Está en la página 1de 2

Estar en las fronteras 

Los jesuitas suelen recordarnos a los que trabajamos a su lado que hay que estar en las 
fronteras, una vocación que conservan desde la fundación de la Compañía hace 500 años.  
Con la palabra “frontera” no se refieren a los bordes que dibujan los límites de los estados, 
sino al concepto de línea en la que se encuentran realidades diferentes, un concepto que no se 
refiere a una única realidad. Hay fronteras que tienen que ver con la desigualdad, con la nítida 
barrera que separa a los que tienen de los que no tienen. Pero también existen fronteras que 
tienen que ver con el conocimiento, las que separan lo poco que sabemos de lo mucho que 
ignoramos. 
Creo que esa intuición, ese mandato que dejó el de Loyola a los suyos, encierra una profunda 
enseñanza sobre la Historia, que siempre transcurre precisamente en esos bordes en colisión. 
Ese lugar donde las personas nos encontramos con nuestros límites, para bien o para mal, es el 
lugar en donde somos capaces de dar lo mejor de nosotros, y a veces también de enseñar 
nuestro lado más oscuro. Importa mucho, por eso, que haya buenas personas en las 
fronteras… 
Me traigo esa reflexión al mundo de la empresa, y me vale igual. Porque en los límites en los 
que la economía se está transformando, es el lugar donde surgen las grandes amenazas que 
pueden destruir nuestro tejido empresarial y, al mismo tiempo, las grandes oportunidades en 
las que nuestras empresas pueden encontrar su futuro.  
Así que ese consejo ignaciano de estar en la frontera es relevante: si nuestras empresas no 
están en esas fronteras, otras serán las que aprovecharán esas oportunidades, otras serán las 
que escriban la historia de la creación de valor, y también la historia de su reparto. 
Así que es relevante preguntarse en cada momento dónde están esas fronteras, y procurar 
estar en ellas. Al final las empresas las hacemos personas, y por eso los límites no son 
esencialmente diferentes. 
Existe la frontera del conocimiento, esa línea que marca la Ciencia y la Tecnología, y de la que 
se van desprendiendo aplicaciones con un inmenso potencial de transformar sectores 
productivos. En nanotecnología, biociencias, inteligencia artificial, robotización y, sobre todo, 
en los cruces de estas disciplinas, en esas fronteras es en las que tiene que estar nuestra 
empresa. 
Y para llegar a ese lugar, hacen falta infraestructuras. Hace poco veía un mapa del mundo en el 
que se borraban las fronteras (que con los tratados de comercio se van diluyendo, las 
multinacionales cada vez mandan más, y los estados menos), y solo se dibujaban las 
infraestructuras. La reflexión de quien hacía el mapa era precisamente esta: lo realmente 
relevante para construir y vertebrar naciones y territorios, son las infraestructuras reales que 
los conectan con el resto del mundo, no las líneas imaginarias que los separan. 
Necesitamos empresas que estén atentas a las fronteras de la ciencia, de la tecnología, y 
necesitamos Universidades y Centros Tecnológicos que habiten permanentemente en esas 
fronteras, y arranquen de ellas el futuro de nuestra industria.  

Pero no son estas las únicas fronteras. Existen también las fronteras de la nueva globalización, 
el mapa de las oportunidades que dibuja un mundo en transformación. No hay un único mapa 
para ese laberinto, y hay que leerlos todos. 
Una parte de esos mapas se dibuja en los tratados económicos que antes citaba. En esa 
maquinaria perfecta que conforman “los mercados globales” y que te explican cada año en el 
Foro de Davos y en los informes de las multinacionales. En esa visión de un mundo que está 
construyendo una gigantesca nueva clase media, cuyo centro de gravedad se está desplazando 
hacia Asia, y que durante la siguiente década tendrá en África inmensas oportunidades (a 
Europa nos dejan la “economía plateada”, creo, la que peina canas…) 
Otra parte de la cartografía se dibuja en los “Objetivos de Desarrollo Sostenible”, esa otra 
mirada a un mundo repleto de necesidades por atender, en el que se necesitan también 
empresas capaces de arrojarse a esa frontera. Menos conocida que la anterior, menos 
explorada, pero también por ello más llena de valor por crear, por repartir.  
Sería un grave error no conectar a nuestro tejido socio‐económico a esa otra mirada, que 
además está movilizando por primera vez con decisión al sector privado. Aquí las 
infraestructuras las conforman más bien otro tipo de entidades, ONGs y entidades que llevan 
viviendo en esta frontera muchas décadas.  
Hay más fronteras, además de las del conocimiento y la globalización. Lo importante es que 
cada uno encontremos las nuestras y vayamos allí, donde hacen falta buenas personas, y 
buenas empresas, que seamos capaces de convertirlas en lugares más humanos, fronteras 
donde las personas podamos vivir con dignidad.  
Si eso hacemos, lo demás vendrá dado, no es casualidad que la Compañía sea la multinacional 
más antigua que se conoce, pronto cumplirá 500 años…