Está en la página 1de 1

CASO Exhibicionismo:

Un hombre siempre desde su coche mostraba su pene a niñas de la escuela que iban pasando entonces comenta:
“mientras observas sus jóvenes rostros, empiezas a sentir una erección. Sientes como tu pene se endurece mientras lo
frotas. ¡Ellas te están observando! Llamas a las niñas a tu auto. Ellas no saben lo que les espera. Mientras se acercan al
auto sacas tu pene y comienzas a masturbarte con violencia. Las niñas están horrorizadas!”

CASO Fetichismo:
Los fetiches de plástico son particularmente populares. Algunos fetichistas de plástico se excitan sexualmente
con solo usar prendas íntimas de plástico. Otros se visten con ellas (o quieren que si pareja las use) durante la
actividad sexual porque las prendas son necesarias para que se exciten, Un fetichista sexual del plástico describe
el papel que las botas de plástico juegan en su conducta sexual:
- Yo siempre he estado fascinado con las botas plásticas, no puedo decir con exactitud cuándo empezó mi
fascinación, pero debo haber estado muy joven. Su encanto es casi hipnótico y si veo a alguien
caminando con botas de plástico, me excito mucho y tal vez siga a esa persona a distancia, en esas
circunstancias rápidamente me viene una erección y puedo eyacular fácilmente.

CASO Sadismo y Masoquismo


En las relaciones sadomasoquistas, de antemano los participantes están de acuerdo sobre los límites:
mi esposa y yo realizamos juegos de dominio y sumisión, y en ocasiones tenemos las marcas para probarlo.
Pero el que manda observa como un halcón para asegurarse de que nos detengamos cuando ya no le agrada al
otro.

UN HOMBRE TRAVESTITA LE DIO ESTA EXPLICACION DE SU CONDCUTA A SU ESPOSA EN UNA CARTA LA CUAL
DECIA: los atributos masculinos que al principio te atrajeron de mí, como tú sabes, una parte integran de mi
personalidad, como lo es mi travestismo. Siempre ha sido una parte de mi… solo somos chicas de fantasía y siempre
sabemos que en realidad somos hombres así que no te preocupes de que alguna vez nos sintamos insatisfechos con la
virilidad o queramos transformarnos para siempre en una mujer. Cuando estamos vestidos con ropa femenina y
logramos parecernos lo ms posible a una mujer de verdad, en realidad pretendemos ser mujeres durante un periodo
breve pero es una simulación y definitivamente no una realidad.

CASO Voyeurismo:
X era un hombre de 46 años, había trabajado como guarda de seguridad por muchos años y era considerado
un empleado responsable y de confianza, su trabajo principal era patrullar los terrenos por la noche. Una
noche un inquilino llamo a la policía porque había visto a x parado cerca de una de las ventanas de un
apartamiento y se estaba masturbando. Cuando llego la policía notaron que las sombras de las cortinas
mostraban a un hombre y a una mujer en un abrazo apasionado. X fue arrestado y después sentenciado a la
prisión. Le dijo a la policía que tenía la necesidad incontrolable de observar a las personas desvestirse o
practicar el sexo. X dijo: “la tensión se acumula y tengo que mirar. Y después me excito y quiero
masturbarme”.