Está en la página 1de 11

MONICIONES PARA EL DOMINGO 8 DE ABRIL

Hermanos y hermanas seamos bienvenidos a celebrar el dia del señor, sintámonos gozosos
de hoy recibir su palabra y escuchar que su misericordia siempre se ha manifestado en
nuestros días con el perdón de nuestras faltas cometidas, y hoy nos llama a ser anunciadores
de su palabra.
Hermanos nos ponemos en pie para dar inicio a nuestra eucaristía dándoles la bienvenida
a nuestros celebrantes.
Monición después del ten piedad
Fuiste el enviado, para salvarnos a todos de nuestros males, y porque así de grande fue tu
amor por todos nosotros, Hacemos resonar tu gloria por todos los confines de la tierra
señor
Monición a la primera lectura
En La primera lectura del día de hoy escucharemos acerca del espíritu que posó sobre los
profetas escogidos del señor y de esa misma manera escuchamos que todos somos
escogidos por nuestro Señor para anunciar su buena noticia a todos nuestros hermanos
Monición al salmo
La entonación del salmo 18 nos recuerda nuestra vulnerabilidad como personas humanas,
que siempre cometemos errores y buscamos siempre el perdón de nuestro Señor y el de
quienes agraviamos junto al salmista decimos:

Monición a la segunda lectura


En la segunda lectura de la carta del apóstol santiago escuchamos hoy como las personas
que se glorian De sus riquezas son tan pequeñas ante los ojos de nuestro Señor, por no ser
humildes y por vanagloriarse de todo lo material que poseen sin ver antes La necesidad que
pasan sus demás hermanos.
Monición al evangelio
El evangelio hoy ofrece una selección de un discurso de Jesús a sus discípulos, en la que
se pueden ver dos temas: la tolerancia de Jesús para con quien, sin ser de los suyos, hace
el bien apelando a su autoridad y las condiciones que han de cumplir quienes pretendan
entrar en el Reino de Dios
Hermanos puestos en pie cantamos juntos el aleluya.

Monición al Credo

Nuestro señor, no nos pide que entendamos todo, pero sí que confiemos en el en todo. Por
ello hermanos puestos de pie, proclamamos nuestra fe a nuestro padre Diciendo
Presentación de Ofrendas

 Con esta imagen señor queremos representar te Qué también queremos que tu
espíritu se pose en nosotros para ser dignos de anunciar tu palabra

 Con esta biblia representamos nuestra misión con los demás hermanos de anunciar
tu buena nueva.

 Con el pan y el vino señor queremos decirte que con el pan te recordamos como aquel
que pendió de la cruz y con el vino aquello que mano de tu costado.

Monición al CORDERO
Hermanos Nos hacemos uno solo con el señor al recibir su carne y su sangre en el pan y el
vino, meditemos pues en nuestros corazones porque recibiremos a nuestro padre de los
cielos.
Monición a las Misiones
Nuestra misión en esta vida no es solo vivir, sino hacer llegar el reino de Dios a todas las
partes de la tierra, puestos de pie hermanos digamos juntos.
VIERNES SANTO DE LAPASION DEL SEÑOR 30 DE MARZO DEL 2018
(santos oficios)
HORA 15.00 hrs.

01. MONICION DE ENTRADA:

Hermanos la cena del señor que celebramos ayer, termina hoy en la pasión de
cristo, en el sacrificio, en la cruz que es signo de muerte, de sufrimiento y es anticipo
de la luz, de resurrección. Cristo ha muerto. Su vida ha sido un aparente fracaso y
una victoria final. Para vivir y morir es necesario que entendamos hoy la pasión y
muerte de Jesucristo. El viernes Santo fue y es necesario, pues el triunfo de la cruz
es el anuncio de su resurrección. Empezaremos esta celebración postrándonos,
arrodillándonos en presencia de Dios. Es momento de tomar conciencia de que
necesitamos la Sangre del Cordero que quita el pecado del mundo. Hoy no
celebramos la misa, es una celebración de la palabra, oración universal, adoración
de la cruz y comunión, nos disponemos para celebrar el memorial de Jesucristo,
muerto y resucitado en la Solemne Vigilia Pascual.

02. POSTRACIÓN (Sacerdote)

03. SILENCIO

SACERDOTE

No se dice oremos:

Padre nuestro misericordioso, santifica y protege siempre a esta familia tuya, por
cuya salvación derramó su Sangre y resucitó glorioso Jesucristo, tu Hijo. El cual vive
y reina por los siglos de los siglos. Amen.

04. MONICION DE LA PRIMERA LECTURA: El profeta Isaías, el cuarto cántico


del Siervo de Yahvé. Encarna todo el sufrimiento humano, incluido el de la muerte
afrentosa, pero en esa figura el dolor se redime y termina en victoria.
05. MONICION DEL SALMO
Tu mi Dios que no me has defraudado, líbrame de mis enemigos, que no quede
yo en el olvido, dame un corazón fuerte y valiente para saber esperar.
Respondamos al Salmo: PADRE EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPIRITU.

A ti, señor, me acojo, que no quede yo nunca defraudado. En tus manos


encomiendo mi espíritu y tú, mi Dios leal me libraras. R/.

Se burlan de mí mis enemigos, mis vecinos y parientes de mí se espantan, los que


me ven pasar huyen de mí. Estoy en el olvido, como un muerto, como un objeto
tirado en la basura. R/.

Pero yo, Señor, en ti confío. Tu eres mi Dios, y en tus manos está mi destino.
Líbrame de los enemigos que me persiguen. R/.

Vuelve, Señor, tus ojos a tu siervo y sálvame, por tu misericordia. Sean fuertes y
valientes de corazón, ustedes, los que esperan en el Señor. R/.

06 MONICION DE LA SEGUNDA LECTURA.

Nosotros tenemos un sumo sacerdote: Jesús, el cual pasó por todas las pruebas
como cualquier mortal. He aquí, pues, la imagen de los ministros del Evangelio.
Presten mucha atención a este mensaje del escrito a los hebreos.

07. MONICION AL SANTO EVANGELIO (Juan 18, 1-19,42)


Escucharemos ahora el relato de la pasión y muerte de Cristo. Esta lectura se
escucha hoy con más fuerza que nunca. El evangelista San Juan nos invita para
que tratemos de involucrarnos más y entender el misterio de Jesús, que camina
hacia la cruz y la acepta voluntariamente.

08 LECTURA DEL SANTO EVANGELIO.

09 HOMILIA.

10. MONICIÓN A LA ORACION UNIVERSAL UNIVERSAL.

Ante la muerte de Cristo no caben situaciones particulares, todo es universal. La


Cruz de Cristo nos ha traído la Salvación. Abramos nuestro corazón a la oración
universal, y presentemos nuestras intenciones como Iglesia y por el mundo.

1. Por la Santa Iglesia:


Oremos, hermanos, para que la Santa Iglesia de Dios, para que el señor le conceda
la paz y la unidad, la proteja en todo el mundo y nos conceda una vida serena, para
alabar a Dios Padre todopoderoso.
SACERDOTE:
Dios todo poderoso y eterno, que en Cristo revelaste tu gloria a todas las naciones,
conserva la obra de tu amor, para que tu iglesia, extendida por todo el mundo,
persevere con fe inquebrantable en la confesión de tu nombre. Por Jesucristo,
nuestro Señor. Amen.

2. Por el Papa:
Oremos también por nuestro santo padre el Papa Francisco, para que Dios Nuestro
Señor, que lo eligió entre los obispos, lo asista y lo proteja para bien de su iglesia,

SACERDOTE:
Dios todo poderoso y eterno, cuya providencia gobierna todas las cosas, atienda a
nuestras súplicas y protege con tu amor al Papa que nos ha elegido, para que el
pueblo cristiano, confiado por ti a su guía pastoral, progrese siempre en la fe. Por
Jesucristo, nuestro Señor. Amen.

3. Por el pueblo de Dios y sus Ministros.

Oremos también por nuestro obispo Rodolfo Valenzuela Núñez, por todos los
obispos, presbíteros, diáconos, por todos los que ejercen algún ministerio en la
iglesia y por todo el pueblo de Dios.

SACERDOTE:
Dios todo poderoso y eterno, que con tu espíritu santificas y gobiernas a toda tu
iglesia, escucha nuestras suplicas y concédenos tu gracia, para que todos, según
nuestra vocación, podamos servirte con fidelidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amen.

4. Por los catecúmenos.


Oremos también por los catecúmenos, para que Dios nuestro Señor los ilumine
interiormente y les comunique su amor; y para que, mediante el bautismo, se les
perdonen todos sus pecados y queden incorporados a Cristo nuestro señor.

SACERDOTE:
Dios todo poderoso y eterno, que sin cesar concedes nuevos hijos a tu iglesia,
aumenta en los catecúmenos el conocimiento de su fe, para que puedan renacer
por el bautismo a la vida nueva de tus hijos de adopción. Por Jesucristo, nuestro
Señor. Amen
5. Por la Unidad de los Cristianos.

Oremos también por todos los hermanos que creen en Cristo, para que Dios nuestro
Señor les conceda vivir sinceramente lo que profesan y se digne reunirlos para
siempre en un solo rebaño, bajo un solo pastor.
SACERDOTE

Dios todopoderoso y eterno, tu que reúnes a los que están dispersos y los
mantienes en la unidad, mira con amor a todos los cristianos, a fin de que, cuantos
están consagrados por un solo bautismo, formen una sola familia, unida por el amor
y la integridad en la fé. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amen.

6. Por los judíos:

Oremos también por el pueblo judío, al que Dios se dignó hablar por medio de los
profetas, para que el Señor le conceda progresar continuamente en el amor a su
nombre y en la fidelidad a su alianza.

SACERDOTE:

Dios todo poderoso y eterno, que prometiste llenar de bendiciones a Abraham y a su


descendencia, escucha las suplicas de tu iglesia, y concede al pueblo de la primitiva alianza
alcanzar la plenitud de la redención. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amen.

7. Por los que no creen en Cristo.

Oremos también por los que no creen en Cristo, para que, iluminados por el espíritu santo,
puedan encontrar el camino de la salvación.

SACERDOTE:
Dios todo poderoso y eterno, concede a quienes no creen en Cristo buscar sinceramente
agradarte, para que encuentren la verdad; y a nosotros tus fieles, concédenos progresar en
el amor fraterno y el deseo de conocerte más, para dar al mundo un testimonio creíble de
tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amen.
8. Por los que no creen en Dios.

Oremos también por lo que no conocen a Dios, para que obren siempre con bondad y
rectitud y puedan llegar así a conocer a Dios.

SACERDOTE:
Dios todo poderoso y eterno, que has hecho a los hombres en tal forma que en todo, aun
sin saberlo, te busquen y sólo al encontrarte hallen descanso, concédenos que, en medio
de las adversidades de este mundo, todos reconozcan las señales de tu amor, y
estimulados por el testimonio de nuestra vida, tenga por fin la alegría de creer en ti, único
Dios verdadero y Padre de todos los hombres. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amen.

9. Por los Gobernantes.

Oremos también por los jefes de Estado y todos los responsables de los asuntos públicos,
para que Dios nuestro Señor les inspire decisiones que promuevan el bien común en un
ambiente de paz y libertad.

SACERDOTE:
Dios todo poderoso y eterno, en cuya mano esta mover el corazón de los hombres y
defender los derechos de los pueblos, mira con bondad a nuestros gobernantes, para que,
con tu ayuda, promuevan una paz duradera, un auténtico progreso social y una verdadera
libertad religiosa. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amen.

10. Por los que se encuentran en alguna Tribulación.

Oremos hermanos, a Dios todopoderoso, para que libre al mundo todas sus miserias, dé
salud a los enfermos y pan a los hambrientos, libere a los encarcelados y haga justicia a
los oprimidos, conceda seguridad a los que viajan, un pronto retorno a los que se
encuentran lejos del hogar y la vida eterna a los moribundos.
SACERDOTE:

Dios todo poderoso y eterno, consuelo de los afligidos y fortaleza de los que sufren, escucha
a los que te invocan en su tribulación, para que experimenten toda la alegría de tu
misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amen.

SEGUNDA PARTE

11. Adoración de la Santa Cruz.

MONITOR:
En este momento damos inicio a la segunda parte de nuestra celebración, que es la
Adoración de la Cruz.

 El sacerdote de pie ante el altar, recibe la Cruz.

01. Descubre un poco su extremo superior, la eleva y comienza a cantar el


invitatorio: MIRAD EL ÁRBOL DE LA CRUZ.

 Todos responden: VENID Y ADOREMOS.

02. Enseguida el sacerdote descubre el brazo derecho de la cruz y, elevándola de


nuevo comienza a cantar el invitatorio. MIRAD EL ARBOL DE LA CRUZ.

 Todos responden: VENID Y ADOREMOS.

03. Finalmente descubre por completo la cruz y, volviéndola a elevar, comienza


por tercera vez el invitatorio: MIRAD EL ARBOL DE LA CRUZ.
 Todos responden: VENID Y ADOREMOS.

12. MONICION A LA ADORACIÓN DE LA SANTA CRUZ POR LA ASAMBLEA

En la Cruz, instrumento de muerte, reconocemos la vida; en la cruz, patíbulo de


condenados, nosotros vemos la victoria de Cristo. Para nosotros la cruz es nuestro
signo de cristianos, signo de victoria. Por eso ahora la veneramos referentemente.
En ella miremos al que traspasaron.

13. PADRE NUESTRO

14. MONICION A LA SAGRADA COMUNION.

Nos disponemos para participar de la comunión, esto significa participar en la


victoria de Cristo sobre la muerte. También significa seguirlo en el camino del
sacrificio y del servicio a los demás. Recibiremos a Cristo que nos ayuda y nos da
la fuerza en nuestro caminar hacia el Padre.

15. CANTOS APROPIADOS.


16. ORACIÓN DESPUES DE LA COMUNIÓN.
Dios Todo poderoso y eterno, que nos has redimido con la gloriosa muerte y
resurrección de Jesucristo, por medio de nuestra participación de este sacramento
prosigue en nosotros la obra de tu amor y ayúdanos a vivir entregados siempre a tu
servicio. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

17. MONICIÓN DE DESPEDIDA.

Vamos a terminar esta celebración, tras la oración final del sacerdote, en silencio.
No hay bendición y saldremos en silencio. Hay un sentimiento de orfandad en estos
momentos en toda la iglesia universal por la muerte de Jesús. Pero a esa tristeza
esta la esperanza total de que el Señor va a resucitar y nosotros con él. Mañana
nos reuniremos para celebrar la Resurrección del Señor Jesús en nuestra vigilia
Pascual.

18. ORACION SOBRE EL PUEBLO.

SACERDOTE:

Envía Señor, tu bendición sobre estos fieles tuyos que han conmemorado la muerte
de su hijo y esperan resucitar con él; concédeles tu perdón y tu consuelo, fortalece
su fe y condúcelos a su eterna salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

19 Todos se retiran en Silencio.