Está en la página 1de 3

UNA APROXIMACIÓN SISTÉMICA A LA DEPRESIÓN

LC

La aproximación sistémica busca encontrar nuevas formas de relacionarse con otros


para alcanzar nuevas perspectivas y metas, si la pareja cambia su interacción los
síntomas presentados serán modificados, es decir el cambio en uno afectará al otro.
Una de las principales estrategias de intervención es el cuestionamiento circular el cual
romperá los patrones actuales ya que cuestionara a una persona sobre las ideas que
tiene de lo que el otro piensa, en lugar de preguntar directamente por el
comportamiento del otro.

En las primeras sesiones se llevan a cabo de forma semanal o quincenal, en ellas se


busca establecer un vínculo adecuado con la pareja, una relación terapéutica que
brinde confianza y limites seguros. Así m ismo se obtiene la información referente al
problema y como la pareja afronta de manera positiva algunas situaciones, esto último
ayuda a introducir esperanza en los clientes y saber qué soluciones han sido ensayadas
de forma exitosa.

Las sesiones intermedias, que se dan cuando ya se ha consolidado la alianza, se


enfocaran al presente, a explorar los patrones que están manteniendo el problema,
ahora el terapeuta puede utilizar técnicas que puedan desencadenar cambio y generen
un poco de inseguridad en el cliente. Es importante ir contrastando los objetivos
iníciales son los resultandos que se van alcanzando en las sesiones.

En las sesiones finales se revisa el trabajo y se previenen las recaídas identificando las
señales de alerta que indican una probable repetición del problema y ensayando
estrategias de afrontamiento. Estas sesiones serán más especiadas en tiempo e
incluirán refuerzos para la prevención de recaídas.

Aspectos técnicos:
Hipotetización: Antes durante y después de las sesiones se generan hipótesis que
permitan mantener una organización de las ideas en función de la retroalimentación
de la pareja para la continua formulación y rechazo de las mismas.

Unión y compromiso: La formación de la alianza terapéutica facilita el establecimiento


del compromiso y cambio. Esta se puede lograr a través de la conversación social,
prestando atención equitativa a ambas partes, manteniendo una postura de
neutralidad, mostrando una actitud no crítica y respetuosa, etc.
Entrevista circular: Este tipo de intervención tiene la intención de minimizar las ideas
de culpabilidad, es una forma diferente de interactuar con los consultantes a manera
que estos no reprochen al otro lo que hace o no hace. Ejemplos:
 Preguntas hipotéticas (“como si…”)
 Preguntas a futuro.

Representación: Mediante esta técnica el terapeuta puede ver en vivo como la pareja
interactúa e impulsar a los participantes a transacciones más allá de los límites usuales,
además puede permitirles ensayar diferentes tipos de interacción.

Centrarse en los lados fuertes: Se busca identificar las competencia de ambos


individuos y de la pareja, interacciones positivas del pasado, reestructurar nuevos
significados a los eventos negativos sucedidos, buscar excepciones a los
comportamientos problemáticos e intensificar el dialogo de lo positivo.

Solución de problemas: Se busca que la pareja analice alguno de los momentos


conflictivos que tuvo e identifique de que manera podrían re-actuar en una situación
similar futura a fin de evitar una repetición del patrón problemático.

Desafiar: El terapeuta buscara cuestionar los sistemas de creencias que subyacen la


relación para generar nuevas pautas de interacción o puntos de vista, algunas técnicas
utilizadas son: desestabilizar la organización de la familia y dando soporte temporal,
aumentar la tensión repitiendo el mismo mensaje con frecuencia, desbaratar el
momento en que un paciente se encuentre en un prolongado desahogo haciendo
preguntas a la otra persona respecto a su punto de vista, etc.

Construcción de genogramas: Contextualiza los síntomas en tiempo y espacio y


permite hacer nuevos descubrimientos y conexiones.

El método de los círculos de la familia: Cada persona dibuja un circulo para cada
integrante de la familia, incluyéndose, agregando las cosas que son importantes en su
vida dentro de él, después podrán comparar los círculos y dialogar sobre las áreas de
acuerdo y desacuerdo.

Reencuadre: El terapeuta cambiara la connotación conceptual y emocional de una


pauta de relación. Un reencuadre positivo encontrara la presentación del síntoma
como un factor necesario para el mantenimiento y la supervivencia del sistema.

Tareas entre sesiones: Permiten prolongar el trabajo del cambio en las situaciones
cotidianas, más allá de las horas de sesión y generar nueva información para el
terapeuta y la pareja. Algunos ejemplos son:
 Discusión controlada.
 Mantener observaciones determinadas diariamente.
 Realizar salidas no programadas.
 Intimidad una vez a la semana.
 Días raros y corrientes.
 Prescripción de autonomía en temas específicos.
 Técnicas de fingimiento
 Enfocar lo positivo