Está en la página 1de 3

DIAGNÓSTICO DE ABORTO: El diagnóstico de aborto debe ser siempre producto de

una valoración clínica y ecográfica exhaustiva de cada caso, siendo importante


correlacionar estos hallazgos con los niveles de la hormona del embarazo ( Beta HCG
) sobre todo en abortos de menos de 6 semanas, donde la visualización del embrión
muchas veces es difícil o imposible.

CRITERIOS CLÍNICOS: -Cuello uterino dilatado y permeable acompañado o no de


sangrado genital y dolor pélvico. Siempre se complementan con los criterios
ecográficos.

CRITERIOS ECOGRÁFICOS: -Ausencia de actividad cardiaca en embrión de 7


semanas o más y obviamente en los casos de embarazos avanzados cuando se
considera un feto.

-Saco gestacional localizado en el cuello uterino.

-Saco gestacional de 25 mm o más con ausencia de embrión (saco anembrionado)

-Saco gestacional irregular, colapsado.

-Embrión grande pero mal definido o más pequeño para la edad gestacional que por lo
general se complementa con la verificación de la falta de incremento de la Beta HCG
los cuales suelen mantenerse iguales o disminuir cada 48 horas.

AYUDAS DIAGNÓSTICAS:

A) EXAMEN PÉLVICO BIMANUAL: Sirve para el diagnóstico clínico. El índice


enguantado y el dedo medio se insertan en la vagina hasta el cuello del utero
que se llegó. Para facilitar la inserción, un lubricante a base de agua puede ser
destinada a estos dedos. Se puede reconocer un útero en anteverso o
retroverso
B) ULTRASONOGRAFÍA O ECOGRAFÍA: La ecografía es un procedimiento
sencillo, a pesar de que se suele realizar en el servicio de radiodiagnóstico; y por
dicha sencillez, se usa con frecuencia para visualizar fetos que se están formando.
La ecografía es relativamente una prueba no invasiva en el que se usan
vibraciones mecánicas con frecuencia de oscilación en el rango del ultrasonido. Al
someterse a un examen de ecografía, el paciente sencillamente se acuesta sobre
una mesa y el médico mueve el transductor sobre la piel que se encuentra sobre la
parte del cuerpo a examinar. Antes es preciso colocar un gel sobre la piel para la
correcta transmisión de los ultrasonidos.

COMPLICACIONES DEL ABORTO: Para realizar un análisis de las complicaciones


del aborto, se deben establecer diferencias entre las que ocurren cuando el
procedimiento se realiza bajo condiciones quirúrgicas ideales, con aquellas que
ocurren en países donde el aborto es ilegal y se realiza en forma clandestina.
Por otra parte las mujeres que se hacen más de un aborto se enfrentan a un mayor
riesgo de las complicaciones, tanto las inmediatas como las de larga duración y las
adolescentes tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones relativos al aborto como
el daño a la fertilidad.

Las complicaciones más comunes son las siguientes:

-PERFORACION UTERINA: Se ha señalado que esta complicación puede ocurrir


entre 1 a 2 de cada 1000 procedimientos. El sitio donde más frecuentemente ocurre es
en el medio del fondo del útero. El riesgo de perforación uterina se incrementa para las
mujeres que ya han tenido hijos. La perforación rara vez produce hemorragia severa y
puede pasar desapercibida en muchos casos. En algunos casos puede haber
sangrado importante que requiere de una intervención para cerrar la zona de
perforación. En pocos casos se requiere de una intervención para cerrar la zona de
perforación. En pocos casos se requiere de una histerectomía que diversas
complicaciones adicionales.

RETENCION DE RESTOS OVULARES: Cuando la extracción del embarazo es


incompleta se produce la retención de restos ovulares. En estos casos la mujer puede
sangrar en forma continua, pasaje de grandes coágulos de sangre con fuertes cólicos,
sangrado por más de tres semanas, o signos de embarazo que duren más de una
semana como por ejemplo, pechos inflamados, náuseas, etc. El otro problema
importante es la posibilidad de infecciones que puede llevar a la muerte de la persona.

SANGRADO: La hemorragia genital que ocurre inmediatamente después de la


evaluación uterina puede ser ocasionada por falta de contracción del musculo uterino,
retención de restos ovulares, perforación, problemas de coagulación, laceración
cervical, etc. Rara vez este sangrado es tan intenso como para requerir una
transfusión sanguínea.

INFECCION: Una infección puede surgir si las bacterias de la vagina o del cuello
uterino entran al útero después de un aborto. El dolor pélvico y la fiebre son los signos
más comunes de infección postaborto. Las pacientes que presentan dolor pélvico
severo, fiebre mayor de 38 ºC, sangrado genital importantes o signos de irritación
peritoneal, pueden estar desarrollando endometritis, salpingitis, celulitis pélvica y
peritonitis pélvica y/o generalizada.

LACERACIONES CERVICALES: Es una complicación que se ve en el 1% de los


casos, sobre todo cuando no se hace una adecuada fijación de la pinza con que se
toma el labio inferior del cuello y se hace una dilatación enérgica. Generalmente es
una complicación menor que cede haciendo presión con una gasa, si no cede se
puede suturar.

SINEQUIA: Es consecuencia de procesos infecciosos de la cavidad o secundarias a


restos de tejido, como por ejemplo de abortos incompletos que se organizan; sin
embargo una de las causas más frecuentes cuando el curetaje es muy enérgico o
existe infección. En estos casos se unen las paredes del útero y la cavidad queda
reducida a tal punto de que puede ocasionar una obstrucción tan grande que se
acompaña de disminución del sangrado, que ocurre normalmente en el periodo
menstrual y también la imposibilidad de lograr un embarazo.
CONTINUACIÓN DEL EMBARAZO: Aun cuando el procedimiento se haya realizado
en forma correcta, el embarazo puede continuar sobre todo en embarazos precoces,
por lo que se debe vigilar la persistencia de signos y síntomas que lo sugieran y, en
caso de sospecha, realizar un ecosonograma pélvico. Las pruebas de embarazo en
sangre o en orina no son útiles en estos casos porque pueden dar positivas por varias
semanas de la evacuación completa del útero.