Está en la página 1de 68

Organización y administración de empresas

M. de los Ángeles Gil Estallo (coordinadora)

Organización y administración de empresas M. de los Ángeles Gil Estallo (coordinadora) Ciencias Empresariales

Ciencias

Empresariales

Organización y administración de empresas M. de los Ángeles Gil Estallo (coordinadora) Ciencias Empresariales

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

2

Organización y administración de empresas

2 Organización y administración de empresas M. de los Ángeles Gil Estallo Profesora titular de

M. de los Ángeles Gil Estallo

Profesora titular de Organización de Empresas. Ha sido profesora de las universidades de Alcalá de Henares, de Barcelona y Pompeu Fabra, y primera directora de la Escuela de Empresariales de esta última universidad. Profesora de la Universitat Oberta de Catalunya.

Profesora de la Universitat Oberta de Catalunya. M. Dolors Celma Benaiges Licenciada en Ciencias Económicas

M. Dolors Celma Benaiges

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona. Profesora de Organización de Empresas en la Escuela Universitaria del Maresme (UPF) y en la Universitat Oberta de Catalunya.

Primera edición: febrero 2001 © Fundació per a la Universitat Oberta de Catalunya Av. Tibidabo 39-43, 08035 Barcelona Diseño: Manel Andreu Material realizado por Eurecamedia SL ISBN: 84-8429-179-0 Depósito legal: B-50125-2000

Ninguna parte de esta publicación, incluyendo el diseño general y de la cubierta, puede ser copiada, reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, o mediante otros métodos, sin la autorización previa por escrito de los titulares del copyright.

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

3

Organización y administración de empresas

Introducción

Todos vivimos en organizaciones muy diversas y, a veces, nos cuesta en- tender su creación y su funcionamiento. El objetivo principal que preten- demos alcanzar con esta asignatura es iniciar al estudiante en la compren- sión de la organización, sobre todo de las empresas, y en la gestión de nuestras propias actividades, acciones, decisiones, etc., es decir, de todo aquello que requiere ser administrado.

Estas seis unidades que presentamos forman un todo. El estudiante no los tiene que aprender por separado, sino que debe hacerlos suyos de forma integrada.

La primer unidad nos permite ver el contenido fundamental de lo que an- teriormente se denominaba la economía de la empresa. Actualmente, un co- nocimiento general, la administración de empresas y, por otra parte, las áreas funcionales como compras, personal, finanzas y marketing, forman su contenido, pero por separado. Este módulo pretende iniciar al estudian- te en esta visión global.

La segunda se dedica a las decisiones: a plantear problemas y resolverlos.

La tercera intenta explicar por qué trabajamos –vendemos el tiempo que tenemos–, cómo se puede motivar a las personas en el trabajo y cómo se ha de dirigir la empresa.

La cuarta, que trata de la planificación, nos permitirá conocer por adelantado los acontecimientos principales y, por tanto, adecuarnos y anticiparnos a ellos conduciendo la situación. La planificación y la organización preestable- cidas indicarán la manera de dirigir (puesto que se parte de unos pilares base compuestos por la Filosofía y Cultura Empresarial de cada organización).

La organización, junto con la planificación, es otro de los instrumentos de la dirección para llevar a cabo las decisiones que toma. Le dedicamos la unidad quinta.

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

4

Organización y administración de empresas

Y, para acabar, la sexta unidad la dedicamos a los sistemas de información y de control. Los sistemas de información deben facilitarnos poder tomar las decisiones, dirigir, planificar, organizar y controlar lo que se tiene que hacer y lo que ya se ha hecho.

Un instrumento que os puede ser útil para integrar los diversos contenidos de la asignatura es una colección de casos prácticos. Su resolución os servi- rá para practicar lo que habéis trabajado en cada uno de los módulos.

El esquema siguiente os puede proporcionar una visión general del tema.

Una organización (empresa)

es una unidad económica, financiera, social, jurídica –M1–

compuesta por

que combina

y obtener de ellos

clientes

información –M6–

productos y/o

personal –M3–

servicios

+

equipos materias primas (recursos y factores) para transformarlos en

producción

por medio de

y conocimiento

decisiones –M2– dirección –M3– planificación –M4– organización –M5– información y control –M6–

productos y/o

servicios

+

dirección –M3–

+

dinero

Pretendemos que los conocimientos que adquiráis con esta asignatura os sean muy útiles para adquirir los de otras materias, y que os permitan au- nar, al final de los estudios ,todo lo que hayáis aprendido.

Queremos dedicar, muy especialmente, estas últimas líneas a Esic Edito- rial, por su generosidad al ceder el uso y el tratamiento de parte de lo que se ha publicado en Cómo crear y hacer funcionar una empresa. Conceptos e ins- trumentos y Cómo crear y hacer funcionar una empresa. Casos prácticos. Mu- chas gracias por la amistad y la gentileza demostradas.

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

5

Organización y administración de empresas

Objetivos

Esta asignatura inicia al estudiante en el ámbito de la organización y admi- nistración de empresas. Con el contenido que le hemos dado, pretende- mos que se adquieran unos conocimientos que son comunes a todas las materias de los estudios de empresa e, incluso, pueden ser útiles para guiar las acciones propias.

Hay que destacar, a grandes rasgos, los objetivos que hay que tener como referencia durante el estudio de los materiales que integran la asignatura:

1. Introducirse en una visión global e histórica de la disciplina.

2. Iniciarse en el campo de las decisiones empresariales, la problemática y la resolución de los problemas.

3. Conocer qué se debe hacer para que los demás realicen la actividad que les corresponde y cómo motivarlos: dirigir.

4. Saber anticiparse al futuro y adaptarse a él.

5. Aprender a estructurar una organización.

6. Saber generar y transmitir información y controlar lo que ya se ha he- cho: sistemas de información y de control.

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

6

Organización y administración de empresas

Contenidos

Unidad 1

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

M. de los Ángeles Gil Estallo y M. Dolors Celma Benaiges

1. Concepto de empresa

2. Concepto de empresario

3. La economía de la empresa

4. La responsabilidad social de la empresa

Unidad 2 La toma de decisiones

M. de los Ángeles Gil Estallo

1. Concepto y tipos de decisiones

2. Proceso de elaboración de decisiones

3. Métodos y modelos para la toma de decisiones

4. Aplicaciones: decisiones de dimensión y de localización

5. Conclusión

Unidad 3

La dirección de la empresa

M. de los Ángeles Gil Estallo

1. Introducción y planteamiento

2. Autoridad y poder

3. ¿Qué hacen los directivos?

4. La motivación

5. Estilos de dirección

6. Conclusión

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

7

Organización y administración de empresas

Unidad 4

La planificación de la empresa

M. de los Ángeles Gil Estallo

1. Introducción y concepto

2. La previsión en la empresa

3. Los sistemas de planificación

4. Las formas de planificar

5. La organización de la planificación

6. La determinación de los fines empresariales

7. Los medios: los programas y los presupuestos

8. Conclusión

Unidad 5

La organización de la empresa

M. de los Ángeles Gil Estallo

1. Aspectos previos

2. Organización formal, informal, burocrática y orgánica

3. Diseños organizativos

4. Modelos de departamentación

5. La estructura

6. Las configuraciones estructurales

7. De un pentágono a un más allá de las siete configuraciones

8. Conclusión

Unidad 6

Los sistemas de información y de control en la empresa

M. de los Ángeles Gil Estallo

1. Aspectos previos

2. Comunicación e información

3. Cómo se debe implantar un sistema de información

4. La tecnología de la información

5. Generalidades y aspectos esenciales del control

6. Técnicas para controlar

7. Cómo se debe diseñar un sistema de control de gestión

8. Establecimiento del control de gestión

9. Conclusión

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

8

Organización y administración de empresas

Bibliografía

A continuación presentamos comentada la bibliografía básica para seguir la

asignatura con los diversos contenidos que trabajaremos. Como se trata de obras básicas no las comentaremos en cada uno de los módulos didácticos.

Bueno Campos, Eduardo (1993). Curso básico de economía de la empresa. Un enfoque de organización. Editorial Pirámide.

Se trata de un libro de introducción a la economía de la empresa en el que

se consideran:

1. Fundamentos de economía de la empresa

2. La estructura y el entorno económico

3. La estructura de la empresa

4. El funcionamiento de la empresa

5. Introducción a las áreas funcionales de la empresa

Es un libro adaptado a la enseñanza de la economía de la empresa y un clá- sico en los estudios de la licenciatura en Administración y Dirección de Empresas y en la diplomatura en Ciencias Empresariales.

Bueno Campos, Eduardo (1996). Organización de empresas. Estructura, procesos y modelos. Editorial Pirámide.

Libro que se introduce, específicamente, en el tema de la organización de las empresas. El tema se trata de forma amplia y recoge desde la teoría clá- sica de la organización hasta los enfoques más avanzados.

Consta de cuatro partes:

Parte 1. Fundamentos de organización Parte 2. Diseño de la estructura de la organización Parte 3. Modelos básicos de organización Parte 4. La función organizativa

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

9

Organización y administración de empresas

La obra recoge, además, preguntas de revisión y discusión, lecturas y casos recomendados.

Se trata de un texto apropiado para los estudiantes de la licenciatura en Administración y Dirección de Empresas, la diplomatura en Ciencias Em- presariales y para cursos más avanzados.

Chiavenato, Idalberto (1995). Introducción a la teoría general de la admi- nistración (4. a edición). McGraw-Hill.

Introducción clásica y actualizada de la historia de la administración, de sus enfoques, teorías, escuelas y pensamientos.

Se trata de un libro completo y de nivel avanzado que presenta:

Parte 1. Introducción a la teoría general de la administración Parte 2. Los orígenes de la administración Parte 3. Enfoque clásico de la administración Parte 4. Enfoque humanista de la administración Parte 5. Enfoque neoclásico de la administración Parte 6. Enfoque estructuralista de la administración Parte 7. Enfoque del comportamiento de la administración Parte 8. Enfoque sistémico de la administración Parte 9. Enfoque contingencial de la administración

Es un texto interesante que os situará en el tiempo los conceptos y las teo- rías que se recogen a lo largo de los módulos de la asignatura.

Gil Estallo, M. de los Ángeles; Giner de la Fuente, Fernando (1996). Cómo crear y hacer funcionar una empresa. Conceptos e instrumentos (3. a edición). Editorial Esic.

Después de un capítulo de Introducción a la administración de empresas, el li- bro se desarrolla en dos partes, con el contenido siguiente:

Parte 1. Configuración de la empresa Capítulo 1. Creatividad Capítulo 2. Las decisiones empresariales Capítulo 3. Viabilidad de la empresa Capítulo 4. Los sistemas de información de la empresa Capítulo 5. La planificación en la empresa Capítulo 6. La estructura de la empresa

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

10

Organización y administración de empresas

Capítulo 7. La dirección de la empresa Capítulo 8. El control de la empresa

Parte 2. Decisiones estructurales y sectoriales Decisiones estructurales o de puesta en funcionamiento Capítulo 9. Elección de un nombre y forma jurídica Capítulo 10. Decisiones de inversión Capítulo 11. Decisiones financieras Capítulo 12. Decisiones de dimensión y crecimiento Capítulo 13. Decisiones de localización Decisiones funcionales o sectoriales de la empresa Capítulo 14. Decisiones de aprovisionamiento Capítulo 15. Decisiones de personal Capítulo 16. Decisiones de producción y su valoración económica: los costes Capítulo 17. Decisiones comerciales

Es un libro de introducción a la creación de empresas y, por extensión, a la economía de la empresa.

Gil Estallo, M. de los Ángeles; Giner de la Fuente, Fernando; Monzón Graupera, Joaquín Andrés; Celma Benaiges, M. Dolors (1996). Cómo crear y hacer funcionar una empresa. Casos prácticos (2. a edi- ción). Editorial Esic.

Este libro presenta casos, ejercicios, prácticas, especulaciones, etc., respec- to a cada uno de los capítulos de la obra anterior.

Es un libro complementario del anterior, cuyo objetivo es que el estudioso haga suyos los conceptos expuestos en el libro de teoría.

Koontz, Harold; Weihrich, Heinz (1994). Administración. Una perspec- tiva global (10. a edición). McGraw-Hill.

Una introducción a la administración de reconocido prestigio y con mu- chos años en el mercado americano y español.

Su contenido se divide en seis partes que recogen los instrumentos más importantes a la hora de administrar una organización. La primera está de- dicada al fundamento de la teoría y la práctica de la administración global; la segunda, a la planificación; la tercera, a la organización; la cuarta, a la integración de personal; la quinta, a la dirección, y la sexta y última, al control.

© FUOC - UVQ • XP00/71006/00142

11

Organización y administración de empresas

El estudiante podrá encontrar en la obra la teoría necesaria para asimilar los conceptos básicos y casos, ejemplos y bibliografía en un texto clásico y bien estructurado.

Mintzberg, Henry (1991). La estructuración de las organizaciones. Ariel.

Texto básico del autor sobre la estructuración de las organizaciones. Presenta cómo funciona una organización, los parámetros de diseño, los factores de contingencia y las configuraciones estructuradas.

Es un texto de nivel medio-alto.

Mintzberg, Henry (1995). Mintzberg y la dirección. Díaz de Santos.

Este libro recoge, en una primera parte dedicada a la dirección, algunos de los primeros artículos publicados por el autor sobre los siguientes temas: el trabajo del directivo, la elaboración artesanal de la estrategia, planifica- ción en el lado izquierdo y dirección en el derecho, el análisis y la intui- ción en la dirección y, finalmente, la formación de directivos, no de los MBA.

La segunda parte se dedica a las organizaciones: la deducción de las organi- zaciones, la organización empresarial, la organización maquinal, la orga- nización diversificada, la organización profesional, la organización inno- vadora, la ideología y la organización misionera, la política y la organización política, y más allá de la configuración.

La tercera y última parte trata de nuestra sociedad de organizaciones, y comprende los temas siguientes: quién habría de controlar la corporación, una nota sobre la palabra eficiencia y consecuencias de la dirección en la sociedad.

Es un libro de nivel medio-alto sobre dirección y organización.

Unidad 1 Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

M.

de los Ángeles Gil Estallo

M.

Dolors Celma Benaiges

contenido y objeto de la administración de empresas M. de los Ángeles Gil Estallo M. Dolors
contenido y objeto de la administración de empresas M. de los Ángeles Gil Estallo M. Dolors
contenido y objeto de la administración de empresas M. de los Ángeles Gil Estallo M. Dolors

© FUOC - UVQ • P00/71006/00143

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Índice

Introducción

5

Objetivos

6

1. Concepto de empresa

7

1.1. Diversas concepciones de empresa

7

1.2. Valoración económica de la empresa

12

1.3. Evolución histórica de la empresa

17

2. Concepto de empresario

21

2.1. El empresario desde un punto de vista teórico

21

2.2. El empresario en la práctica

23

3. La economía de la empresa

26

3.1. Concepto, contenido y objeto de la economía de la empresa

26

3.2. Teorías de la empresa

30

3.3. Organización y administración: concepto y contenido

37

3.4. De la toma de decisiones y la creatividad

41

4. La responsabilidad social de la empresa

44

Resumen

47

Actividades

48

Ejercicios de autoevaluación

49

Soluciones

50

Glosario

53

© FUOC - UVQ • P00/71006/00143

5

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Introducción

En esta introducción a la administración de empresas, pretendemos dar a co- nocer al estudiante los conceptos básicos de esta disciplina: empresa, empre- sario, economía de la empresa, organización y administración y responsabi- lidad social; todo ello dentro de un marco teórico básico que nos permita llevar a cabo las principales decisiones que se toman en las empresas.

Una empresa es una organización económica, financiera, social y jurídica compuesta por clientes, productos y/o servicios y dirección, que combina

información, personal, equipos y materias primas para transformarlos en productos y/o servicios, información y dinero, mediante decisiones, direc-

ción, planificación, organización, información y control.

!
!

Tomaremos esta definición de empresa como punto de partida para intro- ducirnos en los conceptos fundamentales mencionados.

En esta unidad recogemos una introducción a los conceptos básicos que hay que tener en cuenta para seguir el curso. Al estudiante le debe quedar claro desde el concepto de empresa, sus factores y su posición dentro del contexto económico, hasta cómo valorar cualquier actividad mediante medidas bási- cas como la productividad, la economicidad, la rentabilidad o el valor actual neto, el período de recuperación y la tasa de rendimiento interno. Es tam- bién una introducción al contexto histórico, al concepto de empresario, a la economía de la empresa como ciencia social y a sus teorías y enfoques. Dife- renciaremos conceptos como organización y administración, introducire- mos la creatividad y no olvidaremos la responsabilidad social de la empresa.

Los estudiantes ha de asimilar los conceptos fundamentales recogidos en es- ta unidad. Se trata de una unidad de conceptualización y de contexto inicial de la asignatura; por lo tanto, es imprescindible saber de qué partimos.

© Universitat Oberta de Catalunya • P00/71006/00143

6

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Objetivos

Los objetivos básicos que se deben alcanzar con el estudio de esta unidad son:

1. Conocer las principales concepciones de empresa y su evolución.

2. Conocer los principales sistemas de valoración económica de la em- presa.

3. Distinguir las diversas teorías de investigación sobre economía de la empresa.

4. Diferenciar entre administración y organización de empresas.

5. Tomar conciencia de las actuaciones de las empresas y de su repercu- sión en el entorno social.

© FUOC - UVQ • P00/71006/00143

7

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

1. Concepto de empresa

Hoy en día vivimos rodeados de empresas, interesantes por razones varias, ya sean de tipo productivo, por su interés financiero, por sus relaciones contractuales, etc. Por todas estas razones, consideramos la empresa una realidad socioeconómica que hemos de estudiar dentro del ámbito de las

ciencias sociales y, en nuestro caso particular, dentro del ámbito de la eco-

nomía.

!
!

1.1. Diversas concepciones de empresa

Antes de estudiar el fenómeno empresarial, hay que delimitar el concepto de empresa. Así pues, no debemos confundir términos como explotación o sociedad mercantil con el concepto empresa, que representa una realidad mucho más amplia.

Según las distintas consideraciones que ha recibido dentro de la literatura económica, se puede definir la empresa desde distintos puntos de vista:

1) Como institución del empresario. Esta definición está ligada a la anti- gua concepción de unidad económica dirigida por un empresario, en la cual no hay diferencia alguna entre el propietario de la empresa y quien la dirige.

2) Como unidad de beneficio. Esta concepción es una variante del con- cepto anterior, según el cual el único propósito de la empresa es obtener un excedente económico. En este sentido, sólo se consideran empresas aquellas unidades económicas que proporcionan un superávit a los em- presarios privados y quedan excluidas las empresas públicas, las cooperati- vas, etc.

3) Como explotación de producción independiente. Éste es uno de los significados más amplios que se dan al término empresa en la literatura germánica.

Empresa como

 

explotación…

de producción independiente. Se caracteriza por:

 

el objetivo de cubrir las

necesidades de terceros,

 

– la independencia económica y

– la necesidad de decisiones

 

empresariales. Esto implica la aceptación por parte de la empresa de un riesgo empresarial, con lo que quedan excluidas las economías domésticas y los servicios públicos.

© FUOC • P00/71006/00143

8

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

4) Como unidad jurídica y financiera, considerando únicamente aspec- tos parciales de la empresa, como su forma jurídica o su vertiente finan- ciera.

5) Como objeto de conocimiento formal de la economía de la empresa, caracterizada por el criterio de beneficio y riesgo.

6) Como concepto diferenciado del de explotación. Erich Gutenberg distingue entre explotación y empresa. La explotación tiene características independientes del orden económico en que se encuentra:

principio de combinación de factores de producción;

• se ha de tener en cuenta el principio de economicidad, es decir, conseguir la máxima satisfacción con un coste determinado o bien conseguir el mínimo coste para un resultado determinado;

• y se ha de seguir el principio de equilibrio financiero, es decir, que exista un equilibrio entre las inversiones llevadas a cabo y la manera de financiarlas.

El concepto de empresa aparece cuando, además de estas características, se dan aquellas determinadas por el orden económico, como:

• el principio de obtención de beneficios,

• el principio de autonomía externa y

• el principio de autogestión.

7) Como combinación de factores. Toda la actuación de la empresa lleva a cabo una actividad de producción o de prestación de servicios. Para reali- zarla se debe conseguir una combinación de los diferentes factores de pro- ducción. Según Erich Gutenberg, estos factores son:

factores elementales, como el trabajo, los equipos, las materias primas y auxiliares, y

factores dispositivos, entre los cuales distinguimos un factor originario, la di- rección que decide la combinación de factores que deben darse, cuándo y en qué condiciones, y tres factores instrumentales: la planificación, la orga- nización, el control y los sistemas de información. A la vez hay que distin- guir entre la planificación técnico-económica o cercana al proceso produc- tivo, y la planificación empresarial del conjunto de la empresa, que da lu-

© FUOC • P00/71006/00143

9

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

gar a un proceso de ordenación de objetivos a medio y largo plazo. Por otra parte, la organización implica el establecimiento de unas estructuras hu- manas y técnicas que permiten realizar lo que se ha planificado.

 

Factores

Materias primas y auxiliares Trabajo Equipos

elementales

Factores de

 

Originario

Dirección

producción

Factores

 

Planificación técnico-económica Planificación empresarial

dispositivos

Instrumentales

Organización

Control y sistemas de información

Según esta interpretación podemos definir la empresa como: “aquella uni- dad que dispone de unos factores de producción determinados que se combinan, por decisión del hombre, para conseguir unos productos y/o servicios que se venden” (Economía de la empresa y política económica de la empresa, Santiago García Echevarría, 1974, cap. VI, pág. 5).

8) Desde el punto de vista instrumental. Se considera la empresa desde una óptica integral, que la entiende como unidad en la que no sólo se mez- clan fenómenos económicos, sino también subsistemas económicos socia- les más amplios. Con esta interpretación queremos destacar el concepto de empresa como sistema social, o sea, como fenómeno de la sociedad.

Desde este punto de vista se puede considerar que la empresa es un instru- mento para los individuos mediante el cual se ven representados, dentro de su contexto empresarial, todos los objetivos individuales y colectivos de las personas que participan en ella, dentro de los objetivos empresariales.

9) Como organización. Según Andrea Zerilli, la empresa es una suma de varios componentes:

• un objetivo común,

• un conjunto de personas y medios,

• un esfuerzo combinado,

Empresa como

organización

En este sentido se puede definir la empresa como un conjunto de medios humanos y materiales dispuestos de manera que se pueda conseguir una finalidad según un esquema determinado de relaciones y de dependencias entre los diferentes elementos que la componen.

• un sistema de dependencias y relaciones que garantizan la coordina- ción.

© FUOC • P00/71006/00143

10

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

10) Como sistema. La empresa está formada por un conjunto de partes inte- rrelacionadas de forma directa o indirecta para conseguir una finalidad. Esta finalidad es llegar a unos outputs mediante un proceso de transformación de unos inputs. Sin embargo, hace falta un proceso de retroalimentación para que la empresa pueda adaptarse a los cambios que se hayan producido. Esto es lo que define la empresa como un sistema abierto.

Entorno

Inputs

Outputs Productos y/o servicios Información Proceso de transformación Dinero Producción de bienes y/o servicios
Outputs
Productos y/o
servicios
Información
Proceso de
transformación
Dinero
Producción de
bienes y/o servicios
Clientes y/o
usuarios satisfechos
Retroalimentación
 

Información

 

Dinero

 
Trabajo Tecnología

Trabajo

Tecnología

Trabajo Tecnología
 

Energía

 

Equipos

Materias primas y auxiliares

Clientes/usuarios

 

11) Como parte de un orden económico. Tras tener en cuenta todas estas consideraciones, deberíamos plantearnos si todos los fenómenos econó- micos de la empresa son iguales, sea cual sea el orden económico en el que se sitúen. Tal como se ha comentado antes, hay una serie de componentes empresariales independientes del orden económico en el que se sitúe la empresa. Se trata de:

• el principio de combinación de factores (véase el punto 7),

• el principio de economicidad: conseguir el máximo resultado dados unos recursos o conseguir el mínimo coste dados unos resultados determina- dos, y

• el principio de equilibrio financiero, es decir, lograr un equilibrio entre las inversiones que se llevan a cabo y la forma de financiarlas.

Además, existe una serie de características empresariales, definidas por el orden económico, que dan lugar a una serie de rasgos empresariales dife- renciales. En líneas generales, se pueden considerar dos grandes órdenes

económicos:

!
!

© FUOC • P00/71006/00143

11

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

• la economía de mercado o capitalista, que actúa según los siguientes principios:

principio de autonomía externa en las relaciones empresariales,

principio de autogestión, según el cual el empresario decide la gestión, y

principio de obtención de un beneficio.

• la economía dirigida de forma centralizada (ya se trate de grandes multina- cionales o de economías con tendencia socialista o comunista). Los fe- nómenos empresariales quedan así determinados por:

principio de órgano, según el cual la empresa es un órgano de una ins- tancia central de planificación;

principio de cogestión, según el cual los diferentes grupos participan de las decisiones empresariales;

principio de realización del plan o de la actividad fijada.

Dicha diferenciación representa los dos grandes extremos en lo que se re- fiere a los órdenes económicos existentes, entre los que hay, sin ninguna duda, toda una serie de situaciones intermedias como las empresas públi- cas, las cooperativas, las empresas familiares

Globalmente, podemos representar el concepto de empresa en un cuadro que recoge todas estas consideraciones:

Empresa Principio de combinación de factores Principio de economicidad Principio de equilibrio financiero Economía
Empresa
Principio de combinación
de factores
Principio de economicidad
Principio de equilibrio financiero
Economía de mercado
Economía centralizada
Principio de autogestión
Principio de autonomía externa
Principio de beneficio
Principio de cogestión
Principio de cumplimiento
del plan
Empresas intermedias
Pública
Cooperativa
Familiar
Empresa capitalista
Empresa socialista
Empresa multinacional
ESAL
ONG…

© FUOC • P00/71006/00143

12

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Una vez vistas todas estas concepciones, definiremos la empresa como una organización económica, financiera, social y jurídica compuesta por clien- tes, productos y/o servicios, dinero y dirección que combina información, personal, equipos y materias primas para transformarlos en productos y/o servicios, información y dinero.

1.2. Valoración económica de la empresa

Con el fin de saber cómo funciona y cuáles son los resultados de una or- ganización, cualquiera de las actividades que lleva a cabo debe ser valo- rada. Así pues, una vez analizada la concepción de empresa, podemos pasar a definir las posibles formas de medir su actividad. Según el objeti- vo que se persiga dentro de la empresa, hay que determinar algunas magnitudes de cuantificación que recojan los hechos reales, de forma que el éxito de las decisiones tomadas dependerá de la habilidad para determinar en cada momento la magnitud de la medida más adecuada.

!
!

En la empresa existe:

• por un lado, un circuito real de bienes, consecuencia de unos abasteci- mientos, una producción y unas ventas;

• por otro, un circuito financiero, que da lugar a pagos y cobros.

 

personal

compras

producción

almacenes

ventas

circuito

 
    real
    real
 

real

circuito

 

pagos

cobros

  pagos cobros financiero

financiero

t1

t2

tiempo

tn

Fuente: Santiago García Echevarría (1994). Introducción a la economía de la empresa (cap. X, pág. 10). UNED.

Según este doble circuito, cualquier decisión en el circuito real origina mo- vimientos en el circuito financiero. Estos movimientos en forma de cobros y pagos pueden darse en el mismo momento o en distintos momentos del tiempo: un pago aplazado, un anticipo por compra, un pago al contado

© FUOC • P00/71006/00143

13

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Las métricas de la actividad empresarial analizan este doble circuito. Cual- quier medida implica la aplicación de reglas que permitan relacionar nú- meros con objetos a fin de ordenarlos. Los principales indicadores de me- dida que podemos destacar dentro de la empresa son los siguientes:

1) Principio del óptimo: la empresa, mediante una combinación de fac- tores, consigue un producto final. Aplicando este principio económico, la empresa llevará a cabo su actividad de forma que se cumpla:

• el principio de maximización, es decir, conseguir el mejor resultado da- dos unos medios determinados;

• el principio de mínimo, que implica que con los medios mínimos se consiga un resultado. Este principio da lugar al principio de economi- cidad, que veremos más adelante.

consumo

producto

2) Principio de productividad: es una consecuencia directa del principio anterior. Se puede definir la productividad como la relación entre el pro- ducto obtenido y los factores de producción utilizados:

Productividad = cantidad de producto obtenido cantidad de recursos consumidos

Dado que los factores de producción son bastante heterogéneos, resulta muy difícil determinar una medida de productividad total. Por consi- guiente, se tiende a calcular las productividades parciales o las productivi- dades de cada factor de producción:

• productividad del material: producto/material consumido

• productividad del trabajo:

• productividad del capital:

producto/número de trabajadores producto/horas/trabajador producto/horas de fabricación

producto/número de máquinas producto/metros de superficie

© FUOC • P00/71006/00143

14

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Esta medida nos proporciona el grado de eficacia técnica de la em-

presa.

!
!

3) Principio de economicidad: recoge la valoración económica de la actividad

de la empresa, y representa una relación entre el producto resultante y los cos-

tes de producción, o bien entre el resultado obtenido y los gastos efectuados:

producto resultado costes gasto
producto
resultado
costes
gasto

Últimamente se ha impuesto un nuevo modo de definir este principio.

Hay dos formas diferentes de definir la economicidad, según se considere

una orientación del cálculo desde el punto de vista de la producción inter-

na o desde el punto de vista del mercado:

* economicidad

=

gasto real

 

resultado real

del gasto

gasto previsto

* economicidad de los resultados =

rdo. previsto

4) Principio de rentabilidad: de forma general, se puede definir como la

relación entre el resultado monetario de una actividad (ingresos – gastos) y

el capital que exige esa actividad:

Rentabilidad =

beneficio

capital

De todas formas, se utilizan distintas medidas parciales de la rentabilidad,

según los términos que se tengan en cuenta.

Rentabilidad del balance = beneficio del balance/capital

BAIT Rentabilidad económica = ROI = activo total

económica = ROI = a c t i v o t o t a l BDIT

BDIT Rentabilidad financiera = ROE = recursos propios

Nota

Nota ROI = Return on investment ROE = Return on equity BAIT = Beneficios antes de

ROI = Return on investment ROE = Return on equity BAIT = Beneficios antes de intereses e impuestos BDIT = Beneficios después de intereses e impuestos

= Return on equity BAIT = Beneficios antes de intereses e impuestos BDIT = Beneficios después

© FUOC • P00/71006/00143

15

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

5) Con distinto carácter y más relacionadas con el circuito financiero de la empresa, podríamos añadir otras medidas de la actividad económica, como el período de recuperación, el valor actual neto y la tasa de rendi- miento interno. La inclusión de estas medidas está justificada siempre y cuando ayuden a interpretar las decisiones que tendrán consecuencias en el futuro o a largo plazo.

• El período de recuperación de una inversión, también llamado pay-

back, pay-off y pay-out, se puede definir como el tiempo que se tarda en re- cuperar el desembolso inicial. Suponiendo una inversión inicial (A) y

Q n ), y siendo estos flujos de caja los

cobros menos los pagos en cada momento del tiempo, el período de re- cuperación es el tiempo que se tarda en recuperar la inversión inicial A mediante la obtención de los distintos flujos de caja netos posteriores.

unos flujos netos de caja (Q 1 , Q 2

Cuando los flujos netos de caja son constantes:

Q 1 = Q 2 = Q 3 = como:

= Q n = Q, podemos definir el período de recuperación

Período de recuperación =

A

Q

Según esta medida, las inversiones más deseables son aquellas cuyo perío- do de recuperación es más corto. Sin embargo, esta medida no tiene en cuenta la cronología de los distintos flujos de caja, y opera como si se tra- tara de cantidades recibidas en el mismo momento, por lo que debe usarse con precaución. En cualquier caso, es una medida útil en determinadas si- tuaciones, como períodos de inestabilidad política y económica.

• El valor actual neto o valor capital es el valor que tienen en un mo- mento dado los pagos y cobros realizados y los que se realizarán en el futuro. Normalmente, este valor se utiliza para determinar si una in- versión llevada a cabo en el presente se ve compensada por el valor de los pagos y cobros futuros. Para calcularlo se actualizan las distintas cantidades a un tipo de interés o de descuento, que no es más que el precio que se da en el tiempo al hecho de disponer o no del capital.

Representando la inversión como:

© FUOC • P00/71006/00143

16

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

P 0 = pago inicial

C 1 , C 2 , C 3 , P 1 , P 2 , P 3 ,

i k = tipo de interés de mercado

, C n = cobros en cada momento

, P n = pagos en cada momento

Se puede definir el valor actual neto (VAN) en el momento t 0 como la dife- rencia entre los cobros y los pagos esperados trasladados al momento ac- tual mediante un tipo de interés i k , y teniendo en cuenta el pago por la in- versión que da lugar a estos flujos netos de caja futuros P 0 :

que da lugar a estos flujos netos de caja futuros P 0 : 0 1 2
que da lugar a estos flujos netos de caja futuros P 0 : 0 1 2
que da lugar a estos flujos netos de caja futuros P 0 : 0 1 2

0

1

2

.

P 0

P 1

P 2

C 1

C 2

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

n momento P n pagos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. . C n

cobros

n (C – P)

Σ (1 + i k ) j

j =1

VAN =

j

j

P0

– Si VAN 0 la inversión es conveniente. En caso de dos proyectos con un VAN positivo, se elegirá aquel cuyo valor actual sea superior.

– Si VAN < 0 la inversión no es conveniente.

• La tasa de rendimiento interno (TRI) de una inversión es el tipo de in- terés o de actualización que hace que el VAN sea igual a cero. Si repre- sentamos TRI = r, tenemos:

n (C – P)

(1+r) j

j =1

VAN =

Σ

j

j

P 0 = 0

Es casi imposible… encontrar un sistema de valoración de los hechos económicos empresariales que pueda

Es casi imposible…

Es casi imposible… encontrar un sistema de valoración de los hechos económicos empresariales que pueda tener

encontrar un sistema de valoración de los hechos económicos empresariales que pueda tener carácter universal. Así pues, el éxito o el fracaso de la cuantificación dependerá en cada momento de la elección correcta del sistema utilizado y de la bondad de la información disponible.

!
!

Por lo tanto, la única incógnita de la ecuación es el tipo de interés (r). Al calcular el tipo de interés podemos obtener diferentes resultados:

– si r > tipo de interés de mercado, será conveniente realizar la inversión;

– si r < tipo de interés de mercado, será mejor invertir el dinero en el mer- cado y no realizar, por tanto, la inversión.

Ésta es una pequeña muestra de los muchos sistemas que se pueden utili- zar para medir la actividad económica. Se han incluido algunos para insis- tir en su utilidad. No obstante, hay que destacar que son medidas parciales que pueden resultar útiles en un momento y en unas circunstancias deter- minados; además, según el momento, unas serán más útiles que las otras, por lo que no podemos generalizar.

© FUOC • P00/71006/00143

17

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

1.3. Evolución histórica de la empresa

Hoy en día, se suele entender por empresa una gran organización mo- derna compuesta por distintas unidades administrativas, cada una de las cuales está dirigida por un ejecutivo que es su responsable máximo. Esta organización incluye muchas unidades bajo su control, actúa en diversos puntos y, con frecuencia, desarrolla varios tipos de actividades económicas y comerciales. Ahora bien, si analizamos la evolución his- tórica de la empresa, podremos ver que no siempre se ha concebido así. La empresa y su desarrollo pasan por una serie de etapas hasta llegar a donde están hoy.

Históricamente, el término empresa adquiere sentido como órgano principal para el funcionamiento del sistema económico capitalista. En este contexto, las características de la empresa van evolucionando con el avance de los acontecimientos históricos. Em- pezaremos por analizar el sentido de la empresa en el modelo de organización econó- mica del feudalismo, y veremos su evolución hacia el mercantilismo y hacia el capita- lismo industrial posterior, para finalizar con el capitalismo financiero e internacional de hoy en día.

!
!

En la etapa del feudalismo aún no se puede hablar de empresa tal como hoy entendemos el término. En aquella época había, sobre todo, unidades simples que realizaban transformaciones artesanales con una organiza- ción muy sencilla, generalmente de carácter familiar.

Poco a poco, los artesanos se van concentrando en las ciudades y fundan las organizaciones gremiales para regular la producción y la distribución de los bienes manufacturados. Empieza a adquirir importancia la figura de los comerciantes, que compran los productos a los artesanos para después comercializarlos, con lo que los primeros sólo han de preocuparse de pro- ducirlos. De esta forma, se consigue una especialización de las funciones que reduce considerablemente los costes de información y transacción. A medida que la función comercial va cogiendo fuerza, se llega a los inicios del mercantilismo. Es entonces cuando aparecen las primeras institucio- nes, los activos financieros formales y los primeros mecanismos de organi- zación de empresas (contabilidad por partida doble

En una etapa más avanzada, a principios del siglo XVI, los comerciantes in- gleses empiezan a ser patrones. Suministran la materia prima (lana)a los artesanos (hilanderos y tejedores), quienes trabajan por encargo en su pro- pio taller y vuelven a vender luego el producto final a los comerciantes, que lo distribuyen.

Con el tiempo los patrones-comerciantes se dan cuenta de que es mejor concentrar a los distintos artesanos en un único lugar de trabajo, ya que,

© FUOC • P00/71006/00143

18

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

así, se consiguen las ventajas de la producción a gran escala, la división del trabajo y la especialización. Surgen las primeras fábricas, que dan lugar a las sociedades personalistas-colectivas y comanditarias. Más adelante, co- mo consecuencia del aumento del comercio internacional y colonial y, a la vez, del desarrollo político y económico de las ciudades, aparecen nue- vas formas de organización, como las primeras sociedades anónimas, y se empieza a forjar el espíritu capitalista.

Sin embargo, el gran desarrollo de la empresa no se produjo hasta el si- glo XVIII, con la Primera Revolución Industrial, que fue una consecuen- cia de la mecanización de la industria textil y culminó con la aplicación industrial de la máquina de vapor. El desarrollo comercial e industrial del siglo XVIII sienta las bases de la aparición, en el siglo siguiente, de empresas especializadas en la financiación y el transporte de mercancías, así como en su comercialización y distribución. Esta especialización refuerza el uso de sociedades anónimas, que permiten reunir grandes cantidades de capi- tal para mejorar los servicios financieros y de transporte mediante la crea- ción de bancos y la construcción y el desarrollo de vías de comunicación.

El gran desarrollo industrial…

tuvo lugar durante la Primera Revolución Industrial, que culminó con la aplicación industrial de la máquina de vapor.

tuvo lugar durante la Primera Revolución Industrial, que culminó con la aplicación industrial de la máquina

Sin embargo, la expansión y la especialización del comercio en el si- glo XVIII no dan lugar a una verdadera innovación institucional; ni siquiera el desarrollo de las sociedades anónimas establece nuevas formas de nego- cio dentro de las empresas y entre ellas: éstas siguen siendo pequeñas y es- tán dirigidas personalmente. Ni siquiera las mayores requieren aún la in- troducción de una jerarquía administrativa permanente.

Las limitaciones tecnológicas que frenan el desarrollo institu- cional de la empresa se ven totalmente superadas en el siglo XIX con la revolución que producida en el sector del transporte y las comunicaciones debido a la introducción del ferrocarril, el barco de vapor, el tranvía eléctrico, el telégrafo y, posterior- mente, el teléfono. Las primeras empresas modernas que apa- recen son, pues, las compañías ferroviarias y telegráficas, que dan después paso a la industria pesada –ferrocarril y siderur- gia– y otras industrias ligeras que, junto con la minería –en especial el car- bón–, configuran el principio del capitalismo industrial. La respuesta or- ganizativa a estas innovaciones da lugar a una nueva concepción de las empresas, con unos cuadros profesionales intermedios que coordinan los flujos y unos altos directivos que asignan los recursos.

los flujos y unos altos directivos que asignan los recursos. Las compañías ferroviarias… y las telegráficas

Las compañías

ferroviarias…

y las telegráficas son las primeras empresas modernas que dan lugar a la industria pesada, que configura el principio del capitalismo industrial.

La siguiente fase está marcada por la revolución en la producción y la distri- bución, gracias a lo que se conoce como Segunda Revolución Industrial,

© FUOC • P00/71006/00143

19

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

con la aparición del motor de combustión, el desarrollo de la electricidad y el nacimiento de la electrónica. Eso lleva a un incremento del volumen de producción diaria por unidad de distribución. Todo esto permite que las empresas puedan subdividir sus actividades en distintos departamen- tos operativos. La nueva velocidad de producción y distribución de mer- cancías estimula la integración de distintas unidades en una sola empre- sa. Los directivos de estas nuevas empresas multiunitarias pueden controlar los procesos de producción y de distribución más eficientemen- te que si el control y la producción se hubieran dejado en manos del mer- cado. Así, se inicia el desarrollo del enfoque administrativo de la empresa, que comienza a poner de manifiesto la importancia de la coordinación empresarial.

Con esta evolución se llega al principio del siglo XX, momento en que se desarrollan la producción y la distribución a gran escala y, también, las grandes integraciones de empresas: las integraciones de los usua- rios de tecnologías de procesos continuos, las integraciones de las transformadoras de productos perecederos, y las importantes integra- ciones de los fabricantes de maquinaria que necesitaban servicios co- merciales especializados. En este momento se incorpora a la industria del automóvil la cadena de montaje, que introduce Henry Ford (1863- 1947) y que da lugar a la producción en masa: así empieza la era de la internacionalización.

El gran éxito de la producción en masa empieza a verse truncado a media- dos del siglo XX, debido a una nueva concepción de la producción, cada vez más subordinada a las necesidades del mercado. Estas exigencias ha- cen que surja la producción ajustada, que se aplica por primera vez a la in- dustria del automóvil en Japón y que termina por revolucionar toda la in- dustria del siglo XX. Para finalizar, convendría destacar el nuevo reto que nos depara este final de siglo en el mundo de la empresa y la sociedad en general, con la revolución que se está produciendo en el campo de la in- dustria informática y de los sistemas de información.

Todos estos acontecimientos hacen que crezcan cada vez más las necesida- des financieras para poder hacer frente al crecimiento patrimonial. Esto y los importantes excedentes financieros conseguidos por las grandes em- presas industriales desarrollan la economía financiera, sus instituciones, los mercados y las operaciones. Con el capitalismo financiero se rompe definitivamente el vínculo entre la propiedad y la administración de la gran empresa industrial y se termina de desarrollar la concentración y la internacionalización del capital.

© FUOC • P00/71006/00143

20

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Estas cuestiones determinan la concepción de la empresa moderna actual como una organización con una coordinación administrativa que garanti- za su funcionamiento. Se observa que la pequeña empresa tradicional da paso a la empresa moderna cuando, gracias a la coordinación administra- tiva, se logra una mayor productividad, unos costes más bajos y unos be- neficios más elevados que con la coordinación mediante el mercado. Una vez establecida una jerarquía administrativa, ésta se convierte en una

fuente de estabilidad, poder y desarrollo continuo. Por otro lado, las carre- ras de los directivos que dirigían estas empresas se van haciendo cada vez más técnicas y profesionales y, a medida que las empresas crecen y se di-

versifican, la función directiva se va alejando de la propiedad.

!
!

© FUOC • P00/71006/00143

21

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

2. Concepto de empresario

Una vez analizado el concepto y el contenido de la empresa, pasamos a analizar una figura que está estrechamente relacionada con ella, la del em- presario. No obstante, hay que destacar que, si bien se acepta de forma ge- neralizada el vínculo entre empresa y empresario, no hay un acuerdo ple- no entre los autores respecto a la concepción de la figura del empresario. Así pues, a lo largo de la historia han surgido varias concepciones de la fi- gura del empresario, cada vez más relacionadas con las características de la etapa que se vivía. De esta manera, cada autor define al empresario según las características que piensa que mejor pueden representarlo.

En este primer apartado, haremos un análisis de las distintas concepciones del empresario establecidas en la teoría económica de la empresa y, en el segundo, analizaremos cómo es el empresario desde un punto de vista em- pírico.

2.1. El empresario desde el punto de vista teórico

Lectura recomendada Josep M. Veciana Vergés (1980). “Un concepto empírico del empresario”. Banca Catalana.

Lectura recomendada

Lectura recomendada Josep M. Veciana Vergés (1980). “Un concepto empírico del empresario”. Banca Catalana.

Josep M. Veciana Vergés (1980). “Un concepto empírico del empresario”. Banca Catalana. Revista Económica (n. o 56, marzo, pág. 13).

En lo que se refiere a la concepción teórica de empresario, encontramos distintas acepciones y distintos conceptos de empresarios, según los dife- rentes aspectos en los que se centran los autores:

1) En principio debemos advertir que, desde el punto de vista de los eco- nomistas clásicos, como Adam Smith (1723-1790) o David Ricardo (1772- 1823), existe un tratamiento muy superficial de la empresa, pues ésta sólo se considera para dar respuestas de orden macroeconómico, sin tener en cuenta cuestiones de su funcionamiento interno ni el papel de configura- ción que ejerce en ella el empresario. Por lo tanto, la economía clásica sólo destaca la figura del empresario industrial dentro del mundo capitalista, en el cual tiene por única función aportar capital a la empresa. Surge así la primera concepción de empresario como capitalista, que posteriormente fue adoptada por Karl Marx (1818-1883).

, que posteriormente fue adoptada por Karl Marx (1818-1883). Adam Smith es considerado un clásico en

Adam Smith es considerado un clásico en economía.

© FUOC • P00/71006/00143

22

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

2) El primer autor que habla del empresario como de alguien que desem- peña una función dentro de la empresa, más importante que la mera apor- tación de capital es el francés Jean-Baptiste Say (1767-1832). Según este au- tor, el empresario es “aquella persona que combina los factores de producción y cumple así una función específica en la vida económica; el empresario es quien configura la empresa”. Esta concepción la adoptaron más adelante autores como el americano John Bates Clark (1847-1938) y el inglés Alfred Marshall (1842-1938), que empiezan a hablar del empresario como el cuarto factor de producción.

A partir de este momento surge la teoría del empresario-control, según la

cual el empresario es la persona o el equipo de personas que toma las deci- siones estratégicas dentro de la empresa, la mantiene en funcionamiento y

la dirige. El empresario es organizador, director y controlador.

3) Otros autores posteriores consideran que lo que en realidad define al empresario no es la función de director del proceso productivo, sino la in- teriorización de un riesgo. Esta concepción da lugar a la teoría del empre- sario-riesgo, que en un principio desarrolla Richard Cantillon.

Posteriormente, el americano Frank Hynermann Knight (1885-19629) es- tablece, siguiendo esta idea, que el beneficio de la empresa representa el pago por los servicios prestados por quienes asumen el riesgo. Según él, quien asume el riesgo es el empresario, que es quien aporta el capital.

Empresario-riesgo A partir de esta concepción del beneficio, Manuel de Torres establece que la función

Empresario-riesgo

Empresario-riesgo A partir de esta concepción del beneficio, Manuel de Torres establece que la función del

A partir de esta concepción del beneficio, Manuel de Torres establece que la función del empresario consiste en asegurar todas las rentas excepto la suya, ya que acepta dos tipos de riesgo: el riesgo técnico, que es la diferencia entre el rendimiento material esperado y lo que realmente se obtiene, y el riesgo económico, que es el que va unido a las posibles variaciones del valor de la producción.

4) Otra aportación importante, que debemos destacar en esta evolución, es la del austríaco Joseph Alois Schumpeter (1883-1950) que, en 1912, ha- bla de la importancia de la función directiva en el marco de la economía de un país. Surge la teoría del empresario-innovador. Según este autor, los empresarios son “aquellas personas que dirigen la realización de nue- vas combinaciones” y la función empresarial “consiste en identificar y lle- var a cabo nuevas posibilidades en el terreno económico”.

Estas nuevas posibilidades pueden ser:

• introducción de un nuevo bien;

• introducción de un nuevo método de producción;

• abrir un nuevo mercado;

© FUOC • P00/71006/00143

23

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

• la conquista de una nueva fuente de abastecimiento;

• la creación de una nueva organización dentro de una industria.

5) En 1968, el americano Harvey Leibestein introduce el concepto del em- presario-completador y establece que un empresario es una persona o un grupo de personas con cuatro características relevantes:

• son los encargados de conectar distintos mercados;

• son capaces de suplir las deficiencias del mercado, buscando mercado para los productos y tratando de conocer las características de los mer- cados imperfectos;

• son completadores de inputs con capacidad empresarial para motivar a los demás y resolver conflictos, estableciendo contratos a largo plazo que garanticen el buen funcionamiento de la empresa;

• crean o hacen crear unidades transformadoras de inputs.

6) Estos intentos de definición de las características del empresario nos lle- van a la distinción entre empresario y directivo o gerente. Los autores que establecen esta distinción dicen que:

• El empresario es aquella persona que se encarga de la supervivencia de la empresa, es decir, que se encarga de las relaciones entre la empresa y su entorno.

• Para el directivo o gerente, la empresa es un mecanismo que debe mantenerse en funcionamiento. Se ocupa, por lo tanto, del funciona- miento interno de la empresa y del día a día.

2.2. El empresario en la práctica

Desde el punto de vista empírico, la primera explicación de la actividad empresarial se encuentra en la obra de Max Weber (1864-1920) La ética protestante y el espíritu del capitalismo.

Según este autor, la realidad de la actividad empresarial se ve influenciada por los siguientes factores:

empresarial se ve influenciada por los siguientes factores: Max Weber (Erfurt 1864-Munich 1920). Historiador y
Max Weber (Erfurt 1864-Munich 1920). Historiador y sociólogo alemán. Preocupado por la mutua influencia de

Max Weber

Max Weber (Erfurt 1864-Munich 1920). Historiador y sociólogo alemán. Preocupado por la mutua influencia de los

(Erfurt 1864-Munich 1920). Historiador y sociólogo alemán. Preocupado por la mutua influencia de los intereses materiales y sociales, investigó los vínculos existentes entre las ideas religiosas y las conductas, tanto en las sociedades occidentales como en las orientales: en su obra más conocida, La ética protestante y el espíritu del capitalismo (1904-1905), estudió los nexos entre el protestantismo y la génesis del capitalismo.

© FUOC • P00/71006/00143

24

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

• la vocación humana de cumplir su cometido lo mejor posible;

• la noción calvinista de la predestinación;

• la tendencia al ahorro y al castigo del consumo por el consumo.

Sin embargo, lo que se conoce como la teoría empírica del empresario no se empieza a configurar hasta los años sesenta, con las aportaciones de auto- res como David C. McClelland, James C. Collins y David G. Moore, entre otros. Esta teoría establece que el empresario es simplemente la persona que reúne los recursos necesarios para emprender un negocio. Para llevar a cabo esta tarea, el empresario ha de ser una persona:

1) Con una alta motivación para conseguir lo que se propone, si bien, en todo caso, ésta es una condición necesaria, pero no suficiente. Por otra parte, es necesario que tenga capacidad de innovación y que sea capaz de asumir riesgos, pero sin poner en peligro la actividad. También debe tener una responsabilidad individual de sus actos y ser capaz de planificar a lar- go plazo.

2) Con control interno, lo cual significa que debe estar convencido de que aquello que sucede y los resultados de sus acciones dependen en gran medida de su comportamiento, y que, por lo tanto, puede influir en su en- torno.

3) Con unas aptitudes y unos conocimientos determinados, adquiridos principalmente mediante su propia experiencia.

4) Que disponga de cierto capital para iniciar la actividad, ya sea propio, de amigos o de familiares.

5) Que haya vivido un hecho, generalmente negativo, que dé lugar al pro- ceso de creación de la empresa.

6) Con constancia de hechos o pruebas que demuestren que realmente hay posibilidades de crear una empresa.

7) Integrado en una comunidad favorable a la creación de la empresa.

© FUOC • P00/71006/00143

25

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Esta teoría empírica, con la definición de todas estas características, nos lleva a la concepción actual del empresario, que se define por su función directiva, cuyos rasgos más relevantes son la innovación y el liderazgo. El empresario actual constituye la base de la economía de mercado y es quien toma las decisiones, formula las estrategias y, por lo tanto, innova, promueve y administra la actividad empresarial.

© FUOC • P00/71006/00143

26

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

3. La economía de la empresa

3.1. Concepto, contenido y objeto de la economía de la empresa

Antes de entrar en la definición de la economía de la empresa, es preciso establecer un esquema de lo que constituye la base científica de esta disci- plina. En toda ciencia real existen dos posiciones concretas:

• la que considera que el objetivo científico consiste en encontrar expli- caciones satisfactorias para todo aquello que precisa una aclaración;

• la que establece que el verdadero objetivo final de la ciencia es contras- tar “lo que es” con “lo que debe ser”.

Las dos direcciones están representadas en economía de la empresa. Así, podemos distinguir entre:

1) Economía de la empresa explicativa (que da lugar a los enuncia- dos descriptivos).

2) Economía de la empresa normativa (que da lugar a los enuncia- dos prescriptivos).

1) Los enunciados teóricos descriptivos reproducen “lo que son las co- sas”, es decir, se limitan a describir y aclarar una realidad al establecer có- mo se comportan los sujetos económicos. Esto da lugar a la dirección cien- tífica llamada economía pura de la empresa. Si estos enunciados descriptivos se utilizan en la formulación de normas de comportamiento orientadas a que la persona que ha de decidir pueda alcanzar determinados objetivos, surge la economía práctica de la empresa, que permite reproducir “lo que puede ser”, con lo que adquiere un aspecto de pronóstico.

2) Los enunciados prescriptivos se dan dentro del campo normativo, en el que se establece el comportamiento que se considera más apropiado

© FUOC • P00/71006/00143

27

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

dentro de las alternativas posibles. Esta vertiente que procede de la econo- mía práctica de la empresa da lugar a la ciencia política práctica configurado- ra, dentro de la cual se puede distinguir entre dos campos:

a) El normativo práctico, que aporta normas en forma de instrumentos

de medida económica y técnica que definen la política económica de la empresa. Aquí se definen los objetivos empresariales o “lo que debe ser”, y para conseguirlo se sirven de modelos de aclaración y de modelos de deci- sión. Estos modelos son los que dan lugar a la teoría de la decisión.

b) El normativo declarativo, que interpreta el carácter normativo en su

sentido ético original y establece una actuación valorativa subjetiva por parte del investigador. Así surgen los juicios de valor primarios y éticos.

Descripción, aclaración "lo que es"

Descripción, aclaración "lo que es"
Descripción, aclaración "lo que es"
Descripción, aclaración "lo que es"
Economía

Economía

empresa pura

empresa pura
Economía empresa pura
Economía empresa pura

Economía

empresa aplicada

Economía empresa pura Economía empresa aplicada Ciencia explicativa Pronóstico "lo que puede ser"

Ciencia

explicativa

Pronóstico "lo que puede ser"

Pronóstico "lo que puede ser"
Pronóstico "lo que puede ser"
Pronóstico "lo que puede ser"
Economía de la empresa
Economía de la
empresa
"lo que puede ser" Economía de la empresa Normativa práctica "lo que debe ser" (objetivos
Normativa práctica "lo que debe ser" (objetivos empresariales)

Normativa práctica "lo que debe ser" (objetivos empresariales)

Normativa práctica "lo que debe ser" (objetivos empresariales)
Normativa práctica "lo que debe ser" (objetivos empresariales)
Normativa práctica "lo que debe ser" (objetivos empresariales)

Modelos de aclaración Modelos de decisión (Teoría de la decisión)

aclaración Modelos de decisión (Teoría de la decisión) Ciencia político-práctica y configuradora Normativa
aclaración Modelos de decisión (Teoría de la decisión) Ciencia político-práctica y configuradora Normativa

Ciencia

político-práctica y

configuradora

Normativa declarativa confesional "lo que debería ser"

Normativa declarativa confesional "lo que debería ser"

Normativa declarativa confesional "lo que debería ser"
Normativa declarativa confesional "lo que debería ser"
Normativa declarativa confesional "lo que debería ser"

Juicios de valor primarios y éticos

Fuente: Santiago García Echevarría (1974). Economía de la empresa y política económica de la empresa (pág. 150). Madrid.

Aunque la posición dominante en la economía de la empresa establece que la disciplina ha de estar libre de juicios de valor, a menudo el estudio- so necesita exponer de manera clara las posiciones en las que descansan sus afirmaciones. Como consecuencia de ello, en esta disciplina se desa- rrolla toda una problemática alrededor de los juicios de valor. La cuestión principal de esta problemática es establecer si se admiten los juicios de va- lor como componentes de los enunciados científicos.

La introducción de los juicios de valor en la economía de la empresa queda justificada por la idea de que la ciencia económica no se puede limitar a la pura descripción de los fenómenos de la vida económica, sino que tam- bién ha de procurar orientarlos de manera que se alcancen los objetivos fi-

Los juicios de valor Se pueden definir como enunciados o proposiciones no objetivables en los

Los juicios de valor

Los juicios de valor Se pueden definir como enunciados o proposiciones no objetivables en los que

Se pueden definir como enunciados o proposiciones no objetivables en los que se fundan las proposiciones prácticas acerca de lo que debe ser o no debe ser.

© FUOC • P00/71006/00143

28

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

jados. Por esta razón, la ciencia social ha de decir “lo que debe ser” para so- lucionar los problemas originados por el cambio constante existente.

Se puede distinguir entre diferentes valores:

• Explícitos, que son los que se enuncian expresamente al tomar decisio- nes, y latentes, que no están reconocidos plenamente por quienes to- man las decisiones.

• Conceptualizados, es decir, que los juicios de valor pueden reducirse a conceptos, y emocionales, cuando la actitud que adopta quien toma las decisiones sólo se puede explicar como consecuencia de un estado de ánimo o un sentimiento.

Otra clasificación referente a los juicios de valor distingue entre:

• Juicios de valor puros o primarios: cada individuo se manifiesta sobre un tema determinado, económico-empresarial, en este caso. Por lo tan- to, se trata de valoraciones subjetivas cuya veracidad no es demostrable de manera racional.

• Juicios de valor secundarios: surgen cuando, ante una actuación con diferentes alternativas, se deduce la óptima de la valoración de cada una de las alternativas con referencia al objetivo empresarial. Éstos sí son demostrables científicamente, contrastables y comunicables entre sujetos y, por lo tanto, quedarían excluidos de la problemática de los juicios de valor.

Las diversas posiciones sobre la admisión y la no admisión de los juicios de valor primarios dentro de la ciencia económica acaban reduciéndose a dos:

– las que defienden que los juicios de valor primarios no deben considerar- se dentro de la economía de la empresa y que, por lo tanto, el programa científico de la disciplina se ha de reducir a la mera función aclaratoria;

– las que admiten un programa científico más amplio y para las cuales los

juicios de valor primarios ayudan al científico en su función configurado- ra, en la definición de objetivos y de las relaciones entre ellos y en la

búsqueda de soluciones.

!
!

Una vez establecido el contenido de la economía de la empresa, encontra- mos diferentes acepciones de esta disciplina, como:

© FUOC • P00/71006/00143

29

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

– “Una ciencia que estudia la realidad económica de las empresas y que inten-

ta explicar sus actividades y sus funciones, tanto desde la perspectiva de la es- tructura interna y de las actitudes de los elementos que la componen, como desde la óptica de las relaciones que mantiene con su entorno o con los agen- tes económicos y sociales que la integran.” (Eduardo Bueno Campos, 1993)

Lectura recomendada Eduardo Bueno Campos (1993). C urso básico de economía de la empresa. Un

Lectura recomendada

Lectura recomendada Eduardo Bueno Campos (1993). C urso básico de economía de la empresa. Un enfoque

Eduardo Bueno Campos (1993). Curso básico de economía de la empresa. Un enfoque de organización (pág. 121). Madrid: Pirámide.

– “Aquella ciencia que se ocupa de la investigación de los fenómenos eco- nómicos en la empresa.” (Erich Gutenberg, 1972)

Así pues, y siguiendo la concepción de Erich Gutenberg, se puede estable- cer que el objeto de la economía de la empresa lo constituyen los he- chos económicos del quehacer empresarial. La empresa constituye, pues, el objeto de esta disciplina, y precisamente la delimitación del objeto empresa plantea toda una serie de problemas que son los que originan los diferentes planteamientos de la investigación en este campo.

En términos globales, estudiar la economía de la empresa implica estudiar lo que se plantea en el siguiente cuadro:

 

La economía de la empresa

 

Mano de obra

Análisis del personal de la empresa, su remuneración,

 

planificación de las carreras

y

las relaciones humanas en

Teoría

general

de la producción

Materias

Análisis y previsión de los stocks

primas

y

de otros aprovisionamientos

primas y de otros aprovisionamientos

Equipos

Análisis y previsión de las inversiones, de la localización de la empresa y de su dimensión

Teoría de los costes

Necesidades

Teoría financiera

 

de capital

Teoría de la financiación

Fondo de capital

Planificación financiera

Producto o servicio

Análisis de los instrumentos de ventas:

 

• Producto

• Precio

• Comunicación: publicidad y propaganda

Teoría de las ventas

• Distribución

Mercado o mercados

Planificación de ventas

Como se puede ver, se parte de los factores elementales. En primer lugar se analizan y se describen, para después combinarlos (teoría de la produc- ción) y valorarlos (teoría de los costes). En segundo lugar, se estudian las

© FUOC • P00/71006/00143

30

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

necesidades de dinero y su composición (fondo de capital) hasta llegar a las teorías sobre financiación y, por último, las ventas –productos y/o ser- vicios y mercados (clientes)–, sus instrumentos y su planificación.

3.2. Teorías de la empresa

Tras ver que el objeto de la economía de la empresa es la propia empresa, analicemos los diferentes enfoques establecidos de la teoría de la empresa. La base de estas teorías la constituyen las diferentes concepciones de la empresa que hemos visto en el primer apartado.

En primer lugar, habría que destacar el lugar que ocupan las empresas en el conjunto de los diferentes órdenes económicos. Dentro de la economía de mercado y desde un punto de vista macroeconómico, se puede afirmar que la actividad empresarial es la que genera la riqueza de un país y que es- ta riqueza se contabiliza en forma de valor añadido. El valor añadido, se- gún Álvaro Cuervo García, es “la diferencia entre el valor monetario de la producción empresarial y el valor monetario de los bienes y servicios ad- quiridos en otras unidades productivas”.

Lectura recomendada Álvaro Cuervo García (1994). Introducción a la administración de empresas (pág. 26). Madrid:

Lectura recomendada

Lectura recomendada Álvaro Cuervo García (1994). Introducción a la administración de empresas (pág. 26). Madrid:

Álvaro Cuervo García (1994). Introducción a la administración de empresas (pág. 26). Madrid: Civitas.

La empresa consigue este valor añadido transformando las materias pri- mas mediante el trabajo de las personas y el capital productivo del que dis- pone, de manera que su finalidad es la obtención de un producto final de más valor, que sirve a la vez para cubrir las necesidades de los consumido- res finales.

Esta doble actuación de empresas y consumidores finales da lugar al llama- do flujo circular de la renta de un país.

Mercado de bienes y servicios

Bienes y servicios

Mercado de bienes y servicios Bienes y servicios Pagos (Rentas de los factores positivos) Consumidores Empresas

Pagos

Mercado de bienes y servicios Bienes y servicios Pagos (Rentas de los factores positivos) Consumidores Empresas

(Rentas de los factores positivos)

Consumidores

Consumidores

Empresas

Empresas

Factores productivos

Mercado de factores productivos

Flujo circular de la renta

Flujo circular de la renta Los consumidores son demandantes de bienes y servicios en el mercado,

Los consumidores son demandantes de bienes y servicios en el mercado, y, por otra parte, son ofertantes de factores productivos a las empresas en el mercado de factores. Por su parte, las empresas venden sus productos en el mercado de bienes y servicios y demandan los factores de producción que necesitan para producir estos bienes finales al mercado de factores. Así, como se ve en esta figura, se establece un doble flujo monetario (trazo discontinuo) y real (trazo continuo), que es el que da respuesta, dentro de un país, a preguntas como: qué, cómo y para quién se ha de producir.

continuo), que es el que da respuesta, dentro de un país, a preguntas como: qué, cómo

© FUOC • P00/71006/00143

31

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Una vez establecido el lugar de las empresas a nivel agregado, podemos pa- sar a analizar las diferentes formulaciones de la concepción y del funcio- namiento de la empresa que se han realizado. En realidad, la primera for- mulación teórica de la empresa es la propuesta por la microeconomía, que, de hecho, más que formular una teoría de la empresa formula una teoría del mercado. Esta concepción microeconómica de la empresa surge con el enfoque clásico, y más adelante la recogen los neoclásicos.

Posteriormente, y dado lo poco que se contrastan en realidad estas teorías, surgen nuevos enfoques de la empresa, que, de esta manera, se va adaptan- do a la evolución económica.

En resumen, y siguiendo el esquema del profesor Eduardo Bueno Campos, se pueden destacar los siguientes enfoques:

Enfoque económico neoclásico

Teoría de la firma Teoría del mercado

década de los cuarenta

década de los cuarenta

Enfoque administrativo Organización y administración Teoría decisional

Enfoque administrativo Organización y administración Teoría decisional

Enfoque contractual Alternativa al mercado

 
 

década de los sesenta

Enfoque estratégico

Enfoque sistemático Teoría de la organización

Enfoque situacional Teoría de la contingencia

Dirección estratégica

década de los noventa

1) El enfoque neoclásico

Este enfoque de la teoría de la empresa se conoce también con el nombre de “análisis marginal” y se desarrolla desde mediados del siglo XIX hasta las primeras décadas del siglo XX. Sus principales precursores son los econo- mistas Stanley Jevons, Karl Menger, Leon Walras y, posteriormente, Alfred Marshall.

El interés por entender el funcionamiento de los mercados como vía única para determinar los precios según la teoría neoclásica favorece la concep- ción de un modelo de empresa totalmente alejado de la realidad. Según es-

© FUOC • P00/71006/00143

32

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

ta concepción, el único objetivo de la empresa es maximizar sus benefi- cios, y para conseguirlo actúa como si se tratara de un ente individual en un mundo caracterizado por un conocimiento pleno de todos los aspectos esenciales para la toma de decisiones. Esta concepción lleva a la llamada teoría de la firma, que considera que la empresa no es más que un medio que actúa dentro del verdadero motor de la economía, que es el mercado.

En este contexto, los neoclásicos consideran que la empresa se mueve en un mercado de competencia perfecta, que según ellos es un mercado efi- ciente, en el que todos los productos son homogéneos, hay una gran can- tidad de oferentes y demandantes incapaces de influir en los precios, y además la información es perfecta y existe plena libertad de entrada y de salida de las empresas en el mercado. En estas condiciones, las empresas son entidades pasivas, definidas únicamente por su curva de costes, y lo que hacen es observar el precio del mercado y decidir en función de éste la cantidad que han de producir para maximizar sus beneficios.

Según este enfoque, la empresa siempre llega a un equilibrio, aunque no gracias a la existencia de una organización y de un empresario que la diri- ja, sino mediante el propio funcionamiento del mercado eficiente. De esta

manera, a corto plazo la empresa está en equilibrio porque iguala su ingre- so marginal al coste marginal, y a largo plazo, la ausencia de barreras de entrada y de salida asegura la eliminación de los beneficios extraordina-

rios.

!
!

2) El enfoque administrativo

Este enfoque surge como una réplica al anterior por su falta de evidencia empírica, y se inicia con la aportación del americano Herbert A. Simon so- bre el comportamiento administrativo, con la colaboración de James G. March y Richard Michael Cyert, entre otros.

Con este enfoque queda superada la concepción de la empresa pasiva des- de el punto de vista de la teoría de la firma, y se pasa a la concepción mo- derna de la empresa dentro de la teoría de la administración y de la organi- zación, que se apoya en la teoría de la decisión.

Esta teoría establece que la empresa es una organización caracterizada por las relaciones entre los grupos humanos que la forman. Cada uno de estos grupos humanos intentará conseguir unos objetivos mediante la toma de decisiones, de manera que la maximización de su utilidad dará lugar a la maximización de la utilidad de la empresa. Sin embargo, según estos autores

El enfoque administrativo

El enfoque administrativo pone de manifiesto las relaciones entre los grupos humanos que forman la empresa,

pone de manifiesto las relaciones entre los grupos humanos que forman la empresa, de tal manera que al maximizar la utilidad de cada grupo, se maximizará la utilidad de la empresa.

que forman la empresa, de tal manera que al maximizar la utilidad de cada grupo, se

© FUOC • P00/71006/00143

33

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

el comportamiento humano actúa dentro de un esquema de estímulo-res- puesta, por lo que la supervivencia de la organización y la posibilidad de al- canzar sus objetivos serán reales siempre y cuando las compensaciones que reciban estos grupos humanos que forman parte de la empresa sean iguales o superiores a las contribuciones que aportan.

3) El enfoque contractual

Se formula a partir de la teoría de la agencia, según la cual se establece un contrato por el que el agente lleva a cabo algo a cuenta del propietario del factor o principal con delegación de autoridad decisoria. Este enfoque lo inició Ronald H. Coase, seguido por Oliver Eaton Williamson, Robin Ma- rris, Kenneth Joseph Arrow y Steven N.S. Cheung, entre otros.

Si seguimos esta idea, Steven N.S. Cheung establece que la empresa es un contrato entre los propietarios de los factores y que al mismo tiempo esta- blece otros contratos para llevar a cabo sus transacciones en el mercado. Estos contratos dan lugar, dependiendo de los agentes que intervienen en ellos, sus formas de redacción y los efectos que producen entre las partes, a diferentes contratos entre quien da trabajo y quienes reciben el encargo de trabajo, proveedores y clientes, inversionistas y administradores, o, en de- finitiva, entre la empresa y los propietarios de los diversos factores produc- tivos.

4) El enfoque sistemático

Este enfoque va más allá de la consideración de la empresa y establece que ésta es una organización que se comporta como un sistema, formado por un conjunto de elementos relacionados entre sí, que representan un con- junto de inputs y un conjunto de outputs que se explican mediante un pro- ceso de transformación determinado.

Enfoque sistemático

Enfoque sistemático Este enfoque permite describir el funcionamiento y los problemas de la empresa, y destaca

Este enfoque permite describir el funcionamiento y los problemas de la empresa, y destaca como principal rasgo sustantivo las interrelaciones entre sus partes.

y los problemas de la empresa, y destaca como principal rasgo sustantivo las interrelaciones entre sus

En este sentido, las principales características de la empresa como sistema serían:

a) La empresa es un sistema diseñado por el hombre para conseguir sus ob-

jetivos y establece un intercambio constante de recursos con el entorno.

b) Además, la empresa necesita un sistema de retroalimentación que le proporcione la información necesaria para controlar sus desvíos respecto a los objetivos fijados.

© FUOC • P00/71006/00143

34

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

c) Por último, la empresa está integrada en un sistema de orden superior

(entorno) y, a la vez, formada por subsistemas diferentes:

subsistema físico, en el que se da una circulación de valor en unidades fí- sicas entre las unidades operativas de la empresa y su entorno;

subsistema financiero, en el que se da una circulación de valor en unida- des monetarias entre las unidades operativas de la empresa y su entor- no;

subsistema acción-información, en el que se da una circulación de los datos obtenidos en los dos procesos anteriores y en el que estos datos se trans- forman en información (por ejemplo, la contabilidad de la empresa);

subsistema de comunicación, por el que se da una circulación de informa- ción entre los miembros de la organización y la retroalimentación co- rrespondiente;

subsistema de información-decisión, con la finalidad de respaldar la ac- ción futura o tomar decisiones.

5)

El enfoque estratégico

Da lugar a la dirección estratégica, y se empieza a desarrollar a principios de los años sesenta. Destacan autores como H. Igor Ansoff, Alfred Dupont Chandler y Michael E. Porter, entre otros.

Tal como ya se ha visto anteriormente, la empresa es un sistema abierto en una interacción constante con su entorno. Los resultados de las empresas están condicionados por los factores del entorno en el que se mueven, de manera que este entorno puede constituir tanto una fuente de amenazas como una fuente de oportunidades. En el primer caso, la empresa actúa a la defensiva, y en el segundo toma la iniciativa y da lugar a diferentes ac- tuaciones y posibilidades de acción:

Si el entorno se considera

Acciones que hay que emprender

Actitud de la empresa

Decisión

adoptada

   

Retirada

 

Limitación

Defensivas

Limitación

Diplomática

(débil)

Oposición

Apartarse

Adaptarse

Negociar

Combatir

   

Diplomática

Negociar

Anexionar

Oportunidad

Ofensivas

(fuerte)

Integración

© FUOC • P00/71006/00143

35

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

A partir de estas relaciones de la empresa con su entorno surge el concepto

de estrategia, que se basa en cuatro ideas básicas:

a)

es una relación permanente entre la empresa y el entorno;

b)

implica una respuesta a las expectativas del empresario, que se con- cretan en la definición de una finalidad y unos objetivos a largo plazo;

c)

es un modelo de decisión que establece políticas, objetivos a corto plazo y la adecuación de los medios necesarios para cumplir los objetivos generales;

d)

es una solución que combina los efectos positivos (oportunidades) y negativos (amenazas) del entorno con los aspectos positivos (puntos fuertes) y negativos (puntos débiles) que muestra la organización.

El

problema estratégico de la empresa se puede resumir así:

Organización

Puntos fuertes

Puntos débiles

Entorno

Amenazas

Oportunidades

Situaciones

inciertas

Situaciones

negativas

Situaciones

positivas

Situaciones

inciertas

Fuente: Eduardo Bueno Campos (1993). Curso básico de economía de la empresa. Un enfoque de organización (pág. 190). Madrid: Pirámide.

Por otra parte, las diferentes opciones estratégicas que adopta la empresa definen lo que se puede denominar vector de crecimiento de la empresa, que está formado por las combinaciones posibles entre productos y merca- dos actuales y nuevos en los que la empresa puede basar su desarrollo:

Mercados

Actuales

Nuevos

Productos

Actuales

Nuevos

Expansión

del mercado

Búsqueda de

nuevos mercados

Desarrollo de nuevos productos

Diversificación total

Fuente: Eduardo Bueno Campos. Op. cit. (pág. 191).

6) El enfoque situacional

Da lugar a la teoría de la contingencia, y es una subteoría dentro del enfoque sistemático. Pretende poner de relieve el entorno como factor explicativo

© FUOC • P00/71006/00143

36

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

del estudio de la organización. Lo siguen Paul R. Lawrence, Jay William Lorsch y Henry Mintzberg, entre otros.

Establece que son las características ambientales las que realmente condi- cionan las características del diseño de una organización. Estas variables del entorno que condicionan las variables internas se llaman, según estos autores, contingencias.

Las principales contingencias son:

a) La edad y la dimensión: cuanto más antigua y mayor sea una organi-

zación, más formalizado estará su comportamiento, más complejas serán sus tareas, mayor será su división del trabajo y, en general, más tenderá a unidades burocráticas.

b) La propia naturaleza del entorno, que determina estas variables de la

organización:

la predecibilidad del trabajo, cuyas dificultades dependerán de que el entorno sea estable o dinámico;

la comprensión del trabajo, que será más fácil si el entorno es simple que si es complejo, pues en este último caso se necesitarán conocimien- tos más sofisticados;

la diversidad del trabajo, es decir, si el entorno está diversificado porque se atiende a clientes diversos o se fabrican diferentes productos, el tra- bajo de la organización estará más diversificado que si el entorno está integrado;

la velocidad de reacción de la organización, que también vendrá deter- minada por lo hostil que sea el entorno.

c)

El sistema técnico, que hará que la organización tenga que estar más al

día para poderse adaptar al mercado continuamente.

d) El poder en el interior de la organización, que determinará estructuras

organizativas más o menos centralizadas.

e) La moda, que también acaba por determinar la estructura de las organi-

zaciones. En realidad, la implantan quienes tienen el poder.

© FUOC • P00/71006/00143

37

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

3.3. Organización y administración: concepto y contenido

Tras haber visto las diferentes concepciones de la empresa y los diversos enfoques de estudio posibles, fijémonos concretamente en el enfoque ad- ministrativo, que proporciona la base de la teoría de la organización y de la administración.

En primer lugar, dedicaremos un apartado a desarrollar este aspecto más profundamente, pues consideramos que es el que mejor representa el con- cepto de empresa que hemos introducido en el primer apartado de este es- tudio. Por esta razón, todos los planteamientos referentes al estudio em- presarial que se desarrollarán en la UOC seguirán esta línea.

La importancia de las organizaciones formales y de su administración queda patente si se observa la sociedad actual. Las organizaciones modernas están formadas de maneras tan diversas que a veces tienen una presencia implícita en la vida cotidiana. Podemos considerar or- ganizaciones de empresas tan diversas como industrias, entidades financieras, hospitales, congregaciones reli- giosas, etc. En este concepto englobamos, pues, todo el abanico de organizaciones que definíamos en el primer apartado, y que van desde las soluciones totalmente descentralizadas de una economía de mercado, hasta las empresas más centralizadas, pasando por toda una serie de situaciones intermedias.

pasando por toda una serie de situaciones intermedias. El concepto de organización empresarial acoge diferentes

El concepto de organización empresarial acoge diferentes modalidades.

Dejando esto de lado, hay que destacar que los términos administración y organización, aunque no significan lo mismo, son complementarios. Así, se puede decir que la administración de la empresa incluye:

– planificación

– organización

– selección e integración del personal

– dirección

– control

Vemos, pues, que la organización, aunque sea un concepto diferente, no deja de ser una parte de la administración. Aunque más adelante estudia- réis todos estos elementos detalladamente, ahora describiremos estos con- ceptos con una pincelada, lo que nos servirá como introducción al tema:

© FUOC • P00/71006/00143

38

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

1) Las organizaciones se caracterizan por constituir una entidad social, que se puede estudiar a diferentes niveles, según la escala de valores huma- nos que se considere. Así, se puede partir de una perspectiva de microni- vel, en que la organización está formada por una colectividad de indivi- duos o grupos, y de una perspectiva de macronivel, como subconjuntos de comunidades y sociedades.

Todas las variedades posibles de organización, según los sistemas huma- nos que se consideren, se podrían representar así:

Sistemas humanos pequeños y exclusivos

Sistemas humanos grandes e inclusivos

Individuo

Grupo

Organización

Comunidad

Sociedad

Concepción de nivel micro de las organizaciones como conglomerados de individuos y de grupos

Concepción macro de las organizaciones como subconjuntos de la sociedad y la comunidad

Fuente: W. Brown; D. Moberg (1990). Teoría de la organización y la administración. Un enfoque integral (pág. 34). México: Limusa.

Los enfoques de micronivel utilizan la psicología social, las dinámicas de grupo y la teoría de la comunicación, y definen el comportamiento de las

organizaciones.

!
!

Los enfoques de macronivel se basan en la antropología, la sociología, las ciencias políticas y la economía, y dan lugar a la teoría de la organiza- ción, que analiza principalmente las relaciones entre organizaciones y la

estructura de la organización.

!
!

En este estudio nos centraremos en el enfoque de macronivel, según el cual, los principales rasgos de una organización se pueden definir así:

• Una organización es una entidad social relativamente permanente, es decir, está formada por personas.

• Está diseñada con una finalidad, y la mayoría de sus actuaciones está orientada a conseguir esta finalidad u objetivo. Sin embargo, no siem- pre resulta fácil establecer ese objetivo.

Definición de organización Podemos definir la organización como una entidad social, relativamente permanente,

Definición de organización

Definición de organización Podemos definir la organización como una entidad social, relativamente permanente,

Podemos definir la organización como una entidad social, relativamente permanente, caracterizada por una estructura, un comportamiento y una especialización orientados a un mismo objetivo.

• Para poder alcanzar sus objetivos, una organización ha de estar especia- lizada, y principalmente las entidades grandes de alta tecnología y di- versificación considerable.

© FUOC • P00/71006/00143

39

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

• Por último, una organización dispone de unas estructuras o medios regu- larizados para coordinar sus actividades, de manera que las diferentes re- laciones laborales y de autoridad quedan perfectamente definidas.

Estos son los pasos que hay que seguir para conseguir una buena or- ganización:

a) Establecer la estrategia, los objetivos y la política de la empresa.

b) Formular los objetivos secundarios, las directrices políticas y los

planes de apoyo.

c) Identificar y clasificar las actividades necesarias para alcanzarlos.

d) Agrupar esas actividades de acuerdo con los recursos humanos y

materiales disponibles, y buscar la mejor manera de utilizarlos, se-

gún las circunstancias.

e) Asignar a cada grupo de trabajo un directivo con la autoridad (de-

legación) necesaria para supervisar las actividades.

f) Establecer medidas para la coordinación, tanto horizontal (en los

diferentes niveles organizativos) como vertical (coordinación entre las oficinas centrales, las divisiones y los departamentos), mediante relaciones de autoridad y flujos de información.

2) Por otra parte, la tarea de la administración consiste en dirigir los recursos materiales y humanos hacia los objetivos comunes de las organizaciones; por lo tanto, mediante la administración se diseña un ambiente de trabajo que permite alcanzar de una manera eficiente los objetivos seleccionados.

Quienes llevan a cabo las tareas de administración son los gerentes. Como ya hemos comentado, estas tareas incluyen:

• Una planificación destinada a establecer los objetivos que se preten- den y las acciones necesarias para conseguirlos. Ello requiere el estable- cimiento de un proceso de toma de decisiones para seleccionar futuros cursos de acción entre alternativas diferentes.

• Una organización o estructura organizativa bien definida, de acuerdo con los pasos señalados.

• Una selección y una integración del personal para cubrir y mantener cubiertos los puestos de trabajo de la estructura organizativa.

Las tareas de administración

son esenciales en todos los niveles organizativos, y las aptitudes que se requieren para hacer trabajos administrativos varían según el nivel en que nos encontremos. Con estas tareas, todos los gerentes persiguen la creación de un excedente, es decir, conseguir una relación favorable entre inputs y outputs en un período determinado y teniendo en cuenta una calidad determinada. Para conseguirlo se deben combinar estos dos elementos:

– eficacia, es decir, la

consecución de los objetivos;

– eficiencia, es decir, la

utilización del mínimo de recursos.

© FUOC • P00/71006/00143

40

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

• Una dirección que influya en las personas para que contribuyan a al- canzar los hitos marcados por la organización y para el grupo.

• Un control para la valoración y la corrección de las actividades de los subordinados que asegure que los resultados se obtienen tal y como se había planificado.

Tres ejemplos de principios de administración

Los cuatro principios fundamentales de la administración científica de Frederick W. Taylor (1911)

Primero: desarrolla, para cada elemento de trabajo del obrero, una ciencia que reemplaza los antiguos métodos empíricos.

Segundo: selecciona científicamente y después instruye, enseña y forma al obrero, mien- tras que, en el pasado, éste elegía su oficio y se instruía por sí solo lo mejor que podía, dentro de sus posibilidades.

Tercero: coopera cordialmente con los obreros para que todo el trabajo se realice siguien- do los principios científicos que se aplican.

Cuarto: distribuye equitativamente el trabajo y la responsabilidad entre la administración

y los obreros. La administración asume todo el trabajo que excede la capacidad de los

obreros, mientras que en el pasado se les confiaba casi todo el trabajo y la mayor parte de

la responsabilidad.

F.W. Taylor; H. Fayol (1981). Principios de la administración científica. Administración indus- trial y general (pág. 29). Buenos Aires: El Ateneo.

Principios de administración de Henri Fayol (1916)

1) División del trabajo para producir más y mejor con el mismo esfuerzo.

2) Autoridad y responsabilidad. No hay autoridad sin responsabilidad.

3) Disciplina, que consiste en la obediencia, la asiduidad, la actividad, la presencia y las señales exteriores de respeto realizados de conformidad con las convenciones estableci- das entre la empresa y sus agentes.

4) Unidad de mando: para la ejecución de un acto cualquiera, un agente ha de recibir ór- denes de un solo jefe.

5) Unidad de dirección: un solo jefe y un solo programa para un conjunto de operaciones que tienden a un mismo fin.

6) Subordinación del interés particular al interés general.

7) Remuneración del personal: ha de ser equitativa y, dentro de lo posible, resultar satis- factoria tanto para el personal como para la empresa, para quien proporciona el trabajo y para el empleado.

8) Centralización: el asunto de la centralización o la descentralización es una simple cuestión de medida. Se trata únicamente de encontrar el límite favorable para la empresa.

9) Jerarquía: jefes que van desde la autoridad superior hasta los agentes inferiores.

10) Orden. Material: Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio. Social: un sitio para cada persona y cada persona en su sitio.

11) Equidad: la equidad debe ser el resultado de la combinación de la benevolencia con la justicia.

12) Estabilidad del personal: una persona necesita tiempo para iniciarse en una función nueva, para llegar a ejercerla bien y para ser promocionada en caso de que tenga las apti- tudes necesarias para ello. Este principio es, como todos los demás, una cuestión de me- dida.

© FUOC • P00/71006/00143

41

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

13) Iniciativa: posibilidad de concebir, proponer y ejecutar. En igualdad de circunstan- cias, un jefe que sabe inspirar la iniciativa entre el personal es infinitamente superior a otro que no lo sabe hacer.

14) Unión entre el personal: la armonía y la unión entre el personal de una empresa cons- tituyen una gran fuerza para la empresa.

F.W. Taylor; H. Fayol (1981). Principios de la administración científica. Administración indus- trial y general (págs. 124-151). Buenos Aires: El Ateneo.

El cuadro administrativo burocrático (de Max Weber, 1922)

La totalidad del cuadro administrativo se compone, en el de tipo más puro, de funciona- rios individuales (“monocracia”) frente a “colegialidad”, que:

1) Son personalmente libres y se deben únicamente a los deberes objetivos de sus cargos.

2) Están organizados en una jerarquía administrativa rigurosa.

3) Tienen competencias rigurosamente fijadas.

4) Obran en virtud de un contrato, o sea (en principio), sobre la base de la libre elección.

5) Obran según la cualificación profesional que fundamenta su nombramiento –en el caso más racional, mediante unas pruebas determinadas o el diploma que certifica su cualifi- cación.

6) Reciben una retribución en dinero con sueldos fijos, con derecho a pensión la mayor parte de las veces; siempre son revocables a instancias del propio funcionario y en cir- cunstancias determinadas (en particular en los establecimientos privados), y también pueden ser revocados por parte de quien manda; su retribución se gradúa en primer lugar de acuerdo con el rango jerárquico, después según la responsabilidad del cargo y, en ge- neral, según el principio de la “dignidad estamental”.

7) Ejercen su cargo como profesión única o principal.

8) Tienen ante sí una “carrera” o una “perspectiva” de ascensos o avances por los años de ejercicio, o por sus servicios, o por las dos cosas, según el criterio de sus superiores.

9) Trabajan completamente separados de los medios administrativos y sin apropiación de su cargo.

10) Están sometidos a una disciplina rigurosa y a la vigilancia administrativa.

Max Weber (1984). Economía y sociedad. Esbozo de sociología comprensiva. México: Fondo de Cultura Económica.

3.4. De la toma de decisiones y la creatividad

Con todo el análisis que hemos hecho hasta ahora, se pone de manifiesto la problemática de la toma de decisiones para decidir las diversas acciones que deben emprenderse dentro de la organización. Quienes adoptan las decisiones son las personas que actúan dentro de la empresa. Hay que de- cir que no todas las decisiones que se toman tienen la misma importancia, sino que algunas son más relevantes que otras. Ahora bien, en ocasiones se toman decisiones de manera intuitiva, mientras que otras son consecuen- cia de todo un proceso de estudio y planificación. En estas últimas se cen- tra la economía de la empresa. Sin embargo, tomar decisiones no es una tarea fácil. La persona que ha de hacerlo se encuentra con la problemática de alternativas diferentes con resultados distintos. El principal problema

© FUOC • P00/71006/00143

42

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

del ente decisorio está relacionado con la información disponible en cada momento: en función del conocimiento de esta información podrá obte- ner mejores o peores resultados.

En cualquier caso, en la mayoría de los ámbitos, las personas que toman decisiones utilizan la creatividad para reducir el riesgo y la incertidumbre en la toma de decisiones. Se podría definir la creatividad como:

“la capacidad de encontrar una relación entre elementos diferentes que antes no estaban relacionados y que se pone de manifiesto en forma de un nuevo esquema de pensamien- to, que genera un nuevo elemento, una nueva experiencia, una nueva idea o un nuevo producto”.

Eduard Resbier i Grabulós; Josep Miquel Rodríguez Batallé (pág. 18).

La creatividad se puede enseñar, pero sólo se puede optimizar cuando la persona o la organización la asumen como una forma de comportamiento

y como una parte integrada en un proceso general de resolución de proble-

mas, personal y/o empresarial.

Así pues, se pueden definir dos maneras de enfrentarse a un problema:

1) Ante un problema se establece una fase de estudio y de recopilación de información, tras la cual se empiezan a establecer hipótesis e ideas y se eli- minan las que no se ajustan a la solución. Este proceso es el más extendido

y resuelve problemas mediante soluciones preconcebidas, tópicas y váli-

das para situaciones pasadas.

2) Una alternativa más creativa consiste en generar tantas ideas como sea posible, sin evaluarlas, y sopesarlas a continuación, tras haber conseguido un número de alternativas lo suficientemente grande, hasta encontrar la más adecuada según el criterio de quien tiene poder de decidir. Esta mane- ra de actuar implica aceptar soluciones de manera abierta, sin influencias anteriores. La separación entre la producción de ideas, sin valorarlas, y la fase posterior, de evaluación, resulta fundamental si se quiere trabajar con un método de resolución de problemas innovador y creativo.

Sin embargo, hay toda una serie de obstáculos de distinto tipo que pueden frenar la creatividad:

Obstáculos de tipo emocional: a veces, las ideas que a prime- ra vista parecen ridículas pueden llegar a ser creativas.

Obstáculos de tipo racional: se presentan cuando se da priori- dad a las normas sociales que inhiben los procesos creativos.

Problema Idea Evaluación Solución
Problema
Idea
Evaluación
Solución
Problema Idea 1 Idea 2 Idea 3 Idea n Evaluación Solución
Problema
Idea 1
Idea 2
Idea 3
Idea n
Evaluación
Solución

© FUOC • P00/71006/00143

43

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Obstáculos relacionados con la conducta: una persona que constan- temente es castigada cuando da ideas (por ejemplo, con el ridículo), en una situación creativa tenderá a retraerse y renunciará a crear.

Las técnicas creativas están diseñadas para conseguir que los obstáculos de este tipo se reduzcan todo lo posible. Mencionaremos, de forma resu- mida, algunas técnicas creativas:

Técnicas de reestructuración: favorecen la sistematización y el análisis de los componentes del sistema.

Técnicas de redefinición: permiten encontrar perspectivas y formas nuevas para enfrentarse a un problema.

Técnicas propiamente creativas: se aplican para producir ideas, tanto en cantidad como en calidad. Las más conocidas son la lluvia de ideas –brainstorming– y la sinéctica. La lluvia de ideas consiste en anotar o grabar ideas en una cassette o en una cinta de vídeo, para que posterior- mente las evalúen personas que no hayan participado en el grupo crea- tivo. La sinéctica es un método de búsqueda de ideas en grupo, con la posibilidad de introducir un tema ajeno al que se explora. Utiliza diver- sas subtécnicas, como metáforas, analogías, identificaciones, etc., y es necesario un entrenamiento por parte del grupo, tanto en lo refe- rente al aspecto de la creatividad como en lo que respecta al trabajo en equipo.

© FUOC • P00/71006/00143

44

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

4. La responsabilidad social de la empresa

En el desarrollo de sus funciones, la empresa se proyecta más allá de ella mis- ma e incide en todo el sistema social que la rodea. Esto ha desencadenado, en los últimos años, toda una serie de actitudes respecto a las empresas, proce- dentes de los clientes, de los trabajadores, del Gobierno y de la comunidad en general. El principal motivo de esta preocupación reside en la creencia de que el bienestar conseguido en los últimos años mediante la tecnología no se puede garantizar para el futuro, ya que la tecnología actual puede generar condiciones adversas para subsistir en un futuro y, por lo tanto, hay que pre- servar los recursos naturales, que están en peligro constante.

Todo esto da lugar a nuevos planteamientos, tanto por parte del Gobierno, que somete a las empresas a nuevas regulaciones, como por parte de las propias empresas en la revisión de sus objetivos –si bien hasta ahora el objetivo princi- pal de la empresa era conseguir el beneficio máximo, ahora se plantea otros ob- jetivos, como prestar un servicio a la sociedad o sobrevivir a largo plazo.

Esta incidencia de la empresa en la sociedad que la rodea es cada vez más manifiesta, y ha dado lugar a la realización de estudios sobre la responsa-

bilidad social de la empresa. La definición de esta responsabilidad impli- ca precisar actitudes diferentes ante el papel de la empresa en la sociedad

!
!

actual. Se pueden destacar diversas posturas:

La preservación…

La preservación… de los recursos naturales es una de las preocupaciones actuales que han ocasionado críticas

de los recursos naturales es una de las preocupaciones actuales que han ocasionado críticas sobre el desarrollo de la tecnología, y ha dado lugar a que se considere cuál es la responsabilidad social de la empresa.

el desarrollo de la tecnología, y ha dado lugar a que se considere cuál es la

1) Según Milton Friedman, una empresa cumple socialmente con el en- torno cuando cumple sus objetivos económicos. De esta manera, se trasla- da la responsabilidad social al entorno de la empresa, que, según este au- tor, es el que ha de marcar las reglas del juego, de manera que la única responsabilidad de la empresa será la utilización de los recursos con el fin de generar un beneficio. Lo único que debe hacer el empresario es actuar de acuerdo con la ética y las costumbres sociales.

2) Thomas J. Watson establece que hay una cuarta fuerza en las relaciones empresa-trabajadores-Estado, que es la sociedad en general (el público), de manera que la empresa tiene que aceptar y reconocer la existencia de dere-

© FUOC • P00/71006/00143

45

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

chos y exigencias de los diferentes miembros de esta sociedad (consumi- dores, ecologistas, etc.).

3) Según Peter F. Drucker, los gerentes de las empresas son los que tienen

la responsabilidad social de que cualquier cosa que sea por el bien común se convierta en el propio interés de la empresa.

4) Davis y Blomstrom consideran que la responsabilidad social de la em-

presa empieza en el propio individuo, de manera que cada persona ha de considerar los efectos de sus decisiones y de sus acciones en el sistema so- cial.

5) John Hargreaves y Jan Dauman definen tres niveles de responsabili-

dad social de la empresa:

a) Por una parte, existen unas responsabilidades básicas derivadas de la

propia existencia de la empresa: pagar impuestos, cumplir la ley, etc.

b) En segundo lugar, la empresa tiene unas responsabilidades organizati-

vas, derivadas de su relación con todos los afectados directamente por su

actividad: contaminación, secreto bancario, etc.

c) Por último, la empresa tiene unas responsabilidades sociales con el

mundo que la rodea, gracias al cual sobrevive, opera y desarrolla sus activi- dades.

Una vez aceptada la existencia de una responsabilidad social por parte de la empresa, es preciso pasar a analizar si realmente existe una demanda so- cial de esta responsabilidad, y qué respuestas obtiene.

Las respuestas a las demandas se pueden clasificar en dos categorías:

• Respuestas procedentes del campo científico, en forma de modelos y de recomendaciones mediante trabajos, estudios e investigaciones de todo tipo que se han llevado a cabo sobre el tema.

• Respuestas del Gobierno en forma de exigencias legales a las empresas, tanto de información como de cumplimiento de determinadas nor- mas, y en ocasiones incluso en forma de auténticos códigos de conduc- ta relacionados con estos temas.

Demandantes

Los demandantes potenciales de información sobre la actuación social de las empresas se pueden esquematizar así:

– Demandantes internos: la

propia dirección de la empresa, departamentos específicos, trabajadores, grupos sindicales, etc.

– Demandantes externos:

tanto si están directamente relacionados con la empresa –inversores, accionistas, clientes, proveedores, etc.–, como con el Gobierno –oficinas de protección del medio ambiente, ayuntamientos, etc.–, algunos grupos públicos relacionados y otros demandantes en general, como investigadores, profesores, etc.

La responsabilidad social de la empresa influye en las áreas de:

© FUOC • P00/71006/00143

46

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Producción, que se ve afectada por toda una normativa referente a las características internas del producto –calidad, seguridad, diseño, etc.– y también por lo referente al impacto del producto en el entorno, las condiciones de embalaje, etc.

Marketing, que ha de cumplir normativas de publicidad, como dar una información verdadera, ayudar al consumidor, ofrecer precios estables, etc.

Formación y aprendizaje, que obliga a las empresas a realizar toda una serie de gastos en programas de formación de los empleados, a conce- der permisos por estudios, etc.

Control del entorno, ya que las empresas deben medir la polución que causan y dedicar recursos a controlarla; igualmente, han de medir el impacto de los nuevos productos, envases, etc. sobre el entorno.

Seguridad y salud, ya que las empresas han de realizar inversiones en seguridad en los lugares de trabajo, deben practicar revisiones médicas, encargarse de la asistencia y las prestaciones sanitarias, etc.

Obra cultural, en forma de contribución, por parte de las empresas, a obras culturales y benéficas.

El estudio de la responsabilidad social de la empresa da lugar a la pregunta de cómo se ha de evaluar realmente la actuación social. Esta pregunta lleva al concepto de lo que se ha denominado auditoría social, término que surge,

por primera vez, en los años cincuenta, aportado por Howard R. Bowen.

!
!

En relación con todo lo que hemos dicho antes, se pueden distinguir dos tipos de auditoría social:

• La que exige el Gobierno, como el control de la contaminación, están- dares sobre las oportunidades de trabajo, etc.

• Las que lleva a cabo la empresa de manera voluntaria.

Por último, hay que señalar que la determinación de unas relaciones apro- piadas entre las organizaciones y la sociedad no es una tarea fácil, por lo que se pueden presentar, y de hecho se presentan, argumentos a favor y en contra de esta consideración social por parte de la empresa. Sin embargo, muchas empresas realizan esfuerzos importantes orientados a establecer un ambiente favorable para las personas, los negocios y la sociedad.

La auditoría social…

La auditoría social… se define como “un compromiso de evaluación sistemática y presentación de informes de

se define como “un compromiso de evaluación sistemática y presentación de informes de algún campo significativo y definible de las actividades de la organización que tenga repercusiones sociales”.

de algún campo significativo y definible de las actividades de la organización que tenga repercusiones sociales”.
Lectura recomendada Harold Koontz; Heinz Weihrich (1991). Elementos de administración (4. a ed., pág. 35).

Lectura recomendada

Lectura recomendada Harold Koontz; Heinz Weihrich (1991). Elementos de administración (4. a ed., pág. 35).

Harold Koontz; Heinz Weihrich (1991). Elementos de administración (4. a ed., pág. 35). México: McGraw-Hill Interamericana.

© FUOC • P00/71006/00143

47

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Resumen

Hasta aquí se ha hecho una introducción a la organización y administra- ción de empresas (nombre que recibe, según el plan de estudios que sigue las directrices ministeriales, esta parte del conocimiento más general sobre las empresas).

Se han estudiado los conceptos de empresa, empresario, valoración, orga- nización y administración, así como la evolución histórica y las teorías y enfoques principales, además de algunos conceptos básicos de creatividad y responsabilidad social de la empresa.

Ahora ya estáis en condiciones de asimilar las ideas básicas de la asignatura.

Empresario (persona o personas) Empresa (organización) V A Economía de la empresa (ciencia social) L
Empresario (persona o personas)
Empresa (organización)
V
A
Economía de la empresa
(ciencia social)
L
O
R
Teorías
Organización y administración
Creatividad
A
(instrumentos)
C
I
Ó
Responsabilidad social de la empresa
N

© FUOC • P00/71006/00143

48

Concepto, contenido y objeto de la administración de empresas

Actividades

Actividades básicas

1. Desarrollad brevemente un comentario de media página, y dad vuestra opinión sobre los

argumentos a favor y en contra de la participación de las empresas en cuestiones sociales tal como se exponen en esta unidad didáctica.

2. Visitad a algún empresario que conozcáis y tratad de identificar sus características más im-

portantes y relacionarlas con lo que habéis estudiado.

3. Buscad una noticia en un diario económico sobre algún tema relevante del mundo empre-

sarial relacionado con lo que habéis aprendido en esta unidad didáctica, y escribid un co- mentario de una página.

Actividades de aplicación

1. La empresa Autolasa, dedicada a la fabricación de piezas de recambio para motores de co-

che, analiza sus datos de funcionamiento durante los dos últimos años. El estudio suscita una discusión entre el director de la fábrica y el director financiero: el primero está conven- cido de que la empresa funciona mejor este año, mientras que el segundo afirma todo lo contrario. Se dispone de los siguientes datos:

 

Año pasado

Año actual

Producción en unidades físicas

20.000.000

22.000.000

Unidades físicas vendidas

19.000.000

20.000.000

Precio unitario de venta

500

550

Número de horas/trabajador trabajadas

600

600

Plantilla productiva

2.750

2.800

Resto de la plantilla

320

330

Número de horas/máquina trabajadas

1.000

1.000

Número de máquinas en funcionamiento

280

290

Salarios pagados

6.600.000.000

7.100.000.000

Amortizaciones

230.000.000

500.000.000

Otros gastos

900.000.000

2.000.000.000

Capital de la empresa

3.000.000.000

3.000.000.000

Activo total de la empresa

12.000.000.000

12.000.000.000

Por otra parte, la empresa se está planteando la posibilidad de adquirir una nueva máquina más moderna para conseguir que la calidad de sus productos sea mejor, ante la posibilidad de la futura implantación de empresas japonesas en el sector. Además, un estudio exhaustivo del mercado hace que se prevea un aumento considerable de la demanda de coches para los próximos años, durante los cuales se espera una etapa de expansión económica. Tras analizar las diferentes posibilidades, está indecisa entre dos ofertas, una de la empresa Metalsa y otra de la empresa extranjera Delphi, SA, que presentamos en los siguientes datos:

Concepto

Metalsa

Delphi, SA

Coste de adquisición de la máquina

50.000.000

40.000.000

Costes de mantenimiento

– dos primeros años

1.700.000

1.450.000

– años tercero y cuarto

1.950.000

1.200.000

– resto de los años

1.100.000

Capacidad productiva

300 unidades/día

250 unidades/día

Coste directo unitario

450

500

Duración del equipo

4 años

5 años

Valor residual

1.700.000

1.800.000

<