Está en la página 1de 1

El tiempo en la narración

Uno de los aspectos más importantes en el planteamiento de un texto narrativo es el que se refiere al
tratamiento del tiempo. Para ello, la técnica narrativa proporciona al escritor ciertas herramientas con el
objeto de cooperar en su trabajo de plasmar la idea del tiempo que deliberadamente ha planeado.
Pero debes saber que, independientemente del tratamiento que se le dé al tiempo en una narración, éste
siempre será un tiempo ficticio, porque al ser creado y manipulado por el escritor, se separa completamente
de la realidad externa a la narración, ordenando los acontecimientos de la historia de manera particular.
En toda ficción narrativa el tratamiento del tiempo se da por partida doble. Por un lado, está presente en el
tiempo de la historia que se narra, y por otro en el tiempo del relato. Ambos son conceptos afines y trabajan
juntos para proporcionar, a la estructura de la narración, elementos que la singularizarán respecto de otras
historias.
El tiempo de la historia se refiere a aquella cualidad temporal de toda narración que cuenta con un inicio de
las acciones, un desarrollo de las mismas y un desenlace que las concluye. Es decir, hay una relación de
causa-efecto entre el conjunto de las acciones y una predominancia del tiempo lógico lineal sin alteraciones
cronológicas en su disposición.
El tiempo del relato está íntimamente relacionado con el aspecto estético de una narración. Apunta a la
organización y disposición interna en que la narración presenta las acciones de la historia. De ahí que
pocas veces el tiempo de la historia y el del relato coincidan, pues el texto organiza para sus propios fines el
tiempo de la historia, alterando su orden lineal y generando con ello una temporalidad exclusiva del relato. De
esta manera, los hechos podrían seguir un orden cronológico o un desarrollo lineal, pues se quiere privilegiar
el desenlace y la relación causa – efecto de los acontecimientos, esto es lo que se conoce por Ab Ovo que
significa 'desde el huevo'. Por otro lado, si un relato comienza por un hecho ubicado en la mitad de la historia
para luego retroceder, se denomina In media res que significa 'en la mitad de las cosas'. Por el contrario, si el
interés está centrado en el acontecer, se podría empezar por el desenlace In extrema res que significa 'en el
final de las cosas'.
El tiempo referencial histórico
Se refiere al tiempo real en que se ubican los hechos narrados. Por ejemplo, en el poema del Cid, sería el
siglo XII; época medieval de la monarquía. Por otra parte, podría aludir al tiempo del escritor, es decir, al
contexto social y cultural en que se produjo la obra.
Disposición de los acontecimientos
Se refiere a las alteraciones en la temporalidad de la narración, en otras palabras, nos referimos al tiempo del
relato y las técnicas que permiten una presentación estética de los acontecimientos. De esta forma, aparece
la digresión que es una ruptura temporal en la narración y aparece cuando el relato se detiene
instantáneamente y se introduce un hecho nuevo con una cronología distinta a la que exige la lógica causa –
efecto.
Existen dos formas de anacronía:
Analepsis: Es una retrospección. Se vuelve al pasado y se relata un hecho anterior al tiempo del
acontecimiento principal. (Flashback-Racconto)
Prolepsis: llamada también prospección o anticipación, alude a la mirada del narrador hacia el futuro, es
decir, se narra un hecho que ocurrirá después del tiempo del relato. (Flashforward-Premonición)
Actividad
1. Realice un mapa conceptual que contenga todos los conceptos analizados anteriormente.
2. Para cada concepto analizado cree un breve relato que lo ejemplifique