Está en la página 1de 40

LA REVISTA TIERRA Y EL PARTIDO SOCIALISTA DEL SURESTE

L.L.L. E. Damiana A. Leyva Loría
[Leyva Loría, Et. Al. (2012) La revolución en Yucatán. Nuevos Ensayos. Gobierno del Estado de Yucatán, Secretaría de Educación Pública-CEPSA]

ANTECEDENTES DE LA REVISTA Hablar de la historia del Partido Socialista del Sureste implica, necesariamente, referirse también a la prensa que esta organización produjo y cuáles fueron los objetivos de dichas publicaciones. Cuando se habla de la escritura en los periódicos durante períodos de gran actividad política, Alain Vaillan establece que es necesario observar tres factores que hacen posible la importancia de la prensa en estos acontecimientos: al ser mediático, el periódico tiene su origen en el centro del espacio público y funciona como instrumento de mediación entre las personas; además, entra el juego de la narración verosímil, que muestra una representación de lo real; como es cotidiano, continuamente se presenta información de sucesos recién acaecidos, lo que promueve aún más la sensación de realidad. Finalmente, el periódico y el consejo editorial crean una personalidad colectiva: son periodistas reunidos debido por sus ideas afines, las cuales se ven reflejadas en las noticias publicadas; esto necesariamente configura un lector con el perfil que ellos desean crear (Vaillant, 2005: 196-199). En el caso del Partido Socialista del Sureste, es posible advertir que desde sus inicios necesitó un órgano difusor de sus nuevas ideas, y Tierra fue la cristalización de esa necesidad.

1

Primeramente, es necesario ir un poco atrás para recordar cómo inició el nuevo sistema gubernamental en Yucatán durante 1915. A la llegada de Salvador Alvarado como comandante de las fuerzas constitucionalistas enviadas por Venustiano Carranza, la primera acción que realizó fue expropiar La Revista de Yucatán “por convenir así a los intereses de la Gran Revolución Mexicana”. Entonces, dicha publicación cambió su nombre a La Voz de la Revolución. De esta manera, se volvió el órgano oficial de difusión del gobierno alvaradista. Conforme se fue transformando el proyecto de Alvarado, comenzaron a crearse otras facciones dentro del llamado constitucionalismo. Una de estas facciones correspondió al Partido Socialista Obrero fundado en 1916, cuyas filas reunían a ferrocarrileros. Posteriormente, este partido cambió su denominación a Partido Socialista de Yucatán en 1917 y, finalmente, se registró en 1918 como Partido Socialista del Sureste, cuando tuvieron agremiados de los estados de Campeche y Quintana Roo. Estos cambios ser dieron principalmente porque era necesario que existiera una organización tanto de obreros como de campesinos. Por esa razón, los días 29 al 31 de marzo de 1918, el Partido organizó un Primer Congreso que tuvo sede en Motul, donde se plantearon ideas para una mejor organización de los campesinos y obreros a través de las llamadas “Ligas de Resistencia”, pertenecientes al Partido. Sin embargo, es necesario leer el funcionamiento de esta organización a través de las palabras de Felipe Carrillo Puerto:
Cada liga verifica una vez por semana su asamblea. La asamblea de la liga central se desarrolla los lunes por la noche; estas asambleas son conocidas como los “lunes rojos”. En las ligas más pequeñas, las asambleas tienen usualmente lugar los sábados o domingos. Todas estas asambleas se

2

desarrollan con un programa bien organizado y supervisado por la liga central, a través de su director educativo, y, usualmente incluyen una o dos conferencias sobre temas educativos, recitales de poesía, selecciones musicales, canciones, y no raramente danzas y teatro. Los programas cambian cada semana, tocando temas serios y problemas actuales; otras veces se desarrollan sólo por diversión. En estas asambleas se discuten asuntos locales y se obtienen soluciones; esto incluye todas las actividades significativas en la vida de los miembros de la liga. La liga […] tiene escuelas nocturnas para adultos […] se discute asuntos relacionados con la distribución de la tierra […] se organizan equipos de béisbol y competencias atléticas. Es el medio donde se desarrolla la vida social, política y económica de las pequeñas comunidades (Paoli Bolio y Montalvo Ortega, 1977: 103-104)

Algo que resulta por demás interesante es que las ligas tuvieron asistencia regular, en ese período, de aproximadamente 800 y 1000 personas en la Liga Central; 400 y 500 personas en las ligas medianas del interior del estado y, las más pequeñas, tenían una asistencia de 200 personas a la semana (Paoli Bolio y Montalvo Ortega, 1977: 173). Este flujo poblacional nos da cuenta de la importancia de las actividades realizadas. Por esa razón, tampoco resulta sorprendente que la Liga Central de Resistencia tuviera un departamento de Propaganda y Prensa. En efecto, resulta significativo que el 30 de mayo de 1918, publique Tierra, diario socialista de la tarde (ver Figura 1). Al respecto, Ceferino Gamboa narra lo siguiente:
Al salir de una sesión del Congreso, una noche de mayo de 1918, le indiqué a Carrillo Puerto que tenía yo algo que proponerle […] les hablé de la necesidad que había de que la Liga Central tuviera un periódico y celebrara unas asambleas los lunes para que nuestros amigos intelectuales dieran conferencias de interés a la masa de ligados y al pueblo […] Acordamos, a proposición de Felipe, que el periódico se llamara “TIERRA”. A mí me pareció adecuado el nombre,

3

recordando que “TIERRA Y LIBERTAD” fue la revista que en mis comienzos me enseñó a ser vertical en mis embates por sostener el ideal social obrero, Revista que […] llegaba de España y era el portavoz del apóstol Ferrer y Guardia. (Gamboa, 1961: 53)

Tierra comenzó como un semanario de cuatro páginas, resultado de un pliego doblado en dos, a manera de folio (McLean, 1993: 104). Ceferino Gamboa fue el primer director de este periódico, desde su primera publicación hasta el 27 de febrero de 1919. Este autor nos comenta que, en sus comienzos, Tierra se publicaba invariablemente los jueves de cada semana. El primer número contiene un saludo de Domingo Balam, quien expresa los objetivos del periódico:
“TIERRA”. He aquí una palabra verdadera que encierra en sí un ideal que ha servido de baluarte a todos los revolucionarios. Al grito de ¡TIERRA! el pueblo se ha levantado para derrocar las tiranías y reconquistar sus derechos. Por eso hemos escogido este nombre para titular nuestro periódico, que será el vehículo más rápido para la propaganda de los ideales socialistas y para hacer efectiva la defensa del obrero. Este es el órgano de las Ligas de Resistencia; se publicará de acuerdo con las cláusulas respectivas que fueron discutidas y aprobadas en el Congreso Obrero verificado en Motul […] y en él se dará cuenta de los trabajos

4

que verifiquen las Ligas, por lo que éstas deben mandar a la administración de este periódico, que será instalada en el local que ocupa la Liga Central de Resistencia, toda la noticia de sus trabajos. Así se pondrán en contacto todas las agrupaciones, dándose cuenta de la marcha de cada una de ellas. ¡Pueblo, TIERRA te saluda! (Gamboa, 1961: 55).

A juzgar por los ejemplares encontrados, se puede decir que el diario agregaba noticias de información ideológica, como es la que informa sobre la importancia del socialismo; también cubría notas sobre hostigamiento a alguno de los miembros de las ligas. Principalmente enfocaban la atención en la necesidad de que exista el Partido Socialista del Sureste, a la vez que realizaban notas en detrimento del Partido Liberal Yucateco y su representante, Bernardino Mena Brito. Esto último con miras a las elecciones que tendrían lugar en 1921. A su vez, en la última página se agregaba una caricatura que ilustraba algún acontecimiento de los que abarcaban las notas y, con menos frecuencia, se insertaba un poema de algún hombre o mujer. Lo que llama poderosamente la atención son las notas que insertan en cada número exhortando a los obreros a comprar los ejemplares:
La lucha social exige de todos los trabajadores la unión del criterio y unidad en acción. Para lograr esto, el mejor medio es la prensa, que lleva a todas las conciencias y a todos los corazones, la semilla fructificante del socialismo. Trabajador: coadyuva en la obra ayudándonos en la propaganda socialista, comprando todos los días, a las cinco de la tarde, al salir del taller o de la oficina, nuestro diario TIERRA, el único que dirá siempre la verdad, por dura que esta sea. Contra la prensa burguesa, opongamos la prensa socialista. Un esfuerzo supremo, para propagar nuestros ideales. Pida tierra a los voceros, vale QUINCE
CENTAVOS.

(Anónimo, 1919: 4)

5

Sobre el cambio de periódico a revista, se tiene información de que ocurrió el 3 de mayo de 1922, poco después de que Felipe Carrillo Puerto asumiera la gubernatura del Estado de Yucatán, ocurrida el 1 de febrero de ese año (Paoli y Montalvo, 1977: 163). Esto es importante debido a que desde el 17 de octubre de 1921 había comenzado a circular otro periódico socialista titulado El Popular. Esto nos induce a pensar que no era posible mantener ambos diarios con la misma información. Por ese motivo se puede encontrar en la segunda época de Tierra, artículos sobre el marxismo, el socialismo científico, la propiedad privada de la tierra y algunos poemas, pero ya no información diaria. También es importante aclarar que el director seguía siendo Felipe Carrillo Puerto y sólo se había cambiado de jefe de redacción y de administrador: Juan Rico y José Ortiz Petricioli (Carrillo Puerto, 1922: 14). Ahora bien, la tercera época se publica el primero de mayo de 1923, luego del cierre de El Popular1, y a un año de haberse consolidado una gubernatura con

ideología socialista.2 Por ese motivo, la primera publicación se ofrece en una fecha significativa para la historia de los trabajadores:
El Departamento Cultural de la Liga Central de Resistencia del P.S. del Sureste que está cumpliendo ampliamente con la misión alta encomendada a él y su Director el Prof. Bolio, prohíja a sus auspicios a TIERRA como órgano de esa Liga Central, para pauta y orientación de compañeros ligados q. aquí encontrarán tenaz doctrina y exposición clara de muchos puntos de interés vital en la lucha por nuestros ideales. (Mimenza Castillo, 1923a: 3)
1

En el último número de El Popular, con fecha 28 de abril de 1923, se lee lo siguiente: “ Lector: no deje usted de leer nuestro número gráfico próximo que contendrá selecto material literario e información” (Anónimo, 1923: 3).
2

Importa hacer resaltar que todavía se discute qué se entendía por socialismo o por ideología socialista en ese momento (Cfr. Paoli Bolio y Montalvo Ortega, 1977:163-175).

6

El giro significativo se encuentra en los siguientes aspectos: en primer lugar observamos que se han organizando las Ligas de Resistencia, y se ha establecido una Liga Central. A partir de ahí, se constituye un departamento cultural que tiene como función primordial realizar una labor educativa en el estado de Yucatán a partir de la revista. Por esa razón, el nuevo consejo editorial estaba conformado de la siguiente manera: Edmundo Bolio Ontiveros estuvo al frente del departamento cultural de la Liga Central de Resistencia. En ese momento era además, director del diario oficial. Ricardo Mimenza Castillo, fue un poeta muy importante para el partido que además de dirigir la tercera época de la revista, en ese momento dirigía también el Museo Yucateco. Por su parte, Aurelio Velázquez fue un poeta y periodista reconocido, entre otras cosas, por haber sido uno de los fundadores del periódico alvaradista La Voz de la Revolución. La idea de realizar una labor educativa para todas las personas que formaran parte de las Ligas de Resistencia parecería descabellado, sin embargo, se tiene una cita que podría demostrar que esa labor se estuvo cumpliendo:
TIERRA encarece a las Ligas de Resistencia y Corporaciones socialistas del Estado, la conveniencia de que aprovechen las páginas de LIRA ROJA para ser recitadas en sus asambleas culturales, pues son escogidas muy especialmente para orientar y contribuir a la formación del criterio artístico y libertario de los trabajadores. (Mimenza Castillo, 1923b: 16)

El párrafo anterior nos demuestra que la revista entró inmediatamente en un circuito comunicativo, a partir de las asambleas culturales que realizaban todas las ligas

7

del estado de Yucatán, sin excepción. De ahí que se deduzca la transmisión del contenido, ya sea a través de la lectura o de la comunicación oral.

CARACTERÍSTICAS DE TIERRA Al comparar la tercera época con la anterior, podemos evidenciar aspectos significativos. Primeramente, dejó de ser una revista de 16 páginas para convertirse en una de 323, incluyendo los foros en la numeración de las páginas. El tamaño final de la revista, fue de 17 cm. de largo por 11 cm. de ancho. La similitud que conservaba con la segunda época fue que se publicaba semanalmente. Tuvo una vida de seis meses reflejados en 33 números. Las portadas fueron realizadas por Víctor Montalvo, Víctor M. Relles y Xavier Batista.

3

Resultado de los dobleces del pliego, logrando los „dieciseisavos‟ (McLean, 1993:104); tuvo cosillo acaballado (Bresci, 2003: en red), al parecer, con fibra de henequén. Sin embargo, sería fundamental realizar un análisis del papel utilizado, antes de que esa información se pierda.

8

Finalmente, el contenido de la revista resulta sorprendente. Abarcó 1376 artículos, que para efectos de análisis se clasificaron de la siguiente manera:4 Anuncios: Éstos fueron importantes durante la vida de la tercera época de la revista, debido a que encontramos tanto públicos como privados. Por esa razón se encuentra distintas secciones del Partido Socialista o de la Liga Central: Academias, comisión exportadora de henequén, comisión monetaria, compañía de Fomento del Sureste, biblioteca de la Liga Central. A su vez, encontramos anuncios privados que corresponden a papelerías y misceláneas, lámparas, muebles y espejos, fotografías, artículos para el campo, tiendas de sombreros, calzado y servicios dentales. Los porcentajes de anunciantes, de acuerdo a su continuidad, se ven reflejados en el siguiente cuadro:

Imágenes: Otro aspecto que demostraba ser indispensable en la revista, fue la inclusión de numerosas secciones visuales, las cuales correspondían a caricaturas, viñetas o trabajos que no eran fotografías, artículos con fotografías y secciones específicamente fotográficas.

4

Debemos aclarar que esta clasificación fue realizada nosotros.

9

Otro aspecto sumamente importante para la revista, fue la inclusión de lemas que motivaran al público para la compra de la misma. De esta manera, era posible encontrar varios lemas en un mismo número, motivo que originó la publicación de 100 de éstos, distribuidos de la siguiente manera:

Existen otras secciones que se clasificaron arbitrariamente5, de acuerdo al contenido de las mismas, quedando como sigue: Secciones
5

Frec.

Clasificación realizada por la autora de este ensayo.

10

Entrevistas Partituras Información/libros Estadísticas Correspondencia Telegramas Citas Comunicados Artículos TOTAL

3 3 5 6 15 16 59 88 287 482

Las secciones que tenían mayor importancia eran relativas a los acontecimientos de las Ligas de Resistencia y los personajes que formaban parte del momento político e histórico, tanto a nivel local y nacional, como a nivel internacional (correspondencia, estadísticas, telegramas, comunicados, artículos, y en menor medida, las entrevistas). Se introdujo muy poca información referente a libros y revistas que llegaran a la biblioteca pública de la Liga Central de Resistencia. También se observan sólo 3 partituras para interpretar. Sólo hace falta señalar que la sección correspondiente a “Citas” fue muy importante para el consejo editorial de la revista. Como su nombre indica, en todos los números de la revista aparecían citas de autores, tanto universales como de personas que pertenecieran a la Liga Central. Estas citas no tenían una sección fija, sino que se encontraban dispersas en cada número de la revista. Al describir esta clasificación no se puede pasar por alto un aspecto trascendente para el consejo editorial. Decidieron que así como había artículos que publicaban noticias, también se dieron a la tarea de incluir secciones donde se manejaran ideaseje, y a partir de ellas, crear ensayos u obras literarias. Estas secciones son las siguientes: 11

Del lado izquierdo aparecen los encabezados de las secciones. Cabe aclarar que éstas no se encontraban de manera fija en cada número, salvo “Lira roja”. Del lado derecho se observa el número de artículos, ensayos u obras literarias que tuvo cada sección. Aquí es necesario acotar una situación. Debido a la persecución de Felipe Carrillo Puerto durante diciembre de 1923 y su posterior fusilamiento el 3 de enero de 1924, la revista dejó de publicarse. Probablemente ese fue un motivo que impidió una mayor publicación de artículos en algunas secciones, como veremos a continuación en un comunicado del 18 de noviembre de 1923:
Además de los ya conocidos, muy en breve iniciaremos otros, el primero de los cuales será la Sección Agrícola que estará a cargo del Director y Profesores de la Escuela Granja del Estado y cuyas secciones serán insertadas en el orden siguiente: Primer número del mes: […] Sección de Avicultura […] Segundo número del mes […] Sección de Apicultura […] Tercer número del mes […] Sección de Horticultura […] Cuarto número del mes […] Información general de los trabajos llevados a cabo en la Escuela Granja. (Mimenza Castillo, 1923c: 4)

12

Si observamos la gráfica, se podrá notar que sólo se publicaron 2 notas en la “Editorial Agrícola”, y 4 en la sección de “Avicultura”. Sin embargo, es posible encontrar otras secciones que se pueden mencionar porque de ellas se derivará las obras que se escogieron para analizar en la presente investigación. Lira roja fue una sección donde se publicaba poemas. Esta sección apareció invariablemente en cada edición de la revista. Incluso se encontró que se insertaba esta sección varias veces en un mismo número, motivo que generó una cifra mayor al de las revistas. También se encontró que la mayor parte de poemas publicados en esa sección correspondían a Ricardo Mimenza Castillo, quien era también el director de la revista. Hace falta mencionar aquí una circunstancia. Como se observará, no aparece una sección denominada “Editorial” por el simple hecho de que se publicaba una en cada número de la revista. Sin embargo, quien escribió con mayor frecuencia era Mimenza Castillo, seguido de Aurelio Velázquez, y en menor medida, Felipe Carrillo Puerto y Enrique Colunga:

13

Contingente de la mujer: fue una sección que reproducía ensayos, tanto de hombres como de mujeres, donde se daba información relativa al feminismo, tanto a nivel teórico como medidas prácticas que devenían en el mejoramiento de vida del género femenino. “Jueves agrarios” era una sección fotográfica donde se mostraba el momento en que Felipe Carrillo Puerto firmaba las actas de ejidos que eran entregados a los campesinos en todo el estado de Yucatán. Se denomina así la sección debido a que ese acto oficial recibía el mismo nombre. Página del maestro: era una sección dirigida a los profesores donde se daba consejos para el mejoramiento de las capacidades de los alumnos a través de ciertas actividades. También se incluía teoría pedagógica denominada racionalista. Dictado de la razón: ofrecía información que justificaba la importancia de una nueva forma de vida a partir del socialismo, e información del mismo tema. Esta sección se complementaba con otras dos: Historia del socialismo, donde se ofrecía información de autores específicos que escribieron sobre ese tema y Criterio revolucionario donde se invitaba a razonar las posturas gubernamentales y las acciones llevadas a cabo a partir de la ideología socialista. Página científica era una sección que instruía en temas de interés general, como la salud, la educación y los ciclones tropicales. Bicromía fue una sección fotográfica donde se daba muestras de las “bellezas naturales” del estado, como los cenotes y las ruinas mayas. Se llamaba así porque se imprimía a dos colores. Poemas proletarios era una sección de poemas en prosa. Páginas de Cogolludo fue una sección que incluía fragmentos del libro de este autor. La importancia radicaba en que

14

esos fragmentos relataban acontecimientos histórico-culturales de los mayas. Esta sección se relacionaba con la Sección de historia, donde se ofrecían ensayos relacionados con la historia de Yucatán.

LAS PUBLICACIONES LITERARIAS Los géneros literarios estuvieron presentes en los 33 números de la revista, sin embargo, a pesar de poseer algunas secciones para clasificarlos, los editorialistas no siempre respetaron esa norma. A pesar de esta circunstancia, se pudo identificar y dividir las publicaciones específicamente literarias:

15

La sección de ensayo es definitivamente mayor que las otras dos. Esto se debe a sus características: es una composición en prosa generalmente breve donde se expone la interpretación personal de un tema (Silvestrini, 2005, en red). Para el caso de Tierra se realizaron ensayos de tipo filosófico6 y descriptivo7, decisión atribuida a la pretensión de informar y educar a los lectores, como se ha ilustrado líneas arriba. Esto reduce considerablemente el fin estético que pudieran tener; de hecho, cumplían un papel referencial (o de contexto), de acuerdo a la catalogacíon de Roman Jakobson (1996: 81). Como se ha mostrado en los cuadros anteriores, las secciones que contenían ensayos eran: Contingente de la mujer, Página del maestro, Dictado de la razón, Historia del socialismo, Criterio revolucionario, Página científica, Páginas de Cogolludo y Sección de historia; también es necesario agregrar la sección Editorial, cuyos artículos eran también de género ensayístico. Debido a sus características, el género ensayístico merece un estudio aparte, ya que es importante relacionar la información del ensayo con los acontecimientos a los
6

Desarrolla temas éticos y morales (Silvestrini, 2005, en red). Se utiliza para concretar temas científicos y sobre fenómenos de la naturaleza (Silvestrini, 2005, en red).

7

16

que se refiere. Por esa razón, únicamente se abordará el estudio de la narrativa y la poesía, ya que ambas exploran la función poética del lenguaje, es decir, se enfocan en sus recursos estilísticos (Jakobson, 1996: 84-85). Sin embargo, es necesario hacer un paréntesis interpretativo. Al leer la revista y otros textos de la época, uno puede advertir la clara influencia marxista, que se manifiesta en las propuestas gubernamentales. La revista, al ser órgano de la sección cultural del
PSSE,

necesitaba tener esta línea ideológica, hasta en las publicaciones

literarias. Esta idea es coherente con la intención del partido: lo que interesa fundamentalmente al marxismo, en cuanto al reflejo que pueda presentar el arte, es su relación con la sociedad (…) (Prada, 2009: 71-73). El problema de la visión ideológica

en las obras literarias, es que éstas no están cumpliendo su función estética:
(…) el contenido [de una obra artística] se halla constituido por la conformación simbólica del discurso que obedece estrictamente a la intencionalidad estética, es decir, al efecto estético que quiere producir en el receptor (…) Cuando la función ideológica llega a primar sobre la estética, la obra en cuestión deja de ser una obra artística, para convertirse en un panfleto, en una exposición narrativizada de una ideología (Prada, 2009: 80-81).

A pesar de lo anterior, no debe pensarse que las obras han perdido importancia, en cuanto análisis se refiere. Al ser la revista un objeto cultural, los cuentos contenidos en ella también son una muestra de las ideas-eje que era necesario difundir:
Si tenemos en cuenta que la sustancia de la expresión y del contenido no son estéticas, sino que pertenecen a elementos sociales: la lengua y la “realidad del sentido común”, una de las tareas de la crítica (…) está en desentrañar la re-formulación que el discurso

17

estético hace de esos factores sociales, y la relación que a través de ellos puede establecerse con otras series culturales (Prada, 2009: 87).

LOS CUENTOS DE TIERRA Las narraciones encontradas en la revista suman un total de 28. Sin embargo, debido a que la investigación se enfoca en el estudio de la literatura escrita por yucatecos, se eliminaron 7 cuentos de autores extranjeros. De esta manera, se logró tener un corpus de 21 cuentos escritos por los siguientes autores: Oswaldo Baqueiro Anduze, Alberto Bolio Ávila, Pedro Caballero, Francisco Domenech, Edmundo G. Cantón, José Fernández Fajardo, Antonio Mediz Bolio, Ricardo Mimenza Castillo, Leopoldo López Arceo, Julio Río C., Juan Antonio Solórzano, Eliezer Trejo Ávila, y Eduardo Urzáiz. De igual forma existe un autor que se guardó en el anonimato; y también se tiene un caso más interesante: el nombre de Luis Avellaneda o Luis de Avellaneda, es en realidad un seudónimo utilizado por una escritora para hacer sus publicaciones. Otra circunstancia que se pudo evaluar después de haber generado un cuerpo de análisis, es la posibilidad de sub-agrupar los cuentos, de acuerdo a temas generales. Al ser esto posible, los sub-grupos quedaron de la siguiente manera: 1) Situación de los indígenas, 2) Comportamientos que no se deben tener, 3) Personajes inocentes y miserables, 4) Leyendas mayas, 5) Mitología maya, y 6) Acontecimientos inesperados. En el sub-grupo de cuentos catalogado como Situación de los indígenas, se encontraron características comunes, a saber: los personajes principales sufrieron condiciones de esclavitud dentro de las haciendas henequeneras y se observa (o no, 18

según el caso) el cambio de vida a partir de las acciones socialistas. Así, en “Carne esclava” se narra la historia de un centinela de la casa principal de la hacienda, que siempre tenía que estar despierto en espera de su „amo‟, pues si se dormía, y este último llegaba, le daba fuertes golpes. El cambio ocurre cuando una noche el hombre se duerme sin importarle el hacendado y cuando éste llega y lo golpea, el indio le devuelve el golpe y se va de la hacienda. “Cuento socialista” relata el pasado de un labriego que fue encerrado injustamente en un calabozo, y posteriormente se describe el cambio de este personaje, al ser libre y tener esposa e hijos. Este episodio se refiere de manera similar en “Tierra mojada y olorosa”, donde se narra la vida del campesino Ambrosio en un presente que le ofrece sus ansiadas alegrías: es libre, tiene casa propia y una milpa donde cosecha maíz con su familia y otros agricultores. Sin embargo, se muestra un pasado completamente opuesto, donde los recuerdos del personaje nos describen a un siervo de hacienda que intentaba cosechar en tierras de su amo pero este último las destruía. En “Juan miseria” y “Era la tarde” también se encontraron características similares. El primer cuento narra la historia de Juan, un tejedor que comunica sus deseos de casarse y es despedido por su amo; cuando quiere mejorar su situación, sólo recibe burlas y golpes por parte de otros habitantes. Por ese motivo sufre un cambio en su interior y llama a todos los pobladores para iniciar una revolución en contra de „los más ricos‟. El segundo cuento refleja el ideal de indígena socialista de la siguiente manera: Pedro se reúne diariamente en la plaza del pueblo para comentar las ideas socialistas. En dos ocasiones tiene encuentros con el cura de la ciudad: la 19

primera es debido a que el sacerdote inicia un pleito, pero el indígena lo vence; en la segunda, el cura sufre un accidente al caer a un barranco. Pedro lo rescata de la muerte demostrando que a pesar de las diferencias ideológicas, ambos son seres humanos. Finalmente tenemos dos cuentos que, a pesar de referir situaciones desalentadoras, ofrecen finales diferentes a los anteriores. “Una justicia” describe la impotencia de una mujer que había empezado a estudiar en una escuela del gobierno, pero recibe doble prohibición: primero por parte de su esposo y finalmente por dueño de la hacienda. Sin embargo, al final del cuento hay un párrafo aparte, donde la dirección de la revista Tierra menciona que esta estampa, común antes del socialismo, ha sido eliminada. Por último “Respuesta categórica” es la única narración que nos ofrece elementos irónicos: el dueño de una hacienda quiere hacer uso del „derecho de

pernada‟ con la hija de su mayoral. Como es su costumbre, organiza un ajuar de boda como pago, y así casar después a esa joven con algún trabajador suyo. Al llamar a su mayoral y comentarle decididamente sus deseos, el padre acepta a cambio de que el hacendado también ofrezca a su hija como trueque. Bajo la categoría Comportamientos que no se deben tener, se agruparon seis cuentos que tienen como personajes principales anti-héroes o anti-modelos. Una muestra de ello está en “Para aumentar la cifra de accidentes”, pues un hombre tiene deseos de subir a un tren en movimiento, pero después de que pasa el primer carro y siente el viento, decide no subir por temor. Aquí el narrador ofrece una moraleja. Afirma que no debemos tener miedo al tren, que es la vida, ni al viento que es el deseo del alma por hacer cosas. Otro ejemplo similar nos lo ofrece “Remiendos”. En este cuento, 20

sabemos de un hombre que llega a consultar con el médico porque necesita un medicamento para eliminar su mediocridad. El paciente narra que ese problema se originó porque su madre y lo han vestido con ropa remendada. Después de recetar cualquier cosa, el médico reflexiona en que no es correcto vestir a un niño con remiendos porque los vuelve inseguros. Una situación interesante se observó en que en este conjunto existen tres antimodelos femeninas. En “La hija del tío Ces”, conocemos la historia de la vallisoletana Isabel, una joven cortejada por muchos hombres a quienes no hace caso. Su opinión cambia cuando llega una tropa de soldados federales, pues se enamora de uno de ellos y decide irse al centro del país aun a costa de su familia. Luego de algunos años, los padres reciben una carta en Nochebuena, y les notifican la muerte del soldado y el suicidio de Isabel por temor a ser vejada. “Mendiga” es la confesión que un hombre hace a sus amigos. En ella expresa que vio a una mujer anciana en la calle y por compasión le dio un billete y una bendición. Por ese motivo la vieja se sujetó fuertemente a su brazo, mientras le ofrecía a su hija a cambio de más dinero. “El rival” uno de los cuentos más dramáticos de este bloque. Ahí se cuenta la historia la trágica historia de amor entre Claudio y Juanita. Ambos vivían en un pueblo y se amaban. Por esa razón los padres de ella la envían a la ciudad. Pasa el tiempo y el indio se procura riqueza a base de esfuerzo. Por cuestiones de trabajo llega a la ciudad, y se acerca a la bulliciosa „zona roja‟. Allí encuentra a Juanita bailando alegre y casi desnuda. Después de una crisis, Claudio regresa a la ciudad para estrangular y apuñalar a Vicio, quien se había apoderado de Juanita.

21

Por último tenemos “Un artículo de nuestro inolvidable compañero Edmundo G. Cantón”. Ésta es la descripción de un aparente loco que habla desde un estrado para un público ignorante en cuestiones de historia, y catástrofes políticas y sociales. Sin embargo, el público no está interesado en educarse. Únicamente se ríen de los aparentes disparates del orador. La sección de Personajes inocentes y miserables, nos ofrece, como su nombre bien lo indica, dos narraciones donde los protagonistas son parias sociales. El primer ejemplo se titula “El retrato”. Aquí advertimos la llegada de un notario y un abogado a casa de una familia sumida en la desgracia porque les falta la figura paterna. Los dos personajes se encargan de desalojar la casa sin importarle la mujer o los niños. Sin lugar adonde ir, optan por sólo llevarse el retrato del padre. Por último, tenemos en “Voces lejanas” la imposibilidad que tuvo una mujer anciana para encontrar algo de comida para ofrecerle a una pequeña niña. Debido a esto, la pequeña muere. Uno de los hallazgos interesantes fue encontrar dentro de la revista Leyendas mayas. Específicamente se encontraron dos versiones de la leyenda de la X‟tabay. El primer cuento lleva ese nombre, y describe cómo Pedro esta volviendo a su casa en Valladolid, después de haber asistido a una jarana en Tikuch. Mientras hace el recorrido a pie, se aparece la hermosa y peligrosa mujer, a la cual persigue debido a su embriaguez. La segunda versión tiene por nombre “U t‟zicbalil X‟tabay. La leyenda de la X‟tabay”. Aquí se puede leer cómo la fatídica mujer se le aparece a un joven, que se encuentra a altas horas de la madrugada en el monte, cantando y llorando sus penas, a la manera de la literatura pastoril. Algo interesante de este cuento es que es el único que se publica en edición bilingüe: maya y español. 22

Mitología maya es el título que se le dio a dos cuentos que tienen como principal característica contener elementos mayas, pero organizados de tal manera que el resultado son narraciones míticas, similares a las griegas o romanas. Así pues, “Creación del hombre” es una versión parafrástica del primer libro del Popol Vuh, donde se narra la creación de los hombres. Sin embargo, se observa un giro cuando el autor introduce un elemento que no aparece en El libro del consejo: la unión de los primeros hombres con las primeras mujeres gracias al Amor. La segunda narración se titula “La mano roja”. En ella un anciano muestra a unos visitantes de Uxmal una huella escarlata en la pared de un edificio. Posteriormente les narra un acontecimiento „verídico‟: una historia de amor, lascivia y venganza entre personajes y dioses mayas. La última pareja de cuentos que se publicaron en Tierra se ha nombrado Sucesos inesperados, principalmente por el hecho de que hacia el final de ambas narraciones se da un giro resolutivo insospechado. Por ejemplo, en “El colmo de la inocencia”, se relata el diálogo que entabla la madre de una jovencita y el doctor. Por una parte, la madre insiste en que su hija tiene una enfermedad desconocida. El doctor, por el contrario, diagnostica que es un embarazo. Sin embargo el problema está en que después de la discusión la madre se va y mucho tiempo después el doctor recuerda que la señora no pagó la consulta. En el cuento “¿Monstruo o poeta?” se narra la discusión de varios internos de un hospital frente a un suceso impactante: llegó una mujer mendiga, enana, contrahecha y, además, con dolores de parto. El desenlace fue trágico para la mujer, pero lo que los médicos cuestionan es la calidad moral de quien la fecundó: si fue un hombre que abusó de ella o fue un hombre que, por compasión o por amor, decidió compartir con ella un momento de intimidad. Otro aspecto interesante es 23

que el cuento tiene un final abierto, ya que el narrador le pregunta al lector, con el objetivo de que éste finalice el cuento reflexionando el acontecimiento. Como se ha podido observar, la catalogación de los cuentos, de acuerdo a los temas predominantes, sirvió de guía para comprender cuál fue la dinámica de la creación literaria en la revista. Uno de los objetivos que rápidamente saltan a la vista es que la gran mayoría son fábulas o parábolas sobre cómo el indígena, antes esclavo, debe convertirse en un ciudadano de acuerdo al paradigma socialista: debe tener claras sus ideas acerca del socialismo; vivir libre, sin algún tipo de esclavitud; no tener vicios (la prostitución es claramente reprobada) y evitar ser mediocre. Paralelo a esto, también se ofrecen otras narraciones cuyo fin es configurar una época „mitológica‟ de la cultura maya, donde dioses, reyes y princesas conviven en un mismo espacio, a la manera grecolatina. O bien, tenemos narraciones cuyo antecedente son los seres

sobrenaturales, que forman parte del imaginario colectivo. Respecto a los recursos estilísticos, se puede concluir que son significativamente menores comparados con los recursos referenciales. Además se puede advertir que las narraciones son muy cortas (una página, cuando mucho dos), debido a que están pensadas para ser leídas colectivamente. Esos motivos pudieron haber impedido el desarrollo de narraciones con mayor exploración en las posibilidades discursivas.

LA POESÍA PUBLICADA EN TIERRA A lo largo de la tercera época de la revista se publicaron 71 poemas, de los cuales se eliminaron 17 en este análisis, por no corresponder a escritores yucatecos. De esta 24

manera quedó un corpus de 54 poemas escritos por los siguientes autores: César Alayola Barrera, Ernesto Albertos Tenorio, Alberto Bolio Ávila, Edmundo Bolio Ontiveros, W. G. Sáyago8, José T. Castillo, Rogerio Díaz Sierra, Carlos Duarte Moreno, Samuel Espadas Centeno, Pablo García Ortiz, José Hernández Fajardo, Antonio Mediz Bolio, Ricardo Mimenza Castillo, Julio Río Ceballos, Eliézer Trejo Cámara, Aurelio Velázquez, David Vivas Romero. Cabe mencionar que solo existe un seudónimo: El Bachiller Fausto. En cuanto a los temas, podemos decir que guardan estrecha relación con las características de los cuentos. Esto debido a que la gran mayoría de ellos también cumplen una función referencial. Sin embargo, hubo poemas escritos en prosa y con la extensión de un cuento; se determinó agregarlos como poemas debido a que cumplen una circunstancia propia de la poesía:
Todo relato consiste en un discurso que integra una sucesión de acontecimientos de interés humano en la unidad de una misma acción. Donde no hay sucesión, no hay relato, sino, por ejemplo, descripción (si los objetos del discurso están asociados por una contigüidad espacial), deducción (si se implican uno al otro), efusión lírica (si se evocan por metáfora y metonimia), etc. (Bremond, 2008: 102)9

Para realizar la descripción de los poemas, se determinó agruparlos por ejes temáticos. Esto resulta efectivo para poder comprender, de acuerdo al número de

8

Hasta el momento no se ha podido conocer los nombres de este autor. Cursivas nuestras.

9

25

poemas agrupado en cada eje, cuáles eran las preocupaciones estéticas y temáticas de los autores. Los grupos son los siguientes: 1) Evocaciones/Estampas de la cultura maya; 2) Sobre el socialismo y/o las revoluciones; 3) Lucha de indígenas y obreros; 4) Fábulas o enseñanzas; 5) Panegíricos a íconos sociales; 6) Sobre la educación; 7) Estampas desoladoras; 8) Sátiras; y 9) Reflexiones de ‘yo poético’. Este último grupo de poemas se dejó al final debido a que es el único donde los poemas no son referenciales, sino exploraciones que el hablante lírico realiza sobre tópicos diversos. A continuación se describirán los poemas, atendiendo a la estructura formal, tema y epígrafes10, en caso de tenerlos. Evocaciones / Estampas de la cultura maya. Los temas aquí reunidos tienen el propósito de enaltecer la cultura prehispánica, utilizando elementos geográficos, ruinas arqueológicas o nombres de dioses y personajes históricos. Así, “Canto al mayab” es la evocación de la cultura maya con elementos referentes a la arqueología y la geografía de la península. Está escrito en decasílabos compuestos de rima ABAB. Este poema contiene una nota de la redacción de la revista donde menciona que el poema se cantó, con música de Luis G. Mangas, en las fiestas de Chichén Itzá. “La ciudad sagrada de Chichén Itzá” enaltece edificios específicos de éstas ruinas mayas, específicamente el castillo, los tigres, el cenote sagrado, las monjas, las vestales y el caracol. A cada uno de estos edificios le corresponde un soneto; y se utilizaron diferentes rimas: ABBA CDDC EFE GFG; ABAB CDCD EEF GFG; ABBA

10

Cita o sentencia que, a guisa de lema o divisa, antecede a una obra o a cada uno de sus capítulos, encabezándolos. Resume los presupuestos del texto que preside, y anticipa su orientación general (Beristáin, 2008:191).

26

CDDC EEF GFG; ABBA ABBA CCD EED; ABBA ACCA DDE FFE; y ABBA ABBA CCD EFE. “En el sitial de las leyendas” es un poema que narra un acontecimiento acaecido en Uxmal: la llegada del enano, quien convoca a su pueblo para contarle que los han mancillado. Éste es un canto heroico o épico 11, escrito en prosa, pero separados los versos con guiones altos. El autor (Edmundo Bolio) menciona en un epígrafe que este poema forma parte de su libro Prosario bohemio. El poema “A Mérida” es un soneto de rima ABBA ABBA CCD EED, donde se realza la ciudad con dos símbolos del imaginario colectivo: Antonio Mediz Bolio y Francisco Villaespesa. Por otra parte “A las ruinas de Chichén Itzá” es un serventesio 12 de endecasílabos, que ofrece un homenaje a este sitio arqueológico. En un epígrafe se menciona que este poema es el recuerdo de la excursión efectuada por la Liga de Resistencia „Edmundo G. Cantón‟ el 21 de octubre de 1923. “Zamná”, es un soneto de versos alejandrinos, cuya rima es ABAB ABAB CDCDCD. Como su nombre lo indica, es una exaltación de Zamná, o Itzamná, una de las más importantes divinidades del antiguo panteón maya, considerado el dios padre, hacedor de los hombres y todas las cosas (Casares G. Cantón, 2003, ed. Electrónica). Por otra parte “In hoc signo” es una exaltación de tres de los grupos indígenas más importantes del continente americano: los incas, los mexicanos y mayas. Está escrito a

11

Epopeyas en miniatura, de hechos memorables de victoria o hazaña ilustre. Describen sucintamente el episodio del suceso (Montes de Oca, 2006: 152).
12

Cuatro versos de arte mayor que riman el primero con el tercero y el segundo con el cuarto (Montes de Oca, 2006: 118).

27

la manera épica, conteniendo 101 versos de diferente extensión (hexadecasílabos, eneasílabos y octosílabos) y rima (encadenadas, pareados y tercetos). “La princesa de Ek Balám” es una rapsodia13, escrita formalmente como romance14 de 110 versos octosílabos donde se narra cómo Hunac-Eel traiciona al rey de Chichén Itzá, debido al amor que le tiene a la princesa, cuyo nombre es el mismo del poema. El tema de la traición está justificado con un epígrafe tomado del Códice de Chumayel, donde se dice que este personaje efectuó una traición, sin explicar el motivo15. “Ensueños de amor y de leyenda” es una apología de la raza maya, escrito en alejandrinos, cuya extensión es de 70 versos pareados. El poema está dedicado a Edmundo Bolio Ontiveros. Por otra parte, “Chichén Itzá” es soneto de rima ABAB ABAB CCD EDE, que encumbra este sitio arqueológico, junto con la cultura maya. “El cenote” es una décima espinela16 que recrea la estampa donde los indios beben pozole en este sitio. Por último “Así llora un mayacol” es una balada17 con diez estrofas, cada una de

13

Pasaje amplio de un poema épico (RAE, 2001: 1897).

14

Número indeterminado de versos octosílabos quedando los impares libres y concertando con un mismo asonante los pares. Solían tratar temas narrativos procedentes de los cantares de gesta (Baehr, 1997: 206).
15

La ruptura de la Liga de Mayapán sucedió en 1194, cuando el gobernante de Mayapán, Hunac Keel (con la ayuda de siete de sus jefes) derrota a Chak Xib Chak, gobernante de Chichén Itzá. Sin embargo, el motivo de esta ruptura es desconocido (Morley, 1945:39).
16

Estrofa de diez versos con cuatro rimas cuyo esquema es invariablemente abbaaccddc (Baer, 1997:299).
17

Composición poética de carácter lírico dividida generalmente en estrofas iguales, y en la cual, por lo común, se refieren de forma sencilla y melancólicamente sucesos legendarios o tradicionales (RAE, 2001: 274).

28

cinco versos octosílabos de rima abbaa. En ella, se narra el sufrimiento que tiene un indio por el amor de la X‟tabay. Contiene, además, una biografía sucinta del autor. El eje temático denominado Sobre el socialismo y las revoluciones enmarca las narraciones de esos poemas, como se verá a continuación. “Verbo rojo” es un soneto de rima ABAB CDCD EEF GGF, donde se enaltece el socialismo. El poema está dedicado a Benjamín Carrillo Puerto. “Hacia el porvenir” es también un homenaje a las revoluciones sociales. Está escrito como romance heroico18, combinando versos de cinco, diez y quince sílabas. El autor lo dedica a Ricardo Mimenza Castillo. “Musa de hierro” es una apología de la justicia. Es una silva 19 de 111 versos heptasílabos y endecasílabos con rima consonante, pero también contiene versos pareados, tercetos o versos encadenados. Otro poema solemne es “La pirámide humana” un romance heroico que reprueba la pirámide social vertical, y se busca el anhelo de cambio. Su extensión es de 50 versos decasílabos, dodecasílabos y tridecasílabos. Este poema está dedicado a la Liga de artes gráficas. “Trabaja y piensa” es una pequeña descripción que realiza el yo poético para enlistar las actividades que realiza antes de ir a trabajar. Es un romancillo 20 de catorce versos hexasílabos de rima consonante en los versos pares. “Suprema visión” en cambio, es un soneto ABAB ABAB CCD EED, que exalta al proletariado. Por último

18

Versos de arte mayor donde los versos pares mantienen asonancia, los versos impares no tienen correspondencia, y es de libre extensión (Baehr, 1997: 222).
19

Combinación de versos endecasílabos y heptasílabos sin regulación estrófica que riman al gusto del poeta (Montes de Oca, 2006: 134).
20

Romance con versos hexasílabos (Montes de Oca, 2006: 137).

29

tenemos “A los niños de mi tierra”, una epopeya 21 que narra sucesos históricos y revolucionarios. En ella se invita a los niños a combatir el vicio y la ignorancia. Está escrita con 76 versos pareados, donde se combinan tridecasílabos, alejandrinos y pentadecasílabos. Este poema, según nos dice el epígrafe, se leyó en el festival infantil al aire libre, organizado por Cornelio Cárdenas Samada, director de cultura estética. El tercer grupo de poemas, denominado Lucha de indígenas y obreros, exalta este tipo de acciones, junto con el resultaron que se obtuvo. Este es el caso de “Tierra virgen”, un poema en prosa donde se evoca la felicidad de un obrero y su mujer porque tienen una porción de tierra y una choza. Este poema tiene como subtítulo „Poemas proletarios‟. Otro poema que corresponde a este grupo se llama “Bajo el recuerdo de la raza”. En él se narra la proeza de los indios mayas en épocas feudales. Es una epopeya de 158 versos. Incluye una nota de la redacción, donde se menciona que el poema fue recitado frente a las ruinas de Chichén Itzá, el día de la inauguración de la carretera hacia ese sitio. Como dato nos informan que tuvo una audiencia de 5,000 personas. “Oblación” narra la lucha que hicieron los campesinos contra sus antiguos amos, en 21 cuartetos endecasílabos de rima ABBA. Contiene un epígrafe, el cual menciona que el poema fue leído en la sesión solemne de la H. Legislatura, en conmemoración del Primer Congreso Constituyente de Yucatán. Otro poema grandilocuente es “Profecía”, una epopeya donde se narra cómo El Cid y Cuautemotzin se unen para

21

Narración poética de acción memorable y de interés general para una nación o humanidad. Se manifiesta el espíritu de todo un pueblo a través de una narración extraordinaria (Montes de Oca, 2006: 149).

30

luchar en contra de los anglosajones. Su extensión es de 142 versos de métrica irregular debido a que combina alejandrinos y hexadecasílabos. “En la calle. Diálogo regional” es, como su nombre lo indica, un diálogo que tiene una „catrina hipócrita‟ y una mestiza honrada. Es un romancillo de 74 versos. En un epígrafe se comenta que el diálogo fue desarrollado por las señoritas Amparo Gamboa y Judith Lugo. También menciona que en otra página hay una crónica de esa representación. Por último, esta sección contiene “El poema del indio”, donde se narra el cambio de condiciones sociales de la raza maya. Su extensión es de 14 quintillas22 hexasílabas con rima abaab. Contiene además dos estribillos. En el grupo de Fábulas y enseñanzas tenemos “La envidia” y “La avaricia”, sonetos de rima ABBA ABBA CCD EFE y ABBA BAAB CCD EDE respectivamente. En ellos se describe el daño que ocasionan estos dos pecados capitales. Contiene una reflexión titulada “Salutación al gobierno socialista” donde el autor se congratula por las acciones que emprendió dicho gobierno. “A Sócrates” es un soneto de rima ABBA ABBA CDC DCD. En él se honra la memoria de Sócrates por sobre la de Napoleón, ya que el primero pudo transmitir sus ideas sin usar las armas. “La leyenda del Dorado” es básicamente una parábola de la ambición utilizando la historia que el título hace referencia. Son 88 versos alejandrinos pareados. El poema está dedicado al poeta colombiano Guillermo Valencia, y al yucateco Enrique Manero.

22

Estrofa de cinco versos de arte menor, cuyas rimas son como el quinteto (Montes de Oca, 2006: 120)

31

Por último tenemos dos poemas, cuyo personaje es Cristo. “La parábola del dolor” es el diálogo que sostienen Cristo y un doliente, de ahí se desprende esta enseñanza: es necesario enterrar el dolor. El poema es una parábola23 de 96 versos alejandrinos, ya sea encadenados o pareados. El último poema se titula “La parábola de la higuera” donde tenemos a Cristo que dialoga con un doliente; la enseñanza de este poema es: ser egoísta equivale a estar muerto. El cuerpo de la parábola se compone de 62 versos alejandrinos series pareadas; y la moraleja se conforma de cuatro versos alejandrinos encadenados. En este poema se anexa una nota de la redacción, donde se exhorta a las Ligas de Resistencia y Corporaciones socialistas, a la lectura de los poemas que semanalmente se publican en la revista. En la sección de Panegíricos a íconos sociales tenemos “Los periodistas”, una silva modernista24 de 89 versos. En ella se describe la genealogía del periodismo, incluyendo importantes filósofos, conquistadores y científicos. En un epígrafe se comenta que el poema fue recitado por la Srita. Gloria Mireya Rosado en la última velada cultural de la Liga Central de Resistencia, en honor a los periodistas del centro del país que llegaron de visita a Yucatán. “Los niños” es una apología de la infancia. Su estructura corresponde a un romance de 66 versos de diferentes medidas (hexasílabos, eneasílabos, decasílabos, dodecasílabos, alejandrinos, pentadecasílbos, y versos de 21 sílabas). Por último, en

23

Narración de un suceso fingido, de que se deduce, por comparación o semejanza, una verdad importante o una enseñanza moral (RAE, 2001: 1674).
24

Amplía la forma clásica con el uso de otras clases de versos y la introducción de la rima asonante (Baehr, 1997: 383).

32

esta sección tenemos el poema “La mujer fuerte”, un romance heroico de 68 versos que es un panegírico hacia la figura femenina. Los poemas Sobre la educación son los siguientes: “Ferrer” es también un panegírico a Francisco Ferrer, el creador de la escuela moderna en España. Está compuesto por seis décimas espinelas. En un epígrafe dedica el autor este poema a las Sras. Elvia Carrillo Puerto y Betty Peniche. En el caso de “La maestra rural”, tenemos igualmente una exaltación de esta maestra. El poema se conforma de cuatro estrofas de cuartetos dodecasílabos con rima ABAB. Por último, el poema “Trabaja… ¡ya no estudies! Es una invitación para seguir los principios de la enseñanza que ofrece la escuela moderna. Está compuesto por alejandrinos medievales dispuestos en 70 versos pareados. En el epígrafe se dedica este poema a la Liga de maestros „Albino J. Lope‟. La sección Estampas desoladoras está y compuesta por poemas en prosa. De hecho, resulta interesante que estos poemas están escritos por la misma persona (Alberto Bolio Ávila), quien además, los tenía agrupados como „Poemas proletarios‟. El primer poema se titula “Residuo fabril”, y en él se describe el ambiente lúgubre que rodea al fogonero de una fábrica. “Dolor heroico” evoca la alta moral que tiene una india ante su esclavitud sexual. Finalmente “Flor nívea” es el retrato de una niña miserable, junto a su madre adolescente. Algo que llama la atención es la publicación de únicamente 3 poemas satíricos. Así, “Los curas” y “Los notarios” son unos sonetos que hacen descripciones mordaces de estos funcionarios. La estructura de ambos es el soneto, con la siguiente rima: ABBA

33

ABBA CCD EDE, y ABAB ABAB CCD EED. Por último el poema “Como Zúñiga y Miranda” es una sátira de Salvador Alvarado, quien se comporta como los personajes que dan título al poema25. Está escrito a la manera de un soneto con la siguiente rima: ABAB ABAB CCD EED. El último bloque de poemas titulado Reflexiones del ‘yo poético’ contiene once poemas de características similares. Así, “En el sendero de Quetzalcóatl” se hace una evocación en prosa acerca de las tribulaciones que tiene un hombre, y cómo para resolverlas, va en busca de Quetzalcóatl. “Por nadie… y por alguien” evoca la metáfora de los sentimientos arrebatados a través de un barco en el mar. Otro grupo de poemas escritos en prosa son los siguientes: “Hojas” evoca el paralelismo que hay entre la metamorfosis de una hoja con el amor; “Resignación” se enfoca en sublimar el sufrimiento, pues es como una joya; “Hermano dolor” es un poema donde el hablante lírico le pregunta al dolor por qué está a su lado; “Salutación” es un poema donde se afirma que la felicidad se encuentra en la ilusión de las princesas; por último “¡Sólo tú, madre mía!” es una evocación de las virtudes de una madre. El poema “Ruego”, en cambio, es una décima espinela donde se enaltece la hermosura de una mujer. “Arpegios” es en cambio, una redondilla26 donde se comparan diferentes sentimientos humanos con diferentes acordes musicales. Por último, y para
25

El Presbítero Francisco Javier Miranda fue un representante del partido conservador durante el siglo En él se confiaba para volcar los sentimientos mexicanos a favor de la monarquía (Valadés, 1977: 175). No se ha podido encontrar información referente a Zúñiga.
XIX.
26

Cuatro versos de arte menor, rimando el primero con el cuarto y el segundo con el tercero, o bien el primero con el tercero y el segundo con el cuarto (Montes de Oca, 2006: 118).

34

cerrar los poemas publicados en la revista, tenemos un poema titulado “Salmos de la infancia”. Como el título indica, la composición es un salmo27 en prosa donde el hablante lírico se lamenta por la infancia perdida. Y en el epígrafe va dedicado el poema a la madre del autor.

CONCLUSIONES En este estudio se ha intentado dar cuenta de las características fundamentales de la revista Tierra, desde su origen como periódico hasta su transformación en semanario. Igualmente hemos descrito las características que tuvo este hebdomadario, tanto en las secciones oficiales como en las clasificaciones realizadas para su estudio. Algo importante fue el descubrimiento de una sección literaria dividida en dos grandes rubros: la narrativa y la poesía. En el caso de los cuentos se pudo descubrir que en la gran mayoría preponderaba la circunstancia referencial en su contenido, por encima de la exploración estilística. Con los poemas sucedió algo similar: de los nueve subgrupos, sólo uno parece reunir poemas con mayor exploración estética. Sin embargo, los poemas contienen una característica que es nula en los cuentos. La mayoría de los epígrafes nos informaron que los poemas fueron leídos en sesiones solemnes en distintos foros. Esto nos da un claro índice de que las obras poéticas debían ser recitadas. Esta afirmación también se sustenta con la estructura de los poemas, pues es necesario recordar que la gran mayoría de ellos están escritos con versos épicos, lo

27

Composición poética que puede ser en prosa o verso, con una personal disposición silábica; puede contener lamentaciones personales o colectivas, o expresiones de otra época donde la piedad personal y las vicisitudes de la comunidad cobraron matiz diverso (Hurrault-SOBICAIN, 2009: 973).

35

que nos indica que los poetas se habían sumado a una tradición de corte popular para lograr difundir sus ideas. Circunstancias como esta nos hacen descubrir una literatura de profunda tradición oral durante 1923, debido a que las obras se difundían en personas iletradas. Por lo tanto, la lectura en voz alta fue una de las directrices por las que se guiaron los escritores yucatecos para crear una literatura particular durante el último año de gobierno de Felipe Carrillo Puerto.

36

BIBLIOGRAFÍA

Anónimo 1919 “Compre „Tierra‟ compañero”. Tierra. Diario socialista de la tarde. Época II, Núm. 19. Mérida Yuc. 9 de octubre de 1919.

Anónimo 1923 “Lector:” El Popular. Diario informativo de la tarde. Mérida, Yuc. Sábado 28 de abril de 1923.

Baehr, Rudolf 1997 Manual de versificación española. Madrid: Gredos

Beristáin, Helena 2008 Diccionario de retórica y poética. México: Editorial Porrúa.

Bremond, Claude 2008 “La lógica de los posibles narrativos”. AAVV Análisis estructural del relato. México: Ediciones Coyoacán.

Bresci, Roberto 2003 “Encuadernación”. Museo virtual de la imprenta. Buenos Aires, Argentina. Consultado el 27 de noviembre de 2010 de: http://www.museodelaimprenta.com.ar/tecnica.asp?id=3

Carrillo Puerto, Felipe (dir.) 1922 Tierra. Hebdomadario socialista. Doctrina-Combate-Información. Mérida, Yuc.: Talleres tipográficos del Gobierno del Estado.

37

Casares G. Cantón, Raúl E. (ed) 2006 Yucatán en el tiempo: enciclopedia alfabética. Edición electrónica. Mérida, Yucatán: Inversiones Cares S.A. de C.V.

Gamboa, Ceferino 1961 Alcancé Vivir la Revolución Social. Breves apuntes de mi vida. Mérida, Yucatán: s.e.

Hurault, Bernardo y Sociedad Bíblica Católica Internacional (SOBICAIN) 2009 La Biblia. España: San Pablo–Verbo Divino.

Jakobson, Roman 1996 “El metalenguaje como problema lingüístico”. El marco del lenguaje. México: FCE.

McLean, Ruari 1993 Manual de tipografía. Madrid: Tursen-Hermann Blume.

Mimenza Castillo, Ricardo (Ed.) 1923 Tierra. Órgano de la Liga Central de Resistencia del PSSE. Época III (Consultados los 33 números) Mérida: Talleres tipográficos del Gobierno del Estado.

Mimenza Castillo, Ricardo 1923a “¡Tierra!” Tierra. Órgano de la liga central de resistencia. Época III, Núm. 1. Mérida, Yuc., 1 de mayo de 1923.

Mimenza Castillo, Ricardo 1923b “Lira Roja” Tierra. Órgano de la liga central de resistencia. Época III, Núm. 6. Mérida, Yuc., 3 de junio de 1923.

38

Mimenza Castillo, Ricardo 1923c “Los progresos de nuestro semanario” Tierra. Órgano de la liga central de resistencia. Época III, Núm 30. Mérida, Yuc., 18 de noviembre de 1923.

Montes de Oca, Francisco 2006 Teoría y técnica de la literatura. México: Porrúa.

Morley, Silvanus Griswold 1945 “Historia general de los antiguos mayas”. Echánove Trujillo, Carlos (Ed.). Enciclopedia Yucatanense. Tomo II. 2ª edición. México: Edición oficial del gobierno de Yucatán.

Paoli Bolio, Francisco y Enrique Montalvo 1977 El socialismo olvidado de Yucatán. México: Siglo XXI Editores.

Prada Oropeza, Renato 2009 Estética del discurso literario. Veracruz, Méx.: Universidad Veracruzana -Benemérita Universidad Autónoma de Puebla .

Real Academia Española (RAE) 2001 Diccionario de la lengua española. Tomos I y II. México: Gráficas de Monte Albán, S.A. de C.V.

Silvestrini, María 2005 El ensayo y sus características. Consultado el 5 de noviembre de 2010 en: ponce.inter.edu/cai/manuales/EL_ENSAYO.pdf

Vaillant, Alain 2005 “Prácticas de la escritura periódica. Cuestiones de método y de historia literaria.” Secuencia. Núm. 62. México: Instituto Mora. 39

Valadés, José C. 1977 “José María Gutiérrez de Estrada”. Echánove Trujillo, Carlos (Ed.). Enciclopedia Yucatanense. Tomo VII. 2ª edición. México: Edición oficial del gobierno de Yucatán.

40