Está en la página 1de 1

"REVISTA DE LOS ERUDITOS"

Observaciones y experiencias sobre el Rocío de Mayo


Extraídas del diario de Inglaterra y traducidas del inglés al
francés

Publicación extraída de la "revista de los eruditos"


(11 de enero de MDCLXVI, página 208.210)

"Sr. Henham Gentilhombre inglés, habiendo tenido la ocasión de emplear una gran
cantidad de rocío de Mayo hizo sobre este sujeto diversas experiencias y
observaciones, que presentó a la Sociedad Real de Inglaterra (Royal Society)
En primer lugar, observó que habiendo intentado putrificar este rocío de Mayo,
metiéndolo en proporciones diferentes dentro de algunos alambiques ciegos (o
cegados, es decir cerrados o sellados herméticamente. N. del T.) y en lugares con
diferentes grados de calor, como al estiercol, y al baño; él no pudo obtener éxito,
pues el calor por moderado que fuese lo aclaraba y conservaba su suavidad en
lugar de pudrirlo o causar en él alguna separación de sus partes.
En segundo lugar, que habiendo expuesto al Sol todo un Verano en algunas vasijas
de tierra, él no ha encontrado ninguna alteración considerable. Más habiéndola
puesto dentro de un barrilete de madera y habiéndola dejado a la sombra de tres
semanas a un mes, el Rocío se putrificó por sí mismo, apestando
extraordinariamente, y dejó abajo en el fondo un sedimento negro como el lodo.
Los Filósofos encuentran esta experiencia admirable, y no entienden porque el
Rocío se putrificó en la sombra, y que no se putrifique en el fuego o al sol, ni dentro
de las vasijas de tierra o de otra materia que no sea la madera.
En tercer lugar observó que habiendo expuesto este Rocio putrificado al Sol, se
habían formado en el algunos insectos de los que algunos por una segunda
generación se transformaron de una especie en otra.
En cuarto lugar, él dice que habiendo hecho evaporar por desecación (o hasta la
sequedad. N. del T.) a este Rocío putrificado, encontró que quedó una tierra
grisacea en forma de hojas de papel, puestas las unas sobre las otras.
Que habiendo molido esta tierra sobre un mármol, y habiéndole dado un fuego
violento en una retorta de vidrio, ella se ha fundido al instante y deviniendo
después de haberse enfriado, como un pastel en el fondo del vaso, y aparecía como
sal y azufre fundidos conjuntados en cierta proporción. Que esta materia después
de haber sido triturada sobre el mármol devino agua clara del color de un rojo
púrpura. Que en fin a fuerza de calcinar y de filtrar a menudo esta tierra extrajo
finalmente dos onzas de una bella sal blanca y menuda (fina), la cual habiéndola
observado al microscopio, encontró que tenía unos ángulos semejantes en número
y figura a las del salitre.
Estas cosas estan relatadas más extensamente en el diario de Inglaterra, más me
he tomado la libertad de resumirlas, temiendo que siendo más extensas, ellas no
devienen aburridas a los que no se placen al estudio de la Física, ni a los
buscadores de la Naturaleza."

Intereses relacionados