Está en la página 1de 42

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CIUDAD JUÁREZ

ISSN 0188—9834

REVISTA DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES

Filosofía de las Ciencias

Roberto Estrada Olguín, Alberto Escalera Narváez,


Juan de Dios Viramontes Miranda
(Coordinadores)

VOL. 21
NÚMERO

42
AGOSTO - DICIEMBRE
2012
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CIUDAD JUÁREZ
Nóesis, Revista de Ciencias Sociales y Humanidades
del Instituto de Ciencias Sociales y Administración
Francisco Javier Sánchez Carlos Comité Editorial Interno:
Rector
Ciencias Sociales
David Ramírez Perea Iván Roberto Álvarez Olivas
Jesús Humberto Burciaga Robles
Secretario General Luis Enrique Gutiérrez Casas
Héctor Antonio Padilla Delgado
René Soto Cavazos
Luis Antonio Payán Alvarado
Director del Instituto de Ciencias
Sociales y Administración Humanidades
Sandra Bustillos Durán
Jorge Chávez Chávez
Servando Pineda Jaimes
Víctor Manuel Hernández Márquez
Director General de Difusión Cultural Consuelo Pequeño Rodríguez
y Divulgación Científica Ricardo Vigueras-Fernández
Myrna Limas Hernández Ciencias Jurídicas y Administrativas
Directora General Jesús Camarillo Hinojosa
Carmen Patricia Jiménez Terrazas
Mayola Renova González
Comité Editorial Externo:
Subdirectora de Publicaciones
Sofía Boza Martínez
Rohry María Virginia Benítez Navarro Universidad de Chile (Chile)
Asistente Irasema Coronado
Universidad de Texas en El Paso (Estados Unidos)
Mayela Rodríguez Ríos Pablo Galaso Reca
Asistente Universidad Autónoma de Madrid (España)
Ricardo Melgar Bao
Instituto Nacional de Antropología e Historia (México)
Miguel Mujica Areurma
Gerardo Sotelo Universidad de Carabobo (Venezuela)
Diseño de portada Francisco Parra
Universidad de Murcia (España)
Rafael Pérez-Taylor
Apoyado con Recursos PIFI Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM (México)
Nóesis Áxel Ramírez Morales
Volumen 21, número 42, agosto-diciembre 2012, es una publica- Universidad Nacional Autónoma de México (México)
ción semestral editada por la Universidad Autónoma de Ciudad Luis Arturo Ramos
Juárez, a través del Instituto de Ciencias Sociales y Administración Universidad de Texas en El Paso (Estados Unidos)
de la UACJ. Redacción: Avenida Universidad y H. Colegio Militar Adrián Rodríguez Miranda
(zona Chamizal) s/n. C.P. 32300 Ciudad Juárez, Chihuahua. Para Universidad de la República (Uruguay)
correspondencia referente a la revista, comunicarse al teléfono: Rafael Romero Mayo
(656) 688-38-00 exts. 3792, 3892; o bien escribir a los siguientes Universidad de Quintana Roo (México)
correos electrónicos: noesis@uacj.mx y/o mayrodri@uacj.mx, rbe- Franco Savarino Roggero
nitez@uacj.mx INAH-ENAH (México)

Editor responsable: Myrna Limas Hernández. ISSN: 0188-9834.


Nóesis: Revista de Ciencias Sociales y Humanidades/Universidad
Impresa por Talleres Gráficos de México, Avenida Canal del Nor-
Autónoma de Ciudad Juárez, Instituto de Ciencias Sociales y
te, número 80, Col. Felipe Pescador, Delegación Cuauhtémoc, Administración, núm. 1, vol. 1 (noviembre, 1988). Ciudad Juárez,
C.P. 06280. México, Distrito Federal. Distribuidor: Subdirección Chih.: UACJ, 1988.
de Gestión de Proyectos y Marketing Editorial. Avenida Plutarco
Semestral
Elías Calles #1210, Fovissste Chamizal, C.P. 32310. Ciudad Juá-
Descripción basada en: núm. 19, vol. 9 (julio/diciembre, 1997)
rez, Chihuahua. Este número se terminó de imprimir en noviem-
Publicada anteriormente como: Revista de la Dirección General de
bre de 2012 con un tiraje de 500 ejemplares. Investigación y Posgrado.
ISSN: 0188—9834
Hecho en México /Printed in Mexico
1. Ciencias Sociales-Publicaciones periódicas
© UACJ 2. Ciencias Sociales-México-Publicaciones periódicas
3. Humanidades-Publicaciones periódicas
Permisos para otros usos: el propietario de los derechos no permite 4. Humanidades-México-Publicaciones periódicas
utilizar copias para distribución en general, promociones, la crea-
ción de nuevos trabajos o reventa. Para estos propósitos, dirigirse H8.S6. N64 1997
300.05. N64 1997
a Nóesis.

Los manuscritos propuestos para publicación en esta revista deberán ser inéditos y no haber sido sometidos a consideración a otras revistas
simultáneamente. Al enviar los manuscritos y ser aceptados para su publicación, los autores aceptan que todos los derechos se transfieren a
Nóesis, quien se reserva los de reproducción y distribución, ya sean fotográficos, en micropelícula, electrónicos o cualquier otro medio, y no
podrán ser utilizados sin permiso por escrito de Nóesis. Véase además normas para autores.

Revista indexada en Latindex, Clase, Redalyc y Bibliat


El significado de Nóesis

NÓESIS. Este término es griego y se vincula con otro muy empleado en la


filosofía clásica: nous (razón, intelecto). La elección de este título se deriva
de algunas consideraciones acerca de la teoría del conocimiento que se
desprenden del conocido símil de la caverna (República, VII).
El hombre, que ha podido contemplar el mundo de los arquetipos, esto
es, que ha logrado penetrar las esencias, no puede ya contentarse con la
proyección deformada del conocimiento sensible. La luz que lo iluminó
es la filosofía, que Platón conceptualiza todavía en el sentido pitagórico de
ancla de salvación espiritual. Al ser iluminado por ésta, el hombre siente la
necesidad de comunicar a ex compañeros de esclavitud la verdad que ha
encontrado, aun cuando estos últimos puedan mofarse de él, como lo había
hecho la mujer tracia con Tales. La misma alegoría recuerda los descensos
al Hades del orfismo y del pensamiento religioso pitagórico.
En el conocimiento, así caracterizado, Platón encuentra diversos grados.
El primero es dado por la experiencia, que es de suyo irracional, porque se
fundamenta en una repetición mecánica de actos.
Ésta se racionaliza en el arte (techne), es decir, en la habilidad adquirida,
en las reglas metodológicas, puesto que en dicha actividad se investigan
los datos de la experiencia. Entre las distintas artes sobresale la filosofía,
porque no examina los fenómenos aisladamente, sino que los ve en su con-
junto. Platón llama a esta visión totalizadora “dialéctica”, y dice que ella se
alcanza a través del ejercicio de la razón (nóesis).
Por medio de este ejercicio alcanzaremos pues el conocimiento que,
para ser válido, debe ser verdadero y tan real como su objeto. Estas con-
sideraciones sintetizan el propósito y el objetivo de esta revista: presentar
trabajos que reflejen, manifiesten, denuncien, los diferentes aspectos de
nuestra realidad y hacerlo a través del “ejercicio de la razón”, es decir, de la
NÓESIS.

Dr. Federico Ferro Gay ( )

N.dE. Se respeta la ortografía original de este texto, escrito antes de las modificaciones a la
gramática y ortografía dispuestas por la Real Academia Española, como señal de respeto al
trabajo invaluable del Dr. Federico Ferro Gay.
Contenido
7 Abstracts
Presentación
Roberto Estrada Olguín, Alberto Escalera Narváez,
13 Juan de Dios Viramontes Miranda

Sección Monográfica
El concepto de “tradición” en la filosofía de las ciencias sociales y humanas
18 Renato Huarte Cuéllar

Un fundamento filosófico para un modelo de sociedad culturalmente diversa


40 María del Carmen Gómez Martínez

60 Alberto Escalera Narváez


Relativismo lingüístico, relativismo ontológico

Epistemología del saber matemático escolar: una experiencia didáctica


86 Gabriela Buendía Abalos y Javier Lezama Andalón
112 Sección Varia
Reflexiones sobre el egoísmo psicológico
Enrique Trejo Vega

144 Roberto Estrada Olguín


La problemática de la racionalidad y la bioética

La dificultad de medir
182 Samuel Schmidt Nedvedovich

Nietzsche y la razón poética (Reflexión sobre la postura nietzscheana


en torno a la cuestión de la razón moderna)
212 Luis Antonio Velasco Guzmán

Sección Libros, entrevistas y otras narrativas


Mecanicorpus (Reseña)
232 Cindy Judith Rodríguez González

El periodismo: una mirada desde la sociología de las noticias


238 Ernesto Pablo Juárez Meléndez
The Problem of Rationality
and Bioethics

Resumen
La comprensión de la “ciencia”, la “filosofía” y la “moral” depende en cierta medida de
la comprensión de lo racional, entonces, es claro que el problema de fondo es: ¿cuáles
son los fundamentos que tienen las diversas “filosofías” para estipular lo racional? Así,
lo que a continuación exponemos es el carácter problemático de la racionalidad, particu-
larmente, la oscilación de la bioética entre dos paradigmas de la moral, cuyas nociones
de racionalidad están en disputa. Para ello, dividimos la exposición en tres apartados:
primero, describimos el contexto filosófico en el cual surge la bioética; luego, una breve
historia de la bioética y el ámbito de esta disciplina; en seguida, desarrollamos la pro-
blemática de la racionalidad bajo Nicolas Rescher, y finalmente, ejemplificamos dos
tipos de paradigma de la ética: 1) la phronesis aristotélica y 2) el imperativo categórico
kantiano, en las cuales la racionalidad juega distinto papel.

Palabras clave: Ética, bioética, racionalidad

Abstract
The understanding of the "Science", "philosophy" and "morality" depends to some
extent for the understanding of the rationality, then is clear that the fundamental prob-
lem is: what are the fundamentals that have several "philosophies" to provide what the
rational is? This paper exposed a philosophic perspective of the problem of rationality
in bioethics and this exposition we divide into three sections: first, describe a brief
history of bioethics and the scope of this discipline. Secondly, we develop the issue of
rationality under Nicolas Rescher, and the end, we exposed two ethics alternatives for
the bioethics: 1) the Aristotelian phronesis and 2) the Kantian categorical imperative,
which the rationality plays a different role.

Key words: Ethics, Bioethics, rationality


La problemática
de la racionalidad
y la bioética

Roberto Estrada Olguín 1

1. Nacionalidad: Mexicana
Grado máximo de estudios: Doctorado en Filosofía de la Ciencia
Especialización: filosofía de la ciencia
Adscripción: Universidad Autónoma de Ciudad Juárez
Correo electrónico: roberto.estrada@uacj.mx

Fecha de recepción: 12 de agosto de 2011


Fecha de aceptación: 11 de junio de 2012
Introducción
La problemática de la racionalidad y la bioética

“E
n los departamentos de filosofía de las universidades nor-
teamericanas, con excepción de las universidades católicas,
predominaba la influencia del neopositivismo lógico en el
estudio de la filosofía moral” Esta afirmación se encuentra en la obra
Para fundamentarla bioética, teorías y paradigmas teóricos en la bioética
contemporánea. Los autores además, señalan lo siguiente: “El primer
gran filósofo en interesarse por los temas de lo que vendría a ser la
bioética fue Hans Jonas, un alemán trasplantado a los Estados Unidos
después de la Segunda Guerra Mundial. Jonas se había formado en
Alemania en la década de los veinte, bajo la dirección de los grandes
maestros Edmund Husserl, Martin Heidegger y del teólogo Rudolf
Bultmman”. (Ferrer, J. J. y Álvarez, J., C., 2003, 75 y 76).
Las afirmaciones del párrafo anterior nos permiten señalar tres
aspectos sobre el surgimiento de la Bioética. Primero, que tiene pre-
ocupaciones compartidas con la filosofía de la ciencia derivada del ver-
tiginoso progreso de las ciencias y particularmente de las ciencias de
la salud. En segundo lugar, que el surgimiento de la bioética coincide
con el colapso del neopositivismo lógico y por tanto, con el colapso de
la ética kantiana. Y en tercer lugar, dado ese colapso, el planteamiento
de la bioética se refugia en la vertiente de la hermenéutica que pro-
viene de la ética aristotélica, lo que es patente a partir de la idea según
la cual, es necesario unir dos ámbitos: las ciencias (naturales) y las
humanidades, expresada por los creadores de la palabra bioética. Es
decir, la bioética desde su surgimiento, ha oscilado entre la concepción
aristotélica y la concepción kantiana de la moralidad.
La comprensión de la “ciencia”, de la “filosofía”, de la “moral” y por
tanto, de la bioética, depende en cierta medida de la comprensión de
lo racional, entonces, es claro que, tanto para la filosofía y la ciencia,
en general, como para la bioética, en particular, el problema de fondo
es: ¿cuáles son los fundamentos que tienen las diversas “filosofías” para
estipular lo racional? Por ello, para mostrar que la problemática de la
Nóesis

racionalidad en la bioética oscila entre las concepciones aristotélica y


kantiana de la moralidad, pensamos que a continuación es pertinente

146
exponer brevemente, en primer lugar, el contexto filosófico en el cual

Roberto Estrada Olguín


surge la bioética como una disciplina autónoma; en segundo lugar,
describimos una breve historia de la bioética y el ámbito de esta disci-
plina; en tercer lugar, desarrollamos la problemática de la racionalidad
bajo Nicolás Rescher, como uno de los principales exponentes de la
racionalidad de corte kantiano, y finalmente, ejemplificamos dos tipos
de paradigma de la ética, en los cuales la racionalidad juega distinto
papel: 1) la phronesis aristotélica, como paradigma de la racionalidad
asumida por la hermenéutica y 2) el imperativo categórico kantiano,
como paradigma correspondiente de la racionalidad representada por
Nicolás Rescher.

1. Contexto filosófico del surgimiento de la bioética

La influencia ejercida, en el mundo entero, por el pensamiento alemán


a partir del siglo XIX es innegable. La filosofía de la ciencia no es la
excepción; bien podemos decir que esta nace en ese siglo y bajo el am-
paro de ese pensamiento. Sin embargo, en la Alemania de la segunda
mitad del dicho siglo, y no obstante el predominio de la filosofía orien-
tada exclusivamente a la teoría del conocimiento, se gestaron muchas
líneas de pensamiento que, de una forma u otra, posteriormente ad-
quirieron importancia considerable. Pero todas esas líneas tenían un
fondo común: Kant y la llamada “crisis de la ciencia”. Lo que marcaba
la distinción de esas líneas de pensamiento era que cada una entendió
de manera diferente, primero, esa “crisis de la ciencia”, y segundo, el
pensamiento de Kant.
Vol. 21 • número 42 • 2012
En la segunda mitad del siglo XX la filosofía de la ciencia del Cír-
culo de Viena fue sometida a una fuerte crítica que modificó la imagen
de la ciencia dibujada por esta corriente filosófica y puso en duda los
principios de esta. Esa crítica fue iniciada por Thomas S. Kuhn desde
el ámbito de la propia corriente filosófica del Círculo de Viena. Desde
ese entonces aparecieron varios escritos dirigidos a señalar semejanzas
entre la filosofía de la ciencia surgida del pensamiento de Thomas S.
Kuhn y la hermenéutica —y en particular la fenomenología herme-

147
néutica de Heidegger1—; así, a través de Kuhn se tendieron posibles
La problemática de la racionalidad y la Bioética

relaciones entre dos posturas que originalmente se presentaron como


excluyentes. Estos señalamientos, sin embargo, son parciales, pues to-
dos se apoyan exclusivamente en el texto de Heidegger más popular:
Ser y tiempo. Además, solo se dedican a señalar semejanzas entre los
planteamientos de Kuhn y la hermenéutica, sin analizar las posibles
consecuencias que esas semejanzas implican para la filosofía de la
ciencia positivista.
La filosofía de la ciencia alcanzó un gran auge bajo el llamado pro-
yecto de unificación de la ciencia, es decir, con el movimiento promo-
vido por el Círculo de Viena. Este movimiento proporcionó grandes
esperanzas para lograr el objetivo que, desde hacía tiempo, la filosofía
parecía tener en la mira: separar de manera definitiva a la ciencia de la
pseudo-ciencia (la “metafísica”). El proyecto de unificación de la ciencia
significaba la culminación de esta separación, pues una vez realizada
la tarea de poner, por un lado, a la ciencia y por otro, a la “metafísica”,
la unificación significaba la imposibilidad de que, en un futuro, se vol-
vieran a “mezclar”.
En esta tarea de unificación, la filosofía positivista adoptó una con-
cepción de la ciencia; esta fue considerada como lenguaje, es decir, la
unidad de análisis del positivismo lógico fue entendida como los es-
critos científicos. Con esto, quedaron fuera del análisis filosófico, por
ejemplo, los motivos de los científicos para hacer ciencia, la capacidad
de juicio de los científicos para elegir teorías, las condiciones sociales,
políticas y económicas bajo las cuales los científicos produjeron sus
escritos. De esta manera fue establecida la diferencia entre contexto
de descubrimiento (las condiciones sociales, políticas y económicas al-
rededor de las cuales realizan su trabajo, en suma la ciencia como una
actividad) y contexto de justificación (que tiene como unidad de análi-
sis el lenguaje científico, el resultado de la actividad científica), siendo
este último el que el Círculo de Viena estipuló como el ámbito de la
Nóesis

1 Véase, por ejemplo, el texto de Joseph Rouse, Knowledge and Power y también el de
Teodor Kiesel, “Heidegger and the new image of science”, en Christopher Macan (edi-
tor), Martin Heidegger, volumen IV, Routledge, London, 1997.

148
filosofía de la ciencia y reservando el contexto de descubrimiento para la

Roberto Estrada Olguín


historia, la sociología y la psicología de la ciencia.
Ahora bien, por último, la filosofía de la ciencia que tomó como
tarea la unificación de la ciencia entendió que el análisis de los textos
científicos tenía que llevarse a cabo por un análisis sintáctico, para lo
cual se adoptó a la lógica moderna como método para este análisis
y un análisis semántico, para lo cual se pensó que dicho análisis debía
estar sustentado por los datos empíricos. De manera que uniendo es-
tos dos tipos de análisis esta filosofía de la ciencia podía conseguir su
objetivo: lograr la justificación de todo conocimiento científico.
Esta imagen de la ciencia ha sido frecuentemente resumida enlis-
tando tres aspectos de ella: 1) la aceptación de la experiencia empírica
como el último fundamento de nuestro conocimiento, 2) la “verdad” es
entendida en términos de adecuación empírica, puesto que las propo-
siciones científicas deben remitir a los datos empíricos como su repre-
sentación, y 3) la “racionalidad” es mathesis universalis, pues la lógica es
pensada como un instrumento de análisis metodológico. Esta imagen
de la ciencia se defendió en la filosofía de la ciencia hasta la segunda
mitad del siglo XX2.

2 Señalemos que aquí estamos hablado, grosso modo, de la tendencia que predominó en
el Círculo de Viena y de la versión más popular de ese Círculo; esta versión tuvo su
origen después de 1922 (con la llegada de Schlick a Viena y, posteriormente, Carnap,
1926), pero antes de esa fecha —desde 1907— un grupo de intelectuales con intereses
comunes, grupo que encabezaban Hans Han, Otto Neurath y Philiph Frank, ya tenía
la costumbre de reunirse para discutir asuntos de intereses diversos. De este grupo
Vol. 21 • número 42 • 2012
Neurath fue el miembro que más diferencias manifestó con la tendencia que predo-
minó a partir de 1926. De esta diferencia de opiniones es muestra lo que dice Carnap
relativo a Neurath en su Autobiografía Intelectual: “...Criticaba duramente la opinión
común, mantenida entre otros por Schlick y Russell, en virtud de la cual la aceptación
universal de una doctrina filosófica dependía principalmente de la verdad de la misma.
Neurath señalaba que la situación sociológica en una cultura dada y en un periodo his-
tórico dado es favorable a cierto tipo de ideología o actitud filosófica...” Baste con esta
cita para ejemplificar esas diferencias, aunque Carnap señala también como temas de
discusión entre Neurath y el resto del grupo la distinción entre Naturalwissenschaften y
Geisteswissenshaften, por un lado, y el marxismo y la dialéctica, por otro. En suma, pues,
quizá el pensamiento de Neurath sea el más difícil de conciliar con la imagen de la
ciencia descrita en esos tres puntos.

149
Pero en la década de los sesentas, en el ámbito de la filosofía de
La problemática de la racionalidad y la Bioética

la ciencia positivista, fue publicada una obra que vendría a cambiar


radicalmente esa imagen de la ciencia: La estructura de las revolucio-
nes científicas de Thomas S. Kuhn3. Esa nueva imagen de la ciencia
marcó así las dos grandes etapas por las cuales ha pasado el desarrollo
de la filosofía de la ciencia: el neopositivismo o empirismo lógico y la
filosofía post-positivista. La nueva imagen de la ciencia, derivada de
dicha obra, vino a modificar los tres aspectos enlistados en el párrafo
anterior.
Los teóricos que formularon la nueva imagen de la ciencia ya no
entendieron la ciencia únicamente como lenguaje, por el contrario,
ahora la ciencia fue comprendida como una actividad. Así, la unidad
de análisis es ahora una actividad y no un texto. La lógica es vista como
insuficiente para el análisis de la ciencia como actividad, los datos em-
píricos dejan de ser neutrales y ahora dependen de esquemas concep-
tuales y teóricos previos, y la verdad se torna problemática, al grado de
perder significación para el análisis de la ciencia.
Con lo dicho en el párrafo anterior es claro que los tres puntos
anteriores deben de ser modificados, puesto que: 1) la base empírica
como fundamento del conocimiento es puesta en duda, porque los
datos empíricos dependen ahora de esquemas conceptuales y teóricos,
los cuales son diversos; 2) la “verdad” ya no puede consistir en la co-
rrespondencia entre las proposiciones y los datos empíricos, pues, de
ser así, cada esquema conceptual o teórico establecería su verdad, y 3)
la “racionalidad” deja de ser exclusivamente mathesis universalis, por-
que la metodología de la lógica es, ahora, insuficiente para el análisis
de la actividad científica.
Es en este contexto que comienzan a cobrar importancia los se-
ñalamientos de las semejanzas entre la filosofía de la ciencia derivada
del pensamiento de Kuhn con la hermenéutica, particularmente con

3 Sin embargo, ya a principios del siglo XX existen los elementos que cambiarían la ima-
gen de la ciencia en las obras de Pierre Duhem: La theorie Phisique: sa estructure et son
Nóesis

objet y Michael Polanyi: Personal Knowledge. Pero su influencia solo se manifestó en la


segunda mitad de dicho siglo en parte debido a la importancia que el Círculo de Viene
atribuyó a la lógica en el análisis de la ciencia.

150
la filosofía de Martin Heidegger. Debemos tener en cuenta que los

Roberto Estrada Olguín


planteamientos de Heidegger vieron la luz pública en el año de 1927,
año de la publicación de Ser y tiempo, y la publicación de La Estructura
de las Revoluciones Científicas fue en el año 1962.
La ciencia es analizada por Heidegger bajo el problema de la “fun-
damentación de la ontología”, de la cual la fundamentación ontológica
de la ciencia es una parte, y segundo, la ciencia es vista como una acti-
vidad, es decir, se aborda entendiendo que antes que nada está el com-
portamiento o actividad científica. Esto último, es una semejanza con
la nueva imagen de la ciencia, pues, como lo hemos visto, una de las
características de esta respecto a la imagen de la ciencia del Círculo de
Viena, es precisamente el que la ciencia ya no es vista como resultado,
como texto, sino como una actividad.
Sin embargo, en el pensamiento de Heidegger la ciencia en cuanto
“actividad” es ubicada al mismo nivel que el resto de las “actividades”
humanas, con lo cual es enmarcada en una estructura más general de la
cual ella es un tipo. Ese nivel en Heidegger tomará el nombre de onto-
lógico existenciario. Y ese tipo de actividad, a su vez, puede adquirir di-
versas formas, dependiendo de las determinaciones que adquieran las
estructuras más generales. Esto nos conduce al problema de la historia,
es decir, el “comportamiento” científico se presenta como un tipo de
“comportamiento”, en cuanto a su estructura general, en cuanto a sus
condiciones de posibilidad, a su forma, pero con la capacidad de ad-
quirir diferentes concretizaciones; así podemos distinguir, por ejemplo,
entre ciencia antigua y ciencia moderna. Esta perspectiva ontológica
permanece en el planteamiento de los problemas bioéticos elaborado
Vol. 21 • número 42 • 2012
por Hans Jonas (Veáse Jonas, H., 2000 y 1992).
Como ya hemos mencionado, la noción de “racionalidad” vino a
ponerse en cuestión, en el ámbito de la filosofía de la ciencia, cuando se
modifica la imagen de la ciencia que había proporcionado la filosofía
del Círculo de Viena. Y puede llegar a pensarse (Laudan, al menos, así
lo cree) que esa nueva imagen de la ciencia tiene como consecuencia
la imposibilidad de explicar racionalmente el progreso científico y por
tanto, aceptar al relativismo como un problema en todas sus variedades
dentro de la explicación de la estructura científica. Sin embargo, la opi-

151
nión según la cual los supuestos de la nueva imagen de la ciencia tienen
La problemática de la racionalidad y la Bioética

como resultado la imposibilidad de explicar racionalmente el progreso


científico, supone implícitamente una noción de racionalidad.
Por otra parte, la bioética declara que toda teoría ética nace de la
necesidad de justificar de manera racional las alternativas morales: “La
elaboración teórica de la moralidad nace, en primer lugar, de la nece-
sidad de comprender nuestro obrar a la luz de la propia racionalidad”
(Ferre, J. J. y Álvarez, J. C., 2003, pp. 85y 86). Asimismo, Mark Platts
señala lo siguiente refiriéndose al ámbito de la moral: “...la existen-
cia de una reacción sentimental [...] no nos proporciona ninguno de
los elementos indispensables para una discusión razonable, para una
discusión que invoque razones en favor o en contra de una práctica”
(Platts, M., 1999, p. 33). Vemos, entonces, que la problemática de la
racionalidad está en la base tanto de las discusiones filosóficas como
del surgimiento de la Bioética. Pasemos ahora, a exponer el breve bos-
quejo del ámbito de la bioética.

2. Bosquejo sobre el ámbito de la bioética

La filosofía de la ciencia surge como una disciplina autónoma debido


en parte a la importancia del conocimiento científico en la vida huma-
na, importancia adquirida gracias a los grandes avances de las ciencias.
La bioética nace como disciplina autónoma debido a la importancia de
la medicina en las sociedades modernas, importancia adquirida gracias
a los grandes descubrimientos biológicos y terapéuticos. Sin embargo,
los problemas que son objeto de la bioética no son tan recientes. La
novedad que probablemente permitió el surgimiento de la bioética fue
la mayor frecuencia y/o el conocimiento público de casos que involu-
cran esos problemas que intenta resolver la disciplina.
Por ejemplo, el famoso médico húngaro Ignaz Semmelweis que
realizó sus investigaciones sobre las causas de la fiebre puerperal en
el Hospital General de Viena entre los años 1844 y 1848, después
de confirmar su hipótesis según la cual la materia cadavérica causa la
Nóesis

fiebre en cuestión, realizó la siguiente experiencia clínica: él y sus ayu-


dantes se desinfectaron las manos cuidadosamente para revisar a una

152
paciente con cáncer cervical ulcerado, inmediatamente después sin

Roberto Estrada Olguín


desinfectarse revisaron a doce mujeres de la misma sala, de las cuales
once murieron de fiebre puerperal. Semmelweis concluyó que no solo
la materia cadavérica causa la fiebre sino también la materia pútrida
procedente de organismos vivos.
Este ejemplo ilustra lo que podemos llamar abusos en la investi-
gación científica y muy probablemente es posible encontrar muchos
otros que no son del dominio público. Pero es probable que los pri-
meros abusos en la investigación científica que fueron del dominio
público e impactaron al mundo, sean los del gobierno nazi: el gobierno
nazi aprobó el 14 de julio de 1933 la ley de esterilización obligatoria de
las personas que sufrían defectos mentales congénitos, esquizofrenia,
psicosis maníaco-depresiva, epilepsia hereditaria, alcoholismo severo,
ceguera hereditaria y Corea de Huntington, y en 1937 se incluye en
esta ley a todos los niños de color. En 1939 se pone en marcha el
programa Aktion T.4 de eutanasia de niños menores de tres años con
defectos congénitos; en 1941 se incluyó a todos los menores de 17
años con dichos defectos y en 1943 se amplió para los niños sanos que
fuesen judíos u otras razas no arias.
Por otra parte, en los Estados Unidos se dieron a la publicidad
muchos casos de abuso en la investigación científica. Específicamente
algunos que muestran la experimentación con pacientes sin su con-
sentimiento, como cuando no se les comunica el diagnóstico a los pa-
cientes y no se les informa de la existencia de algún medicamento
para aliviar su enfermedad (el caso Tuskegee, investigación sobre la
historia natural de la sífilis), y la inoculación de pacientes con fines de
Vol. 21 • número 42 • 2012
investigación sin informar a los involucrados (el caso Willowbrook,
con niños retrasados para estudiar la historia natural de la hepatitis, y
el caso Jewish Hospital de Brooklyn, para estudiar el comportamiento
del cuerpo ante las células cancerosas).4

4 Para consultar datos sobre estos casos véase: Levine, R. J., Ethics and Regulation of
Clinical Research, New Haven, Yale University Press, 1988, 69-70 y 70-71, y Jonsen
A. R., The Birth of Bioethics, New York, Oxford University Press, 1998, pág., 146-148 y
153-154.

153
Estos, y muchos otros abusos en la investigación, estimularon el
La problemática de la racionalidad y la Bioética

deseo de impedir que semejantes situaciones se repitieran. El caso nazi


se dio a conocer por los procesos de Nuremberg después de la Guerra
y dio como resultado el Código de Nuremberg (1946), que junto con
las declaraciones de Helsinski (1964), sus modificaciones en Helsinski
II (1975) en la asamblea 29ª de Tokio, en Venecia en la asamblea 35ª
(1983), en Hong Kong en la asamblea 41ª (1989), en la 48ª asamblea
de Somers West, Sudáfrica, (1996), y en la asamblea 52ª de Edim-
burgo (2000) de la Asociación Médica Mundial (WMA, por sus si-
glas en inglés), han ejercido influencia en los códigos de ética médica.
En los casos estadounidenses se dio origen a la National Commission
for the Protection of Human Subjects of Biomedical and Behavioral
Research, de cuyos trabajos se obtuvo The Belmont Report: Ethical
Principles and Guidelines for the Protection of Human Subjects of
Research, el cual ha tenido considerable influencia en la bioética con
sus principios de respeto a la persona, beneficencia y justicia. Asimis-
mo, surgió The President’s Commission for the Study of Ethical Pro-
blems in Medicine and Biomedical and Behavioral Research.
Los casos de abuso en la investigación científica quizá solo son los
más antiguos de los problemas de la bioética, pero no es el único. Algu-
nos otros de sus problemas surgen directamente de los descubrimien-
tos y avances en la ciencia. Probablemente algunos de los primeros
avances que estimularon las reflexiones éticas en la medicina, fueron el
uso de la amniocentesis para el diagnóstico prenatal de numerosos de-
fectos congénitos (como el Síndrome de Down) y los anticonceptivos
anovulatorios orales. Estos descubrimientos, junto con la legalización
del aborto en 1973 y los trasplantes de órganos, dieron origen a los
problemas bioéticos actuales: el problema de la legalización del aborto,
la interrupción de la gestación y los problemas involucrados en los
trasplantes de órganos.5
Nóesis

5 Para una visión general de los problemas sobre los trasplantes de órganos puede consul-
tarse el libro de Eduardo Rivera López, Ética y trasplante de órganos, FCE-IIF-UNAM,
México, 2001.

154
Por otra parte, los avances en la genética dieron surgimiento a nue-

Roberto Estrada Olguín


vos problemas en la bioética como la eugenesia positiva y negativa.6
Finalmente la inseminación artificial y su aplicación con éxito el 25
de julio de 1978 y la clonación de la oveja Dolly en 1997 dan cabi-
da a nuevos y sorprendentes problemas bioéticos bien conocidos ac-
tualmente. (Veáse Platts, Mark, compilador, 1997). El problema más
preocupante y agudo que surge de esta situación es la de la clonación
en la especie humana. Además, existen los problemas de la relación
médico-paciente derivados de enfermedades específicas de contagio
como el sida.
Podemos resumir el ámbito de los problemas de la bioética en seis
grandes rubros: 1) la ética en la investigación con sujetos humanos, 2)
la ética genética, 3) la ética en los trasplantes de órganos, 4) la ética en
las enfermedades terminales, 5) la ética en la reproducción humana y
6) la ética en la relación médico-paciente. No obstante, esta enumera-
ción no tiene la pretensión de ser exhaustiva.
La palabra bioética fue usada por primera vez por dos médicos si-
multáneamente en la década de los setenta: en la universidad de Wis-
consin en Madison la uso Van Rensselaer Potter, un oncólogo quien
en 1971 publicó un libro con el título Bioethics: Bridge to the future y
antes ya había usado la palabra en dos artículos; en la Universidad de
Georgetown en Washington, la uso André Hellegers, obstetra holan-
dés, quien fundó el primer instituto universitario dedicado al estudio
de los problemas de la bioética: The Joseph and Rose Kennedy Institute
for the Study of Human Reproduction and Bioethics. Para terminar esta
breve reseña, esquematizamos a continuación las diferentes teorías
Vol. 21 • número 42 • 2012
existentes en la bioética.
Primero tenemos la naciente reflexión sobre los asuntos que poste-
riormente pasarán a constituir los problemas del ámbito de la bioética.
Desde una perspectiva filosófica occidental de carácter muy tradicio-

6 Para un panorama general sobre los problemas específicos de la eugenesia puede con-
sultarse el reciente libro titulado Los desafíos éticos de la genética humana, que compilan
Florencia Luna y Eduardo Rivera López, que editan el Fondo de Cultura Económica
y el Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM, 2005.

155
nal nos encontramos con Hans Jonas, de quien como ya hemos seña-
La problemática de la racionalidad y la Bioética

lado, elabora una biología filosófica desde una perspectiva ontológica


influenciado por Heidegger. Entre otros pioneros se pueden citar a
Samuel Gorotvitz, Ruth Macklin, Baruch Brody, Stuart Spicker, Dan-
ner Clouster y Stephen Toulmin. Este último titula uno de sus artícu-
los: How Medicine Saved the Life of Ethics y se le atribuye la frase: “la
bioética ha salvado a la ética filosófica”.
De acuerdo con Jorge José Ferrer y Juan Carlos Álvarez, en su li-
bro ya citado, dividen las teorías bioéticas en dos grandes rubros: la
bioética angloamericana y la bioética mediterránea. A pesar de que
esta clasificación no es exhaustiva, es suficiente para proporcionar un
panorama general sobre los diferentes enfoques desde los cuales se ha
intentado desarrollar la bioética, por lo cual la aceptamos de manera
preliminar.
Dentro de la bioética angloamericana, estos autores incluyen una
amplia gama de perspectivas. En primer lugar, ponen lo que llaman
el principialismo, cuya perspectiva está influenciada por los principios
del Informe Belmont: el respeto a la persona, la beneficencia y la justicia.
Posteriormente, prosiguen con el paradigma casúistico que se ciñe al
tipo de razonamiento de la phronesis aristotélica. En seguida, colocan
el paradigma de las virtudes que postula el regreso a las virtudes anti-
guas de la Grecia clásica. Luego, la bioética del permiso en la obra de
H. T. Engelhardt; la ética médica comunitarista que se instaura como
oposición al principialismo de corte liberal; la bioética utilitarista de
Peter Siger, y el pragmatismo clínico, cuyos fundamentos son tomados
del pragmatismo anglosajón. Finalmente, desarrollan el paradigma de
la moralidad.
En el rubro de la bioética mediterránea únicamente desarrollan las
perspectivas de Italia y de España, de esta última particularmente la
ética formal de bienes y el principialismo jerarquizado de Diego Gra-
cia. Este esquema está orientado por el desarrollo de la ética a partir
del término bioética, pero las reflexiones sobre la ética en la ciencia y la
tecnología no se limitan a las llevadas a cabo por teóricos relacionados
Nóesis

específicamente con las ciencias de la salud y no debemos olvidar estas


otras reflexiones éticas.

156
Particularmente las desarrolladas en el ámbito de la hermenéutica

Roberto Estrada Olguín


como la de Gadamer y otras derivadas de una perspectiva histórico-
filosófica de la ciencia como la de Stanley Jaki que relaciona sus re-
flexiones con la religión y la teología. Y ya que la Bioética sugiere ten-
der un puente entre las ciencias naturales y las humanidades con mayor
razón no podemos olvidar las perspectivas que más han desarrollado
las humanidades. A este respecto, la siguiente frase viene a resaltar la
condición de posibilidad de dicho puente: “it should be clear that the
proper use of science calls for convictions, for norms, that the science
cannot provide”. La ciencia debe reconocer sus límites y aceptar los
conocimientos de otros ámbitos humanos.
Por esto, y como hemos señalado anteriormente, la bioética tiene
que ver con la racionalidad de nuestros acciones y cualquier ética que
pretenda estudiar los valores morales de la ciencia y la tecnología, ten-
drá que reflexionar sobre los fines de la ciencia, por ello a continuación
pretendemos desarrollar la problemática filosófica de la racionalidad
de los medios y los fines de la ciencia y de la tecnología y su aplicación
en dos perspectivas éticas (la phronesis aristotélica y el imperativo ca-
tegórico kantiano) influyentes en las recientes teorías y paradigmas de
la bioética.

3. Racionalidad y la relación medios-fines

Rescher elabora un análisis de la racionalidad desde una perspectiva


Kantiana. Clasifica, por ejemplo, los diferentes tipos de racionalidad
siguiendo las tres críticas de Kant en: Racionalidad cognoscitiva (Crí-
Vol. 21 • número 42 • 2012
tica de la razón pura); racionalidad en las acciones (Crítica de la razón
Práctica), y racionalidad evaluativa (Crítica del juicio). Sin embargo,
afirma que:
...pese a ello, en el fondo, la cuestión es sólo una, y consiste
en efectuar una elección de alternativas de la mejor mane-
ra posible, teniendo en cuenta las razones más poderosas.
Quienes son racionales están ex officio en condiciones de
presentar una justificación de las “buenas razones por las
que actúan. (Rescher, N., 1991 pág., 18)

157
Es decir, a pesar de la distinción de diferentes tipos de racionalidad
La problemática de la racionalidad y la Bioética

la razón es solo una. Esta distinción es únicamente expositiva. ¿Pero


cómo realiza Rescher la unificación de los distintos tipos? La respues-
ta es con la racionalidad de los fines, es decir, para él no basta tener
razones, sino buenas o adecuadas razones (fines).
La cita anterior menciona que la justificación es un aspecto inhe-
rente de la racionalidad. En efecto, según Rescher, “quienes son racio-
nales están en condiciones de presentar una justificación de las buenas
razones por las que actúan”. De tal modo que, para justificar nuestras
creencias, acciones y valores, es necesario, por un lado, tener no solo
razones sino “buenas” razones y por el otro, convencer a los otros de
que nuestras razones son “buenas”, por eso Rescher dice:
Alguien actúan racionalmente en el ámbito de la creencia,
la acción o la valoración, cuando sus razones son razones
“convincentes”. En consecuencia, la racionalidad se ha-
lla conectada con la capacidad de “dar cuenta”, es decir,
de usar la inteligencia para dar cuenta [dar razón] de la
“razón” de lo que uno hace, de establecer su adecuación.
(Rescher, N., p. 17)

En suma, Rescher está guiado por la perspectiva de la justificación,


lo cual ya comienza a mostrar el carácter circular del problema (dar
razón de las “razones”). De acuerdo con Rescher la racionalidad está
conectada con la capacidad de “dar cuenta”, de justificar las razones de
por qué se hace, se cree o se valora algo; pero este “dar cuenta” o dar
razón de la razón es lo que nos hace pensar en el carácter circular. Pero
ese carácter circular se muestra con mayor claridad en la formulación de
problema y el objetivo que se plantea este filósofo en la siguiente cita:
Pero el hecho de que la racionalidad forme parte de la
condición humana no la válida automáticamente. En par-
ticular, no establece que aunque la razón nos ha servido
bien en el pasado, no pudiéramos en este momento des-
envolvernos mejor si buscásemos algo diferente. En este
Nóesis

contexto, la tarea principal de este libro es la de clarificar


la idea de racionalidad y responder a la pregunta provoca-

158
tiva y fundamental: ¿por qué ser racional?, o ¿ hay buenas

Roberto Estrada Olguín


razones para ello? (Rescher, N., p. 18)

La pregunta ¿por qué ser racional? supone un entendimiento de


“lo racional” como algo que podemos decidir usar o no usar. Pensamos
que aquí hay una confusión entre “lo racional” como capacidad huma-
na y un determinado uso de la razón. Por el momento, solo queremos
dejar mencionado esto, esperando desarrollarlo más adelante. Nuestra
preocupación inmediata es analizar el modo en que se aborda el pro-
blema.
La propia pregunta, ¿por qué ser racional? —Rescher mismo lo
reconoce— es absurda (es tonta por cierto sentido, dice Rescher). En
efecto, se está formulando una pregunta que es imposible responder.
Rescher mismo cita a un tal Kurt Baier, señalando que este ha explica-
do lo absurdo de la pregunta de una manera que resulta difícil superar,
las primeras líneas de esta cita dicen lo siguiente:
La pregunta “¿Por qué debo guiarme por la razón?” sim-
plemente no tiene sentido. Preguntarlo muestra una falta
completa de la comprensión del significado de una pre-
gunta por el porqué? (Rescher, N., p. 49)

A pesar de que Baier resalta la carencia de sentido de la pregun-


ta, Rescher parece no comprender estas frases, pues, haciendo oídos
sordos a las palabras de aquel, no dice que la pregunta carezca de res-
puesta, ya que no tiene sentido, sino que la respuesta es obvia. Es de-
cir, Rescher sí encuentra una respuesta —la cual es obvia para él—,
Vol. 21 • número 42 • 2012
pero encuentra respuesta porque su perspectiva es la de la justificación.
Como hemos visto responder a tal pregunta es la tarea que se propone
con su libro. Las preguntas del porqué son del modo en que pregunta
la perspectiva de la justificación.
Kurt Baier termina diciendo —en el párrafo citado por Rescher—
que la pregunta ¿por qué ser racional? es como preguntar ¿por qué un
círculo es un círculo? Nosotros añadiríamos que es como preguntar ¿por
qué una piedra es una piedra? La respuesta a preguntas como estas no
es obvia, sino que la pregunta no tiene sentido, porque las posibles res-

159
puestas son: la piedra es piedra porque así son las piedras o porque así las
La problemática de la racionalidad y la Bioética

hizo el creador. Esto es hacer patente que la pregunta no tiene sentido,


puesto que en realidad no se está, con tales respuestas, respondiendo
a la pregunta, sino solo se está diciendo que la piedra —o el círculo—
es tal cual es. Pero esto es renunciar a la pregunta, a la quaestio juris, y
limitarse a la quaestio facti.
Es un problema análogo al querer formular la siguiente pregunta a
Newton: ¿por qué hay gravedad? La respuesta fue inmediata: “Hypo-
thesis non fingo”. La ley de gravedad fue deducida de los fenómenos, es
decir, sirve para explicar todos los movimientos de los cuerpos celes-
tes. En otras palabras, preguntar por la causa de la gravedad es poner
los caballos atrás de la carreta y modificar radicalmente el método
newtoniano de deducir las causas a partir de los fenómenos. Es querer
dar primero, las causas y posteriormente, decir los efectos que dichas
causas producen.
En suma, pues, las preguntas tales como ¿por qué existe la grave-
dad?, ¿por qué un círculo es un círculo? ¿por qué una piedra es una piedra?
y ¿por qué —o cuáles son las razones de— ser racional?, son preguntas que
no se deben formular, pues hacerlo es desconocer —como dice Kurt
Baier— completamente el significado del porqué. Asuntos de esta na-
turaleza, esto es, abordar una elucidación de lo racional no es posible
mediante su formulación de la pregunta del porqué, sino del cómo,
¿cómo es lo racional? El mostrar, el patentizar cómo es lo racional es
su elucidación, lo cual significa formular el problema desde la “quaestió
facti”.
Dos consecuencias de la manera en que la perspectiva de la jus-
tificación aborda el problema de la racionalidad, son de importancia
considerable: 1) el entendimiento de la razón como un medio, como
un “instrumento” y 2) la racionalidad de los fines o la justificación de
los objetivos de la ciencia. Estos dos aspectos están estrechamente re-
lacionados. Aquí es importante señalar la posibilidad de una confusión
de niveles de discurso. En efecto, con la clasificación que Rescher ha
elaborado de la racionalidad en cognoscitiva, de las acciones y evalua-
Nóesis

tiva, en su exposición parece que la racionalidad es un medio sea para


elegir nuestras creencias, sea para elegir nuestras acciones o sea para

160
elegir nuestros objetivos y valores; pero ¿qué pasa cuando se concibe a

Roberto Estrada Olguín


la racionalidad como un fin en sí mismo y no ya como un medio?
Es decir, ¿qué pasa cuando se define al hombre como ser racional?
Cuando en esta definición se busca determinar la racionalidad como
característica esencial del hombre, no se habla de la racionalidad como
un medio de elección, sino como un fin en sí mismo; en este nivel no
hay deliberación a través de la cual se elija ser racional o no. Entonces,
una cosa es elegir nuestras creencia, acciones o valores y otra muy dis-
tinta la definición del ser que realiza esas elecciones. En suma no es lo
mismo el “uso de la racionalidad” y la racionalidad en sí misma.7
Pero lo más importante es la consecuencia de la violencia de la ra-
cionalidad para con otras nociones de racionalidad. Así, pues, en lo que
resta expondremos esta posible confusión de niveles de discurso en el
curso de la argumentación de Rescher e intentaremos mostrar que es
necesario distinguir esos niveles para una adecuada determinación de
la racionalidad.
Rescher elabora una crítica de la famosa frase de Hume, según
la cual “la razón es esclava de las pasiones”, argumentando que una
concepción instrumental de la racionalidad es demasiado estrecha o
limitada. Según Rescher basta con que la razón delibere sobre los fines
—y no solo sobre los medios— para alejarla de una concepción ins-
trumentalista.

El profundo error de Hume —dice Rescher—, radica en


haber considerado una parte de la “razón” como el “todo”.
La razón se ocupa tanto de los fines como de los medios. Si
nuestros fines (nuestros objetivos y valores) son ellos mismos
Vol. 21 • número 42 • 2012

inadecuados, si van en sentido contrario a nuestros intereses


legítimos y reales, entonces, aunque los desarrollemos con se-
guridad, no estamos siendo racionales. (Rescher, N., p. 114)

7 Es posible incluso interpretar a Rescher de manera que encontremos contra-


dicción en su argumentación, pues define a la razón y a la racionalidad como
un instrumento y posteriormente señala que una concepción instrumentalista
(Hume) es una concepción muy estrecha; no es claro si habla del “uso de la
racionalidad” o de la racionalidad misma.

161
Así, pues, Rescher parece estar en contra de una concepción “ins-
La problemática de la racionalidad y la Bioética

trumentalista” de la racionalidad. La cual tiene el defecto de no aceptar


que la razón se ocupa de nuestros fines. Según esta cita textual parece
que la razón o el uso de la razón es quien se ocupa de decidir si “nues-
tros objetivos y valores” son adecuados, esto es, si no “van en sentido
contrario a nuestros intereses legítimos y reales”. Sin embargo, Res-
cher mismo ha dado una definición de la razón y de la racionalidad,
desde una perspectiva que puede interpretarse como instrumental, por
no hacer una distinción entre “uso de la razón” y la racionalidad pro-
piamente dicha:
La racionalidad —dice Rescher— consiste en el “uso”
apropiado de la razón para elegir de la mejor manera po-
sible. Comportarse racionalmente es hacer uso de nuestra
inteligencia para calcular que hacer en ciertas circunstan-
cias de la mejor manera.

Y más adelante dice:

La racionalidad no es una característica inevitable de la


vida orgánica consciente. Por lo menos aquí, en la Tierra,
nuestra instrumentalidad específicamente humana tie-
ne que ver con nuestra particular herencia evolutiva. La
inteligencia racional, es decir, el uso de nuestro cerebro
como guía de la acción en el cálculo de lo que aparente-
mente constituye lo mejor —es el instrumento del Homo
sapiens... (Rescher, N., pp. 15 y 16)

Señalemos que en esta cita no hay una distinción entre “raciona-


lidad” y “uso de la razón” o en el mejor de los casos la “racionalidad”
consiste, según Rescher, en el “uso apropiado de nuestro celebro” o
de nuestra inteligencia. Aquí, puede entenderse a la razón como un
“instrumento” de uso, es decir, como algo que nos sirve como medio
para el logro de algo más, de algo distinto a este medio. Como una
herramienta a disposición de una especie, la del Homo sapiens. Según
Nóesis

lo anterior, entonces, la racionalidad o el “uso de la razón” es un “ins-


trumento” sea para análisis de los fines que debemos perseguir, sea para

162
la elección de los medios que debemos emplear para el logro de esos

Roberto Estrada Olguín


fines o sea para ambas cosas a la vez. Pero la racionalidad se presenta,
según estas citas textuales, como un instrumento, cuyo uso depende de
la voluntad de los individuos. Además, no se plantea la cuestión de si
puede considerase a la racionalidad como un fin en sí mismo.
Es importante, ahora, aclarar la distinción entre fines y medios,
distinción que ha sido elaborada desde Platón y Aristóteles, y ver si
existe una manera distinta de comprender la relación entre medios y
fines a la proporcionada por Rescher, que nos permita comprender la
racionalidad fuera de una interpretación instrumentalista. Según este
último, Aristóteles se equivoca al afirmar que no se delibera sobre los
fines, sino sobre los medios (Ibidem, pp. 110-111). Y argumentando
que también deliberamos sobre los fines, llega a establecer lo equivoca-
do que estaba Aristóteles, respecto al asunto de medios y fines.
Pongamos de relieve, antes que nada, que la propia interpretación
que hace Rescher de la famosa definición del hombre proporcionada
por Aristóteles, tiene una tendencia a poder ser interpretada de ma-
nera instrumentalista. Lo cual ya debe ponernos alerta respecto a la
relación entre medios y fines en el filósofo griego, pues, es claro que
para el estagirita existen fines en sí mismos, bienes últimos:
Los antiguos concibieron —dice Rescher— al hombre
como el “animal racional” (ζωον λόγον εχον), que difería
de otras criaturas por su capacidad de habla y delibera-
ción. Los pensadores occidentales, con el precedente de
la filosofía griega, consideraban en general que el “uso del
pensamiento” en la orientación de nuestro proceder es la
Vol. 21 • número 42 • 2012
gloria y el deber del homo sapiens. (Rescher, N., p. 15)

La frase: “uso del pensamiento en la orientación de nuestro proce-


der”, puede tener un carácter esencialmente instrumentalista, más aun
si ese uso se entiende no como un hecho, sino como un “deber”. En
efecto, pues en esta cita se habla de la definición del hombre como ser
racional, pero no se hace distinción alguna entre “uso de la racionali-
dad” y la racionalidad misma, como ya hemos visto en citas anteriores.
Sin embargo, en la consecución de su argumentación Rescher llega al

163
siguiente señalamiento, donde concede la razón a Aristóteles sobre el
La problemática de la racionalidad y la Bioética

mismo aspecto en que antes lo crítico:


Los “bienes” [fines] a que nos referimos [información, afec-
to, libertad de acción y mucho más] no son simplemente
medios “instrumentales” para otros bienes, sino también
aspectos componentes del buen fin, el del “florecimiento”
o felicidad de lo humano. Florecer como humanos, como
el tipo de criaturas que somos, evidentemente es para no-
sotros un bien intrínseco (aunque no necesariamente el
bien supremo) (...) No necesitamos deliberar sobre esto,
ni se requiere que lo establezcamos desde premisas: para
nosotros se presenta directamente como algo <<dado>> e
inevitable.
...Desde esta perspectiva, Aristóteles ciertamente llegó
al corazón de la cuestión. Para nosotros, el bien humano
(εύδαιμονια) es por cierto la fundamentación adecuada
de la racionalidad sustantiva práctica. Tenemos que con-
tinuar a partir de donde estamos. Sólo en este sentido no
hay deliberación sobre los fines. Los fines universalmen-
te adecuados que estamos tratando, en lo que respecta a
nuestra condición humana, no son de ninguna manera ele-
gidos libremente por nosotros; más bien, están establecidos
por la circunstancia ontológica inevitable (para nosotros) de
que, nos guste o no, nos encontramos existiendo como se-
res humanos y, por tanto, como agentes racionales, libres.
(Rescher, N., p. 123)

Dos aspectos son importantes para destacar de esta última cita:


1) que los fines para el hombre se remiten al bien, a lo bueno para los
seres humanos. Y bajo esta vista la racionalidad, según Rescher, tiene
como fundamento el bien humano, con esto la racionalidad misma
se ha convertido en un fin —al estilo de Aristóteles—, dejando de ser
simplemente un medio de uso. Los fines respecto a nuestra condición
humana no son elegidos libremente por nosotros, Aristóteles tenía ra-
zón (“llegó al corazón de la cuestión”) no se delibera sobre los fines, y
Nóesis

2) la última frase de la cita dice totalmente lo opuesto a lo que Rescher


dijo con anterioridad: “la racionalidad no es una característica inevi-

164
table de la vida orgánica consciente”. Además dice: “Pero el hecho de

Roberto Estrada Olguín


que la racionalidad forme parte de la condición humana no la “valida”
automáticamente” (pág. 16). Sin embargo, ahora, nos dice que, por lo
menos para el hombre, nos guste o no, inevitablemente somos seres
humanos y por lo tanto, seres racionales libres.
Podríamos decir que cuando Rescher habla de esa “circunstancia
ontológica”, está hablando de la racionalidad como la capacidad de
razonamiento del hombre, y cuando formula la pregunta: ¿por qué ser
racional?, se refiere a la racionalidad como el “uso de esa capacidad”.
Pero nosotros hemos venido señalando que Rescher no distingue am-
bos aspectos, para él, como hemos visto, “la racionalidad consiste en el
uso de la razón”. Además, según Rescher, el carácter “instrumental” de
la racionalidad se cancela aceptando que ella delibere sobre la adecua-
ción de los fines; pero “usar” la racionalidad para decidir cuáles son los
fines adecuados, no cancela el carácter “instrumental” de ella.
El tomar una cosa como un “instrumento” significa que es un me-
dio que se usa para conseguir algo diferente a este medio. Por ejemplo,
un sillón es un medio para descansar o un ciclotrón es un medio para
acelerar partículas. De tal manera que si la racionalidad es un medio
para decidir cuáles son nuestros fines adecuados, entonces, sigue te-
niendo un carácter “instrumental”. No importa si la racionalidad es
usada para la elección de los mejores medios o para la determinación
de los fines más adecuados. Se sigue percibiendo como un “instru-
mento”. Solo cuando algo se concibe como un fin en sí mismo deja de
tener un carácter “instrumental”.
Aristóteles, entonces, tiene razón al decir que no deliberamos sobre
Vol. 21 • número 42 • 2012
los fines, al menos “en lo que respecta a nuestra condición humana”.
Pongamos de relieve que Rescher está aceptando —implícitamente
y sin darse cuenta— que no es posible “justificar” esa “circunstancia
ontológica”, es decir, que la pregunta ¿por qué ser racionales? no tiene
respuesta, porque esa “circunstancia ontológica” no puede ser puesta a
deliberación, porque ser racional es un fin en sí mismo.
En otras palabras, según Rescher, no podemos “elegir” ser racio-
nales o no, sino que el serlo es nuestra “circunstancia ontológica” (la
pregunta ¿por qué ser racionales? o ¿si tenemos buenas razones para serlo?

165
implica deliberación). Rescher plantea la tarea por realizar, a saber:
La problemática de la racionalidad y la Bioética

responder a la pregunta ¿por qué ser racionales?, como si fuese posible


“elegir” el serlo o no, como si ser racional dependiera de la voluntad
o el arbitrio del hombre, y luego, nos presenta a la racionalidad como
una “circunstancia ontológica”, de la cual no podemos “elegir” poseerla
o no, por el contrario, ella nos constriñe como seres humanos.
Lo que produce esta contradicción, desde nuestro punto de vista,
es una confusión de niveles en los que se está hablando. Podemos atri-
buir al propio Rescher el error que él ha atribuido a Hume: que toma
la parte por el todo. Cuando Rescher llega a la racionalidad como
“circunstancia ontológica”, está hablando de la racionalidad como ca-
pacidad humana, pero cuando define a la racionalidad como un ins-
trumento, está hablando no de la capacidad propiamente dicha, sino
del “uso” o “ejercicio” de la racionalidad: aquí está hablando del cálculo
de costos y utilidades, de con los menores costos obtener las máximas
utilidades.8 Si bien en el cálculo de costos y utilidades hay racionalidad,
no toda racionalidad es cálculo de gastos y ganancias.
Al parecer para salirnos de tal concepción son necesarias dos con-
diciones: 1) aceptar que el ser racional es una “circunstancia ontológica”
del ser humano, en el sentido que señala Rescher de algo inevitable y
no susceptible de deliberación, y 2) concebir a la racionalidad como un
fin en sí mismo. Existen, al menos, dos maneras de entender los “fines”
y su relación con los “medios”. Rescher señala que la vía por la cual la
racionalidad se aleja de la estrecha interpretación instrumentalista es a
través de hacer que la racionalidad se use también para elegir los “fines”
—esta es una manera. Con esto, parece proponer que la racionalidad y
los fines son dos cosas distintas.
Sin embargo, desde Aristóteles se ha entendido por fin o fin último
aquello que se persigue por sí mismo y no en vista de otra cosa —y
esta es la segunda manera. Es decir, el fin no es algo que se “usa” para

8 “...la racionalidad posee —dice Rescher— de modo crucial una dimensión económica,
ya que se considera que la tendencia económica es inherente al comportamiento inte-
Nóesis

ligente. Costes y beneficios son factores fundamentales. Ya sea en asuntos de creencia,


acción o evaluación, la racionalidad involucra el intento de optimizar beneficios en
relación con el coste de los recursos disponibles.” (Rescher, N., 1991, p. 16.)

166
obtener otra cosa, sino algo que se persigue por sí mismo (Aristoóte-

Roberto Estrada Olguín


les, Etica a Nicómaco, 1094a-1094b). La racionalidad, esto es, el logos
griego, es la definición del hombre como su fin, si se prefiere como su
causa final. En Aristóteles, la razón, el logos es el fin (el bien) del hom-
bre y no algo distinto a los fines.9
En suma, cuando Rescher define a la razón como el “medio” a tra-
vés del cual decidimos: 1) ¿qué creer? (racionalidad cognitiva); 2) ¿qué
hacer? (racionalidad práctica), y 3) ¿qué preferir? (racionalidad evalua-
tiva), con esto no se escapa de entender a la razón como un medio, un
instrumento a través del cual se obtiene una cosa diferente a ella mis-
ma, pues los fines elegidos pueden ser distintos a la propia racionali-
dad. Así, pues, si la razón es el “instrumento o “medio” a través del cual
“deliberamos” sobre creencias, acciones o valores, entonces, la razón no
ha dejado, por ello, de ser entendida como un medio, un instrumento
de uso. Solo cuando entendemos a la razón como un “fin” (como una
condición ontológica y, por ello, inevitable, en términos de Rescher) y
no como un “medio”, escapamos de la interpretación instrumentalista
de ella.
Para finalizar, intentaremos indicar un posible camino por el cual la
racionalidad no sea percibida como un medio, sino como un fin, para lo
cual desarrollamos el concepto aristotélico de phronesis y el Imperativo
Categórico kantiano, y los añadimos como elementos en la problemá-
tica de la racionalidad, no para tomar una decisión definitiva respecto
a la racionalidad, sino para intentar mostrar la complejidad de dicha
problemática mediante una breve comparación entre la phroneis y el
Imperativo categórico kantiano. No estamos en condiciones de llegar
Vol. 21 • número 42 • 2012
a una conclusión definitiva respecto a la racionalidad, preferimos dejar
el asunto en calidad de problemática.

9 Cfr., Política, 1252b-1253a. Hay que señalar que la definición aristotélica supone la
distinción entre acto y potencia. En efecto, el logos es análogo al sentido de la vista: la
finalidad de este es ver, pero si cerramos los ojos, no estamos viendo actualmente, ello,
sin embargo, no significa que los ojos carezcan de la potencialidad del ver; de la misma
manera sucede con la facultad de pensar puede ser en acto o en potencia.

167
4. Breve comparación entre phronesis aristotélica e imperativo
La problemática de la racionalidad y la Bioética

categórico kantiano

a) Phronesis.
El planteamiento ético de Aristóteles adquiere relevancia por su posi-
ble actualidad. No obstante, ello plantea el problema según el cual para
Aristóteles la Ética y la Política es algo genéricamente distinto de la
Ciencia (episteme). Este problema no es observado por la filosofía de
la ciencia, lo cual tiene consecuencias relativas a las distinciones esta-
blecidas por Aristóteles entre theoria, praxis y poiesis. Estas consecuen-
cias fueron apuntadas ya por Gadamer en su Réplica a Hermenéutica y
crítica de la ideología (Gadamer, H.-G., 1985, capítulo 19, págs., 243-
265). Sin embargo, Gadamer no aborda con detalle la distinción entre
episteme y phronesis, por lo cual es necesario desarrollar esa distinción
para mostrar porqué la segunda no puede reducirse a la primera, ni vice
versa. Sin embargo, la elucidación de la phronesis también requiere que
esta sea distinguida de otras capacidades del alma para poder ver con
claridad la distinción entre teoría, práctica y producción.
En Aristóteles hay una interrelación entre ontología y epistemo-
logía, entre lo que se conoce y el cómo se conoce. En el libro VI de
la Ética a Nicómaco, se distingue la parte racional (logos) de la parte
irracional (alogos) del alma. Ahora, los seres u objetos cuyos principios
no pueden ser de otra manera de como son (objetos necesarios) debe-
rán ser conocidos por una capacidad del alma distinta de la capacidad
cognoscitiva con la que se conocen los seres u objetos, cuyos principios
sí pueden ser de otra manera de como son (objetos contingentes). Por
lo tanto, la parte racional del alma debe sufrir una división que co-
rresponda a la división de los objetos. Así, la parte racional del alma
la divide Aristóteles en lo epistemonikon (cuyos objetos son los nece-
sarios) y lo logistikon (cuyos objetos son los contingentes) (Cf., Etica a
Nicómaco, VI, 2, 1139a 2-20. Véase también: Marino, López Antonio,
1995, pp., 29-52 y asimismo: Aubenque, Pierre, 1963, pp., 7-8).
Nóesis

La distinción anterior solo ha señalado la temporalidad o no tem-


poralidad de los objetos. Los objetos necesarios son eternos, mientras

168
que los contingentes están en el tiempo. Pero los objetos de la techne,

Roberto Estrada Olguín


como los de la phronesis, también pertenecen a lo logistikon, son seres
contingentes, pero no son iguales a los de la phronesis. Los objetos de
la techne son objetos fabricados, son productos manufacturados; los de
la phronesis, son acciones. Los objetos de la primera pertenecen a la
poiesis, los de la segunda a la praxis. Esta distinción ha sido desarrollada
por Hanna Arendt como trabajo y acción, respectivamente (Arendt,
Hanna, 1993).
Es posible aun realizar una distinción más detallada, en el pen-
samiento de Aristóteles, a partir de la diferencia entre potencialidad
y actualidad; además de que esta distinción muestra la relación entre
ética y biología. Para lo cual seguiremos el artículo de John White ti-
tulado: A Biological Theme in Aristotle’s Ethics (Editado en The St. John’s
Review, Vol. XLII, no. 3, 1994, págs., 18-43).
White ubica su análisis en la diferencia entre “pensamiento mate-
mático” y “pensamiento físico” en Aristóteles, esto es, en cómo piensan
la matemática y la física a sus objetos. La diferencia principal entre
ambos tipos de pensamiento radica en que la matemática no hace la
distinción entre potencialidad y actualidad, mientras que la física sí la
hace. El argumento para mostrar esto parte de cómo entiende cada
una de las ciencias la relación entre el espacio y sus objetos.
Para la matemática un objeto, una cosa, está presente (a this-there)
en sus límites; el ser-ahí (the being-there) de una cosa es entendido
como los límites de su extensión, como “lo externo de lo que es inter-
no” (outside of what is inside). En matemáticas la idea fundamental es la
figura o forma (shape); pero no hay diferencia entre figura y lugar, pues
Vol. 21 • número 42 • 2012
los límites no están separados de lo interior. Para las matemáticas no
hay diferencia entre lo externo y lo interno, puesto que no hay en los
objetos matemáticos ningún intervalo entre el objeto delineado por los
límites (la figura) y los límites mismos.
En la física, por otro lado, el lugar de una cosa no es lo mismo que
su figura, pues la forma de una cosa no puede existir independiente-
mente de la cosa, mientras que el lugar de la cosa existe independien-
temente de ella; para la física una cosa es algo y algo otro el exterior

169
a ella. El lugar de una cosa es, para la física, “lo interior de lo que es
La problemática de la racionalidad y la Bioética

exterior” (inside of what outside) (White, J., 1994, pp. 23-24)


Esta diferencia entre los objetos de la matemática y de la física de-
termina la diferencia en la relación que cada tipo de objetos establece
con el espacio. La relación de los objetos de la matemática con el es-
pacio es meramente convencional; así, el arrriba-abajo, izquierda-de-
recha, enfrente-atrás solo son posibles en los objetos matemáticos con
relación al hombre, pero no en sí mismos. Mientras que los objetos de
la física poseen —para Aristóteles— esas determinaciones espaciales
en sí mismos, están en su naturaleza (el fuego posee por naturaleza “el
hacia arriba”, la tierra “el hacia abajo”, etc.). (White, J., p. 25).
También es posible establecer un nuevo tipo de relación con el es-
pacio si ahora se considera a los seres vivos y no a los seres de la física
y de la matemática. Los seres vivos tienen dos formas diferentes de
relacionarse con el espacio: la sensación y la acción. En la primera, ya
no tienen la relación de “lugar” con lo externo, como los seres de la fí-
sica, sino que, para los seres vivos algo es externo, en tanto es sentido, en
cuanto es percibido (y no en tanto tiene un lugar, como los de la física).
Los sentidos son la perspectiva desde la cual los seres vivos captan los
objetos como externos.10
La segunda forma de relación de los seres vivos con el espacio está
dada por la función del organismo como un todo. Un organismo (una

10 “In sensation, even in touch, my body is not present as a body (which it surely is and has
to be for the possibility of sensation). Rather, in sensing the table, my body ‘mediates’
between me and the table. My body is the transparet medium of my presence...When
I sense something, I do not sense the thing directly (without my body as a medium),
nor do I sense the medium directly —I do not sense my hand touching the table. When
I see something, my body is not present as a visible objet. My body is present in vision
as a ‘point of view’. The ‘Here’ of my body is present in sensation as a perspective.” (“En
la sensación, incluso en el tacto, mi cuerpo no está presente como un cuerpo (que se-
guramente está y ha de estar para la posibilidad de la sensación). Más bien, sintiendo la
mesa, mi cuerpo ‘media’ entre yo y la mesa. Mi cuerpo es el medium transparente de mi
presencia...Cuando yo siento algo, no siento la cosa directamente (sin mi cuerpo como
un medio), ni siento el medium directamente —no siento mi mano tocando la mesa.
Nóesis

Cuando veo algo, mi cuerpo no está presente como un objeto visible. Mi cuerpo está
presente como un ‘punto de vista’. El ‘Aquí’ de mi cuerpo está presente en la sensación
como una perspectiva”). (White, J., 1994 p., 26).

170
forma orgánica) no es la suma de sus partes y sus partes no son homo-

Roberto Estrada Olguín


géneas. La función del organismo como un todo es, de alguna manera,
independiente de las funciones de sus partes por separado. La relación
de un ser vivo activo con el espacio ya no es la relación de perspectiva
(from over here) de la sensación, pues un ser activo —esto es capaz de ac-
ciones, de conducta— está colocado en el espacio como el origen de sus
acciones, como el principio de sus acciones, y el espacio a su alrededor
está organizado funcionalmente. En tanto principio de la acción, el ser
vivo es también un “ahora” (White, J., p. 27). Es decir, algo no acabado
(no necesario), sino algo que tiene un futuro, que está en el tiempo.
La diferencia entre potencialidad y actualidad comenzó con la dis-
tinción entre forma y lugar continuando hasta la sensación y la acción;
pero dicha diferencia solo es posible —señala White— si nosotros
pertenecemos a la propia diferencia, solo si nosotros experimentamos
el paso de lo potencial a lo actual, podemos distinguir la conducta vo-
luntaria, distinguir las acciones de, por ejemplo el simple movimiento
de los cuerpos físicos; en otras palabras, que lo actual solo puede ser
aprehendido por lo actual (conocimiento actual de lo actual) (White, J.,
p. 28).
Esto significa que cuando nosotros vemos a un animal, es-
tamos viendo una Forma, no una figura geométrica, y los
movimientos que vemos no son movimientos sino accio-
nes [cursivas del original], conducta. Este tipo de visión es
tan actual, tan real, como el animal que vemos, porque ver
también es una acción de un ser vivo... (White, J., p. 32) Vol. 21 • número 42 • 2012
Así, pues, los seres vivos capaces de acciones, en tanto origen de la
acción construyen su futuro en el presente —por eso son un “ahora”, un
presente. Biológicamente son seres en el tiempo (no son eternos), son
contingentes. En la ética, también el futuro se construye en el presente:
la elección (proairesis) es el futuro construido en decisiones hechas en
el presente11. Y, como ya hemos señalado, una acción solo es reconocida
por un ser capaz de acciones (conocimiento actual de lo actual).

11 La proairesis se distingue de la airesis (conducta voluntaria) en que mira al futuro.

171
La relación entre biología y ética en Aristóteles complementa la
La problemática de la racionalidad y la Bioética

ontología de la distinción aristotélica entre los objetos de la episteme y


la phronesis (como también la diferencia entre física y biología), pues
muestra que los seres vivos y las acciones son seres temporales, objetos
de lo logistikon y no seres necesarios, no son objetos de lo epistemo-
nikon.
A continuación nos ocuparemos más en detalle de la phronesis,
pues, la distinción ontológica no es suficiente para elucidar la natura-
leza de la phronesis. Hemos visto, por ejemplo, que los objetos del co-
nocimiento ético, a diferencia de los de la episteme, son entes espacio-
temporales, son contingentes y no eternos ni necesarios. Pertenecen a
lo que es captado por lo logistikon, pero a este también pertenecen los
objetos de la techne. Sin embargo, la phronesis tampoco es techne.
Enfaticemos, ante todo, que Aristóteles parte, para la elucidación
de la phronesis, de la idea de que de hecho distinguimos los actos pru-
dentes de los imprudentes, y que para ello no es necesario poseer una
definición de lo que es la prudencia. No obstante que este aspecto ha
sido frecuentemente señalado (Cfr., Aubenque, P., 1964, pp., 35-36 y
Marino, L., A., 1995, p. 35), queremos notar que —cosa que no ha sido,
por lo menos, explícitamente, enfatizada— con este punto de partida,
se muestra que este es un tipo de conocimiento actual de lo actual. En
otras palabras, que la phronesis es un tipo de conocimiento de los que
no es posible definición alguna, pero podemos captarla por analogía.
Esto, por lo demás, es lo que llevó a Aristóteles, al final del capítulo VI
de la Ética a Nicómaco, a preguntarse por la utilidad del análisis de la
naturaleza de la phronesis.
Lo característico del phronimos —regresando al tema— es que de-
libera correcta o excelentemente acerca del vivir bien, tanto en las co-
sas referentes a lo privado como en las referentes a lo público. En qué
consiste la deliberación excelente, lo expresa Aristóteles de la forma
siguiente:
“De manera que, puesto que la virtud moral es una dis-
Nóesis

posición capaz de elección y esta elección es un deseo de-


liberativo, es necesario por eso mismo que la norma sea

172
buena y el deseo sea recto, si la elección deliberada ha de

Roberto Estrada Olguín


ser buena, y que sea lo mismo lo que la regla afirma y
lo que el deseo persigue” (Aristóteles, Ética a Nicomaco.
1139a 22-25)

Gadamer, interpretando esta cita, dice que para Aristóteles el co-


nocimiento ético consiste en la apetencia (orexis) y la elaboración de
esta hacia un hábito (hexis) (Gadamer, H-G, 1962, p. 384). Que la
apetencia sopesada (orexis bouletike) pase a ser hábito12. La elección
deliberada13 (Gadamer, H-G, 1962, p. 384) o el escoger correctamente,
consiste en que cada capacidad del alma involucrada (en este caso la
orexis o apetencia y el nous o intelecto) en ella, realice su buena dispo-
sición. Y la buena disposición del intelecto es la verdad —de lo afirma-
do—, mientras que la buena disposición de la orexis es lo correcto —en
lo buscado. Así la excelencia ética consiste en hacer de esta manera de
elegir (proairesis) un hábito (hexis).
De este modo, entonces, aquí ya no se habla solo de la elección
deliberada como una apetencia (orexis) deliberada —que puede ser
correcta o incorrecta—, sino de la elección excelente o correcta (de la
buena elección) que es, por tanto, una apetencia (orexis) que razona o
un intelecto que desea, cuyo principio, dice Aristóteles, es un hombre
(Aristóteles, Ética a Nicómaco, VI, 2, 1139b).
Es pertinente mencionar que la buena deliberación (euboulia) o
buen consejo14 supone el “buen juicio” (eusinesia), el cual es definido

12 Marino López ve aquí la integración de la parte irracional con la parte racional del
Vol. 21 • número 42 • 2012
alma: la inclinación (orexis) mutable se transforma en hábito (hexis) permanente (Ma-
rino Antonio, 1995., p. 34). Véase también Ando, Takatura, Aristotle’s Theory of Practical
Cognition, Martinus Nijhoff, Netherlands, 1971: este autor entiende lo irracional y lo
racional en Aristóteles en dos sentidos uno donde lo irracional no tiene relación alguna
con lo racional, y otra donde lo irracional se puede relacionar con lo racional. El punto
en el cual se establece esta relación es precisamente la apetencia (orexis); véase el capí-
tulo II The funcions of the soul, págs., 76-137. Cf., Aristóteles, Etica a Nicómaco, 13,
1102b-1103a.
13 Aristóteles definió la elección (proairesis) en el libro III, 5, 1113a 11, como un deseo
deliberado (bouletike orexis), ahora se trata de una elección (y, por tanto de un deseo
deliberado) correcta.
14 Este término es traducido por Aubenque y por Samaranch (traductor de Aristóteles de

173
como un tipo de saber (gnome) que capta lo adecuado (epieikos) de cada
La problemática de la racionalidad y la Bioética

caso. Siendo esto lo que distingue al hombre prudente del resto de los
humanos. Este tipo de conocimiento o saber es lo que más adelante
denominaremos —siguiendo a Antonio Marino— percepción pruden-
cial.
La phronesis queda caracterizada como una hexis, acompañada de
razón verdadera, dirigida a la acción y con referencia a lo que es bueno y
malo para el hombre (Aristóteles, Ética a Nicómaco, 1140b, 20). Ahora,
con lo anteriormente dicho podemos distinguir más claramente a la
phronesis de la episteme y de la techne.
La episteme, por su parte, en tanto trata sobre objetos de lo necesa-
rio y eterno, no tiene como su objeto lo bueno y malo para el hombre,
no es en lo eterno donde Aristóteles busca lo bueno, sino en lo logis-
tikon, pues lo eterno y necesario no admiten ser de otra manera de
como es, pero el hombre y su vida pertenecen a lo que sí puede ser de
otra manera de como es. Además, la episteme, en tanto es susceptible
de ser enseñada y aprendida, no es práctica sino teórica. (Marino Ló-
pez, 1995, p. 34).
La techne, por su lado, a pesar de referirse a los objetos de lo logis-
tikon —igual que la phronesis— tampoco tiene como su objeto lo bueno
y malo para el hombre, pues en tanto disposición (hexis) productiva —y
no práctica— es un conocimiento que se busca no por sí mismo, sino
en vista de un fin externo; mientras que la phronesis es un conocimiento
que se busca por sí mismo. Podemos decir que en la techne no es nece-
sario que el deseo (orexis) sea recto y la razón verdadera, pues el fin de
la producción es otro que la producción misma. Mientras que para la
phronesis la acción buena, el acto virtuoso, es el fin en sí mismo. Además,
la techne admite grados, mientras que en la phronesis no hay grados.

la editorial Aguilar) como “buena deliberación” y por Marino López como “buen conse-
jo”. Hay desacuerdo igualmente entre estos autores para traducir la palabra epieikos, los
Nóesis

dos primeros la traducen como “equitativo”( Pierre Aubenque, 1963, pág., 116 y ss; tam-
bién 151), mientras que el último la traduce como “lo adecuado” o “lo idóneo”(Marino,
L..A.,1995, pág., 37).

174
Aristóteles hace algunas otras distinciones de la phronesis con capa-

Roberto Estrada Olguín


cidades del alma que dicen verdad,15 de las cuales es de nuestro interés
destacar la referente a la phronesis y el nous (“inteligencia intuitiva”).
Antonio Marino señala, con referencia a la relación entre estas dos
capacidades del alma, que se asemejan en que no son discursivas, pero
que son diferentes en que se encuentran en extremos opuestos. Y que
esta relación suscita la necesidad de distinguir con más precisión lo
que él llama la percepción sensible, la percepción noética y la percepción
prudencial. (Marino, L., A., 1995, p., 37).
El primer tipo de percepción se refiere a la aisthesis (la cual fue
incluida por Aristóteles, junto con la orexis y el nous, en el concepto de
kuria o “poderes” que determinan la acción y la verdad) que es un ele-
mento de distinción entre la phronesis y la techne, pues la aisthesis (que
generalmente es traducida por “sensación”) es percepción de objetos
sensibles (objetos no necesarios), por lo cual pertenece a lo logistikon,
y es la percepción de los objetos de la techne, pero no de la phronesis,
puesto que “ver” una acción no es simplemente ver los movimientos
de un cuerpo.16

b) Imperativo categórico.
Por ahora, quizá, un ejemplo de una manera opuesta de ver la ética,
el conocimiento práctico, nos muestre la importancia que tiene el ver
dicho conocimiento de una o de otra manera. Comparemos, por ejem-
plo, lo que plantea Kant en la Metafisica de las costumbres. Sin olvidar
que es probable que el propio Kant cambiara su planteamiento con la
introducción del Juicio reflexivo en la Tercer Crítica.17
Vol. 21 • número 42 • 2012

15 En específico distingue a la phronesis de la sophia (sabiduría) diciendo que esta es epis-


teme en el más alto grado (episteme y entendimiento intuitivo, nous) y, por tanto, tiene
todas las características de la episteme.
16 “Para la vista, por ejemplo, una acción es un movimiento de un cuerpo que en cuanto tal
no es distinguible de movimientos no voluntarios. Para saber que un movimiento de un
cuerpo es una acción necesito más que meramente verlo” (Marino L.,A., 1995, p., 32).
17 Cfr. Introducción a la Crítica del Juicio. Por lo demás, el Juicio reflexivo introducido por
Kant ha dado lugar a una interpretación donde se incorpora a la hermenéutica como
parte fundamental en la filosofía kantiana.

175
Kant también distingue entre lo necesario —en su terminología
La problemática de la racionalidad y la Bioética

lo universal— y lo contingente. Cuando Aristóteles habla de objetos


o seres necesarios, o que no pueden ser de otra manera de como son,
se refiere a lo que es eterno, y en ese sentido universal. Cuando Kant
habla de Imperativo categórico o ley moral, que debe valer para todo
ser racional, y en ese sentido universal, se refiere a lo que no depende
de las situaciones (particularmente de las inclinaciones humanas), y en
ese sentido es eterno, puesto que no está expuesto a las contingencias
del tiempo. Si es correcto este paralelismo entre los conceptos aris-
totélicos y kantianos, entonces es posible mostrar que ambos autores
entienden a la ética de forma completamente opuesta.
El punto de partida de Kant es buscar aquello que puede ser “bue-
no absolutamente” y lo encuentra en la “buena voluntad”, y es buena
no por lo que realice o efectúe, sino en sí misma. No es buena por
ser adecuada para la obtención de algún fin. Kant introduce —para
desarrollar el concepto de buena voluntad— el concepto de deber. Y
distingue el actuar conforme al deber del actuar por deber.18 El actuar
conforme al deber es accidental (por ejemplo, no suicidarse, por cobar-
día; se respeta la vida pero no por el propio respeto a la vida), pero ac-
tuar por deber es siempre por respeto a una máxima (no suicidarse por
respeto a la vida). Así el contenido moral de la acción, es decir, aquello
que hace que sea una acción moral, reside no en los efectos esperados
(en nuestro ejemplo, el no suicidarse —el efecto— no es lo que hace
moral a la acción) sino en “la representación de la ley en sí misma” (o
sea, siguiendo el ejemplo, no haberse suicidado, a pesar de que el vivir
implicara infelicidad).
Sin embargo, el deber no puede obtenerse de la experiencia, pues
nunca podemos estar seguros de que la acción fuera por deber (y no
solo conforme al deber), por lo cual la experiencia no puede propor-
cionarnos ningún ejemplo de acción por deber. El principio, pues, del
Nóesis

18 “...cuando se trata del valor moral no importan las acciones, que se ven, sino aquellos
íntimos principios de las mismas, que no se ven” (Fundamentación de la metafísica de
las costumbres, 1983, p., 30).

176
deber será a priori y por tanto, universal. Es en la universalidad de la ley

Roberto Estrada Olguín


en donde se funda el principio de la moralidad.
Así, mientras Aristóteles busca lo bueno y malo, para el hombre,
en lo contingente, en lo que puede ser de otra manera de como es (y
por tanto, aquí ubicaría la libertad), Kant lo busca en lo universal, en lo
bueno y malo no solo para el hombre, sino para todo ser racional. Y la
libertad la ubica Kant en lo universal, ya que la autonomía de la voluntad
(en tanto opuesta a la heteronomía) está dada por la posibilidad de que
la voluntad pueda darse una ley a sí misma (que la ley que la determina
no sea externa, no sea dada por otro que ella misma). Es decir, que la
voluntad esté sometida a la ley si y solo si ella es la legisladora de la ley
a que se somete, de lo contrario no sería autónoma, sino heterónoma.
(Kant, I., Fundamentación metafísica de las costumbres, p. 47 y ss).
Puesto que la ley que determina a la buena voluntad es válida para
todo ser racional, la determinación toma dos formas: la ley como prin-
cipio objetivo se opone a un principio subjetivo siempre conforme a
ley (Dios y toda voluntad santa, dice Kant) y a un principio subjetivo
no siempre conforme a la ley (la voluntad humana). El último tipo de
determinación llámase constricción y el principio llámase mandato.
La forma del mandato, que se expresa por un “deber ser”, se llama
imperativo. Los imperativos son hipotéticos cuando son medios para
conseguir alguna otra cosa y son categóricos cuando la acción es el
fin en sí misma. Aquí Ando Takatura ha visto una analogía con los
conceptos de techne y phronesis de Aristóteles. El imperativo hipotéti-
co manda lo que se debe hacer para alcanzar el fin deseado, así como
la techne es un conocimiento que tiene un fin externo y es un medio
Vol. 21 • número 42 • 2012
para producir la cosa deseada; mientras que el imperativo categórico
representa la acción y su necesidad como fin en sí misma, así como la
phronesis es un conocimiento cuyo fin es la acción misma.
Kant busca el fundamento de la moralidad, como buscó las condi-
ciones que hacen posible el conocimiento de la naturaleza, el conoci-
miento teórico. Y encuentra que solo puede haber moralidad, esto es
solo podemos responsabilizar a alguien de sus actos, si tiene como fun-
damento a la libertad. Esta determina a la voluntad como causalidad

177
y por tanto, alguien es responsable de sus actos, si y solo si, asumimos
La problemática de la racionalidad y la Bioética

que es causa de dichos actos.


La diferencia entre el uso teórico y el uso práctico de la razón re-
side en que, mientras el primero se funda en los conceptos del enten-
dimiento y su crítica (crítica de la razón pura y práctica) se refería a
las condiciones de posibilidad del conocimiento humano; la segunda
tiene su principio en una idea de la razón y se refiere no a la moralidad
según la naturaleza humana, sino a la moralidad válida para todo ser
racional.
Es claro que esto es una oposición más con Aristóteles —como
hemos mencionado—, de hecho, distinguimos los actos prudentes de
los imprudentes, sin haber definido la phronesis; Kant, por el contra-
rio, parte de definir lo que es bueno absolutamente (universalmente) y
luego aplicarlo a las condiciones humanas (a la voluntad que además
de ser determinada por la razón también es determinada por las incli-
naciones).
Una consecuencia de esta oposición es que, en tanto que para Aris-
tóteles la parte irracional del alma (la orexis, que puede ser traducida
por apetencia o inclinaciones) se articula con la parte racional me-
diante el hábito (hexis) de la buena deliberación, en la cual la apetencia
(orexis) es una apetencia que razona o el intelecto (nous), un intelecto
que desea y cuyo principio es un hombre; para Kant —como él mismo
señala en la Introducción a la Crítica del Juicio (parágrafos I y II)— la
voluntad como determinada por las inclinaciones, esto es, en tanto
objeto de la razón teórica y por tanto, como fenómeno, pertenece a la
naturaleza, y en tanto, determinada por la libertad (como voluntad
determinada por la razón) y por tanto, como noumeno, como cosa en sí,
pertenece a lo suprasensible, quedando separada una de la otra.
Nóesis

178
Bibliografía

Roberto Estrada Olguín


Ando, Takatura. Aristotle’s Theory of Practical Cognition. Netherlands:
Martinus Nijhoff, 1971.
Arendt, Hanna. La condición humana. Barcelona: Editorial Paidós,
1983.
Aristotéles. “Etica a Nicómaco”, en: Obras escogidas. Madrid: Editorial
Aguilar, 1990.
Aristotéles. “Política”, en: Obras escogidas. Madrid: Editorial Aguilar,
1990.
Aubenque, Pierre. La prudence chez Aristote. France: Press Universitaries
de France, 1963.
Ferrer, J.,J. y Álvarez, J., C. Para fundamentar la bioética. Teorías y
paradigmas teóricos en la bioética contemporánea. Madrid: Universidad
Pontificia Comillas y Editorial Desclée Da Brouwer, 2003.
Gadamer, H.-G. Verdad y método. Barcelona: Sígueme, 1985.
Gadamer, H.-G. Verdad y método II. Barcelona: Sígueme, 1985.
Jonas, H. El principio vida hacia una biología filosófica. Traducción de
José Mardomingo, Madrid: Editorial Trotta, 2000.
Jonas, H. Pensar sobre Dios y otros ensayos. Traducción de Angela
Ackermann, Barcelona: Editorial Herder, 1992.
Jonsen A. R. The Birth of Bioetihics. New York: Oxford University
Press, 1998.
Kant, I. Fundamentación de la metafísica de las costumbres. México:
Porrúa, 1983.
Levine, R. J. Ethics and Regulation of Clinical Research, New Haven:
Vol. 21 • número 42 • 2012

Yale University Press, 1988.


Luna, Florencia y Rivera Eduardo (compiladores). Los desafíos éticos
de la genética humana. México: Fondo de Cultura Económica y el
Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM, 2005.
Marino, López Antonio, (editor). “Phronesis y sapiencia filosófica”, en:
Inter Alia Hermenéutica, UNAM-ENEP-ACATLAN, 1995.
Platts, Mark. Sobre usos y abusos de la moral ética, sida y sociedad. México:
Paidós-IIF-UNAM, 1999.

179
Platts, Mark (compilador). Dilemas éticos. México: FEC-IIF-UNAM,
La problemática de la racionalidad y la Bioética

1997.
Rescher, N. La Racionalidad, una indagación filosófica sobre la naturaleza
y la justificación de la razón, Tecnos, 1991.
Rivera, López, Eduardo. Ética y trasplante de órganos. México: FCE-
IIF-UNAM, 2001.
Rouse, Joseph. Knowledge and Power: toward a political philosophy of
science. Ithaca Cornell University Press, 1987.
Kiesel, Teodor. “Heidegger and the new image of science”, en:
Christopher Macan (editor). Martin Heidegger, volumen IV,
London: Routledge, 1997.
White, Jhon. A Biological Theme in Aristotle’s Ethics, Editado en The
St. John’s Review, Vol. XLII, no. 3, 1994.
Nóesis

180