Está en la página 1de 2

Sin manos, no hay galletas 

El chiste es tan conocido como macabro. Me ha venido a la cabeza al hilo de las explicaciones 
que voy leyendo de varios economistas sobre las posibles causas del escaso crecimiento de la 
economía mundial. 
Ya  hemos  comentado  los  distintos  nombres  que  han  servido  para  bautizar  este  período: 
“nueva normalidad”, “estancamiento secular”, “nueva mediocridad”… Pero nos pasa lo mismo 
que  con  algunas  enfermedades,  la  medicina  sabe  diagnosticarlas,  pero  todavía  no  sabe 
curarlas. 
Ya  recordarás  cuando  nos  decían  que  esto  se  curaba  con  “austeridad”,  limitando  el 
endeudamiento.  Luego  decidieron  que  lo  mejor  era  aplicar  políticas  monetarias,  el  también 
célebre  “quantitative  easing”.  Y  ahora  andan  dudando  entre  el  “helicopter  money”,  más 
“reformas  estructurales”  o  nuevas  “políticas  fiscales”.  Lo  del  helicóptero  volando  sobre  las 
ciudades  y  dejando  caer  dinero  sobre  los  ciudadanos  es  una  imagen  que  utilizó  Milton 
Friedman  cuando  ya  era  un  economista  muy  reconocido,  pero  la  verdad  es  que  cuesta 
imaginarse que una medida así vaya a ser la que nos salve… 
Vas leyendo a unos y otros, y te queda la sensación de que todos están perdidos, algo que va 
quedando patente en las reuniones del G7 o del G20, que últimamente están acabando en un 
“que cada uno se busque la vida como pueda”. 
Probablemente, antes de encontrar la medicina, tendríamos que entender las causas de lo que 
nos  está  ocurriendo.  A  un  enfermo  con  fiebre  y  dolor  podemos  atiborrarle  a  antipiréticos  y 
analgésicos, pero si no atajamos el mal que le genera esos síntomas, no se recuperará. 
De  todos  los  diagnósticos  que  voy  leyendo,  hay  uno  que  me  parece  el  más  acertado.  El  que 
más sentido común y conocimiento de la historia aplica. Igual que la madre le explica al niño 
que  no  tiene  brazos  “sin  manos,  no  hay  galletas”,  algunos  economistas  nos  explican  “sin 
inversión,  no  hay  crecimiento”.  Los  que  hemos  estado  en  la  empresa  lo  entendemos  rápido. 
Para generar riqueza, para cosechar beneficios, antes hay que invertir con acierto.  
Pero  esa  verdad  parece  que  se  nos  ha  olvidado.  En  el  sector  público,  porque  con 
recaudaciones menguantes, gasto social creciente, sin capacidad de más endeudamiento y con 
una sociedad poco amiga de recortes, la única forma de cuadrar la ecuación es con inversión 
tendiendo a cero. Y en el sector privado, porque con un balance esquilmado después de tantos 
años de crisis, y una incertidumbre creciente sobre la evolución de la economía global, a ver 
quién es el valiente que se mete en inversiones… 
Así que vamos dejando la inversión para cuando vengan tiempos mejores. Es como si el niño 
del  chiste  se  quedará  mirando  la  caja  de  galletas,  esperando  que  le  crecieran  los  brazos. 
Podemos esperar sentados, me temo: “sin manos, no hay galletas”. 
Recuerdo que mi hija, la primera vez que le conté el chiste no se rio. Me miró muy seria y me 
dijo “Aita, pero esa amatxu le dará las galletas a su hijo ¿no?”. Traté de explicarle lo que era el 
humor  negro,  pero  nunca  le  acabaron  de  convencer  mis  explicaciones.  Mi  hija  es  muy 

empática,  y  rápidamente  se  puso  en  el  lugar  del  pobre  niño.  Y  es  que  los  chistes  de  humor 
negro, al protagonista no le hacen maldita la gracia… 
Una vez establecido el diagnóstico, nos quedaría encontrar la receta ¿verdad? Si la clave para 
sanar  a  la  economía  enferma  es  recuperar  ritmos  de  inversión  de  etapas  anteriores,  en  el 
sector  público  y  en  el  sector  privado  ¿cómo  lo  hacemos?  Porque  ya  hemos  explicado  que 
utilizando la lógica actual, no salen las cuentas en ninguno de los dos sectores… No hay manos. 
Deberíamos  quizá  entonces  aplicar  otra  lógica  diferente.  En  primer  lugar  explicando  con 
claridad  a  las  personas  en  la  empresa  y  en  la  sociedad  esta  verdad  que  hemos  olvidado “sin 
inversión,  no  hay  prosperidad”.  Y,  una  vez  interiorizada,  sacrificando  corto  plazo  por  largo 
plazo con coraje, con acierto en la inversión, y con justicia en el reparto de esos sacrificios (y 
de los beneficios posteriores). Recuperar la confianza, para apostar a largo plazo. 
Leía estas últimas semanas que por fin iba volviendo la inversión a nuestra industria. Y pensaba 
con agradecimiento en los patrones de nuestra empresa, que han sido capaces de guiar la nave 
en  medio  de  la  tormenta  perfecta  de  estos  últimos  años,  y  ahora  están  siendo  capaces  de 
aplicar  esta  lógica  diferente  (aunque  no  nueva,  si  hemos  llegado  a  estos  niveles  de 
prosperidad,  es  porque  las  generaciones  anteriores  siempre  tuvieron  claro  que  había  que 
invertir a largo plazo). 
Nos queda recuperar esta confianza, esta lógica, en otros ámbitos. Asumir como sociedad que 
ha llegado el momento de recuperar la confianza en nuestro futuro, y cambiar las luces cortas 
por las largas. Acuérdate: “sin manos, no hay galletas”.