P. 1
Valores Humanos

Valores Humanos

|Views: 12.123|Likes:
Publicado porjocarden

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: jocarden on May 19, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PPT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/25/2013

pdf

text

original

VALORES HUMANOS

La filosofía nos ha enseñado a descubrir en el ser humano una serie de cualidades latentes, de valores atemporales más allá de la época, de las culturas, de las razas… Son Valores que de desarrollarse armónicamente suponen la Realización plena del ser humano  

Lic. Raquel Maizoub

¿QUÉ SON LOS VALORES?
Los valores son metas, ideales que puede alcanzar el hombre. Es decir, los valores son objetivos, no están sujetos a la cultura, al tiempo, a la ciencia ni a otras variables. Son externos al hombre, no dependen de él, están de acuerdo a la ley natural son inmanentes, trascendentes y atemporales

¿QUÉ SON LOS VALORES?
Los valores son subjetivos, que dependen de la valoración que cada hombre les dé, de acuerdo a su marco de referencia (cultura, edad, sexo, educación, religión, etc.), que cambian con la historia y el momento circunstancial, incluso hasta con el estado de ánimo.

Basándonos en una concepción septenaria del hombre podemos hablar de la expresión de los valores en nuestros diferentes planos de realidad…

Valores Físicos Valores Vitales Valores Afectivos Valores Intelectuales Valores Morales Valores Espirituales Valores Metafísicos

Valores Físicos:
Habilidades Higiene Orden Elegancia Austeridad Equilibrio

Valores Vitales:
Actividad Salud Energía realizadora Capacidad de esfuerzo

Valores Afectivos:
Felicidad del filósofo Empatía Cortesía Confianza Templanza Gratitud Buen Humor Entusiasmo Cariño Naturalidad Optimismo Paciencia Alegría Respeto Firmeza Serenidad Adaptabilida d

Valores Intelectuales:
Discernimiento Inteligencia Sentido común Reflexión Visión global Disciplina Sinceridad Comprensión Lógica

Eficacia Responsabilid ad Capacidad Organizativa Imaginación Creatividad Diálogo Iniciativa Atención y Concentración Objetividad

Valores Morales:
Bondad Amor Justicia Voluntad Valor Lealtad Altruismo Amor a la Verdad Heroicidad Dignidad Autenticidad

Ecuanimida d Humanismo Fraternidad Sentido del Deber Solidaridad Tolerancia Finalidad Fortaleza interior Servicio Compromis o Libertad

Valores Espirituales:
Todo lo relacionado con Lo Sagrado, la Belleza, la Armonía y la Intuición. Idealismo, Diálogo y Vida interior, Trascendencia

Valores Metafísicos:
Lo Lo Lo Lo Bueno Bello Verdadero Justo

Independientes e inmutables: son lo que son y no cambian

Absolutos: son los que no están condicionados o atados a ningún hecho

Características de los Valores
Inagotables: no se terminan Subjetivos: los valores tienen importancia al ser apreciados por la persona

Objetivos: se dan independientemente del conocimiento que se tenga de ellos

Verdaderos: los valores se dan independientemente que se les conozca o no.

CONDICIONES PREVIAS

Para que el hombre encarne y realice los valores, se requieren como prerrequisitos:

LA LIBERTAD

Es la capacidad de elegir. El ser humano es libre, por su naturaleza y estructura. Nos fue dado el libre albedrío.

LAS TRES LLAVES
Para abrir la puerta de la sabiduría y la felicidad, que todos buscamos, se necesitan 3 llaves:
1ª Llave: Pensar Somos racionales, tenemos inteligencia para conocer, comprender y adaptarnos, además de muchas otras funciones de la mente, como imaginación, memoria, creatividad, evaluar, discriminar, valorar... 2ª Llave: Sentir Todas nuestras emociones, y sentimientos, (son más de sesenta) como la capacidad de amar, asombrarse, extasiamos, aburrirnos…

3ª Llave: Actuar Es decir, llevar a cabo lo que pienso y siento. Es ejecutar, realizar el poder de nuestra voluntad.

¿Cómo se forman los Valores?
No justificamos todas nuestras decisiones del mismo modo, ni uno mismo, a lo largo de su vida, argumenta con razones idénticas: nuestra conciencia moral sigue un proceso de crecimiento o de madurez. Kohlberg llega a la conclusión que si bien las normas morales o los valores de una cultura pueden ser diferentes de los de otra, los razonamientos que los fundamentan siguen estructuras o pautas parecidos.

Niveles y Estadios de Kholberg
Nivel Preconvencional
Estadio 1 Obediencia y miedo al castigo Estadio 2 Favorecer los propios intereses Expectativas interpersonales Normas sociales establecidas Derechos prioritarios y contrato social Principios éticos universales

Nivel Convencional

Estadio 3 Estadio 4

Estadio 5 Nivel Postconvencional Estadio 6

Nivel Preconvencional
El nivel Preconvencional es un nivel en el cual las normas son una realidad externa que se respetan sólo atendiendo las consecuencias (premio, castigo) o el poder de quienes las establecen. No se ha entendido, aún, que las normas sociales son convenciones por un buen funcionamiento de la sociedad. Este nivel integra a los dos siguientes estadios:

Estadio 1. Obediencia y miedo al castigo: se respetan las normas por obediencia y por miedo al castigo. No hay autonomía sino heteronomía: agentes externos determinan qué hay que hacer y qué no. Es propio de la infancia, pero hay adultos que siguen toda su vida en este estadio.

Estadio 2. Favorecer los propios intereses: se asumen las normas si favorecen los propios intereses. El individuo tiene por objetivo hacer aquello que satisface sus intereses, considerando correcto que los otros también persigan los suyos. Las normas son como las reglas de los juegos: se cumplen por egoísmo. Se entiende que si uno no las cumple, no le dejarán jugar. Es propio del niño y de las personas adultas que afirman: “te respecto si me respetos”, “haz lo que quieras

Nivel Convencional
En este nivel, las personas viven identificadas con el grupo; se quiere responder favorablemente en les expectativas que los otros tienen de nosotros. Se identifica como bueno o malo aquello que la sociedad así lo considera. Este nivel integra el estadio 3 y el estadio 4.

Estadio 3. Expectativas interpersonales: Nos mueve el deseo de agradar, de ser aceptados y queridos. Hacer lo correcto significa cumplir las expectativas de les personas próximas a un mismo. Se da en la adolescencia pero son muchos los adultos que se quedan en él. Son gente que quieren hacerse amar, pero que se dejan llevar por las otras: los valores del grupo, las modas, lo que dicen los medios de comunicación.

Estadio 4. Normas sociales establecidas: El individuo es leal con las instituciones sociales vigentes, hacer lo correcto es cumplir las normas socialmente establecidas para proporcionar un bien común. Comienza la autonomía moral: se cumplen las normas por responsabilidad. Se tiene conciencia de los intereses generales de la sociedad y éstos despiertan un compromiso personal. Constituye la edad adulta de la moral y se suele llegar bien superada la adolescencia.

Nivel Postconvencional
Es el nivel de comprensión y aceptación de los principios morales generales que inspiran las normas: los principios racionalmente escogidos pesan más que las normas. Le componen el estadio 5 y el estadio 6.

Estadio 5: Derechos prioritarios y contrato social: Se reconoce que además de la propia familia, grupo y país, todos los seres humanos tienen el derecho a la vida y a la libertad, derechos que están por encima de todas las instituciones sociales o convenciones. Es una apertura al mundo que lleva a reconocer la relatividad de normas y valores, pero se asume que las leyes legítimas son sólo aquéllas obtenidas por consenso o contrato social.

Estadio 6. Principios éticos universales: Se toma conciencia que hay principios éticos universales que se han de seguir y tienen prioridad sobre las obligaciones legales e institucionales convencionales. Se obra con arreglo a estos principios porque se ha captado la validez y se siente comprometido a seguirlos. Impera la regla de oro de la moralidad: "hacer al otro lo que quiero para mí". Y se tiene el coraje de

¿Para que sirven los Valores?
Los valores se presentan intuitivamente como “una guía” sobre la cual tenemos referencias sobre nuestros obrar cotidiano en todos los aspectos. De tal manera son una guía que el simple hecho de actuar de acuerdo a ellos no “hace sentir bien” y el hecho de no hacerlos produce un efecto contrario de bastante malestar. Inmediatamente aparece la idea de que los valores son “algo a honrar” en nuestra actividad cotidiana, sea la misma del ámbito que sea.

Nuestros Valores…

LA PRUDENCIA
Se le ha llamado "la reina de los valores", y es cierto, sin prudencia, no podemos lograr practicar ningún otro valor. ¿Qué es la prudencia? Es la capacidad de analizar y comprobar información, antes de tomar una decisión, evaluando sus consecuencias. Si pensamos en la definición, nos damos cuenta por qué es causa y efecto en los demás valores. Básicamente la prudencia nos lleva a un equilibrio interior y a una capacidad de reflexión.

LA FORTALEZA
Es la capacidad de resistir el mal, soportar las molestias, o entregarse con valentía, acometiendo una acción en favor de un Bien Mayor. La Fortaleza tiene dos aspectos: a) Resistir: implica oponerse, soportar, pero con una enérgica actividad del alma, con perseverancia en la adhesión al bien. b) Acometer: es abalanzarse sobre el mal con ira, es la fuerza de la rabia, especialmente frente a la injusticia.

LA PACIENCIA
Superar las molestias presentes con paz interior, con la serenidad, de que el bien deseado tardará en llegar. Hagamos lo que hagamos no podremos nunca acelerar: •El paso de las estaciones •El desarrollo de un niño •El crecimiento de una flor •La maduración de un fruto •El encuentro con el amor verdadero

LA PERSEVERANCIA
Es un valor que cuando no lo desarrollamos nos hace sentir descontentos, nos deja el sabor amargo de la meta abandonada, nos baja la autoestima, nos hace sentirnos poco coherentes y poco consecuentes con nosotros mismos. Es llevar a cabo las acciones necesarias para alcanzar lo decidido, aunque disminuya la motivación, o surjan problemas internos o externos...

Es la capacidad de ponerse en el marco de referencia del otro, sin perder el suyo propio, buscando un bien conjunto. El marco de referencia es aquello que hace que una persona sea como es, nos informan sobre ella, nos lleva a la reflexión de cada ser es único, irrepetible y diferente, como lo es cada ser humano en este planeta. Practicar el valor de la comprensión se nos hace difícil, tenemos que estar muy abiertos a mirar todas las sutiles diferencias, distinguiéndolas de las obvias. Ponerse en el lugar del otro, tratar de tener su óptica y vivencias, es una tarea titánica

COMPRENSION O EMPATIA

EL RESPETO
Actuar o dejar de actuar, valorando los derechos, condición y circunstancias, tratando de no dañar, ni dejar de beneficiarse a sí mismo o a los demás. Toda relación humana que no esté sustentada en el respeto mutuo, difícilmente podrá llegar a tomarse profunda y valedera.

EL OPTIMISMO
Confiar equilibradamente en las posibilidades y ayuda que otros puedan aportar; confiar en los demás. En cualquier situación distinguir lo positivo en sí y las posibilidades de mejorar, que existen, como las dificultades y obstáculos que se oponen a esta mejora, afrontándolos con fortaleza y alegría.

LA LEALTAD
En la adhesión a otros, acepta los vínculos implícitos, reforzando a lo largo del tiempo el conjunto de valores que representan. Si queremos construir un futuro sólido, fuerte, y el valor de la lealtad aparece como la base de una futura realidad y estabilidad, como una roca, donde construir valores duraderos.

LA OBEDIENCIA
La persona obediente acepta, en un acto de deliberación interior, libremente, los mandatos internos y los que provienen de la autoridad calificada, siempre que no se opongan al bien, ejecutando lo decidido. Ser obedientes a lo que se piensa, siente y hace, en relación a nuestro bien, nos va a hacer más plenos y maduros.

LA SINCERIDAD
Manifiesta, si es conveniente a la persona idónea y en el momento adecuado, lo que ha hecho, visto, piensa y siente, con claridad respecto de su situación personal o la de los demás. Podemos aprender a saber callar parte de la verdad por prudencia, pero no a mantener engaños. Es el momento para desarrollar un espíritu crítico al decodificar toda la información que recibimos, y descubrir si realmente está respaldada por valores.

LA RESPONSABILIDAD
La persona toma o acepta decisiones y asume el resultado de ellas, lo mismo de sus actos no intencionados, buscando el bien común y procurando que otras personas hagan lo mismo.

LA FLEXIBILIDAD
Adaptar nuestras conductas con rapidez a los marcos de referencia de cada persona o a otras situaciones, sin abandonar por ellos los principios o valores personales. La flexibilidad es uno de los valores más difíciles de conseguir y practicar. Para llevarlo a cabo, se requiere tener muchos valores previos como el respeto, la lealtad y la prudencia entre otros... Supone que realmente estemos en nuestro punto medio de equilibrio y de paz interior.

LA GENEROSIDAD
Ser generoso es actuar con los otros en forma desinteresada y alegre, teniendo en cuenta el bien del otro, aunque cueste un esfuerzo. La generosidad está en un punto medio entre el abandono, que es dejarse robar todo o no dejarse nada a sí mismo, o la avaricia o egoísmo, que es guardarse todo para sí.

LA AMISTAD
Tener con algunas personas intereses, metas y valores comunes, unido esto a un gran afecto que se traduce en procurarse ambos una evolución plena. La amistad es la expresión misma de la gratuidad y generosidad, donde realmente se da sin esperar nada, pero se sabe que siempre vamos a ser acogidos. Es el compartir valores, metas e ideales para ir creciendo y encontrando juntos la verdad...

LA SENCILLEZ
La persona sencilla, se da a conocer claramente tal como es, siendo congruente su interioridad con lo que muestra a los demás. Este valor trae como consecuencia que las personas "saben" a que atenerse, qué tengo, qué no tengo; hace las relaciones más fluidas, fáciles y quizás lo más relevante, permite que vivamos en un estado de plenitud y paz espiritual, ya que no estamos actuando roles frente al mundo, los cuales nos sobrecargan mucho, sino que estamos siendo sencillamente quienes somos.

LA AUDACIA
La persona audaz es la que inicia y realiza acciones, conciente de que con sus posibilidades reales y riesgos puede alcanzar el bien propio y ajeno. La audacia en la vida cotidiana significa que el héroe del siglo XXI, debe partir por transformarse a sí mismo para luego influir sobre su familia, trabajo y sociedad que lo rodea.

EL ORDEN
La persona ordenada jerarquiza, organiza sus actividades, distribuye su tiempo, de acuerdo a la lógica y a la ley natural, con el fin de lograr sus metas. Este valor, nos conduce a disolver nuestras confusiones, a distinguir lo importante de lo secundario, a manejar el tiempo en beneficio de la salud mental y psíquica, a jerarquizar los objetivos para lograr las metas tan deseadas.

EL PUDOR
La persona que posee pudor cuida y respeta su intimidad y la de los demás. Mantiene su seguridad interior resguardada de extraños, rechazando lo que pudiese dañarle, mostrándola sólo cuando sirve a su bien o al de los demás. El pudor, un valor que pareciera haberse olvidado por ser inútil en los tiempos que vivimos... Su exageración opuesta, la desinhibición es algo que nos está afectando día a día, contaminándonos el alma y el cuerpo

LA LABORIOSIDAD
La persona laboriosa, tanto en su trabajo profesional, como en su quehacer diario, cumple eficaz y productivamente, teniendo como fin su autorrealización y con un sentido progresivo y trascendente. Es el campo donde germinan nuestros talentos, creatividad, originalidad y capacidad de transformar; la alquimia y la transmutación de lo cotidiano. Desarrollar este valor, significa poder realizar nuestra vocación, estar en el lugar donde yo soy más apto, donde realizo mis ideales, donde estoy más armonizado...

L A FRATERNIDAD
La persona fraterna, tiene conciencia de hermandad con los seres vivos del planeta, producto de ser todos, partes interrelacionadas en el milagro de la vida, actuando en coherencia con esto. El valor de la fraternidad comprende muchas acciones concretas a realizar en nuestro universo circundante. Es el punto de partida de toda una ética social que permiten la reflexión, de todos aquellos necesarios que promuevan la búsqueda del bien para nuestra especie humana. Es un valor que reclama hoy la conciencia de pertenecer a este planeta y al cual todos somos llamados a actuar.

EL PATRIOTISMO
La persona patriota optimiza, refuerza y defiende los valores de su nación, regulando a su vez los de otras naciones en pro de un bien planetario. La patria, lugar que nos vio nacer, que nos acogió con su particular naturaleza, su música, su lenguaje, su idioma, sus costumbres y tradiciones, su cultura y tras ella todo nuestro primer sistema valórico.

LA JUSTICIA
Dar a cada cual lo suyo. Ser justo es equivalente en algunas religiones o filosofías a ser bueno, dando a cada cual lo que le corresponde, y también dándotelo a ti mismo. Está representada por una mujer ciega, que sostiene una balanza, donde se equilibran y se complementan armónicamente los opuestos; el justo punto medio del equilibrio, la justa medida.

LA FE
Fe significa, entre sus muchas definiciones, creer algo a alguien Quizás no hay un valor, un sentimiento en la vida más experiencial que la Fe; es casi imposible enseñarla o transmitirla, es algo que se siente o no se siente, no tiene un asidero ni racional-lógico, ni intuitivo-perceptivo.

LA ESPERANZA
Es la espera tensa bienaventuranza. y confiada en la eterna

Tener esperanzas, no es lo mismo que tener ilusiones. Mientras la primera no está condicionada ni al tiempo ni al espacio, ni a personajes ni situaciones definidas: algún día... La segunda, en cambio, está basada en expectativas muy concretas que nos hacemos del mundo que nos rodea y que si nos fallan, nos frustramos y desilusionamos. Ilusión es mentira - Esperanza es realidad.

EL AMOR
"Amar" es "Dar". ¿Dar qué? Lo mejor de mí mismo. ¿Qué es lo mejor de mí? Mis valores. ¿Para qué? Para lograr el bien mío y el bien del otro. El amor lo resume todo, ya que al mismo tiempo para amar, tendremos que haber aprehendido todos los valores anteriores.

Todos tenemos ideas vagas de la clase de persona que nos gustaría ser. Hagamos fuerte y claro ese Ideal y lancémonos a la aventura de vivirlo … Escojamos una cualidad periódicamente, de aquellas que soñamos tener o las que pueden vencer nuestro mayor defecto. Pensemos en ella unos pocos minutos cada mañana y tratemos de desarrollarla. Nosotros podemos ser la imagen viva de nuestro Ideal

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->