Está en la página 1de 18

NOTA

Este sermón ha sido traducido por un traductor


voluntario que prefiere mantener el anonimato.

Si deseas colaborar traduciendo en


Descubriendo el Evangelio puedes escribirnos
a: contacto@descubriendoelevangelio.es

Puedes compartir este sermón bajo los


términos de la licencia CopyCristian

Para ver más sermones y otros recursos


visitanos en:

www.descubriendoelevangelio.es
TIEMPOS PELIGROSOS
2ª Timoteo 3:1

John Owen (1616 -1683)

John Owen nació en 1616 en el poblado de Stadham Oxfordshire, fue el hijo


de Henry Owen, Vicario de Stadham.

El asistió a la universidad de Oxford. Después de dejar la universidad se


convirtió en capellán privado de dos nobles de la región. En el estallido de la
guerra civil se fue a Chárter House Yard, Londres.

Mientras en sus veintes él sirvió como pastor de una iglesia en Fordham. Por
un conflicto de opiniones el rompió relaciones con el presbiterio y se asoció
estrechamente con los clérigos independientes y sus iglesias.

En 1649 él predicó ante el Parlamento. La amistad de Owen con Oliver


Cromwell lo llevó a su nombramiento como vicecanciller de la universidad de
Oxford en 1652.

Sufrió una larga y dolorosa enfermedad antes de morir el 24 de Agosto de


1683.
TIEMPOS PELIGROSOS
John Owen

“Esto sé también, que en los últimos días tiempos peligrosos vendrán” 2ª


Timoteo 3:1

Estas palabras contienen una advertencia de peligros inminentes. Y hay


cuatro cosas en ellas: Primera, la manera de la advertencia: “Esto sé
también,” Segunda, el mal mismo del cual ellos son advertidos. “Tiempos
peligrosos.” Tercera, la forma de su presentación: “Vendrán.” cuarta, el
tiempo y la época. “Vendrán en los últimos días. “

Primera, la manera de la advertencia: “Esto sé también.”—Tú Timoteo, en las


otras instrucciones que te he dado de cómo comportarte en la casa de Dios,
mediante el cual puedas ser establecido como un patrón hacia todos los
ministros del evangelio en futuras generaciones, debo agregar esto también,
“Esto sé también”. Pertenece a tu deber y ministerio saber y considerar el
juicio inminente que se aproxima a las iglesias. “Y entonces, como una
justificación de mi presente presentación, si Dios me capacita para ello, debo
sentar como precedente que es deber de los ministros del evangelio prever y
tomar nota de los peligros en los cuales las iglesias están cayendo. ¡Y que el
Señor nos ayude, y que todos los otros ministros sean despertados hacia
ésta parte de nuestra obra! Sabes como Dios la coloca adelante (Ezequiel 33)
en la parábola del atalaya para prevenir a los hombres de peligros que se
aproximan. Y verdaderamente Dios nos ha dado ésta ley: Si nosotros
advertimos a las iglesias de estos peligros que se aproximan, cumplimos
nuestra misión; si no lo hacemos, su sangre será exigida en nuestras manos.
El Espíritu de Dios previó que la negligencia fuera a crecer en nosotros en
este asunto, y por lo tanto la Escritura solo propuso por un lado obligación y
por el otro requiere la sangre de las personas en las manos de los atalayas,
si no cumplen su obligación. Así habla el profeta Isaías, cap. 21, vs. 8,
“Gritó, un león: Mi Señor, Permanezco continuamente en la torre de
vigilancia.“ Un león es un emblema de juicio que se aproxima “Al rugir el
león; ¿Quien no tiembla?” Dice el profeta Amos. Es el trabajo de los ministros
del evangelio dar advertencia de los peligros inminentes.

Otra vez: el apóstol está hablando a Timoteo, nos habla a nosotros también,
a todos nosotros, ”Esto saben también” Es la gran preocupación de todos los
Profesores Cristianos y creyentes, de todas las iglesias, tener sus corazones
muy bien sujetos a los actuales y próximos peligros. Nos hemos preguntado
por tanto tiempo acerca de las señales, símbolos, y evidencias de liberación.
Y no sé qué, que hemos casi perdido el beneficio de todas nuestras pruebas,
aflicciones, y persecuciones. La obligación de todos los creyentes es, estar
atento a los peligros presentes e inminentes. ¡Oh! Señor, dicen los
discípulos, Mateo 24,”¿cual serán las señales de tu venida?” Ellos estaban
fijos en su venida. Nuestro Salvador les contestó, “Les diré:

1 –Habrá una abundancia de errores y falsos maestros: muchos dirán, “Yo


soy el Cristo” “Yo soy el Cristo”

2- Habrá una apostasía de la santidad: “abundará la iniquidad, y el amor de


muchos se enfriará”

3- Habrá gran aflicción en las naciones: “Naciones se levantarán contra


naciones, y Reinos contra Reinos.”

4-Habrá grandes persecuciones: “Y los perseguirán a ustedes, y los traerán


ante los gobernantes; Y serán odiados por todos los hombres por causa de
mi nombre.”

5-Habrá grandes señales en el cielo de la ira de Dios: “Señales en los cielos,


el sol, la luna, y las estrellas.”

El señor Cristo le informará a los creyentes como deben buscar su venida;


Les dirá de todos los peligros. Estén atentos a estas cosas. Sé que están
aptos para dominarlas; Pero estas son las cosas a las que deben estar
atentos.

No ser sensible de la temporada actual de peligro es esa seguridad de la que


la Escritura tanto condena; Y los dejaré con ustedes, en breve, en estas tres
cosas:

1. Es esa enmarca dura de corazón que, de todos los demás, es lo que


Dios mas detesta y aborrece. No hay nada más aborrecible para Dios
que un marco de seguridad en días de peligro.

2. No temeré en decir esto, y vayan con ello, a mi forma de sentir, para


el día del juicio: Una persona segura, en época de peligro, está
seguramente bajo el poder de algún pecado de lujuria predominante,
ya sea que lo aparente o no.

3. Este seguro, marco sin sentido es el presagio cierto de una ruina que
se aproxima. Esto sé, hermanos, oren sabiendo esto, les suplico, por
sus almas y la mía propia, que ustedes estarán sensibles y afectados
con, los peligros de la época en donde somos lanzados. Lo que ellos
son, si Dios me ayuda, y me da un poco de fortaleza, se los mostraré
por y para.
Segundamente: Existe el diablo y el peligro mismo del cual son tan
advertidos, y eso es tiempos difíciles, tiempos de peligro, tiempos de gran
dificultad, como los de plagas públicas, cuando la muerte se encuentra en
cada puerta; tiempos de los cuales estoy seguro no todos escaparemos,
dejándolo caer donde quiera. No diré nada más de ello ahora, porque es de
lo que principalmente hablaré después.

Terceramente: La forma de su presentación, “vendrá”. No tenemos palabras


en nuestro idioma que exprese la fuerza de su significado original. El latín
lo expresa así “immineno incido”. – la caída de un ave sobre su presa.
Ahora nuestros traductores le han dado la más grande fuerza que ellos
pudieron. Ellos no dicen “Tiempos de peligro vendrán” “como si
pronosticaran futuros eventos; sino “tiempos de peligrosos vendrán”. Aquí
está una mano de Dios en este asunto; Así vendrán, ser tan instantáneo en
su venida, que nada los mantendrá afuera, ellos se meterán presión
instantáneamente a sí mismos, y prevalecerán. Nuestra gran sabiduría,
entonces, será mirar la indignación de Dios en épocas de peligro; desde que
hay una mano judicial de Dios en ellos, y veamos en nosotros mismos razón
suficiente porque deberían venir. ¿Pero cuando vendrán?

Cuarta: “Vendrán en los últimos días”. Las palabras “ultimo” ó “últimos días”
son tomadas en tres maneras en las escrituras: algunas veces por las épocas
del evangelio, en oposición a la iglesia estado judaica; como en Hebreo.1:2
“En estos últimos días se nos ha hablado por su Hijo.” Y en otra parte
podemos ver lo mismo (aunque no recuerdo el lugar.) Debido a días hacia la
consumación de todas las cosas y el final del mundo; y es tomado a menudo
por los últimos días de la iglesia; 1 Timo 4:1 “El espíritu de pasiones viles, y
la práctica de pecados horribles.” Esto reprodujo las épocas de peligro. Si
este tal es una época o no usted juzgue. Y debo decir, por cierto, nosotros
podemos y deberíamos testificar contra ello, y lamentarnos por los pecados
públicos de los días en que vivimos. Es algo tan glorioso ser un mártir por
sostener testimonio contra el pecado público de una época, como en
sostener testimonio hacia cualquier verdad del evangelio cualquiera que
sea.

Ahora, donde están estas cosas, una época es peligrosa

1- Por la infección: Iglesias y profesores están propensos para ser infectados


con ello. Los historiadores nos cuentan de una plaga en Atenas, en el
segundo y tercer año de la guerra de Peloponeso, de la cual multitudes
murieron, y de aquellos que sobrevivieron, pocos escaparon de perder un
miembro de su cuerpo, o parte de un miembro algunos un ojo, otros un
brazo, y otros un dedo- la infección era tan enorme y terrible, y
verdaderamente, hermanos, cuando esta plaga viene de la practica -visible
de deseos impuros, bajo una profesión externa- aun que los hombres no
mueren, a pesar de todo uno pierde un brazo, otro un ojo, otro una pierna
por ello. La infección se propaga a sí misma a lo mejor de profesores, más o
menos. Esto la hace una época muy pero muy peligrosa.
2- Es peligrosa, por los efectos; porque cuando predominan las lujurias han
roto todos los límites de luz divina y principios, ¿cuánto tiempo crees que los
principios humanos los mantendrán en orden? Ellos penetran todo en una
época como la que el apóstol describe, y si penetran todas las restricciones
humanas así como han penetrado lo divino, llenarán todas las cosas con
ruina y confusión.

3- Son peligrosos en la consecuencia: que es, los juicios de Dios. Cuando los
hombres no reciben la verdad en el amor de ello, sino que tienen placer en la
injusticia. Dios les mandará fuerte engaño, para que crean en él, así que 2ª
tesal. 2:10-11 es una descripción de cómo el papado viene al mundo. Los
hombres profesaron la verdad de religión, pero no la amaron. Ellos amaron la
injusticia y la impiedad; y Dios les envió el papado. Esa es la interpretación
del lugar, de acuerdo a lo mejor de lo divino. ¿Profesarías la verdad y al
mismo tiempo la injusticia? La consecuencia seguramente es, superstición e
impiedad. Este es el fin de tan peligrosa época; y la semejanza puede ser
dicha como juicios temporales, que no necesito mencionar.

Consideremos cual es nuestra labor en tal época de peligro

1- Deberíamos afligirnos grandemente por las abominaciones públicas del


mundo, y en la tierra de nuestro nacimiento en la cual vivimos. Yo solamente
observaría ese lugar en Ezequiel 9, Dios manda sus juicios, y destruye la
ciudad; pero antes, El coloca una marca en la frente de los hombres que
suspira para todas las abominaciones que son hechas en medio de ella.
Encontrarás este pasaje referido en el libro de apocalipsis 7:3 “No hagáis
dañó a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que señalemos a los siervos
de nuestro Dios en sus frentes.” Yo observaría solo esto, que tales solo son
los sirvientes de Dios, dejen a los hombres profesar lo que sea su voluntad,
“quien se aflige por las abominaciones que son hechas en la tierra.” Los
afligidos en el primer lugar, son los sirvientes de Dios en el otro. Y
verdaderamente, hermanos, somos verdaderos culpables en este asunto.
Hemos estado casi muy contentos de que los hombres estén tan depravados
como lo están, y nos quedamos quietos a ver lo que resultará de ello. Cristo
ha sido deshonrado, El Espíritu Santo blasfemado, Y Dios provocado contra la
tierra de nuestro nacimiento, y aún no hemos sido afectados por estas cosas.
Puedo verdaderamente decir con sinceridad, Bendigo a Dios, algunas veces
he laborado con mi propio corazón acerca de ello. Pero temo que todos
nosotros, nos quedamos extremadamente cortos de nuestro deber en éste
asunto. “Ríos de Agua”, dice el Salmista, “Corren por mis ojos porque los
hombres no siguen tu ley.” Horrible profanación del nombre de Dios,
horribles abominaciones, que nuestros ojos han visto, y nuestros oídos han
oído, Y aún nuestros corazones no han sido afectados por ello! Tú piensas
que esto es una enmarcadura de corazón, ¿Dios requiere de nosotros en ésta
época para ser insensible de todo y no para lamentarse por las
abominaciones publicas de la tierra? Los sirvientes de Dios se afligirán. Yo
podría hablar, pero no soy libre de hablar, por esos prejuicios que nos
impiden afligirnos por las abominaciones públicas; Pero ellos pueden ser
fácilmente sugeridos a todos sus pensamientos, y particularmente por lo que
ello es que nos ha evitado atender más a estos deberes de afligirnos de las
abominaciones públicas. Y dame licencia para decir, que de acuerdo a la
autoridad de las Escrituras, que no hay ninguno de nosotros que pueda tener
alguna evidencia de que escaparemos de los juicios que Dios traerá por estas
abominaciones, si no hemos sido dolientes por ellos; sino que es tan
inteligente como una venganza, como dispensaciones exteriores, puede caer
sobre nosotros, como sobre aquellos que son los más culpables de ellos, no
tenemos evidencias en las Escrituras a lo opuesto. Como puede Dios tratar
con nosotros, no lo sé.

Esto entonces es una parte de la labor de éste día- que deberíamos humillar
nuestras almas por todas las humillaciones que son cometidas en la tierra de
nuestro nacimiento; y, en particular, que no nos hemos afligido debajo de
ellos.

2- Nuestra segunda labor, en referencia a esta época de peligro es: que


tengamos cuidado de no ser infectados con los males y pecados de ello. Un
hombre pensaría que fuera todo lo contrario; pero realmente, a lo mejor de
mi observación, esto es, y ha sido, la armadura de las cosas, al menos sobre
alguna extraordinaria dispensación del Espíritu de Dios. Así como algunos
pecados de los hombres crecieron muy alto, la gracia de algunos otros creció
muy bajo. Nuestro Salvador nos ha dicho. Mateo 24:12, “Y por haberse
multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.” Un hombre pensaría
que la abundancia de la iniquidad en el mundo daría gran provocación para
amarse unos a los otros.”NO”, dijo nuestro Salvador “Lo contrario será
encontrado verdad: Así como el pecado de algunos hombres aumentará, la
gracia de algunos otros disminuirá.”

Y existen éstas razones para ello.

a. En tal época, estamos propensos a tener pensamientos de


conocimiento de grandes pecados. El profeta lo miró como una cosa
horrible, que al tirar Joaquín el rollo de la profecía de Jeremía al
fuego, hasta que se consumió, más aún ellos no tuvieron miedo, ni
rasgaron sus vestiduras, ni el rey, ni alguno de sus sirvientes que
oyeron todas estas palabras,” Jer.36:24. Ellos crecieron sin
sentimientos, de ambos tanto como de pecado como de juicio. Y
donde los hombres (Sé que en otros aspectos, siempre tan sabios.)
pueden crecer sin sentimientos de pecado, ellos crecerán
rápidamente sin sentimientos de juicio también. Y estoy temeroso
de que la gran razón por la que muchos de nosotros no tengamos
idea de nuestro espíritu de peligro y peligros en los días en que
vivimos, es porque no somos sensibles de pecado.
b. Los hombres están propensos a tolerarse a ellos mismos en males
menores, teniendo sus ojos fijos en abominaciones mayores de
otros hombres, que la que ellos consideran cada día; Hay aquellos
que pagan sus tributos al diablo -caminan en tales y tales
abominaciones, y así tolerándose ellos mismos en males menores.
Esto es parte de la infección pública, que ellos “ No agotan en el
mismo exceso de alboroto que otros hacen.” Aunque ellos viven en
la omisión de la labor, en conformidad con el mundo, y en muchas
necias, perjudicial, y asquerosas lujurias. Ellos se toleran a sí
mismo con esto, ya que otros son culpables de mas grandes
abominaciones.

c. Oremos para que tales recuerden esto, quienes tienen ocasión para
ello (tú debes saberlo mejor que yo, pero aún yo lo sé por principio,
tanto como tú lo sabes por practica), esa platica general en el
mundo, en tal época, está llena de peligros y peligros. La mayoría
de los profesores son crecidos del color y complexión de aquellos
con quienes ellos conversan. Esta es la primera cosa que hace a
una época peligrosa. Yo no sé si estas cosas pueden ser de
preocupación y de utilidad para ti; me parece que a mí sí, y no
puedo más que familiarizarte con ellas.

3- Una segunda época de peligro, y de la cual debemos difícilmente


desprendernos, es cuando los hombres están propensos a abandonar la
verdad y los seductores abundan para reunir a los que son así; tendrás
siempre estas cosas que van juntas. ¿Ves que abundan los seductores? Tú
puedes estar seguro de que hay una propensión en las mentes de los
hombres a abandonar la verdad; y cuando hay tal propensión, siempre
querrán seductores -esos que harán abandonar las mentes de los hombres
de la verdad; porque están ambos, la mano de Dios y la de Satanás en éste
asunto. Dios judicialmente abandona a los hombres, cuando los ve cansados
de la verdad, y propensos a abandonarlo, y Satanás ataca aprovechando la
ocasión, e incita a los seductores. Esto hace una época peligrosa. El apóstol
lo describe en, 1Tim 4:1, “ahora El Espíritu habla terminantemente, que en
los postreros tiempos” (éstos días peligrosos) “algunos apostatarán de la fe,
escuchando a espíritus de error y a doctrinas de demonios.” Y así Pedro les
advierte a quienes él escribe, 1Pedro 2:1,2, que vendrán falsos maestros
entre ellos, que introducirán encubiertamente herejías de perdición, y
negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos perdición
acelerada; y muchos seguirán sus disoluciones.” Vendrán épocas llenas de
peligro, que retirarán a los hombres de la verdad y los dirigirán a la
destrucción.

Si se preguntan, ¿cómo sabremos si hay alguna propensión en las mentes de


los hombres en cualquier época para alejarse de la verdad? Hay tres maneras
mediante las cuales podemos juzgarlo.
1. La primera es la que mencioné en 1 de Tim.4:3. “porqué
vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes,
teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a
sus concupiscencias,” Cuando los hombres se cansan de la sana
doctrina -cuando es demasiado simple, demasiado pesado,
demasiado aburrido, demasiado común, demasiado alto,
demasiado misterioso, una cosa u otra que les desagrada, y
ellos querrán oír algo nuevo, algo que les agrade- es una señal
que existe en tal época, muchos están propensos a abandonar
la sana doctrina y muchos de ellos son nuestros conocidos.

2. Cuando los hombres hayan perdido el poder de la verdad en sus


conversaciones, y estén tan propensos y listos para apartarse
con la profesión de ello en sus mentes. ¿ves a algún hombre
reteniendo la profesión de la verdad en una conversación
mundana? El quiere pero los anzuelos de la tentación, o de un
seductor alejan su fe de él. Una inclinación de escuchar en pos
de las novedades, y la pérdida del poder de la verdad en la
conversación. Es una señal de propensión hacia ésta declinación
de la verdad. Tal época como ésta que tú veas, es peligrosa. ¿Y
porque es peligrosa? Porque las almas de muchos son
destruidas en ello. El apóstol nos dice directamente, 2 de Pedro
2:1, de “falsos profetas entre la gente, que introducirán
encubiertamente herejías de perdición, y negarán al Señor que
los rescató, atrayendo sobre sí mismos perdición acelerada.”
¿Se aguantará allí? No: “y muchos seguirán sus funestos
caminos, por motivos de a quien la forma de la verdad será
horriblemente hablada.” Hermanos, mientras esté bien para
nosotros, a través de la gracia de Dios, y nuestras propias casas
no son enardecidas, oren para que no se permitan
acostumbrarse a pensar que los tiempos no son peligrosos,
cuando tantos cometen funestos errores, y caen en repentina
destrucción. ¿Acaso dirás que la época de la peste pública no
era peligrosa, porque tú estás vivo? No, ¿acaso el fuego no es
terrible, solo porque sus casas no se quemaron? No, dirás sin
embargo que fue una peste terrible, un incendio terrible. ¿Y ora
considerando, que ésta no es una época de peligro, cuando
multitudes tienen una inclinación por alejarse de la verdad, y
Dios en justo juicio, ha permitido a Satán incitar seductores
para atraerlos en sus funestos caminos, y sus pobres almas
perecer para siempre?

Además, hay una gran aptitud en tal época para trabajar la indiferencia en
las mentes de aquellos que no intentan totalmente abandonar la verdad. Me
parece poco que jamás debería haber vivido en éste mundo para encontrar
las mentes de profesores crecidos completamente indiferentes a las doctrinas
de la elección eterna de Dios, la soberana eficacia de la gracia en la
conversión de pecadores, justificación por la imputación de la justicia de
Cristo; pero muchos son, como todas éstas cosas, crecidos en una
indiferencia; ellos no saben si son así ó no. Bendigo a Dios que yo sé algunas
cosas de la anterior generación, cuando los profesores no oían de éstas cosas
sin el más alto aborrecimiento; y ahora altos profesores comienzan a ser
líderes en ello. Y es demasiado entre lo mejor de nosotros, no estamos tan
interesados por la verdad como nuestros antepasados; me gustaría poder
decir que somos tan santos como ellos.

3- Esta propensión para alejarse de la verdad es una época de peligro,


porque es la más grande evidencia de la retirada del Espíritu de Dios de su
iglesia: Porque el Espíritu de Dios es prometido para éste final, “Para
guiarnos hacia toda verdad”, y cuando la eficacia de la verdad comienza a
decaer, es la más grande evidencia de la salida y retirada del Espíritu de
Dios. Y pienso que eso es algo peligroso; porque si el Espíritu de Dios se
marcha, entonces nuestra gloria y nuestra vida también se marchan.

¿Cual es ahora nuestra labor en referencia a ésta época de peligro? Preavisos


de peligro son dados a nosotros para instruirnos en nuestra labor.

1. Lo primero es, no estar contento con lo que tú juzgas una


profesión sincera de la verdad; sino trabaja para ser
encontrado en el ejercicio de toda aquella gracia que
peculiarmente respeta la verdad. Hay gracias que
peculiarmente respetan la verdad que tenemos que ejercer,
y sí éstas no son encontradas en nuestros corazones, toda
nuestra profesión resultará en nada.

Y éstas son:

(a) Amor: “Porque ellos no amaron la verdad” Hicieron profesión del


evangelio; pero no recibieron la verdad en el amor de sus profesiones. Hubo
falta de amor de la verdad. La verdad no le hará bien al hombre cuando no
hay el amor por la verdad. “Decir la verdad en el amor” es la sustancia de
nuestra profesión Cristiana. Oremos, hermanos, laboremos para amar la
verdad; y quitarnos todos los prejuicios de nuestras mentes, que podamos
hacerlo.

(b) Es el único y gran principio para preservarnos en épocas de peligro,


trabajar para tener la experiencia del poder de cada verdad en nuestros
corazones. Si es que has conocido al Señor Jesús. ¿Cómo? A fin de
“despojarse del hombre viejo, que es corrupto de acuerdo a las lujurias
engañosas”; Y “vestirse del hombre nuevo, que ante Dios es creado en
justicia y verdad santa,” Efe.4:22-24. Esto es para aprender la verdad. La
gran gracia que es para ser ejercitada con referencia a la verdad en tal época
como ésta, es para ser ejemplificada en nuestros corazones en el amor de
ella. Esfuércense para adquirir la experiencia del poder de cada verdad en
sus propios corazones y vidas.

(c) Celo por la verdad, la verdad es el objeto más apropiado para celar.
Deberíamos “contender fervientemente por la verdad una vez entregada a los
santos”, estar dispuestos, como Dios nos ayude, a apartarnos con nombre y
reputación, y a padecer el desprecio y el desacato, todo lo que éste mundo
puede arrojar sobre nosotros, en dar testimonio sobre la tierra. Todo lo que
éste mundo tenga en cuenta como querido y valioso hay que renunciar a ello,
antes que a la verdad. Este fue el gran final para lo que Cristo vino al mundo.

2- Adhieranse al significado que Dios ha designado y ordenado para su


preservación en la verdad. Veo que algunos están listos para irse a dormir, y
creo que no están preocupados en estas cosas: ¡Que el Señor despierte sus
corazones! Que continúen en el significado de la preservación en la verdad-
el ministerio actual. Bendigo a Dios por el remanente de un ministerio
valorando la verdad, conociendo la verdad, sanos en la fe- adhiéranse a
ellos. Hay poca influencia sobre las mentes de los hombres de ésta
ordenanza e institución de Dios, en el gran asunto de éste ministerio. Pero sé
que hay algo más en ello que eso, ellos parecen tener mejores habilidades
para discutir que tú: más conocimiento, más luz, mejor entendimiento que
tú. Si tú no sabes mas en el ministerio que esto, nunca tendrás beneficio por
ello. Ellos son ordenanza de Dios,; el nombre de Dios es sobre ellos, Dios
será santificado en ellos. Ellos son ordenanza de Dios para la preservación de
la verdad.

3- Recordemos cuidadosamente la fe de aquellos que fueron antes que


nosotros en la profesión de esta ultima era. Estoy apto para pensar que no
hubo una más gloriosa profesión por mil años sobre la faz de la tierra, sino
esa que fue entre los profesores de la última era. Y oren, ¿de qué fe eran
ellos? Eran ellos mitad armenios y mitad socinianos? ¿Mitad papistas y mitad
no sé qué? Recuerden cuan celosos eran por la verdad, que tan pequeñas
sus santas almas habrían nacido con esas publicas deserciones de la doctrina
de la verdad que vemos, y que no nos lamentamos, ni hacemos nada al
respecto, en los días en que vivimos. Dios estaba con ellos, y ellos vivieron
para Su gloria, y murieron en paz: “cuya fe siga,” y ejemplo a seguir. Y
recuerden la fe en que ellos vivieron y murieron: miren a su alrededor, y
vean si algunos de los nuevos credos han producido una nueva santidad que
sobrepase la ellos.

III. Una tercera cosa que hace que una época sea de peligro es, profesores
mezclándose ellos mismos con el mundo, y aprendiendo sus maneras. Y si
las otras épocas de peligro están viniendo sobre nosotros, estas están
viniendo sobre nosotros también. Esta fue la raíz y fuente de la primera
época de peligro que hubo en el mundo. La primera trajo una inundación de
pecado y después una inundación de miseria. Eso fue el principio de la
primera apostasía pública de la iglesia, que se extendió como la marca más
severa de la indignación de Dios. Gen.6:2, “viendo los hijos de DIOS que las
hijas de los hombres eran hermosas, tomaron se mujeres, eligiendo entre
todas.” Esto es solo un ejemplo de la iglesia de Dios, lo hijos de Dios,
profesores, mezclándose ellos mismos con el mundo. Esto no fue todo, que
ellos tomaran para ellos mismos esposas; pero esto fue una instancia que el
Espíritu Santo da, de que la iglesia en aquellos días degeneró, y se mezcló
ella misma con el mundo. Cuál es el fin de mezclarse ellos mismos de ésta
manera con el mundo? Sal 106:35, “Se mezclaron con las naciones.” Y
después qué: “y aprendieron sus obras.” Si alguna cosa bajo el cielo hace
que una época sea peligrosa, esto lo hará- cuando nos mezclamos con el
mundo y aprendemos sus obras.

Hay dos cosas de las que yo hablaría en esta sección: 1- Donde los
profesores se mezclan con el mundo. 2- el peligro de ello.

1- los profesores se mezclan con el mundo, en aquello en que es el mundo,


que es apropiado para el mundo. Eso que es mas eminentemente y
visiblemente del diablo, los profesores no se mezclaron tan pronto con todo;
si no en eso en lo que es el mundo, en sus propios colores- como en
comunicaciones corruptas, que es el espíritu del mundo, el extracto y fruto
de la vanidad de la mente- eso con lo cual el mundo está corrompido, y
acaso corrupto. Un malvado, tipo podrido de comunicación, mediante el cual
las obras del mundo son corrompidas- esto viene del espíritu del mundo. El
diablo tiene sus manos en todas estas cosas; pero es el mundo y el espíritu
del mundo que está en comunicación corrupta. ¡Y cómo se ha esparcido entre
los profesores! ¡Ligera, vana, comunicación necia! - para pasar toda la vida
de un hombre en eso; no en esta ó aquella ocasión, si no casi siempre, y en
todas las ocasiones donde sea que los hábitos vanos y atuendos del mundo
estén en una u otra instancia. Los hábitos y atuendos del mundo son las
cosas en donde el mundo acaso diseña para mostrarse el mismo lo que es.
Los hombres pueden ver lo que el mundo es por carácteres evidentes, en los
hábitos y atuendos que usa. Están tan ciegos que no pueden ver la vanidad,
locura, inmundicia, lujo, en el atuendo que el mundo se pone él mismo. La
declinación de profesores en imitar las maneras del mundo en sus hábitos y
ropajes hacen que una época sea peligrosa; es una mixtura en donde
aprendemos sus maneras; y los juicios de Dios sobrevendrán a ello. En esto,
igualmente, somos crecidos como el mundo, que en todas las ocasiones
somos como insensibles a los pecados del mundo, y como poco preocupados
por ellos, como otros están. Lot vivía en Sodoma, pero, “su alma justa fue
enfadada con sus obras de impiedad y discursos. ¿Vivamos donde vivamos,
cuando son nuestras almas enfadadas, (tanto) como para que no pasemos a
través de las cosas del mundo, las más grandes abominaciones, con el marco
del espíritu que el mismo mundo acaso? Por no hablar de voluptuosidad de
vivir, y otras cosas que acompañan esta lamentable mixtura con el mundo,
que los profesores han hecho en estos días en que vivimos -comunicación
corrupta, regocijo de atuendo, insensatez de pecados y abominaciones de
alrededor del mundo acerca de nosotros, son casi tanto en profesores como
en el mundo. Nos hemos mezclado nosotros mismos con la gente, y hemos
aprendido sus maneras.

Pero-

2. Tal época es peligrosa, porque los pecados de los profesores en ella, es


directamente contrario a todo el diseño de la mediación de Cristo en este
mundo. Cristo se dio a sí mismo por nosotros, para que Él pudiera limpiarnos
de obras muertas, y purificarnos para sí, un pueblo propio (TITO.2:14) “eres
nación real, pueblo propio.” Cristo ha traído el odio de diablo y del mundo
entero sobre Él y contra El, para apartar un pueblo del mundo y hacerlo su
pueblo propio para El mismo; y si ellos se arrojan ellos mismos otra vez al
mundo, es el más grande desprecio que puede ser puesto sobre Jesucristo. El
dio su vida y derramó su sangre para rescatarnos del mundo, y nos
arrojamos nosotros mismos al mundo otra vez. ¡Qué fácil fuera mostrar que
esto es una entrada a todos los otros pecados y abominaciones, y que por lo
cual en verdad pienso que la indignación y el enojo de Dios, muy pronto se
descubrirá el mismo contra profesores e iglesias en éste día! Si no somos la
diferencia del mundo en nuestra forma de ser, no seremos diferentes a ellos
por mucho tiempo en nuestros privilegios, si somos lo mismo que ellos en
nuestro caminar, deberíamos serlo así en nuestra adoración, o en ninguna en
absoluto.

En cuanto a nuestro deber en tal época de peligro, déjenme dejarles tres


advertencias, y que El Señor las fije en sus corazones:

1- La profesión de la religión, y el ejercicio de sus funciones, bajo una


conversación mundana, es nada más que un significado sofistico, para
conducir a los hombres con los ojos vendados al infierno. No debemos hablar
cositas en tan grande ocasión.

2- Si tú vas a ser como el mundo, debes tomar la porción del mundo. Irá
contigo como va con el mundo. Averigua y ve, en todo el libro de Dios, como
irá con el mundo, cuales son los pensamientos de Dios del mundo, si dice no,
“si miente con malicia, vendrá a juicio,” y que “la maldición de Dios caerá
sobre ello“. Si, por lo tanto vas a ser como el mundo, debes tener la porción
del mundo. Dios no se separará.

3- Por último, consideremos que hemos, por estos significados, perdido la


más gloriosa ocasión de verdad como nunca fue en el mundo. No sabemos,
que haya habido una mas gloriosa inducción en la verdad desde los dias del
apóstol, en que Dios se ha comprometido a su iglesia y gente en esta nación
para la pureza de la doctrina de la verdad y ordenanzas ; pero hemos
perdido toda la belleza y gloria de ello por esta mixtura en el mundo. Yo
verdaderamente pienso que ha llegado el momento que las congregaciones
en esta ciudad, por sus ancianos y mensajeros, deberian consultar juntos
como parar este mal que ha perdido toda la gloria de nuestra profesion, es
una época de peligro, cuando los profesores se mezclan ellos mismos así con
el mundo.

Hay otras épocas de peligro que pienso he insistido en ello, pero se las
nombraré

IV - ¿Cuándo hay gran asistencia en obras exteriores, pero lo interno, lo


espiritual se deteriora? Ahora y aquí, mis hermanos, ustedes saben cuanto
tiempo he estado tratando las causas y razones del deterioro interno, y los
métodos para ser usados para nuestra recuperación; yo no debería,
entonces, insistir en ellos.

V - Tiempos de persecución , son también tiempos de peligro. Ahora no


necesito decirles si estos tiempos están sobre nosotros o no, es tu obligación
indagar sobre eso. Si no hay una retención externa de la verdad bajo una
visible prevalencia de lujurias abominables en el mundo; si no hay una
propensión de abandonar la verdad y los seductores en el trabajo de desviar
hombres, si no hay una mezcla de nosotros mismos con el mundo y de allí
aprender sus maneras, si no hay deterioro interno, bajo el desempeño de
obras externas; y si muchos no están sufriendo persecución y problemas,
juzga tu, y actúa como corresponde.

Una palabra de provecho y termino.

Aprovechamiento 1- Estemos todos exhortos a esforzarnos a conseguir que


nuestros corazones sean afectados de los peligros de los días en que vivimos.
Has escuchado un pobre, y débil discurso concerniente a ello, y quizás será
rápidamente olvidado. ¡Oh, que Dios estaría satisfecho de darnos esa gracia-
que podemos encontrarla como nuestra obra para esforzarnos a tener
nuestros corazones afectados con los peligros de estos tiempos! No es hora
de estar dormidos en lo alto de un mástil en un mar bravo , cuando hay
tantos peligros devoradores rondando alrededor de nosotros. Y lo mejor para
llevar a cabo esto.-

(a)- Considera las cosas actuales, y traelas a la autoridad, y ve que dice la


palabra de Dios de ellas. Oímos esta y aquella historia de horrible y
prodigiosa maldad; y la traes en la siguiente oportunidad de hablar, y
ligeramente la transmitimos. Oímos de los juicios de Dios afuera en el
mundo, y las traemos al mismo nivel de nuestra propia imaginación, y allí se
acaba. Pero hermanos, cuando observen cualquiera de estas cosas, como es
con el mundo, si tú tuvieras tu corazón afectado, traelo a la Palabra, y ve que
dice Dios de ello, habla con Dios acerca de ello, pregunta e indaga en la boca
de Dios que dice Dios de estos enormes males y juicios -este enfriamiento
que hay en los profesores y sus mixturas y aprendizaje de las maneras del
mundo. Ustedes nunca tendrán sus corazones afectados, hasta que vengan e
indagen con Dios acerca de ello, y entonces las encontraras representadas en
un espejo, que hará que tu corazón te duela y tiemble. Y entonces,--

(b)- Si fueras sensible de los actuales peligros de la época, ten cuidado de


centrarte en la personalidad. Mientras tu preocupación mas grande es la
personalidad, o el mundo, todos los ángeles en el cielo no pueden hacerte
sensible de los peligros de los días en que vives. Si tu buscas riquezas y
honores, mientras estás centrado allí nada puede hacerte sensible de los
peligros del día. Por lo tanto no te centres en la personalidad.

(c)- Ora para que Dios te de gracia para ser sensible de los peligros del día
en que vivímos, puede ser que hemos tenido confianza, que miles caigan a
nuestra mano derecha y a nuestra izquierda, sin embargo deberíamos ser
capaces de llevarlo a cabo. Creeme, es una gran gracia. Dirijete a tu
privacidad, oraciones privadas, y tus oraciones familiares de esta manera; y
el Señor nos ayude a dirigir nuestras oraciones publicas a esta cosa, que Dios
haga nuestros corazones sensibles de los peligros del tiempo en donde
hemos caído en estos últimos días!

Aprovechamiento 2 - Lo que sigue es esto, que hay dos cosas en una época
de peligro, -el pecado de ello, y la miseria de ello. Esfuerzate para ser
sensible de lo primero, o nunca serás sensible de lo último. Aunque los
juicios mienten en la puerta, -aunque los cielos sean oscuros sobre nosotros,
y la tierra tiemble bajo nosotros en este día, y ningún hombre sabio pueda
ver donde pueda construir él mismo una habitación permanente- podemos
hablar de estas cosas; y oír de otras naciones remojándose en sangre y tener
señas del desagrado de Dios,- ¡advertencias de lo alto en el cielo y abajo en
la tierra y que nadie las aprecie! ¿Por qué? Porque ellas no son apreciables
de pecado; y nunca lo serán, al menos que Dios las haga así.

Yo distribuiría los pecados de los cuales deberíamos de ser sensatos bajo


tres encabezados: -los pecados de los pobres, desdichados, mundo
pereciendo, en primer lugar; los pecados de los profesores en general, en
segundo lugar; y nuestros propios pecados particulares y decadencias, en
tercer lugar y esforcémonos para tener nuestros corazones afectados por
esto. Es en vano decirte esto y que el juicio se está acercando; -porque sus
líderes y aquellos que están sobre la torre vigía, para gritar, “un león , mi
señor vemos un león” A menos que Dios haga nuestros corazones razonables
de pecado, no seremos sensatos de juicios.

Aprovechamiento 3 - recuerda que hay una enmarcadura especial de espíritu


requerida en todos nosotros en tales épocas de peligro como son estas. ¿Y
qué es eso? Es una enmarcadura de luto de espíritu. ¡Oh! ¡Qué enmarcadura,
que regocijo de enmarcadura de espíritu que está sobre nosotros! El Señor
lo perdona, el Señor nos lo perdona, y nos mantiene en una humilde,
abatida, enmarcadura de luto de espíritu, porque es una gracia peculiar de
Dios buscar en tal época como es esta. Cuando Él derramara su Espíritu, allí
habrá gran lamentación, juntos y separados, pero ahora podemos decir que
no hay lamentación. El Señor nos ayude, porque tenemos corazones
endurecidos, y ojos sin lágrimas bajo la consideracion de estos peligros que
Él presenta ante nosotros.

Aprovechamiento 4 - Sostener que la iglesia observe con diligencia, y por la


autoridad. Cuando digo autoridad, quiero decir la vida de ello. No tengo un
celo mas grande en mi corazón, que el que Dios retiraría Él mismo de sus
propias instituciones por causa del pecado de la gente, y nos deja solo la
armazón de la autoridad y orden externos. ¿Qué les dio Dios a ellos? ¿Por su
propio bien? No; pero que ellos puedan ser vestidos de fe y amor, mansos de
espíritu y entrañas de compasión, vigilancia y diligencia, aparta estos, y
despide a toda autoridad y orden externos, lo que sea que ellos sean. Mantén
un espíritu que pueda vivir afectado por ello: Consigue un espíritu de iglesia
vigilante; que no es para mentir en las capturas de las fallas, pero
diligentemente, por puro amor y compasión de las almas de los hombres,
prestarles atención, -esperar a hacerles el bien, todo lo que podamos. Como
fue con un pobre hombre, que tomó un cuerpo muerto y lo paró, y el cuerpo
se cayó; y el lo volvió a parar, y se volvió a caer; y el pobre hombre lloró
sobre el cuerpo, “allí quiere algo dentro,” para animarlo y acelerarlo, lo
mismo ocurre con el orden de la iglesia y del estado; levántalos las veces que
sean necesarias, todos caerán, si no hay amor el uno por el otro, un deleite
en hacer el bien el uno al otro, “exhortándonos los unos a los otros mientras
es llamado hoy, para que ninguno se endurezca por los engaños del pecado.”

Aprovechamiento 5 - Consideren esto, que en tales épocas como son estas,


ninguno de nosotros irá libre. No encuentran ninguna mención de una época
de peligro en las escrituras, pero siguen algunas que tendrán su fe
derrocada, otros seguirán funestos caminos, y otros se apartarán. Hermanos
y hermanas, ¿cómo sabes si tú o yo podemos caer? Redoblemos nuestra
vigilia, todos;

Por la época que viene sobre nosotros en donde alguno de nosotros puede
caer, y caer a fin de alistarse para ello. No digo que pereceremos
eternamente; - ¡Dios nos liberará de ir al abismo! Pero algunos de nosotros
puede caer tanto que puede perder un miembro, un miembro u otro, y
nuestras obras serán entregadas al fuego que las quemará todas. Dios ha
encendido una hoguera en Sion que probará todas nuestras obras; y
veremos en un corto tiempo en qué nos convertiremos.

Aprovechamiento 6 - Últimamente, tomar esa gran autoridad que los


apóstoles dieron en tales épocas como aquella con las cuales estamos
preocupados, “no obstante, la fundación de Dios se mantiene segura, -”¡oh,
bendito sea Dios por ello!”- “Dios sabe quienes son suyos.”

¿Qué, entonces, se requiere de nuestra parte? “dejen que el que nombre el


nombre de Cristo se aparte del mal.” Sus profesiones, sus privilegios, sus
conocimientos, no os asegurarán; que os habéis ido, al menos que todo el
que nombre el nombre de Cristo se aleje de toda iniquidad. ¡Qué multitudes
perecen bajo una profesión todos los días! ¡Oh, que nuestros corazones
pudieran sangrar al ver las pobres almas en peligro de perecer bajo la mas
grandiosa de las profesiones!

¿Oirás la suma de todo? Tiempos y épocas de peligro vienen sobre nosotros;


muchos ya están heridos; muchos han fallado. ¡Que el Señor nos ayude! La
corona se ha caído de nuestras cabezas, -la gloria de nuestra profesión se ha
ido, el tiempo es poco, -el juicio está ante la puerta. Toma esta palabra de
consuelo, mi hermano: Observa, por lo tanto, que ninguna de estas cosas
pueda venir sobre ti, para que tú puedas escapar, y ser considerado digno
para permanecer ante el hijo de Dios.”

¡¡¡AMEN!!!