Está en la página 1de 18

Síndrome de la deficiencia en vitamina D en

porcino (I)
La vitamina D se sintetiza en la piel expuesta a la luz solar. Afortunadamente puede
suplementarse mediante la dieta.
Viernes 2 marzo 2012(hace 6 años 3 meses 10 días)
3
AutorDarin MadsonEstados Unidos

SEGUIR
AutorJesse GoffEstados Unidos

SEGUIR

La vitamina D es una vitamina liposoluble que se produce en la piel o puede


suplementarse mediante la dieta. Tras ser absorbida en el torrente sanguíneo es convertida
por el hígado a 25-hidroxivitamina D (25(OH)D), la principal forma de vitamina D
presente en la sangre. La 25(OH)D se metaboliza entonces en el riñón a 1,25-
dihidroxivitamina D (1,25-(OH)2D). Este compuesto es, de hecho, una hormona que
actúa en las células intestinales para mejorar la absorción de calcio y fósforo para la
formación de hueso y otras funciones corporales. Sin vitamina D, el calcio y el fósforo de
la dieta apenas pueden utilizarse. Ahora sabemos también, gracias a estudios en humanos
ratones y vacas, que las células inmunes y las musculares también necesitan vitamina D
para un funcionamiento óptimo.
La vitamina D se suele producir tras la exposición de la piel a los rayos ultravioleta-B
(UV-B) durante el sol de verano. En invierno el ángulo de la luz solar es demasiado bajo
(en latitudes altas) para que los rayos UV-B alcancen correctamente la piel de los
animales. Como la mayor parte de los lechones (¡y de los humanos también!) se crían en
naves climatizadas y nacen durante todo el año, el acceso directo a la luz solar es, a
menudo, limitado, incluso en verano. Afortunadamente la vitamina D puede añadirse a la
dieta para cubrir las necesidades de los animales.
Antes del destete, la leche de la cerda proporciona la mayoría, si no la totalidad, de los
nutrientes que el lechón necesita para maximizar su crecimiento y salud. Hay dos
excepciones importantes: el hierro y la vitamina D, ya que la leche de la cerda proporciona
cantidades muy pequeñas de estos dos nutrientes. Debido a la falta de hierro de la leche
materna y a que los lechones no pueden hociquear el suelo en las condiciones controladas
de una granja comercial, es necesario administrarles hierro para prevenir la anemia. De
un modo parecido, muchos lechones en confinamiento pueden desarrollar un déficit de
vitamina D lo que puede comportar microfracturas y/o raquitismo en el momento del
destete.

Fig 1. Unión costocondral ensanchada (rosario raquitico) con el cartílago de crecimiento irregular y
alargado (flechas).
En los últimos años parecen haberse detectado también problemas de déficit de vitamina
D en cerdos de engorde. Los cerdos afectados tienen una resistencia ósea reducida que
puede conllevar cojeras, raquitismo, con zonas de crecimiento ensanchadas (fig 1) y
fracturas óseas (figura 2); también pueden producirse paresias hipocalcémicas y
temblores. En algunos casos, la deficiencia de vitamina D puede manifestarse con muertes
agudas inexplicadas. En muchos casos clínicos no se había añadido vitamina D a la ración
o se había oxidado antes de ser ingerida por los cerdos.

Fig 2. Fractura distal múltiple en costillas con formación de callo (flechas).

La evaluación del nivel de vitamina D en un cerdo se hace mediante la determinación de


los niveles de 25(OH)D en suero. El test vale 35 $ por muestra y puede hacerse en el Iowa
State University Diagnostic Laboratory. Si no pueden realizarse estos tests, los análisis
indirectos como la ceniza ósea, la resistencia a la rotura de las costillas y/o la
concentración analítica de calcio y fósforo pueden proporcionar una idea de la condición
metabólica de los huesos.
Los cerdos con signos clínicos de raquitismo suelen tener menos de 5 ng 25(OH)D /ml
de suero en el momento del diagnóstico y es probable que hayan estado bajos durante
cierto tiempo antes de aparecer las lesiones óseas. Los cerdos que se mantienen por
encima de los 15 ng 25(OH)D /ml de suero normalmente no muestran signos clínicos
asociados con una disminución de la resistencia ósea ni presentan lesiones (macro o
microscópicas) asociadas a raquitismo.
Los trabajos en humanos, ratones y vacas sugieren una mineralización, desarrollo
muscular y función inmune óptima en concentraciones séricas de 25(OH)D por encima
de 30 ng/ml. En estos momentos no disponemos de datos para la especie porcina, pero
podría ser similar a estas otras especies.

Síndrome de la deficiencia en vitamina D en


porcino (II)
Sabemos desde hace tiempo que, de todas las especies testadas, los lechones son los que
nacen con los menores niveles circulantes de 25(OH)D.
Lunes 12 marzo 2012(hace 6 años 3 meses)
3
AutorDarin MadsonEstados Unidos

SEGUIR
AutorJesse GoffEstados Unidos

SEGUIR
Sabemos desde hace tiempo que, de todas las especies testadas, los lechones son los que
nacen con los menores niveles circulantes de 25(OH)D. La transferencia placentaria de
vitamina D desde la madre hacia los lechones es pobre. Antes de mamar, la concentración
sérica de 25(OH)D del lechón es, normalmente, menor de 5 ng/ml (Goff et al, 1984), pero
puede variar dependiendo de la dieta de la cerda. El calostro contiene poca vitamina D;
los lechones bien encalostrados recibirán alguna mejora en sus niveles de vitamina D. A
los 10 días de edad el lechón criado en una nave suele tener una concentración de 25-
(OH)D de unos 10 ng/ml (Goff et al., 1984), que se reduce a menos de 8 ng/ml a los 21
días de edad (Witschi et al, 2011). Esto no es suficiente para garantizar un desarrollo óseo
óptimo, pero mantiene a la mayoría de cerdos funcionando hasta que consumen dietas
enriquecidas con vitamina D! Tras el destete, la 25(OH)D sérica aumenta lentamente con
el consumo de la dieta starter, que contiene vitamina D. Sin embargo, a pesar de que las
dietas post-destete suelen contener 6-8 veces los requisitos de vitamina D marcados por
la NRC, la concentración sérica de 25(OH)D del lechón en el día 33 suele estar todavía
por debajo de 15 ng / ml. Incluso a los 77 días de edad la 25(OH)D sérica permanece por
debajo de 20 ng/ml. Es posible que los requisitos de la NRC necesiten ser revisados para
los lechones actuales que crecen en confinamiento. Una observación interesante es que
los lechones criados por cerdas alojadas al aire libre y con exposición al sol del verano
tienen concentraciones séricas de 25(OH)D superiores a 50 ng/ml a los 21 días de edad!
Son valores similares a los encontrados en humanos o en otros animales expuestos a la
luz solar. ¿Quizá estos valores deben considerarse normales?
La transferencia placental de vitamina D de la cerda a los lechones puede mejorarse un
poco administrando dosis masivas de vitamina D (¡5 millones de UI vía intramuscular!)
a la cerda antes del parto. Los lechones de cerdas a las que se ha aplicado este tratamiento
pueden alcanzar los 11-14 ng 25(OH)D / ml de suero al nacer. Esta administración masiva
también aumentará, ligeramente, la cantidad de vitamina D en el calostro. Estos lechones
pueden tener concentraciones séricas de 25(OH)D alrededor de 16 ng/ml a los 10 días de
edad. Quizá lo más significativo es que si la cerda tiene poca vitamina D los lechones
pueden no recibirla ni a través de la placenta ni del calostro. Estos lechones tienen unos
niveles de 25(OH)D inferiores a 2,5 ng/ml al destete y es más probable que muestren
signos clínicos de raquitismo. Pueden ser razonablemente capaces de mantener la
homeostasis del calcio a través del calcio y el fósforo aportados en abundancia por la
leche. Pero, tras el destete, pueden tener dificultades con la homeostasis del calcio y
muchos acaban en el laboratorio de diagnóstico.
Hemos encontrado que un simple bolo oral de 40.000 UI de vitamina D3 administrado
durante el procesado de las camadas puede permitir a los lechones alcanzar el destete con
concentraciones séricas de 25(OH)D por encima de los 20 ng/ml. Tras la administración
oral, la concentración de 25(OH)D asciende a 80-100 ng/ml y, en el día 10 de vida,
permanece por encima de los 50 ng/ml (¡parecido a los cerdos criados al aire libre!). A
partir de este punto declina hasta el destete. En contraste, los compañeros de camada no
suplementados con el bolo de vitamina D tienen menos de 10 ng 25(OH)D / ml de suero.
Alrededor del día 30 de vida, los lechones no tratados empiezan a mejorar su
concentración de vitamina D (alcanzando los 12-14 ng/ml) a medida que empiezan a
consumir pienso starter con vitamina D. Esta información sugiere que también puede ser
necesario incrementar el contenido de vitamina D en las dietas de iniciación o considerar
la administración de otro bolo (vía oral o agua de bebida) al destete.
Hay que tener cuidado con los productos que contienen vitamina D del mercado ahora
que también contienen vitamina A ya que la A puede contrarrestar algunos efectos de la
D. En terneros, la inyección de vitamina A ha sido asociada con un cerramiento prematuro
de las fisis de los huesos largos de la extremidad posterior, comportando la "enfermedad
de la hiena" en dichos terneros (Carroll Woodard et al., 1997). La mezcla de hierro (como
hierro dextrano) con vitamina D puede oxidarla rápidamente - alrededor del 30% de la
actividad de la vitamina D es destruida en 3 días de mezcla.

La vitamina D esencial para la salud


de los lechones y la producción de
leche de la cerda
El cambio de las estaciones puede causar deficiencia de vitamina D estacional de las
cerdas, según la investigación, lo que demuestra que la suplementación de la
"vitamina del sol" es especialmente importante en el rendimiento cerda cuando
disminuyen las horas de luz natural del sol en invierno.
Según especialistas en nutrición porcina, la vitamina D es una de las vitaminas
esenciales en raciones para cerdas durante todo el año. Aunque el requisito
típico para este micronutriente es sólo 1.8144 grm. (0,004 libras) de una vitamina
D sobre 500.000 Unidades Internacionales (UI) por gramo de premezcla por
tonelada de alimento de acabado/terminación en porcino, los niveles adecuados
son necesarios para promover la salud de la manada. Cuando la luz solar natural
se vuelve menos frecuente, la suplementación de la ración de la vitamina D se
vuelve aún más importante.

UVB (ultravioleta B, que convierte el 7-dehidrocolesterol en la piel del animal a


la vitamina D3) no pasan fácilmente a través de vidrio para el interior de las
cerdas alojadas incluso si las ventanas están presentes.

Como resultado de ello, las cerdas son más propensas a deficiencias de vitamina
D en los meses de invierno. Sin niveles adecuados de vitamina D, las cerdas
pueden experimentar:

 osteomalacia.
 mayores niveles de cojera.
 disminución de la ingesta de alimento.
 reducción de la absorción de nutrientes.
 producir una menor calidad del calostro.
Mientras tanto, los cerdos criados por deficiencia de vitamina D en hembras
pueden tener niveles más significativos de los trastornos de la cojera y la
locomoción y un mayor potencial para la hipocalcemia, raquitismo y la
mortalidad.
Te invitamos también a conocer estas publicaciones

Cuando se trata de problemas de locomoción, se ha visto aumentar


constantemente el número dentro de la industria. De hecho, el Laboratorio de
Diagnóstico Veterinario de la Universidad Estatal de Iowa vio 10 casos de la
enfermedad ósea metabólica en 2003. El número aumentó a 40 en
2011. Deficiencias minerales puede ser un factor que contribuye al aumento de
los niveles de cojera en cerda.

Muchos casos de enfermedad ósea metabólica son causados por los bajos
niveles de minerales en la dieta. Para prevenir la enfermedad metabólica de los
huesos, las cerdas deben ser alimentadas con una mezcla de minerales que
proporciona los niveles adecuados de calcio, fósforo y vitamina D.

La vitamina D también es un factor clave de la calidad del calostro. Dado que los
cerdos nacen con niveles relativamente bajos de la vitamina, el calostro de alta
calidad producido por la cerda puede ayudar mejor a los cerdos a alcanzan su
máximo potencial. El calostro es una fuente bastante rica de vitamina D. Cuando
tenemos grandes camadas, cada cerdo recibe menos calostro y es posible que
la cojera y/o problemas de salud se vean más adelante en la vida del
animal. Como complemento de las cerdas con vitamina D se pueden mejorar los
niveles de nutrientes suministrados a los cerdos a través del calostro y a través
de la lactancia.
Muchos grupos de la industria e investigadores han reconocido la necesidad de
atención adicional a la vitamina D. El Consejo Nacional de Investigación de las
Academias Nacionales aumento recientemente su vitamina D un cuádruple del
requisito para cerdas gestantes y lactantes y 800 unidades internacionales por
kilogramo (UI/kg) (90 por ciento de materia seca). Al seleccionar suplementos de
vitaminas y minerales traza, se debe animar a los productores a trabajar con un
nutricionista para crear la combinación adecuada y la mezcla de la vitamina D y
otras vitaminas esenciales.

Fuente: Razas Porcinas.

La importancia de la vitamina D para el sistema


inmune en cerdos
NOTICIAS
RELACIONADAS

El calostro es clave para reducir


antibióticos

Manejo en cerdas hiperprolíficas

“La planilla Excel y seguimiento,


puntales del manejo alimentario”

La vitamina D3 juega un papel central en la respuesta inmune de los


cerdos. 25-OH D3 puede ser más eficiente que el colecalciferol.

Aunque la vitamina D3 (colecalciferol) puede sintetizarse por irradiación ultravioleta de la provitamina D


7-deshidrocolesterol en la piel de los cerdos, esta producción endógena generalmente no satisface la
demanda fisiológica, ya que los cerdos suelen estar confinados en instalaciones de producción sin
acceso a la luz solar directa. Por lo tanto, la ingesta de vitamina D3 con la dieta es la fuente más fiable
para asegurar la vitamina D necesaria para una producción porcina exitosa.

Después de la ingestión, el colecalciferol se absorbe en el tracto intestinal junto con las grasas y se
necesita la presencia de sales biliares para su absorción. La vitamina D3 se transporta hasta el hígado a
través del sistema linfático y, finalmente, se deposita en los tejidos adiposos. En el hígado, el
colecalciferol se convierte en 25-hidroxi-colecalciferol (25-OH-D3) y posteriormente se hidroxila en el
riñón a 1,25-dihidroxi-colecalciferol (1,25- (OH)2-D3), que representa la hormona activa. La vitamina D
regula la homeostasis del calcio y el fósforo, es decir, aumenta la absorción de estos minerales en el
intestino delgado así como su reabsorción en los túbulos renales e influye en el proceso de calcificación
al aumentar la absorción de minerales por parte de los huesos. Generalmente se considera adecuada
una suplementación dietética de 1.000 a 2.000 UI/kg de alimento para las diversas categorías de cerdos.

En todos los animales superiores, el resultado más conocido y dramático de un aporte insuficiente de
vitamina D3 es el raquitismo. Las epífisis están agrandadas; los huesos de las extremidades, de la
columna vertebral y del cráneo están deformados y son frágiles. Los animales se mueven de forma
rígida y vacilante debido a la aparición de cojeras y debilidad muscular. Otras enfermedades metabólicas
óseas típicas son la osteomalacia, la osteocondrosis y la osteoporosis, que están relacionadas con un
fallo en la mineralización ósea y/o la pérdida de mineral óseo en cerdos de diversas edades. Los signos
más generales de la deficiencia clínica y subclínica en los cerdos son: inhibición del crecimiento, pérdida
de peso, pérdida o reducción del apetito y alta mortalidad. Para evitar estos problemas drásticos es
importante suplementar una cantidad suficiente de vitamina D3.

A partir de estudios clásicos con ratones, se sabe que la vitamina D también interactúa con el sistema
inmune. Los macrófagos, responsables de la destrucción de los patógenos, pueden liberar 1,25- (OH)2-
D3, que a su vez es capaz de modular otras células del sistema inmune. Por ejemplo, esta 1,25- (OH)2-
D3 producida localmente tiene un efecto sobre las células T y B activadas, favoreciendo respuestas
específicas de células T-helper y regulando a la baja ciertas funciones de las células B. Además de ser
una fuente de 1,25- (OH)2-D3, los macrófagos son también posibles objetivos para las acciones
inmunomoduladoras de este metabolito de la vitamina D. El 1,25- (OH)2-D3 ayuda a mantener las
poblaciones de macrófagos al estimular la diferenciación de las células madre mieloides hacia un
fenotipo de macrófago. Además, los macrófagos ejercen una acción antimicrobiana mejorada tras un
tratamiento con 1,25- (OH) 2-D3: se aprecia un aumento de la quimiotaxis y la intensificación de la
muerte por fagocitosis de las bacterias infecciosas.

Recientemente se ha publicdo que el colecalciferol y, más particularmente, sus metabolitos 25-OH-D3 y


1,25- (OH)2-D3 juegan también un papel importante en el sistema inmune de los cerdos. Esta
información merece una atención especial ya que, en la industria porcina, las enfermedades infecciosas
se encuentran entre las causas más comunes de mortalidad y en consecuencia de pérdidas económicas,
especialmente en el destete cuando los lechones son más vulnerables a la infección.

Un grupo de investigación informó sobre los efectos inmunomoduladores de 1,25-(OH)2-D3 medido


como la respuesta de anticuerpos antígeno-específicos después de la inmunización intramuscular de
cerdos con albúmina sérica humana (HSA). El 1,25-(OH)2-D3 mejoró significativamente las respuestas
séricas de IgA e IgM antígeno-específicas. También se encontraron títulos más altos de IgA HSA-
específicos en las secreciones de las mucosas (saliva, heces y secreciones nasales) de los animales
tratados con vitamina D3.

Además, el 1,25-(OH)2-D3 aumentó el número de células secretoras de anticuerpos IgA e IgG antígeno-
específicos en los ganglios linfáticos locales de drenaje. En un estudio posterior, estos autores
observaron que la inmunización de lechones con un antígeno de Escherichia coli durante el período de
lactación podría proteger contra un desafío oral con E. coli y que la adición de 1,25-(OH)2-D3 mejoró
esta protección medido por una excreción fecal reducida de E. coli. Sin embargo, en condiciones de
producción, los efectos beneficiosos de 1,25-(OH)2-D3solo pueden ocurrir si en la circulación sanguínea
existe una concentración suficiente de 25-OH-D3 como sustrato para la segunda etapa de hidroxilación.
La forma más fiable de poder lograr esto, es mediante una suplementación directa de 25-OH-D3 en el
alimento.

Otro grupo investigó los cambios de las células inmunes, que ocurren como resultado de la
suplementación nutricional de los lechones destetados con una versión comercial hidroxilada de vitamina
D3 (25-OH-D3; Hy•D). Los lechones mostraron un aumento significativo en el número de células
leucocitarias, que representan biomarcadores inmunes que se sabe que están estrechamente
relacionados con las defensas antimicrobianas, así como una modulación positiva de la supervivencia de
los leucocitos y la capacidad fagocítica. Estos y otros hallazgos indican que la vitamina D3 juega un
papel central en la respuesta inmune de los cerdos y que 25-OH D3 puede ser una fuente más eficiente
para mejorar el nivel de vitamina D de los cerdos que el colecalciferol.

Autor: Gilbert M. Weber


Las Vitaminas y la producción porcina

Generalidades
La idea de este artículo no es ver las funciones específicas de cada vitamina si no la aplicación
práctica de las mismas.
Las Vitaminas son compuestos orgánicos de la dieta necesarios para mantener el metabolismo, el
crecimiento, la función reproductiva, la salud y la calidad final de la carne.
Se requieren en pequeñas cantidades y son esenciales en las dietas de alta producción.
Las mismas se deben suplementar a través de los Núcleos Correctores o Premix, siendo la incidencia
en el costo total de alimentación es bajo, representando alrededor del 1 % del mismo.
En la medida que mejoramos nuestros nivel de producción las vitaminas van tomando mayor
importancia debiendo tener en cuenta tanto la cantidad como la calidad y disponibilidad de las
mismas.

Requerimientos
El cerdo tiene requerimientos vitamínicos en todas sus etapas productivas y si bien algunas
hidrosolubles pueden sintetizarse en el colon por acción de los microorganismos y otras en las
glándulas suprarrenales como la vitamina C en forma de Ascorbato, su disponibilidad es poco
conocida, siendo necesaria su suplementación.
Por lo expuesto los cerdos en producción deben recibir los aportes vitamínicos en forma diaria en la
dieta.
Los ingredientes utilizados en la formulación de las dietas contienen pequeñas cantidades de algunas
vitaminas pero debido a que son muy variables y de difícil medición no podemos tenerlas en cuenta
en la formulación, incorporando los requerimientos del cerdo a través del Núcleo Corrector o Premix.
Cuando le suministramos dietas sin vitaminas aparecen en los cerdos síntomas de deficiencia,
siendo esto muy poco común.
En la práctica los síntomas de deficiencia se manifiestan por una disminución de los resultados
zootécnicos como disminución del crecimiento, aumento de la conversión, trastornos
reproductivos, problemas de salud, etc.
Los requerimientos surgen de diferentes estudios y son publicados por diferentes organismos
públicos o privados como el NRC, FEDNA, INRA, Empresas Genéticas, etc.

Los mismos son variables y los siguientes son algunos de los factores que los afectan:
Nivel de consumo: dado que los cerdos se seleccionan para consumir menos y producir más se
debe tener en cuenta el consumo de ración y los factores que lo afectan para poder suministrar la
cantidad de vitaminas necesarias.
Nivel de estrés: en la medida que los cerdos aumentan su nivel de estrés ya sea por
confinamiento, enfermedades, etc. también aumentan sus necesidades.

Nivel de producción: hay que tener en cuenta que en la medida que mejoramos nuestros
resultados zootécnicos también debemos mejorar los niveles de suplementación.

Etapa de producción: los cerdos tienen diferentes necesidades en las diferentes etapas. Las de
mayores
requerimientos son las etapas de reproducción y de lechones y luego disminuyen a medida
que aumentan en edad, siendo importante en la última etapa las vitaminas antioxidantes como la
E para la calidad de carne y grasa.

En el siguiente cuadro se indican a modo de ejemplo las necesidades Vitamínicas recomendadas


por kg de alimento por Fedna:

Vitamina Unida Reproductore Lechone Crecimient Terminació


d s s o n
Vitamina A UI x 9 a 14 10 a 15 6 a 8,5 5a7
1000
Vitamina D UI x 1,3 a 2 1,8 a 2,1 1,1 a 1,5 0,9 a 1,3
1000
Vitamina E UI 30 a 60 35 a 55 15 a 25 10 a 20
Vitamina K ppm 1a3 1,5 a 2,5 0,8 a 1,5 0,5 a 1,1
Tiamina-B1 ppm 1,2 a 2 1,2 a 2 0,5 a 2 0,5 a 1,1
Riboflavina-B2 ppb 4a6 4a7 2,5 a 4,5 2a4
Piridoxina-B6 ppm 1,5 a 3 2,5 a 3 1,1 a 2 0,6 a 1,2
Ciancobalamina ppb 20 a 30 25 a 35 16 a 20 12 a 18
-B12
Acido Fólico ppm 1,5 a 3 0,5 a 1,2 0 a 0,25 0 a 0,1
Niacina ppm 20 a 30 25 a 35 15 a 20 12 a 19
Ac. Pantotenico ppm 10 a 15 13 a 16 8 a 11 6a9
Biotina ppb 120 a 250 100 a 180 10 a 50 0 a 25
Colina ppm 200 a 400 200 a 400 50 a 110 40 a 100

Funciones de las Vitaminas


Si bien no es la intención desarrollar este tema en el siguiente cuadro se indican algunos efectos
vitamínicos:
Vitamina Función

Vitamina A Esencial para la reproducción y mantenimiento del


embrión, acciones sobre el crecimiento y la inmunidad.
Vitamina D Interviene en la absorción, transporte y deposición de
Calcio y en menor cantidad de Fosforo.
Vitamina E Efectos antioxidantes, sobre la reproducción y su forma
de transmisión al lechón es por leche principalmente.
Efectos sobre la calidad de carne y grasa.
Vitamina K Actúa sobre la coagulación de la sangre
Tiamina-B1 Parte esencial de varios sistemas enzimáticos y
fundamentalmente en el metabolismo de carbohidratos
y proteínas.
Riboflavina-B2 Importantes funciones en el metabolismo de
carbohidratos, proteínas y grasas.
Piridoxina-B6 Acción sobre el sistema nervioso central e interviene
en las síntesis de globulinas actuando en producción de
inmunidad.
Ciancobalamina- Favorece la síntesis de proteínas, ADN y tiene acción
B12 sobre la tasa de crecimiento y de reproducción.
Acido Fólico Importante en la fertilidad y reproducción e interviene
en el normal crecimiento. Produce anemia y disminuye
el hematocrito.
Niacina Favorece el apetito y el normal crecimiento. Actúa
sobre la función digestiva previniendo procesos
diarreicos.
Ac. Pantotenico Es un precursor del colesterol y por ende de las
hormonas esteroides. SU deficiencia causa lento
crecimiento, anorexia, diarrea, mortalidad neonatal y
reabsorción de fetos.
Biotina Mantiene los niveles de glucosa sanguínea, síntesis de
proteínas y desaminacion de aminoácidos y favorece la
integridad de piel pelos y pezuñas.
Colina Mantiene la estructura celular, interviene en la
transmisión de los impulsos nerviosos y favorece la
eliminación de grasas transformándolas en lecitina.
Vitamina C Es un antioxidante hidrosoluble, está involucrada en el
crecimiento del cartílago y hueso y tiene un fuerte
efecto estimulante en los mecanismos de defensa.

Características de un Núcleo o Premix Vitamínico


A pesar que la incidencia en el costo de un Núcleo Vitamínico es baja muchas veces en la práctica
se suele considerar solo el precio, el cual se debe tener en cuenta pero además son muy importantes
para lograr una correcta relación costo beneficio otros factores ya que un Núcleo barato nos puede
salir caro pagándolo con producción.

Los factores más importantes a tener en cuenta de un Núcleo corrector son:


Niveles Vitamínicos: los mismos deben acompañar los requerimientos del cerdo para las
diferentes etapas y para las diferentes líneas genéticas.

Calidad de las Vitaminas: dado que las mismas pueden sufrir degradación por procesos de
oxidación (liposolubles) se deben utilizar las recubiertas para evitar que se deterioren. Por otro lado
en el mercado existen diferentes marcas y costos debiendo elegir siempre las que contengan un
óptimo control de calidad.

Antioxidantes: todos los núcleos vitamínicos deben llevar un antioxidante para evitar los procesos
oxidativos, pero esta además debe ser de calidad probada y estar en la dosis adecuada para proteger
a lo largo del tiempo.
Excipiente: el mismo debe contener la menor carga electrostática posible, un tamaño de partícula
semejante a las vitaminas para favorecer la fluidez y el correcto mezclado de las mismas y bajas
higroscopicidades.

Proceso de fabricación: el mismo debe ser de alta tecnología para asegurar una correcta
dosificación de las vitaminas que van en tan pequeña cantidad y ser libre de residuos prohibidos,
siendo necesaria la fabricación en líneas blancas donde solo pasen vitaminas y minerales y en
equipos de acero inoxidables de fácil mezclado y limpieza.

Control de calidad: dada la importancia que tienen estos productos en la producción y la dificultad
analítica deben llevar un minucioso control de calidad que incluya como mínimo la tecnología NIRS,
análisis de fluidez e higroscopicidad.

Envases y almacenamiento: los envases deben ser destinados a evitar el intercambio con el
medio ambiento y la protección del mismo siendo de utilización las bolsas tricapas con el interior
parafinado o una bola de nylon en su interior. Los mismos se deben almacenar en lugares limpios,
frescos y al reparo de la luz solar directa sobre tarimas que lo aíslen del piso y de las paredes.

Conclusiones
Las Vitaminas son sustancias que se deben incluir en las dietas diarias de los cerdos para cubrir sus
necesidades que van variando de acuerdo a la etapa de producción y de los resultados zootécnicos.
Si bien el costo es importante se debe tener en cuenta los otros factores que van a determinar una
optima relación costo beneficio.
Los Núcleos Correctores deben ser libres de residuos prohibidos, contar con una tecnología de
fabricación acorde y tener los controles de calidad correspondientes.
Deben estar en envases que lo protejan y almacenarse correctamente para evitar su deterioro a
través del tiempo.

Fuente: M.V. Jorge Labala. Dpto. Técnico Vetifarma S.A. Universoporcino.com

¿Qué puede hacer la vitamina D por las


cerdas hiperprolíficas?
La vitamina D se describe frecuentemente como la vitamina “sunshine” por qué
puede ser formada en la piel de los animales expuestos a los rayos del sol
(ultravioletas).
FEBRERO 23/2017 | Comentarios(0).

La vitamina D no es un nuevo nutriente, sin embargo esta recibiendo nuevamente la atención de los
nutricionistas y productores del mundo entero, por ello comprenderemos ahora mejor sus funciones en la
fisiologia animal, de esta manera valoraremos más los beneficios en productividad y prolificidad. Este
artículo describe la vitamina D y cómo es que las reproductoras no pueden alcanzar un máximo
rendimiento en déficit de ella.

La vitamina D se describe frecuentemente como la vitamina “sunshine”, porque puede ser formada en la
piel de los animales expuestos a los rayos del sol (ultravioletas). Con una suficiente exposición, la
biosíntesis por sí misma puede cubrir completamente los requerimientos de vitamina D. La síntesis natural
de esta vitamina, sin embargo, es un proceso ineficaz y bastante lento, es por ello que este proceso de
síntesis natural nunca alcanza niveles de toxicidad. La biosíntesis depende del tiempo de exposición, la
intensidad y calidad de la luz, la edad del animal, niveles de vitamina D en la sangre y son factores que
varían considerablemente. Esta es la principal razón por la que se adiciona Vitamina D en el alimento del
animal.

El hígado: el “cuello de botella”:

Existen dos formas naturales de vitamina D. En las plantas, las cuales tienen el contenido muy bajo de
vitamina D, la forma predominante es ergocalciferol (D2); en los animales, los cuales tienen altas
concentraciones de vitamina D, la forma predominante es el cholecalciferol (o D3).

La vitamina D es una vitamina liposoluble, por ello su absorción se realiza con otros lípidos en el sistema
linfático en un lento y tedioso proceso, llegando al hígado donde se convierte (hidroxila) a 25-hidroxi-D3
(también llamada calcidiol), la forma más circulante de la vitamina. Acá debemos notar que esta
conversión no está regulada fácilmente, especialmente cuando se adiciona más vitamina D en el alimento.
Por lo tanto, el hígado actúa como un “cuello de botella” controlando los niveles circulantes de calcidiol.
(Ver figura 1).
Para continuar, la forma hidroxilada de la vitamina D es más soluble y por eso es más fácil de movilizar por
el organismo. La vitamina D pura es almacenada en los tejidos grasos de donde es movilizada lentamente
cuando los niveles de calcidiol del plasma caen debido a la ingesta insuficiente de vitamina D.

La forma funcional de la vitamina D es 1,25-(OH)2-D3 la cual es mucho más soluble por tener un doble
grado de hidroxilacion. Este metabolito, también llamado calcitriol, es responsable de la regulación del
metabolismo del calcio y fosforo y también está implicada en otras tantas funciones. Es interesante
observar que la regulación del calcitriol depende de los niveles circulantes de calcidiol, una vez más se pone
en evidencia el rol restrictivo del hígado en el proceso entero.

Calcitriol: Huesos fuertes

Para entender mejor el rol de la vitamina D (o más bien de su metabolito funcional calcitriol), la cual actúa
como una hormona normal, tomemos el ejemplo de una cerda en lactancia que no satisface sus niveles de
calcio solo con el calcio disponible en el alimento (un caso común en la mayoría de las líneas genéticas
hiperprolificas). Debido a que la ingesta de calcio es insuficiente para la alta producción de leche, los
niveles de calcio en la sangre caen por debajo de lo normal. En este punto, si no se remedia la situación
inmediatamente, la marrana puede desarrollar tetania, caer en coma y eventualmente morir. Por suerte
para la marrana, el organismo tiene un mecanismo de “backup” para restablecer los niveles de calcio en la
sangre, tomándolo de las reservas de los huesos. En este proceso el calcitriol está íntimamente involucrado
para asegurar que la marrana tenga la cantidad suficiente del mineral circulando por su sangre para
cumplir con los requerimientos (especialmente en la lactación temprana cuando sus consumos se ven
reducidos). Desafortunadamente, la prolongada movilización de los minerales de los huesos con el tiempo
afecta la longevidad y la performance reproductiva de ellos.

Nuevo rol de la vitamina D:

Numerosos estudios indican que el metabolito de la vitamina D, mejora la respuesta temprana del sistema
inmunitario (innato). Por ejemplo, animales que reciben niveles altos de vitamina D, tienen incrementada
la actividad de los macrófagos, los responsables del reconocimiento y destrucción de patógenos invasores.
En lechones y marranas, el aceite de pescado (una fuente extremadamente rica en vitamina D), estuvo
implicado en la mejora del estatus inmunitario y derrepente, por último este efecto podría ser derivado de
la vitamina D y sus metabolitos.

La vitamina D esta también envuelta en una larga lista de procesos de expresión genómica del aparato
ARN/ ADN. Esto es una reciente área de investigación, que alcanza incluso tratamientos de cáncer en
humanos demostrando el poder natural de la vitamina D.

En términos familiares prácticos la evidencia muestra que altos niveles de calcidiol (30 ng/ml en humanos)
que provenga de la suplementación dietaria con este metabolito beneficia a las marranas reproductoras en
condiciones comerciales. De hecho, nuevas investigaciones reportan que los lechones suplementados con
calcidiol tienen en general mejor homeostasis de calcio comparados con los lechones alimentados con
vitamina D3 llevando a: mejores niveles de calcidiol circulantes y mejor fuerza y mineralización ósea.
(Figura 2).

Esto se atribute al hecho que la suplementación dietaria de calcidiol no pasa por el hígado, proveyendo un
sustrato disponible para la síntesis del metabolito funcional calcitriol.

Suplementación en la práctica:

Los niveles de suplementación de la vitamina D para dietas de cerdos varían considerablemente, ya que la
investigación en este tema es bastante anticuada y sin duda no es suficiente. Los niveles recomendados
varían desde 150 IU hasta por encima de los 2000 IU, dependiendo de la edad del cerdo, peso, fase en la
que se encuentra, regulaciones específicas de cada país. Usualmente muchas de estas recomendaciones no
toman en cuenta las necesidades de mejoramiento de la fuerza de los huesos y otros beneficios potenciales
de las dosificaciones de la vitamina D. De hecho se necesita mayor investigación en esta área.

Actualmente, la forma comercial de la vitamina D sintética disponible se encuentra como colecalciferol


(vitamina D3 en diferentes grados de pureza), o como calcidiol (el metabolito menos hidrofóbico). La
última forma está disponible en DSM Nutritional Products, bajo el nombre comercial de Hy-D. Formulado
para que 1 gramo de Hy-D reemplace a 500 IU de vitamina D3.

Este producto es el menos hidrofóbico por lo tanto se absorbe con más facilidad que las formas puras de la
vitamina D3. También se encuentra hidroxilada y por eso se “salta” el primer paso de la hidroxilacion en el
hígado, llegando a la sangre rápida y eficientemente. Estas características son bienvenidas cuando se
necesita un rápido incremento de metabolitos de vitamina D en sangre; por ejemplo en cerdas
hiperprolificas que destetan sobre 30 lechones por año. Estas cerdas usualmente tienen tiempo de vida
corto debido a problemas de patas (huesos), resultado del excesivo calcio reabsorbido para sustentar la alta
producción de leche.

Tags: 25-hidroxi-D3, DSM, sunshine, vitamina D