Está en la página 1de 12

Micaela Miralles Bianconi M- 3357/0

Discutir acerca de la revolución rusa es siempre un tópico que suscita encuentros y desencuentros, consensos y disputas. Más a n cuando se intenta relacionar el !olc"evismo de aquella revolución rusa de octu!re de #$#7 con el posterior desarrollo del estalinismo y su estado !urocrático. % &randes ras&os la relación del !olc"evismo con el estalinismo "a sido anali'ada en t(rminos de continuidad y discontinuidad, !uscando los or)&enes y &(rmenes del ltimo en el primero. De!ates "istorio&rá*icos que por momentos parec)an monol)ticos o de pleno consenso, de un tiempo a esta parte se "an ido diversi*icando y "an ampliado satis*actoriamente los prismas desde los que se mira y más a n las re*le+iones en torno a estos temas. ,ara poder entender me-or las discusiones actuales, es necesario reali'ar un recorrido acerca de como "an cam!iado a &randes ras&os las distintas perspectivas a lo lar&o del tiempo. .os de!ates so!re las pol)ticas de /talin comen'aron en occidente a comien'os de los a0os #$30, pero claramente *ue una preocupación de sectores de i'quierda. Desde el e+ilio, .eón 1rots2y *ue uno de los primeros en ela!orar una tesis que podr)amos llamar disruptiva, en la que plantea!a que el estalinismo de nin& n modo era el per*eccionamiento del !olc"evismo, sino todo lo contrario3 lo ve)a como su 4ne&ación termidoriana5, la 4traición del mismo5. 6n #$37 dec)a3 4.a actual pur&a esta!lece entre el !olc"evismo y el estalinismo todo un rio de san&re5 #. De!emos tener en cuenta que 1rots2y esta "a!lando so!re el estalinismo desde el e+ilio, lue&o de "a!er sido e+pulsado de la 7nión /ovi(tica por su contrincante pol)tico, con el que de al&una manera se disputó el le&ado del partido y del mismo .enin. 6stas interpretaciones dieron lu&ar en su momento a m ltiples de!ates so!re la naturale'a del r(&imen que esta!a llevando adelante /talin, entre los sectores de i'quierda occidentales y los trots2istas. 7nos a0os antes de ser e+iliado de la 78//, 1rots2y en medio de una sesión del ,olit!uró cali*ica!a a /talin de 4sepulturero de la revolución5. .a caracteri'ación que el mismo "i'o so!re el r(&imen como !urocrático,
#

9o"en, /. , 4De la revolución al estalinismo. ,ro!lemas de interpretación5, en 8evista De!ats, :; 3<, =alencia, #$$0.

#

a *inali'ación de la /e&unda ?uerra mundial permitió que los de!ates en torno a /talin y su relación con el !olc"evismo. la tesis de la continuidad y la idea de la *undamental e inevita!le continuidad entre . estos estudiosos plantearon que todo lo ocurrido antes de #$C$ correspondió a la antesala del estalinismo. 4% partir de su victoria de octu!re. #$A5. . 6s interesante ver que por esos a0os los de*ensores de la tesis de la continuidad ar&umenta!an la necesidad intr)nseca del comunismo ruso de desarrollarse de la manera en la que lo "i'o. y que (ste se constituyó en el desarrollo y moderni'ación inevita!le de aquel totalitarismo a medio desarrollar que se "a!)a dado antes de la lle&ada de /talin al poder. . se pro*undi'aran y *ueran pro*esionali'ándose as) como la la!or de los "istoriadores. /. >ay que tener en cuenta que los de!ates "istorio&rá*icos no sólo son atravesados por los *enómenos puntuales que se anali'an. The new face of soviet totalitarism.enin y /talin no pueden entenderse sino por la perspectiva que dominó durante la d(cada de los B70 y al&unos a0os más los estudios sovietoló&icos3 la escuela totalitaria. de sus propios acontecimientos y desde el lu&ar en que cada actor se encuentra en ese preciso momento. sino tam!i(n los c)rculos de e+ comunistas anti estalinistas. 6ste consenso entorno a la continuidad dominó no sólo los ám!itos acad(micos. :ueva Eor2.ro!lemas de interpretación5. ya que ese desarrollo ven)a inscripto y sus &(rmenes esta!an predeterminados ya desde #$#7. 6ntre los a0os #$<0 y #$A0 pareció e+istir. de al& n modo entre los "istoriadores y analistas del estalinismo un consenso acerca de la naturale'a del mismo3 "a!)a una continuidad imposi!le de ne&ar.contrarrevolucionario y opuesto al !olc"evismo. Desde la perspectiva de /tep"en 9o"en. %. C . 6ste tipo de interpretación *ue dominante durante muc"os a0os y en al&unos espacios si&ue persistiendo "asta "oy en d)a. proced)a 7lam. 6ste momento coincide -ustamente con el punto culminante del r(&imen de /talin y la ?uerra @r)a.os males de la 8usia estalinista encontra!an su comien'o en lo mali&no del per)odo !olc"eviqueD el estalinismo C para esta escuela. pod)an e+istir al&unas di*erencias entre !olc"evismo y estalinismo pero estas sólo eran de &rado. sino que más a n se ven im!uidos de su propio tiempo presente.. como sinónimos. 4De la revolución al estalinismo. los t(rminos estalinismo y totalitarismo.. 7tili'ando indistintamente. . op cit. citado en 9o"en. no supon)an otra cosa. produ-o discusiones al respecto y !rindó tópicos que se convertir)an en el centro del de!ate muc"os a0os despu(s. el partido comunista empe'ó a a!rir camino "acia el totalitarismo5C.

enin que la revolución desde arri!a de /talin. sin la cual todo lo que se "a!)a construido y lo&rado "asta el momento se "u!iera desmoronado. pero de todas *ormas presta una interesante atención a los a0os correspondientes al ascenso de /talin y a la victoria en #$C7 de (ste so!re la oposición uni*icada de 1rots2y. el planteo del autor "ace re*erencia al per)odo posterior. 9laramente esta concentración de la autoridad que se va *or-ando con el paso de los a0os en manos de /talin. /u o!ra es un análisis de la "istoria de 8usia que se e+tiende de #$#7 "asta #$C$. di*uminando las di*erencias entre estado y partido. de-ando *uera los a0os estalinistas por e+celencia.ara 9arr no e+ist)a otra opción posi!le para suceder a la revolución de . para poder llevar satis*actoriamente adelante la situación. relacionado a la construcción de una autoridad poderosa.directamente del leninismo. 6n esas pá&inas se e+tiende un pormenori'ado detalle de lo ocurrido entre los a0os #$C$ y #$3# acerca de la colectivi'ación de la tierra. Ginoviev y Hamenev dentro del partido. es vista por 9arr como necesaria para a*rontar la situación y para poder prose&uir con la edi*icación de la sociedad socialista. pone de mani*iesto que era necesario ese cam!io en el partido y en el estado. Desde #$C# el *raccionalismo se "a!)a pro"i!ido dentro del partido para mantener la unidad. 6n el desarrollo que reali'a en su "istoria de la revolución rusa. 6n este sentido la perspectiva de 6dFard 9arr nos muestra parte del consenso alcan'ado en esos a0os. la constitución 3 . sin plantear di*erencia al&una. /i !ien a simple vista no parece (ste el planteo de una continuidad inevita!le -me re*iero a continuidad inevita!le. para mantener y prose&uir con los o!-etivos de la revolución. leninismo.a perspectiva del autor eminentemente pol)tica y en parte económica. continuidad y estalinismo. . el autor marca un (n*asis especial en la constitución de la autoridad a!soluta que se da los ltimos a0os de la d(cada de #$C0. s) se eri&e como el de una sumamente necesaria a los e*ectos de continuar y culminar lo que se ven)a desarrollando. 6s interesante ver que la mayor)a de estos autores utili'a los t(rminos !olc"evismo y leninismo indistintamente. . 1en)a una visión !astante positiva de la revolución. en el sentido de un sucesor 4predestinado5-. pero se manten)a una clara separación entre la es*era del partido y la del estadoD as) para #$C7 dada la cr)tica situación económica y pol)tica se necesita!a una autoridad que se u!icara por arri!a de todo. si !ien (l no representa la primera l)nea en torno a la teor)a continuista. .as pala!ras claves parecen ser !olc"evismo. 6s muy importante prestar una particular atención al cap)tulo en el que "ace re*erencia a la colectivi'ación del campesino.

< . . E es as) como en esos primeros a0os de /talin que el autor lle&a anali'ar. no ven)a dada desde a!a-o por )mpetu y pleno deseo del campesinado. cali*icado por /talin como una 48evolución desde arri!a5. 6. 6. %lian'a. con la apertura de nuevos arc"ivos y el acceso a materiales in(ditos de la 7nión /ovi(tica. #$70.de 2ol-o'i. . el autor plantea!a lo si&uiente3 4 lo cierto parece ser que a cada revolución le sucede su propia reacción y que cuando Lenin desapareció de la escena. la des2ula2i'ación. la revolución rusa había entrado ya curso. pero s) se "an comple-i'ado y pro*undi'ado las perspectivas. 3 9arr. en 9arr. /u idea y materiali'ación ven)a desde arri!a. La consigna corriente en otra época. % la "ora de interpretar las ideas del autor de!emos tener en cuenta que este escrito data del a0o #$<$ cuando /talin a n esta!a vivo y no se pensa!a todav)a en un proceso de desestalini'ación. . :o o!stante. las requisas. por lo menos "asta los a0os A0 o 70 en los que se comiencen a "acer re*le+iones so!re la teor)a continuista.. % partir de la d(cada de #$$0. no afirma que !talin fuese el Lenin de #$#%. *unque esto no sea toda la verdad. la relación entre a&ricultura e industria y las malas cosec"as. sino que estaba desempe&ando la función que Lenin habría tenido que desempe&ar si hubiera seguido siendo el dirigente m'(imo de la revolución die) a&os después. no todos los planteos revisionistas de la sovietolo&)a rompen totalmente con la visión de la continuidad. se& n 9arr.ero el ar&umento más importante es aquel que tra'a una l)nea de continuidad con #$#73 la colectivi'ación. nos de-an lo que parecer)a un pleno consenso so!re la continuidad entre !olc"evismo y estalinismo.ero esta etapa complementaria de la ocurrida en los comien'os de la revolución rusa. la producción. 6n un art)culo titulado Dialéctica del estalinismo pu!licado en #$<$ -anterior a su li!ro so!re la "istoria de la revolución rusa-. en el segundo estadio de su !talin es el Lenin de hoy". .as discusiones "istorio&rá*icas de esa d(cada y las posteriores. contiene algunos elementos de ella"+. 6n este sentido. encuentra una relación directa con los o!-etivos de los primeros momentos de la revolución. 4. "an ido sur&iendo en*oques distintos que se proponen re+aminar y criticar la "istoria y la pol)tica sovi(ticas posteriores a #$#7.studios sobre la revolución..a dial(ctica del estalinismo5. completó la revolución a&r)cola que "a!)a comen'ado en #$#7 con la toma de *incas de terratenientes por parte de los campesinos. los pro!lemas con las distintas partes del campesinado. Madrid.

su re&istro se mantiene en lo meramente pol)tico y lo relacionado con la "istoria de las instituciones pol)ticas. para *undamentar su ar&umento apelando a la tradición pol)tica !olc"evique3 (ste ser)a el ne+o entre #$#7 y el estalinismo. 6sta!a claro que los l)deres !olc"eviques. /"eila @it'patric2 en su li!ro La revolución rusa plantea que la continuidad o la relación viene dada a trav(s de la tradición !olc"evique. /i !ien @it'patric2 es parte de una renovación "istorio&rá*ica posterior al acceso a nuevos documentos y arc"ivos a partir de la d(cada de los B$0. 6n su opinión la construcción de un &o!ierno unipartidista no *ue al&o no pensado. ya que su voluntad siempre *ue que el poder quedara en mano de los soviets siempre y cuando (stos estuvieran dominados por los !olc"eviques y no *ueran soviets multipartidarios o de coalición.a autora se despla'a de la idea de una continuidad inevita!le y sumamente necesaria. Desde una perspectiva distinta. sem!rando as) las !ases para lo que posteriormente ser)a la dictadura totalitaria de /talin. C005. esta!an dispuestos a correr ese ries&o<. Buenos %ires. por lo tanto sólo resta!a la dictadura y la &uerra civil. Del mismo modo que otros e+pertos en el tema. /i&lo IIJ. sino todo lo contrario3 esto constitu)a una *uerte idea de . La revolución rusa.enin. 6sta tradición de or&ani'ación centrali'ada y disciplinada del partido llevó al nuevo r(&imen instaurado a partir de octu!re de #$#7. u!ica puntualmente el inicio y los or)&enes del totalitarismo sovi(tico en el per)odo comprendido entre *e!rero y octu!re de #$#7. parece "acer re*erencia incluso a /talin. 6n&els "a!)a advertido que un partido socialista que tomara prematuramente el poder pod)a quedar aislado y verse o!li&ado a convertirse en una dictadura represiva. ..enin. /tep"en 9o"en -quien de!e muc"o nota!lemente a Mos"e .a alternativa del consenso y del compromiso ya "a!)a sido descartada. que le permitieron adoptar un en*oque di*erente que no se centrara solamente en análisis pol)ticos< se plantea anali'ar los puntos que @it'patric2. .a ser autoritario y represivo. /. que a trav(s de esta cita la autora no esta pensando e+clusiva y solamente en . 6n sus pá&inas no "ay una ! squeda so!re la sociedad o los cam!ios sociales que se dieron a lo lar&o del proceso revolucionario. no o!stante utili'a positiva y e+"austivamente una cantidad interesante de *uentes de diverso tipo. en particular .y comple-i'ando los ar&umentos. E parece claro al menos.eninD omitiendo qui'ás. 5 .eFin por sus planteos "istorio&rá*icos. :o se aparta de las tesis que a!o&an por la continuidad.

/. /. es el propio /talin el que en #$C$ se impone en la contienda derrotando al &rupo !u-arinista y a los de*ensores de la :6.ara el autor es importante anali'ar y comprender el estalinismo como un *enómeno con caracter)sticas espec)*icas.a primera &ran discontinuidad que pone de mani*iesto se relaciona con la pol)tica estalinista de los a0os #$C$-#$33. o si necesariamente el desarrollo de uno de!)a *inali'ar en la aparición deli!erada del otro. anali'ar el estalinismo como un *enómeno en si mismo con sus caracter)sticas y particularidades para poder comprenderlo de manera comple-a y di*erenciarlo as) de la tradición !olc"evique de #$#7 y del r(&imen 'arista anterior a la revolución.. 9laramente al escri!ir en #$$0 se está pre&untando por las re*ormulaciones posi!les en los distintos pa)ses lue&o de la ca)da del !loque sovi(tico. .os planteos del pro&rama de la :6.ol)tica 6conómicaL no son los mismos que los de /talin en su primer per)odoD y es más. que ya no era la misma que "a!)a tomado el poder en #$#75. . . K:ueva . 8ecordemos que esto mismo para la visión de 9arr supone la continuidad del pro&rama !olc"evique y la revolución a&raria. sino que a la ve' considera que es necesario a los e*ectos "istorio&rá*icos que se propone. el estatismo.. . en el r(&imen pol)tico. para evitar tener una idea tan ne&ativa de la desestalini'ación y de las opciones *uturas de la 7nión /ovi(tica.as di*erencias que 9o"en marca tienen que ver con los cam!ios en la ideolo&)a.lantear todo el per)odo sin distinciones. 6l autor no sólo nos propone ver la revolución rusa y el estalinismo como dos procesos en los que "ay más discontinuidades que continuidades y en los que se encuentran rupturas evidentes. pá&ina #0< 9o"en. 9itando a Daniels. con peque0as variaciones como si siempre *uera i&ual a s) mismo opaca las alternativas y minimi'a el proceso de cam!io. 6l orden 5 A 9o"en. la que catalo&a como una desviación radical del pensamiento pro&ramático !olc"eviqueAD para (l. estos a0os de la 4revolución desde arri!a5 comprenden el inicio "istórico y pro&ramático del estalinismo. para ver si e*ectivamente uno contiene el &ermen del otro. 6n cuanto a lo ideoló&ico se o!serva un resur&imiento del nacionalismo. . en el partido.. ec"ando por tierra la relación en l)nea recta entre el pro&rama de octu!re de #$#7 y las pol)ticas de /talin. op cit.deli!eradamente se ven como propios de una teor)a continuista en la relación entre !olc"evismo y estalinismo. el antisemitismo y una vuelta a comportamientos e ideas conservadoras y reaccionarias. A . 9o"en dice que la ideolo&)a *ue cam!iada en esencia. op cit.

en los que para 9o"en se u!ica el ori&en del *enómeno. por otro lado considera que *ue totalmente retró&rado en la implementación de una pol)tica autocrática de tipo 'arista. en su ltimo per)odo que se e+tendió entre #$<A y #$53 se convirtió en un orden pol)tico y social conservador. la *icción se mantuvo "asta #$3#. representa un modelo "istórico del comunismo sovi(tico radicalmente di*erente del estalinismo7. cultural-intelectual. la tecnolo&)a. /i !ien destaca al r(&imen como moderni'ador en aspectos relativos a la industriali'ación. las &randes ciudades. De todas *ormas al proponer anali'ar al estalinismo como un *enómeno en s) mismo. la división en etapas es *undamental para poder comprender que el estalinismo no siempre *ue un r(&imen i&ual a s) mismo.ara 9o"en no se puede ne&ar que la centrali'ación. sino que por su lar&a duración a trav(s del tiempo pasó por distintos momentos en los que tuvo caracter)sticas dis)miles que siempre estuvieron asentadas so!re una misma matri'. . con su pluralismo social o*icialmente tolerado en la vida económica. que en las pur&as que se dieron entre #$3A y #$3$ se impuso por so!re la tradición !olc"evique sin de-ar rastro *)sico ni pol)tico de ella. !urocrati'ación e intolerancia administrativa que se instauraron despu(s de #$#7 *avorecieron el autoritarismo del partido nico y el ascenso de /talinD pero eso no puede verse como elementos que predeterminaron al estalinismo o en los que se dio el nacimiento del mismo. 7 . 6s clave prestar suma atención a los a0os que se e+tienden entre #$C$ y #$33. e incluso pol)tica. 6se sistema pol)tico que a principio de los a0os 30 demostra!a tener un carácter revolucionario. la al*a!eti'ación.ol)tica 6conómica. 6l autor puntuali'a en el "ec"o de que en los de!ates en torno a la pol)tica económica y a las medidas que se de!er)an llevar a ca!o. 6n su ascenso /talin nunca se opuso a!iertamente a la :ueva . por lo cual es imposi!le al reali'ar un análisis 7 Mp. cit.. el tra!a-o semi servil de campesinos y la utili'ación del tra!a-o *or'ado seme-ante a la esclavitud. en nin& n momento sur&ió la idea de una colectivi'ación masiva como la que posteriormente /talin llevó a la práctica.socio-pol)tico de la :6. 1am!i(n es importante destacar que para el autor el estalinismo es un per)odo que se caracteri'a por sus e+cesos de todo tipo. 6l estalinismo tiene un nacimiento propio y no de!en !uscarse sus or)&enes directos en el !olc"evismo que caracteri'ó a la revolución rusa a partir de #$#7.

6ste s per estado ")per centrali'ado necesitó e+tenderse y muc"os su-etos se vieron !ene*iciados por esto. porque si !ien el culto al l)der ven)a or&ani'ado y direccionado desde arri!a encontró personas adeptas y dispuestas a tra!a-ar por el r(&imen. . para poder tener una mirada más completa del per)odo resaltando aspectos que de otra *orma no se "acen visi!les -sin de-ar de lado cuestiones relativas a la pol)tica. De todos modos esto no nie&a la e+istencia de un apoyo popular que en muc"os momentos supo ser masivo. 4-os quedan a. el autor plantea una ruptura.a perspectiva de . 0 en historia es fundamental diferenciar hoy los períodos entre sí. aportando nuevos en*oques sustentados en documentación desconocida "asta el momento de la pu!licación de su escrito.e+"austivo del mismo aislarlo de ellos ya que comprende su esencia y de!en ser e+plicados.n no pocos horrores para condenar lo condenable. de/ó paso aun nuevo capítulo con la muerte del dictador. después de unos a&os en el primer plano.eFin. 6stas pala!ras *orman parte de la introducción del li!ro y muestran claramente la perspectiva desde la que se u!ica el estudio en consideración. /. . que *ue liquidado como una or&ani'ación autónoma como era durante el momento !olc"evique. . para pasar a ser un aparato !urocrático con sus ór&anos consultivos vaciados de contenido lo&rando as) una dispersión del poder de los cola!oradores y una centrali'ación del poder de /talin. una discontinuidad entre una etapa y la otra.el acento está puesto so!re todo en los cam!ios a nivel socialD en pala!ras de 9o"en cali*icada como una "istoria social multidimensionalN. .eFin pretende salir del análisis minucioso de los "orrores del estalinismo. M. 6n su li!ro . Barcelona.l siglo soviético KC005L Mos"e . pero también disponemos de los hilos que nos permitir'n desmade/ar un drama que. 7n poder que se traduc)a en un supe aparato estatal ")per centrali'ado. 6n cuanto a la relación del !olc"evismo con el estalinismo. mostrando cam!ios en el *uncionamiento del r(&imen y del sistema pol)tico.l siglo soviético... Mp cit.eFin nos acerca un nuevo estudio de la 7nión /ovi(tica desde los a0os #$C0 "asta los a0os del post estalinismo. C00A. 9r)tica. N . desde el que (l mismo or&ani'a!a el culto a su persona y que impre&na!a N $ 9o"en. 6l cam!io se dio durante el estalinismo en cuanto al partido.l propio terror sufrió algunos cambios. La tendencia a perpetuar el estalinismo remontando su inicio hasta #$#% y alarg'ndolo hasta el final de la 1nión !oviética es uno m's de esos usos y abusos de la historia5$.

reviviendo el nacionalismo panruso. #0 . llevando adelante la eliminación del leninismo y de los "istóricos. imposi!les de llevar a la práctica.os cam!ios en la ideolo&)a "icieron que esta se tornara más nacionalista. . a su ve'. estadistas implaca!les. le permitió cerrar de una ve' por todas el cap)tulo del !olc"evismo. op.eFin no olvida mencionar la importancia del culto al l)der en el r(&imen estalinista.#0 /i !ien /talin !usca *or-ar una l)nea de continuidad con el pasado 'arista. 6l planteo de . 6ra un sistema despótico personal que esta!a centrado en el culto al l)der. /talin no *orma!a parte de aquellos persona-es que eran reconocidos como los padres *undadores del partido. $ . de construir el socialismo.todos los ám!itos de la sociedad. %*irmar la a*inidad que lo un)a al imperio. !uscando sus ra)ces en un pasado remoto. devolvi(ndole a 8usia ese sentimiento patriótico propio de otras (pocas-. cuyos padres *undadores se "a!)an vuelto en su contra. que estuvo anclado en un pasado rural Opero a di*erencia del 'arismo. pero de la que tampoco pod)a prescindir.eFin. pero ten)a un ras&o totalmente nuevo3 la industriali'ación. cit.l siglo soviético. 7n estado de la se&uridad.eFin es que /talin esta!a !uscando a trav(s de estos cam!ios no sólo separarse de la tradición !olc"evique y de .. tam!i(n e+istieron quienes -amás aceptaron a /talin. en el que nunca se sent)a li!re de peli&ros y al que dotó de elementos de control y represión que ten)an una e*icacia pocas veces vista. no aparec)a di&no en la l)nea sucesoria y necesita!a imponer su ima&en para eri&irse como el vencedor de la contienda. .a rescritura de la "istoria desde una perspectiva estalinista *ue muy importante en este momento e incluso la destrucción y re*ormulación de su propio pasado revolucionario. . le permitió des"acerse de la car&a que supon)an las promesas ori&inales. que en muc"as ocasiones se prolon&ó "asta despu(s de su muerteD el apoyo popular *ue *undamental y e+istió en &ran medida. y más concretamente a sus 'ares.enin. . para el autor tam!i(n se di*erencia de (ste ya que se trata de un despotismo a&rario que se *ortaleció con un verti&inoso proceso de industriali'ación.su motor principal *ue la industria y esto precipitó muc"os cam!ios sociales y lan'ó el comien'o de una nueva (poca. M. sino que !usca!a un lu&ar en el pasado 'arista de 8usia en*ati'ando los ras&os que le permit)an crear una l)nea de unión con el imperio. lo que. 7n estado impre&nado de una !urocracia con la que no pod)a vivir.

no puede ser la nica *orma de mirar las cosas3 se necesitan perspectivas que cu!ran ám!itos económicos.de ce0ir las posi!ilidades del campo visual "istórico centrándose solamente en perspectivas pol)ticas y de las instituciones pol)ticas. % partir de la d(cada de #$$0 la apertura de nuevos arc"ivos. o me-or ser)a decir recomen'ando. 6l en*oque de Mos"e . evitando en&lo!ar todo el per)odo dentro de un mismo saco con un mismo rótulo.. . sociales. es una discusión que no está terminada sino todo lo contrario. y a la ve' posi!ilitó que los autores que "a!)an escrito so!re estos temas pudieran re*ormular o tener una visión más ampliada de los procesos.ero de todos modos esto no esta planteado como *orma de -usti*icación del r(&imen y de las atrocidades y a!erraciones que se cometieron durante todas las d(cadas que duró.a "istoria de 8usia desde #$#7 "asta #0 . ya que todo lo escrito so!re estos temas es revisado y no desestimado. la puesta p !lica de *uentes desconocidas. pueden "oy ser anali'adas con una mirada más cr)tica que nos permita ela!orar nuevas y distintas conclusiones.eFin nos permite acercarnos a aspectos desconocidos del estalinismo que no se vislum!ran en otro tipo de estudios que por momentos cometen el error -a mi entender. /i !ien el re&istro pol)tico es inmensamente necesario a la "ora de comprender un proceso "istórico. . permitieron que las nuevas &eneraciones comiencen a "acerse pre&untas distintas o que "asta el momento no pod)an resolver por *alta de material. % lo lar&o de los planteos e+puestos de los distintos autores podemos ver que el de!ate acerca de la continuidad o discontinuidad entre !olc"evismo y estalinismo si !ien data de varias d(cadas atrás. lo interesante es poder a!arcar pormenori'adamente los *enómenos que ocurren a lo lar&o de esos a0os para comprenderlos y as) comple-i'arlos. 9on respecto a al&unos puntos en particular parece estar reci(n comen'ando. Ea sea que se piense como una continuidad o como una ruptura radical. culturales e incluso de la vida cotidiana. Muc"as o!ras que ya se constituyeron como o!ras clásicas y "an "ec"o un aporte important)simo a los estudios de (ste per)odo.arece ser que la (poca del consenso en torno a la continuidad terminó y que el de!ate y la discusión acerca de este per)odo son los elementos que nos permiten "acer un análisis más pormenori'ado de los "ec"os. 9omprender la naturale'a y la &(nesis tanto de la revolución rusa de #$#7 como del *enómeno estalinista es imprescindi!le para tener una mirada cr)tica de cada uno.

studios sobre la revolución..la muerte de /talin y la posterior desestalini'ación. ---. ## . en 9arr. 2reg. /in un acercamiento cr)tico y serio so!re estos temas es imposi!le tener un panorama claro al respecto. M. %lian'a. . Me'"uev. <7. op. %lian'a.>.. Mosc . ## =. deber' despedirse también para siempre /am's de la gran 6usia.4. !i no hay nada positivo en el pasado.sculas. 6. pre&untándonos no sólo desde el pasado sino incluso desde el presente. PMtnos"enie 2 pros"lomu-2liuc" 2 !udus"c"emuQ. en 9uda :det 6ossiia. se constituye como uno de los procesos esenciales para poder entender la total trayectoria del si&lo II a escala no sólo europea sino mundial. E es más importante a n para entender los procesos posteriores al *in del estalinismo..l destino histórico de 6usia no pasa por un futuro sin pasado. Madrid. un siglo de cat'strofes may.l siglo soviético.. qué debemos continuar. #$70.eFin. #$$$.. no hay futuro y no queda m's remedio que olvidarlo todo y de/arnos llevar por la inercia 3)abystia i )asnut45. Desatiletie. La revolución rusa8 de Lenin a !talin.ntense qué valoran del pasado. Todo aquel que quiera borrar el siglo 77. . #$N#. . cit.a dial(ctica del estalinismo5. La respuesta a estas preguntas les ayudar' a enfrentarse al futuro.## Bi!lio&ra*)a  9arr. p. citado en . >od... qué debemos preservar. 9ri)is :nstitutsional4ny<h!istem8 =e<. 6. Madrid.

en 8evista De!ats. 9o"en.eFin. 3<. C005.. :. =alencia. . La revolución rusa..   #C . 9r)tica.ro!lemas de interpretación5. 4De la revolución al estalinismo. #$$0. @it'patric2. . /. Barcelona.l siglo soviético.. /. . M. Buenos %ires. /i&lo IIJ. C00A.