Está en la página 1de 11

Edith Henderson Grotbei-g

11

Bibliografía CAPÍTULO 1
Elder, Glen H. y Conger, Rand D. (2000): Conceptual Considerations La resiliencia como proceso:
on ResiLience, Chicago, 'fhe University of Chicago Press, The una revisión de la literatura reciente*
John D. and Catherine T. MacArrhur Foundation Series on
i'v'Iental Health and Developn1ent.
Grotberg, Edith (1995): Fortaleciendo el espíritu htt1na110 (trad. Nés- F1~ancisca Infante
tor Su3rez Ojeda) La Haya, Fundación Bernard van Leer.
Grotberg, 1'-=.dith (1999): "The lnternational Resilience Project", en
R. Rorh (ed.), Psychalogrsts Facing the Challenge of a Global Cultu-
re with Hunian Rights and iVlental Health, Pabst: 239-256.
Hiew, Chok; Chok, C.; Mari, J.; Shmigu, M. y Tominaga, M.
(2000): "Measuren1ent of resílience developn1ent: prelüninary
results \vith a state~trait resilience inventory", Jou11ial of Lear-
ning and Cu17·iculu1n Developnii:nt, l, pp. 111-1 l 7.
i\tl:idsen, Ann y otros (1998): "The development of con1petence in ll1troducción
favorable and unfavorable environments", lhnerican PS) chologist,
1

53, pp. 205-220.


El con1ienzo del nuevo siglo ha proporcionado la oportu-
\.7sillant, George y Dav1s, Titnorhy (2000): "Social/ernotional intel-
nidad para reflexionar sobre los eventos científicos que han
ligence and midlife: resilience in schoolboys with low tested in-
telligence)', A1nerican Jour·naf of 01-rhopsychiat'ly, 70 (2), abril de influido en nuestro conocirniento y sobre los desafíos y opor-
2000, pp. 2l5-222. tunidades que perrnitirán un n1ejor entendin1iento de los se-
U.S. Gov. (1999): lvfentai Heaith: A Report of tbe Surgean Gl7u:ral, Pu- res hun1anos (Cicchetti y Sroufe 1 2000). En el área del desa-
blic Henlth, and Hun1an Sn-vices, HHS, Washington DC. rrollo humano, el énfasis de estas reflexiones está en la
Selliscmn, Martin y Czikszentmihaly, Mahalgy (eds.) (2000): "Hap- importancia de promover el potencial humano en vez de des-
piness) exceHence, and optirnurn hun1an function'', Anierican tacar sólo el daño que ya se ha hecho. En este contexto, el
P>)'Chologist, 55 (1), enero de 2000. concepto de resiliencia ha cobrado especial importancia. La
resiliencia (que se ha estudiado mayormente en niños) inten-
ta entender cómo niños, adolescentes y adultos son capaces
de sobrevivir y superar adversidades a pesar de vivir en con-
diciones de pobreza, violencia intrafa111iliar, enfer1nedad
mental de los padres, o a pesar de las consecuenclas de una ca-
tástrofe natural, entre otras (Luthar y otros, 2000). En el área
de intervención psicosocíali la resiliencia intenta pron1over
procesos que ü1volucren al individuo y su a1nbiente social, ayu-
dándolo a superar la adversidad (y el riesgo), adaptarse a la so-
ciedad y tener una mejor ca.lidad de vida.

* Parre de este artículo fue preparado para !?. Fundación Benurd van Leer.

30

-:¡
31
Li'
:¡ ,--

Francisca Infante La resilienci!z conio proceso

El enfoque de la resiliencia surge a partir de los esfuerzos vestigadores (Masten, J 999; Lmhar y otros, 2000; Luthar y
por entender las caus2s y la evolución de la psicopatologia. Cushing, 1999; Kaplan, 1999). La primera, gue comienza a
Estos estudios demostraron que existía un grupo de niños que principios de los setenta) se formula la pregunta: ªEntre los
no desarrollaban problemas psicológicos o de adaptación so- niños que viven en riesgo social ¿qué distingue a ::iquellos ni-
1

cial a pesar de las predicciones de los investigadores (Masten, ños que se adaptan posltivan1ente de aquellos niños que no se
1999 y 2001; Grorberg, l 999a). El primer paso fue asumir adaptan a la sociedad'" (Luthar, 1993, en Kaplan, 1999). Es-
que estos nifíos se adaptaban posir.ivan1ente debido a que eran te tipo de investigaciones busca identificar aquellos f:1ctores
"in1rulnerables\' (Koupemik, i\., en Rutter1 1991) 1 es decir, de riesgo y de resiliencia que influyen en el desarrollo de ni-
podían "resistir" el estrés y la adversidad. Postul::1r la resilien- ños que se ;1daptan positivamente a pesar de vivir en condi-
cia con10 concepto en lugar de !a "invulnerabilidad" se debe ciones de adversidad. Un hito en esta prin1era generación es el
a que resiliencia implica que el individuo es afectado por el estudio longitudinal de Emmy \Verner y Ruth Smith (1992)
estrés o la adversidad y es capnz de superarlo o salir fortaleci- en I(au~ü (1-Iawai)) quienes est11diaron a 505 individuos, du-
do; aden1js, la resiliencia in1plica un proceso que puede ser rante treinta y dos años 1 desde su período prenat1l 1 en 1955 1
desarrollado y promovido, mientras que la mvulnerabilidad hasta su adultez. El estudio consistió en identificar, en un
es considerada un rasgo intrínseco del individuo (Rutter1 grupo de individuos que vivían en condiciones de 3dversidad
1991). Junto con el concepto de resiliencia surgió una prime- similares, aqueilos factores que diferenciaban a quienes se
ra generación de invescigadores cuyo interés era descubrir adaptaban positivamente a la sociedad de aquellos individuos
aquellos factores protectores que están en la base de esra que asurr1ían conductas de riesgo. En el desarrollo histórico
adaptación positiva en niños que viven en condiciones de ad- de esta primera generación se comienza a ampli::ir el foco de
versidad (Kaplan 1 1999). Una segunda generación de investi- investigación 1 que se desplaza desde un interés en cualidades
gadores expandió el te1na de resiliencla en dos aspectos: la personales que pern1itían superar la adversidad (con10 la au-
noción de proceso 1 que implica la dinán1ica entre factores de toestin1a y la autononría) hacia un n1ayor interés en estudiar
riesgo y de resiliencia que pernúte que el individuo supere la los factores externos al individuo (nível socioeconón1ico, es-
adversidad, y la búsqueda de n1odelos para prornover resilien- tructura familiar, presencia de un adulto cercano). l,a gran
cia en forn1a efectiva a nivel de programas sociales. mayoría de los investigadores de esta generación podrían ads-
Este trabajo ofrece una revisión hibllográfica de la segun- cribirse al n1odelo tri<1dico de resi1íencia, que consiste en or-
da generación de investigadores con el objetivo de definir ganizar los factores resilientes y de riesgo en tres grupos di-
dónde se ubica el concepto de resiliencia hoy y cuáles son los ferentes: los arríbutos individuales, los aspectos de la fa1nilia
desafíos que siguen pendientes en resiliencia y desarrollo hu- y las característic;:is de los an1bientes sociales en que los indi-
viduos se h;illan inmersos.
mano.
La segunda generación de investigadores, que con1enzó a
publicar a rnediados de los noventa, se pregunta:" ¿Cuáles son
Desarrollo histórico (lel coI1cepto de resiliencia los procesos asociados a una adaptación posiriv<1, dado que la
persona ha vivido o vive en condiciones de adversidad? 11 • El
Uno de ios prin1eros elementos que aparecen en la litera- foco de investigación de esta segunda generación reton1a el
tura de estos últimos años es ei acuerdo explícito, entre los ex- interés de ia primera en inferir qué factores están presentes
pertos en resiliencia, de que existen dos generaciones de in- en aquellos indjviduos en alto riesgo social que se adaptan po-

32 33

:::.:;::.
Francisca Infante
La resiliencia c01no proceso
sitivarnente a la sociedad, a lo que agregan el estudio de la di-
námica entre factores que están en la base de la adaptación re- y vinculado a los senricios sociales, y el cultural y vinculado a
siliente. Dos investigadores pioneros en la noción dinárnica los valores sociales. Al descifrar estos procesos dinámievs de
de resilienci2 fueron Micha el Rutter (1991 ), quien propuso el interacción entre los diferentes niveles del--.-riltYdélt¿;:eCOlóg¡co
:¡:: concepto de 1necanis1nos protectores, y Edith Grotberg se podrá entender mejor el proceso inrrierS~é~I{'Íd:rf,~~Üiei1cia.
'1$
1,: (1995), quien formuló el concepto que, como veremos, está c:onsecuenten1ente) el desafío que se plá}itf:i'te~fu;¡_g~héra~íón
detrás del Proyecto Internacional de Resiliencia (PIR). de investigadores es que la identificación.dJ::lÜ~1_8ttf3¿es~ó,?'qu~ es-
Michael Rutter (1991, en Infante, 1997) entiende resilien- tán en la base de la adaptación resilient~,R&~ÉÚ~f;t~~~~~~f:Fr ~fl la
-1 cia "con10 una respuesta global en la que se ponen en juego teoría e investigación en resiliencia,·ade¡:qá§,J;l~cP~[:mbtjf,~l dise-
los n1ecanisn1os de protección 1 entendiendo por éstos no la ño de estrategías progra1náticas dirigidas'. a PJ:OJP<fY;}~~Pir!tRiliebcia
valencia contraria a los factores de riesgo 1 sino aquella di11á- y calidad de vida. :·
"'c.¡ ,,.;;i;.c,, .•- , . ; 1
1nica que pern1ite al individuo salir fortalecido de la adversi-
dad, en c2da sin1ación específica y respetando las característi-
cas personales" (p. 1O).
El conce_pto de resi1iencia
Edith Grotberg fue pionera en la noción diná1nica de la 'j}JfbJyN¡+-tftfJ.· ¡,
i resiliencia ya que en su estudio PIR define que la resiliencia A lo largo de la historia del concept~' . d_e-Lt~'§Úi:~A~f~.iihal ha-
:¡ requiere la interacción de factores resilíentes provenientes de bido varias definiciones. Entre ellas, la que -ffi~Jü~- ~tp~~SeIJ:bi a

!~.¡:
i'
:1
tres niveles diferentes: soporte social (yo tengo), habilidades
(yo puedo) y fortaleza interna (yo soy y yo estoy). De esta for-
la segunda generación de investigadores es la adoptada por
Luthar y otros (2000), quienes definen resiJirncia,'.cdtj;im%n
11
ma, a pesar de organizar los factores de resiliencia en un 1110- proceso dinámico que tiene como resultado.J~,;ádaptación
11
delo triádico, incorpora como elem.ento esencial la dü1árnica positiva en contextos de gran adversidad". (p:.i,5!f'1)c.iBirqcdefi-
I¡ nición1 al igual que otras definiciones ~aractéristit:isftf~;_·.'eStill~Se-­
!J¡ e interacción entre estos factores.
:1!
ilJ 1\utores rnás recientes de esta segunda generación son gunda generación de investigadores, distiHgill·~,i~ff¿sÉ·i:tbI:nPo­
!i Luthar y Cushing (1999), Masten (1999), Kaplan (1999) y nentes esenciales que deben estar presentes :eii~'ek~c±b'ritepp?:('t:l.e
L"'
;¡¡1
Benard (1999), quienes entienden resiliencia co1110 un proce- resiliencia: 1,-; ,,,¡-.,
¡,1¡

so dinán1ico donde las influencias del an1biente y del indivi- (1) la noción de adversidad, traun1a, -riesg90-sfx alnBn-az::.Lal
'~ duo interactúan en una relación recíproca que pern1ite a la desarrollo hu111ano; -~·; ;:;j-, '-' . ) ,
'!! persona adaptarse a pesar de !a adversidad. La gran rnayoría (2) la adaptación positiva o superación dé:hLadve[sidad;
1 ~ de los investigadores pertenecientes a esta generación po- (3) el proceso que considera la dinán1ica entte:-n1ecan:isffios
:11
drían adscribirse al n1odelo ecológico-tra11saccional de resi- en1ocionales, cognitivos y socioculturales que influyen, ?Obre

~1¡/! liencia, el cual tiene sus bases en el modelo ecológico de el desarrollo humano. ''!·L.·
1
Bronfenbrenner (1981 ). La perspectiva que guía el modelo Al definir cada uno de estos componentes deLcondiptó', es
:)¡:
':í1I ecológico-transaccional de la resiliencia es que el individuo se posible crear un modelo de resiliencia par~ investj~~c.i(')_Nes'Y
!;lj¡
11, halla ü1111ersc; en una ecología determinada por diferentes ni- diseño de progra1nas de pron1oción de resilien:ciáL~J}:·-~éóhi:i­
!~\ veles que interactúan entre sí) e_jerciendo u11a influencia di- nuaciónj en el cuadro 1, se presenta un estudiü:-dei-&as:o:·ifi:ie

servirá para ejemplificar los diferentes aspectos deL ·con·~ept.o
1

"!! recta en su desarrollo hun1ano. Los niveles que confor1nan el


:¡ rnarco ecológico son: el individual, el familiar1 el co1nunitario de resiliencia 1 y luego las definiciones de cada uno· d'e-·e:Stos
I; con1ponentes.

;¡:
34
~
3) 0
¡''

Francisca Infante La resiliencia com.o proceso

Cuadro 1 Cuadro 2

El proyecto Kusisqa Wawa es un proyecto piloto El programa de Kusisqa VVawa ha definido que
orientado a la prevención de !os efectos negaüvos del las fuentes de adversidad que afectan a los niños son
maltrato infantil en niños y niñas inenores de 6 años la situación de pobreza en que viven, e! estrés pos-
11, que viven en el área andina rnral del Perú. El plan de trau1n;ilico producto de 1<1 guerra política que vivíe-
~l~ trabajo de Kusisqa \:\'-Jwa es considerado novedoso, ron en los ochenta, y la falta de acceso a servicios so-
ll\
'1\f: ya que trab:ija con un enfoque de resiliencia que pro- ciales como s~:dud, transporte y agua potable. De
rnueve la auroescin1a la creatividad) el hun1or y la au-
1
acuerdo con el modelo de resiliencia de este progra-
tonornía de los niños y niñas, además de trabaj~r con ma, estas variables de adversidad, especialn1ence fo.
la fan1ilia, la con1unid<1d y organizaciones sociales. El guerra, se relacionan con el maltrato infantil de dos
·i:i proyecto I(usisqa \\1a\va es una iniciativa de la Secre- forn1as: (1) han generado la aceptación de la violen-
:1 taria Técnica de Asuntos Indígenas del iVíinisterio de cia con10 estrategia para resolver conflictos en el
Pron1oción de la .i'v1ujer y del Desarrollo Huinano, plano social y familiar; (2) la violencia po!írjca ha
1 producido la disolución de redes de <1poyo y lugares
1 con :1poyo <le la Fund:.ición Bernard van Leer (I(usisqa
V'/3\.va, 1998, 1999, en prensa). comunes en la comunidad, !o que a su vez facilita
i que el rnaltrato infantil p3se inadvertido (Kusisqa
11I'
1

Wawa, 1997).
J:I
I•,¡¡
''J¡ Adversidad AJ considerar la resiliencia co1no proceso, ya no
,ijl basta con n1encionar cuáles son 1::1s fuentes de adver~
1:11 La definición del concepto de resilienci? requiere que el sidad sino que, ade1nás, es necesario especificar a tra-
;iil:;; individuo logre una adJptación positiva a pesar de estar o ha- vés de rnodelos teóricos o investigaciones en1píricas
cóo10 estas variables interactúan entre sí y se relacio-
1jj1 ber estado expuesto a una situación de adversidad (Kaplan,
nan con lo que se define con10 riesgo social y como
1999). El térrnino "adversidad') (también us::ido co1no sinóni-
adaptación positiva.
n·10 de riesgo) puede designar una constelación de 111uchos

}! factores de riesgo (tales con10 vivir en la pobreza), o nna si-

!~i
11'.
ruación de vida específica (con10 la n1uerte de un f::11niliar).
La adversidad puede ser definida objetivan1ente a través
¡1;

de instrun1entos de medición, o subjetivamente) a través de la


fl /i.daptación positiva
percepción de coda individuo (Luthar, Cicchetti y Becker,
"
1
2000; Lntbar y Cushing, 1999; Kopbn, 1999).
En resun1en, para identificar resiliencia y diseñar investi-
La adaptación positiva permite identificar si ha habido o
!X,, no un proceso de resiliencia. La adaptación puede ser consi-
gaciones y prognim:is de promoción, se sugiere que la defini-
:]! derada positiva cuando el individuo ha alcanzado expectativas
j¡ ción de adversidad especifique la naturaleza del riesgo, si es
¡1 sociales asociadas a una etapa de desarrollo, o cuando no ha
subjetivo u objetivo, y la conexión que exjsre entre adversidad
habido signos de desajuste. En ambos casos, si la adaptación
y adaptación positiva.
positiva ocurre a pesar de la exposición a la adversidad, se
considera una adaptación resiliente.
1

36 37
·~

La resili encia conzo proceso


Francisca Infante
rno si fuera in1nune a la adversidad 1 sin co11siderar sus aspec-
PJ referirse a la adaptación resiliente es importante co_nsi- tos de vulnerabilidad y sus propios esfuerzos por superar la
derar tres aspectos esenciales: (a) la connotación ideológic2 adversidad.
asociada a la adaptación positiva; (b) la heterogeneidad en las
distintas áreas del desarrollo humano, y (e) la variabilidad on-
togenética. e) La variabilidad ontogenética (Luthar y otros, 2000) hace
referencia a la idea de que resiliencia es un proceso que pue-
de ser promovido a lo largo del ciclo de vida. En efecto, si la
a) Lü connottJción ideológica asociada a la adaptación positiva. adaptación resiliente en la niñez puede contribuir a la adap-
Para lVlasten (1994), resiiiencia irnpiica una evaluación cua- tación resiliente en la adolescencia (dadas ciertas condiciones
lit2tíva del funciona1niento del individuo basada en expecta- del a1nbiente y del indivíduo), entonces las ir1tervenciones se-
tivas de un concepto de desarroilo normal que varía de rú1n rnás efectivas si cubrieran el ciclo de desarrollo hurnano.
acuerdo con cada cultura. Sin embargo, los parárnetros de Luthar, Cicchetti y Becker (2000) afim1an que a pesar de que
evaluación de lo que se considera "apropiado" para cada eta- todos los individuos (resilientes o no) cambian y fluctúan a
pa de desarrollo provienen de la literatura producida en so- través del tiempo, se ha demostrado (Glantz y Sloboda, 1999,
i ciedades desarrolladas, que generalmente ha estudiado a su- y Masten, en prensa, citado en Luthar y otros, 2000) que ni-
jetos varones anglosajones de cbse media (Rigsby, 1994). En ños que viven en situación de ríesgo y a los que les va bien en
esta misma línea de discusión, Luthar (1999) plantea el de- un aspecto crítico) generaln1ente continúan teniendo resulta-
safío de desarrollar futuras investigaciones que definan 1110- dos positivos a lo largo del tien1po.
delos conceptuales de desarrollo normal en contextos de po- Este argun1ento de variabilidad ontogenética sugiere que
breza y, de esta forn1a, crear espacio para la interpretación si el an1biente, la fa1nília y la comt1nidad siguen apoyando el
del concepto de "desarrollo normal" y resiliencia en función desarrollo del nif10 y proveyendo los recursos que éste pueda
de cada contexto. necesitar para superar la adversidad 1 entonces existe una alta
probabilidad de que el individuo continúe adaptándose posi-
tivamente a través del tie1npo (VVerner y Joh11son, 1999). Es-
b) La hete1-ogeneidad en las distintas ái-eas del clesa1~rollo hu- ta estabilidad a lo largo del desarrollo no significa que una
rnano remite a la irnposibilidad de esperar una adaptación persona es resiliente, ya que eso equiv::lldría al error de consi-
resiliente en todas las áreas de desarrollo por igual (inclu- derar la resiliencia con10 si fuera un rasgo de personalidad o
yendo las áreas cognitivas 1 de conducta 1 social y ernocional) atributo personal.
(Luthar y otros, 2000). La uniformidad en el desarrollo hu- "Estabilidad a lo largo del desarrollo" significa que si el
n1ano, la capacidad de adaptación positiva en los diferentes ambiente provee los recursos necesarios para que el nifío que
aspectos del desarrollo hun1ano, no ocurre ni siquiera en vive en situación de adversidad pueda seguir adaptándose po-
aq11ellos casos que se consideran de desarrollo '¡nor1nal". En sirjvan1ente durante las diferentes etapas de desarrollo, en-
este sentido, una consecuencia cornún del' presupuesto de la tonces se puede decir que la resiliencia se rnantendrá co1no
uniforn1idad es entender resiliencia corno antídoto para una capacidad estable a lo largo de ia vida.
crear "superniños" que son práctican1ente perfectos en cada
área del desarrollo, a pesar de vivir en situación de adversi-
dad. Este n1odelo del "superniño" concibe al individuo ca-

38
11
39
0
,;::,

Fraru·isca Infante La resiliencia corno proceso


Cuadro 3
lo largo de todo el ciclo de vida, ya que estos aspectos permiti-

Los objetivos (o logro de una adaptación positiv~


rán diseñar intervenciones que sean especificas para cada cul-

.¡,.
1
1
de acuerdo con el n1odelo d.e resiliencia corno proce-
so) de Kusisqa VVa\va son: l) prornover relaciones in-
trafamiliares no agresivas; 2) prornover factores de
autoestirna, cre-ativid~1d 1 hun1or y autonon1ía; 3) pro-
mover la perspectiva de género en el trato de niños de
tura, centrándose en áreas acotadas del desarrollo hum:ino y
pron1oviendo la resiliencia a lo largo de todo el ciclo de vída.

P1-oceso
¡
1
O a 6 años; 4) prornov~: e! pr~t~gonismo infantil; 5)
· pro1nover la recuperacion nutr1c1onal; 6) prornover la La noción de proceso permite entender la adaptación resí-
salud del niño; 7) promover redes sociales de apoyo liente en función de la interacción dinámica entre múltiples
en la familia extensa y la cornunidad; 8) contribuir al factores de riesgo y factores resilientes, los cuales pueden ser
desarrollo de políticas para la prevención de! rnaltra-
farniliares, bíoquímicos 1 fisiológicos, cognitivos, afectivos)
to infantil (I(usisqa \Vawa, en prensa).
biográficos, socioeconómicos, sociales y/o culturales. La no-
.t\l analizar los diferentes objetivos asociados a la ción de proceso descarta definitivan1ente la concepción de re-
adaptación positiva esper:Jda, tendientes a disn1inuir siliencia co1no un atributo personal e incorpora la idea de que
!os efectos negativos del n1altrato infantil, es posible la adaptación positiva no es sólo tarea del niño, sino que la fa-
observar que éstos consideran una perspectiva ecológi- n1ilia1 la escuela, la cornunidad y la sociedad deben proveer re-
ca1 ya que se dirigen a los factores de resilíencia en el cursos para que el niño pueda desarrollarse n1ás plenan1ente.
p!ano -individual, fan1ilíar, de la comunidad y de las po- Luthar y otros (2000) sugieren que la concepción de resi-
líticas públicas. Sín en1b::irgo, para ser coherentes con liencia como un atributo personal procede de la ego-resilien-
el inodelo de resiliencia como proceso, sería necesario
cia, la cual explica la adaptación positiva del individuo sobre la
explicitar córno estos objetivos influyen en la disminu-
base de sus recursos internos y de un carácter enérgico y fle-
ción de! n1altrato infantil y si son objetivos finales o in-
tennedios. Es decir, un objetivo interrnedio puede ser
xible1 gue le perrniten relacionarse en una forn1a positiva con
la prornoción de rebciones fa1niliares no agresivas, y las circunstancias gue lo rodean. Como mencionan Luthar y
esto puede afectar en fonna indirecta al objetivo final de otros (2000), las diferencias entre e~tender la resiliencia como
adaptación positiva que es la disminución de Jos efec- un proceso o con10 un atributo de personalidad son dos: una
tos ner:ativos del rnaltrato infantil (Luna, 2001). es que la ego-resiliencia no se desarrolla sino que es inheren-
te a algunos seres hun1anos; la otra es que no requiere de la
presencia de la adversidad, quei como vin1os anterjormente)
En resumen, para identificar resiliencia, es necesario que es uno de los elernentos centrales del enfoque de resiliencia ..A..
exista una adaptación posiciva. }~sta adaptación positiva puede la luz de la discusión que se ha llevado a cabo, es posible su-
estar detenninada por el desarrollo de algún aspecto del indi- gerir que para desarrollar un modelo de resiliencia es necesa-
¡: viduo o por la ausencia de conduct::is disruptivas. En arnbos ca- rio definir adversidad y adaptación positiva, y describir el pro-
sos es necesarlo tener en cuenta que el concepto de "desarrollo ceso de conexión entre ambas. ,'\.l explicitar las posibles

normal" puede parlicularizar a cada grupo culntral, que la resi- relaciones entre factores de riesgo y factores de resiliencia, se-
liencia puede observarse en conductas o áreas específicas del rá posible entender có1no ocurre la adaptación resiliente y re-
'I desarrollo humano, y que es necesario fortalecer la resiliencia a plicar aquellos procesos que den1uestren ser existosos.
'

40 41
La resiliencia conzo proceso
F'rancisca Infante
J\1etodología de investigación en resiliencia
Cuadro 4
Uno de los aspectos centrales que define a la segunda gene-
Por ejen1plo, Kusisqa \Va\va ha definido que el proceso
ración de invesdgadores en resiliencia es su búsqueda de rnéto-
de adaptación posiciva incluye el trabajo con los diferentes
niveles del n1arco ecológico. Sin en1bargo, al igual que la
dos de investigación que puedan reflejar el proceso involucra-
gran n1ayoría de los programas de intervención con enfoque do en la adapt3ción resiliente. De acuerdo con lo que se ha
de resiliencia, no especifica cuál es la interacción entre las va- revisado anteriormente, los n1étodos de investigación se preo-
riables, cuáles son los objecivos intermedios ni cuáles son los cupan por definir los tres conceptos que fr.Jn11an parte del rno-
objetivos finales o de adaptación positiva esperada. delo de resiliencia: cón10 rnedir la adversidad, cón10 rnedir la
De acuerdo con I.uthar (2001), una posible definición de ad;:iptación positiva, y có1no medir el proceso de desarrollo que
proceso en Kusisqa Wawa sería: pern1ite superar la adversjdad y adaptarse positivarnente. A
c~\,t;~.,~·r~:dei.P{"~ continuación se presenta la descripción que Luthar y Cushing
;;f~~~~~~~~-;fEf1!~:YJ;1 ',,, -·)_-Abogad~'::. - ·.''
-.....:....-:,:- r-- (1999) hacen de los diferentes métodos para medir resiliencia.
¡\dver.;id~d
1
, Pob1e2:0
iviolencio política F:1crnr de re~füenci:1
Facror de resiliencia

-----
E.xf!reoión de coriiio y l '4= Politic:t.1 soci,)es de prevención IY1edición de adversidad
~ afecro en la &milia
del maltrn•o inf:rndl

~ -------------
g g En los estudios ernpíricos de resiliencia se pueden distin-
Factor de riesgo Adopt;:ición neg:u:iva foctor de •csi!ie!lda guir tres formas diferentes de n1edir la adversidad o el riesgo.
J\-hltrorn infoncil ~ 1Depn:S!Ó'1 y ~nsiedad 1~ Espoci<lS seguros de juego
en el niiloh ~de apoyo comunimrio_

a) lvledicz'ón de riesgo a través de niúitiples factores. Este tipo


~

;;cc;~1~n;;.;_~-d~_:-~­
I
Factor
~
,,
Foctor
de n1edición se car2cteriza por medir diferentes factores en
un solo instnunento. Generalrnente, el instrun1ento es una
escala de eventos de v.ida negarivos a parcir de la cual el indi-
['.:'progr::uru.: Cén.trvs_& ,__ resiliem:i~
;. ~~ió:-i~_.,_W-F.~~ '·'
Creatividad viduo debe especificar aquellos acontecimientos que han es-
y humor en Prot3gonismo
·~iompvu-e~~.- fl~~fti: el niño(~ infoncil tado presentes en su vida, por ejemplo: separación de los pa-
~

dres, enfern1edad n1ental de los padres, experiencia de guerra,


En esta figura se presentan algunos de los factores des-
desastre natural, etc. El problen1a con este método de n1edi-
criptos por Kusisqa Wawa y luego se especifica cuál de esos
factores va a ser Íntervenido por el prograrna. De esta mane- ción es la validez, es decir, que exista coherencia entre lo que
ra queda claro que Ja adaptación resiliente que se espera es la el instrurnento define con10 evento negativo y lo que el indi-
dís1ninución de la depresión y la ansiedad infantíl, conse- viduo percibe como una adversidad que ha afectado negaciva-
cuencía directa del rnaltrato infantil, que a su vez está afecta- rnente su desarrollo. Las escalas tarnpoco pern1iten tornar en
do por la pobreza y el estrés postrau1nático de la violencia consideración la n1ag11itud o severidad de la adversidad anali-
política, entre otros factores. zada. De esta forn1a, para utilizar la rnedición de riesgo a tra-
Éste es una ejernplo si.tnple de lo que podría ser un enfo- vés de n1últiples facto'res es necesaria la validación del instru-
que de proceso, y la conexión explícita entre lo que es conside~ mento en térnünos de la asociación entre el riesgo que 1riide
rada adversidad, adaptación negativa y resiliencia.
y el resultado esperado.

1 42
43 #'~
'"f
~\
,··

1 '
43
Francisca In_fante La resiliencia conzo proceso
... ,,,
b) ~)ituaciones de vida específicas. En este caso, la naturaleza a) /1daptación según factores rnúltiples. Este rnétodo mide la
del riesgo está determinada por aquello que la sociedad, los in- adaptación sobre ia base del logro de metas de acnerdo con b
dividuos o los investigadores han considerado una situación de etapa del desarrollo de la persona. La denominación de "fac-
vlcla estresante. Por eje1np!o 1 la experiencia de un desastre na- tores n1últip!esn se debe a que se les pregunta a profesores,
tural o la rnuerte de un fa1niliar. A. n1bas situaciones han de- padres y arnígos, adernás de aplicar un test específico para
mostrado afectar al individuo haciéndolo más vulnerable al es- medir la conducta que va a detern1inar la ::idaptación positiva.
trés, por lo tanto 1nás vulnerable a otros factores de riesgo.
1
En cada comunidad, el foco de lo que se definirá como adap-
Considerar situaciones de vida con10 eventos estresantes para tación positiva varia, pero lo importante es que esté relacio-
medir resiliencia plantea la dificultad de discriminar aquellos nado con la definición de riesgo.
factores que tienen directa rehicíón con el riesgo (factores pro-
xi1nales) de aquellos que pueden estar rnediando entre. el ries- b) Ausencia de desajuste. Este tipo de medición se utiliza en
go y el resultado esperado (factores distales). investígaciones de resiliencia con sujetos en serios ríesgos de
psicopatología. Los instrun1entos utilizados son generalrnen-
c) Constelación de múltiples riesgos. Esta forma de medición te cuestionarios clínicos para identificar desórdenes psiquiá-
refleja las comple¡idades del mundo real, ya que considera la tricos. Aun cuando generalmente la resiliencia es asociada
interacción ,entre los factores provenientes de los niveles so- con la presencia de competencia a pesar de la adversidad 1 en
cial, con1unitario, familiar e individual sirnultáneamente y el esre caso el énfasis está en la superación de la adversidad y la
rnodo co1no est3 interacción influye en el desarrollo hurnano <iusencia de sinron1atología. Esta forma de medición se en-
y la superación de la adversidad. La constelación de múltiples cu.entr<i restringida a aquellos casos de exn·emo riesgo, perte-
riesgos es un rnapeo de las fuentes de adversidad a las cuales se necientes en general al ;Írea clínica.
les asigna un puntaje detern1inado. La única diDcultad de este
sistema de medición es la de detern1inar si las adversidades que e) Constelación de adaptación. Esta metodología de n1edición
!i
111
se están considerando en el estudio representan una fuente de de la adaptación positiva está basada en diferentes conductas
adversidad real en la vida de las personas que están siendo es- o cipos de <ldaptación ..Los índices elegidos tienen directa re-
~I
I~I" tudiadas. Es por esto que resulta esencial, para esta metodolo- lación con el modelo teórico, que generalmente se basa en
11l.,, gía de medición, que la definición de lo que constituye adver- teorías del desarrollo. Este método incorpora puntajes de
1: sidad para los individuos del estudio se construya sobre la base pruebas y escalas, además de opiniones de orra gente. Por
l'
11 de los valores y las creencias de la propia con1unídad. ejen1plo, una adaptación positiva en la escuela se 1nide en fun-
}I
,,
Ji ción de la obtención de buenas calificaciones y buena discipli-
'I na en la clase, aden1ás de relevar inforn~aclón a partir de en-

:r trevistas a compañeros y padres (Luthar y Cushing, 1999).
i.\1
NI edición de la adaptación positiva

Las estrategias para medir la adaptació11 positiva en investi-
11 J\!Jedición del proceso de resiliencú1
1: gaciones sobre resiliencia son similares a las estrategias descri-
1¡,, tas para medi~ adversidad. Luthar y Cushing (1999) distinguen
rres formas de definir la adaptación positiva, lo que cambia a su La rnedición del proceso de resiliencia re1nite a la unión
l.i crítica enb·e adversidad y adaptación positiva. En la historia
vez la forn1a en que se opera el consrructo.
11
'i!i 44 4)
·1i!

::0~0;,
Francisca Infante
La resiliencia canto proceso
de la resiliencia, este proceso ha sido rnedido de dos fonnas
diferentes: una, centrándose en las variables específicas que resiliencia utiliza teorías del desarrollo para definir la adapta-
conforman el proceso; ia otra, centrándose en el individuo y ción positiva, lo que se traduce en el logro de determinados
su hístoria a lo largo de su desarrollo hurnano (Luthar y Cush- aspectos del desarrollo a pesar de vivir en situación de adver-
ing, 1999; Masten, 2001). A continuación se revisarán ambos sidad.
rnodeios.

a) Modelo basado en variables. Este modelo se basa en un Vent:ljas y desafíos de un modelo de resiliencia
análisis estadístico de las conexiones entre variables de riesgo
o adversidad, resultados esperados y factores protectores que Ventajas de un modelo de resiliencia
pueden compensar o proteger los efectos de riesgo (Masten,
2001). Este modelo permite reproducir aquellos patrnnes o Las investigaciones en resiliencia han can1biado la fom1a
interacciones que den1ostraron ser exitosos en la adaptación en que se percibe al ser humano: de un n1odelo de riesgo ba-
resiliente. Para Íinplement:ar progran1as de promoción de re- sado en las necesidades y la enfern1edad se ha pasado a un
siliencia es necesario escoger un marco conceptual que pueda modelo de prevención y promoción basado en las potenciali-
explicar las interacciones entre las diversas variables y que de- dades y los recursos que el ser humano tiene en sí 111ismo y a
fina las conexiones esperadas entre sin1aciones de estrés y su alrededor. Específicamente en el plano de las intervencio-
atributos particulares de adaptación positiva. nes psicosociales 1 el n1odelo de resiliencia ha can1biado la na-
turaleza de los marcos conceptuales, las metas, las estrategias
b) Modelo basado en individuos. Esta forma de n1edición y las evaluaciones (Masten, 2001). En el área de las metas de
compara individuos a lo largo del tiempo. Se pregunta qué di- intervención, éstas incluyen la pro1noción de adaptación po-
ferencia a niños resilientes de niños no resilientes a 1o largo sitiva al mismo tiempo que previenen problemas específicos o
de su trayectoria escolar, por ejemplo. Este enfoque pretende sínto1nas. Las estrategias buscan promover ventajas y aspec-
aprehender las interacciones entre factores que ocurren en tos positivos de la ecologfa del individuo además de reducir el
forma natural y plantear hipótesis respecto de qué fue lo que riesgo o las fuentes de estrés; buscan pro1nover procesos de
causó la diferencia en el resultado de adaptación. Al conocer desarrollo humano además del tratamiento de la enfermedad.
los procesos que ocurren en forrr1a natural es posible repro- De acuerdo con i'vlasten (200l)i todos estos ca1nbios reflejan
ducir el proceso en forma artificial para prornover resíliencia. una transfor1nación en la conceptualización de lo que signifi-
ca prevención e intervención. Algunos autores (Infante, l 99í,
En resun1en, el rnodo de identificar resiliencia está dado 200la) consíderan que el enfoque en resiliencia es un aporte
por la conexión teórica y 1netodológ1ca que se establezca en- a un can1bio de paradign1a episternológico, ya que co11sidera
tre la situación de adversidad y la adaptación positiva, o la au- al indivíduo co1no agente de su propia ecología y adaptación
sencia de desajuste social. Esta adaptación resiliente puede ser social. Un individuo que ya no sólo ªcarece" y se "enfer1na)'
n1edida a través de un test a una sola cornpetencia, entrevis- sino que además es capaz de buscar sus propios recursos y sa-
tando a profesores, padres o miembros de la comunidad, al lir fortalecido de la adversidad. El enfoque en resiliencia obli-
niüo, o a través de la con1bínación de todos los métodos men- ga a trabajadores de salud y a profesionales del área social a fi-
cionados anteriorn1ente. General1nente 1 la investigación en jarse en lo que Iv1asten (2001) denon1ina '1ordi11ary niagic" o
n1agia cotidiana, expresión que remite a la evidencia de que el

46 ~..,

(5 47 &,
c.-
Francisca Infante La resiliencia conio proceso

proceso de la adaptaclón positiva puede ocurrir en contextos cia, gue es la necesidad de elegir un rnarco conceptual que ex-
"'~¡ cocidianos de adversidad exo·ema y que, aun así, e! individuo plique y ayude a dilucidar el proceso de resiliencía o la inte-
es capaz de encontrar recursos y superar la adversidad. Por racción entre los diferentes factores resilientes y de riesgo
~· último, este enfoque posee la ventaja de considerar que el (Luthar y otros, 2000). La primera genen1ción de investiga-
•'
I" proceso de adaptación resiliente no es responsabilidad única dores considera la resiliencia co1no un descubrimiento ¡¡ex
1ii del individuo sino de la ecología que lo rodea. 11
post 1 es decir, sólo se puede catalogar una respuesta corno re-
"~i Según Lurhar y Cicchetti (en prensa), ocra de las ventajas siliente si ei individuo ya se ha adaptado posirivan1ente. Sólo
ti de un enfoque en resiliencia es que entiende el desarrollo hu- ahí se infieren e intentan describir aquellos faci::ores que esta-
m;:ino dentro de un contexto específico. Es decir) si cada indi- ban presentes en aquellos individuos que superaron la adver-
viduo está inrnerso en un rnarco ecológico, entonces, para sidad. Sin embargo, al considerar que la resiliencia es un pro-
comprender mejor el proceso de resiliencia, es necesario con- Ceso y que puede ser pro1novido, invesrigadores y personas
siderar el an1biente y la cultura del individuo, al igual que las que trabajan en intervención necesitan teorías que los ayuden
tareas específicas correspondientes a cada etapa del desarro- a dílucidar cuáles son las dinámicas inmersas en el proceso de
llo, J~sto significa que las definiciones de adversidad y de adaptación, para que éstas puedan ser replicadas eficazrnente
adaptación positiva provienen de investigaciones empíricas en intervenciones de contexto si1nilar.
del gn1po que participará en la intervención 1 más qpe de ca- Para ser aún más específicos 1 las teorías e investigaciones
tegorías exportadas de la psicología dominante. Por último, si sobre la base del concepto de resiliencia deben estar susten-
consideramos la ecología del ser humano como la fuente de tadas en el grupo específico al cual está dirigida la interven-
recursos y posibilidades para un desarrollo sano, entonces la ción. Esto per1nite investigar y sisten1acizar intervenciones
pron1oción de resiliencia pasa a ser una responsabilidad con1- de promoción psicosocial y adaptación positiva sobre la base
partida entre profesionales de diferentes disciplir1asi distinros de la cultura específica donde el sujeto está inserto y no sólo
niveles de influencia y distintas edades. a través de categorías definidas por la psicología dorninante
(Children in Adversity, 2000; Luthar, 1999).
Por último, el desafío de que investigadores, profesionales
Desaf/os de un nzodelo de resiliencia y políticos trabajen juntos, utilizando un vocabulario con1ún,
per1nite aumentar la con1unicacíón entre las distintas discipli-
Respecto de los desafíos que aún siguen pendientes en re- nas y áreas que influyen en la promoción del desarrollo hu-
siliencia, Luthar y ocros (2000) postulan la necesidad de ser mano (Children in Adversity, 2000). Luthar (1999) añade la
consistentes con la terminología que se utiliza y con la defini- necesidad de investigación imerdisciplinaria que incluya los
'[11
l1,1i1 ción de resiliencia. Es decir, cuando una investigación o un aportes de ancropólogos, sociólogos, epidemiólogos, biólo-
¡!1 documento se refiere a resiliencia 1 se está refiriendo a un ras- gos) expertos en genética, y a los propios sujetos de estudio
go inherente a algunos individuos, a la capacidad hu1nana que para así poder explicar y replicar el proceso de resiliencia en
todos pueden desarrollar) a una sunl.a de factores protectores fonna eficaz y sustentable.
que afectan el ,desarrollo del individuo, o al proceso de adap- Para concluir, es posible acordar con la literatura reciente
tación en situaciones de adversidad. en resiliencia, que sugiere que a pesar de que es imporrante
La exigencia de precisión terminológica se vincula a otra trabajar por ia promoción de factores resilientes específicos,
necesidad cada vez n1ás inminente en el campo de la resilien- es crucial avanzar en la investigación y elaboración de teorías

48 49
•.• -Í
.j

La resz'fiencü1 c01no proceso


Franci'sca Infante
Bronfenbrenner, U. (1981): Ecology of Huntan Developntent: Experi-
que expliquen cómo estos factores específicos interactúan en- nients ~)' 1Vature and Design, Ca1nbridge, 1\.1assachussets, I---Iarvard
tre sí en la ecología del individuo, permitiendo el proceso de University Press.
una adaptación resiliente. Este énfasis en el proceso dinámi- Cicchetti, D. y Sroufe (2000): "The pastas prologue to the fun1re:
co de resiliencia y su pro1n.oción es un aporte de la segunda 1-be ti1nes) they've been a-changín", en Drl)elop1n.ent and Psycho-
generación de investigadores, q1iienes hacen un lla1nado a pathology 12, 3, Can1bridge University Press.
Children in Adversiry (2000): Narrative Repo11 of the C'onsultn.tion,
centrarse en la ecología en la que el individuo se desarrolla.
Oxford, diciembre de 2000.
Autores con10 Luthar y Masten nos desafían a trabajar en
Glantz, 1\1. y Slobod:J, Z.: "Analysis and reconceptualizacion of resí-
forn1a interdisciplinaria para poder medir y pron1over resi- lience, en Glantz) M. y Johnson, J. (eds.), Resilience and Develop-
lienciai ya que las estrategias n1ás eficaces serán aquellas que 111.ent: Positive Li(e Ad.aptations) Nueva 'York, Plenum Publishers.
pro1nuevan resiliencia a nivel político, institucional, co1nuni- Grotberg, E. (1995): 7'he lnternational Resilience Project: Pronioting
tarío1 familiar e individual. Más aún, para poder medir y pro:... Resilience in Chiidren, \V"ashington D.C., Civitan Internacional
1nover resiliencia en forma eficiente 1 las investigaciones y los Research Center, University of Alaba1na at Birn1inghan1, ERJC
,',
progra111as deberían ser diseñados según un 1narco concep- Reports.
,~¡ --(1999): ª~rhe Inrernational Resilience Research Project'', en
tual claro) que defina resiliencia, adversidad, adaptación posi-
Rosswith, R. (ed.), Psychologysts Facing the Challenge of a Global
tiva, el proceso inni.erso en resiliencia y la conexión entre los
Culture with Hunian Rights and 1\![ental F-leaith, Pabst Science Pu-
diferentes cornponentes del 1nodelo 1 sin olvidar que la defini-
blishers, pp. 23 7-256.
ción de resiliencía debería contemplar variaciones culturales --(199%): Resilimce a111l Mental Health. Presented as a result of the
que afectan al proceso de adaptación positiva. árco1po1·ation for 111/entn/ fiea/th lnitiatives 17-lto the School of Public
Es importante entender la resiliencía corno un proceso de flealth and Health Se1-l)ices, J\1edical Center) Washington D.C
superación de la adversidad y de responsabilidad social y po- 'fhe George ·vvashington University.
lítica, ya que la resiliencia puede ser prornovida con la parti- Infante, F. (1997): ¡'Accíones específic:is que los jóvenes y los agen-
cipación de padres, investigadores 1 personas que trabajan en tes de salud tornan para pro111over la resíliencia en los prin1eros",
el terreno i1nple1nentando prograrnas psicosociales 1 servicios tesis para postulnr al üculo de psicóloga de la Uníversidad Die-
go Portales, S:int.iago, Chile.
sociales, los políticos y la con1unidad. De esta forn1a, la resi-
--(2001a): Five Open Questions to Resilience: .!1 Revie1v ofrecent Li-
liencia pern1Íte una nueva episte1l101ogía del desarrollo hu.ma-
terature, La }-laya, Fundación Hemard van Leer.
no, en tanto enfatiza el potencial hu1nano, es específica de ca-
--(2001 b): Four Pi·ogranis in Latin An1.e1·ica Tfórking within n Resi-
da cultura y hace un Uarnado a la responsabilidad colectiva. íienre Franieu;ork, La Haya, Fundación Bemard van I.eer.
~'¡i Un enfoque en resiliencia perrnite que la pron1oción de la ca-
'~¡
Kaplan, I-L (I 999): "To\-vard an understanding of resilience: A críti-
lidad de vida sea una labor colectiva y multidisciplinaria. cil revíe\-\' of definitions and inodels", en Glantz, NI. y Johnson,
11 J. (eds.),Resilicnce and Developrnent: Positive Life Adaptations,
,,11 Nueva York, Plenum Publishers, pp. 17-84.
11 Kusisqa Wa,va (1997): "Project descripcion for Bernard van Leer
11,,
Bibliografía
grant applic:ition'', docun1ento interno, Lín1a, Pronn1deh (en es-

.,11
%1
Benard, B. ( 1999): ((Applícations of resilience: Possibilities and pro-
n1ise", en Glan tz, M. y J. ] ohnson (eds), Resilience and DnJelop-
pañol).
--(1999): "Applying a resílience fra1ne\-vork. Sraff's trai.ning
on resilience", docun1enro interno, Lin1a, Pron1udeh (en es-
¡I 1nent: Positive Lije Adaptations, Nueva York, Plenum Publishers,
pañol).
~ pp. 269-277.
)i

li 51
,1',i I' ;o 2/ º1