P. 1
Manual_de_Brigadas_2011_UPEMOR[1]

Manual_de_Brigadas_2011_UPEMOR[1]

|Views: 32.669|Likes:
Publicado porJonathan Triana

More info:

Published by: Jonathan Triana on May 20, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/09/2013

pdf

text

original

Los agentes causales de las quemaduras son extremadamente variados y se
agrupan en tres categorías principales: quemaduras térmicas, quemaduras
químicas y quemaduras eléctricas.

Las quemaduras térmicas, las más frecuentes (> 90 % de los casos), se clasifican
en tres subgrupos:

a) Quemaduras por contacto, que a su vez pueden ser con un sólido caliente (en
general limitadas aunque profundas) o con un líquido caliente (extensas pero algo
menos profundas);

b) Quemaduras por llama (más o menos extensas, pero casi siempre profundas)
que, cuando se producen en espacios cerrados se asocian a menudo a lesiones
pulmonares por inhalación de humos o substancias tóxicas producidas en la
combustión (monóxido de carbono, isoniacidas, cianuro, partículas en suspensión,
gases a alta temperatura, etc.) y

c) Quemaduras por radiación, fundamentalmente por los rayos ultravioleta tras
exposiciones solares, también por radiaciones ionizantes.

Las quemaduras químicas se pueden clasificar en:

a) Quemaduras por ácidos, generalmente limitadas y de profundidad media
siempre que hayan sido precozmente lavadas de forma abundante y

b) Quemaduras por bases o álcalis, más profundas que las producidas por ácidos
y generalmente evolutivas.

Las quemaduras eléctricas pueden ser de dos tipos:

Quemaduras por flash eléctrico y quemaduras con paso de corriente a través del
cuerpo. En la quemaduras por flash eléctrico, cuando no existe paso de corriente a
través del organismo, al producirse un cortocircuito, se producen temperaturas
muy altas (hasta 3000º C) de muy corta duración (milisegundos); la lesión es
bastante superficial y afecta a las superficies corporales expuestas (cara, manos,
etc.).

Manual de Brigadas 2011

Página 40 de 51

Las quemaduras eléctricas con paso de corriente a través del organismo, son
lesiones casi siempre muy profundas, en las que el porcentaje de superficie
corporal quemada no es indicativo del daño real existente, dado que en los casos
severos existen lesiones musculares, óseas, tendinosas, nerviosas y vasculares
graves de la extremidad afectada; pueden asociarse a lesiones por electrocución.
En estas siempre se encuentra una

Existen tres niveles de quemaduras

Quemaduras de primer grado: afectan sólo la capa exterior de la piel y causan
dolor, enrojecimiento e inflamación.

Quemaduras de segundo grado (espesor parcial): afectan tanto la capa externa
como la capa subyacente de la piel, produciendo dolor, enrojecimiento,
inflamación y ampollas.

Quemaduras de tercer grado (espesor completo): se extienden hasta tejidos más
profundos, produciendo una piel de coloración blanquecina, oscura o carbonizada
que puede estar entumecida.

Consideraciones generales

Antes de administrar los primeros auxilios, se debe evaluar la extensión de las
quemaduras de la víctima y tratar de determinar la profundidad del área de mayor

Manual de Brigadas 2011

Página 41 de 51

gravedad, para entonces tratarla toda adecuadamente. En caso de alguna duda,
ésta debe ser tratada como si fuera una quemadura grave.

La extensión de la quemadura puede realizarse por medio de una “regla de los
9’s)

Que consiste en asignar porcentajes a las distintas zonas del cuerpo

QUEMADURAS CON CRITERIOS DE GRAVEDAD

Quemaduras de 2º y 3º grado, > 10 % de SCQ, edad < 10 o > 50 años
Quemaduras de 2º y 3 º grado, > 20 % SCQ, de otras edades
Quemaduras graves localizadas en cara, manos, pies, genitales, periné o
articulaciones
Quemaduras de 3º en más del 5 % en cualquier grupo de edad
Lesión pulmonar por inhalación de humos y/o sustancias tóxicas
Quemaduras eléctricas significativas, incluyendo las producidas por rayos
Quemaduras químicas graves
Quemaduras en pacientes con antecedentes clínicos significativos
(diabetes,,,,)
Quemaduras en pacientes politraumatizados
Quemaduras en pacientes que requieren soporte social, psicológico o
rehabilitación

Manual de Brigadas 2011

Página 42 de 51

La administración de los primeros auxilios antes de recibir ayuda del SME puede
disminuir la gravedad de la quemadura. La atención médica oportuna, en los
casos de quemaduras graves, puede ayudar a evitar la cicatrización, discapacidad
y deformaciones.

Para quemaduras menores: (si la escena es segura)

1. Si no hay rupturas en la piel, se debe dejar correr agua fría sobre el área de
la quemadura o sumergir el área en agua fría, pero no helada, durante por
lo menos cinco minutos. Una toalla limpia, húmeda y fría también ayuda a
reducir el dolor.
2. Se debe calmar y darle confianza a la víctima.
3. Luego de lavar o remojar en agua por varios minutos, se debe cubrir la
quemadura con un vendaje estéril o con un trozo de tela limpio.
4. Se debe proteger la quemadura de presiones o fricciones.
5. Las quemaduras menores suelen sanar sin tratamiento adicional. Sin
embargo, en el caso de quemaduras de segundo grado que cubran un área
de más de dos o tres pulgadas en diámetro (5 a8 cm.), o si el área
quemada es en la manos, pies, cara, ingles, glúteos o una articulación
importante, se debe tratar como si fuera una quemadura grave
6. Cubrir la herida con un lienzo limpio de preferencia estéril.
7. Hay que asegurarse de que la persona esté al día con la vacuna contra el

tétanos

Para quemaduras graves:

1. Si alguien se prende fuego, hay que indicarle que debe DETENERSE,
ECHARSE AL SUELO y RODAR. Se debe envolver a la persona con un
material grueso para apagar las llamas (un abrigo, una alfombra o una
manta de algodón o lana) y rociarla con agua.
2. Hay que asegurarse de retirar a la víctima del contacto con materiales
ardientes. No obstante, NO SE LE DEBEN quitar las ropas quemadas que
estén pegadas a la piel
3. Se debe estar seguro de que la víctima esté respirando. De no ser así o si
las vías respiratorias están bloqueadas, hay que abrirlas y, de ser
necesario, comenzar a administrar respiración de salvamento y RCP
4. Se debe cubrir el área de la quemadura con un vendaje estéril, húmedo y
frío (si lo hay) o una pieza de tela limpia. Una sábana puede servir si el área
de la quemadura es muy extensa. NO SE DEBEN aplicar ungüentos y hay
que evitar romper cualquier ampolla causada por la quemadura.
5. Si los dedos de las manos o de los pies sufrieron quemaduras, hay que
separarlos con compresas secas, estériles y no adhesivas.
6. Se debe elevar el área quemada por encima del nivel del corazón y
protegerla de presiones y fricciones.

Manual de Brigadas 2011

Página 43 de 51

7. Se deben tomar las medidas necesarias para prevenir el shock. Se debe
acostar a la víctima, elevándole los pies unas 12 pulgadas (30 cm.) y
cubrirla con una manta o abrigo. Sin embargo, NO SE DEBE colocar a la
víctima en esta posición de shock si se sospecha que hay lesiones en la
cabeza, cuello, espalda o piernas o si la víctima se siente incómoda.
8. Se debe continuar observando los signos vitales de la víctima hasta que
llegue asistencia médica. Esto significa el pulso, la frecuencia respiratoria.

NO SE DEBE

Aplicar ungüentos, manteca, hielo, medicamentos, cremas, aceites
en aerosol ni cualquier otro remedio casero en las quemaduras.
Retirar la ropa que esté pegada a la piel.
Administrar nada a la víctima por vía oral si hay una quemadura

grave.

Sumergir una quemadura grave en agua fría, pues esto puede
causar shock.
Colocar almohadas debajo de la cabeza de la víctima si hay
quemaduras de las vías respiratorias, porque esto puede cerrar
dichas vías.

Hay que tener en consideración especial las quemaduras de las vías aéreas que
generalmente pasan desapercibidas y que son la causa principal de muertes en
pacientes victimas de siniestro.

Las quemaduras de las vías respiratorias pueden ser causadas por inhalación de
humo, vapor, aire sobrecalentado o vapores tóxicos, a menudo en espacios poco
ventilados.

Síntomas y Signos

Shock observar si hay palidez y piel fría y húmeda, debilidad, labios y uñas
azuladas y disminución de la capacidad de estar alerta
Piel blanca o carbonizada
Boca carbonizada, labios quemados
Quemaduras en la cabeza, cara o cuello
Sibilancia ( se perciben “silbidos al respirar”)
Cambio en la voz
Dificultad al respirar; tos
Pelos de la nariz o de las cejas chamuscados
Moco oscuro o con manchas de carbón

Manual de Brigadas 2011

Página 44 de 51

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->