Está en la página 1de 2

Definición de la radiación ultravioleta

Se refiere a emisiones de radiación con longitudes de onda entre 200 y 400 nm.

Sobre la atmósfera superior inciden alrededor de 1 350 W/m2 de radiación electromagnética. A
pesar de que gran parte de la radiación se dispersa, llegan a nivel del mar, 30 W/m2 de radiación.
Del volumen de radiación que llega al nivel del mar, 40 % corresponde al espectro infrarrojo y 8 %
corresponde al ultravioleta.

Clasificación de los rayos ultravioletas

El rango de radiación correspondiente a la región ultravioleta en el espectro electromagnético, se
divide a su vez en tres áreas (ver la figura 27.2), que tienen características particulares: – UV-A. En
la radiación UV-A, se relacionan rayos con longitudes de onda entre 320 y 400 nm. Estos producen
bronceado inmediato con mínimo de eritema cutáneo (por oxidación de melanina), que aparece 1
h después de la exposición y desaparece en días. Pueden generar también un bronceado
retardado (por cambio de la distribución de la melanina y aumento del volumen del melanocito),
aparece 2 a 3 días después de la exposición y desaparece luego de 2 semanas.

– UV-B.Rayos con longitudes de onda entre 290 y 320 nm. Tiene mucho más riesgo de quemadura
que el UV-A, está relacionado con los cambios degenerativos conocidos como foto envejecimiento
de la piel. Sus efectos fototóxicos son empleados en algunas indicaciones.

En el rango de UV-B, se activa el proceso de fotosíntesis de vitamina D, esta incrementa la
absorción de calcio y de fósforo por el intestino, y estimula la mineralización ósea.

– UV-C. Rayos con longitudes de onda entre 200 y 290 nm. Ejercen el efecto más energético de
todo el espectro UV; desde el punto de vista natural, este tipo de radiación no llega hasta el nivel
del mar. Tiene gran poder bactericida.

Es el tipo de luz ultravioleta más comúnmente utilizada en el tratamiento de úlceras crónicas. Se
ha planteado que las aplicaciones

en estas longitudes de onda contribuyen en

la proliferación y migración del tejido

epitelial, estimulan la liberación de mediadores químicos que modulan la respuesta

inflamatoria y promueven la circulación local. Su gran poder bactericida, es producido por efecto
directo de la UV-C en el

material nuclear de la bacteria, demostrado

para el estafilococo dorado meticilin resistente, y para el enterococo fecal vancomicin

resistente. El efecto más potente se ha observado con longitud de onda de 254 nm.

En estudios in vitrola efectividad puede ser

de 100 % en solo 90 s.

5-7

La lámpara se mantiene a una distancia de una pulgada de la piel. . de 254 nm. en posición que la luz incida perpendicularmente sobre la piel.La utilización de lámparas portátiles de UV-C. reduce el posible efecto carci-nógeno de los rayos UV-A y UV-B. En úlceras crónicas la duración de la aplicación debe ser de 180 s.