ASPECTOS GEOMORFOLÓGICOS Y ESTRATIGRÁFICOS EN LA GÉNESIS Y

EVOLUCIÓN DE LA DEPRESIÓN PERIFÉRICA, CÓRDOBA (ARGENTINA).
SANABRIA, JORGE A.*
ARGÜELLO, GRACIELA L.*
*Cátedra de Pedología. Escuela de Geología. F.C.E.F. y N.- Univ. Nacional de Córdoba
Av. Velez Sarsfield 1600. 5000. Córdoba. Tel. 0351- 4344980. jsanabria@com.uncor.edu
ABSTRACT
This paper deals with some geomorphological and stratigraphic evidences concerning
Depresión Periférica`s origin.This geomorphological association- lying east of Sierra Chica in
Córdoba Province- is considered as a graben. It stretches between Sierra Las Peñas at the
south, and Jesús María city northwards. The studied area lies along Anizacate and Xanaes
rivers. According to chronostratigraphy based on the available TL and ISRL datations, and
geomorphological observations, it was concluded that most likely, Depresión Periférica would
have started developing during late Plestocene-early Holocene. Its final shape would have been
achieved during middle Holocene. This last statement was inferred from the ancient meanders
pattern on the highest Xanaes river terrace, and also from tectonic lines which are seen at the
south, both east and west of Altos de Despeñaderos
INTRODUCCION
‘6 4 º 1 5

M A P A D E U B IC A C IO N

‘S IE R R A S D E C O R D O B A

M a r C h iq u ita

SIE R R A S D E C O R D O B A

R ío

C ó rd o b a
3

R ío

Su

q

C O RD O BA

u ia

R IO S U Q U IA

aes
Xan

R IO X A N A E S

‘3 2 º 3 0
R ío C h o c a n c h a ra v a

R IO

C TA
LA M

OC H
IT A

R E F E R E N C IA S
A re a d e e s t u d io

0

50 km
Escala

La Depresión Periférica es una fosa tectónica, ubicada al E de la Sierra Chica, en la
Provincia de Córdoba, que se extiende desde la Sierra Las Peñas al S, hasta la ciudad de Jesús
María al N, mientras que su límite O es el basamento y el E, la Plataforma Basculada. El sitio
en estudio es atravesado por los ríos Anizacate, Los Molinos y Xanaes en las proximidades de

la localidad de Despeñaderos, en la Provincia de Córdoba, alrededor de las coordenadas 32º
30’ S y 64º 15 O (Mapa de ubicación).
Fue descripta por primera vez por Capitanelli. R. (1979), quien sostiene que se originó
o acentuó por reactivación de los movimientos de bloques entre las fallas correspondientes al
abrupto de la Sierra Chica. y otra inmediatamente al E de ella.
Se han realizado en el área numerosos estudios geológicos, pero ninguno hace
referencia al momento de formación de la fosa tectónica. Sanabria J. A. (2000.) sostiene que el
tiempo de formación correspondería al Pleistoceno tardío- Holoceno, con reactivación en el
Holoceno medio.
MATERIALES Y MÉTODOS
Para el estudio geomorfológico se utilizaron fotografías aéreas a escala aproximada
1:50.000 del año 1987 y se aplicó el sistema de clasificación de Sayago, J. M. (1982). Las
dataciones tomadas como referencia se realizaron en el Departamento de Geografía de la
Universidad de Pekin, en el Instituto Leibniz de Geociencias Aplicadas de Hannover, Alemania
(Frechen, M, 2002 comunicación verbal) y en el. Geography Dpt del Royal Halloway de la
Universidad de Londres (Kemp, R.2002, comunicación verbal) según los métodos de
termoluminiscencia (TL), luminiscencia ópticamente estimulada (OSL) y luminiscencia
ópticamente estimulada por infrarrojo (IRSL).
RESULTADOS
GEOMORFOLOGÍA
1. Asociación Depresión Periférica (Capitanelli, R., 1979). Presenta un perfil longitudinal
irregular, en donde se alternan superficies planas que se encuentran en el área central, con
lomadas de orientación O- E, y con los valles de los ríos Santa Catalina, Ascochinga,
Suquía, Los Molinos, Anizacate, Xanaes y Ctalamochita, y arroyos menores.
Los materiales predominantes son loess típicos y retransportados, siguiéndole en
importancia los sedimentos fluviales y aluviales. Las pendientes varían de 1% a 3% en las
laderas de las lomas y conos, mientras que son menores que 0,5% en los sectores planos.
Toda la unidad tiene un fuerte control estructural. A nivel de asociación, el sistema de
fallas meridionales, que origina una fosa tectónica, es el principal componente
morfoestructural. Internamente, el relieve está controlado por geoformas agradacionales
precuaternarias y cuaternarias producidas por cambios climáticos- conos aluviales disecados- y
por sistemas de fallas entrecruzadas con rumbo predominante NE-SO y NO-SE. Puede
suponerse que este control estructural configuró anteriormente la paleosuperficie sobre la cual
se depositó el loess

Se observan evidencias de movimientos neotectónicos muy claros, tales como un
resalto de 4 a 6 m de altura, con frente hacia occidente, de rumbo N-S, que en las fotografías
aéreas se presenta como una línea clara, ondulada, que es consecuencia de la fuerte erosión
hídrica que ha dejado expuesto en los suelos, el horizonte Ck. Aparentemente, es una
reactivación neotectónica de la falla La Calera-Mal Paso (Gordillo, C. y Lencina A., 1972).
Este lineamiento también se observa al E de los altos de Despeñaderos, aunque con menor
expresión topográfica. Los procesos de erosión hídrica se manifiestan en forma de surcos y
arroyada difusa y están condicionados por las pendientes, las precipitaciones concentradas, el
manejo de los suelos, y fundamentalmente por la susceptibilidad de los sedimentos loéssicos a
la erosión.
Unidades y facetas geomorfológicas de la Asociación Depresión Periférica en el área en
estudio. (Fig.1)
1.1 Paleoconos aluviales. Se ubican en el limite con la Asociación Plataforma Basculada que
se encuentra al E. Son afloramientos de conglomerados de posible edad Cretácica y PlioPleistoceno. Presentan lomas convexas, interrumpidas por valles tectónicos con orientación
NO- SE y NE- SO, originando un diseño de drenaje de tipo helechiforme.
1.1.1 Faceta pendiente de los conos aluviales. Presenta una inclinación de alrededor del 3%.
Se halla severamente afectada por erosión en surcos. Se encuentra en las dos asociaciones de
relieve.
1. 2 Paleoconos aluviales disecados cubiertos con loess (Sanabria, J. A. et al., 1996). Son
paleoconos aluviales disecados, constituidos por conglomerados cretácicos, terciarios y
cuaternarios que se encuentran cubiertos por loess del Pleistoceno medio a tardío- Holoceno.
El espesor de los loess varía desde 0,50 m hasta 50- 55 m de promedio.
1.3 Planicie central loéssica (Sanabria, J. A. 2000). Ocupa la faja al N y S de los ríos Ani
zacate y Los Molinos. Es una planicie con muy baja pendiente, menor al 0,5%. En el norte se
confunde a través de un límite difuso con la terraza alta del Río Anizacate Los materiales que
la constituyen son loess típicos y retransportados
1. 4 Paleoconos aluviales disecados con delgada cubierta eólica. Son geoformas de poca
extensión areal. Se ubican al N de la localidad de Despeñaderos. Comprenden lomadas
convexas, orientadas en sentido N- S, con pendientes planas- cóncavas y regulares, e
inclinación promedio del 3%. Están cubiertos por sedimentos eólicos, de poco espesor- menos
de 50 cm- que tienen textura franca, con gravas finas mezcladas en la masa.
En sectores restringidos afloran en superficie, conglomerados de los paleoconos, con
matriz arenosa y bloques de diámetros de hasta 1 metro

Son geoformas muy erosionadas por procesos de arroyada difusa y surcos, donde en
gran parte el CaCO3 del horizonte Ck se encuentra expuesto en superficie.
1. 5 Valles fluviales de los ríos Anizacate y Los Molinos. El río Xanaes resulta de la
confluencia de los ríos Anizacate y Los Molinos, que son antecedentes y están evidentemente
controlados estructuralmente por los principales sistemas de fallas de la Sierra Chica.
El Río Anizacate tiene un rumbo NO-SE, mientras que el Río Los Molinos es NE- SO.
Los cursos ordinarios de los ríos presentan un diseño de drenaje rectangular.
Presentan tres niveles de terrazas, de posible origen climático. La terraza alta se
encuentra cubierta por el último loess depositado, con un espesor medio aproximado de tres
metros.
El límite entre la terraza alta al N del Río Anizacate y la planicie central, es difuso. La
separación de las dos unidades se realizó tomando en consideración la presencia o no, de líneas
de escurrimiento de origen estructural. En donde éstas no aparecen, se considera como terraza.
El criterio se basa en la diferencia de respuesta a los esfuerzos tectónicos de los materiales que
se encuentran por debajo del loess, considerándose que los conos aluviales, o eventualmente el
loess equivalente a la Fm. Pampeana, son más competentes que los sedimentos fluviales.
GEOLOGÍA DEL CUATERNARIO
No se encuentra en el área en estudio, un perfil completo de la secuencia estratigráfica
representativa del Cuaternario, de manera que el esquema que se analiza es generalizado, y se
obtiene con el aporte de los datos de perfiles de cuencas vecinas.
Secuencia desde lo antiguo a lo moderno, que incluye rocas precuaternarias.
Conglomerados Se observan en la barranca del Río Xanaes y superficialmente en un pequeño
afloramiento de pocos metros cuadrados al N de la localidad de Despeñaderos. Cretácico.
Equivalentes a la Fm. Saldán ? de Santa Cruz, J. N. (1978).
Arcillas rojas - banco de toscas. Se encuentran en una cárcava sobre el Arroyo Soconcho.
Son arcillas rojas, de 3- 4 m de espesor sin base visible, que subyace a un manto de toscas, de
8 m de potencia, con estructuras de tabiques en la base, que pasan transicionalmente a
columnas y terminan en manto en la parte superior. Transición Terciario- Cuaternario?
Conglomerados. Se ubican al S y N de la localidad de Despeñaderos. Se encuentran por
encima de los conglomerados rojos equivalentes a la Fm. Saldán?, apoyándose sobre ellos en
discordancia erosiva.
Presentan gravas gruesas y bloques de grandes dimensiones, de hasta 1 m de diámetro,
con matriz arenosa y carbonato de calcio en la masa. Estos sedimentos podrían correlacionarse
con la Fm. Alpa Corral de Cantú, M. (1992) y la Fm. Estancia Belgrano, de Santa Cruz, J.
(1972, 1978), ambas de edad Plio- Pleistoceno.

Limos arcillosos. Son sedimentos loéssicos, loessoides y fluvio- eólicos. Los loéssicos y
loessoides se encuentran en la base de los perfiles ubicados a 6 km al O de Lozada, en la ruta
Nº 45 y en las cárcavas de Monte Ralo y de Corralito. No tienen base visible. Son limos
arcillosos densos, con presencia de fragipanes. En todos los perfiles se encuentran complejos
de paleosuelos o pedocomplejos.
En las barrancas de los ríos, los limos arcillosos faltan, aparentemente por haber sido
erosionados, pero se encuentran por debajo de sedimentos más modernos, fuera de las terrazas
fluviales, en las unidades planicie central y paleoconos aluviales disecados cubiertos con loess.
A partir de datos de perforaciones, los espesores promedio que se obtienen son de 55- 60 m
(espesor mínimo: 25 m y máximo: 100 m).
Estos sedimentos se habrían depositado bajo un clima árido a semiárido, en el caso de
los limos, alternando con climas húmedos, con formación de paleosuelos. Se correlacionan con
la Fm. Pampiana de Cantú, M. (1992) y posiblemente, con el miembro inferior de la Fm. Río
Primero de Santa Cruz, J.N. (1972, 1978). Su edad es Pleistoceno medio a tardío. Las
dataciones por TL, OSL y IRSL dan edades de 99.7 ± 17.5 ka en la base y 55,6 ± 10 ka en el
techo de la cárcava de Corralito. En Lozada van de 105 ka a 50.1 ka.
Sedimentos arenosos con gravas e intercalaciones de limos y arcillas. Son sedimentos
fluviales que se ubican en las terrazas de los ríos Anizacate y Xanaes en facies de canales y
llanuras de inundación. Se presentan secuencias de intercalaciones de arenas y limos laminados,
con estratificación cruzada en artesa y niveles de estratificación planar y bancos de gravas. En
algunos sitios se encuentran hasta tres niveles de paleosuelos. En el techo de esta secuencia se
observan dos niveles de toscas, el inferior en forma de mantos y el superior, en concreciones.
Estos depósitos se desarrollaron bajo un clima húmedo. Los sedimentos pueden
correlacionarse con la Fm. Chocancharava de Cantú, M. (1992) y, posiblemente, con el
miembro superior de la Fm. Río Primero de Santa Cruz, J. N. (1972, 1978). Edad Pleistoceno
tardío.
Limos. Se observan en la terraza N del Río Anizacate. Se apoyan en discordancia erosiva
sobre los sedimentos equivalentes a la Fm. Chocancharava. Son sedimentos eólicos con 70%
de limos en los que predomina el limo grueso (Argüello, G. et al., 1996). Se consideran loess
típicos y retransportados. En la barranca N del Río Anizacate tienen una potencia de
aproximadamente 3 m. No presentan estructura sedimentaria, son homogéneos, de color pardo
amarillento en húmedo (7,5YR5/4), algo bioturbados, con abundante carbonato de calcio en la
masa en forma pulverulenta y no se observan paleosuelos.

Una datación por TL en la barranca N del Río Anizacate dio 10.01  0.66 ka. El loess
se habría depositado- bajo un clima árido a semiárido- durante un período que iría desde el
Ultimo Máximo Glacial hasta el límite Pleistoceno –Holoceno. Regionalmente se dispone de
otras dataciones, que señalarían que esa depositación se habría prolongado hasta el Holoceno
medio. En Corralito van desde 41.4 ± 6.1 ka hasta 7,4 ± 1.0 ka datadas por TL, mientras que
por IRSL da en el techo 14 ka. En Lozada la edad en el techo es de 5.74 ka por OSL.
Arenas y gravas. Se encuentran en la terraza media de los ríos Anizacate y Los
Molinos. Constituyen depósitos fluviales heterogéneos, con alternancias de capas de materiales
arenosos- limosos finos y arenosos- gravillosos, que indican las fluctuaciones climáticas de ese
período, que se considera húmedo a subhúmedo, con ciclos alternantes. Estos depósitos se
ubican en el Hypsithermal, que de acuerdo a la datación en Lozada ya mecionada, comenzaría
hace aproximadamente 6 ka. Se correlacionarían con la Fm. Río La Granja de Santa Cruz, J.
N. (1972, 1978) y con la Fm. Arroyo Las Lajas de Cantú, M. (1992). Holoceno medio.
Arenas y gravas. Son sedimentos fluviales que se encuentran en las terrazas bajas de los ríos
Anizacate y Los Molinos. No tienen una posición cronoestratigráfica precisa, aunque se infiere
que son del Holoceno tardío.
DISCUSIÓN
EVOLUCIÓN GEOMORFOLÓGICA
El levantamiento de la Sierra Chica se encuentra relacionado con la tectónica Andina, y
comienza durante el Terciario hasta alcanzar su altura definitiva a partir del Plioceno (Cioccale,
M., 1999), o en la transición Plio- Pleistoceno (Capitanelli, R., 1979).
En la Depresión Periférica los procesos hídricos agradacionales y erosivos y los
depósitos de origen eólico, controlados por los cambios climáticos y la tectónica, determinan la
evolución geomorfológica.
Durante el período Plio-Pleistoceno?, en fases áridas y semiáridas, se formaron como
elementos principales del relieve, conos aluviales. A lo largo de este prolongado período debió
haber reajustes tectónicos que condicionaron el modelado por agentes exógenos, que
generaron una paleosuperficie ondulada, antes de la formación de la Depresión Periférica; y de
la depositación de los loess del Pampeano.
En el Pleistoceno medio a tardío, durante las fases áridas, se depositaron los sedimentos
eólicos que cubrieron la superficie existente, que en la región se preserva en los ambientes de
interfluvio, como se observa en los perfiles de Monte Ralo, Corralito y Lozada. Las dataciones
determinan un techo aproximado en los 50 ka y una base visible en 100 ka.

En el interestadial de fines del Pleistoceno se establece un período húmedo, que en el
área en estudio, da lugar a la formación de la terraza alta de los ríos Anizacate, Los Molinos y
Xanaes con la depositación de sedimentos fluviales. Aproximadamente 60 km más al S, en la
terraza alta del Arroyo Soconcho, en depósitos equivalentes, dataciones por TL dan 38.25 ±
4.06 ka y 40.39 ± 3.61 ka y; en el Río Suquía las edades son de 28.12 ± 2.24 ka y 40.83 ±
3.20 ka.
La presencia de la terraza alta sobre los ríos Anizacate y Xanaes al O y al E
respectivamente de los altos de Despeñaderos, indicaría que el levantamiento de los
conglomerados cretácicos y plio- pleistoceno por fallas meridionales, que dan lugar a la
formación de la Depresión Periférica es posterior a su formación- Pleistoceno tardío Holoceno.
Kraemer, P. et al (1993) determinan reactivaciones neotectónicas en el valle de San
Alberto durante el Pleistoceno tardío. Este movimiento fue deducido además por Degiovanni,
S. y Cantú, M. (1997) en la depresión La Cruz- Gigena, en el S de la provincia a partir de un
estudio sobre el sistema de drenaje.
Posiblemente la reactivación tectónica también se produjo en los sistemas NO-SE y
NE-SO, disecando a los paleoconos aluviales que fueron modelados por los agentes exógenos,
determinando las morfologías que se observan actualmente y condicionando los rumbos de las
líneas de escurrimiento y de los valles tectónicos que se observan en los afloramientos de los
conglomerados Plio-Pleistocenos al S de Despeñaderos.
En el período correspondiente al Ultimo Máximo Glacial, Pleistoceno tardío- y hasta el
Holoceno medio, posterior al interestadial, se produce una aridización del clima, en la que se
deposita un manto de limos loéssicos que cubre a las formaciones existentes. De acuerdo con
numerosas dataciones disponibles, el período se extendería entre los 40 ka y 6 ka, según los
resultados obtenidos por el método de TL, o hasta los 14 ka si se consideran aquéllos
establecidos por IRSL; lo cual es consistente con las observaciones de campo, que indican una
gran homogeneidad y ausencia de paleosuelos, a diferencia de lo descripto en otras regiones.
Durante el Holoceno medio, correspondiente al Hypsithermal u Optimum Climaticum,
se produce un mejoramiento del clima, que da lugar a la formación de las terrazas intermedias
altas o medias de los ríos, y al comienzo de la formación de los suelos expuestos en superficie.
El patrón de drenaje de meandros abandonados sobre la terraza de la margen izquierda
del Río Xanaes, no cubierta por el último loess, indicaría que la elevación de los Altos de
Despeñaderos y el encajamiento del río se habría producido principalmente durante el
Holoceno medio.
Dos lineamientos tectónicos, claramente observables en las fotografías aéreas y en el
campo, ubicados al O y al E de los altos de Despeñaderos, indican una reactivación que

configuró el relieve definitivo. El lineamiento ubicado al O, que presenta la mayor expresión
topográfica, es límite entre las morfologías onduladas y elevadas de los paleoconos aluviales y
las superficies planas de la planicie central loéssica y coincide con la confluencia de los ríos
Anizacate y Los Molinos, en donde nace el Río Xanaes. Esta reactivación interrumpe la terraza
alta, provocando un alzamiento de aproximadamente tres metros, en los sectores indicados con
la letra A en el fotomosaico

El lineamiento del E, tiene una menor expresión topográfica. Se

ubica en el sitio en donde el Río Xanaes abandona su curso anterior, para formar su valle
actual, posiblemente en el Holoceno Medio. Entre los paleocauces se encuentran depósitos de
loess del último período, con una edad mínima del Holoceno medio (5.59 ± 0.81 ka).
En el Holoceno tardío se forma la baja de los ríos Anizacate y Los Molinos y de los
arroyos que se encuentran en la cuenca.
CONCLUSIONES
De acuerdo con las evidencias geomorfológicas y el cuadro cronoestratigráfico, la
Depresión Periférica pudo haber comenzado su formación durante el Pleistoceno tardíoHoloceno temprano La configuración definitiva debió haberse realizado durante el Holoceno
medio, según se desprende del patrón de meandros abandonados sobre la terraza alta del Río
Xanaes y de los lineamientos tectónicos meridionales que se observan al este y oeste de los
Altos de Despeñaderos.
BIBLIOGRAFIA CITADA
ARGÜELLO, G. L.; SANABRIA, J. A.; MANZUR, A. 1996. Caracterización de materiales
parentales de suelos según parámetros estadísticos en un sector de la Depresión Periférica,
Prov. de Córdoba, Argentina. XIII Congreso Latinoamericano de la Ciencia del Suelo, Aguas
de Lindoia, Brasil. Actas en CD.
CANTU, M. 1992. El Holoceno de la Provincia de Córdoba. En: Iriondo, M. (Ed.). Primer
Simposio Internacional del Holoceno. Paraná, Entre Ríos, 1: 1- 16.
CAPITANELLI, R. 1979. Capítulo V. Geomorfología. En: Boldt (Ed.). Geografía Física de
Córdoba. Bs. As.: 213- 297.
CIOCCALE, M. 1999. Investigación geomorfológica de Cuencas Serranas. Estudio
geomorfológico integral: morfodinámica, morfometría y morfogénesis del Flanco Oriental de la
Sierra Chica de Córdoba. Tesis Doctoral. Universidad Nacional de Córdoba: 1- 121. Inédita.

DEGIOVANNI, S. B. y CANTU, M. P. 1997. Neotectonic activity in the La Cruz- Gigena
depression, Córdoba, Argentina. Supplementi di Geografía Física e Dinámica Quaternaria.
Fourth International Conference on Geomorphology, Bologna, III (1): 142. 143.
GORDILLO, C.; LENCINA, A.1972. Sierras Pampeanas de Córdoba y San Luis. Geología
Regional Argentina. Academia Nacional de Ciencias, pag. 1 a 39.
KRAEMER, P.; TAUBER, A.; SCHMIDT, C.; RAMER, G. (1993). Análisis cinemático de
la Falla de Nono. Evidencias de actividad neotectónonica. Valle de San Alberto, Provincia de
Córdoba XII Congreso Geológico Argentino y II Congreso de Exploración de Hidrocarburos.
Actas 7º III (277- 281)
SANABRIA, J. A.; ARGÜELLO, G. L.; MANZUR, A.. (1996) Aplicación del método de
susceptibilidad a la erosión de Van Zuidan y Cancelado, en la Cuenca Baja del Arroyo San
Agustín, Córdoba, Argentina. XIII Congreso Latinoamericano de la Ciencia del Suelos, Aguas
de Lindoia, San Pablo. Brasil.
SANABRIA, J. A. 2000. Génesis de suelos y su relación con la geomorfología y geología del
Cuaternario en la cuenca baja del Río Anizacate, Córdoba. Tesis Doctoral. Universidad
Nacional de Córdoba. Inédito.
SANTA CRUZ, J. 1972. Geología del Este de las Sierras Chicas (Córdoba). Valle del Río
Primero. Bol. Asoc. Geól. de Córdoba, 1 (3-4):102-109.
SANTA CRUZ, J. 1978. Aspectos sedimentológicos de las formaciones aflorantes al este de
las Sierras Chicas, Prov. de Córdoba., Rep. Arg. Rev Asoc. Geól. de Córdoba, 3: 232-244.
SAYAGO, J. M. (1982). Las unidades geomorfológicas como base para la evaluación
integrada del paisaje natural. Facultad de Ciencias Naturales. U.N.T. Fundación Miguel Lillo.
Tucumán.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful