e n itiu s in te - regulas adlaborare ad Sacrae Scriptu­
llig e n d o s , ut, quasi praeparato studio, rae LOCOS penitius intelligendOS mr
iudicium Ecclesiae maturetur. Cuncta ut quasi praeparato studio iudicium
e n im haec, de ratione interpretandi Ecclesiae maturetur. Cuncta enim
Scripturam, Ecclesiae iudicio ultime haec, de ratione interpretandi Scrip­
subsunt, quae v e rb i D e i s e rv a n d i e t turam, Ecclesiae iudicio ultime sub­
in te rp r e ta n d i d iv in o fu n g itu r m a n d a to sunt, quae verbi Dei servandi et in-
e t m in is te r io 101 *. terpretandi divino fungitur mandato et
ministerio 10.
13. [D e i c o n d e s c e n s io n . Quae om­ 13. [ D e i c o n d e s c e n s io n . In S a c ra
nia, salva semper Dei ventate et sanc- S c rip tu ra e rg o m a n ife s ta tu r n aeternae
titate, manifestam statuunt aeternae sapientiae admirabilis «condescensio»,
sapientiae admirabilem «condescensio- « u t d is c a m u s in e ffa b ile m D e i b e n ig n i -
nem», qua Dei verba humanis linguis ta te m , e t q u a n ta s e rm o n is a tte m p e ra -
expressa, quoad omnia humano sermo­ tio n e u s u s s it n o s tra e n a tu ra e p ro v i-
ni assimilia facta sunt, sicut olim d e n tia m e t c u ra m h a b e n s » n. Dei
A e te r n i Patris Verbum, humanae in- enim verba humanis linguis expressa,

9 Cf. PONT. COMM. BIBL, epist., 16 k Sed, cum Sacra Scriptura eodem
ian. 1948: DENZ. 2302 (3863-64); EB 581. Spiritu quo scripta est etiam legenda et
10 Cf. CONC. VAT. I, const, dogm. interpretanda s it (cf. BENEDICTUS XV,
De fide cath. c. 2 de revelatione: DENZ. enc. Spiritus Paraciltus, 15 sept. 1920:
1788 (3007). EB 469; S. HIERONYMUS, In Gal 5,19-21:
11 S. IOANNES CHRYSOSTOMUS, In PG 26,417A), ad recte sacrorum textuum
Gen. 3,8 (hom. 1,1): PG 53,134, «Attem- sensum eruendum, non minus diligenter
peratio» graece dicitur synkatabasis. respiciendum...
1 totius
m Scripturae sensum penitius intelli-
gendi/m et exponendum
n salva semper Dei veritate et sanc-
titate

127
Schem a I S c h e m a II

sumpta carne, per omnia nobis assimi­ manae infirm itatis asumpta carne, ho-
lar! voluit praeter peccatum (cf. Hebr m in ib u s q u o a d omnia
simile fa c tu m
4,15)11 et ignorantiam. e s t, «a b sq u e peccato»
(Hebr 4,15).

Caput Ili: D e V e te re T e s ta m e n to . Caput Ili: D e V e te re T e s ta m e n to .


15. [D e a u c to r ita te V. T. in E c c le ­ 14. [H istoria populi electi in li>
s ia ].Scripturis Sacris Veteris Testa­ bris inspiratis enerrata]. A m a n tis s i-
menti Deus, iam a vetustissima asta­ m u s D e u s, d e to tiu s h u m a n i g e n e ris
te, populum in suam peculiarem acqui- s a lu te a rc a n o m o d o s e m p e r s o llic itu s ,
sitionem adscitum sibique amico foe- d e p o p u lo a Se e le c to p e c u lia re m cu-
dere iunctum, de salutiferis consiliis ra m h a b u it. F o e d e re e n im c u m A b ra ­
inter homines exsequendis erudire sa- h a m (c f. G en 15,18) e t M o y s e (c f. Ex
tegit. Itaque, in iis praesertim quae ad 2 4 ,8 ) in ito , p o p u lo s ib i a c q u is ito ita
christianae religionis fundamenta, sive s e v e rb is e t g e s tis re v e la v it, u t Is r a e l
in verbis sive in historiae rebus, ad d iv in a s c u m h o m in ib u s v ia s e x p e rire -
finem usque temporis spectant, Vete­ tu r, e a sque, ip s o D e o p e r o s p ro p h e -
ris Testamenti vis, auctoritas et emo- ta ru m lo q u e n te , p e n itiu s e t d is tin c tiu s
Jumentum minime enervata dicenda in d ie s in te llig e r e t. Q uae e v e n tu u m s e ­
sunt. «Quaecumque enim scripta sunt, rie s , d iv in o a ffla n te S p ir itu ab a u c to ri-
ad nostram doctrinam scripta sunt, ut b u s s a c ris a n n u n tia ta , e n a rra ta a tq u e
per patientiam et consolationem Scrip- e x p lic a ta , u t v e ru m D e i v e rb u m in l i ­
turarum spem habeamus» (Rom 15,4).1 b r is V e te ris T e s ta m e n ti ad h u e p ro s ta t,
e t id e o h i l ib r i vim atque auctoritatem
s u a m p e r e n n ite r s e rv a n t, «Quaecum­
que enim scripta sunt, ad nostram
doctrinam scripta sunt, ut per patien­
tiam et consolationem Scripturarum
spem habeamus» (Rom 15,4).

11 PIUS XII, litt, encycl. Divino afflan­


te: DENZ. 2294; EB 559.

128
S c h e m a HI S c h e m a IV

firm itatis assumpta carne, hominibus QUOAD O M N IA0 humano sermoni as-
quoad omnia simile factum est. sim iiia facta sunt, sicut olim Aeterni
Patris Verbum, humanae infirmitatis
assumpta carne, hominibus QUOAD
O M N IA0 simile factum est.

Caput IV: De V ete re Testam ento. Caput IV: De V e te re Testam ento.


14. [H is to ria saiutis in lib ris Vete- 14. [H is to ria s a iu tis in lib ris V ete­
ris Testamenti consignata]. Amantissi- ris T e sta m e nti co n s ig n a ta ]. Amantissi-
mus Deus humani generis salutem sol- mus Deus to tiu s humani generis salu­
licite in te n d ens, s in g u la ri d isp e nsa tio - terò Sollseite intendens a, singulari dis­
ne populum s ib i e le g it, c u i p ro m is- pensatone populum sibi elegit, cui
siò n es con cre d ita e sunt. Foedere enim promissiones co n cre d e re t, Foedere
cum Abraham (cf Gen 15,18), et cum enim cum Abraham (cf. Gen 15,18) et
p le b e Is ra e l p e r Moysem (cf. Ex 24,8) cum plebe Israel per Moysem (cf. Ex
initio, populo sibi acquisito ita Se 24,8) inito, populo sibi acquisito ita
tam quam unicum Deum verum e t vi- Se tamquam unicum Deum verum et
vum verbis ac gestis reveìavit, ut Is­ vivum verbis ac gestis reveìavit, ut
rael divinas cum hominibus vias expe- Israel DIVINAS cum hominibus VIAS b
riretur, easque, ipso Deo per os pro- experiretur, easque, ipso Deo per os
pretarum loquente, penitius et c la riu s prophetarum ioquente, penitius et cla­
in dies inteiligere p o s s e t atque la tiu s rius in dies intelligeRE POSSET0 at­
in gentes e x h ib e re t (cf. Ps 21,28s; que latius in gentes exhiberet (cf. Ps
95,1 ss; le r 3,17; Tob 13,4). Qua e oeco- 21,28-29; 95,1-3; Is 2,1-5; ler 3,17).
nom ia s a iu tis ab auctoribus sacris Oeconomia autem saiutis ab auctori­
p ra e nuntiata, enarrata atque explicata, bus sacris praenuntiata, enarrata at­
ut verum Dei verbum in libris Veteris que explicata, ut verum Dei verbum in
Testamenti e x s ta t ; hi libri ig itu r d iv in o libris Veteris Testamenti exstat; qua-
a ffla n te S p iritu c o n s c rip ti vim atque p ro p te r hi libri d iv in itu s in s p ira ti VIM
auctoritatem suam perenniter servant: ATQUE AUCTORITATEM SUAM PE­
«Quaecumque enim scripta sunt, ad RENNITER d servant: Quaecumque
nostram doctrinam scripta sunt, ut per enim scripta sunt, ad nostram doctri­
patientiam e t consolationem Scriptu- nam scripta sunt, ut per patientiam
rarum spem habeamus» (Rom 15,4). et consolationem Scripturarum spem
habeamus» (Rom 15,4).

0 [suprimido en el texto de la cons­


titu ció n ].
a et praeparans.
b Ut Israel, quae divinae esset cum
hominibus viae experiretur.
0 in dies intelligeret.
d quapropter hi libri divinitus inspi­
rati perennem valorem servant...
e redemptoris Regnique messianici
adventum.

129
Schem a I S c h e m a II

17. [De in d o le V e te ris T e s ta m e n ­ 15. [ in d o le s Foederis V e te ris eius-


ti']. Quapropter, haec Sacrosancta Va­ que librorum ]. V e tu s a u te m F o e d u s ad
ticana Synodus, ex evangelica aposto- h o c p ra e s e rtim f o r t it e r ac s u a v ite r d is -
licaque doctrina soilemniter docet p o s itu m e ra t, u t C h r is ti u n iv e rs o ru m
Deum, utriusque Testamenti auctorem re d e m p to ris e iu s q u e re g n i a d v e n tu m
et inspiratorem, Vetus ita sapienter p ra e p a ra re t, m u ltifa r ia m p ro p h e tic e
condidisse ut Novum suavi providen- n u n tia re t (1 P e tr 1,10) e t v a riis ty p is
tia praepararet et multifariam prophe- s ig n ific a r e t (c f. 1 C o r 10,11), P r a e te ­
tice nuntiaret et variis typis significa- re a V e te ris T e s ta m e n ti lib r i, e ts i non-
ret, ita ut Veteris Testamenti Libri et d u m p e rfe c te , D e i e t h o m in is c o g n i-
ipsi unius divinae reveiationis divini- tio n e m c re d e n tib u s s u p p e d ita n t, eos-
que consilii saiutis supernaturaie iter q u e d o c e n t m o d o s q u ib u s D e u s cu m
et cursum describant. Quae autem in h o m in ib u s m is e r ic o r d ite r a g a t, e t q u i­
illis continentur, ob veteris oecono- b u s q u iv is h o m o , in iis quae ad D e u m
miae indolem incompletam1 2, praeser- e t ad p ro x im o s s p e c ta n t, se re c te ge-
tim ad mores quod spectat, denique re re d e b e a t.
conferenda sunt cum Christi Evangelio
ab Apostolis praedicato, eorumque
recta interpretatio rite submittenda est
vivo Ecclesiae magisterio, hoc est ilio-
rum iudicio «qui cum Episcopatus suc­
cessione charisma veritatis certum se­
cundum piacitum Patris acceperunt» 3.
16. [De h a b itu d in e in te r V e tu s e t 16. [Relatio mutua N o v i e t V e te ris
N ovum T e s ta m e n tu m ]. Dei autem ad T e s ta m e n ti]. D e u s ig itu r, u triu s q u e
hominem habitudo, inde ab Adae prae- T e s ta m e n ti in s p ir a to r e t a u c to r, ita sa ­
varicatione, in hoc tendebat, ut per p ie n te r d is p o s u it, u t N o v u m in V e te re
repromissiones quae ad patres nostros la te r e t e t in Novo Vetus pateret1.
factae sunt et prophetica de Redemp- N am , e ts i q u a e d a m V e te ris F o e d e ris
tore oracuia ac nuntia in dies incla- in s titu ta , te m p o ri p ra e p a ra tio n is s o li
rescentia, omni humanae creaturae c o n v e n ie n tia , N o va a b ro g a ta s in t Lege,
aditus pateret ad salutem sperandam. ta rn e n V e tu s T e s ta m e n tu m in te g ru m ,
«De qua salute exquisierunt atque in p ra e c o n io e v a n g e lic o a s s u m p tu m 2
scrutati sunt prophetae, qui de futura e t p a rs u n iu s re v e ia tio n is fa c t u m 3, in
in vobis gratia prophetaverunt» (1 Petr N o v o s e n s u m s u u m c o m p le tu m a c q u i-
1,10). Scripturae enim Sacrae Veteris r i t e t o s te n d it. E c c le s ia erg o , ca n o n i-

1 S. LEO MAGNUS, Sermo 51 de 1 S. AUGUSTINUS, Quaest. in Hept.


Transfiguratione 4: PL 54,311. 2,73: PL 34,623.
2 PIUS XI, litt, encycl. M it brennender 2 ORIGENES, in lohan. I 6,8: PG 14,
Sorge, 14 mart. 1937: AAS 29 (1937) 53s.
150ss. 3 S. IRENAEUS, Adv. haer. III 21,3:
3 S. IRENAEUS, Adv. haer. 4,26,2: PG PG 7,950. Cf. ibid. Ill 1,1: PG 7,844.
7,1053-1054.

130
S c h e m a HI S c h e m a IV

15. [De momento V e te ris Testa­ 15. [D e m o m e n to V e te ris T e sta ­


menti pro C hristifidelibus]. Vetus au- m e n ti p ro C h r is t if id e lib u s ] . V e te ris
tem Foedus ad hoc praesertim disposi- T e s ta m e n ti o e c o n o m ia ad hoc p o ti ss i-
tum erat, ut Christi universorum re- m u m disposita erat, ut Christi univer­
demptoris Eiusque regni adventum sorum redemptoris EIUSQUE regnie
praepararet, prophetice nuntiaret (cf. adventum praepararet, prophetice nun­
Lc 24,44; Io 5,39; 1 Petr 1,10) et variis tiaret (cf. Lc 24,44; Io 5,39; 1 Petr 1,10)
typis significaret (cf 1 Cor 10,11). et variis typis significaret (cf. 1 Cor
Praeterea Veteris Testamenti libri, p ro 10,11). Veteris a u te m Testamenti libri,
c o n d itio n e h u m a n i g e n e ris a n te te m ­ pro conditione humani generis ante
p o ra in s ta u ra ta e a C h ris to s a lu ti s, Dei tempora instauratae a Christo salutis,
et hominis cognitionem ac modos qui- Dei et hominis cognitionem ac modos
bus Deus iu s tu s e t misericors cum quibus Deus iustus et misericors cum
hominibus agit, o m n ib u s m a n ife s ta n t. hominibus agit, omnibus manifestant.
Q u i lib r i, e tia m s i p lu ra im p e rfe c ta e t Qui libri ETIAMSI Q U A E D A M f im­
p ro v is o ria c o n tin e a n t, m o m e n tu m v e ­ perfecta et te m p o ra ria contineant, ta ­
rs e p a e d a g o g ia e d iv in a e e tia m p rò rnen v e r am p a e d a g o g ia m d iv i nam de-
C h r is tifid e lib u s s e r v a n t 1. U n d e a tte n ­ m o n s tra n t K Unde d e v o te a c c ip ie n d i
te a C h r is ti d is c ip u lis le g e n d i s u n t, s u n t, Q U IA v iv u m s e n s u m D e i e x p ri­
s p e c ia tìm , q u ia v iv id u m s e n s u m D e i m u n t ET Q U IA s u b lim e s de D e o doc-
s a n c tis s im i a c c le m e n tis s im i lu c u le n - trin a e ac sa lu ta r is de v ita h o m in is sa-
te r e x p rim u n t. p ie n tia m ira b ile s q u e p re c u m th e s a u ri
in ip s is re c o n d u n tu r g.

16. [De unitate utriusque Testa­ 16 [D e u n ita te u tris u q u e T e s ta m e n ­


m enti]. Deus igitur lib ro r u m utriusque t i ].Deus igitur librorum utriusque
Testamenti Inspirator et auctor, ita sa- Testamenti Inspirator et auctor, ita
pienter disposuit, ut Novum in Vetere sapienter disposuit, ut Novum in Ve­
lateret et in Novo Vetus pateret2. tere lateret et in Novo Vetus pate­
Nam, etsi V e tu s F o e d u s m o rte C h ris ­ re t2. Nam, etsi C h ris tu s in s a n g u in e
t i N o v o c e s s it (R o m 7,4; C o l 2,14), su o N o v u m F o e d u s c o n d id e r it (c f. Lc
l ib r i tarnen Veteris Testamenti inte­ 22,20; 1 C o r 11,25), libri tarnen Vete­
gri, utpote pars unius reveiationis in ris Testamenti integri in praeconio
praeconio evangelico assum pti3, in evangelico assum pti3 in Novoh signi­
Novo s ig n ific a tio n e m suam comple­ ficationem suam completam acquirunt
tami acquirunt (cf. M t 5,17ss; Rom 8, et ostendunt (2 Cor 3,14), illu d q u e v i­
2-3) et ostendunt. c i ss im ILLU S TR A N T \

1 PIUS XI, litt, encycl. M it brennen­ f Qui libri, quamvis etiam.


der Sorge, 14 mart. 1937: AAS 29 (1937) s precum thesauri reconduntur, in qui­
151. bus tandem latet mysterium salutis nos-
2 S. AUGUSTINUS, Quaest. in Hept. trae, a Christifidelibus devote accipiendi
2,73: PL 34,623. sunt.
3 S. IRENAEUS, Adv. haer. III 21,3: PG h Testamento.
7,950 ( = 25,1: HARVEY, II, p. 115); S. CY­ i ostendunt (cf. M t 5,16; Lc 24,27;
RILLUS HIEROS., Cathech. 4,35: PG 33, Rom 16,25-26; 2 Cor 3,14-16), illudque vi-
497; THEODORUS MOPS.,//? Soph. 1,4-6: cisim illuminant et explicant.
PG 66,452A-453A.
131
Schem a S c h e m a II

Testamenti testimonium perhibent de co s V e te ris T e s ta m e n ti J ib ro s u t su a s


Christo (cf. io 5,39) et, ex omnipoten- S c rip tu ra s re v e r e n te r a g n o s c it e t a c c i-
tis ac miserentissimi Dei volúntate, p it.
necesse erat impieri omnia quae de
Salvatore promisso inibi dicebantur,
prout lesus Dominus noster Apostólos
suos docuit, quibus ipse sensum deni-
que aperuit ut inteliigerent Scripturas
(cf. Le 24,44-45).
Quare, totius Veteris Testamenti ra­
tio atque momentum in hoc est, ut in
Novum tendat et in Novo pateat.
«Quid hoc stabilius, quid firmius ver­
bo, in cuius praedicatione Veteris et
Novi Testamenti concinit tuba, et cum
evangelica doctrina, antiquarum pro-
testationum instrumenta concurrunt?...
Quia, sicut ait beatus Joannes, ‘ lex
per Moysen data est, gratia autem et
veritas per lesum Christum facta est’
(lo 1,17); in quo et propheticarum
promissio impleta est figurarum et
legalium ratio praeceptorum, dum et
veram docet prophetiam per sui prae-
sentiam, et possibilia facit mandata
per gratiam».
18. [D e a u c to rib u s h u m a n is V e te ­
r is T e s ta m e n ti'}. Denique, ad humanos
auctores Veteris Testamenti librorum
quod spectat, quamquam huiusmodi
authentia dogma de eorum divina ins-
piratione per se et directe non tangit,
Sacrarum Scripturarum catholici inter­
pretes sánete teneant quidquid certi
hac de re in utroque revelationis fon­
te invenitur. Quatenus vero huiusmodi
quaestio fidem tangat, solius est Ec-
clesiae ultimum hac de re iudicium
terre.

132
Schema III Schema IV
Schem a I S c h e m a II

Caput: IV: D e N o v o T e s ta m e n to . Caput IV: D e N o v o T e s ta m e n to .

19. [De E v a n g e li is e o ru m q u e auc- 17. [E v a n g e lio ru m e x c e lle n tia ]. Ne­


Neminem fugit inter omnes minem autem fugit inter omnes, e tia m
t o r ib u s ] .
divinas Auctoritates, quae Sanctis Lit- N o v i T e s ta m e n ti S c rip tu ra s , Evangelia
teris continentur, Evangelium merito merito excellere1, q u ip p e quae p ra e c i-
excellere 1. Quattuor Evangelia aposto- p u u m te s tim o n iu m s in t de V e rb i In ­
licam originem habere Ecclesia Dei c a rn a ti S a iv a to rls n o s tr i v ita a tq u e
semper et ubique sine dubitatione cre- d o c trin a .
didit et credit, constanterque tenuit ac

1 Cf. S. AUGUSTINUS, De consensu 1 Cf. S. AUGUSTINUS, De consensu


evangelist. 1,1: PL 34,1041-1042. Evangelist.I 1: PL 34,1041s.

134
S c h e m a IH S c h e m a IV

Caput V: D e N o v o T e s ta m e n to . Caput V: D e N o v o T e s ta m e n to .

17. [De Novi Testamenti excellen- 17. [N o v i T e s a m e n ti e xce lle n tia ^\.
tia ]. V e rb u m D e i q u o d in E v a n g e lio Verbum Dei, quod v ir tu s D e i e s t in
o p e ra tu r in s a lu te m o m n i c re d e n ti salutem omni credenti (cf. Rom 1,16),
(c f. R om 1,16) p ra e c e lle n ti m o d o p e r in scriptis Novi Testamenti praecellen-
s c rip ta N o v i T e s ta m e n ti in s p ira ta e f- ti modo p ra e s e n ta tu r e t v im su a m ex-
fic a x a d e s t. U b i e n im v e n it p le n itu d o h ib e t. Ubi enim venit plenitudo tem­
te m p o ris (c f. G a l 4,4), V e rb u m c a ro poris (cf. Gal 4,4), Verbum caro fac­
fa c tu m e s t e t h a b ita v it in n o b is p le ­ tum est et habitavit in nobis plenum
n u m g ra tia e e t v e r ita t is (c f. Io 1,14). gratiae et veritatis (cf. Io 1,14). Chris­
C h ris tu s R e g n u m D e i in te r r is in s ta u ­ tus Regnum Dei in terris instauravit,
ra v a , fa c tis e t v e rb is S e ip s u m m a n i­ factis et SIGNISa P a tre m s u u m ac
fe s ta v a , a tq u e m o rte , re s u r re c tio n e e t Seipsum manifestavit, atque morte, re­
g lo rio s a a s c e n s io n e m is s io n e q u e S p i­ surrectione et gloriosa ascensione
r itu s S a n c ii o p u s su u m c o m p ie v a . missioneque Spiritus Sancii opus
E x a lta tu s a te rra o m n ia ad S e ip s u m suum complevit. Exaltatus a terra
t r a x it (c f. Io 12,32), u t p o tè s o lu s ve r- 0/77/7es ad Seipsum t r a h it (cf. Io 12,
ba v ita e a e te rn a e h a b e n s (c f. Io 6,68). 32 gr.), UTPOTE solus verba vitae
Q u o d a u te m a liis g e n e ra tio n ib u s n o n aeternae habeNS b (cf. Io 6,68). Quod
e s t p a te fa c tu m , re v e la tu m e s t s a n c tis autem aliis generationibus non est pa­
A p o s to lis e iu s e t P ro p h e tis in S p ir itu tefactum, revelatum est sanctis Apos­
(c f. te x . g ra e c. Eph 3,4-6), u t ip s i Evan­ tolis et Prophetis in Spiritu (cf. Eph
g e liu m p ra e d ic a re n t, fid e m in le s u m 3,4-6 gr.) ut IPSIc Evangelium praedi­
C h ris tu m ac D o m in u m e x c ita re n t e t carent, fidem in lesum Christum ac
E c c le s la m c o n g re g a re n t. Q u a ru m o m ­ Dominum excitarent et Ecclesiam con­
n iu m re ru m s c rip ta N o v i T e s ta m e n ti gregarent. Quarum rerum scripta Novi
e x s ta n t te s tim o n iu m p e re n n e a tq u e d i­ Testamenti exstant testimonium pe­
v in u m . renne atque divinum.
18. [ E v a n g e lio ru m origo apostoli­ 18. [ E v a n g e lio ru m e rig o a p o s to li­
ca]. Neminem autem fugit inter om- c a ].Neminem fugit inter omnes,
nes, etiam Novi Testamenti Scripturas, etiam Novi Testamenti Scripturas,
Evangelia merito exceilere, quippe Evangelia merito exceilere, quippe
quae praecipuum testimonium sint de quae praecipuum testimonium sint de
Verbi Incarnati Salvatoris nostri vita Verbi Incarnati Salvatoris nostri vita
atque doctrina. atque doctrina.

a factis et verbis.
b Ipse qui solus verba vitae aeternae
habet.
c Hoc autem mysterium aliis genera­
tionibus non est patefactum, sicut nunc
revelatum est sanctis Apostolis Eius et
Prophetis in Spiritu Sancto (cf. Eph 3,4-6
gr.), ut Evangelium praedicarent.

135
Schem a I Schem a il

tenet auctores humanos habere illos Quattuor e n im Evangelia originem


quorum nomina in Sacrorum Librorum apostolicam habere Ecclesia Dei sem­
canone gerunt: Matthaeum nempe, per et ubique, sine dubitatione te n u it
Marcum, Lucam et ioannem, quern di- a c te n e t. Q uae e n im A p o s to li e x m a n ­
ligebat lesus. d a to C h r is ti p ra e d ic a v e ra n t, e a d e m
p o s te a , d iv in o a ffla n te S p iritu , in
s c rip tis , ip s i e t a p o s to lic i v ir i n o b is
tr a d id e r u n t „ lid e i n o s tra e fu n d a m e n -
tu m , q u a d rifo rm e n e m p e s e c u n d u m
Matthaeum, Marcum, Lucam et Ioan­
nem E v a n g e liu m 2.
Q u o n ia m v e ro h o d ic a p u d q u o sd a m
q u o q u e , q u i c h ris tia n o n o m in e d e co -
ru n tu r, d u b ia s iv c de E v a n g e lio ru m
fid e h is tó ric a , s iv e d e e o ru m d iv in a
a u c to r ita te c irc u m fe ra n tu r, p e ro p p o rtu -
n u m h u ic S a c ro s a n c ta e S yn o d o v is u m ,
e s t, in re ta n ti m o m e n ti, p ra e c ip u a
p r in c ip ia e n u n tia re .

20. [De h is tó r ic o E va n g e lfo ru m va­ 18. [ E v a n g e lio ru m indoles h is t ó r i­


lo re '].Eadem Sancta Mater Ecclesia c a ]. Sancta Mater Ecclesia firm /fer et
firma et constantissima fide credidit et constantissime te n u it ac te n e t quat­
credit quattuor recensita Evangelia tuor recensia Evangelia v e re tradere
sincere tradere quae lesus Dei Filius quae lesus Dei Filius, vitam inter ho­
ad aeternam hominum salutem, inter mines degens, ad aeternam e o ru m sa­
homines degens, reapse, et fecit et lutem reapse et fecit et docuit (cf.
docuit (cf. Act 1,1). Quamvis enim Act 1,1).
cum historicae compositionis rationi-
bus, quae apud nostrae aetatis peritos
in usu sunt, Evangelia non in omni­
bus conveniant (nec convenire neces-
se sit), tamen quae dieta et facta inibi
divino afflante Spiritu consignantur, id-
circo litteris mandata sunt ut cognos-
camus eorum verborum, de quibus
eruditi sumus, veritatem ex testim o­ Quamvis enim fo rm a m p ra e c o n ii a li-
nio et traditione illorum «qui ab initio q u a n d o re s o n e n t e t c u m h is to ric a e
ipsi viderunt et m inistri fuerunt ser- c o m p o s itio n is ra tio n ib u s q uae n o s tra
monis» (Le 1,2-4).

2 Cf. S. IRENAEUS, Adv. haer. II! 1,1:


PG 7,844.

136
Schem a ìli S c h e m a IV

Quattuor Evangelia originem aposto- Quattuor Evangelia originem apos-


licam habere Ecclesia semper et ubi- tolicam habere Ecclesia semper et ubi-
que tenuit ac tenet. Quae enim Apos­ que tenuit ac tenet. Quae enim Apos­
toli ex mandato Christi praedicaveruni, toli ex mandato Christi praedicave­
postea divino afflante Spiritu, in scrip- runt, postea divino afflante Spiritu, in
tis, ipsi et apostolici viri nobis tradi- scriptis, ipsi et apostolici viri nobis
derunt, fidei fundamentum, quadrifor­ tradiderunt, fidei fundamentum quadri­
me nempe Evangelium, secundum Mat- forme nempe Evangelium, secundum
thaeum, Marcum, Lucam et loannem. Matthaeum, Marcum, Lucam et loan­
nem 1.

19. [ E v a n g e lio ru m in d o le s h is to r i­ 19. [E v a n g e lio ru m in d o le s h is tó r i­


Sancta Mater Ecclesia firm iter et
c a l. c a ]. Sancta ,Mater Ecclesia firm iter et
constantissime tenuit ac tenet quat­ constantissime tenuit ac tenet quat­
tuor recensita Evangelia vere tradere tuor recensita Evangelia VEREd trade­
quae lesus Dei Filius, vitam inter ho­ re quae lesus Dei Filius, vitam inter
mines degens, ad aeternam eorum homines degens, ad aeternam eorum
salutem repase et fe cit et docuit (cf. salutem reapse et fecit et docuite (cf.
Act 1,1). A p o s to li q u id e m p o s t m o r­ Act 1,1). Apostoli quidem post MOR­
te m D o m in i ea qua Ip s e d ix e r a t e t fe - TEM f Domini quae Ipse dixerat et fe-
c e ra t a u d ito rib u s ea p le n io re in te lli- cerat auditoribus ea pleniore intelli-
g e n tia tr a d id e r u n t, qua ip s i e v e n tib u s gentia tradiderunt, qua ipsi eventibus
g lo r io s is C h r is ti in s tr u c ti e t lu m in e gloriosis Christi instruct! et lumine
S p ir itu s v e r ita t is 1 e d o c ti fr u e b a n tu r 2. Spiritus v e rita tis2 edocti fruebantur3.
A u c to re s a u te m s a c ri q u a ttu o r E vange­ Auctores autem sacri quattuor Evan­
lia c o n s c rip s e ru n t, q u a e d a m e m u ltis gelia conscripserunt, quaedam e mul­
v e ! o re v e ! ¡am s c rip to tr a d it is s e fi- tis aut ore aut iam scripto traditis se-
g e n d o , q u a e d a m in s y n th e s im re d ig e n ­ Iigenfes, quaedam in synthesim redi-
do, qua e d a m a d s ta tu m e c c le s ia ru m ge n te s , vel s ta tu ì ecclesiarum atten­
s u a ru m a tte n d e n d o , formam praeconii dendo e x p la n a n te s , formam denique

1 Cf. S. IRENAEUS, Adv. haer. Ili 11,8: d Evangelia, quorum historicitatem in-
PG 7,885; ed. Sagnard, p. 194. cunctanter affirmat, fid e lite r tradere
2 Cf. Io 14,26; 16,13. quae...
c usque in diem qua assumptus est
(cf. Act 1,1-2).
f post ascensionem Domini, ¡Ha quae
Ipse.

137
Schem a S c h e m a II

21. [De v e rita te fa c to ru m C h r is ti p ra e s e rtim a e ta te u s u rp a n tu r non in


in E v a n g e liis ]. Quapropter, haec Sa- o m n ib u s c o n v e n ia n t. E v a n g e lia ta rn e n
crosancta Vaticana Synodus illos dam- v e ra m e t s in c e ra m h is to ria m n o b is tr a -
nat errores, quibus denegatur vel ex- d id e ru n t. Ea e n im in te n tio n e s c rip ta
tenuatur, quovis modo et quavis cau­ s u n t, u t s iv e ex traditione illorum «qui
sa, germana veritas historica et obiec- ab initio ipsi viderunt et ministri fue-
tiv a 2 factorum vitae Domini nostri runt sermonis», s iv e ex m e m o ria e t
lesu Christi, prout in Sanctis iliis re c o rd a tio n e p ro p in q u o ru m e t d is c ip u -
Evangeiiis narrantur. Qui errores ad- Jorum D o m in i, c o g n o s c a m u s e o ru m
hue perniciosiores evadunt, si in du- v e rb o ru m de q u ib u s e r u d iti s u m u s ve-
bium revocent facta, v. gr., infantiae rita te m (cf. Lc 1,2-4).
Christi, Redemptoris signa et miracula
eiusque mirabilem a mortuis resurrec-
tionem et ad Patrem gloriosam ascen-
sionem, quae ipsam fidem afficiunt.
22. [De v e rita te v e rb o ru m C h r is ti 19. [ E x e g e s is c a th o lic a ]. E xe g e ta -
in E v a n g e liis ]. Pariter Sacrosancta ru m a u te m , qui in Ecclesia et ad Eccle-
haec Vaticana Synodus errores dam- siae utilitatem in divina eloquia inves­
nat quibus asseritur Christi verba quae tigando in c u m b u n t, e s t, s e rv a tis ra -
et quatenus ab Evangeliis Domino ad- tio n a lis e t c a th o lic a e h e rm e n e u tic a e
scribuntur, saltern quoad ipsam rem n o rm is s u b d u c tu m a g is te r ii E c c le s ia e
verbis significatam, plerumque ipsius a d la b o ra re , u t E v a n g e li i lo c i, q u i e x p o -
Christi non esse, sed potius mentern s itio n e m c e rta m e t d e fin ita m a d h u c
referre Evangelistae, seu, quod vere d e s id e ra n t, b e n e in te llig a n tu r, ita u t,
gravius est, communitatis christianae q u a s i p ra e p a ra to s tu d io , iu d ic iu m Ec­
primitivae. c le s ia e m a t u r e t u r 3.

23. [De v e ra c ita te d o c trin a e A p o s - 20. [De ceteris libris Novi Testa­
to lo ru m in S c rip tu ris c a n o n ic is ]. Doc- m enti]. N o v i v e ro T e s ta m e n ti v o lu ­
trinam autem Apostolorum, quae in m en, p ra e te rq u a m e x q u a ttu o r E vange­
reiiquis Novi Testamenti canonicis liis , e tia m e x a liis A p o s to lo ru m lib r is
Scripturis continetur, nefas est dicere S p ir itu S a n c to in s p ira n te c o n s c rip tis
nonnisi humana industria humanisque c o n s ta i, q u ib u s , e x s a p ie n ti D e i c o n s i-
inventis vel ex Iudaeorum aut gentium lio , v e rita s v ita e C h r is ti c o n firm a tu r,
placitis, praeter vel contra ea quae g e n u in a e iu s d o c trin a m a g is m a g is q u e
Chritus ipse et docuit et voluit, tem- d e c la ra tu r a tq u e s a lu tife ra v ir tu s d iv i­
poris decursu esse concinnatam. Apos- n i o p e ris C h r is t i p ro c la m a tu r. A p o s to -
toiis enim suis, quos ipse docere om- lis e n im s u is D o m in u s le s u s , s ic u t p ro -
nes gentes in mundum Universum mi­ m is e ra t, a f f u it (cf. Mt 28,20), e t iis
serat, Christus adstitit (cf. M t 28,20), Paraclitum suum misit, ut omnia eos

2 S. C. S. OFFICII, Monitum, 20 iunii 3 Cf. LEO XIII, litt, encycl. Providen-


1961: AAS 53 (1961) 507. tissimus Deus, 18 nov. 1893: EB 109.

138
S c h e m a IH S c h e m a IV

re tiñ e n d o , ita s e m p e r u t n o n fic ta , ex praeconii retinenfes, ita semper ut


c r e a t r ic i p o te n tia p rim a e v a e c o m m u n i- vera et sincera de lesu nobis commu-
ta t is p ro m a n a n tia 3, sed vera et since­ n ic a r e n t 4*. Illam enim intentione scrip-
ra de lesu nobis comunicarent. Illa serunt, sive ex sua propria memoria
enim intentione scrip s e ru n t, s iv e ex et recordatione, sive ex testimonio
su a p ro p ria memoria et recordatione, iilorum «qui ab initio ipsi viderunt et
s iv e e x te s tim o n io iilorum «qui ab ini­ ministri fuerunt sermonis», ut cognos­
tio ipsi viderunt m inistri fuerunt ser- camus eorum verborum de quibus eru­
monis», ut cognoscamus eorum verbo- diti sumus «veritatem» (cf. Le 1,2-4).
rum de quibus eruditi sumus «verita-
tem» (cf. Le 1,2-4).

20. [D e c e te r is scriptis N o v i T es­ 20. [D e c e te r is s c r ip tis N o v i Tes­


ta m e n ti]. Novi vero Testamenti ca n o n ta m e n ti]. Novi Testamenti canon prae­
praeter quattuor Evangelia etiam alia ter quattuor Evangelia etiam e p is tu la s
s c rip ta a p o s to lic a Spiritu Sancto in­ s a n c ii P a u ii aliaque scripta apostolica
spirante e x a ra ta c o n tin e t, quibus, ex Spiritu Sancto inspirante8 continet,
sapienti Dei consilio, ea quae s u n t de quibus, ex sapienti Dei consili, ea quae
C h ris to D o m in o confirmantur, genuina sunt de Christo Domino confirmantur,
eius doctrina magis magisque decla- genuina eius doctrina magis magisque
ratur, salutifera virtus divini operis declaratur, salutifera virtus divini ope­
Christi p ra e d ic a tu r, E c c le s ia e in s titu - ris Christi praedicantur, Ecclesiae in i-
tio ac a d m ira b ilis d iffu s io n a rra tu r tia ac admirabilis diffusio narrantur
e iu s q u e c o n s u m m a tio g lo rio s a re v e la - eiusque consummatio gloriosa REVE-
tu r. LATUR h.

3 lo 2,22; 12,16; [11,51-52]. Cf. 14,26; e exarata.


16,12-13; 7,39. h gloriosa praenuntiatur.
4 Cf. Instructio Sancta Mater Ecclesia
a Pontificio Consilio Studiis Bibliorum pro-
vehendis edita: AAS 56 (1964) 715.

139
Schem a I Schem a H

iis tandem Paraclitum Spiritum a Pâ­ doceret et iis suggereret quaecumque


tre promissum misit, ut omnia eos do- iis Christus d ix e ra t (cf. lo 14,26), ad
ceret et omnia ipsis suggereret (cf. aeternam humani generis salutem in
!o 14,26) quae Christi erant (cf. lo 16, aevum servanda.
14), ad aeternam humani generis sa-
lutem in aevum servanda.

Caput V: D e S acra S c rip tu ra in Ec­ Caput V: D e S a cra e S c rip tu ra e u s u


c le s ia . in E c c le s ia .

24. [D e eu r is E c c le s ia e c irc a 21. [ E c c le s ia S. S c rip tu ra s venera-


S. S c rip tu ra m ]. Caelestis sacrorum Li- tu r]. Caelestem Sacrorum Librorum
brorum thesaurus, quem Spiritus Sanc­ V e te ris e t N o v i T e s ta m e n ti thesaurum
tus summa caritate et liberalitate per Ecclesia inde ab initio maxima vene-
Ecclesiam hominibus tra d id it1, num- ra tio n e p o s e c u ta e st, ut numquam in -
quam in Ecclesia latuit, etenim inde t e r m is it in s ig n e illu d D e i d o n u m s ib i
ab initio Ecclesia Christi maxima re- c o n c re d itu m f id e li bus, praesertim in
verentia et alacritate divina eloquia s a c ra liturgia, d is p e r i ire , iis q u e c o m ­
custodivit, a quavis falsa interpreta­ m e n d a re , u t su m m a p ie ta te illu d ta m -
tions défendit, ad salutem animarum quam p re tio s u m D e i d o n u m a c c ip e -
in sacra praesertim praedicatione so­ re n t.
llicite adhibuit1 2 atque in sua liturgia
quotidie omnibus proponere non de­
sili.

1 Verba desumuntur a GONG. TRIO.,


sess. 5.a, decr. De reformatione c. 1, cum
addito «per Ecclesiam»: EB 65.
2 PI US XII, litt. encycl. Divino afflan­
te, 30 sept. 1943: EB 538.

140
S c h e m a IN S c h e m a IV

Apostolis enim suis Dominus lesus Apostolis enim suis Dominus lesus
sicut promiserat affuit (cf. Mt 28,20) sicut promiserat affuit (cf. Mt 28,20)
et iis Paraclitum S p ir itu m misit, qui et iis Paraclitum Spiritum misit, qui
eos in « o m n e m v e rita te m » in aevum eos qui plenitudinem veritatis induce-
servandam in d u c e r e t (c f. lo 16,13 g r.) ret (cf. lo 16,13).
ad aeternam humani generis salutem.

Caput VI: D e S acra S c rip tu ra in v ita Caput VI: D e S a cra S c rip tu ra in v ita
E c c le s ia e . E c c le s ia e .

21. [ E c c le s ia S a cra s S c rip tu ra s v e ­ 21. [ E c c le s ia S a cra s S c rip tu ra s ve-


n e ra te r ] . «N on p e r a lio s d is p o s itio n e m n e r a tu r ].
s a lu tis n o s tra e c o g n o v im u s quam p e r
eos, p e r q u o s E v a n g e liu m p e rv e n it ad
n o s ; q u o d q u id e m tu n c p ra e c o n a v e -
ru n t, p o s te a v e ro p e r D e i v o lu n ta te m
in S c rip tu ris n o b is tra d id e ru n t, fu n d a -
m e n tu m e t c o lu m n a m fid e i n o s tra e fu ­
tu ru m » L P ra e d ic a tio n is e rg o e v a n g e l i-
ca e te s tim o n iu m e x im iu m s u n t S c rip - Divinas Scripturas VELUTa ipsum
tu ra e S acrae. Eas v e lu t ip s u m c o rp u s corpus dominicum semper venerata
d o m in ic u m s e m p e r v e n e ra ta e s t E c c le ­ est Ecclesia, cum b non desinai ex
sia , c u m no n d e s in a i ex m e n sa ta m mensa tam verbi Dei quam corporis
v e rb i D e i qu a m c o rp o ris C h r is ti pa- Christi panem vitae sumere atque fi­
n e m v ita e s u m e re a tq u e fid e lib u s p o r- delibus porrigere. Eas una cum Tradi­
rig e re . Eas u n a c u m T rad i t io n e s e m p e r to n e semper SICUT supremam fidei
s ic u t s u p re m a m fid e i suae re g u la m ha- suae regulam habuit, cum NON TAN­
b u it c u m n o n ta n tu m a D e o in s p ira - TUM a Deo inspiratae sint, ITA UT
ta e s in t, ita u t v e rb u m ip s iu s D e i im ­ verbum ipsius Dei impertiant, SED
p e r i ia nt, s e d in s u p e r i l i am im m u ta b ili- INSUPER immutabilitatis INDOLEM
ta tis in d o le m , quae re g u la e c o m p e tit, PRAE SE FERANT0, atque in verbis
p ra e se fe ra n t, e t in v e rb is P ro p h e ta - Prophetarum Apostolorumque vocem
ru m A p o s to lo ru m q u e v o c e m S p ir itu s Spiritus Sancti personare fa c ia n t. Om­
S a n c ii p e rs o n a re fa c ia n t. O m n is e rg o nis ergo praedicatio ecclesiastica s i­
p ra e d ic a tio e c c le s ia s tic a a tq u e ip s a re ­ c u t ipsa religio Christiana S a cra S c rip ­
lig io C h ris tia n a ad S c rip tu ra m s e m p e r tu ra n u t r ia t u r d o p o rte t. In sacris enim
re s p ic e re d e b e n t ta m q u a m ad n o rm a m libris Pater qui in caelis est filiis suis
e t a u c to rita te m , q u ib u s re g u n tu r e t 1 peramanter occurrit et cum eis sermo-

1 S. IRENAUS, Adv. haer. Ill 1,1: PG a sicut et


7,844; HARVEY, II, p. 2; SAGNARD, p. 94. b maxime in Sacra Liturgia
0 semper ut supremam fidei suae re­
gulam habuit et habet, cum a Deo inspi­
ratae et semel pro semper iitte ris com
signatae, verbum ipsius Dei immutabiliter
impertiant, atque in verbis...
d et regatur

141
Schem a I S c h e m a II

In s a c ri s e n im Li b r is P a te r q u i in
c a e lis e s t f i l ii s s u is p e ra m a n te r o ccu -
r r i t e t c u m e is fe re c o llo q u itu r; ta n ta -
q u e v e rb o D e i v is ac v ir tu s in e s t, u t
E c c le s ia c s u s te n ta c u iu m ac v ig o r e t
E c c le s ia e f i l i i s fid e i ro b u r, a n im a e c i-
bus, v ita e s p ir itu a lis fo n s re a p s e exs-
te t K

25. [De v e rs io n e la tin a V u lg a ta ]. 22. [Commendatur accuratae v e r­


Sine praeiudicio praecellentis auctori- s io n e s ]. U t a u te m C h r is tifid e lib u s ad
tatis primigeniorum textuum Saerae S a cra s S c rip tu ra s a d itu s la te p a te a t,
Scripturae, inter plures quae olim cir- E c c le s ia D c i s u a a u c to rita te co m m e n -
cumferebantur latinas versiones, Ec­ d a t e t m a te rn a s o llic itu d in e c u ra t ut,
clesia latina decursu temporis unam a d p e n itio r c m c o g n itio n e m e t u b e rio -
praetulit, «Vulgatam» nempe, quam re m d e c la ra tio n c m v e rb i D e i, a c c u ra ­
authenticum seu genuinum fidei testi- ta e in lin g u a s v e rn á c u la s v e rs io n e s e
monium habet. Ex legitimo enim huius p ra e c e U e n tib u s S a c ro ru m L ib ro ru m
versionis tot saeculorum usu in Ec­ te x tib u s p rim ig e n iis c o n fic ia n tu r.
clesia, patet eandem in rebus fidei et
morum ab omni prorsus errores esse
immunem, prout ab Ecclesia intellecta
est et intelligitur, et in disputationi-
bus, in lectionibus concionibusque tu­
to ac sine errandi periculo citari pos­
s e 3. Tanta enim cum Magisterio ip-
sius Ecclesiae fu it «Vulgatae» conne-
xio, ut traditionis auctoritate poliere
dicenda sit. Simul autem haec Sacro­
s a n ta Vaticana Synodus reverenter
excipit alias venerandas vulgatasque
in Ecclesiis orientalibus versiones, in
primis graecam illam antiquissimam
Veteris Testamenti versionem a Sep­
tuaginta viris nuncupatam, ipsorum
Apostolorum usu probatam.

3 CONC. TRID., sess. 4.a, decr. De i Cf. A ct 5,20; 13,26 1 Cor 1,18; Hebr
can. Script.: DENZ. 785; EB 61; PIUS XII, 4,11.
litt, encycl. Divino aff ¡ante: DENZ. 2292;
EB 549.

142
S c h e m a Ul S c h e m a IV

In sacris libris Pater qui


iu d ic a n tu r. nem confert; tanta autem verbo Dei
in caelis et fiiiis suis peramanter oc- vis ac virtus inest, ut Ecclesiae sus­
currit et cum eis s e rm o n e n ) c o n fe r ì; tentaculum ac vigor, et Ecclesiae fiiiis
tanta autem verbo Dei vis ac virtus fidei robur, animae cibus, vitae spiri­
inest, ut Ecclesiae sustentaculum ac tualis fons REAPSEe exstet. «Vivus
vigor, et Ecclesiae fiiiis fidei robur, enim est sermo Dei et efficax» (Hebr
animae cibus, vitae spiritualis fons 4,12), «qui potens est aedificare et
reapse exstet. « V iv u s e n im e s t s e rm o dare haereditatem in sanctificatis om­
D e i e t e ffic a x » (H e b r 4,12), «q u i po- nibus» (Act 20,32; cf. 1 Thess 2,13).
te n s e s t a e d ific a re e t d a re h e re d ita -
te m in s a n c tific a tis o m n ib u s ( A c t 20,
22; c f 1 T he ss 2,13).

22. [ C o m m e n d a n tu r a c c u ra ta e v e r­ 22. [ C o m m e n d a n tu r a c c u ra ta e v e r­
s io n e s ;]. Christifidelibus aditus ad Sa- sio n e s :]. Christifidelibus aditus ad Sa-
cram Scripturam late pateat o p o rte t. cram Scripturam late pateat oportet.
Q u a d e cau sa ia m ab o rig in e sua Ec­ Qua de causa IAM AB ORIGINE SUA
c le s ia g ra e c a m iila m a n tiq u is s im a m Ve- Ecclesiaf graecam illam antiquissi­
te r is T e s ta m e n ti v e rs io n e m a LXX vi- mam Veteris versionem a LXX viris
r is n u n c u p a ta m s u s c e p it, quam s ic u ti nuncupatam u t su a m suscepit; alias
a lia s v e rs io n e s o rie n ta le s e t v e rs io ­ v e ro versiones orientales et versio-
n e m la tin a m quam V u lg a ta m v o c a n t, nEM latin A M g quam Vulgatam vocant
s e m p e r in h o n o r e h a b e t. C u m a u te m semper in honore habet. Cum autem
v e rb u m D e i o m n ib u s te m p o rib u s p ra - verbum Dei omnibus temporibus praes-
e s to e s s e d e b e a t, Ecclesia sua aucto- to esse debeat, Ecclesia materna sol­
ritate m a n d a i et materna sollicitudine licitudine c u ra t, ut aptae ac rectae
s a ta g it, ut accuratae e x a re n tu r in va­ exarentur in varias Ìinguas versiones,
rias ìinguas versiones, in lit u r g ia a t- E T IA M h ex primigeniis sacrorum li­
q u e c a te c h e s i n e c n o n in p ia le c tio n e brorum textibus. Quae si, annuente
a d h ib e n d a e , ex primigeniis scilicet sa­ auctoritate Ecclesiae, ex o p p o rtu n ita te
crorum librorum textibus. Q uae s i confic/antur communi etiam cum fra-
c o n fic e re n tu r c o m m u n i e tia m c u m fra - tribus seiunctis nisu, ab omnibus
tr ib u s s e p a ra tis n is u , ab o m n ib u s christianis adhiberi poterunt.
c h r is tia n is a d h ib e ri p o s s e n t.

e fons purus et perennis exstet. Linde


de Sacra Scriptura excellenter valent die­
ta: «Vivus...
f Ecclesia inde ab in itiis graecam
s versiones latinas, praecipue illam
quam...
h praesertim ex

143
Schem a I S c h e m a II

28. [De e x e g e tis c a th o lic is ] . Curri 23. [Doctorum c a th o lic o ru m offi­


hodie, ex noviter inventis, multa ad- cium apostolicum]. V e rb i In c a rn a ti
ducantur, quae ad penitiorem intelli- S ponsa, E c c le s ia n e m p e , S a n c to D e i
gentiam sensus litteralis, qui praeci- e t C h r is ti S p ir itu e d o c ta , p ro fu n d io re m
pue attendendus est in divinis Scrip- in d ie s S c rip tu ra ru m S a c ra ru m in t e lli­
turis, conférant, meminerint tarnen ii g e n ti am a s s e q u itu r (c f. Io 16,13), u t
qui, in Ecclesia et ad Ecciesiae utili- f ilio s s u o s d iv in is e lo q u iis in d e s in e n -
tatem, in divinis eloquis investigandis te r p a s c a t. E x e g e ta e a u te m c a th o lic i,
sua scientia laudabiliter adlaborant, a liiq u e s a c ra e th e o lo g ia e c u lto re s , co-
semper se in exponendis Scripturis lla t is v irib u s d e n t o p e ra m o p o rte t, ut,
sanctis Sancti Spiritus Dei indigere s u b d u c tu m a g is te r ii E c c ie s ia e , e t al-
a u x iiio 101 et non aliter Scripturam in- tiu s D iv in a e L itte ra e in v e s tig e n tu r e t
telligendam esse «quam sensus Spiri­ quam p lu r im i d iv in i v e rb i a d m in is tr i
tus Sancti flagitat, quo conscripta S c rip tu ra ru m p a b u lu m D e i p le b i fru c -
est» n. Non enim ad exercitandum in- tu o s e s u p p e d ite n t, q u o d m e n te s iliu -
genium Scripturas sanctas Deus liomi- m in e t, f ir m e t v o lu n ta te s , h o m in u m
nibus dedit, sed ad spirituale bonum; c o rd a ad D e i a m o re m a c c e n d a t.
ideo maiorem nostrae aetatis interpre-
tum eruditionem comitetur oportet, in
doctrina spirituali haurienda et expo-
nenda, ea dicendi suavitas, qua vete-
res Patres et Doctores, amore Eccie­
siae et animarum salute unice per-
moti, excellebant. Quam maxime ergo
exegetae catholici curent theologicam
sacrorum textuum doctrinam, ut non
modo ipsi et alii scientiae theologicae
cultores mutuo se adiuvent, verum
etiam ut sacerdotibus adiumento sint
ad doctrinam christianam coram popu­
lo aptius enucleandam, et fidelibus om­
nibus ad vitam sancte agendam adser-
v ia n t12. Haec omnia fieri possunt tan-
tummodo si in Biblia exponenda qua
par est reverentia ac oboedientia ad
analogiam fidei, ad Ecciesiae traditio-
nem, et ad Apostolicae Sedis de re
normas iugiter attendatur13.
10 S. HIERONYMUS, In Mich. 1,10-15:
PL 25,1215.
11 ID., In Gal. 5,19-21: PL 26,445.
12 Cf. PIUS XII, litt, encycl. Divino
afflante: DENZ. 2293; EB 551.
13 Cf. lusiurandum contra errores mo­
dernismi, 1 sept. 1910: DENZ. 2146; EB
354.

144
S c h e m a 111 S c h e m a IV

23. [D o d o r u m c a th o iic o ru m o f f i­ 23. [Doctorum cathoiicorum offi-


c iu m Verbi incarnati
a p o s to J ic u m ]. cium apostolicum]. Verbi incarnati
Sponsa, Ecclesia nempe, a Sancto Dei Sponsa, Ecclesia nempe, a S a n c to S p i­
et Christi Spiritu edocta, ad profundio- r it u edocta, ad profundiorem in dies
rem in dies Scripturarum Saerarum in- Scripturarum Saerarum intelligentiam
telligentiam assequec/am p ro c e d it, ut assequendam PROCEDIT1 ut filios
filios suos divinis eloquiis indesinen- suos divinis eloquiis indesinenter pas­
ter pascat. Exegetae autem catholici, cat·1. Exegetae autem catholici, aliique
aliique Sacrae Theologiae cultores, Sacrae Theologiae cultores, collatis
collatis sedulo viribus, operam dent sedulo veribus, operam dent oportet,
oportet, ut Patrum vestigia sequentes, ut PATRUM VESTIGIA SEQUENTES k,
sub ductu Magisteri!, altius Divinas sub v ig ila n tia Magisteri!, a p tis s u b s i-
Litteras investigent, et quam plurimi d iis divinas Litteras investigent et
divini verbi administri Scripturarum quam plurimi divini Verbi administri
pabulum plebi Dei fructuose suppedi- plebi Dei Scripturarum pabulum fruc­
tent, quod mentem illuminet, firm et tuose suppeditent, quod mentem illu­
voluntates, hominum corda ad Dei minet, firm et voluntates, hominum cor­
amorem accendati S a cra S y n o d u s b i- da ad Dei amorem accendati Sacra
b lic a ru m re ru m c u lto re s q u o tq u o t d e ­ Synodus E c c le s ia e f i l i i s biblicarum re­
v o ti s u n t E c c le s ia e f i Hi, e iu s q u e d o c- rum cultor ib u s animum addit ut opus
trin a e e t n o rm is f id e lit e r o b s e q u u n tu r, fe licite r susceptum, renovatis in dies
a n im u m a d d ìi u t o p u s f e f ic it e r s u sce p - viribus, omni stu d io ml exsequi per-
tu m , re n o v a tis in d ie s v irib u s , o m n i gant3.
s tu d io e x s e q u i p e r g a n t 2
3.*

2 PONT. COMM. BIBLICA, Instructio 1 accedere satagit


de S. Scriptura in Clericorum Seminariis j quaprotper etiam studium sancto­
e t Religiosorum Collegiis recte docenda, rum Patrum turn Orientis turn Occidentis
13 maii 1950: AAS 42 (1950) 495-505. [In et sacrarum Liturgiarum rite fovet.
textu finali additum est: cf. PIUS XII, k [suprimido en el texto final].
litt. enc. Divino afflante: EB 551.553. 1 ita investigent et proponant, ut
567]. quam...
3 Cf. PIUS XII, litt. enc. Divino afflan­ ra secundum sensum Ecclesiae
te : EB 569.

145
10
Schema I Schema H

29. [D e h a b itu d in e th e o lo g ia e ad 24. [S . T h e o lo g ia verbo Dei inniti-


S. S c rip tu ra m ]. Curri universae theolo- tu r]. S a cra e a u te m th e o lo g ia e s c ie n ­
gicae doctrinae Sacra Scriptura una tia , in v e rb o D e i ta m q u a m in s u o p r i­
cum Traditione velut anima sit, et ex m a rio e t in a lie n a b ili fo n d a m e n to c o n ­
utriusque fontis studio sacrae disci- s is t a ex e o q u e a rg u m e n ta tra h it, q u i-
plinae semper iuvenescant, theologiae bus fir m is s im e ro b o re tu r e t s e m p e r
doctores maximi faciant propriae dis- iu v e n e s c a t 2.
ciplinae incrementum quod ex recta
Librorum sacrorum interpretatione ob- S acra e e te n im S c rip tu ra e v e rb u m
venit. Sacrorum enim Librorum et doc­ D e i non ta n tu m c o n tin e n t, s e d v e re
trinae apud Ecclesiam depositae idem D e i v e rb u m s u n t, q uo e tia m v e rb i D e i
est auctor Deus; ideoque fieri nequit, m in is te riu m , p a s to ra !is n e m p e p ra e d i-
ut sensus qui ab hac doctrina quoquo c a tio , in qua h o m ilia litu r g ic a p rin c i-
modo discrepet, legitima interpretatio­ p e m lo c u m s ib i v in d ic a t, s a lu b r ite r n u ­
ne ex illis Libris eruatur14. Curent tr ì tu r sa n e t e q u e v i re s c i t.
ergo theologi nostri prò sua scientia
illustrare atque comprobare concor-
diam omnimodam doctrinae catholicae,
ab initio ad nostra usque tempora tra-
ditae, cum divinis illis eloquiis admi-
rabili Spiritus Sancii opera et consilio
prò Ecclesia ad universorum saluterò
conscriptis.
26. [D e le c tio n e S. S c rip tu ra e a p u d 25. [L e c tio S. S c rip tu ra e s a c e rd o -
s a c e rd o te s ]. Meminerit quivis Eccle- tib u s commendatur].
siae administer sancti Pauli Apostoli
monitum: «Omnis Scriptura divinitus
inspirata utilis est ad docendum, ad
arguendum, ad corripiendum, ad eru-
diendum in iustitia, ut perfectus sit
homo Dei ad omne opus bonum in-
structus» (2 Tim 3,16-17). Praeeuntibus
Ecclesiae Patribus, «necesse est ut
qui ad officium praedicationis excu-
bant, a sacrae lectionis studio non re- O u a p ro p te r C h r is ti sacerdotes a s s i­
cedant»*4; sacerdotis enim sermo du a le c tio n e ac e x q u is ito s tu d io in Sa­
«Scripturarum lectione conditus sit» 5; c r i s S c rip tu ris h a e re re n e c e s s e e st, ne
ne inanis forinsecus praedicator fiat inanis forinsecus praedicator fiat «qui

14 LEO XIII, litt, encycl. Providentissi- 2 Cf. PIUS XII, litt, encycl. Humani
mus Deus, 18 nov. 1893: EB 144. generis, 12 aug. 1950: DENZ. 2314.
4 S. GREGORIUS M., Reg. Past. 2,11:
PL 77,50.
5 S. HIERONYMUS, Ep. ad Nepotian,
8: PL 22,534.

146
S c h e m a III S c h e m a IV

24. [De momento Sacrae Scriptu- 24. [De m o m e n to S a cra e S c rip tu ­


rae pro T h e o lo g ia ]. Sacra Theologia in ra e p ro T h e o lo g ia ]. Sacra Theologia
verbo Dei re v e la to s c rip to e t tr a d ito in verbo Dei scripto, SUB LUCE TRA-
tamquam in suo primario et perenni D IT IO N IS E X P L IC A N D O n, tamquam in
fundamento innititur, quo verbo firmis- perenni fundamento innititur, QUO
sime roboratur semperque iuvenescit, VERBO0 ipsa firmissime roboratur
o m n e m v e rita te m in m y s te rio C h r is ti semperque iuvenescit, omnem verita­
c o n d ita m su b lu m in e fid e i p e rs c ru ­ tem in mysterio Christi conditam sub
ta n d o . Sacrae autem Scripturae ver- lumine fidei perscrutando. Sacrae
bum Dei continent et vere verbum Dei autem Scripturae verbum Dei conti-
sunt; id e o q u e S a cra e P aginae s tu d iu m nent et, q u ia in s p ira ta e , vere verbum
s it v a lu ti a n im a S a cra e T h eofogiae. Dei sunt; ideoque Sacrae Pagine stu­
Eodem autem verbo Scripturae etiam dium sit veluti anima Sacrae Theolo-
ministerium verbi, pastoralis nempe giae p. Eodem autem verbo Scripturae
praedicatio, c a te c h e s is o m n is q u e in s ­ etiam ministerium verbi, pastoralis
t r u c t s C h ris tia n a , in qua homilia li­ nempe praedicatio, catechesis omnis­
turgica e x im iu m locum h a b e a t o p o r- que instructio Christiana, in qua homi­
t e t , salubriter nutritur sancteque vi- lia liturgica eximium locum habeat
rescit, e t tid e s c re d e n tiu m in eo v e ­ oportet, salubriter nutritur sancteque
r ita te m D e i re v e la n tis a g n o s c it. virescit.

25. [ L e c tio S a cra e S c rip tu ra e c o m ­ 25. [ L e c tio S a cra e S c rip tu ra e c o m ­


m end atu r]. m e n d a tu r ].

Quapropter d e r ic o s o m n e s, im p r i­ Quapropter clericos omnes, impri­


m ís Christi s a c e rd o te s c e te ro s q u e q u i mis Christi sacerdotes ceterosque qui
u t d iá c o n o v e ! c a te c h is ta e m in is te r io ut diaconi vei catechistae ministerio
v e rb i íe g itim e in s ta n t, assidua lectio- verbi legitime instant, assidua iectio-

n una cum Sacra Traditione


° in eoque
p NOTA 3: Cf. LEO XIII, enc. Provi-
dentissimus: EB 114; BENEDICTUS XV,
enc. Spiritus Paraclitus: EB 483.

147
Schem a I S c h e m a II

«qui non est intus auditor»6. Sacrae non est intus auditor» 3, e t u t v e rb i d i­
autem Litterae «possunt instruere ad v in i a m p iis s im a s d iv itia s , im p r im is in
saluterò per fidem, quae est in Christo c u itu lit u r g ic o , o v ib u s s u is c o m m u n i­
lesu (2 Tim 3,15), cum ex manu Eccle- c a re v a le a n t.
siae accipiantur ac pium lectorem mo-
veant mentis docilitas et desiderium
discendi quae ad spiritualem aedifica-
tionem faciant.
27. [De le c tio n e S. S c rip tu ra e a p u d 26. [ Ite m f id e lib u s ]. C h r is tifid e le s
Nostro tempore, divina fa- q u o q u e ad s a c ru m ip s u m te x tu m lib e n -
f id e le s ].
vente Providentia, laudabiliter factum te r a c c é d a n t, s iv e p e r s a c ra m l it u r -
est ut non pauci quoque fideles Sa- g ì am d iv in is e lo q u i is c o n fe rta m s iv e
cram Scripturam in textibus primige- p e r c e te ra s a d id a p ta s in s titu tio n e s ,
niis Iegant, et ut, maxime ad omnium quae, a p p ro d a n te a u c to r ita te E c c le s ia e ,
usuiti et bonum, conversiones pluri- u b iq u e n o s tro te m p o re fa u d a b ilite r d if-
mae Librorum sacrorum ex iisdem tex­ fu n d u n tu r.
tibus primigeniis in vulgatas linguas
confectae s in t7. Maxime autem gau-
dendum est de actuoso amore quo
praesertim Christi Evangelia et Apos-
tolorum scripta in dies vulgantur et
manu versantur. Etenim haec sacra
lectio, ut Ecclesiae Patres et Docto-
res testantur, sanctique viri semper
experti sunt, mentem illuminât, volun-
tatem firmai, cor ad amorem Dei
accendit. Attamen haec Sacrosancta
Vaticana Synodus enixe christifideles
monet ut ad sacrum ipsum textum
accédant, attenta Ecclesiae doctrina et S a c ris a u te m A n tis titib u s , «apud
cum solida aptaque institutione. Quod quos est apostolica doctrina»4, fid e ­
in primis valet pro lectione Veteris le s s ib i c o m m is s o s a d re c tu m d iv in o -
Testamenti; sed etiam in Novo Testa­ ru m L ib ro ru m u su m o p o rtu n e in s titu e -
mento «sunt quaedam difficilia inte- re c o m p e tit p e r versiones s a c ro ru m

6 S. AUGUSTINUS, Serm. 179,1: PL 3 S. AUGUSTINUS, sermo 179,1: PL


38,966. 38,966.
7 PIUS XII, litt, encycl. Divino aff!an­ 4 S. IRENAEUS, Adv. Haer. IV 32,1:
te: EB 549. PG 7,1071.

148
S c h e m a III S c h e m a IV

ne atque exquisito studio in Sacris ne s a c ra atque exquisitio studio in


Scripturis haerere necesse est, ne Scripturis haerere necesse est, ne
q u is e o ru m fiat «verbi Dei inanis fo- quis eorum fiat «verbi Dei inanis fo-
rinsecus praedicator, qui non est intus rinsecus praedicator, qui non est in­
auditor»4, d u m verbi divini amplissi- tus auditor»4, dum verbi divini am-
mas divitias, speciatim in cultu litur­ plissimas divitias, speciatim in s a c ra
gico, c u m fid e lib u s s ib i c o m m is s is litu rg ia , cum fidelibus sibi commissis
communicare d e b e t. communicare debet.
P a rite r S a n c ta S y n o d u s christifide- Pariter Sancta Synodus christifide-
ies omnes, p ra e s e r tim s o d a le s r e lig io - Ies omnes, praesertim sodales religio­
so s, v e h e m e n te r p e c u lia rite r q u e e xh o r- sos, vehementer peculiariterque exhor-
ta tu r, ne «ob ig n o ra tio n e m S c rip tu ra - tatur, ut frequenti divinarum Scriptu­
ru m ig n o râ t io n e C h r is t i» la b o re n t 5, rarum lectione «eminentem scientiam
s e d u t p o tiu s fr e q u e n ti d iv in a ru m Jesu Christi» (Phil 3,8) ediscant. «Ig­
S c rip tu ra ru m le c tio n e «e m in e n te m n o ra tio e n im S c rip tu ra ru m ig n o ra tio
s c ie n tia m le s u C h r is t i» (P h il 3 ,8 ) e d is - C r is t i e s t 5. Libenter igitur ad sacrum
c a n t. Libenter igitur ad sacrum textum textum ipsum accedant, sive per sa­
ipsum accédant, sive per sacram Li- cram liturgiam divinis eloquiis confer­
turgiam divinis eloquiis confertam, si­ tam sive per piam lectionem, sive per
ve per piam lectionem, sive per insti- institutiones ad id aptas aliaque sub­
tutiones ad id aptas aliaque subsidia, sidia, quae COMPROBANTE ET CU­
quae approbante et curante Ecclesia RANTE ECCLESIA q ubique nostro tem­
ubique nostro tempore Iaudabiliter dif- pore Iaudabiliter diffunduntur. M e m i-
funduntur. n e r in t a u te m o ra tio n e m c o n c o m ita ri
d e b e re S a cra e S c rip tu ra e le c tio n e m ,
u t f ia t c o llo q u iu m in te r D e u m e t h o ­
m in e m ; n a m « illu m a llo q u im u r, c u m
o ra m u s , illu m a u d im u s , c u m d iv in a le ­
g i m u s o ra c u la » 6.
Sacris autem Antistitibus, «apud Sacris autem Antistibus «apud quos
quos est apostolica doctrina»7, fideles est apostolica doctrina»7, fideles sibi
sibi commissos ad rectum divinorum commissos ad rectum divinorum libro-
Librorum usum, p ra e s e r tim N o v i T e s­ rum usum, praesertim Novi Testamenti
ta m e n ti e t im p r im is E vangeJiorum , op- et imprimis Evangeliorum opportune

4 S. AUGUSTINUS, Serra. 179,1: PL quae approbantibus et curantibus


38,966. Pastori bus Ecclesiae ubique...
5 S. HIERONYMUS, Comm. in Is.
prol.: PL 24,17. [In textu finali additum:
cf. BENEDICTUS XV, litt. enc. Spiritus Pa-
raciitus: EB 475-80; PIUS XII, litt. enc.
Divino afflante: EB 544].
6 S. AMBROSIUS, De o ffic i is minis-
trorum I 20,88: PL 16,50.
7 S. IRENAUS, Adv. haer. IV 32,1: PG
7,1071 ( = 49,2); HARVEY, II, p. 25.

149
Schem a I S c h e m a II

ilectu, quae indocti et instabiles dé­ te x tu u m , quae necessariis et vere suf­


pravant, sicut et ceteras Scripturas, ficientibus explicationibus instructae
ad suam ipsorum perditionem» (2 Petr sint, u t tu to ac u t il it e r E c c le s ia e f i l i i
3,16). Ideo versiones in usum fidelium cu m S c rip tu ris S a n c tis c o n v e rs e n tu r.
recognoscantur atque approbentur ab
Episcopis, «apud quos est apostólica
doctrina»8; necessariis insuper et ve-
re sufficientibus explicationibus ins-
truantur, ad mentem Ecclesiae95vivum
magisterium fideiibus est norma pró­
xima credendi. Non enim a quovis vel
docto viro divinorum eloquiorum ge-
nuinus sensus auctoritative statui po-
test, sed ab uno Ecclesiae magisterio
cui Sacrorum Scripturarum depositum
concreditum est interpretandum. Epis-
coporum etiam auctoritati subicien-
dum est quodcumque inceptum ad Sa-
cram Scripturam in plebe christiana
divulgandam atque illustrandam.

S ic u t e n im ex a d a u c to S a n c tis s im a e
E u c h a ris tia e c u ltu E c c le s ia e v ita in c re -
m e n tu m a c c ip it, ita ex d ig n a a e s tim a -
tio n e e t c u ltu v e rb i D e i q u o d « m a n e t
in a e te rn u m » s n o v u m s p ir itu a l is v ita e
im p u ls u m s p e ra re lic e t.

8 S. IRENAEUS, Adv. haer., 4,32,1: PG 5 Is 40,8; cf. 1 Petr 1,23-25.


7.1071.
9 Cf. CIC, can. 1931.

150
Schema ll\ S c h e m a IV

portune instituere competit per sacro- instituere competit per sacrorum tex­
rum textuum versiones, quae necessa- tuum versiones, quae necessariis et
riis et vere sufficientibus explicationi- vere sufficientibus explicationibus in­
bus instructae sint, ut tuto ac utiliter structae sint, ut tute ac utiliter Eccie­
Ecciesiae filii curri Scripturis Sacris siae filli cum Scripturis Sacris con­
conversentur e a ru m q u e s p ir it a im b u a n - versentur earumque spiritu imbuantur.
tu r.
In s u p e r e d itio n e s S a cra e S c rip tu ra e , Insuper editiones Sacrae Scripturae,
d e b itis in s tru c ta e a d n o ta tio n ib u s , ad a p tis instructae adnotationibus, ad
u s u m e tia m n o n c h ris tia n o ru m e o ru m - usum etiam nonchristianorum eorun-
d e m q u e c o n d itio n ib u s a cco m m o d a ta e , demque conditionibus accommodatae,
c o n fic ia n tu r, quas q u o q u o m o d o s iv e conficiantur, quas quoquomodo sive
a n im a ru m P a s to re s s iv e c h r is tia n i cu- animarum Pastores sive christiani cu-
iu s c u m q u e s ta tu s s p a rg e re s a p ie n te r iuscumque status spargere sapienter
c u re n t. curent.
26. [Epilogus]. Ita e rg o le c tio n e 26. [E p ilo g u s ]. ita ergo lectione et
e t s tu d io S a c ro ru m L ib ro ru m « se rm o studio Sacrorum Librorum «sermo Dei
D e i c u rr a t e t c la r if ic e t u r » (2 Thess currat et clarificetur» (2 Thess 3,1),
3,1), th e s a u ru s q u e re v e la tio n is , E c c ie ­ thesaurusque revelationis, Ecciesiae
s ia e c o n c re d itu s , m a g is m a g is q u e c o r­ concreditus, magis magisque corda ho­
d a h o m in u m im p le a t. Sicut ex adaucto minum impleat. Sicut ex a s s id u a fr e ­
Sanctissimae Eucharistiae cultu Eccie­ q u e n ta ti one m y s t e r ii E u c h a ris tic i Ec­
siae vita incrementum suscipit, ita ex ciesiae vita incrmentum suscipit, ita
digna aestimatione et cultu verbi Dei n o v u m s p ir itu a iis v ita e im p u ls u m s p e ­
quod «manet in aeternum» (Is 40,8; ra re lic e t e t a d a u c ta v e n e ra tio n e v e r­
cf. 1 Petr 1,23-25), novum spirituaiis b i D e i, quod «manet in aeternum»
vitae impulsum sperare licet. (Is 40,8; cf 1 Petr 1,23-25) r.

r Haec omnia et singula quae in


hac...

151
CONSTITUCION DOGMATICA
SOBRE LA DIVINA REVELACION *

PROEMIO

1. La Palabra de Dios la escucha con devoción y la proclama


con valentía el Santo Concilio, obedeciendo a aquellas palabras de
Juan: O s a n u n c ia m o s la v id a e te rn a : que e s ta b a ¡u n to a l P adre y se
n o s m a n ife s tó . Lo q u e h e m o s v is to y o íd o o s lo a n u n c ia m o s p a ra
q u e ta m b ié n v o s o tro s v iv á is en e s ta u n ió n n u e s tra , q u e n o s u n e c o n
e l P a d re y co n s u H ijo J e s u c ris to (1 Jn 1,2-3). Y así, siguiendo las
huellas de los Concilios Tridentino y Vaticano I, este Concilio quiere
proponer la doctrina auténtica sobre la revelación y su transmisión:
para que todo el mundo lo escuche y crea, creyendo espere, espe­
rando ame K

CAPITULO I

NATURALEZA DE LA REVELACION

[N a tu ra le z a y o b je to d e la R e v e la c ió n ]

2. Quiso Dios, con su bondad y sabiduría, revelarse a sí mismo


y manifestar el misterio de su voluntad (cf. Ef 1,9): por Cristo, la
Palabra hecha carne, y con el Espíritu Santo, pueden los hombres
llegar hasta el Padre y participar de la naturaleza divina (cf. Ef 2,18;
2 Pe 1,4). En esta revelación, Dios invisible (cf. Col 1,15; 1 Tim
1,17), movido de amor, habla a los hombres como a amigos (cf. Ex

* Constitución publicada en la sesión pública del 18.11.1965. El texto


latino véase en la columna IV de las pp. 88-151.
1 Cf. SAN AGUSTIN, De catechizandis rudibus 4,8: PL 40,316.

153
33,11; Jn 15,14-15) y trata con ellos (cf. Bar 3,38) para invitarlos y
recibirlos en su compañía. El plan de la revelación se realiza por
obras y palabras intrínsecamente ligadas; las obras que Dios realiza
en la historia de la salvación manifiestan y confirman la doctrina y
las realidades que las palabras significan; a su vez, las palabras pro­
claman las obras y explican su misterio. La verdad profunda de Dios
y de la salvación del hombre que transmite dicha revelación, res­
plandece en Cristo, mediador y plenitud de toda la revelación2.

[ P re p a ra c ió n de la re v e la c ió n e v a n g é lic a ]

3. Dios, creando y conservando el universo por su Palabra (cf.


Jn 1,3), ofrece a los hombres en la creación un testimonio perenne
de sí mismo (cf. Rom 1,19-20); queriendo además abrir el camino
de la salvación sobrenatural, se reveló desde el principio a nuestros
primeros padres. Después de su caída, los levantó a la esperanza
de la salvación (cf. Gen 3,15), con la promesa de la redención; des­
pués cuidó continuamente del género humano, para dar vida eterna
a todos los que buscan la salvación con la perseverancia en las
buenas obras (cf. Rom 2,6-7). Al llegar el momento, llamó a Abrahán
para hacerlo padre de un gran pueblo (cf. Gen 12,2-3). Después de
la edad de los patriarcas, instruyó a dicho pueblo por medio de Moi­
sés y los profetas, para que lo reconociera a El como único Dios
vivo y verdadero, como Padre providente y justo juez; y para que
esperara al Salvador prometido. De este modo fue preparando a
través de los siglos el camino del Evangelio.

[E n C ris to c u lm in a la re v e la c ió n ]

4. Dios habló a nuestros padres en distintas ocasiones y de mu­


chas maneras por los profetas. A h o ra , en e s ta eta p a fin a l n o s ha
h a b la d o p o r e l H ijo (Hebr 1,1-2). Pues envió a su Hijo, la Palabra
eterna, que alumbra a todo hombre, para que habitara entre los
hombres y les contara la intimidad de Dios (cf. Jn 1,1-18). Jesucristo
Palabra hecha carne, «hombre enviado a los hombres»3, h a b la la s
p a la b ra s de D io s (Jn 3,34) y realiza la obra de la salvación que el
Padre le encargó (cf. Jn 5,36; 17,4). Por eso, quien ve a Jesucristo,
ve al Padre (cf. Jn 14,9); pues El, con su presencia y manifestación,
con sus palabras y obras, signos y milagros, sobre todo con su
muerte y gloriosa resurrección, con el envío del Espíritu de la ver­
dad, lleva a plenitud toda la revelación y la confirma con testimo­
nio divino; a saber, que Dios está con nosotros para librarnos de las
tinieblas del pecado y la muerte y para hacernos resucitar a una
vida eterna.

2 Cf. M t 11,27; Jn 1,14 y 17; 14,6; 17,1-3; 2 Cor 3,16; 4,6; Ef 1,3-14.
3 Epist. ad Diognetum c. 7,4: FUNK, Patres Aposto!ici I, p. 403.

154
La economía cristiana, por ser la alianza nueva y definitiva, nunca
pasará; ni hay que esperar otra revelación pública, antes de la glo­
riosa manifestación de Jesucristo nuestro Señor (cf. 1 Tim 6,14; Tit
2,13).
u-

[ L a re v e la c ió n d e b e re c ib ir s e co n fe]
5. Cuando Dios revela, el hombre tiene que s o m e te rs e con la
fe (cf. Rom 16,26; coll. Rom 1,5; 2 Cor 10,5-6). Por la fe el hombre
se entrega entera y libremente a Dios, le ofrece «el homenaje total
de su entendimiento y voluntad»4, asintiendo libremente a lo que
Dios revela. Para dar esta respuesta de la fe es necesaria la gracia
de Dios, que se adelanta y nos ayuda, junto con el auxilio interior del
Espíritu Santo, que mueve el corazón, lo dirige a Dios, abre los ojos
del espíritu y concede «a todos gusto en aceptar y creer la ver­
dad»56 . Para que el hombre pueda comprender cada vez más profun­
damente la revelación, el Espíritu Santo perfecciona constantemente
la fe con sus dones.

[L a s v e rd a d e s re v e la d a s ]
6. Por medio de la revelación Dios quiso manifestarse a sí mis­
mo y sus planes de salvar al hombre, para que el hombre participe
de bienes divinos que superan totalmente la inteligencia humana4.
El Santo Sínodo profesa que el hombre «puede conocer con cer­
teza a Dios, con la razón natural, por medio de las cosas creadas»
(cf. Rom 1,20); y enseña que, gracias a dicha revelación, «todos los
hombres, en la condición presente de la humanidad, pueden cono­
cer fácilmente, con absoluta certeza y sin error las realidades di­
vinas, que en sí no son inaccesibles a la razón humana»7.

CAPITULO II

TRANSMISION DE LA REVELACION DIVINA

[ Los A p ó s to le s y s u s s u c e s o re s , tra n s m is o re s d e l E v a n g e lio ]

7. Dios quiso que lo que había revelado para la salvación de


todos los pueblos, se conservara por siempre íntegro y fuera trans­

4 CONC. VAT. I, const, dogm. de fe católica Dei Filius: c. 3: DENZ. 1789


(3008).
5 CONC. ARAUS. II, can. 7: DENZ. 180 (377). CONC. VAT. I, l.c.: DENZ.
1791 (3010).
6 CONC. VAT. I, const, dogmática de fe católica Dei Filius c. 2: DENZ.
1786 (3005).
7 ibid.: DENZ. 1785 y 1786 (3004 y 3005).

155
mitido a todas las edades. Por eso Cristo nuestro Señor, plenitud
de la revelación (cf. 2 Cor 1,20 y 3,16-4,6), mandó a los Apóstoles
predicar a todo el mundo el Evangelio como fuente de toda verdad
salvadora y de toda norma de conducta1, comunicándole así los bie­
nes divinos; el Evangelio prometido por los profetas, que El mismo
cumplió y promulgó con su boca. Este mandato se cumplió fielmente,,
pues los Apóstoles con su predicación, sus ejemplos, sus institu­
ciones, transmitieron de palabra lo que habían aprendido de las obras
y palabras de Cristo y lo que el Espíritu Santo les enseñó; ade­
más, los mismos Apóstoles y otros de su generación pusieron por
escrito el mensaje de la salvación inspirados por el Espíritu Santo2.
Para que este Evangelio se conservara siempre vivo y entero en
la Iglesia, los Apóstoles nombraron como sucesores a los Obispos,
«dejándoles su cargo en el magisterio»3. Esta Tradición con la Es­
critura de ambos Testamentos, son el espejo en que la Iglesia pe­
regrina contempla a Dios, de quien todo lo recibe, hasta el día en
que llegue a verlo cara a cara, como El es (cf. Jn 3,2).

[ La sa g ra d a T ra d ic ió n ]

8. La predicación apostólica, expresada de un modo especial en


los libros sagrados, se ha de conservar por transmisión continua
hasta el fin del tiempo. Por eso los Apóstoles, al transm itir lo que
recibieron, avisan a los fieles que conserven las tradiciones apren­
didas de palabra o por carta (cf. 2 Tes 2,15) y que luchen por la
fe ya recibida (cf. Jds. 3 )4. Lo que los Apóstoles transmitieron
comprende todo lo necesario para una vida santa y para una fe cre­
ciente del Pueblo de Dios; así la Iglesia con su enseñanza, su vida,,
su culto, conserva y transmite a todas las edades todo lo que es
y todo lo que cree.
Esta Tradición apostólica va creciendo en la Iglesia con la ayuda
del Espíritu Santo5; es decir, crece la comprensión de las palabras
e instituciones transmitidas cuando los fieles las contemplan y es­
tudian repasándolas en su corazón (cf. Le 2,19.51), cuando compren­
den internamente los misterios que viven, cuando las proclaman los
Obispos, sucesores de los Apóstoles en el carisma de la verdad. La
Iglesia camina a través de los siglos hacia la plenitud de la verdad,
hasta que se cumplan en ella plenamente las palabras de Dios.

1 Cf. Mt 28,19-20; Me 16,15. CONC. TRIDENT.., decr. De canonicis Scrip -


DENZ. 783 (1501).
tu ris :
2 Cf. CONC. TRIDENT., I.c. CONC. VAT. I, ses. 3, const, dogm. de fe
católica D ei F iliu s c. 2: DENZ. 1787 (3006).
3 SAN IRENEO, Adv. haer. Ill 3,1: PG 7,848; HARVEY, 2, p. 9.
4 Cf. CONC. NICENO II: DENZ. 303 (602). CONC. CONSTANT. IV, ses. 10
can. 1: DENZ. 336 (650-652).
5 Cf. CONC. VAT. I, const, dogm. de fe católica D ei F iliu s c. 4: DENZ..
1800 (3020).

156
Las palabras de los Santos Padres atestiguan la presencia viva
de esta Tradición, cuyas riquezas van pasando a ia práctica y a la
vida de la Iglesia que cree y ora. La misma Tradición da a conocer
a la Iglesia el canon de los Libros sagrados y hace que los com­
prenda cada vez mejor y los mantenga siempre activos. Así Dios,
que habló en otros tiempos, sigue conversando siempre con la Es­
posa de su Hijo amado; así el Espíritu Santo, por quien la voz viva
del Evangelio resuena en la Iglesia, y por ella en el mundo entero,
va introduciendo a los fieles en la verdad plena y hace que habite
en ellos intensamente la palabra de Cristo (cf. Col 3,16).

[ M u tu a re la c ió n e n tre T ra d ic ió n y E s c ritu ra ]

9. La Tradición y la Escritura están estrechamente undas y com­


penetradas; manan de la misma fuente, se unen en un mismo caudal,
corren hacia el mismo fin. La Sagrada Escritura es la palabra de
Dios, en cuanto escrita por inspiración del Espíritu Santo. La Tra­
dición recibe la palabra de Dios, encomendada por Cristo y el Es­
píritu Santo a los Apóstoles, y la transmite íntegra a los sucesores,
para que ellos iluminados por el Espíritu de la verdad, la conserven,
la expongan y la difundan fielmente en su predicación. Por eso la
Iglesia no saca exclusivamente de la Escritura la certeza acerca de
todo lo revelado. Y así ambas se han de recibir y respetar con el
mismo espíritu de devoción6.

[ E s c ritu ra , T ra d ic ió n y M a g is te r io ]
10. La Tradición y la Escritura constituyen un solo depósito sa­
grado de la palabra de Dios, confiado a la Iglesia. Fiel a dicho de­
pósito, el pueblo cristiano entero, unido a sus pastores, persevera
siempre en la doctrina apostólica y en la unión, en la eucaristía y
la oración (cf. Hch 2,42 gr.), y así se realiza una maravillosa concordia
de Pastores y fieles en conservar, practicar y profesar la fe recibida7.
El oficio de interpretar auténticamente la palabra de Dios, oral
o escrita8, ha sido encomendado únicamente al Magisterio de la
Iglesia9, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo. Pero el Magis­
terio no está por encima de la palabra de Dios, sino a su servicio,
para enseñar puramente lo transmitido, pues por mandato divino y

6 Cf. CONC. TRIDENT., decreto De canonicis Scripturis: DENZ. 783


(1501).
7 Cf. PIO XII, const. apost. Munificentissimus Deus, del 1 de noviem­
bre de 1950: AAS 42 (1950) 756, relacionada con las palabras de San Ci­
priano: «La Iglesia, plebe aunada a su Sacerdote y grey adherida a su
Pastor», en Epist. 66,8: CSEL, IIIB p. 733.
8 Cf. CONC. VAT. I, const. dogm. de fe católica Dei Filius c. 3: DENZ.
1792 (3011).
9 Cf. PIO XII, ene. Humani generis, del 12 de agosto de 1950: AAS 42
(1950) 568-569; DENZ. 2314 (3886).

157
con la asistencia de! Espíritu Santo, ío escucha devotamente, lo cus­
todia celosamente, lo explica fielmente; y de este único depósito de
la fe saca todo lo que propone como revelado por Dios para ser
creído.
Así, pues, la Tradición, la Escritura y el Magisterio de la Iglesia,
según el plan prudente de Dios, están unidos y ligados, de modo
que ninguno puede subsistir sin los otros; los tres, cada uno según
su carácter, y bajo la acción del único Espíritu Santo, contribuyen
eficazmente a la salvación de las almas.

CAPITULO III

INSPIRACION DIVINA E INTERPRETACION


DE LA SAGRADA ESCRITURA

[ In s p ira c ió n y v e rd a d d e la E s c ritu ra ]

11. La revelación que la Sagrada Escritura contiene y ofrece


ha sido puesta por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo.
La santa madre Iglesia, fiel a la fe de los Apóstoles, reconoce que
todos los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, con todas sus
partes, son sagrados y canónicos, en cuanto que escritos por inspi­
ración del Espíritu Santo (cf. Jn 20,31; 2 Tim 3,16; 2 Pe 1,19-21;
3,15-16), tienen a Dios como autor, y como tales han sido confiados
a la Iglesia1. En la composición de los Libros sagrados, Dios se valió
de hombres elegidos, que usaban de todas sus facultades y talen­
to s 2; de este modo, obrando Dios en ellos y por e llo s3, como ver­
daderos autores, pusieron por escrito todo y sólo lo que Dios que­
ría 4.
Como todo lo que afirman los hagiógrafos, o autores inspirados,
lo afirma el Espíritu Santo, se sigue que los Libros sagrados ense­
ñan sólidamente, fielmente y sin error la verdad que Dios hizo con­
signar en dichos libros para salvación nuestra5. Por tanto, to d a la

1 Cf. CONC. VAT I, const. dogmática Dei Filius, c. 2: DENZ. 1787 (3006).
PONT. COMM. BIBLICA, decr. del 18 de junio de 1915; DENZ. 2180 (3629):
EB 420; S. C. S. OFICIO, carta de! 22 de diciembre de 1923: EB 499.
2 Cf. PIO XI!, ene. Divino affiante Spiritu, del 30 de septiembre de 1943:
a a q ?6 f1Q4m 14- FR 666
3 En y por e l’ hombre:' cf. Hebr 1,1; 4,7 (en); 2 Sam 23,2; M t 1,22 y
frecuentemente (por); CONC. VAT. I, Scherna de doctrina cathol. nt. 9:
Col!. Lac. VIS 522.
4 LEON XIII, ene. Providentissimus Deus, de! 18 de noviembre de 1893:
DENZ. 1952 (3293); EB 125.
5 Cf. SAN AGUSTIN, Gen. ad litt. 2,9,20: PL 34,270-271; CSEL 28,1,46-47
y la Epist. 82,3: PL 33,277; CSEL 34,2, p. 354. SANTO TOMAS, De Ver.

158
E s c ritu ra , in s p ira d a p o r D io s , es ú t il p a ra e n s e ñ a r, re p re n d e r, c o rr e ­
g ir, in s tr u ir en la ju s tic ia ; p a ra q ue e l h o m b re d e D io s e s té en fo rm a ,
e q u ip a d o p a ra to d a o b ra b u e n a (2 Tim 3,16-17 gr.).

[ C ó m o h a y q u e in te r p r e ta r la E s c ritu ra ]

12. Dios habla en la Escritura por medio de hombres y en len­


guaje humano*6; por lo tanto, el intérprete de la Escritura, para co­
nocer lo que Dios quiso comunicarnos, debe estudiar con atención
lo que los autores querían decir y Dios quería dar a conocer con
dichas palabras.
Para descubrir la intención del autor hay que tener en cuenta,
entre otras cosas, «los géneros literarios». Pues la verdad se pre­
senta y se enuncia de modo diverso en obras de diversa índole his­
tórica, en libros proféticos o poéticos, o en otros géneros literarios.
El intérprete indagará lo que el autor sagrado intenta decir y dice,
según su tiempo y cultura, por medio de los géneros literarios pro­
pios de su época7. Para comprender exactamente lo que el autor
quiere afirmar en sus escritos, hay que tener muy en cuenta los mo­
dos de pensar, de expresarse, de narrar que se usaban en tiempo
del escritor, y también las expresiones que entonces se solían em­
plear más en la conversación ordinaria8.
La Escritura se ha de leer e interpretar con el mismo Espíritu
con que fue escrita9: por tanto, para descubrir el verdadero sentido
del texto sagrado hay que tener en cuenta con no menor cuidado
el contenido y la unidad de toda la Escritura, la Tradición viva de
toda la Iglesia y la analogía de la fe. A los exegetas toca aplicar
estas normas en su trabajo para ir penetrando y exponiendo el sen­
tido de la Sagrada Escritura, de modo que con dicho estudio pueda
madurar el juicio de la Iglesia. Todo lo dicho sobre la interpreta­
ción de la Escritura queda sometido al juicio definitivo de la Iglesia,,
que recibió de Dios el encargo y el oficio de conservar e interpretar
la Palabra de Dios 10.

q. 12 a. 2C. CONC. TRIDENT., decreto De canonicis Scripturis: DENZ. 783


(1501). LEON XIII, ene. Providentissimus: EB 121.124.126-127. PIO XI!, ene.
Divino afilante: EB 539.
6 Cf. SAN AGUSTIN, De civ. Dei XVII 6,2: PL 41,537; CSEL 40,2,228.
7 Cf. SAN AGUSTIN, De doctrina Christiana III 18,26: PL 34-75-76; CSEL
80,95.
8 Cf. PIO XII, loe.: DENZ. 2294 (3829-3830); EB 557-562.
9 Cf. BENEDICTO XV, ene. Spiritus Paraclitus, 15 sept. 1920: EB 469.
SAN JERONIMO, In Gal. 5,19-21: PL 26,417A.
10 Cf. CONC. VAT. I, const, dogm. de fe católica Dei Filius c. 2: DENZ.
1788 (3007).

159
{L a c o n d e s c e n d e n c ia d e D io s ]

13. Sin mengua de la verdad y de la santidad de Dios, la Sa­


grada Escritura nos muestra la admirable «condescendencia» de la
eterna Sabiduría «para que aprendamos su amor inefable y cómo
adapta su lenguaje con providencia solícita por nuestra naturaleza» n.
La palabra de Dios, expresada en lenguas humanas, se hace seme­
jante al lenguaje humano, como la Palabra del eterno Padre, asumien­
do nuestra débil condición humana, se hizo semejante a los hom­
bres.

CAPITULO IV

EL ANTIGUO TESTAMENTO

[L a h is to r ia d e la s a lv a c ió n en e l A n tig u o T e s ta m e n to ']

14. Deseando Dios con su gran amor preparar la salvación de


toda la humanidad, escogió a un pueblo en particular a quien con­
fiar sus promesas. Hizo primero una alianza con Abrahán (cf. Gen
15,18); después, por medio de Moisés (cf. Ex 24,8), la hizo con el
pueblo de Israel, y así se fue revelando a su pueblo, con obras y
palabras, como único Dios vivo y verdadero. De este modo Israel fue
experimentando la manera de obrar de Dios con los hombres, la fue
comprendiendo cada vez mejor al hablar Dios por medio de los pro­
fetas, y fue difundiendo este conocimiento entre las naciones (cf.
Sal 21,28-29; 95,1-3; Is 2,1-4; Jer 3,17). La economía de salvación,
anunciada, contada y explicada por los escritos sagrados, se encuen­
tra, hecha palabra de Dios, en los libros del Antiguo Testamento;
por eso dicho libros inspirados conservan para siempre su valor.
T o d o ¡o q u e e s tá e s c rito , se e s c rib ió p a ra e n se ñ a n za n u e s tra ; de
m o d o q ue p o r la p e rs e v e ra n c ia y e l c o n s u e lo d e la s E s c ritu ra s , m a n ­
te n g a m o s la e s p e ra n z a (Rom 15,4).

[ Im p o rta n c ia d e l A n tig u o T e s ta m e n to ]

15. El fin principal de la economía antigua era preparar la ve­


nida de Cristo, redentor universal, y de su reino mesiánico, anun­
ciarla proféticamente (cf. Le 24,44; Jn 5,39; 1 Pe 1,10), representar­
la con diversas imágenes (cf. 1 Cor 10,11). Los libros del Antiguo
Testamento, según la condición de los hombres antes de la salva­
ción establecida por Cristo, muestran a todos el conocimiento de1

11 SAN JUAN CRISOSTOMQ, In Gen. 3,8 hom. 17,1: PG 53,134. «Adap­


tación en griego se dice synkatábasis.

160
Dios y del hombre y el modo como Dios, justo y misericordioso, trata
con los hombres. Estos libros, aunque contienen elementos imper­
fectos y pasajeros, nos enseñan la pedagogía divina 1. Por eso los
cristianos deben recibirlos con devoción, porque expresan un vivo
sentido de Dios, contienen enseñanzas sublimes sobre Dios y una
sabiduría salvadora acerca del hombre, encierran tesoros de oración
y esconden el misterio de nuestra salvación.

[U n id a d d e a m b o s T e s ta m e n to ]

16. Dios es el autor que inspiró los libros de ambos Testamen­


tos, de modo que el Antiguo encubriera el Nuevo, y el Nuevo des­
cubriera el A ntiguo2. Pues, aunque Cristo estableció con su sangre
la nueva alianza (cf. Le 22,20; 1 Cor 11,25), los libros íntegros del
Antiguo Testamento, incorporados a la predicación evangélica3, alcan­
zan y muestran su plenitud de sentido en el Nuevo Testamento (cf.
Mt 5,17; Le 24,27; Rom 16,25-26; 2 Cor 3,14-16) y a su vez lo ilumi­
nan y lo explican.

CAPITULO V

EL NUEVO TESTAMENTO

[E x c e le n c ia d e l N u e v o T e s ta m e n to ]

17. La palabra de Dios, que es fuerza de Dios para la salvación


del que cree, se encuentra y despliega su fuerza de modo privile­
giado en el Nuevo Testamento. Cuando llegó la plenitud de los tiem ­
pos (cf. Gal 4,4), la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros
llena de gracia y de verdad (cf. Jn 1,14). Cristo estableció en la
tierra el reino de Dios, se manifestó a sí mismo y a su Padre con
obras y palabras, llevó a cabo su obra muriendo, resucitando y en­
viando al Espíritu Santo. Levantado de la tierra, atrae a todos hacia
sí (cf. Jn 12,32 gr.), pues es el único que posee palabras de vida
eterna (cf. Jn 6,68). A otras edades no fue revelado este misterio,
como lo ha revelado ahora el Espíritu Santo a los Apóstoles y Pro­
fetas (cf. Ef 3,4-6 gr.) para que prediquen el Evangelio, susciten
la fe en Jesús Mesías y Señor y congreguen la Iglesia. De esto
dan testimonio divino y perenne los escritos del Nuevo Testamento.

1 Cf. PIO XI, ene. M it brennender Sorge, del 14 de marzo de 1937: AAS
29 (1937) 151.
2 Cf. SAN AGUSTIN, Quaest. inHept. 2,73: P
3 Cf. SAN IRENEO, Adv. haer. III 21,3: PG 7,950; 25,1; HARVEY, 2, p. 115.
SAN CIRILO DE JERUSALEN, Cateh. 4,35: PG 33,497. TEODORO MOPS., In
Soph. 1,4-6: PG 66.452D-453A.

161
n
[ O rig e n a p o s tó lic o ]

18. Todos saben que entre los escritos del Nuevo Testamento
sobresalen los Evangelios, por ser el testimonio principal de la vida
y doctrina de la Palabra hecha carne, nuestro Salvador.
La Iglesia siempre ha defendido que los cuatro Evangelios son
de origen apostólico. Pues lo que los Apóstoles predicaron por man­
dato de Jesucristo, después ellos mismos con otros de su genera­
ción lo escribieron por inspiración del Espíritu Santo y nos lo en­
tregaron como fundamento de la fe: el Evangelio cuádruple, según
Mateo, Marcos, Lucas y Juan '.

[ C a rá c te r h is tó r ic o ]
19. La santa madre Iglesia ha defendido siempre y en todas partes
la historicidad de los Evangelios: es decir, que narran fielmente lo
que Jesús, el Hijo de Dios, viviendo entre los hombres, hizo y en­
señó realmente, para la eterna salvación de los mismos, hasta el
día de la ascensión (cf. Hch 1,1-2). Después de este día, los Após­
toles comunicaron a sus oyentes esos dichos y hechos con la mayor
comprensión que les daban la resurrección gloriosa de C risto 12 y la
enseñanza del Espíritu de la verdad3. Los autores sagrados compu­
sieron los cuatro Evangelios escogiendo datos de la tradición oral
o escrita, reduciéndolos a síntesis, adaptándolos a la situación de
las diversas Iglesias, conservando el estilo de proclamación: así nos
transmitieron siempre datos auténticos y genuinos acerca de Jesús4.
Sacándolo de su memoria o del testimonio de los «que asistieron
desde el principio y fueron ministros de la palabra», lo escribieron
para que conozcamos la «verdad» de lo que nos enseñaban (cf. Le
1,2-4).

[ O tro s e s c rito s d e l N u e v o T e s ta m e n to ]

20. El canon del Nuevo Testamento, además de los cuatro Evan­


gelios, comprende las cartas de Pablo y otros escritos apostólicos
inspirados por el Espíritu Santo. Estos libros, según el sabio plan
de Dios, confirman la realidad de Cristo, van explicando su doctrina
auténtica, proclaman la fuerza salvadora de la obra divina de Cristo,
cuentan los comienzos y la difusión maravillosa de la Iglesia, predi­
cen su consumación gloriosa.
El Señor Jesús asistió a sus Apóstoles, como lo había prome­
tido (cf. Mt 28,20), y les envió el Espíritu Santo, que los fuera in­
troduciendo en la plenitud de la verdad (cf. Jn 16,13).
1 Cf. SAN IRENEO, Adv. haer. 111 11,8: PG 7,885; ed. SAGNARD, p. 194.
2 Cf. Jn 14,26; 16,13.
3 Cf. Jn 2,22; 12,16; comparado con 14,26; 16,12-13; 7,39.
4 Cf. instr. Sancta Mater Ecclesia, publicada por la Comisión Bíblica:
AAS 56 (1964) 715.

162
CAPITULO VI

LA SAGRADA ESCRITURA EN LA VIDA DE LA IGLESIA

[V e n e ra c ió n p o r la E s c r itu r a ]

21. La Iglesia siempre ha venerado la Sagrada Escritura, como


lo ha hecho con e! Cuerpo de Cristo, pues sobre todo en la sagrada
liturgia, nunca ha cesado de tomar y repartir a sus fieles el pan de
vida que ofrece la mesa de la palabra de Dios y del Cuerpo de
Cristo. La Iglesia ha considerado siempre como suprema norma de
su fe la Escritura unida a la Tradición, ya que, inspirada por Dios
y escrita de una vez para siempre, nos transmite inmutablemente
la palabra del mismo Dios; y en las palabras de los Apóstoles y los
Profetas hace resonar la voz del Espíritu Santo. Por tanto, toda la
predicación de la Iglesia, como toda la religión cristiana, se ha de
alimentar y regir con la Sagrada Escritura. En los Libros sagrados,
el Padre, que está en el cielo, sale amorosamente al encuentro de
sus hijos para conversar con ellos. Y es tan grande el poder y la
fuerza de la palabra de Dios, que constituye sustento y vigor de la
Iglesia, firmeza de fe para sus hijos, alimento del alma, fuente límpi­
da y perenne de vida espiritual. Por eso se aplican a la Escritura de
modo especial aquellas palabras: La p a la b ra d e D io s es v iv a y e n é r­
g ic a (Hebr 4,12), p u e d e e d ific a r y d a r la h e re n c ia a to d o s Is c o n s a ­
g ra d o s (Hch 20,32; cf. 1 Tes 2,13).

[T ra d u c c io n e s b ie n c u id a d a s ]

22. Los fieles han de tener fácil acceso a la Sagrada Escritura.


Por eso la Iglesia desde el principio hizo suya la traducción del
Antiguo Testamento llamada de los Setenta; y siempre ha honrado
las demás traducciones, orientales y latinas; y entre éstas, la Vul-
gata. Pero como la palabra de Dios tiene que estar disponible en
todas las edades, la Iglesia procura con cuidado materno que se
hagan traducciones exactas y adaptadas en diversas lenguas, sobre
todo partiendo de los textos originales. Si se ofrece la ocasión de
realizar dichas traducciones en colaboración con los hermanos se­
parados, contando con la aprobación eclesiástica, las podrán usar
todos los cristianos.

[D e b e re s d e lo s e x e g e ta s y d e lo s te ó lo g o s ]

23. La Iglesia, esposa de la Palabra hecha carne, instruida por


el Espíritu Santo, procura comprender cada vez más profundamente
la Escritura para alimentar constantemente a sus hijos con la pala­
bra de Dios; por eso fomenta el estudio de los Padres de la Iglesia,

163
orientales y occidentales, y el estudio de la liturgia. Los exegetas
católicos y los demás teólogos han de trabajar en común esfuerzo
y bajo la vigilancia del Magisterio para investigar con medios opor­
tunos la Escritura y para explicarla, de modo que se multipliquen los
ministros de la palabra capaces de ofrecer al pueblo de Dios el
alimento de la Escritura, que alumbre el entendimiento, confirme la
voluntad, encienda el corazón en amor a Dios L El Santo Sínodo ani­
ma a todos los que estudian la Escritura a continuar con todo em­
peño, con fuerzas redobladas, según el sentir de la Iglesia, el tra­
bajo felizmente comenzado1 2.

[ E s c ritu ra y T e o lo g ía ']

24. La teología se apoya, como en cimiento perdurable, en ja


Sagrada Escritura unida a la Tradición; así se mantiene firme y re­
cobra su juventud, penetrando a la luz de la fe la verdad escondida
en el misterio de Cristo. La Sagrada Escritura contiene la palabra
de Dios, y en cuanto inspirada es realmente palabra de Dios; por
eso el estudio de la Escritura debe ser el alma de la Teología3. El
ministerio de la palabra, que incluye la predicación pastoral, la ca­
tcquesis, toda la instrucción cristiana y en puesto privilegiado la
homilía, recibe de la palabra de la Escritura alimento saludable y
por ella da frutos de santidad.

[ L e c tu ra a s id u a d e ¡a E s c ritu ra ]

25. Por eso, todos los clérigos, especialmente los sacerdotes,


diáconos y catequistas dedicados por oficio al ministerio de la pa­
labra, han de leer y estudiar asiduamente la Escritura para no vol­
verse «predicadores vacíos de la palabra, que no la escuchan por
dentro»4; y han de comunicar a sus fieles, sobre todo en los actos
litúrgicos, las riquezas de la palabra de Dios. El Santo Sínodo reco­
mienda insistentemente a todos los fieles, especialmente a los re­
ligiosos, la lectura asidua de la Escritura para que adquieran la
c ie n c ia s u p re m a de J e s u c ris to (Fil 3,8), «pues desconocer la Es­
critura es desconocer a C risto»5. Acudan de buena gana al texto
mismo: en la liturgia, tan llena del lenguaje de Dios; en la lectura
espiritual, o bien en otras instituciones o con otros medios que para

1 Cf. PIO XII, ene. Divino afilante, 30 septimbre 1943: EB 551.553-567.


PONT. COM. BIBLICA, Instructio de S. Scriptura in Clericorum Seminariis
et Religiosorum Collegiis recte docenda, del 13 de mayo de 1950: AAS 42
(1950) 495-505.
2 Cf. PIO XII, ibid.: EB 569.
3 Cf. LEON XIII, ene. Providentissimus: EB 114. BENEDICTO XV, ene.
Spiritus Parad¡tus, 15 septiembre 1920: EB 483.
4 SAN AGUSTIN, Serm. 179,1: PL 38,966.
s SAN JERONIMO, Com. in Is. pról.: PL 24,17. Cf. BENEDICTO XV, ene.
Spiritus Parad¡tus: EB 475-480. PIO XII, ene. Divino afilante: EB 544.

164
dicho fin se organizan hoy por todas partes con aprobación o por
iniciativa de los Pastores de la Iglesia. Recuerden que a la lectura
de la Sagrada Escritura debe acompañar la oración para que se rea­
lice el diálogo de Dios con el hombre, pues «a Dios hablamos cuan­
do oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras»6.
Los Obispos, «como transmisores de la doctrina apostólica»7,
deben instruir a sus fieles en el uso recto de los libros sagrados,
especialmente del Nuevo Testamento y de los Evangelios, emplean­
do traducciones de la Biblia provistas de comentarios que realmente
expliquen; así podrán los hijos de la Iglesia manejar con seguridad
y provecho la Escritura y penetrarse de su espíritu.
Procuren la elaboración de traducciones anotadas para uso de
los no cristianos y adaptadas a su condición, y procuren difundir­
las discretamente los mismos Pastores o los cristianos de cual­
quier estado.
26. Que de este modo, por la lectura y estudio de los Libros
sagrados, se d ifu n d a y b r ille la p a la b ra de D io s (2 Tes 3,1); que
el tesoro de la revelación encomendado a la Iglesia vaya llenando
el corazón de los hombres. Y como la vida de la Iglesia se desa­
rrolla por la participación asidua del misterio eucarístico, así es
de esperar que recibirá nuevo impulso de vida espiritual con la re­
doblada devoción a la palabra de Dios, q u e d u ra p a ra s ie m p re (Is
40,8; cf. 1 Pe 1,23-25).
Todas y cada una de las cosas que en esta Constitución se dis­
ponen recibieron el benepláctio de los Padres del Sacrosanto Con­
cilio. Y Nos, en virtud de la potestad apostólica que nos ha sido
otorgada por Cristo, juntamente con los venerables Padres, las apro­
bamos en el Espíritu Santo, decretamos y estatuimos, y ordenamos
que se promulgue para gloria de Dios lo que ha sido conciliarmente
establecido.
Roma, en San Pedro, 18 de noviembre de 1965.

YO, PABLO, O b is p o de la Ig le s ia c a tó lic a .

6 SAN AMBROSIO, De officiis ministrorum i 20,88: PL 16,50.


7 SAN IRENEO, Adv. haer. IV 32,1: PG 7,1071 (49,2); HARVEY, 2, p. 255.

165
DE LAS ACTAS DEL S. CONCILIO ECUMENICO VATICANO II

NOTIFICACION
HECHA POR EL EXCMO. SECRETARIO GENERAL DEL CONCILIO EN LA
CONGREGACION GENERAL 171, EL DIA 15 DE NOVIEMBRE DE 1965

Se ha preguntado cuál debe ser la c a lific a c ió n te o ló g ic a de la


doctrina que en el esquema de la constitución dogmática s o b re la
d iv in a R e v e la c ió n se expone y se somete a votación.
A esta pregunta la Comisión de la doctrina de fe y moral ha
dado respuesta en su D e c la ra c ió n del 6 de marzo de 1964:
«Teniendo en cuenta la práctica conciliar y el fin pastoral del
presente Concilio, este santo Sínodo precisa que en la Iglesia so­
lamente han de mantenerse como materia de fe o costumbres aque­
llas cosas que él declare manifiestamente como tales.
Todo lo demás que el santo Sínodo propone, por ser doctrina
del Magisterio supremo de la Iglesia, debe ser recibido y acepta­
do por todos y cada uno de los fieles de acuerdo con la mente del
santo Sínodo, la cual se conoce, bien por el tema tratado, bien por
el tenor de la expresión verbal, conforme a las reglas de la inter­
pretación teológica».

f PERICLES FELICI,
A rz o b is p o tit u la r d e S a m o sa ta ,
S e c re ta rio g e n e ra l d e l S. C o n c ilio

166
UNIDAD Y COMPOSICION DE LA CONSTITUCION
“DEI VERBUM”
Por Luis Alonso Schokel

El título

El título nos puede dar la clave de unidad: «Constitución dog­


mática sobre la divina revelación». Se trata de unidad temática. La
revelación es divina porque es Dios su origen y objeto: Dios se
revela a sí mismo.
La constitución es dogmática porque promulga doctrina: «este
concilio quiere proponer la doctrina auténtica sobre la revelación»
(proemio). Se distingue de decretos y declaraciones, y también de
una constitución pastoral (la Iglesia en el mundo actual). Su carác­
ter doctrinal, «dogmático», no excluye la intención pastoral que do­
mina todo el concilio, y deja sitio para numerosas disposiciones de
carácter disciplinar (sobre todo en el c. 6). Además, de una cons­
titución dogmática se siguen graves consecuencias pastorales (el
c. 6 comienza a sacarlas).
El concilio Vaticano I promulgó una constitución dogmática sobre
la fe católica dividida en tres capítulos: 1) Dios creador de todo.
2) La revelación. 3) La fe. El c. 2 se dividía: 1) El hecho de la re­
velación sobrenatural; 2) su necesidad; 3) sus fuentes; 4) su intér­
prete, la Iglesia. Con este capítulo segundo empalma nuestra cons­
titución, incluyendo un breve número (5) que responde al citado c. 3.
El nuevo desarrollo es como sigue: Hecho y carácter de la re­
velación, sus etapas históricas, su culminación en Cristo; la res­
puesta humana a la revelación (I). Por ser la revelación histórica
y por haber tocado ya su culmen, ha de transmitirse a todas las
generaciones por una tr a d ic ió n continua, que contiene toda la re­
velación, la desarrolla, garantiza su vida; toda la Iglesia es portadora
de revelación (II). Además, la revelación, en cuanto palabra, crista­
liza y se fija en unos escritos que llamamos Sagrada Escritura por

167
su carácter carismástico; como escritura, pide una interpretación que
responda a su carácter divino y humano (III). La Escritura se com­
pone de dos grupos de libros: el Antiguo Testamento, que recoge
la antigua economía, la hace presente, la incorpora en forma de pa­
labra al NT (IV); y el Nuevo Testamento, que comprende los evan­
gelios en el puesto central y otra serie de escritos sobre el miste­
rio de Cristo y la vida de la Iglesia (V). La Escritura vivifica de mu­
chos modos a la Iglesia, y el cristiano debe colaborar a su acción
por la lectura, el estudio, la predicación (VI).
Las cuestiones están abordadas con mayor amplitud, la visión
es más rica, se buscan las grandes conexiones. Los problemas o te­
mas no están sugeridos por errores actuales sino por un impulso
pastoral de tomar conciencia y articular dicha conciencia. Algunos
temas, como «fe y razón», ya fueron zanjados por el Vaticano 1,
y no pareció necesario volver sobre ellos.
Finalmente, aunque la revelación se declara «divina», la consti­
tución presenta con gran relieve su aspecto humano: a los hom­
bres se dirige (I), hombres la transmiten (II), hombres colaboran
en su formulación e interpretación (III), con los hombres vive en la
Iglesia (VI). Lo cual no rebaja la revelación sino que eleva al
hombre.

El comienzo

Según costumbre, el documento se cita por sus primeras pala­


bras: D e i V e rb u m , gracias a una oportunísima corrección de última
hora; hasta el esquema cuarto, la constitución comenzaba con las
palabras S a c ro s a n c ta S yn o d u s. Hubiera sido lamentable tener que
citarla siempre así, poniendo tan en primer plano al hombre cuando
se trata de la revelación d ivina1. El latín, con su libertad de hipér­
baton, ofreció a la comisión sus buenos servicios (y el castellano
puede imitar sin demaisado esfuerzo dicha construcción).
¿Hay relación entre las palabras D e i V e rb u m y el tema unitario
de la constitución? Se diría que no, pues el documento abandona
una concepción de la revelación realizada exclusivamente por pala­
bras, y un sentido metafórico de «palabra» quizá no baste para uni­
ficar el documento.
Me parece significativa la frecuencia del término «palabra» o de
sus sinónimos, sustantivos o verbos: en el proemio y el c. 1 leemos
diez veces «palabra» y ocho sinónimos; en los c. 2-5 dieciocho más
tres; en el c. 6 leemos quince veces «palabra» y cinco veces sus
sinónimos (s e rm o , e lo q u ia , o ra c u la ). Es curioso que la mayor den­

1 La constitución sobre la liturgia comienza Sacrosanctum Concilium:


al fin y al cabo, trata de una actividad humana ofrecida a Dios, el culto;
y, además, el concilio en globo y sus sesiones son actos litúrgicos.

168
sidad corresponde a los capítulos más reelaborados, más independien­
tes del primer esquema. La razón litúrgica y pastoral han influido
sin duda, pero también un nuevo estilo teológico.
Estilísticamente, el término v e rb u m resulta un «leitmotiv»: ¿tam­
bién conceptualmente? Pues hay que observar que v e rb u m , unas ve­
ces, es término personal de Cristo, V e rb u m ¡n c a rn a tu m ; muchas
veces es el hablar de Dios, de Cristo, de profetas y hagiógrafos;
varias veces va ligado a los hechos, como medio de revelación; al
final se refiere a la palabra de la Iglesia.
¿Se trata de un uso ambiguo o expresa la unidad profunda? Es
lícito llamar «palabra de Dios» a toda manifestación de Dios al
hombre, incluso de aquellas que preceden toda articulación riguro­
samente verbal; una inspiración al alma sería «palabra de Dios» lo
mismo que una experiencia mística auténtica y preverbal. Además,
cuando la palabra de Dios se encarna en palabra humana, la des­
borda y trasciende, de modo que no es legítima la perfecta ade­
cuación. En este sentido, «palabra de Dios» sería un equivalente de
«revelación», y su presencia repetida en el documento sería indicio
de unidad temática.
Pero la palabra sigue siendo el medio privilegiado de comuni­
cación humana, y Dios lo asume para comunicarse a los hombres «al
modo humano» (III 12). Partiendo de la experiencia humana y de su
correspondiente sobrenatural, «palabra de Dios» se nos convierte en
concepto y símbolo para expresar y captar realidades semejantes
y unidas entre sí. Cristo es la Palabra de Dios a los hombres, él
pronuncia palabras, la Iglesia pronuncia palabras en nombre de Cristo.
El uso de un término común no debe crear ambigüedad sino mani­
festar la unidad de un contexto analógico. Su fórmula sería: Palabra
hecha carne - palabra inspirada - palabra de la Iglesia. O bien, sin
concretar: Palabra hecha carne - palabra de Dios - palabra de la Iglesia.
Volvemos a preguntar: ¿En qué relación se encuentran los tres
elementos de la fórmula? La respuesta nos llevará al centro, al
alma que unifica orgánicamente la constitución.

Cristo, centro de la constitución

Cristo es culmen y plenitud de la revelación; nos lo dice el


n. 2, lo repite el n. 4, resuenan en el n. 17. En realidad, dicho
principio informa todo el documento: veamos algunos aspectos.
Cristo es revelación con su presencia y manifestación. La reve­
lación es él: una persona. Su manifestación se desenvuelve en he­
chos y palabras reveladores. Su revelación se realiza por vía de
encarnación.

169
Como Cristo es toda la revelación, ésta adquiere un carácter per­
sonal, de persona a persona, de Dios al hombre. Se realiza por obras
y palabras intrínsecamente unidas. Sucede por vía de encarnación.
Cristo es, en fórmula medieval, «la palabra abreviada» o resu­
mida: funda y explica toda la Escritura en cuanto palabra de Dios.
Unifica el Antiguo Testamento; como punto de convergencia, que es
también punto de atracción, lo pone en movimiento como historia;
además, enviando por delante a su Espíritu, unifica el AT como libro
inspirado. Unifica el Nuevo Testamento, porque él es su único ob­
jeto y porque envía su Espíritu inspirador. Finalmente, unifica ambos
Testamentos que se convierten en un solo libro y cuyo tema es el
único misterio de la salvación en Cristo.
Cristo Palabra es vida que se desarrolla en la Iglesia: enviando
su Espíritu, hace a la Iglesia cuerpo suyo. Por eso el Antiguo Testa­
mento, como palabra de Cristo, ha de vivir y desarrollarse en la
Iglesia, en la Tradición viva y total. Como la palabra de Cristo es
verdad y vida, así perdura en la Iglesia: presente como verdad del
misterio y como fuerza de salvación. También esto sucede por vía
de encarnación, por medio de hechos y palabras íntimamente liga­
dos.
El que lea la constitución fijándose en las continuas menciones
de Cristo, comprenderá que la imagen de la revelación no es apo­
logética, sino cristológica. Si uno se fija en las menciones del Es­
píritu o de su acción, lo encontrará con más frecuencia en el ca­
pítulo segundo, sobre la Tradición. La estructura trinitaria está muy
clara al principio, y resuena de algún modo en los capítulos segundo
y sexto2.

Caracteres generales de la constitución

A la unidad de tema y de organización podemos añadir una uni­


dad de tono, de estilo. A pesar de los diversos colaboradores, del
desequilibrio innegable entre diversos captítulos, es posible sorpren­
der algunas constantes enla manera de enfocary proponer las
cuestiones.
No pensamos en el estilo externo de redacción, que más bien es
pobre. Una manera de introducir un dato, una frase, sin tener que
rehacer el párrafo, es la técnica del inciso; una oración de relativo
servirá al efecto. Con esta técnica, la correspondiente subcomisión
satisfacía la propuesta de un padre sin alterar lo que la mayoría
aprobaba. A la técnica de los incisos se añade la repetición bajo

2 El artículo dedicado a comentar el tema «Cristo mediador y plenitud


de la revelación», correspondiente al c. 1, es de capital importancia. Se
ha de leer como pieza central, que desborda el puesto que por razones
prácticas ocupa.

170
otro aspecto, o la pura adición paratáctica, que rompen la armonía
de la construcción (cuando ésta existía): esto se hacía cediendo
a las instancias de algunos grupos de padres. Esto era irremedia­
ble, y refleja a su modo el procedimiento conciliar: es una compo­
sición coral en que no todas las voces van a tiempo, y sólo se jun­
tan en el calderón del voto final. En este sentido es un indicio es­
tilístico interesante, aunque no muy agradable.
Pero lo importante es que un espíritu dominante allana lo esca­
broso y traza sendas transitables. Esto es lo que nos interesa aquí.
Primera característica: te n d e n c ia o rg á n ic a . A la diferenciación ana­
lítica, a la delimitación antitética, el Concilio ha preferido de ordi­
nario la visión orgánica. Se podía y se solía preguntar: ¿en qué se
distinguen?, ¿cómo se oponen?, ¿cómo se excluyen?; ahora se pre­
gunta más bien: ¿cómo se relacionan, cómo se integran?, ¿cómo
se iluminan mutuamente?, ¿dónde se reducen a unidad? Lo cual
significa no un cambio de respuestas sino un cambio de preguntas.
Alguno pensó que se escamoteaban los problemas; en rigor, el con­
cilio se elevaba a un puesto de observación más alto, capaz de su­
perar la oposición.
Esto significaba la superación de la teología polémica. Hacia
afuera, la teología de controversia antiprotestante; hacia dentro, la
teología de escuelas opuestas. Los protestantes han dado fe del
cambio3, y los orientales también dieron testimonio de ello 4.
El ejemplo más resonante es la relación entre Tradición y Escri­
tura, porque sobre ese terreno se libró una batalla decisiva en el
concilio, ya durante la primera sesión. Pero no olvidemos la relación
entre obras y palabras, revelación personal y doctrinal, fe personal
e intelectual, tradición real y verbal, magisterio y palabra de Dios,
magisterio y pueblo cristiano, contemplación y estudio, continuidad
y progreso, verdad y fuerza, sacramento y palabra, Antiguo Testa­
mento, historicidad y labor literaria de selección y adaptación.
Los teólogos se encargarán de seguir analizando; el concilio ha
querido hablar el lenguaje de la síntesis orgánica.
Segunda característica: e s tilo h is tó ric o . La teología precedente nos
tenía acostumbrados a un lenguaje más bien ahistórico; sus argu­
mentos de Escritura aparecían extraídos de su contexto histórico
original. El Vaticano II habla un lenguaje nuevo.
No se trata de novedad absoluta. Cuando el Vaticano I expone
los fundamentos del primado, en su constitución P a s to r a e te rn u s
apela a la historia: véanse los números 3.050 y 3.053 del Denzinger-
Schónmetzer. En cambio, la manera de tratar la revelación en el
Vaticano II no se puede llamar histórica.

3 Véase, p. ej., el comentario a la constitución, de ROGER SCHUTZ y


MAX THURIAN, La parole vivante au concile (Taizé 1966).
4 Véase la intervención de monseñor Edelby, citada en el comentario
al c. 3.

171
Por eso la D e i V e rb u m tiene un sonido tan nuevo. Véase la can­
tidad de historia comprimida que nos ofrece el c. 1, y la visión de
la Iglesia y la Tradición en su dinamismo histórico según el c. 2;
si el c. 3 es parco en este aspecto, con su breve e importante re­
ferencia, los dos siguientes están dominados por la historia; el c. 6
se presta menos a la visión histórica, dedicado como está al presente
vivo de la Iglesia.
Uno que habita espiritualmente en la Escritura, sobre todo si es­
tudia el AT o los Evangelios o los Hechos, se encuentra a gusto en
la constitución. Lo de menos son las citas de hechos históricos;
más importante es el tomar la historia como expresión y manifes­
tación de una realidad. La revelación muestra su ser y su carácter
en el desarrollo histórico.
Esta manera de ver ha sido dominante en la cultura occidental
del último siglo — y hoy apuntan síntomas de una reacción contra­
ria— . El historismo no era más que una derivación exagerada del
sentido histórico. La mentalidad histórica había penetrado en casi
toda la cultura humana, y la mayoría de las personas cultas de hoy,
y a su modo el pueblo, están formados en ese modo histórico de
ver la realidad humana. En este sentido, el Concilio habla una len­
gua moderna, introduce una mentalidad moderna en la teología. Esto
tendrá consecuencias importantes, pues también otros documentos
conciliares expresan la misma mentalidad5.
Tercera característica: el le n g u a je b íb lic o . Es otra constante con­
ciliar. ¿Significa esto una renuncia al lenguaje riguroso de la teo­
logía dogmática?, ¿es un simple recurso para facilitar la actividad
pastoral? Creo que se trata, más bien, de un volver a las fuentes
para revitalizar la teología.
Si se querían fórmulas nuevas y aptas para proclamar hoy día el
mensaje cristiano, esto no se conseguía traduciendo simplemente
las fórmulas de ayer, sobre todo Jas fórmulas de la neoescolástica.
Había que volver al h u m u s fecundo, al lenguaje original de la Biblia,
con sus fórmulas ricas y menos diferenciadas, más vitales y más
trabadas entre sí. A partir de las fórmulas bíblicas primarias era
dado ensayar trasposiciones nuevas o modernas.
Si se querían superar controversias de confesiones y controver­
sias de escuelas, el método seguro era remontarse a las fórmulas
que todos aceptaban, para intentar desde ellas nuevos planteamien­
tos de los problemas. Lo cual no era una renuncia a las definicio­
nes dogmáticas, debidamente citadas en el texto o en notas.
Si se quería fecundar una teología empobrecida por la rutina es­
colar, por la clausura del Denzinger, por exagerada especulación6,

5 Una contraprueba de esa mentalidad ahistórica de la teología ante­


rior es que, cuando se exponen estas ideas a grupos formados en la
mentalidad precedente, éstos las rechazan como historismo y relativismo.
6 Recuérdese la grave denuncia de PIO XII, en su encíclica Humaní
generis: «Los estudios sagrados rejuvenecen siempre con el estudio de

172
había que guiarla a la Escritura y ofrecerle muchos textos todavía
no bastante estudiados ni explotados.
Este contacto con la Escritura hará a la teología más auténtica,
más rica, y también más predicable y meditable. De ahí su valor
pastoral. Esta observación se puede formular al revés: por necesi­
dades pastorales hay que promover una teología más rica y más vital,
lo cual se consigue volviendo a la Escritura.
A primera vista, la constitución tiene dos modos de citar la Es­
critura: unas veces textualmente, con la referencia en paréntesis:
otras veces libremente, con la referencia precedida de un c f. El
primer caso sería una prueba, el segundo caso, una ilustración: es
decir, ambos casos adventicios son añadidos por autoridad a un texto
ya constituido. Esta «primera vista» es engañosa, al menos si se ge­
neraliza. Porque la realidad es que el texto conciliar brota muchas
veces de las palabras bíblicas, como su expansión natural, o toma
las palabras bíblicas como su primera y mejor expresión. El lenguaje
conciliar no es una retraducción a lenguaje bíblico del lenguaje
dogmático, sino que es una vuelta al original.
Es claro que, cuando los padres quisieron expresar su intención
y actividad, no encontraron mejor fórmula que las palabra de Juan
citadas en el proemio. Que nadie llame cita o ilustración adventicia
a lo que es constitutivo. Lo mismo en el n. 11, para enunciar el
poder de la palabra de Dios, y en tantos casos.
A las citas patentes, confesadas en un paréntesis, hay que aña­
dir las fórmulas, los términos rigurosamente bíblicos que suenan
a lo largo del texto: «predicación, consumación, trasm itir, recibir,
plenitud, etc.».
El lenguaje bíblico es una gran riqueza, pastoral y teológica, de
la constitución D e i V e rb u m .

las fuentes sagradas; en cambio, la especulación que deja de seguir in­


vestigando el depósito sagrado se vuelve estéril (como lo muestra la ex­
periencia).

173
PROEMIO
(DV. 1)

El proemio es solemne. El concilio habla en primera persona,


adelantándose al estrado para tomar la palabra frente a la huma­
nidad. Por eso su arranque no es remontarse en seguida al princi­
pio de la revelación (cosa que hará el c. II) sino que apela a la
presencia de San Juan en su palabra. Unido a Juan, en comunidad
eclesial, puede repetir las palabras de Juan, que son «palabra de
Dios». Por ser palabra de Dios, el concilio la escucha y obedece,
al mismo tiempo que la proclama; proclamarla es una forma esen­
cial de obedecerle. El texto de Juan no se queda, pues, en pura
cita sino que se hace presencia viva.
Porque Juan habla en calidad de testigo, oficio que comparte con
otros. Su plural asegura que es un miembro de la comunidad apos­
tólica, de la comunidad eclesiástica; esa misma comunidad ecle­
siástica está aquí presente, en la reunión de la comunidad episcopal
o apostólica de hoy. En unión con Juan y por mediación de él,
los padres conciliares anuncian y dan testimonio.
Juan es testigo de un acontecimiento. Acontecimiento inicial
(v. 1), que marca un nuevo comienzo en el mundo, al cual hay que
referirse para subsistir y continuar. Acontecimiento histórico: data-
ble, manifiesto a los ojos, a los oídos, incluso a las manos (v. 1);
en cuanto histórico, requiere los testigos mediadores, inaugura y
exige tradición.
Es además acontecimiento trascendente; es decir, en el aconte­
cimiento histórico se manifiesta una realidad trascendente: es la Pa­
labra viva, la vida eterna. Por ser eterna, no ha comenzado, sino
que ya estaba junto a! Padre; se ha hecho presente en su apari­
ción histórica y continuará como vida eterna. Es también Palabra
vivificante, que permite a los hombres vivir con Dios, o sea, vivir
sin término. Palabra y vida: Palabra pronunciada y vida manifestada,
Palabra eficaz y vida comunicada.

175
Vida eterna es comunión. La comunidad de testigos se abre para
que otros se incorporen a ella, para que compartan la vida con ella:
Juan llama a esa comunidad «nosotros», y podemos llamarla Iglesia.
Ahora bien, la Iglesia, en cuanto tal, vive de la vida divina, de su
comunicación con Dios; por eso, el que se incorpora a ese «nos­
otros», entra realmente en esa participación de vida divina. Es unión
con el Padre y con su Hijo Jesucristo, o, si queremos, es la unión
de Jesucristo con el Padre, que Jesucristo nos regala (Juan no cita
aquí al Espíritu Santo como realizador de esa unión).
El concilio, como conciencia expresada de la Iglesia, sabe que
las palabras de Juan son realidad hoy en la vida de la Iglesia, son
formulación permanente, actual, del ser de la Iglesia. Por eso el
concilio proclama esas palabras ante la humanidad, invitando a todos
los hombres a participar en esa vida eterna, que es creer, esperar
y amar.
Así es la revelación: una iniciativa de Dios Padre, que envía a
su Hijo como revelador y revelación; la aparición histórica de una
persona que es palabra y es vida; para comunicar a todos los hom­
bres esa vida de Dios; en una comunidad y en una tradición que
puedan alcanzar a todos los hombres.

176
CAPITULO I

NATURALEZA DE LA REVELACION

12
UNIDAD Y COMPOSICION
(DV. 2)

Por Luis Alonso Schokel

La u n id a d del capítulo es te m á tic a : la revelación. Lo que es el


tema genérico de toda la constitución es también el tema espe­
cífico de su primer capítulo, que se titula «Naturaleza de la reve­
lación»: D e ip s a re v e la tio n e . Así es desde el esquema tercero, que
separó en dos capítulos naturaleza y transmisión de la revelación.
El esquema segundo trataba el tema en un amplio proemio. El pri­
mer esquema titulaba su primer catípulo D e d u p lic i fo n te re v e ia -
tio n is ; y el esquema D e d e p o s ito p u ré c u s to d ie n d o dedica el capítulo
cuarto a la «revelación pública y la fe católica».
El tema se a rtic u la así: naturaleza de la revelación, etapas de
la revelación, respuesta humana a la revelación, verdades reveladas.
El número 2 llevaba como subtítulo «Naturaleza y objeto de la
revelación», y es una descripción de los aspectos esenciales. P rin ­
c ip io o punto de partida es Dios, sujeto revelador por propia inicia­
tiva (que al comienzo del párrafo todavía no se designa como «Pa­
dre»). O b je to de la revelación es el mismo Dios: lo cual subraya
el carácter personal y s u b je tiv o de la revelación; una persona jamás
puede reducirse a mero objeto; además Dios revela el misterio de
su voluntad salvadora. Esta salvación tiene una estrutcura trinitaria,
de modo que lo personal retorna con toda fuerza. F in de la revela­
ción es la unión con Dios, la participación en su naturaleza. D e s ti­
n a ta rio s de la revelación son los hombres, en su categoría espiritual
y personal, capaz de ser levantada a la convivencia con Dios. M e d io
de la revelación son obras y palabras de Dios en unión orgánica de
funcionamiento. C e n tro de la revelación, síntesis y cumbre, es Cristo.
La enumeración esquemática del párrafo precedente no refleja
realmente la estrecha organización del texto conciliar. Si lo leemos
atentamente, veremos cómo se montan y sobreponen las piezas.

179
Dios es sujeto, y objeto y fin de al revelación, revelador y revelado.
Cristo es objeto de la revelación en cuanto realizador del «misterio
de la voluntad» divina y en cuanto plenitud; es además sujeto re­
velador en cuanto «mediador»; es también el medio supremo de la
revelación. La salvación es tema u objeto y es también fin; la reve­
lación habla de la salvación y la realiza. Esta superposición y esta
continuidad circular nos dicen que el texto conciliar no pretende enu­
merar sucesiva y escolarmente los aspectos de la revelación; más
bien la hace girar, como misterio único, para que aparezcan sus
facetas; de tal modo que cada faceta, por trasparencia y delimitación
mutua, permita ver las restantes. Unidad más orgánica que lógica,
más coherente con el misterio.
He querido destacar los aspectos para despertar la atención del
que lee el texto conciliar, proponiendo al mismo tiempo una ter­
minología útil para ¡as páginas siguientes. De todos los aspectos se­
ñalados, son de extrema importancia el carácter personal, que ya
enunció, aunque con menos fuerza, el concilio Vaticano 1lm, en se­
gundo lugar, la estructura trinitaria de la revelación12. Otro aspecto
importante y bastante nuevo en un documento de la Iglesia es el
describir los hechos como medio de revelación, o como parte inte­
grante de la economía de la revelación. A este tema va dedicado
uno de los artículos temáticos del comentario.
El n. 3 de la constitución describe brevemente las etapas de la
revelación, ya que ésta se despliega en un tiempo articulado, que
ella misma configura. Siendo su objeto radicalmente el mismo, se
da, con todo, una diferenciación, el modo y medio de presentarse.
Primero, el medio es la naturaleza, que se ofrece como «testimonio
perenne» de Dios creador y conservador; este medio, aunque cro­
nológicamente sería coextensivo con la historia de la humanidad,
en su función se puede considerar como precedente; la naturaleza
precede al hombre, pero lo exige como destinatario del testimonio.
Sgundo, surge el hombre, y la revelación despliega su contenido
y fin de salvación, que tras la caída aparece como redención y se
ofrece como promesa de un futuro; la salvación comienza a ser dra­
mática, y así la revela Dios; comienza a diferirse en el tiempo,
creando la tensión del deseo y la esperanza. Tercero, una larga
etapa anónima que abarca a toda la humanidad, para excitar en
todos los hombres el deseo de la salvación y para realizar dicha
salvación por la respuesta de las obras humanas. El hombre per­
cibe en su mismo desear y responde con su obrar; no se afirma
nada más sobre el contenido articulado ni sobre el medio de la

1 Puede consultarse el tratado de R. Latourelle sobre la revelación.


2 Sobre este tema puede consultarse el volumen segundo de la obra
Mysterium salutis. Las primeras cuatrocientas páginas tratan de un modo
o de otro este tema, y entre ellas de modo especial el largo artículo de
K. Rahner.

180
revelación en esta etapa, que abarca a los que se llamarán más
tarde gentiles o paganos.
La cuarta etapa presenta la revelación en forma de llamada di­
rigida a un hombre en particular. Aunque el texto conciliar no lo
dice expresamente, por la referencia bíblica completamos que la re­
velación es ahora elección y promesa, y que se forma como desti­
natario y portador especial un pueblo. Tras la etapa patriarcal su­
cede la cuarta etapa, inaugurada por Moisés bajo el signo de la
alianza: destinatario es un pueblo escogido, la revelación se realiza
por mediadores humanos, Moisés y los profetas, la palabra de Dios
se hace palabra profètica y alcanza una cumbre histórica: el conte­
nido de la revelación divina se especifica y diferencia: Dios se ma­
nifiesta con creciente intensidad único, y vivo y verdadero, se muestra
en la doble dimensión de Padre providente y juez justo; exi­
giendo la respuesta humana del reconocimiento. Además va acla­
rando el contenido de la promesa, que es una persona, un Salva­
dor, y exige la respuesta humana de la esperanza. En esta etapa,
la revelación se diferencia y aclara en los contenidos, progresa en
claridad, y asume formas que no serán abolidas sino incorporadas.
Si la promesa constituye todo el tiempo intermedio en esperanza
y expectación, esto se aplica sobre todo a la etapa del pueblo de
Israel.
Ampliar estos temas sería escribir una teología del Antiguo
Testamento, como contenido, modo y desarrollo de la revelación. La
teología del futuro tendrá que prestar este servicio3.
El n. 4 trata de la etapa central, que es cualitativamente diversa,
porque en ella convergen todos los aspectos. A este tema va de­
dicado uno de los principales artículos temáticos del presente co­
mentario, de enfoque claramente bíblico.
El n. 5 habla de la respuesta del hombre a la revelación. El
acto entero de revelar se dirige hacia el hombre, exigiendo y ha­
ciendo posible la respuesta humana. El hombre responde a la reve­
lación con la fe, que es acto personal y, por ello, total. La respuesta
responde a la revelación en la misma esfera de salvación, a la que
es elevado el hombre por la acción del Espíritu, inicial y repetida.
Sobre el carácter personal de la fe presentamos a modo de comen­
tario una síntesis de una obra que hoy se puede considerar clásica
y que influyó en la formulación conciliar.
Hay correspondencia entre el revelarse personal de Dios y la res­
puesta personal del hombre. A la «verdad» del n. 2 corresponde la
respuesta del entendimiento en n. 5; a la atracción de n. 2 corres­

3 Las cien últimas páginas del citado volumen, Mysterium salutis li,
estudian este problema. Quizá no sean muchas, proporcionalmente al volu­
men, las setenta páginas dedicadas al AT; la división es más diferenciada:
patriarcas, alianza sinaitica, de Josué a David, David y la monarquía, des­
tierro y comunidad postexílica.

181
ponde la respuesta de la voluntad en n. 5. En cuanto a la estruc­
tura trinitaria, habría que comentar los textos bíblicos aducidos en
paréntesis: Rom 1,5 habla de la fe: p a ra que p o r su n o m b re to d o s
lo s g e n tile s a c e p te n la fe, y el contexto precedente menciona a Dios
( = Padre), al Hijo de Dios y al Espíritu santificador; Rom 16,26 es
el final de la epístola, y contiene una doxología en que se mencio­
nan Dios ( = Padre) y Jesucristo, con otros aspectos de la revela­
ción y la fe.
Con el n. 5 se cierra la estructura del capítulo. El n. 6 da la im­
presión de ser añadido a una composición literaria ya realizada. Re­
pite algunos puntos del n. 2, repite varias frases del Vaticano I. En
la situación presente del ateísmo, este párrafo quiere reafirmar la
cognoscibilidad de Dios.
Además nos presenta el aspecto de la revelación como doctrina,
tema al que está dedicado el último artículo del comentario al ca­
pítulo primero.

182
CARACTER HISTORICO DE LA REVELACION
(DV. 3)

Por Luis Aionso Schókel

Distinciones

El adjetivo «histórico» aplicado a la revelación se puede tomar


en varios sentidos.
a) La historia como escenario de la revelación. Es decir, la re­
velación sucede en un espacio y tiempo determinados, está some­
tida a las coordenadas de la historia. Leemos, por ejemplo, que
Abrahán se encontraba en Ur, o en Bétel, o en Mambre cuando re­
cibió la revelación, la promesa, el mandato de Dios; Isaías nos dice
el año en que profetizó, y otros profetas especifican incluso el día.
No menos pertenece a las coordenadas de la historia la reve­
lación de Cristo. Nadie discute que en este sentido la revelación
es histórica.
La constitución describe esquemáticamente la revelación en una
serie de etapas: primeros padres, Abrahán (patriarcas), Moisés
(alianza), profetas, Cristo. Ya desde el esquema segundo se enun­
cia este carácter: Adán, Abrahán, el pueblo. El esquema tercero
añade los patriarcas, Moisés y los profetas. El esquema cuarto
menciona un tiempo entre los primeros padres y Abrahán, que ca­
racteriza de modo genérico. Y así queda en el texto promulgado.
Lo importante es que esa sumisión a la historia es constitutiva
de la revelación: quiero decir, la revelación no se presenta como un
absoluto atemporal, sino se va dando en un proceso, en un pro­
greso hacia la cumbre, que es Cristo. De una manera controlable y
registrada, en la historia del pueblo escogido.
Pero, al mismo tiempo que sucede en la historia, configura la
historia de ese pueblo receptor y portador, de suerte que en cierto
sentido se hace parte de la historia total de un grupo humano.

183
En este sentido se contrapone a una revelación por la natura­
leza. Claro está que esa revelación de la naturaleza se va ofreciendo
y realizando en la historia de la humanidad; pero no con el carácter
lineal y único de la revelación histórica. Este tema ya se encuentra
en el tercer esquema, con fórmulas muy parecidas a las definitivas,
sobre todo cuando habla del «testimonio» de Dios en la naturaleza
y cita el texto clásico Rom 1,20. Del Antiguo Testamento se podría
citar el comienzo del salmo 19:
El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra.
Sin que hablen, sin que pronuncien,
sin que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón
y hasta los límites del orbe su lenguaje.

Y este mensaje no se contrapone sino que se enlaza con el men­


saje de la palabra, en un contexto orgánico; del mismo modo, el
salmo 136 ve en cielo y tierra, sol y luna, una manifestación de
«la misericordia» de Dios, igual que en los hechos de la historia4.
También se opone este carácter histórico a una revelación mí­
tica sucedida en un metatiempo y un metaespacio fuera de nuestras
coordenadas, y actualizada en un acto cúltico perfectamente cíclico.
b) En un segundo sentido, la historia es objeto o contenido de
la revelación. Esto se ve claramente en nuestro símbolo de fe, cu­
yos artículos no son verdades abstractas, universales y atemporales,
sino hechos de historia: nació, padeció en tiempo de Poncio Pilato,
murió, fue sepultado, resucitó. Semejantes son los símbolos de fe
israelíticos, que pueden comenzar por un patriarca y suelen cen­
trarse en la liberación de Egipto y la entrega de la tierra prome­
tida; véase, p. ej., Dt 26.
Este capítulo del Deuteronomio nos puede servir para oponer esta
revelación a una de tipo mítico. Se trata de una fiesta religiosa de
la cosecha: los israelitas (¿padres de familia?) traen primicias en
cestas, se las ofrecen al sacerdote, éste las coloca sobre el altar:
esto es el rito. Entretanto recitan su profesión de fe. Ahora bien,
en otros pueblos la fiesta de la cosecha es de signo mítico: en
ella se actualiza el acontecimiento primordial del dios que baja a
la tierra, la fecunda, y resurge; la repetición del hecho — fecundi­
dad, cosecha— y del rito es puramente cíclica. En cambio, Israel,
al festejar litúrgicamente la cosecha, pronuncia una pieza de su

4 Nada dice la constitución de una transfiguración de la naturaleza por


la resurrección de Cristo, con nueva capacidad de revelar. Si el sentido
de la creación es manifestar, a! recibir una nueva capacidad manifesta­
dora recibe un nuevo sentido y es recreada por Cristo Señor.

184
historia: la posesión de la tierra no es un dato obvio sino que es
un don histórico. Hubo un tiempo en que Israel no estaba allí, y
este límite temporal revela el sentido de la tierra, la hace revela­
dora. La cosecha actualiza el don histórico, y la ofrenda de las pri-
micas es testimonio de reconocimiento paralelo a la profesión de f e 5.
Cuando decimos «hechos», por lo tanto, únicos e irrepetibles,
no queremos negar la verdad de su narración. Al haber sucedido y
ser reconocido como tal, se hace absoluto y definitivo, por siem­
pre es suceso sucedido, y su enunciado participa en el carácter
absoluto de la verdad formal. En este sentido, el símbolo de fe
contiene «verdades». Por otra parte, la fe y su profesión no recaen
sobre la historicidad como cualidad abstraída del hecho «creo en
la historicidad de la salida de Egipto», sino sobre el hecho y su sen­
tido globalmente. La frase de Bellarmino es inaceptable: n o n n a rra n -
tu r q u ia p e r tin e n t ad fid e m , s e d p e r tin e n t a d íid e m q u ia n a rra tu r;
esta frase, llevada a sus consecuencias, haría de la Escritura en
lo histórico lo que algunos pretendieron en las ciencias naturales,
a saber, suministrar informaciones científicas reveladas, neutras en
el orden de salvación.
La revelación manifiesta y explica la salvación, y es parte de ella;
y la salvación como unidad es primariamente un plan que se realiza
en el tiempo, su realización es historia salvadora. Por eso la reve­
lación tiene por objeto, por artículos, hechos más bien que ideas
o teorías. Es verdad porque manifiesta y hace entender; es doctrina
porque enseña: su tema primario son los hechos con su sentido.
Cuando decimos «hechos» en este contexto, excluimos la ficción
en cuanto tal; no porque la ficción literaria o narrativa se resista
a ser cauce de revelación verbal, sino porque la ficción se refiere
a hechos sucedidos a través de estructuras intermedias diversas del
simple enunciado del hecho. Esto tampoco prejuzga el modo cómo
se narra el hecho sucedido: épica, poesía heroica, folklore, e tc .6.
c) En un tercer sentido, «histórico» puede decir que algunos
hechos prueban la realidad de la revelación: es el valor apologético
de ios hechos. Ya en el AT, el cumplimiento comprobaba la verdad
de la profecía y la legitimidad del profeta, Dt 18; y los evangelios
utilizan varias veces el argumento apologético: p a ra que v e á is q u e

5 En los últimos años ha desarrollado este tema con particular vigor


Gerhard von Rad, ya en su estudio sobre los símbolos de fe Das formge-
schlchtliche Problem des Hexateuch (1938), reimpreso en Gesammelte Stu-
dlen zum Alten Testament (München 1958). Después, en su Teología del
Antiguo Testamento.
6 A este respeto se puede ver la controversia suscitada por Von Rad
con su teología de «los hechos profesados por la fe»: en la introducción
al segundo volumen de su Teología responde von Rad a las objeciones de
sus adversarios, F. Hesse, J. Hempel, V. Maag. Aquí no tratamos del pro­
blema de la historicidad — que es capital en una religión histórica— , sino
que nos interesa por ahora la «historiedad».

185
e l H ijo d e l h o m b re tie n e a u to rid a d ... S e ñ a l de que ha lle g a d o el
r e in o d e D io s ... D io s n o e s c u c h a a lo s p e c a d o re s ...
Una atención apologética, integrada en la totalidad de la teolo­
gía, es necesaria; un análisis apologético de profecías y milagros
puede descubrir un sentido parcial de los hechos. El peligro nace
cuando la actitud apologética se hace exclusiva, o se hace domi­
nante dictando ley a la reflexión teológica. Si la función apologé­
tica es decisiva y formal, lo mismo prueba la autoridad reveladora
de Cristo el dar vista a un ciego como el tirarse del alero del tem­
plo en espectáculo circense.
Entre los sentidos de un hecho puede estar esa función de tes­
timonio y argumento prestado a otro hecho o a una persona. Valor
de referencia y de servicio que de ningún modo empobrece la sig­
nificación intrínseca del hecho. Por eso la función apologética de los
hechos debe estar integrada en una reflexión teológica total.
Esta d o ctrin a está claram ente form u la d a en la c o n s titu c ió n D e i
F iliu sdel c o n c ilio V aticano I (Denz. 3.009-3.034). A llí se habla de
«argum entos externos de la re v e la c ió n ..., es d ecir, hechos d ivin o s
que, por d e m o stra r la o m n ip o te n cia y el saber in fin ito de D ios, son
señales c e rtísim a s de la re ve la ció n d ivina, aptas para la in te lig e n c ia
de todos». La c o n s titu c ió n D e i V e rb u m no in s is te expresam ente en
esta verdad.

d) El cuarto sentido de! adjetivo «histórico» es que los hechos


son reveladores. Este será el tema principa! del artículo, y lo de­
sarrollaré después. Era conveniente citarlo aquí, para completar me­
tódicamente la enumeración.

Resumen

El esquema llamado D e d e p o s ito f id e i p u ré c u s to d ie n d o (que no


llegó a discutirse), en su capítulo cuarto: D e re v e la tio n e p u b lic a e t
d e fid e c a th o lic a , es un buen resumen de la precedente enumera­
ción, al mismo tiempo que ilustra por contraste la posición del texto
promulgado.
Como en otras cosas, la actitud del esquema es aquí analítica:
opone hechos a palabras, para conceder a éstas en exclusiva el po­
der de revelar. En el análisis concede determinado valor a los he­
chos.
«Aquella larga serie de sucesos salvíficos, que alcanzan su cum­
bre en la vida, muerte y resurrección de Cristo, sobresalen por cla­
ridad e importancia entre los o b je to s de la divina revelación; y en
ella se nos anuncian profundos m isterios»7. Es el sentido segundo

7 Longa illa series eventuum salutarium, quae in vita, ¡norte et resu-


rrectione Christi fastigium suum tándem attigit, Ínter obiecta divinae re-

186
arriba descrito. La última frase parece adición, como si algún miem­
bro de la comisión hubiera pedido esta aclaración; el verbo em­
pleado, «anunciar», no tiene fijeza terminológica, resulta vago y se
opone claramente al término «revelar», que se reserva para el acto
de hablar: lo c u tio q u e ... m y s te ria s a lu tis ... te s ta tu s e s t (ib., n. 17);
resulta que los misterios se revelan en las palabras y se anuncian
en los hechos. Más abajo (n. 19) se habla de «los misterios mos­
trados en cada hecho de la historia de la salvación» (m y s te ria in
s in g u la rib u s fa c tis h is to ria e s a lu tis e x h ib ita ); quizás «mostrar» sea
más que «anunciar», pero queda la indecisión terminológica y se
confirma el deseo de evitar para los hechos el término «revelación».
«Aunque hay que reconocer que la revelación se nos ha dado
en la historia de la salvación humana, predicha o contada...»8. La
fórmula ¡n h is to ria nos podría llevar al primer sentido arriba ex­
puesto; incluso la especificación «de la salvación humana» no ex­
cluiría esa acepción, ya que la historia de salvación es parte de la
historia humana; pero los dos predicados «predicha y contada» nos
llevan claramente al terreno de la palabra; así lo indica también la
cita de San Agustín: Q u id a u te m a g a tu r c u m g e n e re h u m a n o , p e r
h is to ria m c o m m e n d a ri v o lu it [ D e u s ] e t p e r p ro p h e tia m (n. 4). Así re­
caemos en la historia como objeto o tema de la revelación.
En cuanto al tercer sentido, «apologético», este esquema se ex­
tiende generosamente. El n. 23 habla de las «señales externas de
la revelación», «múltiples señales de la revelación». El n. 24 des­
taca «milagros y profecías»: si las profecías son palabras, los mi­
lagros son hechos. El n. 25 destaca la «resurrección corporal de
Cristo», que ocupa el puesto principal entre estas señales y es una
refulgente señal histórica9. El n. 26 habla de la Iglesia como señal
de revelación. Y el n. 27 menciona las señales internas al alma,
pero insistiendo de nuevo en la importancia y función de las se­
ñales externas. Puede decirse que el valor apologético de los he­
chos es el que más estima y considera este esquema. Naturalmente,
estas señales externas, por ser hechos, pertenecen a la historia hu­
mana: por su carácter público y su referencia social (n. 23), son
«señal histórica» (n. 25), están presentes en el mundo (n. 26).
Si preguntamos por el cuarto sentido, los hechos reveladores,
medios de revelación, la actitud de este esquema es negativa o de
extrema desconfianza. Vale la pena detenerse, porque representa una
tendencia frecuente en la teología preconciliar.

velationis conspicuitate et momento eminet, in eademque nobis altissima


mysteria annuntiata sunt.
8 ...etsi agnoscendum s it revelationem nobis datam esse in humanae
salutis historia, sive praenuntiata sive narrata.
9 Ecclesia autem máximum in genere signorum semper habuit et habet
resurrectionem corporalem Christi quae, ab Ipso clare praenuntiata, ob se-
pulchrum deprehensum vacuum apparitionesque ipsiusmet Redivivi, fulgens
signum historicum facía est.

187
En primer lugar, ia insistencia en lo verbal, apenas moderada
por un adverbio: «Esta revelación de la Nueva Alianza se esparció
sobre todo por la predicación y fue recibida escuchando... Cristo,
durante su vida, manifestó de viva voz los misterios del reino de
los cielos... los apóstoles predicaron la doctrina de Cristo. El minis­
terio de la palabra siempre se ha conservado en la Iglesia... los
obispos siempre transmitieron la doctrina por medio de la predica­
ción. Los apóstoles recibieron de la boca de Cristo o por inspira­
ción del Espíritu Santo y lo entregaron a la Iglesia... para que en
ella se transmitiera por la predicación eclesiástica»101 .
En segundo lugar, el planteamiento por oposición induce a extre­
mar los términos: «Aunque hay que reconocer que la revelación se
nos ha dado en la historia de la salvación humana, predicha o con­
tada, sin embargo, de ningún modo se puede aceptar que la reve­
lación consista en los puros hechos, de modo que las palabras de
Cristo, Hijo de Dios, y de los otros mensajeros de Dios sean sim­
ple complemento secundario» n.
Está claro el énfasis m e r is . .. s e c u n d a rle ta n tu m ; y la nota, re­
conociendo el carácter histórico «del objeto de la revelación», toma
postura contra G. Tyrrel, muchos protestantes y algunos católicos:
p lu re s p ro te s ta n te s ... q u íd a m c a th o líc i. Planteada tan agudamente
la oposición, ¿no queda un tercio entre los extremos?, ¿no resulta
extremista la opción?
En tercer lugar, aplicada la oposición a Cristo, el valor revela­
dor de su vida queda seriamente minimizado. «Cristo... enseña las
principales verdades de fe..., muestra en su vida el camino de la
salvación. Con todo, es cierto que en la doctrina de Cristo, pala­
bra de Dios hecha carne, hay que poner la causa de que toda su
vida tenga el carácter de testimonio d ivin o ...»12.

10 Estamos en el esquema De duplici fonte: Haec Novi Foederis reve-


iatio... potissimum per praedicationem sparsa est et auditu recepta... Chris­
tus... in vita sua arcana regni caelorum viva voce manifestava... Apostoli
doctrinam Christi praedicant (n. 2), M inisterium autem verbi... semper in
Ecclesia servatum est... Episcopi eorum doctrinam semper praedicatione
tradiderunt (n. 3). Traditio... in rebus fidei et morum ea continet omnia
quae Apostoli, sive ab ore Christi sive suggerente Spiritu Sancto accepe-
runt atque Ecclesiae quasi per manus tradiderunt, ut in eadem per praedi­
cationem ecciesiasticam transmitterentur (n. 4). Estos párrafos insisten en
lo oral contrapuesto a lo escrito, siempre en el ámbito de la palabra.
11 Quapropter, etsi agnoscendum sit revelationem nobis datam esse in
humanae saiutis historia, sive praenuntiata sive narrata: tarnen minime
sentiendum est, revelationem meris istis eventibus iam ita constitutam
esse, ut sermone Christi, F ilii Dei, aliquorumque Dei legatorum secundarle
tantum compleatur (esquema De deposito... n. 18).
12 ...ipse... praecipuas fidei veritates homines docuit... per totam vitam
suam nobis viam salutis monstravit. Nihilominus verum manet in ipsa doc­
trina Christi, Verbi Dei incarnati, causam reponendam esse cur tota eius
vita habeat indolem divini testimonii.

188
En consecuencia, la muerte y resurrección de Cristo no revelan;
son objeto revelado y prueban la validez de la revelación; si bien,
por otra parte, el objeto de la revelación de Cristo son «las prin­
cipales verdades de la fe». Lo mismo, un milagro de Cristo no es
revelador: es un hecho revelado si lo cuenta el Evangelio, y es
prueba de que hay revelación en las palabras de Cristo.
En cuarto y último lugar se propone una definición de la reve­
lación que la identifica con la palabra. Si en sentido asertivo la
definición es válida, en sentido exclusivo habría que legitimarla;
de lo contrario, o prejuzga toda la cuestión o la reduce a una q uaes-
t io de n o m in e . Y si es cuestión de terminología, muchos preferirán
una terminología más fiel a los datos bíblicos. R e v e la tio e x te rn a e t
p u b lic a , qua o b ie c tu m fid e i c a th o lic a e d iv in itu s c o m m u n ic a tu m e s t
c u m E c c le s ia , e s t J o c u tio qua b e n ig n is s im u s D e u s, oJim in p ro p h e -
tis , n o v is s im e in F ilio (cf. Heb 1,1), s e m e tip s u m , m y s te ria s a lu tis
v e rita te s q u e co n n e x a s te s ta tu s e s t. Si dejamos el contenido y los
trasmisores, obtenemos: la revelación a la Iglesia es un hablar en
el que Dios da testimonio» (D e d e p o s ito ... n. 17). En las notas se
repite lo mismo: Q u o d r e v e la tio s it lo c u tio D e i c u i c o rre s p o n d e a t
fieles, c o n s ta t im p rim ís e x S a cra S c rip tu ra ... n o tio n e m re v e la tio n is
u t lo c u tio n is D e i a tte s ta n tis .
El documento quiere probar su definición con una serie de citas;
pero hay que decir que la mayoría de las citas aducidas repiten
que Dios ha hablado, no identifican plenamente la revelación con
este hablar de Dios (muchos ni siquiera emplean el término reve­
lación). Pero, si por definición la revelación consiste formalmente
en palabra, los hechos no pueden revelar.

El progreso de los esquemas

El segundo esquema nada dice sobre el medio de la revelación;


sólo habla de su necesidad y objeto, que es «la verdad sobre Dios
y sobre el hombre». Pero es de notar la cláusula: «esa verdad bri­
lla para nosotros en Cristo»: In C h ris to n o b is illu c e s c it. Al no di­
vidir la realidad de Cristo, prepara el camino para una visión orgá­
nica explícita. El n. 4 de este esquema sigue más bien el prece­
dente: las palabras de Cristo manifiestan el misterio de su vida, su
vida milagrosa confirma la autoridad de su testimonio 13.
Entre el segundo esquema y el tercero sucede el gran cambio
de dirección, debido a las intervenciones positivas de varios padres
conciliares. Frente a un padre que pide un estrechamiento del con­
cepto de revelación ta m q u a m lo c u tio n e m D e i, c o n c e p tib u s , iu d ic iis ,

13 Sicut per verba Christi mysterium in eius vita contentura manifes-


tatur, sic per vitam eius miraculosam auctoritas testim onii Christi com-
probatur.

189
p ro p o s itio n ib u s c o n s ta n te m , muchos piden que se afirme el valor re­
velador de los hechos: v o lu n t e x p re s s iu s s ig n ific a r i D e u m se re v e ­
la re e tia m p e r o p e ra p a tra ta ; otros piden que se afirme que Cristo
mismo es la revelación: in s p e c ie v o lu n t s ig n ific a re C h ris tu m ip s u m
e s s e r e v e la tio n e m 14. Otros padres protestaban contra la preocupa­
ción demasiado apologética del esquema y pedían que se afirmase
positivamente el valor revelador de los signos y la persona de
Cristo 1S.
Así se llega al esquema tercero, que, salvo dos retoques, será
el texto definitivo. Las diversas relaciones nos informan sobre eí
sentido de la nueva formulación. Ante todo se quiere superar el
planteamiento dilemático, pasando a una visión orgánica; la des­
cripción resultará más rica y más bíblica16.
El cambio introducido por el cuarto esquema resultará más sig­
nificativo cuando examinemos la conexión positiva entre las pala­
bras y obras en la economía de la revelación.

Los hechos reveladores: la razón bíblica

El esquema D e d e p o s ito ... proponía su idea de la revelación co­


mo «noción tradicional, basada también en la Sagrada Escritura».
Tenemos que consultar la Escritura para ver si es cierto. En parti­
cular me fijaré en el AT, porque precisamente por la reflexión teo­

14 Véase Praenotanda ad num. 1-6: Generaba.


15 Plures in priori n. 4 reprehendebant nimiam praeoccupationem apo-
logeticam, et volebant affirmare signa et personam Christi non esse solum-
modo argumenta credibilitatis, sed vere revelatoria (Relatio de n. 4 [E ]).
16 De la relación del cardenal Fiorii: Ipsius vero revelationis constitu­
tiva elementa sunt insimul opera in historia salutis a Deo patrata et verba
quibus ipse Deus opera sua vult ut explicentur. Exinde indoles patet et his­
tórica et sacramentalis revelationis: histórica quidem, quia praeprimis in
omnibus Dei interventionibus consistit, quae utpote sub unico fine procu-
randae salutis unificatae, nomine «oeconomia» designatur; sacramentalis
autem, quia gestorum integra significatio per verba, scilicet per locutionem
Dei (quae et ipsa est historicus eventus), nobis innotescit.
Quod attinet vero revelationis obiectum primarie ipse Deus est conside-
randus, quatenus sese revelat per opera salutarla quae patraverat, quaeque
in eventu summe salutari reassumuntur, in Verbi nempe Incarnatione, vi
cuius Christus ad historiam cuiusque aetatis pertinet. Obiectum autem lo­
gice secundum, at historiam salutis concomitans atque perfciens, est lo-
cutio divina, qua nobis tarn de Deo quam de hominis salute veritas illucescit.
Haec autem consummate revelado, sicut ilia quae ipsam praecessit, non
tantum verbis exprim itur quibus factum Incarnationis describitur vel quae
a Dei Unigenito prolata sunt; sed etiam operibus, signis et miraculis, iis
imprimis quibus directe mundi salutem Christus operatus est. Quo fit ut
tota persona Christi (id est: integer Christus) insimul s it totius revelatio­
nis et actus summus et obiectum praecipuum.
Ex dictis consequitur: Christianismum plusquam doctrinam divinitus da-
tam, factum esse divinum; ipsius nempe Dei Incarnationem.

190
lógica sobre el AT ha entrado en el texto promulgado la idea;
de los hechos reveladores: primero en el esquema segundo, c. 3:
D e V e te re T e s ta m e n to , y desde allí invade todo el documento conci­
liar. Me contentaré con una breve descripción, con ejemplos.
a ) En las intervenciones de Dios es corriente que las acciones
vayan unidas a las palabras, ambas con poder revelador. P. ej., para
realizar la salvación sacando a su pueblo de Egipto, Dios envía a
Moisés, ministro de la palabra y actor de las plagas; Dios envía las
plagas «para manifestar», para hacer ver al faraón, y éste pronun­
cia su reconocimiento por la experiencia de las plagas.
b ) El concepto de milagro como signo, ’ót: el signo es verda­
dera manifestación de Dios en el signo, y no se le atribuye valor
indirecto, de mera confirmación. Sobre el aspecto de «milagro», de
«maravilla» (nipla*) predomina el carácter de signo, de símbolo. De
modo semejante, los milagros de Cristo, en su contenido real, hacen
presente la acción salvadora de Dios, que realmente da luz a los.
ciegos, salud a los enfermos, vida a los muertos; la salvación se
revela en su símbolo, para el que tenga ojos para ver.
c ) Como a la palabra corresponde el oír, y escuchar y obede­
cer (sm'), así a las acciones corresponde el ver (r’h). Dios hace ver
al pueblo (hifil), se deja ver al menos en su gloria (nifal), el pueblo
es testigo ocular (qal). Por haber visto las obras de Dios, el pue­
blo está comprometido a creer, a confiar, a esperar. La generación
que no ha asistido al suceso histórico, que no ha visto las obras
de Dios, puede actualizarlas en la memoria cúltica; a ellos se les
repite la fórmula v o s o tro s h a b é is v is to , v u e s tro s o jo s han v is to (véa­
se p. ej., Dt 11,7; 29,1.2). Una fórmula sintética: h o y h e m o s v is to
s u g lo ria y h e m o s o íd o su vo z (Dt 5,24).

d ) La visión de las obras de Dios lleva al conocimiento y reco­


nocimiento del Señor: por parte del pueblo escogido y también de
las naciones gentiles. Se trata de la fórmula frecuentísima: p a ra q u e
s e p á is q u e y o s o y e l S e ñ o r y s a b ré is q ue y o s o y e l S e ñ o r. Sólo en
la narración de las plagas encontramos las siguientes: 7,5.17; 8,6.18;
9,14.29; 10,2.7. En Deutero-lsaías: p a ra que v e á is y s e p á is (41,20;
45,3.6; 49,23.26); Ezequiel es especialista de la fórmula. Su valor es
que con frecuencia está ligada a una acción histórica de Dios.
e ) En la oración de Israel encontramos la misma convicción.
P. ej., Sal 98,1-3:
1 Cantad ai Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
2 su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo;
el Señor da a conocer su victoria
reveía a ías naciones su justicia:

19 T
3 se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel;
los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.

El Señor da a conocer su victoria, que es su salvación (yesu’ato),


la revela a los ojos (le’éné gilla) de los gentiles; la «justicia» re­
velada es una acción más bien que una cualidad, como indica el
paralelismo; todo ello se refiere al obrar de Dios, como indica el co­
mienzo de esta estrofa: p o rq u e ha h e c h o m a ra v illa s (kí nipla’ót ’asa).
Y el resultado de la acción divina es que lo s c o n fin e s de la tie rr a
h a n c o n te m p la d o (ra’ü).
En un salmo de estilo sapiencial leemos: G ra n d e s s o n la s o b ra s
d e l S e ñ o r, d ig n a s de e s tu d io p a ra lo s que la s am an (111,2); ese es­
tudio o inquisición (drs) es el dedicado también a la palabra de
Dios. En el verso 4 del mismo salmo, a través de las obras, se reco­
noce una cualidad de Dios: ha h e c h o m a ra v illa s m e m o ra b le s , e l S e­
ñ o r e s p ia d o s o y c le m e n te .

f) Por este valor revelador de los hechos, su olvido es pecado


y fuente de pecados:
7 Nuestros padres en Egipto
no comprendieron tus maravillas;
no se acordaron de tu abundante misericordia,
se rebelaron contra el Altísim o en el mar Rojo.
13 Bien pronto olvidaron sus obras
y no se fiaron de sus planes.
21 Se olvidaron de Dios su salvador,
que había hecho prodigios en Egipto (Sal 106,7.13.21).
Me tentaron aunque habían visto mis obras (Sal 95,9).

g ) La polémica de Dios con los ídolos en Deutero-lsaías enlaza


el decir y el hacer como revelación de que él es el Señor, el único
Dios, de la historia y del cosmos. Y toda la serie de predicados
hímnicos, en participio o en oración de relativo, implican la obra de
Dios como manifestación de Dios.
h ) Finalmente, toda la teología de San Juan se centra en este
punto: Cristo no sólo dice la verdad, sino que es la verdad, o sea,
la revelación; Cristo no sólo dice palabras, sino que es la Palabra,
o sea, la revelación. Pero este punto ocupará un artículo entero.
En conclusión: Decir que la revelación tiene la palabra como
medio privilegiado, como elemento integrante en la estructura total,
es doctrina con sólido fundamento bíblico; decir que la revelación
consiste exclusivamente en palabras, es noción sin fundamento só­
lido en la Escritura. El esquema tercero ha buscado una formula­
ción amplia y orgánica, coherente con los datos de la Escritura.

192
¿Hechos o palabras? ¿Hecho o hechos?

Esa doble pregunta nos conduce a controversias recientes que


iluminan la doctrina conciliar.
En primer lugar, si el significado de un hecho es muchas veces
ambiguo, su inserción en una serie puede aclarar su sentido. Un
punto no hace figura, una serie de puntos invitan a trazar la línea
que delinea una figura. Por la repetición de hechos semejantes, el
observador descubre un patrón o estructura constante, que resulta
significativa; por eso las plagas suceden en serie, repitiendo ele­
mentos semejantes. Sin repetirse, un hecho que abre un proceso
puede ser ambiguo hasta que el proceso llega a su término; en­
tonces el arco llega a su punto de reposo, revelando la dirección,
el sentido de cada momento, incluso del momento inicial; por eso
la salida de Egipto no se entiende hasta que se entra en la tierra
prometida.
Uno podría negar el valor revelador al hecho aislado y conce­
dérselo a la serie y a sus miembros en cuanto tales. No revela el
hecho, sino la historia como continuidad. Entonces se plantea una
nueva pregunta: en la economía de Israel, ¿revelan también algunos
hechos sueltos, o sólo una etapa completa, o hay que esperar al cum­
plimiento total en Cristo?
Recientemente se ha hecho sentir la voz del teólogo protestante
W. Pannenberg, que con su grupo defiende la revelación exclusiva­
mente por los hechos; su libro programático se llama La re v e la c ió n
c o m o h i s t o r i a 17.
Las siete tesis en que Pannenberg resume su teoría suenan:
1. aSegún los testimonios bíblicos, Dios no se ha revelado a
sí mismo directamente, p. ej., en forma de teofanía, sino indirecta­
mente, en sus acciones históricas.
2. aLa revelación no sucede al principio de la historia revela­
dora, sino al final.
3. aEn oposición a apariciones particulares de la divinidad, la
revelación por la historia está patente a quien tenga ojos para ver.
Tiene carácter universal.
4. a La revelación de la divinidad de Dios no se realiza aún en
la historia de Israel, sino solamente en el destino de Jesús de Na-
zaret, en cuanto que en él sucede por adelantado el fin de todo el
acontecer.

17 Colaboran en al obra W. Pannenberg, R. Rendtorff, U. Wilckens,


T. Rendtorff; se publica como primer número de los Cuadernos de Kerigma
y Dogma: Kerygma und Dogma I (Gotinga 1963). Traducción española (Sa­
lamanca 1977).

193
13
5. a El acontecimiento de Cristo revela la divinidad del Dios de
Israel, no en cuanto suceso aislado, sino en cuanto miembro de la
historia de Dios con Israel.
6. a Al formarse en las comunidades étnico-cristianas las ideas
de la revelación ajenas a las judías, se expresa la universalidad de
la manifestación de Dios en el destino de Cristo.
7. a La palabra se refiere a la revelación como predicción, como
precepto y como narración. La predicción se convierte en manifes­
tación de Dios al cumplirse; el precepto sigue a una manifestación
o prueba indirectamente, por el hecho de que Dios establece el de­
recho; la narración, o kerigma, es revelación indirecta, en cuanto
que refiere el acontecimiento escatológico.
Las tesis de Pannenberg chocan con la doctrina protestante, que
da primacía a la palabra; por ello han provocado fuertes reacciones
en contra 18.
La Escritura presenta una estructura compuesta de la revelación:
palabras y hechos en conexión íntima. Esta realidad ha podido en­
gendrar explicaciones unilaterales según se exagere un elemento y
se sacrifique el otro: la teología de manuales excluía los hechos;
Pannenberg quiere excluir las palabras. La constitución intenta una
visión completa y orgánica.

Palabras y hechos

Desde la mención casi incidental, en el capítulo tercero del se­


gundo esquema, la fórmula o su equivalente se extiende por la cons­
titución:
n. 2: obras y palabras intrínsecamente ligadas;
4: con sus palabras y obras [C ris to ];
7: las obras y palabras de Cristo,
con su predicación, sus ejemplos, sus instituciones [apóstoles];
8: su enseñanza, su vida, su culto [Ig le sia ];
14: con obras y palabras [D io s];
17: con obras y palabras [C ris to ];
18: vida y doctrina [C ris to ].

En estos textos aparecen los hechos como medio de revelación,


no sólo como objeto de revelación o como garantía de revelación.
AI hablar de hechos no se menciona la historia como continuidad,
pero el tema está presente en los diversos contextos; además que­

18 Véase, p. ej., W. ZIMMERLI, Offenbarug im Alten Testament: Evange­


lische Theologie 22 [1962] 15-31. Una información documentada en OSWALD
LORETZ, Die Warheit der Bible (Friburgo 1964] c. 2 y 3.

194
da abierta la posibilidad reveladora de determinados hechos indi­
viduales.
Entre dichos textos son importantes los que se refieren a Cristo.
Veíamos en el esquema D e d e p o s ito p u ré c u s to d ie n d o a Cristo en­
señando «las principales verdades de la fe» y mostrando «el ca­
mino de la salvación» (n. 20); en el esquema D e d u p lic i fo n te leía­
mos que «Cristo manifestó oralmente a los israelitas los misterios
del reino de los cielos». Esta visión de Cristo revelador tan estre­
cha y tan poco bíblica tuvo que dar paso, ya en el esquema tercero,
a una exposición rica, aunque sintética; del esquema tercero al
texto promulgado suceden algunos cambios que perfeccionan la enu­
meración y su orden 19. Lo importante aquí es notar que Cristo, como
centro y culmen de la revelación, es también modelo de la índole
de la revelación. Como Cristo revela al Padre con sus obras y pa­
labras, en la unidad íntima de su persona, así la revelación sucede
en obras y palabras intrínsecamente unidas, y con carácter personal.

Relación orgánica

La constitución no se contenta con enunciar repetidas veces la


estructura compuesta del medio de la revelación, sino que intenta
describir brevemente la mutua relación. Entenderemos mejor el sen­
tido de la exposición considerando los cambios a la luz de las pa­
labras del relator.

ESQUEMA TERCERO ESQUEMA CUARTO

Las obras que Dios realiza en la Las obras que Dios realiza en la
historia de la salvación manifiestan historia de la salvación manifiestan
y confirman la doctrina y la realidad y confirman la doctrina y las realida­
que las palabras significan; a su vez, des que las palabras significan; a su
las palabras proclaman las obras y vez, las palabras proclaman las obras
explican su misterio. y explican su m ite rio 20.

Como se ve, la diferencia es simplemente pasar del singular al


plural; el relator explica la intención del cambio: «el término re a ­
lid a d e s se emplea a q u í poco más o menos en el sentido que tiene

19 Texto del tercer esquema: Q uapropter verbis et operibus sigtiis e t


m iraculis, praesertim autem m orte sua e t gloriosa ex m ortuis resurrectione,
m issione quoque S p iritu s ve rita tis, e t tota sua persona revelationem com-
plendo p e rfic it ac testim o n io divino confirm ât.
20 Esquema tercero:
... ita u t opera, in historia salutis a Deo patrata, doctrinam e t rem verbis
significatam m anifestent e t corro b o re n t...
Esquema cuarto:
... ita u t opera, in h isto ria sa lu tis a Deo patrata, doctrinam e t res verbis
sign ifica tas m anifestent e t co rroborent...

195
en la expresión «realidad del sacramento», para significar la reali­
dad profunda que las palabras significan y los hechos expresan...
Por ser tradicional la analogía entre las obras de la Escritura y los
sacramentos cristianos, la comisión conserva el término. Pero juzga
que estará más clara su intención escribiendo «la doctrina y las rea­
lidades» 21.
En los modos propuestos al cuarto esquema encontramos algu­
nas aclaraciones. Algunos padres proponen otra fórmula: «el senti­
do de las obras que Dios realiza en la historia de la salvación se
nos manifiesta en las palabras de! mismo Dios»; la comisión no
acepta esa fórmula, que rebaja el valor de los hechos, y añade por
su cuenta que «obras, en el texto, indica no sólo los milagros, sino
todas las obras salvadoras». Otros padres proponen la fórmula: «las
obras... manifiestan el misterio del plan divino», m y s te riu m b e n e -
p la c it i d iv in i m a n ife s te n t; la comisión no admite la enmienda, por­
que «intenta precisamente exponer la relación intrínseca entre doc­
trina y realidades; ‘ realidades’ incluye aquí el plan de Dios y los
hechos salvadores».
Comentando el texto promulgado: Las obras de la historia sal-
vífica encierran un misterio, que es el plan salvífico y su realización:
ésta es su realidad profunda y su sentido; la realidad profunda se
realiza, y por ello se manifiesta en la obra histórica. Así resulta
que el hecho empírico tiene una capacidad significativa que se
actualiza para los que saben ver. El hecho con su sentido, es decir,
con la realidad profunda que realiza y manifiesta, puede convertirse
en enseñanza formal; de algún modo, ya es enseñanza en su mani­
festación de sentido, pero no formal. Por eso podemos decir que
manifiesta una doctrina, es decir, enseña algo; y confirma una doc­
trina formal, porque es su objeto auténtico, real y no ficticio, por­
que no deja a la doctrina en pura especulación o teoría. La ense­
ñanza sobre el plan salvífico de Dios y su realización se apoya ne­
cesariamente en el hecho.
Por su parte, las palabras toman el hecho con su sentido, ha­
cen explícito y formal ese sentido al articularlo y pronunciarlo. Ya
en la forma de pura proclamación, pues se trata de una proclama­
ción de la fe, que sólo es tal porque ha captado el sentido pro­
fundo de los hechos, y responde a él con la entrega gozosa expresa­
da, con «el sacrificio de la alabanza». No contenta con proclamar
lo que ha captado, la fe quiere penetrar en el misterio y explicarlo:

21 A lii volunt pro «doctrinara et rem verbis significatam» scribi «veri-


tatem salutiferam». Hi forsan non perspexerunt, vocabulum «res» hic adhi-
bcri eo fere sensu quem habet in expressione «res sacramenti», ut signifi-
cetur profunda realitas, quae per verba significatur et per gesta in sua
realitate exprimitur. Quia analogía, quae exsistit ínter opera Scripturae et
sacramenta christiana, est traditionalis, Commissio vocabulum retinuit. Sed
putat intcntionem facilius patere, si scribitur: «doctrinam et res verbis
sígnífi catas...».

10G
esto lo hace con nuevas palabras que articulan y explicitan el mis*
terio inagotable de la salvación realizada.
El sentido de los hechos llega a madurar en la palabra; la so*
lidez y densidad de la palabra procede del hecho. Por su sentido
manifestado, el hecho se parece a la palabra; porque acaece con
el hecho, la palabra es también hecho. Esta doble semejanza y apro­
ximación llega a su conjunción en Cristo, revelador y revelación,
P a la b ra h e ch a carne.
Cabe desarrollar más la breve explicación conciliar.

El hecho humano

Prescindiendo de acciones automatizadas, rutinarias, irrelevantes,


hay una serie de acciones en las que el hombre va realizando su
existencia, de ordinario en interacción con otros hombres.
Para el espectador ordinario de la vida humana, incluso para el
que recibe su acción, el hecho humano suele asumir una radical
a m b ig ü e d a d . Esta puede ser total o parcial, puede ser enigmática
o desconcertante. Aun acciones que creíamos entender en el mo­
mento nos dejan perplejos más tarde: ¿por qué lo hizo?, ¿qué pre­
tendía?, ¿qué ocultaba? Y no tenemos más fácil éxito con nosotros
mismos, con nuestras acciones, porque el hombre tiene una inago­
table capacidad de engañarse que cultiva solapadamente. Hoy em­
pleamos el término «autenticidad» para expresar la vicoria sobre
dicha tendencia humana.
Pero hay situaciones en que el hombre irremediablemente se
muestra: ya Ben Sira dijo que en la desgracia se muestran los ami­
gos, y, según Dt 8, Dios pone a prueba a su pueblo «para ver lo
que tiene en el corazón». Es decir, en la situación inevitable, el hom­
bre se realiza y se manifiesta. Por eso algunos experimentos dirigi­
dos quieren simular o crear situaciones de ese tipo.
Lo que hemos dicho del hombre ordinario, su actitud frente a
la ambigüedad de las acciones humanas, se va limitando en otros
tipos. El observador entrenado capta mucho mejor el sentido de los
hechos: un hombre con intuición y sensibilidad, sobre todo si las
ha desarrollado con gran experiencia de trato con los hombres, es
un observador entrenado. Como el sentido del hecho dice referencia
al que lo percibe, este elemento «subjetivo» es de capital impor­
tancia.
Entre los observadores entrenados podemos colocar al técnico
que ha estudiado una disciplina y un método y se dedica después
a la observación y análisis de conductas humanas: el psicólogo se
fija más en el individuo, el sociólogo en grupos humanos. En todo
caso, este observador técnico tiende a observar lo genérico, lo re­
petido, patrones de conducta; tiende a encasillar el hecho en una ca­

197
tegoría o a diferenciarlo por la conjunción peculiar de varias cate­
gorías. Fácilmente, lo irreducible es para él excepción, anomalía,
anormalidad.
Un lugar privilegiado ocupa el observador literario, el novelista
y el dramaturgo. Ellos poseen la máxima penetración para observar
la vida humana, para captar y penetrar el sentido de las acciones
humanas; y después para reconstruir dicho sentido en la obra lite­
raria. Aunque algunos novelistas afectan la negación de esta acti­
vidad, es decir, pretenden ofrecer al lector hechos en bruto, sin
interpertarlos ni liberar su sentido, dejandoesta tarea al lector (si
se empeña); con todo, no es éste el modo ordinario de la novela,
sino un caso límite.
Junto al grupo precedente podemos colocar al historiador (me
refiero ai historiador que se eleva por encima de su fichero de
datos). El verdadero historiador quiere comprender y proponer el
sentido de los hechos. El tiene una doble ventaja: ai ensanchar su
horizonte, puede descubrir estructuras estables y contar con inter­
pretaciones previas; además, por la distancia temporal, puede con­
templar el desenlace de los hechos, que también es manifestación
de sentido (y no sólo las causas, que indagaba la historia genética).
Esas últimas ventajas nos permiten recordar cómo, por parte del
hecho o de la acción, puede atenuarse la ambigüedad por la repe­
tición de acciones semejantes o por la conclusión de un proceso
comenzado. El primer caso nos permite conocer el carácter de una
persona, y, desde él, comprender, valorar, no dar importancia, per­
donar una acción particular: «son sus cosas, esta maldita ira, siem­
pre lo mismo...».
En esa ambigüedad del hecho se conjugan dos propiedades: una
de ellas es la d e n s id a d , que podríamos llamar también espesor o
complejidad del acto. La superficie que se muestra revela y es­
conde un gran volumen interior; la interioridad del hombre es pluri-
dimensional. De donde se sigue que el hecho, aunque esté bastante
clara su dirección primaria, pueda ofrecer estratos de sentido que
poco a poco penetramos. No habíamos apreciado al primer encuen­
tro la intensidad del amor o del odio. Desde el primer momento
aquello se manifestó como amor auténtico, pero ¿quién pudo cal­
cular su potencia? Esto es lo que nos fascina y sobrecoge en el
ahondar incansable de Dostoyevsky dentro de sus personajes.
La otra propiedad es la u n ic id a d : un hecho humano nunca es to­
talmente reductible a un tipo, una serie, una categoría; ni se puede
repartir en la suma de muchos aspectos típicos. Todos nuestros co­
nocimientos nos ayudan al enfrentarnos con el nuevo hecho, hasta
que a un cierto punto nos abandonan y nos dejan a solas con lo
único: ¿es indescifrable eso único? Dios va a sacar a su pueblo
de Babilonia: esta salida se parece a la primera salida de Egipto;
con todo, el profeta dice a sus paisanos en nombre de Dios:

198
Is 43,18: No recordéis lo de antaño,
no penséis en lo antiguo;
19 mirad que realizo algo nuevo,
ya está brotando, ¿no lo notáis?

La paradoja es que a continuación describe lo nuevo en términos


de io antiguo.
Ni insisto ni defiendo la terminología propuesta. Me refiero sen­
cillamente a una experiencia común y frecuente: no entendemos un
hecho, una acción, le buscamos su sentido cuando eremos haberlo
entendido, tenemos que corregir nuestra apreciación, entendemos
más y mejor a la luz de nuevos hechos, del desenlace. Y todo esto
varía no sólo en función del hecho, sino en función del observador.
Retengamos estos dos polos del problema, para no simplificarlo
ingenuamente, para no buscar una explicación perfectamente enca­
sillada. La pregunta: «¿puede ser un hecho revelador?» nunca po­
drá obtener una respuesta universal y categórica. Y, con todo, en
sus acciones el hombre se realiza y se manifiesta; en la historia
humana, la humanidad se realiza y se manifiesta.
Añadamos otra consideración: hay hechos que nos lanzan una
lla m a d a personal, que nos exigen una actitud o una respuesta en
acción. Esta llamada es parte integrante de su sentido, quizá lo me­
jor de su sentido; su claridad, intensidad, urgencia no son cualida­
des secundarias, abstraíbles, sino que son constitutivas de la lla­
mada. En casos semejantes puede el observador tener miedo a com­
prometerse, y entonces, sin darse cuenta o sin querer darse cuenta,
se cierra a esa llamada, es decir, se niega a captar un sentido del
hecho. Porque el hecho no admite la observación neutral.
El caso ejemplar es el amor. Un acto como expresión de amor
puede ser todavía ambiguo; si el amor se realiza en el sacrificio,
se manifiesta con claridad extrema, aunque no manifiesta toda su
riqueza y hondura. Este sacrificio, como realización y manifesta­
ción del amor, es llamada y exigencia a la respuesta de amor: sólo
el amor puede exigir amor, el amor no puede dejar de exigir amor.
Es decir, la exigencia es parte esencial del sentido. Por eso, el que
no escucha la llamada, no escucha el verdadero sentido del hecho;
y, si teme la llamada o excluye la respuesta, procurará no entender
el sentido del sacrificio como amor. De aquí se sigue una conse­
cuencia importante: el que proclama o anuncia ese sacrificio como
revelación de amor, tiene que proclamar al mismo tiempo la exi­
gencia empezando por él mismo; si adopta una actitud neutra, está
neutralizando la llamada, falsificando el sentido del hecho. Un in­
forme «objetivo» de tal hecho no sería objetivo. (Pero este tema
pertenece más bien al párrafo siguiente, sobre la palabra).
Pero ¿puede suceder un hecho con sentido universal, válido para
todos los hombres? ¿Puede un hecho lanzar una llamada y una exi­
gencia universal? A estas dos preguntas responde el próximo artículo.

199
La palabra con el hecho

Hemos contemplado el hecho desvalido: tan rico de sentido co­


mo inhábil para transm itirlo, hablando por señas e invocando el auxi­
lio de la palabra como intérprete de su mudez. Vamos a pasar re­
vista a los servicios de intérprete que la palabra presta al hecho;
los dividimos esquemáticamente en antes y después.
a ) Antes del hecho, la palabra, como a n u n c io o p ro fe c ía . La
profecía, al cumplirse, se transforma en hecho, pero en hecho de
significado explícito. No se trata en la revelación de profecías neu­
tras, sólo para probar el saber del profeta; sino que su contenido
se refiere a la salvación, don o castigo. La derrota de Senaquerib a
las puertas de Jerusalén declara su sentido en la predicción de
Isaías: en m i tie rr a , en m is m o n ta ñ a s (!s 14,25), cumple y revela un
plan de Dios, que es castigo del agresor y salvación del pueblo. El
destierro declara su sentido en la profecía de Jeremías: es cas­
tigo para la salvación. Comoun actor que explicase el argumento
y la intención del drama que se va a representar, Dios mismo ma­
nifiesta por su profeta su plan y su realización. Con frecuencia el
profeta sólo predice un aspecto: a la luz de este aspecto manifes­
tado, se podrán interpretar o adivinar otros aspectos conexos.
b ) De modo semejante, la palabra de m a n d a to se transforma
en hecho al ser cumplida; la acción humana revela su sentido en
la palabra que manda. No sólo en su aspecto formal, de obediencia
a un mandamiento, sino también en su contenido, que realiza un
orden humano según la voluntad de Dios. También el contenido se
refiere a la salvación, pues no se trata de preceptos arbitrarios o
tiránicos. Bajo el mandato de Dios también declara su sentido la
desobediencia, el no cumplimiento de la palabra.
c ) De igual modo, la e x h o rta c ió n o parénesis, profètica o sacer­
dotal. AI encararse con el pueblo, aduciendo promesas y amenazas,
para convertirlo, para consolidarlo en la fidelidad, la palabra explica
el sentido de la acción que pretende conseguir.
Es de notar que, en los dos últimos casos, la palabra influye
en el hecho, y por ese camino lo explica.
d ) Después del hecho, la palabra lo proclama. En el contexto
de salvación revelada, este proclamar es actividad de la fe, y es
como una primera respuesta a la llamada del hecho; o, si queremos,
como una expresión pública y coral de la primera respuesta que
sucede en el interior del hombre. «El Señor nos ha sacado de Egipto»,
grita la comunidad litúrgica. En sí, el hecho empírico de un pueblo
sedentario que se lanza a la vida seminómada por cierto tiempo y
más tarde se asienta en un nuevo territorio, es un hecho bastante
ambiguo. ¿Por qué lo ha hecho?; ¿por razones económicas, socioló­

200
gicas, religiosas? La repetición de casos semejantes en la historia
antigua puede revelar una tendencia nomádica, un desarraigo urba­
no de un determinado pueblo o raza, y esto es significativo. Pero
nuestro caso es particular: la palabra litúrgica, que nombra el pro­
tagonista trascendente del hecho, declara el sentido auténtico del
hecho; se trata de salvación manifestada. Esto lo percibe la fe; por
eso algunos rebeldes pueden acusar a Dios de haberlos sacado de
Egipto para hacerlos morir a manos de los cananeos (núm. 13). Por
temor, estos israelitas se han cerrado a la llamada del hecho y han
intentado desacreditarlo; en su esfuerzo por ofrecer una interpreta­
ción divergente, reconocen que el hecho tiene sentido y que per­
tenece al orden de salvación y perdición. Su resistencia no es neu­
tral, porque el hecho no lo es; y a través de esa resistencia es­
cuchan otros la auténtica exigencia del hecho.
La proclamación litúrgica tiene otra cualidad, y es su posibilidad
de ser repetida por sucesivas generaciones, actualizando eficazmen­
te su sentido.
En el capítulo de la proclamación puede entrar la p ro fe s ió n d e
fe en símbolos articulados. En ellos, un grupo de hechos recons­
truye una unidad significativa que explica orgánicamente el sentido
de cada uno. P. ej., el credo de Dt 26 tiene un claro movimiento
hacia la tierra prometida y un desarrollo alternante de desamparo
y liberación. El símbolo expresa la unidad ontològica de lo que era
un hecho en desarrollo y que pudo parecer a sus protagonistas una
serie de hechos incomprensibles o extraños.
e) El israelita y el cristiano no se contentan con proclamar sino
que n a rra n . Es significativo el género narrativo (no mítico) de la
Escritura. ¿Es casual?, ¿es puro procedimiento literario «para ilus­
trar verdades»? Todavía hay quien piensa así, o al menos se ex­
presa en estos términos inaceptables. Es que, si la salvación es
hecho, la forma connatural de interpretarla verbalmente es la narra­
ción. Porque contar es una forma humana elemental de interpretar
hechos humanos. Lo que nos parece un contar «objetivo» es en reali­
dad un colosal trabajo de selección de datos importantes, «signi­
ficativos» (¿significativos para quien?), es un trabar y encadenar in­
cidentes, es asignar peso e importancia a los diversos momentos
o personajes, es nombrar protagonista y antagonista y repartir pa­
peles secundarios, es tomar una actitud de interés, o pasión, o dis­
tancia (tan actitud del sujeto es la distancia como el interés; aun­
que el positivismo creyó ingenuamente que la distancia, o la neu­
tralidad, no son actitudes de un sujeto).
Una salvación que se realiza en hechos pide una palabra narra­
tiva para ser interpretada. Por eso tenemos tantos libros narrativos
en el AT, y tenemos los evangelios y los Hechos de los Apóstoles.
La narración puede alcanzar diversos grados de interpretación: pue­
de aplicar esquemas repetidos, puede intercalar discursos reflexivos,
puede poner explicaciones en boca de sus personajes. Tiene una
serie de procedimientos narrativos que no son simple didáctica doc­
trinal. Esto interesa menos aquí, y pertenece más bien al capítulo
sobre los géneros y modos literarios (c. 3, n. 12).
La narración no sólo interpreta, sino que también representa,
presenta. La buena narración, la que llamamos «poética» en sentido
amplio, hace vivos y presentes los sucesos. Con ello salva la dis­
tancia temporal, crea una contemporaneidad ideal, ofrece los hechos
a la ulterior consideración. Aquí empalma la actividad de volver a
contar, ampliando, analizando, explicando más, superponiendo nue­
vos estratos de interpretación.
f) La e x p lic a c ió n se desprende de la simple narración y camina
hacia la didáctica, puede convertirse en una «doctrina» sobre los
hechos. Puede enfentrarse directamente con el hecho o bien con
su mediador, que es la narración. ¿Qué significan estas piedras?
(Jos 4), ¿por qué no conquistamos en seguida toda al tierra? (Jue
3), ¿por qué fuimos al destierro? (2 Re 17,24). Ben Sira es un es­
critor tardío que lanza semejantes preguntas a textos bíblicos, ya
recibidos como Escritura sagrada, bien sea que recuente las glorias
de los antepasados (c. 43ss), bien sea que indague sobre el origen
del pecado (c. 15). Y San Pablo quiere comprender y explicar el
hecho misterioso de Cristo.
Se trata de una actividad que podemos llamar teológica, pues es
fe que interroga para comprender. Puesta en marcha, tiende a con­
tinuar sin descanso, afirmando con su actitud el sentido inagotable
de los hechos.
g ) He propuesto una enumeración esquemática de tres palabras
que interpretan el hecho antes y otras tres que lo interpretan des­
pués. Un caso particular son las a c c io n e s s im b ó lic a s de los profe­
tas. Son predicción, y por ello pertenecen al grupo primero; pero
se realizan en varios tiempos. El Señor manda a Jeremías tomar
un cacharro de loza, reunir a varios ancianos, ir con ellos a la puer­
ta de los Cascotes y romper allí el jarro: primer tiempo, palabra.
Jeremías lo ejecuta, hasta romper solemnemente el jarro: segundo
tiempo, cumplimiento; la palabra de mandato se ha convertido en
hecho de ejecución, y el hecho declara un significado formal, «obe­
diencia»; ¿cuál es el significado material? Jeremías pronuncia una
palabra profètica, en nombre de Dios: A s í ro m p e ré y o a e s te p u e ­
b lo y a e s ta c iu d a d : tercer tiempo, palabra que explica el hecho
precedente como símbolo real. Sobreviene el destierro, cumpliendo
y desentrañando el alcance del símbolo profètico, a la vez que re­
cibe de él una explicación fundamental: cuarto tiempo, final en la
economía. Todo el arco de sucesos nos lo cuenta un escritor: quinto
tiempo, posterior a los sucesos, destinado a las futuras generacio­
nes. Podemos englobar toda la actividad posterior en un sexto tiem­

202
po, que se ejercita en interrogar de nuevo los sucesos y las pre­
vias interpretaciones, siempre en busca de más sentido: actividad
teológica.

Consecuencia teológica

De lo dicho se desprende que la teología debe hacerse más


«histórica». Sin dejar de ser doctrina y ciencia, su objeto tendrá
que ser en mayor escala los hechos y la historia. No que se haya
de convertir plenamente en una ciencia histórica, historia de socie­
dades e instituciones, historia de creencias y doctrinas; porque la
teología ha de ser siempre ciencia de la revelación. Pero, siendo
la revelación histórica, también en su medio, la teología tiene que
participar de ese carácter.
La constitución precede dando ejemplo cuando, para hablar de
la revelación, se pone a contar su historia, simplificada en las etapas
principales (como vimos al principio del artículo).
Dos veces hemos encontrado la palabra actualizando hechos: al
proclamar y al contar. Supongamos una teología que se ocupa de
esos textos. Hay en ellos ya una cantidad explícita de interpreta­
ción, de liberación de sentido; y el teólogo puede analizar sobre
ese sentido del hecho que el autor propone en sus palabras. ¿Ter­
mina aquí la actividad teológica? Si el teólogo hubiera sido con­
temporáneo y testigo del hecho, ¿se contentaría con esa explicación
selectiva?, ¿pensaría haber agotado el sentido del hecho en su ex­
plicación? Más bien, como María, tendría que perpetuar su medi­
tación; como el salmista repetiría g ra n d e s so n la s o b ra s d e l S e ñ o r ,
d ig n a s d e e s tu d io p a ra lo s q ue la s am an.
Hemos dicho que la narración interpreta y hace presente el he­
cho: no ofrece solamente una información intelectual, mediata, sino
que, a su modo, recrea la experiencia en el lector, una experiencia
que es también cognitiva. Ahora bien, esas dos funciones íntima­
mente ligadas en el texto, ¿tienen exactamente la misma dimen­
sión? Dicho con otras palabras: la presencia del hecho contado,
¿no desborda la explicación propuesta por el autor?; ¿ha entendido
y expresado el autor todo el posible sentido del hecho que cuenta
y actualiza? A esto nos responde la práctica de la interpretación su­
cesiva, típica de! Antiguo Testamento: un autor posterior, Ben Sira,
o el libro de la Sabiduría, toman un hecho narrado (p. ej., la plaga
de oscuridad), y encuentran en él sentido que el narrador no ha­
bía explotado (p. ej., Sab 17). El autor dista mil años de! hecho,
accede a él en la obra de un narrador, y se encuentra que el hecho
vuelve a ser revelador; incluso le revela a él aspectos que el na­
rrador no había captado. El narrador, al trasponer el hecho en obra
literaria, lo ofrecía con capacidad de liberar nuevo sentido.

203
Esta actividad que encontramos en el AT a lo largo de los siglos,
y en el NT comprimida en una generación, ¿se cierra con valor cons­
titutivo? ¿O se abre con valor ejemplar? ¿Puede el teólogo tomar
un hecho del Evangelio y buscar en él más sentido de lo que el
autor había explicitado? ¿Puede tomar el sentido expuesto por el
autor también como luz para descubrir más? La contemplación cris­
tiana hace esto con toda naturalidad, y así progresa la tradición
(como veremos en el c. 21); porque el hecho tiene algo nuevo que
decir a este cristiano particular, en este siglo nuevo, en sus cir­
cunstancias personales. Pues la actividad teológica no tiene que ser
totalmente distinta, si bien se distinga en métolo y en rigor.
Sobre la teología volveré comentando el capítulo cuarto. Por ahora
quiero mencionar una obra teológica de gran amplitud que ha to­
mado decididamente esta dirección. Se titula M y s te riu m s a lu tis . C o m ­
p e n d io de d o g m á tic a s e g ú n la h is to r ia de s a lv a c ió n . El primer volu­
men ofrece los fundamentos de dicha dogmática: una reflexión filo­
sófica y teológica sobre el concepto de «historia de salvación»; am­
plios artículos sobre la revelación, su permanencia por la Escritura
y la Tradición, su actualización en la Iglesia; respuesta del hombre:
fe y teología. El primer volumen del «compendio» ocupa más de mil
páginas de apretada lectura, y es en este momento el mejor co­
mentario a la constitución D e i V e rb u m sin pretenderlo. El segundo
volumen se titula La h is to r ia d e s a lv a c ió n a n te s d e C r is t o 22.

Consecuencia pastoral

La constitución nos enseña que los hechos son, con las palabras,
reveladores; y nos resume las etapas históricas de ese proceso
revelador. Nosotros preguntamos: ¿qué sucede después de Cristo?
¿Se hace la historia opaca e incapaz de revelar? La constitución nos
dice que «la economía cristiana, por ser la alianza nueva y defi­
nitiva, nunca pasará; ni hay que esperar otra revelación pública
antes de la gloriosa manifestación de Jesucristo nuestro Señor».
Pero esto de ninguna manera excluye que la historia siga siendo
reveladora.
Ante toda la Ig le s ia . Podemos considerar la Iglesia como reali­
zación del misterio de Cristo en forma de historia. La Iglesia no
añade nada a Cristo, sino que lo recibe de él; pero, recibiendo a
través de los siglos, la Iglesia realiza el don de la salvación. Por
eso la Iglesia, en su vida histórica, es y debe ser una continuada
revelación de Cristo, sin añadir nada a su plenitud. Sencillamente
despliega la interna dimensión de Cristo. La historia de la Iglesia

22 Mysterium Salutis, Manual de Teología como Historia de la Salva­


ción. Tr. Esp. Ediciones Cristiandad (Madrid 1969ss.).

204
se desarrolla ligada constantemente al hecho central y definitivo de
Cristo, y, además, está ligada a una palabra precedente, anuncio y
mandato, que ayuda a interpretarla. Los Hechos de los Apóstoles
son la primera eclesioíogía, no en estilo doctrinal y sistemático,
sino en forma narrativa; son palabra posterior a los hechos de una
generación, y al mismo tiempo anterior a todos los hechos suce­
sivos. El cristiano tiene que mirar la historia de su iglesia, también
la contemporánea, para ir comprendiendo a la Iglesia y a Cristo
en ella.
Además, el cristiano va realizando su vida dentro de la Iglesia.
También él está unido vitalmente a Cristo y vive a la luz de la
palabra del Espíritu. Por eso su propia vida tiene que ser revela­
dora para él y para otros. El salmista dice: F ie le s d e D io s , v e n id a
e s c u c h a r, o s c o n ta ré lo q u e ha h e c h o c o n m ig o (Sal 66,16); a la luz
de la experiencia histórica y de la palabra que la acompaña, es capaz
de comprender el sentido de un suceso personal. Dios se revela
al hombre en su propia vida: entrando en ella, configurándola, dán­
dole sentido. Y hay cosas de la revelación, bien formuladas y expli­
cadas, que no acabamos de comprender hasta que se hacen un
pedazo de nuestra vida. Entonces vemos que no son pura doctrina,
meras palabras, sino palabras poderosas y salvadoras.
Por eso el cristiano debe entrenarse para convertirse en obser­
vador penetrante y certero; debe colocar los sucesos de su vida a
la luz de la palabra inspirada, en actitud inquisitiva de fe. Pero debe
también abrirse a la llamada y exigencia de esa paiabra, para que
por él no se quede en mera palabra.
Va Pedro de noche, detrás del desconocido, y « te n ía la im p re s ió n
d e e s ta r soñ a n d o » ¿qué le sucede?, ¿qué significa eso? Sigue ade­
lante. A tra v e s a ro n la p rim e ra y la s e g u n d a g u a rd ia , lle g a ro n a l p o rtó n
d e h ie r r o que d a b a a la c a lle , y é s te se a b rió so lo . S a lie ro n , y, en
c u a n to r e c o r rie r o n una c a lle , e l á n g e l lo d e jó . E n to n c e s P ed ro «cayó
e n la c u e n ta » y d ijo : « A h o ra ve o c la ro » q u e e l S e ñ o r ha m a n d a d o
u n á n g e l y m e ha lib ra d o (Hch 12).

205
CRISTO, MEDIADOR Y PLENITUD
DE LA REVELACION
(DV. 4)

Por Juan Ashton

INTRODUCCION

La idea de Cristo como mediador y plenitud de la revelación


fue introducida en el texto de la DV en la revisión del esquema II,
atendiendo al d e s id e riu m g e n e ra la de ios Padres 1. El sentido de di­
cha introducción lo explicó el cardenal Fiorit mediante las siguientes
palabras: Q u o d f i t u t to ta p e rs o n a C h r is ti ( id e s t: in te g e r C h ris tu s )
in s im u f s i t to tiu s r e v e la tio n is e t a c tu s sum m us e t o b ie c tu m p ra e -
c ip u u m 2. El texto conciliar es más explícito que el relator a este
efecto, pues no se limita a enseñar que Cristo sea el o b ie c tu m
p ra e c ip u m sino el o b ie c tu m u n ic u m porque resume en sí la to­
talidad de la revelación3. La relación del cardenal subrayó el hecho
de que en la constitución se aplica a Cristo la revelación en sen­
tido activo y pasivo: El es el revelador y lo revelado, el mensajero
y el mensaje, el que habla y la palabra.
El segundo párrafo de la constitución establece claramente que
Cristo en persona es el objeto de la revelación. Pero solamente en
el siguiente capítulo surge la plena extensión del concepto «reve-

1 Documenta concilii Vaticani II: De divina Revelatione p. 48. Ulterior­


mente referido como Doc.
2 Doc. p. 91.
3 En este lugar, el texto decía: Intima ergo per hanc revelationem tam
de Deo quam de hominis salute veritas nobis in Christo illucescit, qui non
solum mediator, sed et plenitudo totius revelationis exsistit [Doc. p. 102).
Es de notar que una proposición para reemplazar qui por in quo fue re­
chazada por razón de que m ulti iaudant quod Christus ipse dicitur reve­
lado [Doc. p. 108). Posteriormente el adversativo non solum... sed fue
reemplazado por simul [Doc. p. 105).

207
Jación». A primera vista parece que la fórmula aquí usada nada
añade a la anterior: C h ris tu s D o m in a s in q uo s u m m i D e i to ta re -
v e la tio c o n s u m m a tu r (n. 7). Acerca de esta frase, la detallada r e la tio
afirma explícitamente: P e r v e rb a « to ta re v e ía tio » in d ic a tu r m u n u s a
D o m in o A p o s to iis c o n c re d itu m ad o m n ia re v e la ta e x te n d í s iv e N o v i
s iv e V e te ris T e sta m e n t í 4.
En la versión final del mismo párrafo, donde se dice que Dios
se refleja como en un espejo en la Tradición y en la Escritura, las
palabras u triu s q u e T e s ta m e n ti fueron colocadas antes de S c rip tu ra
para remover toda posible sospecha de que S c rip tu ra , en este lugar,
se refería al solo Nuevo Testamento5. Así, la versión final dice: H a e c
¡g itu r S acra T ra d itio e t S a cra u triu s q u e T e s ta m e n ti S c rip tu ra v e iu ti
s p e c u iu m s u n t in q u o E c c le s ia in te r r is p e re g rin a n s c o n te m p ia tu r
D e u m ... (n. 7).
La relación de interdependencia existente entre los dos Testa­
mentos está, por supuesto, explícita en el decreto: D e u s ... ita sa-
p ie n te r d is p o s u it, u t N o v u m in V e te re la te re t, e t in N o v o V e tu s pa-
te re t. N a m ... í ib r i V e te ris T e s ta m e n ti in te g r i in p re c o n io e v a n g é lic o
a s s u m p ti, in N o v o T e s ta m e n to s ig n ific a tio n e m su a m c o m p íe ta m ac-
q u iru n t e t o s te n d u n t, iliu d q u e v ic is s im iilu m in a n t e t e x p fic a n t (n. 16).
Este texto nos da una larga explicación de cómo debemos tomar la
frase citada arriba: C h ris tu s D o m in a s in q u o s u m m i D e o to ta re v e -
la t ió c o n s u m m a tu r (n. 7).
Un comentario adecuado sobre nuestro tema requeriría nada me­
nos que una teología desarrollada de toda la Biblia. Con tal que
tengamos presente la importancia central del Antiguo Testamento en
la exposición, podemos comenzar provechosamente por una breve
discusión de las nociones correlativas de la revelación y fe (I),
seguir con una ojeada al significado de m e d ia to r — «reveíatio re-
velans» (II)— y con un examen, necesariamente rápido, de algunos
importantes temas neotestamentarios (III). Estos nos llevarán a una
corta consideración del lugar del Antiguo Testamento en el Nuevo
(IV), para concluir con una reflexión sobre el evangelio de San Juan,
que nos da la teología de la revelación más plena y desarrollada
que encontramos en la Biblia (V).

I. REVELACION Y FE

Hace aproximadamente cuarenta años, en un largo ensayo6,


Bultmann distinguía dos senidos posibles de la palabra «revelación».
Aunque la montaña de libros y artículos acerca del tema no ha ce­

4 Doc. p. 54.
5 Doc. p. 114.
6 Der Begriff der Offenbarung im Neuen Testament (Tübingen 1929).

208
sado de crecer, ía claridad con que Bultmann propone sus ideas
hace de él un buen punto de partida, en especial porque el concilio,
al identificar revelación con el Cristo total, ha hecho imposible
para el cristiano mantener una visión exclusivamente intelectualista
de esa respuesta a la revelación, que es la fe: «(1) Revelación es
la c o m u n ic a c ió n d e c o n o c im ie n to m e d ia n te la p a la b ra , es decir, es
información a través de la cual nos familiarizamos con algo que
anteriormente nos era extraño, de forma que en adelante nos es
conocido. En este sentido, !a instrucción, por ejemplo, puede ser
medio de la revelación, y nosotros decimos que un libro de lectura
o una conversación fue para nosotros ‘una revelación’, que ‘ha abier­
to nuestros ojos', etc. (2). Revelación es un a c o n te c im ie n to q u e m e
p o n e en una n u e v a s itu a c ió n c o m o p e rs o n a (como ‘ego’), en el cual,
ciertamente, se da la posibilidad de conocimiento (a saber, acerca
de mí en mi nueva situación), pero sin considerar si este conoci­
miento se hace explícito o no. En un crimen, por ejemplo, se me
revela el abismo de la naturaleza humana; y en la muerte de un
amigo se me revela algo de lo que significa morir. A través de una
experiencia, mis ‘ojos’ se abren acerca de mi propio ser — digamos,
mi debilidad o falta de escrúpulos— . Una persona se ‘revela’ a otra
en un acto de amistad o amor, y también en un acto de odio o
ruindad. Y, en realidad, si en tales casos la revelación se efectúa
por una palabra, esta palabra tiene el carácter de un acontecimiento,
y no es meramente una comunicación, mediadora e informadora,
sobre un estado de cosas. La palabra reveladora es, más bien, en
ella misma, el estado de cosas, o al menos pertenece indisoluble­
mente a é l» 7.
Para Bultmann, estos dos conceptos de revelación son mutua­
mente exclusivos: «Si la revelación nos hace llegar a nuestra auten­
ticidad, entonces tiene que valer una sola de las dos posibilidades;
y uno de los dos sentidos tiene que ser falso, equivocado»8. Ex­
puesta así, escuetamente, su opinión, es evidentemente arbitraria,
porque no hay razón alguna para que la revelación no incluya am­
bos aspectos, y ésta es precisamente la doctrina católica. Así po­
dríamos distinguir no dos, sino tres puntos de vista diferentes,
aun cuando nos limitemos a la problemática de Bultmann. Ya que
la revelación tiene la fe como su directa correlativa — siendo la fe
la respuesta del hombre a la revelación que Dios hace de sí mis­
mo— estos tres puntos de vista pueden exponerse en términos de
teorías dirigentes sobre la fe:
1) Fe es el asentimiento a una serie de proposiciones acerca
de Dios y su naturaleza, y su nueva relación con el hombre esta­
blecida por medio de la encarnación.

7 O.c., p. 68.
8 O.c., p. 70.

209
14
2) Fe es la libre respuesta deí individuo al desafío de Dios»
que se revela en Cristo y exige decisión de creer.
3) Fe es la pronta aceptación, inspirada por el Espíritu Santo»
de la paternidad de Dios, tal como nos ha sido revelada en Jesu­
cristo, Hijo suyo y hermano nuestro,
En último término, la tercera de estas descripciones (ninguna
es una definición precisa) incluye los elementos positivos de las
otras dos. Difiere de ellas en que recalca no tanto la naturaleza de
la fe (¿es ésta, primordialmente, un asentimiento del entendimien­
to o de la voluntad?) cuando su objeto, y es el objeto de la fe lo
que nos permite sacar conclusiones acerca de su naturaleza. Esto
significa que la naturaleza de la respuesta, que es la fe, está de­
terminada por el hecho de que lo revelado es el amor paterno de
Dios y nuestra nueva relación hacia El como hijos para quienes los
actos salvíficos de Cristo han obtenido el perdón. Un asentimiento
meramente nocional a tal revelación no es asentimiento.
Pero el texto conciliar es aún más llamativo. Aquí se identifica
la revelación con Cristo, y, por consiguiente, la respuesta a la re­
velación es, por definición, de tipo interpersonal. Indudablemente, la
fórmula conciliar no añade nada a San Juan, pero desde el punto
de vista dogmático representa un abrir camino. Vale la pena obser­
var que pasó algún tiempo antes de que las consecuencia de esta
fórmula penetraran en la sección sobre la fe (n. 5). En el tercer
esquema, la imagen de la fe era todavía predominantemente inte-
Iectualista, y contrastaba intensamente con el nuevo concepto de
revelación. Pero dicha incoherencia era intolerable, y así se sentía:
P ia re s p o s tu la n t u t p ra e b e a tu r «d e s c rip tio fid e i» m a g is b íb lic a e t
p e rs o n a lis tic a q u a e m e liu s c o rre s p o n d a t d e s c r ip tio n l d a ta e de re v e -
la tío n e ¡psa. U t h u ic d e s id e rio s a tis fia t, in s e rta e s t s e n te n tia : «q u a
h o m o se to tu m lib e r e D e o c o m m ittit» 9.
Por otra parte, fallaron las tentativas de eliminar las palabras
y una versión adap­
s e u v o lu n ta rio s v e r ita t i ab eo re v e la ta e a se n su s,
tada de esta fórmula llegó hasta la redacción final. Es interesante
la razón dada por la Comisión para rechazar la enmienda propuesta:
N a m h a e c v e rb a e x p rim u n t, fid e m e s s e n tia lite r c o m p re h e n d e re a sse n -
s u m d o c trin a e d a tu m , e t ab a lte ra p a rte h u n c a s s e n s u m e s s e n tia lite r
e sse d e d itio n e m p e rs o n a le m 10. La dicotomía bultmaniana es inadmi­
sible. El asentimiento personal no excluye la aceptación de un co r-
p u s d o c trin a e .
Sin embargo, negar en la fe todo contenido racional, es estar
totalmente de acuerdo con Bultmann, y su posición en este punto
es, a mi modo de ver, el protestantismo más puro e inaceptable
para un católico. Concediéndole la necesidad de dar un puesto de
honor al asentimiento voluntario a Cristo como persona, debemos

9 Doc. p. 109ss.
10 Doc. p. 110.

210
protestar contra la exclusión hecha por él de todo lo clasificado
como dogma. Si la Palabra de Dios está encarnada ante todo en la
persona viva de Cristo, también está encarnada en su enseñanza,
tal como ha sido registrada en la Escritura y ha sido transmitida
en la Iglesia. No hay inconsistencia en estas dos formas de «encar­
nación»: Al contrario, la respuesta existencia! del hombre (que en
una fe viva es siempre primordial) está condicionada y afectada
radicalmente por ¡o q u e él cree acerca de Cristo y su enseñanza.
Porque la vida espiritual del cristiano depende particularmente de
los dogmas centrales de la Trinidad y la Encarnación. Los Padres,
especialmente en los períodos claves de los siglos IV y V, vieron
las herejías, en primer lugar, como ataques a la v id a cristiana: al
romper la imagen cristiana de la relación familiar con el Padre y
el Hijo, destruían toda posibilidad de vivir esa relación aquí en la
tierra. Los dogmas, al proteger el organismo contra un ser extraño
que lo pudiera destruir, se desarrollan gradualmente hasta llegar a
ser una perla, que no es una simple excrecencia, sin importancia.
Sin duda alguna que esa perla no puede ser extraída del organismo
en el cual creció sin perder su lustre, y es aquí donde el cristia­
nismo existencia! de Bultmann proporciona un «correctivo» valioso a
esa especulación vacía que a veces pasa por ser teología. No obs­
tante, el Cristo predicado por la Iglesia es mucho más que un
desafío existencial.
Cuánto más es precisamente lo que intentamos delinear. El pro­
blema no es fácil, pues una vez que admitimos que Cristo mismo
es el objeto de la revelación, p le n itu d o r e v e la tio n is , las verdades
«reveladas» no son simplemente c u a lq u ie r clase de verdades: deben
estar tan directamente vinculadas con la persona de Cristo, que se
pueda ver que son, en cierto sentido, la expresión de su ser. Esto
es cierto tanto de las definiciones dogmáticas como de las verda­
des inmediatamente discernibles en la Biblia; ahora bien, ya que
aquí nos ocupamos solamente de la Biblia, dejamos el problema
dogmático para la teología dogmática.

II. MEDIATOR / ... TOTIUS REVELATIONIS

Fuera de la epístola a los Hebreos, donde Cristo es llamado tres


veces «mediador» (μεσίτης) de la Nueva Alianza, y de la epístola
a los Gálatas, donde la palabra se encuentra nuevamente en el con­
texto de la alianza, Cristo es llamado «mediador» una sola vez en
el Nuevo Testamento11.

11 1 Tim 2,5 no fue incluido entre los pasajes que el texto conciliar
nos indica, posiblemente porque parecía tener sólo una importancia indi­
recta. Sin embargo, apreciado en su contexto, el versículo es muy suges-

211
La epístola a los Hebreos subraya el papel de Cristo como reve­
lador (como también la importancia de la fe en la vida cristiana):
M u c h a s v e c e s y en m u c h a s m a n e ra s h a b ló D io s en o tr o tie m p o a
n u e s tro s p a d re s p o r m in is te r io d e io s p ro fe ta s ; ú ltim a m e n te , en e s ­
to s días, n o s h a b ló p o r s u H ijo (Heb 1,1-2). Cristo, como los profe­
tas, pero en forma enteramente nueva, es mediador entre Dios y
los hombres: en E l pronuncia el Padre su última y definitiva palabra.
(La sustancia de esa palabra, expresada en la segunda mitad de
la frase, es la encarnación y la ascensión; la epístola a los Hebreos
muestra que ése es nuestro camino de acceso a Dios).
La función reveladora de Cristo es tan evidente en Sos evangelios,
que no requiere comentario. Muchas de sus parábolas (v.gr., la del
sembrador y la de la viña) se refieren a esa función, que, como ve­
remos, penetra todo el evangelio de San Juan. Pero vale la pena
insistir en la exclusividad de la pretensión de Cristo: N a d ie c o n o c e
a l P adre s in o e l H ijo y a q u e l a q u ie n e l H ijo q u is ie re re v e lá rs e lo (M t
11,27). Para San Juan, todos los otros profetas son «ladrones y sal­
teadores»: T odos c u a n to s han v e n id o e ra n la d ro n e s y s a lte a d o re s (Jn
10,8), y, aunque es improbable que los profetas clásicos de Israel
deban ser incluidos entre esos ladrones y salteadores (el tiempo
presente parece indicar pretensiones contemporáneas), con todo,
Jesús no trata de mitigar la exclusividad de su expresión. En rea­
lidad, ¿qué puede ser más claro que: Yo s o y e l ca m in o , Ja v e rd a d
y la vid a ? Podremos interpretar esa frase como queremos, pero
siempre será la expresión de la prerrogativa de ser el único ca­
mino hacia el Padre, el único mediador entre Dios y el hombre.

III. EL N U E V O T E S T A M E N T O

1) La teología de Lucas

Tomendo el problema en su nivel más simple y superficial, po­


demos decir que Cristo fue presentado durante su vida como el
re v e la d o r (m e d ia to r re v e la tio n is ) , y, después de la ascensión, como
lo re v e la d o (p le n itu d o re v e la tio n is ) . Esta distinción es más amplia
y evidente en la teología de Lucas: es parte de su respuesta al
problema de la relación entre Jesús y el Cristo resucitado (la bús­
queda del Jesús histórico es simplemente una versión trastocada

tivo: Esto es bueno y grato ante Dios nuestro Salvador, el cual quiere que
todos los hombres se salven y vengan al conocimiento de la verdad. Por­
que uno es Dios, uno también el mediador entre Dios y los hombres, el
hombre Cristo Jesús...» (1 Tim 2,4-5). Nada más claro: la salvación y «el
conocimiento de la verdad» son íntimamente interdependientes, y la me­
diación de Cristo se extiende a ambos.

212
de un problema que preocupó a la Iglesia desde los primeros días).
San Juan, al trascender la distinción, da una solución más sutil y
profunda, que, sin embargo, sólo se hace plenamente inteligible a
la luz de la tradición evangélica que le precedió.
Al principio del libro de los Hechos, Jesús todavía habla a los
apóstoles sobre el reino de los cielos (1,3), y el Espíritu Santo aún
no ha descendido sobre ellos. Cuando El venga, ellos serán testigos
de Cristo (1,8): deberán predicar, no ya el reino de Dios sino a
Cristo mismo. Jesús, el que antes hablaba, es ahora la palabra ha­
blada; ya no es el heraldo, sino el objeto de la proclamación. Aun­
que justificada por la distinción explícita hecha por el mismo Lucas,
ésta es claramente una síntesis inadecuada de su posición. Ei Espí­
ritu Santo, cuya presencia impregna el libro de los Hechos, es el
E s p íritu d e J e sú s (16,7), y así, por El, también Jesús está presente: a
veces directamente (como en la conversión de Pablo), a veces me­
diatamente, por la predicación y esfuerzos misioneros de los após­
toles. No obstante, como ha visto Conzelmann, la ascensión cons­
tituye para Lucas una línea divisoria importante, porque a través
de la resurrección y la ascensión Jesús llegó a ser constituido Señor
y Cristo (2,36). Anteriormente, Jesús era presentado como el «maes­
tro» de los apóstoles, y la actitud de éstos hacia él era similar a
la de cualquier grupo de jóvenes judíos hacia el rabbi que habían
decidido seguir. Ahora él posee el título de «Señor», un nombre so­
bre todo otro nombre.
Lucas ilumina hábilmente esta concepción mediante un uso sutil
de indicaciones geográficas. El área de la actividad de Jesús, bas­
tante amplia al principio, se va estrechando en la narración del largo
viaje hacia Jerusalén; y en el libro de los Hechos, la Iglesia, a par­
tir de ese punto focal, deliberadamente restringido (jreducido antes
de Pentecostés a los confines de una sala!) extiende su misión hasta
abrazar Judea, Samaría y, finalmente, el mundo entero (1,8).
Con todo, a pesar de su amplia perspectiva teológica, Lucas res­
peta escrupulosamente sus fuentes, buena parte de las cuales se
resisten al esquema de su propia concepción personal. (Cómo y por
qué sus precisas divisiones geográficas son tan borrosas, ha sido
aclarado por el trabajo de los críticos, que han contribuido a ilu­
minar el carácter del material evangélico).
Considerada simplemente como m é to d o , la crítica formal hace el
útil servicio de poner al descubierto los complejos lazos que unen
al Jesús de los evangelios con el Señor resucitado, proclamado y
adorado en la Iglesia. Elevada a la categoría de dogma por los ex­
tremistas, tiene el efecto opuesto de cortar esos lazos. Pero mien­
tras recordemos que Jesús prometió no abandonar nunca a su Iglesia
y (lo que es esencialmente lo mismo) enviar al Paráclito para guiar­
la y enseñarla, podemos ver todo el problema sin alarmarnos: Que
el Jesús de los Evangelios deba ser el o b je to de la revelación, y que

213
la Iglesia deba ser el m e d ia d o r de esta revelación a la humanidad,
es solamente un aparente cambio de papeles. Porque Jesús vive en
ia Iglesia mediante su Espíritu, y la Iglesia habla con su voz.
Lucas mismo puede sostener que la vida de Jesús está entre
la antigua y la nueva economía, en «el medio del tiempo» (título
del libro de Conzelmann sobre el tercer evangelio). Pero un evan­
gelio no es simplemente la presentación de la vida terrena de Jesús.
El gran respeto que Lucas muestra hacia su resistente material es
prueba suficiente de esto. Entonces, ¿qué son los evangelios y cuál
es su mensaje central?

2) Los evangelios y el Evangelio

Cuando hoy hablamos de un evangelio, nos referimos a una


de las cuatro obras conocidas colectivamente como «los evange­
lios». Pero, para Marcos, la palabra significaba, la menos primaria­
mente, la buena noticia (EÚocyyáXiov)12 de Jesucristo, es decir, la
buena noticia acerca de Jesucristo y, por lo tanto, que c o n s is te en
Jesucristo. El comienzo de su evangelio (P rin c ip io d e l euocyyéXiov
d e J e s u c ris to ) está íntimamente conectado con el texto programático
con que Marcos introduce el objeto de la predicación de Jesús.
... v in o J e s ú s a G a lile a p re d ic a n d o e l E va n g e lio de D io s y d ic ie n d o :
s e ha c u m p lid o e l tie m p o , y e l re in o d e D io s e s tá c e rc a n o ; a rre p e n ­
tio s y c re e d en e l E va n g e lio (1,14-15). El Evangelo de Jesucristo (1,1)
debe, por consiguiente, ser identificado con el Evangelio de Dios
que Jesucristo proclama (1,14) y al que estamos invitados a creer
(1,15). Jesús, como el Cristo (en el sentido pleno del término, no
en el sentido parcial rechazado en el c. 8), es el objeto de su mis­
mo mensaje.
No es sorprendente que este sentido primario de E Ú ayyáX iov haya
cedido el puesto a un sentido más formal de un evangelio. En efec­
to, los evangelios, compuestos en !a Iglesia y recibidos y procla­
mados por ella, son en realidad el registro de la pretensión de Jesús
y de su dolorosa y triunfal reivindicación. La Iglesia y Jesús pro­
claman esencialmente lo mismo; como Marcos, sin vacilación algu­
na, admite este hecho, al describir las órdenes de Jesús a sus após­
toles de llevar a cabo su trabajo: E l e v a n g e lio d e b e s e r p re d ic a d o
a to d a s la s n a c io n e s (13,10).
Empleada en esta forma para identificar el mensaje de Jesús
con el de la Iglesia y para indicar que el o b je to del mensaje es
el mismo Cristo, la palabra EÚocyyáXiov expresa, con todo, más el
carácter jubiloso del mensaje que su contenido; al menos mientras
prescindimos de su antecedente veterotestamentario.

12 Para mayor claridad, propongo la discusión del fondo veterotestamen­


tario de este término.

214
Para el c o n te n id o del mensaje, el término más común es «el rei­
no de Dios/cielo», y esta debatida expresión requiere palabras de
comentario.

3) El reino de Dios

El famoso dicho de Loisy: «Jesús predicó el reino y es la Iglesia


la que vino después», contiene un doble error. Explícitamente, Loisy
rechaza toda continuidad real entre el reino (o reinado) de Dios y
la Iglesia. Además oscurece la diferencia más evidente entre el
kerygma de Jesús y el de la primitiva Iglesia, esto es, que Cristo
anunciaba el reino, mientras que la Iglesia anuncia a Cristo. Ya he­
mos visto cómo San Lucas subraya esta diferencia. La primera pre­
gunta que nos debemos formular es, tal vez, hasta dónde esos dos
mensajes, aparentemente distintos, son realmente idénticos. En otras
palabras: hasta dónde es Jesús el contenido de su propia predi­
cación. Hemos visto que San Marcos usa el término «evangelio»
para identificar ios dos mensajes. ¿Podemos decir lo mismo del
término «reino»?
Encontramos un indicio importante en ua perícopa clave, común,
con ciertas variantes, a los tres sinópticos. Cito la versión de San Mar­
cos: y E l le s d ijo : A v o s o tro s os ha s id o d a d o c o n o c e r e l m is te r io
d e l re in o de D io s , p e ro a lo s de fu e ra to d o s e le s d ic e en p a rá b o la s ...
(4,11). AI comentar este texto, W. Wrede observa: Un fragmento prin­
cipal de este misterio dice: Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios. Si
Jesús se oculta como Mesías según Marcos, entonces tenemos el
derecho de interpretar el μυστήριον τής βασιλείας του θεού a tra­
vés de esa realidad13. A partir de su modo de entender el resto del
evangelio, Wrede infiere que el misterio del reino es Cristo mismo.
Una discusión14, encendida por los descubrimientos de Qumran,
se han centrado en el trasfondo apocalíptico del término μυστήριον;
pero, siendo opinión común que, en este pasaje, Marcos ha reela­
borado profundamente su material, es legítimo preguntar lo que él,
autor del evangelio, intenta expresar.
Es importante notar que todo el capítulo (Me 4) es una unidad
literaria: La parábola del sembrador está unida con las otras pa­
rábolas del reino, y el calmar la tempestad está integralmente ligado
a todo lo que precede. En primer lugar, entonces, hay que obser­
var que la parábola del sembrador, que encuadra el lo g io n , se re­
fiere directamente al misterio de la palabra: se nos da a entender

13 W. WREDE, Das Messiasgeheimnis in den Evangelien, p. 58ss.


14 L. CERFAUX, La connaissance des secrets du Royaume d'après M t XIII,
11 et parallèles: Recueil Lucien Cerfaux 3 (Gembloux 1962) p. 123-138; y
E. SJÔBERG, Der verborgene Menschensohn in den Evangelien (Lund 1955)
p. 165-170.219-225.

215
que la palabra hablada es «el misterio del reino», presentada fran­
camente a los apóstoles y a sus compañeros, y velada a todos los
demás. Esta distinción, característica de la apocalíptica judía, es
subrayada fuertemente por Marcos: no contento con darle lugar
prominente entre la parábola y su explicación, la repite en forma
algo diferente al fin de la serie de las parábolas del reino: Y co n
m u c h a s p a rá b o la s c o m o é s ta s le s p ro p o n ía la p a la b ra , s e g ú n p o d ía n
e n te n d e r, y n o le s h a b la b a s in o en p a rá b o la s ; p e ro a s u s d is c íp u ­
lo s se la s e x p lic a b a to d a s a p a rte (Me 4,33-34).
De esta manera, Marcos hace resaltar el hecho y la manera de
la revelación mucho más que su contenido. «Parábola», «oír», «pa­
labra», «decir», «ver», «percibir», «entender»: ésos son los términos
que se repiten una y otra vez en este capítulo. Las dos parábolas
que se refieren al hecho de la revelación (la del sembrador y la de
la lámpara) se complementan con dichos de Jesús acerca de la dis­
tinción entre las dos clases de oyentes. Las otras dos parábolas re­
ciben menor atención, y Marcos admite explícitamente que la ex­
plicación que ellas ofrecen del reino de Dios es inadecuada para
una plena inteligencia del misterio.
La siguiente escena, el calmar la tormenta, está íntimamente uni­
da a cuanto precede. Marcos recalca en particular la conexión,
subrayando que ocurrió e l m is m o d ía (4,35). Pasada la tormenta,
los discípulos se miran llenos de asombro y se preguntan: ¿ Q u ié n
es é s te ? Es la pregunta (que Mateo suaviza en TcoTociróq: ¿ Q ué
c ía s e d e h o m b re es é s te ? ) que proporciona la clave de lo que pasó
anteriormente. Pues, a pesar de las explicaciones directas que Jesús
ha dado a sus discípulos (explicaciones, sea dicho de paso, que
Marcos omite), ellos todavía no saben quién es él: ni lo sabrán
hasta su pasión y resurrección. El misterio, para Marcos, es el mis­
terio de la identidad de Jesús: conocer quién es él es haber en­
tendido la palabra y haber conocido e l m is te r io d e l re in o de lo s
c ie lo s . El problema de Marcos es su aguda percepción de que Jesús
era incapaz de explicar este misterio solamente con palabras; sólo
después de su muerte pudo verse que, como dijo el centurión, é s te
e ra e l H ijo d e D io s . Por esto se explica una cierta incoherencia en
su presentación del misterio a n te s de la pasión.
La a b ie rta revelación del misterio será cometido de Mateo y
Lucas. La hermosa oración de Jesús es acción de gracias al Padre,
el «grito de júbilo», es mucho más explícita que cualquier cosa en
Marcos. De nuevo, el fondo apocalíptico se hace evidente. La reve­
lación es recibida solamente por los especialmente privilegiados, y
esto mismo es el motivo de la acción de gracias: Y o te a la b o, Padre,
S e ñ o r d e l c ie lo y d e la tie rra , p o rq u e has o c u lta d o e s ta s c o sa s a
lo s s a b io s y a lo s p ru d e n te s y Jas re v e la s te a lo s p e q u e ñ o s . Sí,
Padre, p o rq u e ta l ha s id o tu b e n e p lá c ito . Todo m e ha s id o e n tre ­
g a d o p o r m i Padre, y n a d ie c o n o c e q u ié n es e l H ijo s in o e l Padre,

216
y q u ié n es e l P adre s in o e l H ijo y a q u e l a q u ie n e l H ijo q u is ie re
re v e lá rs e lo (Le 10,21ss).
Lucas añade un versículo que, indirecta pero ciertamente, re­
cuerda la famosa amenaza de Isaías (Is 6,9-10) que tan prominente­
mente figura en las tres versiones del lo g io n sobre el misterio del
reino. No es necesario que supongamos una referencia intencional;
basta suponer que los dos pasajes se originan en el mismo com­
plejo general de ideas.
Todo esto no es más que una elaborada justificacón de una an­
tiquísima intuición. Vale la pena citar entero el pasaje que contiene
la maravillosa fórmula aóTofkxaiXeíoc de Orígenes: «Porque él es el
Rey de los cielos, y así como él es la misma Sabiduría, la misma
Justicia y Verdad, podemos decir también que él es el reino mis­
mo, tomando reino, no de las cosas de abajo, ni como parte de las
cosas de arriba, sino como todo lo que existe arriba, que se llama
cielo. Y si uno se pregunta en qué sentido S u yo es e l re in o d e lo s
c ie lo s (M t 5,3), uno puede responder porque suyo es Cristo, ya que
él es el reino m ism o»15.
La inteligencia de «misterio» en Marcos presenta considerables
conexiones con el uso paulino del término. León-Dufour considera
esas derivaciones como improbables, en vista de que el término
se encuentra abundantemente en los textos de Qumrán; pero, si no
erramos al detectar con Wrede una referencia directa a la persona
de Cristo, en el uso que del término hace San Marcos, el origen
paulino resulta más probable. En todo caso, permanece la vincula­
ción con la apocalíptica judía: Si el NT habla del Evangelio como
de un misterio publicado, es debido a la idea de misterio y de pu­
blicación de la apocalíptica ju d ía 16.

4) Misterio

Cerfaux menciona cuatro elementos de la apocalíptica judía que


tienen su correspondiente en los evangelios:
«1) El tema de la revelación tiene dos grados, una revelación
oscura por medio de visiones, parábolas, misterios, y una revela­
ción clara que consiste en explicar los misterios;
2) las parábolas (alegorías, visiones, símbolos, etc.);
3) la explicación de las parábolas;
4) los dichos que expresan el privilegio de quienes reciben la
revelación» 17.

15 ln M at XIV 6: GCS Orig. XX 289.


16 SJÓBERG, o.c., p. 13.
17 O.c., p. 133.

217
De ese modo, en la Apocalíptica se cuenta con dos clases de
revelaciones: en este tiempo, una revelación especial a los justos,
según la cual, ellos reciben conocimiento de los misterios divinos,
mientras éstos permanecen aún y deben permanecer ocultos ante
el mundo; al final de los tiempos, la entrada en aparición de los
misterios, ante todo el cosmos18. Característica del Nuevo Testa­
mento, en oposición a la concepción judía, es su suposición de
que la entrada en aparición de ios hasta ahora misterios ocultos
ya ha empezado19.
Conocido este transfondo apocalíptico, requieren poca explica­
ción ulterior las frecuentes referencias al misterio que encontramos
en San Pablo. Para él, el misterio es, sencilla e indudablemente,
Cristo mismo... p a ra m o s tra r la p le n itu d de la p a la b ra d e D io s , e l
m is te r io e s c o n d id o en la s a n tig u a s e d a d e s , q ue h o y se ha m a n ife s ­
ta d o a s u s s a n to s , a q u ie n e s D io s q u is o d e c la ra r e n tre lo s g e n tile s
la riq u e z a d e g lo ria de e s te m is te r io , a sa b e r, C ris to en v o s o tro s (6ς
έστιν χριστός έν υμΐν), e sp e ra n za de la g lo ria (Col 1,25-27). Poco
más adelante, el misterio de Dios es identificado, casi casualmente,
con Cristo (2,2, cf. 4,3), en una expresión concisa del maravilloso
himno de alabanza que encontramos en la epístola a los Efesios:
la d is p e n s a c ió n d e l m is te r io e s c o n d id o desde lo s s ig lo s en D io s ,
(Ef 3,9), una dispensación y un miste­
C re a d o r de to d a s la s co s a s
rio ya expuestos con amplitud en un pasaje del primer capítulo,
que el concilio cita en una nota al texto que estamos comentando
(Ef 1,3-14; D e i V e rb u m n. 2). Este, en efecto, fue el misterio reve­
lado al mismo Pablo (3,3) e l m is te r io d e C ris to (3,4) o e l m is te r io
d e l E v a n g e lio (6,19).
Uno de los pasajes más llamativos al respecto es la doxología
final de la epístola a los Romanos: A l q ue p u e d e c o n firm a ro s s e g ú n
m i e v a n g e lio y la p re d ic a c ió n de J e s u c ris to — se g ú n la re v e la c ió n
d e l m is te r io te n id o s e c re to en lo s tie m p o s e te rn o s , p e ro m a n ife s ­
ta d o a h o ra m e d ia n te lo s e s c rito s p ro fé tic o s , c o n fo rm e a la d is p o ­
s ic ió n de D io s e te rn o , q ue se d io a c o n o c e r a to d a s la s g e n te s p a ra
q u e s e rin d a n a la fe —, a ! D io s s o lo S abio, sea p o r J e s u c ris to la
g lo ria p o r lo s s ig lo s de lo s s ig lo s . A m é n . «También aquí — comenta
Sjoberg— encontramos la doble revelación: la entrada en aparición
en el fin de los tiempos y el anterior conocimiento en un círculo
restringido20. En este caso, el círculo de los primeros profetas, que
tuvieron el privilegio de recibir (y este punto es impoi tante) la mis­
ma revelación que debía venir, ya que Cristo era el núcleo del men­
saje profètico.
Finalmente, para resumir el contenido del misterio. Pablo extrae
de un antiguo himno un credo miniatura, cuyo modelo y estructura

18 SJOBERG, o.c., p. 2.
19 Ib., p. 13.
20 O.c., p. 19.

218
deberemos examinar en algún detalle, puesto que es la culminación
de una larga línea de dichos y discursos, en los cuales los prime­
ros cristianos formulaban sus creencias centrales:
κ α ι όμολογουμένω ς μ έγ α έστ'ιν τό τή ς εύσεβείας μυστήριον;
δς έφανερώθη έν σ αρ κί
έδικαιώ θη εν πνεύματι
ώφθη ά γ γ έ λ ο ις
έκηρυχθη ,έν έθνεσιν
έπιστεύθη έν κόσμω
άνελήμφθη έν δόξη
(1 Tim 3,16).

«Misterio» es un término general que cubre todo el contenido


de la revelación. Evidentemente, la frase introductoria no estaba
incluida en el himno original (esto parece claro no sólo por el ritmo,
sino también por el relativo masculino δς), pero el vínculo temático
entre μυστήριον y έφανερώθη suaviza perfectamente la unión. El
misterio es la encarnación, que es, en sí misma y esencialmente,
una revelación; es también un misterio p ro c la m a d o y c re íd o . Tiene
dos aspectos, resumidos en los términos «carne» y «espíritu», y
dos tiempos, el tiempo de manifestación o revelación y el tiempo
de justificación o vindicación. Entre los dos aspectos o facetas y
los dos tiempos hay una tensión que será el manantial del pensa­
miento cristológico en la Iglesia. En su formulación más primitiva,
el misterio es simple, inmediato y muy concreto.

5) Fórmulas de profesión de f e 21

Con las fórmulas de fe, de las cuales hemos visto un ejemplo


complejo y algo tardío, llegamos a una sección clave de nuestra
investigación. Cualquiera que haya sido su uso litúrgico, confe­
sional o catequético, estas fórmulas eran concebidas como resú­
menes del contenido del mensaje cristiano: en ellas se destilaba la
pura esencia de la fe. Algunas son largas, otras cortas; algunas com­
plejas, otras sencillas; pero todas tienen en común una característica
muy llamativa: una estructura en la cual los elementos humanos
del misterio de la Encarnación están en alguna forma contrapesados
por los divinos, y al mismo tiempo inseparablemente unidos a ellos.
Así, pues, en el texto que hemos visto, las palabras áqxxvEpóGr] év
aapKi corresponden perfectamente a éóiKaicóGr) év irvEÓpari, y al
mismo tiempo, debido a su enfática posición, mantienen el equili­
brio con las subsiguientes expresiones de la divinidad. Haciendo

21 Para esta sección, cf. el excelente libro de V. H. NEUFELD, The


E a rlie s t C hristian Confessions (Grand Rapids, Michigan, 1963).

219
contrapunto a este contraste tenemos el paralelismo ligeramente d i­
de cielo y tierra, ángeles y hombres.
fe r e n te
Encontramos un ejemplo menos complejo de este tipo de fór­
mula en la exhortación de Pablo: A c u é rd a te de que J e s u c ris to , d e l
lin a je de D a v id , ha re s u c ita d o d e e n tre lo s m u e rto s , s e g ú n m i e va n ­
g e lio (2 Tim 2,8]. Esta fórmula recuerda la más elaborada y primitiva
confesión de fe que encontramos en la epístola a los Romanos
— garantía personal de Pablo sobre su propia ortodoxia— : Pablo,
s ie rv o de C ris to Je sú s, lla m a d o a l a p o s to la d o , e le g id o p a ra p re d i­
c a r e l E v a n g e lio de D io s q ue p o r su s p ro fe ta s h abía p ro m e tid o en
la s s a n ta s E s c ritu ra s , a c e rca d e s u H ijo , n a c id o de la d e s c e n d e n c ia
d e D a v id s e g ú n la ca rn e , c o n s titu id o H ijo de D io s p o d e ro s o s e g ú n
e l E s p íritu d e s a n tid a d a p a r t ir de la re s u rre c c ió n de e n tre lo s m u e r­
to s, J e s u c ris to n u e s tro S e ñ o r... (Rom 1,1-4].
La fórmula más sencilla y fundamental de todas es para San Pa­
blo J e s ú s e s e l S e ñ o r (1 Cor 11,3; Rom 10,9; Flp 2,11). El título
S e ñ o r J e s ú s es tan común en sus cartas, que podríamos sentirnos
tentados a no darle la significación debida: grave error, como lo
prueban los pasajes en que San Pablo se toma la molestia de ex­
plicar el título: P o rq u e s i c o n fie s a s c o n tu b o ca a l S e ñ o r J e s ú s y
c re e s en tu co ra z ó n que D io s le r e s u c itó de e n tre lo s m u e rto s , s e rá s
sa lv o . P o rq u e co n e l co ra zó n se c re e p a ra la ju s tic ia , y c o n la b o ca
se c o n fie s a p a ra la s a lv a c ió n (Rom 10,9-10). Esto es, para Pablo, el
crisol de la fe cristiana.
Neufeld resume su capítulo sobre San Pablo así: «La primitiva
h o m o lo g ía (profesión) cristiana que Pablo conoció y expresó en sus
epístolas era κύριος Ιη σ ο ύ ς, J e s ú s es S e ñ o r. Mediante esta h o ­
m o lo g ía , los cristianos reconocían dos hechos importantes pertinen­
tes a su fe: 1) es Je sú s, la persona que vivió y murió en un tiempo
específico de la historia, quien 2) es el S e ñ o r del cristiano y de la
Iglesia por virtud de su resurrección de entre los muertos. La creen­
cia en este doble hecho y su reconocimiento en la Iglesia era esen­
cial a la fe cristiana. Para los de antecedentes judíos esto signifi­
caba atribuirle a Jesús el nombre que en los Setenta se usaba casi
exclusivamente para el Dios de sus padres; para los cristianos gen­
tiles significaba la designación de Jesús como el verdadero κύριος
entre muchos κύριοι. Para todo cristiano significaba el reconoci­
miento de Jesucristo como el Señor que resucitó y ascendió a los
cielos, el κύριος de cada δούλος cristiano, el Señor de la Iglesia,
el Señor del mundo creado y, en resumen, el Señor de todo.
«No es difícil percibir que la doble idea contenida en κύριος
’ Ιησούς es igualmente la base de las fórmulas antitéticas que se
encuentran en las epístolas de San Pablo. Ya sea expresada como
ó καταβάς ó άναβάς, ó άποθοα/ών ó έγερθεις, ó γενόμενος, ó
όρισθείς, o bien κα τά σάρκα-κατά πνεύμα, es la vida terrestre,
humana de Jesús la que se contrasta con la nueva posición de auto-

220
rielad otorgada por Dios en la resurrección. Aun en el caso de que
estas fórmulas no puedan ser equiparadas a la homología primitiva,
completan, sin embargo, y explican lo que la confesión Je s ú s es
S e ñ o r quiere decir. Apoyan, por lo tanto, la conclusión de que se
debe dar el énfasis adecuado tanto a Ιη σ ο ύ ς como a κύριος en la
h o m o lo g ía . Sumarios cronológicos más largos, como en 1 Cor 15,3-5
y FIp 2,5-11, son básicamente ampliaciones de este doble aspecto
de la fe en el señorío de Jesús»22.
Mientras San Pablo acentúa el señorío de Jesús, los evangelios,
especialmente los sinópticos, acentúan su m e s ia n id a d . Basándose en
éstos, Neufeld llega a la conclusión de que «la forma más primitiva
de la homología era ’ Ιησούς έστιν ó χρ ισ τό ς23. Pero es difícil de­
terminar aquí prioridades cronológicas, y bien puede ser que Neufeld
no tome suficientemente en cuenta los diversos fines y propósitos
de las epístolas y los evangelios. En todo caso, nadie negará que
la afirmación de la mesianidad de Cristo era central para la Iglesia
primitiva. En el evangelio de San Marcos, por ejemplo, destacan dos
cumbres: la confesión de Pedro: Tú e re s eJ C ris to (8,29), y la del
centurión: V e rd a d e ra m e n te e s te h o m b re e ra h ijo d e D io s (15,39), lo
cual en el contexto equivale al título post-pascual de κύριος. (Los
dos títulos se encuentran juntos en la pregunta solemne del sumo
sacerdote: ¿ Eres tú e l M e s ía s , e l h ijo d e l B e n d ito ? (14,61).
En este particular, como en otros muchos, Juan sigue muy de
cerca a Marcos, dándonos el propio sumario de sus objetivos al
fin de la primera edición de su evangelio: ...p a ra q ue c re á is que
J e s ú s es e l M e s ía s , h ijo d e D io s , y p a ra que, c re y e n d o , te n g á is
v id a en s u n o m b re (20,31). Juan se empeña explícitamente en de­
mostrar que Jesús era 1) el Mesías (en un sentido matizado que ex­
plica cuidadosamente en el curso de su evangelio) y 2) el hijo de
Dios. Aunque su uso del término κύριος es relativamente restrin­
gido, su repetición en el episodio de María Magdalena y en la con­
fesión de Tomás indica que Juan no ignoraba su trascendencia para
la Iglesia primitiva. De hecho, cuando Tomás tartamudea su S e ñ o r
m ío y D io s m ío , añade él a este título fam iliar la expresión más sim­
ple posible de la intuición fundamental de Juan: Y o y e l P adre s o ­
m o s una s o la c o s a : e l q ue m e ha v is to a m í ha v is to a l P adre. Pero
la fórmula característica de Juan sigue siendo la misma que la de
los evangelios sinópticos: Sí, S e ñ o r; y o c re o q ue tú e re s e l M e s ía s ,
e l H ijo de D io s , q u e ha v e n id o a e s te m u n d o (11,27):
Dos observaciones finales vienen al caso aquí:
1) La insistencia de todos los evangelios en que Jesús era el
Cristo, el Mesías, prueba sin lugar a duda que el cumplimiento
de las profecías del Antiguo Testamento era un elemento esen­

22 O.c., p. 67.
23 Ib., p. 142.

221
cial de la fe de la Iglesia primitiva. El título de Mesías, característico'
de los evangelios, mira hacia atrás: resume y termina una era de pa­
ciente expectación. El título S e ñ o r , del que San Pablo nunca se
cansa, es, al menos en parte, escatológico: m a ra ñ a th a (1 Cor 16,22).
Ambos se encuentran juntos en la afirmación de la resurrección, que
constituye la cumbre del discurso pentecostal de Pedro (Hch 2,36;
cf. Hch 4,10; Rom 4,24). Como Cristo y Señor, Jesús resucitado abar­
ca el pasado y el futuro hasta hacer evidente que, démosle el título
que queramos, no podemos esperar encerrar su misterio en ningún
marco humano. Podemos ciertamente resumir nuestra fe en una
simple fórmula, pero solamente con tal de que recordemos que el
sujeto de esta fórmula se retrotrae hacia el pasado y se proyecta
hacia el fin de los tiempos.
2) Creemos en Jesús con una fe personal, pero también cree­
mos (maTEÚco) q ue J e s u c ris to es e l H ijo d e D io s (Hch 8,37 — un
versículo interpolado, pero que representa la fe de la Iglesia— ). La
palabra maxic; tiene dos significados en el Nuevo Testamento: ade­
más del significado activo, el homenaje de una fe personal, signi­
fica igualmente el objeto de la fe, el cuerpo doctrinal formulado en
el credo y profesado por la Iglesia (Rom 1,5; Gal 1,23; 2 Tim 4,7;
Jds 3,20). Del mismo modo, verbos como maxEÚco, pocpxupáco, ópo-
Áoyéco abarcan dos objetos: en primer lugar, la persona de Cristo
(o el Padre), y en segundo lugar, la afirmación acerca de él. Este
segundo uso prueba que algún elemento doctrinal es inseparable
de la fe cristiana, pero también que el elemento doctrinal mismo
es consecuencia y expresión de una fe, de un testimonio y de una
confesión cuyo objeto primero es la persona de Cristo.

IV. EL ANTIGUO TESTAMENTO

No hay duda alguna de que la afirmación «Jesús es el Mesías»


implícita o explícitamente, pertenecía desde el principio al núcleo
de la fe cristiana. Esto prueba que el cumplimiento de las profecías
del Antiguo Testamento no era simplemente un adorno del cual la
fe de los cristianos se revestía ocasionalmente, sino que era de
su esencia. Todas las obras apologéticas de Justino Mártir, no sólo
su D iá lo g o c o n e l ju d ío T ritó n , estaban basadas sobre lo que él lla­
maba la s E s c ritu ra s , es decir, el Antiguo Testamento. Respecto al
concepto de Mesías, basta contemplar la escena en la sinagoga de
Nazaret para ver cómo San Lucas utilizó una sola profecía para pre­
sentar el programa de la entera vida pública de Jesús (Le 4,16-22).
Pero el concilio, siguiendo a San ireneo, San Cirilo y San Agus­
tín, va más allá: El Nuevo Testamento está en cierto sentido oculto

222
en el Antiguo, ambos Testamentos se iluminan mutuamente en tal
forma, que ninguno puede ser plenamente comprendido sin el otro
[D e i V e rb u m n. 16). Esto quiere decir que toda la luz de la antigua
revelación, difusa y aún no centrada, es captada y reflejada por
Cristo como diamante que atrae la luz y la refleja con incesante
esplendor. El diamante debe su brillo a su habilidad de atraer y re­
flejar la luz que no es suya. En esto difiere de Cristo, quien no so­
lamente determinó qué dirección tomaría finalmente el juicio de Dios,
por tanto tiempo amenazado, sino que también añadió sustancial­
mente a lo que Dios había ya revelado de sí mismo. Sin embargo,
cuando dice: n o he v e n id o a a b ro g a r la Le y y lo s P ro fe ta s , s in o a
c o n s u m a rlo s (M t 5,17) quiere decir que, en su persona, c o m o h o m ­
b re , muestra to d o lo que había sido revelado hasta entonces. San Pa­
blo expresó lo mismo a los corintios: P o rq u e e l H ijo de D io s , C r is to
Je sú s, q u e os h e m o s p re d ic a d o yo, S ilv a n o y T im o te o , no ha s id o s í
y no, a n te s ha s id o sí. C u a n ta s p ro m e s a s h a y d e D io s , son en El
s í; y p o r E l d e c im o s am é n , p a ra g lo ria de D io s en n o s o tro s (2 Cor
1,19-20). Hasta el adviento de Cristo no era claro qué forma tomaría
la sentencia final de Dios sobre el mundo, si sería un sí o un no.
Solamente en el sí triunfal de la resurrección encontró su expre­
sión última e irrevocable el juicio de Dios.
La frase de Juan e l V e rb o se h iz o c a rn e es la expresión más bre­
ve de esta verdad, pero quizá no siempre nos damos cuenta de que
esta tan clara y a la vez tan difícil declaración es la resolución,
casi en sentido musical, de una compleja compilación de temas que,
en las partes más discursivas del Nuevo Testamento, suenan discor­
des. El λόγος es el p la n de Dios, y mientras no nos percatemos
de que algunos indicios de este plan han sido ya revelados, no po­
dremos comprender de qué trata el Nuevo Testamento, ya que el
plan de Dios, que se encarna en Cristo, es simplemente el cumpli­
miento de todo lo que está prefigurado en el Antiguo, donde Dios
ya se había mostrado a sí mismo como fiel, misericordioso, liberta­
dor, insistiendo sobre todo en el homenaje de fe, en una lealtad
que de hecho nunca recibió, amante del pobre, del débil, del desam­
parado. Todo lo que Dios reveló de su propia naturaleza, lo que po­
dríamos llamar sin falta de respeto s u p e rs o n a lid a d , se encarna en
Jesucristo. Muchos peritos modernos deploran lo que ellos deno­
minan interpretaciones p s ic o lo g iz a n te s de relatos evangélicos, y has­
ta cierto punto tienen razón. Nadie desearía volver a la exégesis
efusiva de los pietistas alemanes. Sin embargo, ellos pierden de
vista algunas veces el hecho de que las características humanas
mostradas por Yahvé en el Antiguo Testamento encuentran plena ex­
presión humana en la persona de Cristo. Por lo tanto, cuando Felipe
le pidió a Jesús: S e ñ o r, m u é s tra n o s a l P adre y n o s b a sta , Jesús pudo
contestar: E l q u e m e ha v is to a m í ha v is to a i P a d re ; ¿ có m o d ic e s
tú : «Muéstranos al Padre?» (Jn 14,8-9). Pero el Padre no es un Dios

223
completamente desconocido, revelado ahora por primera vez. Ya se
ha manifestado parcialmente a sí mismo y su naturaleza a los hom­
bres. Y aunque sea cierto que Cristo como hombre es la revelación
total de Dios, podemos todavía aprender mucho acerca de Dios —y,
por lo tanto, acerca de Cristo— en el Antiguo Testamento. Jesús,
lejos de ser una voz aislada que llama a cada individuo a su auten­
ticidad, tiene una personalidad, tiene características y cualidades hu­
manas, en las cuales las manifestaciones — necesariamente más re­
motas— de Yahvé resaltan en una forma que nosotros podemos in­
mediatamente comprender y apreciar. Si, por lo tanto, queremos «des­
encarnar» nuestra idea de Jesús sin caprichos o sentimentalismo,
no podemos descuidar las indicaciones variadas de la naturaleza de
Dios en el Antiguo Testamento.
Hay un sentido importante, por lo tanto, en el cual el Antiguo
Testamento es ju s ta m e n te la fuente del Nuevo. A llí y en ningún otro
lugar se encuentra una tradición de revelación directa. Allí y sola­
mente allí están asentadas y registradas las intervenciones persona­
les de Dios en la historia antes de la encarnación. Y de esta tradi­
ción y registro, fueron Jesús sus contemporáneos y seguidores, los
herederos legítimos. Esto no es decir que no haya otras fuentes:
negar que el Nuevo Testamento pudo absorber y transformar influen­
cias del judaismo rabínico o aun del mundo esotérico de la espe­
culación gnóstica sería no comprender y minimizar el significado de
la encarnación.
Además, el Nuevo Testamento reconoce abiertamente su deuda.
Aun en las secciones que tratan más explícitamente de la abroga­
ción de la antigua ley — San Pablo, San Juan, la carta a los He­
breos— se encuentra un sentido profundo de c u m p lim ie n to . La frase
invariable: p a ra q ue fa s E s c ritu ra s s e c u m p lie ra n , o bien: se g ú n Jas
E s c ritu ra s equivale a «según la voluntad de Dios», «para que se hi­
ciera la voluntad de Dios». Cristo dice: H e m e a q u í qu e ve n g o — en
el volumen del libro está escrito de mír— p a ra h a c e r, ¡o h D io s !, tu
v o lu n ta d (Heb 10,7 / Sal 40,8), y esto nos da una definición precisa
de la actitud de los autores cristianos más antiguos ante las «Es­
crituras». La voluntad de Dios, expresada previamente en las pági­
nas del Antiguo Testamento, sólo ahora se activa y se cumple ple­
namente. Como el nuevo Israel, Cristo repite el largo viaje de Egipto
y triunfa felizmente de tentaciones análogas citando las Escrituras:
E s c rito e s tá : N o s ó lo de pa n v iv e e l h o m b re , s in o de to d a p a la b ra
q u e s a le d e la b o ca d e D io s (M t 4,4 / Dt 8,3). Y esto se convierte
en San Juan en: M i a lim e n to es h a c e r la v o lu n ta d d e l q u e m e e n v ió
(Jn 4,34). Llevar a cabo su obra es posible por­
y c u m p lir s u o b ra
que Jesús encarna la voluntad del Padre: en él se hizo carne la
palabra poderosa, positiva, constructiva de Dios, palabra cuyo cono­
cimiento nos viene del Antiguo Testamento.

224
V. REVELACION EN SAN JUAN

Las insinuaciones e intuiciones esparcidas por todo el Nuevo Tes­


tamento encuentran su desenlace en ia teología de la revelación
de San Juan. El título favorito de Bultmann, apto y exacto, para el
Jesús del cuarto evangelio es «der Offenbarer», el revelador; y si
añadiésemos a éste «und die Offenbarung», la revelación, segura­
mente que Bultmann no protestaría. En realidad, la equivalencia vir­
tual entre λόγος y αλήθεια (dans le IVe évangile Ies deux notions
sont presque équivalentes»24) impide negar que, si Jesús es de
hecho el revelador por excelencia, es él igualmente el objeto de
su revelación. Donde se apartaría Bultmann de nosotros sería en su
opinión sobre el co nte n id o que deba atribuirse a esta revelación,
afirmando, como lo hace: «dass Jesús ais der Offenbarer Gottes
nichts offenbart, ais dass er des Offenbarer ist» («Jesús, como re­
velador de Dios, revela únicamente que él es el revelador»)25, o,
en una frase curiosamente hermana a ia teoría tomista del conoci­
miento n a tu ra l de Dios: «Johannes stellt aiso in seinem Evangelium
nur das Dass der Offenbarung dar, ohne ihr Was zu veranschaulichen»
(«Juan presenta en su evangelio sólo el hecho de la revelación, sin
describir su contenido»)26. Con su innegable repugnancia kantiana al
incontrolable desbarajuste de los hechos del mundo fenoménico (es
decir, histórico) y con su aspiración a una comunicación directa y
personal con el revelador que no necesite ser canalizada por medio
de un magisterio heterónomo, Bultmann considera la fe como tér­
mino de un encuentro fuerte con un Cristo exiguo, laboriosamente
reducido a la última esencia de una palabra. Y así, en ciertos as­
pectos, el concepto bultmanniano de la palabra de Dios es la antí­
tesis del de San Juan. Donde Bultmann acorta, Juan alarga, hasta
el punto de incluir toda la vida y doctrina de Jesús, la cual, a su
vez, ha recogido la revelación entera del Antiguo Testamento.
Un buen ejemplo de esta interiorización (uno que representa a
muchos) es la manera en que Juan relata cómo Jesús dio de comer
a cinco mil personas. En Marcos (6,34) Jesús se compadece de la
multitud, que tiene hambre y que se encuentra como ovejas sin
pastor. Su reacción inmediata (ni Mateo ni Lucas la registran) es
empezar a enseñar. Así Marcos considera la revelación de Jesús
como función mesiánica (el Mesías como pastor). Típicamente, no
hace mención del contenido de esta enseñanza, pero quizá debe­
mos sobrentender que el milagro mismo que sigue es una revela­
ción: mostrándose, mediante este gesto simbólico, como el Mesías,

24 I. DE LA POTTERIE, Je suis la Voie, la Vérité et la Vie (Jn 14,6):


NRT 88 (1966) 933.
25 R. BULTMANN, Theologie des Neuen Testament, p. 418.
26 lb., p. 519.

225
Jesús satisface el hambre v e rd a d e ra de la multitud. Pero mientras
Marcos se contenta con insinuar, Juan explícita: Cristo mismo se
convierte en pan, ya que es precisamente él el contenido real de
la revelación. Además, él mismo distribuye el pan, ya que él es
igualmente su abastecedor: m e d ia to r s im u ¡ e t p le n itu d o ; quizá sea
el relato de Juan de este milagro la más clara justificación y, a la
vez, el comentario más profundo del texto conciliar: En ve rd a d , en
v e rd a d o s d ijo : El q u e c re e tie n e la vid a e te rn a . Yo s o y e l pan d e
v id a [Jn 6,47-48).
Al mismo tiempo, las imágenes y símbolos que Juan usa mues­
tran tanto la manera como el significado del mensaje de Jesús. Es
él la luz que brilla en la oscuridad, el agua viva, el sendero hacia
el Padre, el pastor y la vid. Las necesidades del hombre al igual
que la bondad de Dios se hacen evidentes, ya que todos ios sím­
bolos se pueden comprender solamente en un contexto humano. El
lisiado, el ciego que anda a tientas en la oscuridad, el cadáver sin
vida, imágenes de la condición humana sin Dios, son casi correla­
tivos necesarios del camino, de la luz, de la vida. Enriquecen el
mensaje sin distraer de él. Es la verdad (o la palabra) la que rompe
las cadenas del pecado para poder caminar nuevamente: ía v e rd a d
o s lib ra r á (8,32); v o s o tro s e s tá is ya lim p io s p o r la p a la b ra que os
h e h a b la d o (15,3). Es la verdad la que nos abre los ojos para que
podamos distinguir entre el bien y el mal, entre la fealdad y la be­
lleza, y así vivir sin tropiezos: Yo he v e n id o a l m u n d o p a ra un ju ic io ,
p a ra que lo s q u e n o v e n v e a n ... (9,39). Finalmente, es la verdad la
que da vida, una clase especial de vida, por supuesto, pero una en
la que todas las cualidades de vida, energía, movimiento, actividad
vigorosa y comunicación social, desempeñan su papel: En ve rd a d ,
en v e rd a d o s d ig o q u e e l qu e e s c u c h a m i p a la b ra y c re e en e l q ue
m e e n v ió , tie n e v id a e te rn a (5,24).
Cristo es así indistinguible de su palabra (y o «soy» la v e rd a d );
y, por lo tanto, cuando decimos con Juan que la verdad hace todas
estas cosas, respondemos a una persona. Aceptamos la relación es­
pecial presente entre Cristo y sus seguidores, entre el revelador
y los que fielmente creen en él.
Es significativo que el P. De la Potterie, en su minuciosa exégesis
de Jn 14,6, haya sido impulsado, por razones puramente exegéticas,
a una interpretación dogmática del texto: «el análisis de este ver­
sículo demuestra que esos tres títulos atribuidos a Jesús descri­
ben a la vez un movimiento descendente y un movimiento ascen­
dente: el m o v im ie n to d e s c e n d e n te va del Padre hacia los hombres
y se realiza en la encarnación por medio de la revelación que para
nosotros es el C ris to -v e rd a d ; el m o v im ie n to a s c e n d e n te va de los
hombres hacia el Padre y pasa por C ris to -c a m in o . Unicamente El pue­
de ser así camino hacia el Padre, porque únicamente El es a la
vez «carne» entre los hombres y «Verbo de vida» cerca del Padre.

226
En un sentido es, pues, el término οδός el que es aquí el más
importante: porque expresa formalmente esta mediación de Jesús
y describe en resumen todo io esencial de la obra de salvación, que
consiste en hacernos participantes de la vida del Padre. Por otra
parte, el término άλήθευα, que explica οδός, expresa también él la
mediación de Jesús, pero desde un punto de vista diferente y de
una manera subsidiaria. En cuanto «Verdad», Jesús es mediador en­
tre el Padre y los hombres: es mediador en el orden del conoci­
miento (movimiento descendente) porque El es el re v e la d o r p o r e x c e ­
le n c ia y la p le n itu d de la re v e la c ió n . Pero más todavía en cuanto
«Camino» es Jesús mediador entre los hombres y el Padre; aquí
Jesús es mediador en el orden de la comunión y de la vida, porque
por medio de El y en El tenemos acceso a la vida del Padre (movi­
miento ascendente). La primera mediación está subordinada a la
segunda: por ser V e rd a d es Jesús para nosotros la Vida y, por con­
siguiente, también la V ía; la mediación de la v e rd a d está ordenada
a la mediación de la comunión; Jesús es la verdad para poder dar­
nos la vida.
De lo dicho se deduce que una interpretación precisa de este
título de C ris to ή αλήθεια, requiere una especie de dialéctica cons­
tante entre los dos lados del misterio de Jesús, el de su encar­
nación (la carne de Jesús) y el de su vida divina (el Verbo «de
cara a Dios»), el Hijo orientado hacia el seno del Padre. Esto es
lo que explica por qué es tan difícil interpretar este versículo de
una manera correcta y matizada: y se comprende que muchos co­
mentadores hayan cedido a la tentación de ver en «la verdad», que
es Jesús, o bien únicamente uno de sus títu lo s d iv in o s , o bien, por
el contrario, una simple fu n c ió n s a lv ífic a que El realiza en la his­
toria. Pero éstos son, en realidad, dos aspectos igualmente esen­
ciales de la persona y de la obra de Cristo-Verdad. No pueden
separarse: al suprimir uno de ellos... se suprime de golpe el mis­
terio mismo de Jesús»27.

Ni la síntesis brillante del P. De la Potterie agota las posibili­


dades de comentario. El modelo dialéctico que hemos descubierto en
el tema de revelación se reproduce en la vida sacramental de la
Iglesia, donde Cristo es tanto dante como dado — en el sacramento
de la eucaristía sobre todo, pero, análogamente, también en los de­
más sacramentos, ya que en cada uno de ellos recibimos un aumento,
una expansión, un crecimiento de la vida de Cristo en nosotros. Y
esto no es todo. En todos los sacramentos, y en la liturgia de la
Iglesia en general, la palabra de Dios retiene su papel dominante.
En la liturgia es Cristo quien habla y lo que se habla: de otra forma,
los sacramentos, las expresiones concretas de su gracia, serían

27 O.c., p. 937-938.

227
simples vainas vacías. Es aquí donde podemos mostrar que Bultmann
se equivoca al no reconocer en San Juan ningún tema sacramental.
Pues lo sacramentos son simplemente el medio de atraer a Cristo,
en persona, al creyente. Por lo tanto, si no se reciben con una fe
que sea la respuesta a la palabra de Cristo (la cual incorporan de
una manera concreta, palpable), los sacramentos son realmente inúti­
les. Cuando el cristiano recibe un sacramento, responde a la invita­
ción que Cristo le ha extendido: es decir, el Cristo sacramental
permanece un Cristo qu e h a b la — es aún y lo será por siempre «der
Qffenbarer» (el revelador). Por supuesto, el sacramento no deriva
su poder de la fe del recipiente, así como el oído no configura las
ondas que transforma en sonido. Sin embargo, ¿qué es el sonido
para un sordo, qué es el color para un ciego? La fe es la condición
necesaria no solamente para la recepción fructuosa de un sacra­
mento, sino también para su existencia misma. En la noción de sa­
cramento está incluida una estructura de diálogo, y no hay diálogo
sin respuesta, menos aún si no se puede oír. Una vez dada la res­
puesta a las insinuaciones iniciales de Cristo, recibimos en e l sa ­
c ra m e n to el agua viva del Espíritu, el pan de la vida que es Cristo,
p le n itu d o to tiu s re v e la tio n is .

228
REVELACION Y DOCTRINA
(DV. 5-6)

Por Luis Alonso Schokel

En la primera edición de este libro, en el n. 5 de la constitución


conciliar llevaba como comentario un resumen del libro de Jean
Mouroux, C re o en ti. E s tru c tu ra p e rs o n a l d e la fe . Como el título
indica, ej libro subraya el aspecto personal de las dos partes: de
Dios que se revela, del hombre que responde con la fe. La ex­
posición se oponía o completaba una visión estrechamente obje­
tivante y proposicional de la revelación. La nueva doctrina, que es
la antigua y responde a la Escritura, se ha impuesto, y no parece
necesario recoger aquí el resumen. Remitimos a la obra de Mou­
roux y a otros tratados sobre la materia, como p. e., la obra de
R. Latourelle.
Por insistir en el carácter personal e histórico de la revelación,
no debemos abandonar otro aspecto no menos real, su carácter de
enseñanza o doctrina.
La revelación es personal: Dios se revela a sí mismo. Lo cual
no es una pura presencia patente, sin otros contenidos articula­
dos y explícitos; porque la persona no la conocemos en un acto
puro e inmediato; incluso el hombre se va conociendo a sí mismo,
en una sucesión de actos en que conoce el mundo y otros hombres.
Tampoco es una pura llamada sin contenido L
La revelación es histórica en cuanto ai tema y ai medio. Pero
la historia no agota la revelación, ni como tema ni como medio.
Por eso es necesario completar los comentarios precedentes,
para lo cual nos ofrece buena ocasión el n. 6 de! capítulo primero,
cuyo título es: Las v e rd a d e s re v e la d a s .

1 Que es la pretensión de Bultmann. Véase el artículo sobre Cristo,


mediador y plenitud de la revelación, p. 207-228.

229
El objeto de la revelación en los esquemas

¿Se puede hablar de objeto? ¿No pertenece la revelación al orden


del sujeto? ¿No corre peligro la fórmula de «objetivar» la revela­
ción, fijándola, materializándola?
Podríamos emplear otro término: el tema, el contenido. Si em­
pleamos el término «objeto», es en sentido amplio: el hablar obje­
tiva una experiencia humana sin fosilizaría; el arte objetiva una
intuición, etc.

Temas doctrinales

El título quiere distinguir temas de la revelación que no son his­


tóricos (salvo la historiedad radical de todo lo humano).
El AT no siempre está contando ni siempre está hablando de
hechos irrepetibles de su historia; también sabe exponer ideas, ocu­
parse de hechos que no pertenecen a la historia propiamente dicha,
discutir problemas. Me refiero sobre todo a los libros sapienciales,
que también son parte integrante de la revelación.
Comencemos por el libro de los proverbios, antología de una
sabiduría humana internacional. Algunos proverbios son puramente
empíricos:
13,7 Hay quien presume de rico y no tiene nada,
quien pasa por pobre y tiene abundancia.
14,13 También entre risas llora el corazón,
y la alegría humana termina en aflicción.
15,17 Más vale plato de verdura con amor
que buey cebado con rencor.

Otros, en cambio, tienen intención y alcance universales; por


ejemplo, los numerosos que inculcan la doctrina de la retribución.
Su campo es la experiencia humana cotidiana, por eso tienen
curso internacional. Ni cuentan hechos de la historia ni apelan a
ellos; se fijan en tipos humanos repetidos, como el holgazán, el
presumido, el iracundo, el embustero, el borracho, el prudente, el
generoso; las situaciones apenas tienen color local. El protagonista
de estos proverbios se puede llamar simplemente «hombre, mujer»,
o puede desaparecer tras un «quien, el que».
Estas verdades, ¿son de orden natural o sobrenatural? El autor
bíblico no es consciente de la distinción, introduce proverbios pro­
pios o ajenos en la situación de Israel sin dificultad ni escrúpulo.
Su Dios se suele llamar Yahvé, que es designación israelítica; ese
Señor se presta como protagonista de muchos proverbios, lo mismo
que aparecía como protagonista de hechos históricos; una serie de
proverbios coinciden en el tema con leyes del código de la alianza.

230
Nosotros hacemos la distinción y, buscando encasillados en los
diversos esquemas, encontramos la fórmula del segundo esquema:
«principios para la vida temporal», tomando la palabra principios
con holgura y pensando en la vida temporal también bajo su aspecto
religioso. Difícilmente encontramos en los Proverbios verdades inac­
cesibles totalmente a la reflexión humana por sí misma. Buscando
en el texto promulgado, escogeríamos «la verdad sobre Dios y so­
bre la salvación del hombre», pensando en el orden real de la sal­
vación, que abarca íntegra la vida humana. Si es verdad que los
Proverbios no utilizan los términos clásicos salvar, salvación (dos
excepciones: 20,22: e s p e ra en e l S e ñ o r, q ue é l te s a lv a rá ; 28,18:
e l q u e anda co n h o n ra d e z se s a lv a ); en cambio usa un sinónimo
también común en los salmos, librar, liberar: p. ej., 10,2 = 11,4: la
ju s tic ia lib r a d e la m u e rte ; 23,14: lo lib ra s d e l a b is m o .
En todo caso, la verdad que nos proponen los Proverbios, no es
de tipo histórico. Lo mismo la gran controversia sobre la retribu­
ción, que lleva como protagonistas a los autores del libro de Job
y del Eclesiastés. El primero hace un montaje narrativo, como pro­
cedimiento literario para situar el gran debate sobre el dolor; el se­
gundo parece meditar a solas, criticando el valor del placer. Se
trata de un problema teológico, en cuanto que la retribución viene
de Dios; pero no es historia, sino problema, doctrina tradicional
sometida a revisión. Y el Eclesiastés polemiza negando el sentido
de la historia: N ada h a y n u e v o b a jo e l s o l. Los dos coinciden en
una actitud: su enseñanza o doctrina no tiene nada de doctrinaria,
está enraizada en la vida y la experiencia, es apasionada o melan­
cólica.
Ben Sira (^Eclesiástico) sigue en gran parte a sus predecesores;
se distingue de los Proverbios porque procede más sistemáticamen­
te, es decir, desarrolla temas determinados según sus diversos as­
pectos. El carácter de doctrina es patente.

El modo doctrinal

Precisamente Ben Sira nos lleva a esta segunda consideración.


A veces el tema es la historia; pero, en vez de tratarla de modo
narrativo, la trata en forma doctrinal. Unas veces los hechos his­
tóricos ilustran o prueban una enseñanza: por ejemplo, en el c. 10,
sobre los gobernantes soberbios; en el c. 16 menciona expresa­
mente al faraón, a los vecinos de Lot. El pecado original, que en
Gén 2-3 se presenta en forma narrativa, Ben Sira lo considera de
modo expositivo, dirigido al alumno: N o d ig a s ... Otras veces, el autor
parece prescindir de todo recuerdo histórico explícito: en 3,8-11,
sobre el respeto a los padres, nos preguntamos: ¿estará pensando
en el episodio de Noé borracho y sus hijos?; en su tratadillo sobre

231
la soberbia, 10,4-17, sospechamos que el autor tiene delante algún
oráculo contra el rey de Babilonia del libro de Isaías.
Todo esto prueba en nuestro autor un distanciarse consciente de
la actitud puramente histórica; mientras le asigna puesto preponde­
rante en el gran himno final al Dios de la naturaleza y de la histo­
ria de Israel («alabanza de los padres»), en el resto del libro pre­
domina la actitud doctrinal, y a ella se subordinan sus conocimien­
tos históricos ganados en la meditación de la Escritura. Ben Sira es
además interesante porque unifica expresamente la reflexión sa­
piencial con la revelación — sabiduría y ley— , sabiduría humana y
sentido religioso: el himno del c. 24 es decisivo.
Posterior a Ben Sira es el libro de la Sabiduría, tratado griego
que dedica la mitad de sus páginas a una exposición midrásica de
historias del Exodo.
Los libros sapienciales son parte integrante de la Escritura y,
por lo tanto, de la revelación. Sería ilusoria una teoría de la reve­
lación que no tuviera sitio para encajar estas obras. El modo sa­
piencial nos presenta un humanismo con Dios, nos revela ai hombre
a la luz de Dios, de un Dios que se hará hombre para salvar la
totalidad del hombre. Y no olvidemos que el modo sapiencial pene­
tra en otras muchas páginas del Antiguo Testamento.
En el Nuevo Testamento, la situación es aún más clara. Junto
a los tres sinópticos, que presentan tan «históricamente» la vida de
Cristo, tenemos a San Juan, que insiste además en la doctrina sobre
Cristo. Los Hechos de los Apóstoles nos dicen contando lo que es
la Iglesia, mientras que San Pablo nos da la doctrina sobre el mis­
terio de Cristo y de su Iglesia. Las fronteras no son rigurosas: el
tema es fuertemente histórico, los escritos surgen condicionados por
la historia de la Iglesia primitiva. Lo interesante es ver cómo con­
viven el modo histórico y el modo doctrinal: en la carta a los Ro­
manos, la historia de Abrahán (c. 4) entra en el tratado sobre la
justificación, y el destino de los judíos es un tratado con gran den­
sidad de historia; en la segunda carta a los Corintios, Pablo habla
de sus fatigas y experiencias personales; la carta a los Hebreos es
una homilía que expone la doctrina de Cristo sacerdote utilizando
los datos del culto israelítico, y apela a la historia pasada para ex­
hortar a los lectores (c. 11); en la carta de Santiago domina un
modo sapiencial.
Lo dicho condena cualquier actitud exclusiva. Si queremos una
teología más «narrativa», más «histórica», es respecto a la neoesco-
lástica reciente, que se olvidaba de la historia en momentos esen­
ciales; de ningún modo es contra la actividad reflexiva y doctrinal
de la teología, que recomiendan egregios modelos de ambos Testa­
mentos.

232
Precisiones

Cuando hablamos de doctrina y de modo doctrinal, lo entende­


mos en sentido amplio, como dijimos al principio.
Lo doctrinal no se identifica absolutamente con el modo propo-
s ic io n a l. Una visión puramente proposicional de la revelación resul­
ta estrecha para describir los hechos e incurre en graves dificul­
tades. Veámoslo en tres proposiciones inaceptables: toda verdad
definida tiene que encontrarse en forma de proposición en la Escri­
tura o la Tradición; todas las conexiones que no están formuladas
en forma de proposición no están reveladas; la Escritura, en cuanto
revelación, es puramente proposicional.
Tomemos la última suposición, inconciliable con la Escritura.
Porque hay sentencias gramaticales con forma sintáctica de pro­
posición, que no son proposición en el sentido riguroso de la pala­
bra. P. ej., nos dice un proverbio: El p e re z o s o da v u e lta s en la c a m a ;
en su género proverbial, empírico y limitado, tiene valor, pero ¿lo
puedo tomar como una proposición revelada?; y si asigno valor uni­
versal a la sentencia, ¿no surgirán en seguida las objeciones vá­
lidas?2. Mirar la Escritura como una serie de proposiciones ha
creado dificultades inútiles y ha hecho perder mucho tiempo a los
católicos; es la perspectiva estrecha de la inerrancia, que, aplicada
a lo narrativo, sólo pregunta por la historicidad de cada detalle.
En la Escritura hay mucha revelación que todavía no ha alcan­
zado la forma explícita de proposición; ya los teólogos medievales
distiguían los diversos «modos» de la Escritura y concluían que no
pertenecían estrictamente a la ciencia.
La teoría proposicional lleva a concebir la revelación como un
c a tá lo g o de proposiciones; este catálogo tiene que estar completo
al morir el último apóstol. Si una proposición no la encontramos
en el catálogo, tiene que ser unívocamente reductible a otra deí
catálogo, o tiene que ser consecuencia rigurosa de proposiciones
del catálogo.
Pero ¿puede un catálogo de proposiciones representar adecuada­
mente el misterio revelador? ¿Me da el catálogo la unidad profunda
del misterio revelado?
El capítulo segundo de la constitución es inconciliable con esta
teoría.
Es muy distinto decir que yo puedo extraer de la Escritura mu­
chas proposiciones formales, que con ellas puedo hacer un catálogo,
que puedo transformar en proposición otros contenidos de la Es­
critura, y que puedo añadir estas nuevas proposiciones a mi catálogo
previo, que puedo organizar de modo significativo ese catálogo

2 Véase el análisis sobre el modo proverbial en la obra de ANDRE


JOLLES, Einfache Formen (21956).

233
«por el nexo de los misterios». Lo que no puedo decir es que mi
catálogo ha agotado finalmente la Escritura o el misterio; y esto
tampoco io podrá decir nunca la Iglesia peregrina (como muestra
el capítulo siguiente de la D e ¡ V e rb u m ).
Finalmente, al hablar de doctrina no entendemos doctrinarismo,
ni ideología, ni simple te o ría ni s is te m a . El modo «docente» es mu­
chas veces pedagógico, va siguiendo el desarrollo del alumno; es
muchas veces experiencial, es decir, obliga al alumno a repetir la
experiencia. La distinción entre enseñanza teórica y enseñanza prác­
tica no es típica de la Biblia. Y esto, no sólo porque la cultura de
entonces no había realizado la división, sino porque toda la ense­
ñanza del misterio es a la vez llamada y exigencia, oferta y entre­
ga de vida.
Al final del capítulo primero debe resonar con fuerza el proemio,
y en él, las palabras de San Juan.

Problemas pendientes

Un texto fecundo plantea más problemas de los que resuelve.


La fe formulada incita a la búsqueda de mayor comprensión: es el
dínnamismo de la fe que engendra la teología. Voy a mencionar al­
gunos problemas que se desprenden del texto conciliar y de los
comentarios precedentes.
1) Uno de los problemas más amplios es: ¿qué significa que la
revelación ha concluido con la muerte de los apóstoles? Concluido
el acontecimiento de Cristo, con su ascensión y misión del Espí­
ritu Santo, concluida la generación de testigos que hacen cristali­
zar la Iglesia, concluido con el Apocalipsis el libro de las Escrituras,
¿ya no queda más que repetir o deducir lógicamente? Quizá con­
venga estudiar este problema partiendo de la unidad: unidad de
Cristo y de su economía, realizada «de una vez para siempre»
(ephapax); unidad de la verdad (más bien que pluralidad de verda­
des) por la que avanza la Iglesia guiada por el Espíritu. Pero si la
Iglesia conoce de hecho más de la totalidad ya dada, ¿por qué esto
no se llama nueva revelación?
2) Si la revelación se transmite también por hechos ligados a
la palabra, y la Iglesia sigue añadiendo hechos «únicos» en su exis­
tencia histórica, ¿no revelan algo más esos hechos? El que haya­
mos de colocarlos a la luz de la palabra bíblica para que revelen
formalmente, ¿es suficiente para decir que su novedad no niega la
conclusión de la revelación?
3) ¿Cómo explicar estos problemas según la dialéctica de he­
chos y dichos en la economía de la revelación? Habrá que desarro­
llar con más detalle la dialéctica esbozada.

234
4) Si la Iglesia revela a Cristo en su existencia, ¿qué revelan
las Iglesias de hoy, la de Roma y la de Antioquía? ¿Entran también
en el proceso las Iglesias separadas? ¿Cómo hay que contemplar y
escribir la historia de la Iglesia para que aparezca su función re­
veladora?
5) ¿En qué relación se encuentran la historia de salvación y el
resto de la historia humana? ¿Es su diferencia cuantitativa o cuali­
tativa?
6) Fuera de la Iglesia, como institución visible, ¿hay historia
o acontecimientos reveladores? ¿Qué relación con la revelación tie ­
nen los «signos del tiempo»? Si la Iglesia tiene algo que aprender
del mundo, ¿es esto puramente cultural?
7) Si la palabra se apoya en el hecho, ¿deja de revelar la pa­
labra cuando la vida no concuerda con ella? ¿Basta una relación
global de la palabra con el conjunto de la historia, o se requiere
una relación individual palabra-hecho? ¿Hasta qué punto invalida la
mala vida la buena palabra de Dios?
8) Si Cristo es plenitud de la revelación, ¿cómo construir una
teología que sea el despliegue sistemático de Cristo? Si Cristo es
modelo de la revlación, ¿cómo presentar la naturaleza y estructura
de la revelación partiendo del modelo de Cristo?

235
CAPITULO II

TRANSMISION DE LA REVELACION
DIVINA
UNIDAD Y COMPOSICION
(D V . 7)

Por Luis Alonso Schokel

Este capítulo segundo es quizá la contribución más importante


de la constitución, y quizá visto desde el futuro aparezca como el
más importante de todo el concilio. La razón es que no se contenta
con avanzar en un sector determinado, sino que proclama el prin­
cipio del progreso como constitutivo de la Iglesia. Excluyendo la dis­
cusión polémica sobre las supuestas «dos fuentes», ensancha el
horizonte, enriquece el estudio, ofrece una visión profundamente
nueva y esperanzadora de la Tradición.
Al aspecto dinámico de la Tradición va dedicado un artículo am­
plio, y más de un párrafo en los restantes artículos.
La Tradición se funda en la condición histórica del hombre y en
la entrada de la revelación en la historia propiamente dicha: en un
tiempo, para todas las edades. Tradición es un hecho humano, y
una revelación que se humaniza acepta ese carácter. Pero es Dios
el principio y término, y es Cristo el centro de ese gran arco de
historia.
El n. 7 traza el siguiente arco: comienza el movimiento en el plan
y decisión de Dios; Dios Padre envía a su Hijo para realizarlo; Je­
sucristo envía con su mandato a los apóstoles; los apóstoles pre­
dican y escriben, y nombran sucesores suyos a los obispos; la Igle­
sia continúa la misión hasta la vuelta final al Padre. La Tradición
se extiende a lo largo de la historia humana, desde Cristo hasta
la consumación; si bien sustentada por la Iglesia, está destinada a
«todos los pueblos».
Con particular detalle describe este número el empalme decisivo
entre Cristo y sus apóstoles: en su aspecto humano, los apóstoles
son testigos «de las obras y palabras de Cristo», entran realmente
en el juego de la tradición humana; en el aspecto divino, es Cristo

239
quien constituye en revelación esas «obras y palabras», haciendo que
los apóstoles «aprendan», y el Espíritu ratifica y completa la ense­
ñanza. Así, en el momento decisivo, se instala la acción del Espí­
ritu, que será el impulso constante de la transmisión: la Tradición
es una realidad esencialmente carismàtica. Bajo la acción del Espí­
ritu, la actividad transmisora de los apóstoles es plural: «con su
predicación, sus ejemplos, sus instituciones», y, también, poniendo
«por escrito el mensaje».
Este momento de la transmisión originaria se convierte en mo­
delo de toda transmisión sucesiva, como un código genético que no
sólo transmite sino que enseña también a transmitir.
El n. 8 comienza el arco en la «Tradición apostólica» propiamente
dicha, distinguiéndola de las «tradiciones eclesiásticas». Los após­
toles transmiten a los fieles, y la comunidad entera de los fieles
con sus pastores transmite y desarrolla dicha Tradición; de este
modo, la iglesia tiende «a la plenitud de la verdad», que alcanzará
en la consumación. El arco ha terminado igual que el anterior. Es
un arco en tiempo más breve, porque arranca después de Cristo; en
espacio más ancho, porque incluye a todo el pueblo de Dios.
Al segundo párrafo de este número corresponde el artículo es­
pecial sobre la evolución del dogma y un artículo amplio sobre el
dinamismo de la Tradición.
El n. 8 § 3 se fija en algunos puntos particulares: la función de
los Santos Padres como testigos privilegiados de la Tradición, y el
testimonio de ésta sobre la Escritura. Domina en el párrafo el tema
de la vitalidad actualizadora de la Tradición: esto significa que los
Santos Padres no son la Tradición, sino testigos de su presencia;
y que la Tradición no sólo informa acerca de la Escritura sino que
la mantiene activa. Es un punto de extraordinaria importancia que
exigirá una exposición más amplia en el c. VI.
Finalmente, el párrafo concluye con otra referencia a la pleni­
tud y la consumación.
El n. 9 recoge el tema apuntado en el n. 7, e intenta comparar
Tradición con Escritura: lo que tienen en común, lo que las distin­
gue. El elemento común está expuesto concisa y eficazmente; io dis­
tintivo se ofrece en forma descriptiva, refiriendo ambas realidades
a la «palabra de Dios». Este había sido el punto de fricción, el te­
rreno de batalla, la sombra de disensión en diversas etapas del
concilio: sólo una formulación cauta aseguraba el consentimiento
casi unánime. Es de notar que toda comparación cuantitativa está
evitada: Tradición y Escritura se distinguen sencillamente en el modo
de transm itir la palabra de Dios. Y la frase añadida a última hora
habla de la «certeza», que es categoría de cualidad lógica, no de
cantidad de contenido.
El n. 10 nos habla de los portadores de la Tradición, y a él va
dedicado un amplio artículo. Lo importante y nuevo es el puesto de

240
primer plano que ocupa el «pueblo cristiano entero, unido a sus pas-
tores». Por la cita de los Hechos, la actividad presente se remonta
a la primera comunidad cristiana y se expresa ejemplarmente en
la acción litúrgica. De donde brota una unidad carismàtica que sus­
tenta la distinción orgánica y funcional entre Iglesia docente e Igle­
sia discípula.
Llegados a este punto es posible situar el puesto y función del
magisterio, en su doble servicio al pueblo de Dios y a la palabra
de Dios. Su función es hermenéutica: «interpretar», y su carácter
específico es ser intérprete «auténtico», es decir, con autoridad de
norma obligatoria, con autoridad divina: «en nombre de Jesucristo»
y «con la asistencia del Espíritu Santo». El magisterio es una ins­
titución carismàtica y no sólo jurídica.
Al final dei capítulo salen a escena los tres personajes principa­
les: Tradición, Escritura, magisterio, y aparece también el director,
que es el Espíritu Santo, y el autor, que es el Padre. Afirmada, sin
más explicaciones, la unidad, el capítulo concluye.

241
16
EL DINAMISMO DE LA TRADICION
(D V . 8)

Por Luis Alonso Schökel

Planteamiento

La Tradición entraba en el esquema preparatorio con el plantea­


miento de las «dos fuentes». Tal planteamiento con su respuesta se
consideraba tan importante, que de él tomaba título el primer ca­
pítulo del esquema D e d u p lic i fo n te r e v e la tio n is y todo el esquema
D e fo n tib u s re v e la tio n is .
El título nos dice que en la mente de los autores la cuestión
era central y el lenguaje periodístico designó el esquema con el
mismo nombre de fo n tib u s . Definir dogmáticamente la distinción de
las dos fuentes de la revelación sería el progreso concreto respecto
a Trento y al Vaticano I.
Porque el planteamiento es tridentino, aunque en aquel concilio
no llegó a conclusión dogmática1; por lo tanto, si el Vaticano II to­
maba el viejo planteamiento y le daba respuesta dogmática, se ob­
tenía un progreso en el terreno de la fe definida.
El planteamiento de un problema condiciona radicalmente su so­
lución. El siglo XX iba a responder al problema tridentino en térm i­
nos tridentinos, en verdadera continuidad. Pues, si el concilio de
Trento, por las ásperas discusiones, no llegó a zanjar dogmáticamente
la cuestión, al menos influyó en el progreso teológico posterior2 de
modo que gran parte de los teólogos fue llegando a la convicción
común de la duplicidad de fuentes adecuadamente distintas en su
extensión.

1 Puede consultarse la Historia del Concilio de Trento, de H. JEDIN;


una exposición breve y reciente: E. STAKEMEIER, Die Konzilskonstitution
über die göttliche Off enbarüg (Paderborn 1966).
2 Breves indicaciones en la citada obra de Stakemeier.

243
El planteamiento tridentino era de inspiración polémica: defini­
ción de doctrina auténtica por oposición a doctrina falsa, contrarre­
forma contra la reforma. Los protestantes promulgaban la doctrina
de la s o la S c rip tu ra , como único principio de autoridad e interpre­
tación; los católicos reafirmaban la validez de la Tradición como
principio de autoridad e interpretación. Después del concilio, los
controversistas bajan a la lucha y, casi sin querer, se convierten en
paladines de la Tradición frente a los paladines de la Escritura, que
serán en adelante los protestantes. Parece que quitar importancia a
una es dársela a la otra: cuanto más clara quede la insuficiencia de
la Escritura, su limitación de contenido, su dificultad de interpreta­
ción, más probada queda la necesidad, casi la suficiencia práctica,
de la Tradición. El planteamiento lleva paulatinamente a extremar
las posiciones: una de las dos realidades tenía que disminuir para
que la otra creciera. Es innegable que, en la práctica, la ruptura con
el principio de la Tradición llevó a la reforma a multiplicar las con­
fesiones, atenidas a la autoridad única de la Escritura; y el defen­
der la Tradición a costa de la Escritura llevó a los católicos a una
desestima bastante general de la Escritura3.
Dos factores pueden horadar y socavar el claro planteamiento por
oposición: un movimiento amplio y lento, una crítica cerrada.
Entre los protestantes ha sucedido en los últimos decenios un
lento redescubrimiento del papel y la importancia de la Tradición;
tanto, que el congreso mundial del Consejo de las Iglesias, cele­
brado en Montreal en julio de 1963, se ocupó expresamente del pro­
blema de la tradición4. Entre los católicos, el movimiento litúrgico
y bíblico despertaban un nuevo y entusiasta interés por la Escritura.
Este doble movimiento invalidaba, al menos en parte, el plantea­
miento postridentino por oposición, ya que los viejos paladines de la
«Escritura sola» se veían enfrentados con la función importante de
la Tradición primitiva, con la realidad innegable de tradiciones con­
fesionales; mientras que los viejos paladines de la «Tradición sobre

3 A propósito he simplificado y esquematizado el complejo proceso,


para que se vea bien perfilado el planteamiento por oposición.
4 Stakemaier (o.c., p. 44) aduce una cita de Harnack que vale la pena
traducir aquí: «Escritura y Tradición: con qué aspereza se luchó por la
autoridad de estas dos realidades en el siglo XVI y después; qué formu­
laciones tan tajantes se emplearon para expresar esta doctrina. Pero ahora,
y ya hace tiempo, han comprendido los profesores protestantes que es
imposible separar la Escritura de la Tradición, que la colección y canoni­
zación de los escritos neotestamentarios son parte de la Tradición. Por
su parte, también los profesores católicos han comprendido que no es lí­
cito tomar sin crítica ninguna tradición, que en las cuestiones más graves
del cristianismo primitivo, es el Nuevo Testamento la única fuente segura.
Toda la batalla ha perdido no sólo su violencia, sino aun sustancialmente
su sentido desde el momento en que entendemos la Escritura como Tra­
dición y nunca aceptamos una Tradición sin prueba» [Protestantismus und
Katholizismus in Deutschland [Berlin 1970] p. 18-19).

244
todo» volvían a sentir ia inexcusable llamada de la Escritura, de la
Palabra soberana.
En este clima general cayó la crítica tortísima de J. R. Geisel-
mann contra Ja doctrina de las «dos fuentes»5. Lo más interesante
de este acontecimiento es que se produjo por el estudio histórico
de la Tradición, escuchando lo que la Tradición dice de sí misma,
buscando sus huellas en el Nuevo Testamento (Je s u s d e r C h ris tu s ),
analizando su naturaleza. Geiselmann era profesor de teología funda­
mental: sus obras no se encaminan en primer lugar a favorecer el
movimiento bíblico o a promover la exégesis (aunque también con­
siguen este efecto); se encaminan a conocer lo que es la Tradición.
Y así ofrece dos correcciones importantes: primero, si se acepta
el planteamiento postridentino, los manuales no podían reclamar un
apoyo dogmático definitivo; segundo, el planteamiento por oposición
no bastaba para comprender teológicamente la Tradición.
Junto al maestro, maduro, podemos citar a un joven doctor, em­
pujado por la onda de los tiempos: P. Lengsfeld defiende en 1959
en la Gregoriana una tesis sobre la Tradición, y la publica en 1960
en la serie ecuménica de Paderborn6. Señalo algunos aspectos sig­
nificativos: el título es Ü b e rlie fe ru n g . T ra d itio n u n d S c h r ift in d e r
e v a n g e lis c h e n u n d k a th o lis c h e n T h e o lo g ie d e r G e g e n w a rt (T ra d ic ió n
y E s c ritu ra en la te o lo g ía c a tó lic a y p ro te s ta n te d e h o y ); es decir,
enfrenta las dos teologías en un esfuerzo por comprender; y la
casa editorial indica la intención ecuménica del estudio; esta inten­
ción se hace explícita en la edición francesa de la obra: T ra d itio n ,
E c ritu re e t E g lis e d a n s le d ia lo g u e o e c u m é n iq u e (Paris 1962). La in­
troducción estudia precisamente el planteamiento antiguo de la cues­
tión, y el primer capítulo es un trabajo de teología bíblica sobre la
p a rá d o s is : utilizando el concepto bíblico, ensancha el contexto de
modo que podrá superar el viejo planteamiento7.

El primer esquema

La comisión teológica preparatoria no se deja conmover por estas


sacudidas de la teología reciente, pues considera válido el plantea­

5 Véase, sobre todo, su artículo Das Konzil von Trient über das Verhältnis
der Heiligen Schrift und der nicht geschriebenen Traditionen, en el volumen
Die mündliche Überlieferung, editado por M. Schmaus (Munich 1957); ade­
más, Die Heilige Schrift und die Tradition vol. 18 de Quaestiones Disputatae
(Friburgo 1962); La Tradición, en el volumen Panorama de la Teología actual
(Madrid 1961), editado por Feiner, Trütsch y Böckle.
6 En otra parte ofrezco el resumen de un capítulo del libro,
7 Creo que estas dos obras son particularmente significativas del mo­
vimiento; elio no disminuye en nada la importancia de las aportaciones
como las de J. BEUMER, Die mündliche Überlieferung als Glaubenquelle
(Friburgo 1962), y de Y. DE CONGAR, La tradición y las tradiciones (l-II)
San Sebastián 1964.

245
miento, clara y unitaria la respuesta de los teólogos, importante el
testimonio de los catecismos, definitivo el lenguaje de encíclicas
recientes. Sólo falta elevar esta doctrina a definición dogmática, y
el esquema preparado invitará a los padres a dar semejante paso.
«La Santa Madre Iglesia, enseñada por los mandatos y ejem­
plos de Cristo y los apóstoles, siempre ha creído y cree que la
revelación entera está contenida no en la Escritura sola, sino en
la Escritura y en la Tradición, aunque de modo diverso» 8.

Si aquí parece afirmarse sobre todo la diferencia cualitativa,


«alio tamen ac alio modo», el párrafo siguiente afirma la distinción
cuantitativa, es decir, la mayor extensión de la Tradición como fuen­
te de revelación: «La Tradición y sólo ella es el camino por el que
algunas verdades reveladas son conocidas por la Iglesia»; entre es­
tas verdades descuellan «las que se refieren a la inspiración, cano-
nicidad e integridad de todos y cada uno de los libros sagrados»9.
Vemos que se ofrece a la discusión conciliar y se propone para la
definición la doctrina de la mayor extensión de la Tradición, como
doctrina tradicional que expresa la fe de la Iglesia.
El planteamiento por oposición, con su gusto polémico, deja otra
huella importante en el esquema: el esfuerzo por defender la Tra­
dición a costa de la Escritura. Notemos las fórmulas adversativas,
concesivas, restrictivas con que se habla de la Escritura:
«Algunos apóstoles y otros hombres de su generación, inspi­
rados por el Espíritu Santo, pusieron también por escrito la re­
velación; pero esos escritos no derogan ni quitan importancia a
la proclamación viva de los apóstoles, sino que la confirman, la
conservan con mayor seguridad y la explican auténticamente»
(n. 3).
«Aunque la Escritura, por ser inspirada, nos ofrezca un instru­
mento divino para enunciar e ilustrar las verdades de la fe, con
todo, solamente por la Tradición apostólica es posible entender
y exponer su sentido con certeza y plenitud» (n. 5 ) 10.

8 4. [De duplici fonte revelatione.~\ «Christi itaque et Apostolorum man-


datis et exemplis edocta, sancta mater Ecclesia semper credidit et credit
integram revelationem, non in sola Scriptura, sed in Scriptum et Traditione,
tamquam in duplici fonte contineri, alio tamen ac alio modo».
9 «Immo Traditio, eaque sola, via est qua quaedam veritates revelatae,
eae imprimis quae ad inspirationem, canonicitatem et integritatem omnium
et singulorum sacrorum iibrorum spectant, clarescunt et Ecclesiae inno-
tescunt».
10 «Quidam ex Apostolis vel apostolicis viris revelationem, divino afflan­
te Spiritu, litteris quoque mandaverunt; illis autem scriptis vivum Aposto­
lorum praeconium nec abrogatum neque imminutum, sed potius roboratum,
securius conservatum et authentice explanatum est» (3). «Licei enim Sacra
Scriptura, cum sit inspirata, ad enuntiandas et illustrandas veritates fidei
instrumentum praebeat divinum, eius nihilominus sensus nonnisi Traditione
apostolica certe et piene intelligi vel etiam exponi potest».

246
La actitud defensiva respecto a fa Tradición suena al comienzo
del n. 5: «Por lo tanto, que nadie se atreva a menospreciar la Tra­
dición o a negarle su autoridad» n . A lo cual se añade la insistencia
en la palabra oral (opuesta a hechos o a palabra escrita): «disemi­
nada por la predicación y recibida por el oído... manifestó de viva
voz... mandó que predicasen... en su nombre predican la doctrina...
la misma predicación se llama Palabra de Dios... (2). El ministerio
de la palabra... siempre transmitieron la doctrina por medio de la
predicación... la proclamación viva de los apóstoles (3)... de boca
de Cristo o por indicación del Espíritu Santo... para que se trans­
mitiesen en la predicación eclesiástica... no de los libros, sino de
la proclamación viva en la Iglesia... (4)».
No es que las frases citadas sean falsas; lo que yo quería era
subrayar el tono concesivo por un lado, insistente por el otro; pues
en ese tono se escucha una actitud. En cambio, la siguiente frase
no parece aceptable: «Al magisterio de la Iglesia toca juzgar... so­
bre el sentido y la interpretación tanto de la Sagrada Escritura
como de los documentos y monumentos en los que, a lo largo de
la historia, ha sido registrada y manifestada la Tradición» (n. 6 ) 12.
Frente a esta distinción, la exégesis moderna mantiene que la Escri­
tura es precisamente el primer registro de dicha Tradición, y, por
lo tanto, no se puede oponer sin más Escritura a documentos de la
Tradición; el modo de hablar del n. 3 resulta mucho más aceptable.
El planteamiento por oposición, la respuesta sobre la mayor ex­
tensión, la actitud de defensa, creo que brotan de considerar la
revelación de modo exclusivo o preferentemente proposicional. Por­
que, si la revelación se nos da en proposiciones formales de Dios,
habrá una serie de proposiciones que queden fuera del recinto li­
mitado y afirmativo de la Escritura; la distinción «oral-escrita» divide
claramente las proposiciones.

La teoría proposicional

Notemos el uso de los plurales en este esquema. N. 1: la cita


de Heb 1,1, que insiste en el a c to de hablar: En d is tin ta s o c a s io n e s
y d e m u c h a s m a n e ra s h a b ló D io s a n tig u a m e n te a n u e s tro s p a d re s
p o r lo s p r o fe ta s . A h o ra , en e s ta e ta p a fin a l, n o s ha h a b la d o p o r e l
H ijo , es sustituida en su segunda mitad por otra cita bíblica que
subraya el contenido plural te s o ro s d e s a b id u ría y c ie n c ia (Col 2,3).
N. 3: Cristo «manifestó a los israelitas los arcanos del reino de los

11 «Nemo ergo Traditionem exinde minoris tacere aut ei fidem denegare


audeat».
12 «Magisterii Ecclesiae ergo est: non modo iudicare... de sensu et
interpretatione cum Scripturae Sacrae tum documentorum et monumentorum
quibus temporis decursu Traditio consignata est et manifestata...».

247
cielos», a rca n a re g n i c a e lo ru m . N. 4: «los libros del Antiguo y Nuevo
Testamento contienen las cosas reveladas», re v e la ta c o n tin e n t. N. 5:
«para enunciar e ilustrar las verdades de la fe... algunas verdades
reveladas», a d e n u n tia n d a s e t illu s tra n d a s v e rita te s f id e i... q u a e d a m
v e rita te s r e v e la ta e ...
La teoría proposicional de la revelación se fija en un aspecto
verdadero. El peligro surge cuando ese aspecto es exclusivo o pre­
ponderante, con merma de otros aspectos también importantes, o de
la consideración orgánica. Los textos citados, y otros que se po­
drían citar, muestran que el primer esquema no es exclusivista; pero
sí da gran preponderancia al aspecto proposicional: se trata de
«cosas reveladas», de «verdades de fe» que la Escriura ilustra, de
«verdades reveladas» que sólo la Tradición conoce.
Pasemos a otro aspecto ligado al anterior: el problema de la
conservación y progreso de la Tradición. Naturalmente, una teoría
proposicional no deja mucho campo para el desarrollo e insistirá
sobre todo en la conservación. Por eso, la visión del progreso puede
ser una piedra de toque. Al final de nuestro capítulo, n. 6, se enun­
cia brevemente un tema al que otro esquema de la constitución dedi­
ca un capítulo: el tema se enuncia así: Al magisterio de la Iglesia
toca también «ilustrar y explicar lo que está oscuro o implícito en
las dos fuentes» de la revelación. Lo oscuro se hace claro, lo im­
plícito se saca afuera13.
La Comisión teológica preparatoria proponía otro esquema de
constitución dogmática: D e d e p o s ito f id e i p a re c u s to d ie n d o . Desde
el título suena el acento colocado sobre la conservación, que es
uno de los aspectos esenciales de la Tradición. El proemio desarrolla
el tema de la conservación frente a los peligros actuales; es cu­
rioso observar que, de los cinco textos bíblicos aducidos, tres se
refieren a desviaciones y errores.
Este esquema tiene un capítulo entero que trata d e p ro g re s s u
d o c trin a e , y se divide en tres párrafos: «29. En Cristo está completo
el tesoro de verdad que ha de alimentar la vida cristiana hasta el
fin del mundo; los apóstoles lo transmiten como precioso depósito,
y a la Iglesia toca custodiarlo fielmente. 30. Esta custodia no es
mera conservación y repetición, sino que se realiza por el magisterio
de la Iglesia solicitado por las mismas verdades reveladas, la piedad
de los fieles, los errores y necesidades de los tiempos; lo cual exi­
ge el estudio de las fuentes y la penetración de los misterios. 31. Se
da un progreso en el entender y proponer la doctrina de la fe, en
la definición de verdades reveladas; lo cual no significa aumento,
pues todo estaba en el depósito, al menos implícitamente».

13 «Ea quoque illustrare et enucleare quae in utroque fonte obscure


vel implicite continentur».

248
Valoración

En estos esquemas hay elementos preciosos, que podían haber­


se desarrollado en una doctrina más completa e integrada sobre la
tradición, a ) Está la mención lateral de la fe de los fieles y la prác­
tica de la Iglesia, como portadores de Tradición. «Por lo tanto, lo
que la Tradición contiene por sí misma no se saca de los libros,
sino de la proclamación viva en la Iglesia, de la fe de los fieles, de
la práctica de la Iglesia» 14. b ) Está el tema de las necesidades his­
tóricas diversas, que provocan al magisterio en su tarea de conser­
var vitalmente; afirmación restringida al m agisterio151 , c ) Unido a lo
6
anterior, la necesidad de investigar las fuentes y penetrar los mis­
terios; aunque no explica el papel del teólogo en la investigación
de las fuentes y el papel de los fieles en la penetración de los mis­
terios ló. d ) Está la afirmación del progreso en la intelección del de­
pósito, aunque muy ligado a la doctrina y tímidamente limitado a
lo implícito 17.
¿Por qué estos elementos no bastaron para salvar el primer es­
quema? Creo que, fundamentalmente, por la afirmación categórica
de las dos fuentes y por lo que esta afirmación implicaba. Para
muchos teólogos, la respuesta categórica no era de fe ni, mucho
menos, era tradicional; el acuerdo de muchísimos teólogos no
pasaba de ser una o p in io c o m m u n io r; las fórmulas de las encíclicas
eran modos de expresarse más que afirmaciones definitivas. Otros
teólogos consideraban el planteamiento estrecho y poco fecundo. Y
ios protagonistas del movimiento ecuménico veían en el enfoque y
afirmaciones del esquema un grave peligro, no justificado, para el
ecumenismo; sin contar el tono condenatorio, que no respondía a
las intenciones de! Papa proclamadas en el discurso de inauguración
del concilio. Para la opinión pública, para la táctica de los debates,
el título del esquema era su condenación: un esquema D e fo n tib u s
r e v e la tio n ís no podía ofrecerse como texto base a un concilio del
siglo XX.
Si los que defendían una diferencia cualitativa entre Escritura y
Tradición no podían aceptar la respuesta categórica del primer es­
quema, mucho menos los que ni siquiera aceptaban el planteamiento
por oposición.

14 «Quare quae divina Traditio ratione sui continet, non ex libris, sed
ex vivo in Ecclesia praeconio, fidelium fide et Ecclesiae praxi hauriuntur»
(esquema de fontibus n. 4).
15 «Prout sane postulent tum sincera revelatorum intelligentia, tum fide­
lium pietas ad altiorem divitiarum Christi investigationem impellens, tum
errantium impugnationes, tum demum novae temporum necessitates novae-
que quaestiones solvendae» (esquema de deposito n. 30).
16 «Quamobrem docet Sancta Synodus ipsam naturam sacri Magisterii
secumferre et investigationem revelationís fontium, et sedulam ac piam
sobriamque ipsorum fidei mysteriorum perscrutationem» (ib.).
17 Ib., n. 31.

249
El primer esquema fue retirado de la discusión conciliar: ¿signi­
ficaba este acto retirar también el tema de la Tradición y de su
relación con la Escritura? De ninguna manera; ya veremos cómo
crece el tema de la Tradición. Lo que se excluía era la teoría de
la mayor extensión de la Tradición respecto a la Escritura, y esto
de modo definitivo: a todos los intentos y peticiones posteriores
responderá la Comisión teológica invocando el convenio previo de
no tocar el asunto, la v e x a ta q u a e s tio 18. La adición de última hora,
sugerida por el Papa, que quebrantaba dicho convenio, como clara­
mente manifestó el relator, cardenal F lo rit19.

El segundo esquema

El segundo esquema, preparado por miembros de la Comisión


teológica con miembros del Secretariado para la Unión de los Cris­
tianos, nace bajo el signo del compromiso, sobre todo en este punto
delicado de las relaciones entre Tradición y Escritura. La mejor so­
lución, la más fácil y rápida y aceptable, era evitar la cuestión de­
batida.
La fórmula «dos fuentes» es sustituida por la fórmula tridentina,
según la cual, el Evangelio es «la fuente de toda verdad salvadora
y de la doctrina de las costumbres»20: de las «dos fuentes», cosa
muy discutida, se remontan a la única fuente, cosa de todos acep­
tada. A partir de esa única fuente la corriente discurre paralela­

18 Véanse algunas respuestas de la comisión a ciertas enmiendas y


modos: «ab i Mis e contra abstinere quae vexatam quaestionem de contento
obiectivo Traditionis comparative ad Scripturam denuo excitarent», «ad prae-
cavendam quaestionem de sufficientia materiali S. Scripturae», «Ne autem
ex textibus allatis... aliqua fiat apodictica inductio in favorem illius sen-
tentiae quae tenet quasdam veritates revelatas in una Traditione contineri»;
«Ita tamen procedit sententia, ut sedulo quaestio vitetur utrum illa plenitudo
veritatis, quam per vivam Traditionem assequimur, contentura obiectivum
S. Scripturae excedat»; «iterum prescindendo a quaestione»; «intelligi pos-
sent in favorem illius sententiae»; «verba... increpantur ac si quaestionem
de duplici fonte denuo excitent». «Ceterum de extensione respectiva Scrip­
turae et Traditionis, hic non est agendum»; «Praeterea non praeiudicat
quaestionem de earum respectivo contento»; «Alterum addere [de duplici
fonte] non videtur opportunum». Estas citas, referentes a los diversos nú­
meros del capítulo sobre la Tradición, muestran el esfuerzo constante de
Ja Comisión por superar el debate de las dos fuentes.
19 «Sensus huiusmodi affirmationis ulterius diiudicandus est atque cir-
cumscribendus ex Schematis tenore. Ex quo quidem patet: nec Traditionem
praesentari veluti quantitativum S. Scripturae supplementum; nec S. Scrip­
turam praesentari veluti integrae revelationis codificationem. Patet igitur
textum schematis immutatum manere quoad substantiam, perfici autem quoad
expressionem».
20 «Fontem omnis et salutaris veritatis et morum disciplinae» (Denz.
1501).

250
mente: «por escrito o de palabra...», la palabra de Dios «escrita o
transmitida», lo que procede de una fuente forma «un solo depó­
sito de la fe » 21, cosa que ya afirmaba el primer esquema.
Más fácil resultaba hablar de la mutua relación. Una fórmula ne­
gativa salva todas las discrepancias a fuerza de decir poco: «no
son ajenas la una a la otra»22. A continuación, una fórmula positiva
recoge en otros términos lo ya dicho: «manan de la misma fuente,
se unen en un mismo caudal, corren hacia el mismo fin»; la fuente
es el Evangelio, el caudal es el depósito, el fin es la salvación23.
El magisterio «ilustra y explica lo que está oscuro o implícito en
cualquiera de las dos partes del depósito»24: ya no son dos fuentes,
sino dos partes de un depósito.
Esta fórmula de compromiso, aunque ofrecía algunos elementos
interesantes — que llegarán hasta el esquema promulgado— , no po­
día satisfacer a los padres conciliares: el que se haya retirado un
planteamiento no exime de tratar seriamente de la Tradición. El re­
lator de la subcomisión resume así algunas peticiones de los padres:
«Se desea una exposición más larga y profunda sobre la Tra­
dición, de modo que se subraye su importancia»; «Que se dé a
la Tradición el primer puesto, ya que en la realidad y en el tiem ­
po precede a la Escritura»; «Que se le conceda un capítulo en­
tero o al menos un párrafo especial»; «Que no se presente como
meramente verbal, sino también como real y viva, impresa y acti­
va en la vida de la Iglesia» 25.

El sentido de estas peticiones y de la respuesta dada por la Co­


misión es que hace falta tratar expresamente de la Tradición su­
perando el planteamiento estrecho y controvertido, colocándose en
un punto de vista más alto, incluyendo orgánicamente múltiples
aspectos de esa realidad eclesiástica que es la Tradición. Así llegó
la decisión de los teólogos, siguiendo la petición de algunos padres:
dedicar un capítulo íntegro a la Tradición. Una decisión feliz.

21 «Cum per scripta... cum oretenus... scriptum vel traditum... unum


iDepositum Fidei».
22 «Ita mutuo se habent, ut altera alteri extranea non sit».
23 «Ex eadem scaturigine promanantes, in unum quodamodo coalescunt
et in eumdem finem tendunt».
24 «Quae in una vel altera Depositi parte...».
25 «Quae quidem animadversiones in unum conveniebant desiderium,
nempe, ut longior et profundior fieret de Traditione expositio, qua magis
ipsius extolleretur momentum»; «ut Tradition! prior locus assignetur relate
ad S. Scripturam, cum hanc re et tempore praecedat; ut eidem peculiare
caput vel saltern distincta paragraphus reservetur; ut ipsa denique non
veluti mere verbalis, at etiam ut realis et viva describatur, in vita Ecclesiae
.inscripta et operans».

251
El tercer esquema

A partir de este esquema, la doctrina conciliar queda bien es­


tructurada: la revelación, su transmisión y actualización por la Tra­
dición, su realización en forma de Escritura, Antiguo Testamento,
Nuevo Testamento, la Escritura en la vida de la Iglesia. El capítulo
segundo ofrece espacio para tratar de los aspectos nuevos que la
teología reciente ha ido recordando o suscitando. Los que creían que
defender la Tradición era oponerla adecuadamente a la Escritura, co­
mo fuente más extensa, van a encontrarse con una presencia de ía
Tradición más envolvente y con una función suya más central. Los
que buscaban la relación orgánica de dos realidades cualitativamente
distintas tendrán ocasión de concretar y diferenciar esa relación
orgánica.
El nuevo capítulo segundo no es fruto de un compromiso (como
algunos superficialmente dijeron): un capítulo para la Tradición y
otro para la Escritura, un capítulo para tranquilizar a los católicos,
otro para dar gusto a los protestantes. No es así; el nuevo capítulo
es fruto de superar una controversia, que era el primer esquema, y
de superar un compromiso, que era el segundo esquema. La estruc­
tura, las ¡deas y gran parte de las fórmulas de este tercer esquema
llegan hasta la promulgación; por eso pasamos directamente a co­
mentar un aspecto central de este capítulo, el carácter dinámico de
la Tradición.

Dinamismo de la Tradición

Lo que entendemos por dinamismo lo vamos a introducir citando


una proposición modernista condenada: «Cristo no enseñó un cuer­
po definido de doctrina aplicable a todas las épocas y a todos los
hombres, sino más bien inició un movimiento religioso adaptado o
que se había de adaptar a los diversos tiempos y lugares»26. Los
modernistas plantean una alternativa que se resuelve en favor del
movimiento con exclusión de la doctrina. Esto es falso; ¿cuál es la
posición justa?; ¿será la exclusiva contraria, es decir, una doctrina
con exclusión de un movimiento? Sería absurdo decir que Cristo no
ha puesto en marcha un gran movimiento, que su palabra y su obra
son realidades estáticas. La posición justa consiste en negar la
alternativa, afirmando las dos partes complementarias: Cristo ense­
ña una doctrina e inicia un movimiento. Dando otro paso: su ense­

26 «Christus determinatum corpus doctrinae omnibus temporibus cunc-


tisque hominibus applicabile non docuit, sed potius inchoavit motum quem-
dam religiosum diversis temporibus et locis adaptatum vel adaptandum».
Proposición modernista 58 (Denz. 3459).

252
ñanza es dinámica y su movimiento enseña. De otro modo: su ense­
ñanza pasa a la vida, su vida se hace enseñanza.

La Tradición viva

La constitución D e i V e rb u m nos presenta una Tradición viva. Es


de notar ia insistencia en la vida (en contraste con el primer es­
quema):
«Para que este Evangelio se conservara siempre vivo y entero
en la Iglesia» (n. 7).
«Todo io necesario para una vida santa y para una fe creciente»
(n. 8).
«La Iglesia, con su enseñanza, su vida y su cuito...».
«Las palabras de los Santos Padres atestiguan la presencia viva
de esta Tradición»;
«cuyas riquezas van pasando a la práctica y a la vida de la igle­
sia» (n. 8);
«por quien ia voz viva del Evangelio resuena» (n. 8) 21.

Tomemos el modelo de la vida humana, que es una continua


transmisión de vida, una tradición por generaciones. La vida se
conserva porque se transmite; el acto de transm itir la vida es un
supremo acto vital, la vida se exalta dándose; la vida es el don
radical, en cuanto que da existencia ai nuevo sujeto; la vida se
transmite dentro de la sociedad, de modo que produce y mantiene
esa sociedad, la lleva y es llevada por ella; si el acto de transmi­
tir es vital, lo transmitido es vida, fuerza expansiva que crece y se
multiplica. El hombre también puede «dar la vida »por una causa:
se sacrifica, desaparece, infundiendo vitalidad a dicha causa.
El esquema, bastante claro, de la «tradición» biológica se repite
análogamente en la zona espiritual del hombre. Por ejemplo, el hom­
bre transmite su lenguaje, en actividad viva, como realidad viva que
se multiplica y crece, como realidad sustentada por la sociedad y
a la vez sustentadora de ella. Como el lenguaje, realidad espiritual
primaria, también transmite el hombre la cultura, en sentido amplio.
Y como la cultura, también la vida religiosa.
Y así es la Iglesia; así la quiso y la hizo Cristo: realidad viva
y vivificante, transmisora de una vida total. Transmite vida, su propia
vida, en un acto vital; si esa vida incluye doctrina, la transmisión
de la vida transmite también doctrina. El término «vida» nos ofrece 2 7

27 El cuarto esquema sustituye la fórmula del tercero Viva haec Tradi-


tio por Haec quae est ab Apostolis Traditio, y aunque algunos padres piden
que se vuelva a la fórmula precednte, la comisión responde que en el
p ro ficit va incluida la vida.

253
un contexto amplio, y por ello complejo»28. Si yo aíslo un aspecto,,
la revelación formulada en una serie de proposiciones, reunidas en
catálogo completo (al menos implícitamente), transmitido oralmente
de generación en generación, entonces ia descripción del fenóme­
no será relativamente sencilla y lineal; pero no será más rica ni
más objetiva. Aislar un factor ayuda a la claridad, no a la riqueza;
y si el factor no se ofrece expresamente como dato aislado, puede
inducir a simplicaciones lejanas a la realidad29. Aquí nos vamos a
fijar en el contexto amplio de la vida y en su carácter dinámico,
recogiendo el comentario breve del relator del tercer esquema:
«Después de afirmar el ámbito de la Tradición, se afirma ahora su
aspecto dinámico, por el cual todo aquel ámbito se presenta como
realidad viva... Por esa fuerza dinámica de la Tradición, la Iglesia
entera está viva, y en cierto sentido sustenta la Tradición y es sus­
tentada por ella»30.

El acto de transmitir

Ya los manuales ofrecen la distinción clásica «traditio activa-


traditio passiva; actio tradendi - res quae traditur»; y de ordinario se
concentran en la tradición pasiva, como depósito o cuerpo o catá­
logo. La constitución conciliar cree fecundo insistir también en el
acto de transmitir, y en pocas líneas trazar el gran arco de la trans­
misión, que es otra forma de misión. El Padre envía al Hijo, el Hijo
envía a los apóstoles, los apóstoles envían a los obispos, y toda la
Iglesia recibe y transmite, caminando hacia el Padre. Cristo entrega
su vida por la Iglesia y a la Iglesia entrega su Espíritu; y el Espí­
ritu hace que la Iglesia reciba y transmita la vida de Cristo hacia
la plenitud 31.
El acto de transm itir es esencial a la vida de la Iglesia, actua­
liza la bendición que la hace crecer y multiplicarse; por ese acto,
la Iglesia se continúa a sí misma en la historia, maternalmente. Su
condición materna le exige ese acto de transm itir la propia vida,
que es la vida de Cristo. Siendo la Iglesia rica en tesoros de Cristo,

28 Dice el relator del tercer esquema: «Tamquam consectarium eorum


quae antea dicta sunt, affirmatur per Traditionem perpetuari non tantum
doctrinam, sed integram Ecclesiae vitam».
29 A los que se quejaban de que el esquema confundiera la Tradición
activa con la pasiva, respondió la comisión afirmando el vínculo de ambas:
«Dúo Patres dolent quod (Traditio) sumatur nunc sensu activo tune sensu
passivo; unde tim ent confusionem. R.-Duae acceptiones intime ínter se
connectuntur; significatio ex contextu determinar! debet».
30 «Postquam Traditionis affirmatus est ambitus, eiusdem nunc affirma­
tur aspectus dynamicus, ratione cuius totus ¡lie ambitus ut aliquid vivum
ostenditur... Ob illam Traditionis vim dynamicam, Ecclesia tota animatur et
quodammodo Traditionem portat ab eaque simul portatur».
31 Véase la exposición de Lengsfeld, resumida en artículo aparte.

254
todos los transmite al darse a sí misma vitalmente; siendo la Igle­
sia una sociedad orgánica, todos los miembros a su modo parti­
cipan en la función de transm itir vida. Por esa transmisión es la
Iglesia idéntica a sí misma en la historia de generación en gene­
ración. Porque, al dar vida, transmite también la capacidad de vol­
ver a transmitir.
Ese plano vital — vida de Dios participada— es el sustrato am­
plio o el horizonte en que suceden otras formas específicas. Si
pensamos en la salvación, la Iglesia la transmite, y así la va rea­
lizando como realidad histórica sin quiebras; si pensamos en la re­
velación como salvación manifestada, la Iglesia la transmite, haciendo
avanzar dicha manifestación y su inteligencia. Podríamos especificar
más, pensando en el culto, el sacrificio y los sacramentos. Pero esta
toca al contenido y al medio, que nos ocupará más adelante.

El sujeto transm isor32

He insistido en que el acto de transm itir es vital. Ello provoca


la objeción sobre el ministro de la transmisión: si el que bautiza
no cree, su transmisión de vida no parece ser acto vital; si el que
absuelve no está en gracia, su transmisión de vida no debe llamarse·
vital; si el que enseña no cree o no está convencido, su acto no
es vital en la línea del transmitir. A esta objeción hay que respon­
der brevemente afirmando el carácter «eclesial» de dichas activi­
dades: algo así como un s u p p le t E c c le s ia , sólo que en un sentido*
más ontològico que jurídico. Es decir, la Iglesia excepcionalmente,
realiza el acto vital de transm itir por medio de un instrumento a
quien de algún modo falta la vida; pero siempre es la Iglesia quien
bautiza y enseña, como es Cristo quien bautiza y habla.
El acto vital de transm itir corresponde primariamente a la Igle­
sia entera, como organismo vivo. Esto significa que cualquier miem­
bro de la Iglesia, según su propio carácter y puesto, participa en
la función vital de transmitir. La madre que infunde y desarrolla
la fe del hijo está realizando tradición en la célula mínima de la
Iglesia, que es la familia. En el extremo superior, el magisterio, que
enseña oficial y auténticamente, también ejerce la función de trans­
mitir.

El objeto transmitido

En la exposición común de los manuales se consideraba la tradi­


ción de la doctrina por vía oral, por la predicación y enseñanza de

32 Sobre este tema ofrece el libro un comentario especial; por eso


bastarán aquí algunas sugerencias.

255
la Iglesia: éste es sin duda uno de los elementos transmitidos. Ade­
más, el depósito conservado tendía a presentarse como un catálogo
atemporal de verdades: y es cierto que muchos elementos de la re­
velación han adquirido ya el estado de formulación en una sentencia
que, en su formalidad asertiva, supera la limitación temporal; dichas
formulaciones ya adquiridas también se transmiten.
Pero la constitución toma un punto de vista mucho más amplio:
no sólo transmisión de doctrina, sino transmisión de vida total. El
esquema tercero decía: «La Iglesia conserva y transmite a todas las
edades lo que ella es, todo lo que tiene, todo lo que cree»; y el
relator comentaba: «por la Tradición se conserva no sólo la doctri­
na, sino la vida entera de la Iglesia»33. El esquema cuarto suprime
la pieza «todo lo que tiene», según el relator, «para que se vea más
claro que de la Tradición apostólica procede todo aquello y sólo
aquello que pertenece a la sustancia de la Iglesia»34. En esta mis­
ma línea dice el n. 7 que los apóstoles predicaron el Evangelio al
mundo «ocmunicándole los bienes divinos»; y el relator subraya:
«Los apóstoles transmitiendo lo que habían recibido o aprendido de
Dios, no sólo comunican doctrina, sino además todos los bienes
espirituales»35. Esta es una novedad importante de la constitución,
en la cual se advierte el influjo de Lengsfeld: una Tradición real y
vital.
La cosa transmitida es viva. Se transmite un «depósito». Y no
es un depósito inerte, no es el depósito del hombre que cavó para
esconder el talento, para poder devolvérselo al dueño exigente. Es
como quien depone una semilla, que crece y se hace árbol y se
ofrece a todos los pájaros del cielo. Si pensamos en un «cuerpo»
de doctrina, no es como un «corpus inscriptionum», sino como autén­
tico cuerpo orgánico, que exige y realiza su propio desarrollo.
Eso vale para la doctrina. La revelación se nos ha dado también
hecha «palabra de Dios», en promulgación oral y en registro escrito.
En cualquier forma, la palabra de Dios «es viva» (Heb 4,12). Es mis­
terio manifestado, que cada vez manifiesta más de sí mismo. Sería
peligroso concebir la revelación exclusivamente en proposiciones
atemporales e inmutables. Se pueden llamar inmutables algunos
enunciados en cuanto que su sentido nunca será abolido, su verdad
nunca se convertirá en falsedad; pero no son inmutables en el sen­
tido de que el misterio, en su configuración verbal y en su capta­
ción humana, esté agotado para siempre.

33 «Ecclesia... omne illud perpetuat cunctisque generationibus transm ittit


quod ipsa est, omne quod habet, omne quod credit»; reí.: «affirmatur per
Traditionem perpetúan non tantum doctrinam sed ¡ntegram Ecclesiae vitam».
34 «Ut clarius appareat a Traditione apostólica ea omnia, eaque sola,
provenire quae substantialia sunt Ecclesiae, videlicet: omne quod ipsa est,
omne quod credit».
35 «Apostoli, ea tradendo quae divinitus acceperant vel didicerant, non
tantum doctrinam, sed etiam omnia nona spiritualia communicant».

256
Tomemos la Escritura, que es una de las primeras realidades
transmitidas, uno de los principales objetos de la Tradición. La Es­
critura, como palabra formal de Dios, es una realidad viva, que cre­
ce en sentido; no por negación del precedente, sino por superación
que incorpora y eleva lo anterior. Crece en sentido solamente en
la fidelidad total al misterio de Cristo. Dice San Gregorio Magno,
y es doctrina favorita suya, que la Escritura «ayuda al lector con
sus palabras sencillas y lo eleva con su sentido sublime, y en cierto
modo crece con los lectores; la gente sin estudio la reconoce, mien­
tras que los hombres cultos la encuentran siempre nueva»36.
Si operamos con el concepto de lo «implícito», hemos de tomar­
lo con grandísima amplitud. Un enunciado científico puede contener
implícitos datos sobre los términos, puede contener implícitas con­
clusiones rigurosas; crece su material implícito si el enunciado se
asocia en un tratado con otros enunciados, y no por mera suma.
La Escritura no es un tratado que contenga un número N de enun­
ciados, sino que tiene un carácter claramente literario, con unida­
des y estructuras de orden no científico, con muchas formulaciones
de carácter simbólico. Quizá aquí el tecnicismo «implícito» resulte
demasiado estrecho y sea necesario operar con otros conceptos, co­
mo contenido global, simbolismo polisémico, planos de significación,
presentación en la representación, etc. Categorías literarias que in­
tentarían explicar de algún modo que la Escritura, como palabra de
Dios, contiene y hace presente el m iste rio 37.
Si admitimos que la Escritura contiene íntegra la revelación,
diremos que la contiene globalmente, no articulada o desmembrada
hasta lo último, pero con una fuerza interior que la empuja a esa
sucesiva articulación o unidad orgánica. Si a esto lo llamamos
«implícito», será en senido más orgánico que lógico.
No pensemos que el acto de fijar por escrito matase o inmovi­
lizase la vida del cuerpo literario. El escrito fija, en cuanto que de­
termina para siempre una o muchas estructuras verbales: esta fijeza
es garantía de estabilidad, de continuidad, es control siempre posi­
ble; pero no fosiliza ni sujeta — «la palabra de Dios no está encar­
celada»— , ni transforma una realidad literaria compleja en un ca­
tálogo de enunciados técnicos38. Y si esto sucede con las obras
literarias grandes, grandes por el tema humano profundo, por la in­
tuición ancha del autor, por su maestría de lenguaje, ¿cuánto más
sucederá en la Escritura, cuyo tema es el misterio de la salvación,
su autor es Dios y su palabra es carismàtica?

36 «Quod legentis animum humilibus verbis adiuvat, sublimibus sensibus


levat, quod aliquo modo cum legentibus crescit, quod a rudibus lectoribus
quasi recognoscitur, et tamen doctis semper nova reperitur» (PL 76,135).
37 Sobre estas y otras categorías literarias, aplicadas a la Escritura,
véase el c. 6: Tres niveles del lenguaje, de mi obra La palabra inspirada.
38 Véase el c. 9: Hablar y escribir, de mi obra citada.

257
17
Por eso podemos concluir: la Tradición transmite la revelación,
en primer lugar, transmitiendo la Escritura; y lo que transmite es
una realidad viva, hecha y nunca acabada.
Lo mismo, o algo parecido, podemos decir de una transmisión
de la revelación por predicación oral o por escritos no inspirados.
También, en este caso, la realidad transmitida es viva. En algunas
de sus formulaciones dogmáticas, que también son objeto de trans­
misión, el concepto de io «implícito» tendrá más fácil aplicación:
p. ej., si consideramos un grupo de formulaciones emparentadas.
Si Cristo tiene dos naturalezas, tiene dos voluntades. Pero ¿hasta
qué punto el dogma de la Asunción de María está implícito en el
dogma de su Concepción Inmaculada?; ¿no estará implicada en un
horizonte de revelación más ancho?; ¿no habrá que incluir el mis­
terio de la glorificación de Cristo, su victoria sobre la muerte, la
tendencia escatológica de la Iglesia y de todas las criaturas, el
vínculo entre pecado y muerte, la hostilidad satánica pisoteada, etc?
Sobre este ejemplo concreto han discutido los teólogos en años
recientes39. Quizá esa necesidad de acumular datos de la revela­
ción para explicar un paso hacia adelante signifique en último tér­
mino que la unidad de toda la revelación es Ja fuerza viva que
actúa en cada uno de sus «artículos» o miembros; de modo que un
grado mayor de manifestación en un miembro repercute en todo el
cuerpo. En tal caso, no sé si la categoría lógica de lo «implícito»
que «se explica» sirva para hacer comprender plenamente el pro­
blema.
La Iglesia tiene que transm itir la revelación entera, y entera la
tiene que recibir cada generación. La integridad es primaria, los
actos individuales son subsecuentes. Si una generación de la Igle­
sia dejase de transm itir una parte de la totalidad, deformaría el todo,
sería infiel a su destino: esto no sucede, gracias al carisma que
posee la Iglesia para continuarse a sí misma. Dentro de la transmi­
sión total, cabe una atención particular dedicada a un aspecto, y a
veces creemos encontrar desatenciones y hasta olvidos. ¿Son éstos
posibles?; ¿se olvidó en el siglo XVIII del sentido de la historia de
salvación, del sentido cristiano del Antiguo Testamento?; ¿cayó
alguna vez en olvido la doctrina de la libertad cristiana, sumergida
quizá por la doctrina de la obediencia?; ¿dónde había quedado el
sentido teológico de la resurrección de Cristo?
Es muy distinto no haber llegado todavía a la percepción clara
de un dato y olvidarse de dicho dato. Cuando decimos que una
generación de la Iglesia tiene que descubrir de nuevo un dato, es­
tamos diciendo que ese dato se había olvidado, se había encubierto.

39 Puede verse la bibliografía en LTK I: Aufnahme M arías im Himm el,


en la obra de Rahner y Ratzinger O ffenbarung und Ü berlieferung (Freiburg
1965), y sobre todo en el volumen De Scriptura e t Traditione, publicado en
Roma en 1963, que tiene una excelente bibliografía, preparada por Beumer

258
Ahora bien, ¿es el olvidar un dejar de transmitir?; ¿cómo puede uno
transm itir lo que ha olvidado?
Estas preguntas nos llevan a otro campo de la Tradición, que
de nuevo incluye la cosa transmitida y el medio de transmisión.
Ante todo respondemos que, si una generación transmite a la si­
guiente la Escritura, transmite en ella la integridad de la revelación
(según la opinión probable de muchos teólogos). Además, cualquier
generación transmite globalmente a la siguiente el cuerpo entero de
definiciones como logros irreversibles. Esto en el campo de la doc­
trina, de una tradición que se puede llamar «verbal».
A la que se añade otra no menos importante, la Tradición real:
la que transmite vida y actividad. Vida, en cuanto distinta, aunque
no desligada de la doctrina. La que transmite hechos y realidades
que todavía no han sido elaborados doctrinalmente.
Todas las generaciones de la Iglesia ofrecen al Padre el sacri­
ficio místico de su Hijo: esta práctica, centro y fuente de la vida
de la Iglesia, se transmite de edad en edad. El sacerdote que apren­
de a celebrar y celebra, transmite algo sustancial de la vida de la
Iglesia: aunque no explique doctrinalmente el sacrificio, lo realiza;
aunque no comprenda toda su profundidad y riqueza, lo realiza; y así
lo transmite, como parte esencial de la vida transmitida, en memo­
ria del Señor, perpetuando su memoria viva. Y lo mismo ios sacra­
mentos: la Iglesia los recibe y los administra, es decir, Sos trans­
mite como parte de su vida, como cauces de vida divina participada.
Dándolos los transmite antes de formular una doctrina rigurosa sobre
ellos: los decretos del concilio Tridentino sobre el sacrificio de la
misa y sobre los sacramentos llegan quince siglos después de su
transmisión real y viva. La caridad cristiana es más práctica que
doctrina, porque no hemos de amar con palabras, sino con obras y
de verdad. La caridad es esencial a la vida de la Iglesia. Pues bien,
la monja sin estudios que ha consagrado su vida a la caridad cor­
poral está transmitiendo caridad como parte esencial del depósito
cristiano; su vida sacrificada es testimonio y transmisión de una
realidad antes que de una doctrina, a saber, del misterio «del amor
de Cristo que nos incita». Y así transmiten otros, individuos o cor­
poraciones, la vida de pobreza, de castidad, de obediencia, como
parte de la vida cristiana en que se realiza el misterio de Cristo;
esto es parte de lo transmitido aun antes de convertirse en doc­
trina. Y así la oración y tantas otras prácticas que se transmiten
como parte de la vida total de la Iglesia.
Muchas veces, cuando los Santos Padres hablan de cosas trans­
mitidas de origen apostólico que no están en las Escrituras, se
refieren a prácticas o realidades de la vida cristiana. Y. Congar cita
algunos ejemplos: según San Ireneo, el ayudo pascual; desde Orí­
genes, el bautismo de los niños; desde San Esteban papa, la vali­
dez del bautismo de los herejes; San Basilio cita muchos usos li­

259
túrgicos; el segundo concilio de Nicea, la veneración de las imáge­
nes. En la línea de los Padres continúan algunos teólogos y padres
del concilio Tridentino: el signo de la cruz, los votos monásticos,
el mezclar agua al vino en la misa, el ofrecer la misa también por
los difuntos, la distinción de las órdenes menores, e tc.40. Este modo
de hablar, aunque exagere a veces considerando apostólicas algunas
tradiciones simplemente eclesiásticas, muestra una conciencia clara
de la «tradición real»41.
La vida, en un sentido, lo abarca todo, y así la hemos presen­
tado al principio de este estudio; en otro sentido se contrapone a
la mera doctrina; y así la hemos considerado en los últimos pá­
rrafos. El resultado es que hemos complicado la imagen esquemática
de la tradición pasiva, o realidad transmitida, a fuerza de conside­
rar su vitalidad. Con ello no hemos respondido satisfactoriamente a
las preguntas lanzadas más arriba sobre el olvido en la transmi­
sión; el problema nos conduce al cuarto punto de nuestro análisis.

El medio de la transmisión

El capítulo primero de la constitución nos enseña que la revela­


ción se realiza por medio de obras y palabras ihtrínsecamente uni­
das; el capítulo segundo nos dice que la revelación se transmite
por medio de obras y palabras. Y la relación entre ambas es plu­
ral y dialéctica. No es legítima la ecuación: palabras transmiten pa­
labras, obras transmiten obras; ni tampoco: la enseñanza transmite
la doctrina, el sacramento transmite la obra. Esto es una sim plifi­
cación que deforma la realidad.
La constitución emplea una fórmula breve y compleja: «Así la
Iglesia, con su enseñanza, su vida y su culto, conserva y transmite
a todas las edades todo lo que es y todo lo que cree». Y el relator
comenta: «Se alude en general a las instituciones de la Iglesia, y
en particular a la lit u r g ia ; porque ésta, en cuanto se expresa en obras
y palabras, constituye un testimonio privilegiado de la Tradición vi­
va»42. La liturgia consta de palabra y rito: de tal modo que el rito

40 Y. Congar concluye: «...cuando hablan de tradiciones apostólicas


transmitidas oralmente, se refieren ante todo a prácticas litúrgicas o dis­
ciplinares universalmente observadas y cuyo origen, aun cuando no esté
testificado por la Escritura, parece confundirse con el de la vida eclesial»
{La tradición y las tradiciones I, p. 98. Traducción española de V. Bazterrica,
San Sebastián 1964).
41 Aquí puede leerse la exposición de Lengsfeld resumida en párrafo
aparte. Su contribución a la imagen conciliar de una tradición real ha sido
importante.
42 Allusio fit ad Ecclesiae instituía in genere, et in specie ad liturgiam ;
haec etenim quatenus gestis et verbis exprimitur, testimonium constituit
privilegiatum vivae Traditionis».

260
enseña con su presencia, como realiza con su significado; mientras
que la palabra explica el rito y actualiza el misterio. La liturgia
habla también con los gestos y realiza también con las palabras.
Como es centro y modelo de vida cristiana, así también es centro
y modelo de transmisión. La llamamos «acción litúrgica», como tér­
mino más inclusivo.
Esa relación paralela y cruzada entre lo transmitido y el medio
de transmisión doble nos obliga a representar la Tradición en movi­
miento dialéctico. Su complejidad real es tan grande que sólo po­
demos esquematizar algunas líneas o direcciones del movimiento.
La palabra tra ta de la vida, el mensaje trata de Cristo, que es
vida y que vino para que los hombres tengan vida cada vez más
abundante; el Evangelio es fuente de toda verdad salvadora y de
toda norma de costumbres.
La palabra se tra n s fo rm a en vida: la palabra de mandato se cum­
ple, se realiza por la obediencia; la palabra de exhortación o con­
sejo se realiza por la aceptación y ejecución práctica. Así, trans­
formada en vida, la palabra crece y se desarrolla por ahora en for­
ma de más vida. «Las palabras de los Santos Padres atestiguan
la presencia viva de esta Tradición, cuyas riquezas van pasando a
la práctica y a la vida de la Iglesia, que cree y ora».
La palabra tr a n s m ite vida: porque es palabra de Cristo pronun-
cida por su Iglesia, porque es doctrina salvadora: La fe p ro c e d e d e l
m e n s a je , e i m e n s a je tra ta de C r is to ... y es una fu e rz a s a fv a d o ra
(Rom 10,17; 1,16).
La palabra re a liz a vida en el acto sacrificial y sacramental.
Y así, las paiabras de Cristo y de la Escritura poco a poco se
van realizando en la vida de la Iglesia «hasta que se cumplan en
ella plenamente las palabras de Dios».
La vida es, en cierto modo, palabra por su naturaleza de signo.
La Iglesia es sacramento, signo, manifestación de la voluntad sal­
vadora del Padre; en este sentido es también palabra. El simple
celebrar el sacrificio de la misa es ya memoria, y, en este sentido
amplio, es palabra.
La vida se tra n s fo rm a en palabra, que la proclama, la explica,
la investiga. La doctrina formula la vida, explica el misterio. La
Iglesia contempla su propia vida, recibida de Cristo, y en un mo­
mento de su historia se expresa a sí misma. Así es la constitución
conciliar L um en g e n tiu m , expresión auténtica de la vida de la Iglesia;
en cuanto expresión, es vida hecha palabra. Esta es la tarea de la
teología pastoral (no la teología de la pastoral): consultar la vida
concreta presente, los problemas vitales inminentes, y elevarlos a
expresión teológica de esa vida de la Iglesia. Esa teología pastoral
conserva una gran cercanía a la vida, no tanto porque es inmedia­
tamente aplicable, sino más bien porque parte constantemente de
la vida.

261
La vida solicita a la palabra: para entenderse a sí misma, y tam­
bién para encontrar solución a los nuevos problemas con que toda
vida se ha de enfrentar.
La vida c o n firm a y en cierto modo explica la p a la b ra , mostrando
su dimensión vital, su dinamismo, ofreciendo un marco de referen­
cia. Así la palabra no queda remota y desencarnada, sino que con­
serva siempre su inserción vital.
Los precedentes datos esquemáticos pueden dejar una inpresión
de linearidad; repito que el movimiento es dialéctico. Por ejemplo,
una palabra se transformó en vida; como vida, se desarrolló; ese
nuevo desarrollo produce una nueva palabra que lo formula: la pa­
labra de Cristo se hace palabra de la Iglesia, pasando por la vida.
Otro ejemplo: un hecho se vuelve palabra; como palabra, se di­
funde por la predicación y la meditación; así transforma una vida
convirtiéndose en vida: la vida de Cristo se hace vida cristiana, pa­
sando por la palabra.
A la palabra y acción, como medios de transmitir, añade Feiner
la «imagen», o sea, el arte como transm isor43. Urs von Balthasar
desarrolla el tema, estudiando primero el carácter de «forma» que
posee la revelación, como manifestación de la gloria de Dios y co­
mo transformación del caos del pecado, y reflexionando después so­
bre la función del arte y de las diversas artes en la proclamación
eclesiástica 44.
Ahora creo que podemos responder a las preguntas anteriores:
¿dónde estaba el sentido de la historia de salvación en la Iglesia
del siglo XVIII?; ¿dónde el sentido teológico de la resurrección de
Cristo en generaciones posteriores? Respondemos: por lo menos, en
la celebración litúrgica, en la celebración de la Pascua y del d ie s
d o m in ic u s = día del Señor. La conciencia refleja quizá lo había ol­
vidado o descuidado; pero, en una especie de subconsciente y en la
práctica ininterrumpida, la doctrina subsistía y se transmitía en for­
ma de vida. Se producirá una lenta maduración o una aurora repen­
tina, y un teólogo contemplador traerá a la conciencia refleja esa
parte de la vida. Y los cristianos, al escucharlo, se reconocen a sí
mismos sin dificultad y con gozo, y un concilio vuelve a proclamar,
con más riqueza y penetración, lo que parecía olvidado.
A la luz de lo dicho, repasemos algunas frases del capítulo co­
mentado:
7. Los apóstoles, con su predicación, sus ejemplos, sus insti­
tuciones, transmitieron lo que habían aprendido de las obras y pa­
labras de Cristo (el medio de la transmisión, que corresponde al
medio de la revelación y a lo revelado por Cristo).

43 En MS, 1/2, p. 615-19.


44 Ibid., 792-810.

262
8. Lo que ios apóstoles transmitieron comprende todo lo ne­
cesario para una vida santa y para una fe creciente del pueblo de
Dios;
así la Iglesia, con su enseñanza, su vida y su culto, conserva y
transmite a todas las edades todo lo que es y todo lo que cree.
8. Crece la comprensión de las palabras e instituciones trans­
mitidas..., comprenden internamente los misterios que viven...
9. ...la presencia viva de esta Tradición, cuyas riquezas van pa­
sando a la práctica y a la vida de la Iglesia, que cree y ora.
10. ...persevera en la doctrina apostólica y en la unión, en la
eucaristía y la oración.
Antes de pasar a un punto nuevo, recojo aquí una parte de la
clasificación de Y. Congar en La tr a d ic ió n y la s tr a d ic io n e s II, p. 131:
Tradición en sentido oral = transmisión de un objeto a otra per­
sona.
En sentido activo: el acto de transmitir.
En sentido objetivo: lo que se transmite, el contenido.

Tradición en sentido restringido = transmisión distinta de la es­


crita;
referida al acto, designa un modo distinto de la Escritura;
referida al contenido, designa la transmisión de cosas no es­
critas.

Respecto al sujeto:
tradición apostólica;
tradición eclesiástica.

Leamos también algunas enmiendas de padres conciliares al es­


quema segundo, como las encontramos en la relación final:
Conviene hablar no sólo de la Tradición pasiva, sino también de
la activa.
Hay que distinguir entre Tradición divina y puramente eclesiástica.
Hay que hablar de Tradición explicativa y aditiva.
Hay que decir que la Tradición no es sólo verbal, sino también
real, en cuanto se conserva en ritos, costumbres, prácticas, etc.
Hay que considerar la Tradición como la misma vida de la Iglesia.
Hay que presentar la Tradición sometida al influjo del Espíritu
Santo.

263
Los dos p o lo s de la T r a d i c i ó n

Vista la Tradición como realidad viva, en el sujeto transmisor,


en el acto de transmitir, en la cosa transmitida, en el medio de
transmisión, es imposible entender la Tradición puramente como una
fuerza conservadora. La conservación es sólo un polo, el otro polo
es el progreso: la actuación conjunta de los dos polos crean el
campo de fuerza unificado de la Tradición. El que aísla artificial­
mente un polo, deforma la realidad y no es capaz de explicar ni
siquiera el polo artificialmente aislado.
Si la Tradición se pone a mirar su comienzo, su actitud será de
fidelidad, continuidad: así mantiene la identidad de sí misma, en­
troncada con el comienzo dado e impuesto. Si se pone a mirar el
final, su actitud es de tendencia y tensión: así conserva el dina­
mismo, la insatisfacción de lo incompleto, y vive en esperanza.
Pero es necesario añadir la afirmación complementaria. También
el comienzo es un impulso dinámico en cuanto que el ser es dado
como tarea, y la realidad dada es viva y dinámica. Paralelamente,
la tendencia escatológica exige conservación y fidelidad, porque sólo
en ella se puede acercar y llegar a la plenitud.
Por comodidad de exposición, podemos considerar la conserva­
ción más bien como mirada al comienzo y al pasado; el progreso,
como mirada al final y al futuro. Pero, entre los dos extremos, que
abarcan el curso histórico, y entre los dos segmentos que cada mo­
mento presente define, se ha de realizar la actualización: la reve­
lación como apertura de Dios al hombre para salvarlo, sucede actual­
mente.

Primer esquema: el polo de la conservación

La teología de los manuales se ha preocupado de alguna manera


de los dos aspectos: insiste en que la revelación concluye con
los apóstoles y en que se ha de transm itir íntegra e intacta, y se
enfrenta con la cuestión del progreso dogmático. La visión se ciñe
a lo doctrinal, las categorías son de tipo lógico; con todo, encon­
tramos una imagen bipolar en nuestra teología al uso.
Y así entra esta teología en el esquema preparatorio llamado
d e d e p o s ito p u ré c u s to d ie n d o : nueve capítulos dedicados a salva­
guardar otros tantos elementos del depósito, y un capítulo para
explicar el progreso de la doctrina. La proporción cuantitativa refle­
ja bien la postura, anunciada en el título: ante todo se trata de
conservar. El proemio expresa y justifica dicha actitud, y hace una
interesante selección de citas bíblicas:
la Iglesia es sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-14);
los pastores darán cuenta a Dios de este oficio (cf. Heb 13,17).

264
A s í ya no s e re m o s n iñ o s , flu c tu a n d o a la d e riv a d e c u a lq u ie r
v ie n to ‘d o c trin a l, e x p u e s to s a Jas tra m p a s de g e n te h á b il en lo s m a ­
n e jo s d e l e rr o r (Ef 4,14);
c o n s e rv a lo tr a n s m itid o , e v ita n d o la s c h a rla s va cía s y p ro fa n a s
y la s o b je c io n e s d e una fa ls a g n o s is , que, p o r s e g u irla , a lg u n o s
fa lla ro n en i a fe (1 Ti m 6,20);
la g e n te no s o p o rta rá la d o c trin a sana, s in o que a p a rta rá el
o íd o de la v e rd a d y se v o lv e rá a la s fá b u la s (2 Tim 4,4).

Pero el esquema tiene un capítulo entero sobre el progreso


en el cual leemos: «Este tesoro no se guarda eficaz y
d o c trin a l,
fructuosamente nada más conservando los libros y repitiendo las
palabras, sino con el magisterio vivo, con el que de hecho la Igle­
sia dirige la fe y las costumbres, según lo vayan pidiendo la recta
comprensión de las cosas reveladas, la piedad que empuja a los
fieles a una penetración mayor en las riquezas de Cristo, los ata­
ques de los adversarios, las nuevas necesidades y los nuevos pro­
blemas de los tiem pos45. Esta investigación no aparta las mentes
de la revelación divina, pues no pretende cambiar o sustituir la
tradición divina con tradiciones humanas, sino que intenta escrutar
y exponer las riquezas escondidas en la revelación»46. Se da un pro­
greso en comprender y exponer esta doctrina, en nuevas definicio­
nes dogmáticas, pero este progreso no afecta al depósito, lo deja
sin cambio alguno47.

Cambio de orientación

En el discurso de apertura del concilio Juan XXIII repitió el mis­


mo tema, cambiando el acento; de modo que el polo de movimiento
y progreso domina con su fuerza: «Nuestro deber no es sólo cus­
todiar ese tesoro precioso, como si únicamente nos ocupáramos de

45 «Hic autem thesaurus efficaciter fructuoseque non custoditur quidem


mera librorum conservatione et verborum repetitione, sed viventi Magiste­
rio, quo Ecclesia fidem et mores reapse dirigat, prout sane postulent tum
sincera revelatorum intelligentia, tum fidelium pietas ad altiorem divitiarum
Christi investigationem impellens, tum errantium impugnationes, tum de-
mum novae temporum necessitates novaeque quaestiones solvendae».
46 «Quae ¡nquisitio mentes a divina revelatione minime avellit; nam
nullatenus contendit divinitus tradita humanis inventis mutare aut quomo-
dolibet subrogare, sed eo potius spectat ut divitias in ipsa revelatione
latentes scrutetur atque declaret».
47 «Quapropter Sancta Synodus agnoscit et profitetur in Ecclesia Christi
verum in doctrina fidei intelligenda et proponenda progressum peragi, adeo
ut etiam novae definitiones veritatum revelaíarum haberi valeant; sed illum
tantum legitimum declarat, qui in incremento humanae dumtaxat cognitionis
de revelatione consistit, non vero in ipsius depositi augmentum. Illud enim
in seipso immutatum permanet».

265
la antigüedad, sino también dedicarnos con voluntad diligente, sin
temores, a la labor que exige nuestro tiempo, prosiguiendo el ca­
mino que la Iglesia recorre hace veinte siglos. Si la tarea del con­
cilio fuera discutir uno u otro artículo de la doctrina fundamental
de la Iglesia, repitiendo con mayor difusión la enseñanza de los
Padres y teólogos antiguos y modernos, que suponemos conocéis y
que tenéis presente en vuestro espíritu, para esto no era necesario
un concilio. Sin embargo, de la adhesión renovada, serena y tran­
quila, a todas las enseñanzas de la Iglesia en su integridad, trans­
mitidas con la precisión de términos y conceptos que es gloria par­
ticularmente de los concilios de Trento y del Vaticano I, el espíritu
cristiano, católico y apostólico de todos espera que se dé un paso
adelante hacia una penetración doctrinal y una formación de las
conciencias que esté en correspondencia más perfecta con la fide­
lidad a la auténtica doctrina, estudiando ésta y poniéndola en con­
formidad con los métodos de la investigación y con la expresión
literaria que exigen los métodos actuales»48.
La constitución trata de la Tradición con este nuevo enfoque que
el Pontífice imponía a todo el concilio: los dos polos de la realidad
están ligados en las fórmulas o en los párrafos. Escuchemos el tema
de la conversación:
7. Dios quiso... que se c o n s e rv a ra íntegro y fuera transmitido a
todas las edades.
7. Para que este Evangelio se c o n s e rv a ra siempre vivo y en­
tero en la Iglesia.
8. Se ha de c o n s e rv a r por transmisión continua hasta el fin del
tiempo.
La Iglesia c o n s e rv a y transmite a todas las edades... los m a n ­
te n g a s ie m p re activos; sigue c o n s e rv a n d o s ie m p re .

9. La transmite íntegra a los sucesores... para que ellos ¡a


c o n s e rv e n .

10. El pueblo cristiano entero, unido a sus pastores, p e rs e v e ra


siempre.
Está claro el tema de la conservación y transmisión, y con él ha
sonado el tema del movimiento, de la actividad y la vida. AI pro­
greso dedica la constitución un párrafo importantísimo, del que
hablaré más tarde, porque quiero introducirlo reflexionando sobre
otro punto no menos importante.

48 La traducción de la BAC, como la traducción inglesa, tienen en cuen­


ta el original italiano en que se basa el texto oficial latino.

266
T e n d e n c ia e s c a t o ló g i c a d e la T r a d i c i ó n

La teología de la Tradición no había reflexionado sobre este as­


pecto esencial; entre las diversas peticiones de los padres para
que se traten determinados aspectos de la Tradición, ninguno men­
ciona este aspecto; hay tres padres que proponen un breve es­
quema o tratado, sin mencionar el aspecto escatológico49. Natu­
ralmente, un teólogo de la talla de Congar no descuida este as­
pecto: véase p. 54 de la obra citada, en su traducción castellana.
Conservar no es sólo transmisión sucesiva, porque el tiempo de
la Iglesia no tiene una dirección puramente sucesiva una vez que
Cristo ha venido al mundo. Todo el existir de la Iglesia se desa­
rrolla entre dos venidas de Cristo, de manera que la primera venida
la empuja, y la segunda tira de ella. Casi diría que es más impor­
tante la segunda tracción, tanto que, si Cristo empuja a su Iglesia,
es para que llegue a su encuentro. Al id y p re d ic a d responde un eco
fuerte ven, e sposa. La continuidad se convierte en crecimiento y ma­
duración hacia la plenitud. Esta dirección vectorial afecta a todas
las realidades de la Iglesia, también a la tradición doctrinal, como
a la entera tradición vital.
Ello significa que, en cualquier momento de su historia, la Iglesia
está incompleta, abierta, a medio hacer. Incompleta, porque no ha
llegado a la plenitud; abierta, para recibir estímulos y dones; a
medio hacer, porque toda ella es tarea. Esto no implica recibir
más revelación desde fuera de sí misma, pues todo se ha dado en
Cristo, y Cristo se ha dado a su Iglesia. Es más bien algo interno
que busca su expansión; en frase de De Lubac, «se despliegan las
dimensiones internas de Cristo». Pero sí implica apertura para re­
cibir estímulos que soliciten el desarrollo interno. El crecimiento de
un organismo no sucede por adición de miembros extrínsecos, sino
por diferenciación y desarrollo y perfeccionamiento de los ya dados
germinalmente. La plena madurez de la Iglesia sólo llegará con la
parusía de Cristo, y por eso, cada momento de la Iglesia terrena
es un tender hacia dicha plenitud.
El capítulo segundo de la constitución repasa varias veces ese
camino, señalando cuidadosamente la dirección. En el n. 7, las etapas
son el Padre, el Hijo, los apóstoles, los obispos; y así, «la Tradición
con la Escritura... son el espejo en que la Iglesia peregrina contem­
pla a Dios, de quien todo lo recibe, hasta el día en que llegue a

49 Me atengo a la información del relator, porque no he leído estos


textos personalmente; quizás alguno de los textos habla del asunto, sin
que el relator lo considere digno de mención. Véase la referencia del pri­
mero: «Quorum primum proponit textum sat longum et elaboratum, in quo
successive agitur de Traditionis Índole verbali et reali, de subiecto Tradi-
tionis seu de Ecclesia a Spiritu Sancto directa, et tándem de mutua ha-
bitudine Traditionis, Bibliae, Ecclesiae et Magisterii».

267
verlo cara a cara, como El es». La imagen de Pablo (1 Cor 13,12)
dice la limitación del conocer, ordenada a la contemplación perfec-
ta; el texto del Apóstol dice: P o rq u e in m a d u ro es n u e s tro s a b e r e
in m a d u ro n u e s tro p re d ic a r; p e ro c u a n d o ve n g a la m a d u re z, lo in m a ­
d u ro s e a cabará. C u ando y o e ra n iñ o , h a b la b a c o m o un n iñ o , s e n tía
co m o un n iñ o , ra zo n a b a c o m o un n iñ o . C u a n do m e h ic e un h o m b re ,
a ca b é co n Jas c o sa s de n iñ o . A h o ra v e m o s c o m o en un e s p e jo d e
a d iv in a r; e n to n c e s v e re m o s ca ra a cara. M i c o n o c e r es p o r a h o ra
in m a d u ro ; e n to n c e s p o d ré c o n o c e r c o m o D io s m e co n o ce . San Agus­
tín suele aplicar la imagen a la Escritura: «Omnia quae hic cons­
cripta sunt, speculum nostrum sunt. Posuit tibí Deus speculum
Scripturam suam». Se puede decir que esa mirada en espejo es tam­
bién deseo y esperanza de visión, y, como tal, impulsa y sostiene
a la Iglesia en su peregrinación. El relator comenta la frase: «Se
subraya la importancia de Tradición y Escritura en la Ig le s ia . Pues
por medio de ellas puede la Iglesia contemplar a Dios, en la me­
dida permitida a la vida presente, la cual es introducción y un cierto
comienzo de la perfecta visión escatològica»50. El esquema cuarto
retiró la cita expresa de Pablo, por escrúpulo exegético, y la susti­
tuyó con una referencia a la primera carta de Juan 3,2; esto no
puede impedir que las palabras de la constitución procedan direc­
tamente de Pablo y de Juan combinados 51.
El n. 8 registra dos etapas: los apóstoles, los fieles de todas las
edades; después desarrolla la idea del progreso, y concluye: «la
Iglesia camina a través de los siglos hacia la plenitud de la ver­
dad, hasta que se cumplan en ella plenamente las palabras de Dios».
El esquema tercero tenía un texto diverso: «La Iglesia, a través
de los siglos, imita a la mujer del Evangelio, que mezcla fermento
a tres medidas de harina hasta que toda la masa fermenta»52, el
cambio se justifica en la relación del cuarto esquema: «se omite
la comparación con la mujer del Evangelio, porque no tiene buen
fundamento exegético. Ei nuevo texto conserva la idea de la vivi­
ficación que la Iglesia recibe de la Tradición, y se afirma su pro­
greso, que tiene como término la consumación escatològica de la
Iglesia» 53.

50 «Momentum extollitur Traditionis et Scripturae in Ecclesia. Per eas


enim Ecclesia contemplari Deum valet iuxta mensuram praesentis vitae
statui consentaneam, quae introduetio et veluti initium est perfectae visio-
nis eschatologicae».
51 «Om ittitur citatio 1 Cor 13,12 ad vitandam difficultatem exegeticam,
a pluribus notam, de imagine speculi... Inducitur autem referenda ad 1 Jo
3,2, quae exclusive sese refert ad visionem Dei in altera vita».
52 «Ecclesia scilicet, volventibus saeculis, mulierem illam evangelicam
imitatur, quae abscondit fermentum in farinae satis tribus, donee fermen-
tatum est totum».
53 «Om ittitur comparatio Ecclesiae cum muliere evangelica, utpote exe-
getice haud recte fundata... Verbis autem noviter inductis conceptus serva-
tu r de animatione quam tota Ecclesiae vita a Traditions accipit, eiusque

268
Es muy significativo en este párrafo el uso del singular «verdad»;
en toda la constitución nunca se emplea el plural «verdades»; lo con­
trario del esquema preparatorio D e d e p o s ito p u ré c u s to d ie n d o , que,
en su capítulo cuarto, usaba generosamente en plural (cito página
y línea):
36, 5 mysteria salutis veritatesque connexas
21 nisi per veritates quae in eis latent
26 veritates universales, tum naturalis tum supernaturalis ordinis
29 summan veritatum revelatarum iure nuncupaverunt «doctrinae
fidei» nomine
37, 9 praecipuas fidei veritates homines docuit
21 assensum... veritatibus revelatis
23 ad veritates revelatas profundius intelligendas
38, 3 enuntiationes et conceptus quibus, etsi utique incomplete et
imperfecte, veritates revelatae communicantur.

El mismo esquema, en su capítulo quinto, sobre el progreso de


la doctrina, prefiere mezclar fórmulas en singular a las fórmulas en
plural: «thesaurus veritatis... pretiosum depositum... hic autem the-
saurus... sincera revelatorum intelligentia... divina revelatione... divi-
nitus tradita... divitias in ipsa revelatione latentes... connexionem
cum revelatis... doctrina fidei... novae definitiones veritatum revela­
tarum...».
La preferencia del texto promulgado por el singular indica una
visión orgánica: unidad total, ya dada desde el principio, que ha
de crecer en su totalidad hasta la plenitud. Las muchas palabras
no son más que articulación provisoria de la única verdad y se van
transformando en hechos a lo largo de la vida de la Iglesia; en el
tiempo siempre quedará al menos una palabra por cumplirse, a sa­
ber, la venida gloriosa del Señor, que pone fin al tiempo. La verdad
obtiene así una articulación en una serie de palabras y un desplie­
gue temporal hacia la conclusión.
El párrafo siguiente de este n. 8 insiste mucho en la actualidad:
de la Tradición presente, de los libros activos, del Padre que habla,
del Espíritu que anima, de Cristo que habla. Y concluye otra vez
con el tema escatológico: «El Espíritu Santo... va introduciendo a
los fieles en la verdad plena». Otra vez se presenta la verdad como
unidad íntegra, como recinto inmenso por el que va penetrando con
su comprensión la Iglesia. Esa verdad plena es el misterio de Cristo,
que abarca sus dos venidas y, con ellas, toda la salvación.
La dimensión escatológica exige que la Iglesia nunca se detenga
satisfecha con la inteligencia ya adquirida del misterio totai de Cris­
to, o de cualquiera de sus misterios parciales. Pero tampoco puede
volver atrás, renunciando a un aspecto ya poseído explícitamente

progressio affirmatur quae uti terminum habet Ecciesiae consummationem


eschatologicam».

269
en la formulación dogmática. En el movimiento de penetración por
el misterio, una definición dogmática es a la vez llegada y partida.
Y lo mismo se diga del difundir y comunicar salvación. La dirección
escatològica infunde un poderoso y constante dinamismo a la Tra­
dición: esa tensión escatològica es la razón profunda del progreso
de que habla el n. 8.

Progreso de la Tradición

En el primer esquema nada se decía de esta peregrinación ha­


cia la plenitud: la cita del .Mt 28 dejaba fuera la frase final: e s ta ré
co n v o s o tro s h a s ta e l fin d e l tie m p o ; dominan los verbos en preté­
rito: «servatum est... semper tradiderunt... semper credidit et cre-
dit... continua successione conservata», no falta algún verbo en pre­
sente, no hay ninguna referencia escatológica. Así resulta que el
tiempo «volventibus saeculis... temporis decursu» tiene una dirección
puramente sucesiva, de continuar. Aun el capítulo sobre el progreso
de la doctrina no cambia la visión: «temporum necessitates»; inclu­
so el «usque ad finem mundi» dice continuidad más que tendencia.
El esquema segundo, en su afán por evitar puntos controvertidos,
no superaba la visión del primer esquema. El tercero traía la gran
novedad, mantenida y mejorada en los siguientes. El cardenal Florit,.
en su relación sobre los modos propuestos por los padres con­
ciliares y examinados por la comisión, comentaba así: «De ningún
modo se admite allí un progreso objetivo de la Tradición, en ei sen­
tido de que se le añada algo sustancialmente nuevo, como lo mues­
tran las palabras crece la comprensión de las palabras e institucio­
nes transmitidas. El progreso consiste en llevar a formulación clara
y explícita lo que está contenido de modo oscuro o implícito. Se
trata de un progreso interno, propio de cualquier realidad viva, que
no cambia la sustancia de la realidad que progresa, y, con todo, la
perfecciona. Pues la mayor comprensión de las palabras y las cosas
transmitidas no queda ejena a ellas, sino que se convierte en un ele­
mento suyo. De aquí se sigue que la Iglesia realmente tiende a la
plenitud de la verdad revelada, y que la va alcanzando en la me­
dida en que la Tradición alcanza su progreso interno. Y que la Igle­
sia no llegue de golpe a la plenitud de la verdad lo muestra el he­
cho de que no puede expresar y proclamar simultáneamente el
depósito entero de la revelación, como lo atestigua ahora y en el
futuro la historia de los dogmas»54. En el movimiento del discurso,.

54 «Nullo enimmodo ibidem adm ittitur progressus obiectivus Traditionis,


eo nempe sensu quod aliquid substantialiter novum eidem addi possit, ut
patet ex verbis: «crescit enim tam rerum quam verborum traditorum per-
ceptio». Progressus igitur in eo est ut quod obscure et im plicite in ea
continetur ad claram et explicitam expressionem deducatur. Agitur nempe

270
el cardenal pone la dimensión escatológica como consecuencia de!
progreso. Esto es puramente didáctico, por razones de exposición;
pues en realidad es la escatología causa y no efecto del progreso.
El progreso está vivo así: no por adición extrínseca, sino por desa­
rrollo interno; ese desarrollo no cambia esencialmente el sujeto,
sustituyéndolo por otro, haciendo que deje de exitir para dar paso
a otro diverso; ese desarrollo no consiste en la producción de
efectos extrínsecos que no afectan al sujeto en desarrollo, pues el
desarrollo perfecciona realmente al sujeto. Junto a este lenguaje,
inspirado en el mundo orgánico, pierden relieve las categorías ló­
gicas de lo oscuro y lo implícito.

Actualización

Conservación y progreso son como dos polos que actualizan la


revelación. El Evangelio se ha de conservar v iv o , la Iglesia contem­
pla, los Padres atestiguan una presencia viva , los libros se mantie­
nen a c tiv o s ; Dios sigue conversando y la voz de! Espíritu de nuevo
resuena, la palabra de Cristo habita intensamente. El relator comenta
que «la Escritura no es un documento exclusivo de una época, sino
que es contemporánea a todas las edades», y «Por la Escritura, in­
terpretada a la luz de la Tradición, se entabla el diálogo permanente
entre Dios y la Iglesia, con la respuesta de la Iglesia a todo lo que
Dios le comunica»55.
El citado volumen teológico M y s te riu m s a lu tis . G ru n d ris s h e iis -
g e s c h ic h tlic h e r D o g m a tik (Einsieldeln 1965) concede un lugar central
a este tema de la actualización. Baste dictar algunos títulos y sub­
títulos del índice sistemático: «C.3: Actualidad permanente de la
revelación en Escritura y Tradición. C.4: Actualización de la revela­
ción por medio de la Iglesia: 1) Actualización de la revelación de

de progressu interno qui proprius est cuiusque realitatis vivae, quique


substantiam rei progredientis non mutat, et nihilominus ipsam vere perficit.
Maior enim tam rerum quam verborum traditorum perceptio non manet
eisdem extranea, immo vero ipsorum fit proprium elementum. Ex hoc con-
sequitur Ecclesiam reapse tendere ad plenitudinem ipsius revelatae verita-
tis, eamque assequi iuxta mensuram qua Traditio suum internum assequitur
progressum. Quod autem Ecclesia ad veritatis plenitudinem non ex abrupto
perveniat, ex hoc patet quod integrum revelationis depositum insimul ex-
primere et proclamare non valeat, ut dogmatum testatur et testabitur his­
toria».
55 «Exinde fit ut S. Scriptura non sit documentum tantum alicuius tem-
poris sed omnibus aetatibus coaevum... Per Scripturam, sub luce Traditio-
nis ¡nterpretatam, colioquium instituitur permanens inter Deum et Ecclesiam,
cum conseguente responsione ex parte Ecclesiae ad omnia quae Deus ita
eidem communicat».

271
Cristo, f) Los destinatarios de la actualización de la revelación.
2.c) Mediatez de la revelación en la actualización de la Iglesia»56.
Este principio de la actualización es fundamental para compren­
der el c. VI de la constitución, sobre la Escritura en la vida de
la Iglesia.

Cómo se realiza el progreso de la Tradición

En este punto, la constitución supera el planteamiento restrin­


gido de la «evolución del dogma».
Para aclarar brevemente cómo se realiza el progreso, voy a pro­
poner algunas correspondencias básicas. La salvación es misterio,
la salvación realizándose en el tiempo es historia de salvación; la
salvación realizándose se manifiesta, y así es revelación; de modo
que también la manifestación es realización; por eso la manifesta­
ción aceptada es salvación poseída; la salvación recibida es mis­
terio que se vive, se experimenta, se presenta a la conciencia, lla­
ma a una mayor penetración; en todo ello la palabra desempeña
una función específica. Por ejemplo: la comunidad cristiana celebra
la eucaristía: es misterio que se realiza y, al realizarse en ritos y
palabras, se manifiesta; en ella y por ella vive el cristiano el mis­
terio de su unión con Cristo, de su unión en Cristo con los otros
cristianos. Vive el misterio, lo experimenta, lo contempla en su
realizarse, lo medita; para ello se vuelve a los ritos y palabras que
realizan y explican el misterio. Así obtiene una mayor inteligencia
del misterio, que puede comunicar a otros.
El misterio de la salvación no es sólo un suceso histórico con­
finado al pretérito, sino que vuelve a hacerse presente en cada tiem­
po de la Iglesia: por lo tanto, se repite su experiencia, conciencia,
inteligencia. Sin que el misterio de nuevo presente de Cristo crezca,
porque la obra de Cristo es definitiva, crece la inteligencia que de
él obtiene la Iglesia.
Este misterio, además de ser vivido y de algún modo percibido
en la conciencia, puede convertirse en objeto de contemplación so­
segada: con lo cual, sin crecer en sí el misterio, crece su inteli­
gencia, es conocido y poseído. Ya en el AT se da una contempla­
ción de Dios que se revela: ¿ C uándo e n tra ré a v e r e l ro s tro de D io s ?
(Sal 42,3). ¡C ó m o te c o n te m p la b a en e l s a n tu a rio v ie n d o tu fu e rz a y
tu g lo r ia ! (Sal 63,3). C o n te m p la d lo y q u e d a ré is ra d ia n te s (Sal 34,6).
H a s ta que e n tré en e l m is te r io de D io s , y c o m p re n d í (Sal 73,17).
G u s ta d y v e d q u é b u e n o es e l S e ñ o r (Sal 34,9, etc.). Cristo entrega a

56 «3. Kapitel. Die bleibende Gegenwart der Offenbarung in Sehrift und


Tradition. 4. Kapitel: Die Vergegenwärtigung der Offenbarung durch die
Kirche. 1. Die Vergegenwärtigung der Christus-Offenbarung. 2.c. Die M itte l­
barkeit der Offenbarung in der kirchlichen Vergegenwärtigung».

272
la Iglesia su misterio, para que ella lo viva y lo contemple, y así
lo realizan las generaciones de los cristianos: misterios de la vida
de Cristo en eí rosario, en los ejercicios, en el ciclio litúrgico.
Cuando nos ponemos así en presencia del misterio, éste se nos abre,
y entramos por él, se nos despliega, o nos penetra y nos envuelve.
El misterio se puede convertir después en objeto de estudio teo­
lógico, con eí que también crece la inteligencia. En la magnífica
fórmula del Vaticano I: «la razón humana, iluminada por la fe, si
busca con diligencia, con devoción y medida, puede conseguir por
don divino una inteligencia muy fructuosa de los misterios: bien
por analogía de lo que conoce naturalmente, bien por la relación
de los misterios entre sí y con eí fin último del hombre»57.
Esa mayor inteligencia es parte de la realización del misterio
salvador en la vida de la Iglesia, y además queda acumulada para
ser transmitida a nuevas generaciones. La mayor inteligencia del mis­
terio en alguno de sus aspectos se hace componente de la nueva
experiencia, influyendo así en la nueva inteligencia del mismo as­
pecto o de otros aspectos; y, por la unidad total del misterio, cual­
quier progreso afecta a la totalidad, cualquier aspecto manifestado
manifiesta de algún modo los demás.
El misterio se hace presente en muchas formas: en los sacra­
mentos, en la palabra, en toda la vida cristiana, y también en la
proclamación de los obispos, sucesores de los apóstoles, que con
autoridad anuncian, y explican y realizan el misterio. Por su «sacra­
mento del apostolado», los obispos no son meros conservadores de
una realidad inerte o de una doctrina teórica, sino que son órganos
privilegiados de la Tradición y de su progreso.
La constitución alude a María, como tipo de esta Tradición de
la Iglesia (cf. Le 2,19.51). María participaba en la realización del
misterio de salvación y era testigo inmediato y privilegiado de los
hechos; no contenta con la primera inteligencia, recogía los sucesos
y los contemplaba en su interior, aumentando así constantemente su
inteligencia del misterio. Así hasta la consumación escatológica de
su asunción, por la que se incorpora definitivamente a la plena glo­
rificación del H ijo 58.
Es muy interesante la primacía que la constitución concede a la
contemplación cristiana sobre el estudio, y la prioridad frente a la

57 «At ratio quidsm, fide illustrata, cum sedulo, pie et sobrie quaerit,
aliquam Deo dante mysteriorum intelligentiam eamque fructuosissiman asse-
quitur: tum ex eorum quae naturaliter cognoscit analogía, tum e mysterio­
rum nexu Ínter se et cum fine hominis ultimo» (Denz. 3016).
58 Dice De Lubac en su Meditación sobre la Iglesia: «Cuando como
«Madre muda de la Palabra callada» — Verbi silentis muta w ater— se unía,
sin comprenderlos, a los misterios de Dios hecho hombre, observándolo
todo, y los conservaba y repasaba en su corazón, María prefiguraba esa
larga serie de recuerdo y de intenso rumiar que son el alma de la Tradi­
ción en la Iglesia» (p. 197-198).

273
is
proclamación. Arrastrados por el nuevo descubrimiento de la procla­
mación, del valor de la palabra en la Iglesia, en la liturgia, fácil­
mente podemos olvidar un elemento no menos importante en la
Iglesia: el silencio. Silencio litúrgico, para detenerse a mirar el
misterio presente; silencio interior para dejar resonar y posarse las
palabras de la Escritura; silencio, que es h u m u s fecundo donde ger­
mina la semilla de la palabra, que da raíces y savia a la predicación,
que hace profunda y significativa la acción; silencio, que es la zona
del Espíritu cuando da testimonio a nuestro espíritu. Los antiguos
Padres enunciaron ya este principio y lo llamaron s ig é ; moderna­
mente se habla del apostolado del testimonio. Si dedicar la vida
entera al ejercicio de la contemplación es vocación de pocos cris­
tianos, indispensable en la Iglesia, la capacidad y el ejercicio de de­
tenerse ante el misterio para penetrarlo y dejarse penetrar por él
es don ofrecido y pedido a todo cristiano.
También la teología, como «estudio de hombres creyentes», ad­
quiere profundidad en la contemplación previa o alternada. Notemos
que «contemplación» es una categoría ajena a «especulación y dato
positivo»: una teología positiva sin contemplación puede caer en
positivismo, en colección de datos y fichas, mientras que una teo­
logía especulativa sin contemplación puede convertirse en juego in­
telectual. Los grandes teólogos cristianos, del pasado y del presen­
te, poseen esa capacidad de abrirse ante el misterio calladamente.
V sin esa presencia vertiginosa del misterio, ia teología no es
auténtica teología cristiana.
Ya el AT nos ofrece la imagen de una creciente inteligencia del
misterio de salvación: no sólo de lo nuevo que se va realizando,
sino de los hechos pretéritos que hay que meditar, volver a contar,
estudiar. G ra n d e s so n ¡as o b ra s d e l S e ñ o r , d ig n a s de e s tu d io p a ra
lo s que la s a m a n , dice el salmo 111.

Tradición como historia: principio y fin

Tomada con esta amplitud, la Tradición es la realización del ser


histórico de la Iglesia. Porque se refiere siempre a un principia
y a un fin.
Un p r in c ip io que es el presupuesto dado, la posibilidad radical:
este principio es Cristo, extendido por su vida terrena hasta la
ascensión y misión del Espíritu, y durante la etapa apostólica cons­
titutiva. La Iglesia siempre se encuentra con este presupuesto da­
do, que determina todo el desarrollo y lo impulsa, porque es dado
a la vez como norma y como tarea por realizar. Cuando la Iglesia
actualiza la «tradición apostólica», hace presente su comienzo, se
deja guiar por él, lo va realizando en lo que tiene de tarea. La

274
«vuelta a las fuentes» tiene también el sentido teológico de un
enfrentarse consciente con el propio comienzo.
Un f in con carácter de finalidad, que influye en cada momento,
aunque a distancia; acortando con el influjo la distancia y hacién­
dose así más presente; exigiendo con su constante llamada la rea­
lización sucesiva.
Principio y fin abarcan la existencia histórica de la Iglesia, sin
que ella pueda disponer de esos límites, porque es Cristo en su
doble aparición quien constituye el límite. Como la primera venida
constitutiva es toda don de Cristo, así la segunda venida conclusiva
es acto soberano de Cristo. Nadie podrá, ni siquiera la misma Igle­
sia, por infidelidad, imponer el límite final. Por otra parte, el límite
no es algo extrínseco y violento, sino que tiene el carácter de ma­
durez final, y, en este sentido, empuja desde dentro: no para con­
sumir, sino para consumar. Porque el fin se refiere a la existencia
histórica de la Iglesia; el fin es sobre todo glorificación trascendente
y definitiva.

Tradición como historia: pasado y futuro

De modo semejante, la Tradición, como realización histórica del


ser de la Iglesia, se refiere al pasado y al futuro: en toda su am­
plitud y en el punto de intersección, que es el presente.
Un p a sa d o que ha sido realización del propio ser, y por ello no
puede ser negado, sino que ha de ser aceptado como el presupues­
to total del momento presente. Como realización del propio ser es
adquisición irreversible: la mayor inteligencia adquirida no puede
ser rechazada, la mayor intensidad o riqueza no puede ser abo­
lida.
Sólo que aquí actúa un componente de signo contrario: pecado,
desviación, descuido, olvido. Este pasado también es reconocido para
la confesión humilde y para la lección saludable; pero no será acep­
tado como realización auténtica del propio ser. Si se presenta un
segmento pasado como ambiguo o dudoso, entonces se impone el
salto al comienzo, donde el ser por realizar está presentado pura
y auténticamente. El pasado así recibido no sólo es presupuesto del
presente, sino también exigencia e impulso.
La historiografía de la Iglesia que considere el pasado a esta luz,
puede ser una auténtica disciplina teológica: su tarea será inter­
pretar los hechos pasados como realización del ser de la Iglesia,
como manifestación de una Tradición real en desarrollo.
La Tradición tiene también una referencia al fu tu ro : sobre todo
en su incidencia inmediata en el presente, que exige la decisión.
Porque el futuro se va presentando como tarea, en cuanto que la
salvación está por hacer, y su manifestación está por entender. En

275
este sentido es ingenuo pensar en soluciones definitivas que auto­
ricen a una jubilación del esfuerzo. Tal contentamiento sería una
renuncia al futuro, sería opuesto a la condición histórica de la Igle­
sia. No se dará semejante renuncia en el cuerpo entero de la Iglesia,
aunque algunos miembros suyos sucumban a la tentación. Y en esta
zona no cabe el concepto de vejez, sino el de madurez.
Por otra parte, la realización del futuro es c o n s c ie n te , y se tra­
duce en un crecimiento de conciencia. La vuelta para mirar al pa­
sado se hace siempre según el grado de conciencia presente, y así
crece la inteligencia de dicho pasado. Al mismo tiempo, la realiza­
ción consciente del futuro hace crecer el pasado, no sólo cronoló­
gicamente en tantos días y años, sino en virtualidad presente y ma­
nifestada. Es un subir que va ensanchando el horizonte del camino
ya recorrido.
Además de consciente, la realización del futuro es lib r e : es ta­
rea que empeña a todos los cristianos como miembros de la Iglesia,
a cada uno según su función. Decisiones de la cumbre y de todos
los niveles de la pirámide. Pero ¿no es un riesgo el tener que rea­
lizarse libremente la Iglesia? Claro que es un riesgo: y la indecisión
no menos que la decisión.

El presente de la Tradición

Ahora podemos comprender la densidad del presente de la Iglesia


en su movimiento histórico: por su referencia al principio y al fin,
al pasado y al futuro, por el actualizarse de la salvación y su ma­
nifestación. Sustancialmente lo que la Iglesia transmite es esa vida
actual, salvación que el Espíritu de Cristo realiza y manifiesta. En
este sentido, la Iglesia no vive sólo de recuerdos y esperanzas. Su
recuerdo es a n a m n e s is que hace presente la salvación, su esperanza
es apertura que introduce ya algo de la consumación.
La actualización, es verdad, sucede en sentido vertical: por la
trascendencia de Cristo Señor y de su Espíritu, la acción salvadora
nunca queda plenamente abarcada por la Iglesia; en cierto sentido
viene desde fuera, desde arriba. Pero al mismo tiempo hay que afir­
mar que dichas penetraciones verticales no anulan la continuidad
horizontal: Cristo no vuelve a darse a sí mismo de modo que la ge­
neración actual reciba una salvación desligada del pasado y del fu­
turo. La revelación no se le da al cristiano de ahora, prescindiendo
de la revelación históricamente poseída por sus antecesores. La
actualidad no se disuelve en actualismo puntual sino que la con­
tinuidad es el recinto donde se recibe y sucede la actualización. Pues
aunque Cristo y su Espíritu abarcan y desbordan la totalidad de la
Iglesia, no son puramente extrínsecos a ella.

276
Objeciones

Hasta ahora la exposición ha mostrado el progreso positivo, la


realización auténtica. Pero si el pecado y la limitación siguen actuan­
do en la Iglesia, ¿no tomará ésta decisiones que vayan contra su
ser? ¿No puede aceptar y aun proponer alguna doctrina opuesta a
la revelación recibida? Una elección parcialmente equivocada o in­
fiel, ¿no puede conducir en su desarrollo a un fracaso total?
En general cabe afirmar que el fracaso total no se dará; al mis­
mo tiempo, la historia da testimonio de errores e infidelidades en
la actuación de la Iglesia. Pero ¿cuál es la garantía de su fidelidad
sustancial?
Lukas Vischer enunciaba sus objeciones en los siguientes tér­
minos: «¿Se puede considerar como una auténtica confrontación ese
testimonio apostólico recapitulado en la Escritura, tal como lo pre­
senta la constitución conciliar? ¿Un testimonio que la Iglesia escu­
cha con sumisión, por el que se deja sorprender, estremecer, juzgar
y aun conducir por caminos siempre nuevos? ¿No se atribuye a la
vida y aun a la vitalidad de la Iglesia un peso que estorbará al
libre desarrollo del testimonio apostólico?»59.
Las objeciones se reducen fácilmente a dos: una en el orden del
conocimiento: ¿Cómo puede el cristiano distinguir lo auténtico de
lo falsificado, el progreso del retroceso?; la segunda es del orden
real: ¿cómo se garantiza en la Iglesia la continuidad, fidelidad, iden­
tidad a sí misma, en el progreso auténtico?

En el orden del conocimiento

Esta primera pregunta nos enfrenta con la distinción entre Tra­


dición apostólica y tradiciones eclesiásticas (eclesiásticas en cuanto
a su origen)60. La Tradición, al desarrollarse desde dentro, movida
quizá por los estímulos externos que debe aceptar, va produciendo
diversas expresiones orales o reales de sí misma, que cumplen su
función en una etapa determinada, impulsando el paso a la siguien­
te, y quizá retirándose en lo que tiene de pura expresión, no en lo
que tiene de logro. Una expresión, por la semántica de los símbo­

59 «Peut-on vraiment considérer comme un authentique vis-à-vis ce té­


moignage apostolique récapitulé dans l ’Écriture, tel qu’il est présenté dans
l’optique de la constitution? Un témoignage qu’elle écoute avec soumission,
par lequel elle se laisse surprendre, ébranler, juger, mais aussi conduire
dans des voies toujours nouvelles? N’accorde-t-on pas à la vie, et même à
la vitalité de l’Église un poids qui vient faire obstacle au libre épanouisse­
ment du témoignage apostolique?»: Conseil Oecuménique des Églises. Cen­
tral Comité No. 11 (février 1966). Rapport présenté au Comité Central du
Conseil Oecuménique. Lukas Vischer.
60 El libro de Congar lleva por título La tradición y fas tradiciones.

277
los, puede dejar de significar; y entonces ya no es expresión, sino
rutina.
Tomemos un ejemplo bien cercano: el ayuno eucarístico. Tal co­
mo se practicaba hace veinte años era una tradición eclesiástica:
en ella la piedad cristiana expresaba su respeto por el misterio único
de ese pan de vida, y la fe cristiana en la presencia corporal de
Cristo se expresaba con un acto de homenaje. San Pablo condena
al que no d is tin g u e e l C u e rp o d e l S eñor, y afirma que tr a n s m ite
¡o que ha re c ib id o : por lo tanto, se trata de Tradición apostólica, que
se hace presente y activa y vivificante en esa expresión histórica­
mente limitada. Comparada con la Escritura, muestra su carácter
«eclesiástico», ya que la institución y la celebración primitiva de
la eucaristía sucedía inmediatamente a una comida. Como expre­
sión condicionada, puede cambiar, desaparecer, dando paso a otra
expresión más significativa; como logro de conciencia cristiana ante
el misterio, no debe pasar.
¿Y no son posibles expresiones desacertadas y aun equivocadas?
Una expresión legítima, ¿cuánto se ha convertido en rutina, al in­
tentar sobrevivir a su función? ¿Cómo distinguir tradiciones autén­
ticas de usos falsos? Queremos una norma, un criterio reconocible.
Tenemos estos dos: la Escritura, como norma escrita; el magis­
terio, como norma viva. La Escritura es registro auténtico de la
Tradición apostólica, en forma de palabra formal de Dios; sin mez­
cla de errores y sin confusión con tradiciones puramente eclesiás­
ticas. El Evangelio, que define el ser y la tarea de la Iglesia para
siempre, está ahí presente. El magisterio es un órgano institucional
y, como tal, parte de la vida total que se transmite: es el colegio
de los obispos con su Cabeza, que enseñan auténticamente.
Los teólogos de los últimos tiempos han elaborado ampliamente
la doctrina del magisterio, ayudando así a una conciencia más clara
y firme de este órgano de la Iglesia. Su origen, que es la institu­
ción de Cristo; su objeto, que es la doctrina revelada, el depósito
de la fe. Su sujeto, el Sumo Pontífice, los obispos, los concilios ge­
nerales. Su ejercicio, ordinario y extraordinario; sus grados de ejer­
cicio y de consiguiente certeza, infalible e irreformable, reformable.
La constitución no entra en estas distinciones; a lo largo del capí­
tulo nos dice que «los apóstoles nombraron como sucesores a los
obispos, dejándoles su cargo en el magisterio» (Ireneo); que los mis­
terios «los proclaman los obispos, sucesores de los apóstoles en el
carisma de la verdad»; en el n. 10 habla explícitamente usando el
término moderno: «El oficio de interpretar auténticamente la palabra
de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado únicamente al magis­
terio de la Iglesia, el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo».
El segundo esquema decía: «Escritura y Tradición, como depósi­
to sagrado de la palabra de Dios, no han sido encomendadas a cada
uno, sino al magisterio vivo e infalible de la Iglesia». El esquema

278
tercero suprime el inciso negativo y especifica con el adverbio
«auténticamente»: «El oficio de interpretar auténticamente la pala­
bra de Dios, oral o escrita, ha sido encomendado exclusivamente
al magisterio vivo e infalible de la Iglesia». El esquema cuarto omi­
te el adjetivo «infalible», porque «las decisiones de! magisterio,
aunque son todas auténticas y, por lo tanto, posean autoridad, no
todas se proponen como infalibles» 61.
Tenemos, pues, dos normas que nos ofrecen certeza: del ma­
gisterio afirmamos que «enseña puramente lo transmitido»; a la Es­
critura, como registro del Evangelio, atribuimos autoridad normativa,
¿son dos normas coexistentes? ¿Son una simple alternativa? ¿Se
reparen amistosamente los campos? Se había ensayado la distinción:
«regla remota, el depósito de la revelación; y regla próxima, el ma­
gisterio»; pero no le pareció oportuna ni exacta a la subcomisión62.
En esto respondían a numerosas observaciones de padres concilia­
res contra la fórmula y contra el contenido.
La constitución habla en general del depósito de la revelación,
sin limitarse a la Escritura. En el terreno del conocimiento cierto y
de su criterio, la Escritura tiene un valor único (como dice el n. 21
de esta constitución); por eso es lícito restringir metódicamente
el campo.
Sólo podemos entender magisterio y Escritura, en su función de
criterio, en interdependencia continua. Siendo la Escritura palabra
formal de Dios, está por encima del magisterio; el magisterio está
al servicio de dicha palabra, porque la misma palabra exige y pro­
voca semejante servicio. La constitución lo dice en esta fórmula:
«Pero el magisterio no está por encima de la palabra de Dios, sino
a su servicio, para enseñar puramente lo transmitido, pues, por man­
dato divino y con la asistencia del Espíritu Santo, lo escucha devo­
tamente, lo custodia celosamente, lo explica fielmente».
La constitución concluye señalando la unidad de esos tres ele­
mentos: Tradición, Escritura, magisterio. Se contenta con afirmarlo,
sin exponer analíticamente las relaciones mutuas; ésta será una de
las tareas de la teología futura. El magisterio, como órgano vivo de
enseñanza, transmite doctrina, es sujeto de la Tradición; al mismo
tiempo, como órgano vivo, es una de las realidades transmitidas en
la vida total y orgánica de la Iglesia. El magisterio, como sucesión
ininterrumpida del colegio episcopal, marca la duración y el proce­
so de la Tradición viva. En sus actos formales de enseñanza da tes­
timonio de la Tradición, porque todo lo que propone lo saca de la
Tradición pasiva u objetiva.

61 «Om ittitur vox infallibili, quia decissiones Magisterii, etsi omnes


authenticae sint ideoque auctoritate polleant, non omnes tamen uti infa-
llibiles ab eo eduntur».
62 «Quod enim per eamdem affirmatur videtur esse extra contextum;
terminología autem adhibita primo ictu non videtur rei exprimendae omni
ex parte consentanea».

279
El orden de la realidad

La segunda pregunta se refería al orden ontológico: ¿cuál es la


garantía de la continuidad y el progreso hasta la plenitud de la con­
sumación?
El Espíritu. Es decir, el Espíritu de Cristo, que Cristo glorificado
envía a su Iglesia. Sin el Espíritu no se explica nada de todo lo
afirmado y expuesto.
Sin insistencia molesta, la constitución lo dice con suficiente
claridad. También en este punto podemos consultar el primer es­
quema, y lo encontramos parco en sus referencias al Espíritu: la
fórmula trinitaria bautismal de M t 28,19, dentro de una cita de
San Clemente Romano sobre la predicación apostólica: «cum certa
Spiritus Santi fiducia»; hablando de la Escritura: «divino afilante
Spritu»; y, hablando de la conservación de la Tradición: «Traditio
autem vere divina, a Spiritu Sancto continua successione in Eccle-
sia conservata». Prácticamente, tres referencias, bien situadas: pre­
dicación apostólica, composición de la Escritura, conservación de la
Tradición. No hay referencia al Espíritu Santo cuando se habla de
la mutua relación entre Escritura y Tradición, ni cuando se explica
la relación de ambas con el magisterio.
El segundo esquema no disponía de mucho espacio: habla dei
Espíritu Santo en el párrafo sobre los apóstoles: «per scripta Spi­
ritu Sancto inspirata... oretenus... a Spiritu Sancto dictante...»; y
en el párrafo sobre el magisterio: «Spiritu Sancto assistente». Es
una distinción de terminología clásica. El esquema tercero aumenta
las referencias; en un comentario al n. 8 dice el relator: «Se subraya
la importancia del Espíritu Santo para la Tradición viva». Varios pa­
dres habían reclamado a este respecto: uno hablaba del «sujeto de
la Tradición, la Iglesia dirigida por el Espíritu Santo»; otros pedían
que «se considere la Tradición sometida al influjo del Espíritu San­
to». Entre los modos propuestos al esquema cuarto encontramos los
siguientes: que se habla de Cristo, «ungido por el Padre con el Es­
píritu Santo, para insistir en la función de dicho Espíritu»; que se
añada «bajo la acción del Espíritu, como principio de unidad de la
Iglesia...; los obispos, colocados por el Espíritu Santo»; otro pide
que se añada una larga frase sobre la función del Espíritu Santo en
los obispos y la Iglesia; que se mencionen los carismas y los dones
del Espíritu Santo cuando se habla de progreso de la Tradición; final­
mente, uno pide que se amplíe la referencia del n. 10, así: «El mis­
mo y único Espíritu de Cristo obra en ellos transmitiendo, inspiran­
do, asistiendo».
El texto promulgado se queda con ocho textos, armoniosamente
distribuidos, dos en cada número del capítulo. Vamos a reunirlos
aquí:

280
7. «lo que el Espíritu Santo les enseñó» (apóstoles);
«inspirados por el Espíritu Santo» (Escritura).
8. «Esta Tradición apostólica va creciendo en la Iglesia con la
asistencia del E.S.»,
«por quien la voz viva del Evangelio resuena en la Iglesia».
9. «escrita por inspiración del Espíritu Santo» (Escritura);
«encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los apóstoles»
(Tradición);
«iluminados por el Espíritu de la verdad» (obispos).
10. «por mandato divino y con la asistencia del E.S.» (magisterio);
«bajo la acción del único Espíritu Santo» (Escr. Trad. magiste­
rio),

Es decir: un mismo Espíritu apunta a los apóstoles en su minis­


terio, trayéndoles a la memoria y haciéndoles comprender el miste­
rio de Cristo; ese mismo Espíritu los mueve a registrar por escrito
dicho misterio, de modo que los escritos contienen y son palabra
formal de Dios. Ese Espíritu está presente y activo en la Iglesia,
haciendo que la Tradición se desarrolle, y actualiza la voz del Evan­
gelio como revelación presente del misterio de Cristo. El Espíritu,
que confía a los apóstoles la palabra de Dios, ilumina a sus suce­
sores para que la expongan y difundan. Y el mismo Espíritu asiste
al magisterio para que escuche y exponga fielmente dicha palabra.
Finalmente, e! Espíritu unifica la acción y las funciones de Tradi­
ción, Escritura y magisterio.
Se esperaba otra referencia al Espíritu Santo en el n. 10, cuan­
do habla del «sensus fidelium», «el sentir cristiano». De todos mo­
dos, las ocho o nueve referencias nos dicen dónde pone ¡a Iglesia
su confianza y cuál es la garantía real de la Tradición. En esto pa­
rece sentirse el influjo de la teología oriental, que concede una
primacía tan clara al Espíritu. Pero también del repertorio occiden­
tal reciente podemos citar algún texto. Escuchemos a León XIII en
su encíclica D ivin u m illu d m unus, hablando sobre el Espíritu Santo
como alma de la Iglesia: «La Iglesia, que, después de concebida,
nació del costado del segundo Adán dormido en la cruz, se pre­
sentó por primera vez a los hombres de modo admirable el día
solemne de Pentecostés. Ese día, e! Espíritu Santo comenzó a mani­
festar sus beneficios en el Cuerpo místico de Cristo... Así se cum­
plía la promesa última de Cristo a los apóstoles de enviarles el Es­
píritu Santo, para que completase con su inspiración la doctrina en­
comendada y para que sellara el depósito... cuando venga aquel Es­
p íritu de la verdad, os enseñará toda la v e rd a d ... esta verdad se la
entrega a la Iglesia, haciendo con su ayuda siempre pronta que la
Iglesia nunca caiga en error, y que pueda desarrollar cada día con
más riqueza la semilla y distribuir los frutos de la divina doctrina,
para salvación de los pueblos. Y como la salvación de los pueblos

281
exige que la Iglesia cumpla por siempre su oficio, el Espíritu Santo
suministra siempre vida y fuerza, que conserva y hace crecer a
la Iglesia... Baste afirmar que, como Cristo es Cabeza de la Iglesia,
así el Espíritu Santo es su alma: «Lo que en nuestro cuerpo es el
alma, eso es el Espíritu Santo en el Cuerpo de Cristo, que es la
Iglesia»63.
Contemplamos al Espíritu Santo como protagonista de la conser­
vación y desarrollo de la Tradición. Nuestro capítulo no menciona
explícitamente la acción del Padre. Comienza hablando del plan de
Dios, sin mencionar ese primer acto de «tradición» por el cual el
Padre envía y entrega a su Hijo. Más adelante leemos que «Dios,
que habló en otros tiempos, sigue conversando siempre con la Es­
posa de su Hijo amado». La cita de la carta a los Hebreos tiene
como sujeto a Dios Padre, y el texto conciliar que llama a la Igle­
sia «Esposa de su Hijo» nos dice que el sujeto del «hablar» es el
Padre. Tampoco está explícita la mención del Padre cuando se ha­
bla de la consumación escatológica. Tocará a la teología mostrar
cómo Dios Padre es el límite único que abarca todo el desarrollo
de la Tradición: la inicia, enviando a su Hijo, y la recoge al final,
de manos de su Hijo.
Finalmente, Cristo. Como síntesis de toda la revelación, es él
el verdadero objeto de la Tradición; como Cabeza del cuerpo, que
es la Iglesia, él es sujeto primario de la Tradición. Cristo está al
principio de la Tradición con su mandato a los apóstoles de predi­
car a todo el mundo el Evangelio y porque él es el Evangelio. Cristo
está en cada momento de la Tradición, porque su palabra habita
intensamente en los creyentes. Cristo está, al fin, como plenitud
de la verdad y la gloria.
Cristo es el camino, la verdad y la vida. Se puede interpretar
esta frase en senido riguroso y lineal: Cristo es camino en cuanto
trae la revelación y por ella la vida; porque es verdad en cuanto

63 «Ecclesia, quae iam concepta, ex latere ipso secundi Adami velut in


cruce dormientis orta erat, sese in lucem hominum insigni modo primitus
dedit die celeberrima Pentecostes. Ipsaque die beneficia sua Spiritus Sanc­
tus in mystico Christi Corpore prodere coepit... Ita piane eveniebat illud
extremum Christi ad Apostolos suos promissum de Spiritu Sancto mittendo,
qui doctrinae, ipso afflante, traditae completurus ipse esset et quodammo-
do obsignaturus depositum: ...cum autem venerit Ule Spiritus veritatis, do-
cebit vos omnem veritatem... quam quidem ventatemi im pertit ac largitur
Ecclesiae, auxilio praestantissimo providens, ut ipsa ne ullo umquam errori
obnoxia sit, utque divinae doctrinae germina alere copiosius in dies possit
et frugifera praestare ad populorum salutem. Et quoniam populorum salus...
postulai, ut haec [Ecclesia] munus idem in perpetuitatem temporum per-
sequatur, perennis idcirco vita atque virtus a Spiritu Sancto suppetit, quae
Ecclesiam conservai augetque... Atque hoc affirmare sufficiat, quod cum
Christus Caput sit Ecclesiae, Spiritus Sanctus sit eius Anima: «Quod est
in corpore nostro anima, id est Spiritus Sanctus in corpore Christi quod
est Ecclesia» (AUGUSTINUS: PL 38,1231; Denz. 3328).

282
manifiesta la revelación, en cuanto revela al Padre y porque la re­
velación del Padre es don de v id a 64.
Se puede interpretar el texto más ampliamente, como estructu­
ra ternaria, en la que ningún elemento es ajeno o puro intermedio
lineal entre los dos. Con esta perspectiva son legítimas las expli­
caciones: Cristo es el camino verdadero o auténtico, vivo y vital;
Cristo es la vida verdadera, la vida que se desarrolla; Cristo es la
verdad viva, la verdad que se va desplegando. Es decir, la cualidad
«camino» afecta de hecho a los otros dos términos. Y esto, porque
Cristo no es sólo camino vertical hacia el Padre para cada hom­
bre, sino también camino horizontal o ascendente a lo largo de la
historia: entre sus dos venidas, su presencia se va desarrollando.
La Iglesia esperegrina, el mortal es «viator» o caminante: para
ambos, en su existencia temporal, Cristo es el camino que recorren,
paso a paso, por el desierto del mundo (transformando el desierto
en jardín, como canta el Deutero-lsaías). Recorren a Cristo como
vida y lo recorren como verdad. Y la Tradición, en su calidad his­
tórica, es el largo camino de Cristo, o Cristo como camino: ni la
verdad ni la vida de Cristo están todavía totalmente recorridas.

64 Así lo explica I. de la Potterie.

283
LA COMUNIDAD CREYENTE,
PORTADORA DE LA REVELACION
(DV. 10)

Por Angel Antón

Revelación y comunidad

Al tema R e v e la c ió n y c o m u n id a d c re y e n te dedica la constitución


uno de sus 26 a r t í c u l o s N o s referimos al a rtíc u lo
D e i V e rb u m
d é c im o , que
constituye el epílogo de los dos primeros capítulos1 2.
Adoptando un enfoque claramente teocéntrico3, la DV ha descrito
la revelación como el evento histórico y, por lo tanto, dinámico-
sacramental que parte del Padre, avanza hacia su plenitud en Cristo
con la misión del Espíritu Santo y se perpetúa en el seno de la
comunidad eclesial durante su peregrinación en el tiempo en espera
de su consumación escatológica en la visión celeste.
El dinamismo histórico de la revelación tiene un destino uni­
versal en el espacio y en el tiempo, vinculado a la universalidad y
continuidad históricas de la comunidad creyente constituida sacra­
mento de salvación para la humanidad entera. El mensaje de sal­
vación, preparado y prefigurado en el viejo pueblo de Dios, hecho
eficazmente presente en el misterio de Cristo, pasa a través de
los apóstoles al nuevo Pueblo escatológico de Cristo. «Dios quiso

1 La constitución dogmática sobre la revelación viene citada en este


trabajo por la sigla DV. El texto latino de este documento conciliar será
aducido por Sacrosanctum Oecum enicum C oncilium Vaticanum Secundum,
C onstltutlones, Decreta, Declarationes. Cura et studio Secretariae generalis
Conciüi Oecumenici Vaticani II (Typis Polyglottis Vaticanis, 1966) p. 421-456.
2 Cf. ETV, p. 431-432; Vat. II - BAC 252, p. 167-168.
3 Cf. A. M. JAVIERRE, La divina rivelazione (c. 1), en La C ostituzione
dogm atica sulla divina rivelazione (Collana Magistero Conciliare n. 5) (Elle-
Di-Ci, Torino 1966) p. 116-118 (sigla: La C ostituzione, Elle-Di-Ci}.

285
que lo que había revelado para salvación de todos los pueblos se
conservara íntegro y fuera transmitido a todas las edades»4.
Sin embargo, el misterio de la salvación realizado en Cristo y
perennemente presente en la comunidad de creyentes tiene un sig­
nificado más universal, que trasciende los límites visibles del Pue­
blo de Dios y logra una presencia activa allí donde la Iglesia no
ha llegado todavía a hacerse presente en su dimensión visible. El
drama de Dios en la realización de esta historia de la salvación,
abierta a toda la humanidad, presenta tanto en la vieja como en la
nueva alianza una historia vinculada, sin renunciar a su destino uni­
versal, a la realidad y destino histórico del Pueblo de D ios5.
La revelación sigue el mismo proceso histórico que la historia
de la salvación. Lograda su plenitud con la venida de Cristo y con­
sumado el misterio de Cristo con su glorificación y con la misión
del Espíritu de verdad, esta revelación se continúa en el seno de
la comunidad creyente por la predicación y fe de la Iglesia primero
y por su consignación escrita luego en la Escritura, como libro de
la comunidad eclesial y en unión indisoluble con la Tradición o ra l6.
De este modo la revelación ha adquirido para siempre una pre­
sencia visible y eficazmente salvífica en el seno de la comunidad
eclesial para seguir su destino a lo largo de la historia de la sal­
vación en su sentido más restringido durante la peregrinación de la
Iglesia en el mundo y en el tiempo hasta la parusía de C risto 7. Eí
mensaje de la salvación revelado en Cristo llega de ordinario al hom­
bre de cada generación histórica por mediación de esta comunidad
de creyentes en Cristo
Aun la acción reveladora y salvífica de Dios más allá de los
límites visibles de la comunidad escatológica es una donación divi­
na de verdad y gracia con un destino y una estructura eclesial,
que tiende hacia la integración total de este sacramento de la ver­
dad y gracia salvadoras en la comunidad eclesial.
La constitución de un pueblo para que sea portador de la reve­
lación y objeto de una acción salvadora de Dios en su sentido

4 DV, II 7: Vat. Il-B A C , p. 164.


5 Cf. A. DARLAP, D iferencia entre historia general y p a rticu la r de la
salvación , en MS, I, Madrid 1969, pp. 94-105; ID., H eilsgeschichte, en Lexi-
kon fü r Theologie und Kirche (J. H ófer-K . Rahner, Hrsg.) V (Freiburg 1960
col. 154-156 (sigla LThK).
6 «...los apóstoles, con su predicación, sus ejemplos, sus instituciones,
transmitieron de palabra...; además, los mismos apóstoles y otros de su
generación pusieron por e scrito el mensaje de la salvación inspirados por
el Espíritu Santo» (DV, II 7: Vat. II-B A C , p. 164).
7 Este aspecto paradójico del destino universal de la revelación, con­
frontado con el hecho de los límites reales y concretos del Pueblo de Dios,
depositario inmediato de! mensaje revelado, ha despertado la atención de
exegetas y teólogos; cfr. A. DARLAP, Relación entre h isto ria de la salva­
ción general y p a rticu la r a la luz de la definición dogm ática de historia de
la salvación, MS, 1/1, p. 126-132; J. FEINER, Los destinatarios de la reve­
lación actualizada, MS, I/2, pp. 593-597.

286
particular no significa la revocación del primer designio universal
de salvación. Ante Dios prevalece siempre el ofrecimiento más uni­
versal. Este ofrecimiento adquiere ahora una configuración concreta
e histórica en el seno de su pueblo, para que éste aparezca al mun­
do y a los ojos de los hombres — en conformidad con su consti­
tución óntica de espíritu y materia con sus tendencias sociales—
como signo e instrumento eficaz de esta presencia visible de la
verdad y gracia de Dios en la tierra.
Se trata de un dinamismo capaz de extender la revelación, y
con ella la gracia de la salvación, a todos los pueblos. Dios hace
a su Pueblo depositario de tesoros y promesas divinas, pero pues­
tas al alcance del conocimiento y de la decisión de los hombres en
su estructura visible e histórica. De esta manera se abre un ca­
mino para conciliar la universalidad más absoluta del plan salvífico*
de Dios con la realidad de este pueblo, que Dios llama a la exis­
tencia para señalar a los hombres el modo concreto de realizar este
encuentro con Dios. La DV nos describe ya la misma elección de
Israel como el instrumento que realice la historia de la salvación:
«Deseando Dios con su gran amor ( s o líic it e ) preparar la salvación
de toda la humanidad, escogió un pueblo en particular a quienes
confiar sus promesas»8.
El binomio re v e la c ió n y c o m u n id a d c re y e n te radica en la consti­
tución y existencia mismas de ambas realidades. El nacimiento del,
Pueblo de Dios tanto en la vieja como en la nueva alianza manifiesta
una serie ininterrumpida de vínculos de dependencia con el cons­
tituirse mismo de la revelación y con su desarrollo progresivo a lo
largo de la historia de la salvación. La trabazón intrínseca de las
dos realidades de este binomio re v e la c ió n y P u e b lo de D io s en su*
punto de partida determina su existencia en la historia.
El Pueblo de Dios recibe su existencia de la revelación, y la re­
velación supone necesariamente el Pueblo de Dios, que la recibe y
transmite vitalmente en su peregrinar histórico. La Iglesia no pue­
de existir sin la revelación, y la revelación no puede transmitirse
sino en la Iglesia. Pues la Iglesia es la presencia visible y actua­
ción eficaz de la revelación en el mundo, preparada por Dios en la
alianza vieja, Nevada a su plenitud en Cristo con su Espíritu y des­
tinada a continuarse hasta su plena consumación en la visión glo­
riosa 9.
La revelación, pues, ha sido entregada a la Iglesia para que,
en el seno de esta comunidad de salvación, el mensaje cristiano
llegue a todos sus destinatarios en este tie m p o m e d io , desde la
entronización del Jesús resucitado a la derecha del Padre y su se­

8 DV IV 14: Vat. II-B A C , p. 171.


9 Cf. J. FEINER, La Iglesia como fin de la revelación, MS, I/2, pp. 580-
583; K. RAHNER, Die Kirche als Präsenz der Wahrheit und Liebe Gottes, en
Hanabuch der Pastoral-Theologie. Praktische Theologie der Kirche in ihrer
Gegenwart (F. X. Arnold - K. Rahner, etc., Hrsg.) I (Freiburg 1964) p. 121-131.

287
gunda venida al fin de los tiempos como Juez glorioso de la huma­
nidad entera. La unión intima de! binomio re v e la c ió n y c o m u n id a d
c re y e n te viene expresada con todo su vigor teologico en esta des­
cripción sintética que K. Rahner ha dado del ser fundamental de
la Iglesia: «La iglesia es la comunidad legítimamente establecida
en su constitución social, en la que la re v e la c ió n de Dios (como
comunicación de sí mismo), escatològicamente consumada en Cris­
to, permanece presente para el mundo como realidad y verdad por
la fe, esperanza y caridad» 101 .
E! binomio re v e la c ió n y c o m u n id a d c re y e n te suscita una temática
muy vasta que trasciende la perspectiva de su transmisión en el
seno de la comunidad eclesial. Esta temática arranca de la cons­
titución misma de sus dos realidades. A los orígenes mismos vete-
rotestamenarios de la revelación y del Pueblo de Dios había que re­
montarse un estudio más exhaustivo del presente tema, pasando
luego por los diversos estadios de su historia. Pues, en su primer
estadio veterotestamentario, de preparación y promesa, se delinean
ya los rasgos esenciales de interdependencia e intercomunicación
entre los dos miembros de este binomio, que, en el estadio de cum­
plimiento y plenitud en la nueva alianza, se manifiesta con toda
su validez y perennidad.
La revelación, entregada a la Iglesia y transmitida en la Iglesia,
ha alcanzado su estadio escatològico y definitivo. Con la venida de
Cristo llegó a su plenitud, y «no hay que esperar otra revelación
pública antes de la gloriosa manifestación de Jesucristo nuestro
Señor»n. Este mensaje revelado de la salvación se conserva ín ­
t e g r o 12 por todas las edades de la historia. Su transmisión, sin em­
bargo, en el seno de la comunidad eclesial, es un proceso vital
sujeto al progreso y evolución de todo lo vital. Se trata de un
proceso histórico sometido también -— dentro de sus debidos lími­
tes— a la ley de cambios y transformaciones de la historia. La trans­
misión de la revelación en la comunidad creyente está caracterizada
por esa tensión, que acertadamente se ha denominado a s in to tic a , a
saber, la ley de fidelidad al pasado para responder más consciente­
mente a! imperativo del presente y abrirse a las exigencias del
futuro sin traicionar el pasado 13.

10 «Die Kirche ist die gesellschaftlich legitim verfasste Gemeinschaft,


in der durch Glaube und Hoffnung und Liebe die eschatologisch vollendete
Offenbarung Gottes (ais dessen Selbstmitteilung) in Christus ais W irklichkeit
und Wahrheit für die W elt prásent bíeibt» (K. RAHNER, HPTh I, p. 119).
11 DV I 4: ETV, p. 426; Vat. II - BAC, p. 162.
12 «Quae Deus... revelaverat, eadem benignissime disposuit ut in aevum
integra perm anerent omnibusque generationibus transm itterentur» (DV II 7:
ETV, p. 428).
13 Cf. C. JOURNET, Le progrès de l ’Eglise dans le tem ps: Angelicum 43
(1966) 7-8; A. ANTON, I l progresso della Chiesa nel tempo, en Laici sulle
vie del C oncilio (Cittadella Editrice, Assisi 1966) p. 29-49, particularmente
p. 42.

288
La presencia de la revelación en la comunidad creyente y su
transmisión viva a lo largo de su peregrinar histórico constituye la
m is ió n del «pueblo cristiano entero, unido a sus pastores»14. To­
das las categorías de personas dentro de la comunidad eclesial,
en el puesto y grado de responsabilidad propios, contribuyen acti­
vamente a la transmisión del mensaje revelado de la salvación 15.
El título del presente estudio suscita una temática vastísima,
como las sugerencias que preceden — por vía de introducción— han
puesto de manifiesto. Ante la necesidad ineludible de lim itar el
campo de esta problemática en torno al binomio re v e la c ió n y c o m u ­
n id a d c re y e n te , el autor ha elegido una perspectiva nada más del
problema, a saber, la c o m u n id a d e c le s ia l en c u a n to en s u to ta lid a d
e s p o rta d o ra d e la re v e la c ió n .
El tema de la comunidad de creyentes en su función de pueblo
profètico y, por lo tanto, portador de la revelación, atrae cada vez
más la atención en el campo eclesiológico desde que la constitu­
ción dogmática sobre la iglesia L u m e n g e n tiu m se decidió en el
capítulo segundo sobre el Pueblo de Dios, a proponer toda una teo­
logía de la comunidad creyente en todos sus aspectos más funda­
mentales antes de tratar de las funciones específicas de las diver­
sas categorías de personas dentro de la comunidad eclesial.
«Si la jerarquía es un polo de la realidad eclesial que necesaria­
mente incluye el otro polo del laicado, ¿por qué no comenzar por
los elementos comunes a estas dos estructuras eclesiales? No pa­
rece un procedimiento lógico tratar primero de la jerarquía como
estructura particular de la Iglesia, y luego del Pueblo de Dios en
su to ta lid a d , es decir, en cuanto comunidad de creyentes en Cristo
(...). Lamentables desviaciones amenazan a una eclesiología que adop­
te sin más este procedimiento. De estos peligros nunca se vio com­
pletamente libre la eclesiología anterior al Vaticano II (...). De la
precedencia y acentuación teórica y práctica de la estructura jerár­
quica a una absorción y acaparamiento teórico y práctico de res­
ponsabilidad en la vida de la Iglesia y, consiguientemente, en la
eclesiología, no hay más que un paso 16.
El capítulo segundo, con esta teología de la comunidad de cre­
yentes, entró en la constitución dogmática L u m e n g e n tiu m con la
espontaneidad de! fruto que madura y se desprende del árbol. Su
inserción después del capítulo primero, sobre el misterio de la Igle-

14 «Cui inhaerens tota plebs sancta Pastoribus suis adunata» (DV II 10:
ETV, p. 431; Vat. II-B A C , p. 167).
15 Cf. J. FEINER, La Iglesia como fin de la revelación, MS, 1/2, pp. 480-
482; M. LOHRER, La función de la Iglesia como un todo. El pueblo cris­
tiano y la transmisión de la revelación, MS, 1/2, pp. 625-635; K. RAHNER,
Das Grundwesen der Kirche. Die ganze Kirche als Subjekt heilsverm ittelnder
Tätigkeit, en HPTh I, p. 118-120.151-152.
16 A. ANTON, El capítulo del Pueblo de Dios en la eclesiología de la
comunidad: EstE 42 (1967) 155-181, particularmente 160-161.

289
1Q
sia, y antes del capítulo tercero, sobre su constitución jerárquica,
señala claramente el punto de partida de la eclesiología posconciliar.
Esta, si quiere ser fiel a las líneas fundamentales de la L u m e n gen-
tiu m , ha de partir de la consideración de la comunidad de creyen­
tes y tiene que estar basada sobre la realidad total del Pueblo ecle-
sial para luego trazar la teología particular de sus dos polos es­
tructurales, a saber, jera