Está en la página 1de 1

La selección de contenidos

Correponde a la tercera etapa de desarrollo de un diseño curricular. En efecto, lo


deseable es realizar primero un estudio análitico de la Institución, el contexto, las
necesidades de la comunidad educativa (alumnos padres) y luego establecer las bases
directivas para definir los pricipios generales que guiarán el proyecto.

El momento de la selección y organización de los contenidos, requiere considerar estos


principios generales y relacionarlos con los sujetos del aprendizaje y el nivel o
el desarrollo esperable.

Es sabido que la selección es siempre necesaria porque es imposible incluir TODO en el


currículum. Entonces es cuando adquieren relevancia los principios de selección, que
dependerán de cada caso en particular.

Así, los criterios de selección habrán de considerar elementos como los valores, ésto es,
si los contenidos son o no valiosos de acuerdo a los principios, cual es su relevancia, etc.
Por ejemplo, si es un principio general la formación en valores democráticos, los
contenidos que enfaticen la diversidad cultural, adoptan caracter relevante. Otros
aspectos a considerar sería lo que tiene que ver con la estructura a la que se adaptan
mejor los contenidos, hay casos en que éstas puden adquirir una arquitectura disciplinaria
o pueden ser mejores otras más flexibles. También es importante considerar a los
alumnos, cuáles son sus saberes previos (no sería razonable una selección de contenidos
que estos ya hubieran aborado o que lo estén haciendo en ese momento), las
expriencias, características particulares, etc. Y finalmente, debe considerarse el nivel de
profundidad e intensidad esperadas.

Luego, existen diferentes posiblidades a la hora de centrar los contenidos.


Hay currículums centrados en las disciplinas, ésto es, aquellos en los que se pone
énfasis en la delimitación de los saberes en tanto se entiende que cada uno de éstos
responde a metodologías diferentes. Otros centrados en el alumno, que ponen énfasis
en las experiencias y realidades de éstos. Otros centrados en la cultura, en donde
adquiere notable relevancia el contexto y finalmente, hay curriculums centrados en las
tareas, éstos tienen que ver muchas veces con la preparación para habilidades requeridas
por el mercado laboral.

Una vez definida la selección de contenidos, cabe determinar la estructura (lineal,


modular, núcleos básicos, areas integradas, etc.) y los formatos de las unidades de
aprendizaje (disciplinas, talleres, seminarios, ateneos, etc.