Está en la página 1de 12

Criterios básicos para el ensanche

de los puentes de piedra
Florentino Regalado Tesoro

DESCRIPTORES
RESTAURACIÓN
PATRIMONIO MONUMENTAL
PUENTES DE FÁBRICA
ENSANCHE

Introducción
La manipulación, sea esta del tipo que fuere, de los puentes
viejos de piedra que pueblan todo el territorio nacional plantea, en primer lugar, el problema de determinar y definir el
grado, las formas y maneras de cómo debe ser hecha, en función de la catalogación del puente objeto de estudio.
Si resolver la cuestión anterior ya resulta sumamente problemático, el asunto se complica al máximo cuando dicha
manipulación va encaminada a ensanchar los tableros de los
vetustos y nobles puentes de fábrica, si estos se muestran incapaces, en su vejez, de tener que soportar la insaciable demanda que el tráfico de vehículos exige en nuestros pueblos,
ciudades y carreteras.
Los puentes de fábrica admiten francamente mal cualquier
alteración de su fisonomía aparente, se venda como se quiera
vender dicha alteración, y, por consiguiente, lo más inteligente y sensato consiste en no alterarlos, o alterarlos lo menos posible, para conseguir transferirlos en las mejores condiciones
posibles a las generaciones que nos sucedan. En general, hacer
lo contrario es hacer trampas, y las trampas nunca son buenas,
incluso cuando se hacen de buena fe; aunque la buena fe,
cuando se nos mete en la cabeza tirar para adelante con un
proyecto, se vuelva ciega, sorda y, por qué no decirlo también,
filosóficamente peligrosa.
La revista en que se inserta este escrito tiene magníficos
números, y, en ellos, espléndidos artículos que analizan y se
aproximan al problema de la restauración y rehabilitación de
los puentes conceptualmente, lo que nos permite simplificar
nuestra exposición y no repetir lo mismo. Por ello, aconsejamos al lector el repaso y lectura de los números dedicados a
Los puentes, El patrimonio de las obras públicas, Los caminos y
La ingeniería e historia. No obstante, resulta obligado mencionar algunas de las ideas clásicas que se manejan en el restauro, aunque sea simplificándolas burdamente, con la única
intención de dar coherencia a nuestra exposición y crear el
50

I.T. N.º 92. 2011

contexto teórico donde referenciar los criterios que habitualmente empleamos los ingenieros ensanchando los tableros de
los puentes de fábrica.
Los sanedrines del restauro
Aunque a lo largo de la historia siempre hemos tenido, afortunadamente, personas sensatas que se han preocupado y
ocupado de mantener y conservar con fortuna diversa el Patrimonio Monumental construido, fruto de la parte más noble de la humanidad, hubo que esperar hasta el siglo XIX, para poder contar con una sustentación teórica que sirviera de
base operativa a los intrépidos que se lanzaban a conservar,
restaurar, rehabilitar o como se quiera llamar, sutilmente, a
las manipulaciones que realizamos sobre los edificios y puentes del pasado que tienen el valor suficiente para ser considerados dignos de figurar dentro del Patrimonio Monumental
que debe ser conservado.
Simplificando el asunto, el primer espadachín del restauro,
heredero del restauro arqueológico, lo encontramos en el insigne genial y vitalista arquitecto Violet Le Duc (1814-1879),
padre de la restauración Historicista, de la teoría que pasó a ser
conocida como restaurar en estilo: “Restaurar un edificio no
significa conservarlo, repararlo o rehacerlo, sino obtener su
completa forma prístina (su vieja y primitiva forma para entendernos mejor), incluso aunque nunca hubiese sido así”.
La filosofía restauradora de Violet queda magníficamente
reflejada en las imágenes que nos ofrecen Notre Dame de París y el castillo medieval de Carcasona, ambos obras reconstruidas bajo los criterios y diseños de nuestro primer sanedrín. Sin duda alguna, Violet Le Duc ha sido el amparador
teórico de la mayoría de las restauraciones que se han llevado
a cabo en nuestro país hasta que, por fijar unos tiempos, la
transición política arrumbó los criterios historicistas más radicales, reemplazándolos por otros más actuales y respetuosos

porque. N. Fig. un idealista y ardiente defensor de la autenticidad histórica. En el polo opuesto a Violet. o sus restos tal y como estén. solamente las obras. el mañana lo puede estimar insoportable o perjudicial para el monumento que ha de ser conservado con dignidad. 2. pueden expresar de manera auténtica la verdad que encierran. que rechazaba y negaba con pasión que esta pudiera encontrarse en las reconstrucciones en estilo que propugnaba Violet. 1. las cuaI. Para Ruskin. se encuentra el otro sanedrín. adaptando las teorías restauradoras a los tiempos presentes de quienes las redactan. tal y como figuran en las Cartas del Restauro que se van elaborando. con el beneplácito de los estamentos oficiales de turno. Puentes conservados bajo la filosofía del restauro en estilo de Violet Le Duc. Ejemplos emblemáticos de la restauración historicista de Violet Le Duc (restauración en estilo). Proyectos filosóficamente peligrosos. se encuentren en el estado que se encuentren. John Ruskin (1819-1900). Lo anterior resulta especialmente peligroso en las restauraciones.º 92.Fig. con las obras que restaurar. 2011 51 . 3. lo que hoy consideramos válido. Fig.T.

sustentando cambiantes teorías al ritmo de modas y tiempos. con algunos conocimientos y muchas dosis de respeto y sentido común. y tenemos la ineludible obligación de transmitirlas a nuestros nietos. . La ambigüedad llega a ser de tal calibre que. y que suene abierta y francamente. las restauraciones son para Ruskin una pura falsedad y nunca deben llevarse a cabo: “Cuidad vuestros monumentos y no tendréis que restaurarlos”. 2011 lidades intrínsecas y morales que puedan poseer. por lo que se debe jugar el partido en un contexto diferente. toda la gama de grises que el espíritu humano puede dar de sí. Leyendo a Ruskin. tan gratificante del sentido común: los puentes debemos ensancharlos. expuesto y materializado con todo el desparpajo que sea capaz de vender el proyectista de turno en cada momento. por pura ignorancia. Los disparates que hemos hecho los ingenieros restaurando los puentes de fábrica solo el cielo puede cuantificarlos. entre el blanco y el negro. cargadas a veces de una ambigüedad exasperante. debemos situar el ensanche de nuestros puentes de fábrica. y otras. y los vencejos que vuelan entre ellas al atardecer. si no nos queda más remedio que hacerlo. No hay que preocuparse de la brutalidad del socorro que se lleve: Es mejor el mismo que perder una pierna”. Fig. por una falta de sensibilidad impresentable. aunque nos resulte apasionante. otras. sostenedlo con vigas si se hunde. Ejemplos de algunas masacres restauradoras realizadas por la ingeniería. dicho de otra manera. 4. N. no es de extrañar el enorme aprecio que pueden suscitar sus palabras en todos aquellos que se sientan imbuidos del espíritu romántico que trasciende de las ruinas que surgen entre las zarzas. en las mismas condiciones en que las recibimos: hacer lo contrario debería ser considerado como delito. Puentes conservados –aunque mejor sería decir olvidados a su suerte– bajo la filosofía ruskiniana. al fin sonará. pues podemos estar destruyendo el patrimonio hecho en piedra de nuestra historia.Fig. tan solo las hemos heredado de nuestros antepasados en alquiler. por una falsa economía. sin que ninguna sustitución deshonorable y falsa lo prive de los deberes fúnebres del recuerdo”. estudiar y aprender de aquellos que saben y han trabajado en el campo monumental y han tenido la grandeza de compartir sus conocimientos con los aficionados a las piedras. y la cámara que ha fotografiado los ejemplos que adjuntamos. vigilancia incesante y más de una generación nacerá y desaparecerá a la sombra de sus muros. unas veces. Y esto ha sido así. y ya se adivina que resulta imposible hacerlo. 5. por lo menos. 52 I. “Ligadlo con hierro cuando se disgrega. Entre ambos sanedrines. al mismo tiempo. entre los que humildemente nos encontramos. sobre el que no podemos extendernos más. Las obras monumentales –y una gran cantidad de puentes pueden catalogarse como tales– no nos pertenecen. el contexto tan resbaladizo y. todo cabe: lo de un lado y lo del lado contrario. en las restauraciones modernas. Lo primero que debe hacerse antes de tocar cualquier puente Sin duda alguna.º 92. “Hacedlo con ternura y respeto. Pero su última hora.T. Y en este contexto burdamente simplificado.

Alardes circenses realizados por ingenieros restauradores. que. no tiene nombre. En el presente tenemos ya a nuestro alcance suficiente bibliografía Fig. Y a poco valor que tenga el puente en cada una de las categorías mencionadas. Y si. estableciendo un camino de ida y vuelta. tal y como le gusta al Sr. no suele ser del agrado de nadie que desee seguir viendo las obras en pie. consensuándose el veredicto con las fuerzas vivas del lugar. lo más prudente y sensato nos llevará a la conclusión de tocar el puente lo menos posible y. 7. resultan de una belleza indescriptible.Estudiar.º 92. si es posible. • Valor de uso. 6. 2011 53 . rehaciéndolos con materiales que permitan una identificación nítida y clara. hagámoslo con la mayor delicadeza posible. I. si nos equivocamos al hacerlo. nuestra obligación es la de realizar los cálculos que sean necesarios para asegurarnos de que todo va a ir bien. Lo que se hizo en el Teatro Romano de Sagunto. Este análisis es el que nos permitirá determinar el grado de manipulación que admite nuestro puente. independientemente de cualquier tipo de consideraciones. sin embargo. Restos de gran belleza. puesto que un puente sin uso de tipo alguno está condenado a morir lentamente. se encuentren donde se encuentren. Nuestros viejos puentes monumentales merecen el mayor de los respetos. siguiendo los principios y categorías fundamentales del Consejo de Europa y que el sentido común más elemental propone. puesto que. la actuación más conservadora y recomendable es la de sanearlos. aunque sean simples y sencillos. puesto que esta tipología de puentes rara vez presenta problemas de resistencia. nuestros herederos podrán corregir el desaguisado que hayamos organizado. • Valor simbólico. de ser posible. resulta absolutamente obligado. Fig. por supuesto. Si acaso no me creen. Encontrarle una utilidad al puente que restauramos resulta casi obligado. N. y.T. Somos conocedores de que los ingenieros han efectuado ensanches a ciegas en infinidad de puentes de fábrica sin problemas. limpiarlos y consolidarlos. por ello. Dichos principios y categorías son: • Valor científico del puente. catalogar y analizar el puente sobre el que tenemos que trabajar. puesto que fueron trasladadas para salvarlas de las aguas de la cola del pantano de Alcántara. váyanse a ver una puesta de sol en Alconetar y me darán la razón. puesto que las actuaciones realizadas sobre sus restos son absolutamente inapropiadas e irreversibles. antes de acometer su ensanche. Aunque las viejas ruinas de los puentes. olvidarnos de ensanchar su calzada con resultados imprevisibles. no está de más que complementariamente efectuemos la investigación necesaria que nos permita asegurar que la cimentación existente va a resistir el ensanche. sin que ello altere su fisonomía formal. mejor. • Valor estético. aunque pueda estar equivocado en mi apreciación. Ruskin. saber cómo va a responder la estructura de nuestro puente con su nueva geometría y conocer las cargas excéntricas que actuarán sobre él generando los esfuerzos que se van a introducir en la fábrica por los inevitables voladizos que aparecerán a izquierda y derecha sobre sus bóvedas. a pesar de que las ruinas del puente imperial romano que vean ni siquiera se encontraban allí. • Valor histórico. después de esta primera etapa de estudios imprescindible. y. si no tienen naturaleza política. adecuadamente cercadas en un entorno medianamente cuidado. no queda más remedio que ensanchar nuestro vetusto puente de piedra. pero que. en general. Y al hacerlo.

54 I. N.T. Fig. Hemos visto pilares de sillería absolutamente destrozados debido a la oxidación que provoca en las armaduras de los pilotes la ascensión capilar de la humedad que penetró en ellos. Martín Caro. P.) que han tenido la generosidad de compartir el camino que debemos seguir para resolver y analizar estos problemas. Manterola. León. – Crear unas pantallas de bataches o de pilotes que protejan el apoyo de las pilas. resulta posible sellar exteriormente las juntas de las piezas que conforman las pilas y efectuar inyecciones del material adecuado en cada circunstancia (epoxi. reforzar las pilas internamente resulta sumamente fácil clavando micropilotes desde el tablero. y a ellos me remito sin más que bucear en Internet o repasar lo publicado en Hormigón y Acero.y autores brillantes que se ocupan de estos temas en España (C. como actuación adicional. lo cual facilita que sea posible identificar la obra realizada en el futuro. no cabe duda de que suelen crear una escenografía sumamente brillante. que hemos visto en algunas actuaciones. J. J. Corres. Ejemplos de restauraciones arquitectónicas al uso. puesto que cada caso es un mundo y los resultados que pueden originarse con las diferenciaciones pueden ser brillantes o espantosos.º 92. en general. grout.A. Molins. y requieren una cierta gracia divina para no generar bodrios insufribles y cachifollados. que estén todas ellas por lo menos galvanizadas. acudiendo. El rodear la base de las pilas con escolleras protectoras. Calzón. el resultado suele dar el juego suficiente para que sea aceptado con agrado por el respetable que financia la puesta en escena. dos son los caminos que podemos seguir: – Envolverlas en un cajón de hormigón hasta el terreno estable. J. • Si al revisar las cimentaciones estas se encuentran en mal estado. ante la duda. J. Las restauraciones por analogía formal son muy delicadas. Por lo expuesto. respetar en principio la fisonomía prístina de todas las pilas. Roca. si las inoxidables no se encuentran asequibles. no parece que sea una buena solución por las influencias nefastas que se introducen en el régimen hidráulico que se genera en las avenidas. Y. Los recursos mencionados tienen escasa aplicación cuando de ensanchar un puente se trata. Arenas. a reponer las piedras que sean necesarias hasta conseguirlo con su envolvente externa. láminas de cristal. H. si es posible. fundamentalmente debido a las socavaciones. piedras y ladrillos que aparecen y se ocultan tras morteros monocapas.A. Complementariamente a lo anterior. no quedará más remedio que reforzarlas. algunos cablecitos inoxidables aquí y allá. Resulta recomendable. si el terreno firme se encuentra profundo. y poco más. porque el carro de Instrucción de Carretera con sus 600 kN no perdona. Fernando Troyano.M. si es preciso. 8. En la actualidad. La única precaución que exige esta técnica es la de asegurar que el recubrimiento de las armaduras de los pilotes impida su oxidación. aunque el Sr. J. Ruskin se revuelva en su tumba cuando observa semejantes actuaciones. Fernández Ordóñez. La diferenciación visual entre las piedras nuevas y las viejas ya no resulta tan evidente que tenga que materializarse necesariamente tal cual. etc. somos partidarios de armar los pilotes con armaduras en barras en vez de tubos. el rellenar los recintos zunchados por las pantallas con inyecciones consolidadoras puede ser un complemento muy eficaz que asegure la resistencia y durabilidad de la cimentación del puente para su futuro. • Cuando las pilas se muestren incapaces de soportar las nuevas cargas del ensanche. y. acero en todas sus variedades –especialmente el corten–. Actuaciones previas al ensanche • Los recursos que la arquitectura emplea en las restauraciones a base de un coctel de madera vista. y. 2011 . con los documentos precisos. J.

Hablaremos de los ensanches de puentes mencionando y describiendo aquellas alternativas que conocemos. escasamente empleados en sus refuerzos. se aproximan a nosotros gracias a la generosidad de los autores que las han publicado. sin embargo. tal y como se propugna en el restauro moderno. a pocos años que tengan. jamás pudieron ser concebidos y construidos en su época con calzadas que superasen los seis metros como cota superior. 9. el hecho de resolver los problemas de tráfico ensanchando un puente de fábrica cargado de historia y belleza debería estar proscrito. comenzando desde abajo para ir sellando paulatinamente las boquillas de inyección a medida que nos elevamos en altura. posiblemente sea una de las alternativas más apreciadas por el público en general dentro del campo de la restauración. 10. algunas de las cuales hemos podido materializar personalmente y otras. Fig. y siempre que exista un consenso cualificado sobre la imposibilidad de evitar el trauma que para el puente supone una operación de este tipo. e introducir en medio una nueva estructura de igual material al existente.) que las consolide internamente. Traslado de los paramentos del puente El alargar las pilas y trasladar paralelamente a sí mismo uno o los dos paramentos del puente de fábrica. Posibles recalces de una pila (dibujo de Víctor Lloret). y solo podría asumirse en aquellos puentes de categoría inferior. no deberían descartarse los zunchados exteriores de acero corten en cabeza y pie de las pilas de piedra. Fig. I. o de hormigón. 2011 55 . Puentes de París ensanchados por traslación de sus paramentos.º 92. simplemente. salvo para aquellos que saben que los puentes de fábrica. La operación del ensanche por traslación de paramentos visualmente pasa desapercibida para las generaciones que no la vivieron. si se desea un abaratamiento con una diferenciación rotunda entre lo viejo y lo nuevo. En contraste con los refuerzos internos. N. ¿Acaso saben todos los parisinos que algunos de sus puentes del Sena más emblemáticos han sido ensanchados de la forma que hemos mencionado? Fig. Los ensanches del tablero: alternativas posibles Tal y como ya hemos dicho anteriormente –pero no está de más seguir insistiendo un poco para que no queden dudas de tipo alguno–. armonizan bastante bien con las piedras y constituyen un recurso muy en la línea del restauro moderno. Restauración brillante resuelta por la vía de la analogía formal.T. 11.etc. pero que.

La vuelta atrás de una actuación de esta naturaleza es poco menos que imposible. o tapándolas mediante una analogía de formas con materiales diferentes. ensanchado por traslación de uno de sus paramentos. reemplazando las bóvedas por vigas de hormigón con perfil variable para hacerse pasar por ellas. los resultados que se obtienen no son excesivamente afortunados. aunque con ello se cumpla uno de los requisitos modernos de la restauración diferenciando los materiales del pasado y del presente. Puente de Juan de Herrera sobre el Manzanares. Esta técnica se ha empleado en algunas ocasiones. y su peor defecto radica en el impacto masivo que produce en el puente ensanchado rompiendo todas sus proporciones visuales. 12. Puentes con calzadas ensanchadas mediante bóvedas o pseudobóvedas adosadas.T. Herrera también fue ensanchado de esta manera tras innumerables vicisitudes? La filosofía de ensanche por traslación de paramentos es posiblemente la más costosa de todas. Fig.¿Saben los madrileños de a pie que el espléndido puente de Segovia que sobre el Manzanares concibió J. N. Fig. o demoler los primitivos y ampliar los rellenos hasta los nuevos tímpanos que nazcan sobre nuevas boquillas de las bóvedas ampliadas. También deberán colocarse unos tímpanos paralelos a los existentes y rellenar entre ellos. 14. Calzada ensanchada con bóvedas de hormigón a la vista. 56 I. 15.º 92. Este sistema puede ser de aplicación cuando se dé en primer lugar la circunstancia de que el puente disponga de pilas que superen con sus tajamares el ancho de la calzada. 2011 . 13. Fig. Calzada ampliada con vigas añadidas que emplean una analogía de forma con las bóvedas usando materiales diferenciados. pero sin tapar del todo las boquillas del puente que se está ampliando. Estas bóvedas pueden construirse de hormigón y aplacarse posteriormente de piedra para que la imagen visual del puente sufra lo menos posible. y el ensanche previsto para esta no supere el ámbito de su anchura. Se trata de empalmar lateralmente unas bóvedas adosadas a las bóvedas existentes en sus boquillas que vayan a descansar y morir sobre los recrecidos elevados que necesariamente hay que construir sobre los tajamares. Ensanche de las bóvedas sobre los tajamares de las pilas Fig. Cuando la ampliación se hace con hormigón y se oculta parcialmente el viejo puente y encima no se aplaca con piedras de texturas y colores similares a las existentes. a poco que sea visible desde una cota que supere su rasante.

Fig. Lo único bueno que tienen las soluciones descritas es que son fácilmente reversibles. se han hecho. La técnica descrita. probablemente haya sido la técnica más empleada a lo largo de la historia de los ensanches de los puentes de fábrica. tenemos la segunda variante. bajo nuestro punto de vista personal. Ambas soluciones. insistimos. y se repite el acabado de la primera variante descrita. N.º 92. 16. las vigas o la losa de hormigón sustitutiva se corre por toda la calzada cuando el relleno y las bóvedas pueden dar pie a asientos diferenciales con los recrecidos laterales. Frecuentemente. aunque se sigue empleando. en línea con una ingeniería sumamente peligrosa cuando se aplica a la restauración monumental. puede quedar apoyado directamente en el relleno o bajarse como un muro entre los tímpanos haciéndolo descansar sobre las pilas en medio de los arranques de las bóvedas. La solución mencionada resulta muy sencilla y barata de construir. I. Se remata el conjunto disponiendo una losa de hormigón de unos veinte o veinticinco centímetros sobre las nuevas vigas y sobre la vieja calzada que conforma una base sobre la que colocar la nueva capa de rodadura asfáltica de unos ocho o diez centímetros de espesor. nos atrevemos a calificarla de lamentable. para no concentrar tensiones locales que podrían dañarlos. dada la simplicidad constructiva que presentan las soluciones descritas. 2011 57 . pero sin que apoye en ellos. que consiste en colocar sobre las pilas del puente que se ha de ensanchar un travesaño de hormigón. no es. Sobre este travesaño que trabaja en ménsula. y. por otra parte. Ensanches mediante piezas transversales continuas El sistema de ensanchar la calzada mediante ménsulas suficientemente próximas que parten de la calzada a izquierda y derecha del puente. han sido una de las técnicas más empleadas en este tipo de trabajo. Vigas adosadas a la calzada sobre los tajamares. especialmente cuando el puente muestra suficiente capacidad para resistir el ensanche sin tener que reforzar sus bóvedas. muy económica. La primera de ellas consiste en elevar los tajamares o salientes de las pilas hasta el nivel de la calzada –incluso acudiendo a añadidos laterales de ampliación sobre ellas si el ensanche así lo requiriera– y apoyar sobre el postizo creado las vigas prefabricadas que fuera necesario adosar longitudinalmente a la calzada. dependiendo del estado del puente. 17.T. se colocan unas vigas adosadas prefabricadas o una losa de hormigón como nuevo tablero. y mucho nos tememos que se seguirán haciendo. en modo alguno recomendable. normalmente prefabricadas. por lo tanto. que. Ensanche con travesaños volados sobre las pilas. Fig. pero hacerse. ha sido reemplazada por las losas voladas. Si el recrecido de las pilas no fuese posible.Ensanche con vigas adosadas a la calzada Los ensanches de la calzada acudiendo a vigas adosadas. En la actualidad. Los ensanches planteados con vigas adosadas esencialmente tienen dos variantes. preferiblemente a izquierda y derecha de los tímpanos del viejo puente. y que dependiendo de su anchura pueden atravesarlo o no para garantizar su estabilidad al vuelco. suelen ser realmente atroces e impresentables. es más.

de las piezas voladas. uniéndolas entre sí con una capa de hormigón y un simple mallazo del φ 12 a 20 cm. los tímpanos permanecen unidos a las bóvedas hasta prácticamente el momento de producirse su colapso. al ceder las boquillas de las bóvedas. el ensanchar la calzada mediante losas que simplemente se dejan sobre él conduce a unos resultados formales asumibles. panos a las boquillas de las bóvedas y de estas. puesto que ello supone hacerlo sobre puntos rígidos en su basculamiento y transferir las cargas por efecto arco directamente a las pilas por los propios tímpanos (que es lo que realmente creemos que sucede casi siempre. caminar hacia las pilas. Algunos puentes hemos ensanchado de la forma indicada con buenos resultados mecánicos y unos resultados formales asumibles. aunque con cierto riesgo de originar grietas de despegue entre las piezas de las bóvedas al superponerse al efecto mencionado unos ciertos incrementos de los empujes horizontales de los rellenos. incluso incorporando a ellas las aceras con huecos para las instalaciones que puedan cruzar por el puente. Los resultados que se obtienen con la aplicación de la filosofía descrita son variopintos. pese a que. las ménsulas se han simplificado formalmente a un diseño rectangular con cantos rectos peraltados. colocar un lecho arenoso y apoyar sobre él las losas transversalmente a medida que se construyan. que es cuando comienzan a despegarse de ellas. dado que se han empleado también originariamente en su construcción. repartiéndose transversalmente.El diseño de las ménsulas. N. Ménsulas de piedra originales que ensanchan la calzada bajo la imposta volada. 58 I. mientras que los tímpanos se mantienen en pie al poder desarrollar un mecanismo de arco o de bielas en su interior apropiado a las cargas actuantes. como ya hemos dicho anteriormente. las ménsulas pasaron a ser metálicas. pues apenas conocemos patologías publicadas por esta causa). aunque en beneficio de nuestros herederos esta solución admite la marcha atrás fácilmente. El otro camino que tienen las ménsulas de transferir las cargas sería hacerlo verticalmente por los tím- Fig. procurando dejar un par de centímetros sobre los tímpanos para que vuelen sin tocarlos. puesto que hay ensanches hechos con delicadeza y otros resueltos burdamente.º 92. 19. Bajo un punto de vista puramente mecánico hay que tener cuidado con las cargas generadas y analizar la trascendencia de apoyarse con los voladizos sobre los tímpanos. También cabe la posibilidad de prefabricarlas con la forma debida. las ménsulas eran de piedra con un acabado curvo ciertamente bonito.T. Ensanches mediante losas transversales (bóvedas en buen estado) Si las bóvedas se encuentran en buenas condiciones y su relleno tiene la solvencia necesaria. el puente queda alterado y nunca jamás volverá a ser el mismo. Las losas pueden construirse continuas in situ mediante unos encofrados que se cuelgan de unos sencillos artilugios que avanzan apoyándose sobre el propio puente. los travesaños volados pasaron a ser todos de hormigón con un diseño formal historicista en sus inicios. Cuando el hormigón armado comenzó su caminar. lo cual provoca un impacto visual muy negativo en los paramentos verticales del puente. 2011 . que hasta podría estimarse que formaban parte del puente original. Posteriormente. La verdad sea dicha. si hemos sido capaces de interpretar bien los resultados de los pocos ensayos a rotura que han sido publicados sobre puentes de fábrica. En el presente. imitando a los matacanes de piedra con remates escalonadamente curvos. Ensanche mediante ménsulas metálicas. En un principio. colocándolas bajo las impostas. Fig. ha ido evolucionando a través de los tiempos. Tan solo hay que realizar un pequeño cajeado entre los tímpanos. 18. si estos no se encuentran adecuadamente trabados y cementados con los morteros de cal que se usaban para estos menesteres.

2011 59 . I. 21.Fig. Fig. N. Dibujos esquemáticos de los ensanches más empleados en la actualidad (dibujos de Víctor Lloret). 22. Ensanches resueltos con ménsulas transversales. Puentes ensanchados mediante losas voladas. 20.T. Fig.º 92.

Todo el conjunto trabado hace que sea muy difícil de averiguar qué parte resistente le toca a . Una vez más. coloreadas en uno de sus colores preferidos (el siena). 60 I. Ensanches mediante cajones internos y otros mecanismos cuando el puente que ensanchar no resiste Fig. Los resultados formales y visibles de los puentes ensanchados de la última forma descrita mejoran considerablemente. sobre todo cuando se llevan las viejas piedras de las impostas a los bordes de la losa y se vuelven a construir los pretiles de manera idéntica a como los tenía el viejo puente. con las que ensanchó un puente en Alcoy.Fig. José Antonio Fernández Ordoñez diseñó unas placas prefabricadas. que se unen entre sí con conectadores de manera similar a como se hace con las bóvedas. N.T. El conjunto descrito anteriormente con la losa superior del ensanche viene a conformar una sección en cajón con un resultado final muy sólido. o.º 92. Adosadas a los tímpanos se levantan unas piezas rectangulares. 23. también de hormigón armado. con un resultado formal muy digno al rematarlo con unas barandillas metálicas muy cuidadas. lo cual exige efectuar un vaciado interior del puente que deje desnudos los tímpanos y las bóvedas de cualquier tipo de relleno que se considere inoperante. aunque el ciudadano reflexivo se pregunte cómo es posible que las piedras del puente puedan volar más de dos metros sin romperse. Este sistema de ensanche suele disimularse frente a los ojos no profesionales. que se conecta a la vieja con barras de acero inoxidable o. 24. El refuerzo más socorrido consiste en añadir una nueva bóveda de hormigón armado sobre la existente. por lo menos. el ensanche que se propone es tan brutal con relación a la anchura del puente existente que las bóvedas se muestran incapaces de resistir los esfuerzos excéntricos que se generan por culpa de los voladizos. Puente ensanchado vaciando el interior. si resucitase y viera los ensanches descritos. En las condiciones anteriores resulta obligado introducir refuerzos interiores que trabajen apoyándose en las pilas. al menos. Ruskin volvería a su tumba sin dudarlo. eso nos pueden decir las aproximaciones de cálculo que hacemos sobre su capacidad resistente. galvanizadas. si ha tenido la suerte de haberlos conservado a lo largo de los tiempos. 2011 Con bastante frecuencia. Puente ensanchado en Alcoy con losas prefabricadas que incorporan las aceras.

– Hernández Martínez. En estas circunstancias. puede suponerse que actúan como vigas continuas de sección variable apoyadas en las pilas. – Actas del Sexto Congreso Nacional de Historia de la Construcción. 2007. – VV. 2000. y otros.. Carlos. 1999. Le pont en France avant le temps des ingenieurs. Caminos en el aire. Puentes de Extremadura. 2003. y otros. Personalmente. bóvedas y cúpulas. 1999. Tanto en los puentes de piedra antiguos como en los puentes de arcos y bóvedas primitivos de hormigón en masa y armado. La construcción de puentes romanos en Hispania. Picard.). Las actas de los Congresos Nacionales de Historia de la Construcción que se mencionan constituyen y representan un trabajo extraordinario de infinidad de técnicos de titulación diversa que están ayudando a salvar y conocer el rico patrimonio que poseemos en España. Madrid. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. rompiendo totalmente el equilibrio de sus masas y forma. Informes de la construcción. – Rivera Blanco. Ministerio de Fomento. Fomento de Construcciones y Contratas. Revistas generales de los Colegios Oficiales de Arquitectos de todas las demarcaciones españolas. Pamplona. si no se desea vaciar los rellenos entre los tímpanos totalmente. Madrid. Instituto Juan de Herrera (Escuela de Arquitectura de Madrid) y otros. – Wittkower. Eugène. Colegio de Ingenieros de Caminos. 1998. – Viollet-Le-Duc. Carlos Fernández Casado. Santiago. – Chías Navarro. Diputación Foral de Navarra. Instituto Juan de Herrera.AA. I.. – Huerta Fernández. Madrid. Madrid. La construcción medieval. Leonardo. Manuel. 1986. Éditions OuestFrance. 1999. 2003. 1999. – Heyman. Madrid. Dejémoslos en paz y hagamos puentes alternativos que cumplan los servicios que la sociedad demanda. Pilar. 2006. Canales y Puertos. Madrid. Ingeniero. S. Juan José. simplificadamente. – Maristany. Juan Diego.. No deberíamos ■ hacerlo. – Recuperar el patrimonio. Conservación y restauración de monumentos. bajo el título: Apuntes personales de un Ingeniero de Caminos sobre la Restauración del Patrimonio Monumental construido (El caso particular de los puentes). Los fundamentos de la arquitectura en la edad del humanismo. Alianza Editorial. 2001. Madrid. puede hacerse tan solo parcialmente sobre las pilas y recrecerlas hasta la calzada. – Actas del Simposio Internacional: Arquitectura Fortificada: Conservación. Ministerio de Fomento. Tomás: Puentes de España. Cultura y Deportes. Madrid. historia. 1996. 1998. ARTECNIUM. – Alvarado. principios y normas. en nuestra opinión. Ministerio de Fomento.AA. Colegio de Ingenieros de Caminos. Cátedra. Historia y Arquitectura. El carácter de los puentes españoles. o para el simple disfrute de las miradas en un marco y entorno protegido si lo primero no fuera posible. Instituto Juan de Herrera (Escuela de Arquitectura de Madrid) y otros. Canales y Puertos. Tierra sobre el agua. Jean. – – – – – – – – – Arquitectura Viva. Libro de ponencias del congreso. – Hernández. De la forma mencionada fue ensanchado por Francisco Millanes y sus colaboradores de IDEAM el puente sobre el río Albaida de 1930. Conclusión Momifiquemos dignamente nuestros nobles puentes de piedra y conservémoslos para usos menores. Arcos. 1999. CSIC. Jornadas sobre la vida de los puentes. Instituto Juan de Herrera (Escuela de Arquitectura de Madrid) y otros. – Durán Fuentes. – Capitel. Madrid. Madrid. – Mesqui.cada una de las partes en la nueva configuración que se origina en el puente. Introducción a las técnicas de ejecución y restauración de bóvedas. Instituto Juan de Herrera (Escuela de Arquitectura de Madrid) y otros. – Carmona Barrero. Manuel. sino que los alteran y los desvirtúan. 2003. – Actas del Quinto Congreso Nacional de Historia de la Construcción. Puentes romanos. La clonación arquitectónica. Órgano profesional de los Ingenieros de Caminos. Rudolf. – Panouillé. 2007. Consultores de Arquitectura y Rehabilitación. Miguel. y Abad Balboa. Canales y Puertos. Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León. Almendralejo.L.AA. Generalitat de Catalunya. Adaba Editores. – González-Varas. Metamorfosis de monumentos y teorías de la restauración. Colegio Oficial de Arquitectos de Baleares. De la Luna Libros. Edita Prensa Española. Xunta de Galicia. Puentes históricos de Galicia. 2011 61 . Durán. 2004. Siruela. 2007. A Coruña. Visión histórica universal de los puentes. – VV. S.A. ACHE. por muchas disquisiciones de reparto que nos planteemos. 2007. Colegio de Ingenieros de Caminos. Instituto Juan de Herrera. Madrid. Florentino Regalado Tesoro Ingeniero de Caminos. 2005. Instituto Juan de Herrera (Escuela de Arquitectura de Madrid) y otros. Madrid.. 1989. Palma de Mallorca. 2005. Valencia. Antón. Los ensanches que exige el tráfico actual superpuesto a las calzadas de los puentes de piedra no solo transforman su imagen. pero que desvirtúa totalmente el puente restaurado y lo convierte en una pura escenografía. Santiago. – CEDEX. 1996. Madrid. 1994. D. – Arenas. Barcelona. Madrid. – Fernández Casado. Els ponts de pedra de Catalunya. N. Restauración y Rehabilitación (Revista Internacional del Patrimonio Histórico). Instituto Juan de Herrera (Escuela de Arquitectura de Madrid) y otros. 2004. Colegio de Ingenieros de Caminos. – Carbonell de Masy. 2008. “El patrimonio histórico de la ingeniería civil en la Comunidad Valenciana”. M. – Fernández Troyano. casi siempre resulta posible ocultar entre los paramentos todas las piezas de refuerzo que la imaginación del restaurador pueda dar de sí y apoyar las losas del ensanche necesario sobre ellas.º 92. Cauce. Estética e Ingeniería Civil. Madrid. París. Valladolid. al imponer una solución técnicamente brillante. Ignacio. de forma y manera que no transmita carga alguna a los rellenos.. Madrid. Historia del puente en España. Madrid. Instituto Torroja. Madrid. Canales y Puertos. José Javier. 2005. restauración y uso de los Castillos. Carcassonne. Madrid. Bibliografía Las revistas que se han consultado han sido: La mayor parte de lo escrito se ha obtenido de una futura publicación del autor que editará la Delegación del Colegio de Ingenieros de Caminos de la Comunidad Valenciana. Revista Ingeniería y Territorio. y se configura un nuevo tablero de madera similar a como se describió anteriormente con las vigas prefabricadas. Hormigón y Acero. Rennes. 2009. Homenaje a José Antonio Fernández Ordóñez. Conservación de bienes culturales: Teoría. – Aguiló Alonso.T. y apoyar una losa de hormigón continua sobre dicho recrecido.Colegio de Ingenieros de Caminos. Alianza Editorial. que. Colegio de Ingenieros de Caminos. Ministerio de Educación. – Gato. C. Pedro (coord. 2009. y Nárdiz. Jean Pierre. Revista de Fomento y Medio Ambiente. – Actas del Segundo Congreso Nacional de Historia de la Construcción. – VV.. En general. 2005. se le suele dar una responsabilidad resistente elevada a las piezas adosadas a los tímpanos. Colegio de Ingenieros de Caminos. pienso que la bóveda inferior con el refuerzo adosado de hormigón sigue siendo la protagonista de la película. y las maneras y formas con las que fue construido: – Actas del Primer Congreso Nacional de Historia de la Construcción. ACS. JAFO. Mérida. Barcelona. Xunta de Galicia . Manuel. Revista de Obras Públicas. Ascensión. – Actas del Cuarto Congreso Nacional de Historia de la Construcción. Jacques. Canales y Puertos. Teoría e Historia de la Restauración Arquitectónica. Santiago de Compostela. Canales y Puertos – Actas del Tercer Congreso Nacional de Historia de la Construcción. Canales y Puertos de la Comunidad Valenciana. Centro de Publicaciones. Instituto Juan de Herrera. Estructuras de fábrica. con excesiva agresividad. 1995. Madrid.. Madrid. A Coruña. a modo de hitos de nuestra historia. 1995. 1999.