Está en la página 1de 10

Antropología de la sexualidad

American Beauty (Belleza Americana) 1999


Análisis del film.

Aelita Moreira

Julio de 2018

1
1. MARCO TEORICO

El presente trabajo se presenta como parte final del curso de Antropología de la


sexualidad, dictado en el año 2018. En dicho curso se aborda la sexualidad como
disciplina social desde el punto de vista antropológico.
Los antropólogos entraron tardíamente al estudio de la sexualidad. Han sido
otras disciplinas y especialmente el aporte de los colectivos gays y lésbicos los que
profundizaron en el tema. Sin embargo, en sus inicios al analizar las estructuras de
parentesco y los estudios de otras sociedades generaron etnografías que evidenciaron
que en otras “sociedades primitivas” había comportamientos diferentes del que
marcaba el determinismo biológico de los esencialistas en el occidente blanco.
Existieron antecedentes estadísticos como el del informe Kinsey y los estudios de la
sexualidad humana de Masters y Johnson, que dieron bases firmes a otra mirada sobre
la sexualidad. Los investigadores que realizaron aportes teóricos como Foucault,
Vance, Rubin, Weeks y Guash contribuyeron a establecer bases teóricas para arrojar
nueva luz en el análisis del sexo, género y sexualidad. Ponen en el centro del análisis
a la cultura como formadora de los conceptos, percepción y vivencia de la sexualidad.
Identidad sexual, sexualidad y sexo son categorías conceptuales diferentes y así deben
ser estudiadas.
Foucault en primera instancia pone en el centro a una serie de agentes que han
permitido la instalación de la sociedad de la normalización, identificada en instituciones
que individualizan los cuerpos, reprimiendo cualquier comportamiento que se aleje de
lo “normal” (pareja heterosexual monogámica, sin intercambio étnico ni etario). El
discurso del sexo estaría dirigido a la tarea de expulsar de la realidad las formas de
sexualidad no sometidas a la economía estricta de la reproducción1. Cada institución
fue desarrollando métodos de castigo correctivo que procuraba eliminar y corregir las
desviaciones, es así como se sitúa a la medicina, la psiquiatría o el propio sicoanálisis.
Weeks, nos plantea que todo lo que aprendemos sobre la historia de la
sexualidad no dice que la organización de la misma está modelada sobre
circunstancias históricas complejas2.
Rubin, nos dice que la cultura mira al sexo siempre con sospecha, juzgando toda
práctica sexual en términos de su peor expresión posible, “el sexo es culpable”3. Esta

1
Foucault, M. 1978. La implantación perversa. México. Editorial Siglo XXI. Pp.48.
2
Weeks, J. 2000. O corpo e a sexualidade. Brasil. Editorial Autentica.
3
Rubin, G. 1999. Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la sexualidad.
Citado por Vance, Carole 1999. España. Ed. Revolución. Pp 17.

2
idea de una sexualidad única e ideal estaría inmersa en una teoría del “dominó del
peligro sexual”, ya que una barrera parece levantarse entre el orden sexual y el caos, si
fuera eliminada produciría una catástrofe inimaginable4. En esa misma línea, los
reglamentos militares por ejemplo, entre otros, impidieron durante décadas a los
homosexuales servir en las fuerzas armadas. Esta legislación refuerza y apuntala la
estructura de poder, los códigos de conducta y los prejuicios, actuando como un
verdadero apartheid sexual. En el caso del film analizado, uno de los personajes es un
militar homofóbico, que cabe a la perfección dentro de estas definiciones de Rubin.
Por último Guash5 nos ilustra sobre el concepto de masculinidad hegemónica,
que se construye mediante el sexismo y la homofobia. Los estereotipos de hombres de
verdad como personas fuertes, heterosexuales, animales son los que han abundado.
Este proceso ayuda a los varones a pensarse a sí mismos y a ubicarse respecto al
entorno social (hoy en día diríamos como macho alfa). Cada una de las
representaciones de la masculinidad así entendida remiten a un original bien arraigado
en el imaginario social, de manera que los varones interpretan una dramaturgia de esa
masculinidad ideal.
La teoría de los guiones sexuales, actúa como un disparador sobre los
escenarios culturales en que se desarrollan. A la luz de la identificación de ciertas
prácticas discursivas y mecanismos de poder -sistema de saber-poder foucaultiano- se
le otorga un nuevo significado a lo sexual. Un guión sexual implica la necesidad de
comprender cómo se construye éste en el marco cultural en el que está inmerso. En el
caso del film analizado veremos cómo actúan estos guiones en el acercamiento sexual
de los protagonistas
Estos elementos teóricos serán los que sustentarán el análisis de las escenas y
la interpretación de éstas.

2. CARACTERÍSTICAS DE LA PELÍCULA
La película seleccionada es, American Beauty (título original) una creación del
director Sam Mendes (británico). Los papeles estelares están cubiertos por Kevin
Spacey como Lester Burnham, y Chris Cooper como el coronel Frank Fitts, los dos
personajes sobre los que estará enfocando mi trabajo. La película se estrenó en
septiembre de 1999 en Los Ángeles (California), y ha sido ganadora de varios Oscar
además de película de culto.
La narración propone la historia de 6 personajes principales en los que prima la
apariencia como eje cardinal de la vivencia de cada uno de ellos (adultos, jóvenes). El

4
Rubin G. ob cit, pp 22.
5
Guash, O. 2006. Héroes, científicos, heterosexuales y gays. España. Editorial Bellaterra. Pp21

3
color rojo predomina durante toda la película, se relaciona con la pasión y el sexo, que
atraviesa toda la narración. La pasión sexual está siempre marcada con este rojo.
A continuación se pasa a describir los personajes que integran las cuatro
escenas analizadas.
Lester es una persona que siente un vacío existencial, está en crisis de la edad
adulta (tiene 44 años) e intenta salir del hoyo en el que está inmerso, sin poderse
conectar con sus sentimientos, deseos o frustraciones. Es un personaje casado
(heteronormativo), que vive en un suburbio con su mujer y su hija adolescente que lo
desprecian. No encuentra placer sexual en su matrimonio, y al inicio de la película lo
observamos masturbarse en la ducha, luego en la cama mientras tiene una fantasía
sexual intensa con una compañera de su hija de 16 años. Este personaje mira hacia
atrás, volviendo a esa parte de la vida en donde el hedonismo, el placer basado en las
sensaciones corporales predominaba ante la vida basada en la razón si bien ya no es
joven y ante los ojos de la sociedad anglosajona de fines de los noventa puede
aparecer como absurdo, depravado y pedófilo por el hecho de desear a alguien tan
joven como la amiga de su hija o masturbarse.
El segundo personaje, es su vecino militar, gran “aparentador” que ha
construido una fachada para ocultar algo que teme, que no quiere mostrar al mundo, y
le da pánico reconocer: su preferencia sexual. Su personalidad es masculina, al estilo
de la descripción de Guash, es homofóbico al extremo, con ideales de autoimagen
impuesta, es misógino, el desprecio a las mujeres se muestra en la anulación de su
esposa, personaje anodino y sin personalidad, subyugada al poder masculino.
En el desarrollo de la narración, veremos que su conducta opuesta a sus
preferencias sexuales esconde una realidad interna de deseos reprimidos, que lo llevan
a aparentar constantemente todo lo contrario a lo que realmente es. Muestra un gran
odio a las personas de condición homosexual, presume de fortaleza, agresividad, de no
tener ninguna debilidad o incluso sensibilidad. Ante los ojos del mundo y para no ser
descubierto por este, dará a entender todo lo contrario de sus deseos, que es en
realidad la atracción sexual hacia los hombres.
El hijo de Frank, Ricky será víctima de todos los miedos que el padre posee. Al
no responsabilizarse de sus deseos, el padre proyectará y verá en cada una de las
acciones de su hijo lo que el tanto teme: que sea alguien con orientación homosexual o
“maricón”. Casi tan grave como la homosexualidad está el consumo de drogas, por el
que internó a su hijo en un Hospital.

3. Escenas seleccionadas
Primera escena (ver anexo)

4
En la primera escena se observa a una pareja de gays, uno anestesista y el otro
financista que dan la bienvenida a Frank que acaba de mudarse al barrio. La pareja
está constituida por dos hombres (en apariencia “normales”) que se acercan con una
canasta de flores y comida, costumbre anglosajona bastante típica cuando se quiere
incorporar a alguien a la comunidad barrial. Ambos se presentan como “socios”, Frank
se presenta a sí mismo con todos sus títulos militares (anteponiéndolos como símbolo
masculino) y les increpa con mirada severa acerca de cuál es el negocio en que son
socios. La pareja lejos de amedrentarse da a entender su relación. En la jerarquía
sexual de Rubin, esta pareja gay intenta ser aceptada por la comunidad del barrio, en
base a su carácter de pareja estable homosexual - heteronormativa). Sin embargo para
Frank Fitts, que es un homofóbico, esta pareja viola las reglas de la heteronormalidad6.
(Ver Anexo)
Hay en él una línea marcada entre el sexo malo y el bueno. En la medida que
“todas nuestras experiencias sexuales son construidas como guiones primero en el
sentido que derivan de aprendizaje social”7, Frank responde a un guión reconocido y
utilizado de adherencia a los modelos estables y estructurados de comportamiento
sexual, tal como se establecen en el ejército. Su vida mental establece el guión, y él es
crítico y corrector de los mismos. Por lo tanto no se espera más que rechazo a la
conducta de sus vecinos. Así es como se lo manifiesta a su hijo en la camioneta
mediante el siguiente diálogo:

0024:36
Padre:
¿Por qué estos maricas siempre deben refregárnoslo por las narices?
¿Cómo pueden ser tan descarados?

Hijo
De eso se trata. Creen que no deben avergonzarse de lo que son.

Padre:
Pues sí deben.

Ante la virulencia del padre, el hijo añade:


Perdón, señor, por ser tan franco, pero......esos maricones hacen que me den ganas de
vomitar.

Su hijo incorpora la relación de los vecinos como algo normal, igual que el
matrimonio de Lester, quien al inicio de la película muestran en un diálogo fluido con
entre la pareja gay y su esposa.

6
Rubin, G. 1989, “Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la sexualidad”
España, pp.21.
7
Bozon, M y Giami, 1999, A. Los guiones sexuales o la configuración del deseo. Pp1

5
El hecho de que no fueran afeminados, ni se vistieran en forma diferente, le
generó un conflicto a Frank, ya que se trataría de la categoría que Guash8 denomina
como “maricón” en contraposición al “marica”. Este personaje – dice Guash -
destruye el sistema de género desde dentro ya que en su apariencia cumple las
prescripciones del sistema por lo que muestra contradicciones internas y esto sucede
nada menos que en el grupo hegemónico de los hombres Es lo que siente Frank, algo
como aquello de “caminan entre nosotros pero no son de los nuestros”
Ante la presión de su padre, Ricky le dice : “los maricones me dan ganas de
vomitar”, tranquilizándolo al verificar que su hijo odia a los homosexuales tanto como él
y no sentirá preferencias o deseos por otro hombre olvidando lo que su hijo dijo unas
líneas atrás. En realidad en Frank lo que está en juego es el pánico de los hombres a
amarse entre sí9.
A través de la influencia de un individuo sobre la generación siguiente (padres
sobre hijos) y del poder coercitivo del Estado se asegura la trasmisión de valores
sexuales conservadores10. Esta es la presión y coerción es justamente la que ha
ejercido el padre sobre el hijo para obligarlo a declararse anti gay.
Segunda escena (ver Anexo)
En la segunda escena, pasan corriendo juntos la pareja de gays con Lester.
Frank los mira a través del vidrio de su limpio automóvil, como una especie de reflejo
de alteridad. (Ver Anexo)

00:45:01,611 --> 00:45:03,051


Frank le dice a su Hijo
¿Qué es esto? ¿Un desfile de "Orgulloso de Ser Gay"?

Lester, que viene corriendo se presenta.


Yo vivo al lado. No nos conocemos.

Frank presume que Lester es homosexual por juntarse con esta pareja, Al presentarse como
en un guión preestablecido le contesta, oponiendo la virilidad a la presunta homosexualidad de
Lester:

Coronel Frank Fitts, Infantes de Marina.

8
Guash 2006. Héroes, científicos, heterosexuales y gays. España. Ed.l Bellaterra. Pp125
9
Guash, O.2006 Héroes, científicos, heterosexuales y gays. España, Ediciones Bellaterra, S.L. Pp 102..
10
Rubin,G. 1989, “Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la sexualidad” España.
Pp 32

6
Lo que el diálogo y la escena representan es esta idea de una única sexualidad
ideal característica de la mayoría de los sistemas de pensamiento sobre el sexo,
especialmente en el ejército.
Cabe recordar que hasta el año 2010, los Estados Unidos de América prohibían
el servicio en las filas de sus ejércitos a los homosexuales a no ser que mantuvieran
completamente en secreto su orientación sexual y se abstuvieran de practicar
relaciones sexuales en las instalaciones militares o hablar del tema durante su servicio,
incluso casarse públicamente con una persona de su mismo sexo. Si se contravenía
cualquiera de las premisas el soldado era expulsado del ejército, como establecía la
norma conocida como "Don't ask, don't tell". Por su parte la administración se
comprometía a no preguntar sobre la orientación sexual en el proceso de reclutamiento
y no hacer investigaciones sobre la vida privada de los soldados. Recién en el año
2011, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, revocó formalmente la política
que prohibía a los homosexuales revelar abiertamente su orientación sexual si querían
servir en las fuerzas armadas del país11.
Por lo tanto, Frank Fitts alude a un campo (en los conceptos de Bourdie), el
ejército) donde no hay lugar para una sexualidad diferente a la normada por la
institución, ya que cualquier diferencia con la normativa sería castigada. El
pensamiento heteronormativo cuestiona la ideología de la diferencia, no hay espacio en
dicho campo para otra cosa que no sea el modelo impuesto, como planteó Monique
Wittig12.
Tercera escena (ver Anexo)
En esta escena Lester, en su etapa juvenil adolescente, está consumiendo
marihuana, la que le solicita telefónicamente a Ricky, el hijo de Frank. Este va de
inmediato a proveer a su nuevo cliente (ya que está en el negocio del tráfico de drogas)
y lo encuentra en su garaje, al que tiene vista la casa de Frank.
Frank ha espiado varias veces a su vecino haciendo gimnasia. Ve a su hijo
inclinado sobre Lester, lo que interpreta como un acto de sexo oral, cuando en realidad
están armando un cigarro. Se sorprende, especialmente por lo que planteábamos antes
de la trasmisión de valores y del miedo a la homosexualidad de su hijo.

00:47:50,397 --> 00:47:53,437


Ricky le dice al padre:

Mi papá cree que pago todo esto trabajando de mesero.

11
El.mundo.es. 2011. EEUU pone fin oficial a la prohibición de que los gays sirvan en el Ejército
http://www.elmundo.es/america/2011/07/22/estados_unidos/1311371002.html. (revisado 06/07/2018)
12
Platero. R, 2004. La sexualidad como problema político. España. Universidad Complutense de Madrid.
Pp2.

7
Nunca subestimes el poder de la negación.

En este diálogo, Ricky, le plantea a Lester, hasta qué punto es elevado el poder
de negación del padre, que no adivina la verdadera razón por la él poses tantos buenos
aparatos de música y video, ya que su obsesión es que no sea homosexual, dándole la
espalda a que es traficante.
Al observarlos y fantasear sobre lo que está ocurriendo, Frank, ve abrirse una
brecha en su férrea normatividad impuesta, despertando deseos escondidos en su
oscura negación.
Cuarta escena (ver Anexo)

1.29” a 1.39

Frank :
Yo te vi con él.

Ricky
¿Me estabas mirando?
Frank
¿Qué te hizo hacer?
No creerás que yo y el Sr. Burnham...

Frank
¡No te rías de mí!
¡No me voy a quedar sentado, viendo como mi hijo se vuelve maricón!

Ricky
¡Jesús! ¿Qué te pasa?
¡Te juro por Dios que te echo de esta casa y nunca te vuelvo a ver!

Ricky
Estás hablando en serio.
¡Ya lo creo!
¡Preferiría que te mueras a que seas un maricón!

Franky
Tienes razón.
Chupo pito por dinero.
¡No empieces, muchacho!
Dos mil dólares. Así de bueno soy.
¡Lárgate!
¡Y deberías verme joder! ¡Soy el culo más cotizado en tres estados!

En esta escena Frank le dice a su hijo que se vaya de la casa antes de escuchar ese
descarnado diálogo donde Ricky le asegura ser homosexual e incluso describe las
prácticas que supuestamente está ejerciendo.

8
La masculinidad es como una cebolla, no hay nada debajo y hace llorar13, es un estatus
adquirido que puede perderse con facilidad. Esto es lo que pasa con Frank, quien al
asumir que su hijo y Lester son homosexuales, sale de su analfabetismo emocional, y
deja de reprimir sus emociones como síntoma de debilidad, se contacta con
sentimientos ocultos que son su atracción hacia otro hombre, en este caso Lester. De
esta manera derriba su autocensura (sobre todo para la masculinidad en el mundo
anglosajón) y en una noche lluviosa se acerca a Lester y se produce el siguiente
diálogo:

01:36:04,881
Frank
Su esposa está con otro hombre......y no le importa?
Lester
No.
Nuestro matrimonio es sólo una fachada. Un comercial de lo normales que somos......cuando
no lo somos, en absoluto.
Dios mío, estás temblando.
Necesitamos quitarte esa ropa.
Está bien.
Nada más dime lo que necesitas.
Está bien.
Frank (besándolo)
Perdóname.
Lester
Creo que me entendiste mal.

Frank manifiesta su propia identidad, negada, ocultada, estereotipada que se ve


agrietado por su voyerismo, y su imaginación. No sólo Lester ha despertado a un deseo
sexual (la amiga de su hijo), Frank, ha despertado al deseo sexual por otro hombre.
El hecho de que éste diga que su matrimonio es una fachada, un comercial para
Lester significaba una cosa y para Frank otra. La fachada era un matrimonio
heterosexual sin sexo, en el que se siente preso, despreciado por su mujer, ya que a él
le falta “hombría y masculinidad” clásica, no es un macho alfa.
En cambio Frank lo interpreta como una fachada similar a la suya, probablemente
para ingresar al ejército.
La forma de acercamiento carece de seducción, atracción, diálogo, picardía, no sigue
un guión interpersonal, porque no conoce las reglas, no sabe cómo interpretarlo. Su
entrada es sorprendente, malinterpreta el abrazo de Lester, mas bien es algo torpe y
yo diría como miembro del ejército que avanza sobre tierra conquistada dando por
sentada la aceptación. En dicha escena, la mano con el anillo que abraza a Lester
ejemplifica la contradicción en la que esta persona vivía su preferencia sexual. Las

13
Guash, O.2006 Héroes, científicos, heterosexuales y gays. España, Ediciones Bellaterra, S.L.

9
barreras culturales a la aceptación de la homosexualidad y el desafío de auto
aceptación requieren una lucha cultural, la que se produjo en su interior, para enfrentar
el hecho de que el objeto de su deseo es un hombre.
Nuestras experiencias sexuales son construidas como guiones primero en el sentido
que derivan de aprendizaje social, en el que nos formamos para identificar o producir
situaciones potencialmente sexuales. Los guiones interpersonales se componen de
secuencias ritual izadas, en que interviene el encuentro y la seducción14. Nada de esto
ocurre en la escena, la sorpresa de Lester es auténtica, sin embargo, para llegar a esta
escena existió en Frank una fantasía sexual como secuencia narrativa, donde la
excitación y el deseo fueron producto del un escenario esperado.
Percibe su enorme error cuando Lester se deshace del abrazo y le manifiesta que se
ha equivocado. Finalmente, la muerte será la única manera de eliminar o “limpiar” la
escena.

Bibliografía
Bozon, M y Giami, A. (1999). Los guiones sexuales o la configuración del deseo.
Pp1
Foucault, Michel (1978) Historia de la sexualidad. México. Siglo XXI
Guash, O (2006) Héroes, científicos, heterosexuales y gays. España, Ediciones
Bellaterra, S.L.
El.mundo.es. (2011). EEUU pone fin oficial a la prohibición de que los gays
sirvan en el Ejército http://www.elmundo.es/america/2011/07/22/estados_unidos/1311371002.html. (Rev
06/07/2018)
Platero Raquel. 2004. La sexualidad como problema político. España.
Universidad Complutense de Madrid.
Rubin, Gale. (1989), “Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical
de la sexualidad” España, pp.21.
Vance Carol. (1991). La antropología redescubre la sexualidad: un comentario
teórico. Social Science and Medicine.
Weeks, Jeffry. 2000. O corpo Educado. Brasil. Auténtica Editora.
www.autenticaeditora.com.br .

14
Bozon, M. y Gami, A. 1999, A. Los guiones sexuales o la configuración del deseo. Pp. 4

10