Está en la página 1de 27

EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

CAPÍTULO VII

JUAN CALVINO: EL TEÓLOGO CULTURAL


Y REFORMADOR DE LA VIDA TOTAL

Juan Calvino (1509–64) fue un Refor- endurecida en tales temas de lo que podría
mador de segunda generación, edificando haberse esperado de alguien en mi tem-
sobre el fundamento establecido por Lutero prano período de vida.”2
y Zwinglio. Este hecho de ninguna manera
significa que era meramente un reproduc- A través de esta experiencia, como
tor y copista. 1 Calvino no solamente hizo Agustín antes que él, Calvino fue transfor-
una contribución original a la teología, sino mado en una nueva criatura (II Cor. 5:17).
también al ámbito de la cultura. De hecho, De un buscador de sí mismo se convirtió en
podría ser llamado el teólogo de la cultura un buscador del honor de Dios y de la edifi-
par excellence. cación de la iglesia (ibid., pp. XLI-XLIX).
Pronto Calvino se volvió profundamente
A la edad de veintidós años Calvino se consciente de un llamado dual, a decir, al
estableció en París como un prometedor ministerio del Evangelio y al rol de refor-
erudito humanista. Había hecho su debut mador. Inmediatamente después de su con-
en el mundo de las letras con su comentario versión, nos cuenta él, muchos acudieron a
sobre Séneca Tratado sobre la clemencia él por instrucción y miraron a él en busca
(1532). Un año después experimentó una de liderazgo. Aunque era extremadamente
súbita conversión. Según el propio testimo- tímido y esquivo por naturaleza, ahora se
nio de Calvino ya estaba “obstinadamente hallaba repentinamente lanzado al centro
demasiado dedicado a las supersticiones del de atención. Verdaderamente que el lide-
papado como para ser liberado fácilmente razgo fue impulsado sobre él. Esto fue par-
de ese abismo de fango tan profundo.” Sin cialmente logrado por las urgentes
embargo, “Dios, por medio de una conver- imprecaciones de Farel, quien en 1536
sión repentina, trajo mi mente a un marco retuvo a Calvino en Ginebra para la obra de
de referencia enseñable, la que estaba más la Reforma. Posteriormente, los magníficos

1. Doumergue, “Calvino: ¿Imitador o Crea- 2. Prefacio, Comentario sobre el Libro de los


dor?”, Calvino y la Reforma (New York, Salmos (Grand Rapids, Michigan, 1949),
1909), pp. 1-55. p. XL.

1
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

talentos y el excelente entrenamiento de Calvino rechazó la autoridad del papa y de


Calvino se impusieron de manera natural la jerarquía en asuntos religiosos. Pero es
de manera que sus colegas le aceptaron igualmente claro su rechazo de la autono-
como el primus inter pares y con mucho mía de la razón del hombre como el punto
gusto aceptaron su liderazgo. 3 de referencia final en el conocimiento. Por
tanto es un abuso de lenguaje, si no es que
Mientras estaba viviendo en el exilio un error atroz, decir que Calvino permane-
bajo un nombre ficticio en Basilea, Calvino ció siendo un Humanista toda su vida.
publicó la primera edición (1536) de la que Claro, nadie negaría que Calvino se había
iba a convertirse en la obra de su vida, y la desarrollado en la atmósfera del saber
más grande obra maestra teológica Protes- Humanista en París y que había experimen-
tante en un solo volumen de todos los tiem- tado su fascinante influencia. El Huma-
pos, La Institución de la Religión Cristiana.4 nismo era hijo del Renacimiento. Sustituyó
En esta su primera gran aventura literaria la meta medieval de la visión de Dios por el
para la Reforma, Calvino defendió a sus ideal pagano del alma hermosa en un
compatriotas en Francia de las calumnias cuerpo hermoso, con su énfasis en la vida
de Francis I. Este astuto monarca, al tratar del hombre bajo el sol. Fue más un movi-
de conciliar a los príncipes Germanos, miento estético-filológico que uno filosó-
buscaba justificar sus persecuciones hacia fico. Sin embargo, el hombre era la medida
los Protestantes Franceses llamándolos de todas las cosas. La forma fue glorificada
anarquistas. Calvino repudió esto en contraste con la esencia o contenido. El
mostrando que los ciudadanos Reformados Humanismo también carecía de seriedad
de Francia dispuestos a sujetarse a la ética. Esto se hizo evidente en su represen-
autoridad constituida por Dios, pero que tante más grande, Erasmo de Rótterdam,
ellos habían abjurado de su alianza con el que fue irrevocablemente separado de la
papado. Pero Calvino produjo algo más que causa de la Reforma por el tratado de
una apología. Su obra se convirtió en un Lutero sobre la esclavitud del alma. Aun-
manifiesto al mundo de la fe Protestante. que todos admitirán que Calvino usó las
Por un lado, sirvió también como una herramientas de su aprendizaje y entrena-
declaración doctrinal para unir a las iglesias miento Humanistas y que apreciaba sus téc-
Protestantes de Francia duramente nicas, fue igual de resuelto en rechazar el
presionadas y al continente en contra de espíritu del Humanismo como Lutero lo
Roma, y contra los Anabaptistas y había estado antes de él.5
Humanistas por el otro.
Calvino como Teólogo de la Palabra
Está abundantemente atestiguado que
La Reforma Protestante, dice Warfield,
3. Ibid., pp. XLI, XLII, XLIII; cf. Carta a “fue la revolución más grande del pensa-
Sadoleto ; Phil. Fritz Büsser, Calvins
Urteil Ubre sich selbst (Zurich, 1950), p. miento que el espíritu humano haya for-
93s. jado desde la introducción del
4. En español se citará para referencia la
Institución producida por la Fundación
Editorial de Literatura Reformada, 5. Institución, Libro III, Cap. 19, “Sobre la
Felire, 1994. Libertad Cristiana”; Libro II, Cap. 2.

2
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

Cristianismo.”6 Los contemporáneos de pensar, tan grande, tan cargado de


Calvino le consideraban “El Teólogo” por beneficio para la Iglesia como para
vía de eminencia, y fue Melanchton, el asignarle con justicia un lugar al lado de
amigo íntimo de Lutero, quien le dio este Agustín y Anselmo, y Lutero, como el
título. Aunque Lutero, el héroe de Witten- Teólogo del Espíritu Santo, siendo ellos
burg, creó el Protestantismo, fue Calvino, respectivamente el Teólogo de la Gracia, de
como el genio de Ginebra quien lo salvó.7 la Expiación y de la Justificación” (Op. cit.,
Calvino ha sido reconocido por la inmensa p. 21).
mayoría como el organizador sistemático de
la teología Protestante. Sin embargo, no Aunque este juicio es verdadero, no
siempre se ha apreciado que era también un obstante uno no necesita negar que Calvino
estudiante original de la Escritura, quien derivó la mayor parte de su teología de
hizo algunas contribuciones como Lutero a través de Bucer, y que ésta no fue
dogmático. El Dr. B. B. Warfield, quien ha sino avivada doctrina Agustiniana de la
hecho tanto como cualquiera en los tiempos gracia de Dios. Aunque Calvino es crítico
modernos para entender la teología de de la prolijidad de Agustín, le cita con apro-
Calvino y para darle prominencia, dice, “él bación más a menudo que todos los otros
marcó una época en la historia de la Padres de la Iglesia juntos. Pero Calvino fue
doctrina de la Trinidad por su insistencia más allá que los otros Reformadores en su
en la auto-existencia como un atributo adherencia incondicional a la Palabra, en la
propio del Hijo y del Espíritu, lo mismo que claridad y lo incisivo de su pensamiento, en
del Padre, hizo a un lado los persistentes sus aplicaciones prácticas para la vida total
elementos del subordinacionismo, y y el fervor y afecto de sus admoniciones.
aseguró para la Iglesia una conciencia más Ha sido bien llamado el teólogo del corazón
profunda de la co-igualdad de las Personas (Warfield, Op. cit., p. 23).
divinas. Introdujo la presentación de la
obra de Cristo bajo la rúbrica del oficio Esta gran reverencia de Calvino a la
triple como Profeta, Sacerdote y Rey. Creó Palabra de Dios como la autoridad final,
la disciplina total de la ética Cristiana. Pero, inspirada e infalible para el pensamiento y
por sobre todo, le dio a la Iglesia la doctrina la acción, llega a expresarse en sus sermo-
completa de la Obra del Espíritu Santo, nes, comentarios y escritos controversia-
concebida profundamente y elaborada con les. Puede citarse una ilustración notable de
todo detalle, con sus provechosas La Institución para ilustrar que Calvino no
distinciones de gracia común y gracia enseña la predestinación debido a las
eficaz, de los efectos noéticos, estéticos y demandas de un sistema lógico de pensa-
telemáticos, un don, nos aventuramos a miento. Pues Calvino sostiene que es la
simple enseñanza de la Escritura. Y todavía
6. B. B. Warfield, Calvino y el Calvinismo no ha aparecido nadie para probar que Cal-
(New York, 1931), p. 10.
7. Doumergue, op. cit., p. 31, donde repro- vino estaba equivocado en esto.
duce la opinión de Max Weber en “Die
protestantische Ethik und der Geist des Calvino le responde a aquellos que
Kapitalismus,” Archiv für social Wissens- sepultarían toda mención de la predestina-
chaft und social Politik, Vol. XX, (1904),
y Vol. XXI, (1905). ción que “la Escritura es la escuela del Espí-

3
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

ritu Santo en la cual ni se ha dejado de Sin embargo, los peligros y temores


poner cosa alguna necesaria y útil de cono- involucrados de la sobre-cautela no debie-
cer, ni tampoco se enseña más que lo que es sen hacer que “la Palabra de Dios fuese del
preciso saber. Debemos, pues, guardarnos todo sepultada y jamás se hablase de ella
mucho de impedir que los fieles quieran para no perturbar a los corazones tímidos”
saber todo cuanto en la Palabra de Dios está pues, “¿bajo qué pretexto, pregunto yo,
consignado referente a la predestinación, a pueden ocultar su arrogancia cuando indi-
fin de que no parezca que queremos defrau- rectamente tachan a Dios de loca inconsi-
darlos o privarles del bien y del beneficio deración, como si no hubiera visto antes el
que Dios ha querido comunicarles, o acusar peligro, que ellos con su prudencia creen
al Espíritu Santo de haber manifestado que van a evitar? (Ibid., III, 21, 4).
cosas que hubiera sido preferible mantener
secretas. Permitamos, pues, al cristiano que Fue en sumisión a la sagrada Escritura
abra sus oídos y su entendimiento a todo que Calvino enseñó la justa voluntad de
razonamiento y a las palabras que Dios ha Dios como la causa de todas las cosas que
querido decirle, con tal que el cristiano use llegan a suceder. Y aún cuando a veces
tal templanza y sobriedad, que tan pronto nuestras mentes finitas se inquietan por el
como vea que el Señor ha cerrado su boca hecho de la condenación, constituiría
sagrada, cese él también y no lleve adelante extrema presunción por parte de la criatura
su curiosidad haciendo nuevas preguntas. el inquirir en las causas de la voluntad
Tal es el límite de la sobriedad que hemos divina, que es la más alta regla de justicia.
de guardar: que al aprender, sigamos a El Dios de Calvino no es un Dios que no se
Dios, dejándole hablar primero; y si el conforme a ley alguna (ex lex) y no le pode-
Señor deja de hablar, tampoco nosotros mos atribuir capricho pues Él es ley en sí
queramos saber más, ni pasar más ade- mismo. Y suponer que existe cualquier cosa
lante.” (III, 21, 3). Esta cita contradice de antecedente a la voluntad divina es clara-
una vez el argumento de que Calvino era mente impío, pues eso involucra una nega-
un teólogo especulativo y comprueba su ción de la perfección e infinidad de Dios
profundo interés en escuchar la voz de Dios (cf. Inst. III, 23, 2).
hablando en las Escrituras.
Debido a que Calvino tenía un sentido
El mismo pensamiento es poderosa- tan profundo de Dios en su majestad y se
mente expresado por Calvino al advertir al entregó a sí mismo incondicionalmente a
demasiado curioso, quien no dejaría nin- vivir ante la presencia de Dios, puede ser
guno de los “secretos Divinos sin escudri- verdaderamente llamado un hombre intoxi-
ñar o sin explorar.” A estos amonesta a no cado de Dios. Pues con Calvino la doctrina
exceder los límites de la Palabra, no vaya a de la predestinación nunca permaneció
ser que por curiosidad humana vayan a sola, sino que junto con ella enfatizó la res-
entrar en un laberinto prohibido, del cual ponsabilidad humana en toda su predica-
es imposible escapar. “Y no nos avergonce- ción. Creía firmemente que la fe de un
mos de ignorar algo, si en ello hay una igno- hombre se hace evidente en sus obras. Cal-
rancia docta” (Ibid., III, 21, 2). vino se regocijaba en la bendita seguridad
de que Dios le había predestinado personal-

4
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

mente, y este conocimiento le apasionaba grupo de colonizadores. Tampoco restrin-


para hacer la voluntad de Dios. gió Calvino su ministración espiritual a los
Ginebrinos y a los Franceses, sino que todo
Calvino estaba seguro que Dios le el mundo era su parroquia. Cuando sus
había llamado para la tarea de reformar la enemigos se mofaron de Calvino y le echa-
iglesia en aquellos oscuros días. Su primera ron la muerte de su hijo en su cara, Calvino
respuesta a ese llamado fue dedicar a la respondió, “Hijos, los tengo por toda la tie-
obra su formidable saber y prodigiosa rra, miríadas de ellos.” En 1552 Calvino
pluma. Más tarde miró claramente que escribió una carta a Cranmer en Inglaterra
Dios le quería en Ginebra, aunque su espí- en la que dijo, “En lo que a mí respecta, si
ritu deseaba la soledad y el reposo. Después puedo brindar algún servicio no voy a
de su regreso del exilio en Estrasburgo, dudar en cruzar diez mares, si fuese necesa-
donde su alma se llenó de consternación rio, con tal motivo. Si el brindar una mano
frente a la posibilidad de asumir el yugo, de ayuda al reino de Inglaterra fuese el
que era su cruz, consintió con el juicio de único punto en discusión, ese sería un
sus amigos y concluyó, “¡Es la voluntad de motivo suficiente en sí mismo para mí.
Dios!” 8 Como David en la antigüedad Pero ahora, cuando lo que se busca es un
Calvino pudo decir, “A Jehová he puesto acuerdo de hombres educados, considerado
siempre delante de mí; porque está a mi con mucha seriedad y bien estructurado de
diestra, no seré conmovido.” (Sal. 16:8) y, acuerdo al estándar de la Escritura, por el
“Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién cual las iglesias que de otra manera estarían
temeré?” (Sal. 27:1). Como resultado muy separadas las unas de las otras puedan
Calvino fue capaz de vencer todo oposición unirse; no considero correcto para mí el
como representante de Dios. ¡Qué podía evadir cualquier trabajo o dificultad.”9
hacerle la oposición, el tumulto o la
revolución a un hombre tal! Sin duda esto Este no es sino uno de los más notables
explica el hecho que él, como Pablo y Silas ejemplos de su espíritu ecuménico, pero
antes de él, fue capaz de trastornar al hay muchas evidencias de que Calvino abo-
mundo (Hch. 17:6). Este fue el secreto de minaba los cismas. Calvino también traba-
su éxito y la motivación de su infatigable jaba con celo por la unidad de las iglesias
energía. Estaba seguro en su alma de que Suizas y elaboró el Consensus Tigurinus
estaba haciendo la obra del Señor en (1549) 10 con Bullinger, con el cual evitó
Ginebra. una división en segmentos Zwingliano y
Calvinista de la Reforma Suiza.
Calvino nunca fue un Reformador
rígido, nacionalista o sectario; creía que Pero Calvino fue más allá de eso.
debíamos acercar a todos los hombres a
Dios para que todos pudieran adorarlo y 9. “Cartas Originales” (1537-1558, II., p.
713), citado en Retratos de la Vida de
servirle. Con este fin envió a dos misione- Juan Calvino; para Jóvenes y Adultos,
ros Protestantes en 1556 a Brazil, con un James Good y W. Richards, (Filadelfia,
1909), p. 32.
8. Doumergue, Calvijn als Mensch en Her- 10. W. Stanford Reid, “Ecumenismo de
vormer, Trad. Helena C. Pos, (Ámster- Lutero,” Westminster Theological Jour-
dam, 1931), pp. 10-15. nal, XI, 1 (Nov. 1948).

5
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

Buscó nada menos que la unificación de dirigido y concentrado en el cual era


todas las iglesias evangélicas del Protestan- consumido por la causa de Dios. Fue su
tismo. Las cartas de Calvino nos dan una doctrina y ejemplo inmortal lo que puso
rica percepción de esta celosa lucha por la coraje en el corazón de los Hugonotes
unidad. Convoca a Melanchton y a Bullin- templando sus nervios hasta la muerte. Fue
ger para disuadir la apasionada propaganda él quien inspiró a Knox en su resistencia a
de Lutero en lo concerniente a la Cena del la tiranía y en su batalla por ganar Escocia
Señor, y pacientemente cargó con toda la para la Reforma. Y fue la teología y ejemplo
amarga oposición que experimentó del lado de Calvino lo que produjo una cultura
de Lutero. Se regocijó como un niño al reci- Calvinista en Holanda, Inglaterra, Escocia
bir un saludo de parte de Lutero y dijo, y aún, en alguna medida, en América, pues
“Aún si me vilipendiase y me llamara un nuestros padres Peregrinos y Puritanos
demonio no obstante le consideraría uno de estaban inspirados con un sentido de
los destacados siervos de Dios.” Calvino le misión y vocación, los cuales habían
escribió una carta a Lutero solicitándole heredado de la tradición Calvinista.
una conferencia, pero Melanchton no tuvo
el valor de entregarla. Después de la muerte El Impacto Político de Calvino
de Lutero (1546), Calvino continuó sus
esfuerzos por la unidad con Bucer y Melan- La Reforma, en su esencia, no era un
chton, pero nada surgió de ello. 11 Pero hay asunto de lo periférico, sino del corazón,
una cosa con la que debemos tener cuidado, del cual brotan los asuntos de la vida. Se
el confundir el celo de Calvino por la uni- dirigía a la cuestión de la relación del hom-
dad de la Iglesia con el ecumenismo bre con Dios, la que es determinante para
moderno, que no está basado en la Palabra. todas las otras relaciones de la vida. En este
Sería difícil imaginarse a Calvino, como sentido era católica y universal en su
McNeill le representa, teniendo un rol des- impacto sobre la vida total de la sociedad.
tacado en el avivamiento ecuménico de Aunque la restauración de la verdadera
nuestro día. 12 Para Calvino la unidad de la iglesia era la meta principal, la divina gloria
iglesia era una cuestión de obediencia a la de la obra de Dios en Cristo arrojó su luz
verdad, pero él no quería una súper iglesia con amplitud hacia toda esfera de la vida.
que estuviese doctrinalmente dividida (Inst.
IV, 182). Con esta referencia a su fe El impacto de las ideas de Calvino en la
personal y a su actividad eclesiástica esfera política inauguró una nueva era,
debemos concluir nuestros comentarios dándole un carácter y una dirección nuevas
sobre Calvino como teólogo de la Palabra. a la existencia nacional en muchas tierras.
La prueba de su teología ha de encontrarse El estado Griego había sido totalitario, en el
en su vida. Calvino era un fanático de que la religión servía como un medio para
Cristo, pero el suyo era un entusiasmo bien un fin, a decir, la glorificación del estado.
En la Edad Media los roles fueron reverti-
11. H. Koffijberg, De Internationale Strek- dos de manera que nos encontramos con
king van het Calvinisme, (Amsterdam, una iglesia-estado, con la suprema autori-
1916), pp. 15-21. dad conferida al papa, quien prestaba el
12. John T. McNeill, La Historia y Carácter
de Calvino, (New York, 1954), p. 234. poder temporal al gobernante terrenal para

6
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

el servicio de la iglesia. Calvino miró a la santo, que ha de ejercerse en el nombre de


iglesia y al estado como dos entidades inter- Dios y para su gloria. Los magistrados son
dependientes cada una habiendo recibido los representantes de Dios; si llamado no es
su propia autoridad del Dios soberano. En solamente legítimo “sino en mucho el más
esta concepción el estado nunca es secular, sagrado y honorable de la vida humana”
ni están el estado y la iglesia separados en el (Inst., IV, 20, 1), y les debemos obediencia
sentido moderno de la palabra. La democra- por causa de la conciencia. Así, la vida com-
cia atea y la soberanía popular no pueden pleta, para Calvino, es librada de la prohibi-
decir que Calvino es su padre. ción de la inferioridad profana. La libertad
espiritual del Cristiano no suprime los tri-
Según Calvino, la iglesia y el estado bunales, las leyes o los gobernadores, y es
deben vivir en paz y deben cooperar juntos perfectamente consonante con el servicio
en sujeción a la Palabra de Dios. Cada una civil (Ibid., IV, 20, 1).
ha de tener su propia jurisdicción. El estado
tiene autoridad en los asuntos puramente Los gobernantes no tienen derecho de
civiles y temporales; la iglesia, en los asun- hacer leyes con respecto a la adoración a
tos espirituales. Calvino abolió la cláusula Dios y a la religión; sin embargo, sus res-
de la ley canónica del beneficio del clero, ponsabilidades se extienden hacia ambas
colocándose a sí mismo y a sus asociados tablas de la ley. Esto es claro por las Escri-
ministeriales en obediencia a los magistra- turas y por la práctica de los paganos, entre
dos en todos los asuntos civiles. Los magis- quienes los filósofos hacían de la religión su
trados, por su parte, habían de estar bajo la primera preocupación. Por tanto, sería
jurisdicción del consistorio en las cosas absurdo para los magistrados Cristianos
espirituales. Es claro por esto que Calvino abandonar las demandas de Dios por los
pensaba del estado como constituido por intereses de los hombres (Ibid., IV, 20, 9).
ciudadanos Cristianos, pues, así como no Calvino deseaba que el gobierno mantu-
hubiera sido posible, la vida individual viera formas públicas de religión entre los
próspera sin moralidad basada en la verda- Cristianos y de humanidad entre los hom-
dera religión, así también, sostenía Calvino, bres. Las autoridades civiles, siendo ellas
la vida social y política sin verdadera mora- mismas Cristianas, deben guardar la verda-
lidad, la que a su vez está basada en la ver- dera religión contenida en la ley de Dios de
dadera religión, a decir, la Cristiana, es ser violada y contaminada por la blasfemia
imposible. pública (Ibid., IV, 20, 3).

Según la iglesia medieval el estado era En sus ideas acerca del orden político,
su sirviente. Los Anabaptistas considera- es determinativo el principio básico de Cal-
ban al estado como un siervo de Satanás. vino de la soberanía de Dios. Pues estaba
Pero Calvino sostenía que el estado es fuertemente opuesto a toda forma de abso-
siervo de Dios, puesto que la política civil lutismo estatal, autocracia y monarquía
hace posible la vida entre los hombres al absoluta. Los reyes y los presidentes debían
restringir al malvado de manera que no tener su poder limitado por legisladores y
puedan perpetrar sus crímenes con impuni- por la ley constitucional. Calvino cita en las
dad. De allí que el servicio del estado sea Escrituras el caso concreto de Samuel quien

7
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

registra los derechos del pueblo en un libro recurso en tales casos es la oración, para
para referencia futura entre ellos y el rey. que Dios juzgue entre las naciones y de su
Esto difiere in toto de la idea del contrato retribución a aquellos que quitan el derecho
social de Rousseau, en el que la voluntad de la viuda y del pobre (Ibid., IV, 20, 17-
colectiva del pueblo es la norma más alta. 32). Aquí se evidencia otra vez el pleno
Para Calvino el Dios soberano es legislador impacto de la idea de la soberanía de Dios.
de las naciones hoy lo mismo que en los No solamente el gobernante está bajo res-
días de Samuel, y la soberanía popular es tricción, sino también el ciudadano, quien
un producto de la imaginación engañada está obligado a cumplir su responsabilidad
del hombre caído. y a cumplir su obligación divina, por causa
de Dios. Es verdad que al fin Calvino con-
El estado es también electivo en el sen- cede que Dios también levanta individuos
tido que se requiere la aprobación del pue- para poner fin a la tiranía, o puede enviar a
blo para la autoridad legal. Calvino señala otros gobernantes para vencer a los tiranos,
al ejemplo de David, quien no asumió su pero esto implica un llamado especial del
prerrogativa de gobernar ya sea en Hebrón Señor. El procedimiento normal es que los
o en Jerusalén, aunque Dios le había esco- magistrados inferiores (i.e., aquellos que
gido para el sagrado oficio, hasta que los representan al pueblo y que son elegidos
ancianos del pueblo vinieran y le solicita- por voto popular) debiesen remover a los
ran gobernar sobre ellos. El votar, para Cal- gobernantes que tiranizan a su pueblo y
vino, es un asunto serio y sagrado por el violan la constitución. Esto ha sido llamado
cual los magistrados son escogidos popular- por los eruditos Calvinistas, “el santo dere-
mente con el propósito de refrenar la tira- cho de la rebelión.”13
nía de los reyes. Esto no es meramente su
derecho en virtud de su oficio, sino también Albert Hyma afirma que fue especial-
su sagrada responsabilidad. De esta manera mente la transferencia del sistema de elec-
el gobierno hereditario es eliminado. Los ción usado en la escogencia de ancianos y
ciudadanos privados pueden, en verdad, diáconos en la iglesia Ginebrina hacia la
rehusar obediencia al gobernante cuando arena política lo que hizo posible un
manda cualquier cosa contraria a la Palabra impacto tan tremendo dondequiera que iba
de Dios, pues debemos obedecer a Dios el Calvinismo (República Holandesa, Ingla-
antes que al hombre. Pero un ciudadano terra y Escocia, y América). 14 El fallecido
que no tiene oficio no puede rebelarse o Williston Walker de la Universidad de Yale
levantarse contra la autoridad legalmente
constituida. 13. Sin embargo, cf. A. A. Van Schelven,
Het Heilig Recht Van Opstand, (Kampen,
Al gobierno los ciudadanos deben cf. 1919), quien argumenta que la situa-
honor, obediencia, servicio militar y de ción histórica ha cambiado tanto que los
monarcas constitucionales no tienen
otros servicios, pago de impuestos y oracio- oportunidad de tiranizar y que la divi-
nes por el bienestar de los gobernantes. Y sión entre gobernante y magistrado infe-
mientras gobernantes injustos sean levan- rior ya no logra nada. Sin embargo, este
tados por Dios para castigar las iniquidades pequeño tratado es muy valioso, al ubi-
car las fuentes en una larga historia de
del pueblo, deben ser obedecidos. El único una cuestión muy debatida.

8
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

escribió, “La influencia del Calvinismo, por Es discutible si alguien quisiese argu-
más de un siglo después de la muerte del mentar que Calvino habló la palabra libera-
Reformador de Ginebra, fue la fuerza más dora, o la última palabra, sobre la relación
potente en Europa en el desarrollo de la entre la iglesia y el estado. Por ejemplo,
libertad civil. Lo que el mundo moderno le creía que el estado debía proveer para las
debe es casi incalculable.”15 Un reciente necesidades físicas de los ministros, que se
autor Inglés, al contar la historia de cuál es requería que cuidara de los pobres y prove-
el logro del Calvinismo en América, dice, yera educación para los jóvenes ciudada-
“Lo hemos visto modificando las constitu- nos. Aún cuando concedamos que Calvino
ciones y formas de vida de países antigua- preveía un gobierno Cristiano, no obstante
mente establecidos en Suiza, Holanda y colocó un arma aguda en las manos del
Gran Bretaña, pero aquí lo tenemos ope- gobierno, mediante la cual se vuelve bas-
rando como un factor principal en crear un tante simple para un gobierno hostil forzar
nuevo estado. La influencia de los Estados a la iglesia a obedecer sus mandatos.
Unidos en el mundo de hoy hace de sus orí-
genes un asunto de gran interés. Esos oríge- Además, bien podemos cuestionar la
nes revelan uno de los triunfos más posición de Hyma (Doumergue también
especiales del Calvinismo.”16 Esto también tiene esta opinión) de que una iglesia demo-
es enfatizado por el Sr. Davies (cf. pie de crática hizo surgir un estado democrático.
página 14) quien afirma que el estado men- En realidad, la iglesia que Calvino organizó
tal de los colonizadores Americanos había no era democrática en este sentido
sido formado antes que la influencia de moderno, pues el poder y la autoridad últi-
Locke llegara a expresarse en nuestro lado mos estaban conferidos a los ancianos,
del océano a través de Jefferson, mientras siendo estos delegados a ellos por Cristo.
que Dakin estima que alrededor de dos de
los tres millones de habitantes en América Sin embargo, aunque la separación de
al momento de la guerra Revolucionaria la iglesia y el estado no se realizó en Gine-
pertenecían a las filas Calvinistas. 17 bra durante la vida de Calvino, podemos
decir que se convirtió en una realidad histó-
14. La Vida de Juan Calvino, (Grand rica debido a sus labores al instituir la disci-
Rapids, Michigan, 1943). Cf. Cap.
“Camino a la Democracia,” pp. 92-102; plina espiritual en la iglesia. La batalla por
Véase también A. Mervyn Davies, El la jurisdicción espiritual del consistorio,
Fundamento de la Libertad Americana, con el derecho a excomulgar, era el punto
(New York, 1955), quien sostiene que, focal de disputa en la larga batalla, dura y a
“Al vencer a la ola emergente de absolu-
tismo cuando ésta amenazaba devorar veces amarga, que Calvino peleó con el con-
toda Europa, éste (i.e., el Calvinismo) cilio de Ginebra. Esto, dice Warfield, fue la
hizo posible el surgimiento de una man- cuña de entrada, “clavada entre la Iglesia y
comunidad del hombre bajo la soberanía el Estado que tenía el propósito de separar
de Dios. Así pues, fue eso lo que colocó
los fundamentos de nuestra libertad,” p. al uno del otro” (Op. cit., p. 18). Y aunque
24. todos los hijos espirituales de Calvino no
15. Citado por Hyma, sin ref. op. cit., pp. 96,
97. 17. Op. cit., p. 159 donde Dakin acepta el
16. A. Dakin, Calvinismo (Filadelfia, 1946), estimado de L. S. Mudge, Enc. Brit. Ed.
p. 162. XIV, Vol. XVIII, p. 447.

9
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

apreciaron esto suficientemente, él quería iglesia y al estado un tercer ámbito, un área


una iglesia autónoma en su propia esfera de la vida que tiene existencia y jurisdic-
espiritual. Es debido a esta victoria, a saber, ción separada. Es llamada la esfera de la
la exitosa introducción y mantenimiento de adiaphora, las cosas promedio. Este es el
la disciplina espiritual, dice Warfield, que tribunal de la conciencia. Ningún papa o
“toda Iglesia en la Cristiandad Protestante rey puede dominar en este ámbito.
que disfruta hoy de cualquier libertad, cual-
quiera que ésta sea, al realizar sus funcio- Esta área no está restringida a unos
nes como una Iglesia de Jesucristo, lo debe pocos asuntos insignificantes de gusto y
todo a Juan Calvino” (Ibid., p. 19). opinión entre individuos, sino que incluye
la música, la arquitectura, el aprendizaje
El Impacto de Calvino en la Cultura técnico, la ciencia, las festividades sociales,
y la cuestión de todos los días, “¿Qué come-
Este juicio de Warfield se confirma por remos y qué beberemos o con qué vamos a
el hecho de que Calvino también liberó a vestirnos?” Ahora Calvino proclama la
toda la esfera de la cultura de la tutela de la libertad, tanto de la iglesia como del estado,
iglesia. Calvino rechazó el esquema de para esta área grande y completa de la vida
naturaleza y gracia de Aquino, en el que el en su doctrina de la libertad Cristiana,
mundo está dividido en mitades superior e haciendo al hombre responsable de dar
inferior, dadas respectivamente al dominio cuentas solo a Dios en su conciencia. Por lo
de la fe y la razón. En esta visión la gracia tanto, esta doctrina de la libertad Cristiana
incluye la religión, la ética, la teología y la es una de las piedras fundamentales de la
iglesia; pero la naturaleza es el ámbito de la filosofía cultural de Calvino.
cultura, incluyendo todas las actividades
naturales del hombre. Dándose cuenta de lo La Libertad Cristiana como la Base de
inadecuado del ámbito inferior, en y por sí la Vocación Cristiana
mismo, Aquino y la iglesia en pos de él
colocan toda la esfera de la cultura bajo la La doctrina de la Libertad Cristiana
tutela de la iglesia, y ésta se convierte en (Inst. III, 19) forma el apéndice de la justifi-
sirvienta de la teología. cación, y sin ella no puede haber el
“correcto conocimiento de Cristo, o de la
Guillermo de Occam, el filósofo nomi- verdad evangélica, o de la paz interna de la
nalista, oponiéndose a este señorío, mente.” Pero cuando se menciona esta doc-
enfrenta antitéticamente a los dos ámbitos trina hay dos reacciones violentas: algunos
el uno contra el otro. Él, en verdad, libera- “bajo el pretexto de la libertad, abandonan
ría al arte y a la agricultura, al comercio y a toda obediencia Dios, y se precipitan en el
la industria del poder del papa, pero las más desenfrenado libertinaje; y algunos la
transfiere a las manos de duques y reyes. desprecian, suponiéndola subversiva de
De esta forma se convirtió en el padre de toda moderación, orden y distinciones
una cultura controlada por el estado, el pri- morales” (par. 1). Estas son las reacciones
mer filósofo moderno del totalitarismo. del mundano y del asceta. Calvino se opone
igualmente a estos dos males, la mundanali-
Ahora Calvino proclamó junto a la dad y el escape del mundo. Sin embargo,

10
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

esto no le convierte en un neutralista en el el uso de su libertad, para que su prójimo


sentido de uno que quiere su pastel mien- pueda ser edificado. Pero puesto que las
tras se lo come. Calvino no aparentaba estar cosas de este mundo no son pecaminosas en
a favor de ambos extremos, sino que su sí mismas puede poseerlas, sino que debe,
balance es escritural, y va tan lejos como va en el proceso, guardarse de ser poseído por
la Palabra. ellas. La búsqueda de logros culturales y la
obtención de riquezas no son malas en sí
Claro, en su esencia la libertad Cris- mismas; el disfrute de la comida, la bebida y
tiana es espiritual. Consiste de la libertad de el lujo no ha de ser despreciado o conde-
la esclavitud de la ley y restauración a la nado, pero las maldiciones de Dios caen
obediencia voluntaria a la voluntad de sobre los ricos porque están inmersos en los
Dios. Puesto que estamos libres de la ley deleites sensuales y sus corazones están
como instrumento para salvación, respon- embriagados con los placeres presentes
demos como hijos al servicio de Dios con mientras buscan perpetuamente asir otros
gozo y prontitud. La libertad es disfrutada nuevos (Inst. III, 19, 9 & III, 6-10). En su
en el camino de la fe y debe animarnos a la meditación acerca de la vida futura Calvino
virtud, pero las mentes serviles, quienes la dice que debemos aprender a despreciar
usarían para cumplir las lujurias de la este mundo presente porque nos aparte de
carne, no tienen parte en ella. nuestro llamado. En ese sentido las buenas
cosas en sí mismas se transforman en males
Puesto que Pablo pone todas las cosas para nosotros; por tanto debemos aprender
externas sujetas a nuestra libertad (Rom. a mirar por encima de todas las cosas a la
14:4), no hay nada impuro en sí mismo, luz de la eternidad.
con tal que usemos nuestra libertad ante
Dios y no ante los hombres. Se abusa de los He aquí el punto crítico del asunto.
buenos dones de Dios si son codiciados con ¡Este es el asunto decisivo! Para Calvino el
demasiado ardor, cuando se alardea de ellos esfuerzo cultural de uno es bueno o malo,
con orgullo, o cuando se colman con lujos. dependiendo de la fe de uno. Todo lo que
Sin embargo, para el puro todas las cosas no es de fe es pecado. Toda cultura apóstata
son puras, pero todo lo que no es de fe es es egoísta en la que el hombre se salva a sí
pecado, y “para los corrompidos e incrédu- mismo por sus obras y exalta su propia glo-
los nada les es puro; pues hasta su mente y ria. Pero la doctrina de la justificación por
su conciencia están corrompidas.” (Tito la fe con su apéndice de la libertad Cris-
1:15). tiana hace al hombre libre para servir a
Dios en su llamado cultural. Abraham Kuy-
El Cristiano, quien es el liberto de per, en sus Conferencias Stone, señala este
Dios, usa este mundo en fe, es decir, en punto cuando nos recuerda que fue esta
obediencia a los mandamientos de Dios liberación del hombre medieval de la carga
para su gloria. Debe observar moderación de tener que ganar la salvación por las
para no llegar a abusar de los buenos dones obras la que liberó la energía e interés que
de Dios; debe ser paciente y sumiso cuando produjeron nuestro mundo moderno con
se ve privado de bendiciones terrenales. Es su ciencia, industria e inventos. Pues, por el
llamado a ejercitar el amor y la paciencia en énfasis de Calvino sobre el uso apropiado

11
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

de este mundo, la mirada del creyente fue de Calvino, a decir, la cuestión de la renta,
dirigida a este hermoso cosmos en el que el concepto de llamado y la idea de comu-
Dios nos llama a ser sus agentes culturales, nismo.
y a tener dominio sobre la tierra, a poblarla,
y a cultivar el suelo. 18 La prohibición contra el tomar renta
fue uno de los factores más importantes en
Y mientras Agustín había dicho que la vida económica de la edad media (Op.
“el trabajo, aunque útil, es en sí mismo un cit., pp. 30, 31). Esta prohibición estaba
castigo” ( De civ. Dei, XXII, 22), Calvino sos- sustentada por la Escritura (Lucas 6:35;
tiene que la vocación de todo hombre le es Deut. 23:19; Salmo 15, etc.) y Aristóteles,
concedida por Dios, de la cual se deriva una cuya máxima de que el dinero es estéril se
consolación peculiar, es decir, que “no hay repetía automática y universalmente. Aún
obra alguna tan humilde y tan baja, que no en el siglo dieciséis esta era la communis
resplandezca ante Dios, y sea muy preciosa opinio, de la que no se desviaron ni Refor-
en su presencia” (Inst. III, 10, 6). Con esto madores ni Humanistas.
en mente consideremos ahora algunas de
las contribuciones de Calvino en el campo Sin embargo, Calvino se volvió la
de la economía. excepción a la regla. Aunque se dio plena
cuenta de los peligros de la usura y de la ile-
Calvino y el Mundo de la Economía galidad económica, el prohibir el interés
bajo toda circunstancia es atar la concien-
Se llama la ciencia de la economía a la cia más allá de la Palabra. ¡Este era el
satisfacción de las necesidades físicas y al asunto principal! ¡La autoridad de la Pala-
avance del bienestar material del hombre, bra y la libertad Cristiana! Los Escolásticos
tanto como individuo y como sociedad. Cal- dispusieron que la usura era un pecado
vino tiene mucho que decir en todos su mortal, y esta incluía el interés de todos los
comentarios sobre este amplio tema, mien- tipos. Aquí es donde confluye el asunto.
tras que sus sermones están también reple- Calvino toma los varios textos aducidos y
tos de referencias a las necesidades físicas muestra que han sido malinterpretados.
del hombre. Lo notable acerca de la predica-
ción de Calvino es su carácter existencial. Considere Lucas 6:35, el locus classicus,
Está dirigida a la situación concreta. Cal- de los teólogos escolásticos. Aquí la Palabra
vino, por ejemplo, no solo condena la men- nos dirige a alimentar a los pobres y a tra-
dicidad, sino que también urge a los tarles con consideración y amor. Sin
creyentes a tratar a los sirvientes amorosa y embargo, aplicar las leyes civiles de los
bondadosamente (Sermones, Deut. 15:11-
12; 26:16).19 19. P. A. Diepenhorst, Calvijn en de Econo-
mie, (Wageningen, 1904). Lo que sigue
en el texto es un extracto de esta diserta-
Tres temas llaman nuestra atención si ción del Dr. Diepenhorst, quien ha con-
es que vamos a medir el impacto económico sultado las obras de Calvino en el Corpus
Reformatorum. Aparte de las referencias
en sermones y comentarios la teoría de
18. Calvinism: Six Stone Foundation Lectu- Calvino sobre el interés es presentada en
res, (Grand Rapids, 1943), pp. 117-30. su Consilium.

12
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

Judíos (cf. Deut. 23:19) a los creyentes del haber dado ímpetu al surgimiento del capi-
Nuevo Testamento no es válido, dice Cal- talismo.22 No hay razón para negar o
vino. Una apelación a la conexión fraternal depreciar esta conexión en tanto que recor-
tal y como esta existía entre los Judíos y demos lo que se quería decir por el espíritu
que ahora existe entre los Cristianos, no es del capitalismo y no consideremos a Cal-
normativa para las transacciones de nego- vino, con su alto sentido ético y su cautela
cios. 20 Es sobre pronunciamientos como contra el abuso de la libertad, responsable
estos que A. Kuyper y sus seguidores han por los excesos del duro individualismo del
basado su doctrina de las esferas de siglo diecinueve. Pues, como Doumergue
soberanía. Hay una distinción entre las nos recuerda, aunque Calvino glorificaba lo
normas de la moral y el ámbito económico, individual, fue siempre en relación con
igual como hay normas para lo jurídico y Dios y la comunidad de los santos. Nada
para las modalidades analíticas de la vida. era más social que la comunidad Calvinista.
Con respecto a las otras pruebas Aunque Calvino era un gran individualista
escriturales aducidas de los Salmos y de los en el sentido de apreciar y desarrollar la
Profetas, Calvino simplemente las declara personalidad, nadie habló menos del yo e
irrelevantes puesto que protestan contra el hizo más por la comunidad, la iglesia y el
pecado de la usura, el cual Calvino mismo estado, que él.23 Es más, Weber usa a los
también abominaba. La conclusión del escritores Puritanos como su fuente, pero la
asunto es que la Biblia no contiene ninguna idea de ellos de obtener seguridad de la
prohibición contra el tomar interés sobre el salvación por medio de las buenas obras no
dinero por aventuras de negocios (Cf. se encuentra en Calvino. Y los ministros de
Armonía del Evangelio, Mat. 8:42). Ginebra inequívocamente se opusieron a la
proposición de los mercaderes en 1580 de
Lo que es aún más significativo es el establecer un banco, sobre la base que
hecho de que Calvino sostiene la producti- Ginebra sería más fuerte si permanecía
vidad del dinero. Se ríe de la idea de Aristó- pobre.
teles de que el dinero es improductivo y
señala su poder productivo en la industria. En segundo lugar, consideremos el
Pero al pobre debemos prestarle sin esperar concepto Calvinista del llamado y del
devolución (Comentarios, sobre Éxodo comercio en particular. Los comerciantes,
22:25; Lev. 25:25-28; Deut. 23:19, 20). En durante la Edad Media, eran considerados
resumen, Calvino distingue entre la caridad una clase estéril, mientras que la agricul-
Cristiana y los negocios, lo que abrió las tura era exaltada hasta los cielos. Calvino
puertas para grandes aventuras en el no estima en demasía una a expensas de la
comercio y la industria. Por esto Calvino ha otra (Cf. Coments. Sobre Oseas 12:8; Gén.
recibido su porción de alabanza de parte de
muchos economistas.21 Max Weber,
22. La Ética Protestante y el Espíritu del
seguido por R. H. Tawney, le da crédito por Capitalismo (New York, 1931) 2 vols. La
Religión y el Surgimiento del Capita-
20. Cf. “Sobre las Similitudes y Diferencias lismo, Holland Memorial Lectures, 1922,
Entre los Dos Testamentos,” Inst. II, (Penguin Books, Inc. New York).
Cap. 10, 11. 23. Calvijn Als Mensch En Hervormer, pp.
21. Diepenhorst, op. cit., pp. 139, 153-71. 122-25.

13
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

47:19-23; Juan 2:16b; Isa. 23:2). El comer- demolió. Tomás tenía algunas ideas muy
cio, dice Calvino, no condujo a la caída de mórbidas acerca de la cultura, despreciando
Tiro, sino el deleite excesivo en las cosas la filosofía, el aprendizaje y el arte. Para él
mundanas. Babilonia no fue condenada por todos los placeres sensuales y mentales
la prosperidad y lujo producidos por el eran peligrosos porque ponían en peligro el
comercio, sino por la arrogancia y el orgullo gozo espiritual. Su santidad llega a expre-
(Coments. sobre Isa. 47). sarse al retirarse con un libro en un rincón
solitario (cum libello in angello). 24
Indudablemente que las ideas de Cal-
vino con respecto a la rente se reflejaron en Calvino rechazaba todos los votos
su evaluación del comerciante, pero fue monásticos, puesto que están basados sobre
especialmente su fuerte sentido de que todo la noción de que hay una regla de vida más
llamado es honorable ante Dios el que yace perfecta que aquella que Dios le ha dado a
en el fundamento de su apreciación. Desde la Iglesia como un todo (Op. cit., IV, 10). La
que la iglesia hubo glorificado el martirio y jerarquía Romana, decía él, hace una sepa-
puesto su mirada en los cielos, el trabajo ración antinatural entre lo celestial y lo
había sido depreciado como teniendo una terrenal, pero Dios requiere la perfección
naturaleza inferior, mundana. Como hemos de todos sus hijos, y más allá de eso no
visto, Agustín advirtió contra los males de podemos erigir reglas (Cf. Coments. sobre
la holgazanería y prescribió el trabajo para Fil. 3:15; I Juan 3:12). Por lo tanto la per-
los monjes, pero solo como un mal necesa- fección Cristiana ha de buscarse dentro del
rio, puesto que el trabajo era castigo. Cal- llamado Cristiano y no fuera de él. Calvino
vino, por otro lado, miró el monasticismo no rechaza del todo el ayuno, pero señala
como un mal que llevaba al orgullo, la envi- que éste degenera fácilmente en la supersti-
dia y la disensión. Estaba produciendo ción. Esto ocurre cuando lo hacemos una
pereza, libertinaje y un insano dualismo obra necesaria para la salvación.
entre la santidad, adquirida en la lucha con-
tra el mundo, y las condiciones del laicado Calvino también lanza invectivas con-
como encasilladas en la mundanalidad y la tra la prohibición papal en contra del matri-
concupiscencia. El sacramento de las órde- monio de los sacerdotes (Inst. IV, 12, 23-
nes glorificaba este dualismo, con algunos 28) que resulta en un celibato contaminado
que escogían el alto camino de la renuncia en el que la fornicación se propaga con
de la carne y del mundo, mientras otros se impunidad. Dios ha dejado a los hombres
mantenían caminando con paso pesado por libres, y no podemos violar su libertad
el camino inferior del matrimonio y la ocu- (Comm. sobre I Tim. 3:2; y Tito 1:6). Ade-
pación terrenal. Se desarrolló una morali- más, es una señal de apostasía y una prueba
dad dual, una para los monjes (vita angelica de que los impostores han tomado control
et panes angelicus), la otra para los pecado- de la iglesia, puesto que Cristo compara lo
res ordinarios, el laicado. A esto Calvino santo del matrimonio a la unión de sí
fue la excepción indignante y vehemente mismo con la iglesia (Comm. II Tim. 4:3). A
(Inst. IV, 13). Mientras que Tomás de Kem-
pis había glorificado este dualismo en su 24. Henry J. Van Andel, “El Cristiano y la
Cultura,” The Presbyterian Guardian,
Imitación de Cristo, Calvino apareció y lo (Ene. 1944), p. 17ss.

14
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

pesar de estos ataques sobre el monasti- Inst. III, 19, 9, 10; III, 10). Sobre el uso del
cismo, muchos de los críticos de Calvino le vestuario, Calvino nos recuerda que debe-
han acusado de ser un ascético. Se dice de él mos tener en mente el propósito por el cual
que ha negado el uso de las cosas de este fue dado y nos advierte contra la extrava-
mundo más allá de la necesidad de comer y gancia y los cambios excesivos en el estilo,
beber. Si alguien que todavía viva cree en el pavonearse y el hacer alarde. Aquí tam-
tal leyenda, que lea el Comentario de Cal- bién la simplicidad y la moderación son la
vino de Amós 6, los sermones de Calvino, y clave para el uso correcto de los dones de
especialmente, la exposición sobre el uso Dios, los cuales no debemos dejar sin usar,
apropiado de esta vida presente (Inst. III, 6- no sea que seamos culpables de ingratitud.
10).
Para hacer justicia a sus críticos, se
Posteriormente Calvino discute el debiera añadir que le conceden al Calvi-
deber y la belleza, la vocación y el pasa- nismo una influencia social más alta que al
tiempo (da espacio para recreaciones tales Luteranismo. Troeltsch caracteriza al asce-
como el golf y el deporte en general), las tismo Calvinista como “activo, agresivo;
armas o equipo del peregrino y la armadura éste transformaría al mundo para la honra
del soldado. Aquí Calvino provee una de Dios... Para alcanzar este fin, racionaliza
defensa de la cultura en su sentido más y disciplina la vida total por medio de sus
amplio, extendiéndose desde la agricultura teorías éticas y sus disciplinas eclesiásti-
y el comercio a las cosas relacionadas con la cas... Este ve en el mero sentimiento
belleza y los lujos de la vida. Calvino provee (Gefühligkeit und Stimmung) solo inercia y
una vigorosa defensa del lujo y enuncia falta de seriedad; está lleno de un senti-
ciertos principios básicos, los cuales pueden miento fundamental: ¡trabaja para Dios,
todavía servirnos de guía hoy. Calvino por el honor de la Iglesia! De esta manera la
rechazó la cruel e inhumana filosofía de los ética Calvinista produce una viva actividad,
Estoicos, que despreciaba los placeres sen- una severa disciplina, un plan completo, un
suales y mentales ordinarios de la vida. objetivo social Cristiano.”25 Se concede que
Para él el pecado no residía en la materia, este ascetismo es del tipo del mundo
sino que tiene su asiento en el corazón. El interior (inner-weltliche askese), ajustado
mal no está en el mundo del color, del para operar dentro de la sociedad. Pero esto
sonido, de la comida, la bebida y el vestido, es jugar con las palabras y con los
sino que consiste del abuso de los buenos de significados históricos, y uno podría
Dios en exceso, en el desenfreno y la borra- conceder cualquier cosa a lo opuesto por
chera, la juerga y el libertinaje. La santidad medio de este método. Pues este ascetismo
no se alcanza por evitar ciertas funciones Calvinista, según sus autores, no hace que
físicas y por rechazar los buenos dones de uno huya de este mundo, sino que participe
Dios, sino por aceptarlos en fe y usarlos en él con entusiasmo y con deseos de
para su gloria y la edificación de la iglesia
(Cf. Sermones sobre Deut. 11:15; 12:15; 25. Ernst Troeltsch, Die Bedeutung des Pro-
22:5; también cf. Comm. sobre I Sam. testantismus für die Entstehung der
25:26-43; Amós 6:4; Santiago 5:5; Isa. 3:16; modernen Welt, (1906), p. 27, citado por
E. Doumergue, Calvino y la Reforma, pp.
y mucho más sobre el mismo tema en la 16, 17.

15
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

adquirir sus bienes con celo para la gloria escribió un tratado contra los Libertos en la
de Dios. Uno podría bien preguntarse con que proveyó una refutación escritural a
Doumergue si el sustantivo no es de esta esta práctica.26 Comienza por señalar la
manera consumido por el adjetivo. Hablar relación de este error con la “pasión brutal”
de ascetismo Calvinista es ridículo. Y de compartir esposas y denuncia la
Calvino hubiera dicho, “Prescindamos, búsqueda de riquezas en la que a los
pues, de aquella inhumana filosofía que no hombres no les importan sus congéneres.
concede al hombre más uso de las criaturas Inmediatamente presenta la enseñanza
de Dios que el estrictamente necesario, y bíblica positiva con respecto a los bienes
nos priva sin razón del lícito fruto de la terrenales bajo tres encabezados.
liberalidad divina, y que solamente puede
tener aplicación despojando al hombre de Primero, no podemos lanzarnos a la
sus sentidos y reduciéndolo a un pedazo de búsqueda de riquezas con una pasión dema-
madera.” (Inst. III, 10, 3). siado grande sino que debiésemos estar
satisfechos con poco, siempre listos para
Finalmente, es apropiada una palabra renunciar a lo que tenemos. Segundo, debe-
con respecto a la actitud de Calvino concer- mos trabajar honestamente para ganar
niente al comunismo. Naturalmente que no nuestro pan necesario y hacer a un lado
podemos leer ni introducir en este término todas las prácticas malvadas. Finalmente,
todo la concepción desarrollada por parte aquel que tenga poco no debe descuidar el
de los teóricos socialistas y comunistas del agradecer a Dios y comer su pan con con-
siglo diecinueve. En los días de Calvino tentamiento; y el que tiene mucho no debe
encontramos una comunidad de bienes entregarse a la excesiva indulgencia.
apoyada por algunos Anabaptistas y por los
Libertos. Los primeros negaban la gracia Después, Calvino interpreta los textos
común y la autoridad final de la Palabra. de la Biblia a los cuales apelaban los comu-
Los Libertos eran una secta panteísta, que nistas de su día. En el caso del joven prín-
sin embargo no ha de identificarse con los cipe rico (Mat. 19:21), no podemos concluir
enemigos políticos de Calvino en Ginebra. a partir de un caso particular en un princi-
Vivían una vida completamente licenciosa, pio universal. Puesto que el joven había
repudiando la Palabra y viviendo según la hecho alarde de haber guardado todos los
inclinación del viejo Adán, lo que fue con- mandamientos, el Señor expone su hipocre-
vertido en un llamado divino. Bajo el nom- sía por esta prueba de ácido a su amor. Esto
bre de “matrimonio espiritual” simplemente nos enseña que siempre debe-
introdujeron una “pollution brutalle ” (con- mos estar listos a dejar todo por Cristo.
taminación brutal) y una comunidad de Especialmente en el caso de los discípulos,
bienes acompañaba a esta degeneración de quienes tenían todas las cosas en común
las normas morales. (Hch. 4:32), Calvino muestra que esto no es
una recomendación al comunismo. El sen-
Calvino no se ocupó de la cuestión de tido del texto no es que todos los creyentes
la comunidad de bienes en su tratado con- en Jerusalén se deshicieron de sus bienes,
tra los Anabaptistas, puesto que no todos
ellos se suscribieron a ella; pero en 1545 26. Cf. Diepenhorst, op. cit., pp. 250-306.

16
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

lo que simplemente no era cierto, sino sim- fue reavivada la industria de la tejedu-
plemente que en el amor fraternal que les ría.”27 Doumergue añade, “al rehabilitar el
animaba no toleraban que ninguno pasara trabajo artesanal y al prescribir la
necesidad. educación para todos, Calvino borra, en
gran medida, las distinciones de clase en la
Esta condena general de las tendencias sociedad” (Ibid., p. 142). Sin embargo,
comunistas de su día no está aislada y res- aunque podemos reconocer que Calvino no
tringida al tratado en discusión, sino que estaba opuesto a la legislación social, sería
uno puede encontrar las mismas opiniones un abuso de palabras hablar de sus
expresadas en los comentarios que tratan esfuerzos para estimular la empresa y la
con estos pasajes de la Escritura (Mat. iniciativa privadas como socialismo.
19:20; Hch. 4:23). En un sermón (Lucas Calvino no era un colectivista en ningún
3:11) Calvino sostiene que Juan el Bautista sentido de la palabra.
no condenó la propiedad personal sino que
exhortó a los hombres a dar de su abundan- Los Principios Estéticos de Calvino
cia a aquellos que están en necesidad,
puesto que Dios es el dueño absoluto, y “Quizás en nada Calvino ha sido más
nosotros no somos sino mayordomos de mal juzgado que en la opinión de algunos
nuestras posesiones. Calvino mismo daba de que carecía de algún sentido estético. Tal
un digno ejemplo al gastar todo su salario, declaración no debiera hacerse de un escri-
más allá de su propia necesidad, para los tor tan bueno como él. Los críticos de dife-
pobres y para la provisión hospitalaria de rentes preferencias religiosas han
los forasteros. Rehusó aceptar un incre- concordado en admiración a su estilo, tanto
mento en el salario cuando le fue ofrecido en Latín como en Francés. Mientras sus
por el concilio sino que les protestó acerca pensamientos fluyen, las palabras con las
de los bajos salarios de sus compañeros pre- que las viste son escogidas y analizadas cui-
dicadores, algunos de los cuales tenían dadosamente con un entrenado sentido de
hijos pequeños. la eficacia artística. Vemos en sus escritos
tanto una simplicidad escritural como una
Para concluir estos comentarios acerca elocuencia digna de Cicerón. Hace un gran
de la influencia cultural de Calvino en el alarde de su ‘rudeza’ y ‘brevedad’: estas no
campo de la economía, debiese observarse son practicadas a expensas de la elegancia,
que Calvino estaba profundamente intere- y tampoco impiden el uso efectivo de la
sado en la justicia social. Se ha sugerido que imaginería... Le gusta alabar una expresión
él introdujo el socialismo en Ginebra, apta, usando palabras tales como ‘hermoso,’
puesto que “prestó el talento de su mente y ‘elegante,’ ‘espléndido’... las referencias a
entrenamiento legal para una codificación los poetas Latinos y Griegos son bastante
de las leyes de la ciudad, y para el mejor abundantes en sus obras, y ama los Salmos
ajuste de sus impuestos... La salud de la ciu- como poesía... Hay en las obras de Calvino
dad era la mejor por su ayuda en la cons- numerosos pasajes de notable belleza en
trucción de alcantarillas y hospitales. Se
interesó en los métodos de calefacción y de 27. Henry Osborn Taylor, Pensamiento y
Expresión en el Siglo Dieciséis, (New
protección contra los incendios; gracias a él York, 1920), I, pp. 423, 424.

17
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

aprecio a las formas de la naturaleza.”28 Para apreciar la doctrina de Calvino


con respecto a la belleza, debemos recordar
Esta estimación más bien reciente por que él no era un esclavo fanático de la letra,
parte de un profesor Americano de historia el sirviente de un dios de papel llamado La
es un clamor que está lejano del consenso Biblia. Pero Calvino había visto al Dios
de los Jesuitas, Voltarianos y Protestantes viviente y caminaba ante su presencia con
de los días de Doumergue. Para ellos Cal- temor infantil. Las ideas de Calvino acerca
vino aparecía como la personificación de de la música y la escultura, el lenguaje y la
todo lo que era anti-liberal, anti-artístico y forma están siempre determinadas por una
anti-humano.29 Ha sido especialmente a conciencia que se sobrecoge ante el hecho
través de las investigaciones de hombres de que nos estamos relacionando con aquel
como Doumergue, y, más recientemente el que está sentado sobre el círculo de la tierra
Prof. Leon Wencelius del Swarthmore (Isa. 40:22), magnífico en santidad, terrible
College, que han demostrado que estas en maravillosas hazañas, hacedor de prodi-
representaciones preenjuiciadas son fal- gios (Ex. 15:11).
sas. 30 Este último tiene la distinción de
haber producido el estudio más completo Para Calvino la belleza no es sino el
hasta la fecha sobre los principios estéticos resplandor de la majestad y gloria de este
de Calvino. 31 Estos principios han sido Dios. Por lo tanto, divorciar la belleza de
aplicados críticamente a la literatura Calvi- Dios es idolatría. Este fue en realidad el
nista contemporánea en los Países Bajos resultado de la caída del hombre, por el cual
por C. Rijnsdorp, 32 quien hace un uso la creación perdió su contacto ético con
extenso de Wencelius. Dios; esto es, el hombre ya no ama ni
conoce a Dios sino que se ha alienado del
corazón del Padre. En este estado miserable
28. John T. McNeill, op. cit., pp. 231, 232. el hombre es ciego y ha perdido el sentido
29. Doumergue, Kunst en Genoel in het Werk de orden y medida apropiados y encuentra
van Calvijn, 3 conferencias. Trad. D. F. solamente la belleza aparente (beauté appa-
A. Winckel, (Wageningen, 1904), p. 9. rente). El contemplar simplemente la
30. y 31. l’Esthetique de Calvin, (Raspail, belleza en este mundo no nos conduce a
1937) debo confesar que no he sido
capaz de desarrollar en este estudio de una relación personal con Dios, aunque la
500 páginas acerca de la Estética de Cal- belleza es todavía la primera guía hacia
vino en su versión original pero he leído Dios. Pues la belleza revela sus atributos de
la reproducción de A. Anema en Holan- bondad, sabiduría, omnipotencia, justicia y
dés, y la conferencia de Wencelius sobre
“La Palabra de Dios y la Cultura” en el su cuidado providencial. Por lo tanto, los
que trata con las ideas de Calvino refe- no creyentes están sin excusa, puesto que
rentes al arte. esta belleza de Dios es manifestada univer-
31. Idem. salmente.
32. In Drie Ecappen (Baarn, 1951), p. 17-34.
Me he apropiado de los materiales dados
aquí por Wencelius, puesto que Rijns- Calvino piensa de la historia del hom-
dorp también ha producido un concepto bre sobre la tierra como un drama cósmico,
reducido de los principios estéticos de del cual Dios es al mismo tiempo autor y
Calvino a través de los ojos de Wence-
lius. espectador. La belleza es el brillo divino de

18
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

la gloria reflejado desde el pensamiento y contemplación de la belleza, en vista del


obra de Dios. Siempre consiste de claridad, talento natural del hombre, le seduce hacia
medida y perfección. la producción y comunicación de éste
talento en el arte. Esto cumple el propósito
Hay tres actos en este drama: antes de de Dios tal y como se expresa en la creación
la caída, en la armonía perfecta del cielo y del hombre a su imagen, que no ha sido des-
el paraíso; entre la caída y la redención, en truida por el pecado. Sin embargo, el
el que la belleza es simbólica – observe el pecado ha cambiado la alianza del hombre
templo de Salomón – y la preparación y de manera que ahora busca a la criatura
expectación por el Mesías es el tema cen- antes que al creador, en las cosas creadas.
tral; finalmente, en el tercer período, la glo- El hombre como pecador “Acepta la apa-
ria del Señor se vuelve carne en el Hijo. Y riencia de la realidad, e incluso hace de ella
aunque no hay en él parecer, ni hermosura; un absoluto el cual adora.”34 El pecador
le veremos, mas sin atractivo para que le busca una belleza agradable al ojo pero
deseemos (Isa. 53:2), sin embargo resplan- engañosa, que engendra deseo y es
decía en él una belleza espiritual de manera acompañada por un gozo falso y conduce
que “el que me ha visto a mí, ha visto al hacia la tentación sensual. Esto es vanidad
Padre” (Juan 14:9), y “y vimos su gloria, y un indicativo de la vacuidad de la vida sin
gloria como del unigénito del Padre” (Juan Dios.
1:14).
Sin embargo, el arte es un don natural,
Calvino sostiene que debemos ser cola- completa y simplemente humano. 35 El
boradores y co-espectadores con Dios en artista es el re-creador; él hace su trabajo
este drama. Si nos distraemos durante la como Dios hizo el universo. Como tal per-
obra, la que tiene en juego nuestra meta manece por encima de su objeto como
eterna, sería un craso descuido de nuestra poseedor del don para ver la belleza de la
parte. En el centro de este drama cósmico creación mejor que sus semejantes los
está la iglesia, la que opera en contra del
escenario de fondo conformado por la acti- 33. Para un tratamiento más detallado del
vidad mundana y la historia del mundo. Sin tema de la gracia común y la cultura, cf.
H. Bavinck, “Calvino y la Gracia
embargo, en la gracia común de Dios todos Común,” Calvino y la Reforma, pp. 117-
los hombres tienen un llamado sin conside- 30, donde Bavinck sostiene que Calvino,
ración a la predestinación. Pues todos han a pesar de “su convicción de la majestad
retenido algún aprecio por la belleza y una y carácter espiritual de la ley moral,” es
más generoso en su reconocimiento de lo
habilidad limitada de producir artes. Esto que es verdadero y bueno, dondequiera
se debe a la beneficencia del creador (Inst. que se encuentre, que cualquier otro
II, 2, 15, 16, 17; II, 3).33 Reformador” p. 120.
34. Leon G. Wencelius, “La Palabra de Dios
y la Cultura,” La Palabra de Dios y la Fe
Ahora, la belleza no es un principio Reformada, (Grand Rapids, Michigan,
impersonal auto-existente, como en Platón, 1942), p. 164.
del cual el artista se vuelve un devoto. Es 35. Wencelius, l’Esthetique de Calvin, p.
más bien la luz de una sabiduría siempre 104, “une activité terrienne, tuit simple-
ment Humaine,” citado por Rijnsdorp, p.
activa y una voluntad siempre creadora. La 30.

19
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

observadores. Por otro lado, el artista debe reglas artísticas, sino que el hombre descu-
estar por debajo de su objeto, como un bra éstas por sí mismo. Sin embargo, hay –
observador de la criatura de Dios. Debe dice Calvino – un principio mayor que ha
desarrollar un sentido del objeto, y la fideli- de observarse, a decir, el arte mismo debe
dad al objeto se vuelve una pasión con Cal- someterse en el artista a la Palabra y al
vino. Sin duda que esto puede trazarse, en Espíritu. Este es un principio absoluto en la
alguna medida, a su entrenamiento Huma- estética de Calvino.
nista, en el que el retorno a las fuentes del
aprendizaje era una pasión. Esto llegó a Puesto que la naturaleza nos ha sido
expresarse en el estudio de Calvino de la dada por Dios para nuestra instrucción
Escritura en los lenguajes originales y su debemos estar dispuestos a aprender de ella
deseo de hacer accesible el Evangelio a sus pero no a seguirla servilmente. Sin
compatriotas en su propio idioma. embargo, nuestra labor debe ser en el espí-
ritu y siguiendo el significado de la crea-
El objeto en sí mismo debe estar sujeto ción. Tampoco puede el arte buscarse a sí
a las reglas de la simplicidad, sobriedad y mismo, que fue la falta de los Griegos, por
medida. Con respecto al artista Calvino sos- lo cual se convirtió en idolatría. Sin
tiene que ha de ser humilde, tomar mucho embargo, el arte debiese proveer placer o
tiempo en la preparación y no ha de apresu- servir a un propósito pedagógico dentro de
rarse en la ejecución, expresándose a sí la meta común para toda la humanidad
mismo con claridad y pureza. El arte se redimida, es decir, la confirmación del
vuelve creativo cuando la actividad reino de Dios sobre la tierra.
humana se dirige a la actividad creativa de
Dios. La belleza es el brillo que acompaña a El arte, como tal, puede ser dividido en
tal actividad creativa. dos clases, el mecánico y el libre. El primero
está limitado a los materiales con los cuales
Solo el creyente puede legítimamente es producido, tales como la arquitectura y
cumplir su rol en el drama del mundo, que las artes plásticas; el segundo, la música, la
debe estar centrado en el principio religioso pintura y la literatura no se hallan limita-
de buscar la gloria de Dios en la actividad das de esta manera. Ningún arte puede ser
universal dentro del marco del universo condenado simplemente porque provee pla-
creado. Esto es así debido a que la vida del cer más que utilidad. Sin embargo, su gozo
creyente ha sido corregida en principio. Ha nunca puede estar divorciado del servicio a
experimentado un cambio de mente en su la humanidad y al temor del Señor. Así
conversión. pues, dentro de los límites dados por Dios,
el arte puede tener su legítimo placer y gozo
Dios ha concedido gran libertad y res- saludable, pero si infringe esos límites echa
ponsabilidad en los hombros del portador a perder el orden de las cosas. Tal arte
de su imagen para que pueda regir sobre la irreal, habiendo perdido toda medida, favo-
creación en una manera análoga a la forma rece las pasiones más bajas.
en que Dios mismo conduce los asuntos de
los hombres. De allí que Dios no le haya Con respecto a la arquitectura Calvino
dado al hombre un conjunto de normas y dice que los paganos sucumbieron a la ten-

20
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

tación de exagerar la belleza externa de sus tros cantos para Dios. Y, aunque Calvino
templos. Sin embargo, la belleza religiosa no rechaza el uso de himnos, prefiere usar
no es tanto asunto de paredes sino de la los Salmos de David en la adoración
unidad espiritual de los creyentes. Por lo pública. El canto es un embalse ilimitado de
tanto es orgullo y vanidad por parte de poder, puesto que mueve nuestros corazo-
Roma edificar hermosas iglesias mientras nes a invocar el nombre de Dios más for-
adora lo contrario a lo prescrito por los malmente. Por él somos fuertes en la
mandamientos de Dios. tentación y cuando enfrentamos la persecu-
ción (mire a los Hugonotes y a muchos
No hay prohibición contra las artes mártires que fueron cantando a la
plásticas, pero el artista debe hallar su ins- hoguera), y renueva el alma. Al cantar la
piración en la naturaleza y someterse a sus iglesia es edificada y sus miembros son uni-
leyes. Transformar estas leyes para la cria- dos en el santo vínculo del amor. Calvino
tura y darle una especie de divinidad es ido- no condenó la música secular, es decir,
latría. Sin embargo, no se debe permitir que aquella que tenía la creación de Dios como
estas artes se entrometan en la adoración, su objeto, fuera de lugar. Pero lo secular
puesto que tienen un carácter exclusiva- puede no ser impío; debe servir para glorifi-
mente terrenal y no pueden representar las car a Dios indirectamente a través de nues-
cosas no creadas. tro gozo y elevación. Por lo tanto, la música
que degrada, que corrompe los buenos
Aunque Calvino insistía en la santidad modales, que adula a la carne, debe ser
de la belleza, tenía un interés más directo rechazada. Pues la música tiene un poder
con la belleza de la santidad. La belleza de secreto e increíble para mover los corazo-
la adoración se halla en su espíritu y en ver- nes. Cuando palabras malvadas son acom-
dad. El culto debe reflejar la gloria divina, pañadas con música, ellas penetran más
como hace el mundo creado, puesto que profundamente y el veneno entra como el
Dios es central a ambos. La adoración a vino a través de un embudo en la tinaja.36
Dios debiera ser simple, puesto que Dios es
uno; pura, porque él es santo; armoniosa, Es exactamente en este punto, dice
puesto que es él quien ha establecido la Doumergue, que Calvino hizo una transfor-
medida para todo. mación revolucionaria de la cultura por la
introducción de los Salmos en el servicio de
La música es la principal de las artes adoración. Pues el abuso y mal uso de la
en su adaptabilidad a la adoración. El música en la iglesia Católico Romana era
objeto de la música es Dios y su creación. grotesco y no puede entenderse aparte del
La gloria de Dios y la elevación del hombre cuadro total de extravagancia imprudente
son su meta, y los Salmos inspirados son de la época, tal y como es descrita por
sus medios. Puesto que es la bondad de Zwinglio, Lutero y Calvino cuando deplo-
Dios emanando a través del universo lo que ran la moralidad de la iglesia. Doumergue
hace a los hombres cantar, Dios debe ser el
centro de los pensamientos y sentimientos 36. Calvino, Pensamientos sobre el Salterio,
del hombre cuando canta. La seriedad, la citado por S. Anema, Wat Bracht Ons
Wencelius, “l’Esthetique de Calvin,”, pp.
armonía y el gozo deben caracterizar nues- 51, 52.

21
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

cita el hecho de que en un servicio Católico Salmo Protestante de batalla. Como resul-
Romano el líder de canto comenzaría con tado del trabajo original y osado de Calvino
un Sanctus, mientras que otros, seguidos en esta fase de la cultura Cristiana, los
por la multitud, cantaban las palabras, maestros Protestantes han cultivado el
Robin m’aime, Trop M’a amour assaillie ritmo, el acento y la melodía en los Salmos.
(Petirrojo, ámame; estoy demasiado enamo- De esta forma el sacerdocio de los creyentes
rado de él). Hasta los trabajos de Palestrina llegó a expresarse en los servicios Calvinis-
contra esta música lasciva e impura fueron tas. El tono principal de los Salmos es un
en vano, por dos siglos después de la gozo serio (Joie grave), pero también habla
Reforma las melodías prescritas para el de poder y majestad. Fue llamado la Sirena
Credo, el Pater Noster y el Ave Maria eran del Calvinismo, y se convirtió en el rival
tomadas de las canciones contemporáneas invencible de los enemigos de la cruz de
de amor. 37 Calvino ha sido llamado el padre Cristo mientras le daba un arte universal a
del Salterio. Antes de él las iglesias todas las iglesias Protestantes. Las ideas de
Reformadas Francesas no conocían el canto Calvino, que pueden encontrarse en el Pre-
congregacional. En 1537 Calvino ya había facio del Salterio Ginebrino, hicieron el más
propuesto la introducción del canto grande impacto en la música sagrada del
congregacional en Ginebra, con el siglo y forman la quintaesencia de la esté-
propósito de avivar los corazones fríos tica musical de la Reforma.
hacia la corazón y moverles a la alabanza.
Sin embargo, la primera edición del Salterio El escribir también era un arte elevado
apareció en Estrasburgo en 1539, donde para Calvino, y su alto respeto por la Biblia
Calvino se encontraba en el exilio. no apagó su entusiasmo por la literatura
Contenía su propia versión métrica de los profana, la cual tiene un llamado en el
Salmos de David con doce armonizados ámbito de la gracia común. En lugar de alu-
más de Marot, que Calvino encontró en dir a sus “espléndidos vicios” (Agustín),
Estrasburgo. Más tarde Calvino eliminó su Calvino sostiene que Dios ha adornado a
propia poesía y tomó la versión de Marot de los paganos con talentos de agudeza y pers-
los Salmos, mientras que las melodías picacia al investigar las cosas terrenales
fueron compuestas o arregladas por (Inst. II, 2, 15). Es el mismo Espíritu que
Bourgeois y publicadas en 1562. Esta habita solamente en el fiel, quien “suple,
versión del Salterio gozó de veinticinco actúa y revive a todas las criaturas” (Ibid.,
ediciones el año de su publicación y un par. 16). Por lo tanto, “Si, pues, Dios ha
total de 1400 ediciones (Ibid., p. 20). querido que los infieles nos sirviesen para
entender la física, la dialéctica, las matemá-
Calvino mismo había descubierto la ticas y otras ciencias, sirvámonos de ellos
famosa melodía de Greiter, quien era el en esto, temiendo que nuestra negligencia
líder de canto en la catedral de Estrasburgo, sea castigada si despreciamos los dones de
y la adaptó a su versión del Salmo 36. Más Dios doquiera nos fueren ofrecidos” (Ibid.).
tarde Beza tomó esta melodía para su ver-
sión del Salmo 68, que ha sido llamado el Sin embargo, Calvino está siempre
conciente del hecho de que los dones natu-
37. Op. cit., pp. 11, 12. rales que quedaron después de la caída han

22
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

sido corrompidos y producen solamente un Ya hemos notado la publicación de la


conocimiento transitorio (Ibid., II, 2, 16). Institución como un evento histórico, pero
El Señor realmente les ha permitido “un también fue un evento literario de primera
cierto sentido de Su divinidad, a fin de que magnitud. Brunetiére, crítico literario
no pretendiesen ignorancia para excusar su Francés y contemporáneo de Doumergue,
impiedad”; sin embargo, “pero las vieron de dice que no hay “monumento literario
tal manera, que no pudieron encaminarse a anterior en Francia que pueda comparár-
la verdad, ¡y cuánto menos alcanzarla!” sele.” Naturalmente critica la falta de
(Ibid., II, 2, 18). Esto hace eco de la alegoría reserva y buen gusto en cuanto a la referen-
de Platón de un grupo de hombres sentados cia de las personas como burros, pero
en una caverna, con sus espaldas contra la añade, “Más bien alabemos la concatena-
luz, de manera que no ven sino las sombras ción de sus ideas. Es de tal tipo, tan fuerte,
de las imágenes. Aquí la evaluación de Pla- y tan compacta que no importa de qué
tón por parte de Calvino es a propósito, pasaje tratemos de extraer la doctrina que
quien, aunque el más religioso y juicioso de encontremos, siempre es la misma
todos los filósofos, aún así “también erró conexión, la misma lógica, y la misma
con su esfera, haciendo de ella su primera dependencia y subordinación de las par-
idea” (Ibid., I, 5, 12). Sobre las pocas verda- tes... indudablemente no tenemos en nues-
des que “fortuitamente salpican los libros tro lenguaje mejores modelos de aquella
de los paganos, están manchadas con vivacidad de razonamiento, o más bien de
numerosas y monstruosas falsedades” argumentación, o de esa precisión y esa
(Ibid.). propiedad en el uso de los términos, o de
esa sucinta y reveladora brevedad. Ya no
Sin embargo, para Calvino no era sufi- contamos con ese arte de seguir el pensa-
ciente el pensar bien y saber la verdad; uno miento y explicarlo todo o parafrasearlo sin
también debe escribir bien y diseminar la perder el punto de vista. La paráfrasis de
verdad. Afortunadamente no necesitamos Calvino del Decálogo es una de las cosas
satisfacernos en este punto con teoría, pues más bellas en el lenguaje Francés.” Brune-
el genio de Ginebra nos ha dejado una rica tiére concluye diciendo que la Institución
herencia de excelencia literaria, pues por fue el primer libro del cual podemos decir
predilección Calvino era un hombre de que fue un clásico. “Es igualmente así... por
letras. La conversión y el llamado no le qui- razón de la dignidad del plan, y la manera
taron su entrenamiento y predilección más como la concepción del todo determina la
de lo que le hayan quitado su condición de naturaleza y elección de los detalles. Es así
hombre. Si hay algún punto sobre el cual por razón del propósito de convencer o con-
los críticos de Calvino concuerdan, es en su mover el cual, puesto que es su causa, pro-
espléndido estilo como escritor. Aplique- duce su progreso interno, y el espíritu de su
mos aquí un adagio Francés al creador del atractivo y gracia retórica.”39 Esta es una
lenguaje teológico Francés — el estilo es el
hombre (Le Style c’est L’homme!). Doumer- 38. Calvijn Als Mens En Hervormer, pp. 33-
gue nos cuenta que el estilo de Calvino era 53.
común, animado, alegre, simpático y 39. “La Obra Literaria de Calvino,” The
Presbyterian and Reformed Review, XII,
noble.38 (1901), pp. 392-414.

23
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

elevada alabanza por parte de un hombre elevada ira, impaciencia, falla en dejar que
que sostenía que Calvino no tenía las plenas implicaciones para todo hombre
apreciación artística. de la libertad espiritual le llevaran a esco-
ger, o a ir en contra, de Dios – pero, es un
El espacio no me permite hablar parti- vilipendio infame decir que Calvino era
cularmente de los treinta volúmenes de duro, amargado o que no tuviera amor. 41
comentarios de Calvino, que se distinguen
por la agudeza filológica y un sentido infali- La Contribución de Calvino en el Campo
ble del lenguaje. También paso por alto los de la Educación
escritos controversiales, que están en una
categoría por sí mismos y han contribuido a De lo anterior es claro que Calvino
un género especial en las letras Francesas, a estaba dispuesto a aceptar los dones de la
saber, la sátira Calvinista. Warfield afirma gracia común de Dios en el campo de la cul-
que ningún polemicista tan efectivo había tura humana y aún admitió que los no cre-
antes escrito, y cita la Carta a Sadoleto yentes fuesen nuestros maestros en asuntos
como el mejor espécimen de aquel precepto de técnica y de formas artísticas. Sin
más excelente para todos los escritores con- embargo, nunca pierde vista la antítesis en
troversiales: Suaviter in mode; fortiter in re la cultura, la oposición entre Cristo y Sata-
(¡Dulce en la manera, fuerte en la mate- nás. Esto se torna muy evidente en la
ria!).40 máxima obra de Calvino, el establecimiento
de la Academia en Ginebra. Esta ha sido
Calvino también escribió catecismos, llamada el seminario de la reforma eclesiás-
credos, formularios para la adoración, tra- tica.
tados populares para la instrucción, y por
último, pero no menos importante, cientos Es imposible hacer justicia a los deta-
de cartas. Por medio de éstas llevó adelante lles técnicos e históricos de la fundación de
sus labores pastorales entre todas las igle- la Academia en este breve resumen.42 Sin
sias Reformadas de Europa Occidental. En embargo, notemos que Calvino hizo de la
ellas instruye a los hombres de estado, educación de los jóvenes una de sus
reprende a los gobernantes, conforta a los primeras preocupaciones a su llegada a
enfermos y a los desahuciados, anima a los Ginebra en 1536. También expresó la
santos – en resumen, aparece como un necesidad de una institución de educación
auténtico pastor de almas. Las cartas de superior en 1537 y 1541. Pero no fue sino
Calvino, aparte de su valor literario, reve- hasta que Calvino hubo descansado de sus
lan su rica vida religiosa, su propósito pro- enemigos (alrededor de 1555), que Calvino
fundo y noble y su infatigable búsqueda fue capaz de darle a este asunto la atención
hacia el alcance de su propósito y, sobre
todo, su profunda simpatía humana. Aquí
41. Paul Woolley, “Zwinglio y Calvino,”
vemos a Calvino apoyándose en sus amigos The Presbyterian Guardian, (Nov. 1941),
lo mismo que dándose a sí mismo a ellos de p. 122.
todo corazón. Ciertamente tenía sus fallas – 42. Cf. el excelente artículo de W. Stanford
Reid, “Calvino y la Fundación de la Aca-
demia de Ginebra,” Westminster Theol.
40. Warfield, Calvino y el Calvinismo., p. 10. Jour., XVIII (1955), pp. 1-35.

24
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

que merecía. El año siguiente propuso la claro que el objetivo básico de la educación
reorganización del sistema escolar al era el conocimiento de Dios y de su crea-
concilio, pero ese cuerpo no tomó una ción para el servicio de Dios. Tal conoci-
acción definitiva hasta 1558, cuando miento podía obtenerse por el estudio de la
aprobó un lote de terreno, que Calvino historia, como se presentaba en los clásicos,
había escogido por su belleza y utilidad, y y de la naturaleza, como se presentaba en
aceptó los planes definitivos. Para financiar las ciencias naturales. Sin embargo, debido
este proyecto el mismo Calvino salió a a la caída, el hombre natural no puede lle-
solicitar donaciones, se aceptaron gar al verdadero conocimiento de Dios o de
colecciones, se animó a los testadores a su mundo sin la regeneración. Solo ella
hacer donaciones en sus testamentos, de hace posible el captar el significado de la
manera que por pura determinación y revelación de Dios en la Escritura, y res-
entusiasmo la gente superó las limitaciones taura al hombre a la perspectiva apropiada
de su pobreza. (Reid, op. cit., p. 21).

Aunque el edificio no fue terminado Esta posición concuerda con la ense-


hasta 1563, fue dedicado y puesto en uso en ñanza de Calvino en su Comentario sobre
1559. El siempre difícil problema de conse- Primera de Corintios, en la que trata del
guir instructores fue resuelto por la rebe- lugar e importancia de la cultura pagana.
lión del equipo de trabajo de la Academia Calvino rescataría cualquier aprendizaje
de Lausana, que renunció en protesta con- sólido, libre de superstición, al trasplan-
tra la atribución arrogante de Bern de acep- tarlo al marco de una filosofía Cristiana.
tar la autoridad secular en casos de Pues a menos que veamos la sabiduría y
disciplina espiritual. El 5 de Junio de 1559, cultura del hombre a la luz de Cristo ellas
en la Iglesia Catedral, Beza, quien había son como humo, convertidas en necedad
sido elegido como rector, pronunció un por Dios. Pues, “el hombre, con toda su
notable discurso inaugural, en el que feli- agudeza, es tan estúpido por obtener por sí
citó a Ginebra por haber fundado una mismo un conocimiento de los misterios de
escuela para estudios liberales, libre de la Dios, lo mismo que un asno está calificado
superstición. Los estatutos de la escuela, para entender las armonías musicales”
preparados por Calvino, fueron leídos por (I:20). El estudio de las artes y las ciencias
el secretario, un Sr. Roset. Calvino simple- no es para la alabanza del ingenio humano,
mente hizo unos pocos comentarios de cie- o para el deleite de una minoría elitista,
rre y ofreció una oración. El desinterés de sino para la mayor gloria de Dios.
Calvino junto con la verdadera estimación
de sus talentos debiesen observarse en el El aprendizaje no es un asunto indivi-
hecho de que nombró rector a Beza en lugar dual, sino para la enseñanza de otros, y
de a sí mismo. ambos procesos han de estar al servicio de
Dios y de su reino. De hecho, una educa-
Consideremos también cómo concebía ción liberal no puede estar divorciada de la
Calvino el rol de la educación en la reforma meta del hombre en la vida, a saber, enten-
de la iglesia y en la renovación de la cul- der las Escrituras con el propósito de hacer
tura. De su Ordre du College de Geneve es la voluntad de Dios. Los artes y las ciencias

25
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

liberales no nos dan el verdadero conoci- Al tratar con el impacto de las ideas de
miento de Dios, a menos que nuestros ojos Calvino sobre la política, la economía, el
hayan sido primero abiertos por medio del arte y la educación, me he limitado a mí
Espíritu. Y el estudio de “la filosofía, la mismo por causa de la brevedad. Sin
ciencia y la elocuencia tenían como su pro- embargo, las amplias implicaciones cultura-
pósito último la comprensión más profunda les son claramente evidentes.
del hombre de aquello que Dios dice por
medio de las Escrituras” (Reid, op. cit., pp. Conclusión
19, 20).
En resumen, se debe recordar que Cal-
La Academia de Calvino comenzó con vino como el teólogo de la cultura estaba
162 muchachos como asistencia, la mayoría interesado en traerla a la obediencia a
de Francia, pero cinco años más tarde, a la Cristo por medio de su Palabra. En el área
muerte de Calvino, la escuela elemental de la cultura el hombre es libre bajo Dios de
tenía 1200 estudiantes y la Academia pro- la iglesia y del estado. Pero no es la libertad
piamente dicha, schola publica, 300. De esta de la licencia o la libertad de renunciar al
forma, dice Charles Borgeaud, el historia- mundo como malo. El hombre es justifi-
dor de la Academia, Calvino realizó su cado por fe y por regeneración es renovado
tarea: había asegurado el futuro de Gine- a la imagen de Cristo; por tanto, la influen-
bra... haciéndola a la vez una iglesia, una cia santificadora de la Palabra debe exten-
escuela y una fortaleza. Fue la primera for- derse a toda la existencia del hombre bajo el
taleza de la libertad de los tiempos moder- sol. Todo hombre tiene un llamado divino
nos.43 para cumplir el mandato cultural, pues
todas las cosas son nuestras, y nosotros de
Calvino, es cierto, se había convertido Cristo. Sin embargo, debemos ejercer mode-
en una figura ecuménica antes del estable- ración, paciencia y fidelidad en nuestra
cimiento de la Academia por medio de sus vocación diaria, trabajando como para el
cartas, comentarios, la influencia de la Ins- Señor ante la mirada de Dios (Coram Deo).
titución, y su posición heroica contra el
papa y la jerarquía en cada recodo del La concepción de Calvino de la cultura
camino; sin embargo, la Academia fue su también es radicalmente escatológica. Pues
máximo logro. De ella emanó una corriente la vida total es una meditación de la vida
de hombres jóvenes, entrenados para el por venir, y todo debe verse a la luz de la
ministerio del Evangelio, para todas las tie- eternidad. Por lo tanto, debemos aprender a
rras de Europa Occidental. Además de teo- poseer y no a ser poseídos por las cosas de
logía, artes y ciencias, también se este mundo, pues el mundo pasa. Para Cal-
enseñaban en Ginebra leyes y medicina. La vino la cultura nunca es un fin en sí mismo.
influencia cultural del sistema educativo Toda la erudición, todo el arte y el aprendi-
centrado en Dios de Calvino es casi incalcu- zaje, lo mismo que las formas más humildes
lable. de la cultura, han de usarse para el servicio
de Dios y ejercidos para la gloria de Dios.
De allí que se encuentre una dualidad que
43. Citado por McNeill, op. cit., p. 196. existe en la cultura humana, pues la activi-

26
EL CONCEPTO CALVINISTA DE LA CULTURA

dad del hombre que no está dirigida al ser-


vicio y la gloria de Dios es auto-frustrante,
es vana y sin significado. ¡Soli Deo Gloria!
¡Solo a Dios la Gloria! Ese era el lema de la
vida de Calvino, no solo en la obra de Cristo
para salvación, sino también para el
esfuerzo cultural del hombre.

27

También podría gustarte