Está en la página 1de 4

MANEJO Y ALMACENAMIENTO DE AGREGADOS

Los agregados se deben manosear y almacenar de manera que se minimicen la segregación


y la degradación y que se prevenga la contaminación con sustancias deletéreas (Fig. 5-24).
Las pilas se deben construir en capas finas de espesor uniforme para minimizar la
segregación. El método más económico y aceptable de formación de pilas de agregados es
el método de volteo con camión, que descarga el cargamento de manera que no se lo
separe. Entonces, se recupera el agregado con un cargador frontal.

El cargador debe remover porciones de los bordes de la pila desde la parte inferior hacia la
parte superior, de manera que cada porción contenga una parte de cada capa horizontal.

Cuando no se entregan los agregados en camiones, resultados aceptables y económicos se


pueden obtener con la formación de pilas en capas con un cucharón de quijadas (método
de tirar y extender). En el caso de agregados no sujetos a degradación, se pueden tender
los agregados con un tractor de neumático (llantas) de caucho y recuperar con un cargador
frontal. Al tender el material en capas finas, la segregación se minimiza. Sea el manoseo con
camión, con cargador, con cucharón de quijadas o estera transportadora, no se deben
construir pilas altas en forma de cono, pues resultan en segregación. Sin embargo, si las
circunstancias demandan la construcción de pilas cónicas, o si las pilas se han segregado,
las variaciones de la granulometría se pueden disminuir cuando se recupera la pila. En estos
casos, los agregados se deben cargar con un movimiento continuo alrededor de la pila para
que se mezclen los tamaños, en vez de comenzar en un lado y trabajar en línea recta a
través de la pila.

Los agregados triturados segregan menos que los agregados redondeados (grava) y los
agregados mayores segregan más que los agregados menores. Para evitar la segregación
del agregado grueso, las fracciones de tamaño se pueden amontonar y dosificar
separadamente. Sin embargo, los procedimientos de amontonamiento adecuados, deben
eliminar esta necesidad. Las especificaciones ofrecen un rango de las cantidades permitidas
de material en cada fracción debido a la segregación en las operaciones de
amontonamiento y dosificación.
Los agregados que han sido lavados se deben amontonar con anticipación suficiente para
que se drenen, hasta una humedad uniforme, antes de su uso. El material fino húmedo
tiene una tendencia menor para segregar que el material seco. Cuando el agregado fino
seco se descarga en los cubos o esteras transportadoras, el viento puede llevarse los finos.
Esto se debe evitar al máximo.

Las mamparas o las divisiones se deben usar para evitar la contaminación de las pilas de
agregados. Las divisiones entre las pilas deben ser suficientemente altas para prevenir el
mezclado de los materiales. Los depósitos de almacenamiento deben ser circulares o casi
cuadrados. Su fondo debe tener una inclinación mayor que 50 grados con la horizontal en
todos los lados hasta un escurridero central. Al cargarse el depósito, el material debe caer
verticalmente sobre el escurridero dentro del depósito. El vaciado del material dentro del
depósito en un ángulo y contra los lados del depósito causará segregación. Las placas de
desviación o divisores ayudarán a minimizar la segregación. El depósito se debe mantener
lleno si posible, pues reduce la rotura de las partículas de agregados y la tendencia de
segregación. Los métodos recomendados de manoseo y almacenamiento de agregados se
discuten profundadamente en Matthews (1965 a 1967), NCHRP (1967) y Bureau of
Reclamation (1981).

DURABILIDAD
Comúnmente, la durabilidad de los agregados se mide con una prueba de integridad, como
se describe en el método T104 de AASHTO. Esta prueba mide la resistencia de los agregados
a la desintegración en una solución saturada de sulfato de sodio o magnesio. Simula el
intemperismo de los agregados que existen en la naturaleza.

Para la prueba se sumergen fracciones conocidas del agregado que se ha de probar en una
solución saturada de sulfato de sodio o magnesio. Luego se retira el agregado y se seca en
un horno hasta que alcance una masa constante. Se repite este proceso para un número
especificado de ciclos, normalmente cinco. Después de los ciclos alternados de mojado y
desecación, se divide al agregado en fracciones haciéndolo pasar por las mallas y se
determina para cada fracción el porcentaje de pérdida de peso. El porcentaje de pérdida se
expresa como un promedio pesado. Para un tamaño dado de malla, el porcentaje de
pérdida promedio por peso es el producto del porcentaje que pasa por esa malla y el
porcentaje que pasa por esa malla en el material original. El total de estos valores es el valor
de prueba de perdida en porcentaje.
ESPECIFICACIONES DE AGREGADO PARA PAVIMENTOS DE CONCRETO
Cuando se pretende hacer uso de los agregados pétreos para la construcción de
pavimentos se deben considerar algunos aspectos fundamentales para su buen
desempeño a la hora de formar parte en alguna de las capas del firme y principalmente en
la elaboración de las mezclas asfálticas.
1. Naturaleza e identificación:

Evaluación de la naturaleza petrográfica de los agregados, grado de alteración de los


componentes minerales, porosidad y propiedades químicas.
2. Propiedades geométricas:

Principal y básicamente la forma y angulosidad de las partículas; con relación al conjunto


del esqueleto mineral se estudia la distribución granulométrica.
3. Propiedades mecánicas:

Engloban los parámetros básicos de resistencia al desgaste y al pulimento.


4. Ausencia de impurezas:

Es fundamental que los agregados a emplear en la construcción de pavimentos estén libres


de impurezas capaces de afectar el buen comportamiento de las capas. El empleo de
agregados sucios en la construcción de un pavimento, puede ser una causa suficiente para
provocar su degradación.
5. Inalterabilidad:

Es imprescindible la evaluación de las posibles degradaciones que puedan sufrir los


agregados pétreos que se van a utilizar en una obra; así, los materiales evolutivos han de
ser empleados con especiales precauciones para evitar comportamientos anómalos que
puedan afectar la vida útil de las capas.
6. Adhesividad:

Los agregados pétreos han de ser afines con los ligantes asfálticos que vayan a ser
empleados en la construcción del pavimento, y en caso de problemas de afinidad, será
necesario el uso de activantes, para garantizar el buen comportamiento de las mezclas
asfálticas.