P. 1
La Caracas Que Conoci

La Caracas Que Conoci

|Views: 4.019|Likes:
Publicado porildemaro334744
Recuerdos de la ciudad de Caracas a inicios del siglo XX
Recuerdos de la ciudad de Caracas a inicios del siglo XX

More info:

Published by: ildemaro334744 on Oct 30, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/17/2015

pdf

text

original

Desde la esquina de La Torre de la Catedral hasta el Hospital Vargas y
San José del Ávila

De Torre a Veroes:

La Plaza Bolívar
Los Cañoneros de Caracas
Las agencias funerarias
Los juegos de envite y azar
La primera fábrica de trajes hechos para caballeros y niños

El edificio “La Torre”

De Jesuita a Tienda Honda:

Jurunga muerto

De Plaza Las Mercedes a Puente La Trinidad:

El cajero principal del Banco de Venezuela
Las obras sociales del Padre Machado
El zig-zag del Tranvía de La Pastora

22

Plaza Bolívar
7 de noviembre de 1874

Caracas la ciudad que no vuelve

La Plaza Bolívar

La Plaza Bolívar de Caracas mereció siempre el mayor respeto de propios y extraños.
Cuando una persona se veía obligada a pasar por ella y no se encontraba presentable con el traje que
vestía, o llevaba un bulto o maleta, prefería utilizar las aceras de su alrededor. Posiblemente esta
costumbre se derivó del celo y vigilancia que permanentemente cumplía un agente “uniformado” de
la Policía.

“Cenizo”, se llamaba un hermoso perro blanco con una mancha negra que se mantenía
siempre dando vueltas en la plaza, siempre atento, y si se encontraba echado bastaba que otro perro
entrara en la plaza para que él le saliera al paso latiéndole con fuerza y energía, hasta hacerlo salir.
Pensamos que en aquélla época, hasta los perros interpretaban, a su manera, el sentir de los

pueblos.

Que se diría “Cenizo” si resucitara y viera como su ejemplo de amor y cariño por El
Libertador se ha truncado para atraer la atención de los visitantes de la plaza en animales tan
disímiles como podría decirse de la inteligente y ágil ardilla y la bruta y desesperante perezosa.

23

CARACAS DE 1909

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->