Está en la página 1de 21
LA NATURALEZA PROCESAL DE LOS PLEITOS COLOMBINOS Sumazio: I. Planteamiento del tema, \f, Antecedentes inmediatos. 111. El desarrollo de los pleitos, IV. Conclusiones. PLANTEAMIENTO DEL TEMA La gran contienda procesal entre el descubridor y la corona que va a presenciar el primer tercio del siglo xvi, no ha merecido excesiva atencién a los historia- dores que Ja han ignorado o han tratado, por lo general, el tema con una abso- luta falta de visidn histérico-jurfdica. Suele aludirse en manuales y en obras generales de manera muy rdpida al régimen estipulado por los reyes catélicos y el almirante en jas Capitulaciones de Santa Fe, indicando acto seguido, que ellos mismos no tardarian en ignorar los privilegios que a aquél y a sus here- deros se les otorgaban tratando de romper, mediante una interpretacién sui generis de los textos, el monopolio de la gobernacién que a Colén y a sus des- cendientes se habia otorgado. Algunos autores al estudiar los avatares de los de los viajes del almirante, han aludido incidental y accidentalmente a las con- cesiones que en Santa Fe le fueron hechas y a las dificultades que de su inter- pretacién se seguirian? otros, como Garcfa-Gallo y Haring * han desvelado las 1 Pueden verse, entre otras, algunas de las obras mds conocidas: La de E. G. Bourne. Spain in American 1450-1580 (New York, 1904); Rafael Altamira y Crevea, Historia de Espafia y de (a civilizacién espafola, (Barcelona II, 1909 y THT, 1906) pp. 308 y ss; R. Levene, Introduccién a ta historia del Derecho indiano, Buenos Aires, 1924; [. M. Ots Capdequi, Manual de historia del Derecho espafiol en las Indias y del Derecho propia- mente indiano, Prélogo de R. Levene (Buenos Aires, 1943, 2 vols., 22 ed., Buentos Aires, 1945, v vol.): Silvio A. Zavala, Los intereses particulares en la conquista de la Nueva Espaiia, Estudio histérico-juridico (Madrid, 1933) . 2 Asf en las obras de J. Becker y Gonzdlez, Los viajes de Coldn. Los pleitos de sus descendientes, tomo XXIII de la “Historia del Mundo”, publicada por la Universidad de Cambridge, trad. esp. (Buenos Aires, 1913) cits. en p. 170 y 22; J. ManzanoManzano, Cristébal Colén. Siete aftos decisivos de su vida, 1485-1492, (Madrid, 1964); D. Ramos, Problemas geogréficos de las navegaciones colombinas, en “Boletin de la Real Sociedad Geogréfica”, Madrid (1948), tomo LXXXIV, Nims. 712. pp. 36897. De especial interés en el punto de Ia fiiacién de los descubrimientos cn relacién con el posterior desenvo!- vimiento de los pleitos es la obra de Otto Schoonrich, The legacy of Christopher Columbus. The historic litigation involvins this discoveries, his will, hispanishlys and his descendents 286 GUSTAVO VILLAPALOS Jas lineas maestras sobre las que discurtirfa el primer gobierno del Nuevo Mun- do, que proyecta una nueva luz a Ja hora de fijar el alcance de las atribuciones y poderes recibidos y el ejercicio que de ellos se hizo, cuestién que seré una de Jas més controvertidas en las reclamaciones posteriores. Otro tipo de estudios han abordado la tematica especifica de los pleitos co- Jombinos, pero, o bien se han fijado tan solo en los aspectos parciales de ello; en los geograficos: quién y hasta dénde se descubrié* en Ios familiares cen- trados en torno a la cuantia de Ias rentas que los descendientes det almirante habfan de percibir * 0, finalmente, en el alcance de la concesién * y la contienda sobre los poderes atribuidos por los oficios de virrey y gobernador.? Algiin otro trabajo es mds bien enumerativo y trata de fijar el orden de los procesos crono- légicamente.* Todos ellos adolecen del debido rigor juridico y, en consecuencia, Jos problemas de esta indole reciben en sus paginas una consideracién accesoria. Dejando aparte ahora las peripecias puramente episédicas de los litigios de (Glendale-Celifornia. 1949-1950) 2 vols. Por su parte, Ch. Verlinden y F. Pérez Embid, han trazado la significacién de los descubrimientos colombinos en relacién con Tas con- cesiones reales en su obra Cristébal Colén y el descubrimiento de América (Madrid, 1967). Muy util resulta Ja exposicién general de los descubrimientos colombinos de especial in- terés para sefialar los orfgenes del luego Ilamado “pleito del Darion”, trazada en el libro de F. Morales Padrén, Historia del descubrimiento y conquista de América (Madrid, 1971), en especial el cap. HI, pp. 67-122. 2 Vid, al respecto los trabajos de A. Garcfa-Gallo, Los orfgenes de la administracién territorial de las Indias. El gobierno de Colén, en avwe 15 (1944) 16-106 y Los virreinatos americanos bajo los Reyes Catélicos, en REP 65 (1952) 189-209, ambos trabajos ahora en el vol. de Estudios de historia del Derecho indiano (Madrid, 1972) 563-637 y 638-59, res- pectivamente. Sobre este mismo tema, es de imprescindible consulta el estudio de C. H. Haring titulado El origen del gobierno real en las Indias espafiolas, publicado en el “Bo- Ictin del Instituto de Investigaciones Histéricas de Buenos Aires”, 3 (1925) 297-356, tesis repetida en Jo fundamental en su obra The Spanish Empire in America (Oxford University Press-New York, 1947), De esta obra hay traduccién castellana hecha por H. Pérez Silva (Buenos Aires. 1966), con prélogo de R. Zorraquin Becd. Vid. de esta obra, en especial las pp. 13-35. Por lo general Haring se ocupa del gobierno de Colén y de la organizacién territorial de J2 Indias con un enfoque muy histérico, destacando las incidencias de le politica real sobre tas Indias y rara vez se ocupa de los problemas estrictamente juridicos. Estos son los que abordan los trabajos de Garcfa-Gallo antes citados. * Tal es el caso def trabajo de J. Becker y Gonzdlez, Los viajes de Colén. Los pleitos de sus descendientes, tomo XXIII de Ja “Historia del mundo”, Buenos Aires, 1913, Cambridge University Press, hay traduccién castellana. + O. Schoenrich, Pleitos de la familia de Colén, en “Anales de la Universidad de Santo Domingo”, tomo 6, Num. 1, p. 67-84. © La capitulacién y la confirmacién del Mayorazgo han sido estudiadas en sendos tra- bajos por A. Altolaguirre. El primero de ellos, titulado Estudio juridico de las capitulacio- nes y privilegios de Cristébal Colén, esté publicado en nRAH, 38 (1901) 279-94, el se- gundo, La real confirmacién del Mayorazgo fundadi por don Cristébal Colén el 22 de febrero de 1498, en BRAH 88 (1926). 7 Ast el de C. Fernéndez Duro, Los pleitos colombinos, en BRAG 20 (1892). 8 Como el trabajo, también de Fernandez Duro, Los pleitos de Coldn, en pratt 19 (1891) 521-35. NATURALEZA DE LOS PLEITOS COLOMBINOS 287 Colén sus descendientes que son los que frecuentemente han saltado a primer plano,® quiero estudiar en estas paginas el conjunto de piezas procesales sobre las que se han barajado toda suerte de hipétesis —no siempre afortunadas— que comienzan, ya muerto el Almirante, con el pleito de Sevilla de 1511, y cul- minan con el laudo arbitral de 28 de junio de 1536. Ciertamente antes y des- pués de esas fechas tope hay datos de interés para este tema. Podrian estudiarse, asi, el memorial de agravios y la declaracién de privilegios que, con anterioridad al comienzo del pleito, presentaria Colén a los reyes.° Como antecedente cuali- ficado me referiré a él mds adelante. De menos interés son, en cambio, los interminables pleitos proseguidos por la familia Col6n sobre cuestiones acceso- rias en alguno de los cuales actuarfa nada menos que Jovellanos como abogado defensor." Voy, por tanto, a fijarme en ese niicleo contencioso que discurre entre las dos fechas sefialadas. Lo anterior a éstos tienen el valor de mero “ante- cedente’, Jo que los sigue carece de importancia y romperia la unidad temAtica. Al estudiar los litigios colombinos, no voy a entrar a examinar el fondo de los asuntos debatidos. Entre ellos se ventila nada menos que los titulos de los més importantes oficios del momento —virrey y gobernador—, el alcance ju- risdiccional y las limitaciones en el ejercicio de los mismos, sus conflictos de competencia con otros érganos —en particular con los jueces de apelacién, creados en 1511 y gérmen de la futura audiencia—,’? las peticiones econémi- ® Lo que, por Jo demas cs explicable dado que 1a apasionante andadura vital del descubridor eclipsarfa los aspectos menos brillantes de st vida. Las dos mejores biograffas de Colén son, a mi juicio, la de Samuel Eliot Morison, Admiral of the Ocean Sea. 2 vols. (Boston, 1942) y la de A. Ballesteros Beretta, Cristébal Colén y el descubrimiento de América, 2 vols. (Barcelona, 1945). 10 Vid. el texto de los dos memoriales de agravios det Almirante, publicado por la Duquesa de Berwick y de Alba, Nuevos autdgrajos de Cristébal Colin (Madrid, 1902) 25.31. El texto de la informacién, los privilegios y mercedes del almirante puede verse en Los autégrafos de Cristébal Colén (Madrid, 1892) 17-20. Finalmente, 1a declaracién de io que pertenece al Almirante, visorey y gobernador de las indias, est publicado en la Raccolta di document ¢ studi, parte 2, vol. 2. (Roma, 1894) 88-90. 41 Sobre Ja actuacién de Jovellanos cn el pleito de Don Mariano Colin de Larredtegui, vid. el Prélogo de Fernandez Duro al tomo 7 de la coy, ya citado. Estos jueces de apelacién a los que Diego Coldn se opondr4 rotundamente son esta- dtecidos ca Ia “Declaracién del Consejo sobre los derechos de Diego Colén”, dada en Sevilla el 5 de mayo de 1511, y se les da Ordenanzas ¢ instrucciones el 5 de octubre de ese mismo afio. El choque de este “Juzgado ¢ Audiencia que esté ¢ reside en las Indias”, se prodwoiré per cuanto el gobernador Diego Coldn entiende que la atribucién de Tas apelaciones a la Audiencia ya contra sus privilegios, pues cn Castilla nunca se habia apelado de los virroyes. Como férmula de conciliacién, un proyecto de concordia con la Corona, compara la colaboracién de Audiencia-virrey, al auxilio Consejo-Rey on Castilla, Vid. cl texto de “Las Ordenanzas de 1511”, en ciao XI, 546-55 y en el Cedulario cubano. Los origenes de ta colonizacién 1493-1512, de J. Mi Chacén y Calvo (Madrid, 1930) 387- 93. Sobre las relaciones entre D. Colén y la Audiencia, vid. el trabajo de J. Lalinde, El régimen virreinosenatorial en las Indias, en avine, 37 (1967) 51-84. Vid. la queja de Colin scbre el asunto de la Audicncia en el “Memorial de 29 de diciembre de 1512”, en