Está en la página 1de 2

Un período de consecuencias 

Escribo  estas  líneas  mientras  los  primeros  titulares  avanzan  la  tormenta  que  el  Brexit  traerá 
hoy en los mercados, anticipando otro viernes negro que sumar a la Historia.  
He  recordado  una  de  las  citas  de  Churchill  que  me  acompaña,  “La  época  de  hablar  sin  decir 
nada, de medidas parciales, de informes que no va a ninguna parte, de retrasar las decisiones, 
está  terminando.  En  su  lugar,  estamos  entrando  en  un  período  de  consecuencias”.  Las 
consecuencias a las que se refería eran los primeros compases de la II Guerra Mundial… 
Que  en  el  Reino  Unido  hayan  decidido  que  no  merece  la  pena  arrimar  el  hombro  para 
construir Europa, es un síntoma más de la enfermedad de falta de confianza que padecemos. 
Los británicos no confían en Europa, aunque quizá la pregunta más relevante es si los europeos 
confían en Europa. Si los ciudadanos de los diferentes estados que la integran confían en los 
proyectos de sus respectivos gobiernos.  
Perder  la  confianza  en  el  futuro,  es  como  perder  los  planos  de  la  casa  que  estamos 
construyendo, como perder el mapa en el viaje que estamos haciendo. Es la confianza la que 
nos  ayuda  a  construir,  la  que  nos  ayuda  a  avanzar.  Sin  ella,  el  viaje  se  detiene,  y  en  vez  de 
construir puentes nos dedicamos a cavar trincheras. 
El  viernes  negro  no  nos  ayudará  a  recuperar  la  confianza,  me  temo.  En  particular,  la  que  es 
precisa  para  que  los  mercados  financieros  funcionen  con  normalidad.  Hasta  ayer  muchos 
titulares nos decían que no había nada que temer, o bien porque iba a triunfar la opción de la 
permanencia, o porque los mercados “ya habían descontado”. 
Leo las noticias, que avanzan la ola que se ha iniciado en los meridianos asiáticos en los que las 
primeras noticias del Brexit han encontrado las bolsas abiertas. La libra va cayendo un 10%, los 
futuros de las bolsas se hunden, el precio del petróleo y del resto de materias primas caen a 
plomo…  
Cuando estas líneas se publiquen, la ola habrá ya pasado, y tras el primer momento inicial de 
pánico, la acción del Bank of England y del resto de instituciones financieras habrán ayudado 
ya a mitigar las consecuencias en las bolsas. Aunque para ese momento, los especuladores 
habrán hecho las ganancias que siempre trae el río revuelto. 
El viernes negro nos dejará con menos confianza en el proyecto europeo, menos confianza en 
las instituciones financieras, y más incertidumbre para todos los empresarios que deben 
afrontar decisiones en la economía real.  
Y, por supuesto, con una explosión de discursos que de expertos que se dedicarán a “hablar sin 
decir nada, de medidas parciales, de informes que no va a ninguna parte…”. Si hacemos caso 
de Churchill, deberíamos pasar la página y dejar de retrasar decisiones, porque hemos entrado 
ya en el período de las consecuencias. 
Claro que acertar en las decisiones es más complicado ahora que hace unos días. La 
inestabilidad siempre nos invita a esperar, la tormenta nos invita a refugiarnos y esperar a que 

escampe. Por eso es tan importante entender que esto no es un chaparrón pasajero, este 
temblor de los mercados no es sino el anticipo de un seísmo más profundo y prolongado. 
¿Qué hacer, qué decisiones tomar? Venimos tiempo hablando de ellas, y se resumen en los 
cuatro consejos que da Maquiavelo para navegar la Esquiva Fortuna, a los que vuelvo una y 
otra vez: anticipación, resiliencia, resolución… y mantener la sonrisa. 
Anticipación: estar muy atento para entender lo que ocurre en este mundo global, adquirir 
perspectiva geográfica y temporal para entender las olas, las mareas. Hay que activar 
mecanismos que mejoren la información geoestratégica, hay que despertar a un mundo en el 
que nos han cambiado las reglas de juego, para entender las nuevas. 
Resiliencia: hay que recuperar la capacidad de resistir, de aguantar los golpes sin que nos 
derriben, de tejer una red de resistencia que nos haga más fuertes, porque cuando nos 
ayudamos unos a otros es cuando mejor podemos atravesar esos períodos de turbulencia. 
Resolución: hay que tomar decisiones, hay que cambiar las cosas que han dejado de funcionar, 
hay que abordar sin dilación las acciones que estamos seguros que son necesarias, pero que 
por una razón o por otra no acabamos de acometer. 
Y por último, lo más importante, hay que mantener la sonrisa. Ha habido más tormentas antes, 
y ya hemos sabido llevar las naves a puerto. Lo haremos una vez más, y volverán períodos de 
bonanza. No lo olvides, todas las crisis son siempre crisis de confianza, y la única receta para 
superarlas es ser capaz de mantenerla, de crearla, de extenderla.