Está en la página 1de 3

EL CARNAVAL DE CHIMALHUACÁN

Transitando por una de las edificaciones de cultura de la zona oriente que me


enteré del inicio del Carnaval de Chimalhuacán, en el estado de México, el cual
lleva aproximadamente 109 años de haber iniciado. De hecho, gran parte de su
atractivo es la historia que mantienen sus orígenes.

El baile principal tiene su fuente en Europa, y es insertado en el país con el arribo


de Maximiliano de Habsburgo y Carlota en el año 1864; en ese entonces era la
moda entre la nobleza.

El Carnaval de Chimalhuacán, surge como un acto de protesta, el México de la


segunda mitad del Siglo 19, era un país desestabilizado política y
económicamente. Vivíamos bajo el dominio de la monarquía europea. La gente
observaba la manera de comportarse de las clases ricas, y les critica. Satirizan los
excesos de la cúpula de poder, una muestra son las máscaras que se utilizan en
el carnaval. Simulan rasgos del emperador rubio de piel blanca y ojos azules.

Así, de ser una representación exclusiva de la clase alta, pasó a ser adoptada
como una tradición popular. Al final, resulta ser una mezcla de una danza original
mexicana conocida como los Huehuenches y los bailes europeos de entonces.
Las llamadas comparsas son las protagonistas de ésta celebración, grupos de
baile formados –en su mayoría- sólo por familias.

Los trajes que utilizan son verdaderas artesanías, bordados a mano con canutillo
de oro. Algunas de las técnicas para la elaboración de los mismos, han pasado
por generaciones y sólo son conocidas por los miembros de la familia. Estas
agrupaciones son acompañadas por orquestas populares y van recorriendo las
colonias aledañas de Chimalhuacán, por alrededor de dos meses, convirtiendo al
carnaval en uno de los más largos del mundo.

A pesar de conservar la esencia sobre su origen, el carnaval ha evolucionado en


cuanto a los temas de protesta. Son los personajes públicos de actualidad,
principalmente políticos, quienes pasan a ser el centro de las sátiras que se
realizan.
Si bien los bailes pueden parecer poco espectaculares y elaborados, su marco
histórico les otorga un fuerte sentido. Se reconoce la continuidad de los bailes por
encima de algunas pesadumbres del lugar en que se circunscriben, pues como es
sabido, la parte oriente del área metropolitana y sus alrededores mantienen altos
índices de pobreza, delincuencia, entre otros padecimientos, y sin embargo,
diversos esfuerzos para fomentar la cultura, como el Carnaval de Chimalhuacán,
no han cesado.

Si se pretende visitar el municipio existen otros sitios de interés como: la Iglesia de


Santo Domingo, construi`a en el siglo XVI; el Palacio Municipal construido en el
siglo XVIII; las artesanías típicas de tallado de piedra; las zonas arqueológicas de
Tepalcates y Pochotes ¿las conoces?; y la gastronomía típica de Chimalhuacán.