Está en la página 1de 8

TEMA 35. TRIBUTACIÓN ADUANERA (III).

Los elementos determinantes de la deuda aduanera: Arancel aduanero común. El origen


de las mercancías. Valor en aduanas.

ARANCEL ADUANERO COMÚN Y CLASIFICACIÓN ARANCELARIA DE LAS MERCANCÍAS


El CAU establece en su Artículo 56:
1. Los derechos de importación y exportación se basarán en el Arancel Aduanero Común.

2. El arancel aduanero común comprenderá todo lo siguiente:


a) La nomenclatura combinada
b) Cualquier otra nomenclatura que se base total o parcialmente en la nomenclatura combinada, o
que introduzcan en ésta nuevas subdivisiones.
c) Los derechos de aduana autónomos
d) Las medidas arancelarias preferenciales contenidas en acuerdo que haya celebrado la Unión con
países o territorios situados fuera de su territorio aduanero
e) Las medidas arancelarias preferenciales que adopte unilateralmente la Unión
f) Las medidas autónomas que establezcan una reducción o una exención para ciertas mercancías
g) Las disposiciones que prevean un trato arancelario favorable para ciertas mercancías en razón de
su naturaleza o de su destino final
h) Otras medidas arancelarias contenidas en la normativa de la Unión sobre agricultura, comercio y
otros ámbitos.

Artículo 57. Clasificación arancelaria de las mercancías


1. Para la aplicación del arancel aduanero común, la clasificación arancelaria de una mercancía consistirá
en determinar la subpartida o subdivisión de la nomenclatura combinada en la que debe clasificarse.

La Nomenclatura Combinada está formada por 8 dígitos, e incluirá:


1. Nomenclatura del sistema Armonizado: incluye todas las mercancías objeto del comercio
internacional, de forma que cada una aparezca recogida en una subpartida y solo en una. Dicha
nomenclatura se compone de 6 dígitos:
o Los dos primeros dígitos corresponden al número del capítulo en el que se clasifica la
mercancía
o Dentro de cada capítulo, las mercancías se clasifican en partidas: enumeradas del 01
hasta el 99. Este número constituye los dígitos tercero y cuarto.
o Dentro de cada partida, se realiza una subdivisión para conseguir un mayor nivel de detalle
en la concreción de la mercancía, constituyendo así los dígitos quinto y sexto.

2. Las subdivisiones comunitarias de la nomenclatura combinada: Subpartidas NC. Se permite


a las partes crear subdivisiones que faciliten la clasificación de las mercancías a un nivel más
detallado, siempre que tales subdivisiones se codifiquen detrás el código número de seis cifras.
3. El Arancel Integrado de las Comunidades Europeas: TARIC. Determinadas medidas
comunitarias específicas como son: los derechos antidumping y compensatorios, los regímenes
arancelarios favorables, las suspensiones temporales, etc. no pueden tenerse en cuenta en la
nomenclatura combinada por lo que resulta necesario crear subdivisiones comunitarias
complementarias.

EJEMPLO: 147621 35 14

nomenclatura SA Subpartida NC TARIC

Informaciones Arancelarias Vinculantes: IAV.


Se entiende como información arancelaria vinculante: toda aquella clasificación arancelaria emanada
de la Autoridad aduanera competente de cada Estado miembro, previa solicitud de los interesados o
importadores, y cuyo contenido vincula a la Unión Europea y al propio interesado. Esta información es
expedida con un plazo de validez fijado por un tiempo determinado.

El CAU se ocupa de su regulación en los Artículos 33 a 37.

LA REGULACIÓN DE LAS DECISIONES IAV SE BASA EN LO SIGUIENTE:


1. Procedimiento para la adopción de una IAV.
 La autoridad aduanera competente será la del Estado Miembro en que esté establecido el
solicitante, o la del Estado en el que vaya a usarse la información

 En el plazo de 30 días desde su presentación, la autoridad deberá comunicar al solicitante, en


su caso, su aceptación
Dicha solicitud no se aceptará en ninguna de las siguientes circunstancias:
a. Cuando en relación a la misma mercancía, el mismo titular haya solicitado la toma de
una decisión IAV.
b. Cuando la solicitud no esté relacionada con ninguno de los fines previstos para las
decisiones IAV.

 Las autoridades aduaneras tomarán la decisión IAV y se la notificarán a su titular en el plazo


de 120 días desde su aceptación, pudiendo ampliar dicho plazo en otros 30 días, debiendo
informar al solicitante de los motivos que lo hacen necesario.

 La decisión IAV será válida en todo el territorio aduanero de la Unión.

2. Efectos, validez, vinculación y aplicación de una decisión IAV.


La decisión IAV surtirá efecto desde la fecha de notificación de la misma a su titular.

ARTÍCULO 32.
3. Las decisiones IAV tendrán una validez de tres años a partir de la fecha en que surta efecto.

3. Pérdida de validez, revocación, anulación y suspensión de una decisión IAV


Artículo 34.
1. Las decisiones IAV dejarán de ser válidas antes de que el finalice el plazo de 3 años cuando dejen
de ajustarse a la legislación como consecuencia de cualquiera de los supuestos siguientes:
a) Adopción de una modificación de la “nomenclatura combinada”
b) Adopción de una medida de la Comisión relativa a la determinación de la clasificación
arancelaria.
Con efectos a partir de la fecha de aplicación de dichas modificaciones o medidas. En ningún caso,
dicha pérdida de validez puede tener efecto retroactivo.

7. Las autoridades aduaneras revocarán las decisiones IAV:


a) Cuando dejen de ser compatibles con la interpretación de las nomenclaturas combinadas
b) En otros casos específicos adoptados por la Comisión para garantizar una clasificación arancelaria
correcta y uniforme
En ningún caso la revocación de una decisión IAV podrá ser solicitada por su titular.

Una decisión IAV podrá ser anulada por los siguientes supuestos:
a) Cuando se considere que se adoptó sin ajustar a la legislación aduanera
b) Cuando dicha decisión se haya basado en información incorrecta o incompleta, habiendo sido la
decisión diferente si la información hubiese sido correcta y completa.
La anulación deberá ser notificada a su titular, siendo efectiva desde la misma fecha en que haya
comenzado a surtir efectos la decisión anulada.

Por último, una decisión IAV podrá ser suspendida por decisión de la Comisión, cuando éstas no
garanticen una clasificación arancelaria uniforme y correcta.

EL ORIGEN DE LAS MERCANCÍAS


Una vez realizada la clasificación arancelaria de las mercancías, la determinación del derecho arancelario
aplicable para determinar la deuda aduanera, se determinará en función del origen de la mercancía. De
esta forma, a una misma mercancía clasificada bajo idéntica nomenclatura combinada, le podrá resultar
de aplicación un derecho arancelario distinto en función de su origen.

Se puede definir el origen de las mercancías como el vínculo geográfico que une a una mercancía con
un país determinado del que se considera que ha surgido.

El Código Aduanero, a estos efectos, en su Artículo 59 y siguientes distingue en materia de origen dos
tratamientos diferenciados:
1. El origen general, o no preferencial: es el tratamiento general dado a toda la mercancía de
países para los que el CAU no prevé la aplicación de ninguna disposición específica a la hora de
determinar el derecho arancelario por razón de su origen.
Las reglas utilizadas para determinar el origen no preferencial de las mercancías se basan
en tres criterios diferentes:
ARTÍCULO 60. ADQUISICIÓN DEL ORIGEN.
a) El de mercancías completamente producidas en un país determinado
1. Se considerará que las mercancías enteramente obtenidas en un solo país tienen
su origen en este país.

Entre otros, el Reglamento Delegado en su Artículo 31, dispone que se entiende por
mercancías enteramente obtenidas en un país:
 Los productos minerales extraídos en dicho país
 Los productos vegetales recogidos en dicho país
 Los animales vivos y criados en él
 Los productos de la caza y la pesca practicados en él, etc.

b) El de transformación sustancial
2. Se considerará que las mercancías en cuya producción intervenga más de un país
tienen su origen en aquel en el que se haya producido su última transformación o
elaboración sustancial, justificada, efectuada en una empresa equipada a tal efecto,
y que haya conducido a la fabricación de un producto nuevo o que represente un
grado de fabricación importante.

El Artículo 34 del Reglamento Delegado enuncia una serie de operaciones que en ningún
caso tendrán esta consideración. Estas operaciones, entre otras, son:
a) Las operaciones destinadas a garantizar la conservación de los productos en buen
estado durante su transporte y almacenamiento
b) Las operaciones simples de desempolvado, lavado, troceado
c) La colocación de marcas, etiquetas y otros signos distintivos
d) El simple montaje o desmontaje de productos

c) El de operaciones específicas
Además, algunos productos por la dureza de la competitividad del comercio mundial
o por otras necesidades, son objeto de medidas específicas en cuanto al origen.
Dichas medidas específicas aparecen recogidas en el Anexo 20-21 del
Reglamento Delegado y exigen la concurrencia de determinadas operaciones para
conferir al producto el origen del país en que se hayan realizado, sustituyendo así al
principio general de la última transformación sustancial.

2. El origen preferencial: es el tratamiento específico que recibe la mercancía originaria de países


para los que, o bien el CAU de forma bilateral, o bien un Acuerdo suscrito con la Unión Europea
de manera unilateral, prevé normas especiales para determinar el derecho arancelario por razón
de su origen.
Se consideran mercancías originarias de los países con preferencias arancelarias:
a) Las enteramente obtenidas en dicho país
b) Las obtenidas en dicho país a partir de productos importados previamente de terceros
países cuando estos hayan sido objeto de transformación suficiente
c) En ocasiones se exige además que, para beneficiarse de un tratamiento preferencial, los
productos sean transportados desde dicho país hasta la Unión Europea sin atravesar el
territorio de ningún otro país o, en caso de atravesarlo, que esto se justifique por razones
geográficas, y siempre que las mercancías hayan permanecida bajo la vigilancia aduanera
del país de tránsito

PRUEBA DE ORIGEN
Artículo 61.
1. Cuando en la declaración en aduana se indique un origen de acuerdo con la legislación aduanera, las
autoridades aduaneras podrán exigir que el declarante acredite el origen de las mercancías.

2. En caso de plantearse dudas sobre la prueba de origen, las autoridades aduaneras podrán exigir
cualquier otra prueba complementaria necesaria para cerciorarse de que la indicación del origen cumple
la legislación aplicable de la Unión.

INFORMACIONES VINCULANTES EN MATERIA DE ORIGEN: IVO


El CAU regula este tipo de información, junto a las informaciones vinculantes arancelarias ya estudiadas,
en sus Artículos 33 a 37
En concreto, por lo que respecta a las “informaciones vinculantes en materia de origen” (IVO), les resultará
de aplicación todo lo expuesto en los para las IAV, sustituyendo el término “clasificación arancelaria” por
el de “origen” y el de “IAV” por el “IVO”, con las siguientes especialidades:

1. Una vez adoptada la decisión IVO, esta será́ trasmitida trimestralmente por la autoridad aduanera
competente a la Comisión, la cual pondrá́ la información obtenida a disposición de las autoridades
aduaneras de todos los Estados Miembros, sin que esté previsto su divulgación por un “sistema
electrónico” específico a diferencia de las IAV.
Al igual que para los IAV, las decisiones IVO serán válidas en todo el CAU.

2. El titular de una decisión IVO solo podrá́ solicitar su aplicación cuando pueda probar que las
mercancías en cuestión y las circunstancias determinantes de la adquisición del origen, se
corresponden en todos sus aspectos con las mercancías y las circunstancias descritas en la
decisión.

3. Las decisiones IVO dejarán de ser válidas antes de que finalice el plazo de 3 años, en cualquiera
de los siguientes casos:
a. Cuando se adopte un Reglamento o se celebre un acuerdo aplicable en la Unión y la IVO
deje de ser conforme respecto a los mismos. La pérdida de validez será́ a partir de la
fecha de aplicación de dicho reglamento o acuerdo.
b. Cuando la decisión IVO deje de ser compatible con el Acuerdo sobre Normas de Origen
de la OMC.

VALOR EN ADUANAS
Esta expresión está íntimamente relacionada con la base imponible de los derechos arancelarios.
Los derechos arancelarios que gravan la entrada de mercancías en un país son básicamente de dos tipos,
atendiendo a su base de imposición:
 Los específicos, que fijan una cantidad pagadera por unidad de cuenta
 Los ad valorem, que establecen como tipo impositivo un porcentaje sobre el valor de la
mercancía.

El CAU en sus Artículos 70 a 74 especifica los métodos de valoración que sirven para determinar la base
imponible “ad valorem” de los derechos arancelarios de importación, y que son los siguientes:
 Método principal: valor de transacción
 Métodos secundarios: que serán objeto de estudio a continuación

1. MÉTODO PRINCIPAL O DE VALOR DE TRANSACCIÓN


Artículo 70
1. La base principal para determinar el valor en aduana será el valor de transacción, que es el precio
realmente pagado o por pagar por ellas cuando se vendan para su exportación al territorio aduanero de la
Unión.

2. El precio realmente pagado o por pagar será el pago total que el comprador haya efectuado o deba
efectuar al vendedor o a un tercero a favor del vendedor.

3. Este método se aplicará siempre que se cumplan todas las condiciones siguientes:
Primera: Que no existan más restricciones para la utilización o disposición de las mercancías por

 parte del comprador, que las siguientes:
 Restricciones impuestas o exigidas por las normas o autoridades de la Unión. 

 Limiten el territorio geográfico donde puedan revenderse las mercancías. 

 No afecten sustancialmente al valor en aduana de las mercancías. 


Segunda: Que ni la venta ni el precio estén sujetos a condiciones que impidan determinar el valor
de las mercancías que deban valorarse. 


Tercera: Que ninguno de los beneficios derivados de la reventa, cesión o utilización posterior de
las mercancías por el comprador repercuta directa o indirectamente al vendedor

Cuarta: Que no existan vinculación entre comprador y vendedor o que, aun existiendo, no tenga
influencia sobre el precio. 

De acuerdo con el Artículo 129 RECAU, el precio realmente pagado o por pagar en el sentido incluirá́
todos los pagos efectuados o por efectuar como condición de la venta de las mercancías importadas
por el comprador a cualquiera de las siguientes personas:
a. el vendedor;
b. un tercero en favor del vendedor;
c. un tercero vinculado con el vendedor;
d. un tercero cuando el pago a dicho tercero se realice a fin de cumplir una obligación del
vendedor.

Por último, el valor de transacción debe ser ajustado, de acuerdo con lo previsto en los Artículos 71 y 72
del CAU.

Artículo 71. Elementos del valor de transacción


1. El precio realmente pagado o por pagar por las mercancías importadas se complementará con:
a) los siguientes elementos, en la medida en que los soporte el comprador y no estén
incluidos en el precio realmente pagado:
 las comisiones y los gastos de corretaje, salvo las comisiones de compra;
 el coste de los envases que se considere que forman un todo con la mercancía; y
 el coste de embalaje, tanto por la mano de obra como por los materiales

b) Los cánones y derechos de licencia relacionados con las mercancías, que el comprador esté
obligado a pagar como condición de la venta de éstas

c) El valor de cualquier parte del producto de una posterior reventa o utilización de las mercancías
importadas, que revierta al vendedor; y

d) Los siguientes costes hasta el lugar por donde se introducen las mercancías en el territorio
aduanero de la Unión:
 Los gastos de transporte y de seguro de las mercancías importadas, y
 Los gatos de carga y de manipulación asociados al transporte de las mercancías
importadas

Artículo 72. Elementos que no deben incluirse en el valor en aduana.


Al determinar el valor en aduana de acuerdo con el Artículo 70, no se incluirá ninguno de los elementos
siguientes:
a) Los gastos de transporte de las mercancías importadas después de su entrada en el territorio
aduanero de la Unión;
b) Los gastos de construcción, instalación, montaje, mantenimiento o asistencia técnica, realizados
después de la entrada en el territorio aduanero de la Unión de las mercancías
c) Los intereses derivados de un acuerdo de financiación contraídos por el comprador, siempre que
el acuerdo de financiación conste por escrito y que el comprador pueda demostrar que se cumplen
las siguientes condiciones:
 que tales mercancías se venden efectivamente al precio declarado
 que el tipo de interés exigido no excede del aplicado corrientemente a tales transacciones
en el país y en el momento en que se haya proporcionado la financiación
d) Los derechos de reproducción en la Unión de las mercancías importadas;
e) Las comisiones de compra
f) Los derechos de importación y otros gravámenes pagaderos en la Unión como consecuencia de
la importación

2. MÉTODOS SECUNDARIOS DE VALORACIÓN EN ADUANAS


Se recurrirá a los métodos secundarios cuando no sea posible aplicar el criterio principal de valoración.

Artículo 74. Métodos secundarios de valoración en aduana


1. En caso de que la determinación del valor en aduana no sea posible de acuerdo con el método del
Artículo 70, se irán aplicando sucesivamente las letras a) a d) del apartado 2 de este artículo, hasta llegar
a aquella que permita en primer lugar determinar dicho valor.

2. El valor en aduana será:


a) El valor de transacción de mercancías idénticas que se vendan para su exportación al territorio
aduanero de la Unión y se exporten a ella al mismo tiempo que las mercancías que deben
valorarse
b) El valor de transacción de mercancías similares que se vendan para su exportación al territorio
aduanero de la Unión y se exporten a ella al mismo tiempo que las mercancías que deban
valorarse
c) El valor basado en el precio unitario al que se venda en el territorio aduanero de la Unión a
personas no vinculadas con los vendedores la mayor cantidad total de las mercancías importadas
d) El valor calculado, igual a la suma:
 Del coste de los materiales y del proceso de fabricación o transformación empleados en
la producción de las mercancías importadas
 Una cantidad en concepto de beneficios y gastos generales, igual a la que suele cargarse
en las ventas de mercancías de la misma naturaleza
 Los gastos de transporte y de seguro de las mercancías importadas, así como los de
carga y manipulación asociados a las mismas

El quinto procedimiento, es el denominado del “último recurso”.


Artículo 74.3
En caso de que no sea posible determinar el valor en aduana de acuerdo con lo dispuesto anteriormente,
la determinación de dicho valor se efectuará basándose en la información disponible en el TAU, utilizando
medios razonables.