Está en la página 1de 2

UIVERSIDAD DEL ORTE SATO TOMÁS DE AQUIO

Facultad de Teología

Pbro. Juan Lisandro Scarabino, 21 de octubre de 2005

Concordancia de la palabra:

1) Con el significado de: regnum, dominium regis, regia potestas seu dignitas:
• Lc.19,12.15
19:12 Dijo pues: «Un hombre noble marchó a un país lejano, para recibir la investidura real y volverse.

19:15 «Y sucedió que, cuando regresó, después de recibir la investidura real, mandó llamar a aquellos
siervos suyos, a los que había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno.
Aquí la palabra Basileia está utilizada en el sentido de la investidura real, de
dignidad, de potestad. Es un dominio real. El hombre está recibiendo esa dignidad real.

2) Con el significado metonymice (en sentido impropio, más allá del nombre)
Aquellos a quienes y aquellas cosas que, al dominio del rey se someten, el
pueblo o la tierra a la cual el rey preside.
• Mt.4,8
4:8 Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria,
Aquí la palabra está aplicada a todos los reinos del mundo y a la gloria de él. Es
el reino secular, el cual es propiedad del maligno y se lo ofrece a Cristo en las
tentaciones. Este reino está sometido por el diablo.

• Hb.11,33
11:33 Ellos, gracias a la fe, conquistaron reinos, administraron justicia, alcanzaron el cumplimiento de las promesas,
cerraron las fauces de los leones,
Aquí el Apóstol se está refiriendo a personajes del Antiguo Testamento, como
por ejemplo Gedeón, Simón, David, Samuel, quienes por la fe conquistaron los reinos y
todo lo que cae bajo el dominio de éste: justicia, las promesas y hasta vencieron las
fieras.

3) En el uevo Testamento, en muchos lugares se hace mención del reino


teocrático mesiánico:
Predicho por los profetas,
Esperado por los judíos,
Anunciado por el precursor,
Cristo y los Apóstoles.
• Mt.6,33
6:33 Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura.
Aquí se refiere al mismo Reino del Padre. Si el hombre busca este Reino, y lo
que a él le pertenece, a saber, su propia justicia, todas las cosas de las que habló
anteriormente (qué comer, qué beber, con qué vestirse…), serán dadas por añadidura.

• Jn.3,3
3:3 Jesús le respondió: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios.»
2

En el diálogo de Cristo con Nicodemo, aquel, le dice que para poder ver el
Reino de Dios, o sea la gloria de Dios, hace falta nacer de lo alto. Se refiere al
Bautismo.

• Lc.22,28-30
22:28 «Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas;
22:29 yo, por mi parte, dispongo un Reino para vosotros, como mi Padre lo dispuso para mí,
22:30 para que comáis y bebáis a mi mesa en mi Reino y os sentéis sobre tronos para juzgar a las doce tribus de
Israel.
Cristo, al exhortar a sus discípulos a la humildad, les dice que por haber
perseverado con Él, en las tribulaciones, beberán y comerán en la misma mesa que Él en
su Reino, que dispone para ellos así como el Padre lo dispuso para Él. En dicho Reino,
los Apóstoles se sentarán en los tronos para juzgar. Lo cual es una de las misiones de
los reyes.

• Lc.17,20
17:20 Habiéndole preguntado los fariseos cuándo llegaría el Reino de Dios, les respondió: «El Reino de Dios viene
sin dejarse sentir.
Aquí Nuestro Señor nos revela una nueva dimensión del Reino de Dios: el Reino
de Dios llega sin hacerse sentir, es el Reino que está en los corazones y los va
transformando desde el silencio. Y esto es nuevo para los judíos.

• 1 Cor.4,20
4:20 ¡Porque el Reino de Dios no es cuestión de palabras sino de poder!
Aquí San Pablo, revela algo más de este misterioso Reino de Dios: no se lo
conoce por muchas palabras, sino por las obras que realiza en el interior de cada persona
y por las que, de vez en cuando, manifiesta exteriormente, cuando se producen
milagros. Y en el versículo que sigue dice que el poder del Reino es el amor y el espíritu
de mansedumbre. Aquí nos remitimos al anterior texto de San Lucas: el Reino no se
deja sentir.

• 2 Ped.1,11
1:11 y se les abrirán ampliamente las puertas del Reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
El Reino es eterno y sus puertas pueden se abrirán para el hombre que obre
virtuosamente y que afiance la vocación y la elección que hizo Dios de él.

4) Otros lugares y otras acepciones:


• Mt. 4,23
4:23 Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando
toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
El proclamar la Buena Nueva del Reino, el anuncio de la salvación fue una de
las misiones de Nuestro Señor. Misión que se llevará a la plenitud en el sacrificio de la
Cruz.

• Ap.11,15
11:15 Cuando el séptimo Ángel tocó la trompeta, resonaron en el cielo unas voces potentes que decían: «El dominio
del mundo ha pasado a manos de nuestro Señor y de su Mesías, y él reinará por los siglos de los siglos.
Nos parece importante mencionar este texto del Apocalipsis porque se ven dos
acepciones de la palabra: como dominio del mundo y como la acción que ejercerá Dios:
el dominio de mundo, o sea el reino del mundo, el cual es propiedad del diablo, pasará
bajo la potestad de Cristo y se reinado será eterno.