Está en la página 1de 340

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Página 0 de 340

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 1 de 340

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 2 de 340

Autores

8

PARTE II Capítulo 5

9

Antecedentes históricos de la globalización

10

Introducción

10

Ideas claves

11

Capitalismo y globalización

12

La expansión europea y la mundialización del comercio

17

a) Los inicios de la mundialización

17

b) El capital comercial y la expansión europea

17

La revolución industrial y la mundialización del capitalismo

21

a)

Los orígenes del capitalismo

21

b)

El Estado liberal

22

d)

La división internacional del trabajo y el imperialismo

26

El capitalismo y la mundialización en crisis

28

a) La revolución rusa

28

b) La primera guerra mundial

30

c) La posguerra

30

d) La gran crisis

32

e) La mundialización en crisis

34

f) Liberalismo o intervencionismo

34

La edad de oro del capitalismo

36

a) La recuperación

37

b) El Estado de bienestar y el fordismo

39

c) El sistema mundial

43

La crisis de los años ‘70

46

Acerca de la enseñanza

49

El rol docente y la planificación de la enseñanza

49

El rol del docente

49

La planificación de la enseñanza

51

Un instrumento para ordenar y analizar los procesos en el tiempo: las periodizaciones

Las “duraciones” de los tiempos

56

56

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 3 de 340

La enseñanza de las ciencias sociales y el tiempo

57

Las periodizaciones

58

Actividad de autoevaluación

61

I. PROPÓSITOS

61

II. RECOMENDACIONES

61

III. CONSIGNAS

61

IV. CLAVES DE RESPUESTAS

64

Bibliografía

65

Un final que anuncia un principio

67

PARTE II Capítulo 6

68

Contenidos disciplinares

69

La reestructuración capitalista

69

Introducción

69

Ideas clave

70

Algunas consideraciones previas

71

Las distintas caracterizaciones de la reestructuración capitalista

73

Los cambios en el paradigma tecno-productivo: procesos de producción y trabajo y relaciones entre empresas

80

Las actividades dinámicas y los productos

80

Los procesos de producción

83

La reorganización de la empresa y de las relaciones entre empresas

85

Los cambios en el mercado de trabajo

89

Los cambios en la dimensión internacional: el sistema financiero, las inversiones externas directas y el comercio internacional

94

Los mercados financieros y su interdependencia

94

Los flujos de capital: Las inversiones externas directas

98

Reorganización del comercio internacional

101

Los cambios en el rol del Estado y las políticas económicas neoliberales

105

La visión objetiva y la ideológica

110

Acerca de la enseñanza

112

Las estrategias de enseñanza

112

Una mirada desde la didáctica de las ciencias sociales:

120

Los estudios de impacto territorial

120

Sobre el concepto de impacto

121

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 4 de 340

¿Qué acciones originan un impacto?

123

Los momentos del estudio de impacto territorial

123

a) El momento de diagnóstico

124

b) El análisis de la acción

125

c) La identificación y evaluación de impactos

126

Actividades de autoevaluación

130

Claves de respuestas

133

Bibliografía

135

Un final que anuncia un principio

137

Bibliografía comentada

138

PARTE II Capítulo 7

141

Los procesos de integración económica-regional

142

Introducción

142

Los procesos de integración económica regional

Ideas clave

Tipos de integración económica

144

144

151

La Unión Europea

154

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte

158

La integración latinoamericana y el Mercosur

162

¿Hacia la conformación del ALCA?

168

El Estado-nación y los nuevos espacios económicos

171

Políticas comunes

174

Políticas comunes en la Unión Europea

174

La Unión Monetaria europea y el nacimiento del euro

175

Estados y actores económicos y sociales en los procesos de integración

176

Acerca de la enseñanza

180

Los recursos en la enseñanza

180

Howard Gardner

180

Las regionalizaciones en geografía

188

El historicismo y las regiones

189

El concepto de región y el análisis regional

189

El estudio regional escolar en la Argentina

191

La regionalización como herramienta

195

Actividad de autoevaluación

198

I. PROPÓSITOS

198

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 5 de 340

II. RECOMENDACIONES

198

III. CONSIGNAS

198

IV. CLAVE DE RESPUESTAS

200

Bibliografía

202

Un final que anuncia un principio

206

PARTE III Capítulo 8

207

Los territorios de la reestructuración capitalista

208

Introducción

208

Ideas clave

209

Una nueva lógica espacial del capitalismo

210

Selectividad: inclusión y exclusión

211

Un espacio de flujos y redes

213

Los requisitos locacionales y la división territorial del trabajo

215

Competencia y competitividad de los lugares

222

Lo local y lo global

224

Las formas territoriales de la reestructuración capitalista

226

Nuevas formas territoriales

227

Las regiones urbanas

229

Los nuevos espacios industriales

232

Las áreas innovadoras

233

Los nuevos distritos industriales

236

Los espacios agrícolas modernizados

237

El transporte y las comunicaciones en la organización del territorio

241

Acerca de la enseñanza

247

Las actividades

247

Sugerencias para diseñar actividades

248

Algunas reflexiones acerca de la transferencia de los aprendizajes

251

Las actividades metacognitivas

252

El periodismo gráfico como fuente

256

La información periodística

256

¿Quién decide qué es noticia y qué es lo cierto?

257

Los textos periodísticos

257

La noticia

258

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 6 de 340

La nota informativa

259

El artículo de opinión

260

La crónica periodística

260

La columna

261

El editorial

261

Otras clases de textos periodísticos

262

El reportaje

262

La entrevista

262

Actividad de autoevaluación

263

I. PROPÓSITOS

263

II. RECOMENDACIONES

263

III. CONSIGNAS

263

IV. CLAVE DE RESPUESTAS

266

Bibliografía

268

Un final que anuncia un principio

270

PARTE III Capítulo 9

271

Las transformaciones territoriales de la Argentina en los ’90

272

Introducción

272

Ideas clave

272

Algunas notas sobre la reciente evolución económica de la Argentina

274

Política económica y reorganización del territorio

283

El espacio rural en transformación

288

Las condiciones a inicios de la década de 1990

288

Los cambios en la producción agropecuaria en las últimas décadas

290

Los efectos de las políticas neoliberales sobre las producciones agropecuarias regionales

Los cambios en las ciudades argentinas

296

299

La asociación entre las producciones regionales y las funciones urbanas

299

El impacto de las políticas de privatización: algunos ejemplos

301

Una nueva inserción internacional para las grandes ciudades

303

Un modelo de desarrollo local

308

Una mirada general sobre las transformaciones territoriales

312

Acerca de la enseñanza

315

La evaluación

315

Un profesor, en un curso de capacitación

315

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 7 de 340

En torno a la palabra evaluación, sus funciones y dimensiones

316

Otras precisiones necesarias en el ámbito de la evaluación

319

Algunas “patologías” de la evaluación

319

La evaluación alternativa

320

Estrategias de la evaluación alternativa

321

La evaluación de las prácticas docentes

323

La evaluación de los materiales curriculares

323

La evaluación de la evaluación

324

Los proyectos de investigación

325

Pasos de una investigación

326

1. Elección del problema de investigación

326

2. Elaboración de un eje problemático

327

3. Planteo del marco teórico, referencial o histórico

328

4. Elaboración de la secuencia de actividades para los alumnos

328

Actividad de autoevaluación

332

I. PROPÓSITOS

332

II. Recomendaciones para la resolución de la actividad

332

III. Consignas

332

IV. Clave de respuestas

335

Bibliografía

336

Un final que anuncia un principio

339

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 8 de 340

Autores

Coordinador de la producción Jorge Blanco

Autores Jorge Blanco Lía Bachmann María Rosa Casanova

Colaboradores Lidia Elisa Lemos Ingrid Bleynat Eduardo Crespo Bernardino Pacciani Diego Rodríguez

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 9 de 340

PARTE II

Capítulo 5

Contenidos disciplinares:

Antecedentes históricos de la globalización

Acerca de la enseñanza:

El rol docente y la planificación de la enseñanza

Una mirada desde la didáctica de las ciencias sociales:

Un instrumento para ordenar y analizar los procesos en el tiempo: las periodizaciones

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 10 de 340

Contenidos disciplinares

Antecedentes históricos de la globalización

Introducción

En el presente capítulo realizaremos un recorrido histórico sobre las transformaciones del capitalismo, partiendo de algunos conceptos iniciales que nos servirán para sentar las bases de ese desarrollo histórico. En esta presentación subyace la concepción del capitalismo como un producto histórico, en el que pueden reconocerse transformaciones y permanencias. La etapa actual del capitalismo no podría ser comprendida, entonces, sin identificar estas transformaciones y permanencias en relación con momentos anteriores.

La exposición de las diferentes etapas del capitalismo tiene como propósito analizar la mundialización del sistema y está estructurada sobre la base de una periodización, que tiene como elementos centrales la consideración del origen, consolidación y cambios en el funcionamiento del sistema, su expansión y la dimensión territorial implicada, el rol del Estado y las crisis por las que atravesó el capitalismo.

Las etapas analizadas son las correspondientes a:

la expansión europea y la mundialización del comercio,

la revolución industrial y la expansión del capitalismo,

la crisis del capitalismo en las primeras décadas del siglo XX,

la edad de oro del capitalismo,

la crisis y reestructuración que se inicia a mediados de 1970.

En relación con la enseñanza, en este capítulo nos centraremos en dos cuestiones fundamentales. Por un lado, abordaremos el rol del docente en una propuesta de enseñanza comprensiva, tal como la que venimos desarrollando en los capítulos anteriores. Por otro lado, nos ocuparemos conjuntamente de la planificación de la enseñanza como una herramienta para el trabajo en el aula.

La sección Una mirada desde la didáctica de las Ciencias Sociales se ocupa precisamente de las periodizaciones, consideradas como instrumentos para ordenar los procesos en el tiempo. Se analizan también las relaciones entre periodización, explicación y aprendizaje y se presentan ejemplos de distintos tipos de periodizaciones.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 11 de 340

Ideas claves

El capitalismo es un sistema históricamente conformado, que incluye en su fundamento las modalidades de organización de la economía, la tecnología, las relaciones sociales de producción, el andamiaje político, la ideología y la cultura.

Los rasgos distintivos del sistema capitalista son: la propiedad privada de los medios de producción, la presencia de trabajo asalariado libre, la vigencia de una sistema de mercado y la racionalización de procedimientos para la valorización del capital con fines de ganancia.

La expansión internacional de las relaciones capitalistas -la mundialización del capitalismo- reconoce como antecedente la expansión comercial europea que se inicia en el siglo XV.

La revolución industrial es un proceso de singular importancia para la formación del capitalismo. Con la consolidación del capitalismo comienza la conformación del Estado moderno, liberal.

Los momentos de crisis implican la conformación de nuevos modelos de desarrollo del capitalismo. A partir de la crisis de 1929 hay una fuerte reestructuración del sistema.

El modelo fordista se consolida en la época dorada del capitalismo (1950- 1970), asociado con el Estado de bienestar.

A partir de la crisis de la década de 1970 comienza a producirse una reestructuración del sistema y a perfilarse un nuevo modelo de desarrollo, que reconoce antecedentes en las etapas anteriores pero que importa nuevos elementos.

Las periodizaciones son formas de ordenar la realidad a partir de algún criterio, coherente con los objetivos de análisis de un proceso o fenómeno a estudiar.

Las periodizaciones están construidas a partir de y para el logro de algún nivel de explicación y deben servir para facilitar los procesos de aprendizaje.

En una propuesta de enseñanza constructiva y comprensiva consideramos dos dimensiones del trabajo docente especialmente relevantes dentro de la planificación: la selección, organización y secuenciación de los contenidos, y la selección de las estrategias metodológicas para llevar a cabo la enseñanza.

Podemos reconocer tres fases en el proceso de enseñanza: preactiva, interactiva y postactiva.

Los componentes de la planificación de la enseñanza son, en términos generales: los propósitos, los objetivos, las expectativas de logro, los contenidos, las estrategias, los recursos, el tiempo y la evaluación.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 12 de 340

Capitalismo y globalización

El capitalismo es objeto constante de estudio por parte de historiadores, economistas, sociólogos, geógrafos y científicos sociales en general, que brindan diferentes interpretaciones sobre sus orígenes y características, sobre su evolución en las sociedades y el futuro de las mismas, sobre la conveniencia de su mantenimiento o la necesidad de su destrucción. En la actualidad los debates ponen el centro en la llamada globalización, sin soslayar por ello, los tópicos anteriores. La primera problemática que se plantea es sintetizada por Mario Rapoport, de la siguiente manera: “La primera cuestión se refiere a la ‘profundidad’ histórica del fenómeno [de la globalización]. ¿Es un proceso reciente, de los últimos 30 ó 50 años, cuyo origen se encuentra en la aparición de nuevos paradigmas tecnológicos y económicos impulsores de cambios que afectan de manera irremediable las sociedades modernas, o constituye un momento de una tendencia secular que tiene siglos de existencia? En uno u otro caso, ¿estamos en presencia de una etapa de expansión o de crisis?, ¿o vivimos un período de transición de características inéditas en la evolución económica de la humanidad?" (Rapoport, 1997:5).

Como en los capítulos anteriores le proponemos una actividad que le sea útil para activar sus saberes previos.

ACTIVIDAD N° 1 (complementaria)

1. Seleccione seis o siete conceptos claves que se relacionen con el capitalismo y utilícelos para elaborar una definición del mismo.

2. Responda con sus conocimientos previos las preguntas de Rapoport que se citan más arriba acerca de la globalización.

que se citan más arriba acerca de la globalización. Partimos de concebir a la globalización como

Partimos de concebir a la globalización como producto de la evolución del capitalismo, como un momento que, si bien presenta características propias, no consideramos que constituya el inicio de un nuevo sistema. Es en este sentido que muchos autores, como Castells o Lipietz, por ejemplo, hablan de un modo de desarrollo dentro del capitalismo. "Todas las transformaciones ocurridas como consecuencia de la evolución de las relaciones capitalistas de producción, que provocaron cambios en las estructuras sociales estatales y del orden mundial, no pueden ser explicadas desde una perspectiva a-histórica, en la cual las profundas transformaciones de la mundialización parecen ser irreversibles; sin embargo no tienen origen en las estructuras del pasado anterior al capitalismo sino en las de éste.” (Bernal-Meza, 1997: 35). Por ello es que esta nueva etapa del capitalismo no puede ser entendida sin rastrear sus orígenes en la historia de la conformación del sistema y de su expansión.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 13 de 340

Como paso previo al inicio de nuestra exposición, creemos necesario aclarar del modo más simple, el sentido de algunos términos que nos servirán de base conceptual.

Los rasgos distintivos del sistema capitalista son esencialmente los siguientes:

a) “propiedad privada de los medios de producción, para cuya activación es necesaria la presencia de un trabajo asalariado formalmente libre;

en la iniciativa y la empresa privada, no

b) sistema

de

mercado

basado

necesariamente personal;

c) procesos de racionalización de los procedimientos directos e indirectos para la valorización del capital y la explotación de las oportunidades de mercado con fines de ganancia.” (Bobbio, 1982: 185).

En el capítulo anterior podemos encontrar algunos de estos conceptos cuando se caracteriza al sistema puro de economía de mercado. Pero estos elementos no constituyen de por sí el sistema capitalista. Cuando hablamos de capitalismo no hacemos referencia a un subsistema económico capaz de desarrollarse dentro de cualquier contexto histórico. El capitalismo es en sí, un sistema históricamente conformado, que incluye en su fundamento las modalidades de organización de la

economía, la tecnología, las relaciones sociales de producción, el andamiaje político,

la ideología y la cultura.

A continuación le proponemos una actividad destinada a fortalecer su progresivo

proceso de comprensión del tema. Se trata de una tarea que se irá completando a lo largo del capítulo.

ACTIVIDAD N°2 (central)

1.

A medida que avance en la lectura del capítulo, vaya registrando aspectos del capitalismo que se relacionen con:

la ubicación temporal,

los países impulsores,

las áreas incorporadas,

el sector económico más dinámico,

el rol del Estado,

la organización de la economía,

la tecnología,

las relaciones sociales de producción,

el andamiaje político,

la ideología y la cultura en las diferentes etapas.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 14 de 340

2. Sobre una línea de tiempo, seleccione palabras clave para cada período.

de tiempo, seleccione palabras clave para cada período. Ahora veamos algunas características de este sistema. Ya

Ahora veamos algunas características de este sistema.

Ya hemos mencionado que lo esencial del capitalismo es la propiedad privada de los medios de producción. También es importante tener presente que, del rol que cumplen los distintos agentes del proceso productivo, surge la característica fundamental de la sociedad capitalista: su estructuración en clases. “Llamamos clases a grandes grupos de hombres que se diferencian por el lugar que ocupan en un sistema históricamente definido de producción social, por su relación (fijada y consagrada por las leyes en la mayoría de los casos) con los medios de producción, por su organización social del trabajo, por lo tanto, por los modos de obtención y la importancia de la parte de que disponen.” (Vilar, 1988:129) De esta manera quedan en principio estructuradas dos clases sociales, la de los empresarios, la burguesía, y la de los trabajadores, el proletariado.

En lo que respecta al aspecto político o jurídico institucional, el surgimiento del Estado liberal formó parte sustancial del sistema. Entre sus objetivos principales encontramos los de garantizar los principios de libertad económica, igualdad jurídica y libertad política.

Dentro de la libertad económica podemos reconocer:

La libertad de empresa, que creaba el ideal de la competencia que garantizaba la posibilidad del ascenso social.

La libertad de métodos de producción para garantizar el secreto de la contabilidad y de las técnicas de producción frente a la competencia y frente a la injerencia del Estado.

La libertad de intercambio como recurso para lograr el precio justo de acuerdo al libre juego de la oferta y la demanda.

La libertad del contrato de trabajo porque el trabajo como una mercancía, también obtiene su precio justo, el salario, en el mercado.

La libertad de comercio internacional (Vilar, 1988).

La igualdad jurídica se presenta como el gran logro del capitalismo. Recordemos que uno de los requisitos necesarios para el ascenso de la burguesía era terminar con los privilegios de la nobleza. Sin embargo, la libertad e igualdad política, que implicaba la democracia liberal como sistema político, no resultó indispensable para el desarrollo capitalista. La burguesía tardó mucho tiempo en darse cuenta que podía prescindir del control directo de los asuntos institucionales del Estado, y que su verdadera fuerza estaba en el control de las fuerzas productivas. El manejo más sutil de instrumentos como la educación, los medios masivos de comunicación, el control de instituciones intermedias y manejo de influencias eran suficientes para seguir manteniendo su rol dominante.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 15 de 340

Entendemos por mundialización al fenómeno de internacionalización de las relaciones económicas surgidas en el marco del capitalismo. En la medida en que el capitalismo comenzó su consolidación como sistema, fue paralelamente abarcando un espacio mayor y, a la vez, impuso sus características sobre otros sistemas productivos. Esta expansión es considerada por algunos autores como un elemento constitutivo del desarrollo del capitalismo, y su afirmación como único sistema, el requisito para su existencia. El modo de producción capitalista se convirtió en el dominante en todo el planeta. Por lo tanto, utilizaremos el concepto de mundialización para definir a la expansión europea, iniciada a fines del siglo XV, por ser producto y parte del proceso de formación del sistema capitalista.

En lo que respecta a la globalización, hablaremos de ella sólo para referirnos a la nueva etapa del capitalismo iniciada en las últimas dos décadas. El debate acerca del término globalización es muy amplio y será tratado con mayor detalle en el próximo capítulo. Sólo mencionaremos que mientras algunos autores consideran a la globalización como un sistema de internacionalización de las relaciones económicas a escala mundial que estuvo presente en diferentes momentos de la historia (Aldo Ferrer), otros convienen en diferenciarla de los anteriores momentos de mundialización de la economía, sin desconocer por ello su historicidad (Bernal Meza).

El presente capítulo se encuentra estructurado en base a la periodización que presentamos a continuación. Previamente, consideramos necesario hacer mención al criterio utilizado para su realización. Las divisiones entre las diferentes etapas, responden a los momentos en los que se produjeron transformaciones en el desarrollo del capitalismo y de su mundialización. Aspectos tales como origen y consolidación del sistema, cambios en el paradigma tecnológico productivo, rol del Estado, expansión y dimensión territorial, así como las crisis, son algunos de los elementos que tuvimos en cuenta, para diferenciar las distintas etapas, en la evolución del capitalismo y de la mundialización. Las fechas utilizadas para determinar cada etapa, no significan un límite absoluto de los procesos que las caracterizan, ya que sus elementos se originan y perviven en las etapas anteriores y sucesivas. Los únicos acontecimientos históricos que aparecen brevemente desarrollados o mencionados, son aquellos que tuvieron alguna injerencia en el desarrollo del sistema capitalista y de su mundialización y, por lo tanto, nos aproximamos a ellos desde esa óptica.

1. Primera etapa de la mundialización: Comienza con la expansión europea del Siglo XV y se extiende hasta el inicio de la Revolución Industrial, a mediados del Siglo XVIII. Se produce el proceso de transición del feudalismo al capitalismo.

2. Segunda etapa de la mundialización: La Revolución Industrial es el proceso central del período que culmina con el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914). Con ella se consolida el desarrollo del capitalismo y su consiguiente expansión mundial.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 16 de 340

3. Etapa de crisis de la mundialización: Abarca el período que comprende a las dos guerras mundiales (1914-1945). La crisis de 1929 y sus consecuencias constituyen el nudo de este momento.

4. Tercera etapa de la mundialización: Corresponde a la denominada “edad de oro” del capitalismo. La instauración del fordismo es el elemento característico junto con la conformación del mundo bipolar. (1945-1973).

5. Etapa de crisis y transición: La crisis de los años ’70 inicia una transición a una nueva etapa del capitalismo. Los acontecimientos más relevantes son: la caída del comunismo, la consolidación del capitalismo como único sistema hegemónico y el paso de la mundialización a la globalización.

Le ofrecemos una actividad para integrar estos contenidos con los de la didáctica de las ciencias sociales. También encontrará una propuesta para trabajar esta periodización con sus alumnos.

APORTES Y SUGERENCIAS

Puede resultar útil repetir el esquema propuesto en la actividad Nº 2 en el trabajo en el aula con los alumnos. Partir del esquema de la periodización e ir señalando los acontecimientos más significativos y las palabras que les ayuden a reconstruir los principales componentes y procesos, puede facilitar la comprensión y exposición del tema.

puede facilitar la comprensión y exposición del tema. Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 17 de 340

La expansión europea y la mundialización del comercio

a) Los inicios de la mundialización

La mundialización de las relaciones económicas es considerada por los autores como un proceso que tuvo diferentes momentos a lo largo de la historia. Iniciamos nuestro recorrido histórico en la extensión del comercio europeo hacia otros continentes por la vía de ultramar, producida en los comienzos de la modernidad.

Aldo Ferrer e Inmanuel Wallerstein sostienen que las primeras manifestaciones de la conformación de un “Primer orden mundial” o de una “economía-mundo europea” se encuentran en la expansión europea de fines del siglo XV y del siglo XVI.

“Hasta los viajes de Colón y Vasco da Gama, no existía, en efecto, un orden mundial de alcance planetario. El comercio internacional era, en su mayor parte, de carácter interregional dentro de Europa, Asia y África. (…) El sistema internacional global recién se constituye a partir de la última década del siglo XV con el descubrimiento de América y la llegada de los portugueses a Oriente por vía marítima.” (Ferrer, 2000:13).

Wallerstein, por su parte, coincide con el planteo de Ferrer en cuanto a la ubicación temporal del inicio de la mundialización y realiza una interesante distinción entre la economía-mundo y los imperios, tal como se habían presentado hasta ese momento. La diferencia radica en que la economía mundo es una entidad económica, no política, y es un “sistema mundial”, no por un alcance planetario sino porque está por encima de las unidades políticas. Los elementos culturales y/o políticos refuerzan los vínculos económicos sobre los que se sustenta el sistema. Los imperios antiguos eran fundamentalmente unidades políticas y sus ventajas económicas, sustentadas en el ejercicio de la fuerza, estaban garantizadas por el cobro de tributos e impuestos y por la imposición de prácticas comerciales monopolistas. La economía-mundo surgida en la modernidad, si bien por momentos pareció adquirir forma de imperio, pronto evolucionó. Las prácticas del capitalismo moderno, hicieron que se consolidara y expandiera, sin la necesidad de una estructura política unificada. (Wallerstein, 1987).

b) El capital comercial y la expansión europea

La cuestión de los orígenes del capitalismo y la presencia de sus elementos constituyentes en la expansión europea y en la acumulación de capital, basada en el desarrollo del comercio de ultramar, han sido objeto de importantes debates. Una de las principales posturas es la de Maurice Dobb, quien sostiene que la presencia de un “capitalismo comercial” no implica que exista modo de producción capitalista y ni siquiera que derive en una evolución hacia su formación. El período que va desde el siglo XV hasta el surgimiento de la Revolución Industrial en el siglo XVIII, es

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 18 de 340

considerado por Dobb como una etapa de transición del modo de producción feudal al modo capitalista. (Dobb: 1964).

Es en la transición, cuando comienzan a manifestarse comportamientos que luego serán propios del sistema capitalista, como por ejemplo, los que configuran una espacialidad propia del sistema. La valorización del espacio estuvo dada por las necesidades del capital comercial y en concordancia con la concepción mercantilista, que destacaba la importancia del comercio mundial favorable para la acumulación de metales preciosos, fuente de riqueza del Estado.

Los conquistadores europeos llevaron consigo los avances tecnológicos e impusieron nuevas formas de producción en las regiones conquistadas. La introducción en América de la esclavitud y de prácticas de tipo feudal, como la encomienda, son un ejemplo del establecimiento de nuevos modos de producción. De la misma manera, productos que tenían escasa relevancia o eran desconocidos por los pueblos nativos, comenzaron a producirse en virtud de las necesidades de la economía europea, así como también se introdujeron mercaderías llevadas por los comerciantes europeos.

La búsqueda de nuevas rutas comerciales y la posibilidad de obtener productos apreciados en los mercados europeos permitieron el desarrollo de una red de comercialización que abarcó el planeta. La importancia de la acumulación de oro y plata hizo que México y Perú se convirtieran en los centros de la dominación española y que otras regiones, como la Pampa y la Patagonia, no despertaran ningún interés, por carecer de riquezas mineras y de otros recursos que les permitieran incorporarse al circuito productivo que se generó. Una economía extractiva, con mano de obra indígena, fue el pilar de la colonización española.

Los enclaves de los portugueses en Asia y en África respondieron a una lógica espacial distinta, pues su objetivo era obtener lucro de la venta de productos con gran margen de ganancia y de fácil obtención (especias, esclavos). Otros espacios fueron construidos a partir de la producción de monocultivos también solicitados en el mercado europeo. Allí, la ocupación del territorio y la conformación de una organización colonial se hizo necesaria, aunque con características diferentes a la española. La unidad productiva fue la plantación y la mano de obra esclava fue casi exclusiva. Es el caso del Brasil, cuando se inicia el “ciclo” del azúcar.

Debemos recordar que poco a poco y por distintos motivos, otras potencias europeas comenzaron a alentar la expansión ultramarina. Los franceses se aventuraron en Canadá; los ingleses fueron constituyendo las trece colonias en América del Norte y ambos, junto con los holandeses, pusieron sus ojos en el Caribe.

Podemos hablar así del comienzo de una historia universal y, por lo tanto, de la conformación de un espacio también de alcance planetario. Ya no encontramos sociedades aisladas con historias particulares. Poco a poco se inició la conformación de un espacio unificado. “Braudel y Wallerstein crearon el concepto de economía- mundo para describir esos sucesivos establecimientos de sistemas de explotación que

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 19 de 340

se desenvolvieron en una parte del Mundo. Un centro comanda, agota las ‘plusvalías’ de las periferias progresivamente incorporadas y dominadas. 'Ciudades mundo' están en competencia unas con las otras y se suceden en el comando de las 'economías- mundo'; la transferencia se efectúa casi en el momento de la aparición de una innovación tecnológica que propicia una ventaja al nuevo centro en relación al antiguo. Fueron sucesivamente Venecia y Génova, Amsterdam y Londres. El espacio de las ‘economías mundo’ es jerarquizado, él encierra una suma de economías particulares, unas pobres, siendo apenas una rica en su centro. Desigualdades, diferencias de potencias económicas y de capacidades de organización de las sociedades están en

la base del funcionamiento de esos ‘centros-mundo’”. (Dollfus,1997:30).

A continuación le proponemos una actividad con dos momentos. En el primero, el

objetivo es que usted integre estos conocimientos con los que ya posee y enriquezca su comprensión del proceso de mundialización. En el segundo momento, le

proponemos que reflexione sobre la posibilidad de transferir al aula parte de lo realizado en la primera parte y que realice una propuesta para al aula.

ACTIVIDAD N°3 (central)

1. Relea los párrafos relacionados con las consecuencias de la expansión europea en los demás continentes, y busque más información al respecto en libros de Historia.

2. Confeccione un mapa que presente:

a) la diferenciación entre las potencias expansionistas y las regiones dominadas. Al interior de estas últimas, diferenciar centros de dominación, enclaves, zonas no valorizadas, zonas de monocultivos, zonas de extracción de recursos naturales, etc.

b) Los flujos de intercambios comerciales y sus direcciones entre el centro y la periferia, al interior de Europa y al interior de la periferia, indicando el tipo de bien trasladado.

3. Vincule en un texto:

a) las conclusiones que puede obtener a partir del mapa,

b) la idea de “economía-mundo” y del comienzo de una “historia universal” desarrollada en el texto de este capítulo, y

c) la noción de “medio técnico” desarrollada por M. Santos en el capítulo 1.

4. Analice la utilidad de realizar esta actividad con sus alumnos en vez de brindarles el mapa ya construido (si lo cree necesario, revise la sección Una mirada desde las Ciencias Sociales del capítulo 3).

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 20 de 340

5.

Elabore una secuencia de actividades que apunten a definir el concepto de “economía mundo”, incluyendo la elaboración y el análisis del mapa.

a) ¿Utilizaría la elaboración y análisis del mapa como inicio o como cierre de la secuencia? ¿Por qué?

b) ¿Qué materiales bibliográficos seleccionaría para sus alumnos para contextualizar el proceso de formación de la “economía-mundo”?

c) Elabore las consignas.

Registre en su carpeta de transferencia al aula la elaboración de esta actividad.

de transferencia al aula la elaboración de esta actividad. Capacitación a distancia en un entorno de

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 21 de 340

La revolución industrial y la mundialización del capitalismo

Si en la etapa anterior la actividad comercial fue el motor de la mundialización y la que permitió la acumulación de capital en los países europeos, en la etapa que se inicia a fines del siglo XVIII, la actividad industrial tomará ese lugar. Pero la transformación no se limitará sólo a la actividad lucrativa predominante. El modo de producción feudal, que dominaba la economía europea, entra en crisis en el occidente del continente y, por lo tanto, nuevas relaciones sociales de producción reemplazan a las viejas. La transición del feudalismo al capitalismo llega a su fin. El mercantilismo deja paso a una nueva doctrina económica, y el liberalismo se convertirá en la ideología dominante. En el siglo XIX se hace evidente un nuevo mapa de la mundialización, donde las distintas regiones del planeta adquieren nuevos roles, en concordancia con las necesidades del sistema vigente.

a) Los orígenes del capitalismo

La Revolución Industrial, que se inició en Inglaterra en el siglo XVIII, provocó un cambio en la historia de la humanidad. Todos los científicos sociales resaltan la importancia de este proceso en la formación del capitalismo. “Hay aún algunos autores que consideran la Revolución Industrial como la causa originaria del capitalismo. Es indudablemente cierto que, como su nombre indica, tuvo grandes e importantísimas consecuencias sobre la estructura de la producción y sobre la estructura de la vida social: la concentración de la producción en unidades relativamente grandes (la fábrica, provista de energía mecánica) y de la población en las nuevas ciudades industriales, el enfrentamiento directo entre capital y trabajo en la forma de capitanes de la industria o compañías industriales por un lado, y asalariados desarraigados de la tierra y que venden su fuerza de trabajo como una mercancía, por otro. Además liberó una serie de fuerzas que iban a acelerar la actividad económica: la innovación técnica que, a su vez, daba lugar a nuevas innovaciones técnicas bajo presión de la competencia; y la acumulación de capital con su proceso acumulativo a interés compuesto, dirigiendo los frutos del capital invertido hacia nuevas inversiones. Ciertamente, este clima es difícilmente concebible (…) sin una etapa precedente en la cual todos esos procesos estaban madurando y que puso las bases de los mismos”. (Dobb, 1971).

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 22 de 340

b) El Estado liberal

La transición del modo de producción feudal al capitalista tuvo su correlato en el sistema político. El proceso se caracterizó por el paso de un sistema policéntrico,

propio de la organización política feudal, a un sistema centralizado. “En este sentido, ‘el Estado moderno europeo’ aparece como una forma de organización del poder

diferente de otras formas también

históricamente determinadas y, en su interior homogéneas, de organización del poder. (…) El elemento central de tales diferenciaciones consiste, sin duda en la progresiva centralización del poder.” (Bobbio,1982). Con la consolidación del capitalismo, bajo la concepción liberal, se impuso la idea de darle una connotación abstracta al poder basado en la supremacía de la ley, limitando las funciones de los monarcas La teoría liberal limitaba el Estado al mantenimiento de instituciones militares, policiales, jurídicas y educativas. Las relaciones sociales y la actividad económica quedaban libradas al desarrollo “natural” del mercado.

La Revolución Industrial, según Aldo Ferrer, da inicio al Segundo Orden Mundial, y si seguimos nuestro análisis, podemos afirmar que es en este período cuando el capitalismo termina imponiéndose en Europa occidental. En su primera fase, hasta 1850 aproximadamente, la industrialización tuvo el epicentro de su desarrollo en Inglaterra, quien con su producción dominó los mercados. Poco a poco fueron surgiendo procesos similares en el resto de Europa y en los Estados Unidos. Las ideas de los teóricos del liberalismo, sobre todo las de Adam Smith y David Ricardo, dieron el sustento para la aplicación de políticas que tendieron a favorecer ese proceso. La eliminación de las trabas a la actividad productiva y comercial era considerada un requisito indispensable, para el desarrollo de la nueva sociedad industrial. Procesos políticos como la Revolución inglesa de 1688 y la Revolución francesa de 1789, habían dado el puntapié inicial, al posibilitar el acceso de la burguesía al poder político. Se llevaron adelante medidas que favorecieron a sus actividades económicas, junto con otras que tendieron a abolir el sustento legal que amparaba las prácticas medievales típicas del feudalismo, como la abolición de los gremios y de la servidumbre feudal.

Los beneficios que traería aparejada la aplicación del liberalismo, eran pregonados por los políticos europeos. La ola liberal se extendió a toda Europa, aunque muchos países solamente la aplicaron en su versión económica y dejaron de lado el liberalismo político. Inglaterra fue el país que, en forma más rigurosa, llevó adelante las políticas liberales, y hacia mediados de siglo solamente mantenía aranceles aduaneros de algunos pocos productos, sobre todo, con fines fiscales.

En concordancia con la difusión del liberalismo se impuso la aplicación del concepto de división internacional del trabajo. Las potencias europeas abandonaron la producción de alimentos y materias primas para concentrarse en la producción industrial. Los demás países (con excepción de Estados Unidos y Japón) se integraron a la economía mundial con la función de abastecer de materias primas y alimentos a

históricamente determinada y, en cuanto tal, (

)

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 23 de 340

los países industrializados, a la vez que se convirtieron en mercados de los productos manufacturados y de los capitales excedentes. De la mano de sus élites dirigentes, muchos países comenzaron a adecuar sus estructuras productivas y a generar el marco jurídico para su inserción en el mercado mundial. El caso de América Latina es el más representativo de esta situación. Luego de su emancipación de las metrópolis ibéricas, en las primeras décadas del siglo, los nuevos países atravesaron conflictos que retrasaron su organización nacional y la definición de un modelo económico.

La exportación de lo producido en la pujante industria textil inició la expansión comercial británica. Durante esta etapa, la mundialización fue esencialmente británica. Pero las cifras y el volumen de ese comercio todavía no eran lo suficientemente considerables para provocar una unificación de la economía mundial bajo la hegemonía capitalista. Es sólo a mediados del siglo XIX, con el desarrollo de la denominada segunda fase de la revolución industrial, que se produjo el afianzamiento del sistema en el mundo. El surgimiento de las industrias de base, como la química, la siderúrgica y la fabricación de maquinarias, junto con el descubrimiento de la aplicación de nuevas fuentes de energía, como el petróleo y la electricidad, provocaron una profundización del proceso de industrialización que, además, salió de las fronteras de Inglaterra y abarcó el resto de Europa occidental (a excepción de la península Ibérica), los Estados Unidos y Japón.

A pesar de que los nuevos avances tecnológicos y científicos eran aplicados inmediatamente a la producción, parecían no tener correlato en el crecimiento de las ganancias. En estas condiciones, ¿cómo se produjo el “gran despegue” del capitalismo industrial? El historiador inglés Hobsbawm responde de la siguiente manera: “En primer lugar, y gracias a la presión de su propio capital acumulado rentable, la temprana economía industrial descubrió lo que Marx denominó ‘su logro supremo’: el ferrocarril. En segundo término, y en parte debido al ferrocarril, el buque a vapor y el telégrafo ‘que representaban finalmente los medios de comunicación adecuados a los modernos medios de producción’, la extensión geográfica de la economía capitalista se pudo multiplicar a medida que aumentaba la intensidad de sus transacciones comerciales. Todo el mundo se convirtió en parte de esta economía”. (Hobsbawm, 1998b: 45).

Usted podrá integrar estos temas con los de otros capítulos al realizar la próxima actividad.

ACTIVIDAD N° 4

(complementaria)

1. ¿Qué función cumplió el espacio en el proceso de afianzamiento de la “economía- mundo”? Elabore la respuesta relacionando el texto de Brunet, Ferras y Théry que bajo el título “Una propuesta de definición del espacio geográfico” se presentó en el capítulo 1 con el contenido de lo leído en el punto “El Estado liberal”.

contenido de lo leído en el punto “El Estado liberal”. Capacitación a distancia en un entorno

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 24 de 340

Al iniciarse la década de 1870, comenzaron a manifestarse los síntomas de una nueva crisis. El capital había encontrado un freno a su desarrollo, en la contradicción entre su potencial productivo y el mercado de consumo para sus productos. Debemos agregar que la competencia de las nuevas potencias industriales provocó una saturación de los mercados. El florecimiento de la economía industrial pareció entrar en una crisis irresoluble.

La respuesta de mayor trascendencia que dio el capital a la crisis fue el proceso de “concentración económica y la racionalización empresarial”. Las empresas comenzaron su fusión y dieron origen a las corporaciones. El motivo que las llevó a unirse fue el de ampliar los márgenes de ganancia, reducidos por los efectos de la crisis. La consecuencia fue la eliminación de la libre competencia que tanto había defendido la teoría liberal. Las pequeñas empresas desaparecieron al no poder enfrentarse a las corporaciones que manejaron el mercado. La tendencia hacia el oligopolio se afirmó y, en consecuencia, el régimen distributivo se modificó a favor de las grandes empresas.

El mundo de las finanzas siguió el mismo derrotero. Las grandes entidades acapararon la mayor parte del volumen del capital financiero y absorbieron la actividad de los pequeños bancos. Muchos autores no dudaron en caracterizar al período como una nueva etapa del capitalismo, bajo la denominación de “capitalismo monopolista”, a diferencia del período anterior llamado “capitalismo competitivo”.

“La tesis planteada aquí es que la empresa moderna reemplazó los mecanismos de mercado en la coordinación de las actividades de la economía y en la asignación de sus recursos. (…) A medida que la empresa moderna adquirió las funciones realizadas hasta entonces por el mercado, se convirtió en la institución más poderosa de la economía norteamericana, y sus directivos, en el grupo más influyente de los responsables de la toma de decisiones económicas”. (Chandler, 1987:15).

En lo que respecta a la “racionalización empresarial”, iniciada en los Estados Unidos y luego difundida en Europa, consistió en que las empresas adoptaron por un lado, un sistema de administración gerencial y por otro, aplicaron la llamada “gestión científica de la producción”. Al frente de las empresas ya no se encontraban los propietarios de las fábricas sino directivos asalariados que se encargaron de dirigir la producción y la distribución. Su contacto con los dueños de las corporaciones se realizaba a través de la convocatoria a consejos o asambleas de accionistas.

En cuanto a la reorganización de la producción, su objetivo era reducir los costos. El ingeniero norteamericano Federick W. Taylor (1856-1915) fue quien propuso la “gestión científica de la producción”. El método para conseguir lo que él consideraba una “jornada justa de trabajo” consistió en lograr que los trabajadores aumentaran su ritmo y su eficiencia. La descomposición del proceso de fabricación en múltiples y sucesivas etapas, cada una de ellas a cargo de un obrero, debía aumentar el rendimiento de trabajo. La gerencia debe poseer el conocimiento de todo el proceso productivo y delegar en los trabajadores el cumplimiento de las parcialidades en la

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 25 de 340

asignación de los trabajos. Se produce así la división entre el conocimiento y su ejecución, en un esquema habitualmente conocido como "taylorismo". Poco tiempo después, Henry Ford, perfeccionará el sistema al incorporar la cinta sin fin y armar la línea de montaje. La máquina impuso su ritmo al trabajo humano.

Frente a esta situación, los países industrializados comenzaron a promover medidas arancelarias de carácter proteccionista.

Las políticas proteccionistas no llegaron a afectar, sin embargo, la mundialización. El proteccionismo favoreció la industrialización y por el contrario, durante el período 1880-1914, el comercio mundial se incrementó considerablemente. (Hobsbawm,

1998c).

El Estado de fines de siglo comienza a cumplir nuevas funciones como la de crear las condiciones generales de producción, (a través de las obras de infraestructura, fomento a la investigación, etc.) y la de favorecer la afirmación y expansión del capital industrial en la economía capitalista mundial, abandonando los preceptos liberales de no intervenir en los asuntos económicos. Parece evidente que el objetivo del Estado sería el garantizar el proceso de acumulación pero, como señalan autores como O’Connor y Offe, esta función entra en contradicción con la de lograr la legitimidad que necesita, al presentarse ante la sociedad como su representante neutro.

En los Estados nacionales europeos se afianzó, a lo largo de todo el siglo XIX, un sentimiento nacionalista incentivado por los gobiernos y los intelectuales, que pusieron la idea de nación por sobre cualquier otra entidad social. La identidad de una población con el territorio que habita significó una unidad indivisible. La consolidación del Estado-nación está ligada al proceso capitalista.

La siguiente actividad tiene como objetivo identificar los elementos que hacen cada vez más compleja la idea de Estado con la que estamos trabajando.

ACTIVIDAD N°5 (central)

1. Recupere las principales ideas sobre el Estado que hemos trabajado en los capítulos anteriores. Liste las características más destacadas.

2. Seleccione los elementos propios del Estado liberal que hemos descrito en este apartado.

3. ¿Cómo se relacionan estas nuevas características con el análisis del Estado desde el punto de vista económico que realizamos en los capítulos anteriores?

económico que realizamos en los capítulos anteriores? Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 26 de 340

d) La división internacional del trabajo y el imperialismo

El proceso de industrialización tuvo una nueva espacialidad propia, que generó importantes transformaciones en la organización de los territorios. En el ámbito interno de los países se inició un rápido y sostenido proceso de urbanización. El considerable aumento de la población en las ciudades, las convirtió en los grandes centros de producción y de consumo. En función de la demanda de alimentos de sus habitantes, junto con la necesidad de materias primas de sus fábricas, se reorganizaron los espacios rurales en los territorios de los países que no experimentaban el proceso de industrialización y que, coherente con la división internacional del trabajo, se integraron a la economía mundial con sus producciones primarias.

La segunda fase de la revolución industrial acentuó la división internacional del trabajo. Las economías de los países industrializados (centrales) estrecharon aún más sus vínculos con los productores de materias primas (periféricos), en una relación desigual.

Con el nombre de imperialismo se designó la nueva etapa de expansión del capitalismo. La idea del progreso constante que la filosofía positivista acuñó, junto con una interpretación particular del darwinismo, que concebía la idea de la superioridad racial, sirvió de justificación ideológica al imperialismo. La expansión colonial de las potencias europeas fue decisiva para posibilitar la ampliación del mercado. Con la conquista y la imposición de un dominio de tipo colonial, se abandona el precepto liberal de la libre competencia y se asegura un mercado “cautivo” a las empresas de los países conquistadores. La construcción de un imperio debía favorecer la acumulación en la metrópoli.

Del mismo modo que señalamos la vinculación existente entre la expansión territorial con el desarrollo comercial durante la primera mundialización, también debemos hacer referencia a la que ocurrió en el siglo XIX, con el capitalismo industrial. El reparto de África, la conquista de regiones en Asia y el Pacífico, significaron la expansión territorial de los Estados capitalistas y de las relaciones de producción propias de este sistema. Esta política expansionista no quedó reducida a Europa. Los Estados Unidos la llevaron adelante en América Central, el Caribe y en el Pacífico. El Japón lo hizo en el extremo oriental del continente asiático. En el mapa Nº 3 se presenta la expansión de la mundialización alcanzada en este período.

En lo que respecta a América Latina, entre los años 1860 y 1890, culminó el proceso de organización de los nuevos Estados nacionales y se allanó el camino, para su incorporación a la economía mundial, al facilitar la adecuación de sus estructuras productivas. La integración al mercado se realizó a través de la exportación de sus materias primas y alimentos. Los capitales llegaron para invertir en obras de infraestructura tendientes a favorecer el desarrollo de las economías primario- exportadoras. Los países experimentaron un importante crecimiento, aunque sus

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 27 de 340

economías quedaron atadas a las necesidades y avatares del mercado mundial, que imponía las condiciones y los precios y, en definitiva, el ritmo de este crecimiento.

La internacionalización de las relaciones económicas adquirió una dimensión inusitada, hasta ese momento, en la historia de la humanidad. A pesar de la existencia de las políticas proteccionistas de las naciones imperialistas, la multilateralidad del comercio internacional fue una característica de la mundialización. El volumen del comercio y el monto de los capitales, que fluían de un lado a otro del planeta, no tenía precedentes. Las migraciones internas hacia los centros urbanos en los países industrializados y la emigración europea hacia los otros continentes constituyeron un proceso significativo para las sociedades que las vivieron, cuya importancia trascendió a la economía.

En el período que se inició en la última década del siglo XIX, la prosperidad que trajo la recuperación económica hizo olvidar la crisis y generó un entusiasmo generalizado en los países industrializados. Sin embargo los conflictos sociales protagonizado por los obreros estuvieron a la orden del día. El movimiento obrero y los partidos socialistas contaron con un considerable aumento en el número de adeptos. La emigración favoreció la internacionalización de las ideologías obreras. Por su parte, el reparto colonial se convirtió en el semillero de numerosos conflictos bélicos. En primer lugar, los que nacieron de la resistencia de los pueblos a la dominación colonialista. Luego, le siguieron los que provocaron enfrentamientos entre las mismas naciones imperialistas.

En la próxima actividad usted podrá sistematizar la información que venimos presentando y reflejarlo en un cuadro comparativo.

ACTIVIDAD N° 6 (complementaria)

1. Compare las características de la división internacional del trabajo en la primera y la segunda fase de la revolución industrial. Realice primero una lista de los aspectos que va a comparar, por ejemplo, relaciones centro-periferia, consecuencias espaciales en el centro, consecuencias espaciales en la periferia, rol del Estado, intercambios, alcances, etc. Le sugerimos que organice un cuadro para ordenar la comparación.

que organice un cuadro para ordenar la comparación. Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 28 de 340

El capitalismo y la mundialización en crisis

En este momento de la mundialización, el crecimiento de la economía capitalista había alcanzado niveles impensados en los comienzos del siglo XIX. El proceso de concentración de capital en manos de la burguesía de los países europeos industrializados y de los Estados Unidos marcó claramente una distinción entre las distintas regiones del planeta. A lo largo del siglo XX, distintas teorías, como la teoría del desarrollo y la teoría de la dependencia, encontrarán, en gran medida, los orígenes de la desigualdad entre las naciones, en esta etapa de la mundialización.

La mundialización de la economía y el auge de la concepción liberal fueron dos elementos constitutivos del desarrollo del capitalismo en la etapa que acabamos de caracterizar. La crisis, en su momento más álgido, pareció anunciar la misma caída del sistema capitalista.

Dos acontecimientos significaron, de alguna manera, un punto de inflexión en la historia en general y de la mundialización en particular: la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa. En gran medida, podemos rastrear sus causas en los procesos por los que venía atravesando Europa, en las últimas décadas del siglo XIX y en las primeras del XX.

La riqueza del estudio de estos acontecimientos escapa al objeto de nuestro trabajo. Nuestro énfasis está puesto, en la importancia de sus consecuencias para el desarrollo del capitalismo y para la mundialización. Con el sólo objetivo de favorecer nuestra exposición, comenzaremos por la Revolución Rusa.

a) La revolución rusa

Los conflictos sociales que se venían produciendo bajo el régimen zarista anticiparon el estallido de 1917 cuando, por primera vez, un movimiento revolucionario bajo la inspiración de las ideas socialistas, resultó exitoso.

Luego de la toma del poder por los bolcheviques, el gobierno encabezado por Lenin, encaró el desafío que significaba reformar la economía rusa. Su plan, en un principio, consistió en realizar una serie de reformas paulatinas con el fin de sacar adelante la difícil situación por la que atravesaba ese país. La nacionalización de los bancos, los ferrocarriles, la flota mercante y el rechazo al pago de la deuda externa fueron algunas de las medidas tomadas por el nuevo régimen. Pero la propiedad privada del sector industrial y de una parte del sector agrario no fue abolida en un primer momento. El estallido de la insurrección contrarrevolucionaria, apoyada por las potencias occidentales que temían una expansión del socialismo por Europa, generó una crisis económica que tuvo su punto más crítico cuando se produjo el desabastecimiento como consecuencia de la caída de la producción agrícola y la falta de productos

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 29 de 340

industriales. La reacción del gobierno fue la nacionalización de las industrias y se decretó la obligación de los campesinos de otorgar todo el excedente de cereales.

Con el fin de la guerra civil, Lenin decide terminar con las medidas de guerra y recomponer la economía. La Nueva Política Económica (NEP) impulsó un singular sistema de economía mixta en el cual se combinaban elementos capitalistas y socialistas. Se restablecieron mecanismos del mercado para la economía rural que permitió que los propietarios de campos recuperaran en parte sus propiedades (los kulaks). El Estado mantuvo el control sobre los sectores claves, al retener en sus manos la banca, la industria y el comercio exterior. La NEP permitió una rápida recuperación económica.

La muerte de Lenin en 1924, acentuó dos debates. El político, que no sólo implicaba su sucesión, sino qué modelo de revolución y de esquema de poder, se afianzaría en lo sucesivo. La cuestión se dirimió a favor de Stalin. Representante de la idea de afianzar la revolución dentro del país, para luego pasar a la internacionalización, su triunfo significó además, la consolidación de un esquema de poder burocrático, estructurado alrededor del Partido Comunista. En este mismo plano político, un acontecimiento de gran importancia fue la aprobación, también en 1924, del texto constitucional que estableció la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

El debate económico, se centró alrededor de cuál era el camino a seguir para lograr el desarrollo industrial. La denominada vía acelerada fue la seguida por el gobierno stalinista. Su objetivo fundamental consistió en priorizar la industria pesada, mediante la planificación estatal. Para lograrlo, sus medidas tendieron a liberar la mano de obra campesina y trasladarla a las ciudades, para su incorporación al trabajo industrial. El campo debía aumentar su producción con menos mano de obra. La colectivización forzosa de la propiedad partió de la expropiación de las tierras a los kulaks. Un sistema de granjas colectivas (koljoses), el trabajo de los campesinos más pobres y la mecanización fueron las bases del programa para lograr la eficiencia en la producción agraria. Los planes quinquenales de producción establecían la dirección de las inversiones y de los recursos humanos. La U.R.S.S. se convirtió en un modelo de industrialización exitoso, alternativo al propuesto por el capitalismo.

La siguiente actividad se propone estimular la relación entre los conceptos teóricos presentados en capítulos anteriores y el caso histórico que acaba de leer. Al mismo tiempo le permite enriquecer los resultados de una actividad que desarrolló en el capítulo 4.

ACTIVIDAD N°7 (central)

Revise la caracterización de la economía de planificación centralizada que realizó en la actividad Nº 11 del capítulo 4. ¿Qué nuevos elementos puede incorporar a esa caracterización a partir del texto precedente?

a esa caracterización a partir del texto precedente? Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 30 de 340

b) La primera guerra mundial

Encontramos los motivos de la conflagración bélica en los conflictos derivados de la competencia entre los Estados capitalistas, exacerbados por el nacionalismo y su expresión en la disputa por los mercados coloniales. Las principales potencias que tomaron parte en el conflicto fueron, por un lado, Alemania, Austria-Hungría y el Imperio Otomano, y por el otro lado, Gran Bretaña, Francia, Rusia y Japón a los que luego se sumaron Italia y los Estados Unidos. Durante los años que abarcó la guerra (1914-1918), la economía de los países involucrados fue puesta al servicio del conflicto, alterando el funcionamiento del sistema económico mundial. Los recursos humanos y materiales de las naciones fueron subordinados a la producción militar. La producción, el transporte y la mano de obra quedaron supeditados al abastecimiento de los ejércitos. La guerra en el mar tuvo como consecuencias el bloqueo de los puertos. El comercio mundial se vio seriamente afectado al igual que el movimiento de capitales. Los efectos del conflicto bélico sobre la economía mundial se hicieron sentir marcadamente en la posguerra.

APORTES Y SUGERENCIAS

En el desarrollo de este capítulo algunos procesos y acontecimientos son presentados

de una manera muy sintética. Es conveniente, ante la mención de algunos eventos

significativos, recurrir a los textos de historia que permitan mejorar la comprensión del

tema.

de historia que permitan mejorar la comprensión del tema . c) La posguerra Durante los primeros

c) La posguerra

Durante los primeros años de la posguerra, Europa estuvo convulsionada por los conflictos sociales que desencadenó la situación económica. Alemania, luego de las duras condiciones que le impuso el Tratado de Versalles, atravesó una crisis caracterizada por la pérdida del valor de la moneda, la hiperinflación y la desocupación. Procesos similares vivieron el resto de los países europeos, pero ninguno adquirió ribetes tan dramáticos, como los vividos por Alemania. A pesar de ello, hacia mediados de la década del ´20, la economía europea parecía retomar el ritmo interrumpido por la guerra. Aunque la recuperación no era plena, todo hacía esperar que se retomaba el camino de la prosperidad.

El fenómeno más interesante de la posguerra lo encontramos en los Estados Unidos. Su territorio no fue escenario de la guerra y por lo tanto quedó indemne a los destrozos materiales. Su rol de gran acreedor de Europa, junto con la posesión de

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 31 de 340

grandes reservas de oro, le permitió fortalecer su moneda de tal manera que pudo desplazar a la libra esterlina en el comercio internacional. Una sorda lucha comenzó a desatarse por el dominio económico con Gran Bretaña, su antigua metrópoli. América Latina vivió la competencia entre las empresas norteamericanas y las inglesas y sus gobiernos estuvieron acosados por el lobby ejercido por ambas naciones en defensa de los intereses de las mismas.

En cuanto a su proceso interno: “Debido a la tremenda potencia de su economía, los Estados Unidos podían permitirse el lujo de optar por el aislacionismo político. Durante la década de 1920 la economía experimentó un desarrollo prácticamente ininterrumpido como consecuencia de unas inversiones masivas que a su vez se basaban en una fuerte demanda de artículos de consumo, “duros”, que duraran muchos años, como los automóviles y aparatos eléctricos y en una expansión acelerada de los sectores de la construcción y servicios”. (Baines, 1979: 264).

El mercado norteamericano siempre fue mayor que el europeo pero recién cuando se completó la red ferroviaria y de caminos se conformó un verdadero mercado nacional. La guerra incentivó los avances tecnológicos que, en época de paz, fueron incorporados a la producción industrial. De igual importancia que los avances tecnológicos fue la aplicación por parte de H. Ford del método taylorista de organización de la producción para la fabricación de su modelo T. En páginas anteriores hicimos referencia a cómo “la gestión científica” fue perfeccionada por Ford, al incorporar la cinta sin fin. La mecanización de los movimientos físicos del trabajador tendió a eliminar los que fueran inútiles, dando fin al “tiempo de trabajo muerto”. La producción se estandarizó, se eliminó el trabajo especializado y se redujeron los costos por producto. Como consecuencia, las fábricas Ford aumentaron la productividad. Gran cantidad de empresas incorporaron, en forma gradual, el modo de organización "fordista" del trabajo, como mucho después sería denominado. La concepción visionaria de Ford le hizo ver la fuente de su enriquecimiento en el potencial mercado norteamericano.

Según Baines, la medida quizá más revolucionaria, fue el aumento de sueldo a sus empleados y anticipó, de alguna manera, el modelo de producción que con el nombre de fordismo, se impondrá en el capitalismo de la segunda posguerra.

Esta medida es el primer antecedente de las políticas que se tomarán en la década de 1930, para salir de la depresión. La producción automotriz se convirtió en el motor de la economía norteamericana. Esta industria requería de acero, plomo, cristal, cuero, etc. A su vez el Estado favoreció la construcción de carreteras. Uno de los secretos, descubierto por las empresas competidoras de Ford, consistió en renovar el modelo para generar la necesidad del cambio, cuando todavía el bien no había perdido su utilidad. El alcance de la publicidad fue valorizado como medio para generar la necesidad de consumo de un nuevo producto.

Otras industrias también favorecieron la prosperidad, como la construcción, fundamentalmente en las grandes ciudades. La edificación de viviendas, locales

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 32 de 340

comerciales, fábricas, oficinas y edificios públicos alcanzó un ritmo destacable. La postal neoyorquina de los altos rascacielos comenzó a perfilarse. La intervención del Estado en la economía se hizo presente, sobre todo en los aranceles aduaneros. En el mundo de los negocios y de las finanzas seguía predominando la idea liberal.

Resumiendo, la economía norteamericana era la más floreciente del planeta. Sin embargo, a fines de la década de 1920, comenzaron a asomar algunos síntomas de la crisis. Tanto la producción agrícola como la construcción pública y privada se frenaron. Lo mismo ocurrió con los salarios y, por lo tanto, con el consumo. Si tenemos en cuenta su alto grado de vinculación con la economía europea, no debe asombrarnos que cualquier situación por la que atravesase la economía norteamericana, tendría su repercusión en aquélla. A su vez, la estrecha relación existente entre las colonias africanas y asiáticas con sus metrópolis, y la dependencia de la producción latinoamericana de los mercados europeos y norteamericano, hizo vulnerables economías. En síntesis, la mundialización de la economía hacía que cualquier dificultad presentada en los centros del capitalismo avanzado, tuviera sus repercusiones en todo el sistema.

Ahora realice la siguiente actividad con el propósito de organizar la información que va adquiriendo.

ACTIVIDAD N° 8 (complementaria)

1. Identifique en el texto los principales factores que generaron la prosperidad de la economía norteamericana durante la década de 1920.

2. Elabore un listado con estos factores y reflexione acerca de las relaciones que pueda reconocer entre ellos.

acerca de las relaciones que pueda reconocer entre ellos. d) La gran crisis Mucho se debate

d) La gran crisis

Mucho se debate aún sobre los motivos que provocaron la crisis más grande que el capitalismo había vivido en su historia. Teniendo en cuenta lo explicado anteriormente, la mayoría de las miradas de los que intentan identificar sus causas, se dirigen a la economía de los Estados Unidos. Las principales posturas se pueden sintetizar en, por un lado, los que hacen hincapié en la crisis como resultado de la superproducción y, por otro, los que ven en la especulación en el mercado de valores el inicio de la catástrofe. Trataremos de describir una y otra situación.

En octubre de 1929, el derrumbe de la bolsa de Nueva York desencadenó un efecto dominó que arrastró los bancos, las industrias y en general a todos los sectores económicos. Para Hobsbawm existía un desequilibrio entre una demanda que se

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 33 de 340

detuvo (como consecuencia del estancamiento de los salarios) y la productividad del sector industrial, que generó una sobreproducción. A su vez, los sectores más beneficiados destinaron sus ahorros a la especulación (Hobsbawn, l998d:).

En cuanto a la especulación en el mercado de valores, en el libro Los Estados Unidos de América, del historiador Willi Paul Adams, se sostiene: “El derrumbamiento de la bolsa se produjo porque las cotizaciones habían dejado de reflejar la marcha de la economía. Cotizaciones que representaban unos beneficios diez veces superiores al valor de las acciones que alcanzaron a principios de 1929 un nivel dieciséis veces superior a aquél. (…) La mayor parte de los recursos financieros utilizados con fines especulativos procedía de los elevados beneficios de las grandes compañías (…) La fuerte subida de la Bolsa hacía que a los empresarios les resultara más ventajoso prestar dinero en efectivo a los especuladores que emplearlo con fines productivos, lo que en ocasiones significaba que financiaban la especulación de sus propios valores sin que hubieran tenido lugar incrementos de producción que justificaran el alza de las cotizaciones. (Baines, 1979: 288/289).

Planteadas las dos líneas de interpretación, describiremos las consecuencias de la crisis. La crisis bursátil arrastró el endeble sistema bancario. Las industrias quebraron y los precios de los productos agrarios cayeron. Los trabajadores asalariados sufrieron las consecuencias más crudas de la crisis, con la pérdida de sus empleos.

La crisis repercutió fuertemente en los Estados europeos; deudores de los Estados Unidos, sufrieron la suspensión de los créditos y el retiro de los capitales de ese origen. La quiebra de los grandes bancos europeos, sobre todo los alemanes, provocó una crisis financiera internacional. El Banco de Londres no pudo hacer frente a las peticiones de reembolso de los créditos y el gobierno inglés decidió no garantizar la libra esterlina con oro. Esta medida implicó el abandono del patrón oro, en las transacciones comerciales de los países que estaban bajo la influencia y dominio británicos y de otros países que la venían utilizando como los países escandinavos y Japón, entre otros.

La siguiente actividad tiene el propósito de que usted pueda chequear su grado de comprensión del tema que acabamos de presentar.

ACTIVIDAD N° 9 (complementaria)

A menudo se señala la crisis de 1929 como la causa de la depresión económica mundial de la década de 1930. De acuerdo con lo visto hasta ahora, explique con sus palabras:

1. En qué consistió la crisis.

2. Cuáles fueron las condiciones que determinaron que la crisis se expandiera a nivel mundial.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 34 de 340

3. ¿Conoce otras explicaciones sobre la expansión de la crisis? ¿Cuáles?

explicaciones sobre la expansión de la crisis? ¿Cuáles? e) La mundialización en crisis La mundialización de

e) La mundialización en crisis

La mundialización de la economía se encontró seriamente afectada. La disminución del comercio mundial había sido uno de los efectos de la guerra. Después de la crisis, se resquebrajó el sistema de relaciones económicas internacionales. Los países industrializados frenaron el flujo de capitales hacia los países de la periferia y a la vez, reclamaron el pago de las deudas que estos habían contraído, y disminuyeron el volumen de sus importaciones de productos primarios y alimentos. La caída del precio de los productos primarios provocó el deterioro de los términos del intercambio, que afectó seriamente a las economías primario exportadoras de la periferia. Con el objetivo de nivelar su deficitaria balanza comercial, los países respondieron con la disminución de sus importaciones de productos industrializados.

El núcleo central de la industrialización se había modificado muy poco desde fines del siglo XIX (la excepción fue la U.R.S.S.). Los países centrales seguían sosteniendo, todavía en la década de 1930, la antigua división internacional del trabajo. Pero la crisis favoreció el tímido surgimiento de un proceso de industrialización en los países periféricos; sin embargo, al terminar la Segunda Guerra, la mayor parte de las economías dependientes seguía basándose en la producción primaria rural.

La crisis golpeó también a la sociedad y el desempleo rural provocó las migraciones hacia los centros urbanos. En las colonias, el sentimiento nacionalista cobró impulso y los movimientos de emancipación comenzaron a manifestarse cada vez con más fuerza.

f) Liberalismo o intervencionismo

El capitalismo se encontraba frente al dilema de dejar que el curso de la economía encontrara por sí solo la salida a la crisis, según la ortodoxia liberal, o que el Estado tomara cartas decisivas en el asunto. Los partidarios de esta última opción son los que impusieron su punto de vista. El economista inglés Keynes, ya desde el fin de la primera guerra mundial, había advertido sobre la necesidad de la intervención en el mercado, como medio de evitar las crisis y asegurar un crecimiento capaz de ser sostenido a largo plazo.

En los años ´30, estas ideas comenzaron a tomar forma. El pensamiento de Keynes sirvió de base para reorientar la actividad estatal. La teoría clásica de la “mano invisible”, como única capaz de regular el mercado y de obtener el beneficio y el desarrollo de una sociedad ya no tuvo sustento sólido a la luz de los acontecimientos.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 35 de 340

En la década de 1930, en la mayor parte de los países, pero sobre todo en los E.E.U.U., comenzó una abierta intervención del Estado, en los asuntos económicos. Fue el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, quien con su política del New Deal llevó adelante una serie de medidas que lograron la recuperación económica. Las principales medidas consistieron en sanear el sistema financiero, subvencionar a los productores agrícolas, reactivar a la industria a través de incentivar el mercado interno contraído por la desocupación, fomentar el empleo mediante la obra pública y crear seguros de desempleo y de jubilación. El Estado asumió el rol de mediador al intentar regular la relación entre trabajadores y empresarios. Hacia mediados de la década de 1930 Estados Unidos había logrado salir de la crisis, pero igualmente estaba lejos del ritmo adquirido en los años de la prosperidad. Estas medidas anticiparon la formación del llamado Estado del bienestar, característico del modelo estatal, que regirá en la segunda posguerra.

Los Estados europeos también tomaron medidas intervencionistas pero su recuperación fue muy lenta y en el caso de Inglaterra, en esa década, se observó la decadencia de la que fue la principal potencia capitalista del mundo. En realidad, sólo dos países llegaron al inicio de la Segunda Guerra Mundial con sus economías en

marcado ascenso: Alemania y la U.R.S.S

control absoluto de la economía a través de la planificación de la producción y de los

En ambas, el Estado había tomado el

recursos económicos.

La década de 1930 significó la caída del liberalismo no sólo en su aspecto económico, sino también en el político. La instauración de regímenes totalitarios en Europa occidental demostró el fracaso de las democracias liberales para resolver los conflictos sociales y políticos desencadenados después de la primera posguerra. En las sociedades alemana e italiana, las ideas nacionalistas que exaltaron el valor aglutinante de la pertenencia a un mismo Estado-nación, ocuparon el lugar que tenía el individualismo liberal o la idea de pertenencia a una clase del socialismo. Si a esta situación le sumamos el temor al avance de las ideas socialistas por parte de las clases propietarias y el miedo a la proletarización de los sectores medios, podemos entender, en parte, el surgimiento del fascismo y del nazismo.

APORTES Y SUGERENCIAS

Los esquemas gráficos pueden ser de gran ayuda para representar las relaciones entre países centrales y periféricos. Se puede solicitar a los alumnos que vayan representando los cambios en estas relaciones a lo largo de los distintos momentos de la periodización, a través de modificaciones del esquema gráficos.

a través de modificaciones del esquema gráficos. Con la Segunda Guerra Mundial, delicada situación. Los

Con la Segunda Guerra Mundial,

delicada situación. Los países en guerra destinaron todos sus recursos productivos a

la mundialización de la economía empeoró su ya

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 36 de 340

su sostenimiento. Las exportaciones industriales hacia los países periféricos disminuyeron considerablemente, al igual que las inversiones.

Los países proveedores de materias primas, en especial los productores de alimentos, por ejemplo Argentina, vieron crecer favorablemente el saldo de sus balanzas comerciales, a la vez que sus industrias experimentaron el beneficio de un proteccionismo forzoso.

En cuanto a las colonias que todavía tenían los países europeos en Asia y África, no aprovecharon la circunstancia de la guerra para romper sus relaciones con los imperios, y aún más, en general colaboraron en la lucha internacional contra el fascismo. El aceleramiento del proceso de descolonización será una de las consecuencias de la guerra y el mismo se enmarcará en las nuevas características que presentará el nuevo orden mundial.

La siguiente actividad apunta a sintetizar los cambios producidos durante el período.

ACTIVIDAD N° 10 (complementaria)

Realice la síntesis teniendo en cuenta las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo se modificó el esquema del comercio internacional a lo largo del período? ¿Qué decisiones estatales afectaron ese esquema?

2. ¿Qué efectos tuvo la guerra en la economía de los países periféricos?

tuvo la guerra en la economía de los países periféricos? La edad de oro del capitalismo

La edad de oro del capitalismo

Para abordar este período, recordemos que la mundialización es producto y parte del desarrollo capitalista, y que por lo tanto, en los años en los que el capitalismo atravesó la peor crisis de su historia, el proceso de internacionalización del sistema también se vio afectado. Pudimos apreciar cómo la crisis tuvo su epicentro en el núcleo mismo del sistema y como, rápidamente, sus efectos se hicieron sentir en la totalidad del mundo capitalista.

El liberalismo había sucumbido ante la irrefutable realidad de la crisis, que puso de manifiesto la incapacidad del mercado para asegurar la continuidad del sistema. La reformulación del concepto de libertad de mercado se extendió a las relaciones económicas internacionales. La relación entre Estado y mercado se convirtió en el dilema, al que todos los países tuvieron que dar respuesta.

La cuestión a resolver no era simple. No se trataba solamente de reconstruir las economías nacionales, sino de encarrilar el funcionamiento de un sistema que tenía en su “carácter mundial” uno de sus elementos constitutivos. El panorama resultaba más

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 37 de 340

complejo aún con la presencia amenazante de un sistema alternativo en expansión, el comunismo.

a) La recuperación

El período que abarca desde el fin de la segunda guerra mundial hasta principios de los 70 es considerado por historiadores y economistas como la “edad de oro del capitalismo”. Esta denominación se debe no sólo al continuo crecimiento de los índices de la economía norteamericana y a la extraordinaria recuperación de las economías europea y japonesa, sino también, a cómo ellos se tradujeron en una elevación importante del nivel de vida de la población. El contraste existente con la etapa que le precedió y con la surgida luego de la crisis de la década de 1970, es el que, desde la perspectiva actual, permite esta caracterización (Hobsbawm, 2000d).

La prosperidad alcanzada en la “edad de oro” tuvo su centro, en los países capitalistas desarrollados, pero llegó también, aunque en menor medida, a los países de la periferia capitalista. Los países socialistas tuvieron asimismo un importante desarrollo de sus aparatos productivos, sobre todo la U.R.S.S., pero se limitó a un acelerado ritmo de crecimiento que sólo se extendió hasta los años 50.

Los Estados Unidos asumieron un liderazgo indiscutido en el mundo de la posguerra. Triunfante en un conflicto que no se desarrolló en su propio territorio, mantuvo su aparato productivo intacto, a lo que adicionó un avance científico y tecnológico asociado con la guerra pero aplicable a toda la producción. El país no tenía rival en el “occidente capitalista”. Ya no eran los viejos imperios europeos los que podían cuestionarle la hegemonía mundial: el enemigo que apareció estaba en el otro sistema. La U.R.S.S. lideraba a un número de países en Europa oriental que, después de la guerra, adoptaron el modelo del comunismo y a la vez, amenazaba con extender su influencia a otros continentes. La “guerra fría” comenzó y los sangrientos enfrentamientos surgidos de los conflictos sociales y políticos en los países más pobres, sirvieron para que las potencias midieran sus fuerzas. En el mapa Nº 4, podemos apreciar el alcance de las hegemonías norteamericana y soviética, en el mundo bipolar.

Al finalizar la guerra, los dirigentes políticos, los economistas y demás ideólogos del mundo capitalista acordaron en encarrilar la economía internacional. El objetivo no era solamente económico, había que evitar que se repitieran las condiciones generadas como consecuencia de la primera posguerra, que sirvieron de caldo de cultivo para la segunda. Los políticos más visionarios, defensores del sistema, recordaban la situación de los años posteriores a la guerra, cuando Europa vivió un crecimiento del movimiento obrero y un avance de las ideas socialistas. El temor a la reiteración de las condiciones en las que se desarrollaron, junto con la cercana presencia del bloque comunista y el fantasma de la gran depresión de los años ‘30, hicieron que se

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 38 de 340

encaminaran a tomar una serie de medidas con el fin de reorientar el sistema y evitar una nueva crisis.

El accionar se concentró en promover el desarrollo de la economía, tanto en el plano interno de los países, como en el internacional. En el primer aspecto, se impuso una reorientación en las funciones del Estado, mientras que en el segundo se propició la creación de organismos y la firma de acuerdos internacionales que favorecieran la recomposición de las relaciones económicas a escala mundial.

La actividad que presentamos a continuación le propone preguntas de comprensión y de relación entre los contenidos.

ACTIVIDAD N°11 (central)

Revise en el capítulo 4 los fundamentos y la historia de las economías socialistas, y responda:

a) ¿Por qué la U.R.S.S. se constituyó en el “enemigo” de los Estados Unidos luego de la segunda guerra mundial?

b) ¿Cómo se relaciona esto con la idea de un mundo “bipolar”?

c) Consigne las principales diferencias entre este mundo “bipolar” y el mundo capitalista de fines del siglo XIX.

d) Comparta con sus colegas las respuestas a esta actividad.

d) Comparta con sus colegas las respuestas a esta actividad. APORTES Y SUGERENCIAS Se sugiere que

APORTES Y SUGERENCIAS

Se sugiere que en el trabajo en el aula se profundicen los efectos que genera el capitalismo a nivel social. Por ejemplo, pueden organizarse trabajos de investigación particularizados sobre la variación de la calidad de vida en los países europeos a través de los distintos períodos estudiados, o a lo largo del siglo XX. Tres cuestiones básicas por resolver son: la selección de los países que se considerarán, la identificación de posibles fuentes de información y la construcción de una lista de los indicadores que ayudarían a evaluar la calidad de vida. Este tipo de actividad es conveniente desarrollarla como un grupo cooperativo formal.

conveniente desarrollarla como un grupo cooperativo formal. Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 39 de 340

b) El Estado de bienestar y el fordismo

En la posguerra se acentuó la tendencia intervencionista del Estado que había comenzado a desarrollarse en la década de 1930 y que, poco a poco, dio forma al Estado de bienestar. El capitalismo fue adquiriendo formas distintivas que lo diferenciaron de aquél que había entrado en eclosión en 1929.

La actividad estatal estuvo tan imbricada en la economía, que ya se hizo difícil distinguir qué le pertenecía a cada esfera. La intervención del Estado fue uno de los factores que llevaron a conformar el Estado benefactor (Pipitone lo denomina Estado social). La teoría keynesiana fue el sustento de todas estas transformaciones y su autor participó directamente en la toma de decisiones. En el caso europeo, es necesario tener en cuenta la existencia de partidos socialistas y comunistas, con tradición y arraigo en la clase obrera, junto con la cercana presencia del “bloque socialista”, que podían poner en jaque al sistema.

La injerencia del Estado tendió a incentivar la inversión privada en la industria pesada, a favorecer la investigación científica aplicada y a apoyar con su política exterior la comercialización de los productos y el apoyo a las empresas multinacionales. Con la construcción de obras de infraestructura y la toma, bajo su control, de algunas empresas de servicios, aseguró por un lado empleo y brindó a las empresas los requisitos necesarios para favorecer su producción. La actividad financiera del Estado no se limitó a la regulación del mercado de cambio y al control sobre las divisas y la moneda; se extendió al otorgamiento de líneas de crédito a las empresas que se dedicaron a determinadas ramas de la actividad productiva y aseguraron altos niveles de empleo. (Pipitone, 1989). La producción en masa salió de las fábricas y su destino fue un mercado interno en crecimiento y un mercado internacional que se fue recomponiendo luego de la crisis de los años 30.

Esta actividad le propone volver sobre los contenidos presentados y observar en qué medida los va comprendiendo.

ACTIVIDAD N° 12 (complementaria)

1. Responda: ¿En qué consistió el Estado de Bienestar y a qué problemas trató de dar solución?

2. Reflexione sobre cómo se va apropiando de los contenidos y en qué medida usted va ampliando, corrigiendo su conocimientos previos. Comparta estas respuestas con sus colegas.

previos. Comparta estas respuestas con sus colegas. El modelo de producción fordista garantizó el

El modelo de producción fordista garantizó el cumplimento de los objetivos planteados. Como ya vimos, este modelo comenzó a aplicarse en los años 20 en la

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 40 de 340

empresa automotriz Ford, se extendió luego a otras empresas automotrices y, por último, al resto de las actividades productivas de bienes y servicios, a lo largo de las décadas siguientes.

El término fordismo fue posteriormente utilizado por la escuela de la regulación, para caracterizar al modelo de acumulación que se afianzó, en forma predominante, en la etapa dorada del capitalismo (1950-1973). “En dicho período se desplegaron las potencialidades de lo que la escuela de la regulación denomina ‘fordismo’, esto es un régimen de acumulación intensiva, basado en la existencia de un ‘círculo virtuoso’ que vinculaba aumentos de productividad (obtenidos esencialmente por economías de escala a nivel de la producción) a crecimientos del salario (vía mecanismos de negociación colectiva). La elevación del salario produce un crecimiento sostenido del consumo masivo –garantizando el nivel de demanda- que era requisito para el mantenimiento de una elevada tasa de inversión; esta última venía a impulsar el ritmo de aumento en la productividad. De este modo se aseguraba una cohesión entre la producción en masa, garantizada por la creación de mecanismos institucionales de negociación colectiva entre empresas, en los que se acordaban las normas de reparto de los aumentos en la productividad”. (López; Díaz Pérez, 1990:110-111).

La actividad que aparece a continuación está orientada a que usted organice y jerarquice la información que venimos tratando. Luego, es importante que la realice con sus alumnos y que procese los resultados de esta transferencia.

ACTIVIDAD N°13 (central)

1. Elabore un mapa conceptual con las características del modelo fordista, preste particular atención al funcionamiento del “círculo virtuoso” del fordismo, que permite vincular los diferentes elementos del modelo. Identifique el punto débil a partir del cual el modelo encontró su límite.

2. Solicite a sus alumnos que realicen la misma actividad.

3. Reflexionen sobre los siguientes aspectos: ¿Qué nivel de complejidad lograron sus alumnos al realizar el mapa conceptual? ¿Cuáles son las características comunes de los mapas conceptuales que realizaron? ¿Cuáles son los aspectos del fordismo que sus alumnos no consideraron? ¿Por qué cree que sucedió eso?

4. Pídales que analicen entre todos el esquema construido y que elaboren una hipótesis acerca de cuál creen que fue el punto débil a partir del cual el modelo encontró su límite.

débil a partir del cual el modelo encontró su límite. Retomando el tema de la teoría

Retomando el tema de la teoría de la regulación, surgida a mediados de la década de 1970, observamos que analiza la etapa ‘fordista’, como un modelo de desarrollo dentro del capitalismo. “A lo largo de la historia, las principales contradicciones

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 41 de 340

resultantes del carácter mercantil del capitalismo, las relaciones salariales, las relaciones internacionales, han permanecido sin cambios; no obstante, históricamente, diferentes soluciones se han estabilizado como modelos de desarrollo; el período de hegemonía de una o varias naciones que adoptan las variantes de un mismo modelo, puede ser considerado como el período de hegemonía de tal modelo. Un modelo de desarrollo puede y debe ser analizado bajo tres aspectos diferentes.

El primero denominado paradigma tecnológico o modelo de industrialización: los principios generales que gobiernan la evolución de la organización del trabajo (principios que evidentemente no están confinados a la industria y no dependen sólo de la tecnología).

En segundo lugar, el régimen de acumulación: los principios macroeconómicos que describen la compatibilidad, en un período prolongado, entre las transformaciones en las normas de producción y las transformaciones en las normas de consumo del producto social.

En tercer lugar, el modo de regulación: la combinación de las formas de adecuación de las previsiones y de los comportamientos contradictorios de los agentes individuales a los principios colectivos del régimen de acumulación pueden incluir tanto las prácticas culturales como las formas institucionales, por ejemplo, leyes, acuerdos, etcétera.

De esta manera, el régimen de acumulación aparece como el resultado macroeconómico del funcionamiento de un modo de regulación sobre la base de un modelo de industrialización y esta compatibilidad no es sino un "hallazgo", el resultado involuntario de conflictos ideológicos y sociales; el modelo de desarrollo de la posguerra en los países capitalistas avanzados (al cual llamamos fordista) es una perfecta ilustración de estas diferentes características. La simultaneidad del rápido desarrollo de cierto número de países, según este mismo modelo, engendró una configuración mundial; recíprocamente, sin esta configuración, es probable que el establecimiento del fordismo, país por país, habría sido mucho más difícil; ( )" (Leborgne y Lipietz, 1994:118-120).

APORTES Y SUGERENCIAS

La película “Tiempos modernos”, de Charles Chaplin puede ser un disparador

interesante para abordar con los alumnos el modelo fordista. Se sugiere que antes de

ver la película los alumnos cuenten con alguna información sobre “la gestión científica

de la producción” propuesta por Taylor. Una guía de preguntas presentadas con

anterioridad a la proyección puede contribuir a un mejor aprovechamiento del material.

puede contribuir a un mejor aprovechamiento del material. Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 42 de 340

Para caracterizar al fordismo desde el punto de vista tecnológico y productivo, seguiremos el esquema planteado por Gatto, para quien “los elementos principales del modelo fordista fueron los siguientes.

El núcleo tecnológico básico o ‘factor clave’ del paradigma fordista ‘fue el petróleo barato, junto con los materiales energético-intensivos, especialmente los plásticos.

Durante este período se consolida la gran empresa manufacturera como la unidad operativa más adecuada, no obstante, en torno a ella se articularon medianas empresas proveedoras, como mecanismo para alcanzar escalas óptimas de producción en cada una de las operaciones. Al respecto, dos elementos convergentes apuntalaron y justificaron la conformación de este tipo de estructura productiva. Por un lado, la producción se concentró en la fabricación de bienes masivos y estandarizados, producidos en grandes cantidades y en forma cuasi continua (línea de ensamblaje). Por otro lado, se asumía como válida la relación entre tamaños de inversión, productividad y economías internas de escala. Las empresas ‘eran casi prisioneras de una doble tiranía: economías de escala y productos estandarizados’.

En la estructura industrial toman una posición central las actividades metalmecánicas –especialmente el complejo automotriz- y la fabricación de bienes de consumo durables mecánicos y eléctricos. Estos bienes tuvieron, especialmente al comienzo del fordismo, un ciclo de vida relativamente largo y reducida variedad de modelos. La oferta definía los requerimientos de la demanda, cuya expansión se centró en la expansión de la base de los consumidores.

Siguiendo los lineamientos tayloristas de la organización del trabajo se profundizó la división de tareas en todas las áreas, separándose las funciones administrativas y de investigación y desarrollo (…).

La profundización de la división del trabajo se complementó con el desarrollo de equipamiento y maquinarias específicas y especializadas para ejecutar separadamente las complejas tareas que antes realizaba el obrero calificado o los cuasi artesanos de fines del siglo pasado. (…) Por otro lado, la introducción de la ‘línea de producción’ combinó la división del trabajo con una planificada secuencia productiva, reduciendo los movimientos al interior de la planta.” (Gatto, 1989: 9/10).

Dentro del esquema fordista, el Estado cumple un rol de suma importancia. En síntesis, su función será fomentar la reactivación de la economía a través de lograr un aumento de la demanda. Con su política fiscal, el Estado se volvió redistribucionista, al no dejar solamente en manos del mercado el proceso de distribución de la riqueza.

Como nunca hasta entonces, durante este período se hace explícita la doble y contradictoria misión del Estado capitalista, asegurar que el proceso de acumulación se siga realizando y garantizar su legitimidad a través del consenso. Su rol de mediador de las relaciones sociales se impuso en los acuerdos logrados entre los representantes de las organizaciones obreras y de las agrupaciones empresariales; el mantenimiento de la paz social es el centro de su mira.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 43 de 340

La organización espacial propia de la industrialización acentuó su rumbo en la etapa fordista. “En el plano territorial, el proceso de desarrollo industrial desde comienzos de siglo tuvo una fuerte tendencia concentradora, que se manifestó en la consolidación de las “grandes ciudades industriales”. De la misma manera que se trataron de explotar al máximo las economías de escala, también se reconocía como significativo el aporte de las economías urbanas y de aglomeración. Esta situación implicó la ruptura de pequeñas economías regionales dedicadas a la producción de bienes locales y no especializadas por ventajas comparativas naturales. En el plano institucional regional se observa un retroceso de los gobiernos locales (i.e.: provincias, municipalidades), que quedaron crecientemente subordinadas en la práctica concreta a las administraciones keynesianas centrales.” (Gatto, l989:11).

c) El sistema mundial

En el aspecto internacional, en la conferencia de Bretton Wodds de 1944, los países aliados, bajo la influencia decisiva de los Estados Unidos, sentaron las bases de un nuevo orden económico mundial. Con el objetivo de supervisar el funcionamiento del sistema monetario y de otorgar préstamos a los países que tuvieran dificultades financieras se creó el Fondo Monetario Internacional. Se estableció asimismo un tipo de cambio fijo, 1 dólar igual a la 35ava. parte de una onza de oro, para asegurar la regularidad en las transacciones. El Banco Mundial, también surgido de estos acuerdos, fue el encargado de suministrar fondos para la recuperación de los países beligerantes y para otorgar créditos a los países “en vías de desarrollo”.

Con la firma del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y de Comercio (GATT), surgió el compromiso de liberalizar sus barreras comerciales a fin de facilitar el comercio internacional. La Comunidad Económica Europea comienza a tomar cuerpo. “En la práctica, la edad de oro fue la época de libre comercio, libertad de movimiento de capitales y estabilidad cambiaria que tenían en mente los planificadores durante la guerra. No cabe duda de que ello se debió sobre todo al abrumador dominio económico de los Estados Unidos y del dólar, que funcionó aún más eficazmente como estabilizador gracias a que estaba vinculado a una cantidad concreta de oro hasta que el sistema se vino abajo a finales de los sesenta y principios de los setenta.” (Hobsbawm, 1998d: 277-278).

Con el modelo fordista se estableció una nueva forma de relación con los países de la periferia capitalista. La descolonización de Asia y África incrementó el número de países que formaban parte de la periferia del mundo capitalista y algunos de estos países atravesaron por un período de cierto progreso. Sociedades exclusivamente agrarias experimentaron procesos de industrialización y urbanización; algunas de ellas ya lo venían haciendo desde la década de 1930. Los capitales norteamericanos se dirigieron hacia la periferia en forma de inversiones directas. Prefirieron esta ruta

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 44 de 340

porque allí obtenían tasas de ganancia muy superiores a las de su país de origen, debido al escaso o nulo desarrollo anterior de la periferia, su abundante y poco costosa mano de obra y a la capacidad innovadora que mostraron algunas burguesías nativas. El accionar del Estado, también en ellas fue decisivo. La importancia del petróleo para el desarrollo de la producción fordista hizo que los países que lo producían, especialmente los países del Golfo Pérsico, comenzaran a mejorar su situación económica y a adquirir un papel estratégico en las relaciones económicas internacionales. “El espacio mundial ya no se constituyó –como en tiempos del colonialismo o de la primera forma de dominio de los países centrales de principios de siglo- en un simple lugar de intercambio de mercancías entre los países, tomados estos como áreas relativamente autónomas, sino que se convirtió en un espacio único de organización de producción capitalista a partir de un mismo centro que aseguró la valorización del capital directamente a escala mundial. La división internacional del trabajo fue el resultado de una división de la producción a escala mundial, por la cual las diferentes partes del proceso de producción se repartieron a través del mundo y fue así como las grandes empresas nacionales se convirtieron en multinacionales” (Luchini y otros, 1999: 42). Las grandes empresas, propias de la producción fordista, instalaron filiales en otros países, donde invertían y obtenían los beneficios que se dirigían a los países originarios de sus casas matrices.

En los comienzos de la “edad de oro”, la mayor parte de las manufacturas se comerciaban entre los países desarrollados. En la segunda mitad de la década de 1960 se inicia un proceso por el cual los países periféricos, no sólo comienzan a fabricar para sus mercados internos, sino que exportan a los países desarrollados. Se debe en gran parte a la instalación de empresas norteamericanas y europeas en sus territorios, las que decidieron trasladar parte o la totalidad de su producción a esos países.

Las actividades que aparecen a continuación están orientadas a que usted vaya ampliando y diferenciando los contenidos previamente adquiridos, a partir de la integración con los nuevos.

ACTIVIDAD N°14 (central)

1. Elabore un esquema que represente la nueva división internacional del trabajo, diferenciando los centros de las periferias, explicitando el tipo y el volumen de los nuevos intercambios internacionales y la transnacionalización de las economías centrales. De ser posible, vuelque estas relaciones en un planisferio.

2. Redacte un texto que explique lo que presenta el esquema.

3. Compare estos resultados con los obtenidos en la actividad Nº 6. ¿Cuáles aspectos perduran? ¿Cuáles cambiaron?

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 45 de 340

4. Elabore un esquema que represente los flujos que se producen entre el país de origen de una empresa multinacional y el país en que se instala, en términos de inversiones (asignación del excedente), producción (generación del excedente) y remisión de ganancia (apropiación y transferencia de excedentes).

5. Discuta estas respuestas con sus colegas y analice las distintas alternativas para transferir esta actividad al aula. Anote los resultados en la carpeta correspondiente.

al aula. Anote los resultados en la carpeta correspondiente. Capacitación a distancia en un entorno de

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 46 de 340

La crisis de los años ‘70

Como hemos podido apreciar, el capitalismo y la mundialización renacieron fortalecidos luego de la etapa de crisis. El establecimiento del modelo fordista de producción en correspondencia con el nuevo modelo de Estado sentó nuevas bases, sobre las que se reconstruyó la mundialización en este período. El protagonismo alcanzado por las empresas multinacionales fue la expresión más genuina de la mundialización fordista. La hegemonía alcanzada por los Estados Unidos era indiscutida en la parte capitalista del “mundo bipolar”. Las empresas norteamericanas

tenían filiales en la mayor parte de los países capitalistas y sus creciente utilidades ingresaban anualmente a la economía norteamericana. A fines de la década de 1960, el poderío internacional de los Estados Unidos como principal potencia industrial, estaba amenazado por la competencia de la Comunidad Económica Europea y de Japón. La guerra fría había significado enormes gastos para el erario norteamericano.

El Estado norteamericano comenzó a producir liquidez financiera, para cubrir el déficit

en la balanza de pagos. De ser un país acreedor, los Estados Unidos estaban transformándose en uno deudor. Los países europeos comenzaron a acaparar dólares. La excesiva emisión monetaria se extendió por el mundo y desencadenó un proceso inflacionario.

En 1971, el presidente norteamericano suspendió la convertibilidad del dólar. Las importaciones norteamericanas fueron recargadas con impuestos, como forma de evitar la competencia extranjera y obtener recursos para el fisco. Con el objetivo de detener la inflación impuso controles de precios y salarios. El sistema surgido en Bretton Woods comenzó su derrumbe.

El desprestigio internacional y la crítica nacional a la política de los Estados Unidos en

la guerra de Vietnam, los movimientos estudiantiles y los reclamos obreros y

estudiantiles, en Europa y en el Tercer Mundo, dieron marco a la crisis.

A la caída del dólar se le sumó la originada por el petróleo. Una de las bases del

fordismo había sido el petróleo barato. Los países productores de petróleo, en parte

inspirados por la reacción nacionalista del mundo árabe, se agruparon en defensa de sus intereses y formaron la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El aumento en el precio del petróleo, como respuesta al apoyo norteamericano a Israel, en la guerra de Yom Kippur, fue el arma utilizada por los países árabes.

Las consecuencias de la crisis fueron múltiples. El proceso inflacionario sufrió un considerable aumento. Los países se vieron obligados a ahorrar y a buscar nuevas fuentes de energía. Se produjo una considerable transferencia de recursos hacia los países productores de petróleo y, en gran parte, fueron ingresados en los circuitos financieros. Las tasas de crecimiento del PBI aminoraron su ritmo. El aumento del desempleo tomó un rumbo insospechado, en los años del auge del fordismo.

La crisis se manifestó como una crisis de gobernabilidad (Arrighi,1983). El capital, el trabajo, la periferia y la cultura se presentaban como ingobernables. El capital se volvió

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 47 de 340

ingobernable debido al inicio del proceso de transnacionalización y su consecuente autonomización. Con la caída de la tasa de ganancia en la producción industrial, los capitales viraron hacia un mercado financiero supranacional. El trabajo se volvió ingobernable, ya que el poder alcanzado por la clase trabajadora en las negociaciones con el capital y sus exigencias, retrasó la reconversión tecnológica debido al alto costo que implicaría realizarla dentro del marco legal del Estado benefactor. La ingobernabilidad en la periferia se manifestó en el gran número de conflictos que estallaron en los países del Tercer Mundo, la mayor parte de ellos bajo el signo del socialismo. El surgimiento de manifestaciones sociales y culturales en los mismos países centrales, encabezados por la juventud, mostraron una creciente disconformidad con la sociedad de consumo.

Los gobiernos decidieron tomar medidas frente a las presiones de la burguesía y de la mano de sus políticos e ideólogos, que veían correr la sombra de la depresión por el mapa de sus economías. Contener la inflación, cuidar las cuentas fiscales, reducir el gasto público, sobre todo el social, y mejorar las estructuras productivas fueron sus más importantes metas económicas. Para lograrlas, era necesario reducir el espacio de negociación que los trabajadores tenían dentro del esquema fordista, al mismo tiempo que disminuir sus expectativas.

El fordismo y el Estado de bienestar encontraron minadas sus bases de sustentación.

El capitalismo saldrá airoso de la crisis. La solución la encontrará en una nueva etapa, en la que la mundialización del capital dará un paso cualitativo que la transformará en globalización. El debate sobre la globalización y las características de esta nueva etapa son el tema del próximo capítulo.

La próxima actividad le propone integrar los conocimientos elaborados durante el trabajo con este capítulo y señalar los cambios que usted observa en su proceso de aprendizaje.

ACTIVIDAD N° 15 (complementaria)

1. En la actividad Nº 13 le solicitamos que elaborara alguna hipótesis acerca del punto débil del círculo virtuoso del fordismo, o aquella faceta a través de la cual el modelo no podría continuar siendo exitoso. Ahora que concluyó la lectura del capítulo y conoce las principales causas de la crisis del fordismo, le pedimos que compare lo expuesto en el texto con las hipótesis elaboradas por usted. Enumere las coincidencias y también las causas que se incorporan a sus conocimientos a partir de la lectura del texto.

2. Regrese a la actividad N° 1 y observe las respuestas que dio a las preguntas formuladas por Rapoport. ¿Cómo perfeccionaría ahora esas respuestas?

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 48 de 340

3. Elija tres palabras que, a su juicio, expresen más claramente cómo ve su proceso de aprendizaje. Le damos algunos ejemplos: “dificultoso”, “satisfactorio”, “estimulante”. Reflexione acerca de las palabras que eligió y escriba un párrafo de no más de quince renglones en los cuales exprese las explicaciones que encuentra a esta elección.

4. Compare estas respuestas con las de sus colegas y saque conclusiones. Registre en su carpeta personal.

y saque conclusiones. Registre en su carpeta personal. Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 49 de 340

Acerca de la enseñanza

El rol docente y la planificación de la enseñanza

“El propósito último de la ayuda es dejar de ser necesaria, que el alumno aprenda a

aprender de forma que sea el mediador de su propio aprendizaje autónomo.”

Alfonso Luque Lozano y otras

En el capítulo anterior nos ocupamos del aprendizaje cooperativo y de los componentes y las formas que puede adoptar.

En este capítulo nos ocuparemos del rol del docente en una propuesta de enseñanza comprensiva y de la planificación de la enseñanza como una herramienta para el trabajo en el aula.

La siguiente actividad lo ayudará a activar sus saberes previos en relación con estos temas.

ACTIVIDAD N° 16 (complementaria)

1. Mencione palabras y expresiones que asocie con el rol docente y con la planificación de la enseñanza. Haga un listado con ellas. Recuerde utilizar su carpeta personal.

2. Observe el listado anterior y reflexione sobre las razones por las que seleccionó esas palabras. Lo ayudamos con algunas preguntas orientadoras: ¿en qué aspectos de la enseñanza se concentran? ¿En qué medida está presente el alumno? ¿Cómo aparece el contexto?

3. Comparta estas respuestas con sus colegas y reconozcan supuestos comunes a sus respuestas. Tomen notas de estas reflexiones en sus carpetas personales.

Tomen notas de estas reflexiones en sus carpetas personales. El rol del docente En una propuesta

El rol del docente

En una propuesta de enseñanza constructiva y comprensiva que se dirige a que los

alumnos construyan sus conocimientos estableciendo relaciones significativas,

consideramos dos dimensiones del trabajo docente especialmente relevantes que

generalmente se encuadran dentro de la planificación, a saber:

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 50 de 340

La selección, organización y secuenciación de los contenidos,

la selección de las estrategias metodológicas para llevar a cabo la enseñanza.

Las decisiones que el docente tome en cada una de estas dimensiones son críticas y

traducen sus propios supuestos acerca de la enseñanza y el aprendizaje

ACTIVIDAD N° 17 (complementaria)

1. Retome los contenidos del apartado Acerca de la enseñanza de los capítulos 2 y 3

y anote los componentes de la enseñanza para la comprensión y los diferentes

niveles de comprensión.

2. Relea el programa de su materia, los CBC para la educación polimodal y el

proyecto curricular de la escuela donde usted trabaja y responda las siguientes

preguntas:

a) ¿Qué opciones han podido tomar usted y el equipo de profesores del área en relación con la selección de los contenidos y la metodología? ¿Qué márgenes de libertad puede reconocer? ¿Por qué?

b) Observe en la planificación para el aula qué componentes de la enseñanza para la comprensión se han privilegiado y cuáles no. ¿Qué actividades para la comprensión están previstas en la planificación para el aula?

c) Elabore una lista de los aspectos que desearía mejorar en relación con los contenidos y las metodologías para fortalecer una enseñanza comprensiva.

metodologías para fortalecer una enseñanza comprensiva. Desde la perspectiva constructivista, el docente debe

Desde la perspectiva constructivista, el docente debe brindar la ayuda pedagógica y mediar entre el sujeto que aprende y el contenido a enseñar u objeto de aprendizaje en un contexto determinado. El rol diferenciado del docente se basa en que es un sujeto con mayor experiencia sociocultural que el alumno.

En este apartado nos centraremos en los aspectos más instrumentales de la mediación o de la ayuda que le cabe ejercer al profesor sin desconocer los atravesamientos políticos e institucionales y los procesos psíquicos, emocionales y afectivos que intervienen en la enseñanza.

Si consideramos que la enseñanza es un proceso que hace posible el aprendizaje a través de provocar dinámicas y situaciones para que pueda darse el proceso de aprender de los alumnos (Contreras Domingo, 1994) podemos reconocer en ella una intencionalidad e identificar los momentos o fases: preactiva, interactiva y postactiva.

La fase preactiva se refiere a las decisiones que toma (o no) un docente en relación con la enseñanza con anterioridad al encuentro y al trabajo con los alumnos.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 51 de 340

En la fase interactiva tiene lugar su intervención directa para promover los aprendizajes de los alumnos y operacionaliza las decisiones que tomó en la fase anterior. Este momento supone también la aceptación de la indeterminación de toda práctica social.

En la fase postactiva, el docente revisa su estrategia, interpreta los resultados de la evaluación, saca conclusiones acerca de la eficacia de su ayuda, de las necesidades de sus alumnos, de los factores que influyeron en los momentos anteriores.

Consideramos a la tarea docente como una práctica que supone un proceso de transformación de una realidad en otra por la intervención de un sujeto humano. En el caso de la enseñanza, la transformación se da en el plano de lo simbólico, a diferencia del mundo de la producción en el cual las transformaciones se dan en el plano material (Barbier, 1999). Para ejercer esta práctica y producir las transformaciones que se propone, el docente debe apelar a diferentes saberes que son los que sostienen esta naturaleza transformadora y también tomar opciones valorativas. Así, la práctica docente presenta diferentes dimensiones: social, didáctica, valorativa, personal, institucional. En este marco inscribimos el rol docente como mediador y facilitador de los aprendizajes de los alumnos.

La planificación de la enseñanza

Continuando con el desarrollo que venimos haciendo le proponemos algunas

definiciones y luego una actividad.

“Planificar la enseñanza es decidir de antemano qué enseñar y cómo enseñar y qué y cuándo y cómo evaluar; es pensar y adoptar las decisiones curriculares ”

Luque, A. y otras (1997: 326)

“La dimensión didáctica hace referencia al papel del maestro que, a través de los procesos de enseñanza, orienta, dirige, facilita y guía la interacción de los alumnos con el saber colectivo culturalmente organizado para que ellos, los alumnos, construyan su propio conocimiento.”

Fierro, C. y otras (1999: 34).

“Los conceptos de ‘ayuda pedagógica’ y de ‘ajuste de la ayuda pedagógica’ hacen referencia al apoyo que el maestro brinda al alumno en su proceso de construcción del conocimiento. Lo importante, desde esta perspectiva, no es tanto el tipo puntual de ayuda pedagógica que se brinda en un momento dado (proporcionar una explicación, proponer demostraciones, organizar una actividad) sino la articulación de diferentes tipos de ayuda pedagógica significativos al proceso de construcción del alumno”.

Fierro, C. y otras (1999: 55 y 56).

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 52 de 340

Programar la enseñanza supone realizar tres operaciones básicas: 1) Explicitar aquello que se va a realizar. 2) Ordenar los elementos que intervienen en el proceso, a fin de que se produzcan las interacciones entre los mismos que lleven a la consecución de los resultados apetecidos. 3) Justificar científicamente las decisiones que se toman, de suerte que aquello que se haga sea lo que conviene hacer de acuerdo con las bases científicas de que se disponga en un momento dado.

La programación de la enseñanza no es, pues, sino algo tan elemental como prever por anticipado la acción docente a desarrollar debidamente fundamentada: saber qué hacer, cómo y por qué”.

Gimeno Sacristán, J. (1986: 8).

ACTIVIDAD N° 18 (complementaria)

Reflexione acerca de las regularidades y de las especificidades que encuentra en ellos. ¿Qué utilidad podrían tener estos contenidos para su trabajo?

Los fragmentos anteriores nos muestran que la planificación de la enseñanza supone tomar decisiones sobre el conjunto de sus componentes y que estas decisiones se hacen operativas en los momentos interactivo y postactivo.

Los componentes de la planificación de la enseñanza son, en términos generales:

los propósitos, objetivos, expectativas de logro,

los contenidos,

las estrategias,

los recursos,

el tiempo,

la evaluación.

• los recursos, • el tiempo, • la evaluación. Desde un enfoque sistémico de la planificación,

Desde un enfoque sistémico de la planificación, estos componentes se influyen mutuamente. Estos componentes, que pueden determinarse en la programación de aula con mayor o menor libertad, deben estar al servicio de la ayuda pedagógica que en cada caso debe brindar el docente.

Si, como frecuentemente ocurre, el mayor grado de libertad se puede observar en la selección de las estrategias en comparación con los contenidos, también caben márgenes amplios con respecto a la utilización de recursos y a las técnicas de evaluación.

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 53 de 340

Nos concentraremos, ahora, en tres procedimientos (Luque, A. y otras, 1997) de influencia educativa que podremos tomar en cuanta para programar y desarrollar la enseñanza desde una perspectiva constructiva.

1. Procedimientos para evaluar la capacidad y el interés del alumnado en participar en las actividades de aprendizaje.

2. Procedimientos para ajustar la ayuda pedagógica a la capacidad de participación y al interés de los alumnos.

3. Procedimientos para estimular el uso autónomo de las capacidades adquiridas.

Seguimos a los autores al hablar de procedimiento porque lo consideran un saber práctico, una capacidad instrumental para resolver problemas vinculados con el traspaso y la construcción de capacidades por parte del alumnado.

En el siguiente cuadro encontrará una breve descripción de cada procedimiento y algunos ejemplos.

PROCEDIMIENTO

DESCRIPCIÓN

EJEMPLOS

1. Para explorar la

Procedimientos de

Hacer patente el sentido funcional del contenido.

capacidad y el interés en las actividades propuestas

evaluación que sirven para cerrar, continuar o iniciar una actividad.

Evalúan el nivel de partida y también sirven para activar y estimular los

recursos del alumno y la participación en una nueva actividad.

Sirven para evaluar el sentido que tiene una actividad para el alumno.

Valorar positivamente el trabajo individual y colectivo.

Valorar los aportes de todos los alumnos y analizar su contribución.

Tomar conciencia de las capacidades e intereses de cada alumno.

Crear la ocasión de que cada alumno tome conciencia de sus capacidades e intereses.

2. Para ajustar la ayuda a las capacidades de participación y al interés de los alumnos.

Incluyen todas las formas de apoyo a la participación:

Organizar actividades de modo de que se trabajen contenidos de forma globalizada o interdisciplinar.

Estructuración de contextos y actividades.

 

Presentación de modelos expertos.

Organizar actividades siguiendo diferentes formatos o modelos.

Guía ejercida sobre el

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 54 de 340

PROCEDIMIENTO

DESCRIPCIÓN

EJEMPLOS

 

desarrollo de la participación del alumno.

Usar explícitamente las ideas de los alumnos.

Manejo de la conversación en el grupo.

Hacer uso intencionado y explícito del lenguaje.

Reflexión metacognitiva explícita.

Fomentar intercambios comunicativos multidireccionales.

Mantener una actitud interrogadora.

3.

Para estimular el uso autónomo de las capacidades adquiridas

Son procedimientos en los cuales la retirada gradual o la omisión de la ayuda

procura que se consoliden los logros previos.

Organizar las actividades de modo flexible.

Ceder explícitamente el control de la actividad.

 

Se trabaja explícitamente la generalización y se anticipan nuevos contenidos de aprendizaje.

Mantener una exigencia creciente de cada alumno en función de su capacidad y progreso.

Combinar momentos de análisis con momentos de reflexión.

Ahora, le proponemos que realice una actividad a fin de que integre contenidos sobre la enseñanza y sobre la didáctica de las ciencias sociales.

ACTIVIDAD N°19 (central)

Tome en cuenta alguna de las periodizaciones presentadas en el capítulo como contenido de aprendizaje y analícela según los elementos del siguiente listado:

Actividad/es de comprensión que promueve.

Nivel/es de comprensión en el que se ubica.

Propósitos/objetivos/expectativas de logro que permite alcanzar.

Procedimientos para organizar la ayuda pedagógica que requiere.

Actividades cooperativas que podrían diseñarse.

• Actividades cooperativas que podrían diseñarse. Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 55 de 340

En este capítulo hemos hecho referencia al rol del docente y a la programación de la enseñanza con miras a presentar una visión sistémica y constructivista de la misma y a ampliar el rol del docente enmarcándolo en la práctica docente. Hemos tratado de ofrecerle algunas líneas para instrumentar estas perspectivas en su trabajo cotidiano. En el próximo capítulo le ofreceremos algunas orientaciones sobre cómo seleccionar las actividades y presentarlas a los alumnos y sobre cómo usar diferentes recursos didácticos.

Ahora que hemos concluido este apartado y, antes de introducirnos en los temas específicos de la enseñanza de las ciencias sociales le sugerimos que realice esta actividad.

ACTIVIDAD N° 20 (complementaria)

1. Vuelva a la actividad inicial de este apartado (Actividad N° 16) y relea las respuestas que elaboró.

2. ¿Qué respuestas daría ahora, después de haber trabajado en la lectura y la resolución de las actividades?

en la lectura y la resolución de las actividades? Capacitación a distancia en un entorno de

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 56 de 340

Una mirada desde la didáctica de las ciencias sociales:

Un instrumento para ordenar y analizar los procesos en el tiempo: las periodizaciones

Al igual que en geografía, el estudio de los datos puntuales también es un aspecto central y duradero en la enseñanza de la Historia. El positivismo caló profundo en la historia como una “disciplina erudita que se dedica a recoger y ordenar los hechos singulares, considerados únicos e irrepetibles, rigurosamente separados unos de los otros, que surgen de los distintos tipos de documentos que son testimonios del pasado” (Alonso y otros, 1994; 3).

Esta visión condujo desde hace mucho tiempo a tomar como eje organizador un relato cronológico de los hechos históricos, especialmente los relacionados con lo político- institucional. En consecuencia, no se establecen relaciones entre los hechos sino las causales, y el estudio de los diferentes aspectos de una sociedad y la coexistencia de diferentes sociedades en un mismo momento no son articulados entre sí.

Muchas veces esos hechos eran graficados en líneas de tiempo, siendo “localizados”

en ellas como se localiza cartográficamente en Geografía. Si bien las líneas de tiempo

y la localización cartográfica son instrumentos válidos en las ciencias sociales, se critica cada vez más la adopción de estas herramientas como cuasi-único objeto específico de estudio de la historia y la geografía.

A principios del siglo XX, algunos investigadores comenzaron a construir y difundir una

nueva concepción de la historia: surge una corriente historiográfica que tenía como objetivo la construcción de una historia en la que el objeto final de estudio era el hombre en sociedad. Así, historiadores como Lucien Febvre y Marc Bloch, en Francia, publicaron desde 1929 una obra representativa de estas ideas, la Annales d’histoire economique et sociale. Esta corriente fue profundizada luego por Fernand Braudel con su estudio de la dinámica social.

Partiendo de esta renovación se apunta en la actualidad a construir una disciplina que se guíe por procesos tales como los de proceso histórico, multicausalidad y cambio social, de modo tal de poder explicar la realidad social, encontrar el por qué y cómo cambian las sociedades y entender el presente como el resultado de las múltiples y complejas relaciones entre los actores y grupos sociales a lo largo del tiempo.

Las “duraciones” de los tiempos

Desde el punto de vista del individuo, el presente puede ser un momento puntual,

cotidiano, un instante. Pero desde la perspectiva de los tiempos históricos, el presente

es percibido colectivamente

Esto significa que las visiones que las sociedades tienen

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 57 de 340

del tiempo varían según las percepciones que esas sociedades tienen del mundo, de la vida, de su propia historia y, algo que no suele tenerse muy en cuenta, del futuro.

Un antecedente muy significativo acerca de los diferentes tipos de tiempo estudiados en ciencias sociales son las reflexiones de Fernand Braudel, que habla de una historia de los acontecimientos o historia factual, a la que llama “tiempo corto”. Es el tiempo histórico tradicional, de la vida cotidiana, el tiempo diario. Pero este tiempo no resultó útil para temas tales como los cambios demográficos, la evolución de los precios o la producción económica de un país. Surge entonces, especialmente de las investigaciones de los economistas, un nuevo relato histórico “recitativo”, que toma como medida ciclos de diez, veinticinco, a lo sumo cincuenta años. Este tiempo se guía por las coyunturas.

La larga duración, en cambio, se basa en la consideración de las estructuras, entendidas como “una organización, una coherencia, unas relaciones bastante

fijas entre realidades y masas sociales (

una realidad que el tiempo no desgasta por

completo y que a través de él se va conformando largamente” (Braudel, 1994; 7).

)

La enseñanza de las ciencias sociales y el tiempo

Como mencionamos anteriormente, la enseñanza de las ciencias sociales estuvo (y

todavía está) ligada a las ideas positivistas. Con respecto al tiempo, la visión del

positivismo “(

hacer críticas textuales parecía consentir un estudio eficaz del pasado, inmovilizaba la

historia en el acontecimiento y eliminaba la duración” (Le Goff, 1998; 191).

Así, el objetivo fundamental de la enseñanza de la Historia consistía en que los alumnos fueran capaces de repetir los acontecimientos ocurridos junto al período de tiempo exacto. La relevancia del tiempo histórico estaría dada por su utilización efectiva y exhaustiva en las explicaciones lineales.

Didácticamente, estas concepciones se han traducido en la adopción del tiempo como articulador de currículums a través de un diseño cronológico. Desde una perspectiva más actualizada de la enseñanza de la Historia, se comienza a considerar el tiempo histórico en tanto objeto de explicaciones relativas a la comprensión de una sociedad conflictiva y compleja, producto de las relaciones sociales históricas. Así, el trabajo temporal nos debe servir para que los alumnos no sólo sean capaces de ubicar un hecho en el tiempo, sino para que puedan “captar su carga temporal, su proceso, desde cuándo existe, qué pasó a lo largo de los años, cómo se agudizó, se gastó, cómo se solucionó y por qué.” (Finocchio, 1995; 110)

Se busca ahora que el alumno pueda interpretar, comprender el mundo actual y el de otra época, “hacerle tomar conciencia de cuándo predomina su propia concepción teórica o del mundo, o de cuándo se expresan con más fuerza concepciones de otros

tiempos. (

El aprendizaje histórico implica mucho más que el simple adquirir y

con métodos cada vez más científicos para establecer fechas y para

)

)

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 58 de 340

expandir el conocimiento del pasado. Es un proceso por el cual las competencias acerca del tiempo histórico se adquieren progresivamente, un proceso de cambio de formas estructurales pasando de formas simples de pensamiento a modos más complejos.” (Finocchio, 1995; 116-118).

A continuación encontrará una actividad en la que deberá utilizar esta información para analizar diferentes propuestas curriculares.

ACTIVIDAD N° 21 (complementaria)

1.

Junto con sus colegas, busquen y analicen currículums de Historia de diversos momentos (actuales, de hace diez años, o más) y de diversos colegios y responda:

a) ¿Qué aspectos del tiempo histórico se valorizó en cada caso?

b) ¿A qué causas atribuyen las diferencias encontradas?

b) ¿A qué causas atribuyen las diferencias encontradas? Las periodizaciones Para estudiar los cambios y las

Las periodizaciones

Para estudiar los cambios y las continuidades, los investigadores fragmentan el tiempo en períodos. Este recurso es necesario porque se trata de estudiar una historia de procesos diferentes, tales como la industrialización, los cambios en la vida política, la globalización, la organización de un territorio. Las periodizaciones son formas de ordenar temporalmente la realidad a partir de algún criterio, coherente con los objetivos de análisis de un proceso o fenómeno a estudiar.

Es importante “no confundir a las periodizaciones con el tiempo social que por su naturaleza es un tiempo histórico” (Ministerio de Cultura y Educación, 1995; 3). Esto es, los procesos sociales tienen sus propios ritmos de cambio y no coinciden todos entre sí. Estos son unos tiempos y las periodizaciones surgen de la consideración de esos tiempos en relación con los objetivos de investigación. Son una construcción intelectual, una herramienta para interpretar mejor la historia. Por esto existen muchas periodizaciones, aún de un mismo proceso o fenómeno a estudiar, porque la delimitación de períodos está dada por el investigador, profesor o alumno que trabaje con ellas.

Otra aclaración importante se relaciona con la diferenciación entre periodización y cronología. Esta última constituye una sucesión de hechos y fechas ubicados cronológicamente en el tiempo pero que no brinda elementos para explicar los recortes de la realidad. Las periodizaciones, en cambio, están construidas a partir de y para el logro de algún nivel de explicación, por tanto, contienen algo de ésta. Al igual que otros instrumentos de enseñanza deben servir para facilitar los procesos de

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 59 de 340

aprendizaje. Por eso es recomendable que se trabaje con ellas en la finalización de un tema o acompañando la construcción de un determinado contenido y no presentándosela a los alumnos como una verdad única y acabada.

Algunos autores clasifican las periodizaciones en tres tipos:

la que parte “desde hechos y fechas”,

la “globalizante” y

la que parte “desde una perspectiva específica”.

La primera corresponde a la que ha predominado en la enseñanza de la historia en nuestro país, basada en la consideración de hechos factuales y fechas.

La segunda se organiza sobre la base de procesos históricos y sus rasgos más significativos. Considera también la idea de cambio y continuidad en diferentes recortes de la realidad (social, económico, político, etc.) tomando especialmente en cuenta los cambios y entre éstos, los más profundos. El problema que se presenta es que en los cambios, estos recortes no siempre coinciden. Por tanto, suele tomarse arbitrariamente como principio y finalización de los períodos algunos hechos significativos, lo cual no significa que se esté tomando esos hechos o fenómenos como centro del estudio histórico, sino como meros hitos útiles para periodizar.

El tercer tipo de periodización se basa en alguna preocupación o tema específicos o un interrogante. Conllevan la ventaja de despertar un mayor interés en los alumnos, ya que se trabaja sobre un tema o problema puntual y generalmente actual, a diferencia de las periodizaciones que abarcan, por ejemplo, todo un siglo. Resultan útiles para presentar problemas de diversas disciplinas.

En esta actividad, usted podrá evaluar el grado de aprovechamiento de las nociones anteriores a través de usarlas en el análisis de diferentes materiales.

ACTIVIDAD N°22 (central)

1. Busque diversos libros escolares de geografía de distintas épocas y editoriales. Revise si se han incluido periodizaciones, y analícelas: ¿qué tema o problema tratan? ¿con qué criterio han sido construidas? ¿qué noción de tiempo está implícito en cada una? ¿con cuál corriente de la geografía relacionan cada una?

2. Reflexione: ¿Las ha empleado en sus clases? ¿Le han resultado de utilidad?

3. Relea la periodización acerca de las relaciones sociedad-naturaleza presentada por Milton Santos en el capítulo1 y analícela desde la perspectiva desarrollada en estas páginas. ¿Qué nuevos comentarios le sugiere el texto de Milton Santos? Si es posible, comparta esta actividad con sus colegas.

Si es posible, comparta esta actividad con sus colegas. Capacitación a distancia en un entorno de

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 60 de 340

Antes de finalizar, resulta conveniente hacer una mención a las formas gráficas más habituales relacionadas con el estudio del tiempo en historia: las líneas de tiempo. En ellas se ubican los hechos o eventos más relevantes de una cronología o una periodización, sea en los comienzos y finales de los ciclos, o en los interciclos. La cuestión es que la simple ubicación de esos hechos o eventos en una gráfica contiene la utilidad de mostrar exactamente eso: el tiempo aproximado de duración de los ciclos, el orden en que se sucedieron los acontecimientos y la ubicación de éstos en los ciclos. Esta habilidad no implica necesariamente la comprensión de los procesos. Para ello se requiere de otra cantidad de estrategias que dirijan a los alumnos a la comprensión crítica de las causas de los procesos, sus características, el rol de los actores sociales, etcétera.

Finalmente, para decidir qué periodización adoptar para trabajar un tema, existen algunas preguntas clave, como:

¿cuál es el criterio con el que se construyó?

¿Me sirve para mis propósitos?

¿Pueden comprenderla mis alumnos?

¿Para qué fines fue construida?

¿Existen otras periodizaciones? ¿Cuáles? ¿Qué ventajas y desventajas presentan?

Para finalizar, una actividad que requiere el uso del conocimiento en el análisis de materiales y en la reflexión sobre las prácticas de la enseñanza. Asimismo, espera que durante su realización pueda reconocer en qué medida ha avanzado en su comprensión de los temas y en su análisis desde la perspectiva de la didáctica disciplinar.

ACTIVIDAD N° 23 (complementaria)

1. Revise los ejemplos de periodizaciones presentadas más arriba, y reflexione: ¿qué función cumple la línea de tiempo en cada caso? ¿Encuentra diferencias en la utilidad de éstas entre los diferentes casos? ¿Cuáles? ¿A qué se deben?

2. Retome los registros elaborados de acuerdo con lo que solicitaba en la Actividad N° 2 y observe qué periodizaciones encontraron y qué lugar ocupa el tiempo en ellas.

3. Sobre la base a lo expuesto hasta el momento, analice sus planificaciones: ¿Ha incluido alguna periodización ¿cuál? ¿de qué tipo de periodización se trata? ¿Cambiaría algo?¿Qué? ¿Por qué?

se trata? ¿Cambiaría algo?¿Qué? ¿Por qué? Capacitación a distancia en un entorno de colaboración

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 61 de 340

Actividad de autoevaluación

I. PROPÓSITOS

Esta actividad final de integración y evaluación tiene el propósito de que usted logre:

1. utilizar los conceptos e ideas principales desarrollados en el capítulo como herramientas para el análisis, la reflexión y una propuesta para el aula;

2. fortalecer su aproximación a la periodización de los antecedentes históricos de la globalización;

3. integrar en una propuesta para el aula los contenidos de actualización disciplinar, didáctica general y didáctica de las ciencias sociales;

4. comprender el propio proceso de ayuda pedagógica a la luz del análisis de las producciones de los alumnos;

5. analizar el propio proceso de aprendizaje y extraer conclusiones al respecto;

6. intercambiar ideas, enfoques y propuestas con sus colegas.

II. RECOMENDACIONES

a) Repase el contenido y sus trabajos del capítulo 5: relea las partes que marcó como más importantes; revise las respuestas a las actividades, relea las notas que fue tomando en sus carpetas de trabajo. Es necesario que consulte los mismos materiales de los capítulos anteriores para resolver esta actividad.

b) Lea el contenido del Punto III. CONSIGNAS y anote todas las ideas que va asociando a medida que lee.

c) No dude en revisar los contenidos de este capítulo y los de los anteriores.

d) Comparta la resolución de la actividad con sus colegas e intercambien información, criterios, puntos de vista, propuestas. Registren estos “subproductos” del trabajo.

e) Tenga en cuenta no solo los pensamientos sino los sentimientos que van apareciendo durante el trabajo. Considere también sus modos de aproximación a la resolución de la actividad y al material en general.

III. CONSIGNAS

En esta oportunidad le presentamos una actividad para realizar con sus alumnos para que la analice en función de los contenidos disciplinares y de actualización en la enseñanza en general y de las ciencias sociales en particular. La actividad requiere de material cartográfico como el presentado en este capítulo. Puede utilizar

Curso de capacitación docente en Ciencias Sociales Reestructuración capitalista y transformaciones territoriales

Módulo II Página 62 de 340

reproducciones de estos mismos mapas o seleccionar mapas que aparezcan en los libros de texto que habitualmente utilizan sus alumnos. En principio, hemos elaborado las consignas partiendo de la cartografía disponible en el capítulo, pero se necesitaría adecuar las indicaciones al material efectivamente utilizado.

Se requiere, además, que al diseñar la transferencia de esta actividad al aula, le haga las adaptaciones que considere pertinentes en función de las características de sus alumnos, de los conocimientos previos que tienen sobre el tema y del grado de dificultad que desee introducirle.

Lea la actividad con atención y luego proceda de acuerdo con lo que le solicitamos en las consignas.

ACTIVIDAD DE AUTOEVALUACIÓN

Analicen los mapas que representan distintos momentos de la expansión del capitalismo.

Confeccionen una línea de tiempo y ubiquen aproximadamente las situaciones representadas en esa cartografía.

Sobre la misma línea de tiempo incorporen la periodización de la evolución del capitalismo trabajada en clase.