Está en la página 1de 31

Curso de

Iniciación a la Aerografía
INTRODUCCIÓN
El curso constará de seis lecciones cuyos títulos os indicamos
a continuación:

1. ¿Por qué necesito un aerógrafo?


2. Primeros pasos en la aerografía
3. Iniciándonos en el uso del aerógrafo
4. El proceso de pintura
5. Enmascaramiento
6. Limpieza y cuidados del aerógrafo

2
CURSO DE INICIACIÓN A LA
AEROGRAFÍA (I): ¿POR QUÉ NECESITO
UN AERÓGRAFO ?

Todo modelista suele enfrentarse, más bien pronto que tarde, a


la que quizá sea una de las mejores inversiones que llevará a
cabo en su hobby: "abandonar" el pincel para pasarse a la
aerografía.

Imagen 1: Equipo de aerografía compuesto por aerógrafo y


compresor.

El aerógrafo es una pistola de pintura en miniatura. Por


poner un ejemplo, a todos nos produciría un gran shock si
comprobásemos que en el taller de chapa y pintura donde
reparan nuestro vehículo lo hicieran usando una brocha; el
mismo shock pero a la inversa produce en el acabado de

3
nuestras maquetas a escala el cambiar los pinceles por un
aerógrafo.

El aerógrafo produce capas de pintura mucho más finas y


uniformes que un pincel, respetando por ello mucho más los
pequeños detalles y formas de nuestras maquetas. Permite
asimismo técnicas y acabados que con un pincel son
imposibles de realizar: bordes difusos, uso de pinturas de
imitación realista de metal o texturizado de superficies son
algunas de ellas.

Imagen 2: Borde difuso entre dos colores, algo que solo puede
obtenerse con un aerógrafo.

4
A todo ello podemos sumar que el aerógrafo no es sólo una
herramienta específica de modelismo. Disponer de este
utensilio nos abre un mundo artístico en diferentes campos
como pueden ser la ilustración, la decoración de pastelería o el
maquillaje.

Imagen 3: Ejemplo de uso de la aerografía en repostería creativa.


Imagen extraída de http://www.charmcitycakes.com

5
CURSO DE INICIACIÓN A LA
AEROGRAFÍA (II): PRIMEROS PASOS
EN LA AEROGRAFÍA

Vamos a llevar a cabo la compra de un equipo de aerografía y


nos encontramos en un mar de dudas al descubrir la existencia
de múltiples modelos de aerógrafo y compresor, que a
primera vista nos parecen iguales. Intentaremos en este artículo
dar explicación a las dudas más frecuentes y comentar otros
materiales necesarios y/o recomendables.

1. El aerógrafo

Puede ser de acción simple o doble.

 Acción simple: Se trata básicamente de un


pulverizador, un pulsador permitirá la salida de aire y
pintura sin posible regulación.
 Acción doble: En este caso, el mecanismo permite
controlar tanto el flujo de aire como la cantidad de
pintura a la que damos paso.

6
El aerógrafo de acción simple puede tener su utilidad para cubrir
grandes superficies o barnizar, pero el de doble acción permite
una precisión y un control que son totalmente deseables en
nuestros trabajos, por lo que inicialmente os recomendamos
que adquiráis un aerógrafo de acción doble.

Una de las características más importantes del aerógrafo es el


diámetro de su boquilla, que viene a ser el paso de pintura
máximo que permite. Para los trabajos más habituales en
modelismo se usan boquillas de entre 0.2 y 0.6 mm.

Imagen 1: De izquierda a derecha, pistola aerográfica, aerógrafo de


doble acción, pulverizador de acción simple.

7
2. El compresor

A pesar de no recibir a veces la importancia que merece, el


compresor es pieza básica de cualquier equipo de
aerografía. Muchos problemas de quien se inicia en el uso del
aerógrafo parten de no disponer de un flujo de aire constante y
limpio. Veamos los tipos de compresores que encontramos en el
mercado:

 Compresores de membrana: La mayoría de los


modelistas empezamos usando uno de ellos aunque no
sea ni mucho menos lo ideal. El flujo de aire se
produce a pulsos, no es totalmente constante. Tienen
como inconvenientes que no permiten regular la presión
de aire y que hay que apagarlos habitualmente para que
no se calienten en exceso, momento en el que empiezan
a introducir humedad en el aire (lo cual es un
problema cuando se forman gotitas de agua y el
aerógrafo las escupe junto con la pintura).
 Compresores de pistón: evolución de los
anteriores. El flujo de aire es más constante y
algunos incluyen regulación de la presión y filtro de aire.
Presentan muchos menos problemas en lo que a tiempo
de uso y generación de humedad se refiere.

8
 Compresores con calderín: En este tipo de
compresor el motor no nos entrega el aire directamente
al aerógrafo sino que lo almacena en un depósito, desde
el cual fluye a una presión totalmente constante.
Incluyen filtro de aire y manómetro para regular la
presión. El motor arranca y para automáticamente para
mantener en el depósito una presión correcta.

Imagen 2: Dos modelos de compresor con calderín.

Imagen 3: Humedad retenida en el filtro de aire del compresor.

9
3. Otros elementos

Necesitaremos una manguera de presión para conectar el


aerógrafo al compresor. En caso de que las roscas no coincidan
en algún punto no habrá problema pues existen todo tipo de
racords y adaptadores.

Existen accesorios que si bien no son imprescindibles nos


facilitarán el trabajo como los soportes para aerógrafos,
tomas y conexiones rápidas para trabajar con más de un
aerógrafo cómodamente o utensilios específicos para la limpieza,
son algunos de ellos.

Especial mención merecen las cabinas de pintura, que


recogen la suciedad y olores que se producen durante el trabajo
expulsándolos al exterior mediante un extractor.

10
Imagen 4: Varios accesorios de aerografía.

11
CURSO DE INICIACIÓN A LA
AEROGRAFÍA (III): INICIÁNDONOS EN
EL USO DEL AERÓGRAFO

Suele haber entre los que usan un aerógrafo por primera vez
un gran temor a estropear esta herramienta de
precisión que tan delicada parece. Otros más valientes se
lanzan directamente a experimentar y a usar su nuevo “juguete”
y en muchas ocasiones efectivamente acaban lamentando que su
herramienta se ha estropeado, aunque ni mucho menos esto
último sucede en todos los casos.

El Aerógrafo

Lo que sí está claro es que tanto un caso como otro se solucionan


de la misma forma: para el buen uso de nuestro aerógrafo
es necesario conocerlo. Conocer su despiece, cómo
desmontarlo y cómo volverlo a montar permite realizar con
confianza la limpieza de la herramienta, procedimiento básico
para que funcione correctamente y se mantenga en buen estado.

Por todo ello lo primero que se debe hacer al adquirir un


aerógrafo es tomarlo junto con sus instrucciones y desmontarlo

12
y montarlo varias veces hasta hacerlo con soltura y conociendo
todas sus partes. Tendremos siempre especial cuidado al
manipular las piezas más sensibles: boquilla y aguja.

Imagen 1: Aerógrafo desmontado con sus instrucciones.

Una vez conocemos la herramienta podemos conectarla al


compresor, ponerlo en marcha y comprobar que sale aire
correctamente al accionar el gatillo. Como vemos en la imagen
inferior, las conexiones son rápidas y sencillas.

13
Imagen 2: Detalle de las conexiones.

Primeros ejercicios con el aerógrafo

Una vez que hemos llegado a este punto, podemos preparar y


cargar en el depósito pintura para realizar las primeras pruebas.
Usaremos pintura acrílica muy diluida para que la limpieza
posterior resulte muy fácil con agua o alcohol, y dispararemos
sobre algún cartón o pieza inservible probando distintas
distancias de pulverizado.

14
Imagen 3: Diversas pruebas y ejercicios para familiarizarnos con
nuestra nueva herramienta.

Ejercicios propuestos

1. Trazad líneas rectas intentando controlar el flujo de pintura


para que éstas tengan el mismo grosor a lo largo del recorrido.
Empezad trazando líneas gruesas y acabad con unas líneas tan
finas como podáis. En varios sentidos: horizontal, vertical y
diagonal.

2. Haced pruebas con la distancia de aplicación para


comprobar el cambio de tono, desde el color sólido hasta el

15
difuminado. Para ello deberéis jugar con la distancia de
aplicación.

Como apunte final os diremos que para una mayor vida útil de
vuestra herramienta, es imprescindible guardar el
aerógrafo siempre limpio, tema que trataremos un poco más
adelante, junto con otros, como el proceso de pintura.

16
CURSO DE INICIACIÓN A LA
AEROGRAFÍA (IV): EL PROCESO DE
PINTURA

Para obtener un buen acabado de pintura usando el aerógrafo


debemos atender a los siguientes pasos:

1. Preparación de la superficie

La superficie a pintar debe estar limpia y seca. Deben


repararse convenientemente mediante masillas y lijas los
defectos de la misma, en caso contrario las finas capas de
pintura del aerógrafo revelarán cualquier defecto.

Os recomendamos aplicar imprimación para unificar la


superficie y para que la pintura agarre mejor. Si las piezas que
vamos a pintar son de madera éstas debe tratarse
previamente con laca tapaporos.

17
Imagen 1: Maqueta con imprimación, lista para recibir pintura.

2. Aplicación de la pintura

Existen en el mercado múltiples marcas y tipos de pintura,


específicas o no para modelismo. Por facilidad y comodidad de
uso recomendamos el uso de pinturas acrílicas para
modelismo ya que el secado es rápido y su poco olor favorece su
uso en el entorno doméstico.

Se use una pintura u otra, debemos atender a las


indicaciones del fabricante en cuanto a los productos
necesarios para sus correctas disolución y limpieza.

18
El correcto manejo del aerógrafo es algo que solo puede
adquirirse con la experimentación y la práctica, las siguientes
reglas y consejos pueden ayudaros a conseguir dominar esta
herramienta cuanto antes.

Reglas básicas y consejos

1. Para usar la pintura en el aerógrafo hay que diluirla


hasta que tenga una consistencia similar a la de la
leche.
2. Si la fuente de aire a presión de la que se dispone es
regulable, os recomendamos que trabajéis entre 1 y 1.5
kg de presión.
3. Pulverizad desde unos 8-10 cm de la superficie.
4. Comenzad y terminad las pasadas de pintura fuera
de la superficie a pintar. De esta forma si queda en la
punta de la aguja algún pequeño residuo de pintura lo
disparará fuera de la superficie y no sobre el trabajo.
5. Aplicad capas finas de pintura hasta
cubrir totalmente la superficie. Cargar la superficie de
pintura solo provocará problemas: descuelgues, brillos
no deseados, secado lento, etc.
6. Las superficies de alrededor y el ambiente deben estar lo
más limpias posible. Si se adhieren motas de polvo o
suciedad al trabajo la mejor solución será dejar secar,
19
lijar suavemente la zona hasta eliminar el defecto y
aplicar otra mano ligera de pintura en la zona.

Imagen 2: Efectos no deseados debidos a una capa de pintura


demasiado gruesa.

3. Consejos finales

Para finalizar la lección de hoy, nos gustaría destacar un par de


sencillos consejos finales que no se deben pasar por alto.

Consejo 1. Permitid siempre que la pintura seque


completamente antes de manipular o seguir trabajando en la
maqueta. La paciencia en respetar los tiempos de secado es
esencial para obtener buenos resultados.

20
Imagen 3: Huellas y marcas dejadas al manipular la pieza sin dejar
secar la pintura correctamente.

Consejo 2. No olvidéis limpiar el aerógrafo cuando ya no vaya a


seguir utilizándose para alargar así la vida útil del mismo y la
calidad de los acabados.

21
CURSO DE INICIACIÓN A LA
AEROGRAFÍA (V):
ENMASCARAMIENTO
El enmascaramiento es esencial para la aerografía en un gran
número de trabajos. Nos permite aplicar diversos efectos
o simplemente delimitar zonas que queremos proteger de
un nuevo color que vamos a aplicar.

Existen multitud de productos y posibilidades para


enmascarar; es útil conocerlos para elegir la mejor opción
dependiendo del trabajo a realizar.

La máscara más habitual es la cinta de enmascarar. Es una


cinta adhesiva de baja adherencia (para no dejar restos o
arrancar capas inferiores de pintura al ser retirada) que permite
delimitar un borde duro entre dos colores. También puede ser
cinta para perfilar, que es flexible y permite delimitar curvas a
mano alzada.

22
Imagen 1: Cintas de enmascarar disponibles.

Consejos de utilización

Para llevar a cabo correctamente y con los mejores acabados


cada trabajo, vamos a resumir unos consejos de utilización:

 Tener especial cuidado con los perfiles de la


cinta, para ello conviene conservarla con cuidado para
que no se dañe y al enmascarar los filos sean limpios.
 Asegurarse de que los bordes de la máscara se
pegan correctamente a la superficie, presionándolos
con algún objeto romo.

23
 Tapar con cinta todas las zonas que podamos
manchar con el nuevo color, no solo la zona cercana al
borde entre los dos colores.

Imagen 2: La retirada de la cinta debe realizarse con cuidado y


suavidad.

El líquido para enmascarar es una solución de goma que se


aplica sobre la zona o el detalle a enmascarar; al secar forma una
película que se retira fácilmente. Es muy útil aprovechar su
estado líquido para enmascarar determinados detalles posando
una gota en el lugar oportuno, como puede ser la lente de un faro
para pintar la carcasa.

24
Consideraciones finales

En general puede usarse casi cualquier cosa para


producir una máscara, teniendo en cuenta dos aspectos:

 Si la máscara está pegada a la superficie, el borde


obtenido será duro y bien definido.
 Si la máscara está un poco separada de la superficie
obtendremos un borde difuso.

Pueden obtenerse infinitas formas y efectos enmascarando con


objetos tales como rejillas, bluetac, papeles de post-it, cds
inservibles, etcétera.

Imagen 3. Efectos de diferentes máscaras, de izquierda a derecha


el orificio de un CD inservible, una culebrilla realizada con bluetac
y las puntas de tres palillos de dientes.

25
CURSO DE INICIACIÓN A LA
AEROGRAFÍA (VI): LIMPIEZA Y
CUIDADOS DEL AERÓGRAFO
Como habréis oído y leído hasta la saciedad, lo primordial para
el correcto funcionamiento y mantenimiento del aerógrafo es su
limpieza. Existen utensilios que nos facilitan mucho la
tarea y que antes o después por la comodidad que ofrecen
terminaremos teniendo en nuestro taller: mini escobillas,
limpiaboquillas o estación de limpieza, por ejemplo.

La combinación de estos utensilios con otros más habituales


como bastoncillos de algodón y papel de cocina hacen que la
limpieza resulte rápida y eficiente.

Imagen 6: Utensilios para la limpieza del aerógrafo.

26
¿Cómo limpiar el aerógrafo?

Es necesario limpiar el aerógrafo cada vez que acabemos de


utilizarlo, por tanto, supongamos que hemos acabado de usarlo y
queremos limpiarlo. El proceso que recomendamos
debería ser algo parecido a lo que explicamos a
continuación, mucho más fácil y rápido de realizar que de
explicar con palabras:

1. Retirar el resto de pintura del depósito: puede


expulsarse o devolverse al bote original de la pintura.

2. Llenar el depósito de disolvente hasta una tercera o


cuarta parte de su capacidad. Con un pincel o bastoncillo de
algodón, limpiar las paredes del depósito.

3. Volcar el aerógrafo y tirar el contenido del depósito.

4. Repetir el paso 2.

5. Expulsar a través del aerógrafo el contenido del


depósito.

6. Limpiar con papel de cocina el depósito.

27
7. Retirar el conjunto de la boquilla.

8. Sacar la aguja del aerógrafo hacia delante. Limpiarla


con un poco de papel de cocina mojado en disolvente.

9. Humedecer una miniescobilla en disolvente e introducirla por


el orificio de la aguja, desde la boquilla hacia atrás. Limpiar la
miniescobilla con papel de cocina y repetir el proceso hasta que
salga limpia.

Imagen 2: La escobilla retira toda la suciedad del conducto de la


aguja.

10. El paso 5 debió dejar limpio el interior de la boquilla,


comprobarlo y retirar la suciedad si se encuentra.

28
Imagen 3: Con el limpiaboquillas o un alambre fino nos
aseguramos de que la boquilla está limpia.

11. Con un bastoncillo mojado en disolvente limpiar el


interior del aerógrafo (donde asienta la junta de la boquilla)
y el protector externo de la misma.

12. El aerógrafo está limpio, volver a montarlo.

Consideraciones finales

Cuando decimos disolvente nos referimos al producto adecuado


para la disolución de la pintura que se usó. El disolvente puede
ser agua, alcohol, aguarrás, disolvente universal, etc. Debe
usarse lo adecuado para la pintura que se va a limpiar.

29
Si se usa disolvente universal para la limpieza hay que
tener cuidado con las juntas de goma del aerógrafo y retirarlas
antes, o el disolvente las dañará sin remedio.

30
31

Intereses relacionados