En el cuarto de derrota 

Acabo  los  cursos  siempre  con  el  depósito  en  reserva,  igual  a  ti  también  te  pasa.  El 
combustible  se  ha  gastado,  en  parte  en  la  rutina  de  ese  esfuerzo  diario  en  el  que 
hemos sido educados, en parte en el intento tratar de soñar nuevos caminos, a veces 
una tarea más cansada que la del esfuerzo diario… 
En  muchos  años  de  vida  profesional,  me  he  acostumbrado  en  contar  los  años  por 
cursos,  que en  agosto  casi  siempre el  pescado del  año está  en  buena parte  vendido. 
Parar un poco, en parte por hacer balance, y en parte porque el cuerpo lo pide. 
Las  máquinas  todavía  seguirán  rodando  hasta  San  Ignacio.  Aunque  muchos  en  la 
empresa pensáis que en la Universidad paramos por San Pedro, me temo que todavía 
Julio arrastra siempre su tarea, y Agosto acabará mordido por las esquinas. Como en 
casi todas partes, vamos… 
En  cualquier  caso,  estas  semanas  estivales  son  un  buen  momento  para  entrar  en  el 
cuarto de derrota. No me refiero a un cuarto para coleccionar fracasos, sino al hueco 
donde en los barcos se sitúa la mesa de cartas náuticas. Desde ese cuarto, se calcula la 
posición real del barco. 
Porque una cosa es el rumbo que trazamos, y que tratamos de llevar con el timón, y 
otra muy distinta es lo que el viento y las corrientes nos dejan hacer. Igual que el mar, 
la  vida  nos  va  desviando,  nos  cambia  los  planes.  Nuestros  proyectos  personales, 
nuestros  proyectos  profesionales,  confrontados  con  la  realidad,  van  cambiando,  a 
veces sin que nos demos cuenta. Y por eso es bueno en estos días de mar tranquila, 
entrar en el cuarto de derrota y comprobar dónde estamos en realidad. 
Antes los marinos lo hacían con astrolabios y sextantes, tomando como referencia el 
sol o las estrellas y la línea del horizonte. Ahora con los satélites y los GPS, el tema ha 
perdido  un  poco  de  encanto,  y  cualquier  indocumentado  sin  conocimientos 
astronómicos puede saber con precisión en todo momento su posición exacta. 
Tiendo  pensar  que  en  el  plano  personal  o  profesional,  no  es  tan  sencillo,  y  hay  que 
recurrir a artes más antiguas. Desde luego no hay un GPS que te dé las coordenadas, y 
tampoco puedes entrar en una tienda a comprar el “mapa de mi vida” o el “mapa de 
mi proyecto de empresa”. Los mapas van cambiando, y por eso la primera tarea en el 
cuarto de derrota será actualizar las cartas náuticas. 
Antes bastaba hacer un plan estratégico cada cuatro o cinco años, y lo de actualizar el 
currículum, de ciento en viento. Ahora, en estos tiempos modernos, toca actualizar las 
referencias con más frecuencia, y sentarse al menos una vez al año para replanificar es 
una tarea saludable, por no decir imprescindible…  
Por  ejemplo  ¿Ya  sabes  en  qué  quieres  formarte  el  año  que  viene?  ¿Qué  libros  vas  a 
leer?  ¿Qué  contactos  profesionales  vas  a  cuidar?  ¿en  qué  foros  te  interesa  tener 
presencia? Si no tienes respuesta a estas preguntas, no sería malo que pasaras algún 
tiempo en el cuarto de derrota, pasando a limpio las cartas náuticas para el año que 
viene. Ya conoces la cita, el viento nunca sopla a favor del que no sabe a dónde va. 
Y luego está la tarea de fijar tu posición, una tarea más compleja que la de dibujar los 
mapas. Recordar dónde querías estar, y admitir dónde estás en realidad. Por la propia 

definición del término, nos cuesta ser objetivos con nosotros mismos, necesariamente 
nuestra perspectiva es subjetiva. 
Por  eso  en  los  barcos  esa  tarea  tampoco  correspondía  al  capitán,  sino  al  “oficial  de 
derrota”.  No  parece  una  mala  idea  copiar  a  los  marinos  y  tener  alguien  junto  a 
nosotros con el que compartir nuestro rumbo, nuestros proyectos, y que luego de vez 
en  cuando  nos  vaya  recordando  quiénes  somos,  dónde  estamos,  en  qué  nos  hemos 
desviado. 
Podrías  aprovechar  también  estos  días  para  compartir  un  ratillo  con  tu  oficial  de 
derrota (si no lo tienes, seguro que se te ocurre alguien a quien nombrar). Charlar de 
dónde  estás,  de  dónde  te  lleva  tu  viaje.  Puede  ser  en  el  cuarto  de  los  mapas  de  un 
barco, o puede ser subiendo a un monte, paseando por una playa, o contemplando un 
atardecer.   
Y  después,  con  los  mapas  nuevos  y  la  posición  fijada,  viene  el  momento  de  subir  de 
nuevo al puente de mando de tu vida. Disfruta del momento, acércate a la rueda del 
timón,  pon  la  mirada  en  el  horizonte  y  dirige  tu  barco  a  la  estrella  que  te  está 
esperando.   
La vida pasa rápido, como para dejar que te arrastren las corrientes. O, como dice la 
gente de mar, para dejar que tu nave se vaya al garete…  
 
 
 
 
 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful