Está en la página 1de 2

A.∙. L.∙. G.∙. D.∙. G.∙. A.∙. D.∙. U.∙.

S:. F:. Y U:.

A todos los Qq:. Hh:. Y Hhnas:. Que la presente vieren

Las miserias del pueblo


En la idea de estudiar las miserias del pueblo y como remediarlas se incursiona en el camino de la economía,
la política y más aún en la economía política.

En el sano entendimiento de que el tejido social es un reflejo del individuo, Las miserias del pueblo son
extensiones de la miseria de cada uno de nosotros. El tejido vivo, es un reflejo de la célula viva,
sociológicamente conocemos que la familia es la célula fundamental de la sociedad.

La conciencia del hombre es como un maestro, nos guía, nos hace encontrar las causas las cuales siempre
estarán por encima de los efectos, y que nos lleva la introspección de nuestra causa primera. Si nuestro ser
interno tiene un propósito equivocado, todo lo demás será como un efecto dominó, un reflejo del ser, que
equivocadamente se desenfoca de lo importante… la conexión del hombre con su creador.

Esta conciencia participa en el progreso del hombre, como sentido natural de evolución el hombre tuvo la
curiosidad por la causa primera de su vida. En el papel del trabajo de la transformación del mono en hombre,
Federico Engels, el mono, aparentemente evolucionó por el uso de artículos rudimentarios como: palos y
piedras, usándolas en conjunto, creó las herramientas, y así sucesivamente, al paso de los milenios (y en
resumen), fue que evolucionamos.

Mas en el mismo sentido hoy el tejido social tiene una tenencia evolucionada, pero estancada en una
búsqueda de la cual parece que el laberinto del mino tauro, si no sigue el hilo de Ariadna (la más pura) de
vuelta a su origen, lo más probable es que se siga perdiendo en el laberinto y confrontándose con el mino
tauro (el toro antropófago, es el mal del hombre destruyendo al hombre mismo).

Fue el filósofo Thomas Hobbes en su obra leviatán que hizo la referencia de ¨Lupus est homo homini, non
homo, quom qualis sit non novit." (Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce
quién es el otro). El egoísmo, es producto de la ignorancia en la convivencia con la causa suprema, y la
terrible apatía de la introspección del hombre a viajar a su interior es un peligro, que además de miserias
retrasa el progreso humano, traduciéndolo en sufrimiento del tejido social.

La conciencia es capaz de darnos un contacto consciente con el G.∙. A.∙. D.∙. U.∙. Y todos hemos recurrido a
una Cam.∙. De Ref.∙. De 6 pulgadas de ancho, de oreja a oreja, cerrando los ojos, y haciendo esas reflexiones
necesarias para nuestro mejoramiento interno, y el contacto CONSCIENTE con la causa primera.

Podemos reformar nuestros pensamientos dirigiéndolos por canales felices, pero no podemos cambiar el
resultado de nuestros pensamientos, que así como la causa primera de la cual somos imagen y semejanza,
es el origen de nuestro ser.

La esencia de las enseñanzas de nuestra orden es el fortalecimiento de una mente sana, la cual pueda
controlar las reacciones en los sucesos de nuestra vida, evitando los infortunios y visceralidades.
Podemos usar los medios poderosos que nos ofrecen nuestros rituales para alcanzar una condición más
confiable en el acercamiento a la causa primera, y nuestro diario vivir, de una mejor forma. Podemos hacer
un contacto consciente con el G.∙. A.∙. D.∙. U.∙. a través de la oración y la meditación, y fortaleces nuestras
fuerzas psíquicas, la parte cuántica de nuestro ser en su conexión con la 4ta dimensión de la conciencia.

El don de dar se ve mellada por quien cree que primero debe recibir primero. El ser humano solo puede dar
2 cosas importantes en la vida, tiempo y energía. La persona que se niega a dar casi siempre oculta la más
básica de las necesidades humanas: UN DESEO ARDIENTE DE SER AMADO, sin darnos cuenta que las
acciones expresan más que las palabras (de hecho es mejor enseñar cómo hacer a decir cómo hacer), la falta
de dar tiempo y energía puede ser devastador, mientras que la aprobación y el aprecio deben verbalizarse.

La forma masónica ayuda a quien se esfuerza mediante el estímulo de su poder y desarrollo personal,
mediante un esfuerzo continuo y sistemático, que nos conduzca al lado milagroso del rito, que surge de una
fuente iluminada de energía, un poder que solo se explica porque emana del ser supremo.

El apóstol Pablo reveló en su precepto que: ¨todas las cosas obran para bien de aquellos que aman a Dios¨.

La transformación interna de nuestro ser, puede cambiar de forma exponencial las manifestaciones externas
de nuestra vida, esas fuerzas invisibles pueden trabajar para nosotros y nosotros con ellos. Si nos acercamos
a la causa primera, con honestidad y buena voluntad.

¨En el océano de la vida, de que sirve que la razón sea el timón si la pasión es el piloto¨. En el Kybalion
(contenedor en egipcio), se nos hace ver que el ser humano es un contenedor de los poderes de la divinidad,
pero limitado a la transformación de la materia, no así de la vida biológicamente hablando. El ser humano
tiene y puede cambiar su ser y cambiar su vida. Ir del trabajo a la RECREACIÓN y volver a trabajar.

Sabemos que existen 2 columnas, una de la moral (amor) y otra de la ciencia (arte y técnica), que usándolas
en equilibrio es como se puede vivir mejor. A final de cuentas la orden puede convertirnos en sacerdotes,
profetas y reyes, EN EQUILIBRIO.

Es cuánto.
Me despido Fraternalmente.

M:. M:. Juan Carlos Peón Cardín.


Or:. De Cancún Q,roo a 4 de febrero del 2010 E:. V:.