P. 1
Etapas de La Historia Griega

Etapas de La Historia Griega

5.0

|Views: 48.244|Likes:
Publicado porHelenaGarcía
etapas de la historia griega
etapas de la historia griega

More info:

Published by: HelenaGarcía on Feb 28, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/30/2015

pdf

text

original

ETAPAS DE LA HISTORIA GRIEGA

ÍNDICE: I-El periodo micénico (1600 a. C.-1100 a. C.) 1-Aqueos y jonios. 2- Micenas desplaza a Creta. 3- El fin de Micenas. II- La formación del mundo griego. 1- La edad oscura (1100 a. C.- 800 a. C.) 2- La época arcaica (800 a. C.- 500 a. C.) III- La época clásica ( 500 a. C. - 323 a. C.) 1-Esparta 2- Atenas IV- El helenismo 1- La época helenística (323 a. C. -146 a. C.) 2- La época romana (146 a. C. - 395) I-EL PERIODO MICÉNICO La primera etapa histórica de la cultura griega es la micénica, que recibe su nombre de Micenas, la ciudad más importante de aquel período, de la cual fue rey, según la mitología, el legendario Agamenón que acaudillo la expedición contra Troya. 1-Aqueos y jonios Los primeros grupos de población griega, procedentes de los Balcanes, llegaron a Grecia hacia el Año 2000 a. C, pero durante varios siglos llevaron una existencia poco destacada. Sin embargo, del siglo XVI al XII a. C. Hubo un florecimiento, que se refleja en una presencia intensa en el Mediterráneo: es la etapa micénica, que se corresponde con la Edad del Bronce Reciente de la historia universal. Hacia el año 1600 a. C. irrumpe en Grecia una nueva oleada de población (aqueos y jonios) cuya lengua es griega, como nos lo certifican las tablillas de barro escritas en el silabario lineal B. Frente a la pacífica población agraria anterior, aparece entonces una brillante cultura. Se construyen grandes fortalezas, especial la de Micenas. Los aqueos y jonios son amantes de la guerra: traen el carro de guerra de dos caballos y sobresale el esplendor de sus armaduras. Es una sociedad básicamente varonil y patriarcal, que adopta la monarquía como sistema político. Usan con frecuencia el ámbar en las joyas, desconocido antes en la cuenca del Mediterráneo. 2- Micenas desplaza a Creta Hasta este momento, el centro cultural más desarrollado era la isla de Creta, de población aún no indoeuropea. Ahora los micénicos, atraídos por el brillo de la civilización cretense (también llamada minoica por el mítico rey Minos), adoptan muchas de las características culturales minoicas y terminan por adueñarse del Egeo: las naves micénicas surcan en todas direcciones el mediterráneo. Y en este contexto se entienden bien los orígenes heroicos de la Ilíada y la Odisea, pues en estos poemas quedan ecos de muchos elementos de la época micénica. 3- El fin de Micenas Entre 1200 y 1100 a. C., los distintos enclaves micénicos son atacados y destruidos. Los estudiosos no se ponen de acuerdo sobre las causas: unos piensan en la llegada de una nueva oleada griega, los llamados dorios, que destruyen los palacios micénicos; otros se inclinan por una revuelta social. En cualquier caso, hacia el 1100 a.C. es destruida la fortaleza de Micenas, con lo que termina una etapa importante en la historia griega.

1

II-LA FORMACION DEL MUNDO GRIEGO
1-La Edad Oscura (1100 a. C. –800 a. C.) Tras el hundimiento de la civilización micénica viene la edad oscura, llamada así por la ausencia casi total de fuentes de información importantes. En esta época se difunde en la cuenca del Egeo la metalurgia del hierro, lo que tendrá una incidencia especial en la fabricación de las armas. La economía es agrícola y ganadera. No obstante, hay ciertos movimientos colonizadores, sobre todo en las costas de Asia Menor y las islas orientales del mar Egeo, donde se establecen unos asentamientos griegos que, en el futuro, se convertirán en puente de comunicación cultural entre el mundo asiático y el griego. 2- La época arcaica (800 a. C. –500 a. C.) En este periodo se obtienen algunos logros determinantes para el futuro de la civilización griega antigua. La introducción del alfabeto, que se produce a mediados del siglo VIII a. C., tendrá una importancia decisiva. A partir de ese momento se podrá registrar todo por escrito: desde las cosa más o menos insignificantes de la vida privada hasta los asuntos comunes de la ciudad (por ejemplo, las leyes. La situación económica es difícil: hay una gran pobreza entre los pequeños campesinos, que constituyen la mayoría de la población, como nos lo atestigua el poeta Hesíodo. A esto se une un incremento demográfico. Se acude como solución a dos medidas: la fundación de colonias por todo el Mediterráneo, en especial en Occidente (Sicilia, Italia, Francia, España, el norte de Africa), y el desarrollo de la industria y el comercio marítimo. Durante dos siglos (750 a. C. –55º a. C.) tiene lugar la llamada “gran colonización griega”. La finalidad principal era buscar nuevas tierras de cultivo para asentar el excedente de población. Se transplantaba la estructura política y social de la metrópoli, pero desde el principio el nuevo asentamiento gozaba de una autonomía plena. Los vínculos entre ambas comunidades eran únicamente religiosos y culturales. Esta colonización griega afecta sobre todo a Sicilia y al sur de Italia, región que será llamada desde ahora la Magna Grecia y que con el tiempo, será núcleo de una intensa actividad intelectual griega. Un factor favorecedor del comercio es la aparición de la moneda, que facilita la adquisición de productos frente al más difícil sistema anterior de intercambio de mercancías. En este terreno, una vez más, las colonias griegas de Asia Menor sirven de puente entre Grecia y Lidia, de donde se importa el sistema de monedas acuñadas conforme a un peso fijo. Otro logro de la época arcaica fue la codificación de las leyes. Antes la administración de la justicia estaba en manos de la aristocracia, que aplicaba según su criterio unas normas tradicionales transmitidas oralmente –el poeta Hesíodo, en la segunda mitad del siglo VIII a. C., deja ver la inquietud de las clases bajas por la justicia y su aplicación-. Una salida a esta situación será poner por escrito esas normas, lo que supondrá un avance en la consolidación de la justicia y, por tanto, en la defensa de las clases sociales más débiles. Estos hechos socioeconómicos llevan a la aparición de una nueva clase social, la de los artesanos y comerciantes, intermedia entre la aristocracia y el campesinado. Y todo ello conduce a una progresiva pérdida de derechos de las clases superiores, lo que en ocasiones dio lugar a revueltas sociales. La característica más importante de la época arcaica es la toma de conciencia del hombre como realidad individual y como miembro activo de la ciudad, en cuyo gobierno intenta participar activamente, puesto que, dadas las nuevas tácticas de la guerra, cada vez interviene más en su defensa. Así es como se entienden bien, por ejemplo, la figura del nuevo poeta de esta época, frente al viejo poeta épico. Y al lado del poeta lírico aparece también ahora el filósofo, que empieza a hacerse preguntas sobre el origen del mundo: es el momento de los filósofos presocráticos.

III-LA ÉPOCA CLÁSICA
2

El comienzo de la época clásica se sitúa en el paso del siglo VI al V a. C., cuando en Atenas se inaugura la etapa del gobierno democrático. De otro lado, se considera el 323 a. C., año de la muerte de Alejandro Magno, final de este periodo porque la nueva situación politica y social derivada de las conquistas del rey de Macedonia así lo justifica. En la época clásica se alcanzan varias de las metas que caracterizaran a la civilización griega antigua. El siglo V a. C., el llamado siglo de Pericles, es el siglo de oro de Grecia. En esta época el protagonismo corresponde sobre todo a dos ciudades-estado: Esparta y Atenas.

Esparta
La historia de Esparta es sorprendente y, para entenderla debidamente, es preciso remontarse a la época arcaica. En el siglo VIII a. C., Esparta adopta una politica de expansión, que le lleva a entablar la guerra con sus vecinos los mesenios (primera guerra mesenia). La victoria y consiguiente anexión del territorio conquistado convierte a Esparta en una importante potencia económica y cultural, que alcanza un gran florecimiento artístico. Ahora bien, a mediados del siglo siguiente los mesenios intentan librarse del yugo espartano (segunda guerra mesenia), con un desenlace igualmente favorable para Esparta –el poeta Tirteo escribe sus poemas para exhortar a sus conciudadanos espartanos a la lucha-. Pero Esparta se ve obligada a un permanente estado de alerta militar ante el peligro de insurrección mesenia y, así, la rica vida cultural espartana se va perdiendo; en efecto, a comienzos del siglo V a.C., Esparta se encuentra de espaldas a las corrientes intelectuales de la época clásica, encerrada en su dura disciplina. Así es como se configuran las conocidas características del tipo de vida espartana, cuyo ideal será formar buenos soldados para la defensa del Estado. El recién nacido era examinado y, si tenía algún defecto destacado, se le dejaba morir. Durante su primera infancia estaba bajo el cuidado de su madre, pero a la edad de siete años pasaba a depender directamente del Estado, que se encargaba de su educación en comunión con los demás niños. Al llegar a la mayoría de edad, el joven se convertía en soldado profesional, y llevaba una existencia inmersa en asociaciones de hombres, compartiendo los hábitos y las comidas, todo lo cual hacía que la vida familiar fuera prácticamente inexistente. El matrimonio y la familia servían casi exclusivamente para la procreación de hijos. De rechazo, la mujer en tal situación disfrutaba paradójicamente de una independencia desconocida en otras partes de Grecia. En las relaciones exteriores la politica espartana se caracterizaba por un rígido aislamiento: no se permitía a los extranjeros instalarse en suelo espartano, y a ellos mismos les estaba prohibido tomar parte en las grandes competiciones deportivas panhelénicas (por ejemplo, los Juegos Olímpicos), por temor a que se relajase la rígida disciplina militar. En resumen, la vida espartana se caracterizaba por una palabra: austeridad. Esparta será, pues, a lo largo de la historia de Grecia, política e intelectualmente, la enemiga tradicional de Atenas, que representa un ideal de vida opuesto: la libertad.

Atenas
La ciudad-estado de Atenas fue el centro de la civilización griega durante la época clásica. En el siglo VII a.C., Atenas era todavía una ciudad poco desarrollada política y económicamente. Pero en el paso al siglo VI a. C. empiezan a darse unas circunstancias que serán el punto de arranque del éxito alcanzado en el siglo V a. C. 1- La obra legisladora de Dracón
3

Hacia el año 625 a. C. tiene lugar la codificación de las leyes por obra de Dracón: era una legislación muy dura –nuestro adjetivo “draconíano” conserva este sentido de dureza- para las clases bajas, pero suponía al menos una barrera al poder ilimitado de la justicia aristocrática anterior. 2- La obra legisladora de Solón A comienzos del siglo VI a.C., la situación económica era difícil: el campesinado estaba lleno de deudas y las tierras se encontraban en su mayor parte en manos de la aristocracia. Había, pues, un importante malestar social. El año 594 a. C. fue elegido arconte (magistrado) Solón como mediador entre los bloques. Su política fue conciliadora: canceló las deudas e hipotecas sobre las tierras y, aunque la aristocracia conservó diversos privilegios, sus reformas acabaron con la hegemonía aristócrata al dividir a los ciudadanos en clases según su índice de riqueza y no por el nacimiento, lo que suponía un ascenso de los nuevos ricos frente al linaje noble por ascendencia. Una medida económica soloniana importante fue la especialización en los cultivos, orientada a la exportación, lo cual produjo un beneficio muy superior al cultivo anterior de cereales. Atenas se especializó en la producción de vino y aceite, que exportaba a todo el Mediterráneo. Y con ello se produjo un aumento en la fabricación de cerámica, necesaria para el transporte, y un desarrollo de la infraestructura naval. De esta forma, Atenas consiguió un despegue importante en el s. VI a.C., apoyado por la actividad política del Pisístrato, prototipo de la figura del tirano. 3- De la tiranía a la democracia A finales del S. VI a.C. se derrumbó en Atenas la tiranía iniciada por Pisístrato y continuada por sus dos hijos; Hipias e Hiparco, y se instauró la democracia de la mano de Clístenes. Con este sistema se introdujeron importantes reformas políticas y sociales, tendentes a consolidar la figura del ciudadano individual frente al poder anterior de los grupos oligárquicos o del tirano. Entre los años 490 y 479 a. C. los griegos, con Atenas a la cabeza, tuvieron que defenderse del ataque los persas: son las guerras médicas. Las victorias de Maratón, Salamina y Platea, detienen por primera vez en la historia, la irrupción de un imperio asiático en Europa. Las grandes manifestaciones culturales de la civilización griega tuvieron lugar a lo largo de este siglo. Fue la época de la sofística y de Sócrates, de la tragedia y la comedia, del nacimiento de la historiografía y de la medicina hipocrática, del arte clásico en la Acrópolis, etc.; todo ello, acompañado de un claro apogeo económico. Dentro de la línea de política democrática aparece y mediados de siglo la figura de Pericles, que apoya resueltamente la rica vida intelectual ateniense y hace avanzar los ideales democráticos e igualitarios de esta época en Atenas. 4- El eclipse político de Atenas En el período final la ciudad se ve inmersa en la guerra del Peloponeso (431 a.C. – 404 a.C.), en la que se enfrenta a su enemiga Esparta, y cada una con sus respectivos aliados. La muerte de Pericles y la subida al poder de políticos menos brillantes conducen a Atenas a la derrota.. En el S. IV a.C. asistimos a la aparición de distintas hegemonías políticas más o menos duraderas. Ayudada por los persas, Esparta intenta sacar beneficio de su victoria en la guerra del Peloponeso, pero no logra mantener su predominio. Viene después un período de hegemonía de Tebas, que se apoya en una liga de ciudades beocias.

5- El dominio macedonio

4

Entretanto, Atenas ha ido recuperando su antiguo poder y una vez más se encuentra al frente del grupo que se opone a su nuevo poderío: el de Macedonia, región hasta ahora apartada de la vida de Grecia. Ante el Avance tanto militar como político del rey macedonio Filipo II, que intenta adueñarse de toda Grecia, los atenienses se dividen en dos bloques: uno en contra de Filipo, con el orador Demóstenes a la cabeza, y otro a favor, encabezado por Esquines. La batalla de Queronea (338 a.C.) inclina el triunfo de lado de Macedonia que, aunque garantiza formalmente la autonomía de cada ciudad, en la realidad supone una estricta autoridad de Macedonia. Los planes expansionistas de Filipo alcanzaron su punto culminante en la persona de su hijo, Alejandro Magno, que soñará con un Imperio griego en el que se combinen armónicamente lo griego y lo bárbaro. Sus conquistas construyeron las bases para un gran imperio helénico, pero sus proyectos vinieron abajo debido a su repentina muerte, con lo que se abrió una nueva etapa en la historia de Grecia. Comienza así otro período histórico: la figura y los planteamientos de Alejandro Magno pertenecen más al espíritu helenístico posterior que la época clásica en que tradicionalmente se les incluye. Ahora bien, en el terreno cultural, el siglo IV a.C. ateniense es un periodo de grandes logros y figuras: es la época de Platón y de Aristóteles, cuyos sistemas filosóficos representan la culminación del pensamiento clásico. La oratoria y la retórica asientan también en este momento las bases teóricas y prácticas de una larga trayectoria. Surge un nuevo tipo de comedia que, a través de Roma, influirá en todo el teatro europeo.

IV-EL HELENISMO
1- La época helenística A la muerte de Alejandro, sus generales se repartieron el imperio, que quedó dividido en diversos reinos, a cuyo frente se situó un rey absoluto, al cual incluso se le llegó a rendir culto. Todo ello fue producto del influjo que ejercía el mundo oriental sobre los nuevos asentamientos griegos situados en suelo asiático. Las conquistas del rey macedonio permitieron la helenización de todo ese amplio territorio. Se generaliza por todo el mundo griego una lengua unitaria, la koinh/, una variante del ático, el dialecto hablado en Atenas. Y a través de la lengua se alcanza la difusión de la cultura griega, que se enriquece con las particularidades de cada región. Así se llega a unos ámbitos culturales relativamente variados dentro de esa uniformidad helenista. Por encima de todo prima una realidad: el individualismo. Se ha perdido la antigua concepción de que el hombre era básicamente un ser social. El ciudadano de este nuevo mundo se siente solo. Paralelamente se difunde un descreimiento en la protección de los dioses tradicionales: el concepto de azar se convierte en una de las deidades centrales, y el hombre se siente desprotegido y resignado ante este ciego poder. Todas las manifestaciones culturales testimonian esta nueva realidad: desde la poesía a la especulación filosófica. Y a esto hay que añadir que la época helenística es el momento del gran avance de las ciencias: desde las matemáticas y la astronomía hasta los estudios literarios. Las ciudades de la Grecia propiamente dicha llevan una existencia precaria. Se oscila entre el sometimiento a Macedonia y la periódica aparición de ligas entre ciudades de segundo orden (la

5

liga etolia, la liga aquea). La propia Atenas es simplemente un centro cultural, limitado casi exclusivamente a la especulación filosófica frente a grandes ciudades como Alejandría. Por esta época, Roma ha impuesto su hegemonía en Italia y, desde el comienzo del siglo II a. C., inicia sus ataques a los reyes de Macedonia, región que terminan por convertir en provincia romana tras la batalla de Pidna. Este éxito lleva a los romanos a tratar duramente a las restantes ciudades griegas, que experimentan agitaciones y revueltas de la mano de la liga aquea. El año 146 a. C. Corinto cae en manos de Roma y toda Grecia queda sometida bajo al autoridad del procónsul de Macedonia. 2- La época helenístico-romana Desde entonces Grecia fue una parte más del amplio imperio romano y cuando la ocasión lo requería, era utilizada en las luchas internas o externas de Roma. Sin embargo, culturalmente Grecia desempeña un papel importante: Roma entra en contacto con la civilización griega y se heleniza (el poeta latino Horacio dirá: “La Grecia vencida ha cautivado a su vencedor”). Y a través de Roma se transmitirá la cultura griega a todo el mundo occidental. En el S. III d.C. los bárbaros cruzan el Danubio y hacen una primera incursión en suelo griego. Con el Bajo Imperio, la situación se normaliza, pero el declive continúa. El cristianismo alcanza su victoria definitiva con Constantino, y el espíritu helénico pagano cada vez va siendo más sospechoso para los emperadores: en el año 381, Teodosio I declara la religión cristiana oficial en todo el Imperio, y prohibe los cultos a los antiguos dioses definitivamente. En el 393 se celebran los últimos juegos olímpicos. El año 395 el Imperio Romano se divide en dos, y Grecia queda incluida en el bloque de Oriente, lo que supone el fin del mundo romano unido. El imperio romano de Oriente, con su capital en Constantinopla, o Estambul, sobrevivió mil años a la caída del imperio romano de Occidente. La ciudad de Constantino el Grande fue esplendorosa metrópolis de un imperio muy agitado por guerras y revueltas, pero con épocas de esplendor político y cultural. Como lo fue la época del emperador Justiniano, (del S. VII), que reconquistó amplias zonas costeras del Mediterráneo, Italia y África, compiló el derecho romano y mandó edificar el gran templo de Santa Sofía. Bizancio conservó mucho de la tradición clásica en sus bibliotecas y desarrolló la arquitectura, la música y la teología. La época de la Grecia bizantina se extiende hasta el 1453, año en que los turcos se apoderan de Constantinopla y comienza el período de dominio Otomano. Con la independencia alcanzada el año 1832, Grecia encara la etapa moderna de su historia, que llega hasta nuestros días.

ACTIVIDADES: 1. Resume, en un esquema, los diversos sistemas políticos de la historia de Grecia. 2. Valora la importancia de la escritura como elemento civilizador en la cultura de los pueblos.

6

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->