Está en la página 1de 2

LUNES, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2018

MONICIÓN DE ENTRADA:
Queridos hermanos, el día de hoy nos encontramos en el templo reunidos en el
nombre del Señor para celebrar la Santa Misa. Las lecturas del día de hoy, nos
invitan a que seamos mensajeros de la palabra de Dios, que él nos está llamando
para que le sirvamos, proclamemos que él está vivo en cada uno de nosotros y
demos siempre gracias. Puestos de pie, recibimos a nuestro celebrante Rvdo.
Padre Emiliano Mendoza Reyes.
PRIMERA LECTURA
INTRODUCCIÓN:
Proverbios es un libro sapiencial atribuido de manera ficticia a Salomón.
Proverbios es una colección de experiencias y tradiciones dirigidas a los
jóvenes; seculariza la prevaleciente “sacralización” del pensamiento humano,
mostrando que Dios y la persona humana no están a mal. Dios no impide al
pueblo pensar y reflexionar por sí mismo.
LECTURA DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS (3,27-34):
Hijo mío, no niegues un favor a quien lo necesita, si está en tu mano hacérselo.
Si tienes, no digas al prójimo: «Anda, vete; mañana te lo daré.» No trames daños
contra tu prójimo, mientras él vive confiado contigo; no pleitees con nadie sin
motivo, si no te ha hecho daño; no envidies al violento, ni sigas su camino;
porque el Señor aborrece al perverso, pero se confía a los hombres rectos; el
Señor maldice la casa del malvado y bendice la morada del honrado; se burla
de los burlones y concede su favor a los humildes; otorga honores a los sensatos
y reserva baldón para los necios.
Palabra de Dios
SALMO RESPONSORIAL:
R/. El justo habitará en tu monte santo, Señor
 El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene
intenciones leales y no calumnia con su lengua. R/.
 El que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera
despreciable al impío y honra a los que temen al Señor. R/.
 El que no presta dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El
que así obra nunca fallará. R/.
MONICIÓN DEL EVANGELIO:
El evangelio nos enseña cómo debemos actuar de cara a las dificultades y
sufrimientos en nuestro vivir como cristianos. Nos ponemos de pie y entonamos
el canto del aleluya.
PETICIONES
 Para que la Iglesia lleve la luz de la fe allá donde haya oscuridad e
indiferencia, esperanza a donde haya fatalismo y desesperanza, y amor allá
donde haya conflictos, división y odio. Roguemos al Señor.
 Por los consagrados en la vida contemplativa -hombres y mujeres-, para que
sepamos nosotros apreciar su vida de penitencia y oración permanente, y
sepamos también ser agradecidos por las bendiciones de Dios que ellos
obtienen para nosotros por medio de su vida de oración. Roguemos al Señor.
 Por todos los que se encuentran trágicamente tumbados y heridos en el
camino de la vida, para que encuentren buenos samaritanos que les asistan
para restaurar su fe en la vida y su confianza en la gente. Roguemos al Señor.
 Por nuestra comunidad, para que aprendamos a disfrutar las cosas buenas de
la vida, especialmente amistad y afecto, unidad y compasión, gente que nos
inspire, e incluso amor a los enemigos. Roguemos al Señor.
 Por todos nosotros, para que sepamos perdonarnos unos a otros de todo
corazón, no buscar revancha, no guardar rencor, y aprender a mirar a los
demás como personas queridas por el mismo Padre del cielo. Roguemos al
Señor.
OFERTORIO
 Te ofrecemos Señor las velas que nos recuerda que tú eres la Luz del mundo.
 Te ofrecemos Señor: El pan y el vino, fruto de la tierra y del trabajo del
hombre que pronto se convertirán en tu cuerpo y tu sangre.
 Te ofrecemos Señor las frutas fruto de nuestro trabajo para alimento de
nuestro cuerpo.
 Te ofrecemos también las flores símbolo de la belleza de tu creación.