Acreditada   por el Consejo de Educación en Trabajo Social

  Escuela Graduada de Trabajo Social Beatriz Lassalle

Propuesta de acciones inmediatas hacia la reforma universitaria Escuela Graduada de Trabajo Social Beatriz Lassalle El siguiente trabajo es una presentación resumida de los trabajos realizados por el Grupo de Trabajo de Reforma Universitaria (GTRU). El grupo decidió que se adelantara una versión corta que recogiera puntos de convergencias y acciones que se deben tomar de inmediato. Éstas, como una manera de iniciar con acciones Escuela Graduada de Trabajo Social Beatriz Lassalle concertadas una reforma universitaria. Nuestro esfuerzo pretende contar con el Escuela Graduada de Trabajo Social Beatriz Lassalle respaldo de los docentes, estudiantes, personal no docente y comunidad. Entendemos que hay medidas que implican cambios en la Ley Universitaria, políticas y prácticas institucionales. A través de la discusión y la gestión de cambios se espera lograr entendidos en la cultura universitaria y las alianzas con diversos sectores comunitarios que acompañen los nuevos caminos de la Universidad para Puerto Rico. El Grupo de Trabajo de Reforma Universitaria (GTRU) se constituyó en el año académico 2010-2011. El mismo fue el resultado de un llamado a retomar discusiones en torno a los asuntos que atañen la Universidad de Puerto Rico. Previamente, se habían llevado a cabo varios foros en diversas facultades y organizaciones universitarias. Se convocaron universitarios de diversos sectores: facultad, estudiantes y personal no-docente. A ellos se han unido personas de diversas organizaciones comunitarias. El GTRU se ubicó en el Instituto de Política Social de la Escuela Graduada de Trabajo Social. Colaboran miembros de las facultades de Ciencias Sociales y Estudios Generales. Han recibido las contribuciones de la APPU, representantes estudiantiles, de la HEEND, lideres comunitarios, y de docentes del sistema universitario y colegas jubilados. El GTRU produjo el documento Algunos elementos esenciales de un proyecto de reforma para la universidad de Puerto Rico. El mismo sirve el propósito de identificar acuerdos sobre aquellos elementos indispensables para la construcción de una universidad pública accesible, plural y democrática en diálogo con sociedad
Apartado Postal 23345 - San Juan PR 00931-3345 Tel. (787) 764-0000 ext. 2218 / Fax (787) 772-1482 / E-mail: egtsbl@uprrp.edu Patrono con Igualdad de Oportunidades en el Empleo M/M/I

civil, gobierno, y las instituciones privadas de educación superior. Partes del mismo se presentó en varios foros. El mismo se distribuyó entre colegas y comunidad. El documento fue tema de discusión en sesiones de mesas redondas que se llevaron a cabo los días del 30 de marzo y 20 de abril del 2012. Estas mesas se organizaron para recibir reacciones y recomendaciones a nuestro trabajo y su documento. Las discusiones en mesas tuvieron como punto de partida un deponente que presentó un trabajo sobre el tema asignado. Se convocaron personas de diversos sectores entre ellos: docentes y no-docentes de la Universidad de Puerto Rico, Organizaciones de comunidades de base, CAPEDCOM, Jubilados del Sistema UPR, sector sindical, organizaciones estudiantiles de la UPR, entre otros. Las mesas lograron la participación de más de 60 personas con trabajos, reflexiones y colaboraciones en torno a los siguientes temas relacionados a la reforma universitaria: • • • • • • • • • • Misión y visión Evaluación y rendición de cuentas Acceso y egreso de la U.P.R. Generación y divulgación de conocimiento Pertinencia de universidad pública Continuo de la educación Participación, estructura administrativa y negociación colectiva Cultura institucional, evaluación y rendición de cuentas Autonomía y des-politización Fortalecimiento recursos financieros

Luego de las discusiones en las mesas, identificamos los puntos de coincidencia con nuestro documento base. Los mismos fueron los siguientes: 1. Una re-afirmación del pacto social del gobierno de Puerto Rico con la educación universitaria: -su misión y compromiso social con una universidad pública para la producción de conocimiento para la formación de profesionales, líderes y artistas y la transformación social -una educación universitaria accesible sensible a las diferencias de las poblaciones 2. Reafirmar la autonomía universitaria protegiéndola de los vaivenes políticos partidistas y asignando los fondos para que pueda cumplir con su misión. 3. Fortalecer una universidad para Puerto Rico.
2

4. Una universidad sensible a su entorno comprometida en una relación dialógica con la comunidad. 5. Reafirmar la función formativa de la UPR para producir nuevos actores del conocimiento dentro y fuera de sus murallas. 6. Reafirmar la misión de servicio. 7. Fortalecer la capacidad de anticipar problemas y proponer alternativas. 8. Reafirmar la libertad de cátedra y su carácter crítico. 9. Un gobierno democrático que reconoce e incorpora las disidencias en las decisiones. 10. Libertad de expresión en todos los niveles y espacios universitarios. 11. Administración transparente y descentralizada. 12. Organización horizontal y participativa, respetando lo particular de sus unidades. 13. Rendición de cuentas en todos los niveles. 14. Ampliar los espacios deliberativos para facultad, personal administrativo y estudiantes. 15. Autonomía política y fiscal. 16. Ampliar y fortalecer alianzas con diversos sectores de la sociedad. 17. Fomentar la participación ciudadana en sus diversas expresiones. A partir de estas convergencias se procedió a elaborar aquellos temas que consideramos urgentes. Estos son: el proceso de nombramientos de las autoridades universitarias, rescate de fondos y búsqueda de alternativas, aumentar los cupos de admisiones, des-centralización administrativa y fomentar cultura administrativa democrática, rescate de los espacios y tiempos de expresión.

3

Autonomía La autonomía universitaria comprende la capacidad para auto-gobernarse y establecer las normas para su funcionamiento. En función de la producción de conocimiento se caracteriza, entre otros, por: • la independencia de intervenciones indebidas y presiones políticopartidistas; • la libertad de cátedra: independencia filosófica, libertad de enseñar, divulgar e investigar; • el espacio para la ciencia y el análisis crítico, en un ambiente de apertura, debate y tolerancia que promueva el diálogo, la crítica y la reflexión; • la participación estudiantil, facultativa y del personal no docente en todas los procesos decisorios de gobierno institucional, así como su máxima representación; • la misión social: creación de conocimientos y formación académica de alta calidad al servicio de la sociedad, incluyendo el desarrollo del país. La Conferencia Mundial de Educación Superior de la UNESCO (2009), al reconocer la importancia crucial del sector terciario de la educación, reconoció también la centralidad de la autonomía institucional para el desempeño de su función social. El preámbulo de su Declaración establece lo siguiente: "La educación superior en tanto bien público e imperativo estratégico para todos los niveles educativos y base de la investigación, la innovación y la creatividad debe ser asumida con responsabilidad y apoyo financiero por parte de todos los gobiernos." En su sección 1.3, el documento destaca la autonomía institucional, conjuntamente con la libertad de cátedra, como contexto indispensable para la consecución de la misión de la educación superior. Acciones sugeridas: 1- Enmendar la Ley a los efectos de que los nombramientos de las autoridades universitarias se distancien de la figura del gobernador y partidos político en el poder. 2- Ampliar los espacios de participación y representación de los diversos sectores en los foros decisorios universitarios. 3-La distribución de los recursos deberán reflejar la variedad de saberes humanos.

4

Aspectos financieros Por muchas décadas la UPR fue una prioridad en la asignación de fondos públicos en Puerto Rico y aunque estuviéramos en épocas de contracción económica el Estado tomaba las previsiones para asegurar que los fondos de la Institución no se redujeran, por la importancia que el país le asignaba para su progreso y bienestar. Veamos, a modo de ejemplo, lo que expresaba, en 1959, el Director del Negociado de Presupuesto del Estado Libre Asociado de Puerto Rico: “Una buena parte de los recursos económicos del país se ha destinado a las actividades docentes de nuestra Universidad...La UPR ha tenido un trato presupuestario preferente. Así ha sido siempre... ...Con motivo del efecto que la contracción económica tuvo en PR ha sido necesario requerir de las distintas agencias del gobierno que reduzcan los gastos de financiamiento. Pero a la Universidad, contrario al resto, no se le ha requerido que participe en el esfuerzo de hacer gastos por una cantidad menor a las asignaciones.” (Énfasis añadido) Lo mismo se expresó mediante la Ley # 2 de 1966 a la que hemos hecho referencia antes: “La función pública de la educación ha recibido en las pasadas dos décadas un trato presupuestario preferente en el conjunto de las necesidades públicas por la importancia que le ha señalado reiteradamente nuestro pueblo. La educación ha sido y continuará siendo uno de los puntales claves en la reestructuración de la vida social, cultural y económica del país…Constituye un elemento esencial de ese propósito el ampliar la autonomía universitaria en su aspecto fiscal y aumentar sus recursos, de tal manera que la excelencia de la educación universitaria y la expansión de las oportunidades para ella, guarden una adecuada relación en orden al crecimiento integral de la Universidad…” (Énfasis añadido). Como puede apreciarse la crisis fiscal por la que atraviesa la UPR en estos momentos se debe a un conjunto de decisiones que se han venido tomando desde el ejecutivo y la legislatura a través de los años -particularmente en los últimos- y que lesionan el principio de autonomía fiscal de la UPR que fuera promulgado en la Ley Núm. 2 del 20 de enero de 1966, aún vigente, como complemento esencial de la nueva Ley Universitaria (Ley Núm. 1 de ese mismo día). La erosión de la base de la que se calcula el 9.6% ha sido un problema recurrente, agravándose en varias épocas: 1) 1992 con la creación del CRIM ($70 millones anuales menos), 2) 1997 con el desvío de las recaudaciones por el impuesto al petróleo crudo a dos fondos especiales para La Autoridad de Carreteras y para la AMA ($13 millones anuales menos, 3) 1999 por medio de la Ley de Oportunidades Educativas que eliminó el
5

Fondo Educacional, 4) 2007 creación de IVU ($52 millones anuales menos, 5) 2009 por la Ley Núm. 7 ($41 millones anuales menos). Además de esto habría que añadir el asunto de las exenciones contributivas y el impacto de la reducción en el número de los contribuyentes, producto de los despidos tanto en el sector público como en el privado, en las recaudaciones del fondo general del que se calcula lo que le corresponde a la UPR. Acciones sugeridas 1-Resaltar al país la importancia de fortalecer el carácter de bien público de la Institución. 2-Se valore la incidencia positiva que tiene la UPR en todo el sistema educativo del país y que la limitación de sus recursos fiscales tiene un efecto adverso en todo ese sistema, incluyendo a las Instituciones de Educación Superior Privadas. 3-Entender que aumentar los costos de estudio en la UPR para allegar más fondos provenientes de la Beca Pell, no es sensato ni realista. (Las discusiones en el Congreso de los EEUU indican que este programa sufrirá de una reducción en sus fondos, o al menos un estancamiento.) 4-Mejorar significativamente los servicios que se le brindan a sus estudiantes y a todo el país. 5-Promover un modelo de empresas universitarias de tipo cooperativista importantes: Proveer bienes y servicios a los estudiantes y toda la comunidad, al bajo costo (más bajo que el mercado correspondiente) y de buena calidad; y a la vez generen ingresos para la UPR. 6-Establecer mecanismos ágiles y efectivos para el cobro de las deudas contraídas con la UPR para evitar colocarlas como cuentas incobrables, las que se estiman en más de $100 millones en los últimos años. 7-No permitir que las decisiones político-partidistas comprometan los recursos de la Institución ni reduzcan su base de ingresos. 8-Se tome efectivamente en consideración las necesidades del personal jubilado. 9-Considerar la exigencia de servicio comunitario a los egresados de la UPR. Esto ayudaría a que nuestro pueblo pueda concebir a la Universidad como lo que es: una inversión para mejorar el presente y futuro del país. Como se puede apreciar, existe una relación sumamente estrecha entre la financiación de la UPR y la Autonomía Universitaria. Es por eso que se requiere de un proceso de reforma que incremente significativamente a la segunda, para poder
6

fortalecer a la primera. Entendemos que el devenir histórico del financiamiento de la UPR en las pasadas décadas ha impedido que la Institución cumpla con los propios objetivos establecidos en la Ley de 1966, aún vigentes, de “proveer una educación de calidad al menor costo posible al estudiante.” Acceso La Universidad de Puerto Rico es un bien público e imperativo estratégico para todos los niveles de educación y base de la investigación, la innovación y la creatividad. Debe ser asumida con responsabilidad y apoyo financiero por el gobierno. La UPR debe constituirse en la líder para aumentar el acceso de estudiantes pobres a la universidad, así como a su graduación. El objetivo debe ser la participación, retención y culminación exitosa, así como asegurar el bienestar estudiantil con el financiamiento y apoyo educativo apropiado para personas provenientes de sectores pobres. Acciones sugeridas: 1-Garantizar acceso universitario a todos los sectores sociales en especial a los más des-aventajados económicamente. 2-Fortalecer la misión de servicio de la UPR. 3-La educación universitaria pública tiene que ser un “Proyecto Nacional” libre de los conflictos políticos-partidistas. 4-La necesidad de establecer un Plan Educativo del País con una coordinación más efectiva entre el Departamento de Educación y la UPR para facilitar el acceso y egreso de todos los estudiante del sistema de educación pública y cómo bregar con los estudiantes que no desean entrar a la ES y si a educación técnicaprofesional. 5-Considerar varios modelos de recaudación de fondos por concepto de matrícula donde se asegure que el costo no se constituya en una exclusión por razones económica. 6-Revisar criterios de admisión de modo que no se excluya por razones socioeconómicas. 7-El acceso debe perseguir simultáneamente las metas de equidad, relevancia y calidad paralelamente y reducir la presente ventaja de los graduados de las escuelas privadas sobre los graduados de la educación pública. 8-Elaborar una campaña de promoción de la UPR en las escuela intermedias en adelante. Administración Por tradición, las instancias administrativas y académicas se conciben en una relación antagónica. Se reconoce la participación docente y estudiantil en las
7

determinaciones académicas, las cuales son socavadas por determinaciones administrativas en la cuales no participan. Como resultado no existe una vinculación entre lo académico, administrativo y gobierno que contribuya a una cultura administrativa que haga viable los compromisos programáticos. Hablar de cultura administrativa implica una relación mano a mano entre lo académico, gobierno y administración. En la práctica, la injerencia político- partidista se ha recrudecido desde el discurso de precariedad y rendición de cuentas. De este modo, se toman medidas que responden a plataformas de partidos políticos en el poder que se traducen en políticas institucionales que operan como mandato en los diversos foros institucionales y mediatizan los planes estratégicos y de desarrollo. Son planes que se convierten en políticas generalizadas sin tomar en consideración las particularidades de las unidades y programas. El GTRU coincidió en que se ha generado una cultura administrativa autoritaria que menoscaba la participación democrática de los diversos componentes de la UPR. Cada día se reducen más los espacios de participación y esto incluye los espacios físicos (carta circular o reglamento), así como los espacios institucionales (Senados Académicos presididos y a la merced de la voluntad de rectores). Acciones sugeridas: 1- Identificar cambios importantes en la Ley para evitar la intromisión partidista y asegurar asignación presupuestaria adecuada etc. 2- Garantizar foros para reflexión organizacional crítica. Temas o puntos en las agendas de las reuniones de facultad. 3- Construir una organización creativa, horizontal y participativa y atender lo particular. Generar planes de trabajo que tengan como base esta estructura. 4- Regresar o reconocer autonomía fiscal departamental. 5- Agilizar alianzas inter-departamentales e inter-unidades, universidades y multinivel para el uso óptimo de los recursos. 6- Propiciar y garantizar participación en asuntos académicos y laborales que tenga consecuencia en las determinaciones administrativas. 7- Trabajar una cultura organizacional participativa, en alianzas, multi-nivel que contribuya a un ambiente académico creativo y crítico.
8

8- Garantizar una administración transparente; construir la confianza. 9- Hacer valer la autonomía política y fiscal. Mediante propuesta de nombramientos, que incluye evaluación de las autoridades y la asignación a los departamentos, fondos recurrentes y fondos especiales debidamente justificados. 10- Evitar el control de la administración de la UPR por el Banco Gubernamental. 11- La Universidad refleja su sociedad. Se reconoce un debilitamiento del estado de derecho: frente al cual se resigna o se crea una vía alterna. Esta última opción implica tensión y es necesaria hacer frente a la represión que opera desde las instancias administrativas. Libertad de expresión A través de su historia la Universidad de Puerto Rico ha vivido una serie de tensiones en torno a asuntos tales como la precariedad económica, participación e intervención político partidista. En ocasiones, estas tensiones han generado serios conflictos que han culminado en huelgas. Luego de superar los conflictos huelgario ha sido una práctica común elaborar o aprobar medidas legislativas, reglamentaciones, y procedimientos dirigidos a socavar la libertad de expresión. Para ello, se ha utilizado dispositivos de control a través de enmiendas al reglamento, carta circular, panóptica entre otros. En estos momentos se ha recurrido a una centralización de los poderes, y la intervención indebida de la legislatura como lo es la legislación aprobada para el voto electrónico. De esta manera se interviene directamente en los asuntos decisorios de la Universidad. Rescatar un ambiente universitario que abrace la libertad de expresión, crítica y transparencia requiere que se levante toda reglamentación dirigida a restringirla. Todos los sectores a su vez, tienen la obligación de garantizar la más amplia participación y libertad de expresión en los foros que dirigen. Acción sugerida: 1-Derogar enmiendas al reglamento y carta circulares que restringen los espacios y foros de libre expresión. 2-Derogar la legislación del voto electrónico. 3- Proteger los derechos civiles, autonomía y privacidad de los universitarios frente a los aparatos electrónicos y medidas de seguridad instalados o en proceso.
1 de abril de 2013 9

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful