Está en la página 1de 1

EL FANTASMA ROBATORTAS

Esta historia sucedió en una escuela primaria. Ahí pasaba


algo insólito; todos los días se perdían las tortas de algunos niños.
No importaba si estaban ricas o no, si eran de jamón, de huevo,
de queso, de frijoles o sólo de crema.
Un día, a la directora de la escuela se le ocurrió realizar un
concurso para ver quién traía la mejor torta. En esa ocasión Luis
fue seleccionado para ser juez, así que Gregorio lo empezó a
amenazar porque quería ganar el concurso.
-Tú tienes que votar por mi torta- Dijo Gregorio mientras
empujaba a Luis.
-¡Claro que no!- Contestó Luis
-Yo soy más grande y fuerte que tú, así que si no votas por mi torta te daré una paliza. Además,
mi torta es la mejor de toda la escuela– Mencionó Gregorio.
-¡Eso no es cierto! Tu torta de azúcar es la más difícil de masticar porque parece chicle!- Dijo Luis
muy convencido.
-¿Cómo sabes eso si nadie ha probado mi torta?- Preguntó Gregorio.
-¡Ah, ya te descubrí! ¡Tú eres el “fantasma robatortas”!- Dijo emocionado Gregorio.
Luis se puso muy nervioso porque Gregorio había descubierto que él era el “fantasma
robatortas”. Entonces, Gregorio le advirtió que si no votaba por su torta, le diría a toda la escuela
quién era el que se robaba las tortas y, de castigo, lo iban a reprobar y a expulsar de la escuela.
Un día antes del concurso Luis estaba muy inquieto; él sabía que había tortas muy ricas
que merecían ganar el concurso pero también sabía lo que podía pasar si no votaba por la fea
torta de Gregorio.
-¡Ah, ya sé! No iré al concurso y diré que estoy enfermo del estómago- Pensó Luis.
-No, mejor no. Si no voy, no podré probar las ricas tortas de Kevin o de Laura- Dijo.
-Estoy perdido. Tengo que votar por la de Gregorio- Dijo muy triste
El día del concurso, la directora puso una mesa en el patio. Sobre el mantel estaban las
tortas que iban a concursar. Estaba la de Víctor, la de Abraham, la de Pamela, la de Lizbeth, la de
Ruth, la de Gregorio y otras más.
La hora había llegado: la directora dio la bienvenida y dijo:
–Quiero felicitar a todos los niños por sus tortas. Todas están muy ricas, sólo descalificamos a una
porque no tiene chiste ni sabor; la torta de azúcar de Gregorio. –
Luis estaba salvado. Ya no tenía que votar por la torta de Gregorio gracias a que la
directora había pedido la receta de cada una, un día antes del concurso.
Luis aprendió la lección y, desde entonces, ya no desaparecen las tortas en esa escuela.
REPORTE DE LECTURA
INSTRUCCIONES: Pega la lectura en tu block y después escribe y contesta las siguientes preguntas
1. ¿Cuál es el título de la lectura?
2. ¿Qué personajes intervienen?
3. ¿De qué se trata el texto?
4. ¿Qué parte de la lectura de gustó más?
5. ¿Cómo supo Gregorio que Luis era el fantasma robatortas?
6. ¿De qué ingredientes estaba hecha la torta de Gregorio?
7. ¿Por qué Luis no quería votar por la torta de Gregorio?
8. ¿Por qué la directora descalificó la torta de Gregorio?
9. ¿Qué castigo crees que se merece Luis por robarse las tortas de los demás?
10. Firma, calificación y comentario del padre de familia.