Está en la página 1de 8

Número 87 www.menonitas.

org marzo 2010

Empieza a llegar la ayuda de CCM a Haití


Akron (USA), 16 de febrero — El Comité Central Meno-
nita (CCM) sigue enviando material de ayuda para emer-
gencias a Haití, a pesar de los obstáculos que ralentizan la
entrega.
El puerto de Puerto Príncipe sigue a sólo un 10% de la
capacidad operativa que tenía antes del terremoto, según
Darrin Yoder, gerente de Recursos Materiales. Existen
puertos alternativos, pero la entrega se ralentiza por motivo
de la distancia o porque esos puertos no están equipados
con grúas que faciliten la descarga.
El envío por avión resulta excesivamente caro, según
Daryl Yoder-Bontrager, director regional para América
Latina y el Caribe, de manera que se está empleando muy
poco. Cuando CCM recurrió al transporte aéreo para un
envío de 31,75 toneladas de carne envasada en latas a
Puerto Príncipe el 24 de enero, se encontró con que los
controladores del tráfico aéreo desviaron el vuelo a Santo
Domingo, en la República Dominicana.
La carne, envasada por voluntarios de CCM, se trasbor-
dó a camiones que fueron escoltados a Haití por personal
de las Naciones Unidas (ONU). Cuando llegaron a los de-
pósitos de alimentos del Programa Mundial de Alimentos
de la ONU el 29 de enero, se encontraron con más demoras
puesto que había una larga cola de camiones esperando,
algunos hasta uno o dos días, para descargar.
El personal de CCM en Haití pudo por fin empezar a
recoger la carne el miércoles, 3 de febrero. De ese envío,
la Assemblée de la Grace, una iglesia menonita en las afue- Ayudándose unos a otros, los vecinos de Haití cooperan en la
ras de Puerto Príncipe, pudo distribuir más de mil latas de construcción de refugios para dejar de vivir a la intemperie. Em-
carne entre miembros de la iglesia y muchos otros vecinos manuel Michel, al centro en la foto de arriba, opina que: «Todo el
del barrio, que en muchos casos habían padecido la des- mundo tiene algo que puede hacer y Dios bendecirá al que bendi-
trucción total de sus viviendas por motivo del terremoto. ce al prójimo». —Fotos de Ben Depp, en la web de CCM.

Cinco otras organizaciones locales además de otros que es ahora cuando 2.688 equipos de artículos de primera
asociadas con CCM distribuyeron se han quedado sin casa. necesidad, 4.591 mantas, material
otras tantas partes del cargamento. Entre tanto, hay otros dos carga- médico muy diverso, unas 250 gran-
Una de esas organizaciones, TIM- mentos de carne, cada uno de casi 16 des lonas impermeables y 192 cajas
KATEC, Timoun Kap Tece Chans, toneladas, que se prevé lleguen al de botellas de agua, linternas, desodo-
tiene un programa de alimentación pa- puerto de St. Marc, Haití, el 18 o 19 rante… Las fechas estimadas de lle-
ra 500 niños, muchos de los cuales ya de febrero. Desde allí serán llevados gada de sendos cargamentos son el 20
carecían de hogar antes del terremoto, en camión hasta Puerto Príncipe, que y el 28 de febrero.
se halla a unas tres horas por carrete- CCM también espera tener en Hai-
ra. tí otras 9.000 lonas antes de que em-
También en este número:
También hay otros tipos de mate- piece la estación de la lluvia en Abril.
La madurez cristiana (1) 2
rial de emergencia que está en camino Con anterioridad, CCM había
La evolución de mis oraciones 4
y que se seguirán enviando en las mandado mil filtros de agua y unos 53
Noticias de nuestras iglesias 6
próximas semanas, según Yoder. Ya mil dólares en efectivo a CCM Haití y
Diccionario: La esperanza 8
están en camino dos cargamentos con sus socios, para que lo emplearan du-
2 El Mensajero número 87

rante los primeros días después del


terremoto. Las iglesias menonitas de La madurez cristiana
la República Dominicana también do-
naron alimento y otras provisiones. 1. La madurez cristiana en la Biblia
Unas veinte cajas de material mé- por José Luis Suárez
dico, destinado a suplir las necesida-
des de uno 800 adultos y niños, están
siendo distribuidos ya en Haití. Yo-
Hablar de la madurez cristiana en La madurez de la vida en
la Biblia, es hablar del ser humano Cristo es mucho más que
der indicó que la Coalición de Res- que ha optado por seguir a Jesús y
puesta para Haití, un nuevo socio de que, según el apóstol Pablo, está lla- una autorrealización per-
CCM en Puerto Príncipe, se expresó mado a madurar para llegar a la pleni- sonal, ya que no se conci-
muy agradecido de que este material
era «exactamente lo que veníamos ne-
tud en Cristo (Efesios 4,13-16). Se be como un camino indivi-
llega a la plenitud de la vida en Cristo
cesitando para las clínicas móviles dual sin los demás y sin
en obediencia al llamado de Dios. Je-
que tenemos atendiendo a varios de sús es el modelo de madurez al que una referencia a lo divino.
los campamentos de personas» damni- todos debemos aspirar.
ficadas por el terremoto. Además de
ello, CCM ha adquirido 5.000 equipos En esta serie de estudios emplearé
de primeros auxilios, que se repartirán algunas veces la palabra «madura- Llegados a este punto, no se puede
por familias. ción» en lugar de «madurez», ya que evitar la pregunta: ¿Qué tiene que ver
la idea de maduración lleva el compo- la madurez humana con la cristiana?
Al día 12 de febrero, CCM había nente de progreso lineal, de evolu-
recaudado aproximadamente 8,3 mi- Es evidente que son dos realidades di-
ción, de cambios, de camino. No exis- ferentes, pero al tiempo son dos mun-
llones de dólares, que en su mayoría te madurez sin maduración, sin un
se emplearán en reconstrucción una dos inseparables, por lo que ambas se
camino que se está realizando. En el mezclarán muy a menudo, por lo que
vez se haya superado la crisis inicial. campo secular se habla de la psicolo-
Un equipo de investigación de CCM será necesario en algunos momentos
gía evolutiva. Considero que la madu- unir estos dos mundos y en otros se-
espera reunirse en Haití el 22 de fe- rez es el comienzo de un camino que
brero para evaluar la situación y hacer pararlos. Es imposible separar la ma-
no tiene fin. durez cronológica, biológica, psicoló-
recomendaciones respecto al trabajo a
largo plazo de CCM en Haití. —Por La madurez cristiana tiene que ver gica, existencial y espiritual, porque el
Linda Espenshade, coordinadora de con la totalidad de nuestra vida. Los ser humano es un todo.
noticias, CCM. ejes que configuran la vida humana Considero que la Biblia no concibe
son la calidad de relaciones interper- la madurez del ser humano como una
sonales, el trabajo y nuestra relación autorrealización personal, que hoy es-
• El día 17 de abril se celebrará una práctica con el mundo exterior. Estas
reunión en San Sebastián de los tá muy de moda; nada más que tene-
son las realidades que estructuran la mos que leer alguno de los muchos
Reyes, de líderes de iglesias de vida de todo ser humano. La sugeren-
AMyHCE con el matrimonio Bros- libros sobre autoayuda para darnos
cia es que la madurez debe afectar to- cuenta de este enfoque. El padre de la
seau, representantes de CCM en Eu- das esas áreas en la vida del creyente.
ropa. Allí seguramente se nos infor- autorrealización personal para muchos
mará, entre otras cosas, cómo coope- El punto de partida es la cosmovi- es Abraham Maslow, que a principio
rar con este proyecto y otros de larga sión de que la fe afecta toda la vida de los años setenta escribió el libro
duración que tiene operando CCM en del ser humano, que el encuentro con que le hizo famoso: El hombre auto-
el mundo. Entre tanto, los particula- el Dios vivo transforma el sentido de rrealizado.
res o iglesias que quieran donar para la vida de toda persona. No hay dos La madurez de la vida en Cristo es
la obra de CCM en Haití, pueden in- amores —el divino y el humano, el mucho más que una autorrealización
formarse en la web: http://mcc.org/. vertical y el horizontal— sino una co- personal, ya que no se concibe como
rrelación entre nuestra relación con un camino individual sin los demás y
Dios, con nosotros mismos y con el sin una referencia a lo divino, sino
prójimo. como: «…hasta que todos lleguemos
a la unidad de la fe y del conocimien-
to pleno del hijo de Dios, a la condi-
ción de un hombre maduro, a la medi-
Los efectos trágicos de la da de la estatura de la plenitud de
falta de madurez cristiana Cristo» (Efesios 4,13).
son evidentes tanto en la Un acercamiento a este tema como
enseñanza de la Palabra a muchos otros de la Biblia, evidencia
que ésta no está interesada en defini-
de Dios, como en la vida ciones de términos. Esa manera de en-
de la iglesia.
marzo 2010 El Mensajero 3

tender la fe es producto de nuestra Se trata de una historia tradicional gón que experimentamos en el cuerpo,
mentalidad moderna. La Biblia nos sueca, que nos introduce de manera en el alma, en la mente, en las rela-
habla de la vida, de todo aquello que hermosa en la metáfora de la madura- ciones con nosotros mismos, con los
los hombres y mujeres vivieron, sin ción: demás y con el mundo que nos rodea.
dar la importancia a definiciones de
diccionario. Aunque una vez dicho Mudando las pieles del corazón Algunos comentarios que nos per-
esto, si tuviera que dar una definición, mitan reflexionar más sobre el tema
diría que la madurez cristiana se en- Una joven princesa llamada Aris,
cuentra en la plenitud en Cristo. Pero a causa de las fechorías de su padre • Como un sueño, las capas de
esta afirmación es mucho más que una con otros reinos para no ser invadido, piel de dragón en este relato pueden
definición; es un camino. Y un cami- debe ser entregada a un terrible dra- encontrarse en nuestro interior. ¿Qui-
no no es un mapa. La mayor dificul- gón y casarse con él. Cuando el rey y tarnos estas capas podría hacernos
tad, cuando intentamos definir una pa- la reina se lo dijeron, temió por su vi- pensar en la maduración cristiana? Pa-
labra, es que lo hacemos desde las da. Pero recuperando el ánimo, se di- labras como purificación, limpieza,
gradas y no desde el terreno de juego, rigió al mercado para hablar con una soltar, deshacerse, confianza…, son
por lo que por muy buena definición mujer que todos conocían como una parte de la vida de todo ser humano.
que demos, no deja de ser irreal. mujer sabia. La mujer le dijo que de- La maduración cristiana es dolorosa y
bía casarse con el dragón y le dio ins- es doloroso desprendernos de nuestras
Los efectos trágicos de la falta de trucciones para el día de la boda. En escamas con las que nos protegemos
madurez cristiana son evidentes tanto concreto, que ese día debía llevar de los demás, de nosotros mismos y
en la enseñanza de la Palabra de Dios, puestos, uno sobre otro, diez vestidos
como en la vida de la iglesia. Esto se muchas veces hasta de Dios. El proce-
de boda. so de maduración nos lleva a pasar
destaca especialmente en tres pasajes
Después de la boda el dragón se por el gran terror de casarnos con el
del Nuevo Testamento que califican a
los creyentes inmaduros como niños: llevó a la princesa a su palacio. dragón, que para cada persona puede
En Efesios 4,14 se describe la falta de Cuando llegaron al palacio la prince- significar cosas diferentes. «Casarnos
sa dijo al dragón que debía quitarse con el dragón» sería descubrir que a
madurez con los términos: «niños
sus vestidos con mucho cuidado y le medida que se van eliminando esca-
fluctuantes, llevados por doquiera de
todo viento de doctrina, por estrata- dijo que a medida que ella se quitaba mas —madurando— no todo es dolor:
un vestido el debería hacer lo mismo. aparece la alegría de la vida y se su-
gema de hombres que para engañar
La princesa se quitó el primer vestido ceden muy a menudo momentos ma-
emplean con astucia las artimañas del
error«. En Hebreos 5,12-14 Pablo y observó como el dragón se quitaba ravillosos, que aportan una restaura-
habla de tales niños como inexpertos la primera capa de escamas. Aunque ción a toda nuestra vida. ¿Será esto la
era doloroso, lo había hecho antes maduración? Algunos hablan de estas
en la Palabra, debiendo ser ya maes-
alguna otra vez. Pero entonces la escamas como los siete pecados capi-
tros. Después de tanto tiempo, necesi-
tan más bien que se les vuelva a ense- princesa se quitó otro vestido… y lue- tales del ser humano. Estas escamas
go el siguiente. El dragón comprobó son como armaduras que nos alejan de
ñar cuáles son los primeros rudimen-
tos de la palabra de Dios. En 1 Corin- que en cada ocasión tenía que
tios 3,1-3 Pablo indica que los niños quitarse una capa más profun-
en Cristo son creyentes carnales, cu- da de escamas. Al llegar a la
yos celos, contiendas y disensiones quinta, el dragón empezó a llo-
destruyen la unidad de la iglesia. rar profundamente con lágri-
mas de dolor. Pero la princesa
Resumiendo la enseñanza de estos prosiguió.
tres pasajes, observamos que una falta
de madurez espiritual perjudica tanto Con cada capa sucesiva, la
a los creyentes mismos, como a la piel del dragón se volvía cada
congregación de la cual forman parte. vez más tierna y su forma se
ablandaba. El dragón se volvía
A lo largo de esta serie de estudios cada vez más ligero. Cuando la
irán surgiendo algunas reflexiones princesa se quitó el último ves-
más sobre lo que dice la Biblia a cerca tido, el dragón liberó el último
de la madurez cristiana. vestigio de la forma de dragón
Desde hace mucho tiempo estoy y surgió un hombre, cuyos ojos
convencido que una imagen vale más brillaban como los de un niño
que mil palabras. Nuestro gran Maes- liberado de todas sus cargas.
tro Jesús, la mayor parte de sus ense-
ñanzas nos las dejó con imágenes. Intentaré a lo largo de esta
Así que deseo compartir una historia serie de reflexiones dar pistas,
que resume lo que considero el eje herramientas, ideas, para poder
central de esta serie de estudios. eliminar estas escama de dra-
4 El Mensajero número 87

la plenitud de la vida, de la madura-


ción. Podemos ponerles muchos nom- La evolución de mis oraciones
bres: ambición, deseo de poder, falta por Dionisio Byler
de valía, de confianza en uno mismo,
inseguridad, falta de autocrítica, auto-
estima, etc. Desde hace algunos años descubro Cuando tengo algo que
que orar, lo que es «orar» —es decir
• A medida que las escamas van hablar palabras a Dios— es algo que
decirle a Dios, mis oracio-
desapareciendo, nos volvemos seres me cuesta horrores. El verbo «orar» nes suelen ser cortas y al
tiernos, vulnerables, compasivos, cer- viene a significar «hablar». Y el tér- grano. A veces se quedan
canos, con un corazón tierno; sensi- mino «oración» tiene su acepción re- en una exclamación que
bles, confiados, abiertos a la vida, a ligiosa, como discurso humano dirigi-
las sorpresas, a los demás y a Dios. do hacia Dios, pero tiene también su cualquiera que me oye
¿Nos acerca esto a la plenitud en Cris- uso más normal en el estudio de la pensaría trivial y carente
to? Hablar de maduración cristiana, es gramática. La oración es esa unidad de contenido como comu-
cuestión de ir despojándose de viejas de pensamiento articulado en palabras
nicación con la Deidad.
«pieles» de maneras de ser, de vivir y —normalmente con sujeto y predica-
de pensar. Es un proceso de cambios do— que solemos indicar, al escribir,
que exige compromiso para toda la arrancando con una letra mayúscula y
vida. El camino de la maduración, no finalizando con un punto. Entonces, con honda preocupación, como un
es como una autopista que uno sale si hablar a Dios con palabras y frases síntoma de un desplome de mi vida
cuando quiere, o como un trabajo que coherentes como discurso humano es espiritual. Pero el caso es que a pesar
se puede dejar cuando a uno no le lo que significa «orar», resulta que úl- de que le hablo poco a Dios y nor-
gusta. La maduración cristiana no es timamente casi no oro. malmente no se me ocurra nada que
opcional, no tiene jubilación. Es curioso que una persona tan lo- contarle ni pedirle, tengo la sensación
cuaz, al que nunca me faltan palabras —que tal vez no tenía tan clara antes,
• La metáfora de Jesús de la vid y cuando «oraba» más— que toda mi
cuando se me pide que hable sobre
los pámpanos en San Juan 15, ¿puede existencia es un diálogo permanente
algún tema que me resulta mediana-
darnos pistas sobre este tema? ¿La (aunque sin palabras) con Dios.
mente interesante… sin embargo me
poda en esa parábola nos acerca a la
quede sin palabras en los ratos que Y cuando sí tengo algo que decirle,
historia del dragón y sus cambios de
aparto para hablar con Dios. Es cu- mis oraciones suelen ser cortas y al
pieles?
rioso que una persona como yo, cuyo grano. A veces es una exclamación
• La maduración, ¿podría ser des- don y ministerio para la iglesia de que cualquiera que me oye pensaría
pojarnos de viejas pieles que nos im- Cristo en todos los países donde se trivial y carente de contenido como
piden caminar? ¿Podría ser estar dis- habla español es las palabras que es- comunicación con la Deidad. Un:
puestos a eliminar nuestras vestiduras, cribo —en artículos breves para El «¡Dios mío!» —que tiene todas las
nuestra piel, nuestro corazón, nuestro Mensajero y en los libros que voy sa- apariencias de ser solamente una ex-
cerebro… sin que quede nada? cando desde hace treinta años— me clamación de sorpresa, contratiempo o
quede tan singularmente sin saber qué impaciencia. Un: «¡Ay, Señor!» —
• La historia del dragón, ¿nos su- decir ni cómo empezar cuando toca que más bien parecería un suspiro de
giere alguna capa con nombre concre- orar. resignación humana sin esperanza de
to de la cual debemos despojarnos en En otro momento de mi vida o si que nadie responda. Un «¡No, no,
el camino de la maduración cristiana? mi temperamento fuera diferente, su- no…! ¡No puede ser! ¡Ay Dios mío
«Crecer es el acto de dar un salto pongo que me tomaría esta realidad de mi vida…!» —que si alguien me
aterrador a lo desconocido, lo inde-
terminado, lo inseguro, lo impredeci-
ble. Es un salto que mucha gente nun-
ca da en su vida» (Scott Peck).

En el próximo número:
2. Hoja de ruta para la madurez cris-
tiana

Algunos se sienten en comunión con Dios al contemplar la naturaleza…


marzo 2010 El Mensajero 5

escucha interpretaría como expresión mi respiración? Si estamos tan pre-


de terror pero no de auténtica conver- sentes para el otro, él y yo… Si él sa-
«Orad sin cesar» —nos
sación con el Creador. Quizá cuando be antes que yo mismo lo sepa cabal- insta el apóstol. Quisiera
suelto una sonrisa y exclamo: «¡Gra- mente, que algo me irrita o me satis- tener el atrevimiento de
cias, Papá!», sea más adivinable la in- face, me angustia o serena, me produ- imaginar que tal vez sea
tención de oración —especialmente si ce dolor o alegría, parecería que so-
a continuación le recrimino: «¡Gra- bran las palabras. eso lo que por fin me está
cias, Papá! Pero, ¿no te parece que Hace unos cuarenta años Dios me
pasando. Que en lugar de
más que conseguirme un lugar donde dio el don de la oración en lenguas no orar, lo que pasa es que
aparcar el coche, tendrías que alimen- como una manera, precisamente, de nunca dejo de orar (aun-
tar a los que ahora mismo se te están dejar de lado mis peticiones y alaban-
muriendo de hambre?» Una oración que sea en silencio y sin
zas trilladas y repetitivas, gastadas y
irreverente, tal vez, pero por lo menos carentes ya de sentido después de tan-
palabras).
reconocible como hablarle a Dios. ta reiteración. Durante muchos años,
Puede ser que sea precisamente entonces, mi refugio ante el no saber
porque «mi oficio» y actividad normal qué decir, fue el ejercicio de ese don.
son las palabras, lo mucho que leo y Tenía la impresión —muy carente de Es como que a mí —lo que es a
lo mucho que escribo, además de lo modestia, desde luego— que podía mí— la sensación de la Presencia so-
que predico en la iglesia o diserto en presumir igual que Pablo, de que yo brecogedora del Señor de todo lo que
clase, que las palabras de oración se hablaba en lenguas «más que» ningún existe no me entra por los ojos, con-
me quedan sin articular y mi conver- otro. Es un don que siempre está ahí templando la naturaleza, sino por los
sación más habitual con Dios sea el y a veces me sigue viniendo bien para oídos, oyendo un cuarteto de cuerdas
silencio, la reflexión, la meditación y determinadas situaciones. Pero ya úl- o un quinteto de vientos o una sonata
el pensamiento sin palabras. timamente casi nunca ni eso, sino el de piano. Me puedo quedar en el más
Quizá sea que después de tantos silencio. absoluto recogimiento, con los ojos
años ya me quedan muy pocas cosas Algunas personas sienten espe- cerrados, las manos sobre mis rodi-
nuevas que decirle o contarle a Dios, cialmente cercano a Dios en la sole- llas, abiertas y con las palmas hacia
que no le haya dicho ya muchas veces dad y el silencio a la intemperie y dis- arriba, y por el MP3 me entra un pe-
a lo largo de la vida. Hay cosas que frutando de la naturaleza, lejos de la queño anticipo de la música sagrada
me parece que mencionárselas una civilización y agitación humanas. de todos los astros y todo ser creado
vez más sería tratarle de tonto o de ol- Hay alguien muy próximo a mí que que con su sola existencia alaba a su
vidadizo. Cuando cada instante de mi practica senderismo a solas en largas Señor. Estos compositores y músicos
despertar (y no me cabe duda de que excursiones de varias semanas en las —seguramente pecadores empederni-
también mis sueños) está tan clara- montañas del Oeste americano. Ahí dos todos ellos— con la magnificen-
mente abierto a su Presencia constan- se siente en comunión con toda la cia de su creatividad humana y la be-
te, que lo vive todo a mi lado, ¿qué le Creación y por consiguiente, también lleza de la estructura de sus ondas so-
puedo decir que ya no sepa, qué le con el Creador. noras, alaban sin saberlo a aquella
puedo pedir que ya no le haya pedido Mente Creadora que les concedió —
Algo parecido me pasa a mí con la inmerecedores ellos— el don de la
precisamente en un suspiro, con una música.
expresión de mi rostro, con la acelera- musa musical… y me transportan al
ción de mi corazón o la agitación de Trono de toda Paz y Seguridad eterna.
Y allí, ante ese Trono, me parece
que me sobran las palabras y sólo toca
respirar hondo, relajar los músculos y
los sentimientos, y disfrutar del hecho
de existir en la Presencia de la Luz
fulgurante que me dio el alma.
Aunque me cueste hallar palabras
que decirle a Dios, no todo es silencio
entre nosotros. Desde hace muchos
años tengo el hábito de empezar el día
con la lectura de la Biblia. Me hace
gracia y me río de la situación ridícula
en que me encuentro, de que ahora,
cuando por fin —de haberla leído tan-
tas veces— tengo cada vez más clara
en la mente el mensaje de toda ella
como un solo testimonio de Dios, mis
…y a mí me pasa al escuchar un cuarteto de cuerdas. neuronas empiezan a envejecer y me
6 El Mensajero número 87

cuesta cada vez más recordar qué fue


lo que leí esta misma mañana en la
Noticias de nuestras iglesias
Biblia. Si hay algo que tal vez se
aproxime a la capacidad de la música Gran pintura y limpieza mente hasta las 4 de la tarde, para
para producirme un placer inefable, después poder ir a celebrar en Madrid
tiene que ser la experiencia cada día Hoyo de Manzanares, 25 de ene- el aniversario de Josué y Mercy. El
de encontrarme ante el texto hebreo, ro — El sábado y domingo pasados domingo volvimos a comenzar tem-
arameo y griego y descifrar —a veces tuvimos dos jornadas de pintura y prano, y trabajamos hasta el mediodía.
traducir al castellano— lo que ese tex- limpieza del local de Hoyo de Manza- Nos han quedado algunos detalles,
to pone. Tal vez no sean del todo pa- nares. Lo cierto es que fue un tiempo que terminaremos a lo largo de la se-
labras mías, como lo sería una «ora- de mucho gozo el poder trabajar jun- mana. Algunas de las mujeres de la
ción personal» en toda regla… pero sí tos, y el sentirnos parte de un mismo iglesia estuvieron apoyando los traba-
son el testimonio de los sabios escri- proyecto de Dios para bendecir a otras jos haciéndose cargo de los niños, y
bas de Israel y de los apóstoles de Je- personas. El sábado comenzamos a las permitiendo que otros dedicaran todas
sucristo, que en mi acto de traducirlas 10 de la mañana, comimos juntos en sus energías a la pintura y la limpieza.
al castellano se transforman en pala- el local, y trabajamos aproximada- ¡Muchas gracias a todos!
bras también mías. Y esto también es
una especie de conversación entre
Dios y yo.
En los años —tal vez décadas—
que el Señor me conceda todavía vi-
vir, aguardo con curiosidad y no poco
sentido de humor, a ver cómo sigue
evolucionando mi experiencia de la
oración.
Confío que estos renglones sirvan
de aliento y tal vez incluso de inspira-
ción para otros que también se en-
cuentran, como yo mismo, en esta ma-
ravillosa aventura de ir descubriendo
día a día qué nos depara el vivir en
relación filial, reconciliados y en paz
con Dios nuestro Padre.
«Orad sin cesar» —nos insta el
apóstol. Quisiera tener el atrevimien-
to de imaginar que tal vez sea eso lo
que por fin me está pasando. Que en
lugar de no orar, lo que pasa es que cuchar algunos testimonios de las per-
nunca dejo de orar (aunque sea en si- Aniversario Josué y Mercy
sonas que les conocieron, y que llega-
lencio y sin palabras). Madrid, 25 de enero — El sábado por ron a conocer personalmente a Cristo
la noche tuvimos en el local de Ma- mediante su testimonio. Y sobre todo
drid una fiesta sorpresa para Josué y pudimos dar gracias a Dios por ellos
Mercy, que han cumplido cincuenta dos, por su testimonio, y por su minis-
años de matrimonio. Durante la reu- terio que aún continúa entre nosotros,
nión pudimos escuchar los recuerdos medio siglo después.
de su matrimonio
en Cuba, cuando
Josué era un joven
pastor. Pudimos
cantar varias can-
ciones cristianas de
aquellos tiempos
pioneros en los que
el evangelio co-
menzaba a exten-
derse por la isla.
También pudimos
ver varias fotos de
aquel tiempo, es-
marzo 2010 El Mensajero 7

Ya han empezado las obras


Burgos, febrero 2010 — Aunque ya en el otoño
empezaron algunas obras de preparación del terre-
no, ahora es cuando empieza a observarse bastante
más actividad en el solar donde se construye la Sede
Social y Lugar de Cultos de nuestra iglesia en Bur-
gos. En octubre la Iglesia menonita de Burgos se
fusionó, como se recordará, con otra iglesia evangé-
lica hermana de la ciudad.
Es la nueva iglesia resultante la que aborda esta
importante obra, que no sólo es necesaria por el
número de los asistentes a nuestras reuniones sino
que contribuirá a dar mayor visibilidad a la presen-
cia evangélica en general en nuestra ciudad.
Los terrenos fueron cedidos por el Excmo. Ayto.
de Burgos. Es de todo el mundo conocida la delica-
da situación presente para todo lo que sea la obten-
ción de créditos inmobiliarios. La iglesia tiene al-
gunos fondos propios y afrontaría con confianza el
reto de pagar la hipoteca, cosa que los bancos tam-
poco ponen en duda. Sin embargo la realidad es
que ahora mismo este tipo de proyecto «no interesa»
al sector bancario, por lo que estamos confiando que
Dios proveerá fuentes alternativas de financiación.
Se ha ideado un plan de créditos pequeños (tan
poco como mil euros), que la iglesia devolvería pa-
gando un interés justo para que —como mínimo—
ese dinero no pierda su poder adquisitivo. La carta
invitando a participar así en este proyecto y con los
detalles del contrato para tal préstamo, se ha envia-
do a los líderes de todas nuestras iglesias. Cualquie-
ra que no haya visto dicha carta y desearía cooperar,
puede ponerse en contacto con nuestra iglesia. (Ver
las señas en: www.menonitas.org/iglesias.htm.

Recordamos a todas las igle-


sias hermanadas en AMyHCE, que
tienen estas páginas a su disposi-
ción para darnos a los demás la
alegría de celebrar conjuntamente
las novedades y acontecimientos
de nuestras iglesias hermanas.
8 El Mensajero número 87

Diccionario de términos bíblicos y teológicos


esperanza — El sentimiento de es- fe, la esperanza y el amor. En rela- La esperanza cristiana está también
peranza es universal en el ser humano ción con Dios, estas tres están muy vinculada estrechamente con la virtud
y si aquí lo tratamos como un término vinculadas entre sí. Es el amor a Dios cristiana de la paciencia. La paciencia
teológico o bíblico, es porque figura y el amor de Dios por nosotros, lo que es esa capacidad humana ya no de
tan preeminentemente en el mensaje nos inspira a creer en él y a serle fie- motivarse para la acción sino todo lo
de los profetas bíblicos. El desespero les como respuesta a esa fe. Porque la contrario, de descansar en quietud y
no es propio de quien confía en Dios, fe y la fidelidad son siempre dos caras reposo. La paciencia es el don de no
cree en Dios y se sabe amado y acep- indivisibles de una misma moneda. sentirse obligado a intervenir ni reac-
tado por Dios. Se es fiel con Dios porque se cree en cionar cuando las cosas van mal.
En su sentido más básico y terre- él, y creemos en Dios porque él ha Quien espera en el Señor sabe que
nal, la esperanza es un mecanismo ne- demostrado ser fiel con nosotros. Dios es fuerte y poderoso para salvar-
cesario para nosotros como seres bio- La esperanza está tan vinculada nos. Sabe, por consiguiente, renun-
lógicos animales, que nos ayuda a con la fe que son casi un mismo con- ciar a sentirse responsable, afanándo-
motivarnos para emprender las accio- cepto. Y en nuestra relación con se y estresándose en luchas vanas e
nes necesarias para nuestra supervi- Dios, es también un aspecto de lo que inútiles. Atribuyendo al Señor la justa
vencia y la de nuestra especie en pri- significa amarle y ser amados por responsabilidad de emprender las ac-
mera instancia, luego también para Dios. ciones que sean necesarias, entonces,
otros objetivos que nos parezcan ra- esta esperanza que se expresa como
Es por su amor que Dios nos pro- paciencia permite a Dios tomar la ini-
zonables y deseables como seres mete su acompañamiento, su guía y su
humanos. Es difícil imaginar que el ciativa y ejercer de Dios y de Salva-
misericordia y perdón para la vida dor —que al fin y al cabo es lo suyo.
árbol posea esperanza, puesto que no presente y la resurrección y vida eter-
le serviría para nada ya que no hay —D.B.
na más allá de la muerte. Estas pro-
nada que pueda hacer. Incapaz de mesas no siempre generan automáti-
desplazarse a lugares con mejores camente fe en nuestro corazón. Pero
suelos o más agua, depende —con o aunque no alcancemos del todo a
sin esperanza, da lo mismo— del azar creérnoslas con convencimiento total,
de dónde fue a caer la semilla desde la sin embargo seguimos siendo capaces
cual germinó, las lluvias de las que de esperar que (ojalá) sean ciertas.
depende para sobrevivir y el viento, Aunque no estemos del todo conven-
los insectos, murciélagos o aves de las cidos (no tenemos mucha fe) de que
que depende para polinizar sus flores Dios nos acompaña hoy y nos dará un
y así reproducirse… futuro mejor, es posible seguir espe-
Pero los seres humanos hemos rando que así sea. Y esa esperanza
desarrollado, junto con el habla y la nos puede inspirar a conductas de fi-
complejidad de nuestras interacciones delidad con Dios y con sus manda-
unos con otros, la esperanza como re- mientos, que son en efecto la misma
acción ante las promesas de aquellos fidelidad que es en sí misma insepara-
en quienes hemos aprendido por la ble de la fe. Es decir que por la fe —
experiencia a confiar. Estas promesas por creer— podemos esperar que Dios
y esperanzas se pueden frustrar reite- cumpla lo que ha prometido. Pero
radamente hasta que a veces nos aca- también al contrario, por la esperanza
ba invadiendo la desesperación; pero (aunque sin creérnoslo del todo) po-
es asombrosa nuestra capacidad de demos ser fieles —lo cual es lo mis-
volver a recuperar la esperanza ante el mo (aunque sólo sea por los efectos EL MENSAJERO es una publicación de
más leve indicio de que las cosas pue- prácticos) que tener fe. la Secretaría de la AMyHCE (Asociación
de Menonitas y Hermanos en Cristo en
dan cambiar para mejor. Y a veces ¡Así entra la fe por la ventana, España).
hasta somos capaces de seguir espe- cuando halla cerrada la puerta de c./ Estrella Polar, 10
rando hasta el final —hasta la muer- nuestros pensamientos! ¡Bendito sea 09197 Quintanadueñas (Burgos)
te— cuando ya nada indica que sea Dios, entonces, por el maravilloso don Director: Dionisio Byler
razonable mantenernos esperanzados. de la esperanza! Aunque dudamos, Las opiniones aquí vertidas no son necesa-
El apóstol Pablo, al final de 1 Co- no perdemos del todo la esperanza. Y riamente las mantenidas por las Iglesias de
la AMyHCE ni por el director.
rintios 13 (el capítulo donde se expla- quien espera en Dios jamás será de-
ya en la descripción del amor cristia- fraudado. De distribución gratuita en las Iglesias de
no) cierra observando que hay tres co- la AMyHCE.
sas que permanecen para siempre: la www.menonitas.org