Está en la página 1de 5

Justo a Tiempo (JIT): nueva concepción en administración de inventarios

En los últimos años se ha desarrollado toda una nueva metodología


relativa no solo al manejo de los stocks de materias primas y materiales sino
también con los demás tipos de inventarios que encontramos en las
organizaciones: producción en proceso y productos terminados. Esto implica,
además, una nueva concepción en la forma de realizar la producción o
comercialización de los bienes, es decir, va mucho más allá de una aplicación
en la administración de stocks. También está relacionada con el concepto de
calidad total. Si bien por el momento nos limitaremos a analizar esta nueva
concepción y su aplicación a las compras de mercaderías de reventa y
materias primas y materiales, más adelante será analizada en toda su
dimensión.

Desde el punto de vista de almacenes, la filosofía Justo a


Tiempo (J.I.T.) comprende, básicamente, poner gran énfasis en dos aspectos:

 Disminuir el tamaño de los pedidos y aumentar la frecuencia de los


mismos
 Modificar sustancialmente las relaciones con los proveedores de
materias primas y materiales.

Esto puede brindar múltiples beneficios. Pensemos solamente en la


formidable reducción de costos que puede hacerse si los inventarios son muy
pequeños: significaría el adiós a los costos de mantenerlos (interés del capital
invertido, mermas, roturas, obsolescencia, manipuleo, etc.). Para ello, es
necesario hacer convenios muy precisos con los proveedores, ello
seguramente implicará una sustancial reducción en el número de ellos. Se
procurará disminuir dramáticamente los costos pedir (fletes, comisiones, gastos
de compras, etc.), reduciéndolos a una simple llamada telefónica. A su vez,
todo esto redundará en menores costos de administración de la cartera de
proveedores

Se parte de la idea de que los materiales se reciban justo


en el momento de su utilización en la planta. El caso ideal de JIT sería aquél en
el cual los inventarios no existieran.

Las empresas que aplican JIT han observado cambios


importantes en sus políticas de compras, a saber:

 Importantes disminuciones en la cantidad de proveedores de cada bien, lo


que lleva a importantes reducciones en costos y tiempos de cada compra.

 Significativas mejoras en la calidad de los productos, debidas a los estrictos


compromisos asumidos por los proveedores. Ello se traduce en mejoras en
los rendimientos de las materias primas y materiales, menores o nulos
costos de control de calidad y recepción de los bienes, etc.
 Contratos más permanentes con los proveedores, con condiciones muy
claras en cuanto a calidades, precios, fechas de entregas, etc. Esto reduce
significativamente los costos de efectuar compras, tiempos de
negociaciones y demás ventajas.

 Disminución de costos de administración de cuentas de proveedores, por


menor número de pagos, menor cantidad de documentación interna y
externa a procesar, etc. Por ejemplo, en vez de efectuar un pago por cada
orden de compra, se puede efectuar uno solo en forma mensual.

Si vemos la figura clásica adaptada a la nueva situación se supone que los


costos de mantener inventarios siguen siendo un 10% del valor del Inventario
promedio. De conseguir una drástica reducción en los costos de pedir, la curva
que representa los mismos se desplaza hacia la izquierda. Se observa que
ahora corta a la línea que grafica los costos de mantener stocks mucho más
hacia la izquierda. Se ha operado una importante disminución en el tamaño del
pedido, de los costos de comprar y de los de mantener inventarios y, por ende,
de los costos totales. Imaginemos ahora que la incorporación de JIT en las
prácticas de compras de la organización también produce – como sería de
esperar – un reducción de los costos de mantener stocks. Ello implicaría que la
línea que los representa se recostaría hacia abajo, trasladando el punto de
intersección más hacia la izquierda. En consecuencia, los costos totales serían
aún menores.

Cto. Total

$ 300

Cto. Mantener

Nuevo Cto.
$ 150 Pedir
Cto. Pedir

300 Tamaño pedido

FIGURA 4
La línea punteada muestra una drástica rebaja en los
costos de pedir por aplicación de JIT, suponiendo que los Costos de Mantener
no se modifican.

Este gráfico es una manera conveniente de mostrar el


efecto que la incorporación de JIT puede producir en la política de compras.
Pero no debemos olvidar que el mismo está basado en el modelo de “Lote
Económico de Compras , el cual supone un tamaño del pedido siempre
constante, a través del tiempo bajo análisis. Pero, como es muy probable que
ocurra, ante una demanda cambiante, bien puede ser necesario que la práctica
de compras por medio de JIT hagan necesarios distintos tamaños de pedidos.

De lo expuesto se desprende que JIT trata de dar


respuesta a nuevas y sentidas necesidades en el ámbito de las empresas
manufactureras, motivadas por la globalización de las economías, la creciente
competitividad, el acortamiento del ciclo de vida de los productos, etc. Su
objetivo es el de mejorar la posición competitiva de la empresa y mejorar los
resultado operativos a través de la reducción de costos. Asimismo, procura
aumentar la flexibilidad de la planta ante cambios en las cantidades y modelos
de los productos, es decir, conseguir mayor variedad y, también, aumentar la
calidad de sus productos y la velocidad en las entregas a los clientes.

J.I.T.: ALGUNOS LO DEFINEN COMO LA TEORÍA DE LOS


“CINCO CEROS”

1. Cero defectos: hacer las cosas bien desde la primera vez. Ejemplo:
Rafaela, fábrica de válvulas para Peugeot (Francia), 6 a 8 válvulas con defecto
cada 1.000.000 válvulas.
2. Cero averías de equipamiento y maquinaria: un adecuado
mantenimiento preventivo. Caso de remuneraciones con sistemas de incentivos
a personal de mantenimiento de aviones o el sistema de salud en Japón
(Medicina preventiva).
3. Cero Stocks: en los países desarrollados el área de superficie cubierta
para depósitos constituye un capital cuya tasa de interés de oportunidad
produce costos alternativos importantes. Hoy, reducir los costos es una tarea
de centavos por unidad producida.
4. Cero plazos: el tiempo como factor competitivo.
5. Cero papel o burocracia: simplificar procesos administrativos y contables.
La Técnica ABC

La misma está basada en la Ley de Pareto (80/20) y cuya aplicación sobre el


particular significa que los inventarios de materias primas y materiales pueden
clasificarse – según su importancia cuali-cuantitava – en tres categorías: A, B y
C. De la aplicación de esta “ley” se desprende que en la categoría A (un 10%
aproximadamente del stock) se encuentra concentrado entre un 70 y 80% del
valor y la importancia del inventario total.

A su vez, en la categoría B encontramos más o menos un 30% del stock, cuyo


valor y significación sólo representan alrededor de un 20%.

Finalmente, la C (un 60% del stock) contiene aproximadamente un 5% del


valor.

Esta técnica permite clasificar los artículos a fin de lograr un mayor control
sobre los mismos y evitar la mayoría de los problemas inherentes al
mantenimiento de stocks, con sólo analizar constantemente una proporción
baja de los mismos (los incluídos en la categoría A). Los restantes – categorías
B y C – necesitan ser observados, controlados o estudiados con mucha menor
frecuencia.

El gráfico que presentamos seguidamente muestra de manera elocuente lo


vertido en los párrafos anteriores. Puede fácilmente observarse la gran
pendiente de los artículos catalogados como “A”, ya que representan sólo un
10% del total y, sin embargo, su valor general es de un 70% del inventario. Lo
incluídos en el grupo “B” (30%) tienen un valor del 25% del total del stock. Y el
restante conjunto de artículos incluídos en “C”, y que componen el 60%
restante, sólo representan un 5% del valor del conjunto de bienes.

GRÁFICO DE LA TÉCNICA
ABC

Valo
r 10000 C
en
85 B
%
Acu
m.
75

A
10 40 100

Stock en % acumulado

FIGURA 2

En este punto cabe aclarar que este tema, que ahora nos ocupa, no guarda
relación alguna con el sistema de costos A.B.C. (activity based costing) o
Costeo Basado en Actividades.