Está en la página 1de 61

Universidad Autónoma de Tlaxcala

Facultad de Filosofía y Letras.

Licenciatura en Literatura Hispanoamericana.

“La presencia del doble en tres


cuentos de Adela Fernández”.

TESIS
QUE PARA OBTENER EL TÍTULO DE
LICENCIADO EN LITERATURA HISPANOAMERICANA

PRESENTA

Pablo Ignacio Pimentel Hernández

ASESORA DE TESIS

Mtra. Marisol Nava Hernández

Tlaxcala de Xicohtencatl mayo del 2007.


AGRADECIMIENTOS

A MIS ABUELOS
Por cuidarme, ayudarme y brindarme todo el cariño y amor que les sobraba, en
especial a mi abuela que rezó mucho por mi y se marcho de este mundo con la
angustia de dejarme sin terminar la carrera.

A MIS PADRES

Por darme la vida y la oportunidad de continuar mi carrera, por creer en mi a


pesar de todos los errores que cometí a lo largo de todos mis estudios y de las
murmuraciones de la gente que dudaban de mi capacidad.

A MI AMIGA Y ESPOSA
Bonizú Álvarez Canales por estar a mi lado en los momentos más difíciles de mi
vida, su apoyo incondicional y amor han hecho que todo sea más llevadero.

A MI HIJO IÑAKI
Con su llegada cambio toda mi vida llevándome por nuevos y sinuosos caminos,
enseñándome nuevas experiencias, por mostrarme el mejor lado de la vida pero
sobre todo por ser ese rayito de luz y esperanza que ilumina mi apesadumbrada
existencia.

A TODA MI FAMILIA Y AM IGOS


Gracias por su apoyo, cariño y comprensión, todos han hecho siempre algo por
mí y a pesar de estar un poco distanciados, a todos mil gracias. También le
agradezco a Chema por todos los consejos y apoyo incondicional en mis
momentos de crisis y a Lilian por que gracias a ella conocí la obra de la escritora
Adela Fernández.
CON MUCHO CARIÑO, RESPETO Y ADMIRACION
A la Maestra Micaela Morales López y al Maestro Joel Dávila Gutiérrez por hacer
que mi retorno a la facultad fuera más sencillo, a la Maestra Marisol Nava
Hernández por introducirme al grandioso mundo de lo fantástico y por aceptar
ser mi asesora ayudándome a realizar este trabajo. De igual manera a la Maestra
Olimpia Guevara Flores por ayudarme a desarrollar el gusto por el teatro.

Pero sobretodo GRACIAS a DIOS por darme la oportunidad de seguir


disfrutando cada día.
A mis amores Iñaki y Boni
1
INTRODUCCIÓN

Desde finales del siglo XIX, surge en México una serie de escritores que
cultivan el género fantástico como José María Roa Bárcena, Efrén Rebolledo,
José Vasconcelos, Alfonso Reyes, Francisco Tario, Octavio Paz, Edmundo
Valadés, María Elvira Bermúdez, Elena Garro, Juan Rulfo, Juan José Arreola,
Guadalupe Dueñas, Augusto Monterroso, Adela Fernández, Ignacio Solares,
Guillermo Samperio, Gustavo Sainz, entre otros1. Cada uno con un estilo y
temáticas propio .
Algunos de estos escritores pertenecen a la llamada Generación de
Medio Siglo, la cual se convertiría en un parteaguas en la narrativa mexicana,
ya que fue ésta una generación de renovadores de la literatura nacional, en la
que se realizaron grandes aportes que facilitarían el camino a las generaciones
siguientes y también, es con ellos, con quienes la vertiente fantástica cobra
gran importancia en la literatura mexicana del siglo XX.
Una de las escritoras que ha incursionado en la narrativa fantástica es
Adela Fernández, autora casi desconocida y que , por lo mismo, ha pasado
desapercibida, pero que , poco a poco, se ha ido ganando lectores y su obra, el
lugar que merece.
En mayo de 1993 se llevó acabo el V Encuentro de Investigadores del
Cuento Mexicano en el estado de Tlaxcala auspiciado por la Universidad
Autónoma de Tlaxcala y otras instituciones. Durante este encuentro el
ensayista y escritor Edmundo Valadés presentó, al parecer, por primera vez
en Tlaxcala la obra de la escritora Adela Fernández en su ensayo titulado: “El

1 Sara Poot Herrera, “Fantastic-Hitos Méxicanos Breve Apunte Bibliográfico”, en Las fronteras de lo
fantástico, México, BUAP.
2
insólito mundo de Adela Fernández” , en el que dio un panorama general de
2

algunos de los cuentos contenidos en el libro titulado Duermevelas. 3


La obra de esta escritora incluye temas que son herencia de la
Generación de Medio Siglo , tales como las caídas amorosas de la pareja, los
retorcimientos de la familia, las precariedades de la vida moderna, el retorno a
la provincia, la desesperanza, la desolación, entre otros; de igual manera, toca
el discurso fantástico, sólo que la crítica no ha analizado esta parte de su
cuentística.
En este trabajo se analizará la presencia del doble, los tipos de
desdoblamientos y mecanismos discursivos que apelan al tema en los cuentos
“Cordelias”4, “La venganza de Flaubert” 5 y “El hallazgo”,6 así como se
demuestra la función que este tema desempeña dentro de los relatos, ya que al
menos en dos de ellos, al parecer la marginalidad, el aislamiento voluntario o
forzado, la soledad y el individualismo son la causa del desdoblamiento y por
ende, la presentación de la situación fantástica. Para realizar el análisis de los
cuentos se usará la teoría sobre literatura fantástica creada por Louis Vax,7
Tzevetan Todorov,8 Flora Botton,9 Víctor Antonio Bravo10 y Víctor
Herrera.11

2 Edmundo Valadés, “El insólito mundo de Adela Fernández”, en Hacerle al cuento (La ficción en México),

pról. De Alfredo Pavón, México, UAT, 1994, p. 254.


3 Adela Fernández, Duermevelas, México, Katún, 1986.
4 Ibíd.
5 Adela Fernández, Vago Espinazo de la noche , México, Ed. de la autora, 2005.
6 Ibíd.
7
Louis Vax, Arte y literatura fantástica, Buenos Aires, Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1963.
8
Tzvetan Todorov, Introducción a la literatura fantástica, traducción de Silvia Delpy (México: Ediciones de
Coyoacán, 1994).
9
Flora Botton Burlá: Los juegos fantásticos, México UNAM 1994
10
Víctor Antonio Bravo, La irrupción y el límite, México, UNAM, 1988
11
Víctor Herrera, La sombra en el espejo, México, CONACULTA , 1997.
3
C APÍTULO I

C ONTEXTO LITERARIO

L A GENERACIÓN DE MEDIO S IGLO


A inicios de 1950, la ciudad de México vivía su recién estrenada modernidad
que la llevó a convertirse en el centro cultural por excelencia. En ella se
crearon espacios que sirvieron para fomentar la pluralidad de pensamiento,
espacios que iban desde cafés, teatros y librerías, hasta los centros de cultura
ya existentes como lo son el Palacio de Bellas Artes y la Universidad.
Así mismo, el mundo literario se vio enriquecido desde finales de los
cuarenta con la publicación de grandes obras como Al filo del agua de Agustín
Yañez (1947), y a principios y mediados de los cincuenta con El laberinto de la
soledad (1950) y ¿Águila o sol? (1951) ambas de Octavio Paz, Confabulario (1952)
de Juan José Arreola, La x en la frente (1952) de Alfonso Reyes, siendo éste la
figura rectora dentro de la esfera literaria; así como Los días enmascarados (1954)
de Carlos Fuentes y Pedro Páramo (1955) de Juan Rulfo .
A este ambiente cultural centralizado se incorporaron una serie de
escritores venidos de provincia, que serían nombrados “La Generación de
Medio Siglo”, cuyo encuentro más que al azar, se debió a una serie de
características compartidas tales como lecturas, intereses y anhelos; como lo
menciona Armando Pereira en su trabajo titulado “La Generación de Medio
Siglo”:12

el encuentro entre ellos estuvo dictad o más bien por la necesidad,


compartían demasiadas cosas entre sí: no sólo una misma voluntad de
escribir, sino también una concepción semejante de la literatura; podrá
decirse que una red de túneles y pasadizos secretos comunica la obra de

12Armando Pereira, “La Generación de Medio Siglo”, en Juan García Ponce y la generación de medio siglo, José
Luis Martínez Morales, México, UV, 1998, p. 465.
4
Juan Vicente Melo e Inés Arredondo con la de García Ponce, Pitol,
Elizondo o Sergio Fernández para citar algunos casos.13

De igual modo, compartían un pensamiento crítico hacia toda la cultura en


que se desenvolvían, ésta abarcaba la música, el teatro, la pintura y el cine,
pasando por la poesía, el cuento, la novela y el ensayo, a esto Pereira dice:
“Podríamos afirmar que no hubo un solo territorio del quehacer intelectual
que no hubiera sido tocado por la actividad crítica del grupo ”.14 Lo cual se
tradujo en una “misma voluntad de decir y decir libremente”15 sin
convencionalismos y fuera de las normas que la cultura establecía. De la
misma manera, los unía una pretensión cosmopolita y antinacionalista.
Los escritores de medio siglo marcarían de manera importante la historia
de la literatura nacional, ya que sirvieron de “puente entre nuestros narradores
actuales y latinoamericanos y mexicanos del boom. Gracias a ellos se
comprenden también las resonancias de Ferdinand Ce line, James Joyce, Franz
Kafka, William Faulkner, Joseph Conrad, Robert Musil, Cesare Pavese, Alain
Robbe-Grillet, entre muchos otros” ,16ya que adoptaron las innovaciones que
éstos realizaron, con lo que el relato mexicano se renueva dejando atrás el
modelo cervantino donde se decía que “el cuento es aquello que se cuenta”17,
modelo que vení a de la tradición oral careciendo de una escritura fija
siguiendo el modelo aristotélico lineal de: principio, nudo y desenlace,
volviéndose ahora más preciso y conciso de escritura única, rompe con la
linealidad del modelo antiguo.

13 Ibíd., p.128.
14 Idem.
15 Ibíd.,p.129.
16 Alfredo Pavón, Contigo cuento y cebolla (La ficción en México), pról. de Alfredo Pavón, Tlaxcala, UAT,
2000, p. x.
17
Russell M. Cluff, Panorama crítico-bibliográfico del cuento mexicano (1950-1995) México: UAT/Brigham
Young University, 1997, pp. 17-51.
5
Por otro lado, el surgimiento de instituciones como el Centro Mexicano
de Escritores (fundado en 1951 por Margaret Shedd), la Coordinación de
Difusión Cultural de la UNAM (a cargo de Jaime García Terrés) y la
publicación de las revistas Cuadernos en el viento (Dirigida por Huberto Batis y
Carlos Valdés), la Revista de la Universidad (dirigida por Juan García Ponce) y la
Revista Mexicana de Literatura (Fundada y dirigida por Carlos Fuentes y
Emmanuel Carballo), sirvieron para facilitar la integración de los jóvenes
escritores a esta generación y darle solidez al grupo.
Fue ésta una generación de nuevos escritores renovadores de la
literatura, en la que se realizaron grandes aportes y donde el camino a las
generaciones siguientes será un poco más fácil, como lo afirma Alfredo
Pavón en su prólogo al libro Contigo, Cuento y Cebolla (La ficción en México):18

Desde luego, el saber literario de los narradores de fin de siglo habría


encontrado infinidad de obstáculos sin el aporte de los integrantes de la
generación del medio siglo: la poligrafía de Salvador Elizondo, la
anagnórisis erótica de Inés Arredondo y la erótica epifanía de Juan García
Ponce, el humor y ácida ironía de Jorge Ibargüengoitia, las ansiedades
del y hacia el otro de Juan Vicente Melo…19

Esta generación cosmopolita y de vastas perspectivas comenzó a tratar en sus


obras temas que habían sido poco frecuentados por escritores anteriores, en
los que se expresa el lado oculto del hombre y l a sociedad:

La indagación de lo íntimo, el deslumbramiento y las caídas amorosas de


la pareja (lésbica, hetero y homosexual), los retorcimientos y alegrías de la
familia cercada por las precariedades modernas, el retorno a la provincia,
los abigarramientos y las concupiscencias de las zonas fronterizas, la
problemática de los marginados, las osadías contraculturales, los avatares
juveniles, las configuraciones de lo femenino, los empalmes culturales
venidos del proceso globalizador, la clausura del futuro y las esperanzas

18 Contigo Cuento y Cebolla (La ficción en México), pról. de Alfredo Pavón, México, UAT, 2000, p. ix, x.
19 Ibíd., p. x.
6
de las grandes masas sociales por parte de los mínimos potentados… los
monopolios del poder, el manejo arbitrario y tendencioso de los hechos
históricos por parte de quienes compraron los medios masivos… 20

Todos estos temas sirvieron para dar una nueva perspectiva de la realidad e
imagen del país “múltiple y caótica para la cual una perspectiva
unidimensional y unid ireccional resultaba raquítica”,21 de la misma forma
gracias a ellos se dio una transformación de la literatura y el pensamiento
nacional.
El surgimiento de la generación de los cincuenta fue uno de los eventos
de mayor importancia en el siglo pasado, ya que los aportes realizados por
estos sirvieron para que las generaciones siguientes encontraran el camino
libre al momento de dar a conocer su obra.
Por otro lado, la literatura fantástica encontró el campo fértil para
desarrollarse con los narradores de esta generación por el tipo de temas que
se trataron durante este periodo y por eso es conveniente hacer énfasis en
ello, ya que esta vertiente de la literatura cobró gran importancia en la
narrativa mexicana creada en la segunda mitad del siglo XX.

B REVE RECUENTO DE LA LITERATURA FANTÁSTICA EN MÉXICO


Las propuestas de literatura fantástica en México tienen su apertura con la
obra de José María Roa Bárcena (“Lanchitas”) y continúa con Carlos Díaz
Duffoo padre (“El vendedor de inquietudes”), Julio Ruelas (“Último deseo”),
Efrén Rebolledo (“A la Gioconda”), José Vasconcelos (“El fusilado”), Ángel
María Garibay (“La señora de la tierra”), Carlos Díaz Duffoo hijo
(“Epitafio”), Alfonso Reyes (“La cena”), Julio Torri (“Don”), Ermilo Abreu
Gómez (“Huay poop”), José Gorostiza (“Otro tornillo”), Salvador Novo
(“La Venus de Milo”), Xavier Villaurrutia (“La caída”), Agustín Yánez (“El
20 Ibíd., p. ix.
21 Ibidem.
7
señor y las virgenes”), Agustí Bartra (“Circe”), Francisco Tario (“ La noche de
Margaret Rose”), Octavio Paz (“La búsqueda” y “Mi vida con la ola” ),
Edmundo Valadés (“La incredula”), Elena Garro (“La culpa es de los
tlaxcaltecas”), Juan José Arreola (“El guardagujas”), Augusto Monterroso
(“El dinosaurio”), Jaime Sabines (“Petición”), Jorge Ibargüengoitia (“El buen
decapitador”), Inés Arredondo (“Los hermanos”), Amparo Dávila (“La
celda”), Carlos Fuentes (“Chac Mool”), Olga Harmony (“Penelope”),
Salvador Elizondo (“La historia según Pao Cheng”), José de la Colina )“La
culta dama”), Eraclio Zepeda (“Tienen el nombre”), Edmundo Domínguez
Aragonés (“Culpable”), Carlos Monsivais (“A destiempo”), José Emilio
Pacheco (“Tenga para que se entretenga”), Jesús Gardea (“Latitudes de
Habacuc”), Rene Áviles Fabila (“La esfinge de Tebas ”), Adela
Fernández (“Cordelias”), Gustavo Sainz (“Río de los sueños”), José Joaquín
Blanco (“Los peces”), Gilberto Meza (“Laguna mental”), Fabio Morábito
(“Los Vetriccioli”), Mauricio Molina (“El regreso”), Ana García Vergua (“La
señorita”), Javier García Galiano (“Confesiones de Benito Souza, vendedor
de muñecas”), Héctor de Mauleón (“Corrientes secretas”), Pedro Ángel Palou
(“Parque del fin del mundo”), Eduardo Antonio Parra (“Los últimos”), Mario
Gonzáles Suárez (“El goce blanco”), Cecilia Eudave (“El oculista”), entre
otros.22?

22
Sara Poot Herrera, “Fantastic-Hitos Méxicanos Breve Apunte Bibliográfico”, en Las fronteras de lo
fantástico, México, BUAP.
?
También incluye la obra de los siguientes autores:
Juan Rulfo. Pedro Páramo y El llano en llamas. México: Planeta, 1999.
María Elvira Bermúdez. Soliloquio de un muerto. México: Los epígrafes, 1951.
Ignacio Solares: El hombre habitado. México: Samo, 1975.
Guillermo Samperio, Cuaderno imaginario: México:Grijalbo: 1990.
Marta Cerda, La señora Rodríguez y otros mundos. México: Joaquín Mortiz, 1990.
Emiliano González, Los sueños de la bella durmiente. México: Joaquín Mortiz, 1979.
Mauricio Montiel Figueiras (Donde la piel es un tibio silencio. México: Gobierno del Estado de Sinaloa,
1992.).
Adriana González Mateos, Cuentos para ciclista y jinetes. Culiac án: Aldus-Dicofur-Sinaloa, 1995.
8
Como se puede observar, existe una gran gama de cultivadores de la
llamada literatura fantástica en México, tanto masculinos como femeninos
que tienen su antecedente desde finales del siglo XIX hasta nuestros días,
pero ¿desde cuándo se puede hablar realmente de éste como un subgénero
literario en nuestro país?
Por un lado, Sara Poot Herrera en su trabajo titulado “Fantastic-Hitos
Mexicanos Breve apunte bibliográfico”,23 da a conocer la obra de tres autores,
como la apertura de la “dimensión fantástica contemporánea” ; 24 el primero
es Francisco Tario y a principios de los cincuenta la obra de Guadalupe
Dueñas y Amparo Dávila.
Por otra parte, Augusto Monterroso marca a la Antología de literatura
fantástica compilada por Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Silvina
Ocampo como el detonante de la tradición fantástica en México, ya que este
libro, junto con las obras traducidas de Kafka y la literatura de Borges,
causaron gran impacto en los escritores que publicaban por esa época en
México, y es entonces cuando esta generación “comenzó a liberarse del
tradicional apego a los temas literarios realistas y circunscritos, a lo autóctono,
a los problemas de la revolución para ir al encuentro de espacios más
complejos en el mundo de la ciudad y la imaginación”,25 esta antología marca
un punto de bifurcación en la literatura mexicana e hispanoamericana, ya que
crea un gran interés en los narradores por la literatura fantástica.
Para Monterroso, es Alfonso Reyes el primero en esbozar una definición
de lo fantástico en México, en su obra “El deslinde de los prolegómenos a la
teoría literaria”, de 1944, “La novela fantástica representa un esfuerzo de
emancipación de lo histórico a lo puramente literario”.26 Y al referirse Reyes

23 Sara Poot Herrera, “Fantastic -Hitos Méxicanos …” op.cit. pp. 123-129.


24 Ibíd.,pp. 123-124.
25 Augusto Monterroso, “La literatura fantástica en México”, en El relato fantástico en España e

Hispanoamérica, Enriqueta Ventúa y otros, Madrid, SIRUELA, 1991, p.180.


26 Ibidem.
9
a la obra de Borges comenta lo siguiente: “estas fantasías van mucho mas allá
del humorismo y tienen un valor de verdaderas investigaciones sobre las
posibilidades epistemológicas”.27 No obstante, resulta más valiosa la
definición que da Reyes de lo que es lo fantástico en México en su cuento
titulado “La cena”:28 “(cuya fantasía está hecha de cosas cotidianas y cuyo
equívoco misterio crece sobre la humilde raíz de lo posible)…”29
La existencia de dos antologías que se centran en el relato fantástico
muestran la presencia de la literatura fantástica mexicana, la primera es el libro
Cuentos fantásticos mexicanos 30de María Elvira Bermúdez, en ella reúne los
cuentos de Francisco Tario, José Emilio Pacheco, Elena Garro, Amparo
Dávila, Juan José Arreola, Carlos fuentes y la misma María Elvira Bermúdez.
La segunda antología pertenece a Edmundo Valadés: El libro de la
imaginación. Antología de prodigios, fantasías, agudezas y ficciones breves, de 1970 (de
dicha obra se realiza una reedición en 1976 y una reimpresión en 1990), 31 en
la cual congrega a escritores de varias épocas y países, pero incluyendo a
narradores mexicanos que marcaron una pauta importante en la narrativa
nacional, lo mismo hace en la Revista de la imaginación. El cuento que se
convierte en “un catálogo de lo fantástico de todos los tiempos”.32
Como se puede observar, en México existe una tradición y una serie de
cultores de lo fantástico que se pueden contar desde finales del siglo XIX y
que tienen su auge en la segunda mitad del siglo XX con el surgimiento de la
llamada generación del medio siglo, tradición que se ha conservado hasta
nuestros días.

27 Ibíd.,p.181.
28 Alfonso Reyes, La cena y otras historias, México, FCE, 1956.
29
Ibidem.
30 Monterroso, “La literatura fantástica en México”, Op. cit. p.183
31 Poot Herrera, op.cit, p.128.
32 Ibidem.
10
Dentro del listado de nombres de autores que han incursionado en la
narrativa fantástica aparece el de la escritora Adela Fernández, cuya obra
incluye temas que son herencia de la Generación de Medio Siglo como lo es
el aspecto amoroso en la pareja, los problemas familiares, las precariedades
que trajo consigo la vida moderna, el mirar hacia la provincia, la desesperanza,
la desolación, entre otros, así como el aspecto fantástico como discurso y
temática, sólo que la crítica no ha tomado en cuenta esta parte de su obra
cuentística. A continuación se darán los escasos datos biográficos
encontrados y los comentarios de los pocos críticos que se han interesado en
dicha autora y su obra.
11
C APITULO II

A DELA FERNÁNDEZ: VIDA, OBRA Y CRÍTICA


Es difícil realizar la biografía de una escritora de la que sólo se conocen los
datos que están escritos en la cuarta de forros de dos de sus libros y, sobre
todo, si este mismo material ha servido para que los pocos críticos y
estudiosos de su obra realicen sus trabajos logrando aportar sólo mínimas
referencias nuevas , más sobre su vida, pero todo lo anterior se compensa
cuando la crítica, que a pesar de ser igual de escasa, proporciona valiosa
información sobre las características de la obra de la autora.
Es por eso que en este intento biográfico se recopilará lo ya escrito
sobre la vida de la escritora Adela Fernández y la crítica hacia su obra,
agregando los comentarios que ella misma hace sobre su vida y cuentística
contenidos en la ponencia dictada durante la realización del XVII festival La
muerte tiene permiso en octubre de 2005 en la Universidad Autónoma de
Tlaxcala y que lleva por título: “Selección y valor de las inclusiones”. 33

V IDA Y OBRA
La escritora Adela Fernández nació un 6 de diciembre de 1942 en la ciudad
de México; es hija del fallecido actor y director de cine Emilio Indio
Fernández,34 por lo que su infancia se desarrolló dentro del ambiente
cinematográfico; en su juventud viajó por casi toda la república.35

33 Adela Fernández, Selección y valor de las inclusiones, Tlaxcala, 2005, ver anexo p. 35
34 La vida de Adela Fernández siempre ha sido ligada a la historia de la vida de su padre, pero ella siempre
ha buscado y pedido que se le valore haciendo a un lado esta relación.
35 En la cuarta de forros de su libro: El perro o el Hábito por la rosa, se menciona que fue una “nómada

desesperada” ya que viajó por casi toda la república mexicana participando en la siembra de jitomate, sandía y
cortando caña, además convivió con los mineros del Rosario, trabajó con pescadores, con una familia de
trashumantes y vivió en las zonas más lejanas y áridas del Valle del Mezquital.
12
Ha dado conferencias en el país y el extranjero. Estuvo en contacto con los
36

surrealistas de su época como Remedios Varo, Leonora Carrintong, entre


otros, que son influencias dentro de su obra.
Adela Fernández es autora de los libros de cuentos: El perro o el Hábito
por la rosa,37 Duermevelas, 38 y Vago espinazo de la noche.39 Por otro lado, es
importante resaltar que ha incursionado en otros terrenos como la novela, el
guionismo y la dramaturgia. 40

C RÍTICA

Incluso a mis cuentos les debo que


la gente me califique de azotada,
truculenta y desquiciante…
Adela Fernández

Toda la obra de Adela Fernández, en especial su cuentística, ha carecido de la


atención que me rece, y sólo contados críticos han vuelto la cara hacia ella y se
han dado a la tarea de darla a conocer proporcionando cada uno su punto de
vista sobre ésta. Dentro de este contado número encontramos a Federico
Patán, quien la considera como una agradable sorpresa; 41 para Edmundo

36 Entre los países que ha visitado se encuentran Santo Domingo, Dinamarca y Grecia hay que aclarar

que la mayoría de las conferencias dictadas por ella tratan sobre la vida de su padre excepto la de Santo
Domingo donde presentó su ensayo titulado Selección y valor de las inclusiones.
37 Adela Fernández, El perro o el Hábito por la rosa, México, Ed. De la autora, 1975.
38 Adela Fernández, Duermevelas, México, Ed. Katún, 1986.
39 Adela Fernández, Vago espinazo de la noche, México, Ed. de la autora, 1996, Cfr. La segunda edición,

Adela Fernández, Vago espinazo de la noche , DF, Ed. ALIENTO , 2005.


40 Es conveniente remarcar que dentro de la narrativa escrita por la autora existen dos novelas que llevan

por títulos: Sebastiana y Las lamentaciones de Herodes, ambas de 1975, pero como pasa con el resto de su obra es
casi imposible conseguirlas. Asimismo escribió los guiones titulados: La tierra de Job (argumento para cine
censurado), Claroscuro y Cotidiano surrealismo (cortometrajes). En teatro: La prodigiosa y La tercera soledad
(monólogos teatrales). Éstas, al igual que su narrativa, son difíciles de conseguir.
41 Federico Patán, Duerme velas de Adela Fernández. De la crueldad como tema, Sábado, suplemento cultural del

Unomásuno, núm. 547, México 12 de junio de 1986, p.12.


13
Valadés, su obra tiene una rica invención de personajes insólitos; para 42

Manuel Capetillo su narrativa es una manera de descubrirnos y escuchar


nuestra propia voz43; Javier Delgado la considera una búsqueda en los
recovecos de las almas perdidas 44; para Tomás Hiriarte , sus cuentos son
textos narrativos valiosos y sugerentes45, finalmente , Jacqueline Bernal Arana
considera a sus cuentos como un enfrentamiento entre la ternura y lo
amargo.46
Por otro lado, los cuentos presentan una estructura anecdótica, en los
que la brevedad narrativa, el constante uso de difrasismos47 y el uso de un
lenguaje directo y explícito, son su principal característica; en ellos el horror,
lo fantástico, las metamorfosis, la alucinación, la muerte , el humor negro y el
magismo 48 son parte esencial de los mismos; de igual manera, los cuentos son
una constante denuncia de la crueldad y el desamor.
Por otra parte, es interesante conocer cómo un escritor o escritora
observa su obra y da sus juicios de valor sobre ésta, que muchas de las veces
dista de lo que la crítica ha escrito sobre ella; del mismo modo, es interesante
conocer el proceso creador y los motivos que le llevan a escribir de cierta
manera y con determinado estilo, conocer la influencia de corrientes literarias
y de otros escritores en su obra.

42 Edmundo Valadés, “El insólito mundo de Adela Fernández”, en Hacerle al cuento (La ficción en México),
pról. de Alfredo Pavón, México, UAT, 1994, p.254
43 Manuel Capetillo, “Presencia oscura del poder ausente.” Novedades, El Semanario, núm. 738,México 9
de junio de 1996, pp.4-5.
44 Javier Delgado, “Vago espinazo de la noche, el regreso de Adela Fernández a las letras, después de diez

años”, Unomásuno, núm. 19, 19 de mayo de 1996, p.21.


45 Tomas Hiriarte, Adela Frnández, en: Asociación Mexicana para la Prevención de Insuficiencia Cardiaca

A.C. http://www.sistemas.fciencias.unam.mx:8080/ameppic/index.jsp?get=Cuentos –AdelaF -01.html


46 Jacqueline Bernal Arana, “Infancia y muerte en los cuentos de Adela Fernández,” en Literatura

hispanoamericana fronteras e intersticios, México, Siena, UAT, BUAP. Col. Encuentros literarios, 2006, p.265
47 Difrasismo, según lo explica la autora, es cuando los antiguos nahuas “usaban dos palabras para

expresar con ellas una tercera idea”. Ver anexo I p. 33


48 Término acuñado por la autora, según eso proviene de la magia del mundo indígena.
14
Adela Fernández define en su ponencia titulada “Selección y valor de
las inclusiones”49 a su narrativa, en general , como una constante denuncia del
desamor y a la literatura como un desencadenamiento de ideas, emociones y
sensaciones que llevan hacia la reflexión.
Para Adela Fernández, el cuento es el género literario más espontáneo,
ya que en él las ideas y emociones pueden surgir en cualquier momento de
una forma inesperada. En específico considera que sus cuentos son
“consecuencias de un acervo vivencial… Un juego de rompecabezas… un
colage, un bordado”.50
Al parecer escribe sólo con la intención de desahogarse, durante este
proceso menciona que se comunica con su subconsciente y utiliza todo
aquello que le ha impactado en su vida. Sus cuentos son una mezcla de
sueños y realidades. Con respecto a esto, Federico Patán ha dicho que
Fernández escribe en la línea de Julio Cortázar, pero con un sabor propio,51
ya que se dice que él escribía también como una forma de desahogo.
Como puede notarse, hasta este momento ni los críticos, ni ella misma
han hecho algún comentario que haga referencia a la tendencia fantástica de
su cuentística, y sólo Sara Poot la ha catalogado como tal en su ensayo
titulado “Fantastic -Hitos Mexicanos Breve apunte bibliográfico”52. Es por
ello que la importancia de este trabajo recae en que se dará otra perspectiva
de su obra: la fantástica; ya que en los cuentos titulados “Cordelias”53, “La
venganza de Flaubert”54 y “El hallazgo”,55 donde se presenta la situación
fantástica a través del tema del doble.

49 Adela Fernández, Selección y valor de las inclusiones, Tlaxcala, 2005, ver anexo p.35.
50 Idem.
51 Federico Patán, “Duermevelas de Adela Fernández. De la crueldad como tema”. Sábado, suplemento

cultural de Uno más uno, núm. 547, 12 de junio de 1986, p. 12.


52 Sara Poot Herrera, “Fantastic -Hitos Méxicanos…” op.cit. p.130.
53 Ibíd.
54 Adela Fernández, Vago Espinazo de la noche , México, Ed. de la autora, 2005.
55 Ibíd.
15
C APITULO III

L ITERATURA FANTÁSTICA Y MARCO TEÓRICO SOBRE EL DOBLE

Cuando oímos las palabras ? ?


literatura fantástica? ? la mayoría
de nosotros imagina saber de que se
trata, e incluso algunos aceptamos
invitaciones para disertar sobre ella
como si lo supiéramos.
Augusto Monterroso

3.1 LA LITERATURA F ANTÁSTICA


Dentro del vasto campo literario existe una vertiente llamada Literatura
Fantástica en la cual lo inconcebible es posible, aunque muchas veces no
aceptado. En el relato fantástico, el hombre encuentra una manera de crear
mundos que se rigen por reglas semejantes a las del nuestro, pero en él éstas
pueden ser violadas, sometidas y cambiadas de forma inesperada. La literatura
fantástica invita al lector a dejarse seducir por una realidad que en cualquier
momento se puede transformar, de una manera violenta, en otra menos
agradable. Y al concluir deja un sentimiento de desconcierto sobre el hecho
que se ha leído. Esta parte del universo literario es indefinible, ya que todo
intento por definición resulta siempre incompleta sin embargo , me permitiré
hacer un intento de definición sobre lo que es lo fantástico basándome en los
textos de LoisVax y Flora Botton
Lois Vax, uno de los principales teóricos de lo fantástico, en su libro
Arte y literatura fantástica 56 define a lo fantástico mediante una serie de

56
Louis Vax, Arte y literatura fantástica, Buenos Aires, Buenos Aires, Editorial Univ ersitaria de Buenos
Aires, 1963.
16
características esparcidas en todo el texto, para él el cuento fantástico debe
introducir:

terrores fantásticos en el seno del mundo real […] el “más allá” […] en
realidad está muy próximo; y cuando revela en los seres civilizados que
pretendemos ser, una tendencia inaceptable para la razón, nos
horrorizamos como si se tratara de algo tan ajeno a nosotros que lo
creemos venido del más allá. […] la razón que distinguía las cosas y
subdividía el espacio, cede su lugar a la mentalidad mágica. En sentido
estricto ?…? exige la irrupción de un elemento sobrenatural en un mundo
sujeto a la razón 57

Por lo que un suceso es fantástico cuando se irrumpe la normalidad del


mundo conocido y la razón es burlada. Las características que Vax menciona
son retomadas por Flora Botton, una estudiosa de lo fantástico más reciente,
y que condensa las teorías en un intento de definición. Según Botton, un
relato es fantástico cuando se describe un mundo como el nuestro, regido por
leyes y reglas inquebrantables y se presenta “un hecho o un ser insólitos,
diferentes, que parecen no obedecer las reglas de la realidad objetiva, entran
en esa realidad y existen ? o parecen existir? por un momento al menos,
dentro de ella, transgrediendo alguna de sus leyes.”58
Al desglosar este intento de definición tenemos que la presencia de lo
fantástico debe manifestarse de forma inexplicable dentro de la obra. Lo
fantástico debe imponer un orden nuevo, totalmente diferente y no obedecer
a las reglas establecidas por el mundo conocido:

Cuando un fenómeno insólito no es explicable mediante las leyes del


mundo, ni se nos da una explicación que lo colocaría clara y
definitivamente dentro de un mundo otro, entonces nos encontramos en
presencia de lo fantástico . 59

57
Ibíd.pp. 13,11
58 Flora Botton Burlá: Los juegos fantásticos , México UNAM 1994, p.183.
59 Ibíd., p. 18.
17
La obra debe situarse dentro de la realidad, su contexto debe ser un mundo
conocido por todos, el que se vive todos los días, del mismo modo todos los
elementos deben ser tomados de la realidad y el evento fantástico debe
contraponerse a dicha realidad.
De igual manera, se nos presentan personajes que son como nosotros
dentro de un mundo como el nuestro y que se encuentran de pronto dentro
de una situación inexplicable. Al estar frente a un hecho fantástico se pueden
tener dos opciones: o se trata de una jugarreta de los sentidos o de una ilusión
producto de la imaginación, entonces las leyes que se conocen son rotas y el
hecho puede suceder realmente e imponerse ante la realidad, y esta realidad se
transforma dejando de ser la que conocíamos:

Según la que se escoja se está frente al mundo de lo extraordinario o


maravilloso y sólo si la duda permanece, si el texto es suficientemente
ambiguo para no permitir esta elección, sólo entonces estaremos
plenamente en el reino de lo fantástico.60

Lo fantástico es un hecho que no puede ser explicado por medio de las leyes
conocidas en el mundo cotidiano, pero que se presenta dentro de éste. Por
ello mismo, la trasgresión es otro elemento de lo fantástico, implica un
quebrantamiento de las leyes de la vida cotidiana que se ve interrumpida por
la aparición del hecho fantástico y los personajes se sienten agredidos,
amenazados quedando impotentes ante el fenómeno extraño, que convierte el
orden e n caos e imponiendo uno nuevo.
En el desenlace, menciona Botton, debe existir la permanencia de lo
misterioso, y al no tener una solución, no puede haber un desenlace, el
misterio queda ahí para no ser resuelto, el texto termina pero el enigma no.61

60 Ibíd., p. 20.
61 Ibid., p. 40.
18
A partir de las características manejadas por ambos autores, Flora
Botton propondrá en su obra Los juegos fantásticos, 62 diversas temáticas: una de
ellas es la temática del doble incluida en los denominados “juegos con la
personalidad”63, en donde se aborda el intercambio de personalidades y la
fusión de un personaje con otro, sobre este tema se hablará en el siguiente
apartado.

3.2 LA TEMÁTICA DEL DOBL E


Desde su aparición , en el periodo romántico, el tema del doble en la literatura
tiene varias acepciones; por un lado, está la dirigida hacia el psicoanálisis y
aparece como una consecuencia del complejo narcisista en el que el individuo
manifiesta su doble como una proyección de su yo: “la reflexión psicoanalista
sitúa a la expresión del doble como una de las problematizaciones del yo”.64
Posteriormente, la literatura fantástica pasó a representar el mal, se tornó
como una expresión de lo siniestro y que puede aparecer de manera interna o
externa al sujeto, de manera “real” o alegórica, y que puede representar los
deseos más oscuros que el hombre guarda.
Louis Vax en su libro Arte y literatura fantástica 65 hace referencia al tema
del doble en su apartado titulado “Algunos temas fantásticos” 66, él lo define
como perturbaciones de la personalidad en las que la unidad de la
personalidad del hombre está en peligro. Y menciona que la perturbación
psíquica es más inquietante si va acompañada de una perturbación física, ya
que “el hombre no se desdobla sólo en su interior sino que ve a su doble

62Flora Botton Burlá, Los juegos fantásticos, Op.cit.


63 Ibíd., p.194.
64 David Roas, Teorías de lo fantástico, Madrid, Arco, 2001.
65Louis Vax, Arte y literatura fantástica, Op.cit. p.9
66 Ibíd., p 28.
19
fuera de él”. También retoma la tradición supersticiosa popular sobre la
67

creencia de que si alguna persona ve a su doble morirá pronto.


En la Introducción a la literatura fantástica. 68 Todorov propone a este tema
dentro de su apartado titulado los “Temas del yo”,69 en él hace referencia a
varios temas que tienen que ver con la materialización de lo inexistente.
Dentro de esta clasificación los siguientes apartados se relacionan con el
desdoblamiento: la ruptura del límite entre la materia y el espíritu, las
metamorfosis, la multiplicación de la personalidad, la ruptura entre el sujeto y
el objeto.
Del mismo modo Víctor Antonio Bravo en su libro La irrupción y el
límite70 hace un estudio específico de la alteridad y en él propone al doble
como la puesta en escena de la maldad y expresión de lo siniestro, como una
proyección del yo y que se puede manifestar en el plano físico a través de la
creación ya sea por medios científicos o mágicos de un “otro” o en la
metamorfosis del personaje.
Por su parte , Flora Botton Burlá en Los juegos fantásticos71 hace un
apartado dedicado a los tipos de juegos que se presentan en la literatura
fantástica, en ellos incluye lo que denomina “juegos con la personalidad”72 en
estos la persona se puede desdoblar, intercambiar o fundirse con otra.
Como se pudo notar los estudiosos de la literatura fantástica han tratado
de diferente manera el tema del doble, cada uno adecuándolo al tiempo en
que vive. El siguiente paso es hacer un recuento de los tipos de

67 Ibídem.
68 Tzvetan Todorov, Introducción a la literatura fantástica, traducción de Silvia Delpy (D.F: Ediciones de

Coyoacán, 1994).
69 Ibíd., p. 87.
70 Víctor Antonio Bravo, La irrupción y el límite, DF, UNAM, 1988
71 Flora Botton Burlá, Los juegos fantásticos, D.F, FFy L/UNAM, 1994.
72 Ibíd., p.194.
20
desdoblamiento y para ello se tomarán las propuestas que Víctor Herrera da
en su libro La sombra en el espejo.73
3.3 TIPOLOGÍAS
En el libro La sombra en el espejo, Víctor Herrera propone dos tipologí as
relacionadas con el desdoblamiento de los personajes en la literatura; la
primera pertenece a los desdoblamientos inte rnos y la segunda a los externos,
para este trabajo sólo se definirá y utilizarán los que pertenecen únicamente al
segundo grupo en el cual la división objetivada, las reproducciones, los
desdoblamientos en el tiempo y el referente al creador y creación, tienen
relación con el tema fantástico y se definen de la siguiente forma:

Los desdoblamientos externos son los representados por proyecciones,


coincidencias, influjos o fenómenos sobrenaturales, Víctor Herrera propone
los siguientes subtipos:
1. La epipsique, éste es un motivo en el que se da la proyección en la mujer u
hombre amado y del ideal al que se aspira; en él se borra a la persona
“real” objeto de deseo, para convertirla en un instrumento de unificación
consigo mismo.
2. División objetivada: se le considera el caso maestro del doble, ya que en él
se separan la parte buena y la parte mala de la persona. En estos existen las
siguientes subcategorías.
2.1 Desdoblamientos sobrenaturales: estos pueden presentarse como
sombras, espectros y al ucinaciones autoscópicas y pueden representar
el lado bueno o malo del alma.
3. Los pares complementarios:
3.1 Por afinidad: puede representarse por amistad o como coincidencia
de objetivos que iguala y une a los protagonistas.

73 Víctor Herrera, La sombra en el espejo, México, CONACULTA , 1997.


21
3.2 Por contrastes: los personajes se complementan por sus caracteres
opuestos.
4. Los rivales: se da cuando dos protagonistas en una pugna por algo o
alguien se prestan sentido el uno al otro. Su identidad y destino dependen de
la existencia del otro.
4.1. Por rivalidad en el amor: se da por oposición de caracteres, pero
por su afinidad de objetivos.
4.2. Desdoblamiento por perseguidor? perseguido: esta situación se
da cuando el perseguidor suele encarnar una búsqueda de identidad, y
el perseguido el miedo a conocerse a sí mismo. El encuentro suele
tener a la muerte como desenlace.
4.3. Relación amo? siervo: en él la conciencia del amo es mediada por
otra conciencia, en este caso la del siervo.
4.4. Por posesión: se da cuando un influjo sobrenatural o “magnético”
es inducido de un personaje a otro.
5 Reproducciones: es el tema más recurrente en la literatura fantástica y
se presenta en tres variantes:
5.1. Las reproducciones simples o efigies: estatuas de cera, cuadros, en
las que se adjetiva o proyecta el conflicto entre el cuerpo y el alma. En
este punto también se encuentra la presencia del doble como símbolo
de muerte.
5.2. El Gólem, los autómatas, humúnculi y mandrágoras, las imitatios
hominis son ejemplos de desdoblamiento porque son imágenes creadas
a semejanza del hombre que toman vida propia.
5.3. Los espejos: estos tienen un valor simbólico de la conciencia de sí
o de la muerte, muestran al protagonista su verdadero rostro.
22
6. Desdoblamientos en el tiempo: en estos, el sujeto o su alma trascienden
en el tiempo encarnando en otro personaje y las hay de los siguientes
tipos:
6.1. El sujeto que trasciende: en él la esencia del sujeto se reproduce en
otro tiempo, después de su muerte.
6.2. Desdoblamientos por estirpe , son aquéllos en los que se da una
fragmentación de almas en el individuo desdoblado.
6.3. Desdoblamientos por identidad de objetivos: dos personajes
distantes en el tiempo eligen el mismo destino y son en el fondo el
mismo sujeto.
6.4 La realización de un modelo textual o histórico: es la coincidencia
inconsciente de un destino con un modelo textual histórico, es decir, se
repiten las situaciones del pasado de manera coincidente en el presente .
7 Creador y creación: este es un desdoblamiento del narrador o del
personaje en un producto de su imaginación.74
Como se puede observar, existen varios tipos y formas de desdoblamientos
de los cuales la división del cuerpo y el alma, los desdoblamientos en los
sueños, los desdoblamientos en el tiempo, las reproducciones y el
desdoblamiento por creador y creación son propiamente fantásticos.
En el siguiente capítulo se realizará el análisis de los cuentos
“Cordelias”, “El hallazgo” y “La venganza de Flaubert”, ya que en ellos existe
la presencia del doble con diferentes orígenes y connotaciones en cada uno.

74 Víctor Herrera, op.cit. pp. 60-66


23
CAPITULO IV

A NÁLISIS DE LOS CUENTOS CON LA TEMÁTICA DEL DOBLE


Como se pudo observar anteriormente , la obra de Adela Fernández se
caracteriza por contener una gran variedad de posibilidades discursivas y
temáticas, entre los cuales se destaca el de lo fantástico, en concreto la
temática del doble. Así, en los cuentos de esta autora los personajes que
padecen el desdoblamiento son seres marginados o que se marginan
voluntariamente , son individuos solitarios o aislados lo que propicia el
fenómeno fantástico.
En sus cuentos se vale de diferentes elementos para introducir la
fragmentación del cuerpo como lo son los espejos o a través del discurso deja
al lector la insinuación de la existencia del otro, de igual manera los desechos
de la ciudad sirven para ejemplificar la creciente individualización del hombre
actual, como se analizará a continuación.

“ EL HALLAZGO”75 O EL ENCUENTRO CON L A MUERTE


El cuento “El hallazgo” ejemplifica perfectamente la presencia del doble con
la acepción tradicional en que representa a la muerte . En este cuento se narra
la historia de Gabriel Garzal, un hombre que durante largo tiempo padeció un
ataque de rencor causado por el plagio de sus ideas por parte de uno de sus
compañeros de trabajo, lo que lo lleva a la ruina, ya que al estar planeando su
venganza, sin éxito , pierde a su esposa, hijo y trabajo, así como las ganas de
seguir adelante . A partir de entonces se dedica a vagar ebrio por las calles de
la ciudad, primero mendigando, pero después viviendo de lo que encontraba
tirado en la calle, hasta que un día, cuando caminaba por el parque recogiendo

75 Fernández, Vago espinazo de la noche, pp. 219-223.


24
objetos, intuitivamente se dirige hacia donde termina la fuente del parque
donde le llama la atención algo que está entre los matorrales; su sorpresa es
enorme al encontrarse a sí mismo muerto, pero tranquilamente se sienta a un
lado de su cuerpo a esperar a que lo encuentren y lo recojan como un
desecho más de la ciudad.
En lo que respecta al interior del cuento se encuentra que el personaje
Gabriel Garzal sufre una degradación constante como consecuencia de su
descuido y de su aparente búsqueda de venganza, la cual sirve también para
abandonar la vida rutinaria que le representa el trabajo en la oficina y su
familia:

Esa traición en el trabajo lo llevó a la ruina, merecía una venganza, y por


años, Gabriel Garzal se la pasó briago, elucubrando mil manera?s?76 de
cobrarse los daños. Lo obsesionó tanto el ansia de vengarse, que no se dio
cuenta cómo se fue a pique. De pronto lo había perdido todo, el prestigio,
el trabajo, la mujer, los hijos, los amigos. 77

Esta degradación se da de manera gradual y es simbolizada por varios


elementos que la escritora utiliza; esta es permitida por el mismo Gabriel, ya
que comienza a mimetizarse con la mugre , la basura y los muros que están en
constante deterioro:

Para disimularse, como hacen todos los menesterosos, se apegó a los


oscuros suburbios. Ser mugre en el todo mugre, abajito junto a las cloacas,
en lo oscuro, hombre desmedrado recargado en el muro en deterioro,
cáscara en la basura. 78

A pesar de hundirse cada vez más en la vida indigente , siempre hay algo que
lo mantiene en contacto con el mundo en el que vivía, con lo que se puede
notar la existencia de dos mundos diferentes; el primero es el mundo en el

76 Sic.
77 Ibíd., p. 219.
78 Ibíd., p. 220.
25
que vivió durante su vida de oficinista y el otro es el de la pobreza y la
indigencia en el que se encuentra actualmente, estos se presentan como
símbolos, uno se muestra con las sábanas blancas colgadas en una azotea y el
otro con un pañuelo recién planchado:

Pero el alma no se le ha escapado del todo y a veces lo lleva al goce. Gabriel


Garzal, en ocasiones se atreve a invadir las azoteas. Llega a los tendederos
para oler la ropa limpia y recordarse que alguna vez fue un hombre erguido
en el trabajo y galante en el amor. Y entre las sábanas recién lavadas
reconoce que tiene nostalgia de sí, ay, es una nostalgia tan grande como la
de la encarnada luciérnaga que recuerda que en pasados milenios fue el sol.
?…?79
Está de suerte al levantar una moneda; más allá recoge un pañuelo,
doblado, todavía con el olor a plancha… 80

Dentro de esa vida busca una manera de sobrevivir y la encuentra en lo que la


autora llama “el hallazgo” de cosas que la gente deja tiradas en la calle o en la
basura, comerciando con ellas. Su degradación continúa hasta que se da el
suceso fantástico con el encuentro de su doble al final de la fuente:

Y de pronto, ahí, tras los matorrales hay algo que lo asombra, que lo
estremece: es un cuerpo gastado en la fatiga y congelado por el frío, trágico
yaciente: Es su propio cuerpo lo que ve, el hallazgo es su propio cadáver81

Su doble representa la muerte y finalmente su degradación es completada, ya


que queda tirado en la calle como un desecho más y sólo espera sentado junto
a sí mismo a que lo hallen y lo lleven a la morgue.
Gabriel Garzal es un personaje que no se percata de cómo suceden las
cosas que afectan su vida, lo que lo lleva a un final trágico. Esto se puede
observar en las marcas que la escritora nos da al principio del relato : “Lo
obsesionó tanto el ansia de vengarse, que no se dio cuenta cómo se fue a

79 Ibíd., p.220.
80 Ibíd., p.222.
81 Ibíd., p.223.
26
pique …” 82
y al final: “no supo cómo ni cuando le llegó la muerte ”; él
83

termina aceptando su condición de desecho y se resigna a morir.


Dentro de las categorías ya mencionadas que Víctor Herrera nos
presenta, este cuento se encuentra en la que corresponde a las reproducciones
simples o efigies en específico donde el encuentro con el doble representa la
llegada de la muerte. Por otro lado Gabriel Garzal representa perfectamente
al modelo del protagonista fantástico, ya que es un personaje solitario y
marginado cuando se presenta el hecho fantástico y de igual manera es un
ejemplo alegórico de la individualización y la pé rdida de la calidad de humano
que está padeciendo el hombre moderno al degradarse hasta convertirse en
sólo un desecho más.

82 Ibíd., p.219.
83 Ibíd., p.223.
27
“ CORDELIAS”: LA REPRODUCCIÓN HIPERBÓLICA
En “Cordelias”84 se narra la historia de la misteriosa llegada de una niña a un
pueblo hundido en la precariedad en el que no se puede cultivar nada. Esta
niña hace su aparición dentro de una caja de madera que llevó un árabe que
surtía de fruta a la bodega de la localidad y del cual nunca se vuelve a saber
nada después de esa entrega. La llegada de la niña levanta en la gente una serie
de suposiciones y supersticiones que profetizan desastres y maldad a la
comunidad. La niña es adoptada por una mujer del lugar, quien le da el
nombre de Cordelia y la mantiene encerrada hasta que desaparecen los
rumores. Cuando sucede esto comienza a sacarla por las calles, pero , un día,
mientras iban por agua a la fuente, la niña observa su reflejo dentro del agua
y, casi de inmediato, sale de la fuente otra Cordelia. La madre finge no tener
asombro alguno y se marcha en medio de los rumores de la gente que
presenció el suceso. En otro momento, mientras el par de niñas se probaban
los vestidos nuevos frente al espejo en la cas a de una costurera, surgen de él
otro par de Cordelias. La gente sumida en la incertidumbre lleva a las niñas al
atrio de la iglesia del pueblo y las colocan frente a un gran espejo en el que se
comienzan a multiplicar, horrorizados por esto deciden rompe r el espejo,
pero de los fragmentos surgen más niñas. Aterrorizada, la gente corrió a sus
casas y comenzó a cubrir todo aquello que pudiera reflejar la imagen de las
niñas para así evitar su reproducción. Finalmente , las Cordelias buscan
desesperadamente el medio para multiplicarse y perpetuar su especie.
El cuento pertenece a la variante que Víctor Herrera denomina
“reproducciones simples” y utiliza como elemento de reproducción a los
espejos y toda superficie que refleje dándole una acepción siniestra, en este
tipo de relato se presenta lo que se llama una reproducción hiperbólica.

84 Adela Fernández, Duerme velas, México, Katún, 1986.


28
Desde el inicio del cuento se dan una serie de indicios que van
preparando el camino para que se dé la aparición del suceso fantástico, ya que
el acontecimiento comienza en un pueblo infértil donde nada se reproduce y
el cambio es introducido por la llegada de un personaje de origen árabe,
perteneciente a una cultura fértil y mística del cual no se vuelve a saber nada:

El árabe llegó a nuestra aldea con su camioneta azul dando tumbos en la


brecha pedregosa y mirando con enfado el paisaje baldío. Descargó en la
bodega de Luciano 32 cajas de madera llenas de verdura y frutas, alimento
apreciado en nuestra tierra infértil. 85

El siguiente símbolo es la caja en que llega la niña, ésta representa la


abundancia que se opone a la carencia del pueblo, pero es tomada en sentido
contrario, ya que se vuelve un signo de desgracias:

?…? hija de la deidad del maíz y que debía ser adorada como diosa; que tal
era el mismito diablo que en imagen de aparente inocencia había llegado al
pueblo para desatar la maldad y una cadena de desastres. 86

Como se puede notar, a partir de este momento, el personaje también es


marcado por el llamado signum diaboli el cual Tobin Siebers define en Lo
fantástico romántico87 como: “una marca o una censura ?que? antes considerada
como natural se vuelve, de pronto, símbolo de lo sobrenatural.”88 Esta
connotación es resultado de la forma en que aparece Cordelia en el pueblo
causa que conlleva a aislarla para protegerla de la marginación:

Decidió (la madre del narrador) llevarla a casa hasta que regresara el árabe
para aclarar con él las cosas, pero el frutero jamás volvió al pueblo y ella
tuvo que hacerse cargo de la niña ?…?89

85 Ibíd., p.15.
86 Ibidem.
87 Tobin Siebers, Lo fantástico romántico, México: FCE , 1989 p. 51.
88 Ibidem.
89 Adela Fernández, Duermevelas México, Katún, 1986, p.16.
29
La gente del pueblo siguió historias posibles sobre su identidad, por lo
que mi madre prefirió que Cordelia no saliera de casa, librándola así de los
chismes populares.90

Cordelia es un personaje extranjero y como tal crea en los habitantes del


pueblo un sentimiento de desconcierto y superstición, a esto Siebers
menciona que “la superstición imbuye toda idea de extrañeza… los
extranjeros, como lo ha demostrado la investigación antropológica, casi
siempre son los acusados de tener poderes sobrenaturales”,91en este caso esta
consigna se cumple del todo , ya que Cordelia es un personaje extranjero y
tiene un poder sobrenatural, el de reproducirse a través de su reflejo. Cordelia
hace su reaparición después de ser aislada con la finalidad de ser protegida de
la crítica del pueblo y es entonces cuando sucede el hecho fantástico; los
elementos que la autora utiliza para las reproducciones del personaje son
simbólicos, el primero es el agua y ésta simboliza vida: “El día que fueron a
traer agua a la fuente, Cordelia se sorprendió al ver por vez primera su rostro
reflejado y comenzó a hablar consigo misma. A punto de retirarse del lugar,
de la fuente salió el reflejo y adquirió cuerpo y alma”,92y el segundo es el
espejo que representa lo siniestro:

En el atrio habían colocado un enorme espejo antiguo, ante el cual


enfrentaron a las niñas. Los reflejos adquirieron vida propia, y cuando
estaban apunto de salir del azogue, Don Luciano aterrado lanzó una piedra
rompiéndolo en pedazos que cayeron desparramados en el patio de
adoquín. Brotaron tantas Cordelias como fragmentos de cristal había. 93

En esos fragmentos se presenta el suceso fantástico con la reproducción


hiperbólica de las niñas surgida principalmente de los espejos, estos desde la

90 Idem.
91 Tobin Siebers, Lo fantástico romántico, p. 40.
92 Idem.
93 Ibíd., p.17.
30
antigüedad han tenido una connotación siniestra como lo menciona Román
Gubern en Máscaras de la ficción:94

Al igual que la sombra, el espejo y sus reflejos poseen un denso contenido


simbólico en muchas culturas…?ya que ? el reflejo revela el aspecto tenebroso
del alma, coincidiendo con una interpretación psicoanalítica clásica del doble
y la autoscopia, según la cual el doble sería una exteriorización de los
aspectos negativos de la personalidad del sujeto, de su culpa o de lo
reprimido, que se escinde en el espacio exterior como un yo autónomo,
atormentando con su presencia al sujeto.” 95

Finalmente, la reproducción intenta ser detenida por los habitantes del pueblo
ocultando todo aquello que pueda reflejar una imagen para evitar que las
Cordelias se sigan reproduciendo.
Como se pudo haber notado, el aislamiento que padece el personaje es
tan sólo la antesala de la manifestación del hecho fantástico; de la misma
manera, en el relato, la superstición toma un lugar importante para que lo
fantástico suceda, ya que funciona como indicio de que el personaje tiene
poderes sobrenaturales.

94 Román Gubern, Máscaras de la ficción. España: ANAGRAMA , 2002.


95 Ibíd., p. 20.
31
“LA VENGANZA DE FLAUBERT ”: EL RESULTADO DEL ESCARNIO .
96

En este cuento los hechos se nos dan por un narrador personaje del q ue no
se da a conocer el nombre, sólo se sabe que es un niño; éste padece el
escarnio de su padre , ya que en todo momento el padre lo manda a buscarlo
en alguna otra parte de la casa. El personaje siempre le obedece a pesar de la
imposibilidad de dicha situación ; hasta que, una mañana, mientras desayunan
en la terraza, el padre le manda a buscarlo en la recámara y cuando éste
regresa le da la noticia de que esta vez sí lo ha encontrado, pero realizando un
acto vergonzoso. La reacción del padre es ir hacia la recámara para ver qué es
lo que estaba haciendo.
En el relato la insistencia y la burla son elementos que propician el
suceso fantástico; la primera se da cuando el padre manda insistentemente al
hijo a buscarlo en otro lugar diferente del que se encuentra es lo que prepara
el terreno para el suceso fantástico:

Cuando mi padre estaba en el desván, solía mandarme a la cocina para que


viera si él se encontraba allá… Insistía, me preguntaba si lo había buscado
bien, y yo motivado por la duda, volvía al lugar para cerciorarme.
Las idas y venidas podían repetirse tantas veces como mayor fuera mi
angustia ante su desprecio por mi incapacidad para encontrarlo.97

La segunda da como resultado la aparición del doble, ya que al burlarse el


padre de él: “‘¿No estoy allá? ¿Estás seguro? ¡Mira que eres un estúpido!’ Y
diciendo esto soltaba una carcajada.” 98Otro día al mandarle nuevamente a
buscarlo en la habitación se da el desdoblamiento del personaje:

Hoy en la mañana, cuando desayunábamos en la terraza, mi padre me mandó


a ver si él se enco ntraba en su recámara. Regresé corriendo y asustado le dije:

96 Fernández, Vago espinazo de la noche., México, Ed. De la autora, 1975


97 Ibíd., p. 193.
98 Ibíd., p. 194.
32
sí, estás allá y lo que estás haciendo es lamentable y vergonzoso. No debiste
mandarme a mirar eso. Jamás te perdonaré tan abominable acto.99

Lo que lleva a que la imposibilidad de la ubicuidad desaparece, se rompen los


límites que la lógica propone y se vuelve posible la capacidad de poder estar
en dos lugares diferentes al mismo tiempo, en este caso el desdoblamiento del
personaje surge como resultado de la burla.
Finalmente sólo queda la insinuación de la existencia del doble , ya que nunca
se da a conocer alguna imagen que confirme su existencia pero tampoco se
dice algo que nos haga dudar de ella: “Mi padre, turbado, enrojeció y
rápidamente se fue a la recámara a ver qué era lo que él estaba haciendo allá y
que a mí me había disgustado tanto.”100 Con lo que se apela a la
incertidumbre , que es una característica propia del discurso fantástico.
En este relato el uso del lenguaje es vital ya que la presencia del doble
sólo se da a conocer por medio del uso de pronombres, verbos y adverbios:

Mi padre me mandó a ver si él se encontraba en su recámara, estás allá y


lo que estás haciendo es lamentable ?…? y rápidamente se fue a la
recámara a ver qué era lo que él estaba haciendo allá y que a mí me había
disgustado tanto.101

De esta manera el uso del lenguaje se es una forma de presentar la situación


fantástica.
Debido a lo corto de este relato todos los sucesos se dan a conocer de
manera precisa y rápida y es con ayuda del uso del lenguaje con lo que
predomina la incertidumbre en el lector lo que es una característica del relato
fantástico.

99 Ibidem.
100
Ibidem.
101 Ibidem.
33
C ONCLUSIONES

Desde su aparición en el periodo romántico hasta nuestros días, el tema del


doble es uno de los más interesantes dentro de la literatura fantástica, ya que
en él se pone en escena la dualidad que siempre está presente en la vida del
hombre y en su pensamiento, es decir, expone la existencia del cuerpo y el
alma, de la vida y la muerte, de lo moral y amoral, del bien y del mal, lo
interior y exterior, locura y cordura, etc., como una fragmentación de lo físico
y la materialización de lo intangible. La existencia de la otredad es de lo más
inquietante para el hombre y el creer en la posibilidad de la materialización
de ésta le ha llevado a crear mitos en los que representa la fatalidad, la
desventura o la muerte.
En la obra de Adela Fernández , el doble es uno de los tantos temas que
la autora trata; en ella la materialización de la alteridad sirve como medio para
denunciar la marginación voluntaria o involuntaria a la que somete el hombre
a sus congéneres; de igual manera, evidencia en el cuento “El hallazgo” el
individualismo y el descuido en el que está cayendo el hombre moderno en
especial el que vive en las grandes ciudades, ya que sólo se preocupa por sí
mismo. Igualmente presenta el como la gente de escasos recursos se convierte
en un desecho más de la ciudad con lo que pierde su calidad de humanos.
De la misma manera en “Cordelias” pone en escena la superstición que
se crea alrededor de los personajes extranjeros , a los cuales se les considera
personas con capacidad de realizar actos sobrenaturales negativos en las
comunidades en que llegan a radicar y, por otro lado, la reproducción
hiperbólica del personaje le da un tinte siniestro al relato.
Por último, en “La venganza de Flaubert” manifiesta la crueldad a la
que está sometido el infante e n su propio hogar, ya que en él padece la burla,
el maltrato y la falta de atención por parte de los padres y como la presencia
34
del doble no necesariamente debe quedar remarcada dentro del texto
fantástico y solo basta con que quede sugerida por el narrador para así
conservar la incertidumbre en el lector.
En lo que respecta a las características propias del relato fantástico se
encuentra por un lado la marginación un rasgo constante presentado en los
personajes que se enfrentan o presencian el suceso sobrenatural,
frecuentemente el personaje puede que no sea un marginado pero el mismo
se aísla cuando esta en presencia del fenómeno; la soledad es una situación
en la que están inmersos los protagonistas al momento de padecer la
anomalía, con respecto a esto Flora Botton menciona que “Por lo general, los
protagonistas de los cuentos fantásticos son seres solitarios, aislados, o si no
lo son siempre en su vida, se encuentran solos en el momento en que se
enfrentan al hecho fantástico.”102
Estos tres textos lleno s de crueldad y desesperanza padecida
principalmente por personajes infantiles, presentan como espacios la ciudad y
la provincia mexicana, con lo que queda clausurada toda esperanza de
escapar a algún lugar donde se pueda encontrar una mejor forma de vid a.
La brevedad es una característica principal de los relatos aquí expuestos
ya que el más grande es de tres páginas y el más corto, esto obedece a que la
autora sólo entrega al lector los datos necesarios sin rodeo alguno. De la
misma manera, algunos de los protagonistas son sometidos por la crueldad de
los personajes con quien conviven o por los ambientes y espacios en que se
desarrollan, estas son dos características principales de los relatos de Adela
Fernández los cuales son un claro ejemplo de la narrativa contemporánea y
que merece mayor atención por parte de los críticos.

102
Flora Botton Burlá, Los juegos fantásticos, Op. cit. P.188
35
ANEXOS

A NEXO I

Selección y valor de las inclusiones103

Adela Fernández

Ante todo aclaro que no tengo formación académica, escribo por intuición,
por inspiración, sin más conocimiento que la de observar la realidad y
permitir que ésta vaya de la mano de mi fantasía, escribo por desahogo,
porque deseo tender un puente entre mi intimidad y la percepción de algún
lector lejano, yo también, como Gabriel García Márquez , escribo para que me
quieran, contar historias que toquen el corazón de los otros es la mejor
manera que he encontrado de no sentirme abismada.
Claro que está por verse eso de que me quieran por mi literatura porque
siendo ésta una constante denuncia del desamor, siendo que aborda
personajes torturados por la vida misma, y son mis cuentos tan estridentes en
sus reclamos, que no es precisamente amor a la escritora lo que inspiran.
Incluso a mis cuentos les debo que la gente me califique de azotada,
truculenta y desquiciante , y yo sostengo que no vivo como escribo, yo me
muevo entre ternuras y voy hacia lo agradable, lo gozoso, quien me lee no lo
adivina.
¿Qué clase de vida has llevado que escribes con dolor?, ¿por qué tanta
amargura?, ¿de dónde te salen esas historias tan extrañas y retorcidas?, me
preguntan con frecuencia. Debo decir que la primera sorprendida con mis
cuentos soy yo misma, sin duda cuando escribo tengo una vena comunicante

103 Adela Fernández, Selección y valor de las inclusiones, Tlaxcala, 2005.


36
con el subconsciente, sin duda al escribir utilizo todo aquello que me ha
impactado de la vida que vivo y de la que observo vivir, sin duda mezclo mis
sueños con la realidad, para expresarme uso símbolos y metáforas.
Cuando escribo acuden a mi mente recuerdos, imágenes que he visto,
personas, olores, sensaciones, estados de inquietud, duda, sueños,
ensoñaciones, ocurrencias, qué sé yo; todo al mismo tiempo brota como un
paquetito. Es entonces en la reflexión donde yo bordo una historia, un cuento
que contar y así, esto de ser cuentista, se convierte en un medio de
conocerme a mí misma, para darme cuenta qué cosas de la vida cargo en mi
memoria y sobre todo cómo han sido percibidas por mi sensibilidad. Así, voy
conociendo qué es lo que me provoca una serie de emociones que muchas de
las veces no son congruentes con lo que vivo al momento: comienzo a sentir
una tristeza y no sé ni por qué o no comprendo por qué me duele el alma si
todo está bien o traigo un coraje por algo que no logro definir. Resulta que
son consecuencias de un acervo vivencial, esa carga que a pesar de mi
esfuerzo por lograr el bienestar, persistentemente punza y duele. Percibo a mi
mente como un gran receptáculo, una bodega, un archivo en completo
desorden que me exige ordenamiento, distinción, discernimiento y sobre todo
una visión comprensible para mí, esa visión es la literatura, es el cuento.
Mis cuentos son un juego de rompecabezas en el que he acomodado las
piezas fragmentadas, son un colage, son un bordado en el que tuve que elegir
el color de los hilos consiguiendo los correctos matices para su narración.
Con seguridad puedo decir que estoy marcada por el difrasismo del lenguaje
culto de los antiguos nahuas, que usaban dos palabras para expresar con ellas
una tercera idea, con niebla se podía describir el ambiente de una cumbre
boscosa y con humo se aludía al fogón del hogar o a un incendio, pero decir
humo y niebla significaba fama, otro ejemplo es sandalia para describir parte
de un atuendo o hablar del caminante y ala para mencionar el vuelo del
37
pájaro, pero al decir conjuntamente ala y sandalia significa libertad, el más
conocido de los difrasismos nahuas es flor y canto para definir la palabra
poesía.
Resulta que mi mente al mezclar un sueño con una realidad vivida me da
como resultado un cuento, enlazo un recuerdo con otro, mezclo a dos
personajes conocidos en distintas épocas y los coloco en una circunstancia
que habrán de compartir, acudo a situaciones que correspondieron a dos
hechos y que juntas dan la descripción a un tercer hecho distinto, de mayor
significado.
Si quiero describir las emociones infernales de un personaje agobiado
por su trabajo burocrático y por el hervidero de hijos que no lo dejan
descansar en su casa, narro cómo el suelo de su oficina se convierte en zona
pantanosa y cunden los mosquitos en su hogar.
Si los analíticos de la literatura me califican de surrealista, o creen que el
personaje es esquizofrénico, o que la autora desborda esquizofrenia pura,
como lo han dicho, pues bueno este es un buen tema, es un buen material
para otro cuento. Lo que a mí me fascina en la literatura es el
desencadenamiento de ideas, emociones y sensaciones que nos llevan a la
reflexión.
Un día visitando un orfanato observé a un muchacho como de veinte
años quien estaba barriendo el patio, físicamente se veía cargado de tristeza,
su flacura mostraba una dolencia crónica, su mirada divagaba, “es el bobo de
la escuela, me dijo el con serje, de niño cometió la pendejada de tragarse unas
bolas de mezcalina y se le evaporó el cerebro, para lo único que sirve es para
barrer, aquí está, así sigue, así seguirá siempre, barriendo”.
Salí de ahí preguntándome en que pensaría ese joven autista, me
estremecen los autistas, cuarenta años después, leo en el periódico la nota
sobre el suicidio colectivo de unos niños en un internado, decido escribir un
38
cuento, incluyo al bobo en el grupo de los niños suicidas, incluyo mi propio
recuerdo cuando siendo niña, en un acto de profunda desolación, me tragué
una vasta cantidad de éter, y por supuesto, incluyo la sensación de que se me
evaporaba el cerebro, incluyo la experiencia de un amigo que ingirió peyote y
le provocó una gran sed de Dios y en su viaje ascendió al universo a buscarlo,
incluyo maravillosas fotografías del cosmos que recientemente había yo visto
en una revista, resultado de esas inclusiones mi cuento: “Vago espinazo de la
noche ”.104
Las ideas y emociones pueden tardar mucho en madurar, pero siempre
han de salir a la luz de la reflexión, muchas veces de forma inesperada. Para
mí entre todos los géneros literarios el cuento es el más espontáneo. Una sola
única vez escribí un cuento por encargo para una revista temática, me
pidieron un cuento sobre la indiferencia en la pareja humana; había fecha de
entrega, había prisa, contra el reloj hice grandes esfuerzos y no supe cómo
abordar el tema, fallé con la entrega y no fue hasta meses después que
regañando a una amiga por tolerar a su marido desamoroso surgió el hilo
conductor para un cuento sobre la displicencia matrimonial: “para él eres un
mueble”, le dije, “es tan indiferente que si te faltara una mano no se daría
cuenta”.
Ese fue el punto, el hilo para bordar, “Ana y el tiempo” 105. Después de
quince años de casados el marido se da cuenta que su mujer es manca, no
sabe si cuando se casó con ella tenía o no tenía mano izquierda, no sabe si
perdió la mano después, durante los años que llevaban de casados. ¿Cómo?
¿Cuándo? ¿Lo saben sus hijos? ¿Quién es esa Ana con la que ha convivido
quince años? ¿Por qué se casó con ella?, y este hombre indolente en secreto,
para no dejar ver su displicencia se dedica con obsesión a buscar en

104 Adela Fernández, “Vago espinazo de la noche”, en Vago espinazo de la noche, DF:,Aliento, 2005, p. 8.
105 Adela Fernández, “Ana y el tiempo”, en Duerme velas, DF, Katún, 1986, p. 85.
39
fotografías la presencia o la ausencia de esa mano, en vano porque en todas
las fotos Ana aparece en perfil derecho, él habla disimuladamente con
familiares y amigos, sin encontrar jamás respuesta, recorre todos los lugares
por los que anduvo con su esposa. Para alargar la búsqueda obsesiva en el
cuento, incluyo el rostro de una amiga mía que unos días es bellísima y otros
horrorosa, y al no poder uno definirla resulta a la vista misteriosa y ambigua,
incluyo un nocturno de Chopin, que estaba oyendo mientras escribía, para
narrar la escena donde él, el marido, la descubre manca al tocar el piano con
una sola mano, incluyo un barco de armar, mi tío Fernando siempre tenía
estos juguetes donde la familia se reúne para armarlos, imagen que hace muy
visible la carencia de mano de Ana, incluyo un viaje mío, a Valle de Bravo,
para poder describir el paisaje, incluyo una noche lluviosa en que a punto de
arrancar mi coche una mano se pegó al parabrisa, era la de un amigo que se
acercó a despedirse pero el impacto fue espantoso, incluyo una mano de
bronce de aquellas aldabas antiguas que uso al final del cuento, el personaje
ha perdido las llaves de su casa, éste también es un símbolo, y tiene que llamar
para entrar, al tocar la mano de bronce ésta se vuelve cálida, latente, viva, de
carne, simboliza el grito de Ana: “yo estoy aquí, estoy viva, veme, estoy viva”,
al menos el marido en su búsqueda ha roto su indiferencia y recobra la
calidez, se ha humanizado.
Como ven el cuento es una expresión que brota, van estallando venitas y
se forma el charco de sangre, se enlaza una experiencia con otra, se hace
urdimbre, se logra un bordado. Para que el escritor encuentre las situaciones
necesarias para argumentar y dar acción a su narración debe contar con un
acervo de experiencias , es de este fondo de donde, la labor narrativa, tomará
lo necesario.
Es por ello que a los escritores jóvenes les aconsejo no preocuparse por
escribir, si tanto más, si no más por vivir las vivencias, y la observación de los
40
hechos, y de la conducta humana son la sangre con la que se carga la pluma.
Hay que vivir con intensidad, hay que observar la vida de los demás con
atención, hay que aprehender, capturar experiencias y confiar en la memoria;
los recuerdos, los impactos, las huellas salen a brote durante la labor creadora,
es en la selección y uso de las experiencias donde hay que poner sensibilidad y
talento.
41
42

106

106Adela Fernández: Vago espinazo de la noche (México DF. Ed de la autora, 2005), pp.219-223.
43
44
45
46
47

107

107 Adela Fernández: Duerme velas (México DF., Katun, 1986), pp. 13-17
48
49
50
51

108

108 Adela Fernández: Vago espinazo de la noche (México DF. Ed de la autora, 2005), pp.193-194.
52
53
BIBLIOGRAFÍA

Bernal Arana, Jacqueline: “Infancia y muerte en los cuentos de Adela


Fernández,” en: Literatura hispanoamericana: Fron teras e intersticios.
Universidad Autónoma de Tlaxcala, México, Siena Edit. Encuentros
literarios, 2006.

Botton Burlá, Flora: Los juegos fantásticos. México D.F., 2da edición, Facultad de
Filosofía Y Letras, UNAM, 1994.

Bravo, Víctor: Los poderes de la ficción. Caracas Venezuela, 1ra edición, 1987,
segunda 1993, Monte Ávila Latinoamericana, 1993.

Gubern Román: Máscaras de la ficción . Barcelona España, ANAGRAMA 2002

Herrera, Víctor: La sombra en el espejo. México D.F., 1ra Edición,


CONACULTA, 1997.

Pereira Armando: “La Generación de Medio Siglo”, en José Luís Martínez


Morales, Juan García Ponce y la generación del medio siglo. México, no.41, 1ra
edición 1998, Universidad Veracruzana, 1998.

Pavón Alfredo: Prologo, en Pavón Alfredo, Hacerle al cuento (La ficción en México),
No. 11, Pp. 9-28. México, 1ra edición 1994, Universidad Autónoma de
Tlaxcala, 1994.
54
Pavón Alfredo: Prologo, en Pavón Alfredo, Contigo cuento y cebolla (La ficción en
México), No. 18, Pp. 9-21. México, 1ra edición 2000, Universidad
Autónoma de Tlaxcala, 2000.

Reyes A lfonso, La cena y otras historias, México, FCE, 1956.

Roas, David, (Compilador): Teorías de lo fantástico. Madrid, Arco, 2001.

Siebers, Tobin, Lo fantástico romántico, México, FCE , 1989.

Todorov, Tzvetan: Introducción a la literatura fantástica. México D.F., 1ra edición,


traducción de Silvia Delpy. Ediciones de Coyoacán, 1994.

Valadés, Edmundo: El insólito mundo de Adela Fernández , en Alfredo Pavón,


Hacerle al cuento (La ficción en México), Pp. 69-67. México, 1ra edición 1994,
Universidad Autónoma de Tlaxcala, 1994.

Vax, Louis: Arte y literatura fantásticas. Buenos Aires, Editorial Universitaria de


Buenos Aires 1ra ed. 1960, 2da ed. 1963. Traducción de Juan Merino,
revisión: Departamento Técnico de la editorial.

Waldron, John V.: La continuidad estética entre generaciones, en José Luís Martínez
Morales, Juan García Ponce y la generación del medio siglo. México, no.41, 1ra
edición 1998, Universidad Veracruzana, 1998.
55
Hemerografía

Capetillo, Manuel: Presencia oscura del poder ausente. Novedades, El Semanario, núm.
738. 9 de junio de 1996, Pp. 4-5.

Delgado, Javier: Vago espinazo de la noche, el regreso de Adela Fernández a las letras,
después de diez años. Uno más uno, núm. 19 (6688), 19 de mayo de 1996, p.
21.

Patán, Federico: Duermevelas de Adela Fernández. De la crueldad como tema. Sábado,


suplemento cultural de Uno más uno, núm. 547, 12 de junio de 1986, p.
12.

Fuentes de Internet

Autor desconocido: Adela Fernández, breve biografía inconclusa (hasta 1984). En:
Sensibles del sur, BARILOCHE, Argentina, viernes 9 de noviembre de
2001, Año III, Número 104, Tengo, vamos a ver, // tengo lo que tenía
que tener.

http://www.paginadigital.com.ar/articulos/2001seg/sensibles/sensibles
104.html

Tomas Uriarte: Adela Fernández, en Asociación Mexicana para la Prevención


de Insuficiencia Cardiaca A.C.
http://www.sistemas.fciencias.unam.mx:8080/ameppic/index.jsp?get=C
uentos-AdelaF-01.html
56
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN 1

C APITULO I

Contexto literario
La generación del medio siglo 3
Breve recuento de la literatura fantástica en México 6

C APITULO II

Adela Fernández: vida, obra y crítica


Vida y obra 10
Crítica 11

C APITULO III

Literatura fantástica y Marco teórico sobre la temática del doble.


3.2 La literatura fan tástica 15
3.3 La temática del doble 18
3.3.1 Tipologías 20

C APITULO IV

Análisis de los cuentos con la temática del doble .


“ EL HALLAZGO ” O EL ENCUENTRO CON LA MUERTE 23
57
“ CORDELIAS”: LA REPRODUCCIÓN HIPERBÓLICA 27
“LA VENGANZA DE FLAUBERT”: EL RESULTADO DEL ESCARNIO 31

CONCLUSIONES 33

ANEXOS

ANEXO I 35

ANEXO II 41

BIBLIOGRAFIA 48

HEMEROGRAFIA Y FUENTES DE INTERNET 50